Original - (Colección) Poesía para hacer pájaros y beber ginebra.

#1
REMEMBRANZAS

Su sombra se sentía
y tan solo eso bastaba
para sentir su irrealidad
o para hacerse real.

Era un misterio.

Sus conocimientos
evidenciados no bien se los requería
hablaban a las claras
de una mente sin igual

El tiempo cubre, con un manto de piedad
El tiempo descubre, en un acto de piedad

Era un misterio de nunca acabar.
 
PRETEXTOS

Soy escarcha ante el desdén que me
amortaja,
llama viva ante la prístina
sonrisa.

No es paz el silencio que me
aturde,
ni bullicio que me clava en una
esquina.

Son los gestos, las miradas, mis
delicias,
los abrazos o las manos que
acarician.

El ser loco o ser cuerdo no es
pretexto,
para odiarse a uno mismo con
ahínco.
 
POESÍA RENEGADA

En un día de Marzo, el primero,
lucíase el húmedo asfalto de una tormenta incesante;
ocho, nueve, diez pintas de cerveza,
y a voces hartas salí maldiciendo.

En aquel momento fui una peona,
y mi patrón, tacaño y angurriento,
quién perdiendo un centavo, airado replicaba
con necedades de algún poeta frustrado.

Recuerdo un día que embravecidos
por sobre el vadeado jardín lo arrastramos,
y entre gritos, palizas y llantos,
satisfechos huímos, aunque sin un centavo.

Y ahora tengo la más encantadora de las verandas,
veo a los yanquis, a los borrachos, a los chulos, a las rameras,
cinco botellas verdes reluciendo en el suelo,
y deseo a cristo tener quince pintas más.
 
PARA LA TRISTE DONCELLA DOROTEA

¡Oh, bella Dorotea, quien pudiera,
oír con tal presteza tus lamentos,
serán tus lágrimas los ornamentos,
de la grata librea que te adorna!

¡Oh, quién por malos pecados tuviera
que prestarse al vano consuelo,
aquellos cuál envidia dispusieron
tanta blanda y rencorosa ponzoña!

¡Oh, quien por enamorado quisiera,
trocar Micomiconia con tu aldea
y con ciertos lujos agasajarte!

Venturosa vos y quien advirtiera
con cuánto encanto y reposo apedrea
a boquirrudos de bajo talante.
 
IMPUDICIA

Triste, simple camino
que me lleva a tus brazos
y a tus senos.

También a tus desganos,
y a tus celos.

Triste y desandado camino
que nos entrega a esta noche
con un tiempo aún no medido,
donde hacemos todo
de la nada,
entre sábanas y almohadas,
por un amor todavía compartido.

Triste, simple camino
que seguiré recorriendo
después de tu adiós
 
HAY HOMBRES QUE AL FINAL DE SU VIDA SE AFEMINAN

ESCUCHADO EN EL BAR 'CAFÉ Y PALABRAS'.

Usted me va a entender
Usted que calza sus años
descubre en mi la transparencia
me va a entender

Yo, que también calzo mis años
que también llevo mis años encima
y que por añadidura
no los llevo de balde...

HAY HOMBRES QUE AL FINAL DE SU VIDA SE AFEMINAN

"Doctora, usted que es mi mejor testigo"
hay hombres que al final de su vida, se afeminan
ya lo conocerá -cuando nos encontremos-
el diestro y certero delantero.

"Usté vio, ya no soy el mismo muchacho de antes
tengo esposa e hijos que me fastidian
no he contemplado una guerra por mas de cuatenta años
y al borracharme, me lleno de culpa"

"Por ello, en las noches rastreo los bulevares
en donde bulle y palpite la vida"
 
EL CAMINANTE

El mundo ha crecido y la humanidad se extiende por doquier, sin un orden que privilegie sus intereses, sean estos individuos o colectivos.
El hombre ha perdido la escala de su hábitat, vive inmerso en las ciudades, se ha masificado, perdiendo su individualidad, el contacto y la comunicación con su semejante.
Antes, antaño, miraba a las estrellas, contemplaba a la naturaleza, veía desarrollarse la vida por doquier y se extasiaba ante hechos cotidianos, como ser "el florecer de una planta, el vuelo de un colibrí, el planeo de un águila en las alturas" y tantas cosas más, nimias para muchos, extraordinarias para pocos.

HOY EL HOMBRE QUIERE MÁS, Y MÁS, Y MÁS...
El hombre quiere más y lo que consigue, lo consigue a costa de él y de los suyos.

El hombre ha entrado en una suerte de frenesí que lo tiene dominado y lo hizo presa fácil de desequilibrios psicosomáticos; ha perdido la paz, esa paz de la que antes gozaba porque sus miras eran menores, más humanas si se quiere.

Pero, por fortuna, dentro de todo ese "correr todo el tiempo, para todos lados y para ningún lado" aparece de vez en cuando, cierto es, algún individuo a quien el vértigo no ha atrapado... pues bien, ese individuo es nuestro CAMINANTE.

A ESE HOMBRE, "EL CAMINANTE", MI HOMENAJE.

A ese hombre mi homenaje, sea "EL CAMINANTE" a secas, o "EL CAMINANTE alfa" o "EL CAMINANTE beta", el grado será el mismo y la calidad inherente otro tanto.

A ese hombre, "EL CAMINANTE", mi homenaje, porque ha sabido elegir entre "ser libre y vivir presa del vértigo" y entre "ser alguien y formar parte de la multitud"
 
CONVERSACIÓN ENTRE DON QUIJOTE Y DULCINEA

DON QUIJOTE:

En mi alma el divino Apó-,
y los rayos con los que me inflá-
cual sol de gracias derrá-.

De ella gozo y me ha quedá-,
por ser tan única y bé-,
sólo el temor de perdér-.

Solo con salar puér-,
de encanto me coró-,
que en sus obras es leó-.

Amándote tan desalmá-,
caducándome el seso estú-,
y así, de ello, muestras dé-.

Matóme su vista só-,
mas por su donosa libré-,
batallas y gloria gá-.

DULCINEA:

Señor Quijano, me veo apta de júz-,
según son sus dispará-,
vos, falto de seso y principe de los orá-.

Pues, así se me se encomién-,
levantando el brazo en cada batá-,
para desencantar molinos de pié-.

No quiero, falaz majadero, siquiera supó-,
quién será el alcahué-,
sencillo él, que llevas por escudé-.

Y le ruego, cuide aquel jumén-,
pobre él, que muy hambrién-,
como Lazarillo, hurta el hé-.
 
ACALLA, OFÉLIA

Allí con largos collares de flores,
de corvinas, margaritas, ortigas y garbosas púrpuras,
Ramas de sauce adornaban la rivera,
blanca, sumisa Ofélia, oh cantos de locura eran.

"Oh, Acalla, mi palomo,
Oh, acalla, mi serbal,
Oh, acalla avefría, pajarito moreno mío"

"Oh, repliega tus alas y busca tu nido,
Oh, y que el viento abrace tu vuelto,
Oh, acalla, que tu madre pronto ha de volver,
Oh, Acalla, mi pichón, y vuelvete a dormir"

Canta, hemosa cortesana, canta,
que vuestra ahogada voz, como la nieve se ablanca.
1
Responder
#2
Con razón es que los fics tuyos que leo tienen esa manera de ser escritos. Obviamente soy medio duro con las poesías, pero no puedo negar que me metí a leer porque me resulta atractiva tu forma de escribir.  Mewwave
Responder
#3
Ay Dios, el de Ofelia es la Luux.
[Imagen: JCEDJoJ.png]
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task