Longfic- Pokémon: La vía de Alola

Extension largaLongfic
Franquicia
GéneroAventuraComedia
Resumen

Ah shit. Here we go again, tropical versión.

#1
[Imagen: wGFyEa3.jpg]
Una parte de mi no desea hacer esto. Otra, ve imprescindible que lo intente 


Bienvenidos a todos a este nuevo fic de su amigo y vecino AJ. Me conocerán de otros fics como: "Pokémon Path to Glory" fic el cual no esta terminado y... Voy a ser honesto. No estoy en el mejor momento de mi vida para iniciar un nuevo proyecto...pero si estuviera en un buen momento desde luego tampoco escribiría fics. Me gustaría pensar que en estos diez años he mejorado algo (Ya le confirmo a quien tenga esa duda que para nada) estoy desvariando.Pero en lo referente a este fic quiero decir que siempre tuve  la idea de escribir una especie de trilogía, en la cual Path to Glory sería el primer fic y este, Pokémon: La Vía de Alola, que ahora les traigo aquí sería el segundo. E imagino que esto generara distintas dudas.
Para eso:

Mostrar
¿SEÑOR ESCRIBIDOR, SEÑOR ESCRIBIDOR¿ DEBO LEER SU ANTERIOR FIC PARA ENTENDER ESTO?¡¡¡NO QUIERO!!!

No. No es necesario. Mas allá de algún personaje no influirá a nivel de trama.

SEÑOR ESCRIBRDOR SEÑOR ESCRIBIDOR ¿VA A ABANDONAR SU ANTERIOR FIC? ¡NO TIENES VERGÜENZA NI LA CONOCES!  

No. Path to Glory no esta abandonado. Pero si es cierto y es obvio, e innegable, que su ritmo de publicación será aún más irregular. Que nadie espere capítulos frecuentemente de ninguno de los dos fics.

UNA MÁS SEÑOR ESCRIBIDOR ¿SALDRA LILI? ¡YO AMO A LILI Y A SU HERMANO Y A SU..!

No. En principio no esta planeado de que aparezca ninguno de los tres.

Creo que de momento eso es todo. Añadir que para este fic intento hacer algo "nuevo" y aclaro: Algo nuevo para mí, la cueva esta llena de fic que ya intentan hacer eso. Aprovecharé este primer post para dejar los capítulos.

Sin más que decir, espero que lo disfruten.


 0  0  0  0  1  1  0  0  0  0  1  0  0
Responder
#2
*Espacio reservado para cosas, cosas Alolanas*
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#3
 
 
 
La región de Alola. Pocos lugares son capaces de transmitir una sensación de naturaleza semejante. Quizás, solo la tropical y variopinta región de Hoenn podía competir en ese aspecto.
Pero el archipiélago de Alola era mucho más que su flora y su fauna. Era, verdaderamente un lugar donde el tiempo parecía fluir más despacio, más tranquilo, un lugar donde las megalópolis como Ciudad Luminalia o Ciudad Porcelana sonaban más a frutos de una novela verniana que de una inevitable consecuencia de la época moderna, unas tierras llenas de gente a compartir su propia cultura y a convivir pacíficamente con las nuevas costumbres que llegaban más allá del mar con el incipiente turismo. En resumen: Un lugar donde la lejana huella del pasado nunca parecía demasiado lejana y donde los mitos de un místico ayer convivían armoniosamente con la luz del mañana.
 
Hasta ahora.  
 
 
 
  
Isla sin nombre en el archipiélago de Alola
 

- ¡No vas a pillarme, siempre he sido más rápido!

Como un relámpago en medio de la noche la criatura que acababa de hablar avanzaba entre los arboles zigzagueando como si fuera la misma luz del cielo: Era un ser “extraño” con una piel negra y una especie de cresta de color anaranjada y muy ostentosa, tanto por tono como por tamaño, de igual modo como una extraña especie de alas y cosidos a sus antebrazos había, uno en cada lado, un medio escudo amarillo que se asemejaba a media cabeza de pájaro.

-Pero no más listo.

Seguido a esa voz gruesa un árbol parecía surgir de la nada, obligando a él alas de escudo a frenarse abruptamente para, acto seguido, tener que usar sus brazos de escudos para protegerse de una explosión en la retaguardia.

-Sí-replicó con sarcasmo el crestado mientras bajaba los escudos-Un árbol y varias Bomba Germen, eres un genio de la táctica Bulu-añadió con igual tono irónico.

- ¡JAJAJAJAJAJA! -respondió su interlocutor riendo a todo volumen-Siempre igual Koko.

El tal Bulu era un ser también parecido, en el sentido de ser una criatura con piel negra también y con motivos animales como era unos cuernos de toro, un anillo en donde debía de estar el hocico y unas pezuñas, y también una extraña estructura protectora siendo esta una especie de armazón rojo ubicado debajo de los cuernos, como si de una flor abierta se tratara.
 
 -Dime Koko-dijo el astado- ¿Qué te parece si hacemos lo que hemos venido a hacer “hermanito”? -añadió mientras a la par de hacer chocar sus pezuñas iluminaba sus cuernos de un intenso color verde.

-Me gusta tu modo de pensar “hermanote”-dijo el amarillo mientras su cuerpo comenzaba a rezumar electricidad
-Por favor-irrumpió una tercera voz con tono femenino-Sois peores que unos Rockruff recién nacidos.

El astado y el alado notaron la densa niebla que apareció de repente, así como una repentina caída de la temperatura, y como no podía ser de otra forma se fijaron en la silueta que se intuía dentro de la misma.

-Ya llegó la aguafiestas-murmuró el amarillo.
- ¡JA! -replicó una risa seca dentro de la niebla.

Un presumible gesto de la que hablaba con voz femenina dentro de la espesa bruma hizo que este se difuminara y revelando que el ser que hablaba era similar a los ya allí presentes, también cuerpo negro y detalles animales, estos siendo un caparazón de color violeta con forma de pez que tenía a la susodicha ubicada en el centro del mismo cual Venus de Milo.

-Si ser la única con algo de autocontrol me convierte en aguafiestas es un honor entonces ser un aguafiestas-dijo la de motivos marinos con tono orgulloso.
-Tu siempre tan digna, Fini-dijo el eléctrico no sin sarcasmo, provocando la risotada del astado.
-Y tú siempre tan irritante-respondió Fini- ¡Y no te rías Bulu! Tú eres un tipo distinto de irritación, pero eres igual de desquiciante.
-JAJAJAJAJAJA-Volvió a carcajear el toro con un tono más propio de un hombre de mediana edad que de un Pokémon de su naturaleza-Tenemos que vernos más a menudo-añadió rodeando a los otros dos con sus fornidos brazos.
- ¿Empezamos el combate? -preguntó el eléctrico/hada.
-Empezamos-aseveró la de agua/hada.
-Mejor será, empieza a darme sueño-dijo entre un bostezo el bovino.
-Eso no es nada nuevo-inquirió por abajo la más femenina.
 
Las tres criaturas se separaron entre sí formando un triángulo, observaron el terreno: Una explanada con varios árboles en el borde y más allá de estos el cuasi infinito mar de Alola.
 
 
Afueras de Hauoli, Isla Melemele, Laboratorio del Profesor.
 
-Mañana es el gran día-dijo una voz femenina, con un timbre entre emoción y miedo.
-Mañana es el “gran” día, sep-dijo de inmediata una voz masculina, visiblemente con menos sentimiento.
-Mañana es el día… ¡En el que me convertiré en una estrella! -añadió de seguido una tercera.
-Cállate Rowlett-replicó la segunda voz para comenzar a lamer su pelaje negro.
- No discutáis, por favor-dijo la pequeña foca azulada.

El búho de tipo planta comenzó a revolotear por la habitación enunciando, de forma algo pedante, todos los motivos por el que él debía ser elegido. El lugar distaba mucho de la imagen estereotipada de un laboratorio: Nada de blancas paredes inmaculadas y asépticas, acogedora madera en su lugar, probetas y otros aparatos de investigación eran sustituidos por estanterías con gruesos libros. En resumen, aquello más que un laboratorio parecía un lugar para vivir. Y el dueño de aquel lugar era quien ahora subía por las escaleras que conducían al sótano: Era un hombre joven, de piel morena y que solo vestía una bata de laboratorio abierta que contrastaba con el pantalón corto que portaba. El hombre se acercó a los tres jóvenes Pokémon.

- ¡Buenas noches chicos! -dijo el hombre con juvenil entusiasmo acercándose al trío-Mañana uno de vosotros será elegido para acompañar a un joven entrenador-añadió sentándose entre ellos- ¡Espero que encendáis la Chispa en el corazón de esos entrenadores!¡Y que convirtáis sus Ascuas en un poderoso Estallido! -añadió de nuevo mientras acariciaba el pelaje negro del felino.

-Por supuesto que lo haremos-dijo el Rowlett, que se había posado en el hombro del profesor, con tono altanero-Aunque, con respeto a mis compañeros, no tienen nada que hacer-agregó mientras se ajustaba la suerte de pajarita natural que llevaba.

El Litten iba a decir algo, un insulto seguramente, sin embargo, la mano del profesor acariciando su lomo le relajaba mucho más de lo que le aguijoneaba el redondeado Pokémon planta.

- ¿Y tú que tal Popplio? -preguntó el hombre a la pequeña foca azul, cogiéndola y poniéndosela sobre las piernas.
-Estoy un poco nerviosa-confesó-Y si nadie me elige? ¿Y si el entrenador que me elige no me gusta? ¿Y si el entrenador que me elige se cansa de mí?
El hombre no pudo hacer otra cosa que ajustarse las gafas y soltar una risa sincera.
-No te preocupes, créeme, es todo mucho más fácil-añadió dando una palmadita a la pinnípeda-Siempre es mucho más fácil…  
 
 
Isla sin nombre en el archipiélago de Alola

Era increíble como en tan poco tiempo había conseguido cambiar la orografía de aquella pequeña ínsula, islote más bien, aunque no tanto si se tiene en cuenta que los causantes de que el mar hubiera ganado varios metros a la tierra; incluso creando un golfo, de que varios de los arboles fueran ahora una humeante pila de ceniza quemada o de que por otro parte ahora hubiera una densa arboleda en una zona antes desierta, eran prácticamente las encarnaciones, guardianes sería un término más exacto, de la naturaleza en aquel archipiélago lejos de toda tierra.

 -No ha estado mal el combate-dijo el avícola haciendo tronar su cuello-Nada mal, es una lástima que Lele no haya venido- ¿Qué le habrá pasado?
-Lele no es la bombilla con más luz precisamente-anunció Bulu para luego soltar un largo bostezo-Seguro que vendrá para la próxima y….
- ¡Y para la próxima espero que halláis aprendido modales! -dijo Fini mientras usada sus poderes acuáticos para lavar parte de su cáscara protectora-Cada día estáis más brutos-añadió regañando.
-Pero si tú eres la que más golpes ha dado-dijeron los otros guardianes con ligero tono de incredulidad.
- ¡Excusas!
-Como sea, yo tengo que volver a Melemele-dijo Koko.
-Nosotros igual-dijo la guardiana de tipo agua mirando de reojo al de planta.

Los tres allí presentes se despidieron y tras elevarse en el cielo cada uno tomó una dirección distinta, quedando aquel islote de nuevo en silencio, algo de agradecer tras el jaleo causado por los guardianes.

- ¡Lalalalala! -canturreaba felizmente una voz

Aunque no por mucho tiempo…

Una criatura, parecida a los tres que se habían marchado, aterrizó en el suelo de la isla, de piel también negra, su estructura protectora parecía ser una especie de gran caracola rosa, como rosada era la suerte de caperuza que llevaba y también lo era su cabello.

- ¡Mirad!¡Os he hecho unos lei! -Dijo con tono feliz y emocionado la guardiana rosa mientras enseñaba a unos collares hechos de flores-El amarillo para Koko, el de color lavanda para Fini y…oh-añadió al percatar de que estaba hablando sola.

La rosada miró el cielo. Alola disfrutaba de unas muy bajas tasas de contaminación lumínica incluso en sus ciudades más pobladas por lo que en una isla en mitad del océano había una visión inmejorable del cielo nocturno: el recibir la suave brisa que comenzaba a soplar, sentir el, en esa ocasión, amable y calmado abrazo de la noche: El poder disfrutar en todo su esplendor de las titilantes estrellas…

Estrellas que quizás habían muerto hace eones, esqueletos mancillados y decorados puestos en exposición, foto fija de un tiempo que nadie vivió, infantiles ilusiones de querer pensar que existe algo más allá que la más oscura y fría negritud.

Los usualmente ojos azules de Tapu Lele adquirieron una tonalidad mucho más intensa, penetrante e intimidante, los collares de flores se elevaron momentáneamente en el cielo antes de ser “mentalmente” despedazados, flores que eran elevadas en turbulentos remolinos de energía psíquica para caer lentamente en el barro.

-En fin-dijo la Pokémon de los típicos psíquico y hada con tono de buen humor y empezando a recoger los floreados collarines del suelo mientras seguía canturreando
 
 
Lalalalala
Los cuatro tapus van a bailar
Bajo los rayos, sobre el mar
Lalalalala
Los cuatro tapus van a cantar
Sobre el verde y su frescor
Sobre el rosa y su emoción
Lalalalala
Los cuatro tapus van a luchar
Contra los que vienen de más allá.
 0  0  3  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#4
Este es el primer fic tuyo que leo, y debo admitir que me encantó. Sabés muy bien darle personalidades a los iniciales y a los Tapus, y la forma en la que describes las islas de Alola es brillante, casi poético. Lo único que estaría para mejorar es la ortografía poniendo las tildes y las comas faltantes, pero en eso ya estoy siendo quisquillosa xD En fin, ¡Muy buen trabajo!
"Este fic es como un buffet de todo lo que puedas comer"-SoujiFujimura
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#5
[font]Oye, esto es lo primero que he leído de ti (aparte de la parodia de Yu Gi Oh) y esta bastante bien. Tu gran virtud para mí, al menos en este primer capítulo y en esta historia, son los personajes y los dialogos. Me gustó la interacción entre los tapus y como hablan. Sobre todo me gustaron los primeros diálogos de los tres iniciales de Alola que en pocas palabras logras que se presenten a si mismos sin usar demasiadas descripciones. Desde el principio te das cuenta de que la popplio es tímida y nerviosa, el litten es el más serio de los tres y el más amargado mientras que rowlet es el presumido del grupo.

Los dialogos se sienten bastantes naturales en todo el capítulo y las narraciones no están nada mal, sobre todo las del final y las del inicio. Sigue así.

Saludos.
[/font]
[Imagen: g325fpf.png]
Los Fan Arts usados en esta edicion son propiedad de sus respectivos autores
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#6
Holas  pikaowo vengo a ver qué tal el primer cap del nuevo coso del AJ. Y a decir que como vuelva a ver que dices que escribes mal voy a darte un martillazo con toda la fuerza que me ha dado la naturaleza, que no es poca.

¿Sabes lo bonito que me ha parecido el primer párrafo? Sentí tanto amor y aprecio concentrado en esas palabras que ya me quedé enganchada emocionalmente desde el principio. El tono poético que tiene este capítulo cero es hermoso, me ha transmitido tanta tranquilidad que ha sido una delicia leerlo. No sé si ha ayudado que crearas bajas expectativas y por eso ahora me parece lo mejor, pero que sepas que el principio me ha dejado muy buen sabor de boca.

Como no has dicho exactamente de qué irá este fic no sé qué esperar. Vemos a los tapus y a los iniciales, ya te dijeron que la forma en la que los presentaste empleando sus diálogos fue muy buena así que no voy a repetirlo. Lo que sí voy a decir es que me genera mucha intriga pensar qué pasará con los guardianes, vemos que en principio hay buen rollo entre ellos, o al menos entre tres, porque Lele no llega a tiempo (o los otros no la esperan) y rompe los collares de flores que hizo para ellos. Me pregunto si eso ya es una señal de que un futuro habrá mal rollo entre ellos o algo parecido.

No he leído casi nada de Alola así que este fic es como una bocanada de aire fresco para mí. Me ha gustado ver pokémon y personajes que no suelo leer en acción y me quedo con las ganas de ver como sigue.
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#7
Pues estuvo… chido. No chido como Patch of Glory que "es chido si aguantas tres o cuatro cosas". Éste es chido y ya. Tener algo que pasa en Alola es refrescante y las personalidades que le diste a tos Tapus están geniales, en especial la de Fini. Also, me encantó cómo introduces a los iniciales en la historia en forma de una conversación muy natural que expresa rápidamente las personalidades de los tres.

Tarda lo que quieras, pero no abandones esta cosa.
Meri no encontré un buen gif del lobito así que toma dos mapaches.
[Imagen: HQQLgVO.gif]
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#8
Cita:Un lugar donde la lejana huella del pasado nunca parecía demasiado lejana y donde los mitos de un místico ayer convivían armoniosamente con la luz del mañana.

Hermoso, muy buena introducción para la fic, definiendo como va a ser el ambiente que rodeará los personajes de este capítulo en adelante...

 
Cita:Hasta ahora. 
 

Oh shit.


Chistes aparte, lindo capítulo inicial, qué bueno que estoy leyendo algo nuevo de Alola, una de las otras regiones que me encantan. SIrvió bastante para hacer ese "set the tone" para los futuros capítulos. Me gusta mucho el protagonismo que le diste a los Tapus, que seguro continuará más adelante, lo mismo digo con las personalidades de los inciales, ¿Seguirán juntos, viajando con tres entrenadores amigos? Lo que sé es que me gusta la química entre ellos. La única dudita que me queda es el tema del diálogo entre personas y pokés, me imagino que las personas hablan con palabras y los pokés responden con gruñidos y repitiendo su nombre, no? Ya los Tapu, me los imaginohablando por telepatía o algo así, decime si me equivoco xD

No sé cuando saldrá, pero espero el próximo cap!
Pokémon Connection - Capítulo XVII
Hoenn está bajo amenaza... ¿Podrá un grupo de jovenes transitar la una vez pacífica región?

 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#9
Capítulo 1: El primer paso de todo un camino
 
 
Afueras de Haloui
 
-¡Venusaur, Lluevehojas!
-¡Charizard usa Lanzallamas!

Un icónico dragón anaranjado batió sus alas para elevarse en aire del abarrotado establecimiento y disparar desde lo más profundo de su ser un torrente de abrasador fuego, por su parte su oponente: Una criatura de piel azulada y con características tanto de anfibio como de reptil y con una vistosa flor tropical en la espalda, contratacó envolviéndose en un glauco viento rebosante de energía de la misma madre naturaleza canalizada en forma de hojas

-Oye.
 
-¡Blastoise, Surf!
-¡Pikachu Placaje Electrico!

Un quelonio fuertemente protegido por su caparazón invocó casi de la nada una ola de considerable tamaño, rápidamente la tortuga la cabalgó con habilidad hasta llegar a la cresta de la misma para, inmediatamente, apuntar con sus representativos cañones a la veloz y menuda roedora amarilla que avanzaba en dirección a la ola mientras todo su cuerpo rebosaba una electricidad que la envolvía totalmente.

-Oye. Tú

-Sceptile usa…

-Se acabó.

Y el sol comenzó a oscurecerse y el cielo adquirió un decadente y deprimente gris ceniza, las imágenes de los feroces combatientes comenzaban a difuminarse mientras que cual telúrico azufre, aunque no tan desagradable, un penetrante olor comenzaba a manifestarse y a inundarlo todo.

-No…no…no puedo…respirar.

El joven guio ciegamente sus brazos para tratar de despejar aquello que le oprimía el pecho y le sepultaba la cabeza, lo consiguió, el aire de su habitación nunca había solido mejor. Miró a la causante de su asfixia, así como quien le había despertado de su sueño: Una felina oronda de pelaje gris y blanco, de bigotes largos y desordenados y con un rabo rizado que desde cierto punto de vista daba la sensación de crear un corpiño.

-Gracias, Purugly-dijo el joven de forma sarcástica

La gata gruesa salió de la habitación mientras el chico, aun recuperando aliento en la cama y quizás algo desorientado ojeó su habitación: Techo y paredes de color celeste, un escritorio lleno de material escolar que aún no había tenido tiempo de recoger y, como algo más distintivo, un globo terráqueo.

 No teniendo tiempo que perder se apresuró en vestirse, una camiseta y pantalones cortos de color claro, vestimenta casi obligada en Alola y ya estaba listo para partir, antes de salir por la habitación miró por la ventana al exterior: Cielo azulado y radiante, lo normal.

Finalmente salió del dormitorio y lo primero que vio fue la enorme cuarto que hacía de salón y de corazón de la casa, si bien es cierto que contaba con una división hecha para la cocina, aun así, esa habitación seguía siendo de un gran tamaño. También un pasillo en el cual se encontraba tanto su dormitorio como el de sus padres como el cuarto de baño

-Adam, vas a llegar tarde-le dijo una voz maternal con ese tono que solo una madre sería capaz de imitar- Ven a la cocina.

En la azulejada cocina, de espalda a la mesa donde estaba el desayuno de Adam, se encontraba la madre del mismo, de estatura mediana y con cabello castaño igual que el propio Adam, se encontraba lavando los platos, probablemente del desayuno de ella misma y del padre de Adam que ya había salido a trabajar. En la cocina, recostada en la caja que servía de cama estaba la Purugly medio adormilada.
 
-Date prisa-apremió la madre- Ha venido Daini pero estabas dormido.
-Podías haberme despertado, mamá
-Lo intente, pero al final tienes que agradecer a Purugly que ella solita se ha ofrecido voluntaria para levantarte, debía de estar preocupada-Bah-gruñó la gata-humanos y sus problematicas crías-añadió con tono despectivo, girándose en su cajetín para que ninguno de los dos viera como su cara se había enrojecido-Bueno, dime-dijo la figura materna- ¿A quién tienes pensado elegir como tu inicial?
Adam rascó su cabeza, cada uno de los iniciales de Alola tenía su encanto: Los vivaces Popplio con sus famosas burbujas, además la posibilidad de poder manejarse perfectamente en el agua, que no era baladí cuando se hablaba de un archipiélago. Los Rowlett, con su elegancia, sigilo y capacidad de volar y los más serenos Litten, de tipo fuego y con capacidad para desarrollar una fuerza física increíble conforme iban evolucionando.

- ¿Tú cual elegirías? -preguntó el de cabello castaño a su madre
- ¿De verdad que no te lo imaginas? -murmuró la Purugly
- ¡Pues un Litten, por supuesto! -casi chilló la progenitora. Haciendo que tanto la gata grisácea como el joven se llevaran un sobresalto
-Mamá, a veces se me olvida que eres una loca de los gatos-alcanzó a decir Adam mientras recuperaba oxigeno
- ¡JA! Pero con marido e hijo-añadió con tono victorioso haciendo que tanto el de pelo castaño como la gata que trataba de dormir sintieran algo de vergüenza ajena.

Mientras el joven comía y la madre seguía alabando las cualidades de los Litten y de los felinos en general se pudo oír el repiqueteo de la puerta.

-Debe ser Daini-dijo la mujer- ¡Vete, rápido! -ya me encargaré yo de recoger.

El chico hizo caso para, todavía con la comida en la garganta, abrir la puerta y efectivamente era Daini, ligeramente más alto que Adam, vistiendo una camiseta holgada de color verde y con pantalones corto de idéntico color, pero más oscuro, de cabello castaño sucio y como, casi siempre, con media malasada en la mano y la otra mitad presumiblemente entre su boca y estómago.

-Vag a llegag tagde-dijo Daini tratando de tragar para poder hablar
-Y tú vas a ahogarte-dijo Adam con un tono de cansina costumbre

Se disponía Adam a partir junto con el recién llegado cuando ambos pudieron oír los rápidos pasos de un Pokémon que se acercaba velozmente, seguramente atraído por el olor recién hecho de la malasada: Era un pequeño perro de pelaje marrón claro si bien partes del mismo como la final de sus patas o su hocico eran de una tonalidad más oscura, su cola ligeramente rizada era de un blanco sucio al igual que el pelaje debajo de su cuello donde, como si de un collar natural se tratara, asomaban unas pequeñas estructuras.
 
-¡Hola!-saludo animosamente el canino para luego restregar su cabeza cariñosamente contra la pierna de Adam.
-No sabía que tenías un Rockruff-comentó el de ropas verdes
-Y no lo tengo-añadió-apareció alrededor de mi casa hace una semana y le dimos de comer, ahora no hay manera de que se vaya.
-Pensé que a tu madre no le gustaban los Pokémon perro.
-Y no le gustan...Oye Daini, dale parte de tu malasada.

Adam no puedo contener una carcajada cuando vio como el normalmente sereno y casi imperturbable rostro de su amigo esbozaba una mueca más propia de que le hubieran pedido que matara a alguien con sus propias manos.

-Nos tenemos que ir Rockruff-comentó el “dueño” de la casa, acariciando las curvadas orejas del canino para luego dirigirse dirección oeste.
- ¡Hasta luego! -ladró energéticamente el perro para luego intentar perseguir su cola varias veces.
 
Como Adam había observado desde su ventana era un día más en Alola, un sol radiante y una suave y agradecida brisa que parecía mecer a los Wingull en sus idas y venidas del océano que se podía ver a simple vista. Efectivamente era un día más en Ciudad Hauloi…concretamente en las afueras de Hauloi, un lugar a medio camino entre la ciudad más poblada de la región y el más tradicional Pueblo Lili, De hecho, a cierta distancia de la casa de Adam y tratando de estar en una distancia media para los habitantes de las afueras, como para los de Pueblo Lili se encontraba el destino de los chicos: La escuela de entrenadores. La que había sido su escuela hasta hace unas semanas cuando acabaron el curso escolar y ambos chicos habían acordado aprovechar el verano para realizar una práctica ancestral en la región de Alola.

-Que rica malasada-decía Daini chupándose el azúcar de los dedos.
-Deberías limpiarte la boca también, no todos los días te dan un Pokémon.
-Pero el Pokémon te lo van a dar solo a ti.

Acto seguido el de verdes ropajes sacó de su bolsillo una esfera bicolor, segmentada por una banda negra con una especie de botón en la misma y de color rojo la mitad superior y blanca la inferior, trató de hacerla girar sobre su dedo, pero cuando esta estuvo a punto de caer tuvo que volver a meterla en el bolsillo.

-No entiendo como que tus padres que tienen Pokémon nunca te hayan dejado tener uno hasta ahora.
-Bueno-meditó Adam-Supongo que es para que no me distrajera durante el curso.

Con la charla no se había percatado de que ya habían llegado al lugar al que habían asistido hasta hace unas semanas, la verdad el lugar distaba mucho de ser un simple edificio donde dar clases: Con una arquitectura entre vanguardista y colonial, de un color blanco para proteger del sol tropical, con unas amplias pistas deportivas e incluso con unas zonas de hierba alta u otros elementos que trataban de generar diversos hábitats Pokémon.

-Desde fuera parece incluso agradable-dijo Adam, notando como un sudor frío le recorría todo el cuerpo.
- ¡Adam, Daini!

El par de jóvenes miraron hacia arriba, hacia una de las ventanas, viendo como desde ellas un hombre de piel tostada les indicaba que pasaran.
Le hicieron caso y se adentraron en el colegio, no dejaba de ser sorprendente que sin los alumnos corriendo por el pasillo, sin el agobio del timbre que era como un picotazo de Toucannon en el sistema nervioso de los estudiantes, aquello parecía un lugar agradable, con la suficiente ventilación con los pasillos graciosamente decorados con dibujos de los alumnos más jóvenes o los posters con mensajes positivos, como ese del Komala agarrado de un árbol, como fuera, hicieron de lado esa extraña nostalgia para entrar en el despacho del profesor Kukui.

Para sorpresa de los chicos, además del propio asiento del profesor Kukui en su escritorio había otras tres sillas, claramente esa no era la sorpresa, sino que una de ellas ya estaba ocupada por una chica que debía de ser de la misma edad, aproximadamente, con un cabello de mediana longitud, de color cobrizo y piel clara que combinaba perfectamente con sus ojos también claros, la chica vestía también con un vestido blanco de aspecto formal y que a juzgar por las gotas de sudor que corrían frente abajo se estaba arrepintiendo de llevar.

 -Sentaos chicos-dijo el profesor Kukui- ¿Cómo habéis tardado tantos? No me creo que os hayáis perdido, solo ha pasado una semana desde que acabaron las clases-añadió para luego reír.
-Adam se ha quedado dormido-dijo Daini.
- ¡Ya veo! -río el profesor de bata abierta- ¡Seguro que tu mamá tuvo que usar el clásico Espabila materno!
-En realidad uso más bien el clásico Golpe Cuerpo de su Purugly-pensó Adam para sus adentros.
-Curiosamente es Daini el que se suele quedar dormido y…
-Disculpe profesor ¿Para qué nos había citado? -interrumpió la chica.
-Cierto-dijo el profesor retomando el hilo de la conversación para luego levantarse y dar un par de vueltas por la habitación.
-Adam, Daini-Si estáis aquí es para que os haga entrega de vuestro Pokémon inicial para el recorrido insular.
- ¡Sí! -confirmaron.
-Bien-dijo Kukui-Tanto Daini como Sofía ya tienen un Pokémon, así que…-añadió mientras buscaba en el cajón del escritorio- ¡Aquí están!
 
Los jóvenes allí presentes pudieron observar como del mismo sacaba tres pokeballs que de inmediato abrió:
Una de ellas tenía una criatura avícola de forma esférica y con plumaje pardo, de ojos relativamente grandes y filosas patas de un intenso color naranja tenía también en su pecho una especie de pajarita vegetal.
 
La otra era un felino de piel negra como el ébano, salpicada de mechones de cabello rojo en la frente, bigotes y en forma de franjas en las patas, de igual modo tenía unos llamativos ojos amarillos con pupilas rojas
 
La última era también un mamífero, en este caso marino y con piel azulada, con aletas en lugar de unas extremidades más tradicionales y siendo más grandes las anteriores que las posteriores, también contaba con unas orejas pequeñas y redondeadas, finalmente tenía un hocico blanco y al final del mismo una gruesa y redonda nariz rosada como si de una falsa nariz de payaso se tratara.
 
-Bien Adam-dijo Kukui-Aquí tienes a Rowlett, Litten y Popplio, los iniciales de Alola a tu disposición ¿Cuál vas a elegir?
 
El chico se rascó la cabeza, no todo el mundo tenía la oportunidad de empezar su vía en el mundo de los entrenadores con un inicial, Pokémon especialmente criado desde hace tiempo para ser el acompañante ideal, suficientemente fuertes para desenvolverse contra los “peligros habituales” de un viaje, con personalidades y caracteres, siempre variables por supuesto pero adecuados para un novato, así como la capacidad de dominar desde el principio uno de los principales elementos de la naturaleza.
 
-Escógeme a mí-dijo el Rowlet jactanciosamente iniciando el vuelo y comenzado a revolotear alrededor del entrenador-Al fin y al cabo… ¡Soy esférico! Y también soy…-seguía pregonando cuando de repente cesó su vuelo para volver a la mesa-Psss-Les susurró a sus compañeros-Huele a culo de gato, todo vuestro.
- ¿Algún problema con el olor de los gatos? -le espetó el Litten mientras ligeramente erizaba su cabello, recibiendo como respuesta del búho un giro de cuello de ciento ochenta grados y una expresión burlona
-Vale, ese desde luego que no-dijo Adam señalando al avícola- Hace cosas muy raras y ese giro de cabeza me da muy mal rollo-sentenció.
- ¡¿Cómo?! -estalló piando el Rowlet-Bah, como si yo te quisiera-añadió pretencioso para darle la espalda tanto a los entrenadores como a los otros dos Pokémon.

Descartado el histriónico pajarraco Adam puso sus ojos en el felino de pelaje negro, pero entre que no quería darle la razón a su madre y la absoluta mirada de desinterés del Litten decidió pasar a la pequeña foca.
 
- ¡H-Hola-se apresuró a decir esta-Me llamo Popplio y…y me gustaría mucho acompañarte ¡Ojalá podamos ser amigos! -añadió, claramente avergonzada hasta el punto de acachar la cabeza-Como me va a elegir-pensó de inmediato para sus adentros- Rowlett puede volar y Litten tiene ese aire tan calmado y seguro de sí mismo que…
-Elijo a Popplio.
- ¡PERO YO SOY ESFÉRICO!
-Cállate Rowlet-chistó el gato.

Algo pareció sacudir el corazón de la pequeña Pokémon acuática ya que con los ojos brillosos no tardó en saltar a los brazos del que era, a partir de ahora, su entrenador.
 
 -Tu y yo juntos Popplio, Seremos los campeones del recorrido Insular-añadió Adam alzando ligeramente a la pinnípeda-Tengo que pensar un buen nombre para ti-añadió- ¿Qué tal Sokka? -le propuso, haciendo que el profesor Kukui no pudiera evitar una sonrisa.
-Es un nombre con Fuerza Adam, pero supongo que eso explica el aprobado raspado en biología
-Creo que no le entiendo, profesor-respondió ahora el chico de las afueras
-Tu Popplio es chica.

-Siento interrumpir, de nuevo, este momento tan emotivo-dijo la llamada Sofía aclarando la voz- Pero eso no explica mi presencia aquí.
-Tienes razón-recuperó el descamisado, sentaos Adam, Daini y “Sokka” también claro-Veréis chicos, estoy seguro que conocéis a Sofía, lleva los dos últimos meses de clase con nosotros-inició a narrar-Pero ella no es una estudiante más, ella, pese a su juventud, es una ayudante del Profesor Ciprés, un colega de la región de Kalos, está aquí como parte de un programa de intercambio para poder aprender más de Alola, claro que…a cambio hay un pobre paisano pasando un Frío Polar en Ciudad Fractal-agregó carcajadas, provocando cierta vergüenza ajena en los presentes-El caso es que pese a las clases y algún trabajo de campo que ella ha hecho-añadió para inmediato tomar un tono más serio-Quiero que ella haga el recorrido Insular con vosotros.
- ¡P-Profesor Kukui esto debimos de hablarlo en casa antes! -exclamó Sofía visiblemente contrariada.
- ¡Y lo hablamos! -replicó festivamente el adulto de la habitación mientras se ajustaba los lentes-De hecho, la profesora Pimpinela debe tenerte todo ya preparado-añadió con una sonrisa.
-Me refería a hablarlo conmigo-murmuró por lo bajo.

Adam y Daini se miraron entre sí, era cierto que esa chica había estado los dos últimos meses del curso junto a ellos en clase, pero nunca la habían visto hablar con nadie, de hecho, en ese breve rato que llevaban allí la susodicha había mostrado más expresividad que en esos dos meses.

-Bueno, por nosotros en principio…-inició Adam
-No habría inconveniente-finalizó el de las prendas verdes, pero ninguno de ellos demasiado convencido.

-Fantástico-dijo contento el profesor Kukui-Por mí hemos terminado por ahora, venid después de comer, tengo que preparar ciertas cosas.
Los chicos se despidieron con la nueva compañía de la Popplio que todavía Adam cargaba en sus brazos.
-Adiós Popplio-se despidió cariñosamente el profesor Kukui de la Pokémon acuática mientras salían por la puerta-Pórtate bien
-Adiós profesor-se despidió con igual efusividad la Pokémon marina agitando sus aletas-Cuide de Rowlet y Litten.

Tanto Kukui como la llamada Sofía se quedaron en la habitación, viendo desde la ventana como el par de chicos se alejaban calle abajo.

- ¿Seguro que es buena idea lo que ha propuesto? -preguntó la de cabello anaranjado- ¿Lo del recorrido Insular?
-Durante cada cena no paras de acribillarnos a preguntas a la profesora Pimpinela y a mí sobre Alola-dijo Kukui mientras una gota de sudor bajaba por su frente- ¿No crees que sería mejor verlo por ti misma?
-Pero profesor, es cierto que yo tengo un Pokémon, pero no soy una entrenadora.
-Entiendo lo que quieres decir-dijo el descamisado-Tu vida no pasar por entrenar Pokémon.
-Exacto-respondió la chica.
-Mi vida sí lo hacía-quería ser entrenador, capitán del recorrido insular, recorrí Alola, viaje al extranjero para intentar hacerme más fuerte-decía mientras un ligero matiz nostálgico recubría cada palabra-Y, no sé en qué momento, mis motivaciones empezaron a cambiar, quizás fue cuando vi la cantidad de distintos movimientos que usan Pokémon que nunca había presenciado antes ¡Como sea! -añadió viendo que se desviaba demasiado-Lo que yo tenía tan claro para mí cambio sin darse cuenta, como un potente Terratemblor que hizo aflorar nuevas….
-Comprendo profesor-dijo Sofía-Entiendo lo que quiere decir y agradezco su comportamiento, desde que llegué a Alola tanto usted como su esposa se han comportado de manera impecable, le daré una oportunidad al recorrido insular. Aunque solo sea para recompensar su amabilidad
-Celebro oírlo-respondió el docente mostrando una infantil sonrisa.
-Pero profesor, tener que viajar con esos dos-dijo refiriéndose tanto a Adam como Daini-No se ofenda y tampoco tengo nada en contra de ellos, pero creo que no necesito ninguna niñera.
-Lo sé.
-Gracias.
-La niñera eres tú.
 
Afueras de Haloui
 
-Bueno Popplio-dijo Adam-Daini ha ido a preparar sus cosas a su casa en Pueblo Lili, nosotros tenemos que ir a casa también y preparar unas cuantas cosas, quiero también presentarte a papá y a mamá.
-A mí también me apetece mucho, tengo ganas de conocerlos y…uff-resopló

 Adam giró la cabeza, la Popplio, que venía caminando, se había quedado considerablemente rezagada, claramente su morfología podía permitirle manejarse durante un combate en tierra, pero aun así le costaba desplazarse con la suficiente comodidad.

-Espera yo te llevo-dijo el joven que volvió a caminar hasta la pequeña foca para cagarla en hombros.

Así “ambos” caminaron, el chico ya conocía aquella zona, llevaba suficiente tiempo viviendo por allí para que no le sorprendieran los Grubbin cuando salían de sus refugios subterráneos, pacíficos pero dispuestos a pellizcar lo primero que encontraran, tampoco le causaban demasiada extrañeza aquellos peculiares Rattata merodeadores de color oscuro, normalmente siempre cargando comida. Pero para la pequeña Popplio toda aquella zona era nueva, pese a estar a un tiro de piedra tanto de la escuela Pokémon como del Laboratorio del profesor. Como también era nueva aquella casa de estilo típico, de fachada celeste con un piso y una pequeña buhardilla, así como un modesto porche delantero.
 
-Mira Popplio, ya estamos en casa y… ¿Esa es mi madre?

Adam caminó un poco más para averiguar que efectivamente, en el pequeño jardín que antecedía a la casa, bajo la mirada de la Purugly adormilada, esperaba su progenitora.

- ¡Hola hijo! -saludó la madre abrazando a su Adam- ¿Con que una Popplio? ¿Eh?
- ¿Tan evidente es que es hembra? –pensó el chico para sus adentros.
-Bienvenida a la familia, pequeña-dijo la figura materna, acariciando la cabeza de la azulada.
-Encantada señora-dijo feliz la Pokémon acuática-Me alegra de estar aquí.
-Tenía muchas ganas de que mi hijo tuviera un Pokémon propio-dijo la mujer mientras una sonrisa ligeramente perturbadora comenzaba a dibujarse en su rostro- Por fin podré cumplir el sueño de toda madre...¡Combatir contra su hijo!


Mostrar Respondiendo Comentarios


Bueno. Primero que todo muchas gracias por los comentarios. Me alegra ver que parece que ha tenido buena acogida. Espero que siga siendo así  pikaowo
Aunque lo dudo
 
Cita:. Lo único que estaría para mejorar es la ortografía poniendo las tildes y las comas faltantes,

Sí. Ese es uno de mis viejos caballos de batalla  Podríamos decir que uno de mis Glastier (?)

 
Cita:Tu gran virtud para mí, al menos en este primer capítulo y en esta historia, son los personajes y los diálogos.

Gracias Doc, ojala pueda mantenerlo ahora que aparecen los personajes humanos
Cita:No he leído casi nada de Alola así que este fic es como una bocanada de aire fresco para mí. 

Si. Imagino que Alola es una región..."original" para escribir, más aún si prescindes (a priori jujujuju) de personajes como Samina y sus hijos. Pero considero que es una región con mucho potencial Y que si Galar no me pareciera meh la hubiera hecho en Galar Además los juegos me dejaran una sensación agri-dulce y espero que este fic me ayude a quitármela totalmente.
 
Cita:No chido como Patch of Glory que "es chido si aguantas tres o cuatro cosas"
Tim: Ey!
Cita:Tarda lo que quieras, pero no abandones esta cosa.
Gracias Kiwi. Significa mucho

 
Cita:. La única dudita que me queda es el tema del diálogo entre personas y pokés, me imagino que las personas hablan con palabras y los pokés responden con gruñidos y repitiendo su nombre

Sí. La idea es que la conversación entre entrenador y Pokémon el entrenador oiga solo los ruiditos de Pokémon. Y ya dependiendo de la compenetración entre entrenador y Pokémon el primero vaya entendiendo más cosas


De nuevo, muchas gracias.

Hasta la próxima  Mewwave


 0  0  0  0  0  0  3  0  0  0  0  0  0
Responder
#10
Dentro de todo un buen y sólido capítulo uno.

Mostrar Comentarios sobre el capítulo 1
Se establece de forma correcta y orgánica al elenco o trío de personajes principales y al prota estando a punto de embarcarse en su aventura, escogiendo sabiamente a la mejor inicial de Alola (Fight me) para comenzar el recorrido insular.

Los personajes humanos en línea general están bien introducidos, y las personalidades están lo suficientemente marcadas como para saber distinguirlos. Adam es un chico bastante respondón y brutalmente sincero, pero simpático y de buen corazón. Daini es parecido a Adam, pero más bruto, más informal y quizás más impulsivo. Y Sofía es la típica niña tímida, curiosa y estirada que, como deja entrever la decisión de Kukui de que los acompañe, jugará el papel de voz de la razón entre los otros dos personajes masculinos que son más tercos, tropo un poco cliché pero que no tiene nada de malo (o a lo mejor estoy sacando conclusiones demasiado temprano. Igual como dije, no es un aspecto negativo si ese es el caso). Ya tengo ganas de ver cómo será la dinámica que habrá entre ellos y los obstáculos que encararán en el camino, así como el ver qué pokes se añadan tanto al equipo de Adam como al de sus otros dos compañeros de viaje. Los guiños a Kalos, Sinnoh (la Purugly de la madre de Adam) y a Hoenn (este último por el Sceptile que aparece en el sueño de Adam) también ayudan a que el universo en el que transcurre el relato se sienta más grande.

Me sigo sin acostumbrar a ver a los pokes hablando (cosa mía), pero a la vez me agrada porque nos permite ver lo que acontece también a través de sus ojos y pensamientos, que es mucho más preferible a verlos diciendo sus nombres tanto como respiran. Pudiste haber hecho que simplemente emitiesen gruñidos como en los juegos, pero decidiste ir por un camino más fresco e interesante, probablemente tomando inspiración de la saga de Mundo Misterioso, lo cual junto con lo antes mencionado sobre el P.O.V. de todos ellos le suma tanto puntos a la premisa como más personalidad a las criaturas.

Espero con ansias el siguiente capítulo y que continúes así. ¡Ánimo, que venís muy pero muy bien, y la historia promete!
"Este fic es como un buffet de todo lo que puedas comer"-SoujiFujimura
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#11
Hola AJ! Primero de todo, gracias por haber especificado lo de las charlas entre pokémons y humanos, se me hizo bastante más natural la lectura sabiendo eso, mismo que suene raro que lo diga jajaja. Fue un lindo primer capitulo introductorio, el típido primer dia de aventura, cálido y amigable, bello de leer :3 Como Luna apuntó, los personajes se sienten bien, tienen un lindo potencial de desarrollo personal y en su química de grupo, ya quiero leer como evoluciona. Quiero también remarcar que tus descripciones (uso de palabras, el armado de los párrafos, etc) son bastante buenas, es un fuerte a tomar en cuenta para potenciar el escrito.

Me gustó mucho, por alguna razón, el personaje de la mamá de Adam, la loquita de gatos con su Purugly, me cayó simpática. Lo mismo digo con Kukui y las puns con los movimientos. Also, la Popplio seguro va a ser super adorable durante la fic, adoro la personalidad que le diste :3

Por último, los errores y cosas que mejorar (que no afecta para nada la narrativa en sí, algo puramente ortográfico). Creo que una revisión rapidita del capítulo en búsqueda de espacios faltante, puntos al final de las frases, mayúsculas y minúsculas así como acentos fuera de lugar.

En fin, como la última vez, espero los próximos caps!
Pokémon Connection - Capítulo XVII
Hoenn está bajo amenaza... ¿Podrá un grupo de jovenes transitar la una vez pacífica región?

 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#12
Un bonito y sencillo capítulo. Sokka es superadorable. Para mí los pokés se llevan el show en este fanfic porque los personajes humanos la verdad es que, siendo sincero, no les encuentro mucho interés por ahora. Es curioso que las personalidades de los pokémon te hayan salido mejor que la de los protas. Aun así, tengo la esperanza de que logres desarrollarlos más.

Saludos.
[Imagen: g325fpf.png]
Los Fan Arts usados en esta edicion son propiedad de sus respectivos autores
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#13
Debo admitir que no esperaba toparme con tantos pokémon parlantes al empezar (quizás por ese comentario en el que decías que tal vez algún personaje de Path aparecería, y como ahí solo los legendarios hablan); me imagino que eso será algo muy frecuente en este fic. Debo decir que fue bastante chistoso ver al Rowlet haciendo sus memes, aunque me quedé con la impresión de que los tres jóvenes iban a agarrar a cada uno de los iniciales. Fue una muy buena elección que Adam tomara a Popplio como inicial, best Alola starter by a long run; espero verla en acción.
Descansa. Hasta que nos volvamos a ver...
[Imagen: SwCanxx.png]
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#14
Capítulo 2: El primer paso de todo un camino (II)
 

Adam no podía evitar disimular cierta mueca de asombro, conocía el carácter “espontaneo” de su madre, pero nunca podía imaginar que justo con un Pokémon que acababa de adquirir se le iba ocurrir querer combatir.

-Mi primer combate-pensó Adam-Contra mi madre… ¿Puede haber algo más anticlimático? ¿Te ves capaz Popplio?

La Pokémon nadadora pensó: más allá de algún pequeño entrenamiento contra Rowlett y Litten nunca había tenido que combatir en serio, pese a eso una mirada llena de determinación dirigida hacía Adam bastó para hacerle saber que estaba lista para combatir. O eso pensaba ella.

-Combatiremos mamá-dijo el joven dejando a la Popplio en el suelo-Tú serás nuestra primera piedra en el recorrido Insular-añadió con un tono absurdamente grave para la situación.

-Pero si yo gano limpiaras el cuarto de baño de arriba abajo antes de que te vayas-respondió su madre con igual tono innecesariamente dramático
La mujer dejó caer una pokeball de la cual salió una criatura de estatura similar a Popplio, de frondoso pelaje gris, bípeda y con unos grandes, amén de ligeramente perturbadores, ojos sonrosados, una pequeña boca y unas orejas de mediano tamaño también formaban parte de su cuerpo.

-El Espurr de mamá-pensó Adam al ver al pequeño gato psíquico.

-Salutaciones de nuevo, hijo de la entrenadora madre-anunció la felina grisácea-Bienvenida Pokémon Popplio-añadió agitando sus pequeñas extremidades a modo de saludo
-Hola-acertó a decir-la Popplio-Vaya, que educados son los Pokémon psíquicos-pensó para sus adentros
-Sí, sí que lo somos-respondió su adversaria sonriente, probablemente leyendo la mente de la acuática haciendo que esta dibujara una expresión de asombro en su rostro

- ¡Comencemos! -exclamó la madre- ¡Espurr, Confusión!

El pequeño felino gris fijó su mirada en su oponente mientras sus hipnóticos ojos adquirieron un brillo azulino, acto seguido de los mismos salió disparado un fogonazo de energía azul.

-Esto…-pensó la Pokémon acuática al ver el ataque mental dirigirse rápidamente hasta el-Esto no se parece en nada a las ascuas de Litten.

-Popplio ¡Esquívalo! -exclamó Adam.

Las palabras de su nuevo entrenador sacaron a la Pokémon acuática de su ensimismamiento que usó la parta trasera de su cuerpo para impulsarse y evitar el envite.

- ¡Pistola Agua! -comandó el entrenador primerizo.
- ¡Allá voy! -respondió la Popplio.

Así tras haber esquivado la técnica psíquica la Pokémon acuática tomó aire para lanzar desde lo más profundo de su ser un chorro de agua de alta presión directo a la felina gris, alcanzándola de lleno y empujándola varios metros hacia atrás

- ¡Le di! -expresó ilusionada la Pokémon acuática-Le di, Adam-añadió luego girando su mirada hacia su entrenador.
- ¡Bien Popplio! - felicitó el entrenador- ¿¡Que te parece, mamá!?
-Me parece que si crees que acertar un ataque significa algo estas muy equivocado-respondió con un tono de seriedad que no había mostrado en el día de hoy- ¡Espurr usa arañazo!
- ¡Responde con Pistola Agua!

La menuda felina gris mostró unos pequeñas pero filosas uñas retractiles y se lanzó a alta velocidad contra la de piel azul que mientras esquivaba los ataques acuáticos.

-Popplio usa Destructor-trató de contratacar Adam

La pokemon azulada trató de golpear con sus palmeadas extremidades sin embargo no solo no acertó el ataque, sino que recibió el arañazo en el pecho.

- ¡Ay! -se quejó de dolor la Popplio
-Espurr usa Confu…
 
-Me imaginaba que esto podía pasar.

Madre e hijo, además de la Purugly, dirigieron su mirada a quien acababa de hablar. Un hombre de aproximadamente la misma edad que la madre de Adam, de color de ojos igual que este y cargando en una mano una maleta.

- ¿Quién es? -preguntó la Pokémon azulada
-El entrenador padre es el progenitor del joven entrenador hijo y el marido de la no tan joven entrenadora madre-respondió con exquisita educación la Espurr.
- ¡Hola papá! -saludó Adam
- ¡Hola cari…! -quiso saludar también la figura maternal- ¡La comida!¡Se me quema comida!
 
Unos suspiros de resignación y un viaje exprés a Ciudad Hauoli después para comprar algo de comer concluyeron con un almuerzo familiar. Presumiblemente el último de Adam en cierto tiempo.

-Entonces una Popplio-dijo el cabeza de familia mirando de reojo a la acuática que estaba comiendo bajo la mesa acompañado de la felina grisácea con la que habían combatido-Cuando yo era joven con suerte teníamos un Pidgey o un Ratatta para empezar, suponiendo que pudiéramos atraparlo.
-Pues por eso estamos en mi maravillosa Alola y no seguimos en Kanto-replicó ahora la fémina con tono burlón.
-Sí, bueno…-intento replicar el padre-La verdad es que en Kanto no nos podríamos haber permitido una casa como esta, con el precio del suelo por los cielos-añadió casi murmurando- ¿No se supone que en Alola los Pokémon iniciales los entrega el Kahuna, cariño?
-Es cierto-reparó la madre-Lo usual es que lo haga el Kahuna de la isla, quizás Kaudan no pudo hacerse cargo-caviló.
 
- ¿Kanto? -preguntó la Popplio a la Espurr
-Efectivamente-respondió la felina-Por lo que tengo entendido la señora mamá es de Alola y el señor papá es de Kanto y ambos estuvieron viviendo allí un tiempo hasta que se mudaron aquí circa de un año-explicó mientras ahora ingería una pequeña croqueta específica para Pokémon.
-Supongo que te lo explicó la Purugly-respondió la acuática viendo como la gata comía más alejada, cerca de la puerta y mirando celosamente su comida- ¿Estará enfadada conmigo y por eso no come con nosotros? -le preguntó de nuevo bajando el tono.
-Tranquila-respondió sonriente la Espurr-Doña Purugly es un poco circunspecta pero verídicamente tiene un gran corazón…realmente tiene grande todo-añadió para reír y luego volver a comer.
 
-El profesor Kukui ha quedado con nosotros para dentro de un rato-quizás quiera decirnos algo, dijo Adam.
- ¿Quiénes son “nosotros”? -preguntó la madre.
-Yo, Daini…
-Daini y yo-corrigió el padre.
-Vale: Daini, la chica esa nueva de la que os he hablado y yo-repitió Adam.
-Ah cierto, esa chica extranjera-recordó la madre- ¿Y cómo os lleváis con ella?
-Bien…creo, es difícil saber cómo te llevas con una persona con la que nunca has dirigido palabra.
 
La familia siguió hablando y comiendo mientras la Popplio hacía lo propio con la Espurr, La psíquica pese a su, en ocasiones, inapropiadamente culto vocabulario parecía alguien afable, olvidado quedaba ya ese arañazo.

-Por cierto, mamá, papá, quería ponerle un nombre propio a Popplio- ¿Alguna idea? Yo quería llamarla Sokka…
- ¡Pero si es hembra! -respondieron ambos a la vez
- ¿¡Pero tan evidente es!?-volvió a exclamar Adam- ¿Alguna sugerencia? -preguntaron de nuevo
- ¿Qué te parece: Ariel? -sugirió la madre.
-Ariel-repitió Adam en su mente
Ese nombre por el motivo que fuera le sonaba familiar, quizás alguna película que vio de niño, quizás algún nombre que hubiera oído en las noticias, pero por el motivo que fuera era un nombre que le encajaba.
- ¿Te gusta Ariel? -preguntó a la Popplio.
-Ariel, Ariel…-caviló la Pokémon acuática-Un nombre, un nombre solo para mí –siguió pensando con tono de emoción-Me gusta, acepto-dijo mirando a Adam mientras agitaba las patas posteriores como si de una cola se tratara.
-Parabienes por tu nuevo nombre, Ariel-felicitó la Espurr.
- ¡Gracias!
 
La familia acabó de comer, saliendo luego Adam junto a la recién llamada Ariel al porche. Desde allí se podía ver tanto la playa donde se ubicaba el laboratorio del Profesor Kukui así como la llamada “Colina Dequilate” Una pequeña montaña “hueca” cercana, famosa por ser el hábitat de los Rockruff, entre otros muchos Pokémon.

Estaban distraídos observando el paisaje cuando ambos pudieron escuchar, de nuevo, el rápido paso de unas patas acercándose velozmente al lugar donde estaban.

- ¡Hola! -saludó casi hiperactivo el Rockruff para luego volver a restregar su cabeza contra la pernera de Adam.
-Este debe ser el Rockruff que tiene a tu madre por la calle de la amargura-comentó el padre de Adam, que había salido junto a su hijo.
-Sí-respondió este mientras acariciaba el pelaje del cachorro de tipo roca-Pero no ha hecho nada malo.
-Lo sé, ya sabes que a tu madre no le gustan los Pokémon perro-siguió el progenitor- ¿Te gustan los Rockruff?
-Bueno-inició Adam mientras seguía acariciando el pelaje-No parecen tan impresionantes como esos Arcanine de los que hablas tanto, pero son bonitos.
-Recuerdo a mi viejo Arcanine-mencionó el padre que no pudo que su rostro se ablandara un poco-Pero está mejor con los abuelos en Kanto que aquí-De todos modos, no he salido para hablar de eso. Estoy seguro que el Profesor Kukui quiere entregaros las Pokéballs y las Pokédex correspondientes, pero quiero que aceptes esto

Adam miró lo que su padre le ofrecía, no era una pokeball simple y ordinaria: Era de un color blanco reluciente y separada por un cierre rojo. Realmente bonita.

-Vaya…-alcanzó a decir Adam-Es muy bonita, pero, Ariel ya tiene pokeball.
-Pero este pequeño Rockruff no.
Adam miró al Rockruff. Parecía feliz de estar ahora medio dormido a sus pies.
-Escucha Rockruff ¿Quieres acompañarnos a Ariel y a mí por Alola?

El pequeño perro-roca se giró mirando hacia el cielo, quizás meditando sobre si los celestes cielos que ahora se vislumbraban sobre esa casa serían igual en todas las islas. Sobre si las suaves nubes que parecían Wooloo suavemente deshilachados también serían la constante en el resto de islas. Pero esta era improbable: Básicamente porque desde la posición del Rockruff solo se podía ver el tejadillo de la casa. 

 - ¡Vale! -asintió con energía el can-Vayamos todos juntos-asintió poniendo sus patas delanteras sobre las de Adam.
-En ese caso-dijo Ariel-bienvenida al equipo, aunque es un poco raro yo solo conozco a Adam desde hace unas horas, pero, sé bienvenido.
- ¡Gracias! -dijo contentó el perro
Tanto Adam como su padre no pudieron evitar una risa cuando vieron como el hiperactivo perro, a modo de agradecimiento, lamió la cara de la Popplio, para sorpresa de esta.
-Sabes a pescado-comentó animado el Rockruff mientras movía la cola enérgicamente.

Mientras la piel de la Popplio se enrojecía sensiblemente Adam lanzó la pokeball perlada al cachorro de tipo roca, esta se agitó una solo vez mientras el separador adquiría un color rojo para luego apagarse, señal de que el Pokémon había sido capturado.  Adam agarró la pokeball y miró a la Popplio. Llevaba prácticamente toda su vida deseando tener un Pokémon propio y en un día ya tenía dos. No podía reprimir esa sensación de felicidad, de felicidad y de presumir ante Daini.

-Muchas gracias papá, pero creo que tengo que irme ya.
 
Escuela Pokémon

Daini tamborileó los dedos sobre sus rodillas, no es que fuera una persona impaciente, ni mucho menos, de hecho, tanto su familia, como el profesor Kukui y también Adam le habían criticado en ocasiones su excesiva tranquilidad. Pero él era así…la mayoría de las veces.

Dirigió la mirada hacia el Pokémon que le acompañaba: Un Pokémon reptil de piel verde clara en su parte superior y amarilla en la inferior, que contaba con un caparazón, cosa lógica siendo una tortuga, de color terroso. Pero el aspecto más definitorio del Pokémon era el pequeño brote que tenía en su cabeza.

El Turtwig estaba medio adormilado, disfrutando como buen tipo planta del cálido, pero también sereno sol de Alola, alejado del tórrido calor más propio de un desierto o de una región más continental.

-Taro, luego dicen que nosotros somos los tranquilos-dijo su joven entrenador estirándose, ligeramente adormilado.
-Somos tranquilos-replico el Turtwig-Pero a mí me gusta así.
-A mí también.
-Por cierto, Adam, ya tiene un Pokémon-le comunicó el de prendas verdes a su Pokémon.
 
-En realidad tengo dos.

Daini giró la cabeza, no se había percatado de como Adam se había acercado a él sin que se diera cuenta, junto a él estaba Ariel que de inmediato procedió a presentarse al quelonio.
 
-Saludos-dijo la acuática acercándose a la tortuga verde-Me llamo Ariel.
-Yo me llamo Taro-respondió la tortuga “estrechando” la pata-Encantado.
 
- ¿Cómo que dos Pokémon? -preguntó Daini
-El Rockruff que rondaba mi casa-respondió Adam-Le he podido capturar-dijo enseñando la inusual blanca pokeball.

Los chicos conversaban entre si y sus dos Pokémon hacían lo propio cuando comenzaron a avistar en la lejanía como venían tres personas. Cuando estas se acercaron pudieron distinguir como uno de ellos era el Profesor Kukui y venía acompañado de la mencionada Sofía y de otra persona, de un hombre de mayor edad y de barriga prominente pero que parecía transmitir cierta solemnidad quizás por el abanico de aspecto oriental que llevaba metido en un extraño cinturón, o quizás por la prenda, amarilla y abierta, de estampado hawaiano que llevaba y, que, con cierta imaginación, daba la sensación de un kimono.

-¡Kahuna Kaudan!-dijeron de inmediato tanto Daini como Adam levantándose y adoptando una postura más formal, casi como si alguien de la realeza hubiera aparecido.

-Jojojo, relajaos chicos-Carcajeó el llamado Kaudan-Esto va a ser breve, Sofía ponte junto a ellos.

La chica de cabello cobrizo obedeció situándose entre Daini y Adam. Mientras que el Kahuna que estaba junto a Kukui dio un paso adelante.
El hombre de ojos rasgados se atusó ligeramente su bigote blanco y comenzó a hablar.

-Cuatro son las islas de Alola, Cuatro son sus guardianes, vosotros con los Pokémon que elegís y los Pokémon que os eligen a vosotros también deberíais de superar las pruebas del recorrido insular, pero nunca olvidéis mis jóvenes entrenadores que las más duras e importantes pruebas no están en los rayos de Melemele o en las densas nieblas de Isla Poni sino en los oscuros rincones que todos tenemos dentro de nuestro interior-finalizó el hombre, percatándose de que los tres chicos estaban ligeramente asombrados-¡Y divertíos!
-Y ahora me toca a mí-dijo el profesor Kukui-Tomad.

Bajo la mirada del quelonio y la foca el hombre de pecho descubierto les entregó a los tres chicos un aparato electrónico de aspecto rectangular y de un vistoso color naranja

- ¿Son? -inició la chica de las pecas- ¿Son las famosas Rotom-Dex de las que he oído hablar? -añadió, sin poder disimular un matiz de ilusión y expectativa en sus palabras.
-Ojalá-reconoció el descamisado-Pero las Rotom-Dex, como su nombre indica, necesitan de un Rotom para funcionar. Pero no podemos obligarles a que se queden ahí dentro, demasiado Alboroto. Pero no os preocupéis, tiene las mismas funcionalidades que una Pokedex normal.
-Entiendo-respondió la chica.
-Y también quiero daros esto-continuó el profesor Kukui.

Así el profesor introdujo sus manos en los bolsillos de la bata para sacar tres bolsas de plástico transparente las cuales tenían, en su forma reducida, cinco pokeballs cada una.

-Las Pokeballs-inició Kukui-Bueno, los tres tenéis ya un Pokémon, estoy seguro que todos sabéis cómo funcionan-añadió entre risas.

Una fría brisa fluyó desde la “montañosa” ruta 3, abrazando la más cálida corriente ascendente desde el mar refrescando la isla de aquel sol tropical y pese a que este ya estaba en moderada retirada, teniendo el cielo de un tibio color anaranjado, era verdaderamente de agradecer.

-Jóvenes-dijo el hombre de mayor edad-Sería mejor que os vayáis a pasar esta noche con vuestras familias, Alola va a estar ahí mañana, Jojojo-añadió Kaudan.

-Por cierto, chicos-intervino ahora Kukui-Más os vale iros a la cama pronto, Sofía es MUY madrugadora.
- ¡Profesor! -reaccionaron los tres a la vez, aunque por motivos distintos.
 
Laboratorio del Profesor Kukui

El suave tono anaranjado del cielo había permutado ese color por el estrellado manto oscuro de la noche y las criaturas del día eran relevadas por sus homónimos nocturnos, De igual manera el fresco aire nocturno era condimentado por el olor que surgía de las distintas cenas de las casas. No era una excepción el costeño laboratorio del profesor local donde una mujer, joven peso a su pelo gris, y de piel morena, más debido a la acción bronceadora del sol de Alola que a la genética, se esforzaba en preparar la comida del día.

-Sofía, acércame esas especias-dijo la mujer sin levantar la mirada del guiso.
-Enseguida.

La chica rápidamente alargó la mano para coger el bote transparente y tras una fugaz lectura del mismo se lo pasó con igual celeridad a quien lo había solicitado.

-Gracias ¿No preferirías descansar? Mañana sales de viaje, al fin y al cabo.
-Prefiero ayudarle con la comida, profesora Pimpinela, no es molestia alguna-respondió la joven-Además creo que necesita mi ayuda-añadió mientras desviaba la mirada hacía un lado.

La llamada Pimpinela dirigió su mirada hacia donde observaba Sofía, percatándose que quien captaba la atención era una especie de pequeño osezno bípedo de piel de un gris verdoso, de orejas picudas y de pelaje recio y tan largo que cubría sus patas inferiores, además contaba con una mirada
ligeramente ansiosa debido a la comida que estaba viendo


-Coooomida-babeaba el Munchlax que estaba parcialmente oculto tras la mesa de la cocina.

- ¡Ah! No te preocupes-respondió la de pelo gris-Munchlax es un tesoro-dijo, acercándose al osezno para pellizcar sus rechonchos mofletes, acto seguido buscó en su bolsillo para encontrar, además de darle al Pokémon bebe, una especie de pequeño alimento de aspecto claramente artificial. El Munchlax no tuvo ningún reparo en devorar aquella sustancia comprimida para luego alejarse visiblemente más satisfecho.
- ¿Qué era eso? -preguntó la de Kalos
-Era un alimento comprimido…
-Entiendo, un preparado que le proporciona a Pokémon como Munchlax y Snorlax todas las calorías y carbohidratos que necesitan sin tener que ingerir esas enormes cantidades que usualmente necesitan en la naturaleza. Su uso ha permitido que el entrenamiento de Snorlax se haya extendido mucho.

La científica no pudo evitar esbozar una sonrisa para luego pasar su mano cariñosamente por el cabello rojizo de la oriunda de Kalos

-Te va a venir bien hacer el recorrido insular ¡Casi se me olvida! -añadió para salir de la cocina.

De inmediato Sofía hubo de ponerse en el “fuego” tratando de mover de forma suave y constante la sartén para evitar que el alimento se acabara quemando.

-Este olor-musitó Sofía-viendo la comida-Los ingredientes son claramente de Alola pero ese fuerte y característico olor, apoyado por las especias, es claramente típico de la cocina de Teselia.
-Y es comida-dijo el Munchlax acercándose lentamente.

- ¡Tachan!

Tanto la de pelo rojizo como el Pokémon tragaldabas dirigieron su mirada hacia la profesora Pimpinela que traía una prenda blanca, más formal que un chándal, pero a la vez más formal que el vestido blanco que llevaba. Mucho más cómoda y apropiada para el sol no excesivamente tórrido, pero si constante de la región de la Alola.

-Muchas gracias-dijo la Sofía visiblemente contenta, abrazando a la profesora.
- ¡Abrazos! -expresó el Munchlax uniéndose al mimo, tratando de rodear con sus pequeños brazos las piernas de las mujeres, mirando de reojo la nueva y flamante ropa blanca- ¿Se podrá comer?


Mostrar Respondiendo Comentarios
Cita:. Adam es un chico bastante respondón y brutalmente sincero, pero simpático y de buen corazón. Daini es parecido a Adam, pero más bruto, más informal y quizás más impulsivo. Y Sofía es la típica niña tímida, curiosa y estirada que, como deja entrever la decisión de Kukui de que los acompañe

La verdad, me sorprende un poco la impresión que te han dado los chicos xD. Sofía es más clara en ese sentido 
Cita:Pudiste haber hecho que simplemente emitiesen gruñidos como en los juegos, pero decidiste ir por un camino más fresco e interesante, probablemente tomando inspiración de la saga de Mundo Misterioso

En mi otro fic los pokémon si emiten gruñidos. Pero quería probar algo nuevo en ese sentido y en parte algún que otros fics de aquí en parte los Nuzlocke de Deviant Art que ví durante mucho tiempo me "animaron" a hacer esto.

 
Cita:Por último, los errores y cosas que mejorar (que no afecta para nada la narrativa en sí, algo puramente ortográfico). Creo que una revisión rapidita del capítulo en búsqueda de espacios faltante, puntos al final de las frases, mayúsculas y minúsculas así como acentos fuera de lugar.
Los espacios es culpa de Word  Goo

Pero sí. Debo hacer una revisión especialmente en lo referente a puntos y demás. Soy muy inconstante respecto a eso.
 
Cita:Para mí los pokés se llevan el show en este fanfic porque los personajes humanos la verdad es que, siendo sincero, no les encuentro mucho interés por ahora.

Sí...por experiencia general los personajes me salen aburridos o locos.
Cita:Aun así, tengo la esperanza de que logres desarrollarlos más.
Veremos a ver xD. La verdad es que tengo duda de como voy a manejar los combates  (No puedo hacer el lagartija Boy y poner a Adam dar puñetazos)más un presumiblemente amplío casting de protagonistas. Tres entrenadores a seis pokemon cada uno serían 21 personajes con un protagonismo más o menos frecuente...Tengo miedo
 
Cita:Debo admitir que no esperaba toparme con tantos pokémon parlantes al empezar (quizás por ese comentario en el que decías que tal vez algún personaje de Path aparecería, y como ahí solo los legendarios hablan);
Sí. La idea sería que si aparece X personaje de Path sus pokémon puedan hablar tambien. Como le dije a, creo que a Lawl, la idea es que los pokémon aunque hablen los humanos deberían de oír: ¡Po, Po, Poplio! Y dependiendo del "grado" de conocimiento entre humano y pokémon se entenderán mejor.



Creo que eso es todo de momento.

Muchas gracias a todos. Hasta la próxima   Mewwave


 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#15
Me gustan los pokémon que decidiste darle a Daini y Sofía, se ve como un muy buen contraste que por un lado, el primero no use un inicial de la misma región, y que por el otro, la segunda use un pokémon que quiebra el clásico círculo de debilidades (planta-fuego-agua), me hace pensar en la variedad que tendrán los equipos con esa diferencia.
Descansa. Hasta que nos volvamos a ver...
[Imagen: SwCanxx.png]
 0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task