Dividido
Enviado por: Dreckon - 22 Jul 2021
11:31 PM - Foro: Pokéfics en Progreso - Respuestas (3)



¡Hola! mi nombre es Dreckon y esta esta es la primera historia que escribo en esta plataforma y que mejor que empezar con una historia que surgió de cierta curiosidad sobre un padecimiento psicológico y la reciente necesidad de jugar rojo fuego por quinta vez, como aclaración de ciertos eventos en la "Cronología" y ambientación, esta historia se ambienta en el mundo de los juegos tomando ciertas cosas interesantes del anime como por ejemplo: el formato de la liga tipo torneo y no ir directamente con el alto mando pues al menos para mi ese formato se me hace mas entretenido, en cuanto personajes del anime, sinceramente dudo que ponga alguno y si lo hago sera totalmente secundario y sin demasiado impacto en la historia, ademas la historia se ambienta cinco años después de los eventos de R/A/AM o si lo prefieres rojo fuego o verde hoja, para efectos prácticos da igual y dos años después de los eventos de oro y plata/heartgold o soulsilver (de nuevo para efectos prácticos da igual).
 
Esto se vera reflejado en ciertos acontecimientos en la historia como la situación de ciertas locaciones como pueblo lavanda, ademas de la edad de ciertos personajes o eventos sucedidos posteriores a la segunda generación, para mas información del entorno y la situación de la región a continuación haré una pequeña recapitulación de la que ha sucedido.
 
Después de la derrota de Red a manos de Gold, el misterioso campeón ha desaparecido de nuevo, Gold ha sido proclamado campeón y un nuevo formato de la liga Pokémon ha sido implementado, ahora los aspirantes después de superar los desafíos de los gimnasios y conseguir las medallas se deberán enfrentar entre si en un torneo, el ganador de dicho torneo ha de superar al alto mando para tener la oportunidad de enfrentarse al campeón, si el aspirante logra derrotarlo el titulo de campeón se le habrá otorgado y el proceso se repetirá exactamente un año después ademas se ha incluido diversas modalidades que son individuales, en pareja y en grupo de 4 integrantes, eso si al final del torneo la pareja o el grupo deberán enfrentarse entre si para dejar a los finalistas.
 
Las operaciones del Team Rocket han sido reactivadas pese a la desaparición de su antiguo líder Giovanni, esta vez a manos de un enigmático líder del que no se sabe nada, que al parecer ha dirigido la organización de manera impecable, teniendo su mejor momento desde la desaparición de Giovanni, pues ha conseguido grandes influencias políticas y económicas a cambio de actividades que sobrepasan por mucho lo ilegal y lo inmoral, cosas que van desde secuestros, desapariciones de aquellos que se les opusiesen, trabajos forzados de pokémon, el robo y caza de especies exóticas y la toma de ciudades como centros de operaciones, el nuevo team rocket bautizado "Atomic Rocket" no ha parado de crecer y pese a las esperanzas de que el entrenador legendario regresara, parece ser que aun no ha dado señales de vida y el reciente campeón Gold ha salido en su búsqueda dejando a un remplazo provisional para la edición de la liga que sera celebrada dentro de poco tiempo. 
 
Los respectivos lideres de los gimnasios y el alto mando han permanecido a excepción de Erika que ha sido expulsada del gimnasio de ciudad azulona después de que Atomic Rocket recuperara el casino y posteriormente el control de la ciudad poniendo en su lugar a una de las manos derechas del jefe.
 
Silph S.A recientemente ha sido adquirido por una compañía fantasma propiedad de los Atomic Rocket usándolo como una de las principales fuentes de ingresos y para poco a poco alcanzar el control de Azafrán la ciudad mas importante de Kanto, el dojo ha sido demolido y la líder Sabrina esta siendo presionada para abandonar la ciudad como habían hecho con Erika tiempo atrás.
 
Las investigaciones mas profundas hacia el mundo Pokémon han sido entorpecidas e inclusive robadas, con este panorama todos los investigadores importantes de la región se han ido en busca de mejores lugares para continuar con las investigaciones dejando a Kanto sin el llamado "Profesor Pokemon" o profesor Oak y Bill el desarrollador de el sistema de almacenamiento Pokémon, el mas eficiente hasta ahora.
Con este ambiente desalentador la región esta en espera de alguien que les pueda dar un poco de esperanza y regresarlos a los ahora anhelados momentos de paz y tranquilidad ¿Pero realmente un héroe aparecerá? 
 
¡Espero que la historia te guste querido lector/a!


  Lillienieves
Enviado por: nakun92 - 18 Jul 2021
07:21 PM - Foro: Pokéfics Terminados - Respuestas (1)

En un reino demasiado lejos para la comodidad de la mayoría de nosotros (el coste del transporte haría que no valga la pena ir tan lejos) se encontraba una joven de cabellos de un pálido rubio y ojos preciosos que reflejaban cuales espejos los rayos del alegre sol. Su nombre era Lillienieves, princesa heredera al trono del reino de Alola, un paraíso fiscal... digo un paraíso para todo tipo de pokemon y también para los humanos que querían pasar el rato con aquellas fantásticas criaturas. Y Lillienieves representaba el mayor atractivo que podía ofrecer aquel próspero reino.
Pero no existe la belleza sin pero ni la fealdad sin gracia, y aquí no se iba a dar la excepción: La madre de Lillienieves, y por tanto la reina y soberana de aquel lugar, Lusamine, era una maníaca que sólo podía pensar en su propio bienestar, y su vanidad realmente no conocía limites.
La soberana de Alola cada día pasaba frente a un espejo mágico en el que aparecía el rostro del legendario hechicero Faba, el cual, conociendo la rutina de la reina Lusamine, siempre esperaba su paso a la misma hora, sin ninguna falta.
─ Espejito, espejito, dime con sinceridad ¿Quién es la que está más buena en todo el reino? ─ eran siempre las palabras con las que Lusamine daba inicio a ese encuentro diario.
─ Tú, reina Lusamine. Nadie se mueve como lo haces tú, y tu cuerpo está francamente de infarto ─ le responde Faba con tono de fastidio.
Lusamine, complacida al oír cómo el espejo la ayudaba a inflar su orgullo, se ríe socarronamente mientras da vueltas en su alcoba, diciendo cualquier cantidad de cosas referentes a su invicto físico, mientras que el espejo procedía a apagarse, ya habiendo cumplido con su deber diario.
─ Nadie puede competir conmigo. Mi belleza no conoce rival en todo el reino ─ decía una y otra vez la soberana con una sonrisa de oreja a oreja.


Algún tiempo después
Y otra vez Lusamine procedía a plantarse frente al espejo. Faba estaba puntual en su posición, listo para responder la pregunta que la reina le repetía una y otra vez. Sentía que debía empezar a cobrar por estar haciendo ese servicio.
─ Espejito, espejito, dime con sinceridad ¿Quién es la que está más buena en todo el reino?
─ Lamento mucho cambiar mi respuesta en esta ocasión, pero en esta ocasión ya no puedo decir que tú lo seas ─ la respuesta del espejo deja perpleja a Lusamine.
─ ¿Qué quieres decir, espejo?
─ Que tú ya no eres la más apetecible fémina del reino. Ese título se lo está ganando a pulso una jovencita que no está muy lejos de aquí. Me refiero a tu hija Lillienieves, heredera legítima al trono.
─ ¿Ella? ¿Mi propia hija está más suculenta que yo?
─ Puede que su cuerpo sea todavía muy joven e inmaduro, pero su desarrollo no es despreciable en absoluto ─ dice el espejo con tono monocorde ─. Pero la verdadera arma de la princesa Lillienieves yace en su rostro, el cual todos los pueblerinos dicen que es el más kawaii que haya existido jamás en el reino, aparte que a usted ya le viene pasando factura la edad y su trabajo como reina. Mire nomás cómo tiene las líneas de expresión a los lados de los ojos, pero igual el hecho es que la princesa es la más hermosa, y tiene dicho estatus muy bien merecido.
Lusamine estaba de piedra por unos momentos, y Faba nuevamente se va a dormir dentro del mundo interno de aquel espejo. La reina no se podía creer lo que acababa de oír: Su propia hija la estaba dejando en ridículo, y eso que apenas es una niña todavía.
─ Eso sin duda significa que en mi sangre corre la genética más perfecta y sensual de todo el reino, y no podría estar más orgullosa, pero igual no puedo perdonar a mi propia hija por ser mejor que yo ─ Lusamine se pone a dar vueltas alrededor de su alcoba, hasta que tiene una idea para poner a prueba ─ ¡Moon! ¡Preséntate aquí, que te lo ordena tu reina!
Moon, la más hábil cazadora del reino de Alola, se presenta en menos de un minuto y se postra ante la majestad de Lusamine. La reina se acerca sutilmente a la cazadora, a sabiendas de la fama de Moon de ser implacable a la hora de entrar en acción e ir tras sus presas. Era la persona perfecta para ir tras Lillienieves y acabar con su vida. Por ningún lado se asomaba el remordimiento de propiciar la muerte de su propia hija.
─ Moon, me alegra que te hayas apersonado tan rápido ante mi presencia ─ Moon ahínca su reverencia en respuesta ─. Tengo una tarea para ti. Estoy segura que no será difícil para ti: Obtén el corazón de Lillienieves, y luego de cumplir con la orden traes la muestra de tu logro. Sé que no me vas a fallar.
─ Así va a ser, su Realeza ─ Moon se pone de pie y se retira de los aposentos de Lusamine.
─ Sí, espero que cumplas con tu misión. Cumple con mis órdenes de matar a Lillienieves, para que así yo sea la que esté más buena nuevamente ─ dice Lusamine para sí misma, mientras que un Murkrow la estaba escuchando desde la ventana.

Con Lillienieves
Y ahora finalmente enfocándonos en la protagonista de esta historia, la princesa se hallaba en una de sus habituales salidas en el bosque aledaño al palacio, buscando algunas bellas flores para adornar la ventana de su habitación. Starlys, Tailows, Pidgeys y Pikipeks revoloteaban por doquier, siempre al son de la melódica voz de Lillienieves. La joven rubia tenía la extraña habilidad de sintonizar su propia voz con el corazón de los pokemon del bosque, misma que manifestaba con abrumadora naturalidad desde que empezó a tener uso de la razón.
Mientras los pokemon volaban de un lado a otro, alegres ante esa melódica voz de la princesa, una presencia oscura y nefasta se va acercando. Era nada menos que la infame cazadora Moon, la cual iba a cumplir con la orden encomendada por la reina Lusamine. Y por si acaso, habría traído refuerzos para que así Lillienieves no tuviera oportunidad alguna de escape.
Lillienieves no se percata de la presencia de la cazadora hasta que ya es bastante tarde. La sombra de Moon se cierne sobre Lillienieves cual parca lista para llevarse a una nueva víctima, lo cual asusta mucho a la princesa. Los ojos de Moon, oscuros como el pozo más profundo, enfocaban a la princesa fijamente. Alza una mano, lista dar el movimiento que sería ineludible, y entonces chasquea los dedos.
─ Lillienieves ─ dice Moon ─, la reina me ha ordenado tomar tu corazón, y te aseguro que no tienes escapatoria posible ─ en el acto mira hacia un costado ─ ¡Chicos, a mostrarle a la princesa Lillienieves lo que somos capaces!
En el fondo salen los secuaces de Moon, un grupo conocido como "Los Líderes". El grupo estaba conformado por Brock (alias el Brockas), el Lt. Surge, Blaine y Erika, y al instante sacan sus instrumentos: Brock empieza a tocar la guitarra, Surge la bandola, Blaine la trompeta, y Erika las castañuelas. Moon saca una rosa y se la lleva a la boca, para luego empezar a bailar y aplaudir para animar a Lillienieves. Y para colmo de todo aquello, la indumentaria de Moon incluía lentejuelas para complementar la música.
Lillienieves queda completamente anonadada. En un principio pensaba que la cazadora Moon pretendía asesinarla, no enamorarla. Tal vez había entendido mal aquello de "tomar su corazón", pero igual resultaba incómodo por aquel susto previo. Moon toma la mano de la princesa y empieza a bailar con ella, alborotando los ánimos de los músicos.
─ ¡Ole y ole, mataora! ─ dice Brock con su mejor acento español.
El baile era bastante movido, más de lo que Lillienieves, refinada como era, estaba acostumbrada. Moon no solo era la cazadora más hábil de todo el reino de Alola, sino que también destacaba como una prominente bailadora de flamenco. Lillienieves sólo podía dejarse llevar por el ritmo, pues estaba claro que no estaba en capacidad de seguirle por sí misma la corriente. Al momento en que el grupo deja de tocar, Moon también detiene su baile y deja a Lillienieves algo desorientada.
─ ¿Qué me dices, Lillienieves? ¿Aceptarías mi mano en matrimonio? ─ dice Moon con una sonrisa galante que hace sonrojar a la princesa.
─ ¡Krow! ¡Órdenes de matar a Lillienieves! ¡Krow! ─ aparece de pronto el Murkrow con la voz de la reina, dejando perpleja a Moon.
─ ¿Qué? ¿La orden no era enamorar a Lillienieves?
─ ¡Krow! ¡Órdenes de matar a Lillienieves!
Moon, Lillienieves y el grupo musical estaban bastante sorprendidos. Entonces el deber de Moon era asesinar a la princesa, no enamorarla. Se sentía estúpida por no entender claramente la orden de Lusamine, pero tampoco deseaba derramar con sus manos la sangre tan pura y preciosa de la princesa. No se lo podría perdonar jamás. Mira a Lillienieves, la cual estaba asustada, pues pensaba que ahora la cazadora sí iba a matarla.
─ Lillienieves, tienes que huír de aquí ¡Corre, Lillienieves!
La princesa no titubeó para hacer lo que Moon le había indicado, y entonces la cazadora busca algún pokemon, el que contara con el aspecto más humanoide, y le asesinó para sacarle el corazón, y todo ante los ojos del impactado grupo musical.
─ ¿Crees que Lillienieves esté bien? ─ dice el Lt. Surge.
─ Estoy segura que sí. Supongo que estará de suerte y se encontrará con mi hermano.
─ ¿Tienes un hermano? ─ Erika refleja la sorpresa del grupo.
─ Claro que tengo ─ Moon pone sus manos en las caderas.

Profundidades del bosque
Lillienieves huye todo lo rápido que puede, pero su aliento escaso le obligaba a ralentizar el paso cada cierto tramo. No podía creer que su propia madre solicitara su muerte ¿Qué es lo que estaba pasando? Aquello era demasiado doloroso para la pobre princesa. Se sentía dolida, traicionada, y ni siquiera sabía cuál era la razón por la que su madre atentara contra ella.
Su precipitada carrera la lleva lejos. Ya no se veía el castillo ni ninguna de las figuras que tan familiares le eran del reino, por lo que pensó que se había alejado lo suficiente. Pero ahora tenía el problema de que no sabía dónde estaba. Había avanzado a lo loco en las profundidades de un bosque que no conocía, y ahora no sabía por dónde seguir, lo cual le asustaba.
No le queda de otra que avanzar en cualquier dirección, consciente que no tenía otra alternativa. Paso a paso en medio de la tenebrosa arboleda que la llevaba a un rumbo desconocido, Lillie sabía que la exploración, más que una sed, había pasado a ser una necesidad.
─ ¿Ho-hola? ¿Hay alguien por ahí? ─ no hay respuesta, lo cual no ayuda al estado de ánimo de la princesa ─ P-po-por favor, necesito un alojamiento. Estoy perdida y tengo hambre, no tengo idea de cuánto tiempo la pasé corriendo, y ya me empiezan a doler los juanetes.
Avanza un poco más, hasta que se encuentra que, justo al límite de la arboleda que finalmente amainaba en su extensión, se encontraba una casa. Parecía bonita, pero lo importante era que tuviera al menos un techo, así que Lillienieves va rauda hacia allí. Pero la casa resulta más pequeña de lo esperado, empezando en que la puerta era tan baja que Lillienieves debió agacharse un poco para poder entrar. El techo no era igual de exigente, pero su cercanía con la cabeza de la princesa le sorprende; Aquel no era un buen sitio para ponerse a dar saltos, o de lo contrario Lillienieves puede llegar a pasarlo mal al llevarse unos buenos golpes en la cabeza.
A la princesa le sorprendía todo cuanto había en el interior de la casa: El sitio en sí estaba en una escala reducida. La mesa, las sillas, la cocina, los muebles, la escalera... Estaba claro que aquel era el hogar de unos enanos, pero Lillienieves estaba demasiado cansada para preocuparse por esas cosas. Ya le estaba ganando mucho terreno el sueño. Necesitaba una cama, y por sentido común pensaba que encontraría una en el segundo piso, así que va allí y encuentra un total de siete camas, todas puestas en fila. Ya pensaría en ello después. Las camas se veían demasiado cómodas, y Lillienieves no aguanta más. Se acuesta allí y se duerme al instante. Eran bastante blanditas...

Horas después
Estaba muy oscuro, así que debía ser todavía de noche, o primeras horas de la madrugada, Lillienieves no sabía decir. El caso es que siente unas presencias cerca que interrumpen su dulce sueño, y al abrir los ojos se encuentra con siete hombrecitos que la miran con curiosidad. Lillienieves se asusta y pega un brinco.
─ ¿Tan feos estamos? ─ dice uno de los hombrecillos, el único que tenía barba.
─ L-lo siento, pero es que me sorprendieron ─ Lillienieves trata de recobrar la compostura y se levanta de aquellas camas ─. O-oh, mis modales... Mi nombre es Lillienieves. Es un gusto.
─ El gusto es nuestro, señorita. Nosotros somos los siete hoennanitos ─ responde el mismo hombrecillo ─. Aquí le presento a mis amigos: Primero está Brawly ─ un hombrecillo de aspecto atlético hace la seña de amor y paz ─, Wallace ─ el aludido de cabello azul hace una leve reverencia ─, Steven ─ el nombrado saluda con una sonrisa encantadora ─, los gemelos Brendan y Ruby ─ los dos mencionados, exactamente iguales, alzan sus pulgares derechos hacia Lillienieves ─, también está Wally ─ el nombrado de cabello verde y con una sonrisa de oreja a oreja saluda con ambas manos, las cuales no se le ven en sus mangas exageradamente largas ─, y yo soy Birch, aunque me puedes llamar profesor si quieres.
─ Profesor Birch, Brawly, Wallace, Steven, Brendan, Ruby y Wally ─ todos asienten complacidos al ver que la rubia ya se había aprendido los nombres de todos ─. De verdad me siento halagada por la presentación. Esta es una casa muy bonita, incluso para siete personas ¿Acaso ustedes son nobles de algún reino vecino de Alola?
─ No, nosotros somos mineros ilegales. Contrabandeamos las joyas que encontramos en nuestra mina secreta y nos ganamos la vida vendiéndolas ─ responde Brendan.
─ Sí, así es... ¿Dijiste acaso que vienes de un reino vecino? ─ Lillienieves asiente a la pregunta de Steven ─. Mmm, interesante. Ehh, hay algo que tenemos que hablar entre nosotros, así que si no es mucha molestia...
Lillienieves cede a la petición, y los siete hoennanitos se apartan para así hablar. Un plan se asomaba en la cabeza de estos extraños.
─ Esta chica es exactamente lo que habíamos estado esperando: Mano de obra gratuita ─ dice Brawly con una gran sonrisa.
─ O sea una esclava ─ traduce Brendan.
─ Concuerdo contigo. Aunque se ve un poco refinada ─ responde Ruby ─ ¿Deberíamos hablar un poco más con ella para saber si podemos usarla?
─ Concuerdo contigo ─ le dice Wallace, y Wally asiente repetidas veces.
Los siete hoennanitos regresan donde la princesa para así saber de su experiencia laboral, y al descubrir que se trataba de la princesa del reino de Alola, terminan desistiendo. Estaba claro que ella no les sería de utilidad en trabajos pesados, así que simplemente le dieron la bienvenida. Ya pensarían en otra cosa que pudieran hacer con ella. Algunos habían pensado proponer esclavizarla sexualmente, pero rápidamente desechan la idea y no la revelan. Lillienieves se veía tan kawaii que los hoennanitos no se sentían capaces de ponerle un dedo encima.

Alcoba real
Lusamine se para ante el espejo mágico, interesada en escuchar la noticia que Faba pudiera darle. En sus manos tenía un cofre entregado por Moon, donde le dijo que estaba el corazón de Lillienieves. Ya con su propia hija fuera del juego, Lusamine, triunfante y soberbia, lanza su pregunta de costumbre.
─ Espejito, espejito, dime con sinceridad ¿Quién es la que está más buena en todo el reino?
─ Majestad, me temo que usted no es, si realmente espera que la señale con tal honor ─ la respuesta de Faba sorprende a Lusamine.
─ ¿Quéeee? ¿Cómo es eso posible? He matado a mi hija, así que no debería haber nadie más capaz de superar mi belleza.
─ Discrepo con su merced en varios sentidos. Primero: Usted no mató a Lillienieves, la mandó a matar, que es diferente ─ empieza a corregir Faba sin ganas ─. Lo siguiente es que Lillienieves sigue viva. La cazadora Moon no le hizo ningún daño, y ahora mismo Lillienieves está en la casa de los siete hoennanitos, pero aquello ya queda en el reino vecino, cerca de la frontera, por lo que, en términos de que alguien en este reino la supere, Lillienieves no lo hace por no estar aquí.
─ ¿Y entonces quién me está superando? ─ Lusamine estaba empezando a perder la paciencia.
─ Una actriz de cine proveniente de Kalos que despliega una elegancia y sensualidad que no conoce igual en su lugar de origen, y ni te cuento su presencia en las revistas de farándula ─ Faba por una vez sí sonríe emocionado ─. Su nombre es Diantha, pero escuché que ella sólo está de paso, y para esta misma noche ya ella se habrá ido del reino, según tengo entendido.
─ Eso significa que no me dará ni tiempo de mandarla a asesinar. Al menos Diantha no me dará problemas mucho tiempo, pero en cambio mi hija podría volver cualquier día de estos. Es un problema bastante serio, así que tengo que encargarme de ella.
─ ¿Y cómo piensa hacerlo, mi reina?
─ Casualmente tengo a la mano la manera ideal de deshacerme de ella. Pero primero voy a despedir a Moon. Lo que hizo es una traición en toda regla.

Casa de los hoennanitos
Los dueños de casa se despiertan mucho más temprano de lo habitual. Lo normal para ellos era que se quedaran dormidos hasta bien tarde, puesto que sus actividades ilegales solían darse desde horas de la tarde hasta algo entrada la noche, por lo que las mañanas eran para reposo. Incluso durmiendo en la sala tenían el sueño algo pesado, siendo que ni siquiera tirando la puerta se les podría despertar.
Ahora bien, la pregunta que cabe hacerse es ¿para qué se levantarían todos temprano? La respuesta es simple: El olor a comida aparta sus mentes agotadas del plácido mundo de los sueños. Alguien estaba cocinando algo delicioso, y así ya no serían capaces de seguir descansando.
─ ¿Quién puede ser a estas horas? ─ Birch ojea al grupo, notando que estaban todos ─ ¿Acaso será la princesa?
─ ¿Las princesas saben cocinar? ─ cuestiona Brendan.
─ Pues si ese llega a ser el caso, pues ya tendremos una respuesta en cuanto la veamos en acción ─ opina Brawly.
Los siete hoennanitos se levantan entonces, pero antes de andar a la cocina tienen que estirarse un poco y mover un poco el cuello, pues los sofás no ofrecían lo último en comodidad ni mucho menos, lo que les dejaba con tortícolis y otras dolencias por el estilo. Una vez que consiguieron sentirse capaces de caminar con normalidad, pues fueron a ver lo que estaba pasando. Y en efecto, Lillienieves estaba cocinando, y el olor que se desprendía hacía que a los hoennanitos se les hiciera agua la boca. Era mucho más de lo que se sentían capaces de soportar, pero Wally, en un acopio de fuerza de voluntad, llama la atención de la princesa y le pregunta con señas qué estaba haciendo.
─ Oh, sólo estoy aplicando una receta que me enseñaron unas amigas. Es un dulce exquisito al que se le conoce como malasada ¿Quieren probar uno? ─ dice Lillienieves muy sonriente, y todos asienten bastante contentos ─ De acuerdo, pero antes quiero que se laven las manos.
─ ¿Ehh? Pero si me lavé las manos el año pasado ─ se queja Ruby.
─ Igual yo ─ secunda Brendan.
─ ¡No sean tan cochinos! Salen y se lavan las manos, o no hay desayuno con malasadas ─ dice Lillienieves sacando todo el poder de su autoridad heredada ─. Vamos. Tienen quince minutos para presentarse con las manos impecables a partir de ahora.
Amedrentados por la advertencia de la rubia, los hoennanitos corren inmediatamente al baño para lavarse las manos, y lo hacen lo más detalladamente posible, no vaya a ser que Lillienieves les fuera a revisar en cada línea y hasta debajo de las uñas. Lillienieves por su parte sigue en su labor de hacer el desayuno hasta que ve a los anfitriones firmes ante ella, como si se tratara de un pelotón militar.
─ Ya nos hemos lavado todos las manos, alteza ─ dice Birch, y Wally asiente.
─ Eso me gusta. En ese caso traigan los platos, que ya les voy a servir a todos.
Todos asienten y van en busca de los platos para, acto seguido, formarse para que Lillienieves les sirviese uno a uno. El primero en presentar su plato fue Steven, a quien Lillienieves le sirve la comida y pone la malasada en una orilla, y después le da un beso en la coronilla. Ese gesto emociona a los demás, pues jamás habían tenido a una chica tan linda que estuviera dispuesta a besarles en la sesera, así que se organizan todavía mejor, para así notarse merecedores de un besito también.
El segundo de la fila fue Wallace, y Lillienieves no tuvo empacho en servirle la ración con su respectiva malasada y rematar el servicio con un beso en la cabeza. Wallace se retira bastante sonrojado, y entonces es el turno de Wally. La rubia le sirve la misma cantidad de comida que a Steven y Wallace, le da su malasada y también un beso en la coronilla, y luego Wally le da su plato a Brendan, que estaba justo detrás de él, y toma a su vez el plato de él para presentarlo a Lillienieves.
─ Este niño sí es cabrón. Y nosotros que lo creíamos tonto ─ dice Brawly.
─ Menos mal que no quise proponer que la pusiéramos en venta-loli en la deep web. Esta princesa es única en su tipo ─ dice el profesor Birch.

Castillo
La malvada reina Lusamine se encontraba en una cámara secreta, mezclando diversos ingredientes para realizar una pócima para acabar para siempre con Lillienieves. Los ingredientes no podrían ser más variopintos y extraños.
─ Pata de Dunsparce, garras de Charizard de tipo dragón que no sea mega, alas de Golett, supervelocidad de Regigigas, antenas de pokemon legendario mayor de tipo bicho... Con esto sin duda seré capaz de eliminar a Lillienieves para que en este reino no haya otra chica que esté más buena que yo ¡Jajajaja!
Lusamine mezcla con esmero todos los ingredientes hasta que alcanza el punto que el libro le indicaba para estar segura que el brebaje estaba completamente listo. La reina veía con beneplácito aquello, pero sabía que no sería suficiente, así que sumerge una jugosa manzana para que así estuviera envenenada, independientemente de por dónde se le muerda. El brillo de la fruta era un espectáculo para los ojos de la reina.
─ Si no tuvieras un potencial tan terrible, creo que yo misma te comería ─ Lusamine deja la manzana a un lado para seguir con los preparativos de su plan ─. De acuerdo, ahora lo que tengo que hacer es disfrazarme para que así Lillienieves no se dé cuenta de mi presencia. Es seguro que sabe que yo la quiero muerta, además que no quiero que alguien más vaya a meter la pata como lo hizo Moon, por lo que es mejor tomar esta previsión...
Ya teniendo el anzuelo listo, Lusamine busca en las estanterías un frasco que contenía un brebaje bastante curioso. Lusamine misma lo había creado con ayuda de Faba, y su función era transformarla en una anciana por un día, y de ese modo podría pasar desapercibida y engañar a su propia hija. Con todo aquello ya preparado, lo único que tenía que hacer Lusamine era buscar las ropas más harapientas, y si no tenía alguna, pues perfectamente las podría ensuciar y rasgar un poco, para que así tenga una figura lastimera ante la que Lillienieves no tenga defensa alguna. Lusamine ríe malévolamente, sabiendo que su plan era a prueba de tontos.

Casa de los hoennanitos
─ ¿Ya ustedes se van a trabajar? Tenía pensado hacer un almuerzo delicioso para ustedes ─ dice Lillienieves con un delantal floral y con el cabello recogido.
─ Lo sentimos bastante, pero el deber nos llama, princesa ─ dice Birch, ya listo para la acción ─. Pero véalo de este modo, esta noche vendremos con muchísimas ganas para probar aquella comida tan deliciosa que usted sabe hacer.
─ Y también deberías compartir la receta. A nosotros también nos gusta cocinar de vez en cuando, pero ni de lejos contamos con un dominio como el suyo ─ dice Wallace.
─ Y ten mucho cuidado, que por estos lados circulan muchas personas que podrían intentar pasarse de listas contigo ─ dice Brendan.
Lillienieves asiente sonriente, y los hoennanitos se forman para despedirse de ella. El primero fue Brendan, al cual Lillienieves besa más arriba de la frente, y luego le toca a Brawly. El tercero en orden fue Wally, el cuarto Ruby, y luego Wallace, Birch, Steven, y nuevamente aparece Wally para repetir, a los que sus compañeros lo agarran de las mangas y se lo llevan.
─ La primera vez fue divertido, pero ahora es abuso, Wally ─ le regaña Ruby.
Lillienieves se ríe mientras ve a sus nuevos amigos irse a trabajar. Rápidamente les había agarrado cariño. Pero había algo que no sabía, y que la reina Lusamine había estado espiando desde la zona más oscura y cercana en ese bosque. Una sonrisa maligna se dibuja en sus labios, y de inmediato se bebe la pócima para convertirse en anciana, arrugándose de inmediato y cambiando su cabello a uno totalmente cano, y de paso se encorva considerablemente. Ahora era una anciana decrépita con una cesta de manzanas, de las cuales la más brillante era precisamente la que se encontraba envenenada. Era entonces el momento de atacar.
─ Jovencita... Jovencita... ─ la reina logra llamar la atención de su hija ─ ¿Quieres comprarme una manzana? He estado todo el día tratando de vender todas estas, pero no he tenido mucha suerte que digamos.
─ ¿De verdad? Oh, eso es algo terrible ─ Lillienieves se acerca a la anciana ─ ¿En cuánto vende las manzanas?
─ En solamente 5000 pokecuartos, mi niña...
─ ¿5000? Con razón nadie le compra, señora ─ Lillienieves se tapa rápidamente la boca, sabiendo que lo que dijo, si bien era verdad, no era educado ─. Qu-quiero decir...
─ No te preocupes, tal vez tengas razón ─ dice Lusamine tratando de disimular la rabia que le generaba semejante fallo ─. Pero igual no hay que llorar por la leche derramada. Si quieres puedo darte una manzana de regalo, y después me dices si quieres comprarme alguna.
─ Trato hecho.
Lusamine saca la manzana envenenada y se la muestra a Lillienieves, la cual toma la fruta y se dispone a morderla. Fue un bocado pequeño, casi imperceptible a una distancia media, pero la reina no tenía duda de que su hija ya le había hincado el diente. Sólo hizo falta esperar unos cuantos segundos, y la princesa se lleva una mano al pecho, empieza a gemir y llorar, y acto seguido cae inerte al suelo. Lusamine se ríe al verse vencedora. Ahora nadie podría volver a opacarla, absolutamente nadie. Rápidamente se va de allí, para que nadie la relacione con lo que pasó con su hija.

Al día siguiente
Los hoennanitos lloraban desconsolados por la muerte de Lillienieves. Era la única chica que les había besado en la cabeza desde que lo hicieran sus respectivas madres, aparte que ella rápidamente los había enternecido, así que encontrarla muerta frente a la casa fue sumamente doloroso para ellos. A fin de conservarla hermosa mientras se dan a la labor de velarla, compran para ella un ataúd de cristal, y pensaban que eso era poco para una chica de semejante belleza.
Pasaron todo el día lamentando su pérdida, hasta que en eso pasa un joven apuesto y montando un Rapidash, al cual llama la atención el suceso y detiene su paso para averiguar.
─ ¿Se puede saber qué ocurre?
─ ¿Acaso no lo ve? Estamos llorando a la princesa Lillienieves, la única elfa que hemos conocido y que no nos ha esquivado por ser pequeños y feos ─ responde Birch.
─ Pero al único que han llamado feo es a usted, profe ─ interviene Ruby.
─ Pero recuerden que si ofenden a uno nos ofenden a todos ─ argumenta Birch algo abochornado ─ ¿Y se puede saber quien es usted, joven viajero?
─ Mi nombre en Sun. Soy el príncipe de uno de los reinos cercanos y voy al reino de Alola para ver a mi hermana, a ver qué fue lo que le pasó, pues me enteré que la despidieron de su trabajo como cazadora.
─ ¿Una princesa cazadora? ─ Brawly sentía que se perdía.
─ Tenemos la cualidad de sentir lo que el otro siente, y nuestra pasión siempre ha sido la cacería, aunque también nos atrae el ejercicio de la realeza, por lo que decidimos que yo sigo siendo el príncipe y ella se convirtió en cazadora. De ese modo ambos podemos disfrutar de nuestros oficios como más nos plazca al seguir los sueños de ambos ─ los hoennanitos no estaban del todo convencidos, pero dan por bueno el argumento ─. Y con que ella es la princesa Lillienieves. Es una verdadera belleza ─ Wally asiente en apoyo a lo dicho por Sun ─. Alguien de tez tan radiante y hermosa no debería morir. Tienen suerte que estoy de paso. Hace poco pasé por el reino de Kalos y me ofrecieron un extracto de lágrimas de Xerneas, el cual tiene el poder de resucitar a los muertos. Le puedo dar un poco a la princesa Lillienieves para que así regrese a la vida y esté nuevamente aquí.
─ ¿De verdad puede? ─ dice Steven sorprendido.
─ La duda ofende. El detalle es que hay que dárselo directamente en la boca, lo que implica que tendría que besarla.
─ De acuerdo, pero sólo porque usted es un príncipe. Está a la altura de esta bella doncella ─ concede Wallace, y sus colegas lo apoyan.
Los hoennanitos remueven la tapa del ataúd con cuidado, y Sun se lleva un poco del extracto a la boca para acto seguido pasarlo a la boca de Lillienieves. Los siete mineros estaban a la expectativa, y se alegran bastante al ver que la rubia sí lograba despertar. Efectivamente, Lillienieves vuelve a abrir los ojos, encontrándose con que Sun atrapaba sus labios. Aquel rostro la enamora al instante, aparte que se da cuenta que ese beso fue lo que la había hecho despertar, por lo que corresponde el gesto. Era un momento de júbilo total.
─ Despierta eres todavía más radiante, más bella ─ dice Sun, anonadado por las facciones de Lillienieves ─ ¿Quieres casarte conmigo? Puedo llevarte a mi reino, y desde allí te procuraré todo cuanto desees.
─ Acepto, buen caballero ─ Lillienieves se abraza al cuello del chico que empieza a cargarla ─ ¿Y pueden acompañarnos ellos? Son mis amigos que me dieron alojo cuando escapé de mi malvada madre ─ señala con la mirada a los hoennanitos.
─ Oh, no hace ninguna falta ─ replica Birch ─. Ya nosotros estamos contentos con nuestro trabajo como mineros.
─ En mi reino también hay minas bastante importantes, y les puedo nombrar mineros reales, por ser quienes me presentaron a semejante belleza ─ ofrece Sun, tentando bastante a los hoennanitos.
─ Bueno, pues un cambio de aires no nos vendría mal ─ dice Brawly ─. Yo digo que mejor hagamos las maletas, que ya no tendremos la necesidad de estar vendiendo diamantes ni ópalos de contrabando.
Los hoennanitos se muestran de acuerdo, y entonces buscan sus neceseres para irse tras Sun y Lillienieves a su nuevo hogar. Eso significaba tener que posponer la visita de Sun a su hermana Moon, pero el príncipe estaba plenamente seguro de que Moon entendería sus razones. Sus sensaciones compartidas hablarían por él.

Alcoba real
Lusamine veía que faltaban pocos segundos para que su brebaje dejara de hacer efecto y volviese a ser como antes. La verdad es que estaba harta de parecer una anciana, y Faba desde su espejo la miraba.
─ No hace falta que se ponga tan ansiosa. Ya verá que vuelve a ser la de antes.
─ Lo sé, pero igual no puedo evitarlo. Me quiero volver a ver como estaba ayer.
─ Pues... no creo que eso vaya a darse precisamente ─ las palabras de Faba llaman la atención de Lusamine ─. Verá, ese brebaje que le enseñé a diseñar tiene entre sus ingredientes Nihilego, y en vida no fui capaz de poner a prueba personalmente sus efectos, por lo que tenemos que ver lo que pasará.
Lusamine se angustia bastante. Los últimos segundos estaban transcurriendo más rápido que antes, y entonces la reina vuelve a transformarse, pero no era la misma del día anterior, sino todavía más joven. Ahora parecía que volviese a estar en los veinte, lo cual le emociona de golpe.
─ ¡Esto sí que es una mejora! Ni venenos ni nada de eso me hacían falta si contaba con esto para hacerme ver como en mis mejores días. Así entonces me pongo a hacer más de esta poción para garantizar ser joven por siempre, aunque también debo ver cómo me salto ese efecto de convertirme en anciana... Ah, y se me estaba olvidando... ─ Faba suspira, sabiendo a qué se refiere Lusamine ─ Espejito, espejito, dime con sinceridad ¿Quién es la que está más buena en todo el reino?
─ Pues usted, y ahora sí le digo que está mejor que nunca. Y por cierto, desde noticias espejito me ha llegado una primicia: Lillienieves está viva. Parece que la resucitaron, y ahora está organizando una boda con el príncipe Sun ¿Qué piensa hacer al respecto?
─ ¿Lillienieves se enteró de algún modo de que yo la envenené? ─ el espejo niega ─ Pues voy a mandarle mis felicitaciones. Haré como que la tentativa de asesinato en su contra fue un simple malentendido, e incluso volveré a contratar a Moon y sus amigos para convencerla, y de ese modo podemos pretender que no pasó nada.
─ ¿Así nomás? ¿Y la manía suya con la belleza de Lillienieves?
─ Estoy en mi mejor momento otra vez. Incluso ella, con los genes que tan bien heredó de mí, tendrá que esforzarse mucho para hacerme sombra.
─ Bueno, en eso tiene razón, alteza.

En otro lado
Era de noche, y cuatro personas, más específicamente "los líderes", estaban revisando los clasificados en el periódico, pues querían encontrar un nuevo empleo antes de que se les acabasen los ahorros que habían guardado antes de que Lusamine los despidiera a todos, aunque cantar en las calles les servía bastante para comprar tiempo. Brock se rasca la cabeza antes de tachar una de las opciones.
─ No. Trabajar como conejillo de indias para probar cosméticos ilegales no me convence.
─ Tal vez podríamos trabajar en un restaurante. Nos podemos presentar como un grupo musical para cantar en los cumpleaños y para proposiciones de matrimonio, o en todo caso para ser meseros, que en cualquier momento hacen la petición musical y vamos nosotros en una entrada triunfal ─ propone Erika.
─ Esa idea me gusta bastante ─ dice el Lt. Surge.
─ ¡Krow! Los cinco están otra vez contratados ─ aparece nuevamente Murkrow, otra vez con la voz de la reina.
─ ¿Volvemos a trabajar para la reina Lusamine? ─ Blaine no se lo podía creer.
─ Tal vez se dio cuenta que nadie le cuida el jardín mejor que yo. Y vaya que lo vio rápido ─ opina Erika.
─ En ese caso deberíamos ir a presentarnos mañana ─ dice Brock ─ ¿Y tú qué dices, Moon? ¿Moon?
─ S-síiii... Estás tan apretada, Lillienieves ─ gemía Moon desde su cama mientras duerme.
─ ¿Y eso? ─ el Lt. Surge estaba algo asustado.
─ Parece que está en esa fase de sensación compartida con su hermano que ella dice ─ responde Blaine ─. Pero eso significaría que entonces Lillienieves está con vida, y que ahora está precisamente con el hermano de Moon.
─ En ese caso mejor no despertemos a Moon, que seguro está teniendo la mejor noche de su vida ─ dice Brock, y los demás asienten de acuerdo.


  Frecuencia Nocturna
Enviado por: Allister - 14 Jul 2021
02:39 PM - Foro: Pokéfics en Progreso - Respuestas (1)

1
Tom llegó a casa decepcionado, la entrevista de trabajo había sido un éxito, pero no como él lo esperaba. Cuando respondieron a su correo, la idea de laborar en la gran torre de radio de Pueblo Lavanda lo llenó de emoción. Pero toda aquella carga positiva cayó al piso cuando le anunciaron que, de aceptar el empleo, debería cubrir el lúgubre y aburrido turno nocturno. El hecho de que el anterior disc-jockey hubiese dejado la vacante luego de colgarse en la misma cabina donde le tocaría pasar las noches tampoco alentó sus ánimos.  Sopesó por un momento la idea, y la verdad era que no había muchas opciones para elegir. Terminó por forzar una sonrisa y estrechar la mano de su empleador. ¿Qué podía salir mal? Por muy macabras que fueran las circunstancias de su deceso, un muerto no podía hacerle daño ¿Cierto?.  
 
Regresó cabizbajo y con el orgullo herido. Antaño había sido uno de los disc-jockey más aclamados de Kanto, con una voz hecha para embelesar al público y un gusto musical variado y refinado. Condujo varios programas radiales de gran éxito y llegó a labrarse una buena reputación en el mundo de la radiodifusión. Pero la vida es una ruleta inestable con bajadas prolongadas, y la ola de tecnología moderna, sumada a su incapacidad de adaptarse a las nuevas tendencias, habían terminado por dejarlo fuera del juego. Viendo el vaso medio lleno, el turno nocturno no era lo peor que le podía pasar. Al menos tendría algo de pasta para sobrevivir y, salvo los desvelos, el trabajo no era en lo absoluto complicado.
Encendió la televisión, se repantigó en el sofá y comenzó a fumar, tratando de dejar de lado la decepción.
— Carol Denver de tres años se une a la lista de niños desaparecidos en los últimos cuatro meses en la comunidad de Pueblo Lavanda. — Dijo la presentadora del noticiero. A un lado de la pantalla estaba la fotografía de la pequeña; Llevaba un vestidito de tule rojo. Tenía el rostro redondo, ojos verdes y rizos dorados. Su sonrisa era radiante, aunque le hacían faltan un par de dientes de leche.  — Las autoridades han hecho esfuerzos imposibles para dar con el paradero de los cuatro niños extraviados; Jeff Larson de seis años, Laura Harris de cuatro, Sarah Walker de tres, y la recién añadida a la lista: Carol Denver. Si tiene alguna información de los pequeños no dude en comunicarse con las autoridades de la localidad. — Una lista de números telefónicos apareció en un cintillo bajo la presentadora, al tiempo que las fotografías de los niños restantes se unían a la de Carol.
Tom apagó el televisor y exhaló una bocanada de humo. — Como si necesitara más noticias deprimentes — Musitó.
 
2
En Pueblo Lavanda las noches siempre son frías y huelen a lluvia, sin importar la época del año. La gente parece percibir cosas entre las sombras que caen cuando el día comienza a morir. Es como si un manto funesto de magia oscura arropara a la ciudad, haciendo que los fantasmas y demonios salgan a hacer de las suyas.
 Bill se asomó por la ventana de la habitación. Afuera, el viento arrancaba gemidos lúgubres y tristes a los robles que se mecían perezosos y chirriantes. La luz de la luna daba de lleno en el rostro del niño, que admiraba con horror la mole de acero y hormigón que se cernía sobre las casitas y demás edificios de la ciudad. Era la torre de radio. Ella lo miraba, alta e imponente, con una decena de ventanas como ojos brillantes en medio de la noche. Su cúpula grisácea rozaba las nubes y sujetaba la antena parabólica por donde emitía su nefasta frecuencia. El pequeño Bill estaba casi seguro que todos los males acaecidos sobre Pueblo Lavanda provenían de allí.
Tenía nueve años, casi estaba en la edad de iniciar su viaje, pero aun así sentía miedo, mucho miedo de aquello que se estaba llevando a los niños del pueblo. Conocía, como todos, la leyenda de la maldición de la torre. “Demolieron el antiguo cementerio Pokémon para construir esa estúpida radio. No debieron perturbar a los muertos, ahora ellos se están vengando de nosotros”, pensó Bill, angustiado. Apartó la vista de la ventana y miró el pequeño radio-reloj que tenía en la mesita de noche. Los grandes números digitales rojos marcaban las 11:59. “Pasará de nuevo, siempre pasa a esta hora. Primero fue Carol, y nadie le creyó. Ahora seré yo, y nadie va a creerme tampoco”.
Las lágrimas casi le brotaron de los ojos y la garganta se le cerró cuando el aparato por fin dio las doce. Todo pareció sumergirse en un silencio intranquilo cuando los números del radio-reloj cambiaron. Afuera, el viento dejó de silbar y los robles ya no crujían. Dentro de la habitación, el único sonido que Bill podía escuchar era el latido acompasado de su corazón. Tutumm…tutumm…tutumm. La banda del radio comenzó a moverse sola, paseando de un lugar a otro, emitiendo el característico ruido sucio de las emisoras sucediéndose velozmente, como si alguien estuviera intentando sintonizar sin éxito. Tutumm… tutumm… tutumm. Bill se echó hacia atrás, sollozaba, pero aquel ente invisible no cesaba de atormentarlo.
La banda dejó de moverse y una voz distorsionada y ronca emergió de la radio. — Hola Bill. ¿Me has echado de menos? Porque yo sí. Carol te envía saludos. — La radio cambió de sintonía.
— ¿Hermanito? — La voz de la pequeña Carol sonaba asustada y confundida. — ¿Dónde estoy? Ayúdame, hace mucho frío aquí.
Bill se desmoronó y cayó sobre sus fondillos, gimoteando de terror.
Una música tétrica comenzó a sonar. Era lenta pero constante, con notas agudas y distorsionadas que sumergían el ambiente en una bruma de tristeza y desesperación. La voz ronca comenzó a cantar sobre la melodía;
 “Ven pequeño, ven conmigo.
Seguro y feliz estarás.
Lejos de casa ahora huiremos,
Conmigo diversión tendrás.”
 
El mundo de Bill comenzó a oscurecerse, la música a ralentizarse y el miedo a disiparse. La habitación dejó de existir y se tornó en un vació penumbroso y frío. De pronto, la voz no sonaba amenazante. Era dulce y atrayente, y Bill sentía la necesidad de obedecerle. Se puso de pie y caminó sin voluntad, como un títere movido por hilos invisibles. Dio unos pasos, pero entonces, una fuerte luz y la voz de su padre lo sacaron del trance.
 
— Bill, ¿Qué haces?
El chico sintió como si recién se despertara de un largo sueño. La habitación volvía a estar poblada de objetos y color. Vio a su padre desconcertado, con la mano en el interruptor de la luz. La brisa de la noche le golpeó el rostro haciéndose acompañar por ramitas secas y hojarasca. La ventana frente a él estaba abierta de par en par. Tenía el pie en el alfeizar, listo para saltar al exterior. Si hubiese estado en un piso alto cualquiera lo habría confundido con un suicida. Por suerte el suelo del patio estaba a escasos centímetros de la ventana. Las lágrimas volvieron a llenarle los ojos y el miedo volvió a abatirle.
 
— Viene por mí papá — dijo Bill, entre sollozos. — Igual que vino por Carol.
 
El hombre avanzó hacia el chico dando grandes zancadas y lo abrazó. Sintió la humedad de las lágrimas de su hijo mojándole el pecho. El muchachito sollozaba incontrolable, gimoteando una y otra vez: — ¡Vendrá por mí!, ¡Vendrá por mí! — Y al alzar la vista, como si de un funesto augurio se tratase, El padre pudo ver la torre de radio irguiéndose entre las sombras, riéndose de ellos, con su decena de ojos luminosos mirándolos desde arriba. El viento sopló de nuevo y los árboles chirriaron uniéndose al llanto de Bill y engendrando una canción triste cuyos ecos parecían reproducir las palabras de aquella voz ronca y distorsionada: — “Ven pequeño, ven conmigo. Seguro y feliz estarás”.
 
 
3
 
Tom despertó a eso de las diez de la noche. Aún no se acostumbraba a dormir durante el día pese haber estado practicando toda la semana. Había pasado las noches divagando, fumando y escuchando viejas canciones que le recordaban las glorias pasadas, y aun así no se terminaba de adaptar a la vida nocturna.
 
Tenía cuarenta y cinco años, pero el mal vivir y la excesiva amargura con la que transcurrían sus días lo habían envejecido prematuramente. Su rostro estaba lleno de finas arrugas y el cabello castaño, que llevaba largo hasta los hombros, comenzaba a ralearse y a encanecer. Sus ojos azules y tristes parecían dos gemas brillantes incrustadas sobre grandes bolsas violáceas. Era flaco y bastante alto, y se desplazaba con un andar pesaroso, como el de un perro apaleado.
 
Se llevó un cigarrillo a la boca. Inhaló el humo y exhaló una bocanada que sonó como un suspiro cansado. Se puso los mismos vaqueros que había usado el día anterior, se calzó con unos mocasines café, se puso una camisa verde a cuadros y una chamarra de mezclilla con cuello de Mareep, y salió a la intemperie. Afuera, la noche lo recibió con un beso frío que lo hizo arrebujar las manos en los bolsillos de la chamarra. La calle estaba desolada y los árboles que bordeaban el camino ocultaban extrañas creaturas ululantes que dejaban ver solo el brillo amarillo de sus ojos rapaces. — Diablos, de noche este maldito pueblo sí que da miedo. Debí largarme cuando tuve la oportunidad — Refunfuñó Tom mientras seguía su camino, amparado por la débil luz amarilla de las farolas que apenas y espantaban las sombras. A lo lejos vio su destino: La torre de radio.
 
— ¡Demonios! ¡Pero si es el mismísimo Thomas Tarly! — Exclamó con algarabía el chico, mientras sacudía con violencia la mano de Tom. — Viejo, yo crecí escuchando tus programas.  Tú eres la razón por la que ahora me dedico a esto.
“A mí no me culpes de tus malas decisiones”, pensó Tom con amargura. Estaba algo desconcertado. En realidad se esperaba un recibimiento menos cálido.
 
— Me llamo All Johnson, pero puedes llamarme A.J — El chico que lo esperaba en la recepción no aparentaba más de veinticinco años. Vestía un Hoddy negro y una camisa del mismo color con un Gengar sonriente estampado en ella. Llevaba indumentarias punzantes en las muñecas, las uñas pintadas de morado, y el cabello oscuro y revuelto como el plumaje de un Murkrow.
 
“Que original”, quiso decir Tom. En lugar de eso fingió una sonrisa y respondió: — Mucho gusto A.J.
 
— El gusto es mío— dijo el chico con cortesía. —Verás, el jefe me pidió que te diera la inducción. Yo conduzco el programa de “Historias para no dormir”. ¿Lo has escuchado?
 
Tom negó con la cabeza. — No soy muy fanático de las historias de terror. No me gustan en lo absoluto.
 
A.J soltó una carcajada estentórea, como si aquello hubiese sido el chiste más gracioso del mundo. — Pues te tocará cogerle el gusto, en pueblo Lavanda siempre se siente como si estuviéramos en una historia de terror. Acompáñame, te mostraré el lugar.
 
 A Tom no le gustó para nada el tono que utilizó al soltar aquella frase. Quiso preguntarle a qué se refería, pero sabía de sobra que le saldría con el cuentito de los espíritus iracundos de los pokémon exhumados que habitaban la torre. O peor aún, Lo trataría de asustar con alguna historia loca sobre el chico que se suicidó en la cabina que ahora sería su lugar de trabajo. Asustadores pretenciosos los había por montones en Pueblo Lavanda, y no pensaba perder el tiempo con A.J.      
 
Subieron en el ascensor hasta el noveno piso. Cuando las puertas se abrieron, Tom sintió como si entrara en una dimensión diferente. Habían dejado abajo un lobby amplio de paredes blancas, bien iluminado y custodiado por algunos guardias de seguridad. Ahí arriba no había más que un estrecho pasillo solitario y oscuro, bordeado por oficinas con paredes de vidrio y la única luz que guiaba el camino era la que provenía del interior del ascensor.
 
— ¿Problemas con la electricidad? — preguntó Tom, algo sarcástico.
 
— Nah. Es una vieja costumbre que tenemos aquí en la radio. Un juego estúpido para probar el valor. — Tom lo miró intrigado. — El interruptor está del otro lado, en la cabina. El penúltimo en salir apaga las luces y se obliga a hacer el recorrido a oscuras hasta llegar al ascensor, así el que viene al último turno también tendrá que hacer el recorrido a oscuras para llegar a la cabina.
 
— ¿Acaso son unos críos? — Dijo Tom, mientras echaban a andar.
 
— Yo que sé — respondió A.J, encogiéndose de hombros. — Yo no inventé el juego.
Dieron unos cuantos pasos, adentrándose en las sombras.
 
— ¿Y Víctor participaba de ese juego? — La pregunta salió disparada como una flecha certera, mucho antes de que Tom se percatara de su falta de tacto.
 
El rostro de A.J se contrajo en una mueca que Tom no supo apreciar ya que la puerta del ascensor se había cerrado sumergiéndolos en la total oscuridad.
 
— Sí, también lo hacía — respondió una voz entre las sombras. Cierta rigidez se notaba en ella. —Vic era un tipo bueno ¿sabes?, la gente habla mucha mierda sobre su suicidio. Que si tenía problemas mentales, que si en la radio lo tratábamos mal, que si los fantasmas de la torre lo llevaron a colgarse. Hasta lo vinculan con la desaparición de los niños. Sí, la gente habla mucha mierda con respecto a los temas que no comprende. Pero no, Víctor era un tipo común y corriente. Era un tío legal, un poco raro y solitario, y en los últimos meses se volvió aún más callado y ensimismado, pero era un tío bueno y normal. No merece que hablen así de él.
 
Tom trastabilló en las sombras, tanteó la pared de la izquierda con la mano y se incorporó. — Lo siento, no debí…
 
— Está bien — interrumpió A.J y todo quedó en silencio.
 
De pronto, a Tom el camino se le hizo inmensamente largo, y comenzaba a entender porque cruzar aquel pasillo a oscuras era una prueba de valor. Una cosa era caminar por ahí charlando y en compañía de alguien, y otra muy distinta ir en silencio escuchando tus propios pasos y viendo la sombra tenue de tus movimientos en los vidrios. El ambiente se tornó pesado y algo frío, sintió que podía palpar la soledad aun sabiendo que tenía al chico al lado. Se esforzó por no llamarle pero al final cedió. — ¿Cuánto llevas trabajando aquí, A.J? — No hubo respuesta. — ¿A.J? — Tanteó a la derecha pero nada, estaba solo. — Vamos deja el jue… — sintió como una mano flaca  lo tomaba por el codo. El escalofrío traspasó la chamarra de mezclilla y le subió hasta la nuca.
 
Una voz rasposa y susurrante habló. — Vamos Tom, ven con nosotros y haremos de ti un creyente.
 
El hombre casi cae al suelo del susto. Las luces se encendieron de golpe exponiendo su rostro blanco como el papel. A.J lo sujetaba con una mano, y con la otra había encendido el interruptor. El chico se carcajeaba al borde del llanto.
 
— ¡Eres un crio de mierda! — exclamó Tom, soltándose del agarre con violencia.
 
— ¡Debiste ver tu cara! ¡Tú expresión valió oro!
 
— ¿Cuál es tu maldito problema?
 
— Vamos, tómatelo con calma, solo fue una broma. Además, te lo merecías.
 
Tom no podía argumentar nada contra eso, se había ganado a pulso la broma.
 
— Ya. Bueno, muéstrame entonces.
 
Ambos entraron a la cabina. El lugar era bastante pequeño, con apenas espacio para un taburete alto, un escritorio que tenía un ordenador, un teléfono, una consola y un micrófono con filtro circular. El piso y las paredes estaban alfombrados para evitar la filtración de ruidos.
 
— Bienvenido a tu lugar de trabajo. — Dijo A.J. — Espero que hayas traído un libro o algo con que entretenerte, las horas aquí pasarán muy despacio. Tu trabajo es sencillo. En el ordenador hay un listado de canciones, pones la playlist aleatoriamente y ya. Recibirás un  par de llamadas con algunas peticiones de los camioneros o taxistas que trasnochan. Contesta y complace las peticiones. Cada media hora tendrás que salir al aire, poner tú mejor vos de locutor y dar la hora. Te dejaré mi número de celular por si tienes algún problema. — el chico garabateó los números en un papel que dejó sobre la mesa.
 
Tom asintió ante todas las indicaciones, revisó la lista de música y se dispuso a trabajar. A.J Se despidió, apagó el interruptor de la luz del pasillo y caminó a oscuras. Por varios segundos el chico se perdió en la penumbra, hasta que el elevador se abrió y mostró su silueta a contra luz despidiéndose con un gesto de la mano. Tom hizo lo mismo, hasta que las sombras volvieron a llenar el pasillo. Por un largo rato, el disc-jockey miró fijamente un punto en la oscuridad. Sintió como si algo lo observara desde ahí. Quizá alguna creatura cósmica, como en aquellos cuentos sin sentido que escuchaba cuando era niño. Quizá ahí había un ser de tentáculos inquietos que reptaba en aquella boca solitaria y mortífera que era el pasillo. — Tonterías — masculló. Puso algo de música para él y la audiencia de noctámbulos que seguro le escuchaba, encendió un cigarrillo y se acomodó con los pies sobre el escritorio. A.J tenía razón, sería una noche muy larga.
 
A eso de las doce menos cinco, Tom alzó la vista. Se había fumado una cajetilla de cigarros en un lapso de cincuenta y cinco minutos. También respondió un par de llamadas; una de un ebrio sin oficio, y otra de una pareja de amantes que había decidido llamar a la radio pidiendo Wonderful tonight. “¡Vamos! ¿Es que acaso no tienen música para follar en el móvil o en el ordenador?”. Aquello le pareció a Tom un acto de suma descortesía. Mira que venir a restregarle en la cara que iban a tener sexo, mientras él se aburría de lo lindo en aquella solitaria cabina. De pronto, se imaginó a los amantes anónimos arrebujándose entre las sábanas, llenándose de besos y caricias incendiarias. ¿Hace cuánto tiempo no lo hacía con alguien, ni siquiera pagando? “Desde que Helen se fue”, se respondió con amargura. De pronto los amantes sin rostro adquirieron nombres y forma. Se recordó amándola, siendo feliz entre los orgasmos y suspiros. Una punzada de pasión y remordimiento le atravesó el cuerpo. “Si tan solo no hubiera sido tan necio. Si tan solo no me hubiera amargado la vida. Seguro ella seguiría conmigo”. Fue entonces cuando miró hacia arriba, y lo que vio lo hizo olvidarse de Helen.
 
En el cielo falso pendía una viga de aluminio algo torcida, como si hubiera cedido a un gran peso. “De ahí fue de donde se colgó”. La revelación de aquel hecho le hizo palidecer. Las luces de la cabina parpadearon. Bajó los pies del escritorio, y se levantó de un salto. — No seas crío Tom, solo fue un leve bajón eléctrico — se dijo para tranquilizarse.
El suicidio de Víctor había tenido una reacción fría por parte de la comunidad de Pueblo Lavanda. No era para menos, en aquellos días las autoridades estaban más preocupadas de dar con el paradero de los niños desaparecidos que por la muerte de un chico inestable. Hubo quienes lo culparon de secuestrar y asesinar a los niños. Decían que no pudo soportar el remordimiento y que por eso se había colgado en la cabina de radio, sumando así un eslabón más a la tenebrosa cadena de leyendas que rodeaba el lugar.
 
Y ahora Tom estaba ahí, justo en el lugar donde el buen Vic había pasado su última noche balanceándose, con la piel azulada, los brazos resignados y la cabeza ladeada, como si mirara algo curioso más allá de las paredes. Tom estaba seguro de estar en la posición exacta, bajo el sitio donde debió colgar el cadáver. Casi podía sentir las uñas de los pies del muerto rascarle la coronilla. Dio un paso a la derecha, no quería por ningún motivo continuar bajo aquella remembranza de fatalidad. Estuvo un buen rato mirando fijamente la viga torcida, pensando en Víctor y los motivos que tendría para hacer aquello. Quizá y esa fuera la mejor solución para su vida. Una buena soga y un nudo corredizo acabarían con la miseria.


  Identifica al usuario de arriba con un personaje anime/manga.
Enviado por: Shinsaki - 13 Jul 2021
08:25 PM - Foro: Discusión general - Sin respuestas

Hola a todos, estimados pokéfans.
[Imagen: NMhxKjGdQ21NnPG4rzwny2K0bNn92VQZmsNK6pVS...cDQ88anYAV]

Muy bien, vengo con un temita para que se diviertan un rato y puedan matar el aburrimiento. 

Ésto es muy sencillo, la idea de ésto es lo que dice arriba, ¿Con qué personaje de anime/manga identificas a la persona de arriba? Ya sea por su personalidad, parentezco, favoritismo, características, habilidades, etc. También pueden agregar opcionalmente por qué lo identifican con tal personaje.


Reglas:

- Divertirse.
- Si la imagen que lleguen a colocar es muy grande, lo pueden poner en "spoiler" o sino la reducen.
- Respeto entre los usuarios.

Como soy el creador del tema no puedo responderme a mi mismo, pero daré un ejemplo para que lo comprendan:


"El de arriba lo comparo con Naruto Uzumaki porque persigue sus sueños y cumple sus promesas".

 
¡Que comience el juego!
[Imagen: 68747470733a2f2f73332e616d617a6f6e617773...302e676966]


  Lo dejaríamos todo para estar contigo
Enviado por: TheReaper28 - 11 Jul 2021
07:33 PM - Foro: Explícitos en progreso - Respuestas (5)

Capítulo 1: El amor de Latías

Que quede claro que no soy dueño de pokemon, ni de sus personajes, ni de su trama, todo lo relacionado corresponde a sus respectivos creadores, Satoshi Tajiri y Ken Sugimori, solo el Universo Pokehybrid es de mi propiedad total, por lo que no aceptare copias de este universo o referentes sin mi consentimiento ___________________________________________________
Progreso e información de la historia
Nombres de las Pokehybrids actuales:
No disponible aun

Chicas actuales del harem: No disponible aun

Hijos de Ash: No disponible aun

Medallas de …… obtenidas: No disponible aun

Medallas de …… restantes: No disponible aun

Ligas superadas: Información Clasificada

Ligas restantes: Información Clasificada
___________________________________________________
Tener en cuenta que los siguientes signos son para:


“”: Hablar

- -: Complemento de una narración

‘’: Pensar

||: Telepatía

(): Traductor

{}: Susurrar

[]: Movimiento Pokemon/Habilidad especial

**: Efecto de sonido

***: Cambio de escena

<<<<<<: Inicio de un Flashback

>>>>>>: Fin de un Flashback

POV: Narración del Escritor

POV X: Narración de un personaje en especifico

Nota Extra: Cuando se inicia con uno de los 2 tipos de narración esta no cambiara hasta que se use un nuevo POV, esto quiere decir que, si en un episodio se usa un POV en los siguientes capítulos no se volverá a mencionar la palabra POV hasta que se cambien a otro POV y viceversa
___________________________________________________
POV:

El planeta tierra, un lugar donde existen una criaturas llamadas pokemon, existen cientos de pokemon en todos los lugares de la tierra, en los mares y en el cielo, humanos y pokemon viven en armonía y paz, siendo compañeros y participando en batallas, mientras otros viven en paz, y en esto entra nuestro héroe Ash ketchum, un joven de 17 años que viaja junto a su mejor amigo pokemon Pikachu y 2 acompañantes más que se llaman Misty y Brock, Ash tiene la meta de volver a viajar por todas las regiones con la meta de volverse maestro pokemon, y en estos momentos nos encontramos en Johto, pero muy lejos de aquí en una hermosa isla en el mar con el nombre de Altomare podemos notar a una particular pokemon en un jardín secreto algo deprimida.

Una pokemon tipo dragón/psíquico estaba inmóvil en la rama de un árbol en el jardín secreto. La luna brillaba mostrando su rostro encantador.


‘…Ash… donde estarás en estos momentos, cuando volverás a Altomare’ Se preguntó Latias así misma. Han pasado 6 años desde la muerte de su hermano mayor Latios, y Ash la había dejado poco después. Desde el día en que ese chico se fue, se sintió totalmente vacía por dentro. Ella ama a ese humano profundamente y le dará cualquier cosa solo para verlo nuevamente.

La dragona estaba muy enamorada de Ash, pero nunca pudo contárselo ya que como en aquel tiempo era aún muy joven no se podía comunicar, pero ella lo demostraba a veces cosa que el azabache no notaba. Su primer encuentro fue durante la maratón del Tour de Altomare, donde el entrenador que llevaba la gorra se había sobrepasado en un giro y tuvo que ser salvado por la dragona. Sin embargo, ella era invisible en ese momento, por lo que permaneció sin saberlo. Él había mirado confundido el lugar donde había rebotado. Durante ese breve momento cuando los ojos de Latias se encontraron con sus ojos, pensó que Ash tenía los ojos más bonitos del mundo. Esos ojos marrones oscuros eran tan prometedores y llenos de pasión, y sintió que su corazón se derretiría al verlos. Incluso había recogido el mango de la cuerda del Totodile de Ash para ayudarlo en la carrera, sin importarle que fuera una trampa.

Latios desaprobó su acción y, con un estilo de hermano sobreprotector normal, la alejó, lo que provocó que Ash tomara un giro equivocado y quedara descalificado de la carrera. Su enamoramiento de Ash se hizo más profundo después de que la salvó de un ataque de esos humanos locos, Annie y Oakley. Ella lo había traído al jardín en un acto de gratitud. Latios fue inicialmente hostil hacia Ash, pero pronto lo aceptó como amigo. Cuando Latias estaba con Ash, se sentía más feliz de lo que alguna vez se había sentido antes. Su enamoramiento por Ash se convirtió en amor cuando Ash rescató a Latios, Bianca y Lorenzo de los villanos, Annie y Oakley. Sin embargo, su felicidad no iba a durar, ya que Latios se sacrificó para salvar a Altomare de la destrucción y, como resultado, se convirtió en la nueva joya alma. Ella habría estado mucho más deprimida si Ash no se hubiera quedado para consolarla.
​​​​​​
Antes de que ella lo supiera, el aspirante a entrenador de pokemon se iría de Altomare para cumplir su sueño de convertirse en un maestro de Pokemon. Antes de irse, ella le entregó un dibujo que ella le había pedido a Bianca que dibujara para ella. Era un dibujo de él con Pikachu posado en su hombro. Ella también le dio un segundo regalo, que fue un beso en su mejilla. Recordó vívidamente todo el incidente, como si acabara de sucederle un hace un momento. Al pensar en el beso, sus blancas mejillas se ruborizaron. El cálido y dulce sabor de su piel en sus labios era divino.

Al pensar en su amor, se sintió abrumada por una sensación de extrema soledad. Ash se había ido, Bianca siempre estaba preocupada por algo, y Latios había fallecido. Las lágrimas comenzaron a fluir incontrolablemente de sus ojos dorados, goteando de su cara y cayendo en la tierra blanda. Ella ama a Ash más de lo que alguna vez pensó que era posible y su separación le causó un inmenso dolor. Ella lloraba todas las noches, preguntándose cuándo se volverían a encontrar, si eso fuera posible. Justo en ese momento escuchó pasos acercándose a ella. Se secó las lágrimas y luego miró la fuente del sonido. Era Bianca, su mejor amiga, y la forma que tomaría cada vez que cambiara de forma a una forma humana. Bianca era la única persona que sabía sobre su amor por Ash y había pasado gran parte de su tiempo buscando noticias de él.


“¿Sigues pensando en él?” Bianca preguntó con preocupación por su mejor amiga.

“Sí, lo extraño mucho y no puedo sacarlo de mi mente, sin importar cuánto lo intente” Esta lo admitió Latías tristemente sabiendo que era la realidad.

Latias había estado practicando la telepatía diligentemente desde que Ash dejó. Altomare para poder comunicarse con los humanos y tal vez un día incluso confesar su amor a Ash.

A pesar de que Bianca sabía que Ash probablemente nunca miraría a Latias de la manera en que lo hizo su amiga, aún mantenía sus esperanzas en alto. Era inaceptable en la sociedad que un ser humano amara a un pokemon de esa forma, incluso para Latias, que podía cambiar de forma a un ser humano. Si Ash estuviera con Latias, sería expulsado de la sociedad y su sueño de convertirse en un maestro Pokemon sería destrozado. Sin embargo, Bianca aún no le había contado a Latias acerca de las consecuencias de su amor por el temor de que Latias pueda ser empujada a una depresión aún mayor.

Bianca cambio su tono de voz a un tono alegre
"¿Recuerdas cuando Ash nos dijo que volvería a visitar a Altomare después de convertirse en maestro pokemon?"

Latías se entristeció al oír eso ya que Ash no había cumplido su promesa "¡Por supuesto que sí! ¿Qué con eso?"

“Ash logro ganar la liga kanto luego de que sus amigos lo apoyaran para que volviera a intentar recorrer todas las regiones por lo cual ya debes saber que significa” Dijo con una sonrisa.

Latías desecho toda esa tristeza en unos segundos podía sentir su corazón latir más rápido.

Sintió como si su corazón literalmente fuera a saltar de su pecho en cualquier momento
“¡Así que viene a visitarnos!” Exclamó Latías emocionada.

“Bingo. Acabo de recibir un mensaje de Ash diciendo que llegaría a Altomare en un ferry a las 10 am mañana”

“¡No me estas mintiendo cierto!” Afirmó, mirando a su amiga humana con ojos severos.

Bianca sonrió y negó con la cabeza “No lo es” La dragona chilló de felicidad cuando le dio un abrazo de Beware a Bianca “Oye, ¿me dejas respirar un poco?” Jadeó Bianca mientras luchaba por romper el abrazo involuntariamente letal de Latías “Nunca voy a bromear contigo sobre Ash” Dijo con firmeza mientras Latias la liberaba.

“¡No puedo esperar para mañana!” Exclamó Latias mientras comenzaba a hacer excitados giros en el aire, sintiéndose increíblemente feliz.

Bianca sonrió al salir del jardín.

Esa noche, Latías se quedó despierta toda la noche, pensando en Ash. Estaba en su lugar favorito en la rama de un árbol, preguntándose cuál sería su reacción cuando volvieran a encontrarse.

 

Fin del capítulo 1


  Minna no Tabi: Advance Tournament
Enviado por: SoujiFujimura - 03 Jul 2021
10:40 AM - Foro: Explícitos en progreso - Respuestas (6)

Minna no Tabi: Advance Tournament
[Imagen: 253567009-416-k634332.jpg]
Who is this girl, I wonder ~

Y aquí vamos de nuevo, tras años sin publicar esto en foros. ¿Cuántos han sido ya? Tantos que he perdido la cuenta. Divagaciones aparte, AT es la primera historia que me propuse a escribir en serio y por mi propia voluntad, así que le tengo mucho cariño y quiero verla acabada. ¿Qué es MinT, entonces? El universo creativo que nació tras años y años de dar vueltas a qué hacer con AT, tras escribirla y reescribirla, hasta llegar a la versión 8.0 (la definitiva, para bien o para mal). En principio, esta historia coge mucha inspiración del anime, pero tal y como está planteada, es en la práctica un universo paralelo, con diferencias bastante marcadas; por ello, está catalogada como "Otros".

En principio, la única advertencia que tiene esta historia es la violencia (no soy aficionado a lo gráfico, pero parte de la trama lo requiere); si considero añadir alguna más, por lo que sea, ya avisaré por aquí (de nuevo, mi intención es hacer una historia que yo mismo disfrutaría leer, así que no esperéis nada que raye con el mal gusto). Con esto dicho, vamos al contenido importante de este mensaje (el cual será actualizado tras cada episodio después del segundo, así que recomiendo mirarlo tras cada lectura)
 
Índice de Capítulos

Mostrar Lista de episodios por arcos
Primer arco: Hacia la Conferencia Plateada

Round 001 — Rompiendo el hielo
 
Cronología

Mostrar Recuento de hechos significativos en este universo creativo (en construcción)
 
Personajes

Mostrar Fichas de personajes relevantes (en construcción)
 
Tablas de equivalencias
 
Mostrar Nombres de los personajes importantes en distintos idiomas

Ibuki


EN: Clair
ES: Débora

Ookido


EN: Oak
ES: Oak

Utsugi


EN: Elm
ES: Elm

Yanagi


EN: Pryce
ES: Fredo


Mostrar Nombres de los lugares importantes en distintos idiomas

Chouji


EN: Mahogany
ES: Caoba

Enju


EN: Ecruteak
ES: Iris

Fusube


EN: Blackthorn
ES: Endrino

Tokusane


EN: Mossdeep
ES: Calagua

Yoshino


EN: Cherrygrove
ES: Cerezo


  Tu juego de Pokémon Ideal
Enviado por: AJ Slifer - 26 Jun 2021
07:00 PM - Foro: PokéVerso - Respuestas (7)

[Imagen: DJsJoRR.jpg]
Mira @Sakura un Lotad Paellero


Este tema bien podría ir en pokeverso y confió en que si me he equivocado alguien lo mueva...Pero Gold también dijo que podría ir aquí.
Como sea.

La decepción de algunos con los nuevos juegos, las nuevas mecánicas que surgen para aparentemente morir, la organizada volatilidad que presentan los juegos de Pokémon, la intolerable cantidad de simios en los mismos: En una franquicia tan extendida tanto en el tiempo como en base es normal que cada cual tenga su idea de lo que debe de tener un juego para considerarlo "El mejor"

¿Que sería para ti Noibat errante que has llegado a esta oscura cueva?

¿Mayor cantidad de Pokémon?
¿Alguna Mecánica nueva en concreto?¿Que?¡No, nada de citas con líderes de gimnasio!
¿Alguna Ambientación?
¿Algún tipo de historica en concreto?
¿Qué vuelvan los Sprites?

Coméntalo aquí 


  La sombra del héroe
Enviado por: Katsurane - 26 Jun 2021
02:03 PM - Foro: Pokéfics Terminados - Respuestas (6)




 
La sombra del héroe


 





Allí estaba observando desde lejos a su mejor amigo y rival. Siendo aclamado y querido por todo ser viviente que tuviera la dicha de conocerlo o mirarlo.
 
¿Qué diferencia había entre ellos?
 
Habían nacido y crecido en el mismo pueblo en donde compartieron algunas experiencias, pero eso parecía ser todo lo que tenían en común. Siempre fue alguien dedicado a otros, de múltiples talentos y que carecía de imperfecciones mientras que él solo destacaba en la competitividad y el egoísmo.
 
— Demasiado estúpido y blando para su bien — Susurró a nadie en particular — Pero no serías tú de otra manera.
 
Se tomó un momento para detallar a los que lo rodeaban y descubrió con cierto desagrado que no conocía a ninguno de los presentes. Todos eran personas desconocídas que seguramente había conocido a lo largo de su viaje y con quienes seguiría hasta el fin de su propia existencia, porque era demasiado altruista para abandonar a nadie.
 
¿Soy alguien especial para ti o solo una parada más en tu camino?
 
Quería sentirse enojado o incluso herido, pero solo podía envidiar a aquellas personas que ahora estaban a su lado. Soltó un suspiro prolongado mientras sentía cómo por primera vez el cansancio y la derrota se acentuaban en su cuerpo.
 
La impetuosa necesidad de huir se hizo tan abrumadora que se giró sobre sí y huyó por la primera salida que sus ojos lograron captar. No conocía a nadie en ese lugar, así que no le importó lo que pudieran pensar mientras abandonaba la celebración.
 
Apenas estuvo en el exterior, liberó a su compañero volador y montó su lomo para un vuelo sin rumbo. No tenía un destino en mente, así que dejó que el Pokémon lo llevara donde creyera conveniente mientras mantenía la vista en el camino que tuvo que recorrer para llegar hasta aquel lugar.
 
¿Cuándo nuestros caminos se separaron de tal modo?
 
Todavía se preguntaba cómo su amigo había logrado derrotar a una organización que llevaba años azotando la región y que ni la policía había logrado capturar. Cómo había logrado hacerse con la ayuda de seres casi místicos y de quienes solo se escuchaban leyendas por toda la región.
 
Cómo había logrado llegar tan lejos, cuando siempre estaba un paso por detrás y a la vez muchos por delante. Extrañó esos años en los que eran niños y cuando casi no existían diferencias entre ellos, donde solo eran amigos divirtiéndose y soñando hacer su propia leyenda.
 
Tantos recuerdos de antaño acumulándose en su alma ahora apagada y moribunda que se reusaba a seguir esforzándose para nada. Sabía que seguían siendo amigos o eso quería creer porque ya no podían ser rivales, había aceptado la realidad de que por mucho que se esforzara, por mucho que entrenara jamás podría ganar o igualar.
 
¿Así termina todo?
 
Su Pokémon lo llevó al lugar en donde todo inició y también donde sus caminos se separaron, el lugar donde todo comenzó a desquebrajarse. Permitió a su Pokémon vagar con libertad mientras tomaba asiento y admiraba en silencio el lugar lleno de recuerdos.
 
Deseó volver a aquellos tiempos en los que eran solo niños normales sin títulos ni roles, cuando podía ser egoísta y guardar todo el altruismo de su amigo para sí. Cuando sus caminos estaban en el mismo sendero y sus manos aún estaban unidas.
 
¿Qué era ahora?
 
Cerró los ojos al sentir el viento arremolinarse y el descenso cercano de otro Pokémon. Ignoró a la persona que descendió de aquel voluminoso ser o por lo menos hasta que su presencia estuvo a un palmo de distancia y se vio forzado a prestar la debida atención al intruso.
 
Allí estaba su amigo y rival, la persona por quien la región celebraba y por quien se encontraba en aquel desolado lugar. Aquella sonrisa que siempre adornaba su rostro se suavizó, al tiempo que tomaba asiento en el parche de hierba cercano y admiraba el paisaje.
 
Contempló en silencio a su nuevo visitante y se preguntó por qué abandonaría a aquellas personas que lo rodeaban por venir a este lugar perdido de la pata de Arceus.
 
— Sabes que aunque sea conocido como héroe o campeón — Habló sin mirar a su acompañante — Tú siempre serás mi amigo, ¿no? — Esta vez volteó con una sonrisa radiante tirando de sus labios — ¿Quién sería yo sin mi rival?
 
Un calor reconfortante calentó su pecho el tiempo suficiente para reconfortarlo, pero la vista del Pokémon majestuoso en el que llegó lo regreso a la realidad. Se forzó a sonreír como había estado practicando y asintió reconociendo las palabras de su amigo que tarareó en aprobación.
 
El hecho que era altruista era tan doloroso como aceptar que su llegada lo había animado más de lo que estaba dispuesto a admitir. Aún se preguntaba cuál era su lugar junto al héroe y campeón, porque estaba muy seguro que rival no era la palabra correcta para definir su relación.
 
La respuesta no la supo de inmediato, pero al poco tiempo llegó como una bomba que explotó en su cara, una que aceptó y asimiló con sorprendente facilidad. Ahora era alguien que existía bajo la sombra de otro y cuyo reconocimiento estaba en dos únicos títulos que eran acompañados del de su amigo.
 
Era el rival del campeón, era el amigo del héroe, era la sombra de los dos.


  Dibujos tradicionales aparte.
Enviado por: Shinsaki - 25 Jun 2021
07:37 PM - Foro: Edición y Dibujo - Sin respuestas

Image
¡Hola a todos!
Como decían las reglas, aquí les dejo los dibujos que no sean relacionados a pokémon:

Mostrar Saito y Louise
[Imagen: LNIax4D.jpg]

Mostrar Misugi Jun
[Imagen: M7QV7nr.jpg]

Mostrar Kirito
[Imagen: DRtar6w.jpg]

Mostrar Taiga Aisaka
[Imagen: u6ODGbX.jpg]

Mostrar Jake y Finn
[Imagen: lRJUYlj.jpg]

Mostrar Patamon
[Imagen: YYZfONi.jpg]

Mostrar Arale
[Imagen: fmmMC2y.jpg]

Mostrar Terriermon
[Imagen: ODdutbz.jpg]

Mostrar Iris Hawthorne
[Imagen: FK9xnwq.jpg]

Mostrar Taiga Aisaka (2do dibujo)
[Imagen: CVqZaRX.jpg]

Mostrar Gumball y Darwin
[Imagen: bmnSEDY.jpg]

Mostrar Mio Akiyama
[Imagen: f7XgamT.jpg]

Mostrar Kirby
[Imagen: SaQRk7A.jpg]

Mostrar Yui Hirasawa
[Imagen: fztuovy.jpg]

Mostrar Haruhi Suzumiya
[Imagen: 9h9sTNh.jpg]

Mostrar Taiga y Ryuuji
[Imagen: 3x1tJgA.jpg]

Estos son algunos otros dibujos, tengo más pero siento que no son tan buenos. Si se preguntan por qué no están los pixeles, los publicaré aparte. 
¡Saludos cordiales!


  ¿Qué personalidad de anime tienes?
Enviado por: Shinsaki - 22 Jun 2021
01:08 PM - Foro: Discusión general - Respuestas (8)

Hola a todos, estimados pokéfans
pikaowo
Vengo con otro tema pero no relacionada a pokémon, sino que con un tema de ocio para así pasar el rato si es que quieren y así se descubren así mismos su rasgo de personalidad de anime y a ver cuáles son sus resultados finales.

Les dejo el link para que hagan el test: https://www.etc.cl/actualidad/8638-quiz-...ienes.html
A mi me salió lo siguiente:
[Imagen: imagenes-de-kuudere.jpg]
Kuudere:
Intentas actuar cool y en calma todo el tiempo, pero por dentro eres alguien con buenos sentimientos y mucha ternura.
Mi opinión:
¿Cómo? ¿Kuudere? Pfff, ésto está mal, soy una persona que siempre intenta mantenerse alegre y de buen humor, hasta hacer algunas que otras bromillas inocentes, pero eso si, hasta cierto punto y sin abusar de ello por si acaso. Aunque si, a veces suelo ser reservado, callado y serio. Me han dicho que soy carismático y alegre. 
En fin, ¿Cuál les tocó a ustedes?
¡Saludos cordiales!
Mewwave


Bienvenido, Invitado
Tienes que registrarte para poder participar en nuestro foro.

Nombre de usuario/Email:
  

Contraseña
  





Buscar en los foros

(Búsqueda avanzada)

Estadísticas del foro
» Miembros: 160
» Último miembro: Dreckon
» Temas del foro: 722
» Mensajes del foro: 8,055

Estadísticas totales

Usuarios en línea
Actualmente hay 78 usuarios en línea.
» 2 miembro(s) | 74 invitado(s)
Bing, Google, Maze, Tommy

Proximos Eventos
No hay proximos eventos

Últimos temas
Recomendaciones de K-pop
Foro: Música
Último mensaje por: Sakura
18 Jun 2021
06:04 PM
» Respuestas: 22
» Vistas: 2,291
Guía oficial Pokémon XY
Foro: Repositorio
Último mensaje por: Fafnir
04 Jun 2021
08:18 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 264
Love is in the air everyw...
Foro: Actividades
Último mensaje por: Heartless
24 May 2021
07:03 PM
» Respuestas: 92
» Vistas: 5,365
Música en idiomas no tan ...
Foro: Música
Último mensaje por: Donna
10 May 2021
01:42 PM
» Respuestas: 13
» Vistas: 4,196
Eevee x Pikachu, más que ...
Foro: Pokéfics Abandonados
Último mensaje por: Maze
05 May 2021
12:43 PM
» Respuestas: 5
» Vistas: 2,660
Follow me
Foro: Pokéfics Abandonados
Último mensaje por: Maze
05 May 2021
12:34 PM
» Respuestas: 26
» Vistas: 8,308
Pokewarts, colegio de pok...
Foro: Pokéfics Abandonados
Último mensaje por: Maze
05 May 2021
12:09 PM
» Respuestas: 2
» Vistas: 1,472
Pokémon Final Emerald
Foro: Bitácoras
Último mensaje por: Gold
01 May 2021
11:36 PM
» Respuestas: 41
» Vistas: 12,899
Canciones en español
Foro: Música
Último mensaje por: Lunarium
07 Apr 2021
11:38 PM
» Respuestas: 10
» Vistas: 1,979
CUESTIONARIO: Nuestros Pe...
Foro: Actividades
Último mensaje por: Heartless
16 Feb 2021
07:36 PM
» Respuestas: 5
» Vistas: 573