Oneshot- La Pluma de Skarmory

ExtensiónOneshot
FranquiciaMystery Dungeon
GéneroAcciónAventura
Resumen

Un pequeño Seedot, motivado por darle un presente a su hermano mayor, se encuentra en un serio problema. ¿Logrará salir sano y salvo?

#1
El Monte Acero era un lugar muy hostil. Las paredes de los inmensos pasillos de las cavernas estaban recubiertas de piedras con aspecto metálico, haciendo honor a su nombre. También se encontraban muchas subidas empinadas y precipicios donde no se podía llegar a ver el fondo, gracias a la niebla que sumaba más al ambiente peligroso. Y para terminar, estaba habitado de Pokémon con aspecto y comportamiento muy hostil, entre ellos se destacaban los Beldum, Metang, Steelix y Aron, entre otros. Y al tratarse de un lugar muy alto, también se podía divisar nidos de Fearows y Spearows que atacarían a cualquiera que osase pisar sus inmediaciones.

Pero sin dudas, el lugar más peligroso de todos era la cima, dónde vivía una criatura dominante, el cual podría llegar a causar serios daños al pobre desafortunado que entrase en su territorio.

Desafortunado era el pobre Seedot, que se hallaba en ese lugar. Se encontraba en frente del Pokémon dueño de la cima, de un color plateado brillante que se podía ver aún con la niebla del monte, el cual tenía desplegada sus alas y en una posición dispuesto a atacar, y por detrás, un abismo sin fondo que no sabía cuán profundo era. La semilla caminante se encontraba muy asustada, miraba con ojos de terror al gran plumífero plateado y pensaba en el fondo que fue un gran error haber venido sólo por una pluma de este feroz ser, como si fuese a poder sacarle esta de manera sencilla. Quizás jamás pensó, en parte cegado por el deseo de darle un presente a su hermano mayor, que podría ocurrir esto.

Skarmory, con un tono muy desafiante, le dice a Seedot:

–¿Qué haces aquí debilucho? ¿Acaso tus padres no te han dicho que este no es tu patio trasero?

–Yo sólo, yo sólo… –Intentaba responder de manera entrecortada Seedot, sin poder terminar su oración.

–¿Te consume el miedo? Qué lástima. –Decía con un tono burlesco Skarmory – No me apiado de aquellos que ignoran las advertencias. Me sorprende que hayas llegado a la cima, ¡pero es aquí donde tu aventura termina!

–¡No! ¡No vine a causar problemas! Yo sólo quería…

–¡Silencio! ¡Espero que estés listo para conocer el fondo del abismo! –Interrumpía el ave plateada.

El ser alado de color plata se preparaba para embestir al pobre de Seedot y así tirarlo hacia el vacío. Sin embargo, el pequeño avistó algo por atrás de la gran ave acercándose a toda velocidad, entonces reaccionó y se tiró a un costado. Skarmory no entendía porque hizo eso pero se dio cuenta que él vio algo, así que dio media vuelta para ver que era. Un dragón de color anaranjado se acercaba a toda velocidad hacia donde estaba Skarmory. Si bien este quiso reaccionar para esquivarlo, la rapidez del gran Pokémon que se acercaba logró alcanzarlo y lo embistió de tal manera que mandó a volar al ser plateado hacia el abismo. Si bien quedó aturdido por el golpe, el ave plateada logró reaccionar y emprendió vuelo hacia la cima de vuelta, con una mayor furia de la que tenía antes, pues no iba a dejar que su territorio sea tomado, o al menos eso él pensaba que ese dragón intentaba hacer.

Seedot se quedó mirando al monstruo anaranjado. Se trataba de Dragonite, líder de uno de los equipos de rescate más famosos de la región. Quedó maravillado ante tal muestra de poder, pero antes de poder decir siquiera alguna palabra, se asustó al oir un gran alarido proveniente del Pokémon embestido. Volvió a ver hacia donde estaba el abismo y quedo petrificado al ver como Skarmory ascendía nublado por la ira y la rabia. El de las alas plateadas tenía sus ojos puestos en el dragón.

–¿Cómo te atreves a atacarme de tal manera? Si quieres mi territorio, ¡Tendrás que hacer algo más que eso! –Exclamaba Skarmory, ya en posición listo para devolverle el golpe a Dragonite.

–Skarmory, ¿Piensas que todos quieren tu territorio? ¡Déjate de tonterías! ¡No puedes ser tan cobarde para atacar a un Seedot! –Respondía Dragonite

–Cualquiera que entre en mi territorio es un enemigo, eso ya lo deberías saber. Y ya que tú estás aquí… ¡También eres uno! ¡Prepárate para ser aniquilado!

Dragonite entendió que no podía hacer entrar en razón a Skarmory, así que no tuvo otra opción que prepararse para luchar. El ser plateado extendió sus alas de lado a lado y estas comenzaron a brillar, para embestir con un ataque de ala de acero, y luego se echó a toda velocidad hacia donde estaba el dragón. Pese a que fue con gran velocidad, Dragonite era mucho más rápido que él y pudo esquivarlo yendo hacia arriba. Acto seguido, lo atacó por atrás nuevamente pero esta vez con un muy cargado Puño Trueno. Skarmory al ser muy débil contra los ataques eléctricos, el puñetazo le causó mucho daño y cayó violentamente hacia el suelo. El pequeño Seedot estaba a lo lejos viendo toda la escena y se quedó más maravillado aún con el despliegue de fuerza de Dragonite. El dragón naranja se volteó a ver al niño con forma de semilla.


–Oye tú, ven y súbete a mi lomo –Le pidió Dragonite.

–¿Yo? Pero tengo que buscar algo primero. –Le respondía tímidamente.

–¿¡Qué!? ¡Ese Skarmory casi te mata y quieres seguir aquí! ¡Ven por el amor de Arceus! –Le exclamó Dragonite con un tono muy molesto.

–Pero es algo muy importante para mi hermano mayor.

–Tu hermano mayor está ahora mismo con un ataque de pánico esperándote a ti. Teme de que no vuelvas más, así que súbete ahora mismo, ¡Por favor! –Le suplicaba Dragonite.

–¿Mi hermano está esperándome? ¿Pero cómo…? –Se preguntaba Seedot.

Unos ruidos de gruñidos entremezclados con quejidos se habían empezado a escuchar. Era Skarmory que trataba de reincorporarse ante tal golpe que recibió. Dragonite giró su mirada hacia el ave malherida.

–Quédate donde estás, no quiero seguir lidiando contigo. –Le advirtió Dragonite. –Seedot y yo no tenemos más asuntos que resolver contigo.

–Nadie... tomará… mi… cima… –Jadeaba Skarmory.

–¡Hmph! ¡Nadie quiere tu cima! Nos largamos de aquí.

Dragonite tomó a Seedot con sus extremidades delanteras y se lo llevó volando de ese lugar, mientras el derrotado Skarmory miraba al par de Pokémon desapareciendo entre la niebla.

El viaje no tomaría más de cinco minutos hacía la base del monte, pero el gran rescatista igual le preguntaría un par de cosas al pequeño.

–Dime, Seedot. ¿Qué demonios hacías en un lugar como ese?

–Pues, sólo buscaba algo para mi hermano. Perdón, no debí haberme metido allí –Respondía Seedot de manera muy apenada.

–¿Qué es lo que tanto ansías darle a tu hermano? ¡No creo que él haya autorizado tal barbaridad! –Exclamó Dragonite, muy indignado.

–No, yo vine por mi cuenta. Quería regalarle una pluma de Skarmory a mi querido hermano.

–¡Pero hay plumas de Skarmory en la tienda del pueblo!

–Esas no son reales, ¡Yo quería una auténtica pluma de Skarmory!

–O sea, que tú, querías arrancarle una pluma a una criatura que estuvo a punto de aventarte al vacío.

–¡Es que no sabes lo importante que es para mí!

–Y dime, ¿Qué es lo importante que tiene una pluma de Skarmory y porqué se la tienes que dar a tu hermano? –Preguntaba Dragonite

–Mi hermano Nuzleaf siempre ha cuidado de mi desde que nuestros padres desaparecieron. No sé qué pasó con ellos pero yo me sentía muy triste. Lloraba todos los días –Contaba Seedot de manera muy apenada. –Pero mi hermano siempre estuvo ahí para cuidarme, para alimentarme, para llevarme a la escuela, para jugar conmigo…

–Lo siento por tus padres pequeñín, y me da orgullo saber que tienes un hermano que se preocupa tanto por ti. ¿Pero por qué la pluma de Skarmory?

–Mi hermano me contaba historias de que en nuestra especie antes se dividían todos en tribus; de hecho algunos de nosotros todavía sigue haciéndolo –Explicaba Seedot con un tono ya más calmado– Y los líderes de esas tribus eran unos Shiftry muy fuertes, los cuales portaban un collar con una pluma de Skarmory que ellos obtenían de batallas contra ellos. Era una manera de mostrar poder y liderazgo. Y yo… –Seedot empezaba a lloriquerar de vuelta– Amo mucho a mi hermano y quería hacerlo sentir fuerte por todo lo que hizo por mí, así que me adentré en el monté ya que pensé que podría encontrar una pluma de Skarmory tirada… sólo para encontrarme él… perdón. –Decía el pequeño de manera apenada y llorando.

–Es muy noble lo que has querido hacer Seedot. Pero no debes arriesgar tu vida así. Aparte tu hermano no necesita ninguna pluma ni nada raro para demostrar que lo quieres. El con solo ver tú sonrisa todos los días ya les es suficiente, aparte… ¿No crees que se sentiría mal si se entera que ya no estás más?

–Pues sí… tienes razón… gracias Dragonite por salvarme.

–No me agradezcas de nada pequeño –Respondía Dragonite con una sonrisa –Pero no cometas algo así de vuelta. Me molesta mucho tener que ir a rescatar Pokémon de ese lugar. No es porque en sí me moleste, sino porque algún día ni yo, ni mis compañeros ni ningún otro equipo de rescate estará presente en ese lugar y podría ocurrir una tragedia. Ese Skarmory no entiende de razones. Que suerte que los Pelipper del servicio de cartas te vieron entrando al Monte Acero para luego darle aviso a tu hermano y que éste me pidiese ayuda. Si no fuera por ellos…

–Perdón… –Suspiraba Seedot.

–¡Mira! Ya estamos cerca.

Mientras el dúo se acercaba a la base de la montaña, los compañeros de Dragonite -un Metagross y un Tyranitar- se encontraban abajo vigilando la entrada al monte para que nadie entrase. Con ellos, estaba Nuzleaf llorando de la felicidad al ver a su hermano menor en brazos del dragón.

Seedot sabía que recibiría un regaño por parte de su hermano mayor por haberse metido a un lugar tan peligroso, y en parte se sentía decepcionado por no tener la pluma que tanto deseaba. Pero al final, las palabras de Dragonite le hicieron entender que él era la muestra de toda la nobleza y bondad de Nuzleaf que tanto Seedot quería recompensar.
2
Responder
#2
Por extraño que parezca, acabé sintiendo simpatía por el skarmory. I mean, ese deseo de proteger lo que es tuyo y esa determinación de seguir luchando... creo que es bastante comprensible aún si de algún modo funge como antagonista. Dejando eso de lado, el mensaje de que ponerte en riesgo puede lastimar a los que quieres y que las personas que quieres valen más que los objetos está muy lindo. Also, algunas de las descripciones me molaron mucho.

Tres en línea relativos a cuevas. Vamos bien, vamos bien...
[Imagen: JCEDJoJ.png]
1
Responder
#3
Pobre Seedot, pero bueno, as son las cosas. Uno solo tiene buenas intenciones con lo que desea hacer, pero no toma en cuenta el riesgo enorme que conlleva.
1
Responder
#4
Aveces el amor nos hace hacer estupideces, una simple muestra de amor hace mucha la diferencia pero que bueno que nuestro protagonista semilla logró darse cuenta que no necesita nada material.

Dragonite el salvador de todos, nah que bueno que le dio una paliza a ese cabeza hueca de skarmory, en un principio no debió ser tan malo pero bueno eso nos demuestra que existen personas la tercas que una mula.

Estuvo bonito de leer, amor entre hermanos. Salu2!!!
Entrenador Pokemon en busca de la Perfección y diversión.
1
Responder
#5
¿Qué puedo añadir que no hayan dicho ya? Bueno sí, dragones (?)
Cuando el amor fraternal se apodera de uno, le lleva a hacer estupideces aunque tengan buena intención. Pero como se demuestra el amor es con cosas inmateriales.

Bonito oneshot
Hic sunt dracones

[Imagen: coURMrK.gif] 
Mostrar Valora

1
Responder
#6
Es extraño ver a un seedot y a sus evoluciones en un fanfic, y es una verdadera lástima. Al ser esta la primera vez que leo sobre este pequeño, me sorprendió la determinación y coraje que puede tener uno de ellos por demostrar afecto a uno de los suyos. Su apariencia y porte lo hacen parecer una criatura con pocos dotes de entedimiento, más historias como estás ilustran con verdad el mundo, la sociedad, la biología, y cada una de las habilidades unicas y diversas que tiene cada uno de estos pequeñines.

Te felicito, estuvo muy bonito
1
Responder
#7
Dicen que el camino al infierno esta lleno de buenas intenciones. Estos niños metiendose en problemas a cada rato, lo que me pregunto es como le hizo para llegar hasta arriba el solito XD
Master Weasel. Es esa sombra extraña que te sigue en la cueva 
1
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task