Longfic- Pokémon: Red/Green

Extension largaLongfic
FranquiciaCoregames
GéneroAventuraSuperación
Resumen

Red y Green emprenden su viaje como entrenadores pokémon. Aunque por razones diferentes, los dos rivales combatirán por el trono del campeón.

AdvertenciaViolenciaMutilaciones
#1
[Imagen: wQp9jgs.png]
(Nuevo Banner hecho por @"Lunarium" )

Mostrar Ficha de personajes (SPOILER)
[Imagen: cZWgLhL.jpg]
Nombre: Red Augur
Edad: 16 años
Cabello: Negro
Ojos: Rojos
Lugar de Origen: Pueblo Paleta
Fecha de nacimiento: 11 de octubre de 1992
Equipo pokémon:
      

[Imagen: XiaCLk3.jpg]
Nombre: Green Oak
Edad: 16 años
Cabello: Café
Ojos: Verdes
Lugar de Origen: Pueblo Paleta
Fecha de nacimiento: 26 de octubre de 1992
Equipo pokémon:
       

[Imagen: DP2vCW3.png]
Nombre: Blue Oak
Edad: 16 años
Cabello: Castaño
Ojos: Azules
Lugar de Origen: Pueblo Paleta
Fecha de nacimiento: 26 de octubre de 1992
Equipo pokémon:
     
    Venus              Sparker               Otto                 Kitty
Acompañantes:

                                       [Imagen: APTHhOg.jpg]
 0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  1  0  0
Responder
#2
Hmm, este Red parece influenciado por personajes nuevos. Interesante forma de adaptar la historia. Ojalá y puedan aparecer pronto.
[Imagen: l1Mexwv.png]
Best Friends
 0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#3
Hay preguntas que tengo que respuestas y espero que los siguientes caps las respondan. Me agrada que aunque sea la aventura de Red y Green, están involucrados más personajes que están influenciando la historia; de hecho es raro ver a un Red que dude y que no tenga como meta principal ser entrenador, pero a ver que pasa.
[Imagen: EoTbvLf.png]
[Imagen: rdHpyS1.png]
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#4
Interesante que Red no sea edgy ni un protagonista de sangre caliente por así decirlo. Lo que me gusta es que tiene matices. Y la manera de comportarse Green...Es llamativa, de seguro hay un trasfondo que lo une más allá de lo evidente con Red.

Saludos.
 0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#5
Capítulo 1: Rojo y verde

Pueblo Paleta, Kanto, 26 de octubre del 2008.

En el laboratorio del profesor Oak; un distinguido conocedor sobre el mundo pokémon; un joven de cabello negro y que estaba utilizando una bata se hallaba en el patio trasero, el cual poseía una hectárea completa de habitad para varios pokémon, con muchos árboles además de una gran laguna.

El joven llevaba una escalera y era seguido por un Charmander que llevaba un balde vacío.

Colocó la escalera y con ello logro subir a un árbol de bayas aranja. Comenzó a arrancarlas del árbol y dejarlas caer. El Charmander que se encontraba abajo se movía de un lado a otro con el balde para poder atrapar las bayas una por una.

-Bien hecho Charmander- decía el chico bajando de la escalera.

-Te despertaste temprano Red- decía el profesor Oak saliendo al patio trasero acompañado de un Exeggutor.

-Si- respondía el chico de ojos rojos sosteniendo el balde de bayas- Quería juntar algunas bayas para hacer el desayuno para los pokémon del laboratorio.

-Ya veo- decía el profesor para luego visualizar a Charmander-También veo que te estás llevando muy bien con Charmander.

-Si- respondía Red- Fue un inesperado regalo de cumpleaños- decía recordando su cumpleaños hace 2 semanas.

-Bueno, yo ya tenía planeado regalarte desde hace un tiempo- decía el profesor.

-Si mal no recuerdo- pensaba Red- Profesor, ¿qué fecha es hoy?

-26 de Octubre- decía el profesor- Creo que se me está olvidando algo...- decía rascándose la cabeza.

Mientras tanto en otro lugar de Pueblo Paleta. Un chico de cabellos café dormía plácidamente en la comodidad de su cama.

-Hermano...- decía una voz femenina al otro lado de la puerta- a desayunar.

El chico lentamente abrió los ojos, poco a poco se iba levantando de su cama. Al sacar un pie de su cama piso un libro, uno de varios que estaban por toda su habitación.

Ya estando levantado, fue a abrir la puerta.

-Al fin despertaste- decía una chica de cabello largo color café y de ojos azules, que estaba usando un pijama rosado- Green.

-Si si, lo que digas Blue- respondía el chico de ojos verdes.

Ambos bajaron a la cocina donde su madre los esperaba.

-¡Feliz cumpleaños!- decía su madre yendo a abrazar a sus dos hijos.

-Gracias mamá- decía Blue correspondiendo el abrazo.

Green sonrió mientras correspondía el abrazo de su progenitora.

En la mesa de la cocina había un pastel de chocolate, con dos velas, un 1 y un 6.

Los tres se sentaron. Los gemelos soplaron las velas.

-¿Que tienen planeado hacer hoy?- preguntaba la madre mientras cortaba el pastel.

-Voy a ir donde el abuelo- decía Green residiendo una rebanada de pastel.

-Es por sus regalos, ¿Verdad?- decía la madre.

-Si - respondía Green.

La familia de tres termino de comer. Green volvió a su cuarto para vestirse. Se puso un pantalón café, una sudadera blanca y encima de ella una chaqueta negra. Accidentalmente volvió a pisar otro de sus varios libros regados por el suelo.

"El arte de los combates pokémon Volumen 4"

Puso el libro encima de su escritorio para luego salir de su habitación.

-Espérame Green- decía Blue llevando un vestido de color negro.

-Vamos- decía Green.

Los hermanos salieron de su casa rumbo al laboratorio de su abuelo, el profesor Oak.

Les quedaba relativamente cerca. Ya estando en la entrada del laboratorio, utilizaron sus llaves para entrar.

-Con permiso- decía Blue.

-Bienvenidos- decía viniendo el profesor Oak a saludar a sus nietos- Oh... y feliz cumpleaños también a ambos- decía el profesor mientras extendía sus brazos para abrazar a sus nietos.

-¡¡Gracias abuelo!!- decía Blue a su abuelo mientras lo abrazaba con mucho cariño.

-Gracias- decía Green a la distancia.

-Hola- decía Red llegando acompañado de su Charmander-  Feliz cumpleaños Green, Blue.

-Muchas gracias Red- decía Blue mientras lo abrazaba con mucha fuerza.

Green no respondió.

-Bueno, ya que ambos están aquí...-decía el profesor Oak- creo que es momento de entregarles a ambos sus regalos.

Los cuatro se dirigieron al laboratorio del profesor, una sala llena de artilugios tecnológicos. En medio había una mesa, en la cual se hallaban dos pokéballs.

-Bien, es el momento de entregarles a ustedes dos su primer pokémon- decía el profesor mientras se colocaba a un lado de la mesa- Adelante, escojan.

Los hermanos estaban atentos a las dos pokéballs encima de la mesa, conociendo los pokémon que se hallaban dentro.

-No hay necesidad de complicarse tanto ¿Verdad?- decía tomando una pokéball- Ambos ya sabíamos desde antes cual sería nuestro primer compañero- decía mirando a su hermana.

Blue dio una pequeña risa.

-Tienes razón- decía la chica tomando la única pokéball que quedaba encima de la mesa.

-Sal...-decía Green sacando a su pokémon- Squirtle.

Al salir, el pokémon tortuga se quedo mirando al que ahora era su entrenador.

El joven de ojos verdes se agacho a la altura del pequeño pokémon. Ambos, entrenador y pokémon intercambiaban miradas.

-Red- decía Green volviendo a pararse- tengamos una batalla pokémon.

Se genero un breve silencio.

-¿Eh?- reacciono el chico de ojos rojos.

-Tengamos una batalla pokémon- decía Green otra vez con bastante seriedad-Vamos a usar tu patio trasero abuelo- decía el muchacho a su abuelo mientras se dirigía al patio.

-Espera un momento Green- decía Red-¿Por qué quiere luchar conmigo?

-¿Por qué quiero luchar contigo?- respondía Green.

Se genero otro silencio.

-Mi meta, nuestra meta- decía Green mirando a Squirtle- es convertirnos en los más fuertes. Nuestro primer reto- decía señalando a Red- es derrotarte en nuestro primer combate.

-Me dejas con más dudas- decía Red rascándose la cabeza- Pero si quieres combatir, combatiremos.

Los cuatro se dirigieron al patio trasero. Red y Green estaban posicionados para combatir.

Blue había sacado a su Bulbasaur para que pudiese observar la batalla.

Green estaba preparado con su Squirtle, mientras que Red lo estaba con su Charmander.

-Muy bien ¡Comiencen!- dijo el profesor Oak.

-Charmander usa arañazo- ordenaba Red.

-Squirtle usa placaje- ordenaba Green.

Ambos ataques chocaron, haciendo que los pokémon retrocedan.

-Squirtle usa refugio- ordenaba el chico de ojos verdes.

Squirtle uso su ataque, ocultándose en su caparazón, aumentando su defensa.

-Charmander, usa gruñido- ordenaba Red, haciendo que su pokémon le bajase ataque al pokémon rival- Ahora usa arañazo.

Charmander se disponía a atacar a Squirtle.

-Squirtle, usa refugio otra vez- ordenaba Green a lo que su pokémon volvió a ocultarse dentro de su coraza.

El ataque de Charmander no le hizo casi nada de daño a Squirtle.

-Ahora usa placaje- ordenaba Green.

Squirtle ataco a Charmander, al estar tan cerca, fue un golpe critico.

-Charmander usa arañazo otra vez- ordenaba el chico de ojos rojos.

-Je, Squirtle usa placaje- ordenaba Blue.

Ambos ataques volvieron a chocar. A pesar de que su ataque era más débil, su defensa hizo que el ataque de Charmander no le hiciera ni cosquillas.

-No es más que un juego de niños- pensaba Green observando el campo de combate- Con solo unos pocos ataques de estado y uno normal, el ganador será el que sepa usarlos bien- pensaba- Squirtle usa placaje- ordenaba Blue.

El pokémon tortuga volvió a atacar a Charmander.

-Ahora usa refugio- ordenaba Green nuevamente.

-Charmander usa gruñido- ordenaba Red.

-Squirtle usa látigo- ordenaba Green a lo cual su pokémon obedeció- Ahora usa placaje.

Squirtle ataque brutalmente a Charmander.

Fue otro golpe crítico.

Charmander se había debilitado.

Green soltó una sonrisa triunfante.

¿Estas bien con esto?

Una breve voz en su mente hizo que su sonrisa se desvanezca.

-Si- respondió para sí mismo.

-Charmander regresa- decía Red devolviendo a su pokémon a su pokéball- Fue una buena batalla Green, eres bastante hábil.

-Je- reía Green- ¿Hábil? Por supuesto.

Los cuatro entraron rumbo a la máquina de curación ubicada en el laboratorio del profesor para poder curar a Charmander y a Squirtle.

-Ya están- decía el profesor Oak.

Ambos entrenadores recibieron sus pokéballs de vuelta.

Green se dirigió a la salida.

-Espera hermano- decía Blue- ¿Te marchas tan pronto?

-¿Tan pronto? - decía deteniéndose- Claro. Voy a convertirme en el entrenador más fuerte del mundo- decía para luego mirar fijamente a Red- Eso es algo que nunca olvidare- decía marchándose.

Luego de un rato que se fuera Green, el profesor Oak se había percatado de algo.

-¡Rayos!- exclamaba el profesor Oak-¡Olvidé entregarles sus pokédex!

El profesor fue rápidamente a buscarlas, entregándoselas a Blue.

-No te preocupes abuelo, lo alcanzare para darle su pokédex- decía Blue- Nos vemos abuelo, Red- decía la chica para luego irse.

Red quedo pensativo tras lo que dijo Green, con una sensación agridulce en la mente.

Entrenador pokémon


Pensaba, que si en algún momento de su vida, había querido ser un entrenador pokémon.

Todo el día, en medio del trabajo de laboratorio, cuidando a los pokémon de Oak, trataba de hacer memoria.

Oak se percató del comportamiento extraño de Red.

Cuando fue que había renunciado en convertirse en entrenador pokémon.

Ya era de noche. Red estaba acostado en su cama, mirando el techo.

Piensa, piensa.

El joven trataba de hacer memoria.

En qué momento, en que parte de su vida había cambiado todo.

Donde, donde, donde.

Debía haber un punto de convergencia en el cual había cambiado de parecer.

-1998- instantáneamente fue lo primero en lo que pensó.

Unas pequeñas lágrimas salían de sus ojos.

Lentamente se quedó dormido, con los ojos humedecidos por las lágrimas.

Los Pidgey volaban, saliendo al vuelo junto a la llegada de la mañana.

Red se había levantado, se fue a lavar la cara para luego dirigirse a la cocina a comer algo.

El profesor Oak estaba allí, un tanto serio. Encima de la mesa se encontraba una caja de cartón un tanto grande.

-Buenos días profesor- decía Red.

-Buenos días Red- decía Oak- tenemos que hablar.

Ambos se sentaron.

-¿De qué quiere hablar?- preguntaba el chico.

- Es sobre lo de ayer- decía el profesor- Cuando estabas combatiendo con Green. Tenías... cierto aire, muy similar... a Lorett.

Red se quedó sumamente quieto al oír ese nombre.

-Me acuerdo desde que eras un chico, que decías que serias un entrenador pokémon- decía Oak- Tu y Green, querían ser los entrenadores más fuertes.

Red no articulaba ninguna palabra.

-No quiero obligarte a hacer esto- decía el profesor- Sin embargo, creo que deberías intentarlo - decía mientras sacaba de la caja un gorro de color rojo con detalles blancos.

Más silencio invadía el lugar.

-No estoy... seguro, si podré hacerlo- decía Red.

-Nunca podrás saberlo si no lo intentas- decía Oak- Un buen método siempre es el ensayo y error, eso es lo que decía Akashi.

Otro nombre familiar.

-Puede que este viaje- decía el profesor- cambié algo en ti. ¿Qué es lo que quieres hacer tú?

Red estaba respirando entrecortadamente.

-Green ya hizo su primer reto- decía Oak- es momento de que hagas el tuyo.

No sabía qué hacer, sentía miedo de iniciar este inesperado viaje, de no poder lograrlo, no poder ganar alguna batalla de gimnasio, temía al fracaso.

¿Qué podía conseguir si lo hacía?

¿Metas?

¿Que es lo que quieres?

No lo sabrás sino lo intentas.

Tu primer reto.


-No estoy seguro... de si podré ser un buen entrenador pokémon, estar a la altura de Green, sin embargo...- decía Red tomando la gorra y colocándola encima de su cabeza- Quiero hacerlo. Quiero pelear con Green otra vez, quiero ganar. Quiero... ¡Quiero ser el entrenador más fuerte!- decía emocionado no tan consciente de lo que decía.

Oak sonrió.

Los dos se propusieron a desayunar. Cuando terminaron, Red se fue a vestir. Se puso una polera color negro y encima una chaqueta roja con blanco, además de un pantalón vaquero azul y unas zapatillas blancas.

Red había guardado la pokéball de Charmander en su bolsillo.

El profesor venía con una mochila café en la mano.

-Aquí dentro esta tu pokédex, unas cuantas pokéballs y un mapa para que no te pierdas- decía el profesor Oak mientras le daba la mochila a Red.

-Muchas gracias- decía colocándosela en la espalda.

Red estaba a punto de irse, cuando volvió donde el profesor Oak y lo abrazo.

-Gracias... por todo- decía Red.

Oak no respondió, simplemente acepto el abrazo del muchacho.

Red se fue del laboratorio, junto a la compañía de Charmander. Estaban en camino a su propia aventura pokémon.

Continuará.
                                       [Imagen: APTHhOg.jpg]
 0  0  1  0  0  0  0  0  2  0  0  0  0
Responder
#6
Hm, veo que Red debe tener un trauma si es que se cuestiona tanto ser un entrenador. Está teniendo bastantes conflictos entre ellos, sus deseos y fantasmas del pasado.
[Imagen: l1Mexwv.png]
Best Friends
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#7
Capítulo 2: Lo que pasa en Ciudad Verde puede salir de Ciudad Verde

Ruta 1, Kanto, 27 de Octubre del 2008.

Red avanzaba algo robotizado hacía la ruta 1, no recordaba cuando fue la última vez que había salido de Pueblo Paleta.

Daba sus primeros pasos fuera de su pueblo natal, adentrándose poco a poco a la ruta.

De inmediato quedó asombrado al contemplar el paisaje del lugar, con características algo similares al patio del profesor Oak.

Abrió su mochila para sacar el mapa.

-El gimnasio más cercano es el de Ciudad Verde- pensaba viendo el mapa- al menos la ruta no es tan larga- decía para sí mismo.

Mientras caminaba veía a varios Rattata corriendo por los prados y recolectando comida de los árboles.

-Sal Charmander-

El pequeño pokémon de fuego observaba a su alrededor.

Se agachó para estar a la altura de su pokémon.

-Charmander, a partir de ahora emprenderemos un viaje, juntos- decía sonriendo- ¿Cuento con tu apoyo?

Charmander asintió emocionado.

Red le sonrió mientras se paraba.

-Parece bastante tranquilo- pensaba mientras caminaba junto a Charmander- Auch!!!

Un pequeño Pidgey había chocado con él. El pokémon volador estaba enojado por haber chocado con el humano.

-Rayos- pensaba- Charmander, prepárate para luchar.

Sacó su pokédex para buscar información.

"Pidgey, pokémon pajarito, tipo normal/volador. Muy común en bosques y selvas. Aletea al nivel del suelo para levantar la gravilla"

-No me dice nada importante- reclamaba.

Pidgey se elevó para descender en picada y atacar a Charmander y a Red.

-Charmander usa ascuas- ordenaba.

El pokémon de fuego lanzó su ataque a Pidgey, obligando al pokémon volador a cambiar su dirección para evitar el ataque.

El Pidgey salvaje no tenía planes de detener su ataque contra ellos. Esta vez volaba más rápido, dando vueltas alrededor del dúo.

-El mismo ataque no funcionará dos veces- pensaba.

Red y Charmander intentaban seguir los movimientos del Pidgey, pero desafortunadamente era demasiado veloz.

El Pidgey salvaje usó placaje para atacar a Charmander por detrás.

-¡Charmander!-

El pokémon volador volvió a volar en círculos alrededor de Red y su pokémon de fuego.

-Piensa, el anterior ascuas funcionó porque logramos ver la su dirección de ataque- pensaba- Charmander, gira y usa ascuas- decía mientras se agachaba.

Charmander saltó encima de su entrenador y obedeció sus instrucciones.

Giró en el aire mientras usaba sus brasas, lanzándolo cerca del vuelo de Pidgey.

Las brasas formaron una circunferencia, obligando otra vez al pokémon volador a detener su vuelo.

-Ahora arañazo- ordenaba Red todavía agachado.

Charmander volvió a saltar sobre la espalda de su entrenador, esta vez atacando al Pidgey salvaje, haciendo que este descendiera al suelo.

-Termina con ascuas- ordenaba Red.

El ataque de fuego impactó contra Pidgey, dejándolo desorientado.

Red sacó rápidamente una de las pokéballs de su mochila, lanzándola contra el pokémon salvaje.

Se movía de un lado para el otro, hasta que finalmente logró capturarlo.

-Bien hecho Charmander- decía Red dirigiéndose a buscar la pokéball.

Dio un profundo respiro. Era la primera ruta y ya se le estaba complicando.

-Será mejor que vayamos al centro pokémon- decía Red mientras Charmander se subía encima de su hombro.

Finalmente pudieron llegar a Ciudad Verde. Quedaron atónitos de como el lugar era bastante diferente de Pueblo Paleta.

Había más casas, además de algunos edificios grandes y varias personas caminando por los alrededores.

Avanzaba sigiloso por las calles buscando donde se encontraba el centro pokémon.

Al localizarlo, entro y vio a algunos niños curando a sus pokémon.

-Aquí tienen, sus pokémon están curados- decía la enfermera.

-Gracias- decían los niños mientras tomaban las pokéballs y salían corriendo del lugar.

-Bienvenido al centro pokémon- decía la enfermera a Red.

-Eh… si, pues- decía nervioso- mis pokémon necesitan curarse- mientras devolvía a Charmander a su pokéball.

-Pon tus pokéballs en la bandeja, el proceso no tardará mucho- decía la enfermera.

Red asintió.

-¿De casualidad vienes a retar al gimnasio?- preguntaba la chica mientras le daba la bandeja a una Chansey.

-Sí- respondía Red.

-Lo siento, por el momento el líder no se encuentra en la ciudad- decía.

-¿Sabe cuándo regresará?- preguntaba.

-No estoy segura. El señor Giovanni está en unos procesos de renuncia de líder de gimnasio - decía la enfermera.

-¿Renuncia?-

-Sí, algo por temas familiares, pero como a finales de noviembre puede que vuelva al gimnasio para terminar con su labor de líder- decía la enfermera.

-Ok- decía Red.

-Listo, tus pokémon ya están curados- decía recibiendo de vuelta las pokéballs- Suerte en tu viaje.

-Gracias- decía guardando las pokéballs de Pidgey y Charmander en su bolsillo.

Se sentó en una de las bancas para que él y su equipo pudieran comer algo.

-¿Debería ponerles algún nombre?- pensaba.

Mientras sus pokémon comían, Red vió desde la banca a varios jóvenes entrenadores que se aglomeraban rumbo a alguna parte cercana de la ciudad.

Decidió ignorar eso y centrarse en su próximo destino, por lo que sacó su mapa.

-El próximo gimnasio se encuentra en Ciudad Plateada- pensaba mientras comía- tenemos que cruzar el bosque verde, será un buen lugar para que puedan entrenar.

Charmander y Pidgey acabaron de comer.

-Bueno- decía devolviendo a Pidgey a su pokéball- es hora de partir- Charmander se subió a su hombro.

-Recuerda que hay habitaciones disponibles en los centros pokémon por si necesitas pasar la noche- decía la enfermera desde la recepción.

Red asintió a lo lejos mientras salía del centro pokémon.

Dirigiéndose al norte, vio que había una gran multitud de entrenadores en la plaza de la ciudad.

Instintivamente se alejó de la multitud y siguió su camino al bosque verde.

No lo sabrás si no lo intentas.

Se detuvo en medio de la calle. Esas palabras llegaron de golpe a su cabeza.

Fue a ver qué era lo que tenía a esos jóvenes entrenadores tan emocionados, en una de esas también podría ser de su interés.

A la distancia podía ver un Mankey peleando con un Rattata.

-Usa placaje- ordenaba el entrenador del Rattata.

El Mankey salvaje estaba con los brazos cruzados, esquivando el ataque con facilidad. Acto seguido pateó al Rattata, debilitándolo enseguida.

-¡Rattata!- el niño tomó a su pokémon y se lo llevó al centro pokémon.

El Mankey fue a sentarse a la sombra de uno de los árboles de la plaza.

Red sacó su pokédex.

"Mankey, pokémon mono cerdo, tipo lucha. Se enfada muy fácilmente. Puede pasar de la tranquilidad a la ira en apenas un segundo"

-Señor, ¿Usted también va a retar al Mankey?- preguntaba uno de los niños.

-¿Eh?- reaccionaba Red.

-Ése pokémon ha estado allí por varios días- decía una niña- Aceptando reto tras reto.

-¿Va a aceptar el reto del Mankey?- preguntaba otro niño.

Mankey notó el alboroto y saltó de su posición, quedando frente a Red y Charmander.

El novato no sabía cómo reaccionar ante el desafío de ese pokémon salvaje. Los comentarios a su alrededor lo estaban distribuyendo mucho.

Sin darse cuenta tanto él como el Mankey estaban en medio de un círculo formado por todos los niños presentes.

Mankey estaba preparado para combatir.

Red respiró profundamente.

-Sal Pidgey- sacando a su pokémon.

El pokémon lucha rápidamente saltó para patear a Pidgey.

-Elévate- ordenaba Red, haciendo que Pidgey esquivara el ataque- Usa tornado.

Pidgey generó una fuerte ráfaga de aire que el Mankey salvaje logró esquivar gracias a una voltereta.

Se sentía extraño. A diferencia de su batalla con Green o con Pidgey, esta vez estaba rodeado de personas, varias personas que no apartaban su mirada de lo que hacía, poniéndolo nervioso.

Al estar distraído, Mankey aprovechó de saltar sobre un árbol y patear a Pidgey, haciéndolo descender al suelo.

-Elévate otra vez- ordenaba Red.

Sin embargo, Pidgey no podía hacerlo, ya que Mankey estaba encima de él.

El Mankey salvaje tenía un pie sobre Pidgey, mientras permanecía con los brazos cruzados.

Todas las voces alrededor no lo dejaban concentrarse a Red.

Piensa.

Piensa.

¿Qué es lo que Green haría?

-Auch!!- Charmander le había pellizcado la mejilla.

Esa acción por parte de su Charmander le dio una idea.

-Usa ataque de arena- ordenaba Red.

Con una de sus alas, Pidgey  tiró arena a los ojos de Mankey, dándole una oportunidad de escapar y volver al cielo.

Mankey se estaba limpiando los ojos.

-Pidgey dirígete al norte- ordenaba.

Pidgey fue rumbo a la ruta 2, con Mankey siguiéndolo, furioso.

Red y Charmander fueron tras de ellos, dejando atrás a la muchedumbre.

El pokémon pájaro volaba por las calles de Ciudad Verde, con Mankey siguiéndolo, usando los postes de luz para saltar.

Red corría con Charmander en su hombro por las calles de la ciudad, tratando de no perder de vista a su Pidgey.

Corría sin detenerse, con cuidado de no chocar con ninguna persona.

Los 4 llegaron a la ruta 2, antes de llegar al bosque verde.

Red se acostó en el pasto junto con charmander, respirando agitadamente.

-Pidgey… ahora rodea… a Mankey- ordenaba Red desde el suelo.

El pokémon pájaro volaba en círculos alrededor del Mankey salvaje, quién estaba en posición de alerta ante cualquier ataque.

-Usa placaje- a lo que Pidgey descendió atacando a Mankey por detrás.

Mankey se enfureció y comenzó a saltar, tratando de atacar a Pidgey.

-Usa tornado- ordenaba Red.

El pokémon volador generó una ráfaga de viento, que otra vez fue esquivada por el Mankey salvaje.

-Los ataques de larga distancia no están funcionando- pensaba- Tendremos que probar con algo más.

Era un terreno plano, no había árboles cerca para que Mankey pudiese saltar y utilizar.

-Ataque de arena- Pidgey descendió un poco y volvió a lanzar tierra al rostro de Mankey.

El pokémon lucha se retorcía en suelo, tratando de limpiarse.

-Tornado otra vez- Pidgey volvió a atacar.

Esta vez el ataque dio en el blanco, siendo muy efectivo contra el Mankey.

Red saca una pokéball de su mochila, pero estaba muy cansado para lanzarla con fuerza.

Charmander entonces pateó la pokéball, que golpeó a Mankey.

La pokéball se movía, hasta que finalmente se detuvo,  capturando definitivamente al pokémon lucha.

Red se acostó en el césped mientras respiraba agitadamente y sonreía.

Pidgey le llevaba la pokéball a su entrenador.

-Muchas...gracias- tomando la pokéball.

Pidgey y Charmander se quedaron junto a Red, mientras este miraba el cielo.

Tenías… cierto aire, muy similar… a Lorett.

Sonrió melancólicamente.

-Solamente... los ojos- decía para sí mismo.

Red, Charmander y Pidgey estuvieron bastante tiempo acostados en la hierba de la ruta 2.

 
-El tiempo se nos fue volando- mirando el atardecer mientras intentaba levantarse- Volvamos al… mierda, debí haber alongado primero.

Fue caminando a paso lento hacía el centro pokémon.

-Bienvenido de vuelta- decía la enfermera.

Red se apoyo cansado en la mesa de recepción mientras le pasaba las 3 pokéballs a la enfermera.

-Por...favor- decía cansado.

-Descuida- decía la enfermera dándole las pokéball a su Chansey- ¿Vas a tomar una de las habitaciones verdad?

-Si-

-Aquí está la llave de una habitación disponible- decía dándole una llave con el número 12- Oh, y aquí están sus pokémon.

- Muchas gracias- tomando las pokéballs en su bolsillo y dirigiéndose a su habitación.

Ya en ella, cerró la puerta e inmediatamente se tumbo en la cama.

Primer día de viaje, ya dos capturas y las piernas muy adoloridas.

Quiero pelear con Green otra vez.

-Muy pronto…-susurraba mientras cerraba los ojos para descansar.

Continuará.
 
                                       [Imagen: APTHhOg.jpg]
 0  0  1  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#8
No esperaba que me fuera a gustar, no por ti, sino por la premisa. Otra historia de un entrenador llevando a cabo su viaje. Otra novelización de un juego. Con uno de los personajes que odio en todas sus encarnaciones (red). Contra todo pronóstico, me ha parecido genial. Red cae bastante bien, Green es un jerk sin irse al carajo y esas hints de que hay algo más detrás, una historia propia a contarse, hacen que sea muy interesante. Plus que narras de forma tan ligera que los capítulos se pasan súper rápido. Y que el giro de agregar a Blue y hacerla hermana de Green fue muy, muy acertado porque promete bocha para lo que  sigue. 

Nos vemos. Sigue así.
[Imagen: 6zFZgO5.png]
Animus. Antrum. Unverse. Anima, Animusphere
 0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#9
Cuando ví por primera vez pensé "¡Oh no! ¡No más Kanto porfavor!" pero tengo que decir que hasta el momento me he llevado una grata sorpresa. Como dijeron arriba es fresco ver un Red que no es "No parezco ser nadie pero dentro de un rato más me besaran los pies todo el mundo y su abuelita" y Green no es un "Seré idiota con el mundo porque el guión me lo pide", no se, se sienten como que de verdad tienen mucha más personalidad que la de las adaptaciones del avatar y su rival.

Ahora, creo que lo único que me produce un bored es el tema de las batallas (Sorry, soy fan de estas) que siento que dentro de los novelizado que por lo que se ve, será de los juegos este fic, también novelizar las batallas al punto de ser turno 1, turno 2, turno 3. Una de las cosas que el anime por ejemplo nos ha dado es más el desarrollo de los combates a "tiempo real" y que los Pokés no solo tiran un ataque y listo, si no que como dependiendo de la especie lo ejecutan, como dependiendo de la especie les afecta, o como el entorno es incluso parte del combate, lo digo más que nada en parte porque me encontré con partes donde era "Charmander ¡Usa Ascuas!-El Pokémon atacó a su oponente", sí, es un ataque muy básico de fuego, exageradamente básico, pero se le puede sacar mucho jugo como por ejemplo que Charmander arroje una bola de fuego desde su cola, o a lo Agumon/Guilmon que la arroje de su boca, un ejemplo es Raboot en el anime, ascuas es la típica bola de fuego arrojada por la boca, pero con Raboot hicieron que básicamente patee una bola de fuego, mismo ataque, casi misma apariencia, diferente ejecución.

Eso, de verdad espero que este fic siga, me llamó bastante la atención, Mankey MVP
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#10
Capítulo 3: Proyecto génesis

Pueblo Paleta, Kanto, 28 de Octubre del 2008.
 
El profesor Oak se había levantado para continuar con su trabajo. Se colocó su típica bata de laboratorio y fue a ver a los pokémon presentes en su patio para anotar los comportamientos y actividades que realizaban para poder integrarlos a los datos de la pokédex.
 
Algunos eran pokémon que había capturado durante su viaje como entrenador pokémon en el pasado y otros solamente aprovechaban el agradable entorno natural que administraba el patio para poder vivir y descansar tranquilamente.
 
También albergaba a algunos de los pokémon de su esposa, como también los pokémon que su hija Rain había capturado durante su viaje años atrás.
 
Todo parecía tranquilo. A lo lejos veía a su Snorlax durmiendo a la sombra de un árbol, su Exeggutor tomando sol, el Golduck de su hija nadando en la laguna, el Muk de su esposa deambulaba por el prado y una familia de Pidgey haciendo un nido en un árbol.
 
Un Pikachu que recientemente había adquirido para implementar sus datos a la pokédex se encontraba comiendo las bayas aranja de un árbol.
 
-A ese pequeño le encanta comer- decía el profesor mientras bostezaba-Necesito un café- pensaba.
 
Fue a la cocina y encendió la cafetera.
 
En la mesa todavía estaba la caja de donde había sacado la gorra que le dio a Red.
 
-Esos dos estarán bien- decía para sí mismo mientras tomaba la caja para guardarla en su habitación.
 
Dentro de ella había una memoria USB y varios libros, tanto de fotos como de investigaciones pasadas que habían realizado sus antiguos asistentes.
 
Se detuvo a ver las fotos que había en su pared, centrándose en una en la que estaba él, su hija y dos jóvenes, un chico de cabello negro y ojos café y una chica de cabello café y ojos rojos.
 
Sonrió con nostalgia.

Dejó la caja al lado de su cama y fue a ver si su café estaba listo.
 
-Huele muy bien- decía mientras se servía una taza.
 
Ring ring
 
Antes de que pudiera tomar un sorbo de su café, el teléfono de su casa comenzó a sonar.
 
-¿Diga?- respondiendo el teléfono.
 
-¡¡Samuel ayúdame, me han encontrado!!- decía una voz alterada al otro lado de la línea.
 
Al profesor le tomo un tiempo darse cuenta de quien se trataba.
 
-¡¿Fuji?!-
 
-¡¡No tengo mucho tiempo!!- decía- ¡¡Comunícate con la policía internacional… dales toda la información que tengas sobre génesis!! ¡¡Hazlo!!
 
Génesis.
 
Esa palabra hizo que soltase su taza de café, rompiéndola contra el suelo.
 
-¡¡Espera Fuji, que sucede...!!- Sin embargo, ya se había cortado la llamada.
 
Su respiración se había descontrolado. Rápidamente fue de regreso a su habitación a inspeccionar el contenido de la caja.
 
-Génesis…- susurraba mientras sostenía la memoria USB.
 
Mientras tanto en la residencia de Rain, los miembros de la familia habían acabado de desayunar.
 
Rain se encontraba en la cocina, mientras que Blue estaba sentada en el living de la casa junto a su Bulbasaur. Estaban viendo el programa de misterio favorito de Blue. La joven estaba vestida con una camiseta celeste y una falda de color rojo.
 
Ambas se habían hecho muy cercanas desde que se le fue entregada. Blue le había contagiado la manía de ver series de detectives. Las dos estaban mirando la televisión sin perder de vista ni un solo segundo.
 
-¡Mira Venus, aquí Benedicto va a revelar quién es el culpable!- decía emocionada abrazando a Bulbasaur-Te aseguro que es la esposa de la víctima- le comentaba a su Bulbasaur.
 
-En efecto. El culpable del asesinato del señor García- decía el detective de la televisión- Es usted, señora Elizabeth.
 
-¡Lo sabía!- decía feliz zarandeando a Bulbasaur.
 
Toc toc toc.
 
Rain fue a abrir la puerta.
 
-¿Padre?-
 
-Hola hija…siento aparecer repentinamente- decía agitado- pero necesito… la ayuda de Blue.
 
Los 3 miembros de la familia Oak fueron a la cocina para que el profesor les explicase el motivo de su visita y para que pudiera tranquilizarse un poco.
 
-¿Qué es lo que sucede padre?- sirviéndole un vaso con agua.
 
-Recibí… una llamada de un viejo conocido… el profesor Fuji- decía el profesor Oak.
 
-¿No había sido notificado como desaparecido hace 10 años… en la tragedia de Ciudad Carmín?- preguntaba Rain un tanto incómoda de recordar dicho suceso.
 
-Al parecer… él sigue vivo- decía melancólico - De cualquier modo, me notificó que entregase todo lo relacionado con su proyecto e investigación a la policía internacional. Para eso necesito tu ayuda, Blue.
 
-¿Qué hay de Red?- preguntaba Blue.
 
-Ayer Red se fue a realizar su viaje pokémon- decía Samuel- Tu eres mi única esperanza.
 
Blue estaba sorprendida. Pensaba que Red había abandonado la idea de ser un entrenador pokémon desde hace bastante tiempo.
 
-Primero mi hermano- pensaba la chica- y ahora Red.
 
Le disgustaba ser la única sin un objetivo o propósito que cumplir.
 
- Esta puede ser una oportunidad- pensaba -De acuerdo- decía determinada- Yo te ayudaré abuelo.
 
-Gracias- respondía- Para esto me contacté con un miembro de la policía internacional, que tiene como nombre clave Looker.
 
Colocó una foto de un sujeto de alrededor de 20 años en la mesa. Tenía el cabello café y ojos grises.
 
-Es un tipo de confianza. Fue entrenado por un conocido mío que antes servía como miembro de élite de la policía internacional- decía el profesor- El 2 de noviembre estará en Ciudad Celeste a las 2 pm dentro del centro pokémon. Allí debes entregarle esto- poniendo la memoria USB en la mesa- Asegúrate de cuidarla, es información muy valiosa.
 
-No te preocupes-
 
-También te voy a entregar otro pokémon-
 
-¿Otro?-
 
-Por si encuentras complicaciones durante el viaje- decía entregando una pokéball a su nieta- Es un Pikachu, con el nivel que tiene no tendrás problemas para que te haga caso.
 
-Sal- decía Blue sacando al pokémon eléctrico.
 
El Pikachu comenzó a explorar la cocina, encontrándose con Bulbasaur, con quien comenzó a inspeccionar la despensa para poder comer algo.
 
-Parece que él y Venus se llevan muy bien- pensaba Blue al ver a Bulbasaur y a Pikachu comiendo unas manzanas.
 
-Padre- decía Rain- Esa investigación de la que hablaste, ¿Él tiene que ver en esto? ¿Verdad?
 
-Sí- respondía el profesor- Akashi y Fuji...crearon el proyecto génesis para poder ayudar a los humanos y a los pokémon en casos de cirugías y trasplantes, clonando órganos y partes del cuerpo individuales- decía recordando - Sin embargo, todo eso cambió cuando en una expedición encontraron... el ADN del pokémon singular, Mew. En un intento por tratar de clonarlo crearon al pokémon que hoy conocemos como Ditto, pero ese tipo de noticias, solamente llama la atención... de las personas equivocadas- decía un tanto triste.
 
Blue se sorprendió al escuchar ese nombre.
 
-Akashi…- decía Blue repentinamente -¿No se estarán refiriendo a?
 
-Correcto- decía el profesor Oak- El mejor asistente que tuve, brillante biólogo, un gran amigo y… el padre de Red. 
 
-Entonces Red...- 
 
-Él solamente sabe que era una buen científico, nada relacionado con  el proyecto génesis-  interrumpía el profesor Oak - Encamine a Red a que haga su viaje pokémon… para que pueda volver a brillar y ser como era antes de… ya sabes.
 
Blue quedo en silencio y un tanto triste por el comentario de su abuelo.
 
-Pero ya no hablemos de eso- decía Oak cambiando de tema y  entregándole la memoria USB- Confía firmemente en que lograras hacerlo.
 
-Descuida abuelo, no te decepcionare- guardando la USB en su bolso amarillo, que además tenía un mapa, pokéballs, su pokédex, entre otras cosas.
 
-Cuídate hija- decía Rain abrazando a Blue- Al menos podre despedirme de ti. Si te encuentras con tu hermano repréndelo de mi parte por no despedirse de mí- decía entregándole un sombrero de color blanco.
 
-Jejeje lo haré mamá- decía la chica poniéndose el sombrero- Bien, ya me voy, deséenme suerte.
 
-Buen viaje- dijeron al unisonó Samuel y Rain.
 
La joven salió de su casa seguida por Bulbasaur y Pikachu, determinada a cumplir su misión, pero además también para lograr un objetivo propio.
 
-Green, Red- decía para sí misma- Solo esperen y verán.
 
Continuará.
                                       [Imagen: APTHhOg.jpg]
 0  0  1  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#11
Buenas!

Recién volvi al foro y una de las fics con pocos capítulos que vi es la tuya, tanto que ya estoy al dia! Me gustan los retelling de los juegos, especialmente si introducis algun elemento novedoso, como veo que hiciste con este último capítulo. Siempre me gusta un poco de misterio, no puedo mentir jajaja. Me está gustando también la personalidad de cada personaje, sé que ya lo dijeron por acá pero me gustaria remarcarlo igual. Lo único que por ahi haria de sugerencia es una mejor formatación, mejor separación o espaciado, hace que la lectura se haga más fluida.

Por ahora lo dejo acá, saludos!
Pokémon Connection - Capítulo XVII
Hoenn está bajo amenaza... ¿Podrá un grupo de jovenes transitar la una vez pacífica región?

 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#12
Me huele que a partir de este punto, seguramente los tres entrenadores ahora, incluso si cada uno tiene agendas distintas, 2 con tal de volverse los más fuertes, otra con tal de inivestigar lo relacionado al proyecto que trajo a los Ditto.
[Imagen: l1Mexwv.png]
Best Friends
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0
Responder
#13
¡Buenas!

La verdad es que no tenía pensado empezar más longs porque ya estoy siguiendo muchos y a veces se me complican las cosas para estar al día... Pero ya llevaba tiempo queriendo leer algo nuevo, y como he visto que los capítulos no son muy largos me he dicho que podría echarle un vistazo a este, a ver qué tal.

La verdad es que de momento me parece interesante. Ya te lo han dicho por ahí pero me gusta la forma en la que le das personalidad a los personajes, y que hayas añadido a Blue me parece una idea fantástica. Por ahí lo que me llama también es lo que se comenta en el último capítulo, el proyecto Génesis, por lo visto esta historia tendrá muchos más detalles y sucesos que en el juego, y eso siempre es bien. Me pareció curioso que se le entregara un pikachu a Blue, ¿seguirá con ella o por cualquier razón acabará con Red?

Nos leemos~
[Imagen: rrYl76h.jpg]
 
 
[Imagen: vS2axv2.png]
 
Érase una vez un grupo de extraños destinado a salvar el mundo.
 0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0
Responder
#14
Neat. Éste me ha gustado bastante. Dentro de todo parece que tienes una historia bien planteada detrás y será una lástima si lo dejas así. Ojala retomar el ánimo.
[Imagen: 6zFZgO5.png]
Animus. Antrum. Unverse. Anima, Animusphere
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#15
Mostrar Comentarios
 Me disculpo por no haber respondido en su debido tiempo a todos los que comentaron los capítulos. He de decir que estoy muy contento y agradecido con todos ellos. Este es el primer longfic centrado en viajes y aventuras, tratando de construir un trasfondo de por medio. Varias de las curiosidades que tienen serán respondidas mientras la historia avanza.
Me comprometo también a responder todas sus consultas y comentarios correctamente a partir de ahora, y que también puedan disfrutar del viaje de Red, Green y Blue a través de Kanto y todo lo que les espera. 
Capítulo 4: Con un centenar de bichos
Ciudad Verde, Kanto, 28 de octubre del 2008.

Red salía del centro pokémon junto a Charmander. Ya habían terminado de desayunar tanto él como todo su equipo, además de comprar pokéballs y pociones para su viaje. 

Los dos se encaminaban al Bosque Verde, lugar famoso por ser el hábitat perfecto de varios pokémon de tipo bicho.

Había una gran cantidad de árboles que se extendían hasta el cielo, haciendo que entre muy poca luz al lugar.
Siguió por un sendero maltrecho que tenía rastros de césped y tierra, que se internaba en lo más profundo del bosque.

-No veo nada- pensó mientras caminaba, buscando algún pokémon salvaje o entrenador para entrenar a su equipo.

Veía unas extrañas cosas amarillas en las copas de unos árboles cercanos que no podía distinguir muy bien.

Sacó su pokédex para averiguar si se trataba de algún tipo de pokémon.

"Kakuna, pokémon capullo, tipo bicho/veneno. Casi incapaz de moverse, este Pokémon sólo puede endurecer su caparazón para protegerse."

De pronto unos zumbidos comienzan a escucharse cerca del lugar y varios Beedrills comenzaron a salir de la cima de los árboles.

Red sin pensarlo dos veces corrió, adentrándose más al bosque con los Beedrills siguiéndolo de cerca.

- ¡Usa ascuas! - ordenó mientras escapaban.

Charmander arrojó bolas de fuego contra varios de los Beedrills, sin embargo, seguían apareciendo más y más detrás de ellos.

Trato de distraerlos, metiéndose enmedio de los árboles, pero estos los cortaban con facilidad gracias a sus aguijones, continuando con la persecución.

Mientras Red continuaba escapando se le ocurrió una idea.

- ¡Pidgey usa ataque de arena! - mientras sacaba a su pokémon.

El pokémon volador generó una gran cortina de tierra y hojas que despistó a los Beedrills, dándoles la oportunidad de esconderse detrás de unos arbustos.

Los Beedrills comenzaron a reagruparse y a regresar a su nido, abandonando el lugar en cuestión.

Con cuidado, Red salió de su escondite con Charmander y Pidgey sobre sus hombros, quitándose los restos de hojas que tenían por el cuerpo.

-Buen trabajo Pidgey, regresa- devolviendo al pokémon pájaro a su pokéball.

-Eso estuvo cerca- dijo una voz detrás de Red.

-Y que lo digas…-

Red se volteó lentamente para ver de quién se trataba.

El individuo era un chico joven de cabello morado y traje de explorador bastante sucio, con restos de barro y vegetación.

- ¡Buenas! - saludó el muchacho bastante entusiasta.

- ¿Hola? - saludó algo incómodo Red.

-Se salvaron de un gran problema, ¡si esos Beedrills los alcanzaban los hubieran picado hasta la muerte y serían llevados a su nido donde servirán de alimento para sus crías! - dijo entusiasmado mientras se acercaba más a Red.

Red se retroceda por cada paso que daba el muchacho.

-Lo siento, creo que me entusiasmé un poco- dijo el chico algo avergonzado- ¡Soy Bugsy, amante y conocedor del tipo insecto!

-R.…Red-

-Me sorprende que hayas entrado a este bosque sin ningún tipo de repelente Red- dijo Bugsy- ¡Esta es la época del año en que los Weedles salvajes evolucionan en Kakunas, los Beedrills del enjambre recolectan comida y los protegen de todo tipo de amenazas y! … lo siento, me volví a emocionar.

-Mmm… ¿de casualidad eres un cazador de insectos? -

- ¿Cazador de insectos? Ese título me queda corto. ¡Yo soy el futuro líder del gimnasio de Pueblo Azalea, gran experto y hábil maestro en pokémon tipo insecto! -

-Espera… ¿Eso no queda en Johto? ¿Qué haces en Kanto? -

-Ascenderé a líder de gimnasio el año que viene, ¡mientras tanto estoy de vacaciones por así decirlo en este paraíso! Y tú que, ¿Eres una especie de entrenador novato o algo así? -

-Podría decirse, ayer empecé mi viaje-

- ¿Ayer? ¿Y has tenido algún combate? -

-Sólo uno, y perdí- recordando su pelea contra Green.

- ¡¿Quieres combatir conmigo?!- preguntó el chico emocionado- ¡Con frecuencia los entrenadores que cruzan el bosque ignoran mis desafíos a pelear!, ¡¿Qué hay de ti?!

Red se quedó pensándolo un momento, en sí sería un buen entrenamiento antes del gimnasio.

-No tengo problemas-

- ¡Genial! - exclamó feliz- ¡He estado sin algo de acción por mucho tiempo! ¿Cuántos pokémon tienes? - mientras se estiraba.

-Tres-

- ¡Yo tengo… ummm… seis, pero dejemos la batalla en dos para no alargarla tanto!, ¿Te parece? -

-Bien por mi parte- respondió Red- ¿Hay algún lugar por aquí que sirva como campo de batalla?

- ¡Peleemos aquí! - dijo Bugsy- ¡Así será más divertido!

-Bueno, qué más da- resignado.

- ¡Vamos, Weedle! - sacando a su pokémon.

Red sacó su pokédex para conseguir algo de información respecto al pokémon rival.

"Weedle, pokémon oruga, tipo bicho/veneno. Fácil de ver por los bosques comiendo hojas. Tiene un aguijón venenoso en la cabeza."

-Es tu turno, Charmander- dijo mientras su pokémon de fuego saltaba de su hombro, listo para combatir.

- ¡Ja!, tipo fuego- dijo Bugsy- Debes pensar que tienes ventaja sobre mí, ¡pero te demostraré el verdadero poder de los pokémon insecto!

Red se incomodó un poco por el comportamiento del joven, sin embargo, le resultaba algo familiar el cómo se expresaba, aunque era mucho más exagerado.

-Muy bien, si no te molesta, haremos el primer movimiento, ¡Weedle, usa disparo de seda! -

El pokémon insecto usó su seda, pero para columpiarse entre los árboles alrededor de Charmander, quién estaba alerta ante cualquier ataque.

Red por su parte intentaba seguir los movimientos de Weedle.

- ¡Ahora! -

En eso el Weedle se tiró de cabeza contra Charmander.

-Atacaremos de frente también- pensó- ¡Arañazo! - Charmander lanzó su ataque, pero este chocó con el aguijón del pokémon rival- Mierda- pensó.

El Weedle se seguía columpiando por las ramas de los árboles.

Charmander se había envenenado al tocar el aguijón de Weedle.

- ¡Otra vez Weedle! - ordenó Bugsy haciendo que su pokémon volviese a atacar.

- ¡Ahora usa ascuas! - Charmander esta vez lanzó una bola de fuego, mas no logró alcanzar al insecto, quién volvió a atacar con su aguijón venenoso.

Charmander se derrumbó en el piso, mientras el veneno hacía su efecto.

Piensa, piensa.

Red vio como la llama de su pokémon, pese a estar cansado y bastante debilitado por el veneno, seguía ardiendo con vigor.

- ¡Charmander, prepárate para atacar! - el pokémon de fuego con algo de dificultad se alistaba para atacar al insecto.

- ¡Vamos con todo Weedle, ataca otra vez! - mientras su pokémon volvía a lanzarse contra Charmander.

- ¡Ahora, golpéalo con la punta de tu cola! - Charmander golpeó al Weedle en la cabeza, haciendo que cayera al suelo con una leve quemadura de por medio- ¡Ahora usa ascuas!

Charmander lanzó una bola de fuego que impactó directamente en Weedle, dejándolo fuera de combate.

Sin embargo, producto del veneno, Charmander también se debilitó.

-Charmander regresa-

- ¡Weedle regresa! - dijo Bugsy- Nada mal, pero esta vez no será tan fácil, ¡Sal, Pinsir!

Bugsy había sacado a un gran pokémon, con enormes cuernos y una boca aterradora.

Red sacó su pokédex.

"Pinsir, pokémon escarabajo, tipo bicho. Pinsir tiene un par de cuernos imponentes recubiertos de pinchos, que se clavan en el cuerpo del rival. Una vez los ha clavado, no hay quien escape de su abrazo."

- ¡Espero que estés listo! -

- Ese Pinsir se ve resistente, tal vez con algunos ataques aéreos de Pidgey podríamos ganar- pensó- ¡Bien, adelante Pid...! - sin embargo, Mankey había salido de su pokéball, entrando en posición de combate - ¡¿Mankey?!

El pokémon lucha daba unos golpes al aire, mirando fijamente al Pinsir rival.

-Se ve bastante rudo- dijo Bugsy- Veamos lo que tiene, ¡Pinsir usa agarre!

-Qué más da- pensó- ¡Usa patada baja! - en cuando Pinsir se acercó, Mankey se agacho y le hizo una zancadilla, haciendo que Pinsir choque con un árbol.

- ¡Pinsir, concéntrate y usa foco energía! - el pokémon bicho comenzó a generar un brillo blanco alrededor de su cuerpo.

- ¡Mankey usa malicioso! - pero Mankey en su lugar se lanzó contra Pinsir usando arañazo, atacando los ojos del pokémon escarabajo- ¡¿Qué haces Mankey?!- gritó mientras veía al Pinsir rival que se retorcía de dolor en el suelo.

- ¡¿Estas bien Pinsir?!- preguntó Bugsy a lo que Pinsir se volvía a levantar, frotando levemente los ojos- ¡Esta vez seamos más directos, usa movimiento sísmico!

- ¡Salta y usa arañazo! – esta vez Mankey obedeció y saltó, pero Pinsir lo agarró de la cola y lo lanzó bruscamente contra un árbol.

- ¡Mankey! - el pokémon lucha se recompuso de inmediato, poniéndose en posición de guardia baja- ¡Salta y ataca con golpe de karate!

- ¡Vuelve a usar movimiento sísmico! -

Mankey saltó para atacar, sin embargo, Pinsir volvió a agarrarlo de la cola.

- ¡Agárrate de sus pinzas y usa patada baja! - Mankey obedeció, aferrándose de las pinzas del pokémon rival para impulsarse, y golpear su rostro con una patada y soltándose de su agarre- ¡Patada baja otra vez! - volvió a hacerle una zancadilla, haciendo que Pinsir cayera al suelo, debilitado.

- ¡Regresa Pinsir! - devolvió al escarabajo a su pokéball.

-Bien hecho Mankey- felicitó a su pokémon, que cómo si nada, fue a sentarse a la sombra de un árbol- ¿Tú Pinsir se encuentra bien?

-No hay nada que un buen revivir no solucione- dijo Bugsy- ¡Tu Mankey sí que es fuerte, también algo agresivo, pero sobre todo fuerte!

-Hasta yo estoy sorprendido sinceramente- sacando a Charmander para sanarlo.

-Todavía me queda mucho por aprender- dijo sentándose en el piso para comenzar a curar a sus pokémon- ¡La próxima vez sucumbirás ante mis insectos!

-Jejeje - rió nervioso- A todo esto, ¿Por qué te gustan tanto los insectos? - preguntó Red.

-Mi padre es gran y famoso investigador y conocedor de ellos- dijo Bugsy- La casa está llena de sus libros, bocetos y tesis.

- ¿Un investigador de insectos de la región de Johto? - pensó Red- ¿De casualidad tu padre es el Doctor Fitch?

-Si, mi padre es el Doctor Hank Fitch- dijo Bugsy terminando de curar a su Pinsir.

- ¡No lo puedo creer! - dijo emocionado- ¡El primer libro que conocí fue escrito por él!

-Acaso te refieres a…-

- ¡La historia de los bichos! - dijeron al unísono.

-Es realmente buena, me sorprende todo lo que debió viajar para clasificar y describir a todos los insectos de Kanto, Johto, Hoenn y Sinnoh- dijo Red terminando de curar a Charmander.

-Fue un viaje bastante duro según él- dijo Bugsy- De hecho, se encuentra en planes para realizar un volumen 2, haciendo lo mismo con los insectos de otras regiones.

- ¿En serio? -

-Si, por eso mi papá me cedió el título de líder, para poder continuar con sus investigaciones más tranquilamente- dijo Bugsy- ¿Qué hay de ti? ¿Por qué empezaste tu viaje?

Red se quedó pensando un momento.

-La razón es que… quiero volver a combatir contra alguien, y ganar- dijo Red- no importa cuantas veces deba combatir contra él, quiero ganarle.

- ¿Es un rival tuyo? -

-Poniéndolo así… si sería mi rival- dijo Red- aunque lo considero más como un hermano.

-Bueno, espero que algún día lo logres derrotar- dijo Bugsy- ¡Pero, no olvides que también tendrás que sucumbir ante mis insectos la próxima vez que nos veamos!

-Jejeje- volvió a reír nervioso.

-El sol ya se está ocultando. Mira- señaló un viejo tronco hueco que comenzó a moverse un poco- es la madriguera de un Venonat. ¡Esos pokémon cazan por la noche, por lo que ese amiguito se debe estar alistando para conseguir algo de comida!

- ¡¿Tan tarde es?!- pensó Red- Lo siento, ya debo irme- devolviendo a Mankey a su pokéball- Quiero llegar a Ciudad Plateada antes de que anochezca- mientras Charmander se subía a su hombro.

-Espera- dijo Bugsy dándole un repelente- Por si acaso.

-Muchas gracias- guardando el repelente en su bolsillo- Bueno, adiós.

-Adiós, ¡No olvides prepararte para tener nuestra revancha! - dijo entusiasta mientras Red se iba del lugar.

Mientras caminaba, se roció con el repelente para prevenir el ataque de algún pokémon nocturno. También, gracias a Charmander lograba ver el camino, divisando la salida del bosque.

Antes de salir, escuchó unos pasos detrás de él, seguido de una luz brillante.

Al darse la vuelta, se sorprendió al encontrarse con alguien familiar.

- ¿Red? – pregunto esa persona.

- ¿Blue? -

Continuará.
                                       [Imagen: APTHhOg.jpg]
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task