Longfic- Last Adventure

Extension largaLongfic
FranquiciaAnipoke
GéneroAventuraDrama
Resumen

Empezar desde 0 es algo que nuestro protagonista se planteó al volver a su hogar. El tiene una misión... Personas de todo el mundo se reuniran y demostraran de que estan hechos en la tan ansiada "Liga De Campeones" El Mal esta tomando fuerza "Los Pokemon dejaran de ser escenciales en el mundo"

#1
Bueno Bienvenidos al primer capítulo de mi primer Fanfic aunque en realidad es un pequeñito remake del mismo ya que está historia ya la tengo avanzada en otra página (No diré cual para no generar spam :p) y quise ponerla aquí para que mas gente la conozca espero y le guste.



La Ultima Aventura De Ash

CAPÍTULO 1: Determinación


—Por fin... llego el momento, estoy nervioso... pero debo relajarme, tengo que estar listo para lo que sea.

Un pikachu sube a su hombro.

—Juntos lo haremos amigo, mejor dicho… todos nosotros lo lograremos- Agregó apuntando a sus demás compañeros. —Daremos todo de nosotros y nadie podrá ganarnos, ¡¡Demos Nuestro Máximo Esfuerzo!!

Tanto el pokemon como su entrenador gritaron de emoción por la situación en la que se encontraban ya que estaban a punto de disfrutar uno de sus más grandes sueños. Luego de hacer tanto alboroto con su ruido, dos personas conocidas aparecieron para darles unas pequeñas palabras de aliento y motivación.

—Muchacho, estoy orgulloso de ti, pase lo que pase debes saber que eres un gran entrenador, tu y tus pokemon han logrado llegar hasta aquí gracias a su esfuerzo y dedicación. Te deseo mucha suerte. —Dijo un hombre de avanzada edad.

—Hijo, después de tanto tiempo llego el momento, se que tu lograrás lo que te propongas, tienes todo mi apoyo, ahora sal ahí y demuestra de lo que eres capaz, tranquilo no voy a llorar de tristeza sino de orgullo por ti— Va a abrazarlo —¡¡¡Tu puedes!!!

—Muchas gracias, perdonen es que… estoy muy nervioso, es un logro haber llegado hasta aquí.

En ese momento otra persona hace acto de presencia cual llega con un aura positiva y llena de amor, al parecer también quería darle una que otra palabra.

—¿Estas listo? Te estaré observando desde las gradas —Esto lo dijo con una gran sonrisa y unas pequeñas lágrimas de alegría.

—No llores, me haces sentir mal.

—No te preocupes, tu sólo enfócate en lo que tienes que hacer. Después puedes pensar en otras cosas, ahora mismo sólo concéntrate en la batalla.
Y recuerda NO TE...

...

Se pueden escuchar unas olas de mar en el ambiente, un viento tranquilo entraba desde la ventana y la luz del sol iluminaba en la cara del chico el cual después de un buen sueño despertó, se levantó de su cama y observó lo hermosa de la playa, una vez de dar un buen bostezo saludo a su amigo.

—Buenos días pikachu, debiste ver lo que yo soñé, fue magnífico.

El chico que acababa de despertar era nada más y nada menos que Ash Ketchum un entrenador de Kanto el cual se encontraba en la región Alola y más específicamente en la Isla MeleMele, se acababa de despertar para poder ir a la escuela pokemon.

Hizo lo típico de cada día, se levanto, comenzó a estirarse y luego fue al baño para asearse, lavarse la cara y los dientes, un nuevo día empezaba, como es costumbre se cambió de ropa para finalmente salir junto a sus pokemon a la escuela. Durante el camino Ash mencionaba a su amigo Pikachu que las clases están por terminar, después de varios meses ya era hora de que todo terminará y muy probablemente ya no se quedaría tanto tiempo en la región, tendría que volver a su hogar.

—Ya no nos queda mucho tiempo ¿No lo crees? —Dijo con cierta tristeza.
El pequeño Pokemon era consiente de la situación, sólo se limitó a contestar de manera tranquila, nunca pensaron en cómo acabaría todo.

Durante el camino hacia la escuela Ash pudo percatarse de una persona que el conocía.

—Vamos Charizard ¡Usa Lanzallamas!

Un Charizard lanzó un potente lanzallamas que dejo a su rival debilitado por completo. Ese Pokemon le pertenecía a su amigo Kiawe quien se encontraba en una batalla con una persona que al parecer lo había retado.

Ash fue corriendo hacia él con asombro y felicidad, siempre la fascinaban los combates Pokemon.

—Fue muy buena batalla nos vemos—Kiawe se despedía de la persona que lo reto y se percató de Ash que sin dudarlo fue a saludarlo.

Mientras que uno alababa las hazañas del otro por lo anterior visto, el otro hacia lo mismo para su amigo, lo sabían muy bien. Eran grandes entrenadores.

Así ambos chicos siguieron su camino para ir a la escuela, los dos platicaron sobre el desenlace que iban a tener pues ya era el último día de clases, pero después Kiawe dio un comentario algo triste para nuestro héroe.

—Disculpa Ash después de esto… ¿Que harás? —Temía por la respuesta pero era necesario hacerla, después de todo es su amigo.

—Ahora que lo dices pues tenía pensado quedarse un poco más de tiempo, para después volver a mi hogar en Pueblo Paleta, mi objetivo es ser un maestro pokemon y para ello debo ganar la Liga de Kanto, ese es mi sueño. —Respondió emocionado y con estrellitas en los ojos al igual que Pikachu.
Siguieron charlando sobre algunas experiencias vividas a lo largo de su carrera como entrenadores, en especial Ash que contaba sus anécdotas de las demás regiones en las que vivió un sinfín de aventuras, tantas amistades, retos por doquier, una gran variedad de Pokemon a los que a capturado.

Le encantaba hablar sobre sus aventuras, su amigo Kiawe simplemente se quedó escuchando, sabía que tenía que disfrutar todo lo que pudiera de Alola, ya que inconscientemente sabía que pronto se iría de ahí, no lo pensó demasiado, habrá tiempo para la despedida después.

El clímax de la platica llego cuando uno de los dos mencionó sobre la competencia, Ash contó sus resultados en algunas ligas, cada una con resultados muy diferentes, debía admitirlo… era impredecible el resultado, ya que cada región es diferente eso lo sabía muy bien. En eso, Kiawe generó una pregunta un tanto peculiar “¿Usas a tus Pokemon más fuertes en la Liga?”

Esa pregunta incómodo un poco a nuestro héroe pues el nunca a visto por el poder bruto o mucho menos poner a unos de sus Pokemon por encima de otros, para él todos son lo mejor, aunque al oír esa pregunta lo único que logró fue quedarse callado. Pikachu por su parte también quedó muy pensativo pues el es el único que conoció a todos los Pokemon de Ash.

El joven proveniente de Alola al notar ese silencio de su amigo, no tuvo otra opción que disculparse, sabía que había puesto incómodo a Ash, tal vez fue una pregunta un poco dura.

—No, no te preocupes fue sólo un comentario tuyo aunque ahora que lo pienso tengo varios Pokemon que son fuertes pero... no he armado un equipo con todos ellos.

Para hacer un poco menos incómodo el momento platicaron de otras cosas, hasta que por fin llegaron a la escuela. Una vez adentro ambos chicos se toparon a sus compañeros de clase los cuales eran Lillie, Mallow, Suiren y Chris, el profesor Kukui aún no llegaba así que se dispusieron a esperarlo.

Dieron el ya tan clásico grito “Alola” para saludar a todos sus amigos.

Todos los compañeros de clase hablaban mientras esperaban al Profesor Kukui quien en menos de 5 minutos finalmente había llegado, algo peculiar es que el pego un pequeño anuncio afuera del salón de clases, todos los alumnos curiosos fueron a ver de que se trataba.

Kukui ya sabía que se interesarían en eso, se trataba de un gran proyecto que llevaría a cabo con muchas personas, algo que anhelo desde hace mucho tiempo pero que poco a poco fue perdiendo la fe, aunque ahora ALGUIEN le dio luz verde para lograr esa meta.

En la pared estaba pegado un pequeño póster el cual llamaba a empleados, constructores, arquitectos e ingenieros para algo que tanto a Ash como a Kiawe emocionaron, todo eso era para poder hacer una LIGA DE CAMPEONES. Todos los presentes se llenaron de dudas y más Ash quien nunca se imagino algo así.

—¿Disculpe profesor que es eso—Pregunto Chris

—Luego les contaré, vamos tomen sus lugares dará inicio la clase.

Una vez adentro todos, Kukui explicó todo al respecto sobre lo que acababan de ver.

Les explico que el proyecto se llama "Liga de Campeones" se trataba como su nombre lo dice, reunir a los entrenadores mas fuertes de todas las regiones en un sólo lugar para poder inaugurar al primer campeón Supremo, ¿El lugar? Pues sería en la región Alola, pero todo tiene su tiempo y ni siquiera han comenzado a construir el estadio por eso pegaba volantes para poder contratar a la gente necesaria para llevar acabo esta gran idea.

Todos quedaron con la boca abierta eso era mucho compromiso aunque en el fondo también les emocionaba la idea, vendrían entrenadores de todas partes del mundo.

—Disculpe profesor— Ash levanto la mano a lo que todos voltearon para oír lo que decía.

—Yo quisiera ayudar un poco

—Tranquilo podrás venir conmigo y en Director Oak después de clases— Dijo Kukui para después dar inicio a las clases.

Las horas pasaron de los más rápido pues la adrenalina y la emoción de una gran Liga dejo a nuestro heroe muy intrigado así que el tiempo voló para el, sin darse cuenta de que seria la ultima vez que estaría en la escuela, una vez terminó la clase el profesor dio una palabras.

—Bien chicos les agradezco que me hayan acompañado durante todo este curso, de verdad muchas felicidades todos han aprobado, fue un honor haber sido su maestro, pero esto aun no termina, no olviden la fiesta de graduación, será en 2 días no lo olviden, y Ash ven conmigo para hablar con el director Oak.

Así dicho Ash se retiró del salón no sin antes dar un gran grito de victoria junto a sus amigos por haber terminado por fin el curso.

Todos gritaron al aire —¡Lo hicimos!— Para después reír como grandes amigos que son.

Al llegar a la oficina del director este último tenía una televisión donde proyectaba una serie de imágenes de una montaña, hasta que se percató de la llegada de Maestro y estudiante.

—Alola Ash, Kukui PikaEstupendo ¿Que los trae por aquí?

El profesor Kukui le contó lo interesado que estaba el joven entrenador en ayudar en la organización de la Liga así que los 3 hablaron por unos minutos sobre como sería el estadio, la forma de este, las gradas, incluso Ash comento algo característico de las ligas la cual eran los diferentes campos de batallas como escenarios aleatorios, su gran experiencia dejo muy felices al Director como al profesor pues tenían un experto del tema.

Sabía muy bien que ese torneo será genial, algo dentro de él se activó… un sueño… no, algo más haya de eso, sentía como si… hubiera nacido para eso, no tenía idea de los sentimientos que dentro de él rebotaban para poder salir. Mucha energía dentro del entrenador de Kanto.

—No comas ansias para esa Liga queda mucho tiempo, ¿Ves esa montaña en el televisor? Ahí queremos construirla pero como pensaras ni siquiera hemos comenzado, además no es por ser malo pero ahí participarán los mejores entrenadores en este caso los campeones de cada liga.

Esas palabras cayeron como un balde de agua tibia, no era ningún tonto, hacia falta algo muy peculiar para tener derecho de participar, era sencillo ¿No? Tenía que ser campeón de alguna Liga. Lo pensó por un tiempo e inclinó la cabeza hacia abajo, los presentes creyeron que estaba decaído pero sus dudas se esfumaron cuando este les mencionó que ganaría la Liga Kanto y les prometió que regresaría como campeón.

Una vez finalizada la junta Ash se retiró del lugar para poder acompañar a sus amigos a la salida. Mientras que Kukui y Oak seguían conversando.

—Es increíble la motivación de ese chico, es tal y como me lo describió mi amiga— Dijo Kukui quien recordó a esa mujer que le hablo tanto sobre el.

En la salida de la escuela los estudiantes platicaron un poco en cómo sería su fiesta de graduación, desde la música hasta la pirotecnia y la comida, luego de eso cada quien tomó camino rumbo a casa.

El joven de cabello alborotado se hallaba caminando directo a la casa del profesor Kukui pero en un instante escucha que alguien lo está llamando.

Era Mallow quien fue corriendo hacia el, llego algo cansada tratando se alcanzarlo pues tenía que decirle algo importante.

Estaba atento a lo que me diría Mallow pues fue la primera amiga que tuve al llegar a la región, ella me ayudo a conocer mejor la escuela. Lo se, sabía que no faltaba mucho para despedirse, quería decírselo pero guarde todo dentro de mi… aún no era el momento.

—Escucha Ash —Dijo la chica de cabello verde —Sabes que soy algo impulsiva pero enserio, quería decirte que no me gustan nada las despedidas, me siento muy nerviosa y algo temerosa, quise venir a decirte... gracias por todo, la pase muy bien contigo, se que esto no debería decirlo hasta la graduación, Kiawe me contó que te irías después de la fiesta así que decidí que este era el momento en el que podría agradecerte tu amistad.

Las palabras de Mallow impactaron de una manera muy cariñosa, eran palabras sinceras y el conocía muy bien a la chica, se adelantaba a los hechos pero él la veía con buenas intenciones.

En la mente del chico cabía la idea de volver a visitarlos cuando el llegue a competir en la Liga de Campeones pero no le dijo nada a su amiga, con la intención de que fuera una sorpresa.

—Gracias, no tienes porque decirme todo eso, yo se que somos grandes amigos y eso no lo cambiará nada, además… sabes que no es adiós para siempre, es… un hasta pronto.

—Si, lo siento si soy muy cursi, el día en el que nos volvamos a encontrar tendremos que hacer una fiesta nos organizaremos con los demás ya veras será divertido.

En la mente del chico retumbo la frase "El día en el que nos volvamos a encontrar" pues le recordaba algo... o a alguien.

Una vez que se despidieron nuestro héroe finalmente llega a la casa de Kukui, llega a su cama para poder descansar un poco, su amigo pikachu lo nota algo serio pero lo dejo tranquilo.
Acostado en la cama empieza a recordar las demás regiones que había visitado, pero sobre todo a sus amigos.

—Los extraño a todos ¿Como estarán ahora?

Recordó a cada persona que lo acompaño, hasta que recuerda la última región que visitó, la de Kalos, sus amigos, Los hermanos Bonnie y Clemont una pequeña sonrisa se formo en el pero... Después recordó a una chica, la última vez que la vio fue en un aeropuerto, más específicamente en unas escaleras eléctricas, sus ojos comenzaron a brillar y su mirada estaba perdida, pues recordó a su "Amiga"

Empezó a sentir un ligero dolor en el pecho, no le prestó atención a ese pequeño inconveniente, su mente estaba cansada, sólo quería descansar. Y eso hizo, cerro sus ojos con una sonrisa en su rostro, pero antes de caer profundamente dormido, recitó una palabra que al parecer nadie escucho.

—Serena…
Entrenador Pokemon en busca de la Perfección y diversión.
1
1
Responder
#2
Ese Ash, siempre determinado a cumplir sus metas, pero jamás piensa en el escenario negativo que le ha llegado tantas veces. Pero no por nada, esta historia se titula como su última aventura. Además de que ya conoce muy bien a los entrenadores de Kanto y su estilo de combate ha evolucionado bastante con el tiempo, así que las cosas no serán iguales esta vez.

Ya puedo ver que los pokémon del rancho van a venir a pelear y estoy intrigado por ver qué clase de estrategias en combate veremos.
Responder
#3
Cuidando todo lo posible el no hacer spoilers... es bastante curioso cómo fue cambiando este fic. Tipo, leyendo este primer capítulo, es casi imposible adivinar en qué dirección va a irse.

Poco más qué decir. Tiene una esencia muy del anime que da una onda muy buena onda. Se nota que te gusta mucho el anime.

Nos vemos.
[Imagen: JCEDJoJ.png]
Responder
#4
Es curioso como este fic era un poco como "hagamos esto, total, capaz ni va a haber liga en el anime" y justo ahora que la liga ya está anunciada ya se va casi a AU xD

Como comenté en su momento... a saber cómo está la tendencia en FF, Wattpad y demás sitios pero sospecho que Alola no es la temporada más popular para escribir fics del anime y no creo que los personajes de la Pokescuela tengan mucha exposición, así que da cierto gusto poderlos ver en pantalla aunque no vayan a tener un rol tan fuerte en el fic. Todo se sigue sintiendo muy apegado al anime e incluso el ship hint del final se siente muy acorde y nada que ver con esos romances adolescentes imposibles de novela romántica xD

Para alguien que sí ve el anime se agradece tener una historia más apegada a la misma <3
[Imagen: UTen4qq.png]
Responder
#5
Si bien suelo tachar estas historias de la lista diciendo "clicheada anime bla bla bla", tengo que darte puntos porque realmente le das un buen toque de fidelidad a la serie, desde la forma de comportarse de los personajes hasta incluso la narrativa toda feliz y alegre. Sin embargo, por muy bonito y gordito que se vea todo y recontra visto un millón de veces, al menos la descripción de la historia te da la pista de que hay una vuelta darks a la trama.
Responder
#6
Mostrar Respondiendo Comentarios
@Nemuresu Hola, gracias por darle una oportunidad a esta historia, en efecto este Ash es más consciente de todo además de ser más experto en las batallas, verás como irá evolucionando a lo largo del fic.
@Maze Bienvenido de vuelta, gracias por no spoilear a los demás xD. Que bueno que notas el cambio de este fic, seguirá creciendo a lo largo del trayecto. 
@Plushy Aaaaah el anime esta haciendo de las suyas para con mi historia jeje. Seguiré siendo fiel al anime y agarrando unas cuántas cosas mal de el. Espero no haya cambios que me hagan trizas la historia. No se si es spoiler pero de una vez te menciono que Alola seguira siendo relevante, sólo que en un futuro no tan lejano :3
@Velvet Admito que es algo cliché el inicio pero como tu dices cuando el momento darks llegue será otra cosa, les aseguro que les encantara, cuando llegue a ese punto espero sigas leyendo. Gracias por darle una oportunidad.

Bueno pues Hola a todos bienvenidos al segundo capítulo de mi primer Fanfic, mencionarles que este capítulo fue reeditado puesto que el original me dio ganas de reirme un poco de mi mismo jeje. Sin hacerles perder más el tiempo los dejo. DISFRUTENLO :D.

La Última Aventura De Ash

Capítulo 2: Adiós Alola


El sol era mas fuerte que de costumbre, él lo sentía mientras caminaba por las calles de la ciudad, podía ser el clima tropical, tal vez por estar en una zona llena de restaurantes que provocan varias cortinas de humo. 

O quizá… sea simplemente él mismo. 《Puede ser》 Sus emociones le causaban una gran adrenalina, lo cual tal vez provocaba el calor extra en su cuerpo, no lo sabía a ciencia cierta.

El Pokemon en su hombro lo sacó de su transe, tenían que hacer algo importante, por algo estaban caminando en dirección hacia el aeropuerto. 

Pero… ¿Cual era el motivo por el cual tenía tanta emoción?. Su ida de Alola estaba a la vuelta de la esquina, cualquiera diría que no debería estar así de feliz, aunque, había un porqué. Una motivación, sabía perfectamente que si lograba su cometido tendría la oportunidad de visitar nuevamente la región. Volver a ver a sus amigos, disfrutar de las hermosas playas y sobre todo… participar en la Liga de Campeones. 

Esa era su razón principal por seguir adelante, un sueño que se vio truncado con las pequeñas vacaciones que disfrutaba hasta el día de hoy. 

Vio a lo lejos una figura familiar, este salió de una tienda de electrodomésticos con una caja algo grande, se veía pesada. No dudo en ir a ayudarlo, cuando la otra persona se percató de su presencia, saludo de manera alegré, no esperaba verlo hasta mañana en la noche. 

Se trataba de Chris (Sophocles) al parecer tenía muchas cosas en esa caja, él especificó que se trataban de cosas para la fiesta de graduación, luces, discos, cables, y algunos electrodomésticos más. Quería tener todo listo desde temprano.

Mientras charlaban no se percataron que sus fieles acompañantes estaban en una confrontación algo peculiar, al darse cuenta, ambos chicos miraron por todos sus alrededores buscando a sus Pokemon, hasta que escucharon los lamentos de un pobre Pikachu siendo “abrazado” por Togedemaru. 

Los entrenadores dieron un suspiro de alivio por encontrarlos, por un momento creyeron que había pasado algo malo, no estaban del todo equivocados, el pobre Pokemon de tipo eléctrico no lo pasaba tan bien que digamos. 

Luego del gracioso incidente, el entrenador de cabellos alborotados le comento sobre su ida al aeropuerto, pues este quería tener apartado los boletos para volver a su hogar en Kanto. Inevitablemente sucedió esa charla que a muchos no les gusta tener… 

Ambos sabían muy bien que la despedida estaba cerca, el que era más consciente de ello era Ash pues sólo él se iría de la región, sus demás amigos seguirían ahí, se separará de ellos, aunque no lo quiera admitir, pero dentro de él algo le daba algo de… esperanza, pues si todo salía bien y se esforzaba al máximo, podría volver a verlos muy pronto. 

Pero… ¿En caso de que no fuese así? Siempre había una forma, sería viajar de vacaciones en otra ocasión 《¿Cuánto tardará eso? No estoy seguro si será pronto, después de todo mi solvencia económica no es tan grande》
 
Chris noto la ligera depresión de su amigo, le dio un pequeño empujón para llamar su atención, este último lo mira indiferente, como si no le importará lo que sea que le iba a decir.

Estuvo a punto de formular unas palabras de aliento para Ash, hasta que de pronto un grupo de cuatro integrantes corren desesperadamente y por azares del destino estos chocan contra nuestros recién graduados provocando que todos caigan al suelo tal cual patatas en un supermercado. 

Al sobarse un poco la cabeza, estos toman consciencia de lo que sucedió hace apenas unos segundos, encararon a los culpables de ese desastre pero notaron que no les ponían ni una pizca de atención. 

Los causantes del alboroto sólo se estaban preocupando por su vestimenta, una chica de cabello rosa buscaba desespera sus lentes de sol y su sombrero de playa, mientras que un joven de cabello corto color azul buscaba de igual manera sus lentes amarillos, una mochila y un pequeño sombrero de paja, al lado de ellos un Meowth con un traje elegante y un Wobbuffet con un afro de colores que apuraban a sus posibles dueños, al parecer tenían bastante prisa. 

Pikachu no tardo nada en reconocerlos, sabía perfectamente de quien se trataban, se lo comunicó a su entrenador y este último tomó cartas en el asusto, esta vez encarándolos con mucha mas ira que antes. 

El Equipo Rocket al percatarse de ellos, simplemente dieron un grito de sorpresa, no querían meterse en problemas. 

-Escúchenme bien no queremos entretenernos tanto, seré rápida, sólo nos vamos a tomar un avión así que no nos sigan -Recitó la líder del grupo. 

-Así es, ya saben lo que dicen ustedes para su casa y nosotros a la fuga – Agregó el Meowth del equipo. 

Acto seguido, el equipo Rocket sale huyendo del lugar sin avisar, lo único que alcanzaron a escuchar tanto Ash como Chris fue un cántico del cuarteto. 

“El Equipo Rocket se va de una vez… Corran, corran” 

《Me preguntó si ellos también irán a Kanto》Nuevamente regresó esa personalidad triste del joven entrenador, sabía que su destino estaba cerca y no quería eso. 

-¿Crees que el Equipo Rocket estaba huyendo de la Bewear? -Pregunto Chris con la intención de hacer reír a su compañero, cosa que logró con éxito. 

Pasaron unos cuantos minutos para poder llegar finalmente al aeropuerto, ahora la tarea era simple, comprar un boleto para Kanto. Ash le dijo a su amigo que esperará sentado, no quería que cargará todo el tiempo esa caja que llevaba. 

Mientras esperaba en la fila, se le viene a la mente un recuerdo no tan lejano, de hecho había ocurrido el día de ayer. Esto ocurrió un día después de su último día de clases. Todo iba bien hasta que recibe una llamada del Profesor Kukui, quería que lo viera en la escuela Pokemon con una atractiva noticia acerca de la Liga de Campeones. 

Ash no dudo en ir a ese lugar lo más rápido posible, sentía mucha intriga por la razón de la llamada al igual que Pikachu. 《¿Qué podrá ser?》 Al llegar, sube rápidamente las escaleras y toca la puerta de la oficina. Al entrar ve al Profesor hablando con “alguien” no vio con claridad de quien se trataba pero, esa voz se le hacía conocida. Pronto sus dudas fueron resueltas cuando ambas personas se percataron de su llegada. 

Al darse la vuelta, Kukui le presento a su ex alumno a una persona muy importante, alguien que era muy conocida en casi todas las regiones. 

-Que bueno que llegaste Ash, quería presentarte a la encargada de todo este proyecto de la Liga de Campeones, es alguien a quien ya conoces, ella me a hablado sobre ti. 

Después de esas palabras, la silueta de una bella dama se hacía presente, vestido negro, cabello dorado que cubría gran parte de su rostro, la mujer no necesitaba presentación, se trataba de la Campeona de Sinnoh Cynthia. 



“Siguiente, Siguiente… Si-gui-en-te” recitó la encargada en turno, Ash tardó en reaccionar pero rápidamente fue directo con ella. 

-Buenas tardes, perdóneme estaba distraído -Dijo algo apenado.

-No te preocupes chico ¿Qué necesitas? -Decía con amabilidad la mujer. 

Un boleto… un simple boleto hacia la región Kanto, eso fue lo que pidió, quería uno para pasado mañana, él tenía pensado ir después de la graduación, lo más temprano posible. Pero… lastimosamente los vuelos sólo estaban disponibles el día de mañana, supuestamente por mantenimiento en el aeropuerto.

《¿Qué voy a hacer? En serio tengo tan mala suerte》 

-Sólo tenemos vuelos programados hoy a las 4,5,6 y 7 de la tarde y uno a las 12 de la noche. Mañana habrá vuelos a las 11 de la mañana 4,5 y 6 de la tarde y 12 de la noche. ¿Quisiera alguno  de esos? -Decía la recepcionista. 

《No puede ser, justo mañana en la graduación, mi única opción de vuelo es a las 12, esa hora aún todos estaremos celebrando… esto es malo》Pensaba el joven mientras poco a poco volvía esa negatividad de hace unos minutos. 《No puedo irme así》 

En eso tuvo nuevamente un recuerdo del día anterior. 

-Mi sueño siempre a sido reunir a los mejores entrenadores de todo el mundo, juntos en un mismo lugar para demostrar quien es el mejor -Decía con alegría la Campeona. 

Kukui añadió que la razón por la que Alola sería el lugar indicado para ese cometido era por su atracción turística, así llamaría la atención de muchas personas a su vez que se realizaría el gran torneo, era ganar ganar así que todo estaba bien planeado. 

El joven quedó conmovido ante esas palabras, tenía una gran motivación por la cual luchar, el sólo imaginarse lo que planteaba Cynthia lo llenaba de orgullo, no podía pedirse menos de una de las campeonas más fuertes del mundo. 
Aunque sabe muy bien de la condición para poder participar… ganar una Liga Pokemon.

Parecía que el destino le decía que en Kanto sería su oportunidad, justo en esos momentos se abrían las inscripciones de su respectiva Liga, sólo era de juntar las 8 medallas de Gimnasio, eso lo lleno de energía, volver a recorrer su región natal… empezar… 

-Empezar de cero… -Dijo en voz baja, cosa que escucharon los adultos presentes. 

-Esto es algo que he anhelado desde hace mucho -Dijo con una sonrisa -Y… -Esto llamo la atención de Ash -Quisiera que participaras. 

Sorpresa… felicidad, orgullo, ansias, vergüenza, todo eso se mezcló en su cabeza, la Campeona lo quería a él para competir en esa Liga. Sus ojos se iluminaron y enseñó esa mirada sería que tanto lo caracterizaba. 

Cynthia notó esa mirada, la que estaba buscando provocar, había visto ese rostro en dos ocasiones, una en la Liga Sinnoh y la otra en la Liga Kalos. Sabía que Ash era digno de participar, pero a su vez no se lo dejaría tan fácil, tenía que demostrar lo que valía. 



《No es momento de esto… debo hacerlo, de esa forma podre… superarme a mi mismo》 Volteó a ver a Chris sentado en la sala de espera, se le formó una sonrisa en su rostro.

《Volveré, se los prometo》 

-Esta bien, ¿Me puede vender un boleto para mañana a las 12 de la noche? -Dijo con felicidad. 
-----------------------------------------------------------------------------
Al Día Siguiente.
Hora: 7:00 Pm.
Lugar: Escuela Pokemon.
La noche comenzaba a hacerse presente, el momento por fin había llegado, la fiesta tenía sus últimos retoques, todos los jóvenes adornaban hasta el último rincón para que todo se viera bien para la fiesta. Los invitados serían algunos familiares y algunos veteranos que se graduaron de la escuela anteriormente, sólo que aún no llegaban.

El profesor Kukui observaba con felicidad a sus ex alumnos, sin duda unos de sus favoritos, paso grandes momentos con ellos pero ahora sería un momento en el que celebrarán haber sido parte de la escuela. Su esposa se acercó y lo abrazó observando con orgullo a los muchachos. 

Se podía observar a varios Pokemon conviviendo y jugando entre ellos, Mallow se encontraba decorando una gran mesa llena de un delicioso banquete, entre toda la comida se encontraba su fiel amiga Tsareena que acomodaba las frituras, botana, platos y vasos.
 
Cerca del balcón se hallaban tanto Kiawe como Chris, uno moviendo unas enormes bocinas y el otro conectando todo los cables que necesitaría para comenzar la fiesta. 

Y por último Suiren (Lana) inflaba sola unos cuantos globos. 

Nuestro héroe llegó unos 10 minutos después, al llegar Pikachu bajo de su hombro para dirigirse con sus amigos, Ash por su parte saludo a todos los adultos presentes, los padres de sus amigos y al profesor Kukui junto con Burnet quienes bebían algo que preferiría no saber nada hasta ser unos cuantos años mayor. 

Vio a todos sus amigos, no sabía con quien hablar primero hasta que se percató de la chica de cabello azul que inflaba los últimos globos de la noche, así que decidió ir con ella primero. 

Suiren al percatarse del chico, no evitó sonrojarse por tenerlo a solas y así de cerca, este amablemente le ayudo a inflar algunos globos. Hubo un corto lapso de tiempo en la cual los dos veían a sus otros compañeros, de entre todos los presentes, la chica era la que se mantenía más sería ante la situación. 

Ash quiso charlar un poco con ella, después de todo era con la que más a convivido durante todo este tiempo, como en los días de pesca. Torpemente formulaba palabras que apenas y el sabía lo que querían decir, pues dentro de su cabeza sólo cabía una sola cosa… “Pronto me iré” quería decírselo a su amiga pero no podía. 

La chica notó el nerviosismo de su amigo, lo único que pudo hacer fue darle una cálida sonrisa, en eso la música se hace presente entre todos, Suiren se percata tarde de ello, sin darse cuenta de un momento para otro todo el mundo estaba bailando. 

Kiawe con Mallow y Chris siendo todo un experto Dj y controlador de todas las luces del salón, los Pokemon arriba, a un lado, al otro, en todos lados prácticamente. 

El chico no perdió el tiempo y quitándose todo pensamiento negativo de su mente, tomó de la mano a Suiren que quedó completamente sorprendida tras la acción, se sonrojo un poco, luego supo que se trataba de una fiesta y celebró con todos los demás. 

Bailaron sin cesar, hicieron el típico cambio de pareja, ahora Kiawe con Suiren y Ash con Mallow, esta última tenía muy ajustado al joven pues ella bailaba muy bien y no podía seguirle el paso causando un bochornoso pero divertido desastre. 

Terminaron sumamente cansados, era hora de comer… todo el banquete para ellos solos. Los Pokemon fueron los primeros en atacar, mientras que sus humildes entrenadores iban a paso lento. 

Algo andaba mal, se cuestionaron… faltaba alguien, no se habían dado cuenta hasta ahora, faltaba una chica de piel blanca y cabello rubio con ojos verdes. 

Lillie. 

Cuando Kiawe se ofreció en salir con su Charizard a buscarla en la entrada, la silueta de una chica de ropajes blancos apareció, no hubo duda era Lillie. Llegó… algo tarde pero llegó.

Todos quedaron aliviados tras verla, por un momento creyeron que no vendría. La chica se apeno por la situación todos la estaban viendo. 

-Perdonen la tardanza… tuve… -Decía recordando o planeando una excusa creíble.
 
-No importa, lo importante es que estas aquí -Dijo Ash animando a la chica a celebrar con ellos. 

Todo continuó como debía, las horas pasaron, ya eran como las 10 de la noche y los infantes como las hermanas de Suiren y la hermana de Kiawe estaban completamente agotadas durmiendo con sus padres. El ambiente se torno tranquilo, sólo había charlas entre los presentes. 

Sin que nadie se diese cuenta, la chica de cabello rubio salió del lugar sin rumbo fijo. 

Los demás charlaban sobre sus metas a futuro después de graduarse, Mallow comentaba que seguiría en la cocina aprendiendo nuevos platillos para su restaurante familiar. Chris mencionó que haría lo posible por entrar en un curso de tecnología, al parecer tenía que ver con computación y software, Kiawe dijo que seguiría en su trabajo de repartidor, aunque quería también enfocarse un poco más en su pequeña hermana, quería enseñarle algunos trucos para los combates Pokemon. Por último y no menos importante Suiren pensó que seria buena idea meterse a un club de pesca, había oído de uno recién abierto con un pescador muy reconocido y sería una buena oportunidad para aprender sobre el. 

Ash escuchaba atentamente todo. Los sueños de cada quien eran a corto plazo mientras que los suyos eran… tal vez a largo. Un poco alejado de sus manos, había mucho trabajo que hacer para conseguirlos mientras que el de sus amigos pues… es cercano y no tenían duda de lo que iban a hacer. 

Le pareció extraño que sólo el tenía ese tipo de aspiraciones, le entró algo de desmotivación al pensar en todo eso, al menos no duraría mucho puesto que una vez más sentía la ausencia de alguien. 

-No me digas que Lillie se fue -Comentó Mallow

-Espero no haya sucedió algo malo -Añadió Suiren

-No lo creo, tal vez sólo este afuera, espérenme aquí -Dijo Ash quien se dispuso a buscarla afuera de la escuela. 

Los chicos sólo se limitaron a asentir con la cabeza algo preocupados por la chica y también por Ash pues aunque este no lo supiera, Chris ya les había contado todo acerca de su… inminente despedida y su vuelo a las 12 de la noche. Faltaba sólo una hora para que todo eso sucediese. 

Cuando salió de la escuela se dispuso a buscarla, no tardó ni 2 minutos cuando la encontró recostada en la pared de la escuela.

Estaba ahí mirando sin rumbo fijo hacia el cielo, Lillie se percató del chico y lo único que hizo fue voltear hacia otro lado con una mirada triste. 
Ash se sentó al lado suyo y le dijo “Hey aquí estas, oye… la fiesta es ahí adentro” la respuesta que obtuvo fue un gran silencio. El viento soplaba ligeramente fuerte, algo frío para lo que estaban acostumbrados y las olas del mar se oían a lo lejos. 

Al darse cuenta que la chica no se encontraba bien, pregunto de la manera más suave posible el motivo de su salida. Esperaba una respuesta ¿Qué le habrá sucedido? No lo sabía y en serio le preocupaba. 

Tras pensárselo unos segundos, la chica de cabello rubio le respondió:

-Estoy triste… no tienes idea de como me siento, ¿Sabes lo que es tener una familia? Pues yo no… mírame, todo ahí adentro están con sus familiares y tu madre te espera en tu hogar pero yo… yo… -Dijo al borde del llanto. 

-Yo simplemente no tengo a nadie, mi hermano no quería venir, mi madre se siente demasiado ocupada con el trabajo, creía… que había cambiado… pero sigue siendo la misma irresponsable de siempre. Siento… como si no la conociera. -Eso último provocó unas cuántas lágrimas en la chica que evitaba que Ash la viera aunque era inevitable pues este último lo vio con detalle. 

Entre jadeos seguía hablando sobre como se sentía el día de hoy, un día importante para ella, mencionó que dejo a su Vulpix sola en casa, le dijo que no tardaría en volver, no tenía pensado quedarse tanto tiempo en la fiesta. Este día era la prueba de fuego para darse cuenta si contaba con el apoyo de su familia y… vio que no era así… sentir esa traición de tu hermano que sólo pensaba en el mismo, su mamá que a pesar de todo lo vivido seguía aferrada a su personalidad de mujer trabajadora. 

No pudo contener más la tristeza y más lágrimas salían de sus hermosos ojos, Ash se sintió muy mal por Lillie, no sabía como responder ante esa situación, estaba de piedra. 

Suspiro… luego toco el hombro de su amiga y le dijo que todo iba a estar bien, mientras tuviera amigos que la quieran, que la aprecien. Amigos como los que estaban allá arriba celebrando. Amigos con los cuales iba a vivir una infinidad de aventuras, con los cuales reír, llorar, enojarse y con los cuales acompañar en esta misión llamada vida. 

Lillie sintió sinceridad en todo lo dicho por Ash, aún no dejaba de lado su tristeza pero se dispuso a escucharlo. El joven apuntó al cielo nocturno, más precisamente a la hermosa luna llena que los iluminaba a ambos. Le siguió comentando cosas que jamás creyó que diría.
 
“Somos pequeños a comparación del universo” “hemos vivido rodeados de algo más grande que nosotros” “No sabemos de lo que somos capaces hasta que nos damos cuenta de que todo es gracias al trabajo en equipo” 

La chica se sentía un poco más feliz tras cada frase, observo como él se había salido de sus casillas, ella… en un acto de cariño se acurruco en el pecho de su amigo. Ash se percató de la acción de Lillie,  nunca había experimentado una sensación como esa antes, su corazón palpitaba más rápido, su respiración era agitada. También sintió algo de calor en todo su cuerpo.

Pero ignoro todo lo que le sucedía, lo importante ahora era su amiga, le acaricio su cabeza, cualquiera que los viera diría “Que ternura” quedaron en esa posición cómoda para ambos durante unos minutos, por un momento charlaban sobre las aventuras que vivieron en Alola, en otros momentos sólo se presentaba el silencio para nada incómodo. 

《Pobre Lillie, esta sufriendo mucho, espero y comprenda… que no está sola》 En eso, el joven entrenador entra en consciencia y recuerda algo que le dio un nudo en la garganta, ya sólo faltaban 20 minutos para su vuelo. 

¿Por qué ahora? ¿Acaso así debía ser? No lo sabía, tenía mucho miedo de lo que fuera a pasar, dejar a sus amigos así nomas sería un gran dolor para el. No quería que así terminarán las cosas, pero lo inevitable tuvo que pasar. 

Lillie sintió extraño a Ash, sabía que algo no andaba bien con el, se levantó y lo miro cara a cara. Vio su rostro lleno de tristeza, el la había ayudado, ahora le tocaba a ella. 

-¿Qué sucede? -Pregunto de manera sería. 
Ash respondió con poco ánimo, se le notaba intrigado, desesperado y claro, triste.

-Perdóname Lillie, de verdad pero… -En eso fue interrumpido.

-Te tienes que retirar… lo se -Añadió Lillie.

Fue una gran sorpresa para nuestro héroe ¿Cómo es que lo sabía? Esa incógnita se despejó cuando la chica le contó que Chris les dijo sobre ese “minúsculo” detalle. Ash en el fondo se sintió conmovido por Chris, tan joven pero a la vez tan maduro, le agradeció mentalmente a su amigo por haberle hecho el trabajo difícil. 

-Entonces… lo sabes, tengo que irme ahora mismo. 

-Lo se, tienes que ir a despedirte de los demás… ¿Qué esperas? Hazlo. 

-Pero y ¿Tu? 

-No te preocupes por mi, diles que mi madre vino por mi temprano, aunque… no sea cierto
Los dos se levantan sin dejar de verse. 

-Te extrañaré mucho Lillie. 

-Yo también a ti Ash -Acto seguido la chica por instinto se acerca y le da un cariñoso beso en la mejilla. 

Ash sintió mucha felicidad por lo que hizo Lillie, fue y la abrazo. 

-No te preocupes, se que podrás salir de esta. Estoy seguro que nos volveremos a ver pronto. 

Luego del emotivo momento, Ash corre subiendo las escaleras mientras que Lillie se retira del lugar caminando al lado opuesto pero voltea con la esperanza de ver a su amigo esperándola.  Pero no fue así. 

Cuando el entrenador llega al salón, llama rápido a Pikachu quien sube enseguida a su hombro pues sabía lo que significaba. 
Ash se acercó a sus amigos quienes preocupados le preguntan sobre el paradero de Lillie a lo cual este responde con la pequeña mentira que le propuso la chica. Todos parecían calmados ante tal respuesta. Sólo que… a su vez… 

-Oigan chicos yo… 

No pudo decir nada más pues hicieron un abrazo grupal que dejo al pobre chico sin respirar por unos segundos, supuso que ellos también sabían que se iría pronto y lo demostraron con ese gentil abrazo. 

Mientras aún era asfixiado por sus compañeros, Ash pudo percatarse del Profesor Kukui quien le daba una seña de despedida con la mano en su frente, este la acepto e hizo el mismo gesto. No era necesario una despedida más larga para los dos. 

Cuando termino el gran abrazo este se despidió uno por uno. Las lágrimas fueron inevitables, era un momento muy triste para todos. Con esto… se cerraba un ciclo, con esto se terminaba una era. Con esto concluía una amistad que duró mucho tiempo. 
Pero que pronto volvería a relucir… 

-Chicos, recuerden, donde sea que estén, siempre tendrán a sus Pokemon acompañándolos en todo lo que necesiten y también no olviden que… la amistad nunca termina. 

Se dieron un último abrazo y acto seguido se despidieron de la mismo forma en que saludan en la región.

“ALOLA” 

Así fue como se despidieron de su gran amigo de la región Kanto, su vida debía continuar al igual que la de ellos, pero sin perder la fe en que lo volverían a ver. 

Al salir de la escuela pokemon dio una última mirada hacia la escuela,  se percató de que Lillie seguía ahí recostada en la pared. Al verla no dudo en despedirse a lo lejos. 

Ella también se despidió alzando la mano y con una sonrisa y lágrimas cayendo en su rostro. 
Se dio media vuelta y siguió su camino hacia el aeropuerto.

Al llegar se dio cuenta que era el único que faltaba por subirse al avión, cuando lo hizo no tardaron nada en despejar. El sueño comenzó a ganarle y poco a poco veía como desaparecía la región Alola, no sabía si era producto del sueño o alguna anomalía extraña pero vio de reojo a Tapu-Koko y a Solgaleo a lo lejos. Parecía que se despedían. Nunca supo de que se trató todo eso. Pero lo que si sabía es que tenía que cumplir una meta… 

Ganar la Liga Pokemon de Kanto. 

Entrenador Pokemon en busca de la Perfección y diversión.
Responder
#7
Otro que ya había leído; se asientan las bases del torneo y el próximo destino de Ash, junto con una despedida que se me hizo bastante cálida de parte de sus amigos, especialmente con Lillie. Dejando eso de lado, la repentina aparición de Cynthia también me gustó. Pinta a que la aventura se va a poner interesante.
[Imagen: JCEDJoJ.png]
Responder
#8
No sé por qué siempre termino leyendo este al último de los fics no edgy, pero en el momento en que encuentro el capítulo y veo la letra ENORME ESA AAAAA MIS OJOS SI GRACIAS POR TANTO

Advertencia de forreo: la próxima vez que me pongas “transe” con S te voy a cagar a patadas. No me tientes. Con amor, niñita.
Me encanta como se queja de los horarios de los aviones y hay vuelos programados cada una hora desde las 4 a las 7 de la tarde. POR QUE HABIA TANTO TRAFICO DE PERSONAS JAJAJAJ no puedo más xD

No me convence mucho lo de los nombres + (traducción), te recomiendo encarecidamente que elijas uno y solamente a ese porque sino a la hora de leer queda medio choto. Nunca me gustó Alola así que realmente no me voy a poner a llorar porque la historia se escape de ahí a toda velocidad – sí sí la amistad nunca termina pero ADIVINEN QUE, LA SALSA/TRAMA/PRINCESA ESTA EN OTRA REGION, ADIEEUUUUU!!
Responder
#9
La despedida siempre será lo más duro. Lástima que Ash no pudo conseguir mejores boletos. El chico terminará regresando lleno de lágrimas a casa.
Responder
#10
Mostrar Respondiendo Comentarios
@Maze Hi, Tu waifu esta presente jejeje, que bueno que te gustó y al parecer estoy dejando mucha perspectiva así que haber como evoluciona esto.

@Velvet Hola, perdón por la letra jaja cuidare más ese detalle para próximas publicaciones :P
Referencia de Mario vista y entendida. Algún día este fic se hará medio edgy, de momento... amistad y buenas acciones.

@Nemuresu Hellow, sip las despedidas son duras pero ya no tanto para alguien que está acostumbrado pero esta fue demasiado especial y espero así sea en el anime o mejor ;(

Gracias a todos por comentar :D perdón su tarde demasiado en publicar pero el trabajo me tenía loco pero ya todo cambiará a partir de ahora. Salu2!!!


Hola a todos y Bienvenidos al tercer capítulo de mi primer fic interminable, espero lo disfruten. Por lo menos en 2 episodios más la historia no avanzará tan rápido pero les juro que yo soy el que tiene más ganas de que esto avance así que quisiera que me acompañaran hasta el final :D DISFRUTENLO.


La Última Aventura De Ash

Capítulo 3: Volviendo A Empezar



Un entrenador abordaba un avión en camino hacia su pueblo natal, pasaron unas horas y finalmente el avión aterrizó, el joven entrenador quien tenía a su inseparable Pikachu en su hombro se dirigió a su hogar con el fin de descansar para el día siguiente dar inicio a una nueva aventura.

Su rostro reflejaba cansancio pero a la vez de satisfacción pues al fin había llegado a su hogar

Una vez entrando a casa se percató que su madre dormía en el sillón, el sintió mucho cariño por parte de ella ya que al parecer se quedó para esperar su llegada -Gracias por esperarme mama—Luego de decir eso fue directo a su cuarto a descanzar para en unos días, partir en una nueva odisea pokemon.

*Unos días después*

Eran aproximadamente las 10 de la mañana y un chico de aproximadamente 17 años terminaba de ponerse su atuendo que consistía en unos pantalones de mezclilla, unos zapatos deportivos color negro, una playera color negro y encima de esta un chaleco color azul con mangas blancas y por ultimo unos guantes color verde.

Luego se colocó su característica gorra.

Agarró una pokebola.

Bajo las escaleras, estaba más que listo, el joven entrenador empezaba desde cero y nada lo detendría, su vasta experiencia lo ayudaria.

Ash Ketchum de Pueblo Paleta se disponía a ganar la Liga Kanto.

Cuando bajó no puedo evitar recibir la ovación de su madre, ella lo miraba como su niño grande, a pesar de que fue hace mucho tiempo Delia recuerda perfectamente lo que pasó la primera vez que su hijo se aventuró a la edad de 10 años.

Era obvio que el ropaje original no se ajustaba a su nueva talla por lo que durante unos días su madre le tejia un traje completamente nuevo pero con el mismo diseño.

El momento había llegado, nuestro héroe se despidió de su mamá y después salió corriendo de casa para ir directo al laboratorio del Profesor Oak.

Al salir, sintió la brisa del aire tan suave y refrescante, no pudo evitar dar un gran suspiro, se sentía muy tranquilo y decidido. Le entró los recuerdos de sus años como novato, es obvio que está vez era diferente. Su mirada, su mente, su motivación eran totalmente contrarias a las de su yo de niño.

Era un entrenador más experimentado y quería ver de que era capaz al volver a recorrer toda la región con un nuevo aire.

La emoción del momento le ganó y comenzó a correr directo al laboratorio, aunque había una pequeña incomodidad, la mano donde llevaba la Pokebola empezaba a temblar.

—¿Eh? Ups perdona amigo —Acto seguido Ash lanza la pokebola de la cual sale su Pokemon inicial Pikachu quien no parecía muy contento de estar dentro de la Pokebola.

Un lo siento fue lo que le contesto su dueño, la intención de todo eso era para revivir un poco sus inicios. Fuera de la mala broma ambos fueron directo al laboratorio para poder encontrarse con viejos amigos.

Tocó la puerta y después de unos segundos, esta se abrió mostrando tras de ella al abuelo de su mejor amigo, el Profesor Oak en persona lo recibió con los brazos abiertos, estaba feliz de ver a ese joven de cabello alborotado, después de tanto tiempo seguía pareciendo ese niño que llegó tarde para su entrega de Pokemon inicial.

El motivo de la llegada de Ash era inesperado, él quería venir por unos cuantos amigos suyos para iniciar su travesía por Kanto, después de todo quería iniciar con el pie derecho.

Oak se dirigió hacia el lugar donde yacían los Pokemon, un lugar muy conocido ya que mucha gente viene para observar la gran diversidad de criaturas que habitan en el, se trataba de un largo terreno a las afueras del laboratorio.

Una vez en el enorme campo, no tardaron mucho en hacer acto de presencia infinidad de Pokemon, algunos eran de Ash, otros salvajes y por ultimo algunos de otros entrenadores.

—Bien pikachu, hay que elegir...
—La intención del chico era simple, reuniría a algunos pokemon para emprender su viaje, en el fondo lo hacia por el consejo que le brindó Kiawe, así que se puso manos a la obra.

Pasaron los minutos, Ash ya había saludado a algunos de los pokemon que más lo querían como es el caso de Tauros, era difícil lo que quería hacer, al principio no pensó que seria problema pero... a todos los quiere por igual, Pikachu se percató del problema que tenía su entrenador, así que decidió ayudarlo, ¿Como? Pues se le ocurrrio hablar con algunos de sus compañeros.

Observando a lo lejos como Pikachu se alejaba de a poco a quien sabe donde, sólo se ponía a convivir con sus Pokemon, Swellow se le acerco para saludar al igual que Buizel, el ave se sentó encima de su hombro mientras que el Pokemon de agua se puso al lado de su entrenador.

—Ustedes 2 son mis amigos, no los cambiaría por nada —Mencionó con cariño el entrenador de Pueblo Paleta que mucho dudada de a quien llevarse en su odisea, una decisión muy difícil que Afortunadamente no tomo él ya que Pikachu finalmente había regresado, no vino sólo pues dos Pokemon lo acompañaban.

—Volviste Pikachu —Al percatarse de los otros pokemon Ash sabía que ellos eran los indicados para iniciar su aventura. —Sceptile, Krookodile, gracias por venir, sólo quería decirles algo, ¿Me apoyarán en este recorrido?

La respuesta fue rápida y sincera, ellos estaban listos y dispuestos a ayudarlo. —Bien, vengan conmigo— Luego de reclutar a los primeros integrantes de su equipo, sabían que faltaba un integrante muy especial, alguien… que volvería después de mucho tiempo.

Eso lo sabían Ash y Pikachu por lo que el tipo hierva y el tipo siniestro se quedaron con esa duda, sólo seria cuestión de tiempo para saber de quien se trataba
Antes de salir a buscarlo el Profesor Oak que por curiosidad observo el brazo derecho del joven entrenador, en su muñeca se hallaba un artefacto muy peculiar y a la vez familiar, parecía un reloj de color negro con algo brillante en medio de este. La duda lo tenía intrigado así que le pregunto de que a trataba.

Nuestro héroe respondió con gusto esa incógnita, se trataba de la Pulsera Z de la región Alola, un objeto de combate útil para cualquier Pokemon cuyo vínculo con su entrenador sea alto, este funciona como una ataque especial sumamente poderoso, tanto así que sólo puede ser usado una vez por batalla. Él la llevaba consigo para utilizarla en varios de sus combates y también para sorprender a varios rivales.

Oak quedó fascinado, sabía que Ash tendría posibilidad de salir victorioso en esta ocasión, no lo hizo perder más el tiempo y lo ínsito a realizar su viaje en busca de las ocho medallas de gimnasio.

Una vez afuera, la misión era obvia, tenía que volver con un viejo amigo, la ruta era algo lejana por lo que dieron una caminata considerable.

El bosque en el que se encontraban era el último lugar donde avistaron al Pokemon, sólo era cuestión de tiempo para que apareciera.

—Ya sabes de quien se trata ¿Verdad pikachu? —Su Pokemon asintió

En eso cuando ambos bajaron la guardia, de los árboles, un Spearow salvaje ¡Atacó! Pero por fortuna no los daño, parecía que su intención era auyentarlos, probablemente por defender su territorio.

Su pokemon se colocó en pose de batalla esperando al Spearow quien atacó denuevo sólo que está vez dispuesto a dañar.

—Esperalo pikachu... esperalo... ahora usa Atactrueno —En un movimiento que pocos podían ver, Pikachu recargo su potente rayo para darle en toda la cara al spearow quien no pudo esquivarlo por estar tan cerca cayendo debilitado con los característicos ojos en forma de espiral.

La victoria no fue motivo de celebración ya que unos segundos después se escuchaban aleteos y muchos gritos de aves provenientes de los árboles.

De ahí salio una gran parbada de Spearow quien furiosos se disponían a atacar. Algo dentro de la mente de nuestro héroe le parecía familiar, como si antes ya hubiera pasado por algo similar, retrocedió un poco, observo a Pikachu, este último también sentía algo al igual que su entrenador, este volteo a ver a Ash, ambos sabían una cosa.

—Juntos Pikachu, no te dejaré

—¡Escuchen Spearow!—Dijo dando la cara ante todas las aves —Les demostraremos todo lo que tenemos.

La batalla daba inicio, los Spearow atacaban por doquier, pero la gran velocidad de Pikachu los contrarrestaba, Ash ordenaba esquivar con ataque rápido y usar Atactrueno contra todo lo que se moviera parecían un dúo invencible.

La lucha duro unos minutos pero algo no estaba bien, el número de Pokemon parecía no disminuir, un poco preocupado por la situación, Ash quería sacar a otro de sus Pokemon pero logró percatarse de algo muy esencial, la pulsera Z.

La cantidad de Pokemon volador se convirtió en una exageración hasta parecía una guerra llena de soldados voladores dispuestos a dañar a su objetivo, cosa que hizo que los dos individuos los invadiera un poco el miedo.

Un ruido en los árboles llamo su atención, ¿Que podría ser? ¿Otro pokemon? ¿Más Spearow? Parecía que no acabaría todavía su pelea.
Unos instantes después, salieron unos gigantescos Fearow, eran 3 evoluciones de Spearow, quienes observaron a sus compañeros caídos, obviamente al voltear a ver a nuestros héroes se hicieron la idea que ellos fueron los culpables.

En un llamado rápido Pikachu tomó la gorra de su entrenador, después de un choque de puños, ambos comenzaron a brillar en un tono color amarillo característico de los ataques de Pikachu, los dos empezaban a realizar las poses. Los Spearow no se intimidaron, atacaron todos al mismo tiempo sin estar consientes del poderoso ataque que iban a recibir.

—¡Prepárense! ¡Vamos pikachu!

¡¡¡GIGAVOLTIO DESTRUCTOR!!!!

El ataque fue todo un éxito, un poderoso rayo impacto en toda la parbada, si alguien estuviera lejos de ese lugar alcanzaría a apreciar el gran resplandor que generó el movimiento Z.

Todos los Spearow estaban debilitados, Pikachu respiraba ligeramente agitado, ambos se miraron y sonrieron, todo parecía haber terminado o eso creyeron, de entre todos los cuerpos los Fearow lograron levantarse, se les veía algo heridos pero dispuestos a pelear.

Ash y pikachu retrocedieron un poco, quien sabe si podrían luchar contra los 3 al mismo tiempo, aunque el entrenador se armó de valor dando la cara por su amigo.

Como era de esperarse las enormes aves ignoraron por completo al joven entrenador, estaban a punto de atacar pero algo los detuvo. Un ruido, a lo lejos, en el cielo se lograba apreciar otros pokemon de tipo volador.

Todos voltearon para ver de quien se trataba, y a lo lejos se lograron visualizar cuatro Pokemon volador.

Llegaron y plantaron cara a los Fearow, Ash logro percatarse de quienes eran esos Pokemon, se trataba de varios Pidgeot y no sólo eso, en unos segundos vinieron más aves de la misma rama evolutiva, unos cuantos Pidgeotos se hicieron presente.

Era obvio que los Fearow no tenían nada que hacer contra ellos. Por unos momentos pareciera que comenzaría una batalla pero no fue asi, furiosos los Fearow se retiraron, ellos sabían que no tendrían oportunidad.

Las aves se percataron del entrenador que poco a poco se iba acercando con quien sabe que intenciones, se colocaron en guardia esperando cualquier extraño movimiento. Pero uno de ellos al parecer no se sentía para nada amenazado, hasta permanecía tranquilo y con mucha curiosidad por ese entrenador.

Pikachu noto algo extraño, como si ya conociera a uno de ellos, un Pidgeot se acercó a Ash los dos se encontraban cara a cara, pero no parecía que tuvieran intenciones de pelear, más bien de... ¿reconciliarse?

—Ere.. ¿eres tu Pidgeot? Porfavor, dime que me recuerdas, yo yo... lo lamentó, hice una promesa que hasta ahora no cumplí, fui muy desconsiderado Perdóname —Si algo sabía es que le prometió que volvería por su Pokemon pero nunca volvió, le paso desapercibido, ocurrieron otras cosas en su vida que opacaron ese recuerdo, lo que hacía que se sintiera de lo peor, como si hubiera traicionado a alguien de su familia.

Mientras tanto ¿Que es lo que pensaba su Pokemon? Ya habia pasado mucho tiempo desde la última vez que se vieron, todo cambio, el tenía un poco de rencor para con su "entrenador" pero en el fondo, aún lo quería.

Se acercó más a la ave —Es tu decisión amigo, pero... que dices ¿Te gustaría volver a viajar con nosotros? —El Pokemon sintió la sinceridad y tristeza en las palabras del entrenador, luego noto que Pikachu se subió en su hombro. De esa forma noto que Ash no había cambiado mucho, seguía siendo aquella persona que ama a sus pokemon y que incluso metería las manos al fuego por ellos.

Pidgeot volteó a ver a sus compañeros, en el fondo quería irse denuevo con su antiguo dueño, aunque eso conllevaría dejar a su parbada. Uno de los otros Pidgeot se acercó a el y con un idioma que solo los Pokemon entienden recitó —Puedes hacer lo que tu quieras, nosotros estaremos bien.

Todos los demás comenzaron a rodearlo en señal de despedida, a ellos no les molestaría que el decida irse, al contrario estarían felices porque su amigo volviera con su antiguo entrenador, era algo que le hacía falta, ya que no era un Pokemon salvaje del todo.

Nuevamente tanto Ash como Pidgeot se hayaban cara a cara, no era necesario decir una sola palabra, todo parecía resuelto.

—Bienvenido devuelta Pidgeot —acto seguido, saca una pokebola en la cual entra.

Las otras aves observaron la escena felices por su amigo, se despidieron con un silbido, luego emprendieron su vuelo, pues ya no tenían nada que hacer ahí.

—Bien chicos, llego la hora, hay que ir por nuestra primera medalla, que dices Pidgeot ¿Me ayudas a volar hasta ahí? —La respuesta de su Pokemon fue inmediata, Ash subió en su espalda y comenzaron a volar, su destino pues, el sabía exactamente donde comenzar.

Pasaron unos minutos volando por los aires, hacia ya un tiempo desde que no recibía todo el viento en la cara, obervaron una parte de la región hasta que finalmente aterrisaron, habían llegado a su destino, se encontraban en Ciudad Carmín.

La primera impresión de la ciudad fue algo que no era una sorpresa.

—Ayuda por favor, mi Pokemon está muy herido —Un infante corría desesperado hacia el centro pokemon.

Él sabía cual era la causa, el líder de Gimnasio de esta ciudad se caracerizaba por ser alguien muy rudo con los novatos. Esto no lo intimidó, más animado que nunca fue camino hacia el gimnasio, el que si sintió algo de nervios fue Pikachu que recordaba algo muy peculiar.

En frente de ellos, un gran edificio con un símbolo de Pokebola en el centro, el gimnasio de la ciudad, pudo notar que se hayaba vacío, claro está pues casi nadie se atreve a retar al líder, era algo muy peligroso para los novatos. Pero el no era un novato.

—¿Hola? Vengo a retar al líder de Gimnasio.

De entre las sombras salió una silueta, un hombre de piel morena y con un cuerpo musculoso, se trataba del Teniente Surge, el líder de gimnasio.

—¿Así que vienes a retarme ¿eh? Perfecto ahora que niño quiere pelear conmigo.

—Mi nombre es Ash Ketchum, vengo por la medalla de Gimnasio.

—Sabes que tendrás que vencerme para obtenerla, muy bien aceptó pelear contra ti.

El campo de batalla ya estaba listo, el referí cito las siguientes palabras —La batalla por la medalla Trueno está está a punto de comenzar, el retador Ash contra el Líder Surge, las reglas son sencillas, el retador podrá usar hasta tres pokemon y los podrá cambiar cuando quiera mientras que el líder sólo usará a dos pokemon y no tiene permitido cambiarlos.

—Pikachu, se que lo lograrás, Yo te elijo! —Rápidamente el roedor entró al campo de batalla esperando a su oponente.

—Con que un pikachu —Algo dentro de Surge lo tenía intrigado, observo detalladamente a Ash y Pikachu. Había algo familiar en ellos, finalmente lo noto, los recordó.

—Oye yo te conozco! —Dijo Surge

—Gracias por acordarte de nosotros Teniente, a pasado mucho tiempo.

—Lo se lo se, pero menos mal que te recuerdo a tiempo, al ser un entrenador con experiencia las reglas cambiaran, referí las reglas avanzadas.

¿Reglas avanzadas? Fue lo que pensó el entrenador, no se esperaba un cambio de reglas.

—Entonces las reglas cambian, el retador sólo tiene derecho a usar dos Pokemon que no podrá cambiar durante el combate, y el tiempo límite es de 5 minutos —Dijo el referí.

—Espera, ¿límite de tiempo?

—Claro, no te lo dejaré tan fácil, veamos si me puedes vencer en ese corto período de tiempo —Una sonrisa se formó en Surge, pues quería hacerle el combate lo más difícil posible.

—No importa el tipo de combate no nos rendiremos, ¿verdad Pikachu? —Su Pokemon asintió listo para pelear.

—Quiero un combate decente, Pikachu sal a pelear —Surge también mando un Pikachu a la escena, seria una pelea entre los mismos Pokemon.

—¡¡¡El combate da inicio corre tiempo!!!


¿Podrá nuestro héroe contra el cambio de reglas? ¿Qué tan fuerte será el líder de gimnasio? ¿Cómo terminará esta feroz batalla? DESCUBRANLO EN EL PRÓXIMO EPISODIO.
Entrenador Pokemon en busca de la Perfección y diversión.
Responder
#11
Curioso que Ash ahora empiece sus batallas en Ciudad Carmín en lugar de Pewter. Veamos qué clase de efectos tienen estas nuevas reglas sobre las estrategias de Ash.
Responder
#12
Hola a todos, no se que decir ahora con todo esto que está ocurriendo en el anime,convirtió al Fanfic en un universo alterno xD. Estoy pensando seriamente en iniciar desde otra perspectiva, si hago eso no afectará casi nada a lo que originalmente tengo planeado, no lo se, ya lo decidiré. Mientras continuaré de esta forma, así que si dé repente se borea este fic ya saben porque, para otro inicio pero con la misma escencia :D.

La Última Aventura dé Ash


Capítulo 4: Duele Eléctrico


Hay algo más que se pueda hacer para que una persona siga sufriendo ¿Verdad? si piensas que si, pues debo decirte que, en efecto, si la hay.

Perder a gran parte de tu familia ¿Puede ser doloroso no? Ahora ponte a razonar un poco… colócate por un momento en los zapatos de el.
¿Que piensa?

...

Oh si perdona, faltó decirte cual era el problema, pues verás algunas personas lo verán normal, pues al final de cuentas a todo nos pasa. Perder a un ser querido o simplemente, perder a alguien que amas es parte de la vida, una dura lección para todos. Pero, ese chico es diferente, no se abre ante alguien que sólo quiere ayudarlo y se desahoga por si sólo, como debes de estar suponiendo, eso le afectará con el pasar del tiempo, aunque el no lo crea.

-Di.. Disculpe señor, a.. a.. ¿Aún estará trabajando para nosotros ese niño?

Aquel hombre formuló una pregunta muy interesante, era cuestión de tiempo para que obtuviera respuesta, aunque las intenciones de su jefe eran otras.

-Es de mala educación interrumpir cuando aún no terminaba, así que por favor déjame seguir.

Aquella persona se mantuvo firme y atenta ante la orden, claro que sintió un poco de temor. El miedo no fue generado por una posible amenaza de ser despedido ni muchos menos de ser asesinado en ese mismo momento, era simplemente una muestra de temor ante alguien sumamente superior, como si se tratase de un Rey, como si se tratase de alguien al que tu nunca te atreverias a desafiar.

Jonathan, o querido Jonathan, si piensas que sigues con vida por las míticas criaturas pues te equivocas, es porque hay mucho odio en ti, pero la pizca de bondad que aún tienes en tu corazón te mantiene en la cuerda floja, ahora bien, te pondré a pensar nuevamente, ponte en su lugar.

Perdiste a tus padres, a tus hermanos, a tus compañeros, tu objetivo no es otro más que la venganza. -No pudo contener mas sus ganas de reír así que una risa malévola comenzo a escucharse asustando un poco al pobre hombre que aún escuchaba aquella voz a la que tanta gente respetaba.

El sentimiento de “Felicidad” no duró mucho, otra persona entró por una puerta para informar de algo importante, curiosamente trataba sobre Jonathan.

-Señor, tenemos noticias de Jonathan… -Al no ver una reacción positiva por parte de su jefe quien ni siquiera volteó a verlo continuo hablando -Cumplió con su misión, es todo el informe -Una vez más no hubo tan siquiera una sola palabra por lo que decidió retirarse de aquel lugar -Me retiro señor, buenas tardes.

Eran buenas noticias, al parecer el consentido del jefe terminó con su tarea, aunque muy en el fondo el sabía que lo lograría, eso explicaba su nula respuesta ante la información recibida. Aún dándole la espalda a su subordinado por así llamarlo, prosiguió con su relato.

-Lo vez, ese chico es único, puede que no lo necesité más, espero eso responda tu pregunta- Aquel hombre camino hacia un televisor que se encontraba cerca de su escritorio. Para dejar en claro algo, el lugar se trataba de una pequeña base, en ella habían 2 salones, uno en el que los trabajadores charlaban y descansaban, mientras que el segundo, que es donde está el jefe, se trata de un cuarto un poco más pequeño, lo llamativo del lugar era su oscuridad, en el cuarto habían varias computadoras, y lo más característico, una enorme pantalla junto a un escritorio.

Ordenó que iniciarán una video llamada y la respuesta fue inmediata. Ahora su atención era con la otra persona que contesto la llamada, lo interrogó, la primera pregunta fue si en efecto, Jonathan había cumplido con su misión, la respuesta fue obvia pero sólo una pequeña confirmación por si había un margen de error, una sonrisa se formó nuevamente en el jefe quien siguió con su cuestionamiento.

Lo siguiente que pregunto fue si tenían ubicada a una persona especial para Jonathan, se trataba de una chica.

-Si señor, ella ahora mismo está en Ciudad Carmín, no parece que vayan a reunirse pronto. -El hombre que vigilaba a aquella chica, bestia una ropa muy elegante, unos pantalones y zapatos negros, una playera gris, encima de esta un saco color negro y por ultimo, lentes oscuros. Parecía todo un espía pero en realidad pasaba desapercibido por la gente quien lo observaba como uno más del montón sólo que con una buena vestimenta.

El también se hallaba en Carmín, sentado en una banca al lado del centro pokemon.
Esperando alguna indicación se quedó en silencio por unos segundos hasta que obtuvo respuesta, la cual era, dejar en paz por unos momentos a la chica y a Jonathan, por el momento no lo necesitaría. Aquel hombre comprendió lo dicho por su jefe, vigilaría desde lejos y dejaría tanto al chico como a la chica por un momento en paz.

Al tener toda la información, no tenía nada mas que preguntar a su “espía” por lo que después de un pequeño hasta pronto finalizó la llamada.

Al colgar la llamada y guardar su Poke Gear en el bolsillo, dio un suspiro, y es comprensible, vigilar a una persona no es fácil, no cualquiera puede hacerlo sin ser descubierto, apoyo sus codos en sus rodillas y su cara en las Palmas de la mano para poder descansar un poco, ahora mismo podía estar más tranquilo.

Su víctima, aquella chica no la perdió de vista pero sólo para guardar distancia se quedó en el mismo lugar, a lo lejos logró verla, ella entro a un restaurante por lo que imagino que tardaría un rato para que saliera de ese lugar. Ahora podía relajarse mientras esperaba. Pero en ese momento, un grito llamo su atención, a lo lejos, el causante de aquel fastidioso ruido era nada más y nada menos que de un infante quien corría desesperado.

-¡¡Ayuda!! ¡Centro pokemon! Ayuden a mi Rattata ¡¡Por favor!! -¿De donde salió ese niño? Fue lo que se cuestionó, hasta que volteó para ver un gimnasio, al parecer perdió la batalla, dando como resultado a un pokemon muy herido.

-Estúpido niño -Dijo en voz baja con algo de ira.

Mientras tanto cerca de ese lugar, otra persona también noto a aquel niño del Rattata corriendo a toda velocidad, lo que sintió el chico fue algo de nostalgia, pues recordaba perfectamente lo sucedido hace unos años. De manera similar a la anterior, supuso que todo fue obra del Líder de gimnasio de la ciudad, quien era muy rudo con la gente novata, en especial si se trataba de niños.

Aquel chico es nuestro héroe Ash quien llegó hace unos minutos a la ciudad, con la intención de obtener su primera medalla de Kanto. Estaba emocionado, nuevamente batallaría contra entrenadores poderosos, sus brazos temblaban de la emoción, su corazón latía más rápido, esto último lo noto Pikachu que a diferencia de su entrenador, más que sentir emoción, sentía algo de inquietud.

Comenzó a caminar hacia el gimnasio, la adrenalina aumentaba, quería correr para llegar más rápido, pero, no era necesario llegar corriendo. Se cuestionó que tenía que hacer para poder ganar el combate, podría armar una estrategia, aunque el sabe perfectamente que durante la batalla su desempeño aumentaría cuando estuviera bajo presión, claro, no podía depender de la suerte, razonó un poco las cosas y los recuerdos se acercaban.

-Eléctrico… son pokemon eléctricos los que usa -Al parecer la ventaja de haber viajado antes daba fruto. Tiene muy claro a su oponente.

¿Qué debo hacer? Sería muy útil mandar a Krookodile, aunque puede que el líder ya tenga contemplado algo en caso de estar en una clara desventaja, podía ser bueno como malo el hecho de mandar primero Krookodile.

Sus pensamientos comenzaron a llenarlo de dudas, ¿Que tal si por una mala decisión perdía el combate? Además no era confirmado que pudiera usar a sus 4 pokemon. Una simple estrategia no era suficiente, tampoco tener un as bajo la manga para cualquier escenario posible.

Los pensamientos de Ash se esfumaron cuando escucho a Pikachu. El pequeño roedor también tenía algunas dudas, no le intimidaba de lo que es capaz el líder de gimnasio pues ya antes lo vencieron. Algo dentro de el le decía que esto sería diferente, tal vez una batalla más difícil, recordó aquel Raichu que hace mucho tiempo enfrentó. Al principio le tuvo un gran miedo, aunque su fuerza de voluntad lo llevo a la victoria, no hay nada porque temer.
Pikachu siempre a estado del lado de su entrenador y a la vez mejor amigo, le brindó apoyo en las buenas y en las malas, incluso ahora sabe muy bien que Ash esta dudando de si mismo. ¿Será por lo ocurrido hace años? Probablemente, pues no todo fue felicidad, en la primera batalla que tuvieron en Carmín, la derrota fue inminente, de hecho pikachu la recuerda muy bien, pues salió muy lastimado tras ese encuentro.

Quizás eso es lo que siente su entrenador, no quiere que vuelva a pasar, ese miedo lo tenía que convertir en ánimos y ganas por seguir adelante, así que se le ocurrió una idea, pelearía primero.
Ash noto que pikachu bajo de su hombro y se puso en frente suya. Pikachu señaló al gimnasio, nuestro héroe observó la estructura y entro en duda. Luego su Pokemon se apunto a si mismo, más claro no podía ser, el moreno comprendió, Pikachu quiere luchar primero.

-¿Tu? ¿Estas seguro? -Por un momento se cuestionó si era buena idea, en parte Pikachu le recordaba mucho a el, se dice que los pokemon se parecen a sus dueños, se puso de rodillas para estar casi a la altura del pokemon, su cara finalmente mostró su típica sonrisa llena de energía y dijo -De acuerdo, tu serás el primero, no lo olvides, somos un equipo.

Subió nuevamente a su hombro, sus intenciones funcionaron, ahora el objetivo era simple, obtener la primera medalla. Antes de que cualquier otra cosa pasará, hablo con sus otros pokemon, no quiso menospreciarlos, se sintió un poco mal por ellos aunque bueno en algún momento necesitaría de ellos.

Faltaban sólo unos metros más, cada paso que daba se convertía en adrenalina, no podía esperar, hasta que… finalmente se encontraba en frente del Gimnasio, tragó saliva para después tomar aire, mantenerlo adentro de el por unos segundos… y después exhalarlo. Nuevamente hizo lo mismo, inhalo, exhalo, una vez que se sintió tranquilo, tomo el valor para entrar.

El lugar era algo oscuro, veía a lo lejos al referí sentado en las gradas tomando una botella de agua, su mirada buscaba al líder, aunque a simple vista no lo encontraba. Supuso que tenía que llamarlo, eso fue lo que hizo, puso sus manos rodeando su boca para entonar las siguientes palabras.

-¡¡¡Hola!!! Soy Ash de pueblo paleta, ¡¡Vengo a desafiar al líder del Gimnasio!!

El referí noto la presencia del chico, no dijo nada pues ya esperaba que alguien más lo atendiera. Así fue, de entre las sombras salió una figura masculina bien formada, un hombre musculoso y con una sonrisa confiada hacia acto de presencia. Se trataba del Teniente Surge el Líder de Gimnasio.

-Hola, soy el teniente Surge, si quieres obtener la medalla Trueno primero tienes que vencerme -La primera impresión que Surge tuvo fue que no era un infante quien lo desafiaba, en parte se sintió feliz por ello, puede que tenga un combate decente después de tantos entrenadores novatos.

El referí se levantó de su lugar, se colocó afuera del campo de batalla, y dio a entender las reglas del combate; Eran las típicas, 3 pokemon para el retador, 2 para el líder, solo el retador tiene derecho a cambiar su pokemon durante la batalla, sencillo ¿no? Pues demasiado simple la verdad.
Pikachu y Ash se miraron fijamente, ambos asintieron en señal de estar preparados, rápidamente Pikachu entro al campo de batalla listo para pelear.

-Pikachu ¡¡Yo te elijo!! -Grito con gran emoción, su brazo derecho apunto al frente quedándose en una pose que más tarde Surge reconocería.

Surge se encontraba de brazos cruzados, no sintió sorpresa por su oponente aún mantenía su sonrisa confiada, aunque… algo dentro de el, algo le parecía familiar, con solo ver con más detalle al chico, su vestimenta, esa pose, su pokemon… quito su sonrisa por una mirada sería. Acaba de tener esa sensación que tienes cuando sientes que conoces a esa persona, dejo de tener los brazos cruzados para después apuntarle al entrenador.

-Creo que ya te conozco… Dime de nuevo, ¿Cuál es tu nombre?

El joven entrenador quedó un poco confundido, ¿Para que quería escuchar otra vez su nombre? No le dio muchas vueltas al asunto y dijo nuevamente -Soy Ash de pueblo paleta, teniente Surge.

“Tengo la sensación de conocer a esa persona… fue hace unos años, estoy seguro, esa gorra, su pikachu, claro, se trata de aquel niño que hace mucho tiempo me desafió. Es ¿enserio? Se trata del mismo entrenador” Surge pudo notar el notable cambio tanto físico como mental de Ash, la vestimenta que tiene le ayudo mucho para reconocerlo.

-Ha.. Ya te recordé muchacho, así es tu eres Ash, ¿Como no pude reconocerte al instante? Como sea es un gusto volverte a ver -Una vez que todas las dudas del Líder se esfumaron, faltaba algo por hacer. Pues al tratarse de alguien experimentado en batallas, era obligatorio cambiar un poco las reglas. Y así fue, con un simple seña le informo al referí el cambio de reglas.

Era simple, ahora el retador sólo tenía derecho a usar 2 pokemon, claro que aún puede cambiarlos mientras que el Líder no. Aunque hubo una regla adicional, que pocas veces se usa, un límite de tiempo de 5 minutos, si el retador no logra derrotar a Surge en ese lapso de tiempo, contaría como derrota.

¿Acaso escucho bien? Límite de tiempo, muy pocas veces a tenido que pelear con esa regla, su reacción fue de una mínima sorpresa, tendría que pensar más rápido, no podía darse el lujo de hacer que el combate sea largo, puede que sea un problema pero ya estaba ahí, no era tiempo de renunciar. Sólo espero, a que su contrincante mandase a su pokemon y así fue.

Surge mando un pokemon muy peculiar, al parecer sería una batalla con el mismo pokemon. 2 pikachu, uno del retador y otro del Líder, la boca abierta de pikachu representaba sorpresa, quien diría que pelearía con alguien como el, aunque sus mejillas empezaban a dar chispas, mejor dicho las mejillas de ambos pokemon generaron una onda de electricidad. Era cuestión de tiempo para que el referí diera la señal para comenzar la batalla.

-Doy por iniciado el combate.

Por fin, los combatientes dieron sus respectivas órdenes a sus pokemon, Surge ordenó a su Pokemon usar ataque rápido. Curiosamente Ash también ordenó ese ataque.

Tan rápido como recibieron las órdenes, ambos pikachu se lanzaron al ataque, se pudo notar una clara ventaja por parte del pokemon del retador, pues su velocidad es superior a la de su adversario. No solo la velocidad, incluso la fuerza es superior, pues Pikachu no tiene muchos problemas al esquivar y atacar, dañando considerablemente al otro Pikachu.

Surge noto que no podría ganar cuerpo a cuerpo, ni mucho menos con fuerza bruta, cambio la estrategia, ordenó a su pokemon utilizar el movimiento doble equipo. En medio del combate el Pikachu de Surge comenzó a “Moverse” o mejor dicho, sacudirse, hizo que se generarán clones de el mismo, estaban en todas partes.

El pokemon de Ash puso cara de absoluta sorpresa, miro hacia todos lados tratando de descubrir al original pero sin ningún éxito.

-Usa Doble equipo de nuevo!- ¿Otra vez? Fue lo que pensaron tanto Ash como pikachu, si de por si hay muchos clones, ahora hay muchísimos más, la estrategia de Surge funcionaba como el quería.

Surge como es dé esperarse, ordenó atacar con un potente relámpago, al haber tantos clones, Pikachu no supo ni de donde vino el golpe, el pensó que lo atacaron por la espalda pero no fue así.

Debía pensar sabiamente, descubrir quien es el original le tomaría tiempo y algunos ataques en su contra, de alguna forma tendría que salir de esta. Podría esperar y que lo ataquen y ver de donde proviene. Ash se mantuvo en silencio, sólo observaba, mientras que pikachu esperaba alguna orden.

-Mantente así Pikachu, quiero ver si funciona este plan -La idea es simple, como la velocidad de pikachu es superior podría aprovecharla para buscar al pokemon que no es un clon, si le agregan el movimiento de ataque rápido podría tener una gran probabilidad de llegar con su oponente, sólo tenía que esperar a que Surge atacara, si lo hace a distancia con un ataque eléctrico sería perfecto, en cambio si usaba un ataque físico, la cosa se dificultaría más.

-No vas a atacar ¿eh? Entonces yo lo haré, ¡Usa Atactrueno! -¡Bingo! Surge atacó a distancia, esto es beneficioso para nuestro héroe, en una rápida escena, el potente rayo salió de todos los clones pero sólo uno es dañino.

Pikachu espero, fue paciente hasta que percibió el verdadero rayo, no tubo que pensar demasiado, así que uso ataque rápido para esquivarlo y a la vez Seguir el origen del ataque. -Bien hecho pikachu, ¡Usa cola de hierro! -Cara a cara los 2 pokemon ratón, uno se sorprendió pues fue descubierto muy rápido y el otro estaba listo para darle de lleno con todas sus fuerzas.

Ya lo tiene a su merced, era ahora o nunca, no dejar la ofensiva, así que ordenó a su Pokemon usar Atactrueno para terminar con esto. Pikachu al recibir la orden, al instante generó un relámpago que impactó con su rival.

-Co.. como.. eso fue muy rápido -Una cara de asombro y la boca abierta, de otra manera no pudo estar el teniente Surge al presenciar todo lo ocurrido, ni siquiera pudo reaccionar. Su pokemon cayó debilitado, sus ojos en espiral representó la derrota, lo guardo en su respectiva pokebola y después suspiro para calmarse un poco, la batalla aún no terminaba.

El referí hablo, dijo que Surge le queda un solo pokemon, mientras que al retador le quedaban aún 2, y por si fuera poco mencionó el tiempo límite, quedan 3 minutos. Si el tiempo termina y Ash no vencía a Surge, aún teniendo la ventaja o mayor número de pokemon el resultado sería una derrota.

-Buen trabajo amigo.

La felicidad de los 2 se dio a notar, ya superaron la primera fase, sólo queda una más y recibirían su primera medalla.

-Te felicito muchacho has logrado vencer a mi primer pokemon, pero… ¿Lograras vencer al siguiente? Espero aún lo recuerdes, es un gran amigo de tu pikachu. ¡¡Raichu Sal a pelear!! -La primera baja al parecer no afectó tanto a Surge, volvió a tener esa sonrisa pero no de confianza, esta vez parecía una sonrisa de satisfacción, podría decirse que disfrutaba del combate. Lo mismo se noto en Raichu, estaba ansioso por pelear, se notaba en su mirada.

Un viejo conocido, un viejo rival, aquel pokemon que hace mucho tiempo fue el tormento para Pikachu, su evolución, aún recuerdo cuando casi lo obligó a evolucionar, pero el me demostró que no es necesario tener más poder, mientras tengas determinación lograrás todo lo que quieras. Lo siento mucho compañero, espero haber aprendido algo de lo que tu me demostraste. Supongo que Raichu a aumentado su poder, pero nosotros también, veamos como concluye esto.

Quedan 3 minutos los cuales transcurren desde… ¡¡Ahora!! Esa es la señal para que de inicio el segundo encuentro, si algo tiene consiente Ash, es que pikachu es más veloz pero si recibe un ataque este puede ser un serio problema, debía ser cuidadoso. -¡¡Mega Puño Raichu!!- El pokemon hizo brillar sus puños, los choco uno contra otro y se lanzó directamente contra su oponente.

Fue demasiado veloz, es una velocidad que casi nadie esperaba, a duras penas Pikachu logró esquivarlo, la cara de sorpresa en su rostro lo dice todo, será más difícil de lo que creyó. Tendría que atacar a distancia para poder encontrar un punto débil -Pikachu Electro Tela -Rápidamente lanzó su ataque con un enorme rango dando directo a Raichu. Su rival no se limitó a esquivar, haciendo gala de su fuerza intentó romper esas telas eléctricas con sus propios puños, fue más difícil de lo que pensó, gracias a eso, ese tiempo regalado lo aprovechó el entrenador de pueblo paleta.

-Usa Cola de hierro- Pikachu fue directo hacía Raichu, lo hizo, logró encestar el golpe, Raichu retrocedió algo adolorido, Surge aún estaba tranquilo, necesitarían más para ser derrotados, mientras que Ash dio la orden de atacar con cola de hierro de nuevo. Surge hizo lo mismo.

Un choque de Cola de Hierro, ambos parecían tener el mismo poder, sus miradas mostraban un gran esfuerzo para ganar terreno, los ojos de Pikachu y los de Raichu palpitaban de tanto esfuerzo, ninguno de los 2 cedió hasta que una sonrisa se mostró en Raichu, al parecer cayó en su trampa, al estar tan cerca de su oponente pudo recargar su Mega Puño y darle con todo su poder.

Pudo resistir, esa es la buena noticia pero la mala es… ¿Como logrará vencerlo antes de que termine el tiempo? A distancia con pura Electro Tela no es lo más efectivo, ataque rápido tal vez aunque no podría hacerle tanto daño como quisiera, Cola de hierro es su mejor opción, aunque eso implique acercarse mucho a el, combinar ataque rápido con cola de hierro, sólo tiene que esperar el momento indicado para hacerlo.

Pikachu lanzó otra Electro Tela, sólo que Surge ya esperaba eso, para evitar el mismo problema ordeno esquivar el ataque. Ahora ya no puede usar la distancia a su favor, hay que acercarse, puede ser peligroso pero no había otra opción. -¡¡Pikachu Atactrueno!!- El potente rayo se acercó hacia Raichu

-¡Usa Trueno!- Como es de esperase el Trueno fue más potente, agarró más terreno y se deshizo por completo del rayo impactando en Pikachu, aunque en parte eso fue beneficioso, el Trueno lo dejaría un poco agotado, la potencia de ese ataque tiene desventajas, -¡¡Usa ataque rápido varias veces!!.

Raichu no tuvo la oportunidad de esquivar, todos los golpes le daban, la velocidad de Pikachu es inmensa, golpe tras golpe, para ser más difícil la cosa, Pikachu usaba su ataque rápido alrededor de el, así que cada vez que volteaba para contrarrestar pikachu ya estaba en otro lado, la desesperación llegó en Raichu quien involuntariamente uso su Mega Puño para golpear el suelo.

-Salta pikachu y usa ¡¡Cola de Hierro!! -Mientras Raichu le daba una sacudida al suelo, no noto que su oponente estaba en los aires, Pikachu cayó a toda velocidad para darle con todas sus fuerzas.

Lo hizo le dio de lleno, aunque… Raichu aún no se rendía, se tambaleaba mucho pero su mirada demostraba coraje y ganas de seguir luchando.

-Raichu tranquilizate, eres un guerrero, no nos vencerá tan fácil -En el fondo Surge se preocupó por Raichu, ya dio un buen combate pero seguía luchando, y el tampoco lo haría.

Pikachu también estaba agotado, su respiración era más lenta y ya no podía moverse tan rápido debido al cansancio. Los 2 pokemon se observaron, sonrieron, ambos cerraron los ojos, parecía que caerían al mismo tiempo pero… -¡No te rindas!- Tanto Surge como Ash gritaron esa misma frase, eso provocó que ambos siguieran peleando.

-¡¡Trueno!! -Ordeno Surge -Esquívalo con ataque rápido -Ordenó Ash, Pikachu logró esquivar el ataque, Raichu ya estaba muy agotado, ya no podía seguir más pero el seguía de pie.

-¡¡¡Atactrueno Ahora!!!
El pokemon dio un gran grito y uso su poderoso relámpago para acabar con su oponente. Raichu no pudo más y cayó al suelo. El tiempo restante fue de menos de un minuto. El referí recitó lo siguiente.
-Raichu no puede continuar, el tiempo límite quedó en 48 segundos restantes por lo que el retador Ash es el ganador.

Por fin… el combate terminó, lo logramos, dimos todo de nosotros, nos esforzamos, aunque hubo miedo al principio, aunque hubo nervios antes de pelear, gracias a la motivación de ambos, pudimos vencer.

Surge se acercó al campo de batalla, abrazo a su Raichu, lo metió en la pokebola, se levantó y fue directo con Ash. ¿Enojado? No claro que no, disfruto cada segundo. -Te felicito Ash, a ti también pikachu, al vencerme tengo la obligación de entregarles la medalla Trueno, aquí tienen se la merecen.

-Muchas gracias Teniente Surge, ¡genial tenemos la primera medalla!
Luego de celebrar un poco, se despidieron de Surge no sin antes recibir unas últimas palabras del Líder. -Me agradó volverte a ver, continúen así, les deseo lo mejor chicos- Finalmente salieron del Gimnasio, felicidad es lo que sobra, aunque ahora mismo, el estado físico de Pikachu es lo importante, buscaron el centro pokemon y lo encontraron, no dudo un segundo más y entro a ese lugar.

Mientras ellos iban al centro pokemon, en otra parte de la ciudad, más específicamente en un restaurante, salió un joven chica, su vestimenta era un sombrero con un logo de una pokebola, una blusa color azul (Sin mangas), y una falda color rojo. Salió del restaurante luego de haber almorzado, se dirigía al centro pokemon.

Un poco más lejos de ella, una persona, el “espía” volvió con su rutina de vigilarla, nada fuera de lo normal, sólo que el ambiente se torno tenso, parecía que algo iba a pasar, el espía observo todo el perímetro pero no captó nada que le pareciera sospechoso, no se confió en ningún momento. Hasta que vio arriba de una casa, aquello que lo mantenía tenso, el responsable de todo, un soldado del Equipo Rocket.

En el techo de una casa, un joven vestido totalmente de negro, con un antifaz y con la letra R en su camisa, un secuas del equipo Rocket se encontraba haciendo de las suyas, robar pokemon y su víctima no era otra más que la chica que se disponía entrar al centro pokemon, si, esa misma chica que era observada por aquel espía es ahora la próxima víctima del soldado Rocket.

-Ella parece una novata, no creo que se de cuenta de mi presencia, debo ser rápido, esto será pan comido jajajaja.

Ese maldito, no pensará… -Los pensamiento del hombre le decían que tiene que entrometerse en esto, aunque pronto vería que no será necesario.

Nuestro héroe salió del centro pokemon, su pikachu aún no era curado, tardaría un poco así que decidió salir a tomar un poco de aire. Aunque algo llamo su atención, un grito de una mujer, miro a su alrededor y pudo percatarse de la chica de blusa azul, ella gritaba persiguiendo al lacayo del equipo Rocket, Ash reaccionó enseguida, fue corriendo a gran velocidad hasta estar a la par de la chica.

-¿Que fue lo que pasó? -Dijo Ash
-Ese sujeto se robó a mi pokemon- Contestó.

-Yo me encargaré de el descuida- Ash aumento la velocidad de sus piernas para ahora estar demasiado cerca del ladrón. El soldado se percató de la presencia del moreno, al principio lo ignoró pues no podía distraerse aunque de pronto se sintió presionado.

-Fuera de mi camino inútil- Fue en vano el grito, Ash no se detendría por nada en el mundo y lo demostró al lanzarse encima del ladrón haciendo que los 2 cayeran al suelo dando una que otra vuelta por la inercia.

La caída generó algunos raspones en la cara y brazos de nuestro héroe, mientras que para el Rocket por llevar puesto un uniforme que le cubría gran parte del cuerpo no salió nada lastimado. Los 2 se levantaron y sin previó aviso aquel ladrón dispuesto a terminar su labor, con gran furia tacleo al entrenador dejándolo caer de nuevo al suelo.

Una vez más se levantó esta vez algo enojado y siguió persiguiendo al miembro del equipo Rocket, este último ya entraba en desesperación, casi parecía un chicle que no se despegaba de su zapado, no tubo de otra y mando a uno de sus pokemon.

-Encárgate de ese entrometido Arcanine- Al instante que salió ese peligroso pokemon Ash reaccionó rápido y lanzó una pokebola, el pokemon que salió al rescate fue Krookodile quien encaró al Arcanine. Mientras esos 2 pokemon peleaban, sus entrenadores seguían en aquella persecución que parecía infinita.

A este paso seré el hazme reír, o me deshago de este chico YA o mejor dejo esto para otro día… hoy no fue un día productivo. Además sólo pude robar un solo pokemon, la chica sólo guardaba una pokebola -Que desperdició- El soldado dejo de correr y volteó para apuntarle a Ash

-¡¡Escucha!! Espero no vuelvas a entrometerte en los planes del Equipo Rocket, sólo por hoy te dejaré en paz, ¡Toma! -De inmediato lanzo la pokebola que robo, Nuestro héroe quedó un poco sorprendido por la acción del ladrón, le devolvió lo que hurto sin ningún inconveniente.

Acto seguido, el Arcanine dejo de pelear y huyó del lugar para ir con su entrenador. El soldado se subió encima de su pokemon y se largó de aquel lugar. Ash suspiro pues todo había acabado, regresó con Krookodile y justo en ese momento llego la chica.

-Oye ¿estas bien?- -Claro, ¿a donde se fue ese ladrón?- -Tranquila se fue pero pude recuperar a tu pokemon- Dijo Ash mostrando la pokebola de la chica. Esta última la agarró con mucha felicidad, ella pensó que lo perdería para siempre, le agradeció al moreno por la ayuda brindada hasta que noto los rasguños y moratones que tenía.

-Oh no, yo te provoque eso, tranquilo te ayudaré.

-¿Que? ¿Esto? No te preocupes yo sólo… -Reaccionó un poco nervioso por la amabilidad de la chica, el se sentía bien no era para exagerar. Luego de guardar a Krookodile en su pokebola la chica le pregunto algunas cosas.

Lo típico, cual era su nombre, el contesto y pregunto lo mismo, a lo cual la respuesta fue -Mi nombre es Leaf, vengo de ciudad verde y este es mi pokemon Charmeleon- Lanzó la pokebola de la que salió dicho pokemon saludando y agradeciendo que lo hayan rescatado.



Atrás de un árbol, el hombre que vigilaba a la chica se le noto una cara de satisfacción pues el Equipo Rocket huyó del lugar aunque luego de que noto a Ash su cara se torno furiosa, pues nadie debía acompañar a Leaf, se alejó para no ser descubierto y se mantuvo a la distancia. Recibió una llamada e informó lo ocurrido.

-Quien lo diría… ya sabes que hacer, llama a Jonathan ella no debe estar con alguien más, seamos pacifistas no quiero problemas, adiós…

Ash finalmente ganó su primera medalla de gimnasio, pero un pequeño encuentro con el Equipo Rocket lo dejo intrigado, ahora que conoció a esa chica hay algunas dudas.
¿Quien es Leaf? ¿Por qué la vigilan? ¿Quién es Jonathan? Puede que los problemas apenas empiecen, y muchas más por venir. Esto y mucho más en el siguiente capítulo nos vemos!!! SALUDOS!!! :D
Entrenador Pokemon en busca de la Perfección y diversión.
Responder
#13
Bueno, Ash barrió el suelo con Surge sin mayor problema, aunque estos nuevos personajes efectivamente traen varias incógnitas.

Me huele a que Jonathan es alguna clase de matón, y Leaf alguna clase de cómplice o conocida.
1
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)