Fanfic - Robo

#1
Robo

Nunca esperas que te pase a ti. Es la clase de cosas que pasan a otros; lo ves en la tv, escuchas de algún conocido al que le pasó, pero antes de darte cuenta, eres tú quien ha sido forzado a tener un duelo con la muerte.

Tres turnos, y tus puntos de vida han sido cortados a la mitad. Tres turnos en los que has jugado a ciegas, sin siquiera saber el nombre de tu oponente, rezando en silencio porque no sea quien crees que es. Tres turnos en los que ha reunido recursos en su mano y ahora los despliega en el campo con todo su poder.

La bestia blanca de las alas traslúcidas: Clear Wing Synchro Dragon. Con nivel 7 y apenas 2500 puntos de ataque, ha negado tus efectos en cada oportunidad, impidiendo que puedas contraatacar sin siquiera saberlo y ganando fuerza cada vez que lo hace.

La bestia negra con los colmillos de la revolución; Dark Rebellion Xyz Dragon. Rango 4, mismo ataque, que ha robado tus energías y ahora ostenta unos inalcanzables 4500 puntos de ataque. No lo esperabas, pero se unió a la batalla todos modos y antes de atreverte a hacer algo tienes que encontrar una forma de protegerte porque puede acabar contigo de un solo golpe.

La bestia púrpura, la voraz selva carnívora; Starve Venom Fusion Dragon. 2800 puntos de ataque y nivel 8. Capaz de robar tu fuerza, capaz de tomar el control de tus efectos. ¿Por qué todos son iguales? ¿Por qué todos te ponen en tu contra y hacen que te golpees a ti mismo? Porque él lo hace, porque son sus efectos. Porque el oponente crece dentro de ti y se esparce incontrolable, indetenible, como el aliento mortal de Starve Venom, como los iracundos colmillos de Dark Rebellion, con el rugido ensordecedor de Clear Wing.

Y junto a ellos, el monstruo escarlata de ojos anómalos; Odd-eyes Pendulum Dragon. Nivel 7, 2500 puntos de ataque. El más débil de los cuatro, el que fue invocado de modo normal, el único que no tiene una evolución directa. Y aún así, el más peligroso.

En tu campo, la solitaria "Canjear" con la que no pudiste engañar a nadie. Sus puntos de vida intactos. En tu mano: La Piedra Blanca de los Antiguos, Ola de Blanco y Negro, y el monstruo cantante Delta Wing. Ni siquiera puedes hacer una invocación de sincronía con ellos, y aun si pudieras, no podrías pasar por encima de sus cuatro monstruos. Usar cualquiera de los dos como defensa sólo . La única esperanza que queda es que empieza tu turno, y que tu próxima carta lo valga.

La mano sobre el deck. Deslizas tus dedos tratando de controlar el temblor, consciente de que podría ser tu último robo.

—De mi mano activo la carta mágica: Cartas de la consonancia. Así, descarto de mi mano la Piedra Blanca de los Antiguos para robar dos cartas:

A tu mano llega una carta trampa: el Agujero Taquiónico del Caos. Y también un monstruo, el único que puede poner en marcha tu juego.

—Removiendo del juego mi Piedra Blanca de los Antiguos, puedo recuperar del cementerio al Dragón Blanco de Ojos Azules.

Y ahora, tu carta boca abajo cobra vida.

—Activo mi carta mágica Canjear; descartando a mi Ojos Azules para robar dos cartas más.

Retorno de los Señores Dragón. Honesto. Una sonrisa tímida se atreve a surcar tus labios. Tal vez puedas hacerlo. Tal vez tienes esperanza.

—Remuevo del cementerio mi Ojos Azules para invocar de modo especial a Dragón Negro Colapserpiente. E invoco de modo normal a Delta Flyer.

Dos dragones, una veloz criatura que surca los cielos y una bestia violenta encarnada de un agujero negro. El dragón celeste envuelve al dragón cósmico, incrementando su nivel, y entrando en sintonía con él, trazando el camino para una invocación de sincronía. Para que el Dragón de Polvo de Estrellas alce el vuelo por el campo.

—Cuando Colapserpiente va al cementerio, puedo añadir a mi mano su contraparte. Y ahora activo el Retorno de los Señores Dragón para revivir del cementerio al Dragón Fotónico Ojos de Galaxia.

La galaxia gira en la oscuridad, recuperándose de su previa caída. Ahora se funde con el polvo de estrellas acelerando más y más. Más allá de la velocidad de la luz, más allá de la barrera del tiempo para convertirse de nuevo en un número. Con el 107 brillando sobre sus escamas de acero negro, con sus ojos rojos reflejando la puerta a un nuevo mundo.

Es más fuerte. Tienes un turno. No puedes ganar aún, pero puedes pelear de vuelta. A tu orden, el dragón vuelve a su forma sellada, emitiendo una luz que cubre todo el espectro visible, sometiendo a los otros cuatro dragones a su dominio sobre el tiempo. Las alas de Clear Wing se apagan, los colmillos de Dark Rebellion decaen y su ataque vuelve a la normalidad. Con sus 3000 puntos, Tachyon Dragon se impone sobre el resto, y desplegando sus alas para volver a su forma completa, arremete de frente contra Starve Venom. El dragón púrpura cae indefenso contra su embestida, pero antes de desaparecer, extiende sus lianas venenosas para llevarse a su oponente consigo.

—Removiendo del cementerio mi magia Retorno de los Señores Dragón, puedo evitar la destrucción de mi Tachyon Dragon.

Tu alma y tu cuerpo se resisten a morir. Más aún, se levanta de nuevo con el brillo de una supernova, incrementando su furia y listo para pelear de nuevo. Con mil puntos más de ataque, dispara una ráfaga superlumínica contra el dragón de la rebelión oscura. Pero aún no has terminado. Aún queda algo en tu mano.

El blanco y el negro se propagan como ondas desde el orbe que rodea a tu dragón. Los mundos se superponen, las dimensiones resuenan entre sí y el dragón de las alas claras es desterrado al olvido.

La batalla ha terminado. Tu oponente aún conserva la ventaja con 6200 puntos, pero te has puesto al frente. Eliminaste a sus tres monstruos más fuertes y Tachyon Dragon domina el campo. Lo tienes bajo control. Si trata de destruirlo con efectos, tienes el Agujero Taquiónico del Caos. Si trata de superarlo por ataque, tienes a Honesto. Puedes pelear de vuelta. Puedes ganar. Puedes vivir para tener otro duelo.

¿De verdad es así?

¿Por qué tu corazón se detiene cuando declaras terminado tu turno?

¿Por qué Odd-eyes sigue en el campo? ¿Por qué no pudiste eliminar a todos?

Solo basta uno. Uno es suficiente para que recupere todo su poder. Es demasiado tarde. Fuiste demasiado ingenuo.

Tu oponente roba. Ahora tiene tres cartas. Descarta la primera para activar la segunda, y Clear Wing Synchro Dragon reencarna desde una Dimensión Diferente. ¿Por qué? ¿Por qué ella? No llamaría a Clear Wing a menos que pudiera darle uso.

Y entonces lo comprendes. Adivinas con horror cuál es la tercera y última carta de su mano.

El Espejo del Dragón.

El Supremo Rey Dragón, el amo de las cinco dimensiones, aquel que se alza sobre todos, capaz de contaminar todo, el enemigo silencioso que nadie puede vencer. Inconmensurable. Inalcanzable. Y tú creías tener una oportunidad. Te creías lo bastante listo para impedir su llegada.

Con su sola presencia, Tachyon Dragon y tu carta trampa desaparecen. Todo en tu campo desaparece. No hay planes ni estrategias. Ya lo tienes los medios para pelear. Nada que pueda protegerte de su furia. Y mientras carga su golpe final, te preguntas si pudiste hacer algo diferente. Si tuviste alguna oportunidad. Pero sabes que no es así. Tal vez ganar nunca estuvo entre tus cartas.
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task