Oneshot- Una Sólida Amistad

ExtensiónOneshot
Extension larga
FranquiciaCoregames
GéneroAmistadSuperación
Resumen

Flannery y Roxanne aprovechan su día libre para observar el paisaje desde la cima del Monte Cenizo en una hermosa tarde de primavera.

#1
"¡¿Y lo besaste así sin más?!" preguntó Roxanne perpleja. La joven líder de gimnasio de Ciudad Férrica había quedado estupefacta ante lo que habían escuchado sus oídos.
 
"Así es" rió Flannery despreocupadamente mientras contemplaba el paisaje sentada a su lado. Sin lugar a dudas era increíble cómo desde la cima del Monte Cenizo podía verse absolutamente todo el archipiélago de Hoenn "Debiste haber visto su cara. Nunca se lo vio venir."
 
"¡¿Pero es que acaso el vapor de las aguas termales te ha nublado el juicio?!" vociferó su vieja amiga, conteniéndose lo mejor que podía para no estrangularla "¡No puedes hacer eso con un chico de dieciséis años! ¡Con lo joven que es podría ser tu hermanito menor! ¡Norman te asesinará si se entera!"
 
"¡Ay por favor, tranquilízate, Roxie!" suspiró la pelirroja rodando los ojos "Solo lo hice para demostrarle mi afecto y por la tradición del beso bajo el muérdago. Además, él lo supo entender. El mequetrefe es bastante maduro para su edad. Con decirte que solo me abrazó y no se le ocurrió en ningún momento propasarse conmigo. Es todo un caballero, ¡Y fiel a su chica hasta el final!"
 
Roxanne refunfuñó y echó humo por las orejas. Su cara estaba más roja que un trozo de carbón encendido.
 
"A veces me cuesta creer el cómo te tomas todo en lo que te metes a la ligera" dijo al final, suspirando "¿Es que nunca piensas en las consecuencias?"
 
"¿Qué puedo decir?" admitió Flannery encogiéndose de hombros "Me gusta vivir peligrosamente. Además, ya estoy bastante grandecita como para que te preocupes por mí."
 
"Y...entonces, ¿Qué fue lo que pasó después?" indagó su colega con curiosidad, imaginándose con algo de temor lo que escucharía a continuación.
 
"Bueno, no mucho" reconoció la líder de pokémon de fuego "Después de abrazarnos nos quedamos allí dentro un rato más. Luego decidimos salir para secarnos y vestirnos. Le desafié a una batalla para tener la revancha."
 
"Y asumo que habrás perdido considerando lo poderosos que son actualmente sus pokémon" dedujo Roxanne llevándose la mano izquierda al mentón "¿O estoy equivocada?"
 
"¿Me creerías si digo que estuve a un pelo de Cutiefly de ganar?" sonrió Flannery formando un pico con los dedos de su mano derecha "Terminamos haciendo un combate de tres contra tres. Torkoal y yo usamos la vieja técnica de la familia para sofocar a su Manectric y a su Hariyama, y hubiésemos ganado de no ser que su Swampert inclinó la balanza a su favor. Finalizado el encuentro nos dimos la mano y nos quedamos conversando un tanto más, y luego se despidió volando en su Latios."
 
"¿Un Latios?" inquirió la joven de cabello castaño mientras arreglaba su seifuku "Estoy casi segura de haberle visto en más de una ocasión volando con ese Salamence que le obsequiaron esos raritos del Clan Meteoro."
 
"Tiene tanto un Latios como un Salamence" explicó ella "Aunque según él suele usar a Latios para realizar viajes largos en menor tiempo."
 
"Ya veo" dijo Roxanne, volviendo a suspirar, esta vez con la vista clava en el inmenso y ancho océano, tan exótico y tan lleno de vida como siempre, con infinitos bancos de Wailmer y Carvanha y algunos Wailord que solían avistarse de vez en cuando "¿Te digo una cosa? Sinceramente nunca lo entenderé."
 
"No te sigo" dijo Flannery confundida, volteándose a verla " ¿Qué es lo que nunca entenderás?"
 
"El por qué todos los chicos se fijan tanto en ti y no en mí" contestó su compañera "Siempre que visito Lavacalda o cualquier otro pueblo o ciudad oigo a todo el mundo decir siempre es lo mismo: Qué guapa es Flannery, quisiera ser tan bella como Flannery, ¡Desearía que Flannery me revelase su secreto para ser tan ardiente! ¡Mientras que yo nunca recibo ningún halago o piropo por parte de los ciudadanos, o de mis estudiantes!”
 
“Bueno, quizás los recibirías más a menudo si no espantases a todos los que se fijan en ti” observó su amiga, conteniendo la risa por cuestión de respeto.
 
“¡¿Espantarlos?!” gritó Roxanne indignada “¡No es mi culpa que no les gusten las rocas o el aprender más sobre las diferentes especies de pokémon mediante los combates! ¡Solo se fijan en cómo luzco y nunca en mi inteligencia! Son todos unos alcornoques incivilizados que se niegan a escuchar el conocimiento que tengo para compartirles. ¡Mucha belleza exterior y nada de cerebro!”
 
“¿Y no piensas que estás siendo demasiado exigente con ellos?” preguntó Flannery “Ya sabes bien que a muchos chicos de por aquí no les interesa el quedarse hablando sobre diseñar estrategias durante el combate. Solo se fijan en tu figura. No es que sea muy lista, pero si uno de ellos se me acercase para decirme que soy bonita e invitarme a salir entonces le daría mi teléfono, no una enciclopedia sobre las ventajas y desventajas de todos los pokémon de la región.”
 
Roxanne volvió a refunfuñar e inhaló y exhaló con violencia. La envidia que sentía hacia Flannery seguía aumentando a cada segundo que pasaba.
 
“¿Entonces qué sugerirías que hiciera?” preguntó finalmente, fingiendo tranquilidad.
 
“Pues, para empezar y dejando de lado lo que dije, deberías cambiar tu actitud” aconsejó Flannery “Sonríe más, y muéstrate más amable con ellos. También podrías usar un poco de maquillaje o de perfume.”
 
“¡Pero tú nunca usas maquillaje y perfume, y aun así los hombres te adoran!” exclamó Roxanne irritada.
 
“Bueno, no son necesarios cuando se tiene una cara y un cuerpo como los míos” presumió orgullosa la pelirroja, ignorando el enrojecimiento del rostro de su amiga.
 
Su conversación se vio interrumpida por un potente y ensordecedor rugido detrás de ellas, que sacudió el Monte Cenizo con la fuerza de un huracán.
 
“¡Ay, no puede ser!” protestó Flannery mientras se levantaba y corría a gritarle a Heatran. La pokémon legendaria de otra dimensión estaba sumergida en la lava del volcán, haciendo que el magma se elevase “¡Oye, saco de alquitrán! ¡¿Cuántas veces te he dicho que no trates de hacer entrar en erupción al volcán?! ¡Sal de allí ahora mismo o te quedarás sin tu postre de la tarde!”
 
Heatran hizo caso omiso a las órdenes de su entrenadora. Una vez más volvió a rugir, desafiándola a que intentase sacarla de allí. Los pokémon de Flannery y de Roxanne, que se hallaban bañándose cerca de allí abajo y dándose cuenta de que estaban en el medio del conflicto, abandonaron la lava y corrieron a ponerse detrás de sus dueñas.
 
“¡No me afectan en lo más mínimo tus berrinches!” dijo Flannery “¡Deja al Monte Cenizo como está o contaré hasta tres y no merendarás! ¡Uno! ¡Dos! ¡Y no me obligues a decir tres!”
 
Heatran rugió de nuevo, pero esta vez sintiéndose intimidada. Roxanne quedó sorprendida al ver cómo las amenazas de su amiga estaban dando resultado.
 
“¡HIYAAAAAAA!” gritó Flannery agachándose y golpeando fuertemente el suelo con sus pies. En respuesta, Heatran comenzó a salir lentamente del volcán, parándose justo enfrente de ellas y con un dejo de tristeza y vergüenza en sus ojos. Camerupt, Slugma, Torkoal, Golem y Probopass dejaron salir un suspiro de alivio “Ay, no te me pongas así, chiquita. Escucha, si prometes no volver a hacerlo y te portas bien te daré lo que te prometí, ¿De acuerdo?”
 
Heatran alzó la cabeza y asintió apenada. Había llegado a querer tanto a su entrenadora que ya no podía desobedecerle. Se sentía terrible por haberla defraudado.
 
“¡Eso me gusta más!” dijo Flannery mientras sacaba del bolsillo derecho de su pantalón una pequeña barrita rectangular de gelatina morada para dársela de comer a su pokémon “¡Aquí tienes tu Barrita Plus!”
 
“Espera un segundo, ¿Barrita Plus?” dijo Roxanne con genuina curiosidad mientras Heatran degustaba el pequeño dulce en su boca, esbozando una sonrisa tierna “¿No son esas muy populares en la región de Sinnoh?”
 
“¡Así es!” afirmó Flannery, asintiendo con la cabeza “La amiga de Brendan me obsequió unas cuantas. Se pusieron de moda allí hace unos años, y a los pokémon les encantan. Dicen que curan el envenenamiento, la confusión, la parálisis, las quemaduras y hasta los efectos de movimientos que duerman durante el combate.”
 
“Quienquiera que las haya inventado debe estar haciendo una fortuna con ellas” supuso su amiga.
 
“Más o menos” dijo la líder de Lavacalda “Supuestamente fueron creadas por un millonario que vivía en el Bosque Vetusto, hasta que lo encarcelaron por un crimen que quizás no cometió. Actualmente la receta está en manos de la compañía que administra el Centro Comercial de Ciudad Rocavelo, pero no se sabe mucho más al respecto. Lo bueno es que en rigor ya no necesito usarlas para calmar a Heatran, pero sigo dándoselas porque las adora con locura.”
 
“¿Come también Galletas Lava?” preguntó Roxanne, queriendo saber más.
 
“¡Como no te imaginas!” rió Flannery “Cada vez que venimos aquí a entrenar le compro una. ¡Son tan crocantes que se ha vuelto adicta a ellas!”
 
“Todavía me es difícil imaginar que esta fue la pokémon que quemó a esa pobre mujer” reconoció la líder de tipo roca, sonriendo mientras veía como Heatran abría las fauces para lamer a Flannery con su gran lengua como gesto de amistad “Se le ve tan sumisa y mansa.”
 
“Supongo que solo necesitaba un poco de cariño y de comprensión” dijo la pelirroja a la vez que se quitaba de encima la saliva de su pokémon lo mejor que podía “Ojalá pudiese llevarla de nuevo a su dimensión para que fuese feliz allí, pero cuando regresé a la Gruta Solar el anillo ya no estaba.”
 
“Quizás sea una señal de que estaba destinada a conocerte y a quedarse aquí contigo” concluyó Roxanne para luego exhalar aire por la boca y cambiar de tema “Lamento haberte gritado tanto hace unos minutos, Ery. Sé que a veces soy difícil de tratar y que es ridículo que tenga celos de tu belleza, pero me alegra que me escuches. En verdad aprecio que, a pesar de nuestras diferencias, sigas siendo mi amiga después de tantos años.”
 
“¡¿Pero qué dices?!” exclamó Flannery “¡Roxie, nunca dejaremos de ser amigas! Desde que tengo memoria estuviste allí para consolarme y alentarme a seguir adelante cuando mis padres murieron, y siempre me defendiste de aquellos que se burlaban de mí en la escuela de entrenadores. ¡Incluso las mejores amigas discuten de vez en cuando! ¡Tal vez sea hermosa, pero tú eres mucho más lista y femenina que lo que yo jamás seré! Además, nunca dejas de enseñarme cosas nuevas. ¡Si no fuera por mi abuelo y tú jamás hubiese aprendido a combatir usando la cabeza, y tampoco me hubiese vuelto líder de gimnasio! ¿No lo entiendes? No soy tu amiga solo porque ahora somos colegas. ¡Soy tu amiga porque te quiero y porque me inspiras!”
 
Roxanne abrió la boca para hablar, pero no pudo decir nada y se limitó a ruborizarse. Flannery aprovechó y le golpeó de forma amistosa con su puño izquierdo en el hombro derecho, para luego darle un fuerte abrazo, y ella se lo devolvió. Cuando llegó el momento de separarse, afirmó:
 
“Te apuesto a que te venzo en un combate de uno contra uno. Tu Probopass contra mi Camerupt.”
 
“Acepto tu reto”, respondió Roxanne con una sonrisa socarrona.
 
Y así, ambas líderes de gimnasio se apartaron y llamaron a sus pokémon para dar inicio al encuentro.
                           [Imagen: 5jKLfmz.jpg]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  1  0  0
Responder
#2
Éste hizo que me den ganas de volver a leer a Roxanne, que de momento es el único pj de Hoenn que no me cae mal(?) Se siente un poco como un pequeño extra ligerito luego de la mayoría de los capítulos largos y la verdad es que se agradece, dada la naturaleza de lo que hemos estado leyendo. Lo que más me gusta es ver las conexiones entre los fanfics que poco a poco se van viendo, incluso de ese que dices que odias pero que de momento es la ventana a fuera de Hoenn.
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)