Oneshot- Farsante

ExtensiónOneshot
FranquiciaAnipoke
GéneroDramaSuperación
Resumen

Song-fic doble. Participante de Soul Histories. Alta paja escribir un resumen después edito chau

#1
Farsante

Mostrar

Sacos multicolores y vestidos estrambóticos era todo lo que veía en aquella cena. Tanto ella como Palermo y su grupo eran prácticamente invitadas de honor a aquella gala que, bajo la excusa de festejar un nuevo aniversario del día en que la primera Reina fue coronada, trataba de captar la atención de la mayor cantidad posible de patrocinadores.

Su aclamada mentora había hecho su trabajo como productora de una forma infalible. Hermosas, silenciosas y educadas, las chicas de Palermo eran como muñecas de juguete en un expositor. Elegidas individualmente debido a su potencial belleza de cuando eran sólo unas niñas, el ojo experto de la antigua Reina no le había fallado ni una sola vez en todos estos años.

Pokémon disfrazados con atuendos incómodos que hicieran juego con los vestidos de sus entrenadoras. Comidas de porciones pequeñas y nombres extravagantes. Se encontraban en una fiesta privada de la cima de la sociedad, aclamados por la gente común que solo quería adorarlas como si fueran lo que su título implicaba. Miembros de la realeza.

Numerosas capas de maquillaje, joyas reales y de fantasía. Delineadores y sombras de ojos de colores, pestañas postizas exageradas, pintura de labios de color intenso y brillante y tacones aguja para dar más altura. No era nada más que eso. Una fiesta de farsantes.

Su corazón llevaba tratando de mostrarle aquellos sentimientos desde hace años, pero ella había decidido ignorarlos por simple sensatez. Siendo una novata, habiendo empezado tarde y a tropezones, su supuesto “talento innato” la había llevado a la cumbre a una velocidad excepcional, llegando disputar la corona en tan solo un puñado de meses. La productora más conocida de la región la había invitado a su grupo a pesar de sus múltiples negativas, para finalmente seguir sus consejos.

Se había comportado como una estúpida, casi pasando por alto la oportunidad de su vida a cambio de un par de meses de aventuras con sus nuevos amigos. Fue afortunada de haberse dado cuenta a tiempo. De haberse escapado de aquellos días de casi irreal felicidad para continuar con aquello que se había propuesto. De haber tomado ese avión a Hoenn y dejar todo atrás.

Era lo que ella había decidido, sin embargo no podía evitar sentir una punzada en el pecho cada vez que trataba de recordarlo. Algo en ella estaba a punto de romperse, pero no podía hacerlo, no: debía mantener la etiqueta si quería continuar en ese mundo. Atraer la mirada de la mayor cantidad de gente que estuviera dispuesta a apostar su marca y su dinero en su nombre y su belleza.

Quizás era un simple capricho del destino que fuera un exquisito y carísimo vino espumante su despertar. El entrechocar de dos copas de cristal resonando entre sí con un agudo y tintineante sonido, el movimiento de la efervescencia incapaz de mantenerse en el recipiente y deseando escapar al exterior. El líquido, casi tan frío como los cubos de hielo que se revolvían en su interior.

No podía mantener más esa mentira. Tenía que huir de allí antes de que estallara. Pudo notar la mirada de Palermo clavada en su espalda mientras salía de la línea apresuradamente, pues a esa mujer no se le escapaba nada. Sus lecciones nunca le habían enseñado a correr con tacones de punta, por lo que tuvo que alejarse lo suficiente de la sede del evento antes de poder deshacer las hebillas que ataban sus pies a aquel doloroso calzado sin que nadie la viera.

De sus labios salió un suspiro entrecortado al poder apoyar las plantas de sus pies descalzos en el tibio cemento de la calle. Una mixtura entre una risa de alivio y un gemido de angustia, mientras se esforzaba por prohibir a su rostro de mostrar sus confrontados sentimientos. De permitir que las emborronadas luces de la metrópolis que dejaba pasar a toda velocidad le mostrara la realidad de sus acciones.

Corriendo en dirección al puente que daba a las afueras de la ciudad, una enorme alarma roja le advirtió de las consecuencias que tendrían sus acciones. Un sol de atardecer, tiñiendo las nubes de color rojo en un panorama tan hermoso como aterrador. No quería seguir con esto. No quería saber más nada.

Dos zapatos de punta se dejaron llevar por la corriente del agua en una decisión que duró un instante, pero que debería haber realizado hace años. Hundiéndose lentamente en ríos de lágrimas que ya no era capaz de llorar. Pero escapar no sería tan sencillo.
 
Nunca era fácil, y su madre se lo había dejado claro.

—¿A dónde crees que vas?

Quería correr, pero aquella mujer siempre había logrado que encontrara las respuestas a las preguntas que rondaban en su atormentada cabeza. Debía plantarle cara, como había hecho cuando era una niña en aquel rancho de Skiddo.

Llevaba casi diez años metida en aquel colorido mundo del espectáculo. Y sin embargo, aún no había encontrado su vocación. No sabía que es lo que buscaba, pero sí lo que no quería.

—No puedo seguir. No quiero terminar así.

El rostro de su mentora se curvó en una triste sonrisa. Ambas sabían de qué estaba hablando, pero ella se lo haría decir en voz alta.

—¿A qué te refieres?

En una posición demasiado alta, era normal que los sentimientos salieran a la luz de vez en cuando, a pesar de lo mucho que intentara ocultarlo. Y de la misma forma que ella nunca les había quitado un ojo de encima, ella había aprendido más de lo que necesitaba.

Palermo era una mujer solitaria. Le encantaba recordar el pasado en el que ella era Reina, y odiaba los escenarios por devolverla a una realidad que ya no era posible. Amaba a sus alumnas como hijas propias, pero se había colocado en un escalafón tan alto desde el comienzo que se había vuelto inalcanzable para el resto. Incapaz de encontrar el amor y poder formar una familia. Atrapada en su propio sueño hasta el día de su muerte.

—Sé que mira con anhelo sus recuerdos de cuando era más joven. Noto cuando usa una capa más de maquillaje para ocultar que ha estado llorando la noche anterior. Percibo su perfume con más fuerza luego de que haya tomado para abandonar sus frustraciones, y oigo el resentimiento en su voz cada vez que tiene que hablar de temas relacionados con el espectáculo. Ama su trabajo, y lo odia por esa misma razón. Y no quiero terminar como usted.

Esperaba que Palermo se enojara. Que tratara de contradecirla, o al menos que se sorprendiera. Pero en su lugar, la mujer solo sonreía. Sus ojos azulados se mezclaban con el rojo del sol vespertino, mientras la observaba con tristeza y un poco alegría.

—Siempre has sido muy directa en decir lo que buscabas en esta vida, Serena. Realmente eres una chica increíble. Por eso creo que es momento de que te escuches a ti misma por una vez.
 
“Cierra los ojos, y presta atención a tu propio corazón.”
 
.
 
.
 
.
 
Su Eevee danzaba felizmente en la pequeña roca plana que había en medio de aquel campo de rosas. Quería que confiara en ella. Anhelaba llevarlo a la ciudad y mostrarle su sueño a todo el mundo. Quizás recién hubiera comenzado, pero tenía muy claro lo que quería. Iba a convertirse en la Reina de Kalos.

“¿Estás segura de eso?”

Apoyada contra un árbol, una mujer de pelo castaño la observaba con melancolía. A pesar de sus hermosas facciones, su rostro denotaba una profunda tristeza que no trataba de disimular en absoluto. Sus rasgos se le hacían extrañamente conocidos, como si se tratara de un familiar de la que nunca había oído.

“Algún día, la ilusión por pertenecer a ese mundo se desvanecerá.”

Podía oírla hablar, pues era su mente la cual proyectaba esos pensamientos, pero de su propia boca no salía ninguna palabra, incapaz de saber qué hubiera dicho. Eran dos personas en una, unidas por un sueño y tratando de desenredar su propio futuro.

“En el final terminarás sola, con todos adorándote y sin nadie que te quiera. Porque es el destino de una Reina.”

A veces era ella quien se observaba de adulta, y en otras se encontraba parada frente a ella de niña, con un futuro incierto por delante y una sencilla corona de flores en las manos. No le daría ninguna respuesta que no supiera, pues ya lo había vivido.

Y a pesar de eso, había olvidado la pureza de su corazón. Una sonrisa inocente que le regaló en aquel campo de esperanzas, mientras se ponía en puntas de pie para colocarle aquella corona en la cabeza.

—¡Supongo que buscaré otra cosa que hacer! Después de todo, cuando sea grande no quisiera terminar así.

Trató de sujetar las manos de su pasado, pero estas la habían dejado atrás hace años. El campo de rosas se desvanecía frente a sus ojos, dejando a luz un firmamento de nubes carmesí. Y en frente de ella, dos orbes como irises reflejaban los suyos del mismo color, que lentamente borraban la imagen al cubrirse de aquellas lágrimas que creyó había enterrado hace años.

—Desearía que alguien me hubiera hecho escucharme a mí misma cuando tenía tu edad. Aún no es tarde para ti.
 
Todavía estás a tiempo para cambiar.


Notas Finales: Fizz, de Babasónicos.

Fizz habla de un mundo superficial, de una sociedad que alimenta el esnobismo y de una persona que finalmente descubre lo que es en realidad y carcomido por su propia conciencia “huye” al otro lado. De alguna forma, escapa de lo material y escucha a sus sentimientos. El ambiente está más que claro. Fiestas de la alta sociedad y una persona que quiere cambiar. Serena encajaba perfectamente en esta canción, en parte a todo el tema del espectáculo y las fiestas privadas y la belleza material, y por otra parte debido a que en la serie, decidió enfrentar a su madre para que la dejara seguir su propio rumbo. Tiene sentido que después de unos años, la indecisión que tenía de niña vuelva y trate de cambiar su inevitable futuro una vez más.

Siento que este fic tiene muchos aspectos de los que me emociona escribir. Escribir sobre simbolismos, conflictos personales, aprensión emocional y tratar de dar un mensaje positivo o  moraleja que deje un buen sabor de boca es el sentido que quiero darle a mis historias.

Pero mi parte favorita, sin duda, es darles una vuelta creativa para sorprender al lector. Y esta no es la excepción. Para quien lea esto, una vez haya terminado, quiero presentarle esta nueva canción, y que la escuchen con mucha atención.

 


Esta es la verdadera canción en la que está basado el songfic – la verdadera protagonista de la historia. Una canción que en principio parece dedicada de parte de Serena a Palermo. Cuando escuché esta canción de chica, pensé que estaba dedicada a tus padres. Que era una canción de rebeldía hacia los adultos, para mostrar un espíritu adolescente libre y lleno de felicidad.

Escuchándola hoy en día (y en parte gracias a los comentarios de YT), me di cuenta que el significado es otro. La canción va dedicada a uno mismo, así como Serena se escucha a sí misma de niña, deseando que cuando sea mayor, no se encuentre tan triste como ahora. La canción es un mensaje de esperanza, un llamado a la gente que ha perdido la inocencia y la alegría de cuando eran niños, y dejándoles en claro que aún no es muy tarde para cambiar.

Pero entonces, ¿Por qué Fizz fue la canción que elegiste como principal? ¿Era simplemente para poder decir “jaja baiteados, acá esta la verdadera”?

¡No! Elegir una canción falsa es también parte del significado de la verdadera canción. Citando a Roberto Musso: "Me interesaba que en Cuando sea grande, que tiene un tono tan emotivo y sincero hubiera un efecto como el Autotune, que es una gran mentira. Incluso está exagerado como para que se note bien. Los paralelismos y los contrapuntos, de todas maneras, no son nuevos en la metodología del Cuarteto de Nos".

“Cuando sea Grande” tiene el objetivo de actuar como una gran mentira, una fachada que cubre el verdadero significado de la canción. Fizz no está ahí porque sí. Me esforcé en usar todos los paralelismos que pudiera con esa canción, como si realmente fuera la verdadera participante.

Desde la “fiesta de farsantes” en la cena de gala para conseguir patrocinadores hasta la “espuma social” en el champagne. Elementos como el suelo de cemento, el puente, los taco aguja, y la corriente de agua también están presentes de forma más física y no tan metafórica como en la canción – así como la “sangre tibia en el paisaje” para simbolizar el atardecer. Sin embargo, “estar del otro lado”, “su conciencia la atormenta y huye”, “y no hay marcha atrás” hacen referencia a las acciones de Serena al escaparse del lugar.

Y en un momento, la historia llega a un respiro. “No quería seguir con esto. No quería saber más nada.” Ese es el punto de corte en el cual la verdadera canción entra en juego. Así como Serena deja la farsa atrás en la historia, la canción falsa también se queda atrás. Esa era la intención de cubrir el doble sentido de “Cuando sea Grande”, y lo que quise replicar en este fic.

Fizz se encarga del aspecto material: escenarios, simbolismos, y descripciones.

Cuando Sea Grande se encarga del aspecto sentimental: emociones, conflictos y personajes.

La gracia de la historia es que es una vuelta escondida dentro de otra vuelta. La primera es que la canción original (Fizz) es falsa. La segunda es que el significado inicial de “Cuando sea Grande” (dirigida a tus padres // de Serena a Palermo) no es el verdadero, sino que esconde otro (dirigida a uno mismo de grande // de Serena chica a Serena adulta).

Los colores tampoco están “porque sí”: el rojo (en el cielo y las flores) simboliza la pasión y deseos, pero también fuego y dolor. El azul (en los ojos de ambas) simboliza anhelo y melancolía, pero a la vez comodidad y tranquilidad.

Para terminar y como último detalle por leer todo esto, el fic está lleno de referencias a otros artistas de los 2000 que también escuchaba cuando era chica, a pesar de que estas no tienen ninguna relación con la historia en sí, quise dejarlas a modo de homenaje.

Copas entrechocándose: https://www.youtube.com/watch?v=H_u5KSmdtwg
Corriendo descalza: https://www.youtube.com/watch?v=eCna-hsmGUY
Campo de rosas: https://www.youtube.com/watch?v=nYnLVWXmRm8
Pues ya lo había vivido: https://www.youtube.com/watch?v=wZHKL6VUQQA
Responder
#2
Uno en ocasiones se llega a cuestionar si vale la pena echarse para atrás con los caminos que toma en su vida, incluso aunque dichos caminos muestren su verdadera cara, pero sé que Serena sonreirá al final.

Lástima por Palermo, tho.
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)