Índice - Pokémon: Path to Glory
#1
[Imagen: Pu2LLBY.png] 
ignoremos mi maravillosa edición
Bienvenidos todos a Pokémon: Path to Glory mi primer y único longfic hasta el momento. Realmente no se que más añadir: simplemente pedir perdón a los posibles lectores por los muchos vicios que tengo ya adquiridos y difícilmente podré subsanar (escribir pokemon sin tilde e indistintamente mayúscula y minúscula es un buen ejemplo) Tambien decir que usare este primer post para editar con las fichas de los personajes y también capítulos

Finalizo diciendo que Path to Glory es una historia con personajes originales (quizás algo clichés pero originales al fin y al cabo (?) sin perjuicio de que cualquier personaje ya existente ( un líder de gimnasio por ejemplo) pueda gozar de cierto protagonismo . Espero lo disfruten. 


Mostrar Capitulos

Capitulo 0: Thanks for the memories / Gracias por los recuerdos
Capitulo 1: Una ardiente batalla
Capitulo 2: Tensión y distensión
Capitulo 3: Movimientos
Capitulo 4: Una tarde en-tera
Capitulo 5: Conversaciones
Capitulo 6 : El hogar
Capitulo 7: La dureza de la tierra
Capitulo 8: Preparativos
Capitulo 9: Inauguración
Capitulo 10: Primera ronda (I)
Capitulo 11: Primera ronda (II)
Capitulo 12: Estilo Directo
Capitulo 13: Pasión versus percepción
Capitulo 14: Apretados resultados
Capitulo 15: Nuevas andanzas
Capitulo 16: La familia que cría unida
Capitulo 17: Malos bichos
Capitulo 18: Amargos Aromas
Capitulo 19: Una batalla de altura
Capitulo 20: Bajo un mismo cielo 
Capitulo 21: Noche con luna
Capitulo 22: Los colores del iris
Capitulo 23: Sol, luz ¿Leche?
Capitulo 24: El viento, el puño y la flor
Capitulo 25: Hablando en plata
Capitulo 26: Metal tenso
Capitulo 27: ¿La última pieza?
Capitulo 28: Hielo Abrasador
Capitulo 29: Where Dragons Rule/ Donde mandan los dragones
Capitulo 30: Marea Negra
Capitulo 31: Marea Negra (II)
Capitulo 32: El principio del fin
Capitulo 33: Hoenn
Capitulo 34: La dura realidad 
Capitulo 35: La dura realidad (II)
Capitulo 36: Por pura casualidad 
Capitulo 37: Fantasmas de ayer y hoy



Mostrar Personajes

Nombre Completo: "AJ" Slifer
Color de pelo: Negro
Color de ojos: Marrón
Primera aparición: Capitulo 1: Una ardiente batalla
Grupo sanguíneo: 0
Edad: 15 años(En el Capitulo 1: Una ardiente batalla)
Cumpleaños: 28 de Diciembre
Familiares:
Aiko(Hermana)
Padre
Madre
Tema: Woodman Theme (Super Smash Bros Ultimate)
Pokemon:
Saur(Venusaur macho/Pokemon inicial)
Hydra(Kingdra hembra)
Yami(Umbreon macho)
Hammer(Kingler macho)
Foxy(Ninetales hembra)
Henshi(Butterfree macho)
Iwasa(Aerodactyl macho)
Waru(Haunter macho)
Blade(Scyther macho)
Bomber(Cyndaquill macho)


Nombre Completo: Eric Blaze
Color de pelo: Castaño
Color de ojos: Verdes
Primera aparición: Capitulo 1: Una ardiente batalla
Grupo sanguíneo: A
Edad: 16 Años (Al inicio del fic)
Cumpleaños: 8 de Agosto
Familiares: Familia no presentada
Tema: ?
Pokemon
Charmeleon(macho/Pokemon inicial)
Beedrill(macho)
Pidgeot (macho)
Golduck(macho)
Pikachu(macho)
Onix(macho)

Nombre Completo: Izumi Evans
Color de pelo: Negro
Color de ojos: Azul
Primera aparición: Capitulo 3: Movimientos
Grupo sanguíneo: B
Edad: 16 años(inicio del fic)/
Cumpleaños: 8 de Abril
Familiares: Familia no presentada
Tema:
Pokemon:

Zelvy (Blastoise macho/ pokemon inicial)
Mory (Skarmory hembra)
Kiba (Arcanine macho)
Mauz (Persian macho)
Wanda(Vileplume hembra)
Dory (Nidoran hembra)
Giga (Bayleef macho)
Hikar(Espeon hembra)



Nombre completo: Angélica Sparks (Angie)
Color de pelo: Rubio
Color de ojos: Miel
Primera aparición: Capítulo 7: La dureza de la tierra
Grupo sanguíneo: AB
Edad: 13 años (Capítulo 7: La dureza de la tierra)
Familiares: Padre y madre (No presentados)
Tío
Hortensia y Azucena(Primas)
Tema:
Pokemon:
Pikachu (hembra/pokémon inicial)
Ekans (macho)
Cottonee(Hembra)
Lapras (macho)
Swablu (hembra)



Nombre completo: Shiro Kurosawa
Color de pelo: Castaño Oscuro
Color de ojos:
Primera aparición: Capítulo 22: Los colores del Iris
Grupo sanguíneo: A
Edad: 17 años
Familiares: No presentada
Tema: 
Pokemon: 
Krory (Crobat macho/ pokémon inicial)
Berus(Houndoom macho)
Daiba(Gligar macho)
Katara(Vaporeon hembra)
Kuoni (Riolu macho)
Lily (Lileep hembra)

Nombre completo: Silvia Jara
Color de pelo: Rojo
Color de ojos: Verdes
Primera aparición: Capítulo 23: Sol, luz ¿Leche?
Grupo sanguíneo: B
Edad: 17 años
Familiares: No presentada
Tema: Be Cool, Be Wild and Be Groovy
Pokemon:
Grovyle(macho, pokémon inicial) 
Sneasel(hembra)
Seviper (macho)
Gyarados(macho)
 Jolteon(macho)
Vivrava (macho)




 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder

Longfic- Pokémon: Path to Glory

Extension largaLongfic
FranquiciaOriginal
GéneroAventuraComedia
Resumen

Una historia de superación, de inspiración, de redención. Imponentes palabras que no se pueden aplicar a este fic: Disfruta de las típicas aventuras de un viaje pokémon

#16
Ese Equipo Rocket siempre buscando con qué obtener plata...

Lástima que AJ e Izumi no les pudieron dar una paliza debida.
Descansa. Hasta que nos volvamos a ver...
[Imagen: SwCanxx.png]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#17
CAPITULO 4: UNA TARDE EN-TERA

Tanto AJ como Izumi se materializaron en puerto de Isla Tera, que dudosamente debería recibir ese nombre ya que únicamente contaba con un muelle para amarrar barcos de tamaño importante, lógico por otra parte si consideramos que la mayoría de lo que había eran pequeñas barcas de pesca, desde el punto donde habían aparecido también se podía apreciar un pequeño islote alejado hacia el oeste, unido a la isla principal mediante un túnel que atravesaba una pared de roca


-Es increíble que el tele-transporte sea menos mareante que un viaje en barco ¿no te parece Izumi? ¿Izumi? -preguntó AJ

Para sorpresa de AJ su amiga estaba ligeramente inclinada sobre el agua, con su rostro más pálido de lo habitual que presagiaba lo que ocurriría siendo esto una emisión de materia orgánica a medio digerir por la boca de la chica

-Izumi ¿no crees que ya eres mayorcita para ir vomitando por ahí? -preguntó AJ no sin cierta sonrisa diabólica a lo que la chica respondió con un hábil movimiento de mano, golpeando la nuca del chico – No entiendes la ironía-respondió de nuevo el joven con cierto tono de dolor en la voz
-Parece que hubiéramos viajado en el tiempo-dijo Izumi mientras miraba alrededor centrándose su atención en las pequeñas casas blancas situadas en una montaña a una distancia prudente de la costa
-Así eran Ciudad Carmín e Isla Canela antes de la explosión del turismo, o eso creo-aclaró el joven

Tras acabar de ver todo lo que se podía ver desde la playa, la cual en vez de arena estaba llena de guijarros de variadas formas y colores ambos chicos avanzaron hacia el pueblo propiamente dicho, contando con un Centro Pokemon como único edificio relevante, se respiraba tranquilidad, calma y posiblemente algo de aburrimiento en el ambiente si bien estaba a punto de turbarse, ya que varios individuos de macarra apariencia tenían rodeador a un par de personas estando estas visiblemente atemorizadas

-F.…fuera de aquí-tartamudeo uno de ellos lo que hizo que los macarras se rieran escandalosamente.

Además de superarlos en número también iban acompañados de sus grandes y aparatosas motocicletas y como de sus Pokemon siendo estos un Raticate, un Weezing y un Voltorb, siendo este último una esfera de medio metro de altura de expresión malhumorada, era parecido a un pokeball además de por su forma porque su cuerpo estaba dividido en dos colores, roja la parte superior y blanca la inferior

-AJ, Tenemos que hacer algo -le dijo la chica a su amigo visiblemente preocupada por la injusticia que se estaba cometiendo
- Ya, pero...- comenzó a decir AJ que pese a que le dolía ver como se metían con aquel par le dolería mucho más que se metieran con él, cosa curiosa en alguien que hace escasas horas había luchado contra los Rockets

No pudo decir mucho más ya que repentinamente un poderoso chorro de agua apareció “de la nada” que derribó una de las motos la cual debido a un efecto en cadena derribó la de al lado y está a la siguiente, para horror y rabia de los moteros macarras, el origen de dicho chorro era un Pokemon bípedo de piel azulada, a excepción del amarillo de la parte inferior de su mandíbula y de su vientre, contaba también con una serie de espinas rojas tanto en la cabeza como en la espalda y finalmente en su cola

-¡Croco!-exclamo dicho Pokemon
-Bien hecho Croconaw - felicitó el entrenador a su Pokemon

Tanto los motoristas como al par de chicos dirigieron la mirada al que había pronunciado esas palabras, siendo este un joven de cabello castaño y ojos de idéntico color, su vestimenta la componían una sencilla camiseta de color celeste y unos pantalones de tonalidad algo más oscura

-Ahora veras mocoso-exclamó uno de los macarras, que parecía ser el jefe por la extravagante cresta roja en su cabeza a diferencia de la brillante calva de sus compañeros- ¡Weezing usa Residuos! - dijo finalmente

-Voltorb usa Rayo-ordenó otro de ellos
-Raticate usa Mordisco-dijo el último que restaba
-Croconaw-fue lo único que dijo el castaño acompañado de un chasquido de dedos

Así el Pokemon flotante expulsó desde su boca una masa de color negruzco a caballo entre lo líquido y lo sólido teniendo esta un ponzoñoso olor, mientras que la criatura esférica acumuló una gran cantidad de electricidad que rápidamente lanzó hacia el reptil acuático el cual respondió manifestando una cerúlea aura, imperceptible inicialmente debido al color de piel del Pokemon, con la el cual el Pokemon acuático esquivo con bastante habilidad los dos ataques, no percatándose sin embargo de que el roedor se abalanzó por detrás enseñando sus grandes colmillos dispuestos a hundirlos en la azul piel del adversario, cosa que no llegó a efectuar debido a que un feroz zarpazo lo apartó de su objetivo, provocando que tanto el castaño como los motoristas miraran para ver al nuevo combatiente siendo este un pequeño felino cuadrúpedo de color crema, si bien los extremos de sus patas y colas eran de un color marrón y sus orejas de color negro

- ¡Miauu! - maulló el Pokemon dejando que el dorado amuleto de su frente brillara con la luz del sol
- Muchas gracias por la ayuda-agradeció el castaño- me llamo Jean -añadió
-Izumi, nosotros te ayudaremos-respondió la chica
-Perdona ¿pero a que nosotros te refieres? -preguntó Jean visiblemente extrañado
-Pues a mí y a.…-dijo la chica mientras giraba la cabeza solo para descubrir que AJ no estaba lo que le hizo exclamar de furia
- ¡No hace ni dos horas de aquello! -comenzó a vociferar una airada Izumi que pese a su enfado supo ocultar lo que “aquello” significaba- ¡Y ahora huye cuando solo son tres idiotas! - terminó para luego soltar un largo grito
-Los idiotas te están oyendo- dijo uno de los motoristas con cierto miedo
- ¡A callar! -exclamó esta con rabia, parecía que no podía soportar lo que ella estaba considerando como una traición
-Jefe, ten cuidado que nos come-susurro con cierto temor uno de los motoristas al que portaba la cresta
-T.…tonterías-tartamudeo este- acabaremos con este par de crios –añadió ahora más resuelto mientras se dispuso a ordenar una nueva orden a su Weezing
-¡Mauz usa Cuchillada!-exclamó la chica rápidamente

Antes de que el Pokemon flotante pudiera reaccionar el felino dio un salto extrayendo sus garras, que dada la luz del sol centelleaban con un fulgor blanquecino, con las que golpeó duramente al Pokemon venenoso

-Supongo que...-comenzó a decir Jean mientras buscaba una pokeball en su bolsillo
-No hace falta- le detuvo Izumi-no necesitamos a nadie más- dijo dando especial énfasis a la última frase

La batalla duró apenas varios minutos más, minutos que parecían alargarse indefinidamente, los motoristas se defendían bien pese a que el par de jóvenes lograba resistir, pese a todo el combate se acercaba a su culminación y no lo por lo que hubiera sido de esperar

-¡Weezing usa Explosión!-gritó el líder de los macarras deseoso por acabar

El Pokemon flotante comenzó a acumular energía en un punto concreto de su cuerpo haciendo que este comenzara a resplandecer, sin embargo el Pokemon como todos los presentes se detuvieron al escuchar como una risa escalofriante inundaba el ambiente, acto seguido todos pudieron ver como sus propias sombras parecían surgir del suelo para luego danzar en círculos, algo que pudiera haber parecido incluso gracioso de no ser por los horribles chillidos de dolor e histéricas risas que continuaban produciéndose

-¡Esta isla esta embrujada!-exclamaron los motoristas a todo volumen que tras meter los Pokemon en sus pokeballs huyeron rápidamente en sus motocicletas, sin que aquellas manifestaciones espectrales hicieran nada para impedirlo

- Creo que ya es suficiente Waru- dijo una conocida voz
-Jon- respondió este, con cierto disgusto ya que se divertía bastante
-¿De dónde sales?- preguntó Izumi extrañada y enojada al ver como el que se había ausentado durante toda la batalla ahora aparecía a su lado acompañado de su Pokemon fantasma, Izumi rápidamente se dispuso a dar una severa colleja al pelinegro que ahora se estaba presentando a Jean
-¿Cómo has hecho eso?-preguntó el castaño referido al espectáculo anterior
-Veinte por ciento de Hipnosis y ochenta por ciento de Rayo Confuso- respondió AJ con cierto orgullo
-¿Cómo has calculado esa cifra?- volvió a preguntar el castaño
-Me la he inventado- dijo AJ con una amplia sonrisa haciendo que todos los presentes se cayeran al suelo de un modo algo exagerado, a excepción del Pokemon flotante que aplaudía a carcajada limpiad la simple, y algo tonta, broma que su entrenador había hecho, más se rió sin embargo cuando Izumi se levantó para dar la prometida colleja al chico mandándolo al mismo suelo

-Se está convirtiendo en costumbre-dijo la chica mientras se soplaba la mano, ella también se había hecho daño
-En una mala costumbre- dijo el chico con especial énfasis en la palabra mala
- ¿Y porque te fuiste? Habríamos tardado menos si nos hubieras ayudado- dijo la chica mientras le ayudaba a levantarse
-Piensa Izumi -dijo AJ- sí, los hubiéramos vencido y en dos o tres días la isla estaría llena de tipos como esos buscando pelea, es mucho mejor hacer que se fueran solos, digo yo - concluyó el joven mientras se limpiaba el polvo
-No lo pensé-dijo Izumi algo avergonzada
- ¿Y si le doy yo ahora una colleja?-barruntaba AJ en el fondo de su mente aunque decidió olvidarlo -¿Vamos al Bosque Baya?- preguntó finalmente
-Claro que sí-respondía la chica - ¿Quieres venir Jean?-añadió luego
-Si no es molestia-respondió este mientras comenzaba a caminar junto a ellos

Los jóvenes caminaban hacia el lugar que Izumi había mencionado, si bien antes debían atravesar un pequeño cerro desde el cual se podía apreciar cómo, a lo lejos, unido a la isla principal por un pintoresco puente de madera había una isla de parecido tamaño en la que se podían ver múltiples árboles, ese debía ser el bosque

-Ya estamos aquí-dijo Izumi aun acompañada de su Pokemon felino a diferencia de AJ y Jean que habían guardado los suyos - ¿Me ayudaras con las bayas, verdad Mauz? - añadió la chica mirando al felino
-¡Miaau!-respondió este asistiendo

Los jóvenes y el gato entraron en el bosque donde la temperatura era sensiblemente más baja, debido tanto a la menor cantidad de luz solar que se filtraba gracias a espesa copa arbórea como al par de masas lacustres de considerable tamaño que refrescaban el ambiente, tal vez eso junto al aparentemente rico suelo permitía que los árboles estuvieran hasta rebosar de jugosas bayas todas ellas diferentes en tamaño y forma

- Tomad chicos-dijo Izumi que había sacado de su mochilla tres bolsas de papel, para depositar en ellas las bayas que recogieran

Los tres chicos se dedicaron a la labor de recolección de bayas, siendo Izumi ayudada por el Meowth que con rapidez subía a las copas de los árboles cogiendo las bayas que su entrenadora le indicaba, siendo AJ y Jean más lentos en este aspecto que iban seleccionando con mayor cuidado las frutas que recogían

-Jean ¿tú no eres de aquí, verdad? - preguntó AJ para acto seguido devorar una baya Oram
-Es cierto, soy de ciudad Cerezo en Johto – aclaró Jean
-Dicen que es una bonita región-añadió AJ
-Imagino, la verdad es que no he viajado por ella-dijo Jean- Pero es muy aburrida, salvo Ciudad Trigal no tenemos ciudades tan grandes como Azulona o Azafrán – añadió el castaño
-Tal vez sea cierto-pensó AJ-pero tenéis la torre Bellsprout, las ruinas Alfa, el lago de la Furia...comenzó a decir AJ
- Parece que conoces muy bien esa región- le interrumpió Izumi que ya tenía su bolsa llena de bayas
- Tampoco tanto –respondió AJ con modestia
-Oye chicos ¿podéis alejaros de aquí? - preguntó Jean para luego decir algo por lo bajo al pelinegro
-Claro, vamos Izumi- respondió el chico mientras comenzaba a andar hacia delante
- ¿Qué te ha dicho? -preguntó la joven
-Cosas de hombres-respondió escuetamente.


Ambos avanzaron un poco más hasta llegar a un pequeño claro del bosque, donde los árboles parecían apartarse para que el sol bañara con su irradiación al suelo donde pequeñas plantas nacían aprovechando que en esa zona los árboles con su gran tamaño no les privaban de la luz que necesitaban para vivir, tan idílico paisaje era acompañado de los sonidos de pequeños Pokemon huyendo o bien con sus ligeros trinos, que rápidamente fueron ahogados por un cada vez más fuerte zumbido, acto seguido pudieron ver como Jean venía corriendo rápidamente para luego ver que este huía de un gran enjambre de Beedrill

-¡¿Qué has hecho?!-preguntó Izumi también a la carrera
- Tuve que cambiar el agua al canario-dijo Jean también corriendo, lo que no pudo evitar que Izumi se sonrojara ligeramente
-Por aquí – dijo AJ también acelerado mientras giraba a la izquierda

Afortunadamente los insectos estaban tan obcecados que continuaron el camino recto y cuando quisieron darse cuenta los chicos ya estaban a una distancia considerablemente segura

-Con que...-comenzó Izumi que paró para jadear-para cambiar el agua al canario ¿Eh? - finalizó la chica para provocar una gran carcajada en los presentes, incluida ella misma, carcajada que fue cercenada por el desconsolador llanto de una niña
- ¿Qué ha sido eso? -se preguntó AJ
-No parecía estar muy lejos –comentó Jean que se encamino hacía el origen de dicho ruido

No fue necesario andar demasiado ya que tras unos escasos metros y tras apartar varios arbustos fueron testigos de la escena consistiendo en una niña pequeña, que tras verlos se ocultó detrás de ellos, y posiblemente el causante de que gritara siendo este un Pokemon bípedo de mediana altura, presentando todo su cuerpo una tonalidad amarilla a excepción del collarín de pelo blanco alrededor de cuello, aunque posiblemente lo que más destacara de dicho Pokemon era el péndulo que portaba en una de sus manos

-Zocorro-exclamó la niña ocultándose tras los jóvenes, era evidente por la dicción de la niña que debía tener muy poca edad
-Yo me encargo-dijo Jean dando un paso en frente con una de sus pokeballs en la mano
-¿Seguro?-preguntaron los otros dos
-Si no puede valerme contra un Pokemon salvaje no merezco participar en la liga Pokemon-respondió este para luego alzar el pulgar de modo victorioso-vosotros sacad a la niña de aquí- concluyó


Izumi y AJ intercambiaron sus miradas para luego obedecer lo que el chico castaño les decía, cogiendo la primera a la niña en brazos y abandonando el lugar donde la batalla amenazaba con producirse, no tardaron mucho en abandonar la masa forestal y estando ya a una distancia prudente y la niña más tranquila Izumi decidió dejarla en suelo

-¿Cómo te llamas?- preguntó la ojiazul a la niña
-Me llamo Pedrita-respondió con cierta timidez
-¿Pedrita, no tenías un Pokemon para defenderte?-preguntó AJ
-Poz no, mi papa está ziempre muy ocupado y no puede ayudarme a capturar uno- respondió la niña
-¿Te gustaría que te ayudáramos?- le preguntó Izumi con brillo en sus ojos
- ¡Zí! -exclamó la niña visiblemente contenta
- ¡Pues empecemos!-exclamo Izumi visiblemente contenta de ayudar a la infante mientras lanzaba una pokeball al aire

La pokeball se abrió liberando a un Pokemon inferior a un metro, de cuerpo redondeado y con extremidades poco desarrolladas, su cuerpo era de azul oscuro a excepción de flor de su cabeza de color marrón salpicadas de motas blancas, que a juzgar por el tamaño y numero indicaban la feminidad del Pokemon, y las hojas rojas que surgían debajo de esta, además su rostro presentaba una expresión adormilada incrementada por el fluido parecido a una baba que secretaba de su boca

-¡Un Gloom!- exclamó la niña que rápidamente se tapó la nariz

-No seas tonta- dijo Izumi, los Gloom solo huelen mal para defenderse y ahora no tiene de que defenderse- explicó la pelinegra,

-Gluum- asintió la Pokemon herbácea
-En fin, ¡Wanda usa Dulce Aroma!-dijo Izumi

La Pokemon de tipo hierba emanó desde su flor un polvo rosado de dulce y empalagoso olor que rápidamente se extendió por el aire con la finalidad de atraer algún Pokemon, aunque no al que se esperaban

- Es un buen Dulce Aroma-pensó AJ comparándolo con la misma técnica que Saur tenía
-¡Saur saur!-exclamo el otro Pokemon planta tras salir de su pokeball por cuenta propia se aproximó al Gloom visiblemente subyugado por el dulce aroma que esta emanaba
-¡Gluuum!-exclamó la Pokemon planta ligeramente sonrojada, pero a modo de agradecimiento por el cumplido que aparentemente le había hecho el Pokemon cuadrúpedo la Pokemon se paso la mano por la boca, quedando su extremidad recubierta de miel, invitando al Ivysaur para probarla

-¿Verdad que es tierno?-preguntó Izumi a AJ con un tono nada normal en ella
- Más bien pegajoso- añadió AJ con una gruesa gota de sudor en la sien, sorprendido por el inusitado comportamiento de Saur
-Mirad- dijo Pedrita señalando a un punto de la tierra el cual se agitaba dejando ver al que seguramente sería su primer Pokemon

La tierra siguió revolviéndose hasta dejar ver al Pokemon causante de ello, este pese a su pequeño tamaño contaba con una considerable longitud desde su cabeza hasta su cola acabada en un pequeño taladro, lo que indicaba que debía vivir bajo tierra, pero que a la vez contrastaba con el par de pequeñas alas blancas que poseía en la espalda, finalmente en su cabeza contaba con dos ojos rasgados rodeados de un aro azul, que color que también portaba en el mentón y en las rayas de las espalda, destacando mucho sobre el color amarillo de su serpentino cuerpo

- Eso es...- comenzó a decir Izumi tras ver a tan extraño Pokemon
-¡Adorable!- exclamó la niña pequeña junto con AJ que rápidamente sacó su pokedex y apuntó a dicho Pokemon

-Dunsparce: el Pokemon serpiente tierra, este Pokemon cava en el suelo para construir una intricada madriguera, pese a ser extraño que salga la superficie en ocasiones aparecen masivamente sin motivo aparente- concluyó el artefacto

-Entonces, ¿te gusta? -preguntó Izumi aprovechando que dicho Pokemon estaba atontado con el Dulce Aroma de Wanda
-¡Zí, zí!-exclamo la niña pequeña
- Muy bien-pensó Izumi – ¡Wanda usa Ácido! -exclamó ahora en voz alta

El Pokemon planta paró un momento de ejecutar su técnica olorosa para lanzar desde el centro de su flor un chorro de un líquido morado que rápidamente se precipito sobre el Pokemon amarillo que se retorció sobre el suelo mientras notaba como su piel se iba reblandeciendo fruto del efecto secundario del ataque venenoso

- Suficiente – juzgó Izumi mientras lanzaba una pokeball sin estrenar al Pokemon de tipo normal que sin oponer mucha resistencia fue atrapado dentro del esférico
-¡Zí!-exclamó la niña feliz

Tras la captura Izumi abrió la pokeball aplicando un spray sobre el Pokemon de cuerpo serpentino que visiblemente mejoro su estado físico
-Esta es tu entrenadora ahora- dijo Izumi entregando el Pokemon a la niña en brazos
-Parece que os habéis divertido.

Todos se giraron para ver al dueño de esa voz observando que era Jean y estaba perfectamente a salvo, tras preguntarle cómo le había ido el grupo se dirigió hacia el puerto, ya que tanto Izumi como AJ planeaban volver a Isla Prima para reunirse con Bill y Alan para volver todos juntos a Kanto

- ¿Oz importaría acompañarme a Isla Zecunda? Allí eztan mi papá y mi tito –preguntó la niña
-Sí por supuesto- dijo Izumi
-AJ, hasta que llegue vuestro barco...-comenzó a decir Jean, aunque decidió acabar su frase mientras alzaba una de sus pokeballs
- Sí, claro- aceptó AJ mientras le daba su bolsa de bayas a Izumi

Ambos jóvenes se colocaron a una distancia reglamentaria, el par de chicas y las olas del mar que se acercaban y se alejaban de la costa eran los únicos testigos del combate, ambos lanzaron sus pokeballs al aire liberando por parte de AJ al zorro de color castaño mientras que por parte de Jean se liberó un Pokemon de anatomía bastante diferente,

-¡Ariiados!- exclamó el Pokemon recién aparecido, este era un arácnido de vivaces colores y con un par de buenos colmillos que lo hacían parecer más amenazante, acentuando esto con el cuerno de su cabeza

-Ariados: Pokemon pata larga, este Pokemon gracias a sus patas con forma de garfio puede correr por techos y superficies, utiliza sus hilos para los más variados usos- dijo la pokedex de AJ

-Comencemos-pensó AJ mientras inspeccionaba el escenario-¡Yami Ataque Rápido!
-¡Vii!

El Pokemon zorro comenzó a correr velozmente dejando atrás polvo junto a su característica estela blanca, dispuesto a embestir al Pokemon araña
-¡Golpe Bajo!-exclamó Jean

Una de las patas del Pokemon insecto se recubrió de un fulgor negro con las que golpeó en el abdomen a su oponente frenando bruscamente su avance

-Chupavidas- pidió ahora Jean

El arácnido se acerco al zorro que estaba tirado en el suelo, clavando sus colmillos en el pelaje de su oponente, lo que hizo que este chillara de dolor

-Yami usa Cola Férrea-pidió AJ tratando mantener la calma

El Pokemon castaño tensó su cola golpeando con ella como si de un mazo se tratase sobre la espalda de Ariados obligando a soltar a su presa

-Yami aléjate y Bola Sombra – pidió AJ viendo que el arácnido tenía más poder físico

El Pokemon mamífero obedeció dando un rápido salto hacia atrás para luego abrir su boca notando como energía oscura se acumulaba en esta generando una chisporroteante esfera de tonalidades oscuras que fue lanzada hacia el Pokemon arácnido que no pudo evitarla

-Waru estaría orgulloso de esa Bola Sombra-pensó el pelinegro para sí – Yami usa otra Bola Sombra-pidió ahora en voz alta

El Pokemon mamífero volvió a ejecutar dicha técnica dirigiéndose rápidamente hacia Ariados

- ¡Esta vez no, Picotazo Venenoso! -exclamó Jean

El Pokemon insecto lanzo desde su pico un centenar de afiladas y finísimas agujas repletas de veneno que impactaron con el ataque del Eevee destruyéndolo sin alcanzar su objetivo

-Ariados usa Puya Nociva- pidió Jean

El Pokemon insecto comenzó avanzar hacia Yami mientras su cuerno presentaba un refulgente color morado, debido al veneno que lo recorría

- Un poco más, un poco más –pensó AJ viendo como el insecto se acercaba- ¡Yami Cola Férrea contra el suelo! - dijo AJ cuando considero que el insecto estaba lo suficientemente cerca

El Eevee golpeó con fuerza el suelo con su cola metalizada levantando gran cantidad de arena que cayó rápidamente casi soterrando al Pokemon insecto el tiempo necesario para que el zorro acabara la batalla con otro Cola Férrea

- Lo has hecho bien- dijo Jean a su Pokemon mientras este regresaba a su esfera para luego tomar tomaba de sus pokeballs- veamos si podéis con esto- dijo mientras lanzaba al segundo de los tres Pokemon que habían pactado en utilizar

- ¡Ez él otra vez! -dijo Pedrita ocultándose tras Izumi, ya que la criatura que apareció era la misma que le había asustado en el bosque

-Imagino que querrá que su Hypno gane experiencia, así que...-pensó AJ mientras retiraba Yami y lanzaba otra de sus pokeballs bastante alto- ¡Iwasa tu turno! -dijo el pelinegro a viva voz

-¡Eze tambien da miedo!-exclamó la niña, que seguía tras Izumi, al ver al dinosaurio
- Juraría que ya he visto esto- pensó el chico al ver la reacción de Pedrita
- Aeroadactyl cuenta con mayor velocidad y poder físico, por otra parte Hypno cuenta con unas defensas decentes, además de una ofensiva más equilibrada si bien es bastante más lento- dijo Izumi tras ver a los nuevos contendientes
- No he entendido nada- exclamó la niña con la cabeza hecha un lío

-Hypno usa Gas Venenoso-pidió Jean

El tapir amarillo obedeciendo sus órdenes exhaló de su pronunciado hocico un gas purpura que rápidamente se dirigió hacia el Pokemon prehistórico

- Iwasa elévate- pidió AJ

El Pokemon prehistórico batió sus alas elevándose lo suficiente además de conseguir dispersar el gas púrpura, solo para ser alcanzado por una poderosa Bola Sombra creada por su psíquico oponente

- ¿Estas bien? - preguntó AJ al saurio volador, obteniendo una respuesta afirmativa de este- ¡Entonces Colmillo Rayo! -pidió AJ

El Pokemon volador se dirigió velozmente hacia su adversario clavando en el brazo sus colmillos rebosantes de electricidad para dolor de este

- Cabezazo Zen- pidió el entrenador

El Pokemon psíquico pese al dolor consiguió concentrarse en acumular energía en un punto concreto de su cabeza adquiriendo este un fulgor azul y luego cabecear a su oponente lanzando al suelo

-Termina con Bola Sombra-pidió Jean seguro de ganar este asalto

El Pokemon psíquico se dispuso a juntar sus brazos para generar la esfera oscura, sin embargo, no pudo hacerlo con la rapidez que hubiera querido, ya que la electricidad había interferido con sus propios impulsos nerviosos ralentizando su movimiento lo suficiente para que el Pokemon volador lo evitara sin ninguna dificultad

- Iwasa termina con Golpe Aéreo- dijo AJ aprovechando el hecho inesperado de la parálisis de su oponente

Así el Pokemon volador alzó el vuelo para caer en picado a gran velocidad mientras una capa de aire iba recubriendo su cuerpo, por su parte el Pokemon psíquico volvió a acumular en su cabeza energía psíquica, ambos ataques colisionaron provocando que ambos Pokemon cayeran derrotados sobre la suave arena

-Un buen trabajo- dijeron ambos entrenadores a sus Pokemon mientras volvían a sus pokeballs

- Una buena sincronización con sus Pokemon más recientes, especialmente en el caso de Jean- volvió a comentar Izumi mientras comía una de las bayas que había recogido

Ambos entrenadores cogieron su última pokeball lanzándola el campo apareciendo un Croconaw por el lado del Jean y Saur por el lado de AJ

- Ezos parecen más fuertez- comentó Pedrita a lo que Izumi asintió

Ambos chicos al ver al Pokemon de su adversario sacaron inmediatamente su pokedex

-Croconaw: el Pokemon gran fauce, este Pokemon cuanta con una poderoso y tenaz mordisco, además puede regenerar rápidamente sus dientes- emitió la pokedex de AJ

- Ivysaur: el Pokemon semilla, sus fuertes patas y tronco le permiten cargar con su flor, esto le ayuda a preparase para su siguiente etapa evolutiva- expresó la pokedex de Jean que era de un modelo diferente a la de AJ

- Croconaw usa Pistola de Agua- dijo Jean para extrañeza de AJ e Izumi

Así el Pokemon acuático lanzó desde su boca un chorro de agua a tal velocidad que no pudo ser evitado por su oponente, que por otra parte lo recibió sin ni siquiera retroceder

- ¡Ahora Colmillo Hielo! - exclamó Jean
- ¡Saur esquívalo!-exclamó AJ sabiendo que ese ataque si era peligroso

El aligátor azul corrió hacia el Ivysaur mientras sus colmillos se iban recubriendo de un gélido vapor que se consolido en forma de fundas de hielo en los mismos, mientras que para esquivarlo el Pokemon planta flexionó sus patas dando un gran salto evadiendo el ataque helado

-Usas Pistola Agua para empaparlo y aumentar las posibilidades de congelarlo usando Colmillo Hielo ¿verdad? -preguntó AJ a Jean
- Así es- respondió este mientras se llevaba la mano derecha detrás de la cabeza.
- Buena combinación- admitió AJ- ahora veras la nuestra.

El Pokemon planta no necesitó más indicación liberando desde su bulbo en flor un suave vapor rosa, si bien este color no era tan intenso como el utilizado por Gloom

- Entiendo que huela diferente al de Wanda, pero aun así...-pensaba Izumi notando algo raro en ese Dulce Aroma

-Croooo-bostezó el reptil acuático

- ¿Será que...?-pensó Jean prestando atención a la nube aromática-¡eso es, Croconaw usa Surf, deprisa!-exclamó Jean

El Pokemon acuático visiblemente soñoliento movió sus extremidades invocando una gran ola de agua que cayó sobre el Pokemon planta, además de disipar el ataque de este

- ¿Saur estas bien?-preguntó AJ
-Soor-exclamó con dificultad el Pokemon mientras escupía agua salada
-Croconaw Danza Dragón y Cuchillada- exclamó Jean

El Pokemon acuático hizo varias maniobras para encender el fuego azul a su alrededor, para luego lanzarse a la carrera con sus garras alzadas dispuesto a atacar al Ivysaur

- ¡Saur bloquéalo! -pidió AJ

El Pokemon planta desplegó sus dos habituales látigos que dirigió hacia la amenaza azul, sin embargo, este los esquivo fácilmente gracias al incremento de su velocidad para luego dar un gran salto disponiéndose a golpearlo por arriba, no esperándose sin embargo que el Ivysaur lanzara un tercer latigazo que lo alejó considerablemente de su objetivo

- ¡El barco! -exclamó repentinamente Pedrita

Los tres entrenadores miraron hacia el mar, donde entre calmadas olas y chapoteos de Magikarp el blanco navío se movía también calmadamente hacia puerto para hacer uno de los últimos trayectos del día

-Supongo que hasta luego-dijo despidiéndose de Izumi y AJ mientras les estrechaba la mano
- Muy buen combate- le agradeció AJ
- Eres bastante bueno- añadió también Izumi
-¡Crooco!- exclamó el acuático despidiéndose de cuadrúpedo
-¡Saur!-respondió este
-¡Que ze noz va el barco!-exclamó Pedrita que ya estaba subiendo en el mismo.

Los dos jóvenes se sumaron a la niña, estando ya embarcados pudieron ver como Jean junto al Pokemon acuático se alejaban de la costa

- ¡Muchaz gracias por zalvarme del Hypno malo! -gritó Pedrita con fuerza mientras saludaba efusivamente, lo cual hizo que Jean se sonriera si bien ninguno de ellos pudo verlo
-Así que Jean también participara en la Liga- dijo AJ
-Así es- contestó Izumi con las dos bolsas de bayas en la mano
- Más competencia- suspiró AJ mientras se comía una de las bayas que había recogido
- ¿Seguro que no vomitaras? -preguntó Izumi haciendo referencia al hecho de que estaba comiendo en un barco
-¡Maldición, lo olvide!- exclamó AJ con una cara descompuesta, para mayor risa de Izumi que no pudo evitar reírse a carcajada limpia

Mostrar Respondiendo Comentarios
 

Gracias por los comentarios como siempre
Cita:. En este punto, Alan e Izumi me caen algo mejor que el Productor Ejecutivo, especialmente por las puyas que se lanzan entre los tres y esa amirivalidad entre ellos. Como trío, me molan para protas.

Sinceramente la personalidad del AJ del fic no es algo de lo que este orgulloso del de la vida real tampoco. Alan es un personaje al que le tengo cariño pero la verdad es que me sabe mal el poco protagonismo que le doy. Recordar también que el trio de protagonistas es Izumi AJ y Eric, no Alan.
Cita: que no parezcan tan completamente inútiles 

Siempre me ha gustado mantener un equilibrio. No ser inútiles pero tampoco llegar al "realismo" de por ejemplo tirotearlos desde lejos o apuñalarlos por la espalda o algo así. Ya aparecerán los Rockets "inútiles".
Cita:nombres que les pones a los pokes así que probablemente no recuerde ninguno al final. Yami, Zelvy, Waru, Henshi, Iwasa... Suenan a los nombres que un niño que se sabe unas pocas palabras en japonés le pondría a sus pokes porque guay. Heck, es la clase de nombres que yo les hubiera puesto y se siente super raro. 

Zelvy si no recuerdo mal es tortuga. En el momento de escribir esto lo he mirado otra vez, porque sabía que no era en japones, y aparantemente es tortuga en checo. Juraría que era en hebreo.
Yami, bueno es obvio y si conoces a Yugi más(?)
Waru es la modificación de Warai que significa risa 
Henshi, si no me equivoco, era la combinacion de la palabra insecto y cambio en japones
Iwasa lo mismo pero con piedra y ala
Se que no me lo has preguntado, pero lo digo igual  Mewwave

Tengo costumbre de poner motes a mis pokemon, pero son motes que...bueno, no podría poner en un fic XD
 
Cita: el equipo rocket dando lata con algo que se ve grande
Otra cosa no. Pero puedo prometer y prometo que grande es xD o en su defecto largo


 
Cita:Me gustó bastante toda la historia de aerodactly y que se le pudo hacer frente con pokes "débiles" 
Es la magia del anime...y de los fics, el no tener que limitarse a una escala de poder más estricta como son los juegos

Respecto a lo de que no sean solo los gimnasios. Hay una parte en la que los combates de gimnasio se acumulan pero aún queda bastante y confió en que la historia ayude a hacerlos más pasajeros 
 
Cita:Lástima que AJ e Izumi no les pudieron dar una paliza debida.
Habra más combates inacabados, es la marca de la casa xD

 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#18
Debo decir que esta "re-interpretación" de la side-quest en Isla Tera me gustó.

Ese Hypno no volverá a secuestrar niños estando en las manos de un entrenador. Y bonito que Izumi le capturara un pokémon a Pedrita.
Descansa. Hasta que nos volvamos a ver...
[Imagen: SwCanxx.png]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#19
Me gustó el Cap en Isla Tera, incluyendo el juego de palabras con su nombre. Jean pinta para ser un oponente interesante conforme avance la historia. Sus estrategias también estuvieron cool. Pese a que la subtrama de Pedrita me parece meeeeh en el juego, me gustó que la usaras como punto de inflexión para meter nuevos pjs y agregar algo más de interacción casual con Izumi.

Poco a poco me voy re haciendo al ritmo de este fanfic y la verdad es que me está gustando leerlo de nuevo.
Meri no encontré un buen gif del lobito así que toma dos mapaches.
[Imagen: HQQLgVO.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#20
CAPÍTULO 5: CONVERSACIONES


Dejando a Jean en isla Tera, el barco en el que el par de jóvenes iban acompañando a Pedrita hacia Isla Secunda el cual se deslizaba lentamente en el vaivén de las olas, para desgracia de AJ

- Ya que no yo no puedo comer, comed vosotros-dijo mientras todos sus Pokemon salían de sus pokeballs materializándose sobre la cubierta del barco
-¿Izumi, tienes comida Pokemon?-preguntó el chico
- Sí, claro- respondió la chica mientras le daba un saco que había sacado de su mochila

Una vez con eso, el chico sacó de su mochila seis cuencos de plástico en los que vertió parte de la comida prestada por Izumi, para luego cortar varios trozos de baya y un poco de zumo de estas y luego batirlo, quedando una masa más o menos uniforme aunque de diferente color dependiendo de la baya utilizada, a excepción del cuenco destinado a la mantis el cual era enteramente sólido

- A ver si te gusta, señorito- dijo AJ mientras le ponía su cuenco correspondiente a Yami, para acto seguido ponérselo a todos sus compañeros

El Eevee olisqueó la comida y pareció gustarle ya que rápidamente comenzó a devorarla de un modo inusitado para un Pokemon de su aspecto, si bien su fantasmal compañero no se quedaba atrás en cuanto apetito en contraste con la serenidad de Blade y Saur

-¿Cómo has aprendido a hacer eso?- preguntó Izumi que comenzó a sacar recipientes para dar de comer a sus Pokemon
-Brock, el líder de ciudad Plateada, me enseño, tarde casi un mes en hacer algo como esto, aunque creo que hice bien-dijo el chico mientras veía como todos comían
-¿Y por que te enseñó?-preguntó Izumi mientras llenaba los cuencos
-El museo estaba ardiendo y le ayude a apagarlo- dijo el chico como si fuera lo más normal del mundo
-¿Puedo jugar con elloz?- interrumpió Pedrita refiriéndose a los Pokemon

Al obtener la respuesta afirmativa del chico, esta le lanzó felizmente hacia los Pokemon, si bien AJ tuvo que agarrarla del brazo ya que esta se dirigía hacia el Scyther, que si bien no era un mal Pokemon no sabía como reaccionaria, generando varias imágenes mentales a cada cual más desagradable

-¿Por que no juegas con ella?-sugirió el chico señalando a la Hipocampa azul
- No, podría pincharme con ezaz ezpinaz-dijo firmemente la niña
-¿Y, no piensas lo que podrías pasar con esas cuchillas?-pensó AJ mientras una gruesa gota de sudor bajaba por su frente

-Mira mis Pokemon, Pedrita -dijo Izumi mientras lanzaba sus seis pokeballs al aire revelando todos sus Pokemon conocidos además de uno que AJ no había visto, al menos no en esa forma, ese Pokemon era criatura cuadrúpeda de piel azulada y grandes orejas, su espalda además presentaba múltiples espinas, tal vez para darle un aspecto más agresivo a lo que ayudaban sus ojos rojos y los colmillos que asomaban de su boca

-¡Nido!-exclamó dicho Pokemon mientras comenzaba a comer

Los Pokemon de Izumi también comenzaron a comer su comida, a la que ella también había añadido varias bayas, todo ello ante una Pedrita deseosa de que acabaran de comer para poder jugar con ellos, y si bien algunos como el ave metálica o la mantis no tenían el menor interés, otros como el Growlithe y el Eevee si tenían ganas de jugar con ella

-¿No te recuerda a alguien?-le preguntó AJ a Izumi viendo de qué manera jugaba y se entusiasmaba la niña con los Pokemon
- Creo que sí, aunque lo gracioso es que “alguien” le dobla la edad-añadió Izumi
-Cuando vaya a Ciudad Verde por mi última medalla seguramente la vea-dijo AJ
-AJ-dijo Izumi con un tono de voz mucho más serio y a menor volumen -¿crees que es cierto que el líder de Ciudad Verde es el líder del Team Rocket?-preguntó la chica
- No lo sé- añadió AJ tras un largo suspiro- eso dejo entender un Rocket que derroté en pueblo Lavanda-finalizó el chico también preocupado
-Yo pienso que...-comenzó a decir Izumi sin embargo hubo de parar ya que debido a las turbulentas aguas cercanas a la costa el barco comenzó a moverse un poco más de la cuenta, lo suficiente para que AJ alzara la cabeza y se viera obligado a vomitar en las mismas turbulentas aguas
- Esto ya comienza a cansar-comentó Izumi
- Siento mucho aburrirte-dijo AJ en un tono irónico insultantemente evidente

Finalmente llegaron a la isla, y tras meter a todos sus Pokemon en sus pokeballs desembarcaron siguiendo a Pedrita que rápidamente se dirigía a donde se encontraba su padre, si bien los demás no podían seguir su ritmo, debido más que a la velocidad de la niña, a que el mareado AJ estaba siendo ayudado por Izumi para evitar que se cayera al agua o algo peor, siguiendo a Pedrita donde quiera que fuera pudieron observar la isla, era más pequeña que las otras dos en las que habían estado, contaba con un mercadillo callejero en lugar de tienda y podían observar con dificultad como en la parte norte de la isla caía una estruendosa cascada, pero no podían detenerse demasiado debido a la vertiginosa velocidad de la niña que se dirigía hacia un edificio

- No sé Bill- dijo un hombre de mediana edad –estoy preocupado, mi hija ya debería estar aquí desde hace mucho
- Tranquilo- respondió este- No conseguirás nada preocupándote-dijo el castaño tratando de apaciguar al hombre
-¿Quiere que vaya a buscarla?-preguntó Alan mientras jugaba en una maquina recreativa, de las cuales estaba llena la estancia

Antes de obtener respuesta alguna se abrió la puerta del establecimiento, y antes de que el hombre pudiera decir que estaban cerrados una pequeña persona salto a sus brazos visiblemente contenta

-¡Papiii!- exclamó la niña saltando a los brazos de su padre
-Pedrita- dijo el hombre para luego soltar un largo suspiro de alivio-¿Por qué has tardado tanto?-dijo mientras la ponía en el suelo
- Un Pokemon me asustó pero ellos- dijo señalando a Izumi y AJ – y un chico con un Pokemon azul- dijo refiriéndose a Jean-me ayudaron y además...-añadió mientras cogía la pokeball que contenía a su nuevo Pokemon – mira- añadió bastante feliz
-Me alegro mucho- dijo el hombre mirando el Pokemon recién liberado de su Pokeball- ahora estaré más tranquilo cuando te quedes en casa-luego el hombre giro su cabeza mirando a Izumi- ¿Cómo puedo agrade...?
-¡Oh no señor!- le cortó Izumi – no es necesario ¿verdad AJ? –preguntó la chica de pelo negro
-¡Salta, salta, salta!-exclamó un demente AJ viendo como jugaba Alan

Izumi ante tanta expectación no pudo evitar acercarse a la maquina en cuestión, aunque la pixelada imagen de un hombre bigotudo saltando sobre Squirtle y cogiendo setas no le atraía lo más mínimo, así que decidió salir al mercado que antes habían visto, la chica paseó por el y si bien vio los típicos artículos que debían encontrarse en una tienda habitual también múltiples puestos con baratijas, flores etcétera, aunque hubo un puesto en concreto que le llamo su atención, el cual no era más que una alfombra roja adornada con dibujos dorados de Pokemon míticos, estando esta sobre la verde hierba y sobre esta había pocos objetos pero estos eran bastante curiosos, además el hombre a cargo de dicho puesto no gritaba cual verdulero acatarrado sino que esperaba pacientemente que a que los posibles clientes vinieran, y para redondear la faena estaba la vestimenta de susodicho individuo consistente en una capa roja que tapaba toda su anatomía a excepción de sus ojos azules

-¿Cuánto vale esto?-preguntó Izumi señalando un pequeño colgante de color negro que presentaba una larga pluma plateada
- 15 Poketas- dijo este con una tranquila voz

La chica sacó de su bolsillo un pequeño monedero rojo, en cual comenzó a hurgar buscando el dinero y se lo entregó al hombre que extendió un moreno brazo para recoger el dinero, y otro para entregarle el objeto que la chica acababa de comprar, Izumi ya con el objeto en su poder observó un poco más los otros artículos de ese puesto, como por ejemplo un colmillo perfectamente pulido o un pequeño frasco lleno de una agua cristalina, para luego alejarse dando volver por las calles de tierra al lugar de donde habían salido, allí se encontraban Bill hablando con el padre de Pedrita mientras que esta jugaba con su Dunsparce, por otro lado AJ y Alan continuaban con las maquinas, la chica de irises azules miró las demás, todas ellas de juegos muy antiguos, pudo recordar algunos como el que estaban jugando Alan y otro protagonizado por un Sandslash que debía recoger anillos dorados por sus versiones mas recientes, aunque la mayoría le resultaban auténticos desconocidos sin embargo uno interpretado por un Staryu que iba derrotando a sus enemigos no con sus ataques de agua sino con los brazos le llamo la atención y decidió jugar perdiendo totalmente la noción del tiempo

-Izumi, eh Izumi- dijo Bill zarandeando a la chica
-¿Qué pasa?- dijo ella levantando la vista del juego
-Te has quedado traspuesta-dijo el castaño
-¿Dónde están todos?- preguntó Izumi visiblemente desorientada
-Pedrita y su padre están en su casa, me han pedido que cierre y AJ y Alan...¿no hace falta decirlo verdad?- dijo el castaño dirigiéndose a la salida junto Izumi

El par salieron, y antes de que la luz del sol cada vez más tenue rozara el pelo negro de Izumi esta se vio abatida por un proyectil inesperado

-¿¡Pero qué!?- dijo Izumi cogiendo lo que había le impactado
-Ve no nat- exclamó el Pokemon que había sido torpedeado hacia la joven
-Lo siento muchísimo ¿estas bien ?- se interesó Alan mientras recogía su Pokemon para luego dirigir la cabeza hacia donde estaba AJ-¡¿Tenías que darle tan fuerte?!-añadió a todo volumen
-Lo siento- contestó el pelinegro llevándose la mano a la nuca- ¡Waru discúlpate ahora mismo! – le exigió AJ a su Pokemon, causante de la acción
-¡Jon jon!- exclamó este imitando la acción de su entrenador llevándose también la mano a la nuca
-Saider- dejo caer su compañero de batalla en cierto tono resignado
-Continuemos ya- dijo Alan colocando al Venonat al lado de su Sandslash para proseguir la batalla doble
-Son únicos ¿verdad?- dijo Bill mientras cerraba el edificio
-Es una forma de llamarlo-dijo Izumi mientras una gota de sudor recorría su sien, y sentaba a ver ese combate en solitario ya que Bill se dirigía a buscar al padre de Pedrita para devolverle las llaves

-Waru usa Bola Sombra contra Sandslash, Blade usa Ataque Rápido contra Venonat- dijo AJ
-Excavar y Polvo Venenoso-pidió Alan

El Pokemon fantasma generó la esfera, de mucho mayor diámetro que la generada por Yami hace apenas unas horas, que no llegó impactar a su objetivo ya que este usando sus grandes garras se sumergió en la tierra con pasmosa rapidez, por su lado la mantis se dirigía a gran velocidad hacia el otro insecto que comenzó a sacudir liberando una ducha de esporas venenosas en un amplio radio a su alrededor obligando al bicho verde a frenar su ofensiva

- Debo probar eso con Saur-pensó AJ viendo la original forma de usar ese ataque-¡Waru dispérsalo y Blade usa Ataque Ala!- exclamó ahora en voz alta

El Haunter se acercó sin temor hacia las esporas dispersándolas de un par lengüetazos, dejando el campo libre al golpe de Scyther con sus alas totalmente abiertas, pese a ello Alan esbozó una ligera sonrisa, y todos entendieron el porque al salir un Sandslash totalmente recubierto de arena debajo del espectro flotante

-Waru esquívalo- dijo tranquilo AJ sabiendo que la habilidad de su Pokemon le hacía inmune a los ataques terrestres, y es cierto que el Pokemon fantasma con elevarse un poco evito el contacto de Sandslash

-¡Garra Umbría!-exclamó Alan

El pangolín hizo una maniobra en el aire para ganar algo de impulso para luego alzar su zarpa izquierda estando esta recubierta de una aura negra golpeando con ella al espectro y empotrándolo contra el suelo, para luego estar dispuesto a volver a golpearle, sin embargo la garra en vez de contactar con el gaseoso cuerpo conectó con la dura cuchilla de Blade que desvió el golpe

- En el fondo se quieren-pensó AJ algo divertido mientras Waru se reincorporaba -¡Chicos, Cuchillada y Rayo!-pidió AJ con energía

Tras dar las ordenes, la mantis se acercó a velozmente hacia el Pokemon con espinas dispuesto a golpearle con sus cuchillas, a lo que este respondió con los mismos moviéndoos tratando de esquivar y golpear con sus garras dando la sensación de ser un combate de esgrima, por otro lado las manos del Haunter comenzaron a rezumar electricidad que luego se extendió al resto del cuerpo y liberando la potente descarga hacia el insecto morado que apenas pudo esquivarla con un torpe salto

-¡Bola Sombra y Tijera X! –volvió a exclamar mientras señalaba al terroso oponente como objetivo

- Tumba Rocas y Supersónico- exclamó Alan con tranquilidad

El pokemon fantasma intento crear su esfera espectral, pero las ondas sónicas de Venonat le impedían concentrarse y esquivar a la vez, decidiendo hacer lo segundo mientras Blade si se dirigía hacia su objetivo pero este golpeó el suelo con fuerza generando unas gruesas rocas alrededor frenando el ataque de la mantis, que además de eso tuvo que soportar como una roca surgía justo a sus pies hiriéndolo gravemente

- Ahora usad... ¿eh?- se extraño Alan cuando dirigió una mirada hacia su insecto, aunque esa mirada pronto se torno en felicidad al ver como este desprendiendo un fulgor blanco comenzaba a transformarse y tras finalizar el cegador brillo todos pudieron ver el nuevo Pokemon.

Este ahora poseía dos grandes alas escamosas de color violeta, al igual que el resto de su cuerpo excepto sus dos ojos azules, también estaba dotado con una cresta dividida en tres puntas, además de un abultado abdomen y un pequeño tórax en el que se apreciaban seis pequeñas patas blancas

-¡Veno mod! – exclamó el nuevo insecto feliz de su nueva forma volando alrededor de su compañero y de su entrenador que ya daba la batalla por concluida

-¿Os acordáis, verdad?-dijo AJ a sus Pokemon refiriéndose al nuevo Pokemon de Alan, y evidentemente se acordaban ya que habían luchado contra uno de la misma especia en la ultima batalla de gimnasio en la que habían participado
- Pues al fin evolucionó- dijo Bill al lado de Izumi- para luego dirigirse a todos- He hablado con Celio, nos esta esperando para comer, AJ e Izumi os quedáis- decidió el castaño
-Y no sois molestia-dijo Alan cortando la frase que el par de pelinegros iban a pronunciar

Tras esa conversación, si se puede llamar así, el grupo cogio el ultimo barco del día que les llevaba a isla prima, una travesía bastante tranquila hasta que un tremendo rugido la interrumpió

-¿¡Pero que es eso!?-exclamaron AJ e Izumi temiendo que lo hubiera provocado un Gyarados
- Me están llamando- dijo Alan mientras cogía su teléfono móvil, lo que hizo que Izumi y AJ cayeran tontamente de espaldas mientras se preguntaban a que tipo persona le tendría asignado ese tono de llamada
- Dime Misty- dijo Alan, lo que provocó la desmedida carcajada de AJ al relacionar el tono de llamada con la chica que llamaba
-¿Eres tu Alan?-preguntó esta
-No solo le he robado el teléfono ¡Claro que soy yo! – respondió este
-¡Ey no te pongas borde!- replicó airada su interlocutora- encima que me preocupo por vosotros... ¿puede saberse que estáis haciendo Bill y tu?oigo a alguien chillar de dolor- preguntó esta, refiriéndose a las carcajadas de AJ
- Definitivamente tienes que estar menos tiempo en la piscina por que tienes las orejas llenas de agua, o tal vez sea la edad – añadió de modo malicioso
-¡Escúchame, solo soy dos años mayor que tú pedazo de...!- comenzó a vociferar, aunque Alan no pudo escucharlo ya que le pasó el teléfono de AJ, aun tronchándose en el suelo
-¡Y además eres un...-!continuó bramando al otro lado del aparato
-Misty ¿no te da vergüenza ? Una líder de gimnasio no puede hablar así-le cortó AJ con tono serio
-¿AJ, eres tú?- preguntó la chica- No me sermonees, tú no eres mi...padre – dijo acabando la frase en un tono mucho más bajo que en el que la había iniciado
-¿Cómo están las cosas por allí?-preguntó AJ que no quería que la conversación siguiera el curso que llevaba
-Bien, como falta poco para la Liga hay muchos más retadores, pero la mayoría no son un gran problema – dijo en un tono más alegre-¿Qué tal está Hydra?- se interesó
- Muy bien, gracias ¿y que tal Psyduck?- preguntó este
- Sin comentarios- suspiró esta
-¿Tienen muy buena relación, no?-le preguntó Izumi a Alan el cual hizo un gesto afirmativo

Ambos continuaron la conversación intercambiando ocasionalmente AJ el puesto con Alan hasta que llegaron hacia la casa de Celio, donde este les sirvió una suculenta comida de Espaguetis con salsa de tomate y albóndigas, tras la cena y los tres platos de Alan y AJ, Celio y Bill se fueron a su dormitorio y habitación de invitados dejando a los más jóvenes dormir en el salón, en unos cómodos sillones tapizados de verde y cubiertos por mantas de igual color

- No imaginaba que Celio cocinara tan bien – dijo Izumi tapándose con su manta
-Que se nos de bien los ordenadores, no significa que no sepamos hacer otras cosas-respondió Alan
- Igual que yo- dijo AJ en tono irónico- solo se entrenar Pokemon y mis dos últimas medallas las conseguí de pura suerte- dijo en un tono alegre pese a la frase que había pronunciado
-Siempre puedes volver a luchar con ellos, si piensas eso- dijo Izumi clavando sus ojos azules en los suyos
- Creo que me confundes con Eric- dijo AJ riéndose un poco- Eric es un amigo nuestro de Pueblo Paleta – le explicó a Alan para que no se sintiera excluido de la conversación
-¿Tiene un Charmander por casualidad?-preguntó Alan obteniendo la afirmación de ambos – entonces creo que le conozco, yo pululaba por el gimnasio cuando vino pidiendo una batalla, Misty se rió mucho cuando derroto a su Charmander y Kakuna de un par de movimientos- comenzó a decir el chico de cabello naranja – pero más me reí yo cuando tres días después el le dio una soberana paliza- concluyó para luego reírse un rato
-Mira que eres malo-dijo Izumi que no pudo evitar sonreírse imaginando la escena
-En el fondo es mi amiga-dijo Alan con actitud sincera- todavía recuerda el último regalo que le hice- añadió ahora mientras se aguantaba la risa
-¿y cual fue?-preguntaron ambos con curiosidad
- Un libro, muy escabroso y detallado sobre la reproducción de los Pokemon insecto- exclamó para luego reír por lo bajo para no despertar al otro par
-¿Y que hizo ella? Por que no creo que te lo dejara pasar por alto-preguntó AJ sonriéndose ahora el
-Bueno me tiro a la piscina y...- comenzó a decir Alan
- Te ha hecho cosas peores- le cortó AJ
-Y le dijo a Starmie que comenzara a lanzarme rayos- continuo Alan
-La pillaste de buen humor entonces- dijo AJ- Yo creo que te hubiera hecho algo aun peor- aseguró
-Créeme, no lo dudo- dijo Alan mientras se quitaba las gafas y las ponía en mitad de la mesa del salón para luego cerrar los ojos
-Doy fe también - dijo Izumi para luego lanzar un largo bostezo- por cierto hablando de regalos, toma esto – dijo la chica de ojos azules dándole a AJ el collar que ella había comprado anteriormente
-Muchas gracias- dijo AJ que enseguida se lo puso- ¿pero por que?-preguntó para no obtener respuesta ya que Izumi ya estaba en un largo sueño

El chico de irises castaños y cabello negro también se dispuso a caer en los brazos de la noche, teniendo un sueño bastante placido, durante el cual pasaron varias ensoñaciones desde el ser el comandante de un ejercito de la época feudal, ensueño bastante frecuente desde que vio un anunció de cierto videojuego, hasta como un Dunsparce se retorcía hasta el extremo para convertirse en un Ariados, el cual inmediatamente era engullido por un gigantesco Croconaw, aunque el ultimó sueño fue totalmente diferente además de bastante vívido, situado en un edificio desconocido para el que pese a su tamaño e importancia permanecía sobriamente decorado, a excepción de una cuidada puerta bañada en oro y decorada de efigies legendarias, esta puerta estaba custodiada por dos hombres, que vestían unos largos ropajes marrones anudados por una cuerda por la cintura que fungía como un burdo cinturón, su vestimenta también contaba con una capucha pero que no llevaba puesta dejando ver su idéntico corte de pelo, si bien uno rubio y otro de cabello negro, y su cansada expresión facial pese a la juventud que ambos tenían

- ¿Crees Yubin que esto está bien?- preguntó el moreno al rubio
- Sinceramente no lo sé- contestó este con franqueza
- Se que prometimos fidelidad a la orden, como nuestros padres y los que les precedieron - continuó el moreno-pero dudo de que hubieran usado a los mensajeros celestes para finalizar un guerra tan injusta
-No hay guerra justa- emitió el otro- pero entiendo lo que quieres decir, de todos modos dudo que los mensajeros se presten para tal fin
-¿Y si los fuerzan?-preguntó el moreno mirando a los ojos de sus compañeros
-No creo- respondió Yubin aunque inmediatamente su mirada al igual que la del moreno se llenaron de dudas- Prepárate- dijo repentinamente más agitado

Inmediatamente la puerta fue derribada de un modo absolutamente violento entrando de inmediato una tromba de hombres armados y acompañados de Pokemon igualmente fieros

- ¡Dejadnos pasar!-rugió uno de estos alzando su arma
- No podemos permitirlo- dijo Yubin con un tono inquietantemente calmo- iros, no queremos haceros daño
-¡Ja! ¿Vosotros unos monjes nos vais a hacer daño? Replicó el mismo hombre con sorna
-No deberías subestimar a un hombre cuando defiende lo que cree- dijo el moreno mirando fijamente al mismo hombre
-¡Dejaros de amenazas!- dijo el hombre acorazado dando un paso al frente, que rápidamente tuvo que deshacer cuando noto una severa fisura en la armadura
- Os hemos dichos que os vayáis- dijo ahora el moreno
-¡Atacad!- exclamó el hombre alzando el brazo, en el cual rápidamente volvió a aparecer una herida sangrante
- Mira tus hombres- fijo Yubin

El cabecilla del grupo se giró, para observar con rabia e impotencia para ver como su tropa, tanto humanos como Pokemon estaban profundamente dormidos

-¿¡Qué habéis hecho!?- interrogó este furioso
-Vete o te aseguro que esta noche tu no llegaras a dormir – dijo el moreno amenazante
- ¡Esto no quedara así!- replicó este abandonando la sala dejando a sus hombres a su suerte

-Veo que tu Sneasel ha mejorado bastante- dijo Yubin ya en un tono más tranquilo aludiendo al Pokemon que parecía moverse en las sombras
- Tan arisco como siempre, tu Haunter también es bastante poderoso- respondió el moreno refiriéndose al fantasma que se manifestó junto al rubio

-¡Cuidado!- dijo rápidamente Yubin a su compañero

Rápidamente este comprendió el por que, al ver como el suelo de la sala se derrumbaba revelando el autentico infierno en el que se había convertido el piso inferior donde una fieras llamas lo calcinaban todo amenazando ahora con engullir también al moreno que se precipitaba peligrosamente

- ¡Yubin!- exclamó este desesperadamente alzando la mano a su compañero
- ¡Ajit!

En ese momento un agitado AJ se levantó con un grito ahogado, rápidamente miró a su alrededor, turbado, todo estaba en orden, afuera el suave viento fluía refrescando a aquellos que anduvieran aquella madrugada en la calle, la delicada luz de la luna entraba por la ventana iluminando parcialmente el salón permitiendo al chico verificar la hora. Las cinco de la mañana

-Supongo que comí demasiado- dijo AJ tras un largo bostezo - ¿¡Pero que!?- exclamó ahora totalmente aterrado al ver como su nuevo colgante relucía con cegador fulgor plateado que rivalizaba con la misma luna, que repentinamente se apago.

-¿Qué demonios pasa?- se dijo angustiado mientras se volvía a tumbar en la improvisada cama
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#21
Ese sueño de AJ me hace pensar que se trata de alguna visión del futuro.

Y me da risa lo de Misty, me empieza a recordar mucho a su versión del anime con lo iracunda que se pone y ese temor a los insectos.
Descansa. Hasta que nos volvamos a ver...
[Imagen: SwCanxx.png]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#22
No sé si será cosa mía, pero no recuerdo haber leído la parte del sueño del final, ¿es nuevo?

Dejando eso de lado, una parte de mí empieza a shippear a AJ con Misty... pero más intensamente (y más preocupante aún), a Waru con Blade. Llámame raro pero siento que ahí hay algo. Al menos bromance.

Puntos extra por las referencias a Mario y por dejar hints del próximo combate con Giovanni
Meri no encontré un buen gif del lobito así que toma dos mapaches.
[Imagen: HQQLgVO.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#23
CAPITULO 6: EL HOGAR


Aquel extraño y vívido sueño dejó al pelinegro preocupado en el sillón que le servía de cama mientras múltiples interrogantes centelleaban por su mente ¿Por qué ese lo habría tenido? ¿Qué lugar era ése? Definitivamente no uno que el conociera ¿Y quién eran esos que aparecían? En ese caso sí había oído el nombre de uno de ellos ¿Estaría el fulgor plateado y el sueño relacionados? ¿Estaría a su vez todo esto relacionado con el resplandor púrpura que reapareció hace poco? Importantes preguntas para tan temprana hora, por ello el joven pelinegro volvió a cerrar los ojos cuando el reloj indicaba las ocho y media de la mañana confiando en poder dormir hasta las diez.


- ¡Vamos AJ, hay que levantarse! - exclamó Izumi con energía cuando el reloj indicaba las nueve menos cuarto.
-Izumi- dijo AJ con un tono de voz cansado-No- añadió para finalmente darse la vuelta.
-Tienes mala cara ¿has soñado con algo malo? - preguntó la morena mientras se levantaba.
-No lo sé-añadió el chico que ya había renunciado al sueño por completo
-No lo sé ¿Qué clase de respuesta es esa? -dijo Izumi
-La de alguien con sueño-replicó AJ sin demasiado interés, ya levantado y esperando a que Bill y Alan hicieran lo mismo.

Una vez estos ya de pie, y tras el necesario acicalamiento se despidieron de Celio y tomaron el barco que les llevaría de nuevo al continente, al hogar que ya todos extrañaban, el navío utilizado para la ocasión era de mayor tamaño que el que habían usado para moverse entre las islas, por razones obvias, por otra parte la suave brisa matinal y el sonido de las olas hacían un viaje bastantea agradable, tal vez por ello AJ iba durmiendo en una de las sillas de la cubierta, con la mano sobre el pecho donde se encontraba el colgante regalado por Izumi que también ondeaba suavemente, aunque esta vez la expresión tranquila denotaba que no sucedía nada extraño dentro de su mente.

-Al menos así no vomita –dijo Alan viendo como AJ dormía.
- Eso espero, pero me da pena que no haya podido desayunar como nosotros- dijo Izumi
- Tiene reservas para rato- dejo caer Alan.
- Te he oído- dijo AJ entresueños- ahora dime donde escondes el tesoro- volvió a decir en ese mismo estado.

- Estaba soñando- dijo Alan con una gota de sudor en la parte trasera de la cabeza
- Deberíamos despertarlo, ya casi estamos en Isla Canela-puntualizó Bill.

Los tres miraron al horizonte, el gran volcán de Isla Canela era inconfundible, además de las cálidas playas atestadas de turistas, por otro lado, en el muelle había mucha más agitación que el día que AJ llegó a la isla, gente embarcando y desembarcando, marineros cargando y desembarcando materiales, algunos de lugares muy lejanos, y otros combatiendo en el breve tiempo que tenían de descanso.

-Ahora, si no me equivoco nosotros tenemos que coger un barco hacia ciudad Celeste y vosotros un barco de mercancías hacia Pueblo Paleta-dijo Alan, lo que Bill confirmo con un asentimiento de cabeza.

Tras despertar al pelinegro durmiente, bajaron de la embarcación buscando por el transitado puerto el barco que llevara a Alan y Bill a Ciudad Celeste, cosa que finalmente hicieron tras una búsqueda de diez minutos.

- Muchísima suerte- dijo Alan despidiéndose- no te olvides de nosotros cuando ganes la liga Pokemon- añadió, no sin cierto tono de broma.
- No podría, aunque quisiera- dijo AJ sonriéndose- no te pases mucho con Misty- finalizó el pelinegro a lo que Alan aceptó, a regañadientes.

Tras subir Alan y Bill a su buque estuvieron intercambiando saludos hasta que los primeros desaparecieron en el horizonte, tras esto el par de pelinegros siguieron buscando un barco que les llevara hacia Pueblo Paleta...sin éxito, era lógico por otra parte, dicha población no contaba con un puerto propiamente dicho además de que el pueblo estaba a una distancia considerable del mar, siendo por ello que los pocos barcos que paraban era para hacer una entrega para el profesor Oak, o para algún pueblo cercano.

-Izumi ¿Dónde has comprado este colgante? - preguntó AJ mientras caminaban buscando el dichoso barco.
- En un mercadillo en Isla Secunda ¿Por? - respondió esta.
-No, por nada- dijo AJ intuyendo que la chica no sabía nada del origen del colgante.

Tras ese breve intercambió de frases, ambos siguieron buscando el barco, esfuerzo en vano.

- ¿Y si vamos volando? -preguntó Izumi
- Izumi, no creo que sea buena idea sacar un Aerodactyl estando tanta gente alrededor- dijo AJ.
-Ya lo sé, por eso nos alejaremos-dijo la chica.

Ambos caminaron hacia el norte, alejándose cada vez más del núcleo urbano, por el contrario, el volcán cada vez estaba más cerca, aunque antes de estar remotamente cerca habría que superar el ultimo edificio, un caserón, ahora decrépito, conocido como la mansión Pokemon, que pese al espectacular crecimiento de la población en escasos años aún se mantenía bastante alejado.

- ¿No es suficientemente lejos? -jadeó AJ.

-Sí, creo que sí-dijo la chica que se dispuso a sacar al ave metálica cuando un estruendo procedente del interior de la mansión la interrumpió, la chica rápidamente entró en la mansión temiendo porque ese estruendo hubiera podido dañar a alguien.

- ¿Hay que andar más? - preguntó AJ siguiendo a la chica.

La joven rápidamente entro en el edificio abandonado, su vista tubo que acostumbrase a la menor luminosidad existente en el interior, aunque la suficiente para ver el polvo flotando en el ambiente, pese a ello parecía estar muy bien conservado, exceptuando claro está el gran agujero en el suelo.

- So...corro-dijo una voz que venía de la planta inferior.

- ¡Vamos a ayudarte! -le gritó Izumi.
-Esa voz me suena de algo-pensó AJ que ya había alcanzado a la chica.
- ¿Y cómo bajamos ahora?- se interrogó la fémina.

Al oír la pregunta AJ tomó su pokeball haciendo aparecer a Saur.

-Bien pensado AJ- dijo Izumi- podemos usar sus látigos cepas como cuerdas para bajar- añadió la joven.
-En realidad iba a pedirle que usara Somnífero en ti y empujarte por el agujero... – dijo AJ, que rápidamente se vio tumbado en el suelo por una de las ya famosas collejas de Izumi- Era...broma- fue lo que llegó a decir ya en el piso.
- Eiivy- exclamó el Pokemon planta, haciendo un gesto equivalente a encogerse de hombros.

- Je je je-rio divertida la voz de ese agujero.

Una vez levantado, el Pokemon planta usó sus cepas para agarrarlos por la cintura y bajarlos con cuidado por el agujero, quedándose afuera en caso de que tuviera que sacarlos rápidamente, por otro lado, lo que los chicos encontraron abajo fue una pila de cascotes, piedras etcétera y también. más alejado una estantería tumbada quedando una gruesa pila de libros en el suelo, en el cual unas inquietas piernas se movían tratando de zafarse de ellos, Izumi con cierta cautela se acercó a la pila de libros retirando los de la superficie hasta alcanzar a la persona sepultada.

- Lo que sospechaba- dijo AJ viendo quien era el sepultado, cabello marrón, camiseta blanca atravesada horizontalmente por bandas rojas, indudablemente era el - ¿Estas bien Tim?- preguntó el chico.
-Sí- dijo este levantándose ayudado por Izumi- siempre supe que la literatura estaba en mi contra- dijo ahora viendo la pila de libros que hasta hace nada estaban sobre el
- ¿Cómo te ha pasado esto? - preguntó Izumi.
- Pues veras...- comenzó Tim – estaba entrenando aquí con mis Pokemon y vi un Koffing azul- dijo ahora más convencido- Sí, eso, un Koffing azul y me emocione tanto que salte de alegría, el suelo cedió y aquí estoy – finalizó algo avergonzado.
- Ajá- dijo Izumi poco convencida.
- ¿Tim, seguro que estabas entrenando o.…? - Dijo AJ que cogió algo en la pila de libros- ¿O estabas con esto? -le preguntó abiertamente alzando una revista en cuya portada se podía ver a una mujer ligera de ropa y en una pose sugerente.
-Eeeeh-comenzó a balbucear, si bien rápidamente agachó el cabeza visiblemente avergonzado.

Tras eso los chicos subieron con ayuda de Saur, y salieron al exterior del edificio, dispuestos a abandonarlo.

-Por favor, no le digas esto a nadie- le dijo Tim a AJ visiblemente avergonzado
-No te preocupes- dijo AJ dándole una palmadita en la espalda- ¿Te arrepientes de haberlo hecho?
-Para nada-expresó el lugareño con una amplia sonrisa

AJ no pudo evitar que se le escapara una sonrisilla mientras una gota de sudor bajaba por su sien, para luego despedirse y sacar a Iwasa de su pokeball, tanto el cómo Mory alzaron el vuelo, dirigiéndose hacia el vasto océano en el que la suave brisa ayudaba a los Pokemon voladores haciendo menos cansado el esfuerzo de atravesar la masa acuática, por otro lado, el astro rey hacía gala de toda su fuerza brillando esplendorosamente, lo que si bien no era plato de gusto para el ave metálica tampoco le incomodaba demasiado.

- La juventud de ahora cada vez es más sinvergüenza – comentó Izumi.
- Izumi, les pagan por tener ese cuerpo no hay motivo para que estés celosa- dijo AJ que no había entendido lo que Izumi quería decir.
- ¿¡Celosa yo!? De unas que pasan hambre para exponerse en esas revistas...- ¡Mory!- vociferó la fémina.

En ese momento el ave entendiendo a su entrenadora se dispuso a picotear a AJ cosa que hizo si bien no con toda su fuerza, obviamente.

- ¡Izumi eso duele! -se quejó AJ.

Tras ese pequeño “accidente” el vuelo siguió sin novedad hasta llegar a las costas, sin embargo, decidieron proseguir hasta el pueblo propiamente dicho donde no habría problema por el Aerodactyl debido a lo desiertas que solían estar las calles.

- ¿Y qué vas a hacer ahora? -preguntó la chica de ojos azules.
- Iré a ver al Profesor Oak para que me de mis Pokemon e iré a casa- respondió AJ
-Te espero aquí- dijo la chica mientras se retocaba su pelo, algo revuelto por el viento.

No duro mucho la espera, en diez minutos el joven ya estaba allí con tres Pokeballs en su mano y comenzó a caminar junto a la chica, las calles del pueblo contaban con una deficiente asfaltado, si bien las aceras si tenían buen estado y eran lo suficientemente anchas para que los viandantes pudieran andar con comodidad, AJ se detuvo frente a una casa de dos plantas de fachada blanca, como la mayoría de las casas de la zona y tocó a la puerta de la misma mientras que Izumi continuó caminado calle arriba

-Mamá, soy yo-dijo AJ mientras tocaba la puerta.

Tras unos escasos minutos, la puerta se abrió dejando ver a una mujer de mediana edad, que llevaba un delantal de cocina sobre su ropa habitual, además de unos ojos de idéntica tonalidad a los de AJ.

- ¡Mamá! - exclamó el niño abrazando a su madre, aun con las pokeballs en la mano.
- Ya estás aquí- dijo la madre aceptando el abrazo.
- Mama, ven al jardín quiero enseñarte mis Pokemon- dijo AJ contento cual colegial.

Tras decir eso, AJ soltó a su madre y comenzó a correr por los pasillos harto conocidos hasta llegar al jardín, el suelo de este estaba recubierto por una fina capa de césped, más fina en ciertos lugares posiblemente debido a que alguien se la habría comido, también contaba con un estanque que fungía igualmente de piscina durante el verano, también contaba con un gran árbol.

- ¡Salid todos! - dijo AJ lanzando todas las pokeballs al aire.

Cada uno de los Pokemon fue manifestándose sobre la suave capa herbácea, manteniéndose todos en posición para que la madre de su entrenador los observara.

-Hijo, su comida la vas a pagar tú- dijo la madre viendo los nueve Pokemon.
- ¡Mamá!
-Es broma- dijo la mujer- veo que Saur ha evolucionado y que has capturado a muchos.
- Voy a bañarme –comentó el chico- portaos bien, eso va por ti también Waru- dijo AJ.
- Jon jon-expresó este en tono monótono, no era la primera vez que le decían eso.


El chico rápidamente subió las escaleras, pero en vez de entrar al cuarto de baño entro en su propia habitación, las paredes de esta eran de un relajante tono celeste, esto junto a la sobria decoración la hacían parecer más espaciosa, el chico se dirigió hacia la estantería, a la derecha de la cama cuyo color combinaba con el de las paredes, y en estante que pegaba al suelo cogió un grueso libro marrón, lo puso sobre la cama y comenzó a buscar algo entre sus páginas.

- Mente Viridian, percepción de cronos...-decía AJ pasando rápidamente las páginas, total había leído el libro tantas veces ya que en caso de que hubiera algo de utilidad ya lo hubiera descubierto. Efectivamente en ese libro de leyendas y mitos no había nada, nada que hablara de esos extraños fenómenos que a veces le sucedían. Algo decepcionado dejó el libro en donde estaba.

-Supongo que si fuera algo grave ya me hubiera muerto-suspiró.

AJ salió de su habitación avanzando pasillo adelante hasta llegar al cuarto de baño, en el cual abrió el grifo dejando que la bañera comenzara a llenarse, mientras él se iba quitando la ropa, hasta quedarse con unos calzoncillos blancos, que también se quitó, dejando su nada musculoso cuerpo al descubierto, una vez la bañera estuvo llena, normalmente tomaba una rápida ducha, pero decidió que era un pequeño lujo que iba darse.

-Bien-pensó el chico cuando todo su cuerpo hasta el cuello ya estaba bajo el agua- debería pensar algo para la batalla de gimnasio, vamos a imaginar que no es del Team Rocket y es una batalla limpia – se decía para sí mismo mientras se enjabonaba – se supone que usa Pokemon de tipo tierra, son lentos, con buena defensa y con un buen poder de ataque físico – concluyó AJ mientras por su cabeza pasaban imágenes de Pokemon como Sandslash, Rhydon u Onix, estaba imbuido en esos pensamientos cuando la puerta del baño se estaba abriendo, sabiendo que no podía ser su madre debido a que estaba cocinando, cogió la pastilla de jabón en caso de que fuera un visitante inesperado, para después soltarla inmediatamente imaginado lo ridículo que era esa situación

- ¿Druuu?

- Claro Hydra puedes pasar- dijo AJ más tranquilo

Así la Pokemon acuática entro en la habitación dando un pequeño salto y metiéndose en la bañera junto a su entrenador

- Cuidado con las espinas ¿eh? - le advirtió AJ que luego cogió una esponja visiblemente más vieja que el resto y la frotó la espalda de la Pokemon - ¿Quién nos iba a decir a ti y a mi hace solo un año que nos íbamos a reencontrar y estar a un paso de la Liga? - dijo el entrenador a la Hipocampo.

-Draaa- exclamó la Pokemon afirmando.

Mientras la mano derecha de AJ seguía acicalando la piel de la Pokemon acuática su mente seguía pensando quieres podían ser los elegidos para el inminente combate, Yami, descartado se lo comerían vivo, Henshi, su tipo y movimientos podían ser útiles, pero su constitución física no le hacía el más apropiado, Blade contaba con buena velocidad y ataque aunque sus ataques no serían muy efectivos contra los Pokemon de tipo tierra...Así múltiples ideas fueron pasando por su cabeza hasta que una pareció convencerle.

- ¡Eureka! - dijo el chico levantándose rápidamente del agua, ante la extrañada mirada del Seadra, no tanto por lo visto como por lo oído- Ya que estoy de pie me enjuagare.

El chico agarró el mango de la ducha, aunque realmente no fue necesario ya que al oír la palabra enjuagar la Pokemon acuática disparó su chorro hacia AJ quedando efectivamente enjuagado.

-Hy...Hydra, el agua esta helada-tartamudeó AJ.

Tras eso, el joven se secó con una toalla y se puso el pijama, tampoco pensaba hacer nada lo que restaba de día, esa prenda era en su mayoría de colores grises y cremas dando una similitud a un Snorlax, para luego bajar a la cocina ya que comenzaba a oler a comida.

- ¿Te acuerdas mamá del Horsea con el que yo jugaba en Ciudad Celeste? - dijo AJ mientras ponía los platos de unas sabrosas patatas fritas en la mesa.
- Sí, me acuerdo que tú y la hija del líder de gimnasio jugabais a las carreras, su Staryu contra tu Horsea- dijo la madre mientras llenaba el último plato.
- Pues cuando nos fuimos, ella me guardó a Horsea y.…bueno aquí lo tienes -dijo el chico levantando al Seadra para que su madre lo observara bien.
- Es increíble lo que son las cosas- dijo la madre mirando al Pokemon ya en el suelo- y parece que fuera ayer cuando estabas llorando para que volviéramos a Ciudad Celeste a por ella.

- No es necesario recordar tanto- dijo algo avergonzado a su madre que se dirigió a abrir la puerta.
- Pues sí mamá, resulta que... ¡Hermanito! - dijo la niña que había entrado en la casa que nada vez al que había llamado hermano se lanzó encima.
- Aiko, me alegro de verte- respondió el chico contento

Una vez todos los miembros reunidos, al explicar que el padre de familia no podía estar disponible por asuntos laborales, comenzaron a comer; comida salpicada de las historias que AJ contaba de su viaje, que pese aun no estar acabado prácticamente lo estaba.

El resto del día transcurrió demasiado rápido para AJ, tras acabar de comer su hermana le insistió para que les enseñara sus Pokemon, y el pelinegro se entretuvo en contar como los conoció, sus particularidades etcétera, aprovechando ese rato para darles unas breves instrucciones en lo referente a la batalla de mañana, ya que tampoco quería imbuirles demasiada presión.

y cuando quiso acordar ya era la hora de dirigirse al dormitorio para esperar al nuevo día, no sin antes su “ritual” que hacía todas las noches para dormir, excepto las que estaba fuera de casa, así entro en su habitación con una jarra de agua, que colocó en la mesilla de noche a mano izquierda de la cama, también encendió la radio encima de la misma, un modelo antiguo, pero aun funcional.

- y ahora nuestro último éxito, moviendo el culo- dijo el locutor de esa emisora en cuestión.
- No si puedo evitarlo- dijo AJ cambiando rápidamente de dial, algo molesto debido a que le habían cambiado la cadena que él solía escuchar.
- All crosses are burning yaaah-fue la música estridente que provenían de otra cadena
- Nop, esto no- volvió a decir AJ que le disgustaba tanto ese estilo de música como la anterior, para seguir girando el dial.
- Like a fire forever burning, a flaming heart that's yearning more an' more…– fue lo que sonaba por la emisora en la que AJ decidió dejarla.

Estando ya la radio en su frecuencia habitual, y la jarra llena de agua el chico dedico una última mirada a la habitación, justo encima de la cama descansaba un cruz de color marrón que parecía irradiar orden y paz en el susodicho espacio, en la estantería anteriormente mencionada además del libro consultado también había algunos visiblemente con menor número de hojas en la balda superior a los que se había unido el colgante regalado por Izumi, algunos de ellos novelas gráficas como a el le gustaba llamarlas( aunque fueran simples cómics y tebeos) y otros libros de contenido más serio, mientras que finalmente el ultimo estante estaba lleno de figuritas de Pokemon de diversas especies, los Pokemon favoritos del morador de dicho lugar, muchos de ellos no siendo nativos de la misma región del chico.

-Realmente, extrañaba esto- suspiró para dejarse caer en su cama, con la esperanza de poder obtener su mañana lo último que le separaba de su meta de participar en la liga Pokemon, y así con la mente relajada y escuchando una música que era acorde con sus extravagantes gustos se dejó querer por el siempre agradable beso de la noche, aquello a lo que la mayoría llaman sueño.
 

Mostrar Respondiendo Comentarios

Como siempre. Muchas gracias por los comentarios, ante tengo que añadir que probablemente este capitulo tenga dos de las "escenas" de las que más me "avergüenzo" Lo cual significa mucho si tenemos en cuanta que estamos en un fic que intenta hacer humor con vómitos  


Es una visión Nemuresu pero no exactamente del futuro. Si Misty es así pero la queremos (bueno no, creo que la mayoría de la gente no shipper la odia) pero así me gusta a mi 

Y no Maze el sueño del final no es nuevo, a veces con la re-publicación cambio alguna palabra por otra pero más
Cita:pero más intensamente (y más preocupante aún), a Waru con Blade. Llámame raro pero siento que ahí hay algo. Al menos bromance. 

Just like i planned  PikaSwag

Hasta la próxima


 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#24
Bueno, AJ está de vuelta en casa.

Me imagino que el siguiente combate será bastante duro.
Descansa. Hasta que nos volvamos a ver...
[Imagen: SwCanxx.png]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#25
Un capítulo bastante tranquilo, lo que en mi opinión viene bien para el ritmo trepidante que trae últimamente. Also, anticipa el combate contra Giovanni del próximo  [Imagen: pikaowo.png]
Meri no encontré un buen gif del lobito así que toma dos mapaches.
[Imagen: HQQLgVO.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#26
CAPITULO 7: LA DUREZA DE LA TIERRA

El sol ya estaba en el cielo haciendo lo mejor que sabe hacer, darnos su luz, con toda la fuerza que la primavera le otorgaba, seguramente desde esa altura se podía observar el camino que unía pueblo Paleta con Ciudad Verde, probablemente también al trío que tomaba ese mismo camino.

- Hacía tanto que no pasábamos por aquí- dijo Eric avanzando junto a Izumi y AJ.
-Cierto, pero sigue igual- afirmó la fémina.

Efectivamente todo seguía igual el mismo camino empinado y terroso que dejaba la hierba crecer a ambos lados del mismo, hierba que era periódicamente recortada para que no invadiera el camino que conectaba ambos núcleos de población, hierba que además albergaba a Pokemon muchos de los cuales acababan siendo capturados por el gran número de entrenadores principiantes.

-No te preocupes AJ, lo harás bien-animó Eric a su amigo que avanzaba con semblante serio.
-Eso espero ¿Qué Pokemon usó contigo Eric? -preguntó AJ.
- Pues...si no recuerdo mal uso un Nidoqueen, un Cloyster y un Dugtrio- dijo Eric.
- Me gusta mucho ese Pokemon – dijo Izumi.
- ¡¿Te gusta Dugtrio!?-preguntaron AJ y Eric notablemente extrañados.
- ¡No! Yo me refería a Nidoqueen – dijo Izumi aclarando su opinión.
- Aunque...lo curioso es que, en vez de una persona, los Pokemon parecían. manejados por una máquina – añadió Eric preocupando aún más a AJ que no. dijo mucho más.

El grupo de tres siguió y entró en Ciudad Verde, realmente hacía honor a su nombre, por donde quiera que pasearan había árboles plantados, especialmente por la calle principal la cual parecía un auténtico bosque, calle que el grupo tomó para dirigirse al gimnasio ignorando quien tomaba el mismo camino pero en dirección contraria, susodicha individua era una jovencita de mediana altura, visiblemente más joven que el grupo que iba calle arriba, la chica tenía el cabello recogido en una larga coleta de color rubio ,en consonancia con sus ojos color miel que se fijaban en una lista de la compra que tenía entre sus manos y su vestimenta estaba formada por una sencilla camiseta blanca de tirantes y unos pantalones de color azul , además la niña iba acompañada por un pequeño roedor de facciones redondeadas siendo el amarillo el color mayoritario , seguido del negro , restando sus mejillas rosas como los únicos colores diferentes a los anteriores.


- A ver si lo encontramos todo Pichu- dijo la niña a su Pokemon.
- ¡Pi!-exclamó animosamente el Pokemon sobre la cabeza de la niña.

La niña continuó caminando por la ancha acera, prestando únicamente atención a la lista que portaba mientras que trataba de recordar, tal vez algo que no estuviera apuntado en susodicha lista, en esas circunstancias no era extraño que sucediera lo que acabó ocurriendo, siendo esto que la chica se chocara con lo que para ella en ese momento fue tan duro como una pared de roca.

- ¡Mi cabeza! - exclamó la niña que había caído en el suelo, llevándose las manos hacia la zona adolorida.
- ¡Mi barriga! -respondió AJ en el suelo llevándose las manos hacia dicha zona
- No seas exagerado y levanta-dijo Izumi mientras lo ayudaba a ello, mientras que por otra parte Eric asistía a la niña rubia.
- ¿Angie? -preguntó Eric a la niña.
-Eso creo- dijo esta reincorporándose.
-Angie ¿Qué demonios llevas en el pelo? -preguntó AJ ya levantado también
-Imagino que te habré hecho daño con mi horquilla-respondió la niña algo apenada- ¿Qué hacéis por aquí? preguntó más alegre mientras el pequeño roedor saltaba a su cabeza de nuevo.


-Eric va al Bosque verde a quemarlo...-comenzó a decir Izumi
- ¡A quemarlo no, a entrenar! -respondió Eric.
-Tratándose de ti yo no pondría la mano...en el fuego- dijo Izumi con toda la intención de hacer una broma – Y AJ va al gimnasio – añadió.

Hecha la pequeña explicación el cuarteto y roedor amarillo continuaron calle arriba, ignorando deliberadamente a un anciano con una cafetera en la mano, que insistía en enseñarle a un niño como capturar un Pokemon, aunque a juzgar por la expresión y movimientos del viejo se podría deducir fácilmente que la cafetera no contenía café.

Tras sortear a dicho individuo continuaron el camino, hasta llegar a un punto en el que se bifurcaban, uno que seguía hacia el norte, camino que tomó Eric tras despedirse del grupo, el que tomaron los mismos que viraba hacia el oeste.

-¿Puedo ver el combate con vosotros? - preguntó Angie.
- Pues...-comenzó a decir AJ que rápidamente miró a Izumi.
-Tenías una lista de la compra ¿Quieres que te ayude? -dijo Izumi tratando de distraer la atención de la niña
-Es cierto- dijo la niña que comenzó a caminar junto a Izumi y con su roedor eléctrico, no sin antes dar suerte al de ojos marrones, cosa que también hizo Izumi.

AJ continuó caminando hasta llegar a dicho edificio, este presentaba una fachada de color terroso, además de un portón de igual color, finalmente el tejado parecía estar diseñado para la dar la ilusión óptica que estaba partido, simulando un terremoto tal vez, el joven no demasiado interesado en la arquitectura caminó entre las seis columnas que antecedían al mencionado edificio y tocó en la puerta de este.

- Adelante, pase- dijo una voz mientras se abrían las puertas, una voz que AJ juraría que conocería, aunque decidió pensar que se había confundido.

El chico entro en la construcción, aunque no pudo ver demasiado debido a que las luces estaban apagadas, no fue un problema ya que rápidamente se encendieron, dejando ver una arena de combate realmente amplía, mucho más de lo que se podía apreciar desde fuera, flanqueada por columnas que sujetaban el techo del gimnasio.

-Creo que un Gimnasio de tipo tierra debería tener una sujeción más fuerte- dijo AJ en voz alta sin darse cuenta.
- No te preocupes- dijo la voz que antes había oído, haciendo que AJ se girara viendo que llevaba el uniforme de juez de combate, aunque no pudo apreciar sus facciones debido a que estaba de espaldas, - Este gimnasio ha aguantado muchas sacudidas y nunca ha pasado nada- respondió mientras se giraba para tomarle la identificación al que suponía un retador.

Sin embargo la cara del árbitro demostró una profunda extrañeza, si bien la de AJ no estaba más calmada, ese “arbitro” confirmaba al chico todas sus sospechas, definitivamente el gimnasio estaba bajo control del Team Rocket, como si no un miembro del mismo iba a estar en ese gimnasio.

-¡Tú! - dijo el árbitro de electrificado cabello no sin cierta rabia.
-Lo mismo digo-respondió AJ no precisamente más alegre.

Nada más mirarse la reacción instintiva de ambos fue la agarrar un pokeball, cosa que hicieron manteniendo la mirada, atentos a cualquier cosa que pudiera acontecer.

-De perdidos al río-dijo el Rocket tras un largo suspiro- bienvenido retador al gimnasio de ciudad verde, yo seré el árbitro de combate, su identificación por favor- dijo el mismo con un tono exquisito.


- ¿De verdad crees que les voy a dar mis datos al Team Rocket? -dijo AJ algo ofendido, como si solo por esas palabras iba a olvidar todo lo anterior.
-Como quieras- respondió en un tono más normal- de todos modos, solo te servirá si ganas – dijo dándole la espalda, dirigiéndose hacia el lugar que debía ocupar como árbitro- Y lo dudo mucho.

AJ iba a decir algo, cuando al otro extremo del campo apareció el líder de gimnasio que se colocó en su lugar, siendo este una plataforma algo elevada sobre la superficie del campo, que supuestamente tendría un asiento ya que el hombre se sentó, el hombre era de edad media, aunque ligeramente avanzada, de engominado cabello castaño oscuro y con un vistoso traje naranja, a juego con la corbata roja, junto a él apareció un felino de color crema, con tres bigotes a ambos lado de la cara, además de unas orejas cuyo borde era negro , aunque indudablemente lo que más resaltaba, más incluso que el cuidado pelaje o la larga cola era la perla roja de su frente.

- ¿Señor Giovanni? -pensó el Ayr extrañado para luego alzar la voz diciendo las reglas del encuentro, notando como AJ le miraba de reojo a cada cosa que decía.

Ambos contendientes lanzaron sus pokeballs, por parte del líder de gimnasio surgió un Pokemon que se asemejaba a un dinosaurio morado, a excepción de su blanco vientre, divergiendo de los mismos en las desarrolladas orejas con las que contaba, también está bien dotado una línea de espinas, que recorría sus espalda, no menos amenazantes con el gran cuerno de la frente o que la gruesa y desarrollada cola.

- Esa cola podría romper los huesos a la mayoría de mis Pokemon, y siendo del team Rocket no dudo que lo haga, por eso necesito algo sin huesos...- ¡Waru! -dijo AJ arrojando la Pokeball del Pokemon gaseoso.

- Jon jon-exclamó el Pokemon fantasma, que pese a la seriedad de la batalla parecía tan relajado como siempre.
- ¿No nos hemos visto antes? - preguntó el líder de gimnasio a su retador
- Creo que no- mintió AJ.

-Comenzare yo si no te importa-dijo el líder que luego comenzó a toser de un modo brusco -¡Nidoking, Rayo!- dijo ahora que había parado de toser
-Waru esquívalo y acércate – dijo AJ.

El dinosaurio comenzó a generar electricidad que fue acumulada en su cuerno y de ahí lanzada hacia el fantasmal oponente que se desvaneció y apareció justo enfrente de su oponente.

- Hipnosis- dijo AJ.
- Mofa- respondió su adversario.

Así antes de que Pokemon gaseoso ejecutara su técnica fue interrumpido por un bronco gruñido del oponente acompañado de un gesto desafiante con el dedo, debió decir algo muy grave ya que el Haunter se olvidó de la técnica y disparó una Bola Sombra con visible enfado, ataque que su oponente consiguió evitar.

- Parece que Hipnosis no funciona-pensó AJ- ¡Waru Rayo Confuso! - exclamó ahora en voz alta.

Waru comenzó a prepararse para ese ataque, sin embargo, no pudo olvidar lo dicho por su también venenoso oponente por lo que su enfado hizo que lanzara una potente descarga eléctrica que impactó de lleno, lastima de que Nidoking fuera inmune a los ataques de ese tipo.

-No te esfuerces-dijo el líder de gimnasio- Mofa impide que el Pokemon use ataques no ofensivos-explicó- y como os veo sofocados voy a refrescaros- añadió no sin cierta sorna.

Nidoking entendió lo que su entrenador quería decir, así que aprovechado la escasa distancia entre los dos pokemon comenzó a disminuir la temperatura de su cuerpo, hasta tal punto que pequeños cristales helados comenzaron a aparecer en su puño izquierdo, puño con el que golpeó al pokemon fantasmagórico haciéndolo caer al suelo.

-¡Aqua Cola! - ordenó el líder de gimnasio.

Una masa de agua apareció alrededor de la poderosa cola del dinosaurio, y una vez estando ya todo el líquido acumulado y moviéndose igual que un torbellino el usuario del ataque dio un pequeño salto, dispuesto a usar la cola como si de un martillo se tratara.

- ¡Waru, Psíquico! – dijo AJ pensando que con ese ataque tendrían alguna oportunidad.

Al pokemon fantasma rápidamente se le inundaron los ojos de un profundo color azur, igual que sus manos, las cuales comenzó a mover de un modo calmado haciendo que una ligera aura también del color azul se manifestara en Nidoking, sufriendo por la restricción de movimientos que conllevaba el ataque de su liviano oponente.

-Ahora lánzalo.

El pokemon fantasma alzó su mano izquierda, levantando aún más al pokemon suspendido en el aire, y luego la bajo bruscamente sufriendo su oponente un descenso igualmente abrupto.

- ¡Kiing! -exclamó el pokemon levantándose demostrando que aun podía luchar, añadiendo un poderoso rugido a modo de corroboración

- Así me gusta Nidoking- dijo su entrenador en un tono bastante más amable que el que había utilizado hasta ahora- ¡Usa Confusión! -exclamó ahora para luego volver a toser bastante.

-¿Pero qué?- se preguntó AJ que no se esperaba para nada ese ataque.

Obedeciendo a su entrenador el dinosaurio encendió sus ojos con un fulgor azul, parecido al que antes se había manifestado en Waru, y disparó desde ellos dos rayos de ese color que impactaron en su oponente causándole grave daño debido a su doble tipo.

- Joon- dijo el fantasma cuya expresión ya comenzaba a enojarse

-Sabía que Nidoking tenía mucha variedad de ataques, pero no me esperaba uno psíquico-se decía AJ para sí - ¡Waru Hipnosis! - dijo el pelinegro deseando que ya se hubiera pasado el efecto de la mofa.

- Mofa de nuevo- dijo el líder para desesperación de AJ.

Así el pokemon volvió a hacer el insultante gesto, obligando al pokemon a parar su ataque respondiendo en cambió lanzando un lengüetazo con su larga lengua.

-Rayo- Volvió a decir el hombre con calma.

El dinosaurio agarro con fuerza la lengua de su oponente, llenándose de la viscosa saliva del fantasma, para luego soltar la poderosa descarga que avanzó rápidamente por esa parte del cuerpo hasta llegar hacia el liviano fantasma, que no pudiendo aguantar más se desplomo.

- Regresa- dijo AJ cogiendo la pokeball de Waru- has conseguido cansarlo-casi le susurro AJ a la pokeball-solo espero que lo suficiente- dijo lanzando la siguiente pokeball de la cual surgió el crustáceo rojo.

-Kuki ku.

- ¡Kingler contra Nidoking! -dijo Ayr que había estado absorto observando la batalla – ¡Empezad!

-Rayo de nuevo- exclamó Giovanni.
- ¡Esquívalo e Hidropulso! - dijo AJ.

El Nidoking volvió a generar su corriente de electricidad, sin embargo, antes de poder lanzarla no pudo evitar caer al suelo, permitiendo que la esfera acuática le impactara derrotándolo.

- ¿Pero?... no pudo evitar pensar el líder de gimnasio, para luego caer en la cuenta-Debió de quedarse paralizado cuando agarró la lengua – dedujo correctamente el líder de gimnasio-Has tenido suerte, chico- exclamó con calma para lanzar su otra pokeball.

El pokemon elegido para esta ocasión era una criatura de cuerpo esférico, que parecía estar formado por una serie de placas rocosas superpuestas unas sobre otras, dejando libre de esa protección unos pequeños brazos con tres garras y unas patas, necesariamente fuertes para aguantar los 300 kilos del pokemon , además de su cabeza .

- ¿Y eso? -pregunto AJ sacando su pokedex.
-Golem: El pokemon megaton, su cuerpo duro le permitiría soportar una explosión, una vez al año muda su coraza de roca.
-No ayuda mucho-pensó AJ- será mejor atacarle de lejos-¡Hidropulso!.

-Desenrollar– dijo el líder de gimnasio.


El pokemon de roca introdujo sus extremidades y su cabeza en el caparazón y una vez hecho comenzó a rodar a una alta velocidad hacia Kingler, sin tan siquiera inmutarse cuando la esfera acuática impacto contra él.

-¡Hammer usa Martillazo para desviarlo!- dijo AJ.


El crustáceo rojo usó su movimiento favorito, golpeando con toda la fuerza de la que era capaz al Golem, sin embargo, su sorpresa fue mayúscula cuando lejos de desviarlo o apartarlo este se lo llevó por delante.

- Kuk ki-exclamó el crustáceo levantándose, para ver como la esfera rocosa volvía contra él .

-Protección – dijo AJ.

Ante el pokemon rodante, el Kingler generó alrededor de su figura una esfera verde, que frenó el avance de su oponente, si bien debida a la velocidad que llevaba el choque contra la esfera esmeralda hizo que se levantara bruscamente en aire

-Hidropulso- volvió a repetir AJ sabiendo que en el aire el pokemon de mitológico nombre no podría esquivarlo.
-Roca Afilada- dijo serenamente el líder de gimnasio.

Aun el aire, un anillo de afiladas dagas pétreas apareció junto a él, lanzándolas, permitiendo eso desintegrar el ataque de agua además de poder dañar considerablemente al pokemon acuático.

-Protección-volvió a repetir AJ.

El crustáceo, ante la lluvia de piedras, volvió a generar la protectora barrera verde, visiblemente más pequeña que la anterior, además de que con cada impacto parecía disminuir ligeramente.

- ¿Qué puedo hacer? -pensó AJ- está muy bien que Hammer aguante los golpes, pero no podremos ganar si no atacamos, y Hammer no conoce ningún ataque de daño indirecto...-¡Hidropulso contra el suelo!- Dijo AJ que tal vez se le hubiera ocurrido algo.

Como ya hiciera en su anterior batalla de gimnasio el pokemon acuático lanzó su esfera contra el suelo, reblandeciendo la tierra ante un extrañado líder de gimnasio.

- ¿No pretenderás impulsarte con eso verdad? -preguntó con sorna, para luego callar cuando vio que su pokemon al tocar a suelo rápidamente se hundió en el mismo
- Hemos de aprovechar la distracción - pensó AJ- ¡Martillazo!

Confiando en las palabras de su entrenador el Kingler se lanzó contra su oponente, confuso por la situación en la que estaba, dispuesto a darle un golpe si no de gracia si bastante contundente.

-Explosión- dijo el líder con una serenidad pasmosa.


Así el rocoso pokemon comenzó a acumular energía en un punto concreto de su anatomía, haciendo que esta comenzara a emitir una tenue luz blanca, para luego liberarla en forma de una devastadora onda de energía que noqueo tanto al usuario de ese ataque como al cangrejo.

- Empate- dijo Ayr levantando ambas banderas, algo extrañado ya que igual que AJ no se esperaba ese final – Elegid los últimos pokemon.

-Peers-exclamó el pokemon felino, estirazándose, mostrando su voluntad de competir.

- Adelante, tienes que hacer ejercicio- dijo el líder a modo de respuesta dejando que el pokemon diera un salto felino, nunca mejor dicho, para situarse en la arena del combate.
-No contaba con esto- dijo AJ rascándose la cabeza sabiendo que posiblemente los mejores pokemon para luchar contra Persian ya estaban derrotados – en fin – suspiró mientras agarraba la última pokeball- No me has fallado nunca y sé que no lo harás ahora ¡Saur!- exclamó mientras arrojaba la pokeball al aire, liberando al pokemon planta.

- Comenzad- dijo Ayr alzando de nuevo las banderas – que extraño- dijo luego para sí- El líder no suele usar a su Persian, y su rendimiento con Nidoking también ha sido más bajo de lo normal ¿Será verdad lo que dicen...?

-Ya decía que me sonabas de algo- dijo el líder de gimnasio- tu fuiste aquel niño que me desafió cuando solo tenía un Bulbasaur, al menos me alegro de que el lanzallamas de Rhyhorn no fue tan grave como parecía- dijo casi riéndose para luego volver a toser.

-¡Látigo Cepa! - dijo AJ con furia.
-Cuchillada- dijo el líder.

El pokemon planta liberó sus cepas dispuesto al golpear al felino con ellas, sin embargo, este haciendo gala de una endiablada velocidad consiguió eludirlas fácilmente y plantarse delante del pokemon planta dándole un poderoso zarpazo.

- ¡Saarr! -chilló el pokemon de dolor aun con los ojos cerrados.

- Saur, drenadoras –dijo AJ tratando de calmar al pokemon con el tono de su voz.

El pokemon planta trató de incorporarse lanzando desde su bulbo una semilla marrón, que en el caso de funcionar podría darle una gran ventaja, no fue así debido a que el felino ni corto ni perezoso la partió en dos de un arañazo, para luego lanzarse en carrera dispuesto a golpear otra vez.

-Dulce Aroma- dijo AJ

El pokemon planta recordando lo que había hecho en la batalla contra Croconaw y Jean volvió a emitir el sonrosado vaho desde su espalda, si bien como ocurrió en la mencionada batalla, este no era todo lo rosado o dulce que se podría esperar.

- Persian sigue con Cuchillada – dijo el líder con total confianza

Así el elegante pokemon atravesó la nube de vapor para acertarle otro zarpazo al pokemon planta.

- ¿Pero que? -se preguntaba AJ para sí mismo.
- Escucha- dijo el líder de gimnasio como si hubiera leído sus pensamientos – el combinar dulce aroma con polvo veneno puede ser una idea interesante, pero si tu pokemon por la razón que fuera no sabe combinarlos en las proporciones adecuadas ninguno de los dos efectos actuará y el ataque no se habrá servido de nada- explicó.

Ajenos a la batalla que en el gimnasio se desarrollaba, en las afueras de la ciudad un par de chicas descansaban de las compras, junto a un gran estanque cuya frescura era de agradecer, que una de ellas había estado realizando

-Toma Izumi- dijo Angie ofreciendo una lata de refresco, que había sacado de una bolsa, a la chica de ojos azules.
-Gracias-dijo aceptándola- Angie ¿Qué me decías sobre tu viaje?
-Que dentro de poco empezare- dijo la rubia mientras jugaba con su Pichu
-¿Y por qué no ahora? -preguntó la mayor para luego dar un trago.
-Aun soy muy pequeña.
-No te creas, en Pueblo Paleta hay gente que con diez años ya inicia su viaje, aunque luego van lanzando rayos a las piedras- dijo Izumi
-Cielos- exclamo la pequeña con incredulidad
-Y otros que con diez años ya tienen un coche y animadoras que les siguen-dijo la pelinegra

Angie no pudo evitar formar una gota de sudor en la cabeza al imaginar tan surrealista escena, aunque sus pensamientos rápidamente se difuminaron al escuchar un siseo

-Nadie está hablando Angie-dijo Izumi para luego fijarse algo más en el origen de ese siseo, una criatura serpentina de color morado, a excepción de un anillo de color amarillo en su cuello, color que también presentaban los ojos, el vientre y el cascabel en la cola de la criatura.

-Un Ekans-dijo Izumi.
- Que mono- manifestó Angie haciendo que Izumi escupiera a chorros su refresco
- ¿Qué os pasa a las niñas de hoy con las serpientes? -preguntó algo incrédula, para luego con una tremenda sensación de deja vu coger una pokeball
-No te molestes -dijo Angie- nosotras podemos.
-Piii-dijo la ratona no tan convencida.

-Onda Trueno- dijo la niña.

Así la pokemon eléctrico generó una débil corriente eléctrica que lanzó hacia Ekans, corriente que, si bien no le daño, si le limitó considerablemente la capacidad de movimientos, una vez hecho eso la rubia lanzó una pokeball vacía contra el reptil, el cual apenas pudo oponer resistencia.

-¡Bien! -dijo la niña alzando la pokeball.
-Juraría que ya he visto esto-comentó Izumi esbozando una sonrisa rememorando lo ocurrido en las islas.

Angie se dispuso a examinar su nuevo pokemon cuando ambas oyeron el siempre desagradable, por lo que conllevaba, sonido de una ambulancia la cual rápidamente se perdió conforme avanzaba hacia el norte de la ciudad

-Va en dirección al gimnasio, ¿crees que...? -comenzó a decir Angie

Sin embargo, Izumi ya no escuchaba, había echado a correr mientras que en lo más profundo de su fuero interno no podía evitar reprocharse algo

-¿Por qué lo deje solo?¿Por qué lo deje solo? - fueron las únicas palabras que retumbaban en la cabeza de la joven que echó a correr, muy seguida de la rubia también bastante preocupada.
 
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#27
Ah, pero estos chicos tan malpensados, seguro tenían otras cosas en mente con el Dugtrio... o Izumi con el Ekans... O ANGIE CON EL EKANS  LettalKWA

Fuera de eso, la pelea está cool y dio más esa sensación de peligro que cualquiera a estas alturas, incluso al final de la misma puedes decir que claramente AJ estaba por perder en condiciones normales por la clara diferencia de habilidad. Y... ya no digo más para no hacer spoilers.

Las bromas del viejo de la cafetera nunca van a pasar de moda...
Meri no encontré un buen gif del lobito así que toma dos mapaches.
[Imagen: HQQLgVO.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#28
¡Uf! Giovanni resultó ser bastante más difícil de lo que AJ esperaba. Esperemos y pueda superarle.

Y bonita referencia a Gary. Me pregunto si él (o Blue con características similares) existe en el universo de este.
Descansa. Hasta que nos volvamos a ver...
[Imagen: SwCanxx.png]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#29
CAPITULO 8: PREPARATIVOS

Las jóvenes, temiéndose lo peor, rápidamente corrieron por las calles de Ciudad Verde antes las extrañadas miradas de los viandantes si bien a Izumi eso no le importaba lo más mínimo, cada vez que pensaba en que todas las sospechas que ella y AJ tenían podían ser ciertas...tal vez la ambulancia ya llegaba demasiado tarde, siguió pensando Izumi que notaba como sus pies se aceleraban cada vez que imaginaba las múltiples, y ninguna agradable, posibilidades por el cual el vehículo sanitario se dirigía al gimnasio.

- ¿Falta mucho Angie? -preguntó Izumi mientras jadeaba

-Creo que...que no – dijo Angie en el mismo estado de cansancio, tal vez mayor ya que ella llevaba las bolsas.

Las chicas hicieron un último esfuerzo para doblar la esquina y llegar al gimnasio, Izumi no pudo evitar alegrarse, aunque ese no fuera el término exacto, de que AJ estuviera de pie junto a Saur fuera de la ambulancia, apoyado contra la pared del gimnasio mientras que un enfermero ayudado de un Electabuzz, perteneciente a Ayr, metían al líder de gimnasio en la ambulancia para luego volver a desaparecer emitiendo el mismo sonido, no sin antes el Rocket-juez murmurar y darle algo a AJ para luego subirse en la ambulancia, habiéndose esta ido cuando el par de chicas consiguieron alcanzar a AJ.

-¿Qué hacía ese aquí?-preguntó Izumi refiriéndose claramente a Ayr
- Digamos que tu y yo estábamos en lo cierto, pero ahora debo curar a Saur – dijo AJ que hizo regresar al Ivysaur a su esfera y empezó a andar hacia el Centro Pokemon.

El grupo de tres caminó calle abajo, lentamente, debido en parte a que el sol estaba en su punto más caluroso, el silencio era algo incómodo, solo roto por el sonido de la gravilla suelta bajo las zapatillas y por el batir de alas de los Pidgey que emprendían el vuelo al pasar ellos, silencio que se prolongó aun dentro del centro Pokemon cuando AJ entregó las tres pokeballs que había utilizado en dicho combate hasta que la pequeña decidió romperlo.

- ¿Ganaste la medalla?-preguntó repentinamente Angie mirando a AJ
- Sip- respondió escuetamente este sacando susodicho objeto de su bolsillo, este tenía forma de una pluma, o de planta según como se mire, de un color verde metalizado
- Me alegro- dijo Izumi para luego aproximarse a AJ -¿No serás tú el causante de que el líder de gimnasio este hospitalizado?- le preguntó.
-¡Por el amor del helado de limón!-saltó Angie – AJ nunca sería capaz de eso – añadió ante las miradas de AJ e Izumi que miraban algo perplejos - ¿Qué? me gusta el helado- dijo jugando con sus dedos viendo el modo en el que la miraban
- Tus Pokemon – interrumpió la enfermera Joy entregando las correspondientes tres pokeballs a su dueño.
- ¿Cómo están?-se interesó AJ.
-El Haunter y el Kingler están bien, en cuanto al Ivysaur necesitara descansar un poco más, pero igualmente se recuperará pronto- dijo la enfermera para acabar con una de sus ensayadas sonrisas.

-Acabo de capturar a mi primer Pokemon – dijo Angie contenta a AJ mientras salía del edificio
- ¿Y cuál es?
- Un Ekans.
-No me imaginaba que te gustaran ese tipo de pokemon – admitió AJ
-Oye, aun no me has respondido – dijo Izumi.
- ¿Quieres ver al Ekans? - dijo Angie emocionada.
-No, estoy cansado – dijo AJ.
-Sigues sin responderme...-añadió Izumi en un acento monótono mientras agitaba los brazos para hacerse notar.
- Yo también me voy a casa – dijo Angie – A ver cómo le explicó a mama lo del Ekans-dijo mientras un gota de sudor bajaba cabello abajo.
-Nosotros también nos vamos- dijo Izumi.
-Adelántate tú- dijo AJ -quiero hacer una cosa.

Antes de que la chica pudiera responder, AJ ya se había despedido de Angie y echó a correr velozmente en dirección oeste, motivado por unas intenciones que Izumi desconocía totalmente.

-Tal vez halla quedado con Eric- dijo Angie que adivinaba los pensamientos en el rostro de su amiga.
- Es lo más lógico...- dijo Izumi no muy convencida.

Finalmente, el par de muchachas se despidieron, no sin antes recibir la más joven una invitación, en calidad de acompañante obviamente, para la liga Pokemon, una vez la más joven de las dos se hubo ido Izumi decidió dirigirse a donde suponía que AJ se había marchado, encontrando que fue en el mismo sitio donde Angie capturó el Ekans, sin embargo, para que AJ no la viera, en caso de hacer algo que no quisiera verse, decidió esconderse detrás de un arbusto.

- Recuerdas cuando nos conocimos ¿verdad? - dijo la voz de AJ hablando con alguien que Izumi no alcanzaba a ver
- No sé con quién está, pero con Eric seguro que no- pensó la chica arracimada detrás del arbusto, no sin mirar a ambos lados ya que cualquiera pensaría que estaría loca
- Nunca pensé que juntos llegaríamos tan lejos- dijo AJ a su misterioso interlocutor – Pero... creo que estamos preparados para último paso- añadió el pelinegro tras tragar saliva.

Izumi en ese momento decidió levantarse del arbusto para ver con quien hablaba el joven, en parte por que las últimas palabras de AJ se podían interpretar de muchas maneras, oscilando estas entre las más inocentes por una parte y las más escabrosas por otro lado estando Izumi pensando en las segundas, sin embargo, lo que vio no fue precisamente lo que estaba pensando...afortunadamente.

En su lugar simplemente encontró a AJ hablando con Saur y con Henshi, sintiéndose Izumi algo avergonzada por creer lo que no era.

-¿Izumi de dónde sales?- preguntó AJ.
-Oh nada, nada, - comentó esta – Pasaba por aquí, y.… es curioso creía que hablabas con una chica, que tontería ¿verdad? Tú con una chica... – rio Izumi para llevase las manos detrás de la cabeza.
- ¿Y por que se supone que no puedo estar con una chica? - dijo AJ algo molesto arqueando la ceja
-Vamos, ya sabes...tú...- dijo Izumi algo entrecortada.
- Sigues sin responderme- dijo AJ eligiendo deliberadamente la frase utilizada hace relativamente poco por Izumi.
-Este sitio es muy bonito- dijo Izumi cambiando de tema.
- Aquí fue donde Saur y yo conocimos a Henshi- dijo AJ mirando a sus pokemon.

Los entrenadores miraron de nuevo el lugar en el que se encontraban, la hierba se movía plácidamente al son del viento de la tarde, que también se entretenía jugando con las hojas de las árboles, cayendo algunas de ellas a los estanques allí presentes, a una distancia considerable de tan agradable lugar se podía apreciar la entrada de una especie de túnel, natural, horadado en la misma roca, túnel de gran tamaño conocido como la Calle Victoria, pasaje que todos debían atravesar para llegar a la Meseta Añil, o al menos así era antes, ya que hacía ya tiempo que la Liga implantó los medios necesarios para poder llegar con mayor comodidad.

- AJ – comenzó a decir Izumi – falta poco para la liga ¿verdad?
-Sí.
-Y si no me equivoco tú y yo nunca hemos combatido ¿verdad?
-Sí- volvió a afirmar AJ que ya se imaginaba lo próximo que iba a decir Izumi
-Creo que debemos arreglarlo- dijo Izumi esbozando una sonrisa mientras cogía una Pokeball.
- Lo mismo digo- dijo AJ que, tras guardar a los pokemon presentes, hizo aparecer al Aerodactyl- Pero yo me voy a casa, ya os he dicho que estaba cansado- dijo AJ sin pizca de vergüenza para montarse encima del dragón rocoso
- ¿Te parece bonito dejar plantado a una señorita? - dijo Izumi poniendo los brazos en jarra.
- A una señorita no, pero yo no veo ninguna por aquí dijo AJ bromeando
-Ah muy bien – dijo Izumi con cierto tono de enfado - ¿Y ni siquiera te vas a dignar a llevarme a casa en tu Aerodactyl?
-Dudo que pueda con los dos- respondió AJ.
- ¡Fantástico! - dijo Izumi sarcásticamente a la par que inclinaba el cuerpo en actitud sancionadora - ¿Encima me llamas gorda?
- Bueno...espera un poco – dijo AJ tratando de explicarse.
-AJ, es broma- dijo la chica sonriendo que ya estaba montada sobre el ave metálica –¿Una carrera? Sugirió.

El chico lanzó un largo suspiro, pero Iwasa parecía tener ganas de volar así que decidió aceptar, encontrándose en una fracción de segundo en el aire rumbo hacia Pueblo Paleta.

Alguien sin embargo estaba en una posición más delicada. Mientras el par de jóvenes emprendían el vuelo alguien se veía postrado en la habitación de un hospital, una habitación de un inmaculado blanco y con fuerte olor a lejía, como todas, la habitación contaba también con dos camas estando una de ellas vacías y la otra ocupada por el líder de gimnasio el cual solo tenía de compañía al Persian que dormía estirado a los pies de la cama mientras miraba de reojo a las personas que pasaban por los pasillos del hospital ...nadie se detenía ...o casi nadie.

- ¿Puedo pasar?

- Adelante Blaine- dijo Giovanni.

El líder de gimnasio entro en la habitación, vestido con su ropa habitual incluyendo sus gafas negras, trayendo debajo del brazo una caja de caramelos de café a modo de regalo.

- Gracias por el detalle- dijo el líder de tipo tierra con un tono de amabilidad que rara vez utilizaba.

-No hay de que- dijo el de tipo fuego sentándose en una silla anexa a la cama- Giovanni, me vas a decir que no es asunto mío, pero ¿Qué vas a hacer con tu vida? - dijo mientras se ajustaba las gafas de sol.
- Vivirla, así que no me mates tan pronto – añadió este.
- Eres más joven que yo- respondió Blaine- y fíjate donde estas ¿Realmente quieres irte dejando tanto sin arreglar?
- Creo que ya se lo que quieres decir- dijo Giovanni mientras lanzaba un caramelo al felino que lo cogió hábilmente al vuelo- no hay nada que arreglar, las relaciones se mueren Blaine, simplemente - añadió.
-Más aún si dejas que se mueran – dijo el líder de gafas de sol - ¿Qué ha dicho el médico? -preguntó, sabiendo que no iba a cambiar la opinión
- Un ataque de corazón debido al estrés, tengo mucho trabajo, el gimnasio, el casino...-comenzó a decir
- El Team Rocket- añadió Blaine con naturalidad, si bien en un tono más bajo.

El líder de tipo tierra miró a los ojos de su compañero, no pudo evitar esbozar una pequeña sonrisa, Blaine pese a su no actividad era perfectamente consciente de relación existente del Team Rocket y Giovanni, y el hecho de que lo contara tan “alegremente” le resultaba divertido.

- ¿Vas a estar mucho ingresado? -preguntó Blaine
-Debería salir mañana.

A la mañana siguiente, una hora no demasiado tarde, no demasiado temprano, una criatura voladora de aspecto similar a un dinosaurio sobrevolaba la costera Ciudad Celeste, deteniéndose cerca de un edificio cuyo diseño lo hacía destacar entre los demás mayormente debido al techo en forma de cúpula de coloreado de una cantosa combinación rosa y amarillo y la imagen de un pokemon conocido como Dewgong decorando la fachada, entrando luego AJ en dicho edificio observando como existía una gran piscina, con pequeñas superficies flotantes, dentro del mismo a modo de característica más relevante.

-¡Misty!- dijo el pelinegro dentro de la edificación.
- ¡AJ, aquí! - dijo la chica alzando la mano para que la viera.

El chico de ojos castaños fijo su mirada en su interlocutora, una chica algo mayor que el, pero aun así de menor estatura, vestía con una camiseta roja de tirantes y con un corto pantalón vaquero además de con unas zapatillas del mismo color que la camiseta, sus ojos eran de un intenso y bonito color verde y a juego con ellos su mata de pelo naranja recogido parte de el en un pequeño moño lateral, la chica soltó la escoba con la que limpiaba las inmediaciones de la piscina para acercarse a saludar al joven de pueblo Paleta.


-Venía a preguntar si me podías ayudar con el entrenamiento, pero veo que estás ocupada...- dijo AJ viendo que la chica estaba limpiando.
- No te preocupas- dijo la pelirroja -ya me esta ayudando alguien...
-AJ, sálvame de la loca esta- dijo Alan que había salido repentinamente – Me pidió que viniera y a los cinco minutos estaba limpiando los “desechos” de Gyarados y son grandes...muy grandes- dijo con cierto tono traumatizado.
-Me parece que no os puedo dejar solos- dijo AJ mientras una gota de sudor bajaba cabeza abajo.
- La culpa es de la zanahoria parlante -se defendió Alan.
-Zanahoria tú, ratón de ordenador- respondió Misty.
-Bruja marina.
- Virus informático.

- Me parece que van a ser unos días muy largos – pensó AJ mientras sacaba a Saur de su Pokeball – Dulce Aroma.

El pokemon planta emitió la emanación de empalagoso aroma el cual comenzó a calmar al par de... de... “contendientes”, tal vez demasiados calmados, hasta el punto que AJ tuvo que despertarlos...como solo el haría.


- ¿Era necesario que nos abofetearas tan fuerte? - dijo Alan.
-No- dijo AJ- pero quería hacerlo- añadió luego.
- Pero a Misty no le has dado... tan fuerte- se quejó Alan.
- Misty es una chica, Alan- respondió AJ.
-Eso dice ella- dijo el de pelo naranja.

-¿Comenzamos?-dijo Misty algo molesta al otro lado de la piscina.
- ¿Vamos a empezar combatiendo directamente? -Preguntó AJ.
- ¿Se te ocurre otro modo? -inquirió la pelirroja
- Muy bien, tu mandas – dijo AJ
- Ahora se le subirá a la cabeza- le murmuró Alan por debajo.


La batalla comenzó, siendo esta una de modo individual, surgiendo por parte de AJ la Hipocampa azul mientras que por parte de Misty surgió un pokemon cuyo cuerpo parecía estar formado por dos estrellas violetas, superpuestas una sobre la otra, con cinco apéndices cada uno aunque indudablemente lo más vistoso de dicho pokemon era el brillante rubí rojo enmarcado en un octágono dorado, colores que destacaban fácilmente en comparación con el morado de su cuerpo.

- ¡Draa!

- ¡Mii!

-Empecemos- anunció la pelirroja- ¡Starmie Giro Rápido!

- ¡Hydra Rayo Burbuja! -dijo el pelinegro.

El pokemon estrella comenzó a girar sobre su eje vertical a tal velocidad que conseguía esquivar con facilidad la andanada de burbujas de su oponente cuando no las reventaba sin dificultad.

- ¡Hydra usa Bote! - dijo AJ para evitar el ataque

Estando ya el pokemon asexuado a apenas un palmo de su oponente este consiguió dar un salto utilizándolo como apoyo para impulsarse y, ahora en el aire, caer con fuerza sobre él.

-No funcionara- dijo Misty- ¡Rayo!

La estrella comenzó a acumular energía eléctrica, tan dañina para la mayoría de los de su tipo, disparando una potente y certera descarga hacia donde se encontraba su oponente que no pudo hacer mucho más que caer desplomado al agua.

-Hidra ¿puedes seguir? -preguntó AJ a su pokemon.


La pokemon acuática, no sin cierto esfuerzo, consiguió salir a la superficie para mirar de reojo a su entrenador y hacer un gesto parecido a una sonrisa, estaba claro que su sangre de dragón le empujaba a no rendirse, o como mínimo a dar una buena lucha antes de caer

- Ese es el espíritu – dijo Misty- Pero no ganarás ¡otro Rayo!

El pokemon estelar volvió a disparar el ataque eléctrico si bien esta vez su oponente pudo evitarlo saliendo del agua justo antes de que el rayo entrara en contacto con la misma.

- AJ- dijo la chica con un tono algo más serio que el utilizado hasta entonces -¿Cuál es tu estilo?
- Camisetas, chándal y vaqueros, mayormente – dijo AJ algo extrañado por esa pregunta.
- No me refería a eso- dijo la pelirroja mientras una gruesa gota de sudor se formaba en su cabeza- Me refiero a tu estilo de combate, todos los entrenadores necesitan uno.
- ¿Y el tuyo? - pregunto el chico de Pueblo Paleta.
-El mío es la ofensiva total con pokemon de tipo agua-dijo la líder de gimnasio.
- No sé yo si a atacar sin parar se le puede llamar estilo- pensaba AJ en sus adentros- Pues creo que yo no tengo ninguno – dijo ahora en voz alta.

-En ese caso- dijo Misty- tenemos mucho por hacer-dijo terminando esas palabras con una pequeña sonrisa fijando sus ojos verdes en su amigo y, por unos días, alumno.
 
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#30
AJ tuvo suerte en esa pelea con Giovanni. Me pregunto si ese mafioso no terminará por retirarse habiendo sufrido un paro cardiaco por estrés.

Además pienso que lo que sigue para AJ se pondrá bastante intenso
Descansa. Hasta que nos volvamos a ver...
[Imagen: SwCanxx.png]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 3 invitado(s)