Oneshot- Susurros intangibles

ExtensiónOneshot
Extension larga
FranquiciaAnipoke
GéneroDramaRomance
Resumen

Tras perder en un concurso, Harley tiene que salir a reflexionar sobre su relación con May. One-shot CookieShipping o HarleyxMay

#1
Y por enésima vez, May le había ganado en el concurso.

Guardó a Banette en su Pokéball y se fue sin dejar emitir una sola palabra a la coordinadora que había resultado ganadora. Caminó entre los aplausos que le dedicaban a la castaña, podía jurar escuchar a aquellas personas que se burlaban de que no parase de perder contra ella.

Aquestas burlas normalmente eran ignoradas por su ego y vanidad, que le impedían sentirse abatido tras una derrota, pero la rabia que sentía cada vez que May le ganaba era mucho más grande que su ego, y, por consecuencia de varias derrotas seguidas se podía decir que no estaba en sus mejores condiciones anímicas.

No entendía cómo él podía perder frente a la nacida en Ciudad Petalia, era menor que él, era más inexperta que él, incluso podía describirla como más idiota que él, ¡no le cabía en la cabeza!

Normalmente haría un berrinche, era lo que hacía siempre, pero esta vez no, esta vez simplemente salió del recinto del concurso, se negaba a ver cómo le daban su cinta a la niña. Una vez fuera se paró en seco, notando como el céfiro acariciaba su rostro y movía su pelo dulcemente, se vio en la necesidad de recolocar su gorro que había estado a punto de caerse y tras esto echó un suspiro frustrado. Pensó en May, su «querida galletita de jengibre», llevaba tiempo siendo su rival, desde el inicio sólo quería aplastarla, demostrar que era superior que ella, porque en su primer encuentro a él le pareció una verdadera maleducada. Sus galletas no estaban 'nada mal', estaban perfectas, su Cacturne no era 'tenebroso', era genial. Pero, por muchas cosas que intentase para hacer fracasar a la castaña siempre salían mal, porque siempre se entrometían un chico peliverde llamado Drew, a quien Harley había puesto la cruz de «el noviete» de May, o bien era Ash y su pandilla quien le impedían salirse con la suya.

E incluso cuando ellos dejaron de entrometerse, ya sea porque Ash había viajado a otra región o porque no se cruzaban con Drew en algún concurso Harley seguía insistiendo en sabotear a May, pero, desde hacía un tiempo ya no era cuestión de querer verla abatida, era cuestión de que quería llamar su atención.

Porque desde que la conoció todas sus acciones se veían enfocadas en aquella coordinadora ojiazul.

Desde que Harley se dio cuenta no puedo evitar querer ser el foco de atención en la vida de la chica, pero daba igual qué tanto hiciera, daba igual cuánto se esforzarse, él no era Ash, ni Drew, él sólo era un cactus con las espinas rotas.

Y aquellas mismas espinas rotas eran aquestas que habían lastimado a May hacía un tiempo.

Y él ni siquiera desearía poder decir que no lo hizo queriendo, en el fondo de su lastimado corazón guardaba un rencor especial a May, pero en la actualidad era por un motivo muy diferente. Ella había pasado mucho tiempo a su lado, más del que él deseaba, porque debido a todos los concursos en los que se enfrentaban incluso habían llegado a dormir en la misma habitación de un Centro Pokémon.

Sin hablarse mucho, manteniendo las distancias, presos del pánico por lo que pudiera suceder.

Porque el motivo que hacía a Harley tenerle ese rencor a May, no era otro más que, simplemente, la quería.

Una parte de Harley quería pedirle perdón, por todo lo que le había hecho, porque mientras él estaba genial, ella recibía malas jugadas por su parte. Pero, por otro lado Harley nunca le diría que lo siente, porque así es Harley, además no estaba seguro de que May pudiera perdonarle, porque todas aquellas veces en que él pidió perdón eran falsas, y la coordinadora seguramente no le creería.

El de pelo morado no lograba entender por qué tanto rencor a la chica si realmente la quería, ese recuerdo de su infancia persistía, «Pero esa no es May» se repitió mil veces, mas, ninguna funcionó, todos aquellos reproches hacia sí mismo nunca funcionaron. Harley miró al expedito cielo sin saber muy bien a dónde dirigirse ahora, le quedaba una cinta para el próximo Gran Festival, mientras que May acababa de ganar la quinta, sí, otra vez la chica entraba a su cabeza.

Da igual en qué otra cosa piense, da igual cuánto intenté autoconvencerse de que May ya no es una enemiga, su rencor hacia ella, así como sus sentimientos parecen ser sempiternos. Y en momentos de desesperación, el extravagante Harley deseaba poder sentir los labios de la ojiazul sobre los suyos.

Después de todo, él puede seguir fingiendo que la odia, puede rechazar su cariño por la chica y abrazar su rencor, ya que claro, los sentimientos son intangibles, no pueden ser tocados y solamente serán visibles si la persona los demuestra, por lo tanto, el  «cactus de espinas rotas» fingiría que odiaba a su «querida galletita de jengibre»

Quizá, simplemente Harley no se había dado cuenta de que su dizque rencor a la chica se trataba realmente de celos porque ella no le quería, porque ella ya tenía a Drew, o tal vez a Ash, ¡o cualquiera! el pelimorado se había puesto la cruz a sí mismo; May jamás iba a quererle.

Echó un sollozo. Exagerado, pomposo y misterioso, tal y como él, y la voz de May en ese momento le heló la sangre, petrificando por completo al coordinador.

—¿Estás bien, Harley?—preguntó con un semblante preocupado, confundido.

¿Por qué? ¿Por qué de repente se estaba preocupando por él? Y lo más importante: ¿Por qué había tenido que aparecer en ese mismo instante? Harley pensó seriamente que si se trataba de un fanfic sería un momento forzado.

—¿¡Q-qué haces aquí!?—preguntó exaltado, haciendo un ademán exagerado de echarse para atrás cuando se giró a mirarla.

—Llevo aquí un rato...mirabas al cielo sin moverte...y te he escuchado sollozar. ¿Qué te pasa? No es propio de ti llorar por una derrota.

¿Y encima se burlaba? Definitivamente Harley se estaba conteniendo para no arrancarle la cabeza y colgarla como trofeo.

—No pasa nada cariño—contradijo alargando la «o» en un tono típico en él, ocultando sus verdaderos sentimientos, pero ¿qué más da? si ya está acostumbrado a hacerlo.

Y todo se volvió un caos en cuanto sintió los brazos de May rodearle la cintura. Sus ojos se abrieron como platos, al igual que su mandíbula que por poco se desencaja y, posteriormente, sintió la cabeza de la castaña acurrucándose en su pecho, haciendo que toda su estabilidad se fuese bien lejos.

—...Todos tenemos momentos de debilidad, Harley. No los retengas y...¡ábrete un poco! hemos tenido nuestros altos y bajos pero, quiero que sepas que si lo necesitas...¡estaré aquí para escucharte!

Y el pelimorado prácticamente empezó a temblar tras oír las palabras de la ojiazul; correspondió el abrazo sin saber por qué lo hacía, sus brazos se movieron de manera instintiva, apretó el agarre, sintiendo todavía más la calidez que le brindaba May. Su piel era suave, siempre lo supo, pero esta vez era diferente, era especial. Sus brazos eran reconfortantes, nunca lo hubiera dicho, nunca hubiera podido esperar encontrar confort en algo o alguien que no fueran sus amados Pokémon, era impensable, y para más inri, el confort se lo estaba dando May, la misma a la que había estado impertinando tanto tiempo.

—¿Sabes?—su dulce voz entró en los oídos de Harley armoniosamente, en un susurro suave que hizo sentir al chico una especie de corriente eléctrica que actuó como acto reflejo para alzar el rostro y verla directamente a los ojos.—aunque me hayas hecho todas esas trastadas—rió un segundo—he aprendido mucho de ti en todo este tiempo, realmente... realmente no me caes nada mal, sólo que a veces...me desespero fácilmente...lo que quiero decir es que me importas y no quiero verte mal...y menos por una derrota.

La voz susurrada de la chica, junto a sus palabras tan dulces, pero a la vez tan ella descolocaron completamente al coordinador, ¿por qué le dedicaba esas palabras tan bonitas a él? ¿realmente las merecía? no lo sabía, no quería pensar en ello, solamente tenía claro que no quería a May, que la amaba y que esos susurros, teniendo abrazada a la chica parecían, por un instante, poderse tocar. Y, aunque no fuese la realidad, era la nefelibata que Harley ahora quería vivir.

—... Gracias—. Se atrevió a musitar. Poco después May notó como las lágrimas de Harley caían en su hombro, sonrió tranquila y abrazó a Harley con más fuerza. No necesitaba preguntarle qué le pasaba realmente, solamente quería que él pudiese desahogarse tranquilo, sin la preocupación de estar hablando y tener que parar a llorar.

Bastaron tres minutos para que el mayor terminase de llorar en los brazos de la chica, algo tímido—cosa muy rara en él—se apartó del apretujón.

Se hizo silencio en el lugar, Harley no estaba listo para hablar y May esperaría lo necesario para escuchar. Sus miradas se cruzaron tres veces, provocando que los nervios del chico aumentasen abruptamente, empezando un tembleque que descolocó un poco a la chica, pero que no le dio un motivo para desesperarse e irse; ella era tozuda, muy tozuda y no se iría hasta que Harley le contase todo, y, a poder ser, con lujo de detalles.

Pasaron unos minutos en los que—ya por lástima—Harley debía hablar, tomó a May de los hombros y la miró fijamente. Hizo un ademán de querer hablar pero justo en ese instante sintió un nudo en la garganta, impidiendo que hablase; cerró y abrió los ojos con fuerza, quiere hablar, empero su garganta se lo impide, tras unos segundos hace de tripas corazón y habla.

—Lo siento—. Lo dicho por el hombre confunde a la menor, ¿a qué venía eso? y sobretodo, ¿esta vez es de verdad?

—No te entiendo—. Sentenció, haciendo que Harley retrocediera, parecía ser que estaba asustado por la reacción de May.—¿A qué viene esto ahora?

—Ugh—se quejó—...esto, yo...quiero pedirte disculpas—le estaba costando notoriamente, nunca se había imaginado que tendría que pedirle disculpas a esa 'niñata' a la que tanto odiaba—por todas las veces que te he fastidiado.

Y May se quedó atónita, su cabeza no podía descifrar si lo que decía Harley era cierto o era otra de sus mentiras para hacerle daño, después de todo, no era la primera vez que pedía disculpas falsas y vacías, pero esa vez, lo notó distinto, no sabía describirlo con palabras, pero de cierto modo, quería que fueran ciertas. No podía negarlo, llevaba pensando mucho tiempo en Harley cuando no estaba junto a él, «Consecuencias de viajar sola» pensaba, pero no, todo resultaba en el albor de los sentimientos de May por él, hacía tiempo que tenía la esperanza de que cambiase, porque le quería pese a todas las cosas que la hizo.

De cierto modo sí, sin ser Ash, ni Drew, Harley lograba llamar la atención de May como quería.

—Te perdono—. Dijo con un tono tranquilo y reconfortante.

Tras unos segundos de silencio May se puso a pensar ¿qué podría hacer para que Harley le explicase el problema sin hacerlo muy incómodo? tenía que era algo natural, algo muy propio de ella que pudiese compartir con alguien más, no tardó mucho en darse cuenta de qué podía ser.

—¿Qué te parece si te invito a comer?—dijo la chica con una gran sonrisa en el rostro.

May miró sonriente a Harley durante unos segundos, esperando su respuesta, ya que el chico se había quedado totalmente callado.

—...¿Lo dices...en serio?

—¡Claro! ¿Sabes? Pienso que cuando estás de bajón, ¡no hay nada mejor que ir a comer con un amigo!

Amigo.

En ese mismo instante, cuando May dijo «Amigo» Harley pudo sonreír con grandilocuencia, para justo después ir los dos a buscar un restaurante cercano.

Quizá, y sólo quizá, lo que necesitaba el despiadado Harley era simplemente un abrazo de alguien que le considerase su amigo.
 0  0  1  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#2
Esto es posiblemente lo más lindo que he leído en las últimas horas, y sólo porque no le puede ganar a un gatito. Pero de verdad que estuvo lindisimo. Me encanta el detalle de que, aunque no acaba romántico, acaba bien para los dos.
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#3
Bien logrado por Harley. El haber aceptado sus errores le ha dado una amiga, así puede llegar al mismo nivel que Ash y Drew.
Rompe mi armadura si quieres. Al final, terminarás arrepintiéndote de hacerlo...
[Imagen: IIhG3l7.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)