Oneshot- Lo que las miradas delatan

ExtensiónOneshot
Extension larga
FranquiciaCoregames
Género
Resumen

Karen se da cuenta de las miradas que le dedica Lira al excampeón de Johto después de su viaje a Kanto, así que una noche en la sobremesa decide sacarle toda la información que puede al respecto. Lance/Lira. One-sided. Trickyshipping.

#1
Ya llevaba varios días así, pero Karen se dio cuenta desde el primer momento. El alto mando y la campeona solían juntarse para comer y cenar siempre que podían en las instalaciones de la Liga, para aprovechar y comentar temas pertinentes a la región y a la administración de la misma. Lira todavía era menor de edad, y como consideraban que dejarle todo el peso de llevar a Johto sobre sus hombros era demasiado, Lance había accedido a quedarse para guiarle y poder enseñarle el camino de cómo llegar a ser una buena campeona, así que no era extraño que también les acompañara en las comidas, como era el caso de esa noche.
 
Una sonrisa se plasmó en los labios de la especialista en tipo siniestro al ver el ligero rubor de la campeona cuando su antecesor se sentó a su lado. Cualquiera que fuera un poco observador era capaz de ver que la joven se ponía un poco más nerviosa cada vez que Lance estaba cerca, de la misma manera que sus pupilas se dilataban y parecía que no había nadie más en la habitación para ella. Como venía siendo habitual, se pasó la cena encandilada por el pelirrojo, riendo todas sus gracias y atendiendo a todo lo que decía. De esa noche no pasaba, Karen quería indagar un poco más y averiguar cuáles eran los verdaderos sentimientos de la joven entrenadora.
 
—Mírate, has crecido un montón en tu viaje a Kanto. ¡Estás guapísima! ¿Has cambiado tu dieta o algo por el estilo?
 
Lira rio ante el cumplido de su compañera. Los hombres ya habían recogido sus platos y habían abandonado la cocina después de que Karen insistiera en que quería pasar tiempo asolas con la otra chica de la casa, así que las dos se encontraban sentadas en la mesa con una infusión frente a ellas.
 
—No he hecho nada que no hiciera antes, imagino que será la pubertad.
 
—Sí, podrá ser. Ya tienes dieciséis años, eres casi casi toda una mujer hecha y derecha.
 
—Bueno, aún me queda un poco para eso —La joven tomó su taza y dio un pequeño sorbo. Karen también tomó su taza, pero dijo algo antes de llevársela a los labios.
 
—No me extrañaría que hubieras atraído algunas miradas, y como estás en la edad la pregunta es obligada. ¿Has visto algún chico mono por la región vecina?
 
—Nada de nada —contestó la joven después de beber—. No es que no hubiera ninguno que me alegrara la vista pero tampoco iba pensando en eso. El que más me llamó la atención fue Azul, pero todo se esfumó en cuanto le escuché hablar.
 
—Sí, tienes razón. Es un chico monísimo pero le pierde su gran bocaza. Eso sí, no tiene malas intenciones.
 
—No, claro que no, pero no es para mí.
 
—Ya veo. Supongo que no hay nada como el producto autóctono —Lira volvió a reír y Karen sonrió.
 
—En Johto hay muy buen material, pero como he dicho ahora no estoy muy interesada en ese tema.
 
—Claro, lo cual es perfectamente entendible y respetable. Pero por seguir el hilo de la conversación, y volviendo a lo de Azul, ¿te va el prototipo de chico malo? —Lira alzó la mirada y se mostró pensativa durante unos segundos.
 
—Yo no diría que él entra dentro de ese prototipo, pero no, no me va. Son personas que a la larga solo te dan problemas y eso es lo último que quiero en una relación. Me gustaría que mi pareja me diera estabilidad y apoyo, no dolores de cabeza, por mucho que se romantice en películas y series.
 
—Completamente de acuerdo, me alegra que nuestra campeona no se vaya a enamorar perdidamente de un criminal —Karen dio otro sorbo y dejó de nuevo la infusión en la mesa—. ¿Entonces te van los chicos buenos? —Lira se cruzó de brazos y volvió a pensar durante un rato.
 
—Me gustan los chicos buenos, pero no los que son tan dulces que empalagan, o que de tanta bondad parecen ingenuos. Me gustan los chicos buenos con carácter y firmeza, que se plantan ante las injusticias y no tienen miedo de decir lo que piensan —Mientras decía eso Karen pudo notar que sus mejillas se tiñeron de un ligero rosa, y a la especialista en tipo siniestro le costó no soltar una carcajada. Estaba llevando a Lira justo adonde quería, y ella tan tranquila pensando que se trataba de una conversación inocente.
 
—Te entiendo, chicos buenos que desborden confianza y seguridad pero que no se pasen con la bondad.
 
—Sí, más o menos.
 
—Hm, ya veo —Karen se llevó una mano a la barbilla y alzó la mirada, como si estuviera pensando en algo—. A los de Endrino se les da bien combinar la firmeza con el amor, es lo necesario para llegar a ser un buen domadragón —La especialista en tipo siniestro volvió a bajar la mirada para comprobar cuál había sido la reacción de la morena, y su grata sorpresa fue ver que había vuelto a ruborizarse considerablemente.
 
—Eh, s-sí, supongo —dijo en un susurro mientras dirigía su mirada al suelo. Karen sonrió, se había estado conteniendo durante toda la charla pero en ese momento quiso ir directamente a lo que le interesaba.
 
—Lance cumple a la perfección lo que acabas de decir, ¿no crees? —La joven no se sonrojó más porque no podía. Se encogió en su asiento y se revolvió en él, parecía que quería salir de ahí cuanto antes.
 
—Imagino —No añadió nada más, se notaba que hablar de eso le incomodaba. La sonrisa traviesa de Karen se volvió dulce al verla así.
 
—Tranquila, no tienes por qué ocultármelo. Cuando se trata de amor nada escapa a mi maravillosa intuición —Lira se relajó un poco, pero aun así seguía sin dirigirle la mirada a su compañera.
 
—Yo tampoco lo llamaría amor pero no sé… Es raro —susurró mientras jugaba con las mangas de su pijama.
 
—¿Qué es lo que sientes por él?
 
—Algo que no he sentido por nadie, pero no sabría decirte exactamente qué. No quiero llamarlo amor.
 
—Y no tiene por qué ser amor, puede ser simplemente admiración. O bueno, sí amor pero platónico, ya sabes, el típico de adolescencia que se pasa cuando creces.
 
—Puede ser… Pero es que a veces siento que es muy fuerte. No sé, la verdad, estoy hecha un lío.
 
—Si dices que es la primera vez que sientes algo así por alguien es normal que no sepas cómo actuar. Estos temas suelen ser complejos, y si encima no tienes experiencia resultan todavía más difíciles —Lira no dijo nada. Clavó la mirada en su bebida, que ya tenía que estar fría, y Karen lo interpretó como una señal de que no iba a hablar más. La especialista en tipo siniestro se levantó y tomó su taza para llevarla al fregadero, pero antes de poder limpiarla le interrumpió un hilo de voz.
 
—¿Qué crees que pensará él?
 
Karen se quedó quieta durante unos segundos, pero después abrió el grifo y empezó a lavar su taza.
 
—Sobre tu comportamiento que es lo normal en alguien de tu edad, y sobre si podría sentir algo por ti lo dudo bastante, la verdad. Todavía eres una menor, así que dudo que te haga mucho caso en ese sentido.
 
Secó la taza para guardarla en el armario, y al darse la vuelta vio que la joven parecía estar algo dolida. Tal vez había menospreciado sus sentimientos y le importaba más de lo que pensaba, tal vez le daba vergüenza admitirlo, o tal vez no sabía la verdadera extensión de su amor hacia el pelirrojo. Karen se mordió el labio, no quería que la conversación acabara con un mal sabor de boca, o haciendo que perdiera toda esperanza. Pensó de nuevo otra respuesta, no podía permitir que eso quedara así.
 
—Aunque es cierto que no eres tan pequeña, y te estás convirtiendo en una gran mujer que puede llegar a despertar su interés. Mira, hagamos una cosa —El alto mando se sentó al lado de la campeona y le miró directamente a los ojos—. Como todavía no sabes bien lo que sientes date… Dos años de tiempo. Sigue esforzándote por llegar a alcanzar la mejor versión de ti misma, y si ha pasado ese tiempo y ves que tus sentimientos siguen intactos entonces plantéate hacer algo con vuestra relación. Si pasa el tiempo y ves que ya no sientes nada habrá sido un típico amor de juventud, y tú seguirás con tu vida como si nada.
 
—Ya veo… Eso podría funcionar —Lira sonrió y Karen hizo lo mismo. Esa expresión ya le gustaba mucho más—. Muchas gracias Karen, intentaré seguir tu consejo.
 
—No me las des, sería imperdonable no aportar mi grano de arena si puedo ayudar —Lira asintió y luego volvió a sonrojarse. Juntó sus índices y desvió su mirada ligeramente, todavía había algo que le ponía un poco nerviosa.
 
—Solo una cosa más, ¿se nota que…? Ya sabes, que a mí me… Que Lance me…
 
—Se nota tanto como un dratini shiny entre cien normales —Lira se horrorizó al oír aquellas palabras y se cubrió la cara con sus brazos.
 
—Ay, pero qué dices. ¡Menuda vergüenza!
 
—Así es, de hecho creo que el resto se habrá dado cuenta ya. Pero tienes suerte, Lance es tan denso en estos temas que no se dará cuenta hasta que tú misma se lo digas, así que no te preocupes por eso.
 
—Qué mal, ¡y yo pensando que lo tenía todo bajo control! —La joven apoyó su cabeza en la mesa y Karen le dedicó una mirada empática antes de acariciarle el cabello.
 
—Tranquila, como he dicho es perfectamente normal. Si alguien va a reírse de ti por eso tendrá que asegurarse primero de que puede hacerle frente a mi equipo, nadie se burlará de lo que sientes en mi presencia —Lira alzó la cabeza pero seguía manteniendo la mirada en la mesa.
 
—Me voy a dormir. Quiero olvidar que habré quedado en evidencia delante vuestra más veces de las que me gustaría admitir.
 
—Entonces vete, no te retendré más por hoy, creo que ya te he torturado bastante. Que duermas bien y descanses —Lira se levantó y se fue a la puerta, no sin antes tomar su taza y dejarla en el fregadero. Karen volvió a esbozar una sonrisa traviesa antes de que abandonara la cocina—. Espero que sueñes con tu querido Lance.
 
La joven frenó en seco y se dio la vuelta, dirigiéndole una mirada fulminante a su compañera. Parecía que iba a decirle algo, pero el rojo de sus mejillas delataba su incomodidad, así que optó por irse sin decir nada más. La especialista en tipo siniestro soltó una risita y se levantó, también dispuesta a tener una noche de sueño reparador. Ya se lo agradecería en un futuro, era cuestión de que fuera aceptando y asimilando sus sentimientos poco a poco.

 


Mostrar Notas de la autora
Pues al fin me he animado a subir algo de la OTP aquí (?) no sé si alguien lo leerá porque no tiene muchos fans pero bueno, me hacía ilusión subirlo aquí también. Me apetecía practicar con el one-sided pero dándole un enfoque bonito y tierno, ¿quién no se ha enamorado así en sus años mozos? Y qué mejor que añadir a un personaje como Karen a la ecuación, que ayuda y avergüenza a partes iguales. Me lo paso muy bien con ella, la veo como la típica mujer que le gusta incomodar a los demás pero en el buen sentido. Sabe como hacer sonrojar a todos y eso le divierte, me entretiene mucho escribir sus escenas y ponerme en su piel.

Bueno, poco más tengo que añadir, con esto me consagro oficialmente como fangirl de este ship en la Pokécueva. Que alguien me detenga porque una vez que empiezo no paro, espero moderarme y no entrar en modo bloq mayús como hago en Discord.

Hasta la ptóxima~

PKMNfanSakura.
 0  0  0  1  0  0  0  1  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0
Responder
#2
Ayy, sin dudas que no me decepcionó para nada, aunque era esperable de vos. Con esto sin dudas ya te puedes llevar como la fan oficial de la cueva de este bonito ship que tanto te gusta y te alegra. 

Es bueno ver ya a una Lira más crecida y con experiencia encima pero a su vez siendo tan joven como antes, atravesando momentos tan típicos en la adolescencia como puede ser un amor fuertísimo. Era obvio que Lance le despierta más pasiones de lo que debería, tanto que ni siquiera se da cuenta que los demás ya captaron los sentimientos de ella hacia su domadragón. Karen sin dudas es una ídola, y más allá de molestar a Lira con su amor por Lance, en sí le da una valiosa enseñanza -aunque la verdad casi mete la pata cuando le dijo que tenía que esperar aún para que el dragonboy senpai la noticee (?- y bastante ánimos para que pueda seguir creciendo como persona y como campeona que es. 

Curiosa la mención a Kanto... tu sabes  totodile
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#3
Ay Karen, logrando decirle las verdades a Lira. Lo bueno es que ella sabe distinguir cuando algo es una broma y cuando ya es cruzar líneas. Nuestra joven campeona va a tener qué aprender a tener tacto con su manejo de los sentimientos románticos.
Rompe mi armadura si quieres. Al final, terminarás arrepintiéndote de hacerlo...
[Imagen: IIhG3l7.gif]
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#4
¡Me ha encantado! Me ha hecho reír bastante el One-shot en general, el cómo Karen trata con Lira y le insinúa sobre Lance es genial, y la mención de Azul me ha soltado una carcajada, me gustan este tipo de situaciones en los fanfics. Muy bueno UwU
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#5
Uff algo me dice que cuando sean las 12:01 horas de que acabe de cumplir los 18 se le va a ir encima a Lance  RaltsLewd
Welp, ya sabes un poco mi política de que si a los 10 tienes licencia para cazar bichos, vivir solo y ganar dinero que a los 16 no te puedas chapar un buen partido al que posiblemente ya superaste en todo y que seas tú el que esté por encima de esa persona socialmente hablando... y si por algo se quiere pasar de lanza siempre tendrás un dragon gigante de gurarura que le pueda arrancar la cabeza xD

Pero se entiende el por qué el fic es así.

Aunque méndiga Karen malvavisca, esa es más Miette que Karen (?) y es como que es feliz de ayudar... pero también la disfruta verla sufrir, aunque eso sí, Lyra se lo toma todo super bien en todo momento, cosa que deja en claro quién es ahí el verdadero "adulto" responsable que sabe ponerse en su lugar a las organizaciones malvadas xD bueno, ya sólo le queda esperar y de paso atrapar un dragón chulo que como crecen lento igual en esos dos años evoluciona y con eso no creo que no le diga que no xD
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#6
JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA DOS AÑOS LA PUTA MADRE KAREN JAJAJAJAJAJAJAJA

No, en serio, qué consejo para una niña con las hormonas revolucionadas. Si yo fuera Lyra ya le habría dicho un par de cosas. 

La verdad estuvo lindo. Aunque por ahí me queda la duda de lo que pensará Lancer.
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task