Longfic- Perfect Crystal: Alcanzando la leyenda

Extension largaLongfic
FranquiciaCoregames
GéneroAmistadAventura
Resumen

Ion Strife tiene un sueño, derrotar a Red y ser el mejor entrenador del mundo, el problema es que está desaparecido. Con eso en mente, Ion se une a Taito, el asistente de Elm, para viajar y marcarse como leyendas. Basada en las aventuras de 2 jugadores en Perfect Crystal

#1
Esta historia empezó porque dos amigos no lograron conectar sus teléfonos para jugar Pokémon Crystal, ahora dichos amigos crearon sus personajes porque no tenían nada mejor que hacer y así empezó esto. Nada mejor que dos amigos compartiendo sus aventuras.
 
Por petición del creador de Ion, ahora esto contiene Opening y ending.

Mostrar Opening/Ending
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#2
Capítulo 1: Empieza la leyenda
New Bark Town, Johto, 2 de junio de 2021.
 
La pequeña ciudad es destacada por ser el lugar donde los jóvenes entrenadores obtienen su primer Pokémon de las manos del Profesor Elm, siendo el único requisito que cumplan con la edad requerida para ser responsables de cuidar una criatura de bolsillo.
Con la llegada de un nuevo lote de Pokémon iniciales, el Profesor, con ayuda de su asistente, empezaron a entregar las criaturas a los recién entrenadores y a su vez indicaban a los padres de familia algunos consejos para el cuidado de estas. La gran mayoría de ellos acataban con mucha atención lo dicho por el profesor, aunque hubo uno que otro padre que solo quería que su hijo tuviera el Pokémon y largarse de ahí lo más pronto posible.
 
Al cabo de unas horas solo quedaba una Pokéball en el laboratorio y el Profesor Elm le dejó el encargo a su asistente debido a que él tenía que asistir a una plática virtual en la Academia donde él se recibió como Profesor.
 
—Ya sabes cómo se maneja todo esto ¿Verdad? — dijo el Profesor a su asistente mientras recogía su maleta.
 
—Claro, es mi segundo año haciendo esto, no hay nada que preocuparse Profesor. — respondió el joven asistente al acomodar algunas cajas del laboratorio, ya que era muy común de que su mentor dejara el lugar hecho un desastre.
 
—Vuelvo en la noche, cuídate.
 
El Profesor salió del laboratorio con bastante prisa, dejando al joven con cierta libertad de hacer lo que quisiera, por ello buscó la tesis de su mentor para seguir avanzando en su propia investigación.
 
El trabajo de Elm radicó en la investigación de los huevos Pokémon, una búsqueda de cómo diferentes especies de Pokémon son compatibles para crear una cría igual a la madre. Al estar hojeando la tesis, el joven recordó a quien tenía que recibir, para ello tomó su celular y buscó la lista de los nuevos entrenadores.
 
—Ion Strife… Suena extranjero…— El joven miró la hora de su celular y vio que eran cerca de las cinco de la tarde. — Creo que se le olvidó. — Ante esa conclusión, el asistente retomó su lectura.
 
Aeropuerto internacional de Goldenrod, ocho horas antes.
 
El avión de origen de Hoenn hizo su aterrizaje sin problema alguno, entre los pasajeros destacó un joven de vestimenta demasiada atractiva, de una gabardina amarillo opaco con acentos negros en los bordes de la manga y cuello, un pantalón color hueso que hace resaltar el cinturón negro que en los costados traen unos bolsillos pequeños. El joven trae unas zapatillas deportivas color blanco que a lo lejos se ven bastante gastadas, aunque cómodas. Lo único que desencaja en ese atuendo es el sombrero de safari color camuflaje.
 
El joven se acercó al oficial para entregarle su pasaporte y este se quedó mirando tanto la foto como al foráneo.
 
—¿Razón de su visita joven Strife?
 
—Vengo a retar a Red. — respondió con gallardía el joven.
 
—Lo dejaré como turismo. — El oficial selló el pasaporte para entregarlo al extranjero.
 
Con toda la burocracia hecha, Ion salió del aeropuerto para llamar a un taxi, el cual llegó de inmediato. El joven tomó asiento en la parte trasera del vehículo y sacó su celular para encontrar la ubicación de su destino.
 
—Me lleva a New Bark Town— Le pidió Ion al conductor.
 
—Oye niño, es algún lado en Goldenrod o mejor bájate. — respondió con molestia el dueño del taxi.
 
—Si te ofrezco…— El joven sacó su billetera. — Ochocientos dólares para que me lleves hasta ahí, ¿le entras? — El taxista se quedó perplejo al oír la cantidad de dinero que le estaba ofreciendo. — Un mil si llegas antes de las cinco de la tarde. — Ion le entregó un poco más de la mitad de lo que le prometió. — Andando.
 
Sin pensarlo dos veces, el taxista empezó su viaje hasta la pequeña ciudad a gran velocidad, a lo que Ion aprovechó para apreciar la vista de la región que acaba de llegar, que, a diferencia de su lugar natal, aquí no se siente agobiado por el calor ni la necesidad de estar tomando agua cada cinco minutos.
 
El joven apreció las diferentes criaturas que yacían en las copas de los árboles, Pokémon que nunca había visto y que estaba deseando llegar a conocerlos más de cerca, o inclusive que formaran parte de su equipo legendario, tal cual lo llamó. Así como buen turista, tomó las fotos necesarias para saber dónde tenía que pararse para que cuando llegue el momento le sea más fácil su viaje.
 
Sin importarle lo que pudiera pasar a la integridad de ambos, el taxista llegó antes de la hora prevista, a lo que Ion cumplió con su promesa de pagarle el resto al conductor y un poco más por los inconvenientes.
 
—¿No tienes un número? Quien sabe si necesite de nuevo tus servicios. — comentó con una sonrisa Ion, pero el taxista no respondió y se marchó del lugar. — Solo dilo y ya viejo.
 
El joven sacó su celular para buscar la dirección del laboratorio del Profesor Elm, el cual no estaba tan lejos de su ubicación actual, así que sin perder más tiempo empezó con su andada. Ion se quedó mirando lo muy tranquila que es la ciudad, nada de ajetreo ni de sonidos molestos de una ciudad, solamente el sonido del viento que rozan los árboles y uno que otro sonido de un Pokémon que para los ojos del joven eran completamente nuevos.
 
—Creo que se le olvidó…— comentó el asistente del Profesor al retomar su lectura, pero el sonido de la puerta que se estrelló contra la pared lo alertó de inmediato y provocó que se cayera de su asiento.
 
—¡Ion Strife llegó a dominar esta región! — El joven foráneo hizo su entrada triunfal al caminar con los brazos abiertos.
 
—Espera… ¿dijiste Strife? — El asistente se levantó del suelo acomodándose sus lentes.
 
—He llegado desde muy lejos para cementar mi nombre como el entrenador que hará que Red llore por su mamá. — continuó Ion con su discurso introductorio. —Así que Profesor Elm, usted tendrá el honor de entregarme mi primer Pokémon para hacer mi primer paso a crear mi leyenda en Johto. — Ion extendió su mano para estrecharla con el asistente, pero él sacó su celular para observar que no había confusión de edad.
 
—Sabes que la edad para tener tu primer Pokémon es los diez, ¿verdad?
 
—No sea así Profesor Elm, allá en mi amado Hoenn tuve que hacer muchas cosas para poder tener la autorización de poder venir hasta aquí, eso incluyó no tener mi primer Pokémon a la edad correspondiente, si quiero marcar mi leyenda, debe ser de esta forma. — Explicó Ion con firmeza.
 
—Ok, antes que nada, no soy el profesor, él se encuentra dando una plática, mi nombre es Taito Yamada, un gusto. — El asistente extendió su mano para estrecharla con Ion.
 
—Un gusto Tai. — El joven foráneo estrechó con fuerza la mano del asistente.
 
—¿Tai?
 
—Y bien, ¿Dónde veo a mi Pokémon?
 
—Ah, sí, permíteme un segundo.
 
Taito se dirigió a la parte trasera del laboratorio para buscar el Pokémon inicial de Ion, y él aprovechó para observar al asistente. El joven asistente traía puesto una filipina, a diferencia de otros profesores, él la tenía abrochada y apenas se veía una corbata azul marina, en su gabardina se nota acentos grises azulados en los bordes de las mangas y del corte de en medio. Su pantalón se veía bastante nuevo y cómodo, en especial que llevaba puesto zapatos especiales para no desgastarse. Un atuendo muy acorde a su trabajo.
 
—Según su pedido. — Taito sacó la Pokéball de un recipiente, pero se le fue arrebatado de las manos por parte de Ion.
—¡Pequeño Ricardito! — Exclamó con entusiasmo el foráneo.
 
—Sí… Sí le puedes poner apodos a tu Pokémon…
 
Sin perder ni un segundo, Ion liberó al Pokémon que estaba dentro de la cápsula para materializar al Pokémon de planta inicial de la región. Con una hoja sobre saliente de la cabeza y con ojos rojos brillantes, esta criatura recibió a su nuevo entrenador con bastante alegría y rápidamente saltó los brazos de su cuidador.
 
—Sí le agrado. — comentó Ion con unas risas al ver cómo Chikorita se acurrucaba en los brazos de su entrenador.
 
—Joven Strife, necesito que firme de recibido y como parte del reglamento le otorgaré unas cuantas Pokéball para que puedas capturar lo que le llame la atención. — Taito le entregó un documento al foráneo y él se dedicó a leer quién más había recibido una criatura en este día. Antes de que el asistente dijera algo, recibió un mensaje en su celular y se dispuso a leerlo.
 
—Listo Tai, supongo que aquí hasta la luna. — Comentó Ion con confianza, pero notó que el asistente se veía consternado. — Oye Tai, ¿Pasa algo?
 
—Disculpa, tengo algo importante que hacer.
 
Taito se acercó a la mesa de trabajo y recogió dos Pokéball que estaban ahí para colocarlas dentro de su filipina. Ion se quedó mirando cómo el asistente se movía de un lado a otro con bastante prisa hasta dar con unas llaves, después el joven invitó al foráneo a que saliera del laboratorio y así lo hizo. Taito se dirigió a su motoneta con rapidez para subirse. Ya listo para partir camino, Ion se subió al vehículo interrumpiendo los pensamientos del asistente.
 
—No es por nada, pero usted no tiene nada que ver con esto. — Comentó Taito con calma.
 
—¿Cómo voy a empezar mi leyenda si no ayudo a los necesitados? ¡Ándale que se hace tarde! — Ion señaló hacia al frente y su Chikorita hizo lo mismo con una de sus patas.
 
Con un suspiro largo aceptó la ayuda del foráneo, dentro de sí sabía que no lo podría bajar de ninguna manera, así que le pidió que sacara el casco que estaba en la parte trasera de la motoneta. Ya todo listo, Taito emprendió un viaje hacia el norte de Cherrygrove, lugar donde vive Mr. Pokémon, un particular personaje que ha ayudado al Profesor Elm en su investigación.
 
No tardaron más de una hora para llegar a la casa de Mr. Pokémon, y lo primero que vieron los jóvenes fue ver los vidrios rotos de la casa. Ante esta situación, Taito llamó a la policía mientras que Ion se adentró a la casa ignorando por completo la advertencia del asistente del Profesor.
 
—¿Mr. Pokémon? ¿Todo bien en casa? ¿No explotó el boiler? — preguntó Ion con demasiada calma.
 
—¡Strife! — Taito llamó al foráneo. —Mr. Pokémon no se encuentra en su casa, sus cámaras detectaron movimientos y él vio cómo se robaron un huevo Pokémon. — Explicó el asistente con calma. — La policía viene en camino, no se te ocurra tocar algo porque lo podrían incriminar.
 
—Lo sé, he visto varias películas para entender eso. — Ion se encogió de hombros.
 
—Hay que esperar afuera y decir a los oficiales lo que vimos al llegar.
 
—Vale, vale, seguiré tu juego.
 
Los chicos esperaron afuera de la casa hasta que llegó una patrulla y dos oficiales se acercaron para entrevistar a los jóvenes sobre el caso. Taito dio una breve explicación del asunto y detalló que se robó un huevo Pokémon, uno que fácilmente se puede vender en el mercado negro por grandes cantidades de dinero.
 
—¿Algún sospechoso que tengas en mente? — Preguntó uno de los oficiales.
 
—Desgraciadamente no, lo único que puedo entregarles es una copia de las cámaras de grabación.
 
Con pruebas en mano, los oficiales le pidieron el número de Taito y de Mr. Pokémon para que ellos estén informados de los avances de la investigación. Con un agradecimiento por parte del asistente, los policías regresaron a su estación.
 
—¿Por qué dejarlos hacer el trabajo ellos y no nosotros? — Comentó Ion cruzándose de brazos. — El criminal siempre regresa a la escena del crimen.
 
—Eso solo pasa en la películas y series. — Respondió Taito llevándose las palmas de su mano al rostro. — Esa persona tiene un huevo que fácilmente puede valer cientos de miles de dólares, sería muy tonto de su parte regresar.
 
—¡Aja! — Exclamó con entusiasmo Ion al liberar a Chikorita. — ¡Usa Tackle contra ese arbusto Ricardito!
 
Con un rostro desafiante, el Pokémon de planta corrió en dirección al arbusto para embestir lo que había detrás del arbusto. Lo que no previó Ion, fue ver cómo unos hilos de seda salieron disparados en dirección a Chikorita, pero estas fueron calcinadas al instante por el Pokémon de Taito. Una pequeña criatura cuadrúpeda que desprende llamas de su espalda se colocó a un lado del Pokémon de Ion.
 
—No puedo creer que tengas razón…— susurró Taito al foráneo.
 
—Estos tipejos siempre quieren más…— respondió Ion en susurro. — Sal de ahí criminal, con los huevos en mano. — El joven amenazó en dirección al arbusto que se movía.
 
—¿Por qué siento que eso se escucha mal? — Taito dijo para sí al oír lo que dijo el joven
 
El arbusto dejó de moverse para revelar a un hombre que tenía cubierto el rostro. Sin pensarlo dos veces, mando a dos Spinarak a atacar a los jóvenes, los cuales se dirigieron a los Pokémon de los chicos. Con ayuda de Cyndaquil de Taito, alejarlos fue fácil, momento que aprovechó Ion para que Chikorita embistiera a sus rivales.
 
Los Pokémon bicho retrocedieron por el impacto y en el momento que estos se recuperaron, una bola de fuego impactó a uno de los Spinarak dejándolo fuera de combate. El criminal se sorprendió de ver cómo estos dos jóvenes estaban sincronizados en sus movimientos, sabe que, si esto sigue así, él se enfrentaría a los oficiales, así que retiró a sus Pokémon y emprendió su fuga.
 
—¡Espera! — Ion quiso enfrentar al ladrón, pero vio cómo el hombre iba a un paso muy lento.
 
—Con eso basta Hoppip. — Taito llamó a su segundo Pokémon. — Lo mejor es que te detengas o Stun Spore tendrá peores efectos en ti.
 
El criminal se quedó quieto al oír eso y lentamente volteó a ver a los jóvenes. Ion se acercó al hombre y buscó entre sus pertenencias lo que se había robado, fácilmente dio con el huevo que protegía Mr. Pokémon, además de otros objetos de gran valor.
 
—Si tienes paralizado a este hombre significa que lo vamos a entregar, ¿Verdad? — Dijo Ion con una sonrisa de oreja a oreja.
 
—Un criminal menos es mejor para la sociedad… Voy a llamar a la policía.
 
Bastó con unos tonos para que los oficiales respondieran al llamado de Taito y los policías agradecieron el trabajo que los jóvenes habían realizado. Con un agradecimiento por parte de ellos, ambos se despidieron de los uniformados para regresar a New Bark Town.
 
—¿Quieres que te deje aquí? — Taito llamó a Ion al detener su motoneta frente al Centro Pokémon de Cherrygrove. — ¿Para que regresar a New Bark si desde aquí puedes partir?
 
—Quiero conocer al Profesor Elm, necesito una foto con él para dar inicio a mi leyenda. — respondió con una sonrisa.
 
—Como tú quieras.
 
De nuevo prendió la motoneta para regresar al laboratorio del Profesor Elm, el cual el viaje resultó más calmado e Ion apreció cómo unos Pokémon que no había visto se hicieron presente, él no sabía que algunas criaturas salían en la noche, así que, con eso en mente, él tendría que saber no solamente dónde están ubicados, si no a qué hora tienden a salir.
 
Al estacionar la motoneta, la primera persona en recibir a los jóvenes fue Elm quien se veía preocupado.
 
—Tranquilo profesor. — Taito intentó calmar a su mentor. — Todo salió bien, Mr. Pokémon me pidió que cuidara del huevo hasta que él pudiese recogerlo en su laboratorio.
 
—No tienes idea de cómo me calmó oír eso. — El Profesor dio un largo suspiro para recomponer su postura.
 
—¿Él es el Profesor Elm? — Ion se bajó de la motoneta y se acercó con gran velocidad para estrechar la mano con el investigador. — Un gusto conocerlo, en serio, usted es famoso en Littleroot.
 
—¿Lo soy? — Elm se quedó en silencio unos segundos y miró al joven de pies a cabeza. — ¿Ion Strife verdad?
 
—El mismísimo. — El foráneo se pegó en el pecho para asegurar su identidad.
 
—Birch me mandó un mensaje para que recibieras tu primer Pokémon, supongo que mi asistente te entregó a Chikorita.
 
—Así es, Ricardito y yo empezaremos nuestra leyenda por Johto. — Ion apretó el puño con fuerza y su rostro se veía esperanzado. — ¿Puedo tomarme una foto con usted? — La pregunta del foráneo dejó confundido al Profesor. — Quiero tener registro de todo mi viaje hasta derrotar al mejor entrenador de aquí.
 
—Hablas de Red, ¿o me equivoco? — Agregó Taito a la plática.
 
—Ese mismo, sé que hay un gran torneo en esta región y dicen las personas que Red solo se hace presente ante campeones. Y yo tomaré su título. — Ion se volvió a pegar en el pecho.
 
—Pues, estás de mala suerte…— dijo el asistente.
 
—¿Qué?
 
—Red está desaparecido desde hace cuatro años, desde que ganó el campeonato no se sabe nada de él, ni siquiera se presentó a recoger su premio. — Explicó Taito a Ion. — Muchos lo han buscado, pero simplemente no, es como si hubiera desaparecido de la faz de la Tierra.
 
—Pues voy a encontrar a ese cobarde, ¿Cómo osa llamarse el mejor entrenador del mundo si no permite que lo desafíen?
 
—¿Así que piensas viajar tanto por Johto como por Kanto? — preguntó Elm al foráneo.
 
—De por sí ya lo tenía planeado, ahora buscaré bajo cada piedra hasta dar con él.
 
—Pues te deseo suerte. — Taito dejó su casco dentro de la maleta de su motoneta y se dirigió al laboratorio.
 
—Profesor, ¿Me puedo llevar a Tai? — Taito se quedó parado en la entrada al oír la pregunta de Ion.
 
—¿Tai? — Elm se quedó mirando a su asistente. — ¿Apoco ya son amigos?
 
—No es mi amigo. — respondió de inmediato el joven.
 
—Venga Tai, ¿no viste que tenemos una química como equipo? Además, necesito un buen guía.
 
—Yo tengo cosas que hacer aquí, no puedo permitirme viajar por dos regiones para encontrar a una persona perdida. Así que, con el permiso de ambos, buenas noches. — Excusó Taito al adentrarse al laboratorio.
 
—Si no mal recuerdo, esta edición del torneo es de dobles, así que Ion necesita un compañero. —El Profesor se quedó pensando unos segundos. — Taito, ¿Puedes acompañar a Ion para que pueda competir en el torneo?
 
—¿Qué? — Taito asomó su cabeza por la ventana.
 
—Te iría muy bien viajar por la región para que vayas ampliando tu trabajo de investigación para que te acepten en la Academia. — Continuó Elm. — Sabes que para entrar a ese instituto necesitas una buena investigación, y la tuya es como una continuación de la mía.
 
—¿En qué se relaciona la herencia de movimientos con la competencia? — preguntó incrédulo el asistente.
 
—Pues si te topas con un entrenador con un Pokémon que tengan movimientos ajenos a su naturaleza podrías entrevistarlos. — respondió con tranquilidad el mentor de Taito. — Además de que si ganas la competencia tendrías para pagarte la matrícula.
 
—¿Entonces te unes Tai? — Ion señaló al asistente con dedos de pistola y Taito dio un largo suspiro.
 
—Solo… Solo por usted me lo pidió Profesor. — contestó el joven con cierta molestia.
 
—¡Eso es todo! — Ion sacó su celular. — Vengan todos, una selfie para el recuerdo. — A paso lento, Taito se unió al profesor y al foráneo para tomarse la foto. — Mi camino a ser leyenda ya empezó. — Ion jaló a su nuevo compañero. — Tu y yo contra el mundo, todos sabrán nuestro nombre, patrocinadores a diestra y siniestra, nosotros seremos los que estaremos en la cima.
 
—Profesor, dígame que aún tengo tiempo para arrepentirme. — Elm negó con la cabeza. — Maldita sea…
 
—Oye Tai, ¿Tienes un lugar dónde dormir? No aparté un hostal. — Taito soltó un largo suspiro.
 
—Puedes pasar la noche en mi departamento.
 
—Venga, siempre quise un roomie.— Ion le dio una fuerte palmada en la espalda de Taito.
 
Con un largo suspiro, Taito se subió a su motoneta junto con Ion, quien a partir de este momento estarán juntos todo el día a todas horas. No sabe en qué momento podrá estallar, pero lo hace para entrar a la misma Academia que su mentor, ese es su objetivo ahora. Por su parte, Ion tiene en mente ganar el campeonato para poder retar a Red, quien ya lo tiene en baja estima debido a que se escondió de los demás, así que con un compañero con el cual sintió una buena química, sabe que alcanzarlo será una tarea sencilla.
 
Aunque solamente queda ganar el campeonato.
 0  0  1  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0
Responder
#3
Esto chorrea carisma. A ver:

- Región favorita de Tommy. Check.
- Prota megalómano con actitud de Black Star. Check.
- Compañero nerdish y sensato que se quiere cortar las bolas por la tarea que se le encomendó. Super check.
- EL PROTA AGARRA A CHIKORITA, LE PONE RICARDITO Y ASI PIENSA DERROTAR A RED. Mega check.
- El compañero pinta que va a ser más pulenta incluso que el prota, porque agarra un mejor starter y porque VA A TENER A JUMPLUFF, EL MEJOR POKEMON DE LA HISTORIA. Jumpy check.

Básicamente me estás dando un menjunje de cosas que sé que me encanta leer, porque a diferencia de usuarios pretenciosos que se creen ya muy buenos y maduros para disfrutar de un alocado road trip por medallas y gloria a lo largo y ancho de la región ( Malicious ), a mí me divierte zarpadamente ver las distintas formas en las que una aventura así pueda desvirtuarse con el toque personal de cada autor. Y vos definitivamente le sabés poner mucha personalidad al arranque, variando la fórmula lo justo y necesario para que se sienta novedosa e incentive la curiosidad del lector.

Me causa gracia que el prota con nombre de prota (solo por haber recibido ese nombre de sus padres, seguramente Ion haya quedado traumado con ideales de éxito y grandeza que lo llevan a cometer un viaje suicida persiguiendo a un tipo con nombre de color) ignore olímpicamente que el resto del mundo lo empiece a ver como un rarito por las cosas que anda decretando inflando el pecho y haciendo poses locas con las manos. Desde el tipo en el Aeropuerto que le pide los motivos de visita (hilarante), hasta el tachero súper odioso que no quiere ir lejos (primera vez que veo un taxista que no acepte un viaje largo, salvo que tenga poca nafta) y que, por algún motivo, tampoco confía del todo en el prota como para darle su número sabiendo que puede ganarse mucha guita. By the way... ¿No les parece súper natural que un tipo excéntrico con ropa excéntrica que viene de otra región y se llama ION STRIFE sea además un ricachón? Porque mil dólares es mucho dinero. Aunque si hacemos la conversión en pokedólares posiblemente no alcance ni para cuatro pokébolas.

El tándem "Cabeza hueca shonenfag + Chico sensato y con amplios conocimientos" funciona de maravilla para un viaje regional. A priori debería irles bastante bien, pero obviamente no sería divertido si no se les complica un poco por el camino. Me interesa ver las interacciones que estos dos puedan tener, porque tu forma de hacer los diálogos se siente bastante desenfadada y -alerta de palabra de mierda- orgánica. So, es bastante divertido seguirles los pasos. Me pregunto si se sumará más gente al grupo a medida que avancen, porque ION STRIFE suena a nombre de persona que recluta vasallos ahí por donde va.

¡Ah! Una cosa que se sintió un toque tirada de los pelos fue la idea de que la competencia que puede llevarlos hasta Red sea precisamente de parejas. Como que suena a excusa argumental random que termine de justificar que Taito se le una. Aunque si decís que esto se basa en un juego no oficial (que no creo conocer), es posible que todo eso lo hayas tomado de ahí como referencia. Who knows.

Suerte con la historia, y espero que le sigas dando para adelante. Tengo curiosidad por seguirla.
[Imagen: 7h3LGNS.png]

Pokémon No More

Sobre el plagio:
"Tenemos un protagonista con nombre japonés que curiosamente tiene cuatro sílabas"
                                                                                                                                        —Velvet
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#4
Buen dia/tarde/noche.

¡Maestro!

Me a encantado el joven "Ion Strifer" que me a hecho reír con sus estilo de heroe idealizado y casi me puedo imaginar la expresión de Taito de "De todos me tenía que encontrar con el chiflado". Por cierto... siempre he retratado a Elm como alguien desordenado, así que me shockeo momentaneamente que aquí presentes lo contrario, pero bueno cosas que vienen con la variedad de historias de centradas en Johto.

Piensó contrario de Tommy sobre que Ion es ricachon, ya que más bien siento que va a ser o es un inconsciente sin remedio, así que  apostaria que terminara gastando todo su presupuesto estupidamente (si es que ya no lo hizo con el taxi) y Taito tendra que carrear la situación financiera del equipo (aunque seguramente esta situación se volvera algo común en el par) con un Taito diciendo "que remedio..." con resignación

Bueno realmente no tengo mucho más que decir, sino que me diverti mucho leyendo y estare esperando el siguiente cap ^^
Con mucho cariño en cada comentario, en especial si hablamos de Gloria
[Imagen: 0OOlYSM.gif]
Y de Ash no hablemos por favor No
 0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0
Responder
#5
Mostrar Comentarios
@Tommy : Efectivamente Ion Strife suena a nombre de protagonista de un JRPG, eso fue entre la idea del creador del OC y mía para dar con este personaje. A parte, diste en el clavo sobre el objetivo de este proyecto, se busca en qué cosa se puede salir de control y en qué momentos se busca seriedad, aunque la balanza tenderá a irse más de un lado.
 
Más que un “juego no oficial” más bien es un “parche” de Pokémon Crystal, la cual se le considera como “La forma definitiva de jugar Crystal”, en sí es el mismo juego nada más con mejoras de calidad de vida, tales como nivelar los líderes de Johto, TM reutilizables, arreglos del juego y un largo etc.
 
Ahora, con el tema de los dobles; aunque sí se siente que lo haya sacado de la manga, tanto el creador de Ion como yo acordamos que esta era la mejor opción y que precisamente se ocupa un modo de juego de Pokémon Stadium 2 que no fue muy bien explotada, el cual se explicará con mejor detalle a lo largo de la trama.
 
Por último, el creador de Ion mencionó que por un momento los conceptos que estabas listando no eran de tu agrado hasta que mencionaste a la forma de vida definitiva “Ricardito” alias “Chikorita.” Él está contento, al igual que un servidor, en que dimos en el clavo en más de una ocasión con todo lo que te gusta. Esperamos que siga así conforme vaya pasando los capítulos y los OP/ED que vamos diseñando.
 
@Katsurane : ¡Hola!
De hecho, yo igual pienso lo mismo de Elm, aunque si la cosa está mejor organizada, es por Taito, tal cual lo dije en el primer capítulo.
 
Ahora voy a citar textualmente al creador de Ion sobre la situación económica de estos personajes. “Wey, describió nuestra situación financiera en la prepa.” Sin comentarios con eso.
 
Por último, tanto el creador de Ion como un servidor esperamos que esto siga siendo de tu agrado conforme vaya pasando los capítulos, al igual que el OP/ED que tanto el creador de Ion como un servidor buscamos hacer.
 

 
 
Capítulo 2: Conociendo gente.
Torre Bellsprout, 6 de junio de 2021.
 
El sol se estaba ocultando y los últimos rayos del sol se hicieron presentes en la parte más alta del sitio de entrenamiento para novatos, un lugar donde Taito llevó a su nuevo compañero para que aplique lo aprendido en el colegio de entrenadores de la ciudad. A pesar de que ha sido un curso sumamente exprés, Ion se siente confiando de que tiene todo el conocimiento del mundo, en especial cuando llegó al último piso de la torre sin dificultad.
 
—Yo he conseguido… ¡La Iluminación! — Ion estiró los brazos con fuerza y una luz blanca salió del suelo iluminando la espalda del foráneo, a su vez, un soplido de viento logró que su cabellera diera un efecto heroico. A los segundos, el flash de una cámara se hizo presente en la sala.
 
—¿Ya es suficiente con eso? — Dijo Taito con un largo suspiro al entregar el celular a su compañero de viaje.
 
El joven miró la foto y con un pulgar arriba la aprobó, por ello le pidió a su Geodude que ya podía apagar la lámpara y a su Spearow que le dejara de soplar con sus alas. Ion se acercó al monje mayor de la torre para recibir su recompensa.
 
—Hijo, has demostrado tu capacidad como entrenador, así que ten esto. — El monje le entregó un disco con un sello que dictaba el nombre de un movimiento. — Solamente podrás usar Flash cuando hayas demostrado tu capacidad contra Falkner.
 
—O sea… ¿No hay un libro secreto? ¿Una enseñanza que libera la capacidad máxima de mi cerebro? ¿Solo esto? — Comentó Ion con cierta decepción.
 
—La mejor enseñanza es cuidar de tus Pokémon con confianza para que ellos te devuelvan la confianza. — Respondió el monje con una sonrisa.
 
—Vale…
 
Ion se despidió del monje sin dejar de ver el disco y se acercó a su compañero para bajar de la torre. Taito le dio una palmada en la espalda para intentar animarlo y le dijo que podía aplicar una estrategia con uno de sus Pokémon, aunque realmente lo que deseó era regresar al Centro Pokémon para dar por terminado el día.
 
Cuando llegaron, Ion se dirigió con la encargada en turno para que pudieran curar a sus compañeros, mientras que Taito se quedó afuera intentando reparar su motoneta debido al accidente provocado por su compañero. El joven investigador sabía que el foráneo no sabía conducir motocicletas, pero como el camino era recto, creyó que no habría ningún problema, el error resultó caro.
 
Gracias al apoyo de una familia que iba de paso, ambos lograron llegar a Violet y para enmendar su error, Ion le compró herramientas nuevas para que Taito pueda reparar su moto, además le dijo que él iba a devolverle el favor. Por eso en estos días el investigador estaba dedicado a su vehículo y el foráneo se metió a las clases para entrenador novato. No le importó de que fuera el alumno más grande de la clase, porque fue el estudiante con la mayor calificación posible del bloque.
 
La enfermera llamó al foráneo para entregar a sus Pokémon y le deseó suerte en su viaje, a lo que el joven aprovechó para preguntar cuál es la ruta más viable para conseguir las medallas. La enfermera buscó en su mesa de trabajo diferentes folletos donde explicaban el funcionamiento del torneo, en el cual el único consejo que vio Ion era la preinscripción del evento.
 
El joven miró a sus alrededores para buscar la máquina de inscripción y finalmente hacer conocer a los organizadores del torneo de quienes iban a ser los campeones. Bastó con deslizar su identificador de entrenador para que la máquina tuviera los datos de Ion, aunque faltaba su compañero de viaje.
 
—¡Tai! — Ion empezó a picar a su compañero para que le hiciera caso. — ¡Necesito tu ID!
 
—En mi mochila está mi billetera. — respondió Taito al secarse el sudor de su frente.
 
—¡Ajá! — El foráneo se quedó mirando la foto de su compañero. — Te ves mejor con cola de caballo.
 
—Te verías mejor si te quitas ese horripilante sombrero. — Agregó el joven investigador sin dejar de mirar a su motoneta.
 
—Está bien…— Ion sacó de su maleta una boina militar color negra con acentos dorados y guardó su sombrero. — ¿Qué tal? Ahora amarra tu cabello.
 
Taito se quedó mirando a su compañero y no sabía si ese sombrero era mejor o peor que el anterior. El investigador amarró su cabello, aunque no porque Ion se lo había pedido, si no que así estaría más fresco, aunque él sentía el mismo calor.
 
Ion consiguió lo que quería y regresó para terminar el registro de ambos. Cuando la maquina ya tenía a los dos jóvenes, solo quedaba una pregunta por responder.
 
—¿Cómo se va a llamar nuestro equipo?
 
—Ion. — El joven investigador se acercó a su compañero mientras se secaba el sudor de su frente con una franela. — Iré a la habitación a ducharme, te pido que lleves mi moto al estacionamiento del Centro Pokémon y ponle el candado.
 
Taito le entregó el dispositivo de seguridad al foráneo e Ion se quedó mirando el candado y le dio varias vueltas para darse el lujo de observarlo con mucho detalle.
 
“Locking the Legend” — Se dijo el joven foráneo al continuar viendo el candado y una sonrisa de oreja a oreja no se hizo esperar.
 
Ion colocó el nombre del equipo y la máquina terminó el pre registro de ambos, logrando que los organizadores ya sepan de su existencia. Con eso logrado, él hizo el favor que se le pidió y a diferencia de lo ocurrido en la carretera, el joven pudo estacionar la motoneta sin problema alguno y colocó el candado como lo indicaba las instrucciones con el seguro de llave.
 
El foráneo tomó asiento en una de las bancas del Centro Pokémon y decidió leer los demás folletos que se le habían entregado. En una de ellas era la guía de principiantes, en esta indicó la ruta más viable para los nuevos entrenadores, a su vez de contar con lugares de interés para que se pueda capturar nuevos compañeros o para enfrentar a otros entrenadores.
 
Al final del folleto este venía con el mapa de Johto y las ciudades contaban con información del líder de gimnasio junto con una foto, además del tipo del que se especializaban. Toda esta información no era de mucho interés para Ion, salvo los lugares donde podía demostrar sus capacidades de entrenador.
 
—¿Qué es esto? — Taito se acercó a su compañero para tomar uno de los folletos. — ¿Torneo TAG? — El investigador se sentó a lado de Ion. — ¿No era un torneo de dobles? — Abrió el folleto, aunque la información que estaba en el papel no era la más certera, solo señaló lo emocionante que sería ver el torneo y de ciertos invitados especiales.
 
—Da igual lo que diga ese folleto, vamos a ganarlo fácilmente. — Ion recostó su espalda en la banca.
 
—Muy confiando con solo unos días de escuela…
 
—Y tú muy pesimista para ser un investigador.
 
—Eso no tiene nada que ver…
 
El equipo se quedó platicando de su próximo objetivo, el cual era enfrentarse a Falkner, líder de la ciudad especializado en Pokémon Volador, algo con lo que ambos se sentían confiados con su equipo actual. Lo único que les molestaba era la presencia de una persona que los estaba mirando fijamente.
 
Aquella persona es una joven de cabellos largos y negros, su vestimenta era bastante casual con una blusa negra manga larga y debajo de ella una camisa blanca. Unos pantalones mezclilla oscuros entubados, por último, sus zapatos deportivos de una buena marca color negro se veía recién salidos de la caja.
 
—¿Necesitas algo? — Taito se acercó a la mujer y ella entró en sí.
 
Ah… Hola, necesito tu ayuda. — Respondió la joven en otro idioma y el investigador alzó una ceja.
 
Mi español no ser bueno… Esperar… favor… — Agregó Taito a la conversación y llamó a su compañero. — Ion, ¿sabes hablar español? Mi última clases de español fue en la secundaria.
 
—¿Y yo por qué debería de saber hablar taco? — El foráneo se encogió de hombros.
 
—¡Ion! — El investigador chasqueó los dedos y sacó su celular para poner el traductor de su navegador. — Poner pregunta. — Señaló Taito a la pantalla de su celular y la mujer captó la idea. Ella tomó el celular y texteó en el cuadro. — “¿Dónde me registro?” Ion, ¿hay un lugar para registrarse a algo aquí?
 
—La máquina que está allá. — El joven foráneo señaló a la mesa de registro y la mujer sonrió ante la dirección señalada.
 
Gracias chicos.
 
La joven se dirigió a la máquina y tanto como Taito como Ion se quedaron observando a la mujer, aunque el foráneo estaba riéndose por dentro a sabiendas de que la computadora está en el idioma de la región. Aunque la respuesta de la chica no era la esperada al acercarse con Taito y empezar a hablarle en español.
 
¿Has visto a Alicia? Ella es mi hermana, es de este vuelo, piel morena y cabello largo color rojo, le gusta llevar ropa holgada, siempre está seria y…— La joven mujer empezó a llenar de información a Taito y provocó que empezara a dar pasos hacia atrás, pero la chica le seguía el ritmo, acto que solamente hizo reír a Ion. Una chica de menor estatura interrumpió a la joven al colocarle una diadema color negra en el cabello.
 
—¿Cómo quieres que te entienda si no llevas el aparato? — La chica que cumplía con todas las especificaciones que dictó la joven mujer sorprendió al investigador al escucharla hablar en el idioma de la región. —Disculpa a mi hermana, aún no se acostumbra a usar esto. Me llamo Alicia Galindo de los Santos, un placer. — La chica estiró la mano para estrecharla con el investigador.
 
—Taito Yamada, un gusto. — Respondió con cierta duda, pero ambos estrecharon la mano.
 
—¿Dónde estabas? — La joven mujer habló en el idioma regional sin ninguna complicación y esto hizo que Ion se acercara por la curiosidad.
 
—¿Qué son esas cosas? — El foráneo se quedó mirando a las diademas.
 
—Estas son las diademas traductoras, fueron fabricadas por la compañía ‘Light Balance’, compañía que representamos. — Respondió Alicia con franqueza.
 
—¿Ustedes tienen patrocinadores? — Preguntó Ion con más curiosidad y los ojos de Alicia apuntaron a su hermana mayor. —¿Eres una entrenadora importante?
 
—No soy tan importante, pero sí llamo la atención…— respondió con cierta humildad la joven mujer. —No me he presentado ¿Verdad? — La joven estiró su mano. — Mónica Galindo de los Santos, un gusto…
 
—Ion Strife. Próximo campeón y el que derrotará a Red.
 
—Oh, ¿van a participar en el torneo TAG?
 
—¡Por supuesto que sí! — El joven foráneo se pegó en pecho para mostrar su seguridad. — Tai y yo dominaremos este torneo con facilidad.
 
—Es bueno ser optimistas, pero tampoco hay que abusar…— agregó Mónica al ver cómo Ion seguía traspirando aires de grandeza.
 
—¿Se encuentra Ion Strife aquí? — Un hombre hizo un llamado en la entrada del Centro Pokémon, a lo que el foráneo alzó la mano. — Favor de venir a firmar de entregado.
 
Con prisa Ion se acercó a la entrada y la curiosidad del trío restante no se hizo esperar, así que le siguieron el paso. El joven firmó los papeles correspondientes y se le fue entregado unas llaves, las cuales tomó de inmediato para salir del Centro Pokémon, a lo que Taito y las chicas también salieron.
 
Lo que presenciaron ellos y las personas que estaban de paso era de otro nivel.
 
Una casa rodante de gran tamaño que por dónde se le mirara era de primera calidad, en especial el color grisáceo plateado que adornada el automóvil. Lo poco que se podía ver a través de las ventanas era la calidad de los materiales que estaban adentro del vehículo, prácticamente era un hotel de cinco estrellas en una casa móvil. Lo único que se podía igualar al tamaño de ese vehículo eran las carcajadas del nuevo dueño.
 
—¿Usted es Taito Yamada? — El hombre que llamó a Ion captó la atención del investigador y él respondió afirmando con la cabeza. — Necesito que firme de entregado. — El trabajador le hizo entrega de un sobre.
 
Taito firmó el documento y tomó la carta para saber el remitente, aunque lo único que le sorprendió era ver el logo con la que tenía sellado el sobre. El logo era la misma que la casa rodante, un círculo con una ‘S’ en medio y es cruzada con una línea. Así que sin perder más tiempo decidió abrir la carta.
 
“Estimado joven Yamada:
 
Me presento formalmente, mi nombre es Valeria Cross de Strife, madre de Ion.
 
Mi hijo me ha estado mandado fotos de sus aventuras contigo y sé que él está en buenas manos por lo que me ha comentado acerca de ti. Debido a que lo has tratado de una manera más que cordial, él se siente mal de lo ocurrido con tu motocicleta, aunque no lo aparenta. Así que desde sus ahorros te mandó un repuesto en lo que terminas de reparar tu motoneta, ya que según me contó, le tienes bastante apego a esa moto y como entusiasta de automóviles que soy, no puedo negar que siempre hay un vínculo con tu vehículo favorito.
 
Así que por favor acepta con humildad el reparo de mi hijo, sé que se calmará bastante si le perdonas de corazón lo sucedido.”
 
—¡Alicia! ¡Bájate de ahí! — Mónica regañó a su hermana quien estaba sentada en una motocicleta roja. — No te puedes subir en las motos de extraños.
 
—Está bien. — Taito calmó a la joven y se acercó a su nuevo vehículo, la cual era similar a la suya, solo que la carrocería era de mayor calidad y que contaba con mejores calidades de vida, tales como un espejo frontal, mejores faros y que las llantas se veían más resistentes para su uso en carretera.
 
Alicia se hizo para atrás al ver cómo el nuevo dueño se acercó al vehículo, él se sentó y colocó la llave para encenderlo. Al oír el motor encenderse, la adolescente rodeó sus brazos a la cintura del joven y volteó a ver a su hermana para sacarle la lengua.
 
—Adolescente tenías que ser…— Murmuró Mónica a regañadientes al ver cómo su hermana se colocaba el casco.
 
Taito dio una vuelta por la cuadra para probar la motocicleta, la cual se sentía como si estuviera hecha a la medida, todo lo que tenía su anterior motoneta lo tenía este, pero mejor hecho.
 
Al regresar al Centro Pokémon, Alicia se bajó del vehículo con una gran sonrisa en el rostro y regresó con su hermana para explicarle lo bien que se sintió la vuelta, aunque haya sido por menos de cinco minutos.
 
El investigador guardó los cascos y notó que la carta aún contaba con unos párrafos extras, así que continuó leyéndola.
 
“PD: La casa rodante es un prototipo diseñado por Ion, así que aún no está a la venta, sé que se oirá bastante mal lo que voy a decir, pero deseo que lo presuman lo más que puedan en su viaje para que cuando llegue el día de su venta, la gente tenga reconocimiento de lo que vieron en Johto y en Kanto.
 
Supongo que a partir de ahora perteneces a la familia Strife, joven Yamada.
 
Atentamente: Silvia Cross de Strife, CEO de la compañía Strife-Cross.”
 
—¿Qué te pareció viejo? — Ion se bajó de la casa rodante para acercarse a su compañero.
 
—No sabía que eras diseñador de autos, de hecho, nunca crucé tu apellido con la marca.
 
—Aún no abarcamos todas las regiones, así que esta es una gran oportunidad.
 
—Buscas ganar un campeonato, vencer a Red y promocionar tu marca en dos regiones, todo en un solo viaje. — Taito se quedó en silencio por unos segundos. — Eres más listo de lo que aparentas.
 
—Tomaré con gusto ese cumplido. — Ion le dio un golpe en el hombro a su compañero.
 
—Por cierto, no era necesario que gastaras en esto, ya no faltaba mucho para terminar mi…
 
—Déjalo así…— El foráneo interrumpió a su compañero. — Te dije que lo iba enmendar.
 
—Gracias, de verdad, no esperaba esto. — Taito vio cómo Ion colocó su puño listo para chocarlo con su compañero, sin dudarlo, el investigador cumplió con lo que quería Ion.
 
—¿No crees que están remplazando algo por esto?
 
Ambos compañeros voltearon a ver a la persona que había dicho eso. Un joven de cabellera roja que le llegaba por debajo de los hombros, de piel blanca un poco pálida y su vestimenta era de una camisa negra manga larga con acentos rojos, nada extravagante en él. Por su parte, lo acompañaba otro joven de vestimenta más deportiva gracias a la sudadera roja, pantalones cortos y tenis dedicados al atletismo. Aunque ni Taito ni Ion podían dejar de ver los ojos amarillentos que tenía el joven.
 
—Yo creo que sería bastante bien viajar en un lugar así. — Comentó el chico de los ojos amarillos. — Ya podría dormir sin tanto problema de espalda. — Agregó con unas risas.
 
—Oigan, preguntar es fácil. — Ion se acercó al dúo. — ¿Quieren conocerlo de cerca?
 
—No tenemos tiempo para eso. — El joven detuvo a su compañero, quien se veía entusiasmado de poder entrar a la casa rodante.
 
—Venga Silver, ¿Cuándo vamos a tener otra oportunidad?
 
—Ninguna Chris, tenemos que enfocarnos en lo que nos interesa. Ya perdimos bastante tiempo en llegar de nuevo a Violet. — El joven llamado Silver se cruzó de brazos y se dio media vuelta. — Debemos retomar el entrenamiento temprano, así que vayamos a descansar.
 
—¿Van a entrar al torneo? — Taito interrumpió la plática. — Nosotros entraremos al evento, nos vendría bien practicar con alguien.
 
Ante la propuesta del investigador, Silver se quedó mirando a los novatos de reojo y con una sonrisa confiada aceptó la propuesta de entrenamiento.
 
—Hagamos un enfrentamiento TAG. Un Pokémon por cada entrenador. — El joven de cabellos rojos se acercó al dúo novato. — Vayamos al campo que está enfrente, a esta hora ya no hay nadie. — Chris y Silver se adelantaron a los demás.
 
—¿Saben qué es un enfrentamiento TAG? — Mónica se acercó a los chicos con los brazos cruzados.
 
—Pues es un combate de dobles, ¿No? — Respondió Ion, pero las chicas negaron con la cabeza.
 
—A pesar de que es en equipos, solo uno estará al frente. — Dijo Alicia a los chicos que se veían confundidos. — Cada uno elegirá cierta cantidad de Pokémon y solo uno de ustedes saldrá primero y combatirá por su cuenta. Cuando lo crea necesario, el entrenador que está en la banca puede pedir el relevo para que él o ella entre a combatir, dando oportunidad de descanso a su compañero.
 
—Veo que se necesita otros tipos de estrategias en este tipo de combates. — Comentó Taito al llevar su mano a la barbilla para pensar en un plan inmediato.
 
—¿Puedo acompañarlos a ver su combate? — Mónica pidió a los chicos y ellos aceptaron.
 
Los cuatro caminaron hacia la cancha de combate, el dúo novato observó a sus contrincantes hacer unos estiramientos, a lo que Ion se acercó a su compañero para platicar acerca de su plan.
 
—Yo voy primero, tu tranquilo. — El foráneo sacó su Pokéball de uno de sus bolsillos y se adentró a la cancha.
 
Ion esperó a que sus contrincantes terminaran sus estiramientos y Chris fue el primero en adentrarse a la cancha con una Pokéball en mano.
 
—Yo le haré de árbitro. — Alicia se colocó en uno de los costados de la cancha y de su bolsillo sacó un silbato. — ¿Ambos están listos?
 
Los competidores afirmaron su postura y la joven indicó que mandaran a su Pokémon. Por parte de Ion mandó a su Spearow mientras que Chris mandó a una criatura bípeda de color rosado con unas pinzas bastantes grandes y con una cola parecida a la de un escorpión. Cuando Alicia vio que ambos estaban listos, ella sonó su silbato para dar pie al combate.
 
—¡Ataca con Metal Claw Gligar! — Ordenó Chris a su Pokémon.
 
La criatura se acercó con rapidez al pájaro de Ion mientras preparaba una de sus pinzas, la cual se rodeó de un brillo plateado. A una distancia considerable, Spearow preparó sus alas para impulsarse hacia atrás con un fuerte aleteo, lo que le ayudó a evitar el golpe.
 
Con la ventaja de que el pájaro alzó arena del suelo, el Pokémon de Chris perdió de vista a su contrincante. Por órdenes de su entrenador trató de altear sus alas para dispersar la arena que se había levantado, no obstante, Spearow se lazó en picada para acertar una embestida directa al rostro de Gligar, una estrategia que sorprendió a Mónica, quien apretó los puños de la emoción.
 
Con una sonrisa confiada, Ion animó a su Pokémon, aunque dicha confianza se esfumó al ver cómo el Pokémon dual agarró de la cola al Spearow para azotarlo en el suelo. A pesar de que el impacto se vio fuerte, el compañero de Ion se sacudió las plumas y volvió a estar en una posición de combate al estirar sus alas para intimidar a su oponente.
 
—¡Déjame esto Chris! — Exclamó Silver desde atrás de su compañero y él volteó a verlo. —Tengo la ventaja asegurada, confía en mí.
 
Chris aceptó la propuesta de Silver y alzó la mano para pedirle a Alicia el relevo, quien aceptó la indicación de los adolescentes y pausó el combate con su silbato. El joven de ojos amarillos no retiró a su Gligar, si no que regresó a su lado y dejó que Silver entrara a la cancha con su Pokéball en mano. Bastó con ver la figura que se estaba materializando para que Taito se alertara.
 
—¡Pide el relevo Ion! — El investigador llamó a su compañero. — Vas contra un Magnemite, yo puedo aguantar contra él.
 
—De que te preocupas viejo, mi Pokémon y yo podemos contra esa cosa que levita. — Respondió con una sonrisa confiada, confianza que hizo que se preocupara todavía más su compañero. Al ver que ni uno de los dos realizaría un cambio, Alicia volvió a tocar su silbato para reanudar el combate.
 
—¡Acaba con tu rival con Thundershock! — Ordenó Silver con fuerza.
 
El Spearow de Ion se mantuvo en su posición de combate para recibir de lleno el ataque de su rival, tanto el pájaro como su entrenador creyeron que el golpe no sería la gran cosa, error que provocó que Taito se limitara a suspirar y que Mónica negara con la cabeza. Spearow cayó al suelo por la descarga eléctrica de Magnemite, un golpe que pareció que pudo haber aguantado por solo ver la mirada desafiante de Spearow, pero la ventaja era demasiada clara para cambiar los hechos.
 
—Spearow no puede continuar, esta ronda es para Magnemite. — Alicia alzó su mano a favor del dúo de adolescentes.
 
En lo que Taito pensaba a quién mandar, Mónica se quedó observando a los chicos que propusieron el combate, algo había en ellos que la hacían pensar de más. Sus pensamientos fueron interrumpidos al ver el Pokémon de Taito, quien, para los ojos de la joven, era algo nuevo.
 
Una criatura cuadrúpeda de pelaje sumamente suave se adentró a la cancha para enfrentarse al Magnemite de Silver. La cola del Pokémon de Taito se encendió como si fuese un faro, dando señal de que se sentía listo para empezar el combate, el cual inició cuando Alicia volvió a dar el silbatazo.
 
—¡Thundershock ahora! — Exclamaron ambos entrenadores al unísono.
 
Ambos Pokémon se encarreraron para probar sus fuerzas y el impacto de ambos fue igualado, ya que ambos retrocedieron tras darse el choque, aunque el Pokémon de Silver se veía en mejor estado que su contrincante.
 
—Primera vez Mareep. ¡Usa Flash! — Indicó Taito.
 
La oveja alzó la cola y este empezó a brillar para luego dar un flashazo que cubrió el lado del dúo de los adolescentes. El brillo del ataque fue lo suficientemente fuerte para cegar a Silver por unos instantes, quien se cubrió con uno de sus brazos, aunque un sonido metálico le hizo preocupar bastante y trató de observar qué había ocurrido.
 
Silver vio cómo Mareep hizo una patada de burro a su Magnemite que seguía ciego por el flashazo de su contrincante y este cayó al suelo, aunque el impacto del golpe no se veía fuerte, sí preocupó al chico, ya que di volviese a ocurrir, el daño sería mucho mayor.
 
—¡Va de nuevo Mareep! — Exclamó el investigador con un poco más de calma al saber que su estrategia funcionó.
 
—No ocurrirá de nuevo. ¡Sonicboom! — Ordenó Silver al ver la cola de Mareep encenderse una vez más.
 
Magnemite giró sus imanes para colocarlos al frente listos para lanzar el ataque antes de que la técnica de Mareep surgiera efecto. La oveja soltó el flash y de nuevo iluminó la zona de su rival, aunque para sorpresa de Taito fue ver cómo su Pokémon retrocediera por el impacto que no pudo ver.
 
Una segunda ola de sonido se acercó a gran velocidad al Pokémon oveja, el cual no pudo evitar debido a que el efecto de Flash seguía en pie y el ataque lo notó a una distancia bastante corta. Mareep recibió el segundo golpe y logró derribarlo, pero con la ayuda de su entrenador trató de levantarse al oír las palabras de aliento, aunque sus patas ya estaban temblando del cansancio y cayó al suelo estirando todo su cuerpo.
 
—Mareep ya no puede continuar, esta ronda es para Magnemite y el combate es para Chris y Silver. — Anunció Alicia alzando su mano a favor del dúo de adolescentes y dio el silbatazo final para que los entrenadores recogieran su Pokémon.
 
—Vaya, no esperaba que un Mareep te diera combate. — Dijo Chris a su compañero mientras le daba unas palmadas para felicitarlo.
 
—Ellos no son más que un par de débiles, así creen que van a ganar un torneo. — Contestó Silver a su compañero.
 
—Con esa actitud no vas a hacer muchos amigos. — Chris se cruzó de brazos y dio un largo suspiro. — Tan siquiera ten la decencia de estrechar la mano con ellos. — Ambos se percataron que Ion y Taito se acercaron para platicar, aunque las risas del joven foráneo eran las que molestaban al chico de cabellos rojos.
 
—Vaya chicos, son bastante buenos, necesito más de ustedes en Johto. — Comentó Ion con una sonrisa y él estrechó la mano con Chris, quien se limitó a reírse por los comentarios, no obstante, Silver rechazó la mano del foráneo.
 
—¿Crees que todo esto es un juego? — Preguntó molesto Silver y Chris trató de calmar a su compañero. — ¿Crees que llevarte a la ligera las cosas te llevará a grandes cosas? Hay personas que dedican horas a esto para demostrar lo que valen, para que luego aparezcan personas como tú que solo quieren aprobación de unos desconocidos. Gente como tú realmente me enferma. — El joven enfatizó en lo último para luego marcharse del lugar, dejando solo a su compañero.
 
—Realmente les pido una disculpa. — Chris hizo una reverencia hacia los jóvenes.
 
—Meh, sin rencores. — Expresó Ion para calmar al adolescente.
 
— A él… le cuesta expresarse debidamente. A pesar de que llevo un año conociéndolo, sigue actuando de esa manera con personas nuevas, pero si lo conocieran de verdad, él es una de las personas más comprensibles que conozco. — Chris volvió hacer una reverencia. — Espero volver a verlos y tengamos otro combate.
 
—Cuenta con ello. — Ion chocó puños con el adolescente y él adolescente se despidió formalmente del dúo.
 
—¡Ya sé quienes son! — Exclamó Mónica con fuerza.
 
—¿Aún siguen aquí? — Cuestionó Ion al alzar una ceja al ver cómo la mujer seguía chasqueando los dedos.
 
—¿A qué te refieres? — Preguntó Taito al tratar de calmar a Mónica.
 
—Ellos fueron los que se enfrentaron el Equipo Rocket hace un año. — Explicó la joven, tanto el foráneo como el investigador se quedaron parados esperando una explicación de lo que dijo Mónica. — Ellos dos detuvieron al grupo criminal cuando secuestraron la torre de radio en Goldenrod, y lo hicieron ¡Solos! — De nuevo, los dos se quedaron en silencio. — ¡Fue noticia internacional!
 
—No soy de ver noticias…— Susurró Taito al rascarse la nuca.
 
—Déjame entender algo. — Ion llamó la atención de Mónica. — Dices que ellos dos, con un imán que flota y con un Skarner con alas, lograron vencer a un grupo criminal.
 
—Eso fue lo que me hizo dudar al principio, pero la forma de combatir de ellos dos es bastante avanzada a comparada de…—La joven se quedó en silencio y miró a los chicos.
 
—Solo suéltalo, duele menos, créeme…— Agregó Ion a la plática con unas risas.
 
—Dejando eso de lado. — Taito continuó con la conversación. — Bien lo dijo Chris, ellos se conocen desde hace un año, ¿no creen que tendrían un mejor equipo en todo ese tiempo?
 
—Creo que están empezando desde cero. — Alicia por fin se unió a la plática. — A veces la mejor forma de mejorar es ir a donde iniciaste. Eso explicaría por qué tienen Pokémon en bajo nivel.
 
—Tiene sentido, aunque me preocupa ese chico Silver, su forma de actuar puede que afecte a la larga su nuevo equipo. — Mónica observó de nuevo a los chicos de pies a cabeza. — Aunque recordando su combate, algo me dice que ustedes dos pueden ser algo… interesantes.
 
—Ay no…— Alicia se cubrió el rostro al oír lo que dijo su hermana.
 
—Oigan… Como que está subiendo la temperatura, ¿O soy yo? — Taito empezó a soplarse con su camisa.
 
—Sí…
 
Mónica empezó a soltar unas risas que captaron la atención del dúo, pero las risas se volvieron carcajadas y esto empezó a alertar a los dos, más cuando vieron los ojos de la chica, los cuales parecían dar indicación de que algo malo va a ocurrir.
 
 — ¡Sí! — Mónica estiró los brazos. — Ese bastardo cree que sabe más que yo porque tiene dos campeonatos, pero no…— La joven siguió con sus carcajadas y curveó su espalda hacia atrás. — La actual campeona occidental le va a demostrar a ese tipejo que ¡Yo! — Mónica se infló el pecho. — Yo puedo hacer lo mismo y mejor que ese imbécil. — La chica repuso su postura y señaló a los dos. — ¡Tú!
 
—¿Quién? ¿Yo? — Ambos jóvenes dijeron al unísono mientras se señalaban.
 
—¡Sí! ¡Ustedes me van a ayudar a demostrar que soy mejor maestra que ese hombre! — Ambos chicos vieron que los ojos de Mónica se veía pasión, aunque desconocían si era bueno o malo. — ¡Yo! ¡Mónica Alejandra Galindo de los Santos seré su maestra!
 
—No creo que…
 
—¡¿Hablas en serio?! — Ion interrumpió a su compañero.
 
—Por supuesto, ¡Soy la campeona occidental! — Mónica apretó los puños con fuerza. —¡Mi deber como campeona es ayudar a los necesitados! ¡Y ustedes serán mi obra maestra! ¡Yo haré que ustedes sean reconocidos! ¡Haré que la gente voltee a verlos cada vez que pasen! ¡Y haré que ustedes lleguen al torneo! — Finalizó la joven con sus carcajadas.
 
—¡Espero con ansias sus enseñanzas, maestra! — Exclamó entusiasmado Ion.
 
—¡Lo sé! Y por favor, continúa llamándome maestra, me encanta.
 
—Por su puesto maestra.
 
Ambos empezaron con sus carcajadas, haciendo que Tatio se cubra el rostro de la vergüenza. Alicia se acercó al investigador y lo invitó a que tomaran asiento, ya que, según ella, Mónica tardará en recomponerse.
 
—¿Primera vez? — Preguntó Alicia a Taito quien seguía cubriendo su rostro.
 
—Ya perdí la cuenta hace días…— La respuesta del investigador le llegó de muchas formas a la chica al comprender el sentimiento del joven.
 
—Supongo que nos veremos las caras por bastante tiempo, así que cuida bien de nosotras por favor. — La adolescente le dio unas palmadas en el hombro de Taito
 
El investigador soltó un largo suspiro y se dedicó a esperar a que su compañero dejara de carcajearse con Mónica, quien ya corroboró en internet que efectivamente ella es la campeona occidental de este año. Taito ya no sabe cómo va a terminar este viaje, salvo que será una experiencia, buena o mala, solo el tiempo se lo dirá.
 0  0  0  0  0  0  1  0  1  0  0  0  0
Responder
#6
Buen día/tarde/noche

¡Maestro!

Primero que nada esta escena...
(03 Jun 2021
02:49 AM)
JoJoBaoh escribió:
—O sea… ¿No hay un libro secreto? ¿Una enseñanza que libera la capacidad máxima de mi cerebro? ¿Solo esto? — Comentó Ion con cierta decepción.

 
—La mejor enseñanza es cuidar de tus Pokémon con confianza para que ellos te devuelvan la confianza. — Respondió el monje con una sonrisa.

 
—Vale…

Retrata muchas de mis reacciones, cuando los npc me salían con un mensaje similar... todo filosófico e intentando dejarme un mensaje bonito y yo como que "Nah..." *Pulsar insistentemente A*

Entonces tenemos cuatro nuevos personajes y como no, entre ellos esta mi mal humorado favorito, Silver. Me causa curiosidad las diademas que usan Monica y Alicia, aunque teniendo en cuenta todas las cosas que hay en el mundo Pokémon y los avances tecnológicos (aunque siempre parece que solo los villanos gozan de ello) no me extrañaria que existieran cosas así. También tengo curiosidad por la historia de Silver y Chris del como llegaron a trabajar juntos.

Me causo gracia imaginarme a un Ion vestido con esas ropas, metido en un salón de clase lleno de puros niños de -10 años y respondiendo todo como si fuera un sabelotodo. Nada más con pensar en sus expresiones y en la de los niños que pasaban entre admiración a fastidio... no podía parar de reír, aunque se nota que no es mal tipo y solo un poco demasiado excéntrico. No me esperaba que fuera un diseñador de vehículos ni que su familia fuera dueña de una compañía, pero me alegra que Taito no tenga que carrear del todo con la carencia de sentido común de su compañero. ^^
Con mucho cariño en cada comentario, en especial si hablamos de Gloria
[Imagen: 0OOlYSM.gif]
Y de Ash no hablemos por favor No
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#7
Oh nice, acá empiezan a aparecer más personajes trascendentes para la historia. Me gusta que se vaya expandiendo el mundo, así que vamos a resaltar los puntos que más capturaron mi interés:

- La narración es curiosa, porque ya arrancamos el capítulo con los dos habiéndose pasado la Torre Bellsprout y luego nos enteramos de que tuvieron cierto accidente con la moto de Taito. Es un recurso chistoso, y se suele usar bastante en historias con un tono ligero, así que no tengo reproches con eso. Lo que sí, hace que nos interesemos un poco menos en el viaje porque no parece ser realmente lo que importe acá, sino más bien los personajes y sus interacciones.

- La aparición del pseudo Autobús Noctámbulo para entregar la moto y la carta a Taito por parte de la mamá de Ion fue hilarante, y me alegré especialmente leyéndolo porque se confirma que, tal y como había dicho, el tipo SI QUE ES UN FUCKING RICACHÓN. ¡En tu cara @Katsurane! Te dije que no era un tipo común. (?)

- Sí se me hizo raro que el propio Ion fuera diseñador y todo eso, pensé que simplemente era el hijo afortunado de una familia exitosa, pero no, el tipo es así de badass.

- Lo cual contrasta de forma hilarante con la escena previa en la que se metía en la escuela pokémon (donde a lo sumo te enseñaban el juego de piedra-papel-tijeras con los tipos fuego-agua-planta y algún estado alterado) y presumía de sus conocimientos superiores con nenes de menos de diez años. LOLAZO.

- Y empiezan a surgir todo tipo de personajes variopintos de lo más interesantes. El recurso de las extranjeras que hablan otro idioma me recordó fuertemente a otro fic de la Cueva donde hay una escena similar, y lo recuerdo bien porque ahí descubrí lo gracioso y copado que es escribir diálogos entre personajes que no hablan un mismo idioma. Claramente es más difícil de trasladar en un formato escrito, pero lo resolviste de buena forma. También me parece increíble el cambio abrupto en la personalidad de Mónica antes de que puedan entender sus palabras y después de que su hermanita la ayude con la diadema traductora.

- Alicia me cae bárbaro, tiene esa personalidad pizpireta y medio desinhibida que acompaña perfectamente la personalidad calmada y un poco más introvertida de Taito.

- Pero volviendo a Mónica... ¡Holy shit! Es básicamente Ion pero más badass y más cute. Aunque confieso que no entendí un carajo a quién se refería con "ese bastardo" que se cree mejor por tener dos campeonatos. ¿Es un personaje que aparecerá luego, no? Porque no me suena que estén hablando de Silver y Chris. No sé, como que le agarró una convulsión espontánea a Mónica y empezó a buggearse y decir cosas random y grandilocuentes de la nada, cuando antes se había mostrado toda shy y educada. xD

- La batalla contra los viejos rivales de GSC estuvo nice. Fue bastante sencilla, y relamente no vi ni de parte de Silver ni de Chris (¿Ethan? ¿Eco? ¿Gold? ¿En qué idioma o edición se lo llama Chris a ese chico? Me confunde un toque porque creo que la Crystal del manga es llamada así precisamente xD) una habilidad tan sorprendente para ya haberse pasado la liga el año anterior. Eso sí, Taito quedó como un imbécil pidiéndole a Ion que cambie con él cuando Silver mandó a su Magnemite. ¿En serio la mejor idea que tenía el nerd era mandar un MAREEP? Que ni siquiera tiene esa habilidad para absorber electricidad. I mean, incluso si podía arreglárselas para vencer al imán (que no pudo), después le iba a ser imposible derrotar al Gligar del otro.

Igual, me parece un buen juego de roles que sus rivales ahora pasen a ser dos personajes propios de los juegos y que se los introduzca como experimentados. Ion va a tener que aprender a ser más que palabras y fortalecerse con ayuda de Débora y Alicia. Me agradan las conexiones que empiezan a formar los personajes acá. En general un buen capítulo, a ver cómo desarrollan las cosas de ahora en más vos y el misterioso "creador de Ion". (?)
[Imagen: 7h3LGNS.png]

Pokémon No More

Sobre el plagio:
"Tenemos un protagonista con nombre japonés que curiosamente tiene cuatro sílabas"
                                                                                                                                        —Velvet
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#8
Mostrar Comentarios.

@Tommy : El creador de Ion te quiere dedicar unas palabras:

"Nos encanta que hayas aceptado de tan buena manera a las dos nuevas integrantes del grupo y al poderosísimo camper (cuyo nombre aún no ha sido revelado?)

En cuanto a las habilidades y pasado de los protas, son cosas que poco a poco se irán descubriendo mientras viajamos con ellos, porque en verdad que son un estuche de monerías.

Sobre la idea del Mareep... ¿Qué te puedo decir? Tai e Ion son entrenadores que tratan siempre de pensar por fuera de la caja y solucionando de formas poco comunes (aunque claramente no siempre resulten bien) lo importante siempre ha sido mantenerse optimistas."

Creo que mi amigo dijo todo lo que se tenía que decir, salvo que se logre mantener el balance de "Slice of life" con algo de "Shounen" conforme vayamos avanzando.

Nada más para aclarar, Chris es el nombre por default para varón en Pokémon Crystal, por eso se dejó el nombre tal cual. En caso de chica, el nombre es Kris.

@Katsurane : El creador de Ion tiene algunas palabras para ti:

"Taito e Ion representan básicamente lo que muchos pensamos con nuestro avatares a través de la historia.

Tomar a Silver y Chris funciona para mostrar en que parte del tiempo nos encontramos durante nuestra aventura (y para apalancar un dúo con un nivel de poder similar al de Ion y Tai ?) y probablemente se explique en un futuro como terminaron trabajando juntos."

Para complementar eso último y para que te des una idea muy vaga de la relación entre ellos dos. Esta historia, "en teoría", ocurre un año después de los eventos de G/S/C, por eso se mencionó que han pasado cuatro años desde que desapareció Red, ya que el juego da a entender que han pasado tres años desde los eventos de R/B/Y. Para aclarar mejor eso, se mencionó que un año atrás, Chris y Silver derrotaron al Team Rocket. Es más que claro que hay y habrá libertades creativas con ellos dos, como profundizar más qué pasó después de esos eventos y que se le aumentó su edad.

A lo mejor no me di a entender mucho en ese aspecto y ojalá que con esto se entienda un poco más qué onda con ellos dos, aunque reitero que hay más que los eventos de G/S/C.


 
Capítulo 3: Las enseñanzas del viaje.
 
Ruta 34, Carretera Ilex- Goldenrod, Estancia de cuidado Pokémon regional, 20 de junio del 2021.
 
La gente se estaba acercando a la casa rodante por el olor de la carne que estaba en el asador, pero lo que llamaba más la atención era cómo Ion movía los cuchillos para hacer los cortes de la carne. Su manejo de los utensilios era preciso, como si fuera un chef profesional, en especial que usaba un termómetro de mano para saber la temperatura interna de la carne.
 
Cuando Ion observó que la carne estaba en su temperatura perfecta, él la retiró del asador y colocó el corte en una tabla para cortarla finamente. El joven foráneo vio que la carne estaba en su punto perfecto y llevó las piezas cortadas a un plato grande para que Mónica y Alicia pudiesen degustar, al igual que los curiosos que se acercaron y salivaban con el simple olor del platillo.
 
—Público que me acompaña, ¿Quién desea probar primero? — La pregunta de Ion hizo que los presentes dieran un paso adelante, pero vieron que Mónica tomó el tenedor y picó un pedazo.
 
—Con su permiso…—La joven mujer probó la comida y todos los presentes esperaban una reacción, aunque Mónica volvió a tomar un pedazo de carne. — ¿Por qué me están mirando así? Dijo que probáramos…
 
Sin dudarlo, los presentes tomaron palillos o utensilios para tomar de la carne preparada por Ion, la cual fue bien recibida ya que el rostro de los invitados indicaba lo bien que salió el corte, haciendo que el foráneo se empezara a carcajear porque una vez más sus habilidades culinarias sobre carnes han sido demostradas.
 
—No hay… ¿Una opción vegetariana? — Comentó Alicia al alejar el plato con su dedo y Mónica tomó la porción de ella.
 
—Espera a que Taito termine de hacer su entrevista y pídele que te prepare algo. — Comentó la campeona regional mientras seguía comiendo. La adolescente volteó a ver al investigador y vio cómo estaba con un entrenador que llevaba en sus manos un huevo Pokémon.
 
—Entonces, ¿Cómo sabes que ese Pokémon va a heredar un movimiento del padre? — Preguntó el joven mientras sostenía su celular como si fuese una grabadora, pero el rostro del entrevistado se veía molesto.
 
—Oye, si solamente quieres tener el huevo, sólo pídelo. — El entrenador le entregó bruscamente el huevo para marcharse del lugar. — Fenómeno…
 
—¡Hey! ¡No respondiste! — Exclamó Taito, aunque el entrenador no volteó a verlo. — ¡Dejaste tu Pokémon!
 
—Déjalo Taito. — Mónica llamó al investigador. — Son de esos entrenadores que buscan a la cría perfecta, cuando lo obtienen, dejan a todos los demás en la guardería. — La mujer tomó su vaso para darle un sorbo.
 
—¿En serio hay personas así? — Preguntó Ion al sentarse con su porción de comida en mano. —No es algo… ¿Inmoral?
 
—Desde que las competencias se volvieron más mainstream, muchos entrenadores recurrieron a esto para poder conseguir un título de campeonato y a su vez, patrocinadores. Hoy en día es común que pase esto, de hecho, desde hace unos años han aumentado enormemente el abandono de Pokémon. — Explicó la campeona y notó que los chicos se veían un tanto decaídos al ver que posiblemente los entrenadores que hay en este lugar estén haciendo esta práctica, en especial a Taito, quien tenía un huevo Pokémon en sus manos.
 
—Por ello mi hermana y yo trabajamos para Light Balance en su organización sin fines de lucro para que se puedan adoptar estos Pokémon abandonados. — Agregó Alicia a la explicación y así lograr motivar al dúo. — Así que no se sientan tan mal chicos, si ustedes pueden adoptar, nos harían un gran favor.
 
—Viéndolo desde ese punto de vista… — Taito miró a la criatura que tenía en sus manos. —Supongo que hago un bien…
 
—Sí y te lo agradezco mucho, pero ¿sabes con qué te agradecería más? — Alicia captó la atención del investigador y ella le hizo unos ojos tiernos.
 
—Ah… claro, en unos momentos te preparo algo…— El investigador se metió a la casa rodante para dejar el huevo que tenía en las manos.
 
En lo que Taito preparaba algo, él liberó a sus compañeros de bolsillo para que puedan comer del puré de bayas que aprendió hacer en sus primeros días de asistente en el laboratorio de Elm. Al ver lo que estaba haciendo el joven, Ion y Mónica hicieron los mismo a los suyos para que acompañaran a los otros en la comida.
 
Uno de los Pokémon de Mónica es la evolución final de Golbat, su color morado es bastante atractivo y que sus alas se dividieran en dos resulta curioso para cualquier entrenador que cuidó al murciélago. El segundo es un Scyther que apenas vio al Spearow de Ion, este tomó su distancia.
 
—¿Ya tienen un plan contra Whitney? — Alicia llamó la atención del dúo cuando por fin obtuvo su plato de tallarines fritos sazonados con salsa de soya y acompañadas con verduras al vapor. — Se dice que para muchos entrenadores novatos ella ha sido un dolor de cabeza.
 
—Se puede hacer lo que hicimos en Azalea…— Ion se encogió de hombre mientras seguía comiendo.
 
—No, ni se te ocurra. — Interrumpió Taito al sentarse con su plato de comida. — Ha pasado una semana y aún se sigue hablando de eso.
 
—Pfft, como si nadie lo hubiera hecho antes…
 
Azalea, 13 de junio del 2021; Pozo Slowpoke.
 
—Ya estoy grabando…
 
Taito enfocó la cámara a un pequeño pozo de agua, el investigador estaba filmando a dos Slowpoke que se encontraban en las orillas del lugar los cuales parecían que estaban cuidando de un huevo. Lo que deseaba el joven era ver el nacimiento de una de estas criaturas, esto lo sabía porque el huevo estaba moviéndose bastante.
 
—Cómo pueden ver, aquí está una pareja de Slowpoke que están cuidando a su cría, los llamé Sujeto #2 y Sujeto #3. Lo que me llamó la atención fue ver que uno de ellos hacía movimientos psíquicos y el otro hacía ataques de agua, así que espero que la cría pueda usar esos dos movimientos desde su nacimiento.
 
Un pequeño empujón interrumpió la grabación de Taito y él enfocó la cámara para ver quién o qué lo había molestado. No era más que un Slowpoke que estaba chocando con el investigador, a lo que decidió moverse y notó el joven que donde estaba parado yacía una marca que era del mismo tamaño que el Slowpoke que lo estaba molestando.
 
—Cierto… Este es Sujeto #1. — Taito enfocó a la cámara al Slowpoke que lo había empujado. —Esta criaturita lleva encima una piedra en forma de una corona en su cabeza, supongo que es el líder de la camada… Si es que los Slowpoke tienen un líder…
 
El Slowpoke que lo interrumpió llevó su cola al agua y se quedó mirando a Taito por unos segundos. El investigador captó lo que quería el Pokémon y dejó el tripié en una zona segura para buscar su caña de pescar casera, la cual fue hecha a base de un montón de palos de madera amarrados con una cuerda, en la punta se amarró un hilo con un pequeño cebo de plástico al final del hilo.
 
—Sujeto #1 me enseñó a pescar y este Pokémon lo hace todos los días alrededor de las 7 de la noche. — Taito bajó la cámara para enfocar al Slowpoke que estaba pescando. — Di hola Sujeto #1. — El Pokémon acuático hizo un largo bostezo. — Con eso basta… Supongo que dejaré la cámara enfocada en la pareja mientras paso el tiempo a ver si pesco algo…
 
El investigador lanzó su hilo de su caña de pescar y tomó asiento en una de las pocas piedras que parecían ser cómodas, él relajó su cuerpo mientras esperaba con ansias el momento del nacimiento de aquella pareja de Slowpoke.
 
—¡Taito!
 
La voz de Alicia hizo eco en la cueva y el investigador se puso de pie para recibirla. Ella alcanzó a su compañero de viaje, pero lo primero que hizo fue recuperar el aliento y tomar agua de la botella que trajo Taito consigo. Al ver que ella se estaba tomando su tiempo, él empezó a guardar sus cosas debido a que ella no la dejaría continuar con su investigación.
 
—¿Qué pasa Alicia? — Preguntó bastante preocupado el investigador cuando la adolescente recuperó algo de aliento.
 
—El gimnasio… Mónica e Ion… En llamas…—Dijo la chica mientras seguía tomando bocanadas de aire. — A su puta madre…— Exclamó la adolescente al apagar su diadema por unos segundos.
 
—No entiendo, toma aire y dímelo en una sola oración. — Taito vio cómo Alicia hizo una gran inhalación.
 
—¡El gimnasio está en llamas! ¡Mónica e Ion siguen ahí! — Gritó la joven y su voz resonó a lo largo del pozo.
 
—¿Qué dices?
 
Taito subió por la escalera y lo primero que vio al salir del pozo fue una luz naranja a lo lejos junto con el humo negro que se esparcía por toda la ciudad. Al ver el peligro de la situación, él buscó sus cosas y le pidió a Alicia a que se subiera a la moto, no obstante, el Slowpoke que estaba pescando con su cola lo detuvo con un pequeño grito.
 
—Ahora no Sujeto #1, hay algo muy importante que tengo que atender…— El Slowpoke se quedó mirando fijamente a los ojos de Taito, él no sabía si los ojos del Pokémon acuático le decían que podía ayudar o que solamente estaba perdido en sus infinitos pensamientos.
 
—¡Apúrate! — Exclamó la adolescente desde las afueras del pozo.
 
—¡Ya voy!
 
El investigador se quedó mirando al Slowpoke, el joven soltó un largo suspiro y se acercó al Pokémon para cargarlo en sus brazos. Taito no sabía si el acuático pesaba demasiado o este estaba haciendo peso muerto porque alguien lo estaba cargando, sin importar el motivo, el joven logró levantarlo y llevarlo con Alicia para que ella lo mantuviera a salvo.
 
—¡Agárrense fuerte!
 
Taito encendió su motocicleta y sin dudarlo empezó a subir la velocidad para llegar lo más antes posible al gimnasio de la ciudad. Tanto Alicia como el joven vieron cómo algunos ciudadanos salían de sus hogares para presenciar el incendio, al ver tantas personas así de curiosas, solo hizo que el joven acelerara todavía más.
 
No pasó más de cinco minutos para que ambos llegaran a su destino y lo primero que vieron fue al líder de gimnasio guiando a los presentes a que tomaran la mejor ruta de evacuación, por su parte, Mónica indicaba a su Crobat a que levantara arena del suelo con sus alas para que intentara apagar las llamas y la mujer estaba rociando el lugar con un extinguidor. Mientras ellos estaban haciendo eso, Ion estaba hablando con el medio local de lo que estaba ocurriendo.
 
—Me sorprende que haya ocurrido aquí, sé de primera mano que los aires acondicionados industriales de la marca Labair es de lo mejor en el mercado, pero si no se le da el mantenimiento correcto puede llegar a ocurrir estos accidentes. — Explicó Ion mientras el camarógrafo estaba enfocando al incendio. — De hecho, esto pasó dos veces en Hoenn hace más de 10 años y fue por lo mismo, la falta de mantenimiento.
 
El reportero le dio un codazo al camarógrafo para que enfocara a Taito, quien llevaba en su cabeza al Slowpoke que se trajo mientras le ordenaba que hiciera un ataque de agua, orden que no acató y dejó caer todo su peso sobre las manos del investigador mientras que soltaba un largo bostezo.
 
Gracias a la ayuda de otros civiles con sus Pokémon, lograron apaciguar el fuego y todos empezaron a felicitarse por el buen trabajo hecho, no obstante, Taito seguía en el suelo porque el Slowpoke continuó haciendo más peso muerto, obligando al investigador a que cayera rendido.
 
—Ojalá estés cómodo Sujeto #1. — Exhaló Taito mientras intentaba sacarse de encima al Pokémon acuático, no obstante, este ya estaba dormido encima del joven. — Si serás…
 
—¿Estás bien? ¿No tienes daño cerebral? —Alicia se acercó al joven para burlarse de él, mientras que Mónica estaba limpiándose el rostro con una toalla húmeda, el cual se la prestó al investigador para que también se limpiase la suciedad provocada por el humo.
 
—Solo… Dame unos segundos. — Respondió Taito, aunque de inmediato fue mojado por un chorro de agua provocado por el Pokémon que tenía encima.
 
El investigador soltó un largo quejido y de su bolsillo sacó un dispositivo de captura, que, a diferencia de los tradicionales, este es de color azul marino que es dividido por una “V” color rojo en el centro y dentro de esa área hay tres líneas amarillas verticales. El joven tocó al Pokémon con su dispositivo y este se dejó capturar sin ningún problema.
 
—¡Traigo buenas noticias equipo! — Ion se acercó a sus compañeros de viaje. — Bugsy nos otorgó la medalla del gimnasio por haber ayudado a apagar el fuego y nos regaló una noche en el hotel de la ciudad, ¿Qué les parece? — Concluyó el foráneo con una sonrisa.
 
—Me alegra oír eso. — Comentó Mónica con un rostro alivianado. — Después de esto me encantaría arreglar mi cabello, parece que el calor intenso hizo que se abrieran varias puntas, ¿Me ayudas en eso Alicia? — La hermana menor asintió con la cabeza y con una sonrisa.
 
—¿Qué dices Tai? ¿Pasamos por algo para celebrar? — El investigador alzó su mano para que su compañero lo ayudase a levantarse, no obstante, lo único que recibió fue un fuerte choque de palmas. — ¡Esa es la actitud! Voy a preguntar a los lugareños si hay un buen lugar. — Ion se marchó sin levantar a su compañero.
 
—Mónica. — Taito llamó a su compañera de viaje aún recostado en el suelo. — En tu idioma o región natal, hay una forma de expresar: amargura, resentimiento y un poco de cólera, ¿en una sola frase?
 
¿“Me lleva la chingada”? — Respondió la campeona occidental y el joven repitió la frase como pudo en un quedo susurro.
 
—Vaya… Hasta me siento un poco más relajado…que terapéutico fue eso…
 
Ion se encogió de hombros tras escuchar lo que había dicho su compañero de viaje y aprovechó para pedirle disculpas, ya que no había captado lo que realmente quería decir en ese momento, aunque se excusó de que la cena de esa noche fue bastante buena y que deseaba volver a Azalea para probar de nuevo ese platillo.
 
—Pude haber hecho más con mi Swampert, pero mi equipo sigue en el extranjero…— Comentó Mónica con un suspiro nostálgico.
 
—¿A qué se debe eso? — Preguntó Ion con una rebanada de carne en la mano.
 
—Como la gran parte de mi equipo no es endémica de Johto, se deben de someter a varias pruebas y exámenes para ver si su instancia podría afectar la fauna de la región, en caso de que sea así, los médicos harán las vacunaciones necesarias y de nuevo se realizarán los exámenes. — Explicó la campeona mientras le mostró los documentos de los exámenes preliminares de sus compañeros, aunque Ion no entendió nada porque estaba en español
 
—¡Detente!
 
Alicia alzó la voz para regañar al Slowpoke que estaba intentando morderse su cola, la adolescente levantó la mano para intimidar al acuático, no obstante, el Pokémon intercambiaba su mirada entre la chica y su cola. Con una lentitud, intentó morder su cola, pero fue detenida por Alicia con un manotazo ligero.
 
—¿Seguro de que era el líder de los Slowpoke? — Comentó Ion al ver cómo el Pokémon acuático se mordió la cola mientras Alicia le seguía dando de manotazos para que lo soltara. — Se me hace que es… Especial…
 
—Déjalo Alicia, lo que quiere es que lo lleve a un lado a que pesque. — Taito se acercó a su Pokémon con una cubeta llena de agua y el Slowpoke colocó su cola en la cubeta, el rostro relajado de la criatura acuática indicó que eso era lo que quería. Cuando todo estaba listo, todos regresaron a la mesa para continuar con la comida.
 
—¿Tienen un plan contra Whitney? — Volvió preguntar Alicia al dúo mientras comía el Yakisoba de Taito.
 
—Ni siquiera tenemos un “Pla.”
 
La respuesta de Ion hizo que Alicia se limitara a colocar sus manos en su rostro con suma decepción. El joven foráneo continuó con unas risas para darle la confianza a la adolescente de que ellos podrían contra la líder de gimnasio con facilidad.
 
Lo que los cuatro les tomó sorpresa fue ver cómo una criatura azul cayó desde la sombrilla que había en el centro de la mesa en el plato de carne, lo que hizo que salpicara los jugos a todos los presentes. Mónica, Ion y Tatio se limitaron a limpiarse con la servilleta que habían usado, pero Alicia cerró los ojos y empezó a hacer ejercicios de respiración.
 
—Si esa cosa sigue ahí cuando abra los ojos… Voy a romper mi pacto por los próximos diez segundos. — Alicia buscó una servilleta para limpiarse, a su vez de tratar de calmarse con los ejercicios de respiración.
 
—Es un Wooper, ¿esa cosa cómo se puede levantar si ni brazos tiene? — Comentó con unas risas el joven foráneo.
 
Como si un muerto viviente fuese, el Pokémon acuático se levantó con una fuerza inexplicable y en su boca mordía el Tomahawk que estaba en la mesa. El grupo se quedó sorprendido de ver lo que es capaz esta criatura, pero en el momento de que el Wooper saltó fuera de la mesa, Ion no dudó en seguirle el paso.
 
—¡Devuélveme eso! — El joven empezó a perseguir a la pequeña criatura.
 
—¿No piensas ayudarlo? — Mónica preguntó al investigador.
 
—Mmm… Él puede, solo es un Wooper, si la cosa se pone densa, tiene a Ricardito…— Taito tomó un sorbo de su bebida, aunque los gritos de Ion hacían que el investigador se retractara de sus palabras e hizo que se levantara del asiento para ayudar a su compañero.
 
—¿Te crees más listo que yo? ¡Adelante! ¡Hazme el día! — Ion retó al Pokémon con una pose sacada de una película del viejo oeste.
 
Era más que obvio que el Wooper no entendía lo que decía el joven, así que se dio media vuelta y continuó con su gran escape, algo que Ion no le permitió al dar un salto largo para estar enfrente del criminal. De nuevo estaban uno contra uno, Ion movía sus dedos con sutileza, listo para atraparlo si se le escabullía entre las piernas.
 
—Ion, ya me conoces lo suficiente, sabes que puedes confiar en mí. — El joven investigador se acercó a su compañero para ayudarlo.
 
—¿Sí? ¿Quién va fiarse de una persona que usa lentes de contacto y lentes al mismo tiempo? ¿No confías en tus ojos? —Las declaraciones de Ion lograron que Alicia y Mónica miraran a Taito con una ceja alzada.
 
—Eso solo fue una vez y fue por inercia. — Excusó el joven investigador. — El punto aquí es que dejes de amenazar al Wooper, ese Tomahawk ya no sirve…
 
—Pero es mi carne…— Argumentó el foráneo con decepción, momento que aprovechó el Pokémon para escabullirse y se dirigió a la valla del rancho de la guardería, el cual en una sección estaba rota dónde podía meterse sin dificultad.
 
El grupo se acercó a esa valla para buscar al Pokémon acuático, lo cual sería trabajo fácil por el simple hecho que llevaba en su boca un pedazo de carne casi del mismo tamaño que la criatura. Cuando Alicia logró encontrarlo, Ion se metió al rancho sin autorización del dueño, con prisa, el resto del grupo se dirigió a la recepción para que les autorizaran la entrada.
 
Teniendo en cuenta en dónde estaba el Wooper, el trío se decepcionó del joven foráneo al verlo pelearse con el acuático. Entre tanto jaloneo de ambos lados, Taito logró separar a los dos para que el Pokémon se fuera con el corte.
 
Cuando vieron que el Wooper se fue lo bastante lejos, el investigador ayudó a su compañero para levantarse del suelo, pero lo que no se espero el foráneo fue ver cómo el Pokémon con el que estaba peleando había dejado el corte en el suelo, haciendo que este se enojara. Al ver cómo se estaba poniendo, Taito lo quiso calmar, pero el crujir de los dedos de Ion indicaba otra cosa.
 
—¿No escuchan como un llanto? — Mónica captó la atención del grupo y el grupo guardó silencio.
 
El sonido de un llanto llegó a los oídos del grupo, los lamentos se escuchaban como si alguien estuviese lastimado y triste. Poco a poco el llanto se hacía más fuerte y Mónica dio con la criatura que estaba llorando, el cual no se encontraba solo, ya que estaba acompañado del Wooper que había robado el Tomahawk, aunque solo tenía el hueso en la boca.
 
El Pokémon acuático dejó el hueso en el suelo y trató de llamar la atención de la otra criatura que estaba llorando. Los cuatro sabían que el Pokémon era un Cubone, lo que extrañaba al grupo era que esta criatura tenía una cubeta de plástico en la cabeza con unos agujeros para que pudiera ver, además, el Pokémon de tierra llevaba una pala de plástico como reemplazo de su característica arma de hueso.
 
Cuando se pudo calmar, la criatura observó el hueso que trajo Wooper y el Cubone dejó su pala para tomar el regalo que le dieron. El Pokémon de tierra sostuvo el hueso de la Tomahawk e hizo algunos movimientos para probar lo fuerte que era, pero al cabo de unos azotes al aire, soltó el hueso para volver a sollozar mientras recogía su pala de plástico y se aferró a ella.
 
—Mi vida…— Mónica soltó un suspiro desolador mientras se agarraba el pecho por el dolor de tener que presenciar ese vínculo de amistad. Acto seguido, ella empezó a darle de manotazos al hombro de Ion — ¡¿Por qué eres un desalmado?!
 
—¿Yo qué iba a saber? — El foráneo logró de evitar uno de los manotazos de su maestra, pero esto hizo que ella se molestara más y metiera más fuerza en sus golpes.
 
—Es más que obvio que la teoría de que la madre de un Cubone fallece cuando este nace queda descartada, por lo menos los de crianza selectiva claro está…— Comentó Taito al recordar las lecturas de una de las investigaciones del Profesor Elm. — Lo que no podemos negar es el hecho de que su ADN está diseñado a seguir sus patrones, entre ellos el hecho de que debe portar un casco y un hueso, por ello no aceptó el hueso que le trajo el Wooper, su arma debe ser muy específica, ni me quiero imaginar su cráneo…
 
—Nunca creí decir esto, pero… ¿Si vamos a una carnicería? — Alicia se tuvo acomodar el cuello de su camisa tras decir eso. — No se me ocurre una mejor opción.
 
—¿Y dónde vamos a encontrar una carnicería a mitad de la carretera? — Ion regresó sobándose el hombro tras recibir varios golpes por parte de Mónica.
 
—Si partimos ahora, lo más probable es que lleguemos a Goldenrod para el amanecer. — Respondió Taito al checar su mapa en el celular. — Tras ver esto, no me quiero imaginar cómo la debe de estar pasando este Cubone.
 
El investigador se agachó para estar a la altura del Pokémon y este dio unos pasos hacia atrás por el miedo, aunque usó su pala de plástico para intimidar, aunque el sollozo de la criatura indicaba lo contrario. Taito se señaló para luego señalar el hueso de la Tomahawk, finalmente hizo unos movimientos como si tuviera un mazo en las manos. El Cubone bajó su pala y de inmediato calmó el llanto, el Pokémon señaló el hueso e imitó los movimientos del mazo, lo cual asintió el investigador.
 
Lo mismo hizo con su cubeta de plástico, la cual señaló para indicarle que también quería su casco cadavérico, petición que de nuevo aceptó Taito. Al comprender lo que dijo Taito, de nuevo el llanto se hizo presente, aunque ya no se escuchaba ni melancólico ni lastimoso, lo cual era una buena señal.
 
—Supongo que eso significa que lo piensas adoptar. — Comentó Alicia al ver cómo Taito logró cargar con facilidad al Pokémon de tierra, a lo que investigador afirmó a lo dicho por la adolescente. Ante ese acto, ella no dudó en sacar su celular y pedirle a su compañero de viaje a que sonriera para la foto. — Esto va a ser muy bueno para la fanpage…
 
—Bueno, supongo que hay que marcharnos de una vez, el viaje puede ser cansado y espero que el pequeño no se nos vaya a asustar. —Comentó Ion ya más relajado por la situación.
 
Todos acordaron por lo dicho por el joven foráneo y decidieron regresar a la recepción para decir que se iban a llevar al Cubone. Lo que no se esperó Ion fue recibir un golpe bastante fuerte en la pierna y él sintió como una descarga eléctrica recorrió su cuerpo, obligándolo a arrodillarse. Volteó a todos lados hasta dar con el Wooper, quien estaba ahí parado sonriéndole.
 
—Eso ya es para tarjeta roja, ¿Lo sabes? — Ion logró pararse con tranquilidad y el Pokémon acuático seguía ahí parado sonriente. — ¿Qué quieres? Ya te llevaste mi carne y vamos a ayudar a tu amigo.
 
—Lo que quiere es que te lo lleves. — Comentó Alicia al foráneo. — Si nos estamos llevando a su amigo, cree que tú también lo vas a adoptar.
 
—¿Por qué debería?
 
—Lo vas a adoptar. — Mónica alzó la voz y su dedo índice. Ion quiso excusarse, pero la campeona le interrumpía. — Nada de peros, hazme caso. — El joven se cruzó de brazos y soltó uno que otro refunfuño. — Eso es, te daré una estrellita cuando estemos en la casa rodante.
 
—Mas te vale…— Volteó a ver al Wooper que seguía con la misma expresión. — Adelante, sé mi invitado…— Sin decir más, el acuático se encaminó hacia el grupo y con lentitud Ion le siguió el paso, esto es debido a que aún sentía el hormigueo del golpe que recibió por parte de su nuevo compañero de bolsillo.
 
El dúo acudió con uno de los encargados del área para reportarles de que ellos iban a llevarse a los Pokémon que los estaban acompañando, ante esa noticia, el encargado les hizo entrega de los dispositivos para que puedan guardarlos. Con eso aclarado, el grupo empezó a guardar las cosas dentro de la casa rodante.
 
La dinámica que tiene el grupo es bastante clara, Mónica e Ion están encargados de conducir la casa rodante, la campeona conduce en la mañana y tarde noche, mientras el foráneo se toma el turno nocturno acompañado del investigador para que la travesía no se le haga pesada.
 
Cuando están en una ciudad o pueblo, Taito junto con Alicia o Mónica son los encargados de buscar los suplementos necesarios para continuar con el viaje, en especial alimentos frescos o enlatados en caso de que el siguiente camino fuese más largo de lo normal.
 
Todos, menos Alicia, tienen el deber de preparar los alimentos del día, Taito es el encargado de los desayunos y de los alimentos de los Pokémon debido a su experiencia en el laboratorio de Elm. Ion es el encargado de la comida debido a que él es amante de la comida un poco pesada, aunque de una forma u otra logra encontrar un balance. Por último, Mónica se encarga de la cena, ya que, según sus palabras, necesita contrarrestar todo lo que cocinan los demás.
 
Por último, el dúo quedó de acuerdo de que las hermanas pudieran estar en la única habitación de la casa rodante para que pudieran estar más cómodas, por su parte, los chicos duermen en los asientos de piloto y copiloto, los cuales se pueden girar y reclinarse, además de que estos son lo suficientemente cómodas para descansar, ya si lo veían necesario, uno de los dos puede irse al sofá del comedor.
 
—Ya puedes usar el baño Ion. — Comentó Taito al regresar al comedor con ropa fresca y cómoda. El joven se quedó mirando la frente de su compañero, la cual contaba con una pegatina de una estrella color roja.
 
—¿Qué pasa?
 
—Nada… El agua está en su punto, aprovecha…—Al oír eso, el joven foráneo se levantó del sillón y se dirigió al baño para ducharse, espacio que aprovechó la adolescente para estirar su cuerpo. Cómo Taito no tenía a dónde sentarse que no fuese el área de barra, el investigador se sentó en el asiento del copiloto para acompañar a Mónica.
 
—Alicia, ya van a dar las 5:30, te toca la clase de matemáticas. — Comentó la campeona occidental y se escuchó un quejido por parte de Alicia. — Nada de quejidos, ambas sabemos que debemos mantener la beca.
 
—Pero nuestras becas son deportivas…
 
—Nada de peros, órale. — Con un paso lento la adolescente buscó su tableta.
 
—¿Becas deportivas? —Preguntó con cierta curiosidad el investigador.
 
Light Balance nos apoya económicamente para que sigamos compitiendo. — Respondió la joven. — A mí me apoyaron antes de que entrara a la universidad cuando gané un regional en mi categoría y Alicia le pasó igual, pero como ella asiste a una escuela, sí le piden que tenga buenas calificaciones para que mantenga su beca. Ellos quieren que mi hermana sea un ejemplo de cómo debe ser un estudiante ejemplar, ya sabes, aplicada y que destaque en deportes, o en nuestro caso, combates Pokémon.
 
—Entonces, ustedes y nosotros seremos rivales en el torneo. — Continuó Taito y Mónica asintió con la cabeza. — ¿Por qué nos estás ayudando?
 
—Es una historia… curiosa. Cuando entré a la universidad, en mi generación estaba este chico… José María del Pilar Augusto, ese…— Mónica se aguantó las ganas de soltar una majadería. — Ese chico… desde que rozamos en una competencia intercolegial, nos agarramos un odio, pero un odio jarocho. — Taito quiso interrumpir para preguntar el significado de eso, aunque la forma de expresarse de la mujer bastó para comprender a qué se refería. — Ambos perdimos en el intercolegial, no obstante, cuando ganó su primer torneo occidental, nunca dejó de restregarme en la cara lo mejor que era, olvídate cuando ganó el año siguiente.
 
—¿Ego inflado?
 
—Infladísimo. — Continuó Mónica. — A pesar de que gané este año el torneo, no sentí que fuese una victoria porque no me enfrenté a él, fue eliminado en las semifinales por un chico de Unova. Cuando se me acercó a “felicitarme”, uno de nuevo ingreso le pidió que la ayudara a entrenar para que pudiese competir en el intercolegial… Ya te imaginarás a dónde termina esto.
 
—¿Competencia de quién tiene el mejor alumno? —La mujer asintió de nuevo.
 
—Mónica, ¿no puedo faltar ya? Es la última semana de clases…
 
—¡Que no! Aparte, no solo te queda una semana de clases, te queda un año de preparatoria y también quiero que vayas a la universidad. — Mónica enfatizó en lo último. — Ellos me ayudaron con mis estudios y quiero lo mismo para ti. — Como la joven no escuchó respuesta de Alicia, supuso que ella empezó a prepararse para tomar su clase.
 
—¿Qué estudiaste?
 
—Pedagogía. — Respondió Mónica.
 
—Eso explica esos métodos de enseñanza…— Comentó Taito al apartar la mirada.
 
—Por cierto, ¿hicieron su tarea?
 
—Yo sí, no sé Ion. — El investigador se levantó de su asiento para preguntarle a su compañero que aún seguía en el baño.
 
—¿Era en serio lo que dijo? — La forma en que preguntó Ion respondió la duda que tenía Taito.
 
—Que Arceus esté contigo…
 
—Oye, pásame la tarea, no seas cruel conmigo, ya sabes cómo se pone…
 
—Es pedagoga, se dará cuenta fácilmente, además, ya eres lo suficientemente grande para ser responsable de tus acciones…— Comentó Taito con clara burla.
 
—Mi venganza será terrible…
 
El investigador regresó a su asiento para relajarse y seguir platicando con Mónica. Espera que el combate que pronto tendrán contra Whitney sea a su favor, en especial de que ahora cuentan con nuevos compañeros de bolsillo, lo que le ayudaría a crear una mejor estrategia para cualquier situación que le pongan enfrente, en especial de que la campeona occidental está apoyándolos a que sean mejores entrenadores.
 
Taito analizó la situación y se siente confiado de lo que muchos consideran la pesadilla de entrenadores novatos, sea una caminata en el parque. O eso era lo que quería creer.
 
—Me pueden explicar ¿Cómo ocurrió todo? — Preguntó Mónica restregándose sus manos en su rostro. — ¿Saebn qué? Mejor no me digan nada, ¿Cuál era su plan?
 
—Este… Ion empezó con su Geodude, venció fácilmente a la Clefairy, Whitney mandó a su Miltank, hicimos relevo, mandé a mi Hoppip para envenenarla y dejar que el Geodude de Ion aguantara el resto del combate. — Explicó Taito sin mirar a su maestra.
 
—Palabra clave, “dejar.” ¿Qué salió mal?
 
—El Hoppip fue noqueado de un solo golpe y mi Geodude quedó hechizado por el Attract de Miltank… No fue nada bonito lo que pasó después…— Continuó Ion.
 
—Por Rayquaza que surcas en los cielos…— Mónica tomó un largo respiro. — Vale, lo que me importa. ¿Qué aprendieron mis niños?
 
—¿Hay que tener plan B? — Respondió con duda el foráneo.
 
—Ajá…
 
—¿Conocer las debilidades y fortalezas de mi Pokémon? — Respondió Taito de igual forma.
 
—Muy bien. — La sonrisa de Mónica daba más miedo que tranquilidad en lo jóvenes. — Así que la próxima vez que vayan allá, no metan la pata, ya saben a qué se van a enfrentar, ¿Me di a entender?
 
—Sí maestra…—El dúo respondió al unísono.
 
—Aquí tienes a tu Cubone. — Alicia se acercó a entregarle el Pokémon a Taito, quien se le veía contento porque ya contaba con su cráneo y hueso a la medida, nada que ver con el rostro molesto de la adolescente. — Que sea la última vez que me manden a una carnicería.
 
—Tomen el día y mañana vayan con mente fresca, ¿vale?
 
El dúo accedió a la petición de su maestra y se dirigieron al sofá del comedor de la casa rodante para crear una estrategia. Cuando la noche llegó, ambos chicos quedaron de acuerdo de lo que iban a hacer en su próximo intento contra Whitney, que, en esta ocasión, se sentían más confiados que su plan anterior. Así que dieron por terminada la noche y se fueron a descansar, ambos quieren estar más frescos para reclamar su próxima medalla.
 0  1  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0
Responder
#9
Buen día/tarde/noche

¡Maestro!

Ion es un descorazonado (?) como pudo correr detrás de un Pokémon para pelearle un trozo de carne, cuando al inicio del capítulo dio a degustar al público jajaja. Pero bueno... sirvió para que tanto Taito como él obtuvieran un nuevo Pokémon en su equipo, aunque Ion fue obligado y Taito ganó un huevo por acosador (que horrible se lee eso)

Pobre Taito... lo que tiene que sorportar con su compañero, me agrada que sepa leer a sus Pokémon... y más cuando tiene a Sujeto#1 en su equipo. Por cierto... siento que no va a avanzar nada en su tesis... pobre.

Debo decir que al inicio me preguntaba que había pasado con Bugsy y Falkner, pero ya después aclaraste lo aclaraste se quedo en eso. Bastante irónico e inusual que a Bugsy les haya dado la medalla por ayudar a extinguir un incendio en su gimnasio, pero bueno... tampoco es que estemos tratando con un grupo muy usual.

Es graciosa la distribución de roles en el grupo, aunque había pensado que Alicia era la que tomaría el rol de madre más que su hermana, así que me tomó por sorpresa la nueva info de ambas y el conocimiento de que ella puede ser más infantil de lo que parecía en un inicio. También es cómico saber que tratan a los Pokémon como animales y tengan que pasar la aduana... jajaja

Tengo curiosidad por el estilo de combate de las hermanas y por el equipo de Alicia que sigue sin mostrarse, así como quien es el discipulo del rival de Mónica. Hablando de rivales... hoy no hubo aparecieron Silver y Chris, pero supongo que ellos iran más adelantados o directamente solo se estan fijando en entrenadar (típico del rival que parece tener un cohete en las posaderas para llegar siempre primero a todos lados)

En fin... eso es todo. Ojala Ion y Taito aprendan a dejar de usar estrategias tan raras para combatir o sino Mónica va a sacar su Ursaring interior jajaja
Con mucho cariño en cada comentario, en especial si hablamos de Gloria
[Imagen: 0OOlYSM.gif]
Y de Ash no hablemos por favor No
 0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0
Responder
#10
Leído ya, tengo que decir que fue mi capítulo menos favorito hasta ahora, aunque tiene dos detalles puntuales que me gustaron mucho. Bueno, tres. Pero empecemos por lo malo, que tengo algo importante para decir como lector:

No se siente como una historia escrita con intención de resultar cómoda a los lectores. No es que esté sobrecargada de información, sino que la misma está distribuida a lo largo del capítulo de manera innecesariamente confusa. Hay reiterados cambios de lugar, de tiempo, elipsis por acá y por allá, algunas explicadas claramente en el propio capítulo, y otras que por algún motivo no te molestaste en distinguir (como al final, donde hay un salto temporal abrupto para generar efecto cómico pero que solo marea). Claramente es una historia que sigue buscando su tono y su foco, y eso es perfectamente normal para algo que recién empieza.

Hay muy buenas ideas metidas, y los personajes tienen chispa suficiente, pero acá sentí una mezcolanza de eventos inconexos que no beneficiaron particularmente a nuestros protagonistas. La hermana mayor que putea en mexicano sigue siendo divertidísima y me gusta verla interactuar con los demás, pero la menor, que tan adorable y chistosa me había parecido en el capítulo pasado, acá apenas y hace algo. Se siente incluso un poco como una carga que debe llevar Mónica a cuestas en un tramo del viaje, aunque supongo que es lo que implica llevar a tu hermanita menor de acá para allá lidiando con sus estudios y sus tareas. (?)

Al principio sentí un aire a episodio filler de Naruto muy fuerte, pero en medio de eso se colaron escenas como Taito investigando a los Slowpoke o Taito conectándose con el Cubone que fueron, sin duda, lo más adorable y entrañable del capítulo. Taito MVP de Perfect Crystal, si me permiten decirlo. Incluso Ion estuvo más apagado que en los anteriores, o capaz sea mi impresión.

Dicho esto, que atañe al lado "organizativo" de la historia, vamos a la parte que más me chocó leer: los fucking tiempos verbales. Es insoportable el salto de pasado a presente en casi todos los párrafos, pasando de un "dieron por terminada la noche y se fueron a descansar" a un "ambos quieren estar más frescos para reclamar su próxima medalla", todo en una misma oración. Es realmente confuso para el lector, que aunque puede atar cabos y ordenarse las ideas mentalmente sin que se le derrita necesariamente el cerebro, sí que vuelve menos agradable la fluidez del relato y desperdicia neuronas valiosas en decodificar todo ese caos temporal mientras intenta adivinar dónde está cada personaje, en qué momento están, etc. Deberías releerlo un par de veces antes de subirlo así.

¡Algo bueno! Aparte del modo en que trataste el encuentro de Taito con sus nuevos compañeros, me encanta cómo se ahonda en detalles híper realistas de la región, como el hecho de no admitir especies externas para no alterar el ecosistema, las vacunaciones y la frivolización con la que se trata a los pokémon luego de lo masivos que se volvieron los campeonatos oficiales de alto nivel competitivo. Todo eso está explicado de forma muy concisa y ordenada, incluso dentro del caos que me resultó todo el capítulo, así que te doy puntos por esa naturalidad y verosimilitud con la que lo contás. Plus, la mención a esa organización conocida como "Light Balance" trajo ecos de Aether a mi mente. ¿Será que sus intenciones acabarán no siendo tan buenas como parecen a priori? Uhm, no sé, veremos.

De todos modos, sigo con mucho interés por los personajes y su viaje. ¡Ah! Y antes que se me olvide, otra cosa que disfruté un montón fueron esas líneas donde detallás cómo organizan sus jornadas de viaje y sus turnos rotativos y tareas para desempeñar. Se sintió bien road movie todo eso, y me pareció útil para conocer un poco mejor a los personajes a través de sus acciones y los roles que tomaban durante la aventura. Estuvo bien orquestado.

¡Pero! Espero que el próximo tenga un enfoque más claro y concreto, y que esté escrito con un poco más de orden para no derretirme las pocas neuronas que me quedan.
[Imagen: 7h3LGNS.png]

Pokémon No More

Sobre el plagio:
"Tenemos un protagonista con nombre japonés que curiosamente tiene cuatro sílabas"
                                                                                                                                        —Velvet
 0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#11
Hola.

Tenía ganas de leer este fanfic desde hace tiempo. Por un lado, porque como alguien que viene desde FFL por lo menos, esperaba una historia bastante más buena de parte de una mano con más experiencia. Luego está el hype que Katsu se encargó de construir últimamente, así que estaba bastante seguro de que me esperaba una historia increíble. Pasé los últimos días leyendo por acá, otros fanfics al mismo tiempo que el tuyo, y por alguna razón este me costaba más trabajo. Quería decir algo, pero no sabía exactamente qué hasta que llegué al tercer capítulo. Porque hay cosas que me gustan y cosas que no, pero hay algo más. Algo que no acababa de aclararse.

Antes que nada te advierto que mis reviews son desordenadas. Paso de una cosa a la otra sin concierto alguno porque Fuck the police, hablo en el orden que recuerdo.


Empecemos por algo malo: la redacción. Hay demasiados errores y de todos los tipos. Varios errores de tipeo, verbos mal conjugados y otros problemas de sintaxis, oraciones redundantes, mal uso de los signos y especialmente muchos saltos entre tiempos verbales. Sí, lo entiendo, no todos tenemos las reglas programadas en la cabeza, a todos se nos va alguna de vez en cuando. No lo mencionaría si este fuera el trabajo de un novato, pero acá son demasiadas, y lo más grave es que empeora en cada capítulo. Cualquier beta corregiría esto en la primera revisión, y el hecho de que no sea el caso acá me dice que no hubo tal revisión. Y sorry si sueno como grammarnazi pero acá me espero otro nivel de cuidado.



Personajes: no me voy a extender demasiado. Pareja de bokke y tsukomi.

Ion Strife: es ridículo. Nombre de Gary Stu, millonario, apasionado pero easygoing, del tipo que cree que todo es fácil porque se ha vivido la vida en modo fácil… y por eso funciona. Es un idiota natural, un niño en el cuerpo de un joven adulto que hace cosas de niño y se comporta como tal. Vamos, es un puto jugador con pelos en los huevos que sigue jugando pokémon y se pone nombres chuuni. Y eso lo hace extrañamente divertido.

Taito: no hay mucho qué decir. El straight man para Ion. El que debe lidiar con las locuras del resto y el que trata de usar la cabeza. El pj que inevitablemente va a gustar más por el efecto underdog y porque, aunque Ion es divertido, es más fácil simpatizar con Taito. Alan y Charlie PG13 ponele.

Mónica: complicada. Por un lado parece la one-san-shishou-senpai razonable sexy overpower que es re sensata con la educación y su hermana menor. Por el otro lado es MUCHO más chuuni que Ion y tiene el motivo más infantil para participar en el torneo: "Mi archirrival tiene un esbirro así que yo también". No mucho más. Es graciosa… más por su personalidad que por "jajaja México". Como mexicano las expresiones de acá no me hacen gracia, especialmente viviendo en un sitio donde es tan común ver a otros mexicanos enseñando groserías a extranjeros. Cosa mía, no una crítica.

Alicia: underdeveloped. Van tres capítulos así que es normal que no haya tenido tanto foco como los otros tres.

Chris y Silver: parece que estos dos son importantes, pero sería muy injusto juzgarlos ahora que se pueden resumir en: "Edgylord y su uke".

Chico de Unova que derrotó al archirrival y que seguro no fue mencionado por casualidad: buen tipo.

El fanfic tiene sus buenos momentos. Sus buenas ideas. Torneo Tag a la Yugioh en la que los duelintrenadores van tomando turnos es cool. Ion yendo a la escuela para niños y sintiéndose orgulloso: cool. Ion usando a Taito para darle efectos a sus selfies, parodiando a Clint Eastwood contra un wooper, y siendo un cabeza hueca en general: más y más cool. Hopip, Wooper, Mareep y Chikorita: cool.

Mi parte favorita: Saltarnos las peleas de gimnasio. Cansado de ver tantos y tan malos intentos de hacer ver interesantes peleas contra Brock, Failner, BUGSY, y demás líderes con pokes que a lo sumo saben dos movimientos en peleas que sabemos tienen que ganar. A saber qué chingados hicieron contra Fuckner, no nos importa (aunque fácilmente podían oneshotearlo con la oveja). ¿Bugsy? A la mierda; si a Ash le sirvió lo del incendio, a Ion también. ¿Whitney? Fuck la misma pelea "infernal" contra la vaca de mierda; mejor que Taito le resuma a Mónica lo patético de su fracaso en forma graciosa. Acá las peleas importan menos que la interacción. Me gusta que en lugar de perder el tiempo en mostrar lo que ya hemos visto y sabemos cómo va a pasar, lo uses para ahondar en los personajes y las mecánicas que caracterizan a tu fanfic.

Pero hay algo que no me cierra, y es una sensación general a lo largo del fanfic. Todo está forzado.

La excusa para meter a Taito al torneo Tag se siente como eso: una excusa forzada; "jaja, no quieres ir pero te jodes porque yo lo digo". En el segundo capítulo tenemos una batalla, cuatro nuevos personajes; dos los rivales y dos las waifus, y lo más memorable es el incidente con la moto. Para el tercero tenemos la tercera ciudad con gimnasio (léase, pasamos 3 ciudades en cameos de un capítulo), tres o cuatro pokémon nuevos, un incendio, dos infodumps, tres medallas por encima y todo contado en escenas que saltan lo mismo un par de horas que algunos días. En este sentido, el tercer capítulo es el peor de los tres; más que narrar una historia, por momentos se siente como un resumen con diapositivas. Como si tuvieras prisa, como si quisieras avanzar lo más rápido posible pero, en consecuencia, tienes un montón de cosas pasando, forzadas dentro de cada capítulo, sin que ninguna brille realmente por ese ritmo acelerado de "cuenta, tacha de la lista, a lo que sigue". Hasta llegar a la parte que quieres contar.

Realmente es el único consejo que puedo dar: no tengas prisa. Enfoca mejor los capítulos y date un tiempo para revisar la redacción. El sitio no se va a ningún lado y hay al menos un par de personas leyendo. Tómate tu tiempo.

Meri no encontré un buen gif del lobito así que toma dos mapaches.
[Imagen: HQQLgVO.gif]
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)