Índice - Pokemon: Red/Green
#1
[Imagen: BrGBOZf.png]

Índice:
Mostrar Capítulos
                                         [Imagen: u5rXkYn.jpg]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder

Longfic- Pokemon: Red/Green

Extension largaLongfic
FranquiciaCoregames
GéneroAventuraSuperación
Resumen

Red y Green emprenden su viaje como entrenadores pokémon. Aunque por razones diferentes, los dos rivales combatirán por el trono del campeón.

Advertencia
#16
Mostrar Comentarios
 Me disculpo por no haber respondido en su debido tiempo a todos los que comentaron los capítulos. He de decir que estoy muy contento y agradecido con todos ellos. Este es el primer longfic centrado en viajes y aventuras, tratando de construir un trasfondo de por medio. Varias de las curiosidades que tienen serán respondidas mientras la historia avanza.
Me comprometo también a responder todas sus consultas y comentarios correctamente a partir de ahora, y que también puedan disfrutar del viaje de Red, Green y Blue a través de Kanto y todo lo que les espera. 
Capítulo 4: Con un centenar de bichos
Ciudad Verde, Kanto, 28 de octubre del 2008.

Red salía del centro pokémon junto a Charmander. Ya habían terminado de desayunar tanto él como todo su equipo, además de comprar pokéballs y pociones para su viaje. 

Los dos se encaminaban al Bosque Verde, lugar famoso por ser el hábitat perfecto de varios pokémon de tipo bicho.

Había una gran cantidad de árboles que se extendían hasta el cielo, haciendo que entre muy poca luz al lugar.
Siguió por un sendero maltrecho que tenía rastros de césped y tierra, que se internaba en lo más profundo del bosque.

-No veo nada- pensó mientras caminaba, buscando algún pokémon salvaje o entrenador para entrenar a su equipo.

Veía unas extrañas cosas amarillas en las copas de unos árboles cercanos que no podía distinguir muy bien.

Sacó su pokédex para averiguar si se trataba de algún tipo de pokémon.

"Kakuna, pokémon capullo, tipo bicho/veneno. Casi incapaz de moverse, este Pokémon sólo puede endurecer su caparazón para protegerse."

De pronto unos zumbidos comienzan a escucharse cerca del lugar y varios Beedrills comenzaron a salir de la cima de los árboles.

Red sin pensarlo dos veces corrió, adentrándose más al bosque con los Beedrills siguiéndolo de cerca.

- ¡Usa ascuas! - ordenó mientras escapaban.

Charmander arrojó bolas de fuego contra varios de los Beedrills, sin embargo, seguían apareciendo más y más detrás de ellos.

Trato de distraerlos, metiéndose enmedio de los árboles, pero estos los cortaban con facilidad gracias a sus aguijones, continuando con la persecución.

Mientras Red continuaba escapando se le ocurrió una idea.

- ¡Pidgey usa ataque de arena! - mientras sacaba a su pokémon.

El pokémon volador generó una gran cortina de tierra y hojas que despistó a los Beedrills, dándoles la oportunidad de esconderse detrás de unos arbustos.

Los Beedrills comenzaron a reagruparse y a regresar a su nido, abandonando el lugar en cuestión.

Con cuidado, Red salió de su escondite con Charmander y Pidgey sobre sus hombros, quitándose los restos de hojas que tenían por el cuerpo.

-Buen trabajo Pidgey, regresa- devolviendo al pokémon pájaro a su pokéball.

-Eso estuvo cerca- dijo una voz detrás de Red.

-Y que lo digas…-

Red se volteó lentamente para ver de quién se trataba.

El individuo era un chico joven de cabello morado y traje de explorador bastante sucio, con restos de barro y vegetación.

- ¡Buenas! - saludó el muchacho bastante entusiasta.

- ¿Hola? - saludó algo incómodo Red.

-Se salvaron de un gran problema, ¡si esos Beedrills los alcanzaban los hubieran picado hasta la muerte y serían llevados a su nido donde servirán de alimento para sus crías! - dijo entusiasmado mientras se acercaba más a Red.

Red se retroceda por cada paso que daba el muchacho.

-Lo siento, creo que me entusiasmé un poco- dijo el chico algo avergonzado- ¡Soy Bugsy, amante y conocedor del tipo insecto!

-R.…Red-

-Me sorprende que hayas entrado a este bosque sin ningún tipo de repelente Red- dijo Bugsy- ¡Esta es la época del año en que los Weedles salvajes evolucionan en Kakunas, los Beedrills del enjambre recolectan comida y los protegen de todo tipo de amenazas y! … lo siento, me volví a emocionar.

-Mmm… ¿de casualidad eres un cazador de insectos? -

- ¿Cazador de insectos? Ese título me queda corto. ¡Yo soy el futuro líder del gimnasio de Pueblo Azalea, gran experto y hábil maestro en pokémon tipo insecto! -

-Espera… ¿Eso no queda en Johto? ¿Qué haces en Kanto? -

-Ascenderé a líder de gimnasio el año que viene, ¡mientras tanto estoy de vacaciones por así decirlo en este paraíso! Y tú que, ¿Eres una especie de entrenador novato o algo así? -

-Podría decirse, ayer empecé mi viaje-

- ¿Ayer? ¿Y has tenido algún combate? -

-Sólo uno, y perdí- recordando su pelea contra Green.

- ¡¿Quieres combatir conmigo?!- preguntó el chico emocionado- ¡Con frecuencia los entrenadores que cruzan el bosque ignoran mis desafíos a pelear!, ¡¿Qué hay de ti?!

Red se quedó pensándolo un momento, en sí sería un buen entrenamiento antes del gimnasio.

-No tengo problemas-

- ¡Genial! - exclamó feliz- ¡He estado sin algo de acción por mucho tiempo! ¿Cuántos pokémon tienes? - mientras se estiraba.

-Tres-

- ¡Yo tengo… ummm… seis, pero dejemos la batalla en dos para no alargarla tanto!, ¿Te parece? -

-Bien por mi parte- respondió Red- ¿Hay algún lugar por aquí que sirva como campo de batalla?

- ¡Peleemos aquí! - dijo Bugsy- ¡Así será más divertido!

-Bueno, qué más da- resignado.

- ¡Vamos, Weedle! - sacando a su pokémon.

Red sacó su pokédex para conseguir algo de información respecto al pokémon rival.

"Weedle, pokémon oruga, tipo bicho/veneno. Fácil de ver por los bosques comiendo hojas. Tiene un aguijón venenoso en la cabeza."

-Es tu turno, Charmander- dijo mientras su pokémon de fuego saltaba de su hombro, listo para combatir.

- ¡Ja!, tipo fuego- dijo Bugsy- Debes pensar que tienes ventaja sobre mí, ¡pero te demostraré el verdadero poder de los pokémon insecto!

Red se incomodó un poco por el comportamiento del joven, sin embargo, le resultaba algo familiar el cómo se expresaba, aunque era mucho más exagerado.

-Muy bien, si no te molesta, haremos el primer movimiento, ¡Weedle, usa disparo de seda! -

El pokémon insecto usó su seda, pero para columpiarse entre los árboles alrededor de Charmander, quién estaba alerta ante cualquier ataque.

Red por su parte intentaba seguir los movimientos de Weedle.

- ¡Ahora! -

En eso el Weedle se tiró de cabeza contra Charmander.

-Atacaremos de frente también- pensó- ¡Arañazo! - Charmander lanzó su ataque, pero este chocó con el aguijón del pokémon rival- Mierda- pensó.

El Weedle se seguía columpiando por las ramas de los árboles.

Charmander se había envenenado al tocar el aguijón de Weedle.

- ¡Otra vez Weedle! - ordenó Bugsy haciendo que su pokémon volviese a atacar.

- ¡Ahora usa ascuas! - Charmander esta vez lanzó una bola de fuego, mas no logró alcanzar al insecto, quién volvió a atacar con su aguijón venenoso.

Charmander se derrumbó en el piso, mientras el veneno hacía su efecto.

Piensa, piensa.

Red vio como la llama de su pokémon, pese a estar cansado y bastante debilitado por el veneno, seguía ardiendo con vigor.

- ¡Charmander, prepárate para atacar! - el pokémon de fuego con algo de dificultad se alistaba para atacar al insecto.

- ¡Vamos con todo Weedle, ataca otra vez! - mientras su pokémon volvía a lanzarse contra Charmander.

- ¡Ahora, golpéalo con la punta de tu cola! - Charmander golpeó al Weedle en la cabeza, haciendo que cayera al suelo con una leve quemadura de por medio- ¡Ahora usa ascuas!

Charmander lanzó una bola de fuego que impactó directamente en Weedle, dejándolo fuera de combate.

Sin embargo, producto del veneno, Charmander también se debilitó.

-Charmander regresa-

- ¡Weedle regresa! - dijo Bugsy- Nada mal, pero esta vez no será tan fácil, ¡Sal, Pinsir!

Bugsy había sacado a un gran pokémon, con enormes cuernos y una boca aterradora.

Red sacó su pokédex.

"Pinsir, pokémon escarabajo, tipo bicho. Pinsir tiene un par de cuernos imponentes recubiertos de pinchos, que se clavan en el cuerpo del rival. Una vez los ha clavado, no hay quien escape de su abrazo."

- ¡Espero que estés listo! -

- Ese Pinsir se ve resistente, tal vez con algunos ataques aéreos de Pidgey podríamos ganar- pensó- ¡Bien, adelante Pid...! - sin embargo, Mankey había salido de su pokéball, entrando en posición de combate - ¡¿Mankey?!

El pokémon lucha daba unos golpes al aire, mirando fijamente al Pinsir rival.

-Se ve bastante rudo- dijo Bugsy- Veamos lo que tiene, ¡Pinsir usa agarre!

-Qué más da- pensó- ¡Usa patada baja! - en cuando Pinsir se acercó, Mankey se agacho y le hizo una zancadilla, haciendo que Pinsir choque con un árbol.

- ¡Pinsir, concéntrate y usa foco energía! - el pokémon bicho comenzó a generar un brillo blanco alrededor de su cuerpo.

- ¡Mankey usa malicioso! - pero Mankey en su lugar se lanzó contra Pinsir usando arañazo, atacando los ojos del pokémon escarabajo- ¡¿Qué haces Mankey?!- gritó mientras veía al Pinsir rival que se retorcía de dolor en el suelo.

- ¡¿Estas bien Pinsir?!- preguntó Bugsy a lo que Pinsir se volvía a levantar, frotando levemente los ojos- ¡Esta vez seamos más directos, usa movimiento sísmico!

- ¡Salta y usa arañazo! – esta vez Mankey obedeció y saltó, pero Pinsir lo agarró de la cola y lo lanzó bruscamente contra un árbol.

- ¡Mankey! - el pokémon lucha se recompuso de inmediato, poniéndose en posición de guardia baja- ¡Salta y ataca con golpe de karate!

- ¡Vuelve a usar movimiento sísmico! -

Mankey saltó para atacar, sin embargo, Pinsir volvió a agarrarlo de la cola.

- ¡Agárrate de sus pinzas y usa patada baja! - Mankey obedeció, aferrándose de las pinzas del pokémon rival para impulsarse, y golpear su rostro con una patada y soltándose de su agarre- ¡Patada baja otra vez! - volvió a hacerle una zancadilla, haciendo que Pinsir cayera al suelo, debilitado.

- ¡Regresa Pinsir! - devolvió al escarabajo a su pokéball.

-Bien hecho Mankey- felicitó a su pokémon, que cómo si nada, fue a sentarse a la sombra de un árbol- ¿Tú Pinsir se encuentra bien?

-No hay nada que un buen revivir no solucione- dijo Bugsy- ¡Tu Mankey sí que es fuerte, también algo agresivo, pero sobre todo fuerte!

-Hasta yo estoy sorprendido sinceramente- sacando a Charmander para sanarlo.

-Todavía me queda mucho por aprender- dijo sentándose en el piso para comenzar a curar a sus pokémon- ¡La próxima vez sucumbirás ante mis insectos!

-Jejeje - rió nervioso- A todo esto, ¿Por qué te gustan tanto los insectos? - preguntó Red.

-Mi padre es gran y famoso investigador y conocedor de ellos- dijo Bugsy- La casa está llena de sus libros, bocetos y tesis.

- ¿Un investigador de insectos de la región de Johto? - pensó Red- ¿De casualidad tu padre es el Doctor Fitch?

-Si, mi padre es el Doctor Hank Fitch- dijo Bugsy terminando de curar a su Pinsir.

- ¡No lo puedo creer! - dijo emocionado- ¡El primer libro que conocí fue escrito por él!

-Acaso te refieres a…-

- ¡La historia de los bichos! - dijeron al unísono.

-Es realmente buena, me sorprende todo lo que debió viajar para clasificar y describir a todos los insectos de Kanto, Johto, Hoenn y Sinnoh- dijo Red terminando de curar a Charmander.

-Fue un viaje bastante duro según él- dijo Bugsy- De hecho, se encuentra en planes para realizar un volumen 2, haciendo lo mismo con los insectos de otras regiones.

- ¿En serio? -

-Si, por eso mi papá me cedió el título de líder, para poder continuar con sus investigaciones más tranquilamente- dijo Bugsy- ¿Qué hay de ti? ¿Por qué empezaste tu viaje?

Red se quedó pensando un momento.

-La razón es que… quiero volver a combatir contra alguien, y ganar- dijo Red- no importa cuantas veces deba combatir contra él, quiero ganarle.

- ¿Es un rival tuyo? -

-Poniéndolo así… si sería mi rival- dijo Red- aunque lo considero más como un hermano.

-Bueno, espero que algún día lo logres derrotar- dijo Bugsy- ¡Pero, no olvides que también tendrás que sucumbir ante mis insectos la próxima vez que nos veamos!

-Jejeje- volvió a reír nervioso.

-El sol ya se está ocultando. Mira- señaló un viejo tronco hueco que comenzó a moverse un poco- es la madriguera de un Venonat. ¡Esos pokémon cazan por la noche, por lo que ese amiguito se debe estar alistando para conseguir algo de comida!

- ¡¿Tan tarde es?!- pensó Red- Lo siento, ya debo irme- devolviendo a Mankey a su pokéball- Quiero llegar a Ciudad Plateada antes de que anochezca- mientras Charmander se subía a su hombro.

-Espera- dijo Bugsy dándole un repelente- Por si acaso.

-Muchas gracias- guardando el repelente en su bolsillo- Bueno, adiós.

-Adiós, ¡No olvides prepararte para tener nuestra revancha! - dijo entusiasta mientras Red se iba del lugar.

Mientras caminaba, se roció con el repelente para prevenir el ataque de algún pokémon nocturno. También, gracias a Charmander lograba ver el camino, divisando la salida del bosque.

Antes de salir, escuchó unos pasos detrás de él, seguido de una luz brillante.

Al darse la vuelta, se sorprendió al encontrarse con alguien familiar.

- ¿Red? – pregunto esa persona.

- ¿Blue? -

Continuará.
                                         [Imagen: u5rXkYn.jpg]
 0  0  2  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#17
Me da algo de curiosidad que el primer libro que Red haya leído sea uno sobre insectos. Una buena referencia a Satoshi Tajiri y cómo fue que se inspiró para crear esta franquicia. También debo decir que fue un gran detalle haber incluido a Bugsy en el Bosque Verde, una buena forma de dar cierta conexión a Kanto y Johto que no se haya en los juegos.
Descansa. Hasta que nos volvamos a ver...
[Imagen: SwCanxx.png]
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#18
                  Capítulo 5: Desafío sobre rocas
Bosque Verde, Kanto, 28 de octubre del 2008.

Red estaba sorprendido de encontrarse con Blue en medio del bosque. La chica estaba acompañada de su Bulbasaur, y de un Pikachu que estaba desprendiendo luz a través de sus mejillas.

- ¿Qué haces aquí? - preguntó Red.

- Emmm… larga historia- dijo Blue- mejor hablemos en el centro pokémon.

Los jóvenes sin mucha dificultad llegaron a Ciudad Plateada, localizando el centro pokémon e ingresando en él. Allí curaron a sus pokémon y pidieron algo de comer para todos.

Se fueron a sentar a unas bancas para continuar con su conversación.

-Estoy sorprendida, nunca imaginé que emprenderías un viaje, así como así- dijo Blue- sin avisar y sin despedirte, igual que Green- regañando.

-Jejeje lo siento, la verdad, todo ocurrió tan rápido que no tuve tiempo de hacerlo-

-Pensé que… ya no querías ser entrenador pokémon-

-Yo también lo pensaba- dijo Red- pero…

- ¿Pero? -

Tú y Green, querían ser los entrenadores más fuertes.

¡Quiero ser el entrenador más fuerte!

-Recordé algo-

- ¿Qué cosa? -

-Una promesa-

Blue sonrió al escuchar eso.

-Cambiando de tema- dijo Red- ¿Tú qué haces aquí?

- ¿Yo? Pues…-poniéndose algo nerviosa- El abuelo me mandó a hacer un recado en Ciudad Celeste.

- ¿Un recado? -

-Si, debo entregar un paquete a un conocido del abuelo- dijo Blue.

- ¿No tuviste complicaciones para cruzar el bosque? - dijo Red pensando en su experiencia atravesando el Bosque Verde.

-Fue bastante sencillo- dijo Blue- todo gracias a ellos- abrazando a sus dos pokémon.

- ¿Capturaste a ese Pikachu en el Bosque Verde? - mirando curioso al pokémon eléctrico.

-No, me lo dio el abuelo por si surgía algún inconveniente- dijo la chica- ¿Tus pokémon tienen nombre?

-No- respondió Red- No soy muy bueno con los nombres. Tan sólo son Charmander, Pidgey y Mankey- señalando a sus pokémon.

-Bueno, ella es Venus y este pequeñín es Sparker- dijo Blue haciendo lo mismo.

Los pokémon estaban interactuando de buena manera. Charmander y Venus ya se conocían del laboratorio. Ellos estaban a gusto junto con Pidgey, mientras que Sparker no dejaba de comer.

Mankey por su lado ya había acabado de comer, por lo que se fue a apoyar de una pared alejado de los otros.

-Es… rudo- dijo Blue refiriéndose al pokémon lucha.

-Si, algo… complicado, pero bastante motivado en combate- dijo Red- ¿Cuándo tienes que estar en Ciudad Celeste?

-El 2 de noviembre- respondió Blue- ¿Por qué?

-Podríamos viajar juntos, si te parece- dijo Red- mañana desafiaré el gimnasio de esta ciudad, según el mapa el siguiente gimnasio estaba en Ciudad Celeste, así que tenemos un destino en común.

-No hay problema- dijo Blue- como diría Benedicto, “Ciertamente joven Martin"- haciendo su voz más grave.

-Jajajaja- se reía Red- ¿Qué sucede Charmander? - preguntó al sentir como su pokémon inicial se acercaba más a él.

El pokémon de fuego se veía cansado, y lo mismo podía decirse de Pidgey y de Venus.

-Tienes razón, creo que es momento de descansar- devolviendo a sus pokémon a sus pokéballs.

Blue hizo lo mismo.

Fueron donde la enfermera para pedir unas habitaciones para descansar. A Red le tocó el cuarto 15 y a Blue el 21 que estaba al frente que el de Red.

-Bien, buenas noches- dijo Blue entrando a su habitación.

-Buenas noches- dijo también Red mientras bostezaba.


Ya era de mañana, Red y Blue estaban terminando de desayunar junto a sus pokémon.

Red estaba algo cansado, casi no había dormido nada. No podía dejar de pensar en su combate de gimnasio. Todo lo que sabía sobre el gimnasio era que la especialidad del líder era el tipo roca, así que Mankey iba a ser vital para ganar.

La enfermera les informó que, si alguien quería retar a Brock, el líder de gimnasio primero tenía que dirigirse al museo de ciencia. Allí él colaboraba, llevando fósiles y ayudando a ensamblarlos.

Los jóvenes salieron del centro pokémon, rumbo al museo de ciencia.

- ¿Estás bien? - pregunto Blue al ver a Red agarrando su estómago.

-Eh… si- respondió Red- solo estoy nervioso.

Al ser una ciudad más pequeña que Ciudad Verde, no les costó mucho encontrar el museo, que se hallaba al frente del gimnasio.

Al ingresar vieron a un tipo moreno y de cabello castaño, que estaba armando el esqueleto de un pokémon junto a dos personas más.

-No no no, está es la navaja izquierda, no la derecha- dijo el sujeto moreno- mira cómo está curvada esta parte.

-Disculpen- dijo Red- buscó a Brock el líder del gimnasio.

-Pues aquí estoy - dijo el tipo moreno- líder de Ciudad Plateada, Brock, a sus servicios.

-Soy Red-

-Yo soy Blue-

-Mucho gusto- respondió animado- ¿Los dos son retadores?

-Solo Red- dijo Blue- no soy muy fan de los combates.

-¡Perfecto! - dijo Brock- termino de montar el brazo de este Kabutops y vamos al gimnasio.

- ¡¿Ese es un fósil de un Kabutops?!- reaccionó Red impresionado.

-Si, pero no completo, falta parte del tórax, además su cráneo está algo roto- dijo Brock- es increíble, no suelen hallarse esqueletos tan completos.

- ¿Dónde lo descubriste? - preguntó Blue.

-En el Monte Luna- dijo Brock- a veces me da por ir allí a buscar cosas interesantes entre las rocas. A veces encuentro piedras evolutivas, y otras veces con mayor suerte, fósiles.

- ¿Esta parte va aquí? - dijo uno de los sujetos.

-Si, justo ahí, listo- dijo Brock- bien, con eso bastara. Tengan cuidado al colocar los brazos- les dijo a los sujetos que lo ayudaban.

- ¡Sí! - respondieron al unísono.

Los tres se dirigieron al gimnasio.

- ¿Y de dónde vienen chicos? - preguntó Brock.

-Los dos somos de Pueblo Paleta- dijo Blue.

-Ya veo, es un bonito lugar- contestó Brock- bastante tranquilo.

Al ingresar al lugar, vieron que el campo de batalla estaba cubierto por rocas en todas partes. En el medio había un joven que estaba leyendo un libro.

-Ok- Brock se dirigió al otro lado del campo- cada gimnasio es libre de elegir sus reglas de acuerdo con los estatutos de la Liga Pokémon- cruzando los brazos- Jordán, por favor explicarle las reglas de aquí.

-Entendido- dijo Jordán guardando su libro mientras salía del campo de batalla- el combate será de 2 vs 2, ninguno de los dos bandos podrá cambiar de pokémon durante la pelea.

-Es tu primera batalla de gimnasio, ¿Verdad? - preguntó Brock flexionando las piernas.

-Si- dijo Red llegando a su posición.

Blue decidió colocarse cerca del campo para acontecer la batalla.

-Muy bien- dijo Brock crujiendo sus nudillos- no esperes que sea bondadoso por ser tu primer combate. ¡Mis pokémon y yo lucharemos con todo!, ¡Sal, Geodude!

Brock había sacado a una roca con brazos.

Red sacó su pokédex.

"Geodude, pokémon roca, tipo roca/tierra. Aparece en llanos y montañas. Semejantes a las rocas, la gente se tropieza con ellos o los pisa."

-En ese caso- pensó Red- ¡Sal Mankey! - sacando a su pokémon lucha, quien estaba dando unos golpes al aire mientras se ponía en posición de combate.

- ¡Muy bien, esa es la actitud! - dijo Brock dando un fuerte golpe al suelo- ¡Muéstrame de qué están hechos!

-Listos, ¡Comiencen! - dijo Jordán.

- ¡Usa placaje! - ordenó Brock, haciendo que el pokémon roca se impulsara con sus brazos en dirección a Mankey.

- ¡Ataca con golpe de karate! - Mankey se lanzó hacia Geodude para atacar.

- ¡Bloquea con rizo defensa! -

Geodude se hizo bola, aumentando su defensa y resistiendo el impacto del golpe de karate a duras penas.

-Veamos qué haces con esto- pensó Brock- ¡Usa desenrollar!

Geodude volvió a hacerse bola, esta vez rodando para atacar al pokémon rival.

- ¡Vuelve a usar golpe de karate! - ordenó Red.

Los ataques chocaron, pero el ataque de Geodude fue un poco más fuerte, haciendo retroceder a Mankey.

El pokémon roca siguió rodando por todo el campo, preparado para volver a atacar.

-Ese ataque se hará más fuerte con cada impacto- pensó Red.

Geodude rodó directo hacía Mankey.

- ¡Acércate por su derecha y usa patada baja! -

Mankey obedeció. Se acercó lo suficiente a Geodude para usar patada baja a modo de zancadilla, haciendo que Geodude chocase con unas rocas del campo.

- ¡Geodude, vuelve a usar rizo defensa! - ordenó Brock a lo que el pokémon se hizo bola- ¡Ahora desenrollar!

La roca volvió a hacerse bola y a rodar hacía Mankey.

-Puede que esta vez estén más atentos a una patada baja- pensó Red- En ese caso. ¡Mankey, usa golpe de karate en el suelo!

Mankey se acercó a Geodude. Antes de que el pokémon roca chocará con él, Mankey golpeó el suelo, haciendo volar por los aires al pokémon de Brock.

- ¡Ahora salta y usa patada baja! - El pokémon lucha saltó en dirección de Geodude, dando una pirueta en el aire y pateando al pokémon roca, haciéndolo estrellarse con una pila de rocas.

Jordán hizo una señal con sus brazos. Geodude se había debilitado.

- ¡Bien hecho! - dijo Brock devolviendo a Geodude a su pokéball- Ingeniosa manera de aprovechar la agilidad y fuerza de Mankey. Espero que estén preparados para el siguiente. ¡Sal, Onix!

Esta vez sacó una enorme pila de rocas.

Blue usó su pokédex.

“Onix, pokémon serpiente roca, tipo roca/tierra. Cava a gran velocidad en busca de comida. Los túneles que deja son usados por los Diglett.”

-Onix fue mi primer pokémon, y el más fuerte que tengo- dijo Brock- ¡Adelante, ataca con todo!

-Onix tiene un ataque físico muy malo y una pésima velocidad, pero una defensa aceptable- pensó Red- En ese caso atacaremos con todo- pensó- ¡Mankey, usa patada baja!

- ¡Onix, usa venganza! -

Antes de que Onix recibiera el ataque, comenzó a brillar.

-Mierda- pensó Red- ¡Mankey retrocede!

Mankey no hizo caso y atacó. Pateo a Onix, haciendo que este cayera al suelo, generando una gran cortina de polvo y tierra.

-Cof cof- tosió Red.

Brock por su parte no se inmuto, permaneciendo firme ante el polvo en el aire con una sonrisa de entusiasmo en el rostro.

El pokémon roca se levantó del suelo, disipando la cortina de tierra mientras seguía brillando.

-El próximo ataque será más fuerte. Entonces usaremos un ataque de estado- pensó Red- ¡Mankey, usa malicioso!

Sin embargo, Mankey se acercó a Onix y volvió a usar patada baja, sorprendiendo a Blue y a Brock.

-Otra vez no- pensó Red.

Otra nube de polvo se generó cuando Onix cayó producto de la patada baja.

Onix, con algo de dificultad, se alzó sobre la cortina de polvo, aplastando a Mankey con su cola, utilizando toda la energía que había acumulado con los dos ataques anteriores.

Jordán hizo la señal, confirmando que Mankey se había debilitado.

- ¿Qué acaba de pasar? - pensó confundida Blue.

-Mankey, regresa-

Brock se veía alegre y seguro en el interior, pero en su cabeza seguía confundido por lo que acababa de suceder.

-Por un momento pensé que había debilitado a Onix- pensó Brock sudando un poco frío- Que acaba de pasar ¿Fue una especie de estrategia? ¿Una movida suicida? - pensó viendo a su pokémon bastante cansado.

Red estaba algo nervioso, no era la primera vez que Mankey lo desobedeció, y eso le preocupaba. Ahora debía pensar cuál de sus pokémon iba a lanzar contra el Onix.

-Tanto Charmander como Pidgey son débiles frente a los ataques de tipo roca- pensó Red- ¡Ve, Charmander! - sacando a su pokémon inicial.

- ¿Un tipo fuego? Qué extraño- pensó Brock.

-De momento no ha usado ningún ataque de tipo roca. Vamos a corroborar eso- pensó Red- ¡Charmander, usa arañazo!

El pokémon de fuego se lanzó a atacar a Onix.

Brock sonrió.

- ¡Usa venganza! - a lo que Onix volvió a brillar.

- ¡Lo sabía! - pensó Red- ¡Charmander detente!

Charmander obedeció, deteniéndose justo antes de golpear a Onix con sus garras.

El pokémon roca y su entrenador permanecían inmóviles, a la espera de lo que harían Red y Charmander.

-No hará nada a menos que ataquemos- pensó Red- ¡Charmander, usa gruñido!

Desde una distancia corta, el inicial de fuego dio un fuerte gruñido, incomodando un poco a Onix y haciendo que dejara de brillar.

 -Ya no debe quedarle mucho gracias a los ataques de Mankey, pero los ataques físicos de Charmander no le harán mucho daño- pensó Red- ascuas podría servir dado su baja defensa especial, pero tendremos que acortar la distancia- pensó.

-Esta vez no nos contendremos. Atacaremos con esto- pensó mientras hacía crujir sus nudillos- ¡Ahora Onix, usa lanzarrocas!

El pokémon roca golpeó su cola contra un montón de rocas, que saltaron en dirección de Charmander.

- ¡Salta sobre las rocas! - ordenó Red.

La lagartija de fuego con algo de dificultad comenzó a movilizarse hacía Onix, esquivando y saltando ágilmente de roca en roca sobre el aire.

- ¡Atrápalo con atadura! - ordenó Brock.

Onix enrollo su cola alrededor de Charmander, dejándolo inmóvil y acercándolo más hacia él. El pokémon roca estaba cansado, pero aún tenía energías para seguir peleando.

-Ahora- pensó Red- ¡Charmander, usa ascuas!

Charmander con su máximo esfuerzo, generó una bola de fuego, lanzándola contra el rostro de Onix, haciéndolo caer al suelo.

Se volvió a formar otra cortina de tierra que hacía difícil ver lo que ocurría en el campo de batalla.

Tras disiparse, se podía ver al Onix de Brock tumbado en el piso, y al Charmander de Red parándose, respirando con algo de dificultad producto de la atadura.

Jordán se acercó para ratificar el estado de Onix, haciendo una señal de que había sido debilitado.

- ¡Como los dos pokémon del líder Brock han sido vencidos, la victoria es para el retador Red! -

Red no podía creerlo, había ganado su primer combate de gimnasio.

- ¿Gané? - pensó mientras se arrodillaba en el suelo.

Charmander fue corriendo hacia su entrenador para abrazarlo.

-Ganamos- dijo viendo a su pokémon, y a la pokéball de Mankey, aunque con un poco de preocupación.

Su corazón no dejaba de latir. Era una sensación extraña, distinta a su encuentro con Bugsy o con Mankey en Ciudad Verde.

- ¡Felicidades! - dijo Blue, dándole unas palmadas en la espalda mientras Red se levantaba.

-Jejeje, gracias-

-Tus pokémon en realidad me sorprendieron, en especial tu Mankey. Realmente me mostraron de qué están hechos- dijo Brock acercándose a los jóvenes- Creo que te mereces esto.

Brock le había dado un pequeño objeto con forma de roca color gris.

-La medalla de Ciudad Plateada- dijo Brock- prueba de tu primer paso para llegar a la Liga Pokémon.

-Gracias Brock- dijo Red guardando la medalla.

-Gracias a ti- dijo Brock- Esta es mi parte favorita de ser líder de gimnasio. El pelear con distintos tipos de entrenadores y pokémon- cruzando los brazos- ¿Ahora se dirigirán a Ciudad Celeste?

-Ese es el plan- dijo Blue.

-Mmm… les recomendaría que se quedarán- dijo Brock mirando por una de las ventanas del gimnasio- si parten ahora se les haría de noche estando en pleno Monte Luna. Lo ideal sería que partan mañana temprano, así podrán llegar a Ciudad Celeste justa al anochecer.

-En ese caso si nos conviene- dijo Blue.

- ¡Excelente! - dijo Brock levantando los brazos- pueden aprovechar de ver las exposiciones del museo a lo que anochece. Además de los fósiles tenemos una exposición dedicada al espacio exterior con algunas sorpresitas.

En medio de la conversación, había aparecido una chica de cabello rubio con peinado de coletas y ojos cafés. Venía acompañada con un Venonat y un Psyduck.

-Oh ¡Bienvenida!, ¿Vienes a desafiar el gimnasio? - dijo Brock con entusiasmo.

-Eh… si- dijo la chica algo incomoda por el comportamiento de Brock- Soy Jaune.

- ¡Mucho gusto, soy Brock, el líder del gimnasio! - dijo Brock- Sanaré a mis pokémon de inmediato y pelearemos.

-Está bien- dijo la chica.

-Bueno chicos, ha sido un gusto verlos, pero el deber de líder me llama- dijo Brock- ¡Espero que les vaya bien en su viaje!

-Muchas gracias Brock- dijeron al unísono mientras se marchaban.

-Y Red- dijo Brock haciendo que el mencionado se detenga- ¡Suerte en la Liga Pokémon!

Continuará.

Mostrar Respuesta a comentarios
@Nemuresu  No había pasado por mi cabeza la referencia a Satoshi Tajiri la verdad xD. Lo del libro fue puesto para que pudieran relacionarse un poco mas fácil. Con respecto a la aparición de Bugsy, quise agregarlo dado a su vinculo con los insectos y el Bosque Verde que se menciona en los juegos.
Lamento no haber respondido los comentarios anteriores, soy un tanto "huaso" a lo que se refiere a tecnología.
                                         [Imagen: u5rXkYn.jpg]
 0  0  2  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#19
Me gustaron los dos  capítulos. El cuarto hace que me pregunte si veremos más adelante al loli-shota, pero fue un buen cameo de todos modos. Also su primera estrategia con el Weedle estuvo bastante bien.

Con el segundo me gustaron dos cosas: por un lado, cómo se hintea que Mankey es demasiado rebelde y que tarde o temprano va a llevar a otra cosa, y por el otro, que Red sabe que la mejor forma de enfrentar a Onix aún con Charmander sigue siendo tirar ascuas. 

Red se va haciendo simpático de momento, y me da curiosidad cuando volveremos a ver a Green.

nos vemos man.
Meri no encontré un buen gif del lobito así que toma dos mapaches.
[Imagen: HQQLgVO.gif]
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#20
 Capítulo 6: El más fuerte
Ciudad Celeste, Kanto, 29 de octubre del 2008.

Green estaba saliendo del centro pokémon. Había acabado una batalla de gimnasio con la líder Misty, alzándose con la victoria.

-Dos menos, quedan seis- pensó Green mientras caminaba por la ciudad, buscando un espacio despejado para descansar con su equipo.

Ciudad Celeste era bastante grande, casi tan grande como Ciudad Plateada, solo que sin alguna atracción interesante como lo sería el museo de ciencias en la segunda mencionada.

Encontró un parque justo enfrente de la tienda de bicicletas. Había varios árboles de bayas, mucho césped y una fuente de agua. Agradecía que no había personas en ese lugar.

Green se sentó en la sombra de un árbol, ya que el sol estaba pegando muy fuerte ese día.

-Salgan- sacando a sus 4 pokémon.

 Su inicial Squirtle había evolucionado en un Wartortle después de su batalla contra Brock. Tenía además un Rattata, una Doduo y un Bellsprout.

-Muy bien, diviértanse por un rato- dijo sacando un mapa- no se alejen mucho.

Wartortle fue corriendo para zambullirse en el agua de la fuente. Doduo fue donde los árboles de bayas para comer las semillas del césped, una cabeza picoteaba el suelo mientras otra vigilaba. Bellsprout se colocó en un pequeño valle, enterrando sus raíces en la tierra para reposar y absorber luz solar.

El pokémon roedor se quedó viendo a su entrenador.

- ¿Qué sucede? - preguntó Green dejando el mapa en el suelo, viendo como Rattata mostraba sus colmillos- Te volvieron a crecer, por suerte compre esto- dijo mientras sacaba una barra de acero de su mochila- No lo muerdas con mucha fuerza, hazlo despacio- entregando la barra a su pokémon.

Rattata se acostó al lado de Green para poder roer el objeto con tranquilidad.

Green volvió a tomar su mapa.

-El próximo gimnasio se encuentra en la capital de la región- pensó Green- sin embargo, no creo que estemos listos para desafiar a Sabrina todavía- leyendo la información del gimnasio- en ese caso la mejor alternativa sería ir a…

-Oye tu- escuchó una voz.

Green miró de reojo lo que estaba pasando cerca de él.

Se trataba de un sujeto rubio de ojos oscuros, llevaba puesto un elegante traje color azul, e iba junto a una Ponyta y un Exeggcute.

Green lo ignoró y volvió a ver el mapa para planear su siguiente destino.

-Tu eres Green Oak, ¿Verdad? - dijo el sujeto- Yo soy Rich Knightusta.

- ¿Y qué pasa si lo soy? - seguía viendo su mapa.

-Pues que te he estado buscando- dijo el rubio- desde que escuche que el nieto del profesor Oak y de la integrante del alto mando Agatha iba a participar en la Liga Pokémon, me dio curiosidad saber que tan bueno eres en los combates.

- ¿Qué tan bueno soy en los combates? - dijo Green- Soy muy bueno, ahora ya puedes irte- continuó viendo su mapa.

-Oh por favor, no seas así- dijo Rich- es de conocimiento público que tu abuela y tu tío son entrenadores realmente hábiles y famosos en la región. Hasta tu abuelo también lo fue en su momento, aunque eso ya es historia antigua y a nadie le importa.

Green no respondió.

-Estoy interesado en pelear contigo, Green, siendo un entrenador tan bueno en los combates como estas diciendo- dijo Rich- en realidad quisiera comprobarlo.
Green seguía sin responder.

-Ya que mi objetivo, es ser el entrenador más fuerte-

-Seremos los entrenadores más fuertes-

De inmediato Green se levantó, quedando frente a frente con Rich.

- ¿El entrenador más fuerte? - dijo con seriedad- No digas esas cosas tan a la ligera, Rick.

-Primero, es Rich. Segundo, ¿Dije algo que te molestara? - dijo en tono burlón- ¿Acaso te intimida mi objetivo?

- ¿Intimidado? - dijo Green- nada me intimida.

 -Entonces pelea conmigo- dijo Rich- un combate, 3 vs 3, ¿Qué te parece?

-Me parece bien- tronando sus nudillos.

Rich guardó a sus dos pokémon, mientras que los pokémon de Green seguían divirtiéndose, esperando las órdenes de su entrenador por si debían luchar. Ambos tomaron distancia para comenzar el combate.

-Wartortle, Doduo, Bellsprout y Rattata- pensó Rich- si me baso en sus tipos y debilidades, creo que tendré más ventaja si uso a este pokémon- pensó- ¡Sal, Magnemite!

Rich había sacado a una esfera de acero cíclope con dos imanes a los costados.

-Ya sea que saque a Bellsprout o a Rattata, sus movimientos no serán muy eficaces- pensó el rubio- ¡Vamos Green!, ¿Qué estás haciendo?

Green se mantenía quieto, todavía sin elegir a ningún pokémon para combatir.

-Estoy esperando- mientras escuchaba a su Rattata roer la barra de acero.

Green miraba atento como su pokémon iba mordiendo la barra, terminando por partirla en dos.

-Muy bien- pensó Green- ¡Rattata ve! - quien saltó hacia el campo de batalla.

- ¿Rattata? - pensó Rich- Tal vez no tiene un pokémon que tenga ventaja sobre Magnemite- pensó- ¡Para que veas que soy buena persona, dejare que hagas el primer movimiento!

-Muy bien- dijo Green- ¡Rattata, usa mordisco!

El roedor se lanzó al Magnemite, dándole una fuerte mordida, dejándole una marca profunda cerca de su ojo.

- ¡Mierda! - pensó Rich- ¡Usa chispa!

Pese a la orden de su entrenador, el pokémon imán no obedeció. Retrocedió por la herida que había recibido del Rattata.

- ¿Qué es lo que habías dicho? - dijo Green- “Ser el más fuerte del mundo”.

- ¡Magnemite, usa bomba imán! - ordenó algo enojado.

El pokémon eléctrico generó energía de sus imanes, disparando contra el Rattata.

- ¡Usa excavar! -

Rattata hizo un agujero, esquivando el ataque.

- ¡Flota más alto! -

Magnemite creó más ondas electromagnéticas, flotando más lejos del suelo, estando cerca de la copa de los árboles del parque.

Rattata salió de la tierra, sin poder atacar al pokémon enemigo.

- ¡Súbete por los árboles! - ordenó Green.

El roedor escaló por las ramas para terminar por ocultarse en las copas de los árboles.

- ¿Qué estará planeando? - pensó el rubio sin poder ver al Rattata.

- ¡Mordisco otra vez! -

Rattata salto en dirección a Magnemite, con sus fauces bien abiertas listas para morder.

- ¡Onda trueno! - ordenó Rich.

Al momento de ser mordido otra vez por Rattata, Magnemite generó un leve campo electromagnético a su alrededor.

Ambos pokémon cayeron al suelo. Rattata se encontraba paralizado, pero aun en condiciones para seguir peleando. Magnemite por su parte, se encontraba debilitado, su marca anterior se había hecho un poco más grande, con algunas grietas sobresaliendo.

- ¡Magnemite, regresa! - dijo Rich- Atacó dos veces en el mismo lugar, nada mal- pensó- ¡Impresionante Green, veo que no me has defraudado!

- ¿Defraudarte? Mi victoria en este combate estaba contemplada mucho antes de que me retaras. Aunque debo darte puntos por paralizar a mi pokémon- dijo Green- ¡Rattata, regresa!

-No me subestimes- dijo el rubio un tanto irritado- ¡Ve Exeggcute!

- ¡Adelante, Doduo! - dijo Green, a lo que su pokémon dejó de comer para ir donde su entrenador- ¿Debería mostrarte también que soy una buena persona y dejarte empezar esta vez?

-Te tomaré la palabra- dijo Rich- ¡Exeggcute, usa recurrente!

- ¡Esquiva y acércate a él! -

Las 6 cabezas del pokémon huevo lanzaron una oleada de balas semillas. La Doduo de Green se acercó ágilmente al Exeggcute de Rich, usando sus largas patas para evadir todas las semillas que le disparaban.

- ¡Usa picotazo! -

Doduo utilizó sus dos cabezas para atacar a Exeggcute, haciéndole mucho daño, debilitando al pokémon huevo de un solo golpe.

- ¿Eso es todo? - preguntó Green- Sé que dijiste un combate de 3 vs 3, pero ya derroté a 2 de tus pokémon.

- ¡Exeggcute, regresa! - dijo Rich- Todavía no termina, aún me queda un pokémon. ¡Sal, Ponyta!

-Al menos su persistencia es algo admirable- pensó Green- Bueno, como quieras, ¡Ve Wartortle!

Su inicial salió de la fuente de agua para ir donde su entrenador, agitando su cuerpo un poco para secarse.

-Considerando que tu empezaste primero la vez anterior, ahora me debe tocar a mi- dijo Green- ¡Wartortle, usa giro rápido!

Wartortle se ocultó en su caparazón y comenzó a girar rumbo a Ponyta.

-Espera- pensó Rich, viendo como Wartortle se acercaba a Ponyta- ¡Usa pisotón!

Ponyta levantó sus patas delanteras. Justo cuando Wartortle quedó cerca de ella, atacó, frenando de golpe su ataque.

- ¡Hidropulso! -

Una esfera de agua comenzó a generarse en uno de los orificios del caparazón de Wartortle, lanzándola contra la cabeza de Ponyta.

El caballo de fuego se quitó de encima de Wartortle, comenzando a agitar su cuerpo para secar sus llamas.

- ¡Giro rápido otra vez! - aprovechando que la Ponyta estaba distraída.

- ¡Ataque rápido! - ordenó Rich.

Ponyta atacó primero a Wartortle, haciendo que este retrocediera.

-Nada mal- pensó Green.

- ¡Ahora usa nitrocarga! -

Ponyta comenzó a pisar el suelo, para luego cubrirse de fuego y atacar a Wartortle.

- ¡Protección! -

Wartortle generó un campo de fuerza a su alrededor, bloqueando el ataque del caballo de fuego.

- ¡Ahora usa hidropulso! -

Aprovechando que se encontraba cerca, Wartortle lanzó su esfera de agua contra Ponyta, siendo muy efectivo.

Ponyta se había debilitado.

- ¡Ponyta regresa! - dijo Rich, devolviendo su último pokémon a su pokéball.

El rubio cayó de rodillas al suelo. Estaba frustrado, no pudo debilitar a ningún pokémon de Green.

Se levantó para ir a curar a sus pokémon.

-Buen combate- soltó Green, a lo que Rich se detuvo- el pisotón de tu Ponyta, le hizo bastante daño a Wartortle.

El rubio sonrió levemente.

- ¡Por supuesto que sí! - exclamó- ¡No se podía esperar menos de mi primer pokémon! - expresó con orgullo.


Ambos entrenadores habían ido a curar a sus pokémon. Los de Green no fueron debilitados, pero tanto Rattata como Wartortle si sufrieron algo de daño.

Green y Rich se encontraban sentados en las bancas del centro pokémon.

-Decías la verdad, eres muy bueno en los combates- dijo Rich- aunque lo tuve que comprobar de una manera un tanto brusca.

-Te lo dije- dijo Green- aunque tus pokémon no pelean nada mal, aunque yo mejoraría algunas cosas.

- ¿Como cuáles? - sacando una pequeña libreta.

-Primero, aumentar más la defensa de tu Magnemite. Segundo, enseñarle a tu Exeggcute ataques especiales y aprovechar su naturaleza. Tercero, a tu Ponyta enseñarle ataque como cuchilla solar o voltio cruel, por si se enfrenta a oponentes con ventaja de tipo- dijo Green- fuera de eso, todo está bien.

-Interesante, tomaré nota jejeje- bromeó Rich, dándole unas palmadas en la espalda a Green- podría considerarte para ser mi rival.

- ¿Rival? - dijo Green- no necesito un rival.

-Jejeje- rió un tanto nervioso- cambiando de tema emm… ¿Por qué quisiste ser entrenador pokémon? ¿Acaso fue por tu abuela?

-En parte- dijo Green- aunque fue más por otra persona.

- ¿Otra persona? - preguntó Rich.

-Si-

-Ustedes podrían ser los entrenadores más fuertes del mundo-

Green sonrió.

- ¿Qué hay de ti? - preguntó Green.

- ¿Yo?, ¡pues quiero fama y gloria! - dijo Rich llamando la atención de las personas en el centro pokémon- ¡Y tener el título del más fuerte!

Se generó un breve silencio.

-Creo que hay un problema con eso- dijo Green.

- ¿Problema? - pregunto Rich- ¿Qué problema?

-El problema es que, el más fuerte, seré yo-

Continuará.

Mostrar Respuesta a comentarios
@Maze  Lo de Bugsy si fue un cameo, como una referencia a los remakes donde aparece en el Bosque Verde. Lo de Mankey si llevara a algo, pero de eso me reservo los comentarios.
Como puedes ver con este capitulo, Green, al igual que Blue, tendrán sus propios capítulos individuales con sus respectivos viajes.
Gracias por el comentario.
                                         [Imagen: u5rXkYn.jpg]
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#21
Cuando leí la sinopsis por primera vez pensé que iba a tratarse de un re-telling más del montón del viaje del jugador y de su avatar en la primera generación. Entonces leo el primer capítulo y...empiezo a llevarme unas cuantas sorpresas: Red huérfano, habiendo abandonado su sueño de ser entrenador tras haber perdido a su padre y como asistente de Oak, Green no siendo un completo cretino, Blue siendo hermana de Green en lugar de Dalia, Fuji y Oak habiendo trabajado juntos en un supuesto proyecto que desembocó en la creación de Ditto y posiblemente también la de Mewtwo...bastantes libertades creativas (en el buen sentido) en tan solo seis capítulos cortos, pero divertidos de leer.

Aparte del hecho de que escribís bien, me agradan tanto el equipete que le estás armando de momento al Ash mudo como también los cameítos que en ocasiones vas tirando en cada capítulos, tales como Bugsy en el Bosque Verde (que ni me acordaba de que te lo podías encontrar ahí en los remakes de Johto) y el chico rico que claramente es el NPC de Hoenn que se la pasaba alardeando de la plata que tenía, solo que acá es más tolerable y con algo de habilidad a la hora de combatir. También me llama bastante la atención el hecho de que la historia se ambiente específicamente en el 2008, como si fuese indicativo de que algo malo va a pasar en el futuro, o que va a haber una gran revelación posteriormente y relacionada con dicho año. Aunque a lo mejor estoy sobreanalizándolo, lo cual es más que probable.

Also, como comentario aparte:
 
Cita:-Tu eres Green Oak, ¿Verdad? - dijo el sujeto- Yo soy Rich Knightusta.

¡La puta madre! ¿Quién va por ahí con un nombre así? Al carajo, lo voy a llamar Tito (ignorá este chiste malo).

Seguiré leyendo los próximos capítulos que saqués, porque la verdad está más que interesante. Nos vemos en el próximo comentario, Pyro  Mewwave
[Imagen: nDb2mjH.png]
   Pokémon Ragnarok
Dos entidades que nunca debieron ser despertadas de su eterno sueño volverán a encontrarse por última vez.
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#22
Capítulo 7: En el Monte Luna
Monte Luna, Kanto, 30 de octubre del 2008.

Red y Blue habían salido temprano de Ciudad Plateada, tal y cómo les había sugerido Brock. También siguieron su consejo de pasar por las otras exposiciones del museo, viendo fósiles completos de un Aerodactyl y una criatura acuática no catalogada, como también los restos de una sonda espacial y el primer cohete que fue lanzado al espacio.
 
Ahora mismo se hallaban al interior del Monte Luna. Había varios Zubats en el techo, además de Geodudes descansando, camuflándose como rocas, sin embargo, no se acercaban producto del repelente que los jóvenes usaban.
 
Para tener una mejor visibilidad, Blue llevaba a Sparker en su hombro usando destello. Red por su parte, tenía a Charmander en su hombro.
 
El lugar era inmenso, casi parecía una especie de laberinto rocoso, similar al Bosque Verde.
 
- ¿Ahora por dónde hay que ir? - preguntó Blue.
 
-Mmm… por aquí- leyendo el mapa.
 
Comenzaron a caminar en línea recta, para luego doblar a la derecha.
 
Había algunos niños intentando atrapar Zubats, otros buscando setas para venderlas. Se notaba también como había limitaciones en algunas partes, señaladas como zonas arqueológicas.
 
 -Ahora a la izquierda- dijo Red, concentrado leyendo el mapa.
 
Red estaba emocionado. Realmente estaba disfrutando de su viaje, los diferentes lugares, la emoción de los combates y atrapar pokémon. Aunque Mankey era un tanto insurgente, pensaba que con algo de entrenamiento podrían estar más sincronizados en los próximos combates.
 
Aun con todo eso, en el fondo se sentía algo nervioso de seguir avanzando, de seguir adelante, aun cuando de igual y de forma paradójica, también deseaba continuar.
 
Blue por su parte estaba contenta. Red actuaba más a como era antes. Más curioso y emocionado al ver los temas relacionados con los pokémon. Casi igual a como se comportaba con Green cuando eran unos niños, diciendo y deseando ser los entrenadores más fuertes, tal cual les había dicho Lorett que podían serlo.
 
-... para que pueda volver a brillar…-
 
- ¿Qué hay de mí? - pensó mientras caminaba.
 
Iba a entregar la información al Agente Looker de la Policía Internacional.
 
¿Luego qué?
 
¿Qué iba a hacer después?
 
Green y Red tenían un objetivo claro, llegar a la Liga Pokémon y querer ser los más fuertes.

¿Cuál era el suyo?

A diferencia de ellos, los combates no eran lo suyo, no le gustaba pelear, o la idea de ser la más fuerte.

¿Qué quería hacer?

¿Qué podía hacer?

Ese en esencia era el propósito de su viaje, sin embargo, aún no lo sabía a ciencia cierta.

-Blue-

- ¿Sí? -

-Te estaba avisando que hay una escalera al frente- dijo Red.

Ambos bajaron por las escaleras de piedra al piso inferior del Monte Luna, hallando algunos Paras escondidos en las rocas y en las paredes del lugar. Dicho lugar era estrecho, similar a un callejón con varios pasajes.

Al avanzar encontraron una gran mochila junto a lo que parecía un martillo mezclado con una picota. Lograron ver una especie de roca extraña en la pared cerca de la mochila, concluyendo que se trataba de un fósil.

A Red le dio curiosidad y quiso ver más de cerca el fósil.

-Creo que es un fósil hélix…-

- ¡Cuidado! - Blue lo agarró de la muñeca.

Había una criatura morada y viscosa detrás de la mochila, que estuvo a punto de atacar a Red.

- ¿Qué es esa cosa? - preguntó Blue sacando su pokédex.

"Grimer, el pokémon lodo, tipo veneno. Aparece en zonas asquerosas. Crece absorbiendo los residuos tóxicos expulsados por las fábricas.”

El pokémon estaba a la defensiva, estirando su cuerpo hacia arriba para parecer más intimidante.

- ¡Alto Grimer! -

Apareció un muchacho moreno, de la misma edad que Blue y Red. Llevaba unas botas negras y un poncho azul, además de una gorra similar a la de Red, pero de color gris. Iba acompañado de un Voltorb que estaba emanando luz.

- ¿Les hizo algún daño? -

-No, ninguno- dijo Red- fue mi culpa la verdad, tenía un poco de curiosidad sobre ese fósil.

-No te preocupes, también fue mi culpa. Fui al baño y dejé a Grimer al cuidado de mis cosas y del fósil-

-Es un fósil hélix, ¿verdad? - preguntó Red.

-Bingo- respondió Miguel tomando su herramienta para seguir extrayendo el fósil- no me esperaba tener tanta suerte de encontrarme con uno a la primera, acércate un poco Voltorb- a lo que el pokémon eléctrico rodó para darle luz- gracias.

Siguió picando la roca alrededor del fósil hélix, para finalmente extraerlo de la pared.

-Por cierto, soy Miguel- presentándose mientras guardaba el fósil hélix en su mochila.

-Soy Red-

-Soy Blue-

-Un gusto, Red, Blue- dijo Miguel saludando- Brock me había dicho que por aquí había varios fósiles, así que quise comprobarlo por mí mismo. Este futuro o pasado Omanyte será un gran aditamento para mi equipo.

-Espera, ¿Cómo que tenerlo en tu equipo? - preguntó Blue.

-Los fósiles pokémon pueden ser revividos, solo se necesita de una máquina especial- dijo Red- si mal no recuerdo, fue inventada por Malcolm Grant en 1993.

-Exacto- respondió Miguel- aunque la máquina que comparten Kanto y Johto se encuentra en Isla Canela- dijo- será un viaje largo hasta allí, quién sabe, tal vez y hasta combata en su gimnasio. A propósito, ¿Ustedes también participarán en la Liga Pokémon?

-Red sí, yo no- contestó Blue- no soy muy partidaria de los combates y esas cosas.

-Ya veo, ¿Cuántas medallas tienes Red? -

-Una por el momento- dijo Red mostrando la medalla roca.

-Yo también- mostrando su medalla roca- ¿Te gustaría un combate?

- ¿Aquí mismo?- preguntó debido al espacio limitado.

-Aquí no jajaja, pero más adelante hay más espacio para hacer un combate-

-No tengo ningún problema- dijo Red- aunque sí es un poco repentino.

-Que puedo decir, aprovecho cualquier encuentro con otros retadores como forma de entrenamiento y aprendizaje- dijo Miguel guardando el resto de sus cosas en su mochila, además de devolver a sus pokémon de regreso a sus pokéballs- es por aquí.

Blue y Red siguieron a Miguel. Caminaron un poco, encontrándose con unas escaleras de piedra para volver a subir.

Era un terreno más espacioso que los anteriores, con más rocas y un poco más espacio aéreo. Al igual que en pisos anteriores, también había pokémon por la zona, Zubat, Geodude y Paras.

-Y, ¿Qué te parece? -

-Me parece bien- dijo Red- ¿De cuánto será el combate?, te informó desde antes que solo tengo 3 pokémon.

-Mmm… ¿Se dirigen a Ciudad Celeste verdad? - a lo cual Red y Blue asintieron- que sea un combate de 2 vs 2, para que puedan llegar a su destino a tiempo.

-Ok- respondió Red.

Ambos entrenadores tomaron distancia para comenzar el duelo. Blue fue a sentarse sobre una roca junto a Sparker para ver a los entrenadores combatir. Arriba de donde se encontraba Red se hallaba un pequeño Paras, mirando con curiosidad lo que estaban haciendo los humanos debajo suyo.

-Tengamos un buen combate- dijo Miguel- ¡Adelante, Grimer!

-Ninguno de mis pokémon es efectivo contra el tipo veneno- pensó Red- En ese caso, ¡Ve, Charmander! - su pokémon asintió y saltó de su hombro al campo de batalla.

-Bien, comencemos, ¡Grimer, usa bofetón lodo! -

El pokémon veneno agarró tierra para meterla en su boca y escupirla hacia Charmander.

- ¡Usa ascuas! -

Charmander lanzó unas bolas de fuego que chocaron con el bofetón lodo.

- ¡Acércate y usa arañazo! - ordenó Red.

- ¡Fortaleza! -

Justo cuando Charmander atacó, Grimer aumentó su defensa, disminuyendo el daño.

- ¡Usa gas venenoso! -

Grimer comenzó a soltar humo morado de su boca.

- ¡Aléjate! -

La lagartija de fuego se apartó de la cortina de humo venenoso a tiempo.

-Los ataques cercanos no funcionaran- pensó Red- ¡Charmander, usa ascuas! -

- ¡Usa bofetón lodo! -

Los ataques de ambos pokémon volvieron a chocar.

-Tal vez debamos probar otros trucos- pensó Red- ¡Charmander, usa pantalla de humo!

El inicial de fuego soltó de su boca una gran cortina de humo negro en dirección de Grimer, obstruyendo su visión.

- ¡Grimer, consume ese humo! -

El pokémon lodo obedeció. Estaba acostumbrado a alimentarse de residuos tóxicos. Comenzó a succionar la cortina de humo de Charmander, sin embargo, empezó a toser mientras se frotaba la lengua con sus manos.

-Sabía que intentaría eso- pensó Red- ¡Usa ascuas!

Charmander volvió a lanzar una bola de fuego hacia Grimer.

- ¡Grimer, usa bofetón lodo! -

Grimer tomó tierra del suelo, pero no pudo metérsela a la boca, recibiendo el ataque de Charmander directamente.

- ¡Ascuas otra vez! -

Sin darle tiempo de reaccionar, Grimer recibió otro ascuas, cayendo rendido.

- ¡Grimer, regresa! - dijo Miguel- El humo de Charmander estaba a una temperatura muy alta, ¿Verdad?

-Bingo- respondió Red- aunque en parte fue algo de suerte, confiaba en la llama interna de Charmander - mirando a Charmander, a lo que este asintió.

Charmander comenzó a brillar, se iba haciendo más grande, su cola se alargaba, sus garras se hacían más afiladas, además de que una especie de cresta salía de su cabeza y sus escamas habían adquirido un tono rojo.

Red sacó su pokédex.

"Charmeleon, el pokémon llama, tipo fuego. Es la evolución de Charmander. Prefiere luchar usando sus garras, si se encuentra en peligro, la llama de su cola crecerá."

Su primer pokémon, el regalo que el profesor Oak le había confiado como regalo de cumpleaños, había evolucionado. Pese a esto, seguía conservando la misma personalidad y apego hacia él.

El ahora Charmeleon fue a abrazar a su entrenador.

-Felicidades- dijo Miguel- por la forma en que su llama brilla, puedo decir que lo has entrenado muy bien.

-Es mi primer pokémon, al fin y al cabo- dijo Red acariciando la cabeza de Charmeleon- debo decir lo mismo de tu Grimer.

-Jajaja, me halagas- dijo Miguel- Ahora sigamos. ¡Ve, Voltorb! - sacando a su pokémon eléctrico.

Blue sacó su pokédex. Le llamaba la atención el aspecto de ese pokémon.

“Voltorb, el pokémon bola, tipo eléctrico. Suele vivir en centrales de energía. Mucha gente acaba muy mal al confundirlo con una pokéball.”

- ¡Charmeleon, regresa! - dijo Red.

Estaba nervioso. Sabía que Pidgey era una mala alternativa contra Voltorb, pero no quería usar a Mankey de inmediato luego de su comportamiento en la pelea con Brock.

¿Debería usarlo?

-Vamos a intentarlo- pensó Red, al no tener otra alternativa- ¡Sal, Mankey!

Mankey había salido, sin embargo, estaba sentado con las piernas y brazos cruzados, los ojos cerrados y con el ceño fruncido.

No se movía, permanecía quieto. No tenia la misma energía que había demostrado en combates anteriores.

- ¿Qué te sucede Mankey? - preguntó Red, acercándose a su pokémon, intentando tocarle el hombro con su mano derecha.

En un movimiento veloz e impredecible para los presentes, Mankey arañó el brazo derecho de Red en un acto de furia.

-AHHH!!!- gritó Red mientras se desplomaba en el suelo.

Agarraba su herida que no dejaba de sangrar. Su respiración se estaba descontrolando, sentía un dolor muy fuerte y punzante que no se detenía. El ataque de su propio pokémon hacia él fue realmente inesperado. 

- ¿Por qué? - pensó mientras derramaba lagrimas producto del dolor que sentía. 

-¡¡RED!!- gritó Blue yendo a socorrerlo.

Sintió que algo le cayó encima, para luego comenzar a sentir mucho sueño.

Lo último que alcanzo a ver antes de quedarse dormido, fue el rostro bastante preocupado de Blue intentando ayudarlo.

Continuará.


Mostrar Respuesta a comentarios
@Lunarium  gracias por el comentario. Con los cameos y libertades creativas, habrán muchos más, todas estas con el fin de crear el universo que tenia en mente desde que empecé a escribir sobre pokémon, y dado que es mi primera historia de un viaje y aventuras, decidí empezar en Kanto, tratando de no ser una novelización tal cual.
En cuanto al año, si tiene un significado, tanto narrativo como personal, para que los acontecimientos estén ocurriendo específicamente el 2008, sin embargo, eso ya seria hacer spoilers de lo que vendría a continuación.
Si Knightusta llamo tu atención de una u otra forma, entonces su trabajo esta hecho Malicious
                                         [Imagen: u5rXkYn.jpg]
 0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#23
Ese Mankey además de feo es un mono taimado y traicionero. Ojalá Red haga como Ash hizo con su Primeape y lo deje entrenando para nunca volver por él. Okno.
Estuvo interesante este último capítulo. Se introduce a un nuevo personaje que por algún motivo me recordó a Rocko, Blue empieza a preguntarse a sí misma a qué aspira, Charmander evoluciona y encima queda un cliffhanger tremendo. No tengo mucho más que decir, a esperar el siguiente.

PD:
Cita:En cuanto al año, si tiene un significado, tanto narrativo como personal, para que los acontecimientos estén ocurriendo específicamente el 2008



Sí, ya usé este chiste en el fic de Meri, pero no me arrepiento de utilizarlo de nuevo.
[Imagen: nDb2mjH.png]
   Pokémon Ragnarok
Dos entidades que nunca debieron ser despertadas de su eterno sueño volverán a encontrarse por última vez.
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#24
Me gustó cómo fue la batalla de Brock. Mi detalle favorito siendo el que Onix usara Venganza como en los juegos originales. Le dio un toque bastante único considerando que muchas adaptaciones ignoran ese movimiento.

Con Green, me sorprende un poco, no lo imaginaba como el tipo que pudiera darle consejos a los demás, but there he was, mostrando una amabilidad pura detrás de esa cortina competitiva que está.

Ya me puedo imaginar que Mankey ha de sentirse muy frustrado con la batalla de Brock, probablemente requerirá de una buena recuperación de confianza, aunque atacar a su propio entrenador inspira complicaciones.
Descansa. Hasta que nos volvamos a ver...
[Imagen: SwCanxx.png]
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#25
 Capítulo 8: El extraño caso del Cabo Celeste
.
Ciudad Celeste, Kanto, 1 de noviembre del 2008.
.
Red lentamente comenzó a abrir sus ojos. Estaba desorientado, no sabía dónde estaba o qué hora era.
 
Intentó levantarse, estaba en una habitación del centro pokémon. Vio que su brazo derecho estaba vendado y con ello recordó lo que había sucedido.
 
Su pokémon lo había atacado en medio del combate contra Miguel.
 
Lo último que podía recordar era un gran dolor, una sensación de sueño y el rostro preocupado de Blue antes de cerrar sus ojos.
 
Miró a su alrededor. Su gorra roja estaba en el suelo, Charmeleon y Pidgey estaban durmiendo a su lado. Junto a ellos también dormían Venus y Sparker, mas no Mankey.
 
- ¡Red, que bueno que ya despertaste! - escuchó la voz de Blue- ¡Estaba muy preocupada!
 
La chica fue rápidamente a abrazarlo. Esa acción por parte de ella hizo que los pokémon que dormían al lado de Red despertaran, resaltando felicidad en sus rostros al ver que el chico había despertado.
 
-Blue- dijo Red- ¿Dónde estamos?, ¿Qué pasó?
 
Blue guardó silencio por un momento.
 
-Estamos en el centro pokémon de Ciudad Celeste, es el primero de noviembre, cerca de las 9:00 a.m.-
 
- ¡¿Primero de noviembre?!- exclamó Red- ¿Tanto dormí?
 
-Estabas bajo el efecto de las esporas de cierto pokémon- dijo Blue señalando la gorra de Red.
 
La chica fue a levantar la gorra de Red, revelando un pequeño Paras que se hallaba escondido. El pokémon se asustó por todas las miradas dirigidas hacia él, por lo que corrió rápidamente a esconderse debajo de la cama de Red.
 
-Cuando fuiste… atacado, ese pequeño Paras cayó encima tuyo y soltó sus esporas- dijo Blue- eso hizo que tu herida se cerrara un poco, dado sus atributos curativos, pero tú y… Mankey, se quedaran dormidos.
 
- ¿Dónde está él? - preguntó, refiriéndose a su pokémon.
 
-En su pokéball, no ha salido desde entonces - dijo Blue- bueno, solamente para comer, aunque lo hace de noche.
 
- ¿Qué pasó con Miguel? -
 
-Él y yo te trajimos hasta aquí- dijo Blue- luego de eso se dirigió a Isla Canela, como había dicho. Antes de irse, dijo que espera que te recuperes pronto, y que también espera continuar con su combate en mejores condiciones.
 
-Ya veo- dijo simplemente Red.
 
-Nunca podrás saberlo si no lo intentas-
 
Las palabras del profesor Oak resonaron en su cabeza.
 
¿Qué tenía que hacer ahora?
 
¿Qué hacer con Mankey?
 
¿Lo tenía que liberar?
 
Varias preguntas sin una respuesta clara invadían su mente, generando inseguridad en él.
 
Sabía que Mankey era temperamental y que presentaba cierta conducta rebelde en los combates, pero no sabía exactamente el porqué de su ataque de ira en el Monte Luna.
 
¿Fue porque perdió la pelea contra Brock?
 
¿Por qué a veces lo obedecía y otras veces no?
 
Sentía miedo, pero no quería liberarlo, no era lo que él haría.
 
 Sabía gracias a libros que los Mankey podían atacar a sus aliados si se encontraban con cierto nivel de rabia, por lo que no era culpa de Mankey tal cual, pero debía hallar la razón detrás todo lo que le pasaba a su compañero.
 
Quería entender lo que le molestaba y apoyarlo, no quería rendirse con él. Sentía algo de miedo, al ver cómo estaba su brazo, recordando la sangre y la sensación de dolor, pero sabía que era su responsabilidad como su entrenador el estar a su lado. Liberarlo sería una contradicción al tipo de entrenador que quería ser, el entrenador más fuerte.
 
-Ustedes podrían ser los entrenadores más fuertes del mundo-
 
Recordó unas palabras, que alguien muy especial las había dicho para Green y para él hace tiempo atrás. Esas palabras le hacían sentir cierta tristeza y un poco de miedo por lo que venía, pero también lo motivaban a no querer rendirse, no otra vez.
 
-No va a ser algo tan fácil- pensó Red, ya que tenía que darle algo de tiempo y espacio para que se calmara antes de proseguir.
 
Al verlo un tanto preocupado y tenso, a Blue se le ocurrió una idea para que se relajara un poco, recordando lo que averiguó mientras Red estaba dormido.
 
-Lo que me recuerda, descubrí algo aquí que puede que te guste- dijo Blue, ganando la curiosidad de Red- sabiendo que te gustan los temas científicos y esas cosas como apellidos raros como Brand o Legoman.
 
-Es Grant y… -
 
-Si, lo que sea, lo que sea. Te lo diré después de que comamos algo, debes tener mucha hambre- dijo saliendo de la habitación, acompañada de Venus y Sparker, dejando a Red solo con sus pokémon.

 
Blue conducía a Red por la ruta 24, dirigiéndose al norte de Ciudad Celeste.
 
Le había contado que el gimnasio se encontraba cerrado, ya que Misty, la líder de gimnasio especializada en el tipo agua, estaba dando clases de natación ese mismo día, por lo que podía tomarse este día para despejar sus ideas antes de retarla a un combate.
 
También descubrió que el investigador Bill, famoso por inventar el sistema de almacenamiento pokémon, se encontraba actualmente en su casa de playa en Cabo Celeste, ubicado en la ruta 25.
 
Red estaba emocionado de conocer a Bill. Para ser bastante joven, era una de las mentes más brillantes en el mundo, siendo capaz de crear un algoritmo que facilitaba el ordenamiento y almacenamiento de los pokémon en las llamadas cajas, algo muy útil para los entrenadores.
 
Los temas de investigación e intentos le gustaban mucho, todo eso influenciado por su padre Akashi y el mismo profesor Oak. Eso era algo que Blue sabía, por lo que estaba segura de que la noticia de Bill le iba a gustar.
 
Dado que su viaje juntos era temporal y acababa mañana, cuando Blue le entregué la información del proyecto génesis al Agente Looker, quería apoyarlo en todo lo posible antes de separarse.
 
Al ir cruzando la ruta 24, que era un puente muy largo, vieron a varios niños jugando en el agua, otros pescando y atrapando algunos pokémon, como Magikarp o Poliwag salvajes.
 
Blue llevaba a Sparker en su hombro, quien ya se había acostumbrado a ir allí. Red por su parte tenía al Paras del Monte Luna encima de su cabeza. Lo había atrapado, ya que había adquirido cierto apego a estar debajo de su gorra, lugar donde se encontraba actualmente, dado su gusto por los lugares oscuros.
 
Junto a ellos y en dirección opuesta a su destino, pasaron una mujer y un hombre. La mujer era de cabello rubio corto, que vestía una falda y polera negras, llevando un maletín gris. El hombre por su parte tenía el cabello verde y usaba unas gafas para el sol, además llevaba puesto una camisa azul y un short gris, mientras hablaba por teléfono.
 
-No se preocupe, lo tenemos todo bajo control. Infórmele al jefe que ya tenemos el objetivo en nuestro poder- dijo el sujeto, mirando de reojo a los 2 jóvenes que pasaban a su lado para luego colgar- Yo me haré cargo de algo, tú lleva el objetivo al cuartel- a lo que la mujer asintió.
 
Tras terminar de cruzar el puente y caminar por la ruta 25, vieron por la costa la casa de playa de Bill.
 
Era bastante similar al laboratorio del profesor Oak. Una casa blanca de un solo piso con una chimenea de ladrillos. Contaba además con algunos paneles solares en el techo.
 
La diferencia era que, en vez de tener un enorme patio trasero, contaba con una playa con arena fina a un lado de la casa, donde se podían apreciar algunos especímenes de pokémon como Krabby, Golden y Psyduck. No había presencia de ninguna persona por los alrededores.
 
Al acercarse notaron que la puerta principal se hallaba abierta y las cortinas estaban cerradas. Blue tocó la puerta para ver si había alguien adentro.
 
Toc toc toc
 
Mas nadie atendió.
 
- ¿Hola? - preguntó Blue abriendo levemente la puerta.
 
El interior de la casa estaba oscuro, pero se podía notar que estaba un poco desordenado, con papeles y artículos de oficina en el suelo. Al fondo podía verse una especie extraña máquina con varios cables y tubos.
 
Al ingresar con cautela, encontraron un interruptor de luz cerca de la puerta, pero no funcionaba.
 
- ¡Sparker, usa destello! -
 
El pokémon eléctrico iluminó el lugar con sus mofletes, mostrando el enorme caos que había adentro. Todos los muebles de la casa estaban tirados. No estaba un poco desordenado, estaba todo desordenado.
 
Los chicos pudieron apreciar mejor la máquina de al fondo. Eran como dos ascensores pequeños, uno de ellos tenía su puerta abierta. Cada uno contaba con un sistema de comando a un lado y conectados entre sí por una serie de cables.
 
Red notó una secreción viscosa de color amarillo en el suelo, cerca del escritorio tirado y que iniciaba en la máquina con la puerta abierta. Se acercó un poco para ver de qué se trataba.
 
-AHHH!!!- gritó horrorizado, cayendo al suelo.
 
- ¡¿Qué pasó Red?!- preguntó Blue, acercándose.
 
Una extraña criatura se arrastraba por debajo del escritorio.
 
Llevaba ropa, parecía un humano con piel amarillenta, los ojos cerrados, su boca estaba torcida y no paraba de soltar un fluido amarillo de ella.
 
Tenía unas orejas puntiagudas, su brazo derecho con el que se arrastraba, era más largo que el izquierdo y también tenía una especie de bulto gigante en la espalda, parecía una joroba.
 
-AHHH!!!- grito Blue, aterrada al igual que Red.
 
La criatura se arrastraba en dirección a los jóvenes, mientras intentaba pronunciar algo con su rara boca.
 
-A.…a.… ayuda- con algo de esfuerzo- p.…por… por favor- mientras soltaba más de ese líquido amarillo y apuntaba su mano a la pared izquierda de la casa.
 
Al oír las palabras de esa cosa quedaron confundidos. Por un lado, estaban aterrados por el aspecto grotesco de la criatura, pero también pudieron sentir lástima por su petición, por el modo en que lo había pronunciado.
 
- ¿Qué hacemos? - preguntó Red preocupado por la situación mientras se levantaba.
 
-No lo sé- en el mismo estado.
 
- ¡Bomba lodo! - dijo una voz fuera de la casa.
 
Blue y Red sintieron como algo atacaba el frente de la casa, haciendo que se escondieran debajo de la ventana.
 
La chica vio con cuidado por la ventana, encontrando al sujeto de cabello verde que había cruzado el puente en dirección a Ciudad Celeste, solo que ahora llevaba una mascarilla negra que le tapaba la boca y la nariz.
 
En el cielo logró divisar un pequeño pokémon volando cerca de la casa.
 
Blue sacó su pokédex para conseguir información de la criatura que los atacaba desde afuera.
 
"Zubat, el pokémon murciélago, tipo veneno/volador. No tiene ojos. Se guía por las ondas ultrasónicas que emite. El eco le indica por donde tiene que ir en la oscuridad.
 
- ¡Usa supersónico! - ordenó.
 
El Zubat comenzó a generar ondas de sonido que rompieron las ventanas de la casa, haciendo que Blue y Red se apartaran de ellas.
 
El sujeto simplemente le daba órdenes a su pokémon, mientras miraba fijamente la casa de Bill.
 
-Lo haré sentir orgulloso, jefe- pensó el sujeto.
 
Los jóvenes al interior de la casa estaban confundidos. Estaban pasando demasiadas cosas simultáneamente, que les era difícil procesar todo.
 
Red era el más nervioso, prácticamente estaba hiperventilado e incapaz de hacer algo, quedándose agachado con las manos en la cabeza.
 
Blue por su parte, también estaba nerviosa, pero sabía que tenía que hacer algo para detener al tipo de pelo verde.
 
Haz algo.
 
- ¡Sparker, usa impactrueno! - ordenó Blue.
 
El pokémon eléctrico saltó por la ventana, lanzando su descarga al pokémon volador, haciéndolo caer al suelo.
 
- ¡Impactrueno otra vez! - aprovechando que el Zubat enemigo se encontraba vulnerable.
 
Sin embargo, al momento de lanzar el ataque por segunda vez, este fue bloqueado por otro pokémon, un Sandshrew.
 
- ¡Usa disparo lodo! - ordenó el hombre.
 
El pokémon de tierra lanzó su ataque directamente a Sparker, cubriéndolo con tierra.
 
- ¡Zubat, usa colmillo veneno! -
 
El Zubat enemigo voló en dirección a Sparker, mordiéndole el brazo con sus afilados colmillos, dejándolo envenenado de paso.
 
El rostro de Sparker se tornaba de color violeta, mientras gruñía de dolor producto de la marca que le dejo el Zubat, sumado al veneno que recorría todo su cuerpo.
 
- ¡Sparker! - grito Blue, viendo a su pokémon siendo envenenado poco a poco.
 
Red escuchó los gritos de desesperación de Blue. Estaba confundido y sumamente asustado, pero no podía quedarse sin hacer nada, mientras su amiga se estaba haciendo cargo de todo.
 
¿No harás nada al respecto?
 
-Blue, devuelve a Sparker y saca a Venus- dijo Red, yendo al lado de Blue- Yo usare a Pidgey. Nos encargaremos de Zubat, mientras ustedes se encargan del Sandshrew- sacando la pokéball de su pokémon volador.
 
Blue quedó perpleja ante la actitud de Red dado como se encontraba anteriormente, pero de igual forma acatando su idea.
 
-Ok, ¡Sparker regresa! - devolviendo al pokémon eléctrico de vuelta a su pokéball- ¡Vamos, Venus!
 
El pokémon planta salió de la casa, listo para combatir.
 
- ¡Sal, Pidgey! -
 
El pokémon volador voló a la altura del Zubat enemigo.
 
El hombre miraba sin asombrarse a los pokémon de sus oponentes.
 
- ¡Zubat, usa colmillo veneno contra Pidgey! - ordenó - ¡Sandshrew, usa desenrollar contra Bulbasaur!
 
Los pokémon del sujeto fueron a atacar a sus objetivos. Zubat dirigiéndose a morder a Pidgey, y Sandshrew haciéndose bola para golpear a Bulbasaur.
 
- ¡Pidgey, usa ataque rápido! - ordenó Red.
 
El pokémon pájaro atacó primero, haciendo que el Zubat retrocediera y casi cayera al suelo.
 
- ¡Bulbasaur, detén a Sandshrew con látigo cepa! - ordenó Blue.
 
La inicial de planta extendió sus lianas, golpeando el suelo donde iba a pasar Sandshrew, haciéndolo volar junto a mucho polvo.
 
- ¡Usa placaje! - ordenó Red.
.
Pidgey arremetió contra Sandshrew, atacando lo suficientemente fuerte como para empujarlo hacia el mar.
 
El pokémon de tierra comenzó a jadear y a salpicar en el agua salada, intentando nadar y salir de ahí lo más rápido posible, pues se estaba debilitando por cada segundo que pasaba allí.
 
Sin embargo, no pudo llegar a la orilla a tiempo y terminó por debilitarse.
 
- ¡Tch! - chasqueó la lengua- ¡Regresa!
 
-AHHH!!!! - grito de sorpresa Red, al sentir que algo le agarraba la pierna.
 
Era la extraña criatura, que se había arrastrada hasta llegar a donde se encontraban Red y Blue.
 
-A… a… ayuda- volvió a decir, apuntando con su mano a un interruptor que se hallaba en la pared izquierda- por… por… por favor.
 
Red y Blue estaban nerviosos por la presencia de la criatura, pero en el fondo sentían que tenían que responder a sus súplicas.
 
- ¡Ataque ala contra Bulbasaur! - ordenó el sujeto, aprovechando que los jóvenes estaban distraídos.
 
El pokémon murciélago aprovechó la oportunidad, dándole un fuerte aletazo a Bulbasaur, siendo muy efectivo y un golpe crítico, debilitando a la inicial de Blue de un solo golpe.
 
- ¡Venus regresa! - devolviendo a su compañera de regreso a su pokéball.
 
La mente de Red estaba hecha un caos por todo lo que sucedía, hasta que se le ocurrió algo que podían hacer en una situación así.
 
- ¡Pidgey, obedece las órdenes de Blue! - dijo Red a su pokémon, mientras se dirigía al lugar señalado por la extraña criatura y le lanzaba la pokéball de Pidgey a Blue.
 
- ¿Qué? - preguntó confundida atrapando la pokéball.
 
- ¡Usa colmillo veneno! - ordenó el sujeto.
 
- ¡Esquiva y usa tornado! - ordenó Blue ante el ataque del Zubat, sorprendiéndose de lo natural que fue darle esa orden al pokémon de Red.
 
Pidgey acató la orden de la chica, esquivando la mordida de Zubat elevándose en el aire, para luego generar una ráfaga de viento con sus alas, haciendo que el pokémon venenoso cayera al suelo.
 
De pronto, las luces de la casa se prendieron, así como también todos los aparatos eléctricos, incluida la rara máquina del fondo.
 
Red había encendido el interruptor, tal cual había pedido la extraña criatura, que ahora se arrastraba lentamente hacía la máquina.
 
- ¡Usa bomba lodo! - con Zubat retomando el vuelo.
 
- ¡Ataque rápido! -
 
Pidgey se acercó a Zubat para atacar, antes de que el murciélago lanzara su ataque, sin embargo, al momento de impactar con él, Zubat logró golpearlo con su bomba lodo, haciéndolo caer al suelo.
 
- ¡Pidgey! -
 
El pokémon de Red se había envenenado igual que Sparker. Intentaba volver a emprender vuelo, pero el veneno recorriendo su cuerpo no se lo permitía.
 
Parecía un callejón sin salida para Blue. No sabía lo que tenía que hacer, que decirle al pokémon, no era alguien que supiera de combates de por sí y tampoco podía pedirle ayuda a Red, ya que se encontraba ayudando a la criatura.
 
- ¿Qué harían Red o Green en esta situación? - pensó.
 
Red habría pensado en alguna idea extraña para salir del aprieto. Green por su parte era bastante hábil en los combates, siendo muy similar a su abuela o su tío, por lo que se las podría arreglar sin problemas.
 
¿Qué es lo que haría ella?
 
Definitivamente no era como su hermano gemelo Green, no tenía una motivación ni objetivo fuerte como él. Sin embargo, ella también quería un objetivo, no quería quedarse atrás. Ella también quería avanzar al igual que ellos dos.
 
- ¡Vamos Pidgey, yo sé que puedes seguir peleando! - instintivamente comenzó a animar al pokémon pájaro, ya que era lo único que podía hacer en esa situación- ¡Puedes hacerlo, elévate!
 
Al escuchar las palabras de Blue, Pidgey intentó batir sus alas, haciendo su máximo esfuerzo con el veneno recorriendo todo su cuerpo.
 
-Fin del juego - pensó el sujeto- ¡Termina con colmillo veneno!
 
Zubat tomó impulso para atacar a Pidgey usando sus colmillos, pero al momento de impactar, Pidgey comenzó a brillar al igual que Charmander en el Monte Luna, haciéndose más grande, alzando unas grandes alas, así como también una cresta roja sobre la cabeza.
 
El ahora evolucionado Pidgey agitó sus alas, provocando una fuerte ráfaga de viento que golpeó a Zubat, haciéndolo retroceder.
 
Blue sacó su pokédex.
 
"Pidgeotto, el pokémon pájaro, tipo normal/volador. Muy protector de su amplio territorio, este pokémon picoteara ferozmente a los intrusos."
 
Pese a que el veneno lo estaba debilitando lentamente, Pidgeotto se mantenía firme en el suelo, con sus enormes alas bien extendidas.
 
Blue estaba sorprendida, no pensó que sus palabras de aliento hicieran evolucionar al pokémon de Red, que se veía más confiado y determinado a no perder ante el sujeto de pelo verde y su Zubat.
 
-Gran cosa- pensó el sujeto- ¡Vamos, termina con colmillo veneno!
 
- ¡Ataque rápido! - ordenó Blue.
 
Fue un simple parpadeo y Zubat ya estaba debilitado. El ataque de Pidgeotto había sido sumamente veloz, tanto que ni Blue ni el sujeto se percataron de que Zubat yacía tirado en el suelo.
 
Pidgeotto estando al lado de Blue, con sus alas guardadas y sus patas aferradas al suelo, manteniéndose firme frente al veneno que recorría su cuerpo.
 
El sujeto se limitó a regresar a Zubat, para luego irse corriendo del lugar.
 
Blue dio un gran suspiro de alivio mientras caía de rodillas al piso. Definitivamente las batallas no eran lo suyo, pero entendía porque a su hermano le gustaban tanto.
 
- ¡Bien hecho Pidgeotto! - sin embargo, el pokémon terminó tumbado en el suelo. El veneno lo había debilitado - ¡Pidgeotto! - gritó de preocupación, devolviendo al pokémon a su pokéball.
 
De repente, un gran destello se presentó detrás de Blue.
 
Al darse la vuelta descubrió que provenía de la máquina, la cual abrió una de sus compuertas, de donde salió un joven aproximadamente de la edad de ella y Red, tenía el cabello café al igual que sus ojos. Un Abra también estaba saliendo de la misma máquina.
 
Ambos cayeron al suelo, parecía que estaban algo desorientados.
 
Fueron asistidos por Red, quien antes se hallaba operando una computadora.
 
- ¿Te encuentras bien? - preguntó Red, extendiendo su mano.
 
-Si, estoy bien- dijo tomando la mano de Red para poder levantarse- Si hubiéramos permanecido así por unas 24 horas más, la fusión habría sido irreversible- dijo el muchacho- muchas gracias a los dos, soy Bill.
 
Continuará.

Mostrar Respuesta a comentarios.
@Lunarium  Esa escena no estaba planeada, Mankey simplemente atacó a Red y lo dejé en la historia. Okno.
El nuevo personaje es una mezcla entre el sujeto que te da los fósiles en el Monte Luna y un npc morenito que encontré en internet.
P.D: Gracias por el banner  RaltsLewd

@Nemuresu  Viendo su lista de movimientos, a mi también me dieron ganas de poner Venganza, además de que era conveniente para la situación, y en cuanto a Green y Mankey tendrán sus propios arcos dentro de la historia, no todos los días tu pokémon te ataca.
                                         [Imagen: u5rXkYn.jpg]
 0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#26
Mostrar NIGETARI AKIRAMERU KOTO WA DAREMO

https://youtu.be/qn96pcAd8MM?t=147

PIDGEY POKÉMON AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA PIDGEOTTO

Primero: me agrada que este capítulo sea largo en comparación con los anteriores, que oscilaban entre las mil y dos mil palabras. Se nota que te estás arriesgando a hacer algo más elaborado a partir de este punto, y hay una cierta evolución hasta en la prosa. Así que muy buen trabajo.

Segundo: Dios mío, ese efecto espora debe haber sido demasiado potente como para que Red se quedase dormido por casi dos días. Pero bueno, al menos parece que le dieron el alta y ahora pudo conseguir un nuevo pokémon, y tenía que ser un Paras al que le gusta viajar en su gorrita, aaww. Aunque claro, todavía está el problema de que Mankey le atacó. Ojalá que el mono cambie su actitud en el futuro, o sino no va a tener mucho sentido que siga en el equipo si agrede a su entrenador antes que al oponente.

Me sorprende que Red y Blue no se hayan chocado con el Equipo Rocket en el Monte Moon, sino que por el contrario recién lo hacen en el Cabo Celeste, cuando visitan a Bill. Personalmente es un cambio que me agrada bastante, puesto que siempre me resultó raro que en los juegos primero los combatas dentro de la montaña y luego recién te introducen formalmente a la organización en el Puente Pepita, con el tipo que te da la pepita como premio por haber vencido a los cinco entrenadores. Pero bueno, ya sabemos que Game Freak tiene una manera extraña de contar sus historias. También es interesante el cómo Green está tan adelantado a Red que prácticamente ni se llegaron a encontrar de nuevo en Ciudad Celeste para tener una revancha, o el hecho de que Bill tenga un Abra en lugar de un Clefairy. Me están gustando cada vez más estas libertades creativas que te estás tomando con respecto a la historia original, en serio que sí.

Y ya para lo último tenemos el momento destacable con el que comencé este comentario: la evolución de Pidgey y el como esta le ayudó a empatar con el Zubat antes de caer rendido por el envenenamiento. Por un lado la pelea estuvo muy bien pensada (pobre Sandshrew contra Venus btw); Por el otro, me empiezo a sentir mal por Blue. De seguro debe de sentirse demasiado triste al no saber qué quiere hacer con su vida. Se nota (o al menos así lo veo yo) que no le apetece mucho combatir (cosa que se ve reflejada cuando vemos que sus dos pokémon cayeron derrotados ante un Zubat), a pesar de que reconozca que es emocionante, y que de seguro se ve a sí misma como la chica de los mandados. Espero que Red pueda ayudarla a su debido tiempo a tomar una decisión con respecto a la meta que le gustaría perseguir, ya que no hay nada peor que vivir tu vida sin saber qué quiere hacer una. Y la verdad ojalá que una vez que entregue el paquete pueda seguir acompañando a su amigo, pues algo me dice que ambos van a necesitar más que la compañía de sus pokémon si quieren abrirse paso por la región, especialmente considerando que el camino de regreso a casa podría ser traicionero para Blue, puesto que acaban de cometer el error fatal de meterse con una organización criminal de cuidado y ahora todas las miradas van a estar sobre ambos.

A ver qué sorpresas te tienes guardadas para el próximo capítulo.
 
Cita:P.D: Gracias por el banner  RaltsLewd

 Aaaawww, de nada. Tenía miedo de que fuese demasiado simple, pero me alegra que te haya gustado tanto.
[Imagen: nDb2mjH.png]
   Pokémon Ragnarok
Dos entidades que nunca debieron ser despertadas de su eterno sueño volverán a encontrarse por última vez.
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#27
(10 Apr 2021
03:24 AM)
Pyro escribió:
- ¡¿Primero de noviembre?!- exclamó Red- ¿Tanto dormí?

 
-Estabas bajo el efecto de las esporas de cierto pokémon- dijo Blue señalando la gorra de Red.

Okay, eso fue demasiado cómico. Lo bueno es que Red no se comió las setas del Paras, o quizás estaría por unos efectos bastante peligrosos. Aunque más preocupante es que Pidgeotto esté envenenado, y sin un centro pokémon cerca para salvarle la vida.
Descansa. Hasta que nos volvamos a ver...
[Imagen: SwCanxx.png]
 0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#28
 Capítulo 9: Contra la sirena
Ruta 25, Kanto, 1 de noviembre de 2008.
 
Red y Blue ayudaron a Bill a ordenar el desastre que tenía en su casa de playa, mientras él los ayudaba también y contaba cómo se metió en ese embrollo junto a su Abra.
 
Había estado experimentando con un teletransportador para mejorar el traslado de las pokéball y actualizar el sistema de almacenamiento, usando una nueva tecnología que consiguió en su reciente viaje a Sinnoh, al visitar a una vieja amiga suya.
 
Justo cuando salieron fusionados de la máquina, convertidos en una criatura amorfa y grotesca, dos personas ingresaron a su casa, registrando el lugar y tirándoles el escritorio encima.
 
Como agradecimiento por haberlo salvado tanto de su experimento fallido, como de esa extraña persona que atentó contra su casa, se ofreció a curar a sus pokémon, en especial a Sparker y a Pidgeotto, que estaban gravemente envenenados. Además, les brindó comida y les dejó pasar la noche en su casa.
 
El Abra de Bill estaba comiendo junto a los pokémon de Blue y los de Red, a excepción de Mankey, quien no quiso salir de su pokéball. Sin embargo, el chico dejó un plato de comida a parte, a sabiendas de que el pokémon tipo lucha iba a comer más tarde.
 
-Todavía no puedo creer que tenga de visita a los nietos del profesor Oak - dijo Bill, ordenando unos archivos de su escritorio - Él fue… digo, sigue siendo mi héroe más grande.
 
-Yo no soy su nieto, soy una especie de asistente, por así decirlo -
 
-Eso es igual de genial - dijo Bill - Su trabajo con la pokédex fue una inspiración para crear el sistema de almacenamiento. Antes de eso era un tedio administrar las capturas y realizar cambios en el equipo.
 
- ¿Crees que es seguro que los tres permanezcamos aquí? - preguntó Blue, un poco preocupada por la tranquilidad del muchacho - Ese sujeto podría volver con refuerzos.
 
-No hay problema, esta casa tiene un sistema de seguridad en caso de robo u otras cosas - dijo mientras buscaba un control remoto - lo tenía desactivado cuando probé el experimento, por eso pudieron entrar esos sujetos a intrusear mi casa - presionando el botón de control.
 
La casa se movió un poco, producto del sistema de seguridad de Bill.
 
- ¿De dónde crees que sean ellos? - preguntó Red.
 
-Quien sabe, al estar en el campo de la investigación e invención, eres propenso de llamar la atención de las personas equivocadas - dijo Bill - puede que sean de alguna corporación extranjera o algo así.
 
Blue inconscientemente tocó su bolso amarillo y miró a Red, recordando su conversación con su abuelo antes de emprender su viaje con el objetivo de llegar a Ciudad Celeste.
 
-…es información muy valiosa…-
 
-Debe ser una coincidencia - pensó Blue.
 
-De igual forma relájense, el objetivo principal intuyó que era mi investigación, no creo que les pongan la mirada a ustedes - ordenando unos papeles - además, ya le informé a la Policía Internacional sobre el asunto, no tardarán en encontrarlos y solucionar todo esto.
 
Las palabras de Bill tranquilizaron un poco a Blue. Lo último que quería era tener a un grupo de antisociales a su acecho. Así como tampoco que acecharan a Red, y que se interpongan en su camino hacia la Liga Pokémon.
 
-Uaaah… - bostezo Bill - ya es algo tarde - mirando la hora en su reloj de pared, así como también a los pokémon que se encontraban durmiendo cómodamente en el piso de la casa - Ustedes igual deben estar cansados.
 
Tanto Red como Blue asintieron.
 
-Por aquí - dijo guiando a los jóvenes a su habitación de huéspedes - espero que sea de su agrado - abriendo la puerta del cuarto.
 
Era una habitación regular, incluía un closet y dos camas, que estaban separadas por una mesita de noche.
 
-Que descansen - dijo volviendo a la sala principal para seguir ordenando sus documentos antes de acostarse.
 
-Igualmente - dijeron Blue y Red, cerrando la puerta de la habitación.
 
Ambos se acostaron en camas diferentes. Red había sido seguido por Paras, quien al ver que su entrenador dejó su gorra en la mesa de noche, fue rápidamente a ocultarse debajo de ella para poder descansar tranquilamente.
 
Tanto Red como Blue estaban acostados mirando el techo. El día había sido un revoltijo total de múltiples situaciones y experiencias que no se esperaban, volviéndose cada vez más raro.
 
-Lo siento - dijo Blue, interrumpiendo el silencio que había en la habitación - quería animarte un poco por lo que pasó en el Monte Luna, pero creo que te hice el día más agitado con mi idea.
 
-No te preocupes por eso - dijo Red - podría decirse que sí logró despejar mi mente de esas preocupaciones.
 
Se generó un breve silencio.
 
- ¡Verdad! - exclamó - tampoco te agradecí por haber hecho evolucionar a Pidgey - dijo Red - Muchas gracias, Blue.
 
-Ni lo menciones - dijo Blue un poco avergonzada - fue una verdadera sorpresa para mí también. Debo decir que ahora entiendo un poco esa fascinación de Green por los combates, aunque todavía siguen sin gustarme.
 
Se generó otro silencio.
 
- ¿Qué tienes pensado hacer cuando entregues el recado? - preguntó Red.
 
Blue no respondió. Era algo que ni ella sabía. Ese era el motivo por el cual decidió ayudar a su abuelo, el motivo de su viaje, y todavía no encontraba la respuesta.
 
¿Qué es lo que quería hacer?
 
-No lo sé - dijo Blue un poco triste - Green y tú tienen un objetivo, una meta, pero yo no tengo en mente lo que me gustaría hacer.
 
Respiró profundamente para seguir hablando.
 
-Primero él salió de viaje, luego tú - dijo Blue - Eso realmente me sorprendió. Estaba feliz por ti, ese era tu sueño junto con Green desde que eran niños, pero también me sentía, como si me estuviera quedando atrás.
 
Hizo una pequeña pausa antes de continuar, con Red escuchando cada palabra que decía.
 
-No me gustan los combates como para ser una entrenadora, y tampoco tengo el suficiente interés en la materia como para ser una investigadora pokémon - dijo la chica con el mismo tono triste- ¿Tú qué opinas?
 
El chico estaba intrigado con la confesión de Blue y la manera en que lo dijo.
 
No se le pasó por la cabeza que ella tuviese esos pensamientos, ese vacío de propósito en su interior.
 
En el fondo conocía perfectamente la sensación de no estar seguro de que hacer con tu vida. Conocía el miedo y la inseguridad que eso provocaba, de qué hacer, qué camino seguir, qué te gustaría hacer y si lo que elegiste es lo correcto o no.
 
Es más, recientemente seguía con esos pensamientos en su cabeza, que se le iban disipando por las palabras del profesor Oak y el apoyo de Blue.
 
No tenía una respuesta clara que darle, era algo que no podía responder por ella, sin embargo, quería darle unas palabras de ánimo, para que no se adentrará en un mar de angustia.
 
-"Todo llega cuando tiene que llegar" - dijo repentinamente Red.
 
Blue se quedó pensando un momento en las palabras de Red, recordando donde las había escuchado antes para luego sonreír.
 
Era una de las frases típicas que decía Benedicto de "Expedientes de las sombras”, una serie de misterio y suspenso, donde su protagonista era un detective privado de la región de Galar, que resolvía diversos tipos de casos junto a su compañero Martin.
 
- ¿Todavía te acuerdas de eso? -
 
-Pues claro, literalmente nos obligabas a Green y a mí a verla contigo cada semana -
 
-Oye, lo haces sonar como si fuera una tortura - dijo Blue, fingiendo estar ofendida.
 
-Jajaja no, nada de eso - siguiéndole el juego.
 
Ambos comenzaron a reír levemente, intentando hacer el menor ruido posible para no molestar a sus pokémon y a Bill.
 
Le alegró escucharla reír, sintiéndose aliviado de que pudo encontrar las palabras adecuadas para cambiar su estado de ánimo.
 
-No importa el objetivo que quieras tener, mientras estés contenta con ello y decidida - dijo Red - yo te apoyare, así como tú me estas apoyando a mí.
 
Blue sonrió.
 
-Gracias Red -

 
Los dos se habían levantado y aseado. Al llegar a la sala de estar vieron que Bill ya tenía listo el desayuno, y que sus pokémon se encontraban comiendo a gusto.
 
Red dejó a Paras en el suelo para que fuera a comer también. De igual forma vio que el plato que le había dejado a Mankey, se encontraba vacío al lado de su pokéball.
 
-Espero que hayan dormido bien - dijo Bill sirviendo café.
 
-Más o menos - dijo Red - no podía quitarme de la cabeza mi próxima batalla de gimnasio - mientras se sentaba con Blue a tomar desayuno.
 
- ¿Desafiaras a la sirena? - preguntó Bill.
 
- ¿A quién? - preguntó Red, sin entender a quién se refería Bill.
 
-A Misty, así es como le dicen los oriundos de Ciudad Celeste a ella -
 
-Ahh, entonces si, a ella -
 
-Es muy hábil como líder de gimnasio y nadadora, por no decir que también es muy hermosa - dijo Bill sentándose con los chicos a desayunar - a veces suele venir a entrenar aquí en Cabo Celeste, o a nadar junto a sus pokémon al aire libre.
 
- ¿Tienes alguna estrategia pensada? - preguntó Blue.
 
-Sólo en utilizar a Pidgeotto y a Paras - dijo Red - si su efecto esporas afecta a los pokémon de Misty como me afectó a mí, entonces puede que tenga una posibilidad de ganar.
 
-Puedes hacerlo - dijo Bill tomando un sorbo de su café - cuando estaba fusionado con Abra, era consciente de todo lo que ocurría. Vi tus decisiones y tu determinación al ayudarme. Estoy un 92% seguro de que puedes ganar.
 
-Jejeje muchas gracias, Bill - dijo Red - ¿De dónde sacaste ese porcentaje?
 
-Pensé en un número entre el 85 y el 99 -
 
Los tres comenzaron a reírse.
 
-Por cierto, ¿Tuviste mucho trabajo ordenando todo lo que quedaba anoche? - preguntó Blue.
 
-Un poco - contestó - esos sujetos se llevaron una parte de mi trabajo con el teletransportador, mas no se llevaron nada más, pero los tengo captados en video, aunque tengo un inconveniente con eso.
 
- ¿Cuál es? - preguntó Red.
 
 -La definición de mi cámara de seguridad no logra distinguir muy bien los rostros de esos dos - dijo Bill, ganándose unas miradas extrañas por parte de Blue y Red - si lo sé, tengo un teletransportador en mi casa de playa, pero no una cámara con buena definición.
 
-Cada uno con sus prioridades - dijo Blue, a lo que los tres volvieron a reírse.

 
Red y Blue caminaban de regreso a Ciudad Celeste por la ruta 24, con Paras y Sparker acompañándolos en sus respectivos lugares habituales, garra y hombro respectivamente.
 
Estaban moviéndose cautelosos y un tanto nerviosos ante cualquier individuo sospechoso a su alrededor.
 
También estaban un poco preocupados por haber dejado solo a Bill, pero él les había dicho que con su sistema de seguridad era imposible que esos individuos volvieran a entrar. Igualmente les dijo que una agente de la Policía internacional iría para tomar la grabación y usar su tecnología para rastrear los rostros de esas personas, recuperar la parte de su trabajo que le robaron y llevar a esos delincuentes ante la justicia.
 
Lo último que les dijo fue que le dijeran al profesor Oak que lo vaya a visitar alguna vez, para poder dialogar sobre sus investigaciones y poder tomarse un buen café.
 
- ¿Dónde tenías que entregar el paquete? - preguntó Red, mientras caminaban por las calles de Ciudad Celeste, rumbo al gimnasio.
 
-En el centro pokémon - respondió Blue - el abuelo me dijo que encontraría al destinatario dentro del lugar a las 2 pm.
 
- ¿Qué tal si me esperas allí? - dijo Red - podríamos recorrer la ciudad, ver los alrededores, ¿Qué te parece?
 
Blue sonrió. Sabía que Red intentaría animarla y apoyarla, eso la hacía sentir feliz.
 
-Me parece bien - llegando a la entrada del centro pokémon, que se encontraba a un lado del gimnasio de Ciudad Celeste - ¡Éxito en tu combate! - dándole unas palmadas en la espalda para luego ingresar al centro pokémon.
 
-Jejeje gracias - dirigiéndose a su destino, el gimnasio de la ciudad.
 
El interior del lugar tenía una enorme piscina en el medio, con tres plataformas de color rojo que flotaban en el agua.
 
Red quedó absorto al ver la gran cantidad de agua, respirando más pesadamente y tensando su cuerpo un poco al ver como el agua de la piscina iba oscilando.
 
En la orilla de la piscina se encontraba una chica. Su cabello era corto de color naranja, llevaba puesto un traje de baño blanco de una pieza y una chaqueta celeste. Llevaba también un cronómetro en la mano derecha, y estaba acompañada por un Psyduck.
 
- ¡Vamos, falta poco para que rompas tu récord! - dijo la chica.
 
De pronto del agua salió una chica de cabello castaño que usaba un traje de baño azul de una sola pieza.
 
- ¿Como… me fue? - respirando pesadamente.
 
-10 minutos y 4 segundos - dijo la chica - rompiste tu propio récord por 7 segundos - dándole una mano para que pudiera salir del agua - ¡Bien hecho!
 
-Gracias… pero aún estoy muy lejos de llegar... de sus 25 minutos y 3 segundos señorita -
 
-Con más entrenamiento podrás llegar a ese tiempo - dijo la chica, para a continuación ver a Red en la entrada del gimnasio - ¡Bienvenido! - dijo entusiasmada, acercándose a Red, sacándolo de su trance - ¿Vienes a desafiarme a un combate? ¿Estás bien? -  al ver a Red tan tenso
 
- ¿Eh? Si, estoy bien - saliendo de su asombro - vine a tener una batalla con la líder Misty.
 
-Yo soy Misty, la líder de este gimnasio y especialista en los pokémon tipo agua - mientras se lanzaba a la piscina realizando una voltereta hacia atrás.
 
En un santiamén llegó al otro lado, sorprendiendo a Red por su velocidad y elegancia con la que realizó dicha hazaña.
 
- ¿Cuál es tu nombre? - preguntó Misty.
 
- ¡Soy Red! -
 
- Muy bien, Diana, por favor explícale las reglas de este gimnasio a Red -
 
- ¡Sí señorita Misty! - mientras se colocaba a un lado de la piscina junto al Psyduck de la entrenadora tipo agua - ¡Los combates son de 2 vs 2 y solo el retador puede cambiar de pokémon durante el combate!
 
- ¡Espero que estés preparado! - dijo sacando una pokéball - ¡Ve Staryu!
 
La nadadora había sacado a un pokémon con forma de estrella, que tenía una gema roja en el centro de su cuerpo.
 
Red sacó su pokédex.
 
“Staryu, pokémon estrella, tipo agua. Un enigmático pokémon que puede regenerar con facilidad todo apéndice que pierda luchando.”
 
-Staryu tiene una buena velocidad, pero una resistencia baja - pensó Red - ¡Sal, Pidgeotto!
 
El pokémon pájaro dio una vuelta alrededor del gimnasio para terminar posando en una de las plataformas flotantes.
 
- ¡Comiencen! - dijo Diana.
 
- ¡Bien, comenzaremos nosotros! - dijo Misty con un tono serio, pero igualmente entusiasta - ¡Staryu, usa pistola agua!
 
- ¡Elévate! - ordenó Red.
 
La estrella marrón disparó un chorro de agua de una de sus extremidades, ataque que fue evitado por el pájaro, quien alzó el vuelo.
 
- ¡Giro rápido! -
 
- ¡Ataque rápido! -
 
Staryu comenzó a girar, dirigiéndose hacia Pidgeotto, sin embargo, el ataque del pokémon volar fue más rápido, golpeando primero y lanzándolo al agua.
 
Pidgeotto seguía volando, utilizando su increíble vista para poder seguir a Staryu, que estaba en el fondo de la piscina esperando por las indicaciones de su entrenadora.
 
- ¡Usa rapidez! -
 
- ¡Esquiva usando ataque rápido! -
 
Unas estrellas brillantes salieron del agua en dirección a Pidgeotto, quien obedeció las órdenes de su entrenador y usó el ataque para cambiar su posición en el aire, pero al momento de hacerlo las estrellas cambiaron de dirección, golpeándolo en la espalda y haciéndolo descender al agua.
 
Staryu estaba en la superficie debajo de Pidgeotto, esperando por las indicaciones de Misty para atacar.
 
- ¡Usa ciclón! - ordenó Red.
 
Antes de caer, Pidgeotto extendió sus alas y creó una poderosa ráfaga de viento, mucho más fuerte que un tornado ordinario.
 
El ataque del pokémon de Red hizo salir mucha agua de la piscina, mojando a los presentes y golpeando a Staryu directamente.
 
Pese a esto, los 2 entrenadores y la réferi permanecieron en sus posiciones como si nada, insertos en el combate.
 
La piscina volvió a llenarse en su máxima capacidad, producto de un dispositivo ubicado a un costado de esta, permitiendo que el nivel del agua no disminuyera y no diera desventaja a los pokémon acuáticos en situaciones como esa.
 
Tanto Pidgeotto como Staryu estaban reposando en una plataforma. El pokémon de agua se encontraba más cansado que el pokémon de Red.
 
- ¡Staryu usa recuperación! -
 
- ¡Ataque rápido! -
 
El pokémon de Misty comenzó levemente a brillar, mas Pidgeotto se acercó a él con una increíble velocidad, acertando el ataque antes de que su oponente pudiera recuperarse.
 
El impacto del ataque rápido hizo que el Staryu de Misty saliera de la piscina y chocara con la pared del gimnasio.
 
La joya del centro de su cuerpo estaba brillando débilmente hasta apagarse, señal de que se había debilitado.
 
Esto fue confirmado por Diana, quien alzó su brazo en señal de que el pokémon de Misty se encontraba incapaz de pelear.
 
- ¡Staryu, regresa! - devolviendo a la estrella devuelta a su pokéball - ¡Nada mal Red, tu Pidgeotto es realmente fuerte, me resulta interesante tu estrategia de combate!
 
- ¿Estrategia? -
 
- ¡No te he dicho la mía, es ofensiva total, con mis queridos pokémon tipo agua! - sacando su segundo pokémon - ¡Ve Starmie!
 
El siguiente pokémon de Misty era otro pokémon con forma de estrella. Parecía dos Staryu de color morado pegados, más grande que el anterior y con la misma joya roja resplandeciente en su centro.
 
Red volvió a sacar su pokédex.
 
“Starmie, pokémon misterioso, tipo agua/psíquico. Nada por el agua haciendo girar su cuerpo estrellado a modo de hélice. El núcleo de este pokémon brilla y llega a tornarse de siete colores.”
 
-Vayamos con ataque rápido otra vez - pensó Red, analizando que Starmie era mucho más rápido que Staryu, además de tener un rescatable ataque especial.
 
- ¡Starmie, usa fortaleza! -
 
- ¡Ataque rápido! -
 
Pidgeotto volvió a acercarse rápidamente a golpear al pokémon oponente, pero este a pesar del ataque, logró subir su defensa.
 
- ¿Debería probar usando ciclón? - pensó Red - Creo que seguiré aprovechando la prioridad de ataque rápido - ¡Ataque rápido!
 
- ¡Hidropulso! -
 
La situación se repitió. El pokémon de Red encestó el ataque primero, pero Starmie logró concretar su ataque, generando una esfera de agua que golpeó directamente a Pidgeotto, dada su cercanía.
 
El Pidgeotto de Red volvió a posarse en la plataforma. Su expresión era de desorientación total, no parecía consciente de lo que estaba sucediendo a su alrededor.
 
- ¡Hidropulso otra vez! -
 
- ¡Ataque rápido! -
 
Pidgeotto se movió antes que Starmie para atacar, pero en lugar de golpear al pokémon de Misty, terminó por chocar con las paredes del gimnasio, haciéndose daño.
 
El pokémon morado género otra esfera de agua, golpeando de nuevo al pokémon ave.
 
- ¡Pidgeotto regresa! - devolviendo al pokémon a su pokéball, aprovechando esa oportunidad que le brindaba el gimnasio.
 
-Una vez que Pidgeotto vuelva al combate dejará de estar confundido, pero si es Starmie vuelve a usar hidropulso contra él, no creo que tengamos chance de ganar - pensó Red, para luego quitarse la gorra, revelando a Paras quien dormía cómodamente en su cabeza - ¡Paras, yo te elijo!
 
Al escuchar eso, el pokémon hongo saltó a una de las plataformas, siguiendo las órdenes de su entrenador, pero viéndose algo temeroso de luchar.
 
-Un Paras - pensó Misty - No tienen una buena defensa, además su ataque y velocidad son muy bajos - pensó - ¡Starmie, usa giro rápido!
 
- ¡Cuchillada! - ordenó Red.
 
El Starmie de Misty giró rápidamente, asimilando a una hélice de helicóptero, golpeando a Paras e impidiendo que este pudiera golpearlo con sus pinzas.
 
Sin embargo, al golpearlo hizo que el pokémon hongo soltara muchas esporas, que hicieron contacto directo con el pokémon de agua, antes de que este regresara a la plataforma cerca de su entrenadora.
 
El Starmie se retorció un poco, mientras una descarga eléctrica iba recorriendo su cuerpo.
 
- ¡Starmie! - gritó Misty por la condición de su pokémon.
 
-Perfecto - pensó Red - ¡Paras, usa recurrente!
 
- ¡Bloquea con rapidez! -
 
Paras disparó una serie de balas semillas directa y consecutivamente a Starmie, quien no pudo realizar el ataque producto de la parálisis.
 
El ataque del pokémon insecto fue bastante efectivo, a pesar de que su oponente había subido su defensa con anterioridad.
 
-Paralizador y polvo veneno no funcionaran en esta ocasión, y Paras no es muy rápido como para acercarse y usar cuchillada - pensó Red - ¡Recurrente otra vez!
 
- ¡Salta y usa rapidez! - ordenó Misty.
 
Esta vez Starmie logró moverse y atacar, impulsándose con sus extremidades para eludir el impacto de las balas semillas, y lanzar unas estrellas brillantes con dirección a Paras, quien se asustó al recibir de lleno el ataque.
 
- ¡Paras regresa! - devolviéndole a su pokéball, al verlo en apuros - Excelente trabajo - pensó - ¡Sal Pidgeotto!
 
El pokémon pájaro aterrizó en la plataforma aledaña a su entrenador, alzando sus alas con majestuosidad, listo para tener su revancha contra Starmie.
 
- ¡Ataque rápido! - ordenó Red.
 
- ¡Hidropulso! -
 
Starmie no se pudo mover, dándole la oportunidad a Pidgeotto de atacar y salir ileso.
 
La joya del pokémon estrella estaba parpadeando, estaba bastante débil.
 
Misty estaba pensado en dos posibilidades, usar un ataque de curación o usar hidropulso, esperando confundir a Pidgeotto y que se hiciera daño él mismo.
 
- ¡Ataque rápido! - ordenó Red, aprovechando que la líder se hallaba algo distraída.
 
- ¡Hidropulso! -
 
Comenzó a generar la esfera de agua a lo que Pidgeotto se iba dirigiendo hacia él. A la espera de que el pokémon pájaro lo atacará para poder golpearlo e intentar confundirlo otra vez.
 
- ¡Cambia tu dirección! - ordenó Red.
 
En vez de atacar, Pidgeotto usó la velocidad del ataque para posicionarse al lado derecho de Starmie, quien había concretado su ataque, pero fue lanzado al techo del gimnasio.
 
- ¡Ciclón! -
 
El pokémon volador desplegó sus alas y generó una potente ráfaga de viento muy cercana a Starmie, mandándolo a estrecharse contra la pared lateral del gimnasio.
 
Starmie se encontraba tumbado en el suelo, con su joya parpadeando hasta apagarse.
 
- ¡Starmie se ha debilitado, la victoria es para el retador Red! - dijo Diana, alzando su mano en la dirección del ganador.
 
Red sonrió mientras exhalaba una gran cantidad de aire. Su corazón estaba en el mismo estado que cuando venció a Brock.
 
Pidgeotto voló a su lado, extendiendo sus alas para abrazar a su entrenador.
 
-Ganamos - dijo Red, para luego sacar a Paras a su pokéball - No hubiéramos ganado si ti - tomando al pokémon insecto entre sus manos para colocarlo debajo de su gorra.
 
-Muy buen trabajo aprovechando la habilidad de tu pokémon - dijo Misty - Fue un error subestimar a Paras. Toma la medalla cascada, como prueba de que me has vencido.
 
Misty le entregó a Red la medalla de su gimnasio, que tenía forma de gota de agua color celeste.
 
-Muchas gracias - dijo Red, guardando su segunda medalla.
 
-Gracias a ti - dijo Misty - Fue una batalla realmente emocionante.
 
-Tenemos un secador de ropa en el gimnasio, a menos que no te importe ir todo mojado por la calle - dijo Diana.
 
Red miró el estado de su atuendo, percatándose de que estaba todo mojado.
 
-Por favor -

 
Ya con su ropa seca y con su segunda medalla ganada, Red salió del gimnasio de Ciudad Celeste, encaminándose al centro pokémon para reunirse con Blue.
 
Estando afuera del lugar, no pudo visualizar donde se encontraba su amiga.
 
Cerca de la salida sur de la ciudad había varias personas que empezaron a distribuirse por la ciudad. Al mirar hacia allá, Red distinguió el sombrero blanco de Blue, además de a Sparker en su hombro.
 
Rápidamente se dirigió a donde estaba la chica parada.
 
- ¿Blue? - pregunto Red, haciendo que la chica se volteara.
 
-Red - asombrada de encontrarse con él.
 
- ¿Está todo bien aquí? - preguntó Red al ver cómo se estaba formando un perímetro policial por la entrada sur de la ciudad, impidiendo el acceso a Ciudad Azafrán.
 
-Red, yo… ¡Tengo que ir a Pueblo Lavanda! -
 
Continuará.

Mostrar Respuesta a comentarios
@Lunarium  Justo estaba pensando en esa canción cuando cuando estaba escribiendo la evolución.
En los juegos te cruzas con tu rival porque el sabe que lo sigues, en cambio Green aquí tiene la idea de que Red sigue en el laboratorio. Lo del Abra fue para darle una apariencia más grotesca.
Blue se estaba volviendo mi personaje preferido la verdad, y pese a que la historia se llama Red/Green, Blue también es muy importante para la historia.
Desde aquí, no hay marcha atrás.
Hail Rocket.

@Nemuresu Red en la pálida después de la ingesta de hongos, de hecho eso lo saque de un hecho que me paso en la vida real, no por comer hongos, sino porque no dormí por mas de 24 horas. No me había percatado de ese sentido en el dialogo, me hiciste el día.
                                         [Imagen: u5rXkYn.jpg]
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#29
Mostrar Una Misty salvaje aparece (comentarios del capítulo 9)
@Pyro  Pues...estuvo divertido. Un poquito más light considerando que en el anterior tanto Red como Blue tuvieron que pasar por una situación tan violenta con los Rocket. Lo gracioso fue que toda la escena en la que los dos se quedan en la casa de Bill por una noche para descansar y luego se ponen a hablar desde sus respectivas camas me recordó a una escena de mi viejo fic "nuzlocke" de Kanto en el que pasaba exactamente lo mismo, lo cual me produjo un déja-vu en el buen sentido.

Como ya dije anteriormente, me está gustando muchísimo que los capítulos se estén volviendo más largos a partir de este punto, ya que se nota que te va a permitir profundizar mejor en cosas como los sentimientos de los protas y los combates, algo que siempre se agradece.

Y hablando de batallas, el combate contra Misty también estuvo bien. Quizás no me resultó tan memorable como el de Brock, pero sí mejor narrado y mucho más dinámico, además de que sirvió para 1) hacer que la trama avance (obviamente), 2) mostrar los conocimientos de red como científico y/o asistente de laboratorio y 3) darle a Paras su primer combate, aunque haya tenido que hacer poco. Ojalá pueda demostrar aún más lo que vale cuando llegue el momento de enfrentar a Surge por la tercera medalla, pues su efecto espora podría ser de mucha utilidad durante dicho desafío.

Al principio me intrigaba saber por qué Blue tenía que dirigirse hacia Pueblo Lavanda de entre todos los lugares, y fue entonces cuando caí en la cuenta de que allí es donde vive Fuji. Aunque eso a su vez levanta muchas interrogantes. ¿Acaso ya entregó el paquete y fue Looker quien le dijo que vaya hasta allí? ¿O es que Looker decidió cambiar el punto de encuentro a último minuto? ¿Y realmente le conviene ir hasta allí considerando que la última vez que vimos Fuji este parecía estar asustado, como si lo estuviesen persiguiendo por lo del proyecto Génesis, cosa que Oak debió haberle advertido a Blue? De una u otra forma el misterio se está tornando cada vez más interesante, más sabemos que Looker está sano y salvo porque de acuerdo con la cronología murió en el 2017 tras el incidente con Larz, y siendo que este fic se ambienta en el 2008 aún sigue vivo en este período de la línea de tiempo. Y me apuesto todo a que Giovanni y los Rocket están involucrados con todo esto.

El suspenso me está matando. A ver qué ocurre a continuación.
[Imagen: nDb2mjH.png]
   Pokémon Ragnarok
Dos entidades que nunca debieron ser despertadas de su eterno sueño volverán a encontrarse por última vez.
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#30
Pobre de Blue, mala la fortuna que le tocó al quedarse afuera del gimnasio. Me da la mala impresión de que estuvo justo en la escena del crimen antes de ocurrir, y la agarraron en un momento donde poco o nada pudo hacer para evitarlo. Aunque, esa parte de Pueblo Lavanda, ¿se cargaron? If so, what a bad day that was.
Descansa. Hasta que nos volvamos a ver...
[Imagen: SwCanxx.png]
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)