Colección- Sinnoh Chronicles.

Extension largaColección
FranquiciaCoregames
GéneroSlice of Life
Resumen

Un pequeño paseo por algunas figuras de la región.

#1
Sinnoh Chronicles. 

-Aquí irá un pequeño banner tarde o temprano-
 

Calma, no habrá un longfic o una historia líneal por estos lares, sino un pequeño paso por algunas micro historias al rededor de las figuras más importantes de la región, como líderes de Gimnasio o Altos Mandos, ¿te gusta la idea? Genial, así podremos estar más acorde, dale, toma asiento y disfruta de estos pequeños relatos. 
 

 
Índice.
[Imagen: ikuZYJy.png]
Sí, tampoco está tan bonita(?)

¿Ah? Sí, cierto cierto. Por si quieres echarte una leída a un fic echále un ojo a esto, a lo mejor te gusta: 

Vestigios.
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#2
El Faro. 

 
Tal como todas las mañanas, tardes y noches en la bella y decorada Ciudad Marina, el denominado líder más fuerte de la región se sentaba en las barandas del pequeño balcón que tenía el faro de la ciudad, lugar del que se había ganado el permiso de acceder gracias a su constante soporte hacia la luz que guiaba a los navegantes que pasaban por la ciudad. Su rostro no era inexpresivo, pues claro que curvaba una ligera mueca con sus labios, ¿feliz, triste, dubitativo? Un cúmulo de emociones difíciles de descifrar en momentos como esos. 
 
Los desafíos ya no eran emocionantes para este punto, ¿quizá su camino nunca habían sido las batallas y por eso le resultaban tan desmotivadoras? No, imposible, no habría llegado tan lejos de ser el caso, no podría gestar como uno de los rostros más poderosos de toda la región Sinnoh. Curvó su boca con una pequeña sonrisa cínica, a veces pensaba en cosas indebidas. 
 
Un líder de gimnasio, por breves instantes también un alto mando, un entrenador desmotivado, y un simple ingeniero encargado del faro de la ciudad… ¿dónde se hallaba su luz de combatiente? ¿acaso su guía había desaparecido? ¿la llama de la emoción se había apagado? 
 
¿Quién tenía la culpa?
 
Él. 
 
Él la tenía
 
Él y solo él.
 
Su mente se inundó de varios recuerdos, su primer encuentro como entrenadores siendo tan solo unos niños recorriendo la ciudad en busca de una inocente aventura, el Shinx y Chimchar que ahora son tan majestuosos Luxray e Infernape respectivamente, capaces de rivalizar con un centenar de Pokémon por si solos; Magby y Elekid que en un simple pestañeo pasaron de ser bebés a llegar a sus etapas finales y alcanzando la cúspide de su poder. Podría recordar más y más de su pasado… ¿pero qué sentido tendría? ¿de verdad cambiaría algo en su sentir actual?
 
Un suspiro se escapó de sus labios; verlo partir fue una de las cosas más difíciles dada la circunstancia, ambos tenían sueños y por lo mismo debían tomar caminos distintos, cosa que ninguno se opuso por respeto al otro. No, no había más que una buena amistad entre ellos, pero los sentimientos en cuestión superan eso, eran reconocidos por ser allegados, posiblemente de esos dúos que se consideran como hermanos, aún cuando la sangre no es la misma. 
 
Agitó levemente el papel que tenía entre sus dedos, amenazando con tirarlo al vasto mar que decoraba esa preciosa vista que tenía el rubio frente a él; sus brazos se estiraron para calmarse un poco… Lo necesitaba, necesitaba revivir esos momentos que tanto disfrutaba durante su niñez y su adolescencia, una batalla con él, Flint sabría que hacer, sabría dar la talla, no por nada era un Alto Mando. Como extrañaba a su rival.
 
Se puso de pie un momento y abrió el sobre que tanto había esperado por leer, sacó su contenido y de dispuso a leerlo de principio a fin, entendiendo a la perfección lo que se quería transmitir en ese escrito, el autor en definitiva no tenía la mejor de las sintaxis, pero hacía su mejor esfuerzo en hacer un detalle como ese. Hasta que leyó el final, sus ojos se abrieron, sus cejas se alzaron, y su boca se entrecerró por la sorpresa que tuvo, ¿acaso lo que leía era verdad? Maldita sea, ¿por qué no leyó antes? ¿por qué no tuvo el valor suficiente? 
 

 
El resonar de las suelas chocar contra el metálico suelo del faro alertaban al rubio de que ya no estaba solo, había alguien más como espectador de su ligero momento de debilidad; giró su rostro y pudo notar al recién llegado, su ropa algo maltratada por el posible viaje que emprendía, su boina como distintivo y su Pokeball en la mano como señal de que había tenido uno que otro combate en el recinto antes de llegar hasta él, lo reconoció al instante. Los otros líderes hablaban maravillas de ese muchacho, que era el sucesor de Cynthia, que tenía en su mirada el fulgor de la batalla, un ejemplo digno para las nuevas generaciones… ¿Qué tanta verdad sería? Sus miradas se cruzaron un segundo, ambos dibujaron una corta sonrisa al entender perfectamente las intenciones del otro, después de todo una de las reglas no escritas de las batallas trataba de que un mínimo cruce de miradas era razón suficiente para un combate. 
 
—¿Lucas?—él aludido asintió.—Vienes por lo que creo que vienes, ¿no?—volvió a asentir.—Así que eres un muchacho de pocas palabras… Quizá me caigas bien—no tener que escuchar una voz ruidosa le agradaba al líder de gimnasio. El eléctrico dejó caer el papel que tenía en su mano y empezó a caminar hacia las escaleras con las manos metidas en sus bolsillos—Te veo en el gimnasio, chico, más vale que seas capaz de darme una buena batalla si tuviste la osadía de buscarme en este lugar. 
 
El menor estuvo a punto de seguirlo… Hasta que se fijó en el papel que el rubio había tirado, estaba algo arrugado y con unos cuantos dobleces, se veía que ya tenía su tiempo y no era algo recién escrito, tal vez un par de semanas o días. Lucas fijó su mirada en la primera parte de este, era una carta, una no muy bien redactada…
 
“Hey Volk hermano… Tengo qe decírtelo… Tienes qe saberlo!!!”
 
¿Saber qué?; Lucas alzó la mirada en negación, que fastidiosa era la gente que quería ponerle suspenso a todo. 
 
“El vejestorio andante de Bertha se va a jubilar y ya no puede estar más de pie en este lugar, Cynthia quiere qe haya un nuevo alto mando por aquí y no confía mucho en los otros líderes de gimnasio, Roark y Byron tienen sus problemas familiares y si uno entra uy no, la que se arma después. Gardenia, Maylene, Wake y Fantina no tienen disponibilidad y Candice está muy metida en su templo, viejo, es ahora”
 
Los ojos de Lucas se abrieron igual que los de Volkner hace un momento, esa era una clara invitación y propuesta de trabajo para la tan respetada y proclamada Liga Pokémon, ¡Era un Gran Salto!
 
“Se qe es algo apresurado y sorprendente… Pero hablé bien de ti adivina qe”
 
Suspenso innecesario.
 
“CYNTHIA TE QUIERE YA MISMO EN TU PUESTO VIEJO, PODRAS HACER LO QE QUIERAS CON EL EDIFICIO, VAS A ESTAR EN EL ALTO MANDO CONMIGO SERÁS UN PILAR IMPORTANTE EN LA REGIÓN… Me habría gustado decirte esto en persona, pero ya sabes como son los anglosajones de aquí así qe querían que todo fuera muy formal en una carta… Pero la robé y mejor te escribí una yo viejo… Espero verte pronto…Atentamente yo, el gran FLINT!!!”
 
Aún sin conocer al líder de Marina, Lucas ya sentía algo de bienestar, de alguna manera le alegraba que alguien más pudiera tener de esas oportunidades tan poco vistas, incluso eso le daría la oportunidad perfecta para ir al gimnasio y avisarle al recién ascendido que tal vez esta sería su últíma batalla de gimnasio, ya que debía ir con urgencia a la Liga Pokémon a reclamar su nuevo puesto… Sino fuera porque dio una última mirada a la zona superior de la carta, donde se encontraba la dirección y la fecha en la que había sido escrita…
 
… Era de hace un año.
[Imagen: ikuZYJy.png]
Sí, tampoco está tan bonita(?)

¿Ah? Sí, cierto cierto. Por si quieres echarte una leída a un fic echále un ojo a esto, a lo mejor te gusta: 

Vestigios.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  1  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task