Drabble- Zeus

ExtensiónDrabble
FranquiciaAnipoke
GéneroRomanceSuspenso
Resumen

Hoy os vamos a hablar de m...

#1
Zeus



 
Esta historia comienza... o termina, con un sujeto en la oscuridad. Un tipo oscuro envuelto en un manto oscuro, que sube por la ladera de una oscura montaña en una noche oscura. Y como si la narración no fuera lo suficientemente deprimente hasta ahora, cada dos o tres minutos cae un rayo en la lejanía, para recordarnos que no está permitido sonreír. Aún así, ese tipo continúa con su camino a paso decidido, firmemente convencido de que llegará a su destino mientras parece ignorar que una figura encapuchada idéntica a él le sigue de cerca.

¿Quiénes son, y cómo han llegado hasta ahí? Eso es un poco más difícil de explicar.
 

Todo comenzó con...

Una fiesta. Luego de siete largos años de humillaciones, y compitiendo en una Liga Pokémon de principiantes contra escolares, Ash al fin lo consiguió y se convirtió en campeón de la región de Alola. Eso debe contar un poco menos que ganar la Liga Naranja, pero no vamos a estropearle la alegría. Antes de que él y su madre volvieran al pueblo, Tracey y el abuelo organizaron una celebración por su triunfo, llamando a todos sus conocidos y compañeros de viaje. Los primeros en llegar fueron Brock y Misty, desde Carmín y Plateada, pero uno tras otro siguieron apareciendo invitados. May de Hoenn y su hermano, Dawn vino desde Johto y esos dos raritos de Unova. Un líder de gimnasio de Kalos con su hermanita, y esa otra chica... 

Fue entonces cuando noté que algo no iba precisamente bien. La forma en que esas cinco se miraban era extraña. Se sonreían y parecían amigables, pero había una extraña tensión entre ellas cada vez que mencionaban a Ash, que... 

No, no puede ser que todas ellas sintieran algo por Ash. Quiero decir, es Ash...

Mis sospechas se incrementaron tanto como mi asombro cuando él y su madre llegaron acompañados por otras tres chicas, que se unieron al juego de rivalidades que ya tenían las demás. En serio, ¿qué es lo que le ven todas a Ash? Si lo miro de cerca está un poco más feo que hace un año, y hasta parece un poco más bobo. ¿En qué momento se volvió tan popular?

Algo había pasado con mi amigo este año que yo no alcanzaba a comprender, y la fiesta iba a revelarme muchas sorpresas más.
 



¿Recuerdan a nuestro misterioso sujeto del principio? De alguna forma ha llegado a la cima de la montaña. No lleva más de un minuto ahí cuando una voz resuena con la fuerza de un trueno.

—Vete de aquí. Vuelve sobre tus pasos.

La misteriosa figura mira a su alrededor con sus grandes ojos azules, y una sonrisa se asoma entre sus labios.

—¿Hasta cuándo, hermana? ¿Cuánto tiempo más vamos a sufrir por su capricho? Nuestros hermanos y hermanas no pueden soportarlo más. 

—Lo que tú pretendes es traición —respondió la voz—. Sabes que Padre no tolera la rebeldía...

—Claro que lo sé. En cambio, somos nosotros quienes lo toleramos. ¿Quieres que te recuerde lo que hizo a nuestros dos hermanos mayores? Pero mientras tanto, tú sigues ahí, oculta en tu propio reino inalcanzable, creyendo que estás a salvo de su ira. ¿Qué vas a hacer cuando venga por ti? 

La voz de trueno permaneció en silencio. Mientras, la segunda figura con capucha subió a la altura de la primera.

—¿Quién es...?

—Nuestro otro hermano. Juntos, podemos liberar a los mayores, y entonces, todos podríamos...

—¿Alzarnos en guerra? ¿Contra Padre? 
 



La fiesta siguió sin contratiempos. Excepto por la parte en la que el abuelo se manchó los pantalones de vino, o cuando el chico de los lentes sacó uno de esos robots extraños que explotó en pedazos. Estoy seguro de que Mr. Mime tuvo algo que ver, por esa sonrisa de suficiencia que tenía en la cara. Nunca confíes en un mimo, en especial en uno con poderes psíquicos. Al menos eso pensé mientras el pobre líder de gimnasio echaba humo. Pero para reanimar un poco el ambiente, alguien sugirió poner algo de música para bailar (no recuerdo si fue el tipo de pelo verde, o quizás fue Brock) y empezaron los problemas. La hostilidad pasiva-agresiva que tenían entre sí las chicas hasta ese momento se convirtió en verdadera rivalidad por quién bailaba primero con Ash. La ganadora fue Serena, la de bonitos ojos azules, y aunque Ash daba tumbos y la pisó al menos dos veces, se ganó la envidia de todas las demás. 

Yo estaba cerca de la cocina cuando Misty se acercó para servirse algo de ponche. De no ser por el aura asesina que la rodeaba y el audible rechinar de sus dientes, cualquiera pensaría que se lo estaba pasando en grande.

—Ese Ash es un gran tonto —masculló con calma y sosiego. Supuse que tenía que decir algo, aunque sea por cortesía, aunque me asustaba decir algo equivocado.

—Eh, sí. Pero es nuestro tonto. 

No pareció escucharme. Seguía atentamente los movimientos de la pareja, clavando cuchillos imaginarios en la espalda de la chica.

—Dice que es su amiga de la infancia, ¿tú la conocías?

Lo cierto es que... no. No sabía de ella hasta la última vez que nos vimos. Y aunque Ash decía que se conocieron en un campamento, nunca me contó nada al respecto cuando éramos niños (más niños). Era como si era chica se hubiera aparecido de la nada en su vida, como si alguien se hubiera inventado un pasado con ella sin esforzarse mucho por justificarlo, sólo para dar pie a un romance con él. Porque, sí, esos dos tenían química. El bobo la miraba de forma diferente a las demás, medio encandilado por sus ojos azules, o tal vez por algo más. La pubertad había tardado en golpear a nuestro Ash, pero si alguna chica era capaz de suscitar su interés en el sexo femenino, era ella. 

Todo un mérito sin duda. Pero no quería arriesgarme a decirle eso a Misty. Por suerte no hizo falta, ya que se alejó pateando el suelo mientras la otra rubia (la de Alola), decía que ahora era su turno. Eso reavivó la competición con las demás, que empezaron a tironear de sus brazos. 

—En serio, ¿qué diablos pasa con él?

—Al fin está creciendo —respondió alguien a la pregunta que hice en voz alta. Era su madre.

—Cada vez es más popular. Esta vez trajo tres chicas de su viaje.

¿Era por haber ganado la Liga? Tal vez ese trofeo le daba sex-appeal. 

—Ese grande, alto e imponente trofeo... 

—¿Qué dijo, señora? 

—Oh, nada. Es sólo que me recuerda tanto a su padre...

Cierto, el padre de Ash. Ese que nunca volvió. A veces me sorprende que no le guarde rencor por ello. Aunque si algún día Ash se casa con alguien, como esa Serena, probablemente termine haciendo lo mismo para viajar de región en región.

Después de todo, su verdadero amor es Pikachu.

—¿Cómo era su padre? La verdad no recuerdo.

Una sonrisa traviesa surcó su rostro.

Un titán —murmuró la respetable señora entre risitas. Empezaba a sospechar que el abuelo no fue el único en tocar el vino, y por mi propio bien, me alejé de la cocina. Había mucho que no conocía sobre Delia Ketchum, pero pensé que tal vez tenía que ver con ella. Ash había sido criado por una mujer, y eso pudo influir en que supiera cómo tratar al sexo femenino... 

Esa teoría duró largos treinta segundos. El tiempo que tardó en rechazar una invitación a salir a la terraza de parte de Serena porque "se lo estaba pasando muy bien con todos sus amigos". La fiesta iba para largo. 
 



Pero antes de seguir, quisiera comentar una anécdota que alguien me contó al pasar de la noche. Trataba sobre un héroe legendario que vivió en una ciudad lejana. Un día, el héroe tuvo que hacer frente a una calamidad y se sacrificó por el bien de sus ciudadanos y, a su muerte, sus hijos heredaron su puesto como guardianes de la ciudad. Nunca nadie volvió a ver al padre, pero tampoco encontraron su cuerpo. Lo interesante de esta historia es que la persona que me la transmitió cree que el héroe puede seguir con vida, viajando de región en región. 

La persona de la que hablo era otra invitada a la fiesta, y probablemente la persona más famosa en la sala. Una campeona de verdad comparada a nuestro Ash. Su tono ya tenía un poco de alegre cuando empezamos a hablar. Cuando lo más parecido a un adulto responsable que tienes en una fiesta infantil es Brock, uno empieza a cuestionarse muchas cosas.

—Pero si el héroe de la leyenda sigue con vida, ¿por qué no volvió a casa y dejó que sus hijos creyeran que había muerto?

Otra risita. Una mirada fugaz a su hija.

—Para hacer más hijos en más ciudades. 

Eso me sonaba muy familiar...

—No me parece muy convincente.

—Conozco más historias así. ¿Alguna vez has oído hablar del clan de los domadragones? Ellos también tienen una historia similar. Dicen que aprendieron a comunicarse con los dragones por causa de un antepasado. 

—¿Como Lance y Clair? Eso ya es demasiado...

—Así que los conoces.

Algo así. No quería decirle que había competido en la Liga Pokémon y perdido en dos ocasiones distintas. Una de ellas contra Ash.

—Ahora también soy investigador pokémon.

Su mirada cambió a una más seria, de verdadero interés.

—Pues si quieres escuchar el resto, deberíamos vernos otro día. Estoy segura de que llamará tu atención. 
 



De acuerdo a ciertos mitos, el universo surgió de un huevo. Más precisamente, un pokémon nació de ese huevo y construyó el universo con sus mil brazos. Pero eso es una mentira. ¿Por qué en ninguna representación de Arceus aparecen su mil brazos? ¿Por qué, si es tan poderoso, nunca aparece para salvar al mundo cuando deviene una crisis? La respuesta es que no puede. En el principio de los tiempos, Arceus dominaba la creación con puño de hierro (o pezuña) como un gobernante cruel y despiadado. Viajaba de planeta en planeta para ser adorado y temido, y cuando alguien incurría en su disgusto, destruía dicha civilización, a veces por simple entretenimiento. Ni siquiera sus hijos escapaban de su ira, y a los dos mayores entre todos los encerró en dos dimensiones distintas. La tercera escapó por su cuenta, y nunca nadie más se atrevió a desafiarlo. 

Nadie excepto su cuarto hijo. Aunque pequeño, tierno y rosado, Mew compartía más con su padre que cualquier otro. Mientras que Arceus podía crear lo que fuera, Mew podía recrearse en lo que fuera. Logró escapar a los delirios de persecución de su padre y preparó una armada para hacerle frente junto con todos los pokémon legendarios. Giratina liberó a sus hermanos Dialga y Palkia, mientras que el quinto hijo, Nekrozma, absorbía la luz de Dios, pero la verdadera arma secreta de su ejército era el propio Mew, quien pudo infiltrarse en el Sistema Unown de Arceus y despojarlo de su poder. Sus mil brazos de desintegraron en incontables escrituras, y entonces, con el poder del trío dragon lo sellaron en un huevo, por los siglos de los siglos. 

—Después de eso los hermanos se repartieron las dimensiones del tiempo, el espacio y la realidad. Mew se casó con Giratina y vivieron felices para siempre, porque triunfó el amor heterosexual.

—Espera, ¿qué? ¿Giratina es hembra? ¡Nada de eso tiene sentido!

No sé qué esperaba de Cynthia, pero no una locura como esa. 

—¿Esa era la gran historia que me ibas a contar?

—Te interesa más de lo que crees. Mew tenía mejor corazón que su padre, pero la fidelidad no era uno de sus fuertes. Digamos que conoció íntimamente a sus otros hermanos, y tuvo descendencia con ellos también. 

—Según tú, Dialga y Palkia también son hembras. Claaaro...

—Si a Mew no le importa, a nosotros tampoco —se encogió de hombros—. Con Dialga tuvo a Celebi, con Palkia, a Hoopa. Con Nekrozma tuvo gemelos.

La conversación tenía lugar en el laboratorio del abuelo. Cynthia llevaba una laptop, y luego de reproducir esa presentación de la charla de Mew con Giratina, me mostró un diagrama de árbol que mostraba toda la genealogía de Mew. Según ella, en algún momento se convirtió en un ave de fuego y tuvo tres hijos elementales con Lugia. Luego hizo lo mismo con un Eevee. ¿Lucario? Hijos con Zygarde. ¿Darkrai y Creselia? Hijos de Lunala (que también era su hija). Su diagrama tenía tantas conexiones que parecía una telaraña, y eso sin meternos en el desastre que eran los regis.

Sin duda, la campeona de Sinnoh tenía pasatiempos extraños.

—Creo que he visto suficiente por hoy —traté de excusarme, pero su sonrisa se hizo más perversa.

—Aún no hemos terminado. ¿No dije en la fiesta que te interesaba?

—Sí, sí. Seguro Latias y Latios también son hijos de Meus.

—En los antiguos libros de Ciudad Canal se recogen historias de tiempos remotos en los que humanos y pokémon se casaban unos con otros. 

Espera, espera, ¿pokefilia? ¿En serio? ¿Qué pasa con esta mujer?

—No es tan raro, si todos tenemos un ancestro en común. Y si ese ancestro es Mew, todo puede pasar.

—Lo siento, pero creo que eso es llevar las cosas demasiado lejos.

—¿Tú crees? —me miró con los ojos muy abiertos—. Entonces, ¿cómo explicas la atracción sobrehumana que genera tu amigo en otros? ¿Y esa cualidad especial de atraer problemas? 

—¿Qué? ¿Me estás diciendo que Ash...?

—No recuerdas a su padre, ¿verdad? Nunca volvió a casa y a su madre no parece importarle, pero tiene la marca de su grandeza. Los hijos de Mew son especiales, y todos se parecen entre sí. Había un héroe legendario que podía dominar el aura, Sir Aaron, que era la viva imagen de Ash.

De pronto recordé algo. A ese chico de la Liga Pokémon que parecía su gemelo.

—¡Ritchie!

No, no podía ser...

—Parece que recuerdas a alguien —sonrió con malicia—. Tal vez ya te has encontrado con él. Sus hijos han heredado su magnetismo, y el propio Mew suele orbitar alrededor de ellos.
 



Traté de olvidarme de la campeona desequilibrada, pero había insertado una idea en mi cabeza. Ya no podía concentrarme en mis investigaciones, todo me recordaba a Mew y a la extraña historia de Cynthia. No importaba qué tan lejos fuera, seguía viendo su sombra. Viene como un braviary sobre mí... o en el castform shiny que cae sobre mí... ese swanna que hay ahí... o su amiga de siempre... ¿Serena? ¿Ella es Meus? 

Tal vez su propia madre lo sabía y lo está ocultando. ¡Mr. Mime!

¡Podría estar reemplazando a mi umbreon! ¡Meus!

—¡Gary!

La voz del abuelo me regresó a la realidad. Estábamos de vuelta en Pueblo Paleta.

—Gary, deberías tomarte unas vacaciones. No te veo bien últimamente.

No, yo no necesito vacaciones, necesito respuestas. Cynthia se había marchado a Sinnoh, pero aún tenía su número por si quería contactarla. De todos modos no lo necesité, porque cuando llegué a Ciudad Viridian tuve una revelación.

Mewtwo, el clon de Mew que había enfrentado antes. Si alguien conocía la verdad sobre Meus, era él. 

Así que partí en su búsqueda, ¿recuerdan al sujeto de la capa negra al principio de la narración? Bueno, pues no era Mew, era Mewtwo, y el que lo seguía era yo. Y la montaña era el Monte Quena. Se había construido una guarida en el interior del mismo, aunque ocasionalmente salía por las noches. 

—Sé que me sigues, humano, muéstrate.

¿Cómo me descubrió? Casi parece psíquico. Hice lo que me dijo.

—¿A qué has venido? ¿Tratas de perturbar la paz de mi hogar, o pretendes que te humille de nuevo?

Sabía que no iba a olvidar la batalla de gimnasio. Estos malditos pokémon psíquicos y su absurda capacidad de memoria.

—Vengo en son de paz.

Mewtwo me invitó a pasar, y le conté todo lo que me había dicho Cynthia. Al principio escuchó atentamente, pero su expresión pasó al desconcierto, a la incredulidad y a la vergüenza en espacio de pocos minutos. Llegando al final, era obvio que se esforzaba por prestar atención.

—Es lo más ridículo que he escuchado, y esa humana debería hacerse revisar la cabeza. 

—¡Pero todo encaja! Los legendarios, Arceus, las personas con poderes, ¡por qué Ash es tan popular!

—Tal vez porque es una persona decente que siempre ayuda a otros y ha salvado al mundo al menos veinte veces.

Buen punto.

—Pero, pero, Mew... ¿de verdad es mentira? 

—No he vuelto a verlo desde el incidente en Isla Nueva, pero no parecía ser el monstruo lujurioso que imaginas. Tenía ciertas tendencias extremistas, pero eso fue todo. 

Ah, me sentí tan estúpido. Todo por creer las fantasías de esa mujer. Tal vez estar mal de la cabeza es requisito para ser campeón. Eso explicaría el triunfo de Ash.

—¿Cielo? ¿Con quién hablas?

Una voz femenina nos interrumpió. Cuando alcé la vista, me encontré con un segundo Mewtwo. Sus facciones eran un poco más suaves, y sus ojos, más grandes. 

—¿Quién es ella?

—Mi compañera —dijo solemne el legendario mientras tomaba su mano—. La única de mi especie.

—¿Y él? —preguntó la fémina—. ¿Un amigo tuyo?

—Un momento. ¿Cómo que la única de tu especie? Tú eres el único de tu especie.

—Lo era, pero el Equipo Rocket siguió experimentando con el ADN de Mew, y eventualmente creó a otro como yo.

—Pero eso es imposible. Toda la información sobre ti se perdió cuando destruiste el laboratorio y mataste a Fuji. 

—¿Cómo sabes tú sobre eso? —preguntó con suspicacia.

—Venía en el CD Drama. ¡Lo importante es que no quedaba nada para producir otro Mewtwo!

—No importa lo que tú creas —su tono se hizo más duro—. La verdad está ante tus ojos.

Empecé a sospechar que era una mala idea enemistarme con esa obra maestra de la ingeniería destructiva, pero noté que la segunda Mewtwo temblaba levemente.

—¿La verdad? ¿Eso eres? —le pregunté, pero ella apartó la vista.

—Te lo advierto, humano, márchate ahora —amenazó el clon, aunque una sombra de duda se asomó de sus labios. 
 
Mew suele orbitar alrededor de sus hijos

—¿Eres Mewtwo, o eres MEUS?

Apunté a la falsa clon con un dedo. En retrospectiva, me doy cuenta de lo cerca que estuve de morir en aquel momento. De haber tardado un segundo más, probablemente Mewtwo me hubiera convertido en una mancha viscosa en el suelo, lo que era un poco peor que ser convertido en piedra como Ash. 

Pero tras titubear un momento, la falsa clon suspiró.

—Bueno, fue lindo mientras duró. 

Ante nuestros incrédulos ojos, su cuerpo empezó a liberar partículas de luz mientras recuperaba su forma auténtica. Ese pequeño gato-lirón-embrión-flotante de ojos azules. Mewtwo estaba petrificado.

—Ya nos veremos de nuevo.

Y tras depositar un suave beso en sus labios, se alejó volando de nuestra vista.
 
—Larailarailala lailarailaralailara.
[Imagen: JCEDJoJ.png]
1
Responder
#2
No sé por qué no querías publicarlo si esta bien Fun. Me mató lo del cd drama xd.

Saludos :T
[Imagen: FsUUXVs.png]
Responder
#3
(16 Oct 2019
12:39 PM)
DoctorSpring escribió:
No sé por qué no querías publicarlo si esta bien Fun. Me mató lo del cd drama xd.

Saludos :T

Porque sí, also quería leer y comentar todos los demás antes de subir el coso.
[Imagen: JCEDJoJ.png]
Responder
#4
Diablos, nunca me imaginé a Mew como tremendo sex god del incesto.

Me pregunto con qué frecuencia es que ese gatito se la pasará visitando mujeres.
1
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task