Índice - Pokémon: La vía de Alola
#1
[Imagen: wGFyEa3.jpg]
Una parte de mi no desea hacer esto. Otra, ve imprescindible que lo intente 


Bienvenidos a todos a este nuevo fic de su amigo y vecino AJ. Me conocerán de otros fics como: "Pokémon Path to Glory" fic el cual no esta terminado y... Voy a ser honesto. No estoy en el mejor momento de mi vida para iniciar un nuevo proyecto...pero si estuviera en un buen momento desde luego tampoco escribiría fics. Me gustaría pensar que en estos diez años he mejorado algo (Ya le confirmo a quien tenga esa duda que para nada) estoy desvariando.Pero en lo referente a este fic quiero decir que siempre tuve  la idea de escribir una especie de trilogía, en la cual Path to Glory sería el primer fic y este, Pokémon: La Vía de Alola, que ahora les traigo aquí sería el segundo. E imagino que esto generara distintas dudas.
Para eso:

Mostrar
¿SEÑOR ESCRIBIDOR, SEÑOR ESCRIBIDOR¿ DEBO LEER SU ANTERIOR FIC PARA ENTENDER ESTO?¡¡¡NO QUIERO!!!

No. No es necesario. Mas allá de algún personaje no influirá a nivel de trama.

SEÑOR ESCRIBRDOR SEÑOR ESCRIBIDOR ¿VA A ABANDONAR SU ANTERIOR FIC? ¡NO TIENES VERGÜENZA NI LA CONOCES!  

No. Path to Glory no esta abandonado. Pero si es cierto y es obvio, e innegable, que su ritmo de publicación será aún más irregular. Que nadie espere capítulos frecuentemente de ninguno de los dos fics.

UNA MÁS SEÑOR ESCRIBIDOR ¿SALDRA LILI? ¡YO AMO A LILI Y A SU HERMANO Y A SU..!

No. En principio no esta planeado de que aparezca ninguno de los tres.

Creo que de momento eso es todo. Añadir que para este fic intento hacer algo "nuevo" y aclaro: Algo nuevo para mí, la cueva esta llena de fic que ya intentan hacer eso. Aprovecharé este primer post para dejar los capítulos.

Sin más que decir, espero que lo disfruten.


 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder

Longfic- Pokémon: La vía de Alola

Extension largaLongfic
Franquicia
GéneroAventuraComedia
Resumen

Ah shit. Here we go again, tropical versión.

#16
Cita:-Salutaciones de nuevo, hijo de la entrenadora madre-anunció la felina grisácea-Bienvenida Pokémon Popplio-añadió agitando sus pequeñas extremidades a modo de saludo

Para empezar, carcajé lindo con esta frase, me la pude imaginar hermosamente bien a la situación. La vuelvo a leer ahora y me vuelven las ganas de reirme como un boludo. Pero *ehem*, holaaaaaaa! Al fin puedo parar por acá y leerte nuevamente. De hecho, que bien que hice mi start acá porque me pone en el mood de pokémon. Leer nuevamente como estos jovenes están comenzando su viaje y como crean lazos con sus pokémon, ah  pikaowo . Me está gustando mucho el desarrollo gradual de los personajes, principalmente el de Sofi, ese último trecho contribuyó bastante para el personaje, lo disfruté bastante. También quiero destacar que cada capítulo me llama más la idea de que los pokémon hablen y se entiendan con las personas, me está atrapando y vos lo concilias bastante bien. Sobre la revisión, encontré un par de cositas, pero ya fue, tampoco me voy a poner rompebolas. Also, aguante Rockruff, no me imaginaba esta historia sin que alguien tenga uno (especialmente si después uno de los pibes tiene la versión rival jejej). Por ahora solo esto creo, quiero ver como se las arreglaran en su viaje :3
 
Cita:-El entrenador padre es el progenitor del joven entrenador hijo y el marido de la no tan joven entrenadora madre-respondió con exquisita educación la Espurr.

JAJAJAJJAJAJAJA
Pokémon Connection - Capítulo XVII
Hoenn está bajo amenaza... ¿Podrá un grupo de jovenes transitar la una vez pacífica región?

 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#17
Al fin tuve tiempo para leerlo, y debo decir que es bastante relajado, en el buen sentido. Los pokémon que hablan le dan un toque de gracia, como Rowlet xD, sus personalidades y el modo de expresarse como los Tapus entre otros. Los personajes igual son agradables, teniendo una química muy peculiar que espero se incremente durante su viaje. Nos leemos en el siguiente. Saludos.
                                       [Imagen: APTHhOg.jpg]
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#18
Capítulo 3: Lío en Hauoli
 
Pueblo Lili

Era temprano. Sensiblemente temprano, incómodamente temprano incluso, el cielo no había adquirido el radiante y sereno azul habitual y en su lugar un lánguido violeta teñido por ráfagas anaranjadas era el que observaba a cierto descamisado caminar desde su costero laboratorio hasta el tradicional Pueblo Lili: Construido a los pies de las montañas y con una prudente distancia respecto al mar representaba el saber tradicional, asentado en la lógica más básica, en claro contraste a la costera y populosa Ciudad Hauoli que en caso de un maremoto o catástrofe marina probablemente sería engullida por la embravecida fuerza del océano.

Ajenos a esos catastróficos pensamientos el profesor Kukui caminaba alegremente por Pueblo Lili. El pueblo ya se estaba desemperezándose de la noche y todavía tímidas corrientes humo surgían de las chimeneas con la intención de calentar los tradicionales hogares. El hombre descamisado se dirigía precisamente a la casa más grande del pueblo. No necesitó tocar la puerta para que un sorprendentemente despierto Kaudan le recibiera con un jovial: “Jojojo, pasa Kukui!”

El profesor avanzó, no se fijó en la cantidad de adornos tribales y estatuillas, la mayoría de ellas debían de datar de unos doscientos años, aproximadamente, anteriores al nacimiento del propio Kaudan, ya las había visto miles de veces. Se sentó en la suerte de sillas de mimbre del salón mientras que su anfitrión hizo lo propio, con una mesa de parecido material y una tetera humeante sobre la misma. Indudablemente el sofisticado aroma del té Roserade haría más agradable la conversación

-Dime-dijo el profesor mientras alejaba la taza con el líquido rosa de su boca- No te han convencido, ¿Verdad?
- ¿Quienes?
- Los entrenadores que he elegido este año
-JAJAJAJAJAJA-Carcajeó el Kahuna haciendo, por un instante, peligrar la integridad de la bebida y su recipiente- Daini vive a un par de casas de aquí y conozco a la madre de Adam desde que era una niña. En cuanto a Sofía, vives con ella. Además, le has dado clase a los tres. Confió en tu criterio.
-Gracias Kaudan, lo necesitaba-dijo el descamisado para dar un sorbo a la bebida caliente.
-Sin embargo-indicó el Kahuna dejando la taza sobre la mesa-Sabes que hay una cosa en la que no estoy de acuerdo-Kukui ¿Por qué quieres acabar con el recorrido Insular tal y como lo conocemos?

 
Puerto de Hauoli. Algunas horas más tarde.
 
-Sí… ¡Sí!
 
No era para menos la expresión de satisfacción, el agradable y frío rozar de los distintos plásticos contra su piel, ese tacto, tan simple…tan excitante. Como arqueaba su flexible espalda para que el máximo posible de su superficie sintiera ese tacto, la variedad de formas, los distintos aromas: Suaves y envolventes unos, perfectos para acompañar de tranquila y placida, casi de forma imperceptible; otros más agresivos y atrevidos, un definitivo y excitante impulso para conseguir la máxima salivación. 
 
Y la oscuridad, la penumbra entre aquellas estrechas cuatro paredes, lo que podía ser algo terrorífico y, sin embargo, se sentía tan seguro.
  
-La verdad-dijo el morador de la caja-No recuerdo que el trayecto de Pueblo Par a Pueblo Yarda fuera tan largo-añadió mientras trataba de captar algún estimulo exterior gracias a pequeños orificios del contenedor
 
Y, de repente, pudo oír como pasos se acercaban a la caja, de un momento a otro la abrirían y debería de estar listo para huir y escabullirse lo más rápido posible. Otra vez.
 
-Bien, aquí vamos.
 
El mamífero se reincorporó y sacudió levemente sus menudas extremidades para desentumecerlas, de igual modo se atusó con la lengua su pelaje de color rojo sucio. Estar a punto de huir no era excusa para no estar presentable.
 
Y la luz comenzó a entrar cuando la parte superior fue retirada, entrecerró sus ojos ambarinos y asomó levemente la cabeza.
 
- ¡E-Esto…!¡Esto no es Galar!
 
 
Escuela Pokémon
 
 
Los dos chicos acompañados del quelonio y la pequeña foca esperaban apoyados contra una de las verjas de la escuela, aprovechando los rayos de sol que incidían sobre la misma, pese a que el sol ya estaba a una altura considerable y el día era claro y despajado todavía soplaba una brisa fría.
 
- ¿No se supone que esta chica era la puntual y madrugadora? -preguntó Adam en voz alta, al ver como la pelirroja aún no se presentaba.
-Se supone que sí-bostezó Daini-He madrugado para naaaaaaaaaaaaaaaaaada-añadió, con otro bostezo intercalado.
 
- ¿Tú conoces el lugar al que vamos hoy, Taro? -preguntó la Pokémon acuática.
- ¿Ciudad Hauoli?
-Sí, creo que así se llama.
-Es una ciudad enorme-comentó el Pokémon de tipo planta- ¡Y está llena de comida! -añadió el Turtwig, no pudiendo ocultar un brillo de ilusión en sus ojos.
 
- ¡Alola, chicos!
 
Tanto Los chicos como los Pokémon vieron cómo se acercaban el profesor Kukui acompañado de la pelirroja de Kalos. Esta parecía visiblemente nerviosa a juzgar por el intenso sonrojo de su cara.
 
- ¡Buenos días chicos! -repitió el descamisado-Lamento la tardanza, pero alguien usó demasiado Descanso.
- ¡Profesor!
- ¡Venga Sofía! -seguía diciendo entre sonrisas-No es necesario que pongas ese Cara Susto
 
Los cinco allí presentes pudieron observar como rostro de la chica, ya proclive al sonrojo, adquiriera un tono de rojo nuclear que daba la impresión de que su rostro podía fundirse y caer al suelo en cualquier momento.
 
- ¿Qué debemos hacer ahora? -preguntó Daini.
-Os sugiero-Dijo Kukui-Que al principio simplemente deis una vuelta por Hauloi, pero sin causar demasiado Alboroto, además-continuó explicando-Aunque sepáis lo que es un Centro Pokémon o similar, un Refuerzo no hace ningún daño-añadió para soltar una risa.
-El Centro Pokémon está en el distrito comercial ¿Verdad? -preguntó la chica pelirroja.
-Exacto-dijo el profesor descamisado- ¿Quedamos allí en una hora?
 
Una afirmación de los chicos y la despedida de Kukui bastó en ponerles rumbo a la cercana Hauoli, la ciudad más grande de toda la región de Alola y uno de los principales rostros de la misma. Un lugar donde un oído experto podía ir el sosegado, amén de ligeramente rustico, acento de Johto mezclarse con la vibrante entonación de Teselia. O el más calmado y en cierta manera parecido acento de Hoenn en contraste con el más refinado tono de Kalos. Pero no eran solo los oídos los que tenían motivos para la alegría, también los ojos podían recrearse ante las coloridas ropas ya sea de los habitantes propios o de los turistas. O ante la vistosa y concurrida playa de Ciudad Hauoli de brillantes y subyugantes aguas turquesas y cristalinas pese a lo concurridas.
 
- ¡Mira, Taro! -expresó emocionada Ariel ante la vista de la enorme playa que se extendía ante sus ojos.
- ¿Es la primera vez que ves una playa? -preguntó el quelonio de tipo planta.
-No, claro que no-respondió con presteza la acuática-Pero las playas que hay cerca del laboratorio del profesor Kukui son distintas.
-Esa playa es más silvestre-argumentó Taro-En cambio esta parece más para los turistas.
-Ojalá poder pasear por ella-comentó Ariel-Pero no podemos pararnos ¿Verdad Adam?,¿Adam?
 
La Pokémon acuática apartó la vista de las olas y la arena para girar la cabeza y darse cuenta de que solo la acompañaba la tortuga verde. Ni su entrenador ni los acompañantes de este parecían estar allí presentes.
 
- ¿Adam? -expresó la Popplio preocupada y mirando a todos lados-Taro-añadió de inmediato con tono consternado- ¿Nos hemos perdido?
 
 

Puerto de Hauoli.
 
-Definitivamente, estoy perdido.
 
El zorrillo de pelaje rojo sucio suspiró, luego asomó su cabeza a la infinidad del océano, comprobó mentalmente su pelaje de color rojo sucio, sus alargadas y negras orejas, su igualmente larga cola, los “botines “negros que parecían rematar las puntas de sus patas. Todo parecía estar en orden, como también podía comprobar como el pelaje blanco de su pecho se movía incesante y agitado.
 
-Que fastidio-expresó el Nickit-Me he puesto nervioso, además he corrido demasiado-añadió-Y para colmo estoy en una región extraña.
 
Sin embargo, el vulpino esbozó una pícara sonrisa, de la caja había podido extraer y llevarse con él varios de los alimentos que habían sido sus acompañantes en esa inesperada travesía transoceánica, así se acercó, de entre todos, a un recipiente pequeño de plástico transparente que contenía irregulares trozos de carne fritos y rebozados, claramente habían sido cocinados hace tiempo, por eso la pátina de grasa blanquecina y sólida que los recubría.     
 
-Me recuerda a la caza-pensó el zorro foráneo mientras tragaba los trozos.
 
Pese a estar perdido el Nickit había conseguido encontrar un buen lugar en el puerto, cubierto tras un montón de cajas apiladas, cerca del mar, pudiendo sentir esa brisa húmeda tan distinta a la que él estaba acostumbrado, una brisa salina que acariciaba y abrazaba al cuerpo, en lugar de una fría que calaba hasta los huesos.
 
-Quizás, solo quizás, este sitio no esta tan mal-pensó el Nickit, cuando sus sensibles orejas parecieron captar un sonido-Pasos, alguien se acerca, son más de uno-se dijo mentalmente, obligándose a ponerse en una postura de alerta.
 
El Pokémon siniestro no estaba errado: Pudo ver como hacia él se acercaban tres criaturas idénticas, aproximadamente con una altura que sería la mitad de la suya, de piel negra y con dos pequeños bigotes, abdomen pardo además de penetrantes ojos rojos, aunque lo más que destacaban eran los dientes prominentes que se podía ver aun con la boca cerrada, aunque la boca no estaba cerrada, de hecho mantenían una sonrisa desafiante mientras se acercaban al zorro que optó por reincorporarse a la par que ocultaba sus gastronómicos tesoros con su gruesa cola.
 
-Nunca había visto a un Pokémon como tú por aquí-dijo uno de los de piel negra.
- ¿Eres nuevo aquí? -preguntó el otro.
- Sí ¿Nuevo? -añadió el tercero  
- Sí ¿Y vosotros sois? -preguntó el zorro
- Cierto ¿Donde estan nuestros modales?-dijo el que parecía ser el cabecilla del trío-Somos Rattata de Alola
-Aunque aquí nos conocen simplemente como Rattata-dijo el segundo
-Sí, Alola-añadió el tercero. 

-Como sea-continuó el ratón con bigote-entiendo que no lo sepas siendo nuevo, pero si quieres pasar por este puerto vas a tener que “pagar” 
- “¿Pagar?”
-Sí, pagar-añadió mirando el envase a medio vaciar que estaba comiendo el Nickit.
-Entiendo-dijo el zorro ¿Y si me niego?
 
 
Ciudad Hauoli
 
-Venga, Ariel, calma-dijo el Turtwig con tono conciliador.
 
Ambos Pokémon seguían caminando entre las piernas de los turistas los cuales más allá de algún espontaneo “Que monos” o “¿Se habrán perdido?” no suponían ningún problema, el principal escollo eran las sollozos y primeras lágrimas que habían comenzado a aflorar en el rostro de la Popplio.
 
- ¿Seguro que sabes a dónde vamos? -preguntó la acuática al quelonio
-Claro-respondió con calma el tortugo-Han dicho que iban al Centro Pokémon, solo tenemos que ir allí.
-Y… ¿Y si nos han abandonado?
 
El Pokémon planta dejó de caminar y giró su cabeza mirando a la foca, contrariamente a lo que pudiera parecer su rostro no parecía enojado.
 
-Ariel, confía más, en ellos…y en ti-agregó el Pokémon planta para luego tratar de esbozar una pequeña sonrisa-Adam no parece este tipo de gente. Y puedo asegurar que Daini tampoco.  
 
 
 
 
 -Jum-esos Pokémon parecen de un entrenador…Y dicen que están perdidos-comentó una voz que vio la escena desde detrás de una de las múltiples palmeras que bordeaban la avenida-Es mi oportunidad-añadió para frotar de forma ligeramente maliciosa sus pequeñas patas amarillas.
 
El Turwig y la Popplio seguían caminando, mientras que el de tipo planta decidió darle conversación para distraer la mente de Ariel. Afortunadamente, aunque por diversos motivos, el hecho de que los dos caminaran con el mismo ritmo pausado facilitaba la conversación.
 
- ¿Conoces desde hace mucho a Daini? -preguntó la foca.
-Desde hace unos dos años, más o menos, fui un regalo-comentó Taro de su entrenador.
-Parece un chico muy tranquilo y amigable-respondió la acuática
-Lo es-confirmó Taro-La mayor parte del tiempo-añadió por lo bajo mientras una gota agua que por la humedad que se había acumulado en su hoja descendió cómicamente por el costado- ¿Cómo llegaste al laboratorio del Profesor Kukui? -preguntó ahora el tortugo.
-La verdad es que casi no lo recuerdo-confesó con sinceridad- He estado prácticamente siempre allí, con el Profesor Kukui, con Litten, Con Rowlett.
-Entiendo…algo aburrido ¿No? -dijo el tipo planta-No, la verdad es que no-respondió Ariel-El profesor Kukui es muy bueno y divertido con nosotros y la profesora Pimpinela también lo es, además he podido conocer a muchos Pokémon que a veces ellos estudiaban-añadió mientras su tono de voz comenzaba a ser más vivaz de nuevo.
- ¿Es cierto lo que cuentan del Profesor Kukui?
- ¿Qué es lo que cuentan del profesor Kukui? 
-Lo de que hacen que sus Pokémon le ataquen para estudiar los movimientos.
- ¿Pero eso no lo hacen casi todos? -preguntó con incredulidad la de piel azulada mientras sus ojos se abrían aún más.
-Me alegra ver que estas de mejor humor-respondió alegre el de planta.
 
-Perdón ¿Sois turistas?
 
Quien había hablado era una criatura ligeramente más pequeña que Ariel y Taro, de piel mayoritariamente amarilla y cabeza redondeada de donde además de dos orejas de forma de rombo se podían encontrar unos, relativamente, grandes ojos de color café amen de unos característicos y sonrosados mofletes. Sus extremidades eran pequeñas y regordetas y presentaba en el cuello una parte de pelaje de color negro que parecía dar la impresión de ser un babero o pajarita como también era de color negro la cola.
 
- ¿Turistas? -preguntó la Popplio-Vamos al Centro Pokémon y…
- ¡Una visita turística entonces! -interrumpió chisposamente el Pichu-Os enseñaré esta parte de Ciudad Hauoli-dijo con orgullo señalandosé a sí mismo-Y por un módico precio-añadió casi en un susurro.
-Disculpa-respondió la tortuga de planta-dando un paso al frente-Pero sabemos dónde vamos, no necesitamos una guía. Y además no tenemos como pagarte.
-Soy un ratoncito flexible-respondió el Pichu-Os acompañaré de camino al Centro Pokémon y os enseñaré lo que encontremos en el camino-añadió encogiéndose de hombros
-Pero Taro tiene razón-dijo ahora la Popplio-Nos hemos separado de nuestros entrenadores así que debemos darnos prisa y también es verdad que no podemos pagarte.
- ¿Entrenadores? ¡Todo arreglado entonces! -añadió con viveza de nuevo el roedor-Seguro que llevan algo de comida Pokémon, eso será más que suficiente.
Tortuga y foca se miraron el uno al otro. Una baya no parecía un tributo demasiado caro…y además si se reencontraban con sus entrenadores era un precio aún más barato a pagar…Por mucho que el tono pícaro del Pokémon eléctrico no parecía demasiado digno de confianza.
-Vale-confirmó Taro.
- ¡Genial! -comentó el Pichu- ¡Nada puede salir mal!
 
 
Centro Pokémon
- ¡Todo está saliendo mal!
-Por favor cálmese
 
Era cierto que el tono de Adam era una inapropiado para el tono del edificio medico…Pero también era verdad que sus nervios eran totalmente lógicos…Y tampoco es que los Centros Pokémon con sus múltiples secciones de cafetería y servicio de habitaciones fueran el ejemplo de lugar de calma y sosiego.

-No puedo creer Daini que tu estés tan tranquilo-volvió a hablar Adam-Taro también se ha perdido.
-No se ha perdido-comentó el de Pueblo Lili-Solo que no está aquí
- ¡Esa es la definición literal de perderse!
-En realidad no-apuntó Sofía-Pero sí que es sorprendente tu calma-añadió la originaria de Kalos.
-Ellos saben que veníamos hacia aquí-explicó el de cabello más oscuro-Seguro que están juntos y Taro conoce el camino-dijo con una calma que parecía habitual en él.
 
La mujer de pelo rosa que había hecho callar a Adam levantó la cabeza y miró al heterodoxo trío- ¿Se os han perdido unos Pokémon? -preguntó.

- ¡Sí!
-Solo no sabemos exactamente donde están.

-Sabía que había mucha parte de broma en lo que me dijo el profesor Kukui de hacer de niñera-caviló Sofía para sus adentros-Pero no podía esperar que hubiera tanta de verdad.
 
-Decidme vuestros nombres-quiso saber la enfermera- Los anotaré.
-Adam Uría
-Daini Chilwell
-Sofía Giroux.
-Bien-dijo la sanitaria- ¿De qué Pokémon estamos hablando? -añadió sin levantar la vista del papel donde estaba haciendo anotaciones.
-Una Popplio y un Turtwig-dijo Adam.
-Una Popplio…-repitió la enfermera-Sois entrenadores de la escuela Pokemon, supongo, en caso de que alguien se presente con uno de esos Pokémon me comunicaré con ellos-añadió.
-Lo agradeceríamos mucho-dijo ahora Sofía.
-De todos modos-continuó la enfermera-Hay una comisaria unas calles más abajo, deberíais ir y preguntar si alguien ha llevado allí a vuestros Pokémon o sabe algo.
 
-Eso no será necesario, mi estimada y respetada enfermera Joy
 
Quien había hablado era un joven, de aproximadamente la misma edad que nuestro trío, que se acercaba al mostrador: De estatura media y tez bronceada destacaba por lo inusualmente formal de su vestimenta: Con chaleco de punto de un sobrio marrón sobre una camisa blanca, también pantalón blanco y unos elegantes mocasines de igual color. Lo único que parecía aportar algo de color a su imagen eran sus ojos de un penetrante azul, así como su cabello de un vistoso color rosado que si bien estaba peinado de forma impoluta se permitía el lujo de formar una pequeña coleta en la parte trasera.
 
-Hola Liam-saludó la de también cabello rosa- ¿Puedes explicarte?
-Sera un placer-dijo el recién llegado: Como estoy seguro que sabrás enfermera Joy la policía está teniendo mucho trabajo en las últimas semanas debido a los múltiples menoscabos que están causando en el puerto unos Ratatta de Alola. Además, estos chicos acaban de decir que seguramente sus Pokémon se dirijan hacia aquí, sería ridículo y desafortunado enviarlos hacia otro lugar.
- ¿Y qué sugieres? -preguntó la enfermera.
-Sera una gran dicha para mí ayudar a “compañeros” de la Escuela Pokémon. Yo mismo ofreceré mi mano para que encuentren a sus Pokémon.
-Parece buena idea-dijo la sanitaria-Ahora si os podéis apartar…
 
Antes de salir por la puerta pudieron escuchar perfectamente como una señora oronda como pocas ponía en el mostrador a su Furfrou, jocosamente apodado, Mistetas y reclamaba a la enfermera que debía hacer para que este dejara de engordar.
 
-Liam-comentó Adam en voz alta-Ese nombre me suena de algo
- ¡Claro que te suena! -exclamó Sofía airada- ¡Es un ex-alumno prodigio de la Escuela de entrenadores!¡Además de Capitán del Recorrido Insular!
-Además de que es solo un par de cursos mayor que nosotros-comentó Daini-Estoy seguro que has escuchado hablar mucho de el en la escuela.
-No hay de qué preocuparse-respondió el de cabello rosado con una sonrisa-Y, perdona mi atrevimiento-añadió mirando a Sofía- Kalos ¿Verdad?
-Así es-dijo Sofía tratando de retomar la calma que Adam le había hecho perder-Soy de Kalos ¿Cómo lo has sabido?
-Al oír tu voz he podido revivir los adornados jardines de la Senda del Parterre, el lujo del Palacio Cenit, los otoñales mantos que cubren Ciudad Romantis-dijo el de tez morena-Te estoy verdaderamente agradecido porque me hayas abstraído hasta mis años de joven estudiante en Kalos.
-No sabía que habías estudiado en Kalos-expresó Sofía con asombro- ¿Dónde, si se puede preguntar?
- ¿Conoces el “Lycée Illumis: La Florges Rouge”?  -preguntó.
- ¡Claro que la conozco! -expresó Sofía-Es un instituto privado de Ciudad Luminalia ¡Uno de los mejores de la región! Hay que tener un expediente brillante para siquiera optar a poder acceder…O mucho dinero-añadió la kalosiana que de inmediato se tapó la boca, avergonzada por lo que había dicho o por lo que parecía que había podido decir.
-Te aseguró que por el dinero no fue-dijo Liam con una humilde sonrisa-Y respecto al expediente yo solo trataba de cumplir con mis responsabilidades-añadió.
-Eres muy modesto-apuntó Sofía.
- ¿Perdonad y nuestros Pokémon? -preguntó Adam.
-Cierto, mis disculpas-dijo el de cabello rosa ¿Tenéis algo con el olor de vuestros Pokémon?
- ¿Olor? Sí, supongo que sí ¿Valen sus Pokeballs? -preguntó Daini.
-Por supuesto.
 
Liam abrió su propia Pokeball liberando a una criatura “peculiar”: De aspecto mamífero y alargada, de cabello castaño salvo por una franja de pelaje rubio que recorría todo su lomo desde su cabeza hasta el final de su cola, contaba también con una boca que incluso cerrada mostraba una hilera repleta de afilados dientes, así como una pequeña nariz rosada que junto a sus pequeñas orejas y unos vivaces ojos negros completaban su aspecto.
 
- ¡¿DONDE!?-Expresó el Yungoos con tono demente-Los encontraré y los deportaré ¡Los deportaré a TODOS!
-Olfatea esto-dijo su entrenador alcanzando la pokeball.
 
La aparentemente hiperactiva comadreja comenzó a olisquear las dos esferas contenedoras, acto seguido olisqueó el aire del lugar y comenzó a apuntar hacia el sur. Justo el camino por el que el trío había llegado.
 
- ¡LOS ENCONTRÉ!¡LOS VOY A DEPORTAR! -Exclamó, casi babeando, el Yungoos para salir corriendo como una exhalación hacia donde le indicaba su olfato.
El Pichu caminaba guiando a la Popplio y al Turtwig por principal calle de Hauoli…sin embargo, las explicaciones de este no era nada especial, solo una recopilación de anécdotas en las que el eléctrico roedor no salía demasiado bien parado.
 
-Y de esta palmera me caí cuando intenté coger un coco-explicó mientras señalaba el árbol en cuestión-Aunque fue peor el Crawbrawler furioso-apostilló.
- ¿Y de verdad quieres “cobrarnos” por esto? -cuestionó Taro
-Ya estamos llegando a lo más interesante-dijo el Pichu- ¡Ah! ¡Ahí está! ¡Os presentó el “Gran Mirador de Hauoli”!
 
Tanto Ariel como Taro miraron a lo que el vivaracho roedor les indicaba: Una simple grieta en una valla de madera, siguiendo las indicaciones del Pichu asomaron sus cabezas por la misma.
Lo que pudieron ver era, simplemente, el jardín de algún particular: Con su césped vistoso y verde salpicado de otras plantas que habían brotado espontáneamente y aportaban un punto de color y diversidad, también lo aportaba aunque de forma distinta los distintos parterres de flores rojas, azules y amarillas ubicados estratégicamente para aportar un colorido que la fachada blanca de la casa no era capaz, también como algo distintivo era un pequeña fuente ubicada aproximadamente en el centro de lo que Ariel y Taro abarcaban con la mirada: En la fuente en cuestión, bien refrescándose o simplemente aseándose, estaba un pájaro de plumaje negro y blanco así como un pico y garras bastante agudos y en contraste con sus tiernos ojos azules que a su vez complementaban la franja de plumaje rojo en la cara de la ave.
 
- ¡Hola Pikipek!¡Tiene un jardín muy bonito! -saludó Ariel amistosamente.
 
La mirada de la Pikipek pasó de calmada a asustada en un instante y de asustada a terriblemente furiosa.
 
- ¡Es que una no puede tener algo de paz mientras se baña! -trinó furiosa la picuda-¡Largo de aquí!¡Pervertidos!¡Sátrapas! 
-Pero nosotros no…-trató de explicar Taro
- ¡SEMILLADORA!
 
La iracunda ave alzó el vuelo mientras su pico adquiría un ligero fulgor glauco para a continuación esputar una ráfaga de semillas como si de un tiroteo se tratara. Obligando a que tanto la acuática como el quelonio, junto a su eléctrico guía, se vieran obligados a huir a toda velocidad del lugar. Escapaban con tanta velocidad de esa metralla vegetal que no se fijaron en que, en su carrera, sobrepasaron tanto como una de las principales boutiques de Hauoli, así como el Centro de Turismo, así, buscando de donde refugiarse del ataque que tipo planta, aunque este hacía rato que se había detenido y dejado considerablemente atrás, torcieron a la derecha adentrándose por uno de los callejones anexos al Centro Comercial. Que, pese, al sol que parecía eterno Alola, incluso en ella, había lugares en los que este no era capaz de penetrar.
 
- ¿Por qué nos has enseñado eso? -preguntó Taro mientras aún recuperaba la respiración- ¿Creías que nos apetecía ver una Pikipek bañándose?
-Sí, lo lamento-entendió el Pichu sentándose de forma reflexiva-Entiendo que no te guste ver eso, a veces también he visto bañarse a algún que otro Roselia.
-Ese no es el problema-acertó a expresar Turtwig mientras una nueva gota de agua recorría su sien.
- ¿Dónde estamos ahora? -preguntó Ariel.
-Debemos estar en un callejón anexo al Centro Comercial-respondió el Pichu observando el lugar-Os llevaré a la calle principal de nuevo, lamento un poco esto-Se disculpó el Pichu-Pero desde un tiempo a esta parte los Rattata del puerto se han vuelto mucho más activos y acaparan con todo-explicó-Es difícil encontrar comida.
- ¿Por eso querías que nuestros entrenadores te dieran una baya? -preguntó Ariel.
-Sí-justificó Pichu-Aunque no me quejaría si me dan algo más, al fin y al cabo, estoy en la edad de crecer-añadió con una risa nerviosa que fue seguida de un abisal rugido proveniente de su pequeño y amarillo estómago.
 
El trío siguió caminando por el callejón, afortunadamente era lo suficiente amplio para que los tres pudieran caminar en paralelo sin demasiadas angustias, pero incluso en la soleada Hauoli un callejón oscuro y apartado era algo a evitar.
 
- ¿No oís algo extraño? -preguntó el eléctrico guía agitando sus orejas.
-Pensaba que seguía siendo tu tripa-añadió el quelonio
-Mi tripa no suena como un montón de pasos a alta velocidad y…
- ¡Apartad!

Tanto Ariel como Taro pudieron reaccionar a ese grito, no tanto el Pichu que se vio brutalmente embestido por el que había proferido la exclamación
quedando este también mal parado del choque.


- ¡Comida! -expresó con ojos como platos el roedor viendo que “mágicamente”-tras el impacto varios recipientes de exóticos alimentos habían aparecido de la nada.
- ¡Ni se te ocurra tocarlos! -gritó el Nickit reincorporándose del impacto-Es mío.
-Así aprenderás a no atropellar a un inocente viandante-añadió mientras se disponía a hacerse con el pequeño cartón de nata fresca.
- ¿Inocente? -expresó la mirada que Taro dirigió a Ariel
-Escucha-expresó el zorro-No tengo tiempo para esto, tenemos que salir de este callejón, rápido.
-Demasiado tarde forastero.

Tanto el aludido como los otros tres-giraron para ver como los roedores negruzcos de prominentes colmillos se acercaban por donde había llegado el Nickit.

- ¿De verdad pensabas que nos ibas a ganar en nuestro territorio?
-Siendo forastero
-Sí, forastero.
-En mi defensa-dijo el zorro-Lo estaba haciendo bastante bien, hasta este inesperado “obstáculo”-añadió mientras miraba de reojo al Pichu.
-Como sea-respondió el roedor cabecilla-Te quitaremos la comida sí, pero, además, no saldrás de este callejón intacto-amenazó-No saldréis-matizó.
 
Ese Ratatta chasqueó la lengua y acto seguido otros tantos roedores bigotudos aparecieron por el lado opuesto, cercándoles e impidiendo cualquier huida. Rápidamente adoptaron una postura lista para atacar, acachando el cuerpo ligeramente y levantando la cola, prestos para saltar.
 
-Nosotros no tenemos nada que ver-explicó Taro.
-Sí, seguro que sí-respondió el Rattata regional con sarcasmo.
-Parece-inició Pichu-mientras terminaba de beber hasta la última gota de nata de cocina-Parece que yo voy a tener que encargarme de esto-dijo con tono de confianza mientras se limpiaba el cerco blanco que ahora tenía cerca de la boca-No me llaman el Macho Pichu por nada.
- ¿Eso era un chiste? -preguntó con inocencia Ariel a Taro.
- ¡IMPACTRUENO!

El roedor eléctrico saltó con energía mientras sus sonrosados mofletes comenzaron a rezumar electricidad, sin embargo, esa acumulación de corriente que ahora fluía por su cuerpo lejos de ser lanzada parecía estar atorada en el mismo.

-Otra vez no-alcanzó a musitar antes de que una mini explosión, debido a toda esa energía superficial, interrumpiera su salto y le hiciera caer al suelo-
Estoy frito-alcanzó a decir con tono cansado y unas muy superficiales quemaduras en la piel.

- ¡A POR ELLOS! -exclamó el roedor de piel negra- ¡Especialmente a por el Pichu que se ha bebido la nata!

Dos de los que habían acompañado al cabecilla fueron los primeros en saltar, sin embargo, una pequeña ráfaga de filosas hojas por parte de Taro les hizo retroceder.
-Os he dicho que no hemos hecho nada-volvió a expresar el quelonio dando un paso adelante con decisión.
- ¡Eres una molestia! -exclamó el Rattata
- ¡Sí, molestia! -corroboró el otro.
 
Sendos atacantes se miraron entre sí y cargaron con fuerza contra la tortuga mientras un provocador “¡PLACAJE!” inundó sus bocas
 
-Yo también se hacer eso-respondió Taro- ¡PLACAJE!
 
El quelonio se impulsó con sus cuatro extremidades y cargó también contra los roedores que, debido a la diferencia de masa corporal, salieron despedidos contra unas desvencijadas cajas.
 
- ¡Tú eres el culpable de todo! -chillaban dos Rattata que saltaron agresivamente contra el zorro mientras sus colmillos comenzaban a refulgir, afortunadamente para el Nicktip un disparo de agua a alta presión les apartó de su trayectoria.
- ¿Estas bien? -preguntó la foca al zorro rojizo.
-Eh,sí-alcanzó a decir-Graci...¡Cuidado!

El vulpino siniestro tuvo que apartar a Ariel de una dentellada que uno de sus “colegas” de tipo intentó infligirle.

- ¡Plumerazo! -respondió el Nicktip lanzando unos muy rápidos golpes de cola que aporrearon y alejaron al roedor agresor.
- ¡Cuidado! -alertó ahora Ariel- ¡A tu espalda!

El zorro rojo hizo caso a la nadadora y mostrando unos buenos reflejos fue capaz de girarse y de nuevo lanzar la tanda de rápidos coletazos, sin embargo, un pequeño error de cálculo permitió que el Rattata hincara el diente de la forma más literal posible en el rabo del zorro.

- ¿Que ha pachado? ¿Dónde echtoy? -preguntó el Pichu que comenzaba a reincorporarse solo para que una embestida de uno de los Rattata lo mandara volando justo hacia donde la Popplio trataba de atender si el raposo estaba bien.
-Oh no-expresó Taro-cayendo en la cuenta de que ese par de molestos roedores le habían distraído y alejado de los demás.
-Parecías el más fuerte-dijo uno de esos Rattata-hicimos bien en separarte
-Sí, separarte-añadió el otro antes que otra Hoja Afilada les hiciera huir definitivamente.
 
El resto de perniciosos y bigotudos Rattata tenía rodeados a los otros tres Pokémon, había suficientes para evitar la huida, incluso un ataque a la larga distancia de Ariel o de Pichu que podría servir para apartar a alguno haría que el resto se lanzaran como alimañas. Claramente al cabecilla del grupo le había salido bien su plan y por eso se acerba altaneramente a los cautivos.

-Empezaré contigo-dijo señalando al Nicktip-Voy a hacer que no puedas moverte en un mes-sentenció mientras sus dientes comenzaban a brillar de un fulgor blanco que, dada las circunstancias, daba al Rattata un aspecto aún más amenazador-¡Nadie se burla del clan del Sotobosque! ¡Híper Colmillo!
 
El tiempo parecía circular más lento, el aire tenso y maloliente del callejón silbaba a ser rasgado por el brutal mordisco, los jaleos de los otros Rattata hacía su cabecilla, los pasos de Taro que trataba de correr lo más rápido posible hacia donde estaban los demás…todo parecía suceder a una grotesca cámara lenta, también como Ariel que estaba tratando de proteger al todavía aturdido Pichu hizo un ademán de ayudar a Nicktip solo para que este la apartara con una leve patada.
 
- ¡ALOLA GRANDE DE NUEVO!
- ¡PERO QUE COJ…! -alcanzó a decir el líder.

El Rattata no podía esperar, ni él ni nadie, que su salto y ataque fuera interrumpido por la embestida de aquel esquizofrénico Yungoos que no tuvo inconveniente en morder con ferocidad al siniestro roedor y lanzarlo con furia contra una de las paredes del callejón.

- ¡ME ESTAIS TOCANDO LOS BIGOTES! -Chilló con furia el cabecilla estrellado ¡Unos, A por el Yungoos! ¡Yo me encargaré de estos niñatos molestos!
 
Varios Ratatta se lanzaron en pos de la mangosta que aun entre exaltados gritos y amenazas de deportación era capaz de manejarse contra todo ellos, a veces embistiendo y otras mordiendo a los agresores.
 
- ¡Os encontré! -añadió una jovial voz ya conocida por Ariel que no pudo evitar un gesto de felicidad al ver como el vivaz Rocruff aparecía por el callejón.
- ¡Garu! -expresó contenta la acuática llamando a su compañero por el nombre que Adam le había asignado.
- ¡Hola! -dijo feliz y moviendo la cola de forma incesante en cuanto alcanzó al trío- ¡Una cara nueva! -añadió al percatarse de la presencia del zorro siniestro para acto seguido proceder a lamerle la cara.
-Eres el Yamper más feo que he visto nunca-respondió el zorro por lo bajo mientras se limpiaba la saliva con una pata y apartaba con la otra al vivaz cachorro.
¿Y Adam? -quiso saber Ariel- ¿Y los demás?
-Vienen de camino-expresó el Rocruff que parecía feliz de reunirse con el resto- ¡Parece que os lo habéis pasado muy bien!
- ¿Estáis todo bien? -quiso saber Taro cuando alcanzó al creciente grupo-Tu debes de ser el Rockruff de Adam-alcanzó a decir.
-Me llamo Garu-añadió-Encantado de conocerte.

Probablemente el cachorro de tipo roca se disponía “saludar” con cariño tanto al tipo planta como al todavía desorientado Pichu, sin embargo, el ataque de varios Rattatas que fueron repelidos por una Hoja Afilada y Pistola de agua obligó a posponer temporalmente las presentaciones. Efectivamente el Rockruff tenía razón, poco tardaron en aparecer, no sin cierta dificultad debido a lo angosto del lugar, tanto los tres jóvenes entrenadores como el más experimentando Liam.
 
-De modo que esto es a lo que se refería la Policía-pensó Liam-Normalmente estos Pokémon-dijo ahora en voz alta refiriéndose a los Rattata de Alola son nocturnos, claramente algo los está alterando.
 -Sofía ¿Tu tenías un Pokémon verdad? -preguntó Adam-Ayúdanos a combatir contra los Rattata.
 
Sofía miró el escenario donde se estaba llevando el combate, había aceptado la “invitación” del Profesor Kukui de participar en el Recorrido Insular y eso indudablemente implicaba combates, pero no podía evitar cierto resquemor de enviar a su Pokémon en aquel callejón oscuro y sucio donde un demencial Yungoos agarraba y mandaba a sus oponentes por los aires.
 
-Creo que el Yungoos de Liam se las apaña muy bien solo-dijo a modo de excusa.
-La verdad es que tengo mucha curiosidad por ver que a tu Pokémon-expresó el pelirosado.
 
Era muy notorio cuando la piel de la de Kalos rompía a sudar, pero esta esperaba que Liam no se hubiera dado cuenta, suspiró. Combatir en un callejón no era algo que entraba en sus planes.
 
-No tenéis vergüenza-expresó el ya tantas veces mencionado Rattata que parecía el líder de ese destacamento de roedores-Tenéis entrenadores y…-seguía hablando mientras no podía evitar que su voz se quebrara ligeramente por algún ataque de la hiperactiva comadreja- Y…Y tenéis la poca vergüenza de querer quitarnos la comida ¿¡Que os importa!?¡QUE OS AFECTA LO QUE TENGAMOS QUE HACER PARA SOBREVIVIR!
 
El agresivo Rattata se lanzó velozmente mientras de su cuerpo, en claro contraste con su oscura piel, comenzaba a manifestarse una estela blanca tras de sí como símbolo de la velocidad que adquiría.
 
- ¡Ascuas!
 
El Ratatta de la oratoria se vio sorprendido por una inesperada ducha de pequeñas esferas de fuego, evidentemente le dolían aquellas llamas que quemaban su pelo e impregnaban aquel callejón de un desagradable olor a tostado. Pero probablemente estaba más herido en su orgullo.
 
-Re-comenzó a decir para verse obligado a parar por la tos- ¡Retirada!
 
Los gritos del roedor regional hicieron que sus homónimos se retiraran del lugar como una marea lenta y negra que se interrogaba a si misma el estado ¿Cuántas” bajas”? ¿En qué estado? ¿Cómo debían actuar ahora? Mientras que por otro lado se hacían preguntas mucho más agradables de responder.
 
- ¿Ariel? Me alegro que estés bien-expresó Adam abrazando con fuerza a la pinnípeda.
-Todo está bien-respondió la Pokémon acuática contenta de que su entrenador la abraza-Taro ha sido muy bueno conmigo
-Taro-expresó aliviado Daini al rencontrarse con el Pokémon de tipo planta-Tenemos que estar más atentos-añadió. Estaba claro que, pese a que se había mantenido en calma, más al menos que su compañero, el extraviar a un Pokémon era una experiencia nada recomendable.
 
-Supongo que es momento de que os presente a mi Pokémon-dijo Sofía-Saluda Hermione.
 
La llamada Hermione era una criatura de altura similar a Taro y Ariel, de aspecto vulpino y pelaje dorado a excepción del vello blanco en la parte inferior de su cara y de su ligeramente agudo hocico también poseía una cola relativamente corta, aunque gruesa y acabada en un mechón de pelo naranja, mechones de idéntica tonalidad que también parecían asomar del interior de sus “grandes” orejas y que combinaban con sus despiertos de ojos de idéntico color

-Enchantée-expresó la Fennekin-Me llamo Hermione y es un placer conoceros-expresó educada hasta el punto de que incluso se inclinó ligeramente a modo de cortes reverencia
 -¡Huy! ¡Otra cara nueva! -expresó contento Garu que, aprovechando la postura de la Fennekin, con la mejor intención y quizás debido al aspecto canido de la misma se dispuso a olisquear el trasero de la vulpina.
-¡Grosero!-alcanzó a decir en cuando notó la respiración del Rockruff para acto seguido abofetear la cara del mismo.
-¡Ay!-expresó ligeramente dolorido el can de roca escondiéndose detrás de Ariel y el quelonio.
 
-Detesto interrumpir-decía el Pichu frotando sus pequeñas extremidades superiores, pero… ¿Qué hay de lo mío? -añadió.
-Cierto-dijo Ariel, aun en los brazos de Adam- ¡Vente con nosotros! -expresó dichosa mientras movía su cola/pies/aletas.
- ¡E-Espera un momento! -dijo el Pichu-Yo no me refería a eso yo…
 
Sin embargo, Adam debió de ver la felicidad de la Popplio y los extremados gestos del roedor, así que no dudó en lanzarle una de las Pokeballs que el Profesor Kukui les dio el día anterior. El Pichu debía de estar cansado ya que pese a su reparo inicial no pudo escapar a la que ahora sería su esférica casa.

-¿Tú también quieres venirte con nosotros?-preguntó Adam,mientras recogía la esfera, al Nickit.
-No-dijo el zorro de oscuro pelaje dando la espalda al entrenador de ya tres Pokémon para colocarse al lado de la Fennekin-Ni loco convivir con ese Yamper con piedrecitas-En cambio, contigo…-añadió para guiñar un ojo a su análoga de otra región.
-Muy atrevido por tu parte-dijo Hermione lamiéndose la pata con la que había golpeado a Garu- pero no tengo inconveniente en que nos acompañes, si moderas tu conducta-añadió para luego mirar a su entrenadora.
-Es desde luego un Pokémon muy curioso, creo que son originarios de Galar-expresó Sofía-Seguro que al Profesor le apetece estudiarlo-añadió mientras lanzaba su pokeball hacia el Nickit

“Lanzar” la Pokeball sería muy generoso con lo que hizo la joven de Kalos ya que el esférico más que ser lanzado hasta el vulpino de tipo siniestro prácticamente cayó sobre la cabeza del mismo, pudiendo expresar este un ¡Ay! Antes de que fuera “almacenado” en la pokeball.

-À plus tard-expresó la Fennekin antes que su ahora compañero desapareciera en el juego de luces propio de la Pokeball.

Pese a lo insólito de esas capturas, y teniendo en cuenta como había empezado todo, claramente ese día iba avanzando a mejor, y el ánimo había aumentado.

- ¡Jefe, he atrapado a una de esas asquerosas e inmundas alimañas! -expresó el Yungoos trajendo uno de los Ratatta de Alola agarrada por la cola con los afilados dientes de la mangosta.
-Cállate ya, cansino-No sé qué es peor si el dolor o el oírte-expresó la siniestra roedora con tono más de enfado que de sufrimiento.
-Ya veo Yungoos-dijo Liam que se agachó para ver a la “presa”-Esto no tiene buena pinta-dijo viendo muchas de las heridas, algunas superficiales, otras no tanto, que presentaba-Decidido-dijo para acto seguido lanzar una Pokeball sin usar contra la roedora.
-¡Pero quien te crees…!-protestó la ratona antes de ser “engullida” por el mecánico aparto.

La Pokeball a diferencia de las otras dos capturas del día vibró y se revolvió en el suelo acompañada de un pitido y una luz roja parpadeante, no fue hasta pasado casi un minuto que esta se detuvo.

- ¡Pero jefe! -protestó la mangosta- ¡¿Si la captura como vamos a DEPORTARLA!?-expresó con ese tono histérico que parecía tan habitual en él.
-Descansa Yungoos-expresó Liam con una afable sonrisa mientras el Pokemon de tipo normal también era puesto a recaudo en su esférico-Llevaré a este Rattata al Centro Pokémon-expresó el de cabello rosa - ¿Vosotros habéis quedado allí con el Profesor Kukui, ¿verdad?  -preguntó.
-Así es-expresó Sofía- ¿Cómo lo sabes?

El joven volvió a esbozar otra sonrisa que parecía ser marca de la casa para juguetear levemente con su pelo rosado, rizando y deshaciendo un pequeño bucle.

-Porqué yo también

Mostrar Respondiendo Comentarios
Respondiendo Comentarios 
 
Cita:Me gustan los pokémon que decidiste darle a Daini y Sofía, se ve como un muy buen contraste que por un lado, el primero no use un inicial de la misma región, y que por el otro, la segunda use un pokémon que quiebra el clásico círculo de debilidades (planta-fuego-agua), me hace pensar en la variedad que tendrán los equipos con esa diferencia.

Gracias por el comentario Nemu pero Sofía no ha mostrado aun al inicial, lo hace ahora en este. Reconozco que para lo de Planta-Fuego-Agua soy MUY tradicional

 
Cita: Daini me dejó debiendo un poco, ya que me hubiese gustado ver más escenas con él para conocer más a fondo su personalidad

Honestamente tengo que decir que, en mi cabeza, la personalidad de Daini la tengo mucho más definida que la de Adam. Además...Tengo previsto su protagonismo especial para Daini.
 
Cita:porque se parece tanto a Lilia salvo en la personalidad (???) y que va a hacer en general.
Eso sería un problema...de no ser porque yo ignoró la personalidad de Lilia Laugh in ignorance 
Pero sí, coincido en que pese a no ser intencional ella esta siendo más destacada en estos capítulos
 
Cita: Also, aguante Rockruff, no me imaginaba esta historia sin que alguien tenga uno (especialmente si después uno de los pibes tiene la versión rival jejej). Por ahora solo esto creo, quiero ver como se las arreglaran en su viaje :3


Los Rockruff en Alola son como los Charizard en Kanto xD


Gracias a todos por los comentarios: También, pese a no responder como tal a Kiwi y Pyro. Espero que el fic os siga gustando a todos.

Hasta pronto




 
 0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#19
Primero debo decir que el capitulo hace que no me den ganas de visitar Alola, digo, hasta los pokémon te cobran porque si.
Hablando en serio, sigue siendo bastante divertida, con varias referencias y memes. 
Me parece interesante la caja misteriosa que estas insinuando con Kukui, y las posibles repercusiones mas adelante en la historia.
Me agrado la interactúan de los pokémon, teniendo una mini aventura en solitario recordando a los especiales de televisión. De momento Taro es mi favorito, me hace recuerdo al maestro Oogway, siendo el mas sabio del grupito.
Lo que respecta a los protagonistas humanos, Sofia es mi favorita, y esta algo curioso su interacción con Liam, además de como los demás van teniendo distintas facetas.
Nos leemos en el siguiente. Saludos.
                                       [Imagen: APTHhOg.jpg]
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#20
Un capítulo divertido. Como te dije antes, los pokémon son los que se roban el show y en esta ocasión hubo muchos momentos divertidos. Quizás lo que más me gustó fue el pichu guía turística y que ve a pajaritas lavarse en sus tiempos libres, pero el Trump comadreja estuvo divertido. Me gustan todos los pokémon que has presentado en este cap, pero quizás deberías bajar un poco el ritmo de las capturas, para no saturar de nuevos personajes y que cada uno tenga su momento de brillar en un futuro. Eso sería todo. Sigue enfocándote en los momentos divertidos que tienen estas criaturas, que es lo que se te da mejor.

Saludos.
[Imagen: g325fpf.png]
Los Fan Arts usados en esta edicion son propiedad de sus respectivos autores
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#21
Vaya Yungoos más cómico, viviendo a los memes de Donald Trump al más puro estilo. Too bad, su gobierno no es de verdad, va a quedarse con las ganas de poder deportar a esos pokémon que tienen técnicamente los permisos legales para andar por Alola.
[Imagen: mewtwoLUL.png]
[Imagen: l1Mexwv.png]
Best Friends
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#22
He de decir que… más o menos lo esperaba.

¿Qué cosa? Otro capítulo de 7k del Ajota.

No sé de dónde sacas esa idea de escritor de segunda (mentkra si se de donde) cuando cualquiera quisiera poder describir locaciones tan bien como tu y hacerte sentir que estas ahí viendo lo que pasa y mira que Alola no es mi región favorita  todas pero te esfuerzas en que guste mucho conforme pasas la lcruda.no. 

Pense que Daini se una a quedar con el Pichu of a que cada quien tuviera dos pero e Igual quedó bi en la división. Tanto Pichu com o Nickit se me hicieron fe lindos y ya venís con la esperanza de que de fueran a unir al equipo

Todo esto se siente sorprendentemente bonito. Tan bi en conectado el capítulo.8 y  me gusta que las tramas 6.
[Imagen: 6zFZgO5.png]
Animus. Antrum. Unverse. Anima, Animusphere
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#23
 
 
Capítulo 4: De la A a la Z
 
Todo en Alola parecía más colorido, más luminoso, más vivo: Ya fuera el vivido violeta de los Mareanie en las cristalinas aguas o los coloridos plumajes de los Oricorio en los cielos, Incluso las frutas parecían más apetecibles y vistosas en esas islas alejadas de los ajetreados continentes 
 
Especialmente apetecibles parecían esas frutas perfectamente cortadas y peladas que se encontraban en el Buffet del Combate, lugar donde se dirigían el trío más el Liam: Y es que tras la visita al Centro Pokémon el profesor Kukui les invitó al mencionado Buffet, donde el ya estaba y se encaminaban los jóvenes tras una rápida revisión a los Pokémon participantes en la batalla del callejón
 
Ubicado en el Centro Comercial de Hauoli el Buffet de Combate ofrecía la “simpatica” posibilidad de librar combates Pokémon para pelear por los platos deseados. Claro que también ofrecía la posibilidad de un buffet tradicional. Esa era la opción que había elegido el profesor Kukui que allí les esperaba con una mesa amplia, en la que sin duda podrían comer mucho más de los cinco que finalmente iban a ser.
 
Y así sobre el cálido y acogedor suelo de colores amarillos los jóvenes se acercaron al más veterano, aunque no tanto como ellos creían, profesor Kukui
 
-! Alola chicos! -Saludó con su energía habitual el profesor ya sentado-Menos mal que había llegado yo primero, si no nos quedábamos sin sitio. 
 
El resto voltearon levemente la cabeza solo para comprobar que, aunque la espaciada y bien conseguida distribución de las mesas lo disimulaba, el sitio estaba lleno. 
 
-Creo que nunca había ido a un buffet-Apuntó Sofía-No sé muy bien cómo actuar,
-Pues ahora tienes la oportunidad perfecta-Le indicó el descamisado-Solo tienes que fijar blanco y disfrutar de la comida.
 
El profesor Kukui acordó esperar un poco más en la mesa mientras que los cuatro jóvenes se dirigieron al módulo donde uno podía libremente autoabastecerse.
 
La originaria de Kalos vagaba por la sección de ensaladas, donde además de verduras y de distintos aliños predominaban las bayas, y aunque sus vistosos colores le llamaban la atención no sabía por cuál decantarse, algunas de ellas, pese a poder encontrarse en tiendas, no eran frecuentes en aquella región, sensiblemente más fría de Alola, así si bien puedo reconocer Bayas Aranja y Zidra, se sentía perdida ante los vistosos coloridos, aromas y formas de los demás.
 
-Esta tiene buena pinta.
 
La chica de rasgos claros se puso los obligatorios guantes transparentes de plástico y la tenaza necesaria para manipular la comida. Pese a la pérdida de dexteridad no le costó demasiado agarrar esa baya de vibrante color rojo y salpicada de pequeñas púas. 
 
- ¡Atrás insensata!
 
El grito de Daini le hizo perder la concentración y a punto estuvo de dejar caer la tenaza, afortunadamente una rápida acción del de Pueblo Lili permitió salvar tanto el utensilio como la explosiva baya.
 
-Me has asustado-casi susurró Sofía para distraer la atención que el grito de Daini hubiera podido generar- ¿Por qué has chillado?
 
Daini hizo un sutil gesto con la cabeza, señalando con la testa como, tras las varias filas de alimentos disponibles, se podían ver las cocinas y en ellas a los cocineros laboriosamente trabajando para poder rellenar los platos y/o secciones que quedaban bajo mínimos.
 
-Sí, las cocinas-respondió la chica-Puede que nunca haya ido a un buffet, pero se que la comida no aparece sola.
 
-No es eso, fíjate bien-
 
Sofía se fijó en cómo Daini trazaba con el dedo las distintas vías para poder acceder desde las mesas al buffet propiamente como tal
 
- ¿Que se supone que tengo que ver? 
-Fíjate como estas Baya Tamate son el primer plato que te encuentras vengas por donde vengas, ya sea al natural para ensalada como las que tú ibas a coger o en salsa como allí, o revueltas con carne como más allá.
-Supongo que es así ¿Pero ¿qué pasa?  -respondió ya intrigada la entrenadora de Fennekin.
-La Baya Tamate es conocida por su intenso sabor picante, además de por su vistoso color rojo...Pero-agregó para bajar la voz-En los buffets de este tipo las bebidas hay que pagarlas aparte.
- ¿Quieres decir? -inició Sofía- ¿Que las bayas Tamate están distribuidas para obligar a la gente a consumir varias bebidas?
-Así es-Expresó Daini-Comer en un buffet es una complicada partida de ajedrez-añadió en tono ligeramente dramático.
 
Una gota de sudor recorrió la frente de la chica, aun así, no podía evitar reconocer que el entrenador de Taro tenía razón, además, le divertía ver como los ojos verdes de su compañero, usualmente serenos como una cesta de manzanas de ese color, parecían afiliados y certeros como un Rayquaza atravesando un meteorito mientras hablaba de esa conspiración baya-macarrónica.
 
- ¿Y qué me recomiendas entonces? -pregunto Sofía-Me apetecía una ensalada.
- ¿Así que ensalada? -déjame pensar.
 
Los ojos verdes escanearon con quirúrgica precisión todas las baldas y filas, dispuesto a encontrar lo que podía satisfacer a su compañera.
 
-Allí, las bayas Ziuela-recomendó Daini-Tienen un sabor equilibrado y debido a su lentitud de crecimiento acumulan muchos nutrientes
-Muchas gracias Daini-dijo Sofía con verdadero agradecimiento.
 
Sofia fue a por las bayas que Daini le había recomendado y mientras cogía y colocaba ingredientes en su plato y su bandeja no podía evitar mirar y sonreír al ver como Daini parecía poseído mientras esta elegía y observaba lo que ponía en su plato. Incluso le parecía que el cabello del chico se erizaba ligeramente: casi como él aura mística de un guerrero legendario, uno particularmente dedicado a la noble arte de gastronomía, le hubiera poseído.Tras sonreír para sí misma por lo disparatada de la idea volvió a centrarse en su plato
 
No tardó demasiado en llenar su plato:Una ensalada de base de lechuga con, entre otras verduras, unas baya ziuela como Daini le había recomendado, así como también alguna baya meloc y una salsa de queso de Miltank por encima. Cuando ella llegó a la mesa junto a Liam, así como Daini y Adam el Profesor Kukui se levantó para elegir su propia comida, dejando para los chicos tanto una barra de pan como una botella de agua mineral del Monte Lanakila y varios vasos para servirla.
 
-Podéis empezar sin mí, no tardaré-Dijo Kukui-¡Ahora a Triturar!
 
- ¿Que habéis pedido vosotros? -pregunto Sofía, con un aparente renovado interés por la alimentación
-Omelette du Chansey-respondió Liam mientras se servía agua-Además un poco de ensalada de Tamar-expusó Liam-Además de la utilidad en los combates la baya Tamar es alta en fibra y además su aroma similar a la verdura fresca recién recogida siempre aporta un toque tranquilidad necesario en cualquier plato.
-No podía esperar menos del mejor alumno de la escuela Pokémon-dijo ligeramente sorprendida Sofía- ¿Y tú Daini?
-Yo me he puesto un Filete Derribo-explicó Daini, mostrando ese trozo de carne rodeado de una mezcla de verduras salteadas-Además le he untado miel al filete-añadió como si fuera lo más normal del mundo.
-Yo-inició Adam-Yo...yo me siento bastante estúpido-agregó, mostrando que su elección eran un simple plato de pasta y unas porciones de Pizza.
 
Para desgracia de Adam una risa larga y estruendosa inundó la mesa hasta que llegó Kukui poco después con su plato.
 
-Me alegra oír vuestras risas chicos-dijo el profesor sentándose con un gran bol de caldo relleno de ingredientes- ¿Pero los Pokémon no comen?
- ¿Tenemos que pedir comida para ellos? -Pregunto Sofía
-Yo me encargo de la comida-dijo Kukui mientras señalaba como en la zona de abastecimiento, aunque sensiblemente separados de la comida, había varios cuencos de plástico transparentes reutilizables.
 
Los chicos se levantaron nuevamente para agarrar los cuencos que necesitaron y liberaron a sus Pokémon: Debajo de la mesa se manifestaron los Pokémon del trío más el ruidoso Yungoos y la Ratatta de Alola que presentaba un vendaje alrededor del cuello. Acto seguido el profesor Kukui sacó de su bolsillo una bolsa transparente casi hasta punto de rebosar de unos bocados en forma de corazón y de cada uno de los colores del arcoíris.
 
- ¿Estas? -inició la Rattata de Alola con cierto recelo en su voz- ¿Estas son pokehabas? -preguntó cuándo veía su cuenco lleno.
-No son bayas ¡Pero me vale! -Expresó el Pichu introduciendo su cabeza en el cuenco.
-Me alegra que te gusten Zappy-Expresó Ariel con ese tono amable que parecía inherente a ella.
-Zappy-dijo el Pichu repitiendo el nombre que Adam le había puesto nada más recibirlo de la Enfermera Joy en el Centro Pokémon-Me gusta, es un nombre que me da preseggkofkofj
- ¿No ves que son más grandes que tú? -le espetó el Nickit-Normal que te atragantes.
 
Mientras un doble golpe, sin demasiada coordinación, por parte de Taro y Garu hacían que el menudo roedor escupiera el trozo que le atoraba, el zorro de pelaje oscuro miraba con menos entusiasmo las pokehabas en su plato.
 
-Esto...esto no es mi delicioso curry-suspiró con cierta decepción tras olisquearlo.
- ¿COMO TE ATREVES A DESPRECIAR NUESTRA COMIDA? -Chilló el Yungoos -! ¡EXTRANJERO TENIAS QUE SER!  -agregó con su lunático fervor- ¡Y SINIESTRO! -añadió- ¡Y A TI TAMBIÉN TE VIGILO! -exclamó a la que ahora era su compañera de equipo
- ¿A mí que me cuentas, chiflado? -respondió con indiferencia la forma regional-Yo estoy comiendo.
 
-Cierto-Expresó Sofía acordándose de algo-Miré profesor, capturé un Nickit, tengo entendido que son Pokémon poco frecuentes fuera de Galar-explicó-Quizás le gustaría estudiarlo.
 
Kukui miró al Pokémon siniestro interactuando con el resto de inocentes criaturas, y Yungoos, para esbozar una pequeña sonrisa.
 
-Sin duda que es un ejemplar muy raro por estas latitudes-expresó el descamisado-Por eso sería mejor que te los quedaras, un Pokémon “especial” para una chica “especial”-añadió entre risas.
- ¿Qué quiere decir con especial? -inquirió con tono enojado la oriunda de Kalos
- ¿Has pensado algún nombre bonito para él? -Dijo Kukui refiriéndose al zorro originario de Galar
-Por favor-suspiró el zorro-Nada de nombres como Foxy, Blacky o similares. 
-Había pensado en Lupin-confesó Sofía
-Lupin-repitió el Nickit-No está mal-añadió-y desde luego está mucho mejor que estas habas-agregó una vez más para, con innegable resignación, introducir el morro en su cuenco.
 
- ¿Que plato ha pedido usted, Profesor? -preguntó Sofía.
-Un “Ramen Hoenn”-explicó este mientras separaba los palillos de madera que lo acompañaban-Ahora es momento de darle un buen mordisco 
-Parece ciudad Arrecipolis-apuntó Adam antes de que el profesor descamisado rompiera la idea artística del cocinero.
 
El hombre de la bata paró la acometida de los palillos al oír el apunte de Adam: Verdaderamente la acumulación de ingredientes en el centro del bol de decoración oriental, con cierta dosis de imaginación, se asemejaba a la gran montaña hueca que parecía Ciudad Arrecipolis desde los cielos, el caldo en el que flotaban podría ser compararse con las famosas rutas submarinas que rodeaban a esa ciudad. Incluso, aunque seguramente fuera accidental, otros ingredientes flotando en la “esquina” superior derecha e inferior izquierda del caldo anaranjado podrían verse como una gastronómica representación de las “vecinas” ciudad Algaria y Pueblo Oromar
 
-Bien visto Adam-apuntó Kukui-La geografia sí que se te da bien.
- ¿Y cómo conoces tú Ciudad Arrecipolis? -preguntó Sofía, con un tono que expresaba profunda sorpresa.
 
Una gruesa gota de sudor volvía a deslizarse por la sien de Adam¿Tan estupido se pensaba Sofía que era?¿ Solo porque ella había presentado un análisis de los distintos colores de los Vivillion y la ventaja adaptativa que cada uno de estos suponía? Claro que, sin duda, eso requería mucha más elaboración que el ligeramente esperpéntico: “Índice de Contaminación del aire debido Muk, Muk de Alola y Swalot” que él había realizado.
 
-No debí de usar el culo de Purugly como medida estándar de emisión de gases-musitó Adam en sus cavilaciones.
-Lo que pasa-Explicó Daini-Es que a Adam nuestra Alola se le queda pequeña-expresó con tono jocoso pero que no evitaba cierto aire de verdad-Por eso quiere saber más de otras regiones.
-La verdad es que, tristemente, es un sentimiento habitual-suspiró Kukui-Aunque-añadió con un tono mucho más optimista que Liam captó de inmediato-Estoy seguro que Alola tiene mucho más que ofrecer, a todos, hay mucha gente trabajando para que sea así. 
 
La charla continuó mientras la comida en los platos disminuía...para luego de inmediato abundar, la conversación se aprovechó de que había surgido el tema de las distintas regiones, con Kukui explicando las relativa similitud entre el archipiélago en el que se encontraba y la región de Hoenn así como los lazos culturales pero también comerciales de Alola con las lejanas, aunque realmente todas parecían estar lejos, Galar y Teselia o también la importancia de regiones cómo Johto y Kanto en aspectos más sutiles de la vida cotidiana. Se podía decir que la comida se había convertido en una imprevista e improvisada clase
 
- ¡AAAAAAAAAAAAAH! -Tronó un grito femenino en “estéreo” que inundó todo el local y que hizo que durante unos segundos todo el mundo dejara de llevarse comida a la boca
 
- ¡Perdón, Perdón! -Expresó una de las perpetradoras del grito- ¡Pero eres Liam! -Añadió mientras los decibelios volvían a subir- ¿Podrías firmarnos un autógrafo a mi amiga y a mí? -expresó alborotada mientras trataba de buscar un bolígrafo o algo para poder escribir.
- ¡Sí! ¡Un autógrafo-expresó la otra contenta- ¡Oh no!  -cayó en la cuenta de inmediato-No tenemos donde escribir.
-Aunque sea una servilleta-casi suplicó la otra.
-No será necesario.
 
Liam, sin perder ni por un segundo su inmaculada sonrisa, sacó del bolsillo del pantalón un pequeño bloc de notas del que, con un pulso impecable, arrancó dos hojas.
 
-Muchas gracias-expresaron a coro las jóvenes alborotadas mientras una le entregaba el bolígrafo al entrenador del Yungoos
-Lamento deciros que no pinta-expresó Liam.
- ¡OH NO!
 
Diligentemente el pelo rosado extrajo de su otro bolsillo un bolígrafo en perfecto estado y que desprendía un lujo considerable.
 
-Decidme vuestros nombres 
-Burgundonfora.
-Pantaleona.
 
Tanto Adam como el Profesor Kukui tuvieron que hacer horribles esfuerzos para no expulsar cual Hidrobomba por la nariz el agua que en ese momento estaban bebiendo, sin embargo, sin cambiar el gesto lo más mínimo el chico anotó perfectamente los nombres de las jóvenes, las cuales tras otro grito doble que haría palidecer a un Exploud se retiraron del lugar.
 
-Igual que cuando estabas en la escuela-expresó Kukui-Sigues despertando la misma Atracción
-Oh, profesor-expresó el de cabello rosado-Yo solo soy un joven normal.
-Un joven normal…que será vuestro primer oponente-continuó el descamisado mirando ahora a los otros tres chicos.

Los aludidos levantaron la mirada, mirada que luego intercambiaron entre sí: Era lógico si Liam era capitán del Recorrido Insular que les tocara combatir contra el…o no. Si algo distinguía a Alola de otras regiones era que no era necesario combatir para avanzar en el recorrido insular sino superar las pruebas bien del mencionado capitán, bien del Kahuna, eso no significaba que un gimnasio fueran exclusivamente combates, ni que las pruebas del recorrido insular implicaran la ausencia total de batallas Pokémon.

 
Sur de Ciudad Hauoli
 
El ambiente, aunque seguía siendo enérgico y vibrante parecía indudablemente más calmado, incluso pese a la presencia del puerto donde distintas embarcaciones partían hacia las islas vecinas, incluso algunas se adentraban en el gran azul para alcanzar los grandes puertos de otras regiones: Carmín, Olivo, Portual, Canal…
Parecía haber menos turistas pese a que las calles eran igual de amplias que en los aledaños de la llamada “Zona Comercial” las distintas y variadas tiendas eran paulatinamente sustituidas por casas: más humildes unas, y más ostentosas otras, de hecho, el heterogéneo trío esperaba en un solar vacío, que desentonaba enormemente, y que estaba a un tiro de piedra de lo que podría clasificarse sin lugar a duda como una mansión. No tanto por el tamaño del edificio si por la extensión del terreno donde se encontraba así como la piscina de aguas pulcras y cristalinas que ellos pudieron atisbar por breves segundos antes de dirigirse al mencionado solar donde el Profesor Kukui y Liam les habían citado.


-¿Qué creéis qué haremos?-preguntó Adam.

-Por lo que tengo entendido-inició Sofía-El recorrido insular son una serie de pruebas supervisadas por el Kahuna, aunque no sé qué tipo de prueba nos podrán pedir aquí-Dijo la de Kalos.
-Quizás haya algo escondido y debamos encontrarlo-comentó Daini-Aunque no se me ocurre tampoco el que-añadió mirando como todo el terreno era un simple descamado, solo unos grandes tubos de hormigón que parecían haber sobrado de una obra parecieran candidatos a poder esconder algo.
 
-Diria que nos toca un combate-dedujó Adam-No tendría sentido que nos hubieran traído hasta aquí para otra cosa.
-Pero un capitán insular es distinto a un líder de gimnasio-puntualizó Sofía-No tienen por qué combatir
-He oído-dijo Daini-Que se planea cambiar el recorrido insular, hacerlo más “atractivo” para los entrenadores, tanto los de Alola como los extranjeros.
-Tiene sentido-habló ahora la pelirroja-No hay ningún entrenador de Alola que haya quedado clasificado entre los dieciséis mejores de otras regiones, ni este año ni el anterior.
-Ni el anterior tampoco-confirmó Adam-Pero ¿Cómo sabes tú eso? -preguntó el de ojos castaños-No sabía que te interesaban los combates.
-No tengo tanto interés, cierto-corroboró la de cabello cobrizo-Pero es de conocimiento público, además estuvimos mirando junto el profesor Ciprés esa estadística hace no mucho-finalizó.
-Si no me equivocó-continuó Adam-La mayoría de los puestos más altos se los reparten entrenadores de Kanto y Galar.
-Dicen-comentó casualmente Daini-Que Kanto hay un pueblo muy pequeño que “exporta” entrenadores como Hoenn exporta Galletas Lava.
-Es verdad-confirmó de nuevo el originario de esa mencionada región-Pueblo Paleta.
-Pueblo Paleta también es muy conocido por el profesor Oak-añadió Sofía-A parte de su importancia por sus descubrimientos ha sido una gran fuente de inspiración para otros profesores Pokémon y científicos en todo el mundo.
 
-Puedo ratificar eso.
 
El trío de chicos dirigió su mirada a quien había hablado: El profesor Kukui que junto a Liam acababan de llegar.
 
-De todos modos, chicos eso es cosa del pasado y el pasado se presta mucho a la Distorsión-dijo-De todos modos, Liam, te cedo la palabra.
-Mis estimados compañeros-dijo el de cabello rosado dando un paso al frente-Como capitán del recorrido insular me llena de orgullo y satisfacción retaros a un combate Pokémon.
 
Los chicos volvieron a mirarse entre sí, ya habían sopesado la posibilidad de que se tratara de un combate así que no les resultaba tan extraño, aun así, pudieron notar como unos nervios, los primeros de ese tipo en su viaje, les atenazaban cual Krabby a los dedos de un bañista.
 
-¿Cuáles serán los turnos?-preguntó Sofía.
-Combatiremos los cuatro-respondió de inmediato Liam
-¿Cómo en una Battle Royale?-preguntó Daini.
-Parecido-añadió Liam-Pero seréis los tres contra mí.
 
A un lado del escampado estaban los tres chicos, varios metros en dirección opuesta se econtraba el joven de cabello rosado, lateralizado, pero en un punto intermedio se encontraba Kukui que ejercería como árbitro.
 
Mientras que por parte de los jóvenes se manifestaron la foca azul, la vulpina de fuego y la tortuga de tipo planta por lado de Liam apareció una criatura bípeda, ligeramente superior al metro de altura y de pelaje blanco en su mayoría, a excepción de una especie de ojeras de color marrón, al igual que sus orejas y pequeñas marcas en su brazos y piernas que acababan e unas manos y patas tridáctilas, sin duda lo más representativo era la estructura parecida a una boina que portaba en la cabeza así como una cola larga, tanto que el Pokémon la tenía agarrada para facilitar su movilidad, y que acababa en un rematado similar a una brocha que incluso supuraba un líquido similar a la pintura.
 
-Smeargle, Pokemon Pintor: La punta de su cola rezuma un fluido especial. Lo pinta todo con este líquido para marcar su territorio. Hasta la fecha, se han encontrado más de 5.000 tipos de marcas distintas dejadas por este Pokémon-Informaron a coro las Pokédex de los chicos.
 
-Encantado-dijo el extraño perro pintor agachando la cabeza para hacer una ligera reverencia-Espero que podamos disputar de un buen combate-añadió a los iniciales de distintas regiones que serían sus oponentes.
 
- ¡Smeargle contra Ariel, Taro y Hermione! -exclamó Kukui- ¡Que comience el combate!
 
 
 - ¡Hoja Afilada!
- ¡Ascuas!
 
 
El quelonio de tipo planta agitó su cabeza lanzado la rápida sucesión de filosas hojas mientras que la vulpina de fuego expulsó de su boca una pequeña esfera del mismo elemento. Para desgracia de ellos el ligeramente más tardío ataque de fuego convirtió a las hojas en un viento de cenizas que ni siquiera alcanzó a su oponente.
-Tsk-chasqueó la lengua molesto Taro
-Oh! Je suis desolée-expresó Hermione-Lo siento.
-No, no pasa nada-insistió de inmediato la tortuga.
 
-Es nuestro turno Smeargle-dijo Liam- ¡Usa Punzada Rama!
 
La cola de Smeargle comenzó a gotear un brillante liquido verde que envolvió parte importante del rabo del Pokémon mientras esta parecía endurecerse.
 
 -¡En garde!-afirmó el Pokémon pintor antes de lanzarse dispuesto a usar su cola como si de una lanza se tratase.
 
Así portando su cola, cual pato Galariano haría con su lanza, se lanzó en ristre, puede que, debido ahora la textura más parecida a un vegetal desprendiera un ligero y relajante aroma a hierba recién cortada, pero eso no le restaría ningún ápice de daño a la estocada que el Smeargle propinó a la Pokémon acuática.
 
- ¡Ariel! ¿Estás bien? -preguntó Adam
- ¡Sí! -respondió enérgica la foca azul, aunque sin podía evitar llevarse la aleta al costado que había sido golpeado.
 
-Se ha acercado para ejecutar un ataque físico como Punzada Rama-valoró Sofía-Es el momento de tratar de golpearle- ¡Usa Arañazo!

Claramente la zorra de fuego era mucho más ágil así que pudo de un par de saltos acortar la distancia que la separaba a ella y al quelonio de la Pokémon acuática mientras mostraba unas pequeñas pero filosas y brillantes uñas.
Liam no tuvo que darle una orden a su Pokémon para volver a usar el ataque de tipo planta confrontando así la cola-pincel-lanza contra las resplandecientes uñas.
 
-Es…Es tres fort-expresó la vulpina, sabiendo que destacaba más por los ataques a larga distancia que por una confrontación directa, aun cuando resistía el elemento planta que ahora utilizaba el Smeargle.
 
- ¡Ariel golpéale también, con Destructor! -Pidió Adam.
- ¡Voy!
 
La pinnípeda apoyó en el seco suelo una de sus aletas para acto seguido usar la otra y tratar de golpear por la espalda.
 
- ¡Smeargle! -alcanzó a decir a Liam
-Lo lamento, señoritas-volvió a expresar con tono refinado del Pokémon de tipo normal.
 
El Pokémon pintor no tuvo más que dejar de ejercer fuerza con su Punzada Rama y, haciendo gala de una buena velocidad hacerse a un lado, eso fue suficiente para que la de tipo fuego y agua colisionaran entre sí.
 
-Estimadas señoritas-dijo el Smeargle de nuevo-Me temo que necesitáis más coordinación.
- ¡Aun quedo yo!
 
El Smeargle no pudo esta vez eludir la embestida que le propinó el Turtwig, golpeándole de lleno en el costado y haciéndolo retroceder varios metros.
 
- ¿Estáis bien? -preguntó Taros a sus compañeras de combate.
-Sí.
-Oui, pero tenemos que mejorar nuestra coordinación-expuso la Fennekin reincorporándose.
-Eso es verdad-respondió la tortuga de tipo planta.
 
Como si estuviera alineada con los pensamientos de su Pokémon, Sofía dirigió una mirada a sus dos compañeros humanos: Adam parecía estar preocupado por Ariel y su aparente falta de experiencia y Daini parecía poseer una expresión muy similar a la del buffet.
 
-Adam-Le susurró Sofía- ¿Esto es normal?
- ¿El qué?
-Esto.
 
La chica señaló, con la máxima discreción posible, al natural de Pueblo Lili y buscó en los ojos de Adam algún gesto de complicidad y comprensión frente a la extrañeza.
 
-Ah-expresó de inmediato el de ojos castaños con tono de tranquilidad-Es lo que le pasa cuando se concentra, o se pone nervioso…O tiene hambre, es normal.
 
La oriunda de Kalos parpadeó escéptica, le aliviaba que esos ligeros cambios incluso físicos fueran asunto habitual, por otra parte, le extrañaba que algo que a sus ojos era tan notorio parecía inadvertido o ignorado por los demás, rápidamente devolvió su mirada al campo de combate: Tanto Hermione como Ariel disparaban sus ataques elementales que a veces se anulaban entre sí mientras que Taro se encargaba, a más corta distancia, de embestir y de lanzar la ráfaga de hojas.
 
-Smeargle, refresquemos sus ánimos ¡Torbellino! -exclamó Liam.
 
El Pokémon pintor que había eludido con relativa facilidad todos los ataques iluminó la punta de su cola de un color azulado, acto seguido aprovechando su velocidad les rodeó dibujando un circulo azul en el suelo ante los que los intimidados Pokémon solo pudieron acularse más en en el centro del mismo.
 
- ¡Et Voila! -Exclamó el tipo normal.
 
Como si acabara de recitar un conjuro del circulo de “pintura” azul comenzó a brotar agua que rápidamente se elevó y arremolinó atrapando a Taro, Ariel y Hermione en el mismo. No es que el contacto con el elemento en sí fuera especialmente dañino de por sí, tampoco para la Fennekin que a diferencia de otros Pokémon de su mismo tipo carecía de una llama externa, pero el continuo movimiento de las aguas, el verse a merced de estas y que, en este continuo movimiento, podía llevar a pasar sumergido más tiempo de lo necesario si era una amenaza a tener en cuenta.
 
- ¡Ariel! -exclamó Adam- ¡Intenta mantenerlos en la superficie! -reaccionó con presteza Adam.
- ¡Sí! -respondió de inmediato la foca avistando a sus compañeros que, fuera de su elemento, pugnaban por mantenerse en la superficie.
 
-El agua es muy fuerte-apuntó Taro - ¿Podrás llegar?
 
La acuática se fijó en como el torbellino giraba a alta velocidad, sería complicado nadar contra corriente, más aún cansada como estaba.
 
-Tengo que mantenerme a flote-expresó la tortuga vegetal escupiendo agua-Pero…
 
Viendo la dificultad para nadar en vertical el quelonio trató de colocarse en su posición habitual al caminar, tratando así de ocupar más espacio y tratar de flotar.
 
Por su parte la Fennekin tenía más dificultades, la fuerza constrictora del agua le oprimía las patas traseras por lo que solo podía tratar de usar sus patas delanteras.
 
-Me está costando-resopló Hermione, notando como le costaba mantearse en superficie, así como el frío del agua calaba atravesó de su mullido pelaje.
- ¡Hermione agárrate a mí! -expresó Ariel.
 
La vulpina de fuego vio fugazmente una masa azul moviéndose en los rápidos, agarrándose a ella, no tardo mucho Ariel en alcanzar también a Taro.
 
-Mon dieu-Expresó sorprendida Hermione mientras era rodeada de una de las aletas de la Popplio- ¿Cómo puedes nadar tan rápido en esta agua?
-Cierto-dijo Taro que estaba sujeto por la otra aleta-Gracias, por cierto.
-De nada-respondió gentilmente la acuática-No estoy nadando-añadió con tono natural-Estamos dejándonos llevar por la corriente.
 
Tanto el reptil como la de tipo fuego miraron hacia abajo viendo como la Popplio usaba sus aletas inferiores para nadar a favor de la corriente, reduciendo así el daño que podían generar las embravecidas aguas en caso de oponer resistencias.
 
-Al fin, un poco de trabajo en equipo-comentó el Smeargle.
-No es necesario tanta rudeza, Smeargle-comentó Liam casi dejando salir una risa.
-Lo sé-respondió el pintor-Eso es trabajo tuyo.
-Tienes razón compañero-respondió el capitán del recorrido insular-¡Smeargle usa Patada Ígnea!
 
 
-¿Patada Ígnea ?-pensó Kukui-Parece que Liam sí que va en serio-añadió mentalmente.
 
Kukui tampoco pudo evitar esbozar una sonrisa cuando veía que el pintor avanzaba velozmente y esta vez un fluido rojo comenzaba a manar de su cola y se concentraba alrededor de su pierna izquierda, acto seguido se impulsó para saltar con la diestra y, en el aire, descender en posición diagonal mientras el líquido rojo de la pierna zurda comenzó a deflagrar entre crepitantes llamas.
 
-Es verdaderamente fuerte cuando puede usar un ataque como Patada Ígnea y mantener el torbellino activado-apuntó Sofía viendo como el perro de la boina caía en picado.
 
-Va directo al Torbellino-dijo Daini.
-Directo al Torbellino…-repitió Adam- ¡Eso es! -se le ocurrió de repente al entrenador de la Popplio- ¡Expulsa a Taro y Hermione del Torbellino!
 
Pese al inusual meteorito pinturero que se cernía sobre ellos Ariel no tuvo duda en obedecer a su entrenador y debido al menor peso de los cuerpos en el agua pudo empujar tanto a Taro como Hermione fuera del Torbellino, librándose de la acción restrictiva de las aguas y del ataque Patada Ígnea.
 
- ¡Ariel, Pistola Agua!
-Al sacar a Taro y Hermione del Torbellino-comentó Adam mientras veía como la foca valientemente dirigía su chorro a alta presión contra el ataque-Evitan ser golpeados por la Patada Ígnea.
-Y podrán disponer de un ataque libre justo después de que Smeargle derrote a Ariel.
-Y hay más-dijo Adam con tono decidido-Ariel no va a ser derrotada.
 
 
La Pokémon seguía lanzado el chorro de agua contra el Smeargle, ligeros hilos de vapor se desprendían de la pierna del mismo debido al contraste del ardiente fuego y el frío ataque de agua sin embargo la Pistola de Agua era incapaz de frenar el avance, tampoco de sofocarlo.
 
Y finalmente se produjo el flamígero contacto, más allá de la resistencia de tipos que Ariel podía tener, que nunca estaba demás, era solo uno de los casi infinitos factores que llegaban a intervenir en un combate Pokémon, algo más que un simple intercambio de movimientos, algo más que un deporte, algo más que una serie de cálculos matemáticos, algo más que una tradición. Así cuando el vapor que había generado la colisión entre el fuego y el giratorio vórtice acuático comenzaba a disiparse se pudo apreciar la figura del can pinturero que miraba a un punto donde el vapor era mucho más denso.
 
-Te has ocultado en mi Torbellino para protegerte de la Patada Ígnea ¿Me equivoco? -preguntó el Smeargle.
-Así es-respondió con cierta candidez la Popplio mientras trababa de disipar el vaho con sus aletas, especialmente denso a su alrededor debido a la masiva evaporación del torbellino.
-Inteligente-reconoció el tipo normal-Y sin recibir una orden de tu entrenador.
-Sí-expresó ahora la acuática-Le miré y sentí que quería decir eso.
 
- ¡Hoja Afilada!
 
-Es muy descortés interrumpir una conversación-musitó el Smeargle.
 
Acto seguido Pokemon de tipo normal se giró hacía donde venían silbando y desgarrando el aire el ataque planta para responder con su Punzada Rama, dejando así las filosas hojas picadas en el suelo. No esperaba que parcialmente oculto por la ráfaga de hoja una bola de fuego le impactara directamente.
 
-¡Bien, le golpeaste!-felicitó Taro.
-Merci-agradeció la vulpina-Gracias también a que estaba ocupado con tus hojas.
 
 
-Smeargle-dijo Liam calmado.
 
El Smeargle con agilidad se retiró velozmente del lugar como si tal cosa para colocarse a escasos metros de su entrenador, este dirigió una breve mirada al profesor Kukui para luego de volver su mirada al frente, donde los entrenadores y sus Pokémon se encontraban.
 
 
 
-Con elegancia-inició Liam mientras estiraba sus brazos, permitiendo así que su manga se quedara corta y revelara una curiosa pulsera blanca en la zurda-Con perseverancia-afirmó separando los brazos en diagonal- ¡Con educación y paciencia, se alcanza el camino a la excelencia! -expresó mientras sus brazos se colocaban sobre frente y pecho- ¡CARRERA ARROLLADORA! -exclamó junto al Smeargle
 
Era extraño oír a Liam “gritar” de esa manera, como también, resultó extraño la intensa y brillante aura ambarina que recubrió tanto a pelo rosado como a su Pokémon, así, el Smeargle que había ejecutado los movimientos en perfecta sincronía junto a su entrenador se lanzó a huracanada velocidad, la tierra del descampado se levantaba a su paso como si de un tornado se tratase, el aire a su a vez se arremolinaba alrededor de la fulgurante y fulgurosa estampida del Smeargle, incapaz de huir de la fuerza que portaba en su veloz avance.
 
- ¡Taro! -intenta cubrirles-Pidió Dani, que había sido el único capaz de reaccionar en medio del impresionante ataque.
 
Con buen criterio debido a sus más elevadas defensas el quelonio de tipo planta dio un salto para tratar de proteger a sus compañeras, interponiendo su cuerpo contra la veloz estampida y es cierto que la idea funcionó…durante un segundo, lo que tardó el Turtwig en salir proyectado por la fuerza del envite, otro segundo después tanto la foca como la zorra eran atropellados por el inesperado tren de mercancías en el que se había convertido, temporalmente, el enjuto Pokémon de tipo normal
 
-Eso…-expresó Sofía-Eso era un Movimiento Z ¿Verdad? -dijo con tono de asombro mientras hacía volver a Hermione a su Pokeball.
-Movimientos Z-repitió Adam, haciendo regresar también a Ariel a su correspondiente receptáculo –Me suenan de algo.
- ¡Claro que te suenan! -exclamaron a coro tanto Daini como Sofía y como el profesor Kukui que acababa de acercarse al grupo-Y-continuó el profesor descamisado-Gracias Liam por mostrarle a estos jóvenes entrenadores la Fuerza de un capitán del Recorrido Insular y que en un combate puede pasar cualquier Sorpresa.
-Ha sido un placer profesor Kukui-dijo Liam mientras hacía regresar el Smeargle a su receptáculo esférico-Y estaré más que dispuesto a retar a mis estimados compañeros de la escuela Pokémon cuando ellos gusten.
 
Dicho esto, el entrenador de tipo normal tras una elegante reverencia hacia los jóvenes entrenadores, se retiró del lugar, mientras, en el cielo el azul celeste cálido pero acogedor había permutado por un naranja intenso salpicado de nubes sonrosadas, el mar, que nunca estaba demasiado lejos mandaba su brisa marina, más fría y húmeda que durante el día, a barrer la tierra. Había sido un día largo desde que partieron por la mañana hacia Ciudad Hauoli, la perdida de los Pokémon, el conocer a Liam, a Zappy y Lupin, el combate que acababan de vivir…
 
 
-Un día duro como una Pedrada ¿Verdad chicos? -dijo el profesor Kukui-Vuestras casas no están muy lejos y he aparcado cerca, puedo acercaros-se ofreció de inmediato.
 
Tanto Daini como Adam intercambiaron miradas entre sí, no tardó en salir una respuesta verbalizada por Adam, aunque compartida por los dos
 
-Profesor, gracias, pero…Preferimos pasar nuestra primera noche como entrenadores en el Centro Pokémon.
-Tiene sentido-respondió de inmediato el descamisado- Y tú Sofía ¿Quieres volver a casa o experimentar el Mismodestino que los chicos?
 
Sofía, casi sin darse cuenta, esbozó una pequeña sonrisa: En que poco tiempo había considerado el hogar del Profesor Kukui y la Profesora Pimpinela también su casa y la de Hermione, eso le sorprendía ligeramente, como también le sorprendía las palabras que a continuación brotaron de sus labios.
 
-Gracias Profesor, pero-continuó-Creo que también pasare mi primera noche como entrenadora en el Centro Pokémon.
 
El gesto de Kukui pareció contrariado…durante unos segundos, de inmediato una amplia sonrisa llena de blancos y perfectos dientes se dibujó en el rostro- ¡Bien dicho Sofía! -agregó de inmediato-Me gusta ese Avivar de tu actitud-añadió de seguido revolviendo el cobrizo cabello de la oriunda de Kalos-Pero Dormiréis en habitaciones separadas¿No?
 
- ¡PROFESOR!

 


Mostrar Respondiendo Comentarios
Primero mil gracias a todos por los comentarios. Me alegra que las aventuras tropicales de los Pokemon Parlanchines os sigan convenciendo.
 
Cita: Como que la transición que hiciste entre su charla con el kahuna a la escena en la que se muestra la llegada del Nickit a Alola se siente algo apresurada. Como si te hubieses apurado a sacar el capítulo a las corridas. Pero quizás solo soy yo.

Precisamente lo de introducir algo tipo: Sur de Ciudad X/ Pueblo Y etc. que como puedes ver es algo que no hago en Path era para dar una indicación del lugar y precisamente que ese cambio de escena no fuera tan brusca como podría ser una descripción de un lugar totalmente distinto.

 
Cita: Eso y con eso ya se completa el trío de protagonistas con iniciales que se counterean entre los tres.

Equilibrado, como todo debe estar
 
Cita:Las adiciones a los equipos de los tres tampoco están mal, aunque quizás me late que Adam ya está recibiendo demasiados pokémon antes que el resto y sin tener que esforzarse mucho por obtenerlos.

Sí, honestamente las capturas nunca fueron lo mío, el ir a por un Pokemon molerlo a golpes y capturarlo me resulta raro. El que se te una por el poder de la amistad tambien, por eso, tomando Path como referencia, allí prácticamente todos empiezan con los equipos completo. Sí, Adam se le han llenado las Pokeballs(Que mal suena) muy rápido. Pero no capturara más hasta la próxima Isla, De hecho, si todo marcha bien Sofía sería la que acabaría Melemele con más Pokemon, pero para eso todavía queda mucho.
 
Cita:Me agrado la interactúan de los pokémon, teniendo una mini aventura en solitario recordando a los especiales de televisión. De momento Taro es mi favorito, me hace recuerdo al maestro Oogway, siendo el mas sabio del grupito.

Tiene cierto sentido que así sea, aunque no se si sabio sea la palabra: Al final, especialmente comparándolo con Adam y Ariel, lleva mucho más tiempo con su entrenador, es lógico que sea más experimentado.
Cita:Lo que respecta a los protagonistas humanos, Sofia es mi favorita, y esta algo curioso su interacción con Liam, además de como los demás van teniendo distintas facetas.

No la Shippeen 

Honestamente yo también notó que me cuesta escribir menos de Sofía, es algo que nos pasa a todos, como los personajes acaban adquierendo características o protagonismo que no se tenía planeado. Espero que este capitulo muestre más aspectos de Daini.

 
Cita:Quizás lo que más me gustó fue el pichu guía turística y que ve a pajaritas 
En estos capitulos me ha salido más decente de lo habitual pero algo paje...pajarero el Pichu, ya vereís
Cita:pero el Trump comadreja estuvo divertido.
Hay un poquito de Ramen en el Trump Comadreja xD. Si había Pokémon parlanchines era algo inevitable
 
Cita:va a quedarse con las ganas de poder deportar a esos pokémon que tienen técnicamente los permisos legales para andar por Alola.

Hombre, Niptick técnicamente si que es ilegal xD. Es curioso como por otro lado los Ratatta de Alola llevan más tiempo en la región que los Yungoos. La Hipoteca 
 
Cita:No sé de dónde sacas esa idea de escritor de segunda (mentkra si se de donde) cuando cualquiera quisiera poder describir locaciones tan bien como tu y hacerte sentir que estas ahí viendo lo que pasa y mira que Alola no es mi región favorita  todas pero te esfuerzas en que guste mucho conforme pasas la lcruda.no. 
Mil gracias Kiwi
Cita:Pense que Daini se una a quedar con el Pichu of a que cada quien tuviera dos pero e Igual quedó bi en la división
Puedo spoiler y spoilero que las capturas de Daini llegaran pronto, y que como le dije a Luna, y le tenía que haber dicho a Doc, Adam ya se quedo castigado sin capturar.


Creo que eso es todo de momento. Muchas gracias de nuevo y hasta la próxima.
 
Mewwave



 0  0  1  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0
Responder
#24
Mostrar Pyromentario
Continuamos con las aventuras del trio Aloliano de AJ.
Estuvo chistoso la parte del buffet, yo pensaba que Adam había pedido una pizza con piña. Las interacciones (No por ser románticas, sino de personajes) siguen siendo graciosas y relajadas, haciendo relucir más las personalidades de todos, al igual que los pokémon que no se quedan atrás.
En cuanto a la batalla, fue bastante dinámica, en un principio sabia que los tres iban a perder ante el Dios Smeargle, me causo gracia que no estuvieran sincronizados o que cancelaban sus ataques, y el ataque final me dio cierto aire a Dragon Ball.
No se si la elección de Liam de hacer una batalla, en vez de algo más típico de Alola, sea algo con relación a lo que quiere Kukui.
Sin más que escribir, nos leemos en otra ocasión.
                                       [Imagen: APTHhOg.jpg]
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#25
Si hubiese una forma de describir lo que he estado leyendo en la menor cantidad posible de palabras, esa forma es decir que fue divertido xD.
El Yungoos Trump, el Nickit extranjero, los pokemon hablando, las ocurrencias del profesor Kukui (sobre todo la última xD), ha sido bastante bueno, y eso que me había puesto a leer sin demasiadas expectativas, puesto que el título parece un poco cliché. En fin, me está gustando cómo lo estás llevando hasta este punto. Sigue así.
nadaoriginal: La historia de un escritor de fanfics que te liga todo lo que se mueve mientras se burla
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#26
... sé que había hecho un post muy guay, y ahora resulta que no está... debería ir a dormir, supongo...

A ver, vamos a repetirlo en la medida de lo posible ówò

Como había dicho, el tema de los Pokémon habladores se ajusta mucho a tus fortalezas en cuanto a narrar historias. La historia que nos traes del viaje de tres chicos va dando oportunidad a que aquello que ocurre al principio de todo se vaya cociendo en un segundo plano... a ver qué les espera...

Ah, sí, me encantaron las referencias a Path to Glory (al compartir universo y eso); a ver qué tanta repercusión tienen entre sí las historias (de cero a completamente, toda opción es válida e interesante a su modo)

Bueno, ha salido algo más atropellado que el post original, pero sólo quería pasar a saludar y decir lo mucho que extrañaba leer fanfics de Pokémon, así que ya me verás más a menudo por aquí ^^

Mostrar
[Imagen: anh12KW.png]

Wasureruna saigo no buki wa ai sa
♪♪
 
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#27
Unos comentarios atrás, quizás fue el primero de todos, te dije que les faltaba personalidad a Adam y a Daini para distinguirlos y todavía lo sigo pensando, pero creo que están dando pasos en la dirección correcta. Después de todo, tenemos la escena de Daini y Sofía en el buffet y además tenemos lo que la segunda notó en el primero. Mientras tanto, Adam ha comenzado a revelar más aspectos de si mismo; es bueno actuando de manera espontanea y tiene interés por visitar otras regiones. Estos pequeños detalles me ayudan a que comience a reconocer a estos personajes como dos entes individuales en vez de dos chicos intercambiables como había sido hasta el momento. Bueno, la batalla estuvo bastante interesante, pero siento que al final solo fue para que Liam se saque la verga frente a los muchachos. Espero una próxima revancha, para que se meta la carrerita por donde le quepa. Ah, la manera en la que presentaste los ataques del smeargle es bastante ingeniosa.

Me recuerda a esa chica de la pintura de One Piece.

Eso sería todo por ahora. Saludos.
[Imagen: g325fpf.png]
Los Fan Arts usados en esta edicion son propiedad de sus respectivos autores
 0  0  1  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#28
 
Capitulo 5: Entuerto en el huerto


 
El sol salía lentamente entre las montañas de la Isla Melemele, como una yema redonda y anaranjada que brotaba de un hipotético huevo negro, aplazando la oscuridad del cielo durante unas horas… ¿Era mala la oscuridad? No, solo otra parte del ciclo y tan importante como el día. Una parte que permitía descansar los ojos, descansar la mente, descansar el alma.


Centro Pokémon de Ciudad Hauoli 


Sofía se despertó en la cama del Centro Pokémon y dedicó una mirada a su habitación: Una habitación individual de fachadas de un dulce y discreto color crema, de decoración frugal y modesta, lógico por su carácter temporal, pero acogedora: un pequeño cuadro de unos Oricorio de variados colores, bien atornillado a la pared por si se hospedara un amigo de lo ajeno, así como una mesita de noche, un pequeño escritorio y armario era lo que, junto a la mencionada cama, trataba de aportar un toque hogareño al hogar, no así, aunque igual de necesario, era la puerta que daba aun baño individual que contaba con ducha y retrete.
Sofía entornó los ojos, le costó a primera vista ver sobre las sabanas rojas a la Fennekin dormida, la cual al notar movimiento comenzó a desesperezarse.
 
-Bonjour-Bostezó la vulpina mientras se estiraba.
-Bonjour-respondió la de Kalos ligeramente somnolienta.
 
Volvió a entornar los ojos al verse sorprendida por un rayo de sol despistado que se coló furtivo por la ventana, torciendo su mirada hacia la izquierda, hacia la mesita de noche, notando un pequeño libreto ubicado encima de la misma.

-Menos mal que el Profesor Kukui se acordó de traernos nuestros pasaportes-suspiró viendo el mencionado pasaporte sobre la mesa.
 
La de Kalos volvió a recostarse sobre la almohada y estiró el brazo para alcanzar el documento, lo abrió de nuevo: La primera página sobre un estampado floreado contenía su nombre, Sofía Giroux, su lugar de nacimiento en la lejana Kalos, su número identificador como entrenadora y una pequeña fotografía de ella.

-Sin ellos no podríamos hospedarnos aquí-añadió entre bostezos-Cinco minutos más y nos uniremos a los demás ¿Vale Hermione? Solo cinco minutos más…
 
Pasaron cinco minutos, otros cinco, otros diez, luego una media hora, otra media hora…
 
Finalmente, con el sol mucho más alto en el firmamento la chica bajó y se dirigió a la recepción del Centro Pokémon.
  -Un momento-alcanzó a decir la chica mientras parpadeaba de forma lenta y llena de incredulidad-¿Como que Daini Chilwell y Adam Uria se han ido?
 


Ruta 2


La Ruta 2 de Alola: Un reguero de casas que lentamente se difuminaba para dar paso a la naturaleza y que servía de enlace entra Ciudad Hauoli y las montañas del norte de Melemele, un armonioso camino cuyo principal mérito era ese: armonizar el jolgorio, alboroto y arena de la Playa Big Wave con el silencio solemne del Cementerio de Hauoli, no muy lejos el uno del otro, o los más pronunciados acantilados de la ruta 3 con los fértiles y llanos huertos dedicados al cultivo de bayas. Y no importaba si era un camposanto o un sendero ascendente hasta las montañas: Todo parecía bucólico y calmado…
 
- ¡Placaje!
 
El quelonio de tipo planta aceleró para embestir con toda su fuerza contra un árbol. La sacudida no tardó en recorrer toda la planta desde las raíces hasta su copa haciendo que de esta cayeran varias frutas de diversos aspectos y tamaños.
 
-Creo que es hora de descansar Taro.
 
Daini se sentó bajo el cobijo del árbol y su sombra mientras se secaba el sudor de la frente, ambos cogieron un par de las bayas que habían caído al suelo. No percatándose de lo frecuente que era en Alola que un solo árbol diera distintos tipos de bayas ¿Cambio Climático? ¿Una alta tasa de hibridación? Realmente no importaba, casi siempre había sido así…
 
- ¿Te preocupan esos dos? -pregunto Taro mientras mordía su pieza de fruta, viendo como la mirada de Daini se dirigía al noreste de su ubicación.
 
-Un poco-respondió el de ojos verdes mordiendo también una pieza de fruta-Pero Adam y Ariel estarán bien, además él también tiene a su Rockruff y su Pichu.
 
- ¿Te resultaría raro tener otro Pokemon? -preguntó el reptil de tipo planta.
- ¿Celoso?
 
El quelonio sonrió restregando cariñosamente su frente contra la pernera de su entrenador-Vamos a tener que  entrenar mucho para poder dominar los Movimientos Z-añadió.
-Sí-respondió Daini de inmediato-Los Movimientos Z…

De inmediato miró a sus desnudas muñecas, carentes de la pulsera que ayer mismo había usado Liam para desatar ese poderoso ataque que le dio, mejor dicho, le ayudó a asegurar el combate. Algo extraño y desconocido, incluso exótico,  para el resto del mundo.Y, si bien en Alola no era algo de todos los días esos poderosos movimientos no eran ningún secreto que tener que ocultar.

 -Honestamente-continuó el entrenador-No me importa demasiado el tema de los Movimientos Z-añadío mientras se reincorporaba-Pero sí tendremos que entrenar si queremos poder avanzar en el recorrido insular.

-Sí, vamos-acertó a decir el quelonio levantándose también.


 -¡Ayuda!

Tanto Daini como su Pokémon agudizaron los sentidos al escuchar ese grito de ayuda, casi de inmediato pudieron ver como de unos arbustos cercanos salió volando, huyendo más bien una pequeña criatura: Un ser de aspecto menudo y cuyo pequeño cuerpo parecía recubierto de una suave y fina capa de pelusa amarilla, contaba con cuatro piernas negras relativamente largas así como dos alas blancas, con motivos marrones, que movía pesadamente, seguramente debido al cansancio, también tenía unos vívidos ojos negros y una pequeña probóscide en mitad de la cara.

 Debido al diminuto tamaño de la Pokémon parecía un esfuerzo titánico llevar la Baya Aranja que seguramente la alimentaría durante días. Y finalmente no pudo hacer más que desplomarse sobre el fértil y negro suelo.

-¿Oye, estás bien?-Preguntó Taro con intención de acercarse a la desmayada.
-La tenemosssss.
-sí, tenemos.

Saliendo del mismo arbusto por el que había aparecido el menudo insecto suegieron uno de esos roedores de negro pelaje a los que Taro ya se había enfrentado hace nada. Y junto al Ratatta de Alola una criatura de mucho mayor tamaño: Un ofidio de piel con un tono oscilante entre el rosa y el violeta pero con un vistoso amarillo en el vientre, así como en sus ojos, cascabel y una banda alrededor de su “cuello”. Una vistosa combinación de colores que sin duda advertía de un efervescente veneno que sin duda maduraría en su siguiente etapa evolutiva. 

-Te dije que no podríassss esssscapar de nosotrosssss-siseó el Ekans acercándose a la inconsciente.

-Solo una loca intentaría robarle al jefe delante de sus narices-aseveró el Ratatta de Alola que no tuvo que aplicar ninguna fuerza para arrebatarle la baya azul a la agotada Cutiefly.

-Pero yo no robé nada-alcanzó a decir la de tipo bicho con un hilo de voz.

-¡JA!¡A otro Cubone con ese hueso!

Quien habló fue una tercera criatura que salió del arbusto y que parecía acompañar tanto al Ekans como al roedor isleño: Era un ave de plumaje de un sobrio marrón oscuro, contrastando con el intenso rosa que presentaba la cabeza “desnuda”(ignorando el mechón de plumas que presentaba, más parecido a la coleta de una colegiala que otra cosa) y que también contrastaba con la casi cómica estructura ósea que presentaba en la parte inferior de su cuerpo ya que por función pero también por localización o aspecto podría interpretarse tanto como una armadura o un pañal.

-Vullaby, Pokémon Pañal: Todavía está en su tierna infancia y muestra un apetito voraz. Como sus alas son muy cortas para volar, da brincos soñando que vuela por el cielo.-informó la Pokédex de Daini
-Robar, encontrar…-inició la ave-Lo importante es que esa Baya Aranja era nuestra y volverá con nosotros-Afirmó con soberbia acercándose a la casi desmayada insecta.
-¿Por qué no te metes con alguien de tu tamaño?-interrumpió el quelonio, interponiéndose entre la pequeña rapaz y la Cutiefly.

El Pokémon de tipo planta notó como Daini se colocó a su lado y lo agradeció mentalmente. Pese a que su Hoja Afilada le permitía atacar a distancia y a múltiples enemigos tanto la voladora como el Ekans tenían resistencia natural ante los ataques de su elemento. Por no hablar ,que pese a sus palabras, el ofidio siseante quintuplicaba su altura si fuera capaz de estirar completamente su cuerpo.

-Tenías un compinche?-preguntó la Vullaby viendo a la Cutiefly tratar de reincorporarse tras el Turtwig-¡Como sea!-añadió de inmediato-Nos vamos-dijo dando la espalda tanto al quelonio como a la cansada Pokémon de tipo bicho 

Daini miró a la agotada Pokémon, tan pequeña que parecía que podía convertirse en polvo si alguien la tocaba, como si el simple y caritativo gesto de llevarla en brazos fuera a hacer que todo su cuerpo se quebrara como una ramita.

-Creo que es la mejor opción-dijo Daini mientras inflaba una Pokeball en su mano.

Acto seguido acercó la clásica esfera bicolor, roja y blanca, al cuerpo de la Cutiefly, cuando estuvo lo suficiente cerca esta se abrió convirtiendo, de alguna manera que Daini nunca podría entender, a la Pokémon en una masa luminosa que fue “devorada” por la mencionada Pokeball.
-Hay un Centro Pokémon más al norte-Le dijo Daini a Taro-Vamos.


 -La la la.

La Vullaby camina erguida y feliz mientras lanzaba y recogía al aire la Baya Aranja, encantada de haberse conocido, mientras de vez en cuando miraba a sus espaldas donde tanto el Ekans como el negro roedor rastreaban un saco raído pero repleto de bayas.

Oye Ratatta-susurró siseante el Ekans-Si ella es la mássss nueva…¿No debería de ayudarnosssss?
-Es solo una mocosa egocéntrica-respondió con tono bajo el Ratatta regional-No tuvo problemas en envalentonarse en perseguir a esa Cutiefly pero si te fijaste bien cuando se cruzó con ese Turtwig le temblaban las patas.
-Patasssss-siseó enfadado el Ekans-Ya tardabaisssss en presumir de vuestrasssss hediondassss  y sobrevaloradasss extremidadesssss.

El Ratatta agachó la cabeza resignado mientras sus patas, o ¿barriga? En el caso de Ekans, les llevaban por senderos menos transitados donde la vegetación se iba haciendo más abundante y que las ramas entrelazadas de distintos árboles generaban una bóveda oscurecedora, incluso a la luz del día.
Por ese camino oscurecido, y que presentaba una agradable sombra, comenzaban a aparecer, en los márgenes, huesos de bayas y frutas varias así como otras roídas hasta los límites.

-Jefe ya estamosssss aquí-siseó la serpiente morada al alcanzar un pequeño claro entre medias del sotobosque.
-Traemos lo que nos pidió-añadió el Rattata acercando un poco más el saco atiborrado de frutas.
 -Excelente.

Tanto el roedor como el ofidio y la ave miraron hacia las ramas de los árboles, oyendo unos apresurados pasos descender por las mismas con tanta agilidad que no se percataron de que estaba tras ellos hasta que lo oyeron engullendo la fruta.
Se trataba de una criatura alta, de unos dos metros aproximadamente, pero cuya postura encorvada le hacían parecer más pequeño, presentaba un pelaje mayoritariamente blanco pero con parches de pelaje negro repartidos por varias partes del cuerpo. Negro también parecían ser la piel debajo de su pelaje ya que sus casi humanas manos y pies desnudas presentaban ese color. Aunque sin duda lo más destacable de este Pokémon era como su cabeza parecía cubierta por un pequeño casco verde parecido a un medio coco.

-¡Comed!¡Vosotros también ¡Vamos!

El Passimian no paraba a comer a manos llenas pero con un sutil golpe de su cola hizo rodar suavemente algunas bayas hasta el trío. Huelga decir que una cantidad ínfima comparada con las que se había reservado para sí.

-¿Solo esto?-preguntó la ave sin poder, ni querer, evitar un tono de desprecio, provocando que tanto el Rattata como el Ekans estuvieran a punto de atragantarse.
-¿Algún problema?-dijo el Passimian clavando sus iris rojos en la Vullaby.
-Pues sí-inquirió esta de inmediato aunque seguido de un paso tembloroso que no pudo evitar-Nosotros somos los que hemos recogido estas bayas.
-¿Nosotros?-pensaron de nuevo el roedor y el Ekans intercambiando miradas incrédulas.
-Sí--se reafirmó la Vullaby-Nosotros hemos estado trabajando mucho para recoger todas estas bayas ¡No es justo que tú comas mucho más y a nosotros nos dejes las migajas!

El Passimian se pasó la mano por su boca, secándose el zumo rojo que la manchaba para acercarse a la habladora ave, era imponente ver al Pokémon ligeramente erguido acercándose mucho más a sus teóricos dos metros de altura.

-Aprecio a los valientes-dijo el simio con sonrisa socarrona mientras la suave brisa hacía mover las pequeñas hojas pegadas en sus hombros-Pero-añadió agarrando a la joven emplumada de su extraño y tétrico pañal-Detesto a los mentirosos y a los aprovechados.
-¿Q-Qué, qué vas a hacer?-expresó la Vullaby con tono temeroso, sin parar de aletear de forma tragicómica 
-¡PATEADOR!

El lemúrido dejó caer a la ruidosa y redondeada pajarraca desde la torre de control que parecía cuando estaba en una postura más vertical y acto seguido y con una gran coordinación pateó a la ave que a su vez fue lanzada como un enorme y chillón balón que se perdió entre las ramas de las frondosas copas de los árboles  mientras profería múltiples maldiciones.
 
-¡YA- AH!-Se felicitó el simio carcajeante entre risas por su buen pateo.
-Eh, jefe, tenemossssssss un problema aquí-siseó el Ekans preocupado.

El Passimian giró la cabeza viendo hacia donde apuntaba el Ekans, el saco, tan raído y maltratado como estaba seguía obviamente igual de mal, lo grave y motivo de desconcierto era que la copiosa cantidad de bayas que aún quedaban habían desaparecido 

-¿Como ha podido pasar?-preguntó el simio.
-Creo que lo sé-respondió el roedor regional mientras se retorcía el bigote-Esa Vullaby debe de habernos distraído con su numerito mientras su cómplice nos robaba-explicó-Al final no es tan estúpida como parecía-añadió.
-No quería llegar a esto-dijo el Passimian rascando su mentón mientras entornaba sus ojos-Pero no queda más remedio-sentenció-Atacaremos el Huerto de Bayas.

 Norte de la Ruta 2

-¿E-Esto es el cielo?

Verdaderamente que no lo parecía, por mucho que una fuerte luz cenital casi la dejara ciega cuando esta se pudo disipar lo que surgía ante sus, relativamente grandes, ojos eran unas asépticas paredes blancas así como varios cables por su pequeño cuerpo y que acababan en una máquina que parecía monitorizar sus señales vitales.

-Oh, ya te has despertado-dijo una dulce y casi musical voz..

La menuda insecto miró a quien le hablaba: No era de mucho mayor tamaño que ella, aunque diera esa sensación debido a la larga hilera de flores que parecía adherida al pequeño cuerpo flotante y verde donde se encontraban los ojos y la boca.

La Cutiefly miró a la Comfey que sin soltar entre sus pequeñas las flores que formaban parte de ella misma parecía irradiar un suave y relajante brillo de colores rosado y verde a la par que un agradable y calmante aroma.  

-Parece que ya te has despertado-dijo una  enfermera que al ver el aparente buen estado de la Cutiefly agarró una Pokeball cercana a la mesa de la misma-Vamos a devolverte con tu entrenador.
-¿Entrenador?

 Si se ignoraba la verdadera y principal función de un Centro Pokémon: El atender y sanar a las criaturas de bolsillo, amén de una puntual atención a humanos en caso de emergencia, podría pasar perfectamente por un Centro Comercial o cualquier edificio que sirviera de punto de encuentro. El hecho de que ofrecieran alojamiento a los entrenadores y otros servicios como cafetería hacían que incluso gente que no tenía nada que ver con la cría de las criaturas, pocos desde luego, pudieran pasarse por allí.

Aun así su función de hospital seguía siendo lo primordial y lo que hasta ese lugar arrastraba al joven vestido de verde acompañado de su igualmente verde quelonio.

-Daini Chilwell-dijo una voz-Acuda al mostrador a recoger a su Pokémon, Dani Chilwell venga a recoger a su Pokémon-repitió.

El mencionado se levantó del sillón de la sala de espera donde había estado sentado y se acercó al mostrador donde la enfermera Joy le recibió con la correspondiente Pokeball de la Cutiefly.

-¿Qué tal esta, Enfermera Joy?-Preguntó Daini.

-Bien-respondió esta-La gente suele alarmarse mucho con los Cutiefly por su pequeño tamaño, pero son más duros de lo que aparentan-respondió con tranquilidad-De todos, modos-añadió-Si piensas que te has excedido con un entrenamiento es mejor pecar por defecto y no forzarlos tanto.
-Ah no-Respondió de inmediato Daini-No fue un entrenamiento-Unos Pokémon salvajes le estaban atacando.
-¿Unos Pokémon salvajes?-respondió la enfermera extrañada-No han hecho demasiado buen trabajo entonces, lo de esta Cutiefly era mayoritariamente cansancio...aunque-caviló en voz alta-Tendría algo sentido, de un tiempo a esta parte la mayoría de los Rattata están más agresivos de lo habitual.
-Los Rattata-pensó Taro-acercándose al oír nombrar a los negros roedores a los que ya se había enfrentado hace muy poco.
-Sí que había un Rattata-corroboró Daini a la enfermera.

-Pero ese Rattata...La que parecía la cabecilla era la Vullaby-pensó Taro.

-De todos modos toma-retomó la de cabellera rosada-Te devuelvo la Pokeball de tu Cutiefly.
-Si-Mi Cutiefly-respondió de inmediato Daini, claramente aún no se había acostumbrado a tener otro Pokémon.

La enfermera se retiró a sus quehaceres y Daini se alejó con la Pokeball en su mano. Al salir del Centro Pokémon tuvo que entrecerrar los ojos debido al contraste entre la iluminación artificial medida y controlada del interior contra la ráfaga de luz que provenía del mismísimo Astro Rey.

De inmediato y acompañado de Taro, con la montaña delante y las olas del mar rompiendo contra la playa Big Wave a su espalda Daini abrió la esfera que contenía a la menuda Pokémon insecto: Está de inmediato comenzó a revolotear alrededor examinando la situación. 

-Hola Cutiefly-se presentó Daini a la activa insecto que los escudriñaba con sus brillantes ojos.
-¿Eres un entrenador de esos?-preguntó al insecto con tono inocente.
-Así es-respondió la tortuga del tipo planta-Yo me llamo Taro, encantado.

La de tipos bicho y hada bajó revoloteando hasta que sus ojos se clavaron en los del quelonio para luego de inmediato volver a mirar a los del joven de ojos verdes.
-Vuestras auras…-dijo la insecto-¡Vuestras auras son preciosas!-expresó feliz la Cutiefly-¡Como una hermosa flor de baya Zambia apunto de florecer!

Tanto el quelonio como su entrenador intercambiaron una mirada confusa al ver como la Cutiefly pese a estar recién salida del Centro Pokémon volaba feliz y zumbando entre los dos.

-Oye-Preguntó Taro a la abeja-mosca que ahora descansaba sobre la cabeza de Daini-¿Porque te atacaron esos Pokémon antes?
-En realidad fue culpa mía-reconoció la hada-Puedo alimentarme solo con polen…Pero esa baya Aranja era tan bonita y lustrosa-añadió con tono infantil.
-Aún así-continuó la tortuga-Me parece excesivo que te atacarán tres Pokémon por una sola baya.
-Oh, no fueron tres, el Rattata avisó y esa Vullaby empezó a perseguirme mientras decía cosas raras, el Ekans intentaba alcanzarnos, pero no podía-añadió con una leve risa.
-Así que el Rattata fue el que avisó…-Repitió Taro, cavilando.

 El entrenador junto a sus Pokémon continuó caminando hacia el sur. Buscando un lugar donde poder entrenar y pasar las horas centrales del día, quizás intuyendo que cierta persona de cierta lejana región podría estar hecha un Heliolisk esperando en el Centro Pokémon...O quizás simplemente querían maximizar el día, sin embargo les extrañó, a Daini al menos, encontrarse mucho más flujo de gente que lo que sería habitual a esas horas. Gente que podía observar y oír perfectamente desde la sombra del árbol, cercano al camino, en el que estaba descansado.

Toma un poco Cutiefly-ofreció Daini.
-¡Ooooh!-expresó feliz la hada-¿Qué es?-preguntó curiosa.

La Pokémon bicho-hada introdujo su pico-probóscide en el dulce relleno del alimento que Daini le acercó, de inmediato la pequeña voladora comenzó a volar alrededor de Daini mientras sus ojos brillaban felices.

-¡Qué rico!¡Qué dulce!-expresó feliz y entusiasta la Cutiefly.
-Toma tu también algo de Malasada, Taro-dijo el de ojos verdes ofreciendo un trozo del popular y típico dulce de Alola.

 -¿Me podéis dar un poco?

Daini, la Cutiefly y Taro miraron hacía la copa de árbol para observar, con sorpresa, a una magullada Vullaby que parecía atorada entre dos ramas, su rostro encarnado, más de lo habitual, demostraba que no era tanto la falta de movilidad como la profunda vergüenza que esto le suponía lo que le molestaba.

-Creo que yo te conozco-Dijo la Cutiefly con inocencia volando hasta la rama donde estaba atorada la ave.
-¡Claro que me conoces!-graznó la pájara-¡Cerebro de Masquerain!¡Ayúdame a bajar!
-Cutiefly, apártate-Dijo Taro.

El quelonio terminó de tragar el trozo de Malasada que su entrenador le había dado, se reincorporó para tomar distancia y embestir con fuerza el árbol. Ese Placaje fue suficiente para desencajar a la ruidosa rapaz.

-¡Socorro!¡Me caigo!¡No se volar!-Gritó de inmediato-¡Mamá!
-Abre los ojos-Casi suspiró Taro.
-¿Eh?-Alcanzó a decir la Vullaby parando por instante de agitar sus pequeñas alas, acto seguido se vio a sí misma suspendida en el aire, pero sujetada por los brazos del chico de Pueblo Lili, es más, dirigió una mirada a las ramas donde había estado “atrapada”. Ramas a las que el joven que ahora la sujetaba alcanzaba sin ningún problema. No estaba tan alto como ella pensaba. 
-Que bien ver a una Pokémon tan feliz y divertida-Comentó la Cutiefly con inocencia 
-¡ESTO NO ES FELICIDAD!-graznó la ave mientras era puesta de nuevo en suelo firme-Gracias, supongo, respecto a lo de esa malasada...
-¿No tienes nada que decir a Cutiefly?-preguntó Taro alzando una ceja.
-¿Yo?-Inquirió el ave-Bueno supongo que…

 -Oye ¿Te has enterado?-dijo uno de los viandantes que caminaban por el camino de tierra.
-No ¿Que?-respondió la chica que le acompañaba.
-Hay un Passimian medio loco en el huerto de bayas
-¿Un Passimian medio loco?
-Sí, por lo visto está dejando los árboles de bayas pelados...aunque las bayas crecen rápido
-Que miedo, mejor nos alejamos de allí todo lo que podamos.

 -Un Passimian-dijo Daini reincorporandosé-Los Passimian no viven en Melemele-añadió de inmediato.

-Un Passimian-repitió de inmediato la Vullaby haciendo que su ya de por sí rosado rostro adquiriera un intenso color rojo, bien por la vergüenza de haberse visto pateada cual balón o bien por la rabia y la ira que le supuso ese mismo hecho-¡ES HORA DE MI VENGANZA!-Trinó a todo volumen la Vullaby agitando las alas furiosa hasta el punto que consiguió elevarse levemente en el suelo-Ese mono me las pagara-añadió para acto seguido frotar sus alas, probablemente relamiéndose pensando en robar las bayas que a su vez el mono estaba sustrayendo-Sí, serán todas mías-añadió-Toditas para mí…¿Me ayudareis, verdad?-añadió de nuevo viendo la mirada entre reprobatoria y asustada que le dirigían el reptil y la insecto.

 -Vamos-dijo Daini-Taro, puede que el Smeargle nos pillara de imprevisto ayer, pero estoy seguro que seremos capaces de defendernos y de ayudar lo suficiente ¿Verdad?
-Estoy de acuerdo-Confirmó la tortuga vegetal-Estoy seguro que nuestro entrenamiento dará sus frutos.

 Así, sin demasiada prisa continuaron  rumbo hacia el sur de la ruta. Seguían encontrándose al reguero de gente que iba y venía, y afortunadamente el tema de conversación de estos y la expresión de los mismos daba la impresión de que si bien lo ocurrido era claramente algo poco usual y que rompía con la cálida y calmada monotonía del día no era algo excesivamente grave, quizás por eso cuando Daini pidió una indicación más concreta sobre cómo llegar al Huerto de Bayas nadie le detuvo ni se molestó en impedirle el paso, solo advertencias de lo que estaba sucediendo. El nombre de “Huerto de Bayas” no dejaba demasiado a la imaginación. Una modesta cerca, bastante fácil de saltar incluso para un humano, separaba la plantación de variados árboles del sendero. Y ligeramente separado de los árboles una casa donde presuntamente vivirían los dueños del mencionado huerto.

-¡Más deprisa!-pidió el Passimian mientras el mismo dejaba de morder una de las archi mencionadas frutas para seguir apilando más de las mismas sobre el saco desvencijado-¿Donde está Rattata?
-No lo ssssssssé-respondió el ofidio morado que trataba de apropiarse de los diversos frutos pese a las dificultades propias de su anatomía.
-Tsk-chasqueó la lengua el simio-Deberíamos darnos prisa, no quiero problemas.

-¡Os encontré!

Tanto la serpiente como el lémur dirigieron su mirada a la menuda buitre que apoyó jadeante su ala oscura en el suelo mientras su “Pañal Óseo” parecía hincharse y contraerse probablemente parte por la apresurada carrera que hizo para encontrar a los ladrones frutales como por los nervios que hacían que su pecho emplumado y cubierto se agitase.

-Solo es ella-Dijeron el mono y la serpiente que de inmediato volvieron a su labor de apilar.
-¡No me ignoréis de esa manera!-trinó la pájara.
-Y tú no salgas corriendo-alcanzó a decir la tortuga de planta cuando alcanzó a la siniestra voladora.
- ¡Tu no eres quien para decirme que hacer!
-Si cuando has dicho que necesitas nuestra ayuda.
-¡JA! ¿Cuando he dicho eso?
-¿Como hace cinco minutos?
-Sssssiento interrumpir-inició el Ekans-Pero…
-¡Cállate!-respondió de inmediato la menuda ave haciendo que el Ekans volviera a su labor con el rabo entre sus metafóricas piernas.
-¡Ey tú!

Taro alzó la mirada para ver como una Baya verde y perfectamente esférica venía volando con fuerza hacia donde se encontraban el mismo y la histriónica ave. Haciendo gala de unos buenos reflejos consiguió apartar a la pájara y reaccionar con rapidez para embestir con fuerza la fruta redondeada, notando que por consistencia y tacto era más parecida a un balón que a una fruta comestible, devolviéndola a quien fuera a que la que había lanzado.

-No está mal-Dijo el lémur estirando sus largos brazos para recoger el inusual balón-baya-Se ve que a ti no se te va la fuerza por la boca-añadió mirando de reojo como el ave seguía “aleccionado” al ofidio que de haber podido se hubiera tapado sus inexistentes orejas con sus igualmente inexistentes manos.
-Gracias, supongo-respondió el quelonio no tan convencido.

 -Con que aquí estáis... 
 Era el humano de camiseta verde el que, con la Cutiefly en su pelo, por fin alcanzó hacia donde se encontraba su Pokémon y la ruidosa pájara.

 -Conque tienes entrenador-observó el lemúrido-Siempre he querido ver que tan fuertes son los Pokémon con entrenador-añadió mientras mostraba una sonrisa desafiante y adoptaba una pose más propia de combate.
 -¡Eh!¡Oye, yo soy la que quiere venganza!-siguió protestando la ave.
 -En ese caso-añadió el mono-¡Venid a por mí!
 -¡Vamos Daini!-pidió Taro adoptando también una pose de combate.
 -¡Placaje!-inició el de Pueblo Lili.

 De inmediato y obedeciendo a su entrenador el reptil de tipo planta inició la carga adquiriendo velocidad con la clara intención de embestirle.
 -¡JA!-expresó el mono-Aficionado.

 Con un ágil gesto con una de sus extremidades inferiores el lémur consiguió recoger su peculiar Baya-Balón y acomodársela debajo del sobaco, para, como si de un jugador de Rugby profesional se tratara, embestir de vuelta al quelonio. Con tal fuerza y técnica que pese a no ser un Pokémon especialmente corpulento consiguió repeler con su propio placaje la embestida de Taro.

 -Taro usa Hoja Afilada-pidió Daini, aprovechando la forzosa distancia que le había hecho tomar el ataque rival.
 La tortuga de tipo planta lanzó la ráfaga de hojas que rasgaban el aire dispuestas a impactar contra el ladrón de bayas.
 -Lento, muy lento-comentó con socarronería el mono

 Confiando en su velocidad y agilidad el Passimian eludió todas las cortantes andanadas con ágiles y casi circenses volteretas pero retrocediendo hacia donde estaban el montón de bayas.

 -Placaje de nuevo-Pidió Daini de nuevo, quizás con la esperanza de que esas acrobacias hubieran desorientado aunque fuera ligeramente al Passimian.
 -Mientras esquivaba mi Hoja Afilada he ido acercándome-pensó Taro iniciando la embestida-De otro modo estaría muy lejos para el ataque-continuó mentalmente mientras tomaba el último impulso.
 -¡Ja!¡Toma esto!-le sorprendió la voz del Passimian.

 Tanto Taro como el resto pudo ver como el mono con casco, que había apoyado su peculiar esférico en el suelo, estiró hacia su espalda sus largos brazos para tomar como inusual munición un puñado de bayas que de inmediato arrojó contra el tipo planta. Bayas tan blandas que al entrar en contacto con el Pokémon planta a la carrera “explotaron” cegando al quelonio.

 -Son Bayas Meloc-apuntó Daini viendo el olor dulzón y la mancha rosada que ahora tintaba la cara de su Pokémon.
 -Aaag-alcanzó a decir Taro, no es que la baya meloc contara con un olor o sabor desagradable, pero su anatomía cuadrada dificultaba mucho el poder limpiarse.
 -¡Y aun tengo más!-anunció el simio con tono desafiante para imitar el gesto anterior y arrojar cuáles proyectiles otro tipo de fruto.
 -Son Bayas Perasi-notó de nuevo Daini-Esas bayas son mucho más duras-advirtió-¡Taro, esquívalas!

 El Pokémon planta escuchó claramente a su entrenador sin embargo dado la velocidad a la que llegaban los frutales obuses y la dificultad de usar las patas tanto para tratar de limpiarse como para esquivar probablemente recibiría el afrutado impacto.

 -¡Esta es la mía!-trinó la ave.

 En un valiente acto de heroísmo la emplumada se interpuso entre el quelonio y la frutal andanada.

 -¡Está es la mía!¡Para comer!¡Picoteo!

 El no tan valiente acto de heroísmo continuó con el pequeño pico de la Vullaby iluminándose de un color blanquecino a la par que parecía alargarse y endurecerse. Acto seguido picoteó como si de un Pikipek se tratara los proyectiles afrutados dejándolos reducidos a su mínima expresión.

 -Parecía que esas Bayas Perasi te iban a golpear-dijo la buitre mientras con su ala limpiaba la cara de la tortuga-¡”Perono”!-añadió de inmediato carcajeándose de su chiste.
-Vaya-Dijo el Passimian-Resulta que la pajarita sabe atacar-añadió con tono provocativo.
 -¡Ya verás que más se hacer!¡Tornado!

 Pese a sus menudas alas el rápido, casi exagerado, aleteo de las mismas liberó una enérgica brisa que obligó al lémurido a cruzar sus brazos frente a si mismo para mitigar el efecto del viento.

 -¡Ahora veréis!-expresó el simio confiado.

 Tanto el quelonio como la ave pudieron ver como el Passimian pisó el fértil suelo con energía, impulsándose hacia ellos y comenzando a agitar sus extremidades superiores violentamente hasta el punto que parecían difuminarse.

 Para sorpresa del agresor, sus múltiples golpes de puños fueron controlados por unas manos gigantescas. Así que de inmediato tanto la Vullaby como Taro miraron a su inesperado benefactor.

 -¿Porque no te metes con alguien de tu tamaño?

 Quien había hablado era quien había bloqueado con suma facilidad los furiosos ataques del simio: Una criatura alta, de aproximadamente dos metros, pero cuyo voluminoso cuerpo le hacía parecer más baja, de piel grisacea en la parte superior de su cuerpo hacía que las enormes manos anaranjadas de tres dedos destacaran aún más, sobre su abdomen una estructura de pliegues amarillos y que parecían fungir como falda o cinturón y debajo de estos pliegues “surgían” unas muy gruesas piernas de color azul oscuro, que debido al contraste con el resto de su cuerpo casi parecían pantalones, tan gruesas que los menudos pies anaranjados de dos dedos con los que contaba parecían incapaz de sujetarla.

-Aquí es, Kahuna.

 Quienes ahora llegaban era un hombre, presumiblemente el dueño de los huertos acompañado del Kahuna Kaudan que con su expresión casi siempre serena saludó a Daini antes de volver a dirigirse al dueño de la plantación.

 -Entiendo su preocupación, pero ningún árbol se ha visto dañado, así que seguro que mañana o pasado  podrás volver a repartir las bayas-dijo con tono jovial para luego dar una conciliadora palmada en la espalda al dueño de la plantación, palmada que casi lo derribó-Y seguro también que este Passimian aprenderá de lo sucedido aquí y no volverá a molestar ¿Verdad?-añadió con un tono no tan amistoso.

 Daini juró ver por un segundo una mirada afilada y casi amenazante en los rasgados ojos del Kahuna, pero su atención ahora se centraba tanto en Taro como en la Vullaby.

 -¿Estáis bien?-preguntó el joven, mientras terminaba de limpiar los restos de Baya Meloc del rostro del quelonio
-Sí-respondió el Turtwig-Gracias a la Hariyama del Kahuna-reconoció.
-Sí, bueno-Dijo la Vullaby-Estoy seguro que habría podido con él-añadió hinchando el pecho.
-¿Y porque te tiemblan las piernas?-apuntó el tipo planta.

 -Buenos días.

 Tanto la tortuga como la pequeña buitre vieron, no sin cierto asombro, como la Cutiefly se desperezaba en el pelo de Daini, estirando sus pequeñas patas y bostezando despreocupadamente en la cabeza de este.

 -Cerebro de Masquerain-negó con la cabeza la Vullaby.
-¿Que ha pasado?-preguntó la de tipo bicho, obteniendo una rápida explicación de lo sucedido por parte de Taro-¿Malos?-expresó sorprendida al insecto, mirando tanto al Passimian como al Ekans-Su aura no parece de Pokémon malos.
-¿Su aura?-se extrañó la Vullaby-Despiértate del todo antes de hablar.

 -He oído hablar de tí-dijo el Passimian liberándose de la presión de la Hariyama-La Pokémon cuya fuerza en Melemele solo es superada por el Tapu guardián de la misma, la más poderosa Pokémon del Kahuna de la isla.
-Lo que otros puedan decir de mi o de mi fuerza me importa muy poco-respondió no sin cierta frialdad la voluminosa luchadora.
-Lo que quiero decir es-retomó de inmediato el mono-¡Combate contra mí!-añadió casi poniéndose de rodillas.

-Trato hecho-respondió el Kahuna-Pero no aquí, no queremos que a este hombre le dé un infarto ¡Jo, jo, jo!-agregó mirando de reojo al dueño de la finca que cuál Octillery estaba abrazado a la frutas mientras murmuraba algo tipo: “Mis bayas, mi tesoro”-Si ganas me comprometeré a comprarte esas bayas para ti y para el Ekans que te acompaña-continuó el Kahuna-Joven Daini ¿Vendrás a ver el combate verdad? 

 Naturalmente tanto Daini como Taro, Cutiefly, Vullaby y también el Ekans estaban presenciando el combate, no estaban demasiado lejos del ya muy trillado, en más de un sentido, huerto. El lugar elegido para celebrarlo era un punto a medio camino: A medio camino de las hierbas altas del inicio de la ruta, a medio camino del Centro Pokémon donde habían curado a la Cutiefly, a medio camino del cementerio donde desde hace centenas enterraban a los habitantes de Melemele.

 -Bien-inició el Kahuna-Será un combate de uno contra uno. Perderá el que no pueda continuar o se rinda. 
 -De acuerdo-aceptó el simio-¡Venid a por mí!-clamó mientras se pasaba, quizás nervioso, su “Baya-Ball” entre las manos.
 -Haz tú el primer movimiento si tantas ganas de luchar tienes-replicó la Hariyama.
-Aaaaarg¡Golpe Roca!

 El mamífero cargó con velocidad contra la luchadora mientras su inseparable esfera comenzaba a adquirir un fulgor rojizo.

 -¡Toma!-expresó el mono cuando estaba prácticamente encima de la Hariyama, dispuesto a golpearle con la pelota como quien usa un martillo para abrir una nuez.

 Para la sorpresa del Passimian, y probablemente de sus espectadores, el Hariyama respondió con un golpe seco de una de sus manos. Abortando el ataque y desarmando al mamífero.

 -Mi turno-respondió ahora con calma la de forma más humanoide-Palmeo.

 Usando sus ciclópeas manos, tal y como acababa de hacer, el Hariyama iluminó las plamas de un leve tono azulado, consiguiendo propinar un fuerte golpe en el pecho. 

 -¿Como eres tan rápida?-expresó el simio sorprendido, no solo por el golpe en el pecho sino por la imperiosa necesidad de esquivar otra palmada.

 El simio trató de responder con un puñetazo buscando el enorme abdomen de su adversario, pero un “sutil” toque con el brazo de la Hariyama consiguió abortar esa maniobra, pudiendo la practicante de sumo propinar otro Palmeo, esta vez en el costado izquierdo.

 -Tengo que retroceder-pensó el Passimian con acierto viendo como pese a su mayor velocidad la voluminosa Pokémon parecía llevarle varias jugadas de ventaja. 

 -Es muy rápida para su aspecto-comentó Daini.
-Oh, no te creas-comentó el Kahuna, que estaba sentado con sus piernas cruzadas junto al joven de Pueblo Lili-Ese Passimian es mucho más rápido, puede desplazarse a velocidades que mi querida Hariyama nunca podría.
-¿Entonces?
-Podemos decir que es “Juego de pies”-añadió el Kahuna para reír ruidosamente.

 Daini se percató en el combate, el Hariyama casi no se había desplazado, pero unos rápidos y precisos giros de sus relativamente delgados tobillos le permitían estar mejor posicionada siempre.

 -Juego de pies-repitieron Taro y la Vullaby.
-Sssssí, juego de piessssss, ya nos hemos enterado, insensiblesssssss-siseó el Ekans algo molestado.

 -Por cierto-inició el de cabello oscuro-¿No debería de estar dando órdenes a Hariyama?
-¡Jo!¡Jo!¡Jo!-rió divertido el Kahuna-Joven Daini ¿Tan prepotente me crees como para pensar que puedo enseñar a combatir a un Pokémon? 

 -Por cierto-respondió la Hariyama a su ahora más distante adversario-Se te ha caído esto-añadió agarrando la esférica y dura fruta que acompañaba al simio.
-¡Mi…!
-No te preocupes, ahora te la devuelvo.

 La Hariyama miró de reojo a su entrenador, casi como consultándole con su mirada una idea, acto seguido arrojó la bola alta al cielo de Alola, de tal manera que esta cayó describiendo extrañas parábolas.

 -¡JA!-Rio genuinamente el Lémur-Que técnica de tiro más rara-añadió, teniendo que retroceder para poder alcanzarla-¡Pero la atraparé!¡Recepción Máxima!-chilló casi con entusiasmo, saltando hacia atrás y estirando la diestra para poder alcanzar la “pelota” en el aire, mostrando buena proyección vertical además de un excelente agarre. Sin embargo, pese a intentarlo, no pudo tratar de evitar una pequeña mueca de dolor.
 -Lo que sospechaba-Dijo la Hariyama-Más aún cuando yo le he dado en la izquierda-se dijo esta vez para sí misma. 
-¡Sospecha esto!¡GOLPE!-clamó el mono mientras se disponía a ejecutar el ataque que antes había intentado contra el quelonio y la buitre

 Habiendo puesto a buen recaudo la fruta esférica el Passimian se lanzó propinando múltiples golpes de patas, brazos incluso cola, hasta el punto de que estosparecían difuminarse de la velocidad que alcanzaban.

 -Esto es otra cosa-expresó ahora la Hariyama mostrando ahora por primera vez un mínimo de emoción en su voz en el combate, trataba de cubrir los múltiples golpes de nuevo con sus grandes manos, de hecho, el absurdo tamaño de las mismas era esta vez el principal motivo de que pudiera bloquear los movimientos-Pero voy a tener que frenarte, si sigues con este movimiento no escucharás lo que tengo que decir.
-¿¡FRENARME!?¡NO ME PARARAS TAN FÁCIL!

 Ante el incremento de la furia de los golpes la Hariyama tuvo que bajar uno de los brazos, no para rendirse ni mucho menos sino para con esa extremidad liberada golpear con fuerza en el suelo haciendo que un veloz viento vertical ascendiera de la misma tierra elevando y alejando al beligerante mono que cayó en un arbusto.

 -Tsk-chasqueó la lengua el mono-que humillación-añadió, calandose el casco para tratar que no se vieran sus iris color rojo. 
 -Ahora que mi Remolino te ha calmado-Dijo la luchadora- quiero hacerte una pregunta, esa “lesión” del brazo derecho ¿Desde cuando la tienes?
-No se de que me hablas-dijo el mono tratando de reincorporándose.
-De esta-respondió con celeridad la luchadora tocando, y presionando, el hombro derecho haciendo que ahora un gesto de dolor si apareciera en el rostro de Passimian. 
-¿Y a ti que te importa?¿Acaso te doy pena?¿Es eso?
-Necio imprudente-respondió con acidez la Hariyama-¿Acaso no sabes que esas heridas, lesiones, como quieras llamarlas, necesitan de atención especial?¿Que curarlas necesita de esfuerzo y disciplina?¿Que la musculatura de un Pokémon de tipo lucha necesita de cuidados específicos?
-…
-Creo que puedo adivinar lo que ha pasado aquí-Dijo el Kahuna que se había acercado a la charla que su Pokémon mantenía con el mono-Pero para resumir-añadió mientras de uno de sus bolsillos sacaba una Pokeball vacía y totalmente nueva-Puedo ofrecerte un equipo-agregó para sorpresa de casi todos los presentes, a excepción de la propia Hariyama-No tienes equipo ¿Me equivoco?-añadió, volviendo a mostrar la mirada inquisitiva y afilada que Daini creyó haber visto antes.
 -Equipo-repitió casi con nostalgia-Equipo-volvió a repetir.

 Claramente múltiples sentimientos se agolparon en la cabeza del Passimian a juzgar como su rostro iba expresando distintas emociones, desde un calmado y sosegado gesto de paz hacia una expresión de furiosa melancolía pasando por el enfado.
-Escucha Hariyama-dijo el mono que seguía tratando de incorporarse-¿Me haréis más fuerte?
-Con tu actitud veo difícil que puedas conseguirlo-respondió con franqueza-pero sí.
-En ese caso…

 El Passimian dejó de hacer fuerza, incluso se relajó,  cuando la Pokeball tocó su casco para acto seguido abrirse y envolver al mono en el láser rojo característico de estas cotidianas y la vez tan misteriosas esferas. 

 -Vuelve tú también a tu Pokeball, Hariyama-dijo Kaudan-Respecto a vosotros-dijo girándose ahora hacia Daini-¿Porque no vais a descansar? Ha debido de ser un día duro.

 El sol aún estaba alto en el cielo, además de que quedaban varias horas hasta que la noche cerniera con su oscuro manto a toda la isla de Melemele, pero ciertamente había sido un día movido para Daini que había incorporado a una nueva y peculiar compañera a su equipo.
 -Bueno ¿Y aquí cuando se come?-comentó la joven buitre caminado junto al resto, para cierta incredulidad del quelonio.
-¿Disculpa?
- No me dejaríais  solita y pasando hambre ¿Verdad?¿Verdad? Me voy con vosotros, decidido.

 Daini sonreía, con la Cutiefly dormida en su cabeza de nuevo, viendo como la tortuga y el ave discutían. Puso rumbo al centro Pokémon donde esperaba, casi temía, una reprimenda por parte de Sofía. Con suerte Adam habría vuelto también y todo sería más llevadero…


 -Y-inició el Ekans-Me he quedado ssssssolo-añadió-Tendría que haber hecho casssso a mi madre y haber sido modelo de bufandasssss ¡Pero no!-continuó sisesando-¡Yo quería sssser libre de la indussstria de la moda-finalizó para seguir maldiciendo su suerte alejándose reptando del lugar.



 Cueva Sotobosque  

 Pese a ser una cueva los naturales orificios en él paredes y techos de la misma permitían que cual naturales tragaluces la luz del sol pudiera iluminar su interior. Haces de luz que de un modo metafórico eran verdaderos pilares en los que se sustentaba la vida de ese lugar, el musgo que cubría todo el suelo, los arbustos y otra vegetación que surgía donde la luz les dejaba. Y por supuesto aquellos que usaban de este sotobosque para alimentación o refugio. 

 No eran esas las intenciones de un roedor de negro pelaje que empujaba un montón de bayas hasta una de las oquedades de la cueva.

 -Traigo buenas noticias jefa-Dijo el Rattata de Alola cuando había empujado las multicolores y brillantes frutas hasta la alacena natural.
 -Dime-replicó una voz que parecía venir de una instancia cercana.
-Ese Passimian que llevaba unas semanas privándonos de suministros ha sido capturado por el Kahuna, Su Enormidad.
-Excelente-replicó “su enormidad”-El plan era que te infiltraras en su grupo y le traicionaras, pero si está bajo la supervisión de el Kahuna no nos robará nuestra comida. Mi preciada comida.
-Sí, Su Enormidad-respondió el Rattata-Sabemos lo importante que es proporcionarle su comida fresca.

 Un ruido salivación aguda se pudo oír proveniente de la cámara donde aguardaba su “enormidad”, unas zarpas blancas se frotaron maliciosamente entre sí mientras una cola anillada incontenible por la ilusión daba golpes contra los pétreos muros.
 
-Puede que la operación en el puerto no saliera del todo bien pero-dijo esa voz limpiando parte de la saliva de su negro pelaje-Pronto, muy pronto, toda la comida de Melemele pertenecerá al clan del Sotobosque.




Mostrar Respondiendo Comentarios

He tardado. He tardado mucho. Y si no he tardado mucho a mi si me lo ha parecido. Antes de empezar quiero decir que para este combate intente hacer algo más "Lagartija Chillonesco" sin mucho éxito. Pero en fin...Vamos allá.


@"Lunarium" 
Cita:Cuanto comenté Path el otro día te mencioné que una diferencia entre ese fic y este es que en Path los personajes humanos como AJ y Eric se me hacen más interesantes, y creo que esto parte de un pequeño problema que vengo teniendo desde hace rato con esta historia, que es que aunque los protagonistas están bien les falta algo de química entre ellos.

Estoy de acuerdo...En parte. Quiero decir, como tu y creo que Doc me ha mencionado: Hasta ahora los que están llevandosé el protagonismo son los Pokémon. Pero precisamente creo que los personajes de Path no es lo que más destaca, precisamente AJ y Eric, y entre los que le falta quimica...Es cierto, pero piensa que AJ y Eric se conocen desde hace mucho más tiempo que Adam y Daini (No se si en el fic, lo digo, creo que sí, de que Adam y Daini se conocen desde hace un año, más o menos Aunque debería de ser más) y respecto a Sofía, que creo que le deje a Pyro que es la que más fácil me esta resultando escribir, ella les conoce desde hace dos meses. En cierta manera la falta de química creo que es entendible.
Cita:Me pregunto si dejando de lado todo el tema de la remodelación que tienen pensado Kukui y compañía para el Recorrido Insular habrá algún tipo de antagonista o dilema secundario, teniendo en cuenta que de momento las cosas han sido bastante relajadas para los chicos, y si los Tapus participarán más en la trama con motivo de ello para defender el archipiélago como lo hacen en los juegos, 

Puedes apostar tu rocas de Hoenn a que sí. Respecto a los Tapus, si tengo planes para ellos, pero tardaremos en verlos actuar.
Cita:PD: puntos extra por hacerme reír con la referencia a Ramen. 
Hacer reír siempre es cosa buena. Pero no era referencia a Ramen, existe ese plato en el juego. Aunque creo que en Español lo traducen como Fideos Hoenn, o algo así.


@Pyro 
Cita:No se si la elección de Liam de hacer una batalla, en vez de algo más típico de Alola, sea algo con relación a lo que quiere Kukui.
Hay algo de eso. Honestamente estoy un poco indeciso en como llevar ese tema, pero la historia y trama del fic me permitiría alterar entre combates y algo más tipo Prueba cuando lo crea conveniente. Jejeje.

No Pizza de Piña jamás. Pizza de Pinia(Pinap) tal vez.

@nakun92 
Cita:Si hubiese una forma de describir lo que he estado leyendo en la menor cantidad posible de palabras, esa forma es decir que fue divertido xD.
El Yungoos Trump, el Nickit extranjero, los pokemon hablando, las ocurrencias del profesor Kukui (sobre todo la última xD), ha sido bastante bueno, y eso que me había puesto a leer sin demasiadas expectativas, puesto que el título parece un poco cliché. En fin, me está gustando cómo lo estás llevando hasta este punto. Sigue así.
Gracias Nakun. Me alegra que te resulte divertido. Espera más diversión en vez de una trama seria o bien pensada porque honestamente me quedan medio ridículas xD. Y, modestia aparte, mi Kukui me encanta xD


@SoujiFujimura 
Cita:Ah, sí, me encantaron las referencias a Path to Glory (al compartir universo y eso); a ver qué tanta repercusión tienen entre sí las historias (de cero a completamente, toda opción es válida e interesante a su modo)

Sí, habrá alguna que otra más, pero como dije: No es imprescindible leer Path para entender Alola. Me alegra de que estés aquí y ojala disfrutes de esto ^-^

Sí, también me ha pasado tener un comentario bien pensado lleno de ingeniosos chistes y referencias para que todo se vaya al garete


@DoctorSpring 
 
Cita:. Después de todo, tenemos la escena de Daini y Sofía en el buffet y además tenemos lo que la segunda notó en el primero.

Precisamente esa es una "Path-Referencia" Y que no se escribir papeles para hombres[?]
Cita: Bueno, la batalla estuvo bastante interesante, pero siento que al final solo fue para que Liam se saque la verga frente a los muchachos.
Escribir combates de esta manera noto que se me dificulta, así que me alegro que las pocas que ha habido estén gustando. Sí, en parte hay un poco de verga de Liam...Digo un poco de esa situación, el establecer la diferencia de nivel entre los protagonistas y Liam y tambien dar un poco de brillo y foco a un personaje poco utilizado en este mundillo.

Sabes que no veo One Piece, pero gracias, pensé en ataques se puedieran manifestar de forma más o menos fácil como si fueran pintura.

Y creo que esto es todo hasta ahora. Muchas gracias por los comentarios y hasta la próxima.

 
Mewwave


 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#29
Bueno, he de decir que extrañaba la historia, no veía el momento para que hicieses la actualización. Ha sido un buen capítulo, ofreciendo personalidades variopintas y contextos interesantes a los nuevos pokemon que han ido apareciendo, pero ninguno se compara con Ekans. Casi hago la suicidación con la historia tan dolorosa que carga en hombros [Imagen: mewtwoLUL.png] . Ha sido un capítulo divertido de principio a fin, y de verdad me ha gustado.
nadaoriginal: La historia de un escritor de fanfics que te liga todo lo que se mueve mientras se burla
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#30
Y seguimos con la historia de los Pokémon parlanchines y sus acompañantes humanos (?). Lo cierto es que la extrañaba, aunque no sé si es porque estoy resfriado ahora mismo, pero este episodio en particular me ha hecho extrañar más aun Path. Quiero decir, ha estado bien en cuanto a desarrollo, acción (fueron buenas batallas, aunque más que lagartijas chillonas, se me hizo incluso un poco Jojoesca, por todas esas reflexiones en medio del combate, además de lo bien desarrollado del mismo; y sí, esto es un halago, no creas lo contrario, porque me encanta esa saga). Debe ser porque aún estamos muy al inicio del viaje y no siento esa presión que te produce tener algo apremiante viniéndote encima (aunque, el final del episodio con la jefa Raticate de Alola podría torcer esto, mucho)... supongo que vi esta sensación exacerbada por toda la comedia provista por los personajes que debutaron aquí (la Vullaby reina del archipiélago, el Ekans intensito... en parte contrarrestados por los más serios Passimian y Hariyama del Kahuna; Cutiefly... en un caso curioso, me recuerda un poco de personalidad a la capitana de tipo hada, en su propio mundo xD). A ver qué le espera a Daini cuando vuelva al Centro Pokémon, porque me temo que se va a encontrar una toma de la Bastilla de parte de Sofía D:
 
(25 Sep 2021
04:12 PM)
AJ Slifer escribió:
-Un momento-alcanzó a decir la chica mientras parpadeaba de forma lenta y llena de incredulidad-¿Como que Daini Chilwell y Adam Uria se han ido?
Yay, al fin nos hemos deshecho de la gabacha (?)
No, esta vez no he citado nada para corregir porque Luna lo ha hecho ya y no me encuentro en condiciones de hacerlo como es usual (fruto resfriado), pero tenía ganas de leerte igualmente, así que será para la próxima :s

A ver qué sorpresas nos esperan para el siguiente :3

Mostrar
[Imagen: anh12KW.png]

Wasureruna saigo no buki wa ai sa
♪♪
 
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task