Explícito Shortfic- Zelda's Hitbox.

Extensión
Extension largaShortfic
AdvertenciaOGViolencia, Contenido sexual
#1
Advertencia: Este fic es una historia post-game de The Legend of Zelda: A Link Between Worlds tendra alto contenido explicito, por lo cual, quedas advertido.
CAPITULO I
Un nuevo desafió.
 
Mostrar
[Imagen: b1df9263cf26e4a09b5b5c78d35dd17b.jpg]
 
El castillo está completamente a oscuras y en silencio, una vez mas no puedo conciliar el sueño por más que lo intento, me levanto para dar un paseo nocturno por el piso que corresponde a mi habitación real, el pasaje es largo y espacioso, así que me toma tiempo recorrerlo y al final siempre termino contemplando el nuevo cuadro del héroe que salvo nuestro reino una vez más.
 
Oh valiente Link, ¿Dónde te encontraras ahora? — Pienso en voz alta, recordando la aventura que viví con el y cómo una vez más, fui rescatada y no solo yo, sino todo el reino de Hyrule y Lorule.
 
A pasado un año desde que Yuga fue derrotado por el héroe de nuestras leyendas, y desde que deseamos que la trifuerza de Lorule nunca haya sido destruida, desde entonces perdí contacto con él y nunca más lo volví a ver y en noches como esta muchas preguntas me vienen a la mente.
 
«¿A donde iría todo el mal de Lorule cuando su trifuerza fue regenerada? ¿Se abran cerrado todas las grietas dimensionales? ¿Qué es lo que le espera a Hyrule en este tiempo de paz»
 
Revoloteando esas preguntas en mi mente poso mis manos sobre lo que hoy día se ha convertido en una nueva complicación en mi persona, algo que nunca me imaginé que podría pasarle a alguien de linaje real como a mí y que en el trascurso de este año se a manifestado notablemente, el inmensurable crecimiento en mis caderas y glúteos, sé que aun por mi edad y mi raza tenía que desarrollar un poco más mi cuerpo, pero la forma en que han crecido es algo que raya en lo vulgar.
 
Toco suavemente por encima de mi vestido blanco de seda y mis miedos siempre invaden mis pensamientos al sentir que toda esa zona es tan sensible que cada milímetro que recorro hace que mi cuerpo entero se estremezca, no es que lo disfrute, o al menos no quiero pensar en cosas así, ya que sobre todo soy la princesa de un abundante reino.
 
Quiero pensar que mi sabiduría y buen juicio me dará el tiempo para solucionar cualquier dificultad que se me presente, aunque realmente no hay mucho que mi sapiencia pueda cubrir en este caso, como princesa mi inteligencia se concentra perfectamente para cosas más importantes como escoger lo mejor para mi reino, pero una dificultad personal de esta magnitud día a día hace que pensamientos ociosos invadan más y más mi mente y mis emociones, y estoy segura que obstáculos como este nunca se había en todas las generaciones de princesas, y si fuera así podría asegurar que lo hubieran resuelto, pero… ¿Cómo?
 
Sin darme cuenta y absorta en mis pensamientos me percato que todo este tiempo que he visto el cuadro del héroe y divagar comencé a acariciar mis caderas y mis manos ya invadían la zona de mis glúteos causándome una sensación tan intemperante que súbitamente dejo de hacerlo, mi piel de esa zona al sentir el abandono de la estimulación manda mil descargas eléctricas en todo mi cuerpo reclamando un poco más de motivación.
 
«E-es suficiente… debo dormir.» Pienso, mientras doy la vuelta y camino aceleradamente a mi habitación nuevamente, mañana es un día de un evento importante y tengo que estar completamente presentable para tal motivo, no debo dejar que estos pensamientos sigan invadiendo mi mente.
 
A la mañana siguiente un hermoso día llena de vida todo el castillo.
 
Después de pasar la noche con dudas e inquietudes la alegría del evento de hoy me llena de motivación, hoy es la presentación de la guarda real de Hyrule y  abra un evento de equitación en mi honor, rápidamente salgo de la cama y comienzo a prepararme para el evento, no tardó mucho en ponerme de pie cuando la anciana Impa, mi fiel protectora entra con un par de doncellas que llevan una bañera a mi recamara real.
 
—Veo que ya esta impaciente como siempre princesa— Impa dando un suspiro de resignación con un gesto de sus manos hace que mis doncellas rápidamente pongan manos a la obra y comienzan a quitarme mi blusón real mientras preparan la bañera a una temperatura disfrutable.
 
—¡Oh Impa, estoy tan emocionada! —le digo mientras, acostumbrada a que mis doncellas desnuden mi cuerpo continuo hablando— A pesar de los tiempos de paz que vivimos siempre me emocionan este tipo de eventos, ver a los soldados disfrutar el servirme, ver a Hyrule próspero y feliz y a la gente tan…
 
—Y a los aldeanos cada vez más irrespetuosos y libidinosos contra su persona mi joven señora— Interrumpe Impa mientras me toma de la mano y me ayuda a meterme a la bañera.
 
¿Aun recuerdas el incidente de las cucos? — Pregunto apenada mientras una de las doncellas vierte el agua a temperatura perfecta sobre mi dorada cabellera.
 
—Es increíble que estos aldeanos vean a la reencarnación de su diosa con ojos de lujuria! —Grita la vieja Impa mientras toma una esponja para tallar mi espalda— Si llegara haber un altercado así otra vez no rechace mi plan de asignarle a una guardia personal que la acompañe en todo momento!
 
—¡Ay Impa! exageras las cosas… solo se me levanto un poco la falda esa vez fue todo… además —digo mientras enjuagan mi cabello y vierten más agua para finalizar el baño por fin— además, que haría yo con un guardia todo el dia, y si fuera asi, a quien propones que no sea un hombre?.
 
—¡Déjemelo a mí mi señora! ya tengo a la candidata perfecta que daría su vida por proteger a la reencarnación de la diosa Hylia —diciendo esto me da la mano para levantarme y salir de la bañera, quedo ahí un momento, empapada y desnuda completamente, la doncella que tenía la fina toalla para secar mi cuerpo se queda absorta al ver mi figura curvilínea de grande proporciones lo que me hace sentir un poquito incomoda.
 
—Niña despierta! O es que quieres que tu princesa pesque un resfriado? — La vieja Impa molesta le arrebata la toalla de las manos y la moza al caer en cuenta de su error inclina su cabeza apenada mientras Impa me envuelve en la toalla y las demás doncellas rápidamente se llevan la bañera limpiando el lugar en el acto.
 
¡Impa, no seas tan estricta por favor! — reclamo algo molesta terminando de secar mi cuerpo con la fina toalla, mientras otro par de doncellas entrar con todo lo necesario para vestirme.
 
Rápidamente las sirvientes comienzan a ponerme todo lo necesario, una se encarga de los accesorios reales, los aretes con el logo de la trifuerza, la tiara real mientras que otras tres se encargan de mis interiores, una ajusta el corset a mi cintura y dos mas se concentran ahora en la que es la zona más turgente de mi cuerpo y sujetándome una de la mano para guardar el equilibrio la otra me pone mi prenda interior que es un pantaloncillo corto de fina seda que en mujeres que han tenido más de 3 hijos les quedaría como unas elegantes enaguas que llegarían a medio muslo, a mí en cambio me quedan bastante ajustadas y apenas y alcanzan a cubrir con duras penas la zona de mis glúteos y con mucha dificultad, ya que no puedo hacer movimientos bruscos o muy rápidos por la condición que ahora me atormenta, pues la delicada y fina prenda no pierde oportunidad para deslizarse entre mis nalgas y con esto estimular zonas que no debe.
 
Para evitar eso después de ponérmelas Impa diseño unas enaguas de protección como si fueran pantalones hechas de un material obtenido de una planta muy elástica y que me ajustan perfectamente, ya que con ellas al quedar completamente fijas y ajustadas a mi cuerpo me hacen poder moverme más libremente, aunque siendo sincera es algo cansado llevarlas, pues después de esto aún llevar el vestido real me causa mucho calor, pero Impa dice que son necesarias para evitar los malos pensamientos de los súbditos, que en su mayoría se han dado cuenta del excedente crecimiento de mis caderas y glúteos, lo que ha ocasionado uno o dos pequeños altercados.
 
Sin embargo en esta ocasión pasa algo inesperado…
 
Al momento de que las dos doncellas ponían mis enaguas de protección murmuraban mucho entre ellas mientras tiraban más de la enagua hacia arriba, ambas mozas con un cuidado asombroso de no tocar de más mi piel forcejeaban cada una del lado de mis caderas mientras con pericia trataban de subir la protección sin obtener muchos resultados.
 
—¡¿Pero que pasa?! —Pregunta Impa completamente enfadada mientras rodeándome se pone a lado de las infortunadas mozas— ¡¿No siguieron el patrón y las medidas que les di?!
 
—S-si lo hicimos mi señora, incluso le dejamos una talla extra por… si era necesario, pero… es que… seguramente… no entiendo...— balbuceaba y forcejeaba una de las doncellas que era la encargada precisamente de confeccionar la prenda.
 
—¡Es imposible! — dice sorprendida la vieja Impa mientras que de su delantal saca una cinta métrica y pasándola por mis caderas comienza a medir detenidamente y haciendo un gesto de frustración me confirma lo temido.
 
—Mi señora… creció de sus atributos otras dos pulgadas esta semana…
Mostrar
[Imagen: 220bdf2e56e185325b8bbb8550444060.jpg]
Las doncellas siguen con su labor después de escuchar el dictamen de Impa y de un fuerte y seguro tirón logran hacer por fin que la prenda suba, bastante ajustada y casi pintada a mi piel, pero es suficiente para poder ajustar la prenda inferior y mi vestido real sin que se vea tan obsceno, sin embargo la presión que siento en la parte inferior de mi cuerpo es casi asfixiante, mas no lo demuestro por el hecho que sé que Impa se molestaría y vería la forma de cancelar el evento
 
—¡Ex..celente. buen trabajo! —digo mientras rápidamente  dejo caer el vestido real cubriendo por fin todo mi cuerpo, rápidamente las otras doncellas terminan el trabajo poniéndome mi delantal rosa de dinastía real, las hombreras y la joyería que aún faltan e Impa cuidadosamente coloca una capa encima de mi rematando triunfalmente la odisea que es vestirme por las mañanas.
 
Mostrar
[Imagen: d13f9eec388efdf4566744b7a5ac536d.png]
 
—Listo mi señora, pasemos a tomar el desayuno real— inmediatamente nos movemos por el castillo rápidamente llegando al comedor en donde un banquete me espera, no sé si sea por las delicias que cocina el chef del castillo  o sea por el crecimiento cuantioso de mi cuerpo, pero últimamente la necesidad por alimentarme a sido excesiva, claro que tengo que guardar las apariencias pues soy una princesa, pero hay veces que me es difícil controlarme y caigo en la glotonería.
 
El cocinero esta ya sirviendo los platos, el es una persona de aspecto rolliza con cara de bonachón, bastante robusto y enorme que hay rumores en donde dicen que va a las playas a cazar Octoroks y los mata con sus propias manos para después guisarlos, siento escalofríos al escuchar esos rumores pero el a estado en el castillo desde que yo tengo memoria, y podría decir que ya casi es un familiar para mí, al menos a mí me inspira mucha confianza estar cerca de el.
 
—¿Que tenemos para desayunar hoy mi hábil y ferviente Chef? — pregunto con la ilusión casi de una infante al ver los platillos frente a mi cubierto aun por los cloche.
 
—Oh mi gran princesa, lamento mucho decirle que me pidieron que las raciones las haga un poco más pequeñas, por orden de la señora Impa— al oír esto volteo a ver a Impa haciendo un puchero y cruzando mis brazos— Así que si no queda satisfecha reclame por favor a la anciana que quiere matarla de hambre.
 
—Gordinflón delator! —le grita Impa enfadada— eso no lo tenía que saber ella y lo sabes.
 
—Y ser el malo del reino por dejar con hambre a mi princesa? ¡Nunca! —dice mi rechoncho cocinero, él y la anciana Impa siempre pelean por las mañana, y así es su amistad, así que dejo que discutan un rato más para que desahoguen un poco, al final siempre es lo mismo, terminamos todos riendo.
 
—Bueno mi princesa, aunque la porción quizás no sea tan grande le aseguro que será de su deleite— con mucha habilidad destapa el banquete y frente a mí se destapan tres platillos.
 
—La sopa es de crema especial con zanahoria, papas y leche fresca ordeñada antes de que las vacas despierten, el segundo son rollitos de carne bañados en salsa especial que usted tanto ama y como postre tenemos lo que siempre pide y se ha vuelto adicta, mi famoso Brioche esponjoso empapado en vino dulce— el Chef termina la presentación y todo se ve realmente delicioso.
 
Prácticamente por el olor estoy babeando de la emoción, el Chef deja las porciones y yo aun con modales devoro la crema, ese sabor de picor y lácteo realmente me encanta, en instantes sigo con el guisado de carne, es increíble la pericia del chef al hacer este platillo pues prácticamente la carne es como si fuera un “tubo” perfectamente hecho y freído y dentro esta relleno de una combinación de ingredientes y especias que al morderlo prácticamente todo el sabor e ingredientes invaden mi boca deliciosamente, y el brioche, el brioche de mi Chef es el mejor de todos los reinos que he probado, es tan blando y esponjoso, los ingredientes tan equilibrados que ya me imagino el amor con el que a de preparar cada uno de mis platillos.
 
—¡Mmmmm! ¡Esto estuvo delicioso! — digo al finalizar el ultimo pedazo de brioche— algún día me tendrás que enseñar tus secretos para cocinarlos!
 
—Princesa, el único secreto es el amor y el respeto que le tengo a usted, pero si insiste algún día me encantaría mostrarle las pericias de un chef como yo. —El chef satisfecho recoge la mesa llevándose todo.
 
—Mi señora, rápido, ya casi es hora! — me dice la vieja Impa mientras apresuramos un poco el paso, haciendo obviamente los deberes necesarios después del desayuno real, lavarse los dientes, las manos y todo eso es muy importante.
 
La hora por fin a llegado, llego al patio del castillo y en la entrada me espera mi guardia real con 6 soldados fuertemente armados para protegerme, el anunciador real comunica mi llegada y todo mis súbditos que ya guardan impacientes en el patio vitorean mi nombre y entonces avanzando con mi guardia real salgo al patio por fin y mi reino grita feliz mi nombre, no es por nada, pero siento que como princesa he logrado grandes cosas en Hyrule, desde tratados de paz con otros reinos, la abundancia en el campo cuando propuse concentrar recursos en los campesinos o el programa de cucos para todos para que no falte alimentos en ningún hogar y muchísimas cosas más.
 
—Princesa Zelda, eres la mejor!
—Te amamos princesa divina!
—Bendita sea tu figura mi dulce señora!
 
El regocijo de todos es grande y yo me siento feliz de ser tan amada por mis súbditos, aunque…
 
En algunos lugares veo que guardias imperiales empiezan a jalonear algunas personas, que enfadadas empiezan a hacer desorden, Impa me ha dicho que cuando vea eso no debo darle importancia, pero es que no me gusta realmente ver discusiones entre mis súbditos.
 
Sin hacer mucho caso sigo caminando y agitando mi mano en alto a todo mi pueblo hasta que por fin llego a mi lugar, un palco muy bien improvisado donde tengo la vista perfecta de todo el patio y puedo muy bien incluso interactuar con los jinetes que en algunas ocasiones se acercan a presentarme sus respetos con una flor o algún detalle que me dan como tributo, es algo que me encanta recibir.
 
El evento empieza, el anunciador nombra varias cuadrillas de otros reinos y todos aplaudimos, es tan emocionante ver los trucos que hacen y lo diestros que son en la equitación, pienso emocionada de que si, el héroe de Hyrule estuviera entre nosotros fácilmente ganaría el evento.
 
El acontecimiento transcurre perfectamente bien, presencio varias justas y muchas competiciones de velocidad, los caballos son hermosos y los jinetes tan bien parecidos, algunos se acercan y me obsequian flores, talismanes, algo emblemático de ellos que quieren que yo tenga y acepto con gusto, todos son tan galantes y bien portados.
 
Llega el turno de la guardia de Kakariko y emocionada me levanto y aplaudo animando a uno de nuestros pueblos más prósperos, me hacen participar en un concurso de cofres en el cual tengo la suerte de obtener 500 rupias, rápidamente las dono para el equipamiento de la guardia real, otros cuantos concursos más y al final la presentación de los jinetes de Kakariko.
 
Es un evento hermoso, 3 caballos hermosos salen a la explanada y empiezan a galopar en círculos haciendo diestros trucos los jinetes comienzan a terminar su rutina y la gente emocionada aplaude, no fue una de las mejores pero aplaudo fervientemente al sentir mucho cariño por la villa Kakariko.
 
Y justo para terminar el evento…
 
El jinete principal, se acerca con su enorme semental azabache hacia mí, yo me pongo de pie para recibir su tributo
 
—Mi señora, espero que el espectáculo allá sido de su agrado, mi tributo a su belleza es…— el jinete fue interrumpido de repente por su semental que en un instante se inquieta y comienza a desagraviar la situación reparando violentamente hacia donde me encontraba yo.
 
—¡¿Que pasa?!, ¡Cálmelo! — dijo la anciana Impa mientras con una señal dos guardias de mi escolta saltaron la viga de protección.
 
—E-eso intento, pero… no sé… qué pasa — dijo el jinete mientras jalaba la correa, mis dos guardias al tratar de sujetarlo por las correas de los costados fueron arrojados con un giro del animal y entonces paso.
 
En un intento por querer saltar el palco delantero que me protegía el caballo quedo con las patas delanteras subidas a este y su cabeza quedo a centímetros de mi pero eso no fue lo peor, al estar con las patas delanteras levantadas de repente el semental empezó a embestir el palco y súbitamente pude verlo, su enorme y bestial miembro estaba completamente erguido, apuntándome directamente mientras que la bestia hacia esfuerzos brutales por saltar la protección y con esto la escena se volvió completamente bufonesca.
 
Yo estaba completamente absorta con los ojos abiertos al máximo y con mi mano cerrada cubriendo mi boca, nunca había visto el miembro masculino tan de cerca, era algo tan primitivo y salvaje ver como esa cosa se contraía y se levantaba, y lo largo y muscular que era, tan brioso y erguido, tan duro y…. magnifico.
 
—¡Princesa, salgamos de aquí! — de un jalón a mi capa Impa logro sacarme de mi transe y dando rápidamente unos pasos veloces salí del Palco, y camine apresuradamente a la salida de emergencia cuando la situación se agravó.
 
Al caminar tan apresuradamente y llevar toda la tarde presenciando el espectáculo mi cuerpo por la protección que llevo sude en exceso, lo que ocasiono que al apresurarme al lado de la salida de repente sentí como la protección cedía y con esto casi se pudo escuchar en todo el lugar como una tela era rasgada violentamente, con esto el movimiento que dieron mis glúteos al salir disparados de la elástica prisión fue algo tan obsceno que, a pesar de llevar la capa muchas personas alcanzaron a percibir el “rebote” de dicha acción.
 
El lugar se volvió la locura entre risas, murmullos, vitoreos, aplausos y mofas, los guardias repartidos nuevamente entre la gente empujaban a algunos e incluso vi como aplicaban violencia con otros, yo no iba a decir nada como me ordeno Impa, hasta que por mis orejas características de mi raza pude escuchar algunos comentarios.
 
—¡Increíble!, ¡La princesa puso a ese semental como pone a todo su reino!
—¡Que suerte de ese jamelgo! ya quisiera yo tenerla tan cerca de mi erección
—¡Esas posaderas de yegua no podían pasar desapercibidas ni para la bestia!.
—¿Vieron como rebotaron sus nalgas? ¡Seguramente que lo que trae debajo no soporta todo ese manjar!
—Maldita la hora en que ese culo nació en cuna de oro!
 
Mostrar
[Imagen: 1168537-pressurizedpleasure-doodles-zeld...-booty.jpg]
 
Todas esos comentarios morbosos y obscenos percibía hacia mi persona y mi mente completamente explotaba en confusión, asombro y sensaciones extrañas invadieron mi cuerpo, cosas que divisé tan pecaminosas y placenteras a la vez.
 
Rápidamente Impa les hace una seña a mis cuatro guardas reales y se abre en la pared un pasadizo secreto el cual nos apresuramos a entrar, es un pasadizo largo, angosto y oscuro pero que bien protege en caso de ataques o en esta ocasión caos, los guardias toman una formación de 2 delante de mi y dos detrás de mi y me dirigen a la entrada y así abandonamos el evento.
 
Al entrar todo es tan oscuro, Impa se ha quedado atrás y mi escolta real sin romper la formación de protección avanzamos lo mas rápido que podemos, un viaje de apenas un par de minutos para llegar a la sala principal, en mi confusión, desorden y barullo que se forma pasa algo aún más extraño que me hizo completamente perder la cabeza.
 
En la marcha rápida hacia la sala principal de repente sentí una enorme y grande mano que se posaba con mucha confianza en una de mis posaderas, mi sobresalto fue mayor, pues nunca en mi vida había sido tocada de esa manera, tan profana, tan blasfema, tan pecadora pero a la vez…
 
Tan placentera.
 
La guardia real avanzaba y yo entre ellos marchaba protegida y a la vez ultrajada, como el pasillo era estrecho y oscuro apenas y cabíamos en la formación que llevaba, una vez más la pecaminosa mano hacia de las suyas ahora no solo acariciando y palpando mi zona más sensible sino que, aprovechando el sonido de las botas marchando con un movimiento rápido y sutil impacto en mi glúteo como si yo fuera un animal al que le meten prisa para acelerar el paso.
Mostrar
[Imagen: 127ef9b1a7f7d4af1e670636ee118d2b-1.jpg]
 
El ser tratada así era algo tan nuevo para mí, que estoy acostumbrada a que las únicas que pueden tocar mi cuerpo eran mis damas de compañía y no de esa manera, sino de una manera respetuosa y servil, pero ahora sentía esa fuerte y potente mano atizarme las nalgas como si fueran cualquier cosa, y lo peor es que algo dentro de mí a pesar de la confusión lo disfrutaba.
 
—¡Ah aaahh…, mmmmm! — gemí inconscientemente.
 
—¡No tenga miedo princesa! ya casi vemos la luz de la sala— dijo uno de ellos.
 
—E-xcelente…— respondí débilmente.
 
La mano que disfrutaba del rebotar de mi marcha seguía tocando y palpando de tal manera que tironeaba de mi protección elástica dejándola más en hilachas la elástica prenda que ya casi caía por debajo de mi falda, dejaba ya al descubierto el pantaloncillo de fina seda expuesto que, con la marcha veloz ya se encontraba más de la mitad dentro de mis ancas dibujando aún más morbosamente mi turgente trasero.
 
La mano asesto dos potentes palmadas y se servía de mi sin ningún permiso apretando con más fuerza pues sabía que ya casi llegaba el final, yo estaba temerosa, asustada y para mi desgracia fascinada de ese crudo trato al que estaba siendo sometida, algo insano dentro de mi llenaba mi mente.
 
«!Que no termine… Quiero que siga… quiero que continúe!»
 
Me asusto pensar de esa forma, pero algo dentro de mi sabía que quizás era algo natural, digo, ya no era una niña y mi cuerpo exuberante quizás estaba causando cambios ahora en mi mente.
 
Justamente llegamos a la sala principal y los guardias rompieron formación de escolta y se formaron rápidamente, observe a todos para ver si había alguno que denotara el crimen que había cometido hacia mi persona, pero mi corte personal son elite, difícilmente muestran alguna emoción que no sea el respeto cuando están enfrente de mí, aunque ya vi que a mis espaldas pueden ser otra cosa.
 
Un minuto después entro la vieja Impa que trato de seguir nuestra marcha sin mucho éxito, sobresaltada y jadeando cerro el pasadizo y dispersando a los guardias estos se movieron rápidamente fuera de la sala, lo que termino con mi idea de encontrar al culpable y no le diría nada a Impa, ella nunca más me permitiría acercarme a alguien si se enterara.
 
—¡Princesa! ¿Está usted bien? —pregunta bastante sobresaltada
 
N-no te preocupes Impa, estoy bien pero…— diciendo esto levante mi falda e Impa pudo ver como la elástica protección estaba hecha añicos.
 
—Pri-princesa, no se levante la falda así como así! —dijo Impa mientras hacia sonar una campana y 3 damas de compañía entraban a la sala principal y rápidamente empezaron a despojarme de mis accesorios reales, del delantal rosa de monarquía y me quitaban el vestido para dejarme solo en corset y en la protección que ya solo era la parte debajo de los muslos mientras que el pantaloncillo era acomodado por una más para que no quedara como una prenda vulgar metida entre mis posaderas sino como lo que era, una prenda real hecha a mi tamaño… o al menos intentar cubrir mi voluptuoso trasero.
 
Las damas rápidamente notificaron a Impa algo extraño
 
—Señora Impa… mire esto…
 
Impa da unos pasos y se asoma para ver, yo trato de mirar también, pero es justo mi trasero el que han notado algo extraño por lo que no alcanzo a mirar.
 
—¿Q-ue?… ¿Que pasa? ¿Que tengo? — digo intrigada.
 
—Princesa… — dice Impa bastante molesta— ¿Alguien profano su cuerpo tocándolo de mala manera?
 
—¿Q-UE? — finjo falsa sorpresa mientras sigo girando mi cabeza de lado a lado tratando de ver y balbuceando cosas— ¿Como…? ¿Porque? Que cosas dices Impa… nunca nadie se atrevería a… Nadie me a golpeado ni nada… ¿Porque lo dices?
 
—¡Es el colmo de los colmos! No podemos seguir así, que será del reino si su propia guardia real no respeta a su princesa, ya bastante tenemos con esos malditos campesinos malagradecidos que aprovechan cualquier oportunidad para blasfemar y faltarle el respeto a su majestad, estoy harta que ya nadie respete lo sagrado de la reencarnación de una diosa! —Impa gritaba enfurecida mientras dos doncellas me ponían el camisón real.
 
—Pero ya tengo la solución a esto… a partir de mañana habrá cambios para que su alteza no vuelva a pasar… estos problemas— al decir esto Impa cayo de rodillas frente a nosotras, mi sobresalto es tal pero actuó rápido y ayudada por mis doncellas la recostamos en el sillón de la sala.
 
—¡Impa! ¡Cálmate por favor!, ¿!Estas bien?! — pregunto angustiada.
 
—Fue solo un mareo princesa, ya pasara— me dice optimista mientras se recupera, trato de hacer memoria y ella ya es bastante mayor y a pesar de que la veo como si fuera una madre para mí sé que su tiempo de servicio está llegando a su fin, me preocupo un poco pero sé que, como soberana de Hyrule, debe de llegar un momento en que yo actué solo por mi propia cuenta sin que tengan que protegerme tanto.
 
Todas tratamos de calmarnos, empieza a anochecer y después de lo ocurrido no se habla más del altercado del evento de hoy, simplemente tomamos la cena y unos momentos después todo el castillo nuevamente duerme, nuevamente estoy deambulando en mi recamara, pensando en todas las cosas que sucedieron hoy, empiezo a recordar todo claramente, desde el enorme, bulboso y prominente pene del semental azabache apuntándome, los vulgares comentarios de mis súbditos hacia mi persona, hasta el incidente en el pasadizo de seguridad, frente al espejo real ahora a solas me da algo de curiosidad y acomodándolo para que pueda ver perfectamente toda mi parte posterior comienzo a subir lentamente mi vestido y lo que veo realmente es perturbador.
 
Aparte de lo obvio de ver que tengo un trasero sobresaliente noto que, en donde aquel guardia y su mano hicieron estragos en mi está marcada prácticamente las palmadas del ataque que sufrió mi delicada y sensible piel, noto perfectamente moretones y rasguños causados por el lascivo trato a mi persona en esa zona, mas sin embargo hay algo insano creciendo dentro de mí, algo que me hace pensar en el pene de ese semental y de repente en la sensación de invasión que viví, y al tener en esplendor mi postrero descubierto y ver cómo fue maltratado como si de una cortesana barata se tratara inconscientemente mi mano se postra en donde el ardor es un poco más fuerte y al sentirlo un relámpago de placer recorre mi cuerpo de pies a cabeza que, al no esperar tal sensación las rodillas se me doblan haciendo que casi caiga al piso.
 
—¡Oh por Hylia! ¡¿Que fue eso?! — pregunto completamente embrollada mientras sigo viendo las huellas del delicioso crimen que marco mi cuerpo, morbosamente pongo la palma de mi mano sobre la marca de la palma que tengo dibujada en mi prominente glúteo y es increíble como el tamaño de esa mano era casi tres veces más grande que mi delicada mano.
 
Una vez más subo mi camisón y vuelvo a contemplar las huellas, esta vez tironeando un poco los pantaloncillos que ya bien se empezaban nuevamente a meter entre mis glúteos, tironeando suavemente hacia arriba para que, al meterse estimule toda esa zona donde hay contacto, una descarga ahora más intensa me invade… me llena completamente, cierro los ojos e inhalo profundamente, y continuo la obscena labor.

—¡Oh deidad de Hyrule! que… ¿Que estoy haciendo?— Me cuestiono mientras no abandono la labor, pues es algo tan nuevo y exquisito para mí, todas esas sensaciones encontradas, los recuerdos del día de hoy invaden mi mente y hacen un torbellino de emociones completamente tan nuevas pero placenteras, tiro un poco más y de repente algo súbito invade mi cuerpo tan de repente que no soporto y caído arrodillada, jadeando y sudando.

—¡E-es suficiente…!— digo tratando de convencerme— ¡Debo… descansar!
Con dificultad me pongo de pie y me recuesto en mi colchón, inquieta, asustada y muy curiosa, tratando de calmarme respiro concentradamente para ya dormir, esperando las noticias que me traiga el nuevo día.

Continuara...


Mostrar Respuestas a comentarios
Alola @Tommy ! Me alegra que alguien que escribe tanto como tú se haya rebajado a leer una historia tan banal como las que salen de mi mente, y hacerle una reseña de tal magnitud.
 
Entiendo todas las dudas que hay de tu parte al leer uno de mis fics, (Y la mala fama que piensan que se quedan los que comentan) XD y si bien contienen un montón de "smut" créeme, las historias que hay detrás de ellos son siempre mas que eso.

Curiosamente en mis fics no esperes algo tan común como un romance normal... o una relación sexual normal... XD para eso ya hay un mar de fics como tu mismo mencionas, siéndote sincera no busco competir con bellos fanfics con un sinfín de sinónimos románticos para los órganos sexuales, solo busco expresar mis ideas “morbosas como la mierda” (romántico como siempre, eh?) en una historia que poco a poco va tomando la forma que quiero, y si la lectura te ha sido amena me basta y me sobra con eso, quizás un día en el futuro alguien piense mil conjeturas de mi persona por las cosas que escribo o escribía, pero bueno si bien es una actividad que me a traido beneficios inesperados no es algo que realmente lo tome muy en serio.
 
Aunque… ¡Oye! Con tantas especulaciones que haces me voy a quedar sin ideas para sorprenderte! XD No no te la creas, realmente por un lado me siento algo… satisfecha porque de todo lo que piensas solo una cosa esta algo cerca de una idea que tenía, pero eso ya se verá a futuro.
 
El destino de Zelda? Nadie lo sabe, realmente que pasara más allá del final del juego? ;) Aunque no te preocupes, todo obviamente se pondrá mejor.
 
(10 Nov 2020
07:00 PM)
Tommy escribió:
Eso sí: no me esperaba la escena con el caballo. Tu reputación te precede (?), y cuando el caballo usó tackle con su miembro dije "Listo, esto se fue a la mierda", pero... ¡¡NO!! Curiosamente te contuviste a último momento y no metiste zoofilia. xD!!! O capaz te guardás lo más bestia para el climax de la historia. ¿Quién sabe? Puede pasar eso o puede regresar al castillo su valeroso guerrero y héroe de Hyrule para reconquistar a la princesa por enésima vez. O podés hacer que Link se tome una poción por error y él mismo se convierta en un caballo.
 
Logica de pokecuevianos: Claro que si @Tommy no te preocupes, habrá muchos caballos para usted, nadie le quitara sus preciosos caballos,
No, no, no, no, no, no, pídele un caballo gratis a mi secretario, dígale que yo lo ordeno y disfrútelo. ;)

Es satisfactorio realmente responder reseñas para poder mejorar a futuro, nos leemos después! 
[Imagen: nJJpzz.png]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  2  0
Responder
#2
Bueno, vamos a salirnos de la zona de confort y leer algo diferente para variar. ¿Un policial negro sobre los Power Rangers? No. ¿Una intensa y estratégica partida de ajedrez entre Sakura Kinomoto y Shrek? Tampoco. ¿La aventura de un novato entrenador Pokémon en el mundo de los negocios en Wall Street? Menos. ¡¿A LA PRINCESA ZELDA LE CRECE MISTERIOSAMENTE EL CULO?! PUES CLARO QUE SI DAMAS Y CABALLEROS.

Empecé la historia con mis dudas, recaudos y pudores, esperándome las típicas escenas romántico/sexuales con Link que abundan en fanarts por doquier, hasta que me acordé que eras vos y que sos más morbosa que la mierda, y no solo eso, sino que le metés un toque tan delirante y casi cómico a ciertas escenas que se hace realmente ameno, incluso cuando el género no sea mi favorito. Supongo que debe ser difícil competirle a los bellos fanarts subidos de tono que pueden graficar de manera muy explícita varias cosas que abordás acá, pero... te salís con la tuya y aprovechás bastante bien la prosa para meterle ese frenetismo a los momentos picantes que dan cuenta de la urgencia que siente Zelda tanto como para librarse de esa situación humillante como para meterse de lleno (cuack).

Eso sí: no me esperaba la escena con el caballo. Tu reputación te precede (?), y cuando el caballo usó tackle con su miembro dije "Listo, esto se fue a la mierda", pero... ¡¡NO!! Curiosamente te contuviste a último momento y no metiste zoofilia. xD!!! O capaz te guardás lo más bestia para el climax de la historia. ¿Quién sabe? Puede pasar eso o puede regresar al castillo su valeroso guerrero y héroe de Hyrule para reconquistar a la princesa por enésima vez. O podés hacer que Link se tome una poción por error y él mismo se convierta en un caballo.

Aunque... me quedo con mi teoría predilecta: ¡TODO ES CULPA DE ESE COCINERO! No me jodan, esa escena fue la que más contenido sexual tuvo. O capaz sea porque soy un maldito gordo, pero la comida no es un elemento azaroso en una historia con temática sexual. Además de que se puede envenenar de muchas formas, y el tipo habla de cazar pulpos (animales sexuales casi por excelencia, junto a los caballos), y todo con sus propias manos y gracias al amor y devoción que siente por su princesa. Sí, claro. Solo espero que no la termine atacando junto a su ejército de pulpos llenos de leche porque... va a ser caótico.

Y me intriga la advertencia sobre violencia, porque no leí nada muy violento más allá de algún chirlo por acá y por allá. ¿Tendría que empezar a preocuparme por el destino de Zelda?

Also, guarda con el tema "violación" porque te pueden volar el fic a la mierda, aunque supongo que estarás consciente de eso. Digamos que por ahora no hay indicios de que a Zelda le estén haciendo algo que no le gusta. (?)
[Imagen: b7uQWBq.png]
Pokémon Crowned
Sueña mientras giren las agujas del reloj

"Este fic es un recopilatorio de cosas que me dan asco, me agobian y odio"
                                                                                                    —PKMNfanSakura
 0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)