Fanfic - [18+] [Lemon] (Zootopia - JudyxNick) Irresistible

Extensión
Extension larga
AdvertenciaOG
#1
El cielo ya se había oscurecido hacía horas. El ligero pero no por ello menos frío viento que anunciaba la llegada del invierno recorrió las diminutas mejillas de la oficial Judy Hopps al bajar del enorme autobús que recorría la ruta 28 hacía Wilderness, a unas cuantas calles de donde se encontraba su edificio departamental.

Habían pasado miles de años de evolución pero la pequeña coneja no podía evitar pensar de vez en cuando que la idea de hibernar no sonaba tan mal. Pasaría todo el día durmiendo cómodamente acurrucada a la enorme y adorable almohada en forma de zanahoria que Nick le había conseguido en el festival de la cosecha que, como cada año, se realizaba en su pueblo natal. Judy adoraba esa almohada, no por la forma que tenía ni por la adorable cara que tenía estampada en el frente, sino por todo lo que Nick se había esforzado por conseguirla.
Había gastado cerca de diez dólares en el juego de tirar las latas del Sr. Hoppers, su puntería era horrible, pero al último logró un tiro perfecto con solo uno de los tres intentos.

Judy se había perdido tanto en sus pensamientos que no se dió cuenta que estaba sólo a una calle de su hogar. No fue hasta que sintió una vibración en el bolsillo derecho de su abrigo que levantó la vista y miró hacia ambos lados antes de cruzar por la línea de peatones. Tomó su celular y sonrió de extremo a extremo al ver que tenía un mensaje:

— Hey, zanahorias, ¿Ya llegaste a casa?

Siguió su camino y respondió con una nota de voz:

— Aún no, ¿Por qué, preocupado?

Su tono fue burlón pero ligeramente seductor, era ya algo común entre ellos, y Judy se había notado haciéndolo hacía apenas unas semanas. Al principio todo era sólo en broma, pero algo dentro de ella sabía que sus intenciones iban más allá de eso. Habían pasado por tanto, claro, nada tan pesado como cuando detuvieron a la alcaldesa Bellweather y su plan para oprimir a los depredadores. Algo había crecido entre ellos, era la única forma en que podía describirlo para sí.

Sabía bien que aquello no podía ser, pero eso solo la hacía desearlo aún más. ¿Una coneja y un zorro? ¿Á caso se había vuelto loca? Tal vez, pero, por más cliché que sonara, estaba loca por Nick.

— ¿Qué si estoy preocupado? Para nada, sé que puedes cuidarte sola, tengo moretones que lo comprueban, hablando de eso, debes enseñarme a dar esa patada con volteretas.

El mensaje llegó casi al instante. Judy volteó los ojos y giró su cabeza de lado a lado en desapruebo.

— No puedo llegar a casa si sigues haciendo que me detenga a contestar, Nick.
— Si, si, ya sé. Responde cuando llegues, y abrígate bien, no quiero que te enfermes y me asignen a Ladríguez como compañero, siempre saca la cabeza por la ventana de la patrulla y escurre saliva por todas partes.

Judy soltó una carcajada y envió solo un par de emojis antes de guardar su celular. La enorme puerta de caoba frente a ella era señal de que ya estaba en casa, bueno, aún debía subir la escalera en dirección al tercer piso. Continuó su camino, desabrochando su grueso abrigo y abrazando el cálido sentimiento que cubría su cuerpo gracias a la calefacción del edificio. Saludó a algunos vecinos y por fin, al cabo de unos minutos, estaba frente a la puerta de su apartamento. Introdujo la llave, le dió vuelta y el candado se abrió al mismo tiempo que empujaba la puerta. Los hermanos Bargh discutían como todos los días pero ese día parecían un poco más tranquilos. Judy pensó que tal vez hoy podría dormir un poco más temprano así que sonrió y cerró la puerta con candado. Colocó las llaves dentro del platón que tenía en una pequeña mesa de madera justo a un lado de la puerta y prosiguió a colgar su bufanda junto a su abrigo. Estaba cansada, pero debía darse una ducha y cenar algo. No importaba el orden, solo quería hacerlo lo más pronto posible e ir a dormir. Desabrochó los primeros tres botones de su blusa antes de mirar su abrigo. «Nick» pensó, tomando rápidamente su celular y enviándole un mensaje.

— Ya estoy en casa, tomaré una ducha.

El zorro respondió casi al instante:

— Demasiada información, cariño.
— Solo la necesaria, cariño.

Judy soltó una risita y prosiguió a desvestirse después de dejar su teléfono en la cama. Primero la blusa, después su pantalón y antes de remover su ropa interior se observó en el espejo. Puso sus manos sobre sus caderas y levantó el trasero un poco, su esponjosa cola se irguió antes de dar un meneo juguetón pero incitante. Inclinó su cuerpo hacía el frente y guiñó su ojo derecho, sus pequeños y rosados labios juntándose, enviando seductores besos a su reflejo. Volvió a sonreír y se incorporó luego de que su celular vibró nuevamente. Lo miró, lo tomó de la cama y se dirigió hacia su ropero, abriendo las puertas de par en par.

— Como sea, mañana terminamos nuestro turno por la tarde. Es viernes, ¿Qué tal si vamos a tomar algo?
— Suena bien, ¿A dónde me vas a llevar?
— Todo depende de qué es lo que quieras beber.
— Cerveza.
— ¿Cerveza, en serio?
— ¿Qué, no puedo?
— No es eso, es solo, bueno, cervezas entonces.
— Tengo que irme, Nick.
— Oh, cierto. Nos vemos mañana, zanahorias.

Judy respondió solo con un emoji de corazón antes de dejar su teléfono en la cama y dirigirse a la incómoda regadera de su baño. Soltó un suspiro y lentamente deslizó sus bragas, dejándolas en el suelo después de patearlas hacia el cesto de ropa sucia. Tenía que lavarla pronto «tal vez el sábado» pensó mientras entraba en la ducha y cerraba la cortina.

Por alguna razón no paraba de pensar, incluso en el trabajo, lo que era malo, pero no podía evitarlo. Lo único que pensaba era en Nick y el debate interno en cuanto a sus sentimientos por él, era estúpido, pues estaba ya casi segura de que sí lo amaba. Su mano buscó a tientas la llave del agua caliente y exhaló profundamente en cuanto las suaves gotas comenzaron a empapar su pelaje. Aún con los ojos cerrados deslizaba sus manos por todo su cuerpo, sonriendo al sentir que todo estaba bastante bien proporcionado.

No era vanidosa, simplemente le gustaba verse y sentirse bien. A veces debía sacrificar el comer algunas cosas, pero no significaba que no pudiera consumirlas de vez en cuando. Sus manos se detuvieron en sus pequeños pero firmes senos. Las yemas de sus dedos rozaron sus delicados pezones y no pudo evitar sentir su cuerpo estremecerse, tenía tiempo sin tocarse de esa forma. Dos pequeños bultos sobresalieron del pelaje alrededor de su pecho, prueba de lo mucho que añoraban ser masajeados. «Tal vez» pensó, pero no hizo nada, solo dejó el agua correr rápidamente entre sus senos, su estómago, su entrepierna. Judy exhaló y de pronto la ducha se sintió más caliente.

El vapor había empañado por completo el espejo frente al lavabo e incluso el piso se había humedecido. De pronto se hacía difícil respirar para Judy, pero no era por el calor, no el calor de la ducha por lo menos. Se mordió el labio en señal de derrota mientras dejaba que su mano se moviera por si sola hacia su pubis frotando lentamente en movimientos circulares. Su otra mano encontró el seno izquierdo y comenzó a apretarlo suavemente. Judy jadeó una vez que sus dedos índice y anular expandieron los labios de su vagina y el corazón comenzó a girar alrededor de su clítoris. Sintió cómo sus piernas se debilitaban con cada movimiento, cómo su respiración se agitaba más y más, cómo su sexo pedía algo más, algo, a alguien, Nick.

La simple idea de él provocó que Judy lo hiciera de forma más ruda. Sus jadeos se convirtieron en gemidos, sus gemidos en plegarias, pidió a gritos por Nick hasta que sintió una enorme ola de placer recorrer cada centímetro de su cuerpo. Por un segundo se sintió en las nubes, pero como normalmente después de un orgasmo, sintió la pesadez que éstos conllevan. Se sostuvo de la llave para no caer de rodillas y se recargó en la pared mientras recuperaba la respiración. Sus mejillas estaban rojas pero su boca mostraba una enorme sonrisa, ya lo había decidido, Nick sería solo para ella.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task