Índice - Pokémon Connection - Capítulo XVII 29/11
#1
[Imagen: lAPg1QV.png]
 
 
Mostrar Introducción del Autor
Buenas! Aqui les presento mi largo proyecto, Pokémon Connection. Es un proyecto personal que estoy desarrollando ultimamente después de volver a estar enganchado en general con todo lo que tiene que ver con Pokémon. Siempre me gustó escribir y eso también es lo que hago para mis estudios, pero nunca escribi una fanfic, siempre me reservé para trabajos originales o de la universidad. Su género es mixto, por un lado tenemos una trama atravesada por un misterio, una conspiración se podria decir. Por otro lado, tenemos un elemento más tradicional de pokémon, un entrenador empezando su aventura por motivos personales. Se explora una región de Hoenn en la que, luego de algunos años después de los eventos de los juegos con Team Aqua y Magma, evoluciona, crece. Muchos elementos de la región fueron cambiados para evidenciar esa evolución, espero que mis ideas agraden. No voy a desarrollar más del plot por acá y voy a dejar que los interesados descubran poco a poco de lo que se trata. Dejando de lado eso, me gustaría saber como puedo mejorar mi trabajo, que errores de otrografía tengo, mejor manera de formatear el texto, etc. Otra cosa, soy de Buenos Aires, así que es muy probable que coloce en el texto algo de jerga o palabras medio raras, así que si tienen algún problema con eso, solo diganlo. En fin, espero que los que lean esto lo disfruten tanto como yo disfruto escribirlo. Mi estimado es un capítulo a cada semana o a cada dos, dependiendo del tiempo que puedo invertir en esto. Amo que comenten, me gusta la relación entre autor y lector. Voy a callarme ahora, si es que leiste todo esto, bye.
 
Mostrar Mapa de Hoenn
[Imagen: iZA7NwP.png]
 
 
 
 
 
 
Prólogo
 
 
3 de Enero, Localidad Desconocida, 18:20
 
–Lo encontré. –Dijo una persona, analizando una muestra de ADN en una computadora–. No lo puedo creer que lo encontré.
 
Al decir eso, otro científico, claramente un supervisor, se levanta de su asiento y camina por el inmaculadamente organizado y limpio laboratorio en que estaban situados. Los demás hombres que trabajaban allí paran lo que hacen y esperan oír el nuevo descubrimiento. El supervisor se acerca, mira la brillante pantalla de la computadora y lo mira al científico.
 
 –¡Creo que al fin los tres años que invertimos en este proyecto dieron frutos! ¡Encontramos al gen!  –Exclamó el supervisor, con evidente felicidad y satisfacción en su cara–. Esto es un triunfo en el campo de la biología pokémon!
 
–Así que encontramos al Gen Alfa, Supervisor Adams? –Preguntó un científico del lado más lejano del laboratorio–. Creo que nos merecemos ese descanso y aumento de sueldo que el señor Hill nos ha prometido, no?  –Terminó, riéndose.
 
Todo el laboratorio explotó con alegría, los científicos se abrazaban, aplaudían y festejaban, su tarea estaba completa. Por un lado del grande laboratorio se escuchaba el característico ruido del  abrir de una botella de champagne.
 
 
-x-
 
 
4 de Enero, Ciudad Rustboro, 9:10
 
Era un día común y corriente en Rustboro, estaba soleado y despejado con una leve brisa, las personas vivían su vida, los adultos iban a trabajar en las diversas oficinas que existían en la ciudad, los niños llenaban las clases de la Escuela de Rustboro y habían entrenadores ya listos para intentar al gimnasio de la ciudad, liderado por la inteligente Roxanne. Uno de los puntos más importantes de interés de aquella ciudad era, además, el gran edificio de la Corporación Devon, el más alto e importante de allí.
 
Aquella mañana, frente las puertas del imponente edificio, una gran cantidad de reporteros se congregaba para poder transmitir un anuncio oficial de la compañía que se esperaba para aquella hora. Una figura sale del edificio; un hombre de mediana edad, alrededor de 55 años, alto y de buen porte físico. Tiene pelo corto y una barba candado, ambas de color grisáceo por la edad y usaba un traje gris informal con camisa blanca y zapatos negros. Se acerca a los reporteros y empieza a hablar.
 
–¡Buen día! ¡Para los que no me conocen, mi nombre el Duncan Hill, dueño del Grupo Hill de empresas dedicadas a la investigación científica y el bienestar de ambos humanos y pokémones por todo el mundo! – Dijo, con un tono de voz bastante alegre y animador–. Me alegra mucho poder compartir este hermoso día y la noticia que tengo que dar con todos ustedes escuchando, es definitivamente un paso adelante para todo el Grupo Hill.
 
Era imposible no conocer al Grupo Hill. Durante los últimos cinco años fue el grupo empresarial con más evolución y crecimiento en Hoenn a causa de varios descubrimientos y desenvolvimiento de medicinas nuevas, nuevas pokébolas, entre otras actividades. Había empezado como un pequeño laboratorio que terminó comprando empresa tras empresa, ahora estaba a punto de cementarse como el grupo hegemónico de la región.
 
–¡El Grupo Hill orgullosamente anuncia la adquisición de Corporación Devon y su integración completa! ¡Termino recién de firmar los papeles con el Señor Stone, los equipos legales y el equipo estatal y puedo decir que estoy muy feliz en poder seguir brindando bienestar y tecnología a Hoenn y todos sus habitantes, ahora de mucha mejor manera gracias a la infraestructura perteneciente a la Corporación Devon! –Exclamó Duncan a las cámaras, con una sonrisa permanente en su cara medianamente arrugada–. ¡Muchas gracias y hasta pronto! – Terminó, dando las espaldas a las cámaras y volviendo al edificio.
 
Los reporteros, desilusionados por la falta de interacción con la prensa, empezaron a gritarle preguntas al magnate, esperando poder sacarle algunas palabras.
 
–¡Señor Hill! ¿No es intento de monopolio lo que está intentando hacer? ¡Devon era su competidor más importante! –Gritó una reportera.
 
–¿Qué tiene usted a decir sobre las acusaciones de experimentación ilegal en pokemones? ¿No cree que debe usted ser un poco más humano para desenvolver sus productos? –Inquirió uno más de ellos.
 
Duncan escuchó de lejos a todas las preguntas que le estaban haciendo, pero la verdad es que por el momento no le podría importar menos los variados juicios legales en los que él estaba metido o las acusaciones que algún grupo ambientalista podría hacer. Finalmente había concretado su plan para dominar el campo de la investigación en Hoenn y no podría estar más contento. Ya en el edificio, cuando está por entrar al ascensor para ir a su oficina, su PokéNav Plus recibe un mensaje de un laboratorio. Duncan lo abre, lo lee y su cara evidencia más felicidad todavía, hoy de verdad era su día.
 
“¡Encontramos al Gen Alfa! Lo aislamos ayer y estuvimos haciendo pruebas  de confirmación para estar 100% si lo encontramos. Esta vez no es solo un falso positivo, es real. Como dijo usted, las posibilidades medicinales de aislar este gen son tremendas, tengo que agradecerle por darme la oportunidad de trabajar en este proyecto. Llámenme cuando quiera que le presentemos los resultados de nuestro trabajo.”
 
Inmediatamente le manda un mensaje, respondiendo.
 
“¡Felicitaciones! Tráiganlo para Rustboro lo más rápido posible, el edificio de Devon va a ser nuestro nuevo centro de trabajo aquí en Hoenn.”
 
 
 
-x-
 
 
 
10 de Enero, Localidad Desconocida, 2:45
 
En el medio de un campo muy abierto, yacía una Mansión de estilo antiguo, alta y ancha, paredes de piedra pulida, cuatro pisos y un techo enorme. A primera vista uno puede pensar que  es el hogar de un viejo empresario que está disfrutando su jubilación, sin embargo, la fachada lujosa de la mansión encubría algo mucho más siniestro.
 
Por un largo corredor con paredes de color beige, adornadas con varias pinturas antiguas caminaba una figura cubierta con una capa y una máscara blanca. Esa máscara se asemejaba a una máscara de teatro que encubría toda su cara, solamente dejando a la vista los cabellos blancos y largos de aquella persona. A su lado estaban dos hombres, vestidos con trajes, leyendo documentos en dos tablets. Estos lo acompañaban y le hablaban.
 
–El equipo de Rustboro ya está listo y tenemos a nuestro hacker conectado al sistema de seguridad del edificio de Corporaciones Devon. Están situados en la entrada de carga trasera, esperamos a sus órdenes. –Dijo el hombre situado a la izquierda de la figura.
 
 
–Tenemos también confirmación del equipo de Littleroot. Ellos están rodeando al Laboratorio del Profesor Birch y ya están en posición para ganzuar la puerta de entrada. –Continuó el hombre situado a la derecha, apretando algunos botones en la pantalla táctil de la tableta.
 
 
–Y con eso ya estamos listos para empezar. Todos los equipos por Hoenn ya reportaron y confirmaron que están en buenas condiciones para llevar a cabo la operación. –Terminó el primer hombre.
 
 
La figura no dijo nada, solamente asintió con la cabeza y siguió caminando, en silencio. El corredor termina llevándolos a una enorme sala plagada de computadoras y pantallas, asemejándose a una sala de control de misiones espaciales. Una gran pantalla en la pared central del salón mostraba un enorme mapa de Hoenn y distintas localidades, cada una con un símbolo que significaba que había un equipo en cada una. Entre estas localidades estaban Rustboro, Littleroot, Lillycove, Mauville y Mossdeep. En cada computadora un agente estaba sentado, monitoreando cada uno sus diversas informaciones.
 
La misteriosa persona al fin rompe su silencio. Con una grave voz, tan grave que parece que estuviera siendo distorsionada por algún aparato, declara:
 
–Muy bien. Todos estamos en posición. Años pasaron desde nuestra creación y este es nuestro punto culminante. En este momento damos marcha a nuestro plan maestro hacia un mundo mejor.
 
La gente que trabajaba en aquel salón empezó a aplaudir las palabras de la figura misteriosa.
 
–El mundo se va a enterar que para tener la igualdad y perfección que tanto desea, uno tiene que hacer sacrificios. ¡Es hora de romper las cadenas! Vamos a empezar. –Completó, desplazándose a una computadora reservada para él.
 
 
 
-x-
 
 
 
En aquella sala el tiempo pasaba lento, cada minuto era lleno de tensión y cada reporte de los equipos de campo era una situación para preocuparse. Sin embargo, parecía que el trabajo se estaba llevando a cabo de manera correcta. Todos los reportes eran positivos.
 
“Aquí es el equipo de Littleroot, infiltramos al Laboratorio silenciosamente y empezamos a recolectar los documentos y reportes de investigaciones de mayor importancia. Conseguimos abrir la caja fuerte de los pokémones iniciales y los adquirimos. Sin embargo en un momento el Profesor, que estaba durmiendo en su cuarto se despertó. Actuamos rápido y lo pusimos de vuelta a dormir con un golpe. No creo que vuelva a despertar. Tiempo estimado restante para la operación, 20 minutos.”
 
“Aquí es el equipo de Rustboro. Infiltración al edificio de Corporación Devon fue fácil, el hacker consiguió deshabilitar el sistema de seguridad y abrió las puertas traseras de carga. La seguridad era escasa y conseguimos ponerlos a dormir con la ayuda de nuestros pokémones con Hipnosis. Mitad del equipo se repartió por el resto del edificio para recolectar papeles y documentos importantes, así como dinero y artefactos de valor, la otra mitad subió hasta el último piso, la oficina principal, que no estaba vigilada por nadie y encontramos el objetivo principal. Los documentos originales que detallan todo sobre el Gen Maestro estaban en una caja fuerte en la pared de la oficina, nuestro Alakazam consiguió abrir la caja fuerte con sus poderes psíquicos. Tiempo estimado restante, 50 minutos, tenemos que reunir todo lo que adquirimos y esperar nuestro transporte.”
 
Los reportes de Petalburg, Mauville, Mossdeep y Lillycove aunque eran objetivos secundarios debido a su menor importancia comparado con los primeros dos objetivos también eran cien por ciento positivos. En las siguientes horas los equipos empezaron a reportar la conclusión de sus tareas y el trasladó de vuelta a la mansión para poder depositar todo lo conseguido. La figura misteriosa esperaba pacientemente su premio, el Gen Alfa.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder

Longfic- Pokémon Connection - Capítulo XVII 29/11

Extension largaLongfic
FranquiciaOriginal
GéneroAventura
Resumen

En el futuro cercano, Hoenn experimenta uno de los acontecimientos criminales más serios luego de los pasados eventos con el Equipo Magma y el Equipo Aqua. En este contexto, un jóven empieza una aventura y se ve condicionado por dichos eventos. ¿Cómo se manejará en un mundo cada vez más peligroso?

#61
Mostrar  PERO MIRA QUIEN ES
MISTER TE VOY A LEER PERO EN REALIDAD NO
 
Por justicia simplemente tendría que dejar de leerte asi bien forrita hasta que decidas leerme a mi ahora que pasaron a comentarme de 8 a comooo 3… re sad sí pero bueno que se le va a hacer son las cosas que pasan cuando sos autista y escribis denseadas y encima bardeas a los que te comentan.
 

Bueno fuera memes. Que culiado como patinas con los diálogos hermano. Es como que estas haciendo el mayor esfuerzo posible por no tomarte la historia en serio, pero bue es tu forma de divertirte asi que no me voy a poner pelotuda con si esta bien o mal escrito porque al fin y al cabo todos estamos haciendo fanfics de mierda.
 

Tenia 3 capitulos demorados, y en cuanto lei la palabra “cueva” dije LA PUTA MADRE. Afortunadamente para mí, vos si sabes escribir aventuras en una cueva al contrario de mi y hacer que sea divertido leerlas. Usaste muy bien el cambio de perspectivas para resaltar (?) la idea de estar recontra perdido en un laberinto en el que no se ve un carajo, y me gusta como terminan reuniéndose todos al final, sobre todo porque no solamente se juntan los personajes sino que se siente como si las dos líneas argumentales de la historia que venían caminando en paralelo, se juntan con una naturalidad espectacular, sin nada demasiado ostentoso pero super bien logrado
 

Que mas. Por un lado me gusta que hayas metido un cambiazo de lideres, por el otro me sigue embolando que no hayas cambiado la ruta en lo mas minimo – y no parece que la vayas a cambiar teniendo en cuenta que de ahí se van para la ciudad puertito. Pero bueno, esto ya te lo había dicho una vez y me sacaste cagando asi que como pesada que soy te lo voy a decir porque sos un boludo que desaprovecha oportunidades.
 

Na mentira.
 

La pelea de gimnasio me pareció que tuvo un poco menos de impacto que la primera, a lo mejor porque realmente todo lo que había pasado en esa isla horrible que valia la pena contar ya había pasado y “bueno queda la medalla así que aca esta la pelea”. Evoluciones en medio de un gimnasio = malardo amigo buscate algo mas orishinal que eso se viene viendo desde 1997 en la serie original
 

Pelotudo.
Na mentira de vuelta.
 

Super desestresante esta historia como siempre, mantiene su bizarreada que me descoloca un poco y cada vez pienso mas que la comedia siempre se centra a “dialogo porteño wtf”, tenés que aprender de doc como hacer chistes en la historia que no sean referencias del amba.-
 

Yo no me uso de ejemplo porque yo soy payasa en la realidad pero escribiendo soy Antón Ego versión mujer. JAJA REFERENCIA RATATOUILLE TOMAS MATATE LA PELICULA ES TREMENDA Y TU OPINION ES UNA MIERDA COMO SIEMPRE.
 

No preguntes a que vino eso. Y deja de prometer lecturas que no vas a hacer, mala gente :meri:
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  2  0
Responder
#62
Poh… es un capítulo para atar cabos más que nada. La verdad como que el clímax de Dewford pasó en la.cueva y solo queda empacar las maletas. Me gusta que desde ahora hintees que vas a sacar a las hermanas pero que van a volver, como para aclararle a los lectores para que no te odien por sacar a la.ciega. 

Also, luego de tanta indecisión me gustó lo que hiciste con el gimnasio "che, cómo hago que no se vea igual que el de Brawly… hacelo más gimnasio!" Jajajajaja. Pero también se nos mueve Aaron y se hintea que ahora sigue Cubone en evolucionar.

Qué risa que le digas colorado a Will todo el tiempo. Casi como si para ti también fuera "ah, el pibe ese sin importancia que se supone es el prota"
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#63
@Tommy 
Alolaaa! Sí, sé que por ahi es medio bodrio el tema de los gimnasios, pero son parte esencial ahora de la historia y creo que les debo tratar de hacer justicia para que no quede como una batallita más. Y yo creo que acertaste en el tema de que Tessa fue un poco más "débil", pero eso lo hice más siguiendo la lógica de que el segundo gimnasio en Hoenn es como una continuación del primero, mas o menos al mismo nivel y en este caso, Will había mejorado considerablemente, logrando ganarle con mayor facilidad. Lo que si, un tercer pokémon más fuerte lo daría vuelta al pibe. No se si me explico bien, que se yo jajajaja. Y also, no, no tengo todos los seis de cada uno definidos, casi casi, pero no todos. Gracias por comentar, siempre disfruto leerte!

@Maze 
Hola Kiwi! True, es el capítulo para cerrar Dewford, con lo que realmente querían hacer allí los jovenes. Hablando, si, sacaste la ficha totalmente de las hermanas, vamos a ver en que situación quedan después del capítulo de hoy... Sobre lo del gimnásio, si, está totalmente redoblado el concepto de "gimnasio", como si Tessa hubiera agarrado el gimnasio de oras y dicho que aquello no era gym suficiente. Sobre lo de Will, como dije, por ahora es un pibe más que curiosamente fue atrapado por un escritor y lectores que deciden y leen las cosas que hace él. Aparte no le molesta que le digan colorado jejeje Thanks for comentar :3

@Nemuresu 
Veremos como queda la situación de Will y las hermanas, todavía no se ha dicho la última palabra  Malicious Gracias, Nemu!

@Velvet 
Jojojo, miren quien volvió... Primero quiero sacart de encima algo. SI TE VOY A LEER FLACAAA Pero estoy bastante hasta las bolas ultimamente, sorry :( 

Ahora, sobre la fic. Olvidate, esta historia por ahora no es para tomársela totalmente en serio, evidenciado por varias cosas. Mejor dicho, tomala lo más serio que puedas/consigas pero no te esfuerzes, i guess. Gracias por tu perspectiva sobre la cueva, lo que dijiste al final fue justamente lo que quería lograr, un primer choque entre las dos lineas de la historia sin que sintiera muy forzado y sin que traiga consecuencias sin sentido, son los pibes perdidos y son los adultos haciendo su trabajo. Sobre la ruta que toman los pibes, no va a derivar mucho por ahora, pero ya veremos jejeje. Same con lo que dijeron kiwi y tom sobre la pelea, ese mismo era el objetivo, mostrar que Will se la banca más, evolucionar a Lombre (tenía que hacerlo en gym, iba a quedar medio meh en la cueva) y cerrar Dewford. Eeeeen fin, listo que ya es tarde y tengo que seguir estudiando. Gracias por pasar por acá  CindaBlush
 

 
Capítulo XVII - Slateport Jazz
[Imagen: hadHqP7.png]

25 de Enero, Mercado Central de Slateport, 15:25
 

Claramente Slateport se sentía diferente de Dewford. Era realmente gigante, una de las ciudades económicamente más más importantes de la región junto con Rustboro, Lilycove y Mossdeep. Allí, despreocupadas multitudes recorrían las calles, iban a trabajar, entrenaban sus pokémons y hacían sus vidas sin experimentar el peligro que si se observaba con más claridad en la ciudad isla. Uno de los puntos centrales era el gran Mercado Central, comúnmente denominado como “Puerto de las Bayas” por la gran variedad de frutos que venían no solo de todos los rincones de Hoenn si no del mundo. Sin embargo, aquel complejo no se limitaba solamente a productos agrícolas. De hecho, uno podía encontrar de todo en las centenas de tiendas, puestitos y locales allí instalados, sean las antes mencionadas frutas, carnes como colas de slowpoke, salchichas, hamburguesas, carne sintética, minerales varios, piedras evolutivas, manufacturas, medicina, realmente lo que sea. 
 
Lo que comenzó como una serie de puestos adyacentes a las enormes playas de la península evolucionó (especialmente durante los últimos siete años) al complejo mercantil al aire abierto más extenso de Hoenn, rivalizando los grandes shoppings de Lilycove en nivel de ganancias y variedad. El lugar ocupaba varias cuadras, conectando tanto a la playa como a las partes más residenciales de la ciudad. En medio de las interminables y ocupadas calles del complejo, se encontraban las hermanas McCarthy, que habían llegado en barco a la ciudad durante la temprana noche anterior, junto con Will. Ambas estaban disfrutando, paseando y mirando productos hacia un tiempo considerable, más todavía con el día templado que clima había ofrecido a la ciudad.

 
— ¡Chabona! —Exclamó Hannah, parando de caminar y mirando a los bienes de un puesto— ¡Venden Malasadas! ¡No las encontrás por ningún lado! —Sus ojos brillaban al observar la variedad de malasadas que aquél puesto ofrecía.
 
— No te quería decir pero las venía oliendo de lejitos, jejeje. —Respondió Hope, pícara— ¡¿Comprate alguna, hace cuanto tiempo no las comés?!
 
— ¡Hechas en el momento, auténtico sabor de Alola! —El dueño del puesto alzó la voz. Un amable hombre de unos cuarenta años con la piel oscura— ¡Dulcesadas, Acidasadas, Amargasadas, Nahele prepara de todos los gustos!
 
— ¡Uh, tres amargasadas y tres dulcesadas! —Pidió Hannah— Así ya nos quedan para después. ¿No, Hope?
— Si es que no te las morfas todas. —La hermana menor se rió— Tranqui, con que me coma una dulce, ya estoy.

 
Mientras Hannah terminaba de concretar su pedido, Hope se concentró en escuchar todo su entorno. De verdad era algo muy novedoso para ella. Claro, la joven había estado en lugares con bastante gente, Rustboro un claro ejemplo. Pero esta situación era distinta. Aparte de un volumen mayor que la mencionada ciudad, Hope escuchaba tanto las voces de los vendedores, las conversaciones de las personas, los Wingull que sobrevolaban el mercado buscando comida y los pokémon que acompañaban a sus humanos. Sin embargo, lo que más le causaba curiosidad eran los diversos acentos e idiomas diferentes, así como ruidos de pokémon no oriundos de la región, cortesía de los turistas extranjeros que exploraban la ciudad.

 
— De verdad hay gente de todos lados por acá. —Observó la joven, sorprendida— Escuché unos cuantos “Hi there”, “Where’s the best food at?” y otros “Oui oui” o “C'est joli”. Creo que nunca escuché tantos idiomas en un mismo lugar.
 
— Y a vos sé que te gustan los de Kalos. —Bromeó Hannah, con su cara de malvada, mientras mordía su malasada— ¿Querés que vayamos a hablarle a alguno?
 
— ¡NOOO! ¿Pero qué decís, flaca? —Exclamó la hermana menor, avergonzada— ¿Porque vos no te enganchas a uno de Galar y te dejás de joder? ¡Aparte en un mercado!
 
Whatever you say, love… —Respondió entre risas, entregando una dulcesada a su hermana— Dale, continuemos, tenemos un buen rato libre todavía.

 
Por otro lado, Will pasaba su tiempo libre haciendo una de las cosas que más disfrutaba, combatir contra entrenadores locales. El Mercado contaba con un sector separado, dedicado enteramente a varios campos de batalla de medio tamaño, de uso exclusivo para batallas entre personas que frecuentaban y hacían compras en el complejo. En este caso, el colorado se encontraba en un combate doble contra otro joven que también participaba del desafío de las medallas. Felizmente, la batalla estaba a su favor y por terminar, ambos pokémon de su oponente estaban visiblemente cansados y lastimados, bastante menos que los compañeros de Will.

 
— ¡Esto todavía no está decidido, colorado! —El joven que lo enfrentaba gritó, apretando sus dientes— ¡Corphish, Rayo Burbuja al Cubone! ¡Kirlia, Confusión a Lombre!
 
— ¡Está más que decidido! ¡Sólo no lo querés ver! —Contestó, gesticulando como todo un entrenador profesional— ¡Lombre, Desarme una vez más a Kirlia! ¡Ya vos Cubone, Cabezazo a Corphish!

 
Bajo la mirada de varios espectadores animados y bajo la música de una radio que sonaba, los pokémon llevaron a cabo las órdenes de sus entrenadores. Kirlia trató de concentrarse primero, pero la lastimadura en su pierna le dió una fuerte puntada, no logrando preparar su ataque psíquico a tiempo. Eso dejó una clara ventana para que Lombre, deslizándose sobre agua previamente tirada en el campo de batalla, se acercara golpeara fuertemente con sus garras su oponente. Naturalmente, el ataque super efectivo la había terminado de dejar fuera de combate. Corphish, por otro lado, fue más astuto. Antes de tratar de atacar, intentó acercarse lo máximo posible al pokémon calavera. Una vez en posición, abrió ambas de sus tenazas y le lanzó un rápido rayo compuesto de burbujas. Cubone, en un pensamiento rápido, utilizó la técnica que había perfeccionado en el gimnasio de Tessa, utilizando su hueso como “palanca” para impulsarse hacia una posición paralela al ataque, evadiendolo con éxito. Escuchando un “¡Vamos!” de su entrenador, Cubone aprovechó la cercanía del tipo agua y se tiró de cabeza hacia su oponente, pegando de lleno con la parte más densa de su calavera y también dejando a su oponente inhabilitado.

 
— ¿Que? —Cuestionó el entrenador, desilusionado— ¡Nah, dejame de joder Will! ¿Cuando le enseñaste eso a Cubone? Ese Rayo Burbuja lo iba a bajar de una.
 
— ¡No es joda! —Dijo Will, yendo a chequear sus pokémons, que estaban ayudando a sus adversarios a que se levanten— Con cada batalla vas descubriendo maneras de cubrir ciertas desventajas. ¡A este truco lo vengo usando bastante, poca gente se lo espera!
 
— Hmm. Tengo que maquinar ese tipo de tácticas más. —Observó, volviendo sus compañeros a sus respectivas esferas— Una cagada que haya perdido, pero buena pelea. Me voy yendo que necesito comprar un par de cosas aún. ¡Si te pinta una revancha algún día, mandame un mensaje! —Terminó el entrenador, saludando al colorado.
 
— ¡Joya! ¡Nos vemos! —Exclamó Will— Como siempre, estuvieron geniales, chicos. —El joven felicitó a sus pokémon, entregándoles panecillos rojos como premio— Espero que les guste, creo que el vendedor me dijo que se llaman Poffins, algo así. ¡Se supone que son de Sinnoh!

 
A pesar de nunca haber probado aquello o realmente saber lo que quería decir “Sinnoh”, tanto Cubone cuanto Lombre adoraron los panecillos, felizmente comiendo uno por uno mientras salían de la arena de combate. Los tres luego se sentaron en una serie de bancos comunales que miraban a los campos de batalla. Más relajado, Will también sacó a Slakoth, que inmediatamente luego de saludar a sus compañeros, se subió para colgarse de los hombros del colorado. Curiosamente, Slakoth no se durmió de inmediato, como solía hacer. Parecía “activo” e inquieto, mirando sus alrededores y el movimiento de la gente y de los pokémon que allí estaban.

 
— ¿Che, estás bien Slakoth? —Preguntó, sospechoso. Sin embargo, su duda fue interrumpida por la vibración y el sonido de su PokéNav. Sabiendo que se trataba de una llamada, sacó el aparato de su mochila— Epa, videollamada de Hannah. Chicos, compórtense. —Bromeó, seguido de una risa— ¡Hola Hannah! ¿Qué onda?

 
La pantalla de la PokéNav casi inmediatamente cargó la imagen en vivo de las dos hermanas, que estaban visiblemente bastante contentas. Detrás de ellas él alcanzaba ver un amplio y bien decorado edificio rojo, con varias personas alrededor, pero no mucho más llegaba a observar. 

 
— ¡Qué haces, flaco! ¿Todo bien? —Saludó, sonriente.
 
— ¡Hola, Will! —Hope también lo saludó— ¡Se te escucha contento, espero que así sea de verdad!

 
Al escuchar las voces de las hermanas, tanto Cubone, como Lombre y Slakoth se asomaron a la PokéNav para saludarlas.

 
— Cómo ven, los chicos también mandan sus saludos, jajaja. —Continuó Will— ¡Y sí, Hope! La estamos pasando bien, recién terminamos una batalla. ¿Ustedes dónde están? Creo que no pasé por esa parte del Mercado todavía. —Preguntó, tratando de hacer memoria.
 
— ¡No estamos en el Mercado! —Explicó la hermana mayor, mostrando mejor el edificio con su cámara— Nos vinimos hasta el Centro de Concursos de la ciudad, la sede en que se hacen los certámenes.
 
— ¡Nos enteramos de algo re bueno! —La hermana menor intercedió— Están haciendo una serie de pre exhibiciones antes de que comiencen con la nueva tanda de concursos oficiales. Una de esas va a empezar en un rato y ya conseguimos entradas!
 
— Ah, re bueno, chicas. —Contestó, percibiendo que las hermanas ya estaban haciendo sus propios planes— Iba a decir de vernos para comer o algo, pero tranqui.
 
— ¡A la noche hablamos, che! —Sugirió Hannah, tratando de no sonar cortante.
 
— Dale. —Asintió Will— ¡Creo que voy a ir con mis pokés a la playa entonces! No estuve tanto en la arena cuando estábamos en Dewford. ¡Nos hablamos! —Terminó, saludando a las hermanas.
 
— ¡Pasala lindo! —Hope trató de animarlo— Después nos vemos y cenamos algo.
 
Y así, medio cabizbajo, terminó la llamada y guardó su PokéNav. Luego de mirar un poco al cielo, desvió sus ojos a sus tres pokémon, que parecían estar contentos de haber oído “playa”. Entre los bailecitos graciosos de Lombre y la felicidad de Slakoth y Cubone, la sonrisa volvió al rostro del colorado, levantándose del banco y dirigiéndose con sus compañeros a las costas de Slateport, para disfrutar del resto del día.

 



25 de Enero, Playas de Slateport, 15:50

 

El camino del mercado hacia la playa hubiera sido bastante corto si Will no hubiera parado tantas veces en los diversos locales para echar una que otra mirada a la variedad de objetos a la venta. Sin embargo, una vez cruzado uno de los varioss caminos que llevaban hacia las playas, él se sentía en un lugar totalmente distinto. Era realmente incomparable con las playas de Dewford. Podía observar cuadras y cuadras de arena, mar, personas y sombrillas, interrumpidas hacia el oeste solamente por el enorme puerto que recibía a diario los barcos comerciales y turísticos, que eran el verdadero combustible de la ciudad. Will de verdad estaba sorprendido, parecía como que cada nueva ciudad grande que visitaba, superaba la anterior. Finalmente entendía lo que era haber vivido toda su vida en Littleroot. 
 
Cubone estaba adorando como se sentía la arena y Lombre no sacaba sus ojos de la orilla, mientras que Slakoth estaba tan a gusto y animado que había decidido por primera vez caminar junto a su entrenador que estar colgado de sus hombros. Los cuatro decidieron pasear por la ocupada costa, escuchando cómo las familias disfrutaban su tiempo libre, hasta escuchando idiomas que no reconocían. En un momento se llegó a imaginar la falta de preocupación por los robos y por los descontrolados. Claro, habiendo experimentado en primera persona todo aquello durante su visita a la isla, su cerebro ya no iba a desestimar esa amenaza.
 
Sin embargo, poco a poco la atmósfera realmente relajó a su cerebro y el colorado continuó caminando, a veces interactuando con sus compañeros, a veces perdido en pensamiento, a veces solamente admirando el entorno en que se encontraba. Del sector lleno de gente, ellos pasaron a un área más alejada en donde el sonido dominante no era la conversación si no las olas y los WIngull que acompañaban los vientos. Fue en ese momento, mientras caminaba con sus ojos cerrados para realmente escuchar dichos sonidos, se chocó de lleno contra las espaldas de otra persona, desequilibrando y derribando a ambos.

 
— ¡AH! —Se escuchó el grito una joven voz femenina mientras trataba de no caerse, sin suceso, acabando con el cuerpo lleno de arena— ¡Fais attention! —Exclamó la voz, mientras se levantaba y trataba de limpiarse— ¿Tu ne vois rien? —Continuó, enfadada.

 
Will abrió los ojos al instante de que se estaba cayendo. Vió que estaba rodeado de sus pokémon y también vió a la joven que había derribado. Ella no parecía ser más vieja que él, capaz uno o dos años más. Estaba vestida con un traje de baño multicolor, ahora lleno de arena. Sus pelos eran de un intenso color marrón y los llevaba cortitos, hasta su mentón. Tenía una piel considerablemente pálida, ahora un poco roja a causa del sol. De bien lejos él también podía observar como un pokémon se acercaba corriendo a la joven. Will no solo la miraba, sino que también escuchaba lo enojada que estaba y también que estaba hablando en una lengua que no entendía lo más mínimo. Sin embargo, le cayó extrañamente bien, capaz por el “exotismo”. Por ese motivo, la miró fijo y sólo consiguió emitir las siguientes palabras.

 
— Eh… ¡Perdón, perdón! —Repetía, rojo de vergüenza, mientras se levantaba— ¡No entiendo lo que hablás, pero disculpame! ¡Estaba teniendo una poética caminadita en la playa y me olvidé de mirar! —Confesaba, nervioso— ¡Ahí de la nada apareciste vos y me choqué!

 
La joven miró fijamente al colorado durante unos segundos, mientras trataba de entender lo que aquél tipo le decía. Cuando terminó de escucharlo y de traducir las palabras, ella no pudo evitar soltar una carcajada mientras se continuaba sacando la arena de encima.

 
— Todo bien, tranquilo. —Respondió, hablando ahora en el mismo idioma que Will, dejando en evidencia un importante acento— Perdoname si hablo más o menos, bien? —La muchacha todavía no podía evitar reírse— ¿Así que te gusta caminar de ojos cerrados? ¿Es una costumbre de la gente de acá?
 
— ¿Huh? ¿Así que sabés hablar nuestro idioma? —Will preguntó, ahora incrédulo— ¡Cuando me empezaste a putear no te entendia nada, podías haberme dicho de entrada!
 
— ¡No te estaba insultando! —La joven pausó un segundo— Bueno, más o menos... —Bromeó, mientras extendía su mano para ayudar al joven a levantarse— Je suis Louise, vengo de Neuvartault ville, creo que la conocen por acá como Santalune. ¡Soy de Kalos! Estoy de vacaciones acá en Hoenn.
 
— ¡Aaaah, pero con razón sonás tan rara! —Dijo, confesando su ignorancia— Nunca conocí a nadie de Kalos. Welcome. —Continuó, utilizando un tono de voz sofisticado.
 
Bienvenue, chico de Hoenn. —Louise lo corrigió, con una risa— ¿Vos de dónde… —La joven iba a preguntarle algo, pero algo la interrumpió— ¡Furphy, volviste! Estoy bien, no te preocupes.

 
El colorado observó como aquel pokémon quadrúpedo, de tez negra pero pelaje totalmente blanco y desorganizado se ponía al lado de la entrenadora, verificando que nada le había pasado al caerse. Al confirmar que la joven estaba segura, se puso enfrente de ella y, con cara intimidante, desafiaba a Will.

 
— ¡Furphy,  calmez-vous! —Ella exclamó, preocupada por la actitud de su pokémon.
 
— ¡Don’t worry! —Respondió Will, causando que la joven lleve su mano a su cara— ¡Hola Furfrou! Tampoco nunca vi un pokémon de Kalos en persona. No le hice nada a tu entrenadora, pero si querés combatir, yo acepto el desafío. —Dijo, en su típico actuar de entrenador— ¿Combatís, Louise? Por la actitud de tu pokémon, yo diría que sí.
 
— ¿Si yo sé batallar? —La joven desafió— ¡Claro que sí! Tengo un par de gimnasios bajo la manga. —Continuó, no muy segura de si había utilizado bien la expresión— ¿Vamos Furphy? También voy a utilizar otro de mis pokémons. ¡Sal, Vivillon! —Exclamó, lanzando una pokébola al aire.

 
De la esfera se materializó un pokémon tipo insecto, no tan diferente de un Butterfree, con grandes y finitas alas de un patrón colorido hermoso, amarillo en su mayoría, un poco de marrón y un profundo negro en sus bordes. Comenzó dando graciosas volteretas en el aire y luego colocándose al lado de Furphy, en posición de batalla.

 
— ¡Eso sí me gusta! —Comentó Will, animado— ¡Slakoth, Cubone, adelante!
Mientras Will volvía a Lombre a su pokébola, el pokémon calavera y el (últimamente) muy activo tipo normal se acercaron a los pokémon extranjeros, sus entrenadores caminando hacia atrás para hacer más espacio de combate. El sol, el ruido de las olas y la arena, armaban un hermoso y descontraído campo de batalla en el que la joven turista y el colorado se iban a testear.
— ¡Furphy, Morsure! —Ordenó la joven, entrando en el espíritu de batalla— ¡Vivillion, Tornade!
 
— ¿Qué ataques estás ordenando, Louise? —Cuestionó Will, haciendo cara rara— ¡Chicos, hagan lo posible para evadirlos, sean lo que sean! ¡Después, Cubone, quiero uses Pataleta en el Furfrou! ¡Slakoth, vamos con una Finta en Vivillon, esperalo a que se acerque antes de atacar!

 
El primero a actuar fue el rápido quadrúpedo peludo, que saltando por la arena se acercó al tipo tierra y mordiendolo con ganas en uno de sus brazos, causando que emitiera un  breve grito de dolor. En seguida, Vivillion aumentó su altitud y, apuntando a Slakoth, comenzó a batir sus alas rápidamente, generando un tornado de pequeño porte pero fuerte potencia. Este ataque de viento se dirigió al tipo normal y empujó lejos, haciéndolo golpearse contra la arena. Cubone rápidamente se recuperó y, utilizando sus piernas, pateó al suelo, desequilibrando a Furfrou y también haciéndolo caer violentamente. Lo más sorprendente para el colorado fue ver como Slakoth, solito, se levantó del golpe que había recibido y literalmente corrió hacia el tipo insecto, saltando para poder golpearlo directamente con sus garras, que estaban cubiertas por un una energía oscura. Un primer round muy equilibrado, todos habían logrado sus objetivos.

 
— ¡Bien, Slakoth, posta estás con todo hoy! —Felicitó Will— ¡Y así que esos ataques usaste, Mordisco y Ráfaga de Aire, Louise! No vale que yo no sepa que me estás usando. —Bromeó.
 
— ¡Te estás olvidando de que yo tampoco sé cómo se llaman todos los ataques que ordenaste! —Respondió, con viveza en su voz— Por eso me apuré en decirlos. Hablando de eso... ¡Furfrou, Coup d'Boule a Slakoth, Vivillon, Poudre Dodo a Cubone!
 
— De nuevo, no tengo la absoluta idea de lo que terminaste de ordenar, Lou. ¡Pero no me voy a quedar quieto! ¡Cubone, vamos con Cabezazo, no dejemos que este Vivillion ataque tranquilo! ¡Slakoth, una vez que te despiertes, quiero que duermas a Furfrou con Bostezo!

 
Instantáneamente los pokémon, animados al escuchar sus entrenadores, continuaron su combate. Furfrou demostró una vez más su velocidad predominante, saltando y corriendo por la arena hasta acercarse a Slakoth para atacarlo. Curiosamente, el perezoso no se había quedado dormido de un turno al otro, como de costumbre, sino que se movió con rapidez y logró evadir la embestida del quadrúpedo, para la sorpresa de todos allí. Seguido, Vivillion nuevamente aumentó su altura y comenzó a sobrevolar en círculos sobre Cubone. Instintivamente, el tipo tierra trató de escapar, pero el tipo insecto era más que capaz que superar su velocidad. Cuando vió la oportunidad, dejó caer sobre Cubone un muy fino polvo brillante de color verde. El pokémon de Will no logró evitar respirar esas partículas, poco a poco perdiendo el conocimiento y cayendo dormido en el suelo. Al ver su situación, Slakoth llevó a cabo la orden de su entrenador, aprovechando la corta distancia entre él y su oponente. El perezoso abrió bien la boca y lanzó un hondo bostezo al compañero de la entrenadora kalesa, que no puedo evitar respirarlo.

 
— ¡Furphy! —Exclamó Louise, mientras veía como su pokémon también caía adormecido— ¿Qué es esto, yo te duermo y vos me dormís? —Cuestionó, un poco enfadada.
 
— ¡No se de que te quejás, me dormiste a Cubone! —Contestó Will, entre risas— ¡Ya vas a ver! ¡Slakoth, aprovechemos que estás despierto hoy y vamos a atacar con un Arañazo! 
 
— ¡Tampoco te la creas, rosseur! ¡Vivillon, Tornade una vez más, quiero ver a ese Slakoth volando! —Claramente el temperamento de Louise se liberaba una vez que participaba de un combate.
 
— ¡Ah, pero sos re intensa, flaca! —Bromeó el joven. El comentario la había agarrado de sorpresa, haciéndola sonrojar.

 
Al momento en que Slakoth escuchó la orden de su entrenador, se preparó para atacar. Sin embargo, al hacerlo, sentía algo raro adentro suyo, una sensación de confianza y poder. Visiblemente, el perezoso comenzó a emitir un fuerte brillo blanco, sorprendiendo a ambos entrenadores y también a Vivillon. La forma de Slakoth comenzó a cambiar, su tamaño se duplicó, ahora contaba con definidos músculos, grandes garras en sus manos y pies, una gran mandíbula. Así que su transformación había terminado, largó un fuerte grito que se esparció por toda la inmediata zona en que se encontraba, ahuyentando hasta los Wingulls que sobrevolaban por allí. 

 
— ¡SLAKOTH! —Exclamó el colorado, desconsiderando el combate y yendo directo a abrazar a su compañero, que era casi de su altura— ¡No te puedo creer lo grande que estás, pibe! —Dijo, mientras soltaba su abrazo y miraba lo mucho que había cambiado su pokémon— ¡Sólo no me esperaba que evolucionaras ahora!
 
— ¡Vigoroooooooooth! —Exclamó con orgullo, observando su nuevo cuerpo— ¡Vigo, Vigoroth! —Gruñia, queriendo decir que ahora nadie más lo iba a considerar como un débil pokémon dormilón— Vigo…
 
— ¿Cómo que gracias por confiar en mí, pibe? —Respondió Will, un poco emocionado— Ni me lo menciones, desde que nos encontramos en los bosques somos un equipo.

 
A lo lejos se veía como Louise volvía tanto a Vivillon como a Furphy a sus pokébolas y se acercaba al colorado y a Vigoroth.

 
— ¡Will, qué bueno! —Interrumpió Louise— ¿Por lo que entendí, se llama Vigoroth ahora, no? No conozco mucho los pokémon de Hoenn.
 
— ¡Vigo! —Asintió el pokémon, causando una sonrisa en su dueño.
 
— ¿Entonces paramos el combate, Louise? —Preguntó, curioso por la actitud de la joven— Perdón que me mandé para el campo de batalla así de la nada. ¡Igual, se estaba por poner picante! —Terminó, volviendo al dormido Cubone a su pokébola.
 
Oui, Will. No cortemos el momento lindo de una evolución continuando la batalla, no estamos en un torneo o un gimnasio. Tiempo para eso siempre hay. —Respondió, demostrando también su lado más sereno— ¿Cómo es la historia entre ustedes dos? —Inquirió, sentándose en la arena, queriendo conocer más al joven.
 
— ¿Sabés que? Nunca lo vi por ese lado, tenés razón. —Dijo, sentándose al lado de Louise y del tipo normal, que lo acompañó— Slakoth, ehm, Vigoroth fue mi tercer pokémon. De hecho, después de capturarlo, no conseguí a nadie más. Pero fue muy curioso, yo me había perdido en un lugar llamado Bosques de Petalburg. Te juro que si no me lo hubiera encontrado en el momento que lo encontré, no hubiera salido de ahí vivo. Me sorprendió, un Slakoth tan valiente y determinado a probar que los estereotipos con su especie son equivocados. Ahora mirálo. 

 
Vigoroth miraba a su entrenador con cierto orgullo mientras decía esas palabras.

 
— Conozco de lo que hablás, cuando decidí venirme a Hoenn, uno de los lugares que más publicitaban eran esos bosques, justamente por el movimiento turístico que tienen. Igual, no te puedo creer que te perdiste por ahí. —Louise se rió livianamente— Sin embargo, si no te hubieras perdido, no tendrías este pokémon con vos.
 
— Fue una de mis peores elecciones pero al mismo tiempo una de mis mejores. —Confesó, mirando a Vigoroth— ¿Y vos Louise, que te contás? ¿Cual es tu historia?
 
— ¿Yo? A ver… —Suspiró, mientras miraba al horizonte— Como te dije, soy de Kalos, me vine de vacaciones. Tengo 18 años, son mis primeras vacaciones que pasó sola. Quise venir a Hoenn por esa hermosa mezcla entre urbanismo y naturaleza. Por un lado te encontrás con una metrópolis pero caminas un poco y tenés una selva enorme y salvaje al lado. Y eso es lo que quiero hacer, conocer cosas nuevas y explorar lo máximo posible antes de volverme a casa, al trabajo de siempre.
 
— ¿De qué trabajas? —Preguntó el joven— Como me habías dicho de algunos gimnasios, pensé que te dedicaban enteramente a entrenar. Igualmente, ojalá que disfrutes de Hoenn, es una región hermosa. Una pena que últimamente esté tan peligrosa. Pensándolo bien, tuviste huevos en venir acá ahora.
 
— ¡Vigoroth! —Exclamó el pokémon, confirmando lo que decía su entrenador— Vigo, vigo. —Terminó, aconsejando quedarse lejos de los pokémon descontrolados.
 
— Gracias Vigoroth, lo haré, jajaja. Escuché un montón sobre eso, de hecho la agencia de turismo nos contó sobre lo que está pasando, hasta nos indicaron zonas de alto riesgo, como Dewford. A mi no me importó, realmente quería conocer Hoenn, sin limitaciones. —Admitió— Y sobre los gimnasios, no, no soy una desafiante full time, solo lo hago cuando realmente tengo el tiempo y la oportunidad. Trabajo como programmeuse, programadora en una empresa, pero todavía soy bastante junior. Este es el primer año que puedo pagarme los viajes sola. ¿Vos me imagino que si te dedicás solo a entrenar, no?
 
— Si, tengo la suerte de poder hacerlo, especialmente gracias a mi viejo. —Dijo, mirando la cara que Louise había puesto cuando terminó la frase— Eh, viejo, mi papá. —Esclareció— Él me banca y me ayuda un montón. De hecho, nunca fue muy abierto a la idea del viaje, pero ahora, cada vez que llego a una nueva ciudad lo llamo y él me pregunta de todo. Lo que si, trato de no contarle mucho sobre los descontrolados y esos quilombos, lo último que necesito es que me venga a buscar en persona para llevarme de vuelta a Littleroot. —Se escuchaban las risas de Vigoroth en el fondo— Mañana mismo estoy pensando en irme a Mauville.
 
— ¡Ja! Lo mismo hago yo con mi familia. —La joven sonrió— Si les llego a contar de todos los lugares que me he metido, se volverían locos. Y además, sobre Mauville, me… —Un ruido que venía de su bolso interrumpió a la joven— ¡Ah, merde, no me digas que ya van a ser las cuatro y media!

 
Al escuchar lo que parecía una alarma, la joven retiró de su bolso un aparato parecido con la PokéNav y deslizó sus dedos sobre la pantalla táctil, desactivando el sonido. Acto seguido, agarró sus cosas y se levantó, lista para irse.

 
— ¡Perdón, Will! En el hotel a eso de las seis van a hacer un evento especial para la cena, tengo que comprar unas cosas y todavía prepararme. —Ella suspiró— Si pudiera, me quedaría todo el día en la playa. ¡Me encantó hablarte! Conocer gente nueva es lo más. ¿Me querés agregar en tu PokéNav? Tengo un app de chat en mi HoloCaster que es compatible, mi perfil es KALouise34.
 
— ¡Ah, pero mirá a la chica ocupada! —Bromeó, probablemente lamentando que la chica se le iba escapar— Me gustó también conocerte, ahí te agrego. —Dijo, accesando la aplicación de chat de su aparato electrónico— ¿Te vas a quedar mucho más en Hoenn? —Preguntó, descaradamente.
 
— ¡Todavía tengo una semana y algo de vacaciones! —Exclamó, mientras se iba alejando— ¡Si todavía estás por Slateport, llamame! ¡Nos hablamos!
 
— ¡Daleeee! —Respondió Will, en voz alta para que lo escuchara— Che… ¿Un pena, no Vigoroth? —Continuó, en voz baja.

 
El tipo normal miró a su entrenador con una cara graciosa que parecía transmitir la idea de “¿Qué se le va hacer?”, algo que Will entendió a la perfección.

 
— Capaz mañana le diga de salir en vez de irme muy temprano. ¿Qué te parece? —Dijo, mientras una notificación aparecía en su dispositivo, era de Hope— Son las chicas, en un rato van a terminar el tema concurso. Hope me dijo de un lugar interesante para que vayamos a comer más tarde. —Will comentó nuevamente a Vigoroth, que miraba curiosamente el aparato— ¿Vamos yendo?
 
 



 
25 de Enero, Restaurante The Old Port, 19:30

 
“Esta es la Rádio Libre Nocturna, una vez más llevando hacia todos los residentes de Hoenn la mejor música instrumental. La canción que acaba de terminar es una obra del músico Lawrence Wave, en vivo desde nuestro estudio en Mossdeep. Ahora prepárense para un clásico de la noche, una canción que te acompaña por cualquier situación que estés pasando. Compuesta por la famosa Starry Night Band, los dejo con una de mis preferidas, Slateport Jazz''.

 
La mezcla entre el clarinete y el piano inundaba el rústico y poco iluminado salón principal del restaurante. Por la hora, no había mucha gente, nomás comenzaba a haber movimiento en las mesas, lo que daba lugar a que las conversaciones dentro del lugar fueran audibles para los oídos atentos. Una de esas conversaciones venía de una mesa ocupada por tres jóvenes claramente no vestidos para la ocasión, una clientela poco común en aquel establecimiento intencionado para clientes más adultos. 

 
— ¿Así que estuvo buena la exhibición? —Preguntó Will, comiendo un poco de su plato de pastas con salsa picante de bayas tamate.
 
— ¡Sí! —Exclamó Hope, animada— Me encantó escucharla y sentirla por primera vez en vivo. ¡Cada combinación de ataques era buenísima, y cuando alguno se acercaba un poco mucho a los espectadores era lo mejor!
 
— No sé si diría que ESA parte fue la mejor, pero si, estuvo buena. —Intercedió Hannah, mientras comía su tarta de masa filo con queso— Aparte, fue solo una pre exhibición, la posta va a ser mañana y durante las próximas semanas. ¡Ahí te quiero ver, Hope! No te quiero escuchar chillando en mis oídos como loca.
 
— No voy a prometer  n a d a. —Replicó, lentamente— De hecho, no sé como vos todavía no chillaste. Algún día se te va a caer el personaje, Han, sé que te encantan los Concursos tanto como a mí. —Terminó, mientras escuchaba a su hermana reírse bajito.
 
— ¡Ja! —Will se rió— ¡Pagaría para ver eso! Decime que la vas a grabar a grabar en modo fangirl. —El joven tomó un sorbo de su jugo— ¿Hannah, entonces cómo va a ser el tema, son varias semanas de concursos? —Preguntó, sin más ni menos.

 
Cuando el colorado hizo la pregunta, un pequeño pero poderoso silencio tomó las riendas de la situación, hasta que la hermana menor decidió romperlo.

 
— Sobre eso, Will. —Se notaba que ella no estaba más bromeando— Si, tienen fechas para varios concursos durante las próximas semanas, de hecho hasta fines de Febrero. Estamos pensando quedarnos un par de días por acá, hasta nos reservamos unos cuartos de hotel para no depender del Centro Pokémon
 
— Ya veo. —Replicó, medio que ya esperando dicha respuesta, menos la parte del hotel.
 
— ¿Vos qué planeas? —Hannah finalmente intercedió— ¿Me imagino que tenés cero ganas de retrasarte esperándonos a nosotros todo ese tiempo?  —Hope se apretó los dientes al escuchar a su hermana— Seguro te queres re mandar a la mierda para Mauville y sacarnos de encima. ¿No? —Terminó, secamente.
 
— ¿Qué decís, Hannah? No es verdad ni es justo. —Dijo, con un tono de voz sobrio— Vos sabés que me encantaría continuar todo mi viaje con ustedes. No tendría ningún problema en pasar una semanita por acá mirando los concursos. Igualmente también sé que esto es un momento personal de las dos. No crean que no las escuché hablar sobre eso, o que no me di cuenta que están pasando más tiempo solas, está bien y no me quiero entrometer. Pero no me digas que es porque me quiero “re mandar a la mierda” o porque las veo como carga muerta. De alguna manera no sorprende que esto venga de vos.

 
Hannah sintió algo como una náusea instantánea en el estómago, algo que se le notó en el momento con el cambio de expresión de su cara. No lo había querido decir así. O a lo mejor sí, para excusarse. Sin embargo, mismo sabiendo que no era lo correcto, lo dicho estaba dicho. Hope puso cara de pocos amigos al escuchar a su hermana, mil veces le había dicho que tenían que tratar el tema con delicadez. El problema es que Hannah y delicadez rara vez se mezclaban.

 
— Will… —Hope realmente no sabía realmente lo que decir para mejorar la situación.
 
— Hope, está bien, no pasa nada. —Él suspiró— Entiendo que quieran disfrutar tiempo y cosas juntas, si tuviera un hermano, seguramente haría lo mismo. Me pone triste que las tengo que dejar, pero no importa. Sólo no me banco que me digan eso. Hannah, si sentís culpa, no la tires arriba mío, es tu problema.
 
— Aparte, una vez que terminemos por acá, me encantaría que volviéramos a viajar juntos. —Dijo la hermana menor— Y seguro que a Hannah también.
 
— ¿Si? —Cuestionó el colorado, mirando a la hermana mejor.
 
— Si. —Hannah dijo en voz baja, rompiendo su silencio— Vamos a ver cuando terminemos por acá, te llamamos para ver dónde estás y arreglamos.
 
— Bueno, ustedes hablenme cuando quieran. —Respondió Will, no sabiendo si creerle o no— ¿Yo voy a estar de brazos abiertos, ok? —Al decir eso, el colorado sacó plata de su mochila, la contó y dejó unos billetes sobre la mesa— Esto es lo mío, propina incluida. Me voy a ir al Centro Pokémon, me dijeron que los cuartos acá se ocupan super rápido.
 
— ¿Ya te vas? —Preguntó Hope, un poco desilusionada— Es como nuestra noche de despedida.
 
— Si, mejor me voy, no hay porque postergar más. —Él respondió rápidamente, levantándose de la silla— Me encantó viajar con ustedes, aprendí y disfruté mucho. ¡Ojalá que nos volvamos a ver! —Continuó, tratando de levantar un poco los ánimos— Siempre me tienen por la PokéNav, cuéntenme que les va pasando. Mil gracias por la compañía.
 
— Bueno, Will. Contestó la hermana menor, sonando triste—. — Seguro que te vamos a chatear, no me voy a olvidar. ¡Que tengas un buen viaje mañana!
 
— Igualmente te lo digo, Will. —También dijo Hannah— ¿Cuidate, sabés? No te vayas a enfrentar solo a una banda de descontrolados. Así que pinte, te llamo para ver como andas.
 
— Genial. —Will mostró una pequeña pero genuina sonrisa— Creo que eso es todo entonces, que disfruten mucho. Nos vemos.
Bajo la melancólica melodía de jazz, el colorado se había decidido. Él agarró sus cosas y salió de la escena, reticentemente dejando de lado a sus primeras reales compañeras de su tan deseado viaje por Hoenn, compañía que tanto apreciaba. Al salir del restaurante, aún podía escuchar la conversación que se daba entre las hermanas, sin embargo él estaba muy lejos para que realmente entendiera o para que le importara lo que discutían

 


25 de Enero, Centro Pokémon de Slateport, 22:30
 
Por poco el colorado no conseguía una habitación en el Centro Pokémon debido a la gran cantidad de turistas que lo frecuentaban, de hecho se había encontrado con más gente en el edificio que en cualquier otra ciudad, hasta Rustboro. Cuando finalmente logró acceder a un cuarto, se duchó y trató de dormirse para dejar de lado el momento que había pasado. Sin embargo, lo mismo que intentara, no tenía sueño y no paraba de pensar en su conversación con las hermanas, que podía haber dicho mejor y qué podía haber evitado. 
 
Inquieto, Will se puso a mirar por la única ventana de la habitación, que justo miraba hacia una calle bastante ocupada, iluminada por las varias luces en los bares, restaurantes y locales aún atendiendo a las ruidosas y activas masas de Slateport. Perdiéndose en la multitud, el colorado contemplaba lo que iba a hacer el día siguiente, considerando que nuevamente estaría solo. Hizo memoria de cuando recién había empezado y las hermanas se habían separado de él casi que instantáneamente. Ahora era diferente, ya les había agarrado apego y de cierta manera, dependencia, tanto fáctica, evidenciada por su ayuda tanto en los bosques como en los combates contra los “descontrolados”, como emocional. Pensativo, Will suspiró, continuando a mirar los grupos de gente, un poco celoso.
 
 

 
Paradise Inn, 22:30

 
Las hermanas McCarthy habían vuelto de su cena hacía una hora, tiempo suficiente para que Hope se quedara dormida y para que Hannah se quedara también pensativa sobre lo que había ocurrido aquella noche. Luego de que Will se fuera, el clima no había sido el mejor entre las rubias, especialmente porque Hope se había quedado bastante enojada con la actitud de su hermana mayor, algo que ella quería evitar pero no podía directamente controlar. 
 
Hannah había puesto en la tele de la habitación un programa recopilatorio de escenas de concursos para ver si podía sacar de su mente lo que había pasado durante la noche, pero realmente no estaba funcionando. De hecho, la música de fondo solo la colocaba más en el mood melancólico. Ella en realidad estaba con la PokéNav en su mano, el chat de Will estaba abierto y la siguiente palabra ya se encontraba tipeada pero no enviada: “Perdón”.
 
Sin embargo, el orgullo propio de Hannah no le dejó apretar el botón de enviar. Por dentro tenía el conflicto de siempre. Se preguntaba si de verdad era necesario haber actuado de aquella manera de siempre, sin pedir disculpas y siendo demasiado incendiaria. Pero también se justificaba, diciendo que quería imponer sus condiciones, que ningún tercero se iba a entrometer en el propósito principal del viaje de su hermana y ella.
 
 

 
Centro Pokémon de Slateport, 22:35
El colorado miraba la pantalla de su PokéNav, especialmente su aplicación de chat. Era como si estuviera esperando una respuesta, una señal, algo que le hiciera sentirse mejor sobre la situación. Fue ahí cuando una notificación apareció en la misma app que le cambió el ánimo: “¡KALouise34 ha aceptado tu invitación, envíale un mensaje!”. Pero quien le ganó fue ella, porque así que Will abrió el chat, observó las tres pelotitas en la pantalla, indicando que la otra persona estaba escribiendo.
[KALouise34] ¡Bonsoir! Perdón que no te acepté más temprano, Will! ¿Estás despierto?
¡Helloooooo there!
Nah, estoy acá en el Centro Pokémon pero bien despierto.
¿¿Vos?? Me imagino que estás en el evento del hotel.
Si, pero está un aburrimiento acá :( 
Tipo, la comida estaba rica, pero ahora están poniendo música medio mala y no hay nadie divertido
Aparte hay demasiados viejos con plata buscando aventuritas, ya se me acercaron un par
 

Pero qué ganas de romper las pelotas, loco
¿Perdón Will, pero, romper las pelotas?
Ehhh, a ver… Ser pesado, tener ganas de joder, annoying
¡¡Ah, entonces sí!! Muy rompe pelotas
Odio eso, estoy a punto de sacarlo a furphy para que haga lo suyo

JAJAJAJAJA
Furphy directamente les sacaría las pelotas a esos flacos
Pero fuera eso, tranqui?
Si, ponele
Me gusta Slateport, es animada, me encanta el movimiento
Pero creo que ya me estoy aburriendo :/

Sabés que sí
Me está pasando la misma mierda
¿Querés saber de una cosa?
Te voy a proponer algo, chica de kalos
¿Ah si?
¿Qué tienes pensado, chico de hoenn?

2:15 ----------- l> ll X
Pero vos si que sos directo, jajajajaja
2:01 ----------- l> ll X

1:05 ----------- l> ll X
0:57 ----------- l> ll X
Pará un poquito…
¿Boluda que és? xD
Ya me lo dijiste muchas veces

Vos tranqui jajajaja
Boluda/boludo sirve para todo lo relacionado a una persona, literalmente
Si vamos a viajar un rato juntos, ya vas a tener tiempo de conocer los hoennismos 
Dale, jajajaja
¿Lo usé bien al dale? 

Estoy orgulloso, mi joven aprendiz (?)
¿Entonces a ver, quedamos para mañana a la mañana, no?
¡Así que termine de empacar los esenciales y dejar la maleta con los del hotel, te encuentro en la puerta del Centro Pokémon!
 

¡Cualquier cosa que te falte, la compramos antes de salir!
¡Tres bien!
0:42 ----------- l> ll X

0:39 ----------- l> ll X
¡Listo, entonces quedamos así!
Hasta mañana, rosseur o/

¡Nos vemos mañana! \o
 
 

Haciendo un gesto celebratorio con sus brazos, Will cerró su PokéNav ahora con una sonrisa en la cara, dando una vuelta de ciento ochenta en su noche. No solo había vuelto a hablarse con la chica que había conocido más temprano, sino que habían arreglado para explorar juntos todo el camino “natural y salvaje” hasta Mauville. Contento, finalmente logró despejar sus malos pensamiento y tirarse en la cama, ahora solamente ansioso para comenzar el día siguiente y una nueva etapa en su viaje.
Pokémon Connection - Capítulo XVII
Hoenn está bajo amenaza... ¿Podrá un grupo de jovenes transitar la una vez pacífica región?

Pokémon Blazing Emerald
Un let's play boludo de un revamp de Emerald!
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#64
Creo que es mi primer comentario en Pibes así que espero te guste mi título todo bonito hecho con cariño, amor y pan tostado :pichu:

Mostrar ¡AMOR PROPIO KISHIRAMEN!(?)
Primero que nada, me gusta, me complica, pero me gusta en cierta forma que tenga tantas localizaciones, se siente más natural de parte del escritor y por lo que veo lo tomaste como un punto de ventaja para que los de Kalos o Galar hablen en francés o inglés lo cual convierte a tu mundo en un mundo más...¿Real? ¿Cercano?, así que estrellita dorada con chispitas de colores para voce.

Igual como dije me complica más que nada porque si bien algunas localizaciones chilenas y argentinas son similares (más no iguales) algunas son bastante diferentes y cuando estás acostumbrado a leer en neutro o leer "weón" siete veces en una oración de 10 palabras es algo complicado aterrizar PERO, siempre es bueno expandir los horizontes y eso es lo que hace bello al mundo ¿Que el español solo se puede leer de una manera y solo existe el español antiguo y el moderno? Las pelotas, si quiero leer neutro leo neutro, si leo chileno, leo chileno, si quiero aprender a leer con español argentino pues le damos y que buena manera que es esta.

Y sobre el último capítulo, lo que me gusta de la ciega + compañía[?] es que hasta el momento solo son tres muchachos que salieron porque querían y porque podían, no tienen metas enormes ni un peso ganado en el viaje hasta el momento por lo que problemas y roces de jóvenes se sienten nuevamente, naturales y frescos (¡Que no todo es pelear con terroristas! ¡AMOR PROPIO KISHIMOTO![?????]) Eso sí, encontré un poco conveniente que el mismo día Guillermo[?] se encontrará con...Serena Jr. perdón, Louise pero al final es un pelillo en la cola que no cambia nada, ahora lo que quiero ver es la reacción de Hannah cuando o se trague su orgullo o se encuentre a Guillermo y Luisa juntitos, a Esperanza le van a dar ganas de volver a tener visión para ver la cara de la hermana[???????]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 3 invitado(s)