Índice - Pokémon: Path to Glory
#1
[Imagen: Pu2LLBY.png] 
ignoremos mi maravillosa edición
Bienvenidos todos a Pokémon: Path to Glory mi primer y único longfic hasta el momento. Realmente no se que más añadir: simplemente pedir perdón a los posibles lectores por los muchos vicios que tengo ya adquiridos y difícilmente podré subsanar (escribir pokemon sin tilde e indistintamente mayúscula y minúscula es un buen ejemplo) Tambien decir que usare este primer post para editar con las fichas de los personajes y también capítulos

Finalizo diciendo que Path to Glory es una historia con personajes originales (quizás algo clichés pero originales al fin y al cabo (?) sin perjuicio de que cualquier personaje ya existente ( un líder de gimnasio por ejemplo) pueda gozar de cierto protagonismo . Espero lo disfruten. 


Mostrar Capitulos

Capitulo 0: Thanks for the memories / Gracias por los recuerdos
Capitulo 1: Una ardiente batalla
Capitulo 2: Tensión y distensión
Capitulo 3: Movimientos
Capitulo 4: Una tarde en-tera
Capitulo 5: Conversaciones
Capitulo 6 : El hogar
Capitulo 7: La dureza de la tierra
Capitulo 8: Preparativos
Capitulo 9: Inauguración
Capitulo 10: Primera ronda (I)
Capitulo 11: Primera ronda (II)
Capitulo 12: Estilo Directo
Capitulo 13: Pasión versus percepción
Capitulo 14: Apretados resultados
Capitulo 15: Nuevas andanzas
Capitulo 16: La familia que cría unida
Capitulo 17: Malos bichos
Capitulo 18: Amargos Aromas
Capitulo 19: Una batalla de altura
Capitulo 20: Bajo un mismo cielo 
Capitulo 21: Noche con luna
Capitulo 22: Los colores del iris
Capitulo 23: Sol, luz ¿Leche?
Capitulo 24: El viento, el puño y la flor
Capitulo 25: Hablando en plata
Capitulo 26: Metal tenso
Capitulo 27: ¿La última pieza?
Capitulo 28: Hielo Abrasador
Capitulo 29: Where Dragons Rule/ Donde mandan los dragones
Capitulo 30: Marea Negra
Capitulo 31: Marea Negra (II)
Capitulo 32: El principio del fin
Capitulo 33: Hoenn
Capitulo 34: La dura realidad 
Capitulo 35: La dura realidad (II)
Capitulo 36: Por pura casualidad 
Capitulo 37: Fantasmas de ayer y hoy



Mostrar Personajes

Nombre Completo: "AJ" Slifer
Color de pelo: Negro
Color de ojos: Marrón
Primera aparición: Capitulo 1: Una ardiente batalla
Grupo sanguíneo: 0
Edad: 15 años(En el Capitulo 1: Una ardiente batalla)
Cumpleaños: 28 de Diciembre
Familiares:
Aiko(Hermana)
Padre
Madre
Tema: Woodman Theme (Super Smash Bros Ultimate)
Pokemon:
Saur(Venusaur macho/Pokemon inicial)
Hydra(Kingdra hembra)
Yami(Umbreon macho)
Hammer(Kingler macho)
Foxy(Ninetales hembra)
Henshi(Butterfree macho)
Iwasa(Aerodactyl macho)
Waru(Haunter macho)
Blade(Scyther macho)
Bomber(Cyndaquill macho)


Nombre Completo: Eric Blaze
Color de pelo: Castaño
Color de ojos: Verdes
Primera aparición: Capitulo 1: Una ardiente batalla
Grupo sanguíneo: A
Edad: 16 Años (Al inicio del fic)
Cumpleaños: 8 de Agosto
Familiares: Familia no presentada
Tema: ?
Pokemon
Charmeleon(macho/Pokemon inicial)
Beedrill(macho)
Pidgeot (macho)
Golduck(macho)
Pikachu(macho)
Onix(macho)

Nombre Completo: Izumi Evans
Color de pelo: Negro
Color de ojos: Azul
Primera aparición: Capitulo 3: Movimientos
Grupo sanguíneo: B
Edad: 16 años(inicio del fic)/
Cumpleaños: 8 de Abril
Familiares: Familia no presentada
Tema:
Pokemon:

Zelvy (Blastoise macho/ pokemon inicial)
Mory (Skarmory hembra)
Kiba (Arcanine macho)
Mauz (Persian macho)
Wanda(Vileplume hembra)
Dory (Nidoran hembra)
Giga (Bayleef macho)
Hikar(Espeon hembra)



Nombre completo: Angélica Sparks (Angie)
Color de pelo: Rubio
Color de ojos: Miel
Primera aparición: Capítulo 7: La dureza de la tierra
Grupo sanguíneo: AB
Edad: 13 años (Capítulo 7: La dureza de la tierra)
Familiares: Padre y madre (No presentados)
Tío
Hortensia y Azucena(Primas)
Tema:
Pokemon:
Pikachu (hembra/pokémon inicial)
Ekans (macho)
Cottonee(Hembra)
Lapras (macho)
Swablu (hembra)



Nombre completo: Shiro Kurosawa
Color de pelo: Castaño Oscuro
Color de ojos:
Primera aparición: Capítulo 22: Los colores del Iris
Grupo sanguíneo: A
Edad: 17 años
Familiares: No presentada
Tema: 
Pokemon: 
Krory (Crobat macho/ pokémon inicial)
Berus(Houndoom macho)
Daiba(Gligar macho)
Katara(Vaporeon hembra)
Kuoni (Riolu macho)
Lily (Lileep hembra)

Nombre completo: Silvia Jara
Color de pelo: Rojo
Color de ojos: Verdes
Primera aparición: Capítulo 23: Sol, luz ¿Leche?
Grupo sanguíneo: B
Edad: 17 años
Familiares: No presentada
Tema: Be Cool, Be Wild and Be Groovy
Pokemon:
Grovyle(macho, pokémon inicial) 
Sneasel(hembra)
Seviper (macho)
Gyarados(macho)
 Jolteon(macho)
Vivrava (macho)




 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder

Longfic- Pokémon: Path to Glory

Extension largaLongfic
FranquiciaOriginal
GéneroAventuraComedia
Resumen

Una historia de superación, de inspiración, de redención. Imponentes palabras que no se pueden aplicar a este fic: Disfruta de las típicas aventuras de un viaje pokémon

CAPITULO 37: FANTASMAS DE AYER Y EL HOY

 
El sol brillaba esplendorosamente sobre la ruta 108. Un trayecto marino que unía Pueblo Azuliza con la mucho más vibrante Ciudad Portual. No había mucho que ver y paradójicamente la inmensidad del mar se extendía frente a los ojos de los tres jóvenes que navegaban a lomos de un Lapras. El cielo estaba despejado, lo cual era bueno para la navegación. Sin embargo, el estar rodeado de agua también incrementaba la sensación de calor en los chicos.

-Llevamos días-jadeó Tim-Sin agua, abrasados por el sol-continuó- ¡Qué muerte tan horrible nos espera! -añadió en un tono tragicómico.
-Solo llevamos una hora-acertó a expresar Blasco con una sonrisa nerviosa.
-Y para colmo-continuó el de Isla Canela con igual tono melodramático- Tengo que sentarme en este alfiletero de talla extra grande-añadió haciendo referencia a las protuberancias que tenía el caparazón del Lapras que les transportaba.
-Praaas-murmuró, algo disgustado, entre dientes el dinosaurio marino.
-¡Agua!¡Mi reino por un poco de agua!-continuó vociferando Tim.
-¡PRAAAS!

El Pokémon de agua y hielo debía de estar harto de los gritos del isleño ya que, valiéndose de su largo pescuezo pudo girarse y enseñar en su boca una larga hilera de dientes blancos, pequeños pero agudos para, acto seguido, agarrar a Tim del cuello de su ropa y actuando como una catapulta lanzar al chillón joven al mar.

Angie y Blasco no pudieron evitar intercambiar una mirada de estupor entre sí. Bien por el aparentemente malhumorado carácter del plesiosaurio o bien porque por primera vez alguien el fic alguien hacía poner pies en pared al estrambótico Tim.

-Vaya-Expresó Angie-Por fin alguien en el fic pone pies en pared al estrambótico de Tim.
- ¿Disculpa? -dijo Blasco algo extrañado.
-Nada, cosas mías.
-Deberíamos acercarnos para recoger a Tim.
-Sí. Deberíamos.

El Lapras inspiró profundamente, aparentemente Tim no le caía demasiado bien. Aunque afortunadamente para Tim el “lanzamiento” del Pokémon de tipo agua pese a que había alcanzado una altura “peligrosa” no le había alejado demasiado.
-¡Chicos!-se le oyó gritar-¡Venid a por mí que tengo una sorpresita!

El Lapras retomó la marcha alcanzando pronto a Tim, el cual, de forma bastante graciosa, estaba tumbado cual tabla boca arriba, mientras en su barriga descansaba la “sorpresita” siento esta una pequeña ave azul sin cuello apenas distinguible y cuya principal característica eran dos alas que parecían nubes de algodón.
-Suaaablu-expresó el ave algo aturdida.
-Un Swablu-reconoció Blasco mientras junto a Angie ayudaba a Tim a subir a Lapras.
-Creo que cuando Lapras me arrojó por los aires, de forma totalmente injustificada, choqué contra ella-explicó el de Isla Canela-Creo que la in-Tim-idado un poco-añadió para luego reírse. Risa que nadie secundó.
-¡Bluuuu!-protestó enojada la ave picoteando a Tim en la cabeza por el chiste para luego saltar al hombro de Angie. Acto seguido la rubia le arrojó la pokeball al pájaro azul que no opuso demasiada resistencia.
-Empiezo a sospechar que el autor empezó el fic tan avanzado porque las capturas se le dan de pena.

Mientras Tim murmuraba por el hecho de que nadie le hubiera reído la gracia, además de por el dolor, Angie oteaba el horizonte, notando que quizás Lapras no se había recuperado de todo de la herida de los Zubat. Rápidamente giró la cabeza para sacudirse la idea del dinosaurio marino hundiéndose con ellos a bordo.

- ¿Tim, has visto algo?
-Muchas cosas
- ¿Algo como un sitio donde descansar?
- ¡Sí! He visto un barco destrozado, quizás sirva.
-El S.S Cactus, conozco ese barco-dijo Blasco.

Siguiendo el mojado y húmedo dedo de Tim llegaron al barco en cuestión, seguramente debió ser mera coincidencia como mientras se iban acercando al navío una densa niebla comenzó a aparecer. Igualmente, la temperatura comenzó a descender sensiblemente conforme se acercaban al enorme agujero del costado. Tras hacer regresar a Lapras en su pokeball para que descansara un rato decidieron caminar por la malograda nave. Notando como, tras cada paso, la madera crujía, como pese a estar desiertos los pasillos no podían evitar la sensación de que unos ojos aviesos los tenían en su punto de mira, como…

- ¡Y entonces seguro que cuando menos lo esperemos nos encontramos a los espectros de los que fallecieron en el barco! -comentó Tim.
-En realidad-explicó Blasco-No hubo víctimas en el accidente del barco.
- ¡Jo! -expresó Tim desmotivado.
- ¿Sabes la historia del barco? -preguntó Angie.
-Sí ¿La cuento? -dijo el de cabello verde.
-Claro, algo habrá que hacer para que avance el capítulo
-Fue hace unos años-explicó el de Ciudad Petalia-Por lo visto…
-Por lo visto…-repitieron intrigados tanto Angie como Tim, probablemente imaginado una historia truculenta
-Por lo visto el capitán del barco iba borracho y chocó contra las rocas-dijo, haciendo que el par de Kanto negaran con la cabeza algo decepcionados.
-Pero ¿Y los espíritus atormentados de los fallecidos en el barco? -preguntó Tim.
-El S.S Cactus a veces ejercía como transporte de mercancías y cuando tuvo el accidente era así.
-Entonces ¿Nada de tesoros piratas? -volvió a preguntar Tim con decepción.
-No, de hecho, este barco es relativamente usado para entrenar Pokémon de tipo agua, si hubiera alguno ya lo habrían encontrado.

El resto de jóvenes siguió caminando por la nave, a veces entrando en las habitaciones que estaban abiertas, observando que la enorme mayoría estaban vacías, exceptuando la ingente cantidad de polvo.

-¡Aaaaag!-chilló Tim al ver lo que había visto en otra habitación.
- ¿¡Qué pasa!?-Preguntaron algo asustados tanto Blasco como Angie

Ambos dos entraron en la habitación viendo a Tim saltar sobre una cama, probablemente una cama de agua debido a la altitud que alcanzaba con cada bote.

- ¡Tim bájate de la cama! -chilló Angie con tono de madre-Seguro que la han usado drogadictos para sus cosas de…drogadictos.

Tim no hizo caso a la rubia represora, es más, haciendo gala de una fuerza inusitada Tim agarró a Angie y Blasco y se los llevó a la cama a saltar sobre ella. Así lo que en principio eran protestas comenzaron a mutar en murmullos y de allí a risas. Carcajeantes risas que disimulaban y silenciaban los crujidos que producía la cama, cada vez más agudos, cada vez más chirriantes. Hasta que…
 
 
-¡Cola Férrea!-dijeron dos voces al unísono.

La cola del Umbreon se tensó hasta adquirir un tono metalizado y una textura y tacto mucho más duro del habitual, cola que chocó contra la idéntica parte del cuerpo de su oponente.
Ambas criaturas de penetrantes miradas se miraron entre sí: El oponente de Yami era una criatura también mamífera de piel mayoritariamente de color celeste, si bien la mayoría de su cuerpo estaba cubierto de una mata de pelaje negro, especialmente en la cabeza y formando una leonina melena, aunque el grosor y tamaño del felino hacían pensar que se trataba de una hembra. Finalmente, la cola de la criatura estaba coronada por una estrella de cuatro puntas.

 -¡Luuux!-expresó la leona retrocediendo unos pasos para clavar sus ojos amarillos y rojos en su oponente.
-Dime AJ-inició Noé mientras acariciaba el pelaje de su Luxray- ¿Has podido concentrarte en un momento de tranquilidad?
-Tengo que reconocer que nunca estoy demasiado tranquilo en un combate-dijo el de Pueblo Paleta con tono medio bromeando-Pero sí, he podido.
-Bien-dijo el de tez morena con tono alegre-Será mejor centrarnos en que aprendas a dominar mejor los poderes que ya has despertado que tratar de aprender algo nuevo. De todos modos: Siéntate y descansa

Obedeciendo a su temporal mentor AJ se sentó sobre el arenoso suelo de la playa. Haciendo idéntico gesto Noé y su eléctrica Pokémon.

-Repíteme lo que me decías antes-dijo el habitante de la isla apoyando su cabeza en el lomo de la leona-Lo de tu amigo.
-Veras, Noé-dijo AJ reincorporándose-Parte, la mayor parte, de mi interés por aprender a manejar estos poderes…Es para intentar salvar a mi amigo.
 
 
- ¡Ay!
- ¡Ay!
- ¡Ay!
 
El trío de jóvenes se levantó sacudiéndose el polvo, acto seguido miraron al techo para observar el enorme boquete en el techo que había hecho la cama, sus saltos en la cama y la caída de la misma que ahora yacía desvencijada en un piso inferior más concretamente.

-Podríamos habernos matado-comentó Tim viendo su “saltador” destrozado para luego soltar una pronunciada risa
- ¡Y quien tiene la culpa! -chillaron casi a dúo Angie y Blasco

Una rápida al lugar en donde estaban daba a entender que nadie había estado allí hace mucho tiempo. Todo parecía más deteriorado que en el piso superior y paradójicamente todo más intacto. Aún más polvo, el goteo de tuberías dañadas por el impacto que debió de sufrir el barco.

-Tendremos que buscar una escalera para volver a la superficie-dijo Blasco mirando por última vez el tremendo agujero para luego iniciar a caminar junto con los demás, con la intención de encontrar “algo” que les permitiera volver al piso superior.

Como ya hicieran antes del “accidente” siguieron explorando el barco si bien con una mayor precaución debido a la menor luminosidad imperante, notaron también como las puertas de los camarotes estaban todas mayormente cerradas…Hasta encontrar una que no lo estaba…

- ¡AAAAAAAAAAAAARG! -chilló Tim cual descosido altamente excitado tras ver lo que había en la habitación
 
-Vaya, Tim ha chillado como un descosido altamente excitado-comentó Angie.

Tanto Blasco como la rubia se acercaron a la habitación, prevenidos de lo que había pasado antes no esperaban nada demasiado grave, aún con todos los gritos.
Efectivamente lo que vieron era para gritar: Cuando Angie y el de cabello verde entraron no pudieron si no sorprenderse de ver a Tim nadando entre montones de monedas de lo que parecía oro genuino, no solo eso, junto a cofres que parecían suturar el oro de lo copiosamente llenos que estaban había otros llenos de joyas de distintos colores: rojo, verde y azul, igualmente utensilios antiguos que seguramente a un museo le gustaría acoger.

-Esto…-inició Angie-Esto es totalmente anacrónico-observó Angie, notando que esa habitación parecía más propia de un barco encallado hace harto tiempo que de un navío que, según las palabras de Blasco, no debería llevar más de diez años.
- ¿El narrador acaba de decir harto tiempo? -continuó la irritante niña rubia que parecía incapaz de dejar al señor escribidor en paz.
-¡Soy rico!¡Asquerosamente rico!-dijo Tim nadando entre el oropel-¡Lo primero que haré será construir una caja fuerte para saltar en trampolín, como ese Psyduck tacaño de los dibujos animados!-añadió con un tono tan fervoroso que parecía que en cualquier momento sus pupilas se iban a convertir en un símbolo monetario.
-Tendremos la vida resuelta-dijo Angie con un tono también febril-Porque todo el mundo sabe que la única tranquilidad y libertad viene de la seguridad económica-añadió para “zambullirse” en los dorados montículos  
- ¡Uy, una piedra! -notó Tim-Lejos de mi oro, sí…oro, mi tesoro-añadió con tono demente alejando una piedra cuadriculada.

A diferencia de sus dos acompañantes Blasco no parecía querer rebozarse metafóricamente entre todas esas monedas. Sin embargo, su mirada se fijó en un pequeño cofre el cual parecía contener una serie de sortijas, joyas…nada comparado con lo que llenaba los ojos de sus compañeros, más concretamente, lo que colmaba la atención del peliverde era lo que parecía ser una canica de cristal translúcida que dejaba ver un irisado rosa y verde en la parte interior de la misma.

-Es bonita-dijo Blasco observando que la “canica” tenía los mismos colores que Ralts-Creo que no pasara nada por llevármela-pensó mientras la introducía en el bolsillo.

Blasco alzó la mirada después y no pudo evitar observar sorprendido como la piedra golpeada por Tim parecía brotar una extraña y escalofriante niebla purpurea que crecía rápidamente, acto seguido pequeñas esferas verdes concéntricas surgían en la niebla, en el centro de la tétrica nube se comenzaba a dibujar una sonrisa maligna, amplía y angulosa, así como verde y unida a ésta, como una cicatriz perenne. Como dato a agregar era que esta nebulosa estaba unida y sellada a la piedra de la que había surgido.

-Chi-cos-comenzó a decir Blasco atemorizado y entre tartamudeos, no era para menos, la siniestra y espectral presencia de ese Pokémon parecía hacerle sentir una fuerte presión en el pecho que le impedía articular palabras.

El arremolinado espectro miró con inicial curiosidad a Blasco para luego torcer el gesto ostensiblemente cuando cambió el enfoque a Angie y Tim, debió de resultar extremadamente grotesco como el isleño trataba de meter parte de su botín en cada orificio en el que fuera posible.

-¡C-h!¡Ch-i-cos!-intentaba de decir el peliverde ahora con más temor mientras veía como el fantasma una piedra pegado conjuraba una esfera de chisporroteante de sombría energía-No me salen las palabras de la boca-pensó el peliverde con la mano en el pecho, notando como su respiración se hacía más agitada-¡Ayudame Ralts!-Acertó a decir con claridad  antes de arrojar la pokeball.

 
-Entiendo-dijo Noé tras escuchar la historia que AJ le relató-Tiene sentido que sospeches que quien buscas estas en la región de Hoenn-añadió mientras se reacomodaba en la espalda de la Luxray que escuchaba atentamente lo que su entrenador decía- ¿Tienes algo que “te recuerde a él”?
-Sí.

AJ se revolvió un poco para buscar una pokeball en su bolsillo. Luego la activo liberando a un pequeño Eevee, que quizás algo atemorizado se acurrucó contra el cuerpo de AJ y Yami mirando intensamente a Noé.

-Viii-gruño el pokémon de tipo normal, erizando ligeramente el pelaje.

-Cuando me llegó estaba totalmente asustado-explicó AJ mientras le acariciaba el lomo-Es un alivio verlo como está ahora.

- ¿Ese Eevee es de tu amigo?
-Sí. Cuando lo recibí estaba muy nervioso, fue entonces que pude ver un pequeño fragmento de lo que le sucedió.
-Es algo similar a lo que me contaste con tu Aerodactyl ¿No?
- Sí.
-Manifestación del poder cuando tú o tu “contacto” está agitado, bien, nada demasiado extraño.
-A estas alturas no hay nada demasiado extraño, supongo-dejó escapar AJ con tono cansado



 -¡Corred!

Los pasos acelerados retumbaban por los pasillos de aquel barco, que ahora parecía mucho más decrépito y siniestro, quizás por la luz del exterior que ahora era mucho menor, o quizás fuera el Spiritomb enfadado que lanzaba el característico ataque fantasma consistente en esferas de energía espectral que impactaban y destruían el ya desvencijado mobiliario, astillando y levantando polvo, haciendo aún más desagradable y tenso el ambiente.
 -Has estado muy bien haciendo que Ralts usara Destello para que pudiéramos escapar-comentó Angie, a escape junto a Blasco, entre jadeos.

-G-Gracias-acertó a decir el peliverde-ligeramente sonrojado por el cumplido y por el repentino esfuerzo físico mientras mantenía al pokémon psíquico junto a su pecho.

-¡Esperadme!

Angie y Blasco giraron la cabeza para ver la esperpéntica escena: Tim les seguía varios metros rezagado, siendo él el único culpable debido a que en su desmedido afán de riquezas se había llenado los bolsillos al máximo de su capacidad, hasta que estos habían hecho de que el pantalón del isleño se había rebajado a un punto que dificultaban su movilidad...entre otras cosas.
 
-Spiritomb: Ein Pokémon, das aus 108 Geistern besteht. Es ist an einen Spalt in einem mysteriösen Stein gebunden.
-No es el momento para que pasa esto-se lamentó metalmente Angie al ver como la Pokedex había vuelto a ese idioma tan agresivo como macarrónico 

Angie se apresuró a volver a guardar la Pokédex: Era, en cierta manera, divertido ver a Tim arrastrarse con los pantalones prácticamente a la altura de los tobillos, dejando ver unos calzoncillos celestes con muchas espirales dibujadas, con el titileo de las monedas que era incapaz de ocultar los gritos del de isla canela, también, desde un punto de vista muy particular, resultaba  hilarante ver como ese aterrador fantasma fruto de ciento ocho espiritus malignos y condenado a estar unido a esa extraña piedra que portaba...Sinceramente resultaba muy divertido que, precisamente debido a esa piedra, debiera de desplazarse dando pequeños y cortos saltos.

-¡TOOOOMB!-Expresó con ferocidad el espectro para volver a expeler la chisporroteante esfera oscura que, por fortuna se perdió por uno de los pasillos.

-Creo que-comentó la rubia-No nos va a quedar más remedio que luchar.
-¡Eso es!-dijo Tim tratando de subirse los pantalones-Tenemos que proteger ¡MI ORO!
-¡TOOOOOMB!-Volvió a bramar el espectro al oír como el isleño hablaba así de sus tesoros.

Los jovenes rápidamente sacaron sus pokeballs, así el arremolinado y demoníaco Pokémon pronto se vio rodeado de la Pikachu, la Cottonne y el Ekans por parte de Angie y el Poliwrhirl y el Grimer del Tim.

-¡Rayo Burbuja!
- ¡Impactrueno!

Los pokémon iniciales del par usaron sus ataques elementales a lo que el fantasma respondió girando su “cabeza” y liberando un viento plateado cargado de lo que parecían ser minúsculas escamas que contrarrestó a la perfección el ataque tanto acuático como eléctrico.

-Mordisco!
El ofidio de la rubia reptó hacia su oponente para saltar hacia su oponente dispuesto a clavarle sus dientes, probablemente esperando que debido a la falta de extremidades le costara defenderse de un ataque físico

-¡Eeeespiritomb!

Así tras proferir sus espectrales gritos no tardó en conjurar a su propia sombra que se alargó como si de su propia mano se tratara para agarrar al Ekans y luego alejarlo como quien tira un juguete roto.

-Un Sombra Vil-acertó a adivinar Angie el ataque de su oponente mientras este lo usaba de nuevo para tratar de contener a la masa morada propiedad de Tim.

Estaba tan concentrado en tratar de contener al Grimer que no alcanzó a advertir como la Cottonee le sobrevolaba y exhalaba ese viento rosado. 

¡TOOOOMB!-expresó enojado y dolorido, dirigiendo su perversa mirada hacia la tipo planta. Lo que para fortuna de nuestros héroes lo distrajo lo bastante como para recibir una corriente de burbujas por parte del anfibio “adolescente”

-Impactrueno Pikachu-pidió Angie- Aprovechemos que está mojado

La ratona eléctrica volvió a generar la mencionada corriente contra el Pokémon de los tipos fantasma y siniestro y claramente este pudo notar el incremento de daño que suponía estar mojado, hasta el punto de que fue aventado contra una de las paredes del pasillo y haciendo que una tubería medio descolgada se callara sobre el espectro 

-¡Bien!-se alegraron rápidamente los tres.

Poco duró la alegría. De inmediato el Spiritomb se sacudió el tubo de acero y se alzó, lo que la altura del techo le permitía, mientras profería sus escalofriantes gritos, acto seguido comenzó a órbitar su cabeza cual un ventilador para,efectivamente, liberar un espectral viento de color oscuro. 

No era solo que el Viento Aciago consiguiera golpear a todos y cada uno de los Pokémon presentes. No es solo que, pese al esfuerzo, de sus compañeros encapsulables, los niños también recibieran el efecto rasurador de ese espectral viento. Era el efecto secundario de ese ataque.

-¿Y-Y esto?-expresó Blasco-Notando como el viento les cubría-Esta presión en el pecho-añadió mientras con dificultad se llevaba allí la mano-Está desazón, está pena…-dijo notando la cantidad de sentimientos negativos que comenzaron a asaltar su mente.
-Aaalst!
El chico de cabello verde pudo fijarse en cómo, debido a su tipo, estaba sufriendo especialmente esa ráfaga de viento oscuro.

No estaban demasiado lejos el uno del otro, pese a eso le costó horrores alcanzar al Pokémon de tipo psíquico/hada, tratando el peliverde de, con fin de reducir la influencia del ataque fantasma, usar su cuerpo como escudo. 

-Tienes que aguantar Ralts-pidió Blasco con tono fatigado

El pequeño y sensible Pokémon pudo notar como el ver a su entrenador protegerle, despertó algo dentro de su pequeño cuerpo, hasta el punto de que, dejó a su entrenador atrás y trató de avanzar unos metros.

-RAAALTS!-expresó el psíquico con energía.
Acto seguido el de tipo dual chilló desde lo más profundo de su ser y liberó una onda de energía en forma de unos sonrosados corazones, una energía que también iba acompañado de un sonido vibrante, que no desagradable, y que parecía molestar lo bastante al Spiritomb. Lo bastante al menos como para que éste cesara su ataque.

-Lanzallamas!

Seguido a ese comando llegó una tórrida y abrasadora corriente de fuego que golpeó al Spiritomb, haciéndolo retroceder mucho más mientras gritó de un dolor mucho más intenso que cualquiera que le hubieran podido provocar los Pokémon del trío con sus ataques.

-Sabía que había gente aquí-inquirió una voz femenina-Me alegra que seáis vosotros-añadió con un tono de alivio.

Angie reconoció de inmediato la voz y también se sintió aliviada de que una entrenadora mucho más experimentada como Izumi apareciera en aquel lugar. En cambio no le sonaba tanto el Pokémon que había utilizado el icónico ataque de fuego y que ahora se acercaba a Izumi: Pero era una criatura  alta, más que su entrenadora, cubierta de un manto atigrado, de hecho ese manto atigrado junto a su aspecto canino y la especie de densa pelaje ubicado en partes concretas de su cuerpo, similares a una melena de león, hacían de ese Pokémon una suerte de majestuosa y armoniosa quimera, en el sentido que esas características de especies diferentes nada se sentía fuera de lugar, al contrario,  le otorgaban un aspecto entre elegante e intimidante que no no tenía nada que envidiar a un Pokémon Legendario.

-Naaaaaaain-rugió el Arcanine-mientras adopta una posición de ataque por si el Spiritomb volvía a revolverse.
 -¡Izumi!-expresó Angie feliz de ver a la joven de Pueblo Paleta y fundiéndose en ella con un abrazo.
-¡Izumi!-expresó Tim que trató también de abrazar a la de ojos azules solo para que esta le esquivara ligeramente, haciendo que el isleño abrazara el suelo.
-Este es Blasco-expresó ahora la rubia mientras le indicaba al de pelo verde que se acercara-Él y Tim me están acompañando por la región de Hoenn.
-Hola-acertó a expresar con timidez el de cabello verde, acercándose con Ralts en la mano-Su Pokémon es muy fuerte-añadió obnubilado por gran can de fuego.
-Encantado de conocerte-respondió Izumi-ofreciendo estrechar la mano a de Ciudad Petalia-Un momento…¿Estás viajando con Tim?
-¡Ralts!-chilló el psíquico/hada dirigiendo su mirada hacia donde se supone que se había ido el Spiritomb.
-¡Naaaain!-Hizo igualmente el perro de fuego, también en alerta.

Un ligero temblor empezó a oírse, además de notarse, primero levemente pero que rápidamente comenzó a incrementar en intensidad.

-Rápido-dijo Izumi-Haced volver a vuestros Pokémon, esto no me gusta nada.

Los chicos le obedecieron, quedando solo el gran can de fuego para ver como el cada vez más aterrador grito del espectro comenzaba a escucharse mientras ese traqueteo también se incrementaba, acto seguido un aura azul comenzaba a apoderarse de distintos objetos sueltos. Pronto esos objetos se elevaron mientras que otros, más pesados, como tuberías o fragmentos de las paredes comenzaron a despegarse y flotar recubiertos de ese resplandor azul que ahora iluminaba la estancia aún más que las desvencijadas luces. Cuando una de esos tubos de luz estalló fue la señal de que debían de huir.

-¡Vámonos! ¡Kiba!

El Arcanine se agachó ligeramente permitiendo que tanto Izumi como Blasco y Angie se subieran a su espalda. Pero era obvio que faltaba alguien.

-Mi tesoro-gritaba Tim tratando de meterse las monedas por cualquier lugar donde pudieran caber.

Una indicación de Izumi hizo que el gran can de fuego agarrara a Tim con la boca, para disgusto de este, y emprendiera la carrera.

-¡Vamos Kiba!-repitió Izumi.

El Arcanine corría rápido, más aún si se tiene en cuenta que cargaba a cuatro personas, además tenía que esquivar los objetos que gracias al psíquico ese Spiritomb les estaba arrojando.
-¿Vas bien Kiba?-preguntó la entrenadora.

-Aaaaaarc-ladró con dificultad ya que el tener a Tim agarrado por los calzones era lo único que impedía que este se cayera al suelo.

El gran can trataba de acelerar aun cuando Izumi no le pedía nada, podía notar como los distintos tubos de luz iban estallando debido a las malignas acciones del Spiritomb oscureciendo el pasillo a lo que se sumaba el serrín y polvo en el ambiente fruto del movimiento de los objetos que debían de llevar años sin el más mínimo movimiento. Sabiendo de que una hipotética lucha a oscuras beneficiaria al fantasma Izumi optó por dar la siguiente orden:

-¡Agarraos bien!-inició-Kiba ¡Usa Velocidad Extrema!

Izumi se agachó ligeramente sobre el cuerpo del Arcanine para tratar de reducir la resistencia del viento, así como tener mejor agarre, Angie se agarró con más firmeza aún a la cintura de la de Pueblo Paleta, para que luego Blasco hiciera lo propio asiendo con fuerza, y bastante pudor, a las caderas de la rubia.

-¡Y donde se supone que me agarro yo!-protestó Tim que estaba colgado cual paquete.

Percibiendo que todos, más o menos, estaban seguros el Arcanine comenzó a incrementar la velocidad, sus patas comenzaron a difuminarse fruto de la elevada velocidad a la par que una vistosa luz verdosa comenzaba a apoderarse de su cuerpo.

-¡TOOOOMB!

El espeluznante  grito del enojado Spiritomb fue seguido de un temblor psíquico, podían notar como las viejas paredes chirriaban e incluso como algunas de estas se despegaba mostrando el maltrecho esqueleto del barco. Como incluso el suelo amenazaba con partirse y hacerles caer a un piso inferior o algo peor.

Izumi alzó la cabeza ligeramente, ya podía ver la luz al final del pasillo, esa luz tenue y anaranjada del atardecer, pronto estarían en la cubierta y pondrían camino a Ciudad Portual.
Fue gracioso...pero pudo ser trágico, el arremolinado espectro usó su poder psíquico para levantar el suelo justo antes de la salida convirtiéndolo en una rampa. Pronto la joven como los tres chicos y el perro guardián, debido al tremendo impulso que este traía, estaban en los vespertinos cielos de Hoenn.

-Debo ser rápida-Pensó Izumi tratando de que los gritos de terror de los chicos no la distrajeran-¡Mory!¡Zelvy!

La de Pueblo Paleta se concedió un segundo para respirar, mientras el ave metalizada se manifestaba junto al quelonio cañonero hizo regresar al perro atigrado a su pokeball, acto seguido mientras con una mano indicaba al Skarmory que agarrara al par de chicos con la otra trató de tanto envolver a Angie con ella y de asirse al caparazón del Blastoise

-¡Hidrobomba!
-¡Tois!

La gran tortuga agarró a las chicas con su fornidos brazos para luego maniobrar en el aire y disparar con fuerza su potente ataque de agua contra la destartalada cubierta. Podían oír  claramente los carcomidos materiales ser arrancados por el chorro de agua a alta presión y afortunadamente también como ese chorro retrasaba la caída lo suficiente como para que Zelvy tocara el suelo sin mayor sobresalto. Mientras, la ave metálica también aterrizaba sin mayores problemas con el isleño y Blasco Izumi no perdió tiempo y se asomó a la cubierta, seguida del Blastoise. La de Pueblo Paleta trató de buscar la salida más cercana a donde, según ella, debía de estar el espectro.

-Zelvy. Derríbalo-comandó Izumi señalando un piso superior.

Ella se disponía a sacar otra Pokeball cuando el Blastoise encañonó el lugar que su entrenadora le indicaba, no le supuso demasiado esfuerzo que con su ataque de agua se desprendieran instrucciónes metálicas y de plástico sobre la salida o entrada.

-Lanzallamas!

Kiba se colocó donde estaba su compañero y disparó el icónico torrente ígneo haciendo que su los materiales derribados por el Blastoise se hicieran una argamasa metalizada y humeante que selló el acceso al pasillo.

Izumi suspiró, ese Spiritomb debia de llevar años allí, probablemente antes incluso de que el barco tuviera el accidente, seguro que conocía múltiples salidas en caso de quisiera salir al exterior e igualmente múltiples escondrijos en caso de que quisiera agazaparse a la espera de otros despistados visitantes. 

¿Vais a Ciudad Portual?-Preguntó la de ojos azules
-Sí-respondieron los tres al unísono 

Pronto estaban en circulación: La de mayor edad volando sobre la Skarmory a poca altura sobre el quelonio que cargaba a los tres chicos sobre su espalda. Era por la tarde y el sol anaranjado paradójicamente dotaba a las aguas de ese color casi oscuro fruto del atardecer, la suave brisa que auguraba la venida de la noche comenzaba a generar pequeñas olas que no eran ningún problema para Zelvy.

Izumi volando a poca distancia  como iba podía escuchar  la animada conversación entre los chicos que iban a lomos de la tortuga. Los cariñosos reproches, las inofensivas bromas que solo pueden hacerse y reírse entre amigos. Y no pudo, ni quiso, evitar que su mente vagara al mismo inicio de su viaje. Hace casi 3 años, ella, AJ y Eric, ese viaje también bajo el sol del atardecer, de Kanto en ese caso, que finalizó con la primera noche fuera de casa en el Centro Pokémon de Ciudad Verde. Poco después conocerían a Angie en la misma ciudad, tres años no era tanto pero...Parecía tanto tiempo ya. Los propios acontecimientos de Ciudad Trigal y el conocer a Shiro y Silvia, muchos más recientes parecían también lejanos, como si lo uno nunca hubiera sucedido, como si los otros siempre hubieran estado ahí…

No pudo evitar que una lágrima tonta brotara de las azules fuentes de sus ojos y recorriera su rostro hasta caer al mar, perdiéndose entre la infinidad de otras gotas saladas. 

Los chicos no parecían haberla visto, hubiera dado igual y habría culpado al efecto reflejo del sol sobre la acerada superficie de Mory, pero ella sabía muy bien el motivo, el motivo por el que ella y AJ estaban en la región. 

-Te encontraremos-Se dijo para sí misma-AJ y yo te encontraremos, te salvaremos y...si es necesario: Te vengaremos.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
Oh my goodness. Algo muy fuerte ocurrió en el timeskip. Y yo que me imaginaba que Izumi nomás andaba por ahí divirtiéndose o cumpliendo metas, same with AJ, imaginaba que andaría entrenando con los legendarios, pero veo que están en una búsqueda, de venganza o de tragedia.
Descansa. Hasta que nos volvamos a ver...
[Imagen: SwCanxx.png]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 9 invitado(s)