Longfic- Soy Ren

Extension largaLongfic
Franquicia
GéneroCiencia ficciónFantasía
Resumen

Ren es un hijo de buena familia, maltratado por esta, por lo que se escapa de casa a por su aventura pokémon con un meowth

#1
1. El prólogo.

En el universo pokémon, tener un apellido es sinónimo de prestigio y los Chiha no eran menos. La pareja de Joaquín y Sarah Chiha tuvo muchos hijos, que compartirán la herencia familiar y su negocio de centros pokémon ulteamodernos, centros comerciales y de servicios de reparto de huevos pokémon.

Sin embargo, había una excepción. Un chico de pelo rapado y rojo, con jersey rosa y pantalón negro llamado Ren, que era torturado psicológicamente y tratado como basura por sus padres y los niñeros que los cuidaban cuando ellos trabajaban.

Él vivía en una alacena sin ninguna posesión. Bueno, casi ninguna, puesto que recientemente encontró el diario de un entrenador, cuya lectura le absorbió y deseó tener su primer pokémon, por lo que, tras un abuso fraterno más, cogió un huevo y lo cuidó en el sótano hasta que de él salió un meowth, cogió a su amigo, robó dinero de la caja su padre y se fue de casa. En eso pasó por la ruta 1 por la mañana. Había leído en el diario sobre centros pokémon, así que sabía lo que eran y se puso a descansar en uno de ellos. De repente, empezaron a llamar a la puerta.

-¡Ren, soy Chad!- Exclamó su hermano golpeando la puerta cada vez más fuerte-¡Sal!-

-¡Nunca!- Exclamó Ren y se fue por la ventana junto con su gato y, perseguidos por el corpulento, barrigudo y con jersey y pantalón gris y pelirrojo, pasaron por un denso jardín y pasaron por la ruta 2, hasta que Chad le cortó el paso y empezaron una batalla pokémon. Chad sacó a un machop y Ren a su amigo felino.

-¡Golpe kárate!- Exclamó Chad.

-¡Esquiva y arañazo!- Exclamó Drex y su gato esquivó el ataque.

-¡Ahora, patada baja!- Meowth cayó al suelo, pero no se rindió y atacó con golpes furia, esquivó las demàs patadas del luchador, le arañó en los ojos y lo venció con otro zarpazo.

-¡Imposible! ¡Pero te detendrán mis músculos!- Meowth bufó y arañó al humano, haciéndole huir. Sabía que debía irse, por lo que compró un par de pokéballs y se subió al tren.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#2
2. El tren.

El estómago de Ren rugía de hambre,así que comió unos filetes en el vagón restaurante.

-ATENCIÓN, PASAJEROS ALGUIEN HA ROBADO EL FRENO DE MANO Y ESTO NO PARA, NO HAY PARADA. ATENTOS A FUTUROS ANUNCIOS-Se escuchó por megafonía y todos se pusieron horrorizados. Ren decidió hablar con el maquinista.

-¡Hola! Necesitamos la palanca ¿Podría ayudarnos?- Le preguntó el calvo y bajito hombre uniformado.

-¿Que me das a cambio?- Le preguntó fríamente Ren.

-No sé ¿La vida de todos, incluida la tuya?-

-Paso. Mejor me muero- Dijo Ren

-¿Y que tal una pokeball?- Entonces aceptó y, en el vagón de equipaje se encontró a un murkrow con el brillante objeto en su pico.

-¡Adelante, Ñeco, mordisco!- Le dijo a su meowth y el cuervo lo esquivó, para picar al gato, echar niebla y llevarse la palanca. Los dos amigos le persiguieron, meowth arañó al pájaro y esquivó un picotazo, pero recibió un ataque ala.

-¡Arañazos, Ñeco!- El gato dañó al ave con sus ataques y está contraataacó con tinieblas, Ren cogió la pokéball del maquinista, murkrow soltó la palanca, meowth lo cogió y Ren lo cazó con la ball. Con la bola y el freno, se acercó al maquinista y se lo devolvió al tipo. El tren frenó y acabaron bajándose del tren, para llegar al Área Silvestre.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)