Longfic- Esperanza Omega

Extension largaLongfic
FranquiciaOriginal
GéneroAcciónDrama
Resumen

Cuando crees tenerlo todo, cuando crees no poder ser más feliz, cuando crees poder ser alguien en la vida... Uno, un solo detalle es el que basta... Para liberar a un auténtico Genocida...

#16
Mostrar Comentarios Omega (?)
Bueno, he de admitir que este NO es mi estilo pero... El Kiwi me ha dado buenas razones y la verdad es que creo así queda un poco mejor pues. (no dejo de ver un fic de 40 capítulos...) como sea... "antes" de lo normal y tratando de compensar otra semana caída, puede que muy pronto suba el cuarto cap con la misma extensión o similar a este. So... ¡Comentarios! ¡Vamos allá!

@Nemuresu Vaya, sí admito que el Blaziken esta OP. Sin embargo, me baso mas que nada en el anime, no tanto en los juegos.
Y al parecer he acertado con el tema de la Mega, parece que logré dar la impresión que esperaba...

@Maze Pues con lo ya discutido en Discord admito que ahora sí me han dejado pensando... Y supongo es lo mejor después de todo, so, acá va cap de solo 4.2k palabras. Lo que eso sí, espero de corazón. No atrase mucho el avance de la trama, es algo que ahora me va a preocupar de ahora en adelante debido a tanta división.
Como sea, veo que logré bastante bien el tema de la tensión e inseguridad, ¡genial! Reitero que fue algo que me costo mucho trabajo. Y bueno, con el tema de Mary y Dereman pensé lo mismo al ir escribiendo... "como que estos tipos se la juegan demasiado" pero ahí está...

So, ¡gracias los que se tomaron su tiempo! Parece que las responsabilidades han carcomido a muchos pero no hay problema, haber si pronto subo otro pues, por como va, creo que se hace otro cap sin abarcar aún todo lo que tenía planeado en uno solo...

¡Saludo Aural!
 
Capítulo 3 - Desolación

—¿C-C… Cuánto tiempo, ha pasado?

—Lo suficiente, Riolu… Lo suficiente como para que al fin, podamos hacer algo al respecto

—P-Pero… ¿Tiene que ser así? ¿De verdad..? ¿De verdad no existe otra manera?

—Riolu, yo sé que tienes miedo, en serio. Pero tienes que ser fuerte, por Oden, por Ter… Por tí

—No me gusta cómo se está desarrollando esto

—La vida no es justa, Riolu. Pero tan sólo dime… ¿Es que en serio quieres que Yari o Zakan arruinen todo esto? Tú mismo lo dijiste, Riolu. Lo dijiste cuando te acercaste a mí, por primera vez… Pese haberte rechazado, pese haberte tratado mal, me hiciste ver… Lo que eran realmente esas personas

—¡Lo sé, lo sé..! Es… Solo que, no sé. Presiento que de todas formas las cosas no terminarán nada bien

—No ha terminado bien, Riolu

—… Lo siento, es solo que… Tengo miedo, eso es todo

—Ya verás que todo será muy distinto a partir de ahora, mi pequeño demonio. Todo irá para mejor, todo mejorará exponencialmente, pero te necesito, de verdad. Si no me ayudas como hemos planeado, nada resultará…

—Lo sé, me halagas con que digas cosas como de que soy fuerte y demás pero, a veces tengo miedo

—Riolu, he visto en lo más profundo de tí, y sé que eres toda una bestia en combate, tan solo necesitas una, una chispa que te haga liberarlo… Y ya verás, no te detendrás hasta acabar con la amenaza…

—Sé que los de tu especie son así pero, a veces tengo mis dudas

—No temas pequeño. Estas conmigo, recuérdalo. Yo, te protegeré, yo te guiaré… Te regresaré todo el enorme favor que me hiciste al rescatarme de mi abismo. Te convertiré en lo que a mí me han convertido… Pero tú, tú serás distinto, tú cambiarás todo. Porque aún sigas mis pasos. Sé que conseguirás cambiar a la gente, para bien. ¿Entiendes?

—Com… Comprendo


Nuevamente, la lluvia era presente en las afueras del Laboratorio… Los truenos caían y Lucario apenas podía reconciliar la conciencia… Abrió poco a poco los ojos, siendo recibido por la visión de un techo, uno oscuro, como si toda luz ahí hubiera sido drenada, la única y tenue luz que entraba era del mismo ambiente junto con los destellos de los truenos.

El Pokémon apenas cavilaba, miraba a un lado suyo, viendo la lluvia. Era de noche, y parecía ya haber pasado tiempo desde que había tenido aquella confrontación. Se quedó mirando un momento cuando pestañea un par de veces de manera lenta y agotada, tratando de levantarse cuando, se da cuenta, que esta amarrado…

Brazos y piernas… Es lo que tiene ahora mismo sujeto. Lucario no se lo puede creer, de verdad que no, pronto jala el brazo, trata de patalear, lo que fuera con tal de liberarse pero... Nada funciona... No tarda en alterarse de verdad cuando una puerta enfrente suyo es abierta, viéndose la clara silueta de Ter. El Pokémon no evita alegrarse ante la visión, alegría que pronto se borraría poco a poco al escuchar a su entrenador:

—Lucario... Sé, que intentaste hacer lo correcto... Sé que quisiste dar el mejor resultado posible. Sé que me pediste que te transformara para evitar un resultado mucho peor de lo que pudo haber sucedido, y lo comprendo, en serio. Sin embargo, me temo que de todas formas dió lo mismo... Le hiciste un daño no solamente mortal a Blaziken, si no que además, atacaste a tus propios aliados, te deshacías de Charizard, hasta que inclusive casi matas a Zerav… Y… Por mucho que quiera hacerlo Luc, no… No puedo…

—E-Espera, Ter… ¡¿De qué estás hablando?! ¡¿Porqué hablas tan extraño?!

—Lo siento, mi buen amigo… Pero me temo... Que por mucho que lo intente, ya no puedo hacer nada por tí

—¡¿Qué?! ¡No! ¡Espera! ¡¿Porqué?! ¡¿Cómo que ya no puedes hacer nada por mí?!—. Responde realmente alterado Lucario, mientras trata de liberarse, siendo en vano sus intentos. Pronto se percata que Ter se le acerca poco a poco, pero, de extraña manera, no se le puede ver nada, como si literalmente solo una sombra pudiera notarse pese a la iluminación.

—Mi fiel Lucario, por favor. No me olvides… ¿Sí? Ya no hagas más, has hecho lo suficiente, hiciste todo lo que debías hacer… Y estoy orgulloso de tí… No dejes, que aquel regrese… Por favor…

—… ¿Qué..? ¿C-Como..? ¿Cómo que aquél no regrese..?

—Me tengo que ir, Lucario. Cuídate, por favor. Tengo fe en que harás lo correcto, siempre…

—N-No, no lo entiendo, ¿a dónde vas? ¿Ter? ¡¿Ter?!—. Responde Lucario mientras veía cómo su entrenador abandonaba la sala, el Pokémon, si bien ya no intenta liberarse, no impide tensarse por completo hacia él.

—¡¡Ter!! ¡¿Qué estás haciendo?!

—Tranquilo chacal… Todo estará bien, sé que lo estarás. Y… Sí aún así te conviertes en otra cosa por la Mega, no te culpes. ¿Entendido? Tú… Solamente estás siguiendo un ideal… Eso es todo…

—N-No entiendo nada de lo que dices…

—Adiós Lucario

—¡¿Qué?! ¡No! ¡Ter! ¡Ter! ¡¡TER!!—. Grita Lucario realmente agobiado, viendo cómo su entrenador se retiraba de una manera hasta que mecánica y extraña, el Pokémon no logra entender nada y al ver que ya no hay nadie, se deja caer y pronto comienza a llorar… ¿Porqué sentía que perdía algo demasiado importante? ¿Porqué sentía que de verdad ya no había vuelta atrás con algo? No lo entendía, solamente, necesitaba llorar.

Pasó el tiempo, cuando en la puerta aparece otra figura familiar… Gallade…

Lo mismo, sólo se pueden ver la silueta, sin embargo. Lucario puede ver el detalle de su cuerpo, sus colores y demás, no como con Ter. Aún así, no puede dejar de sentir una extraña aura en él, provocándole un escalofrío con lo que al final exclama tenso:

—G-Gallade, ¿qué..? ¿Qué sucede?

—Nada, Luc. Es solo que las cosas no han marchado bien después de todo…

—… E-Escucha… Sé que no me comporté de la mejor manera, sé que no hice lo correcto después de todo pero, no tienes que odiarme. ¿Comprendes? Y-Yo… Ah, ¡sabes que hice todo lo que pude por evitar que nos asesinaran!

—¡¿Y crees que no lo sé?! Mira, yo sé que lo hiciste con la mejor de las intenciones… Pero… Ver, cómo intentaste aniquilarnos de todas maneras, ver cómo sin piedad alguna ibas a destruirnos. Es algo del que simplemente me cuesta asimilar… Se supone que estabas consciente, estabas listo, no ibas a perder el control… Y, aún así, fallaste…

—No, Gallade, mira, yo sé lo que hice, ¿sí? Sé que perdí el control, sé que les hice daño pero debes entenderme… Ter estaba agobiado ¡Yo también! ¡Y no era la mejor manera para poder llevar a cabo la Mega! ¡¿Pero qué más teníamos?! ¡Era el único que podía frenar esto!—las palabras de Lucario hicieron que el Pokémon se quedara mudo, sin saber qué decir, limitándose a solamente verlo tenso.

—Por favor, no me hagan nada, no le hagan nada a Ter. Yo hice todo a mi alcance para mejorar la situación, sé que estuve por asesinar a Zerav… ¡Lo sé maldita sea! ¡Ni yo me puedo explicar cómo lo hice! P-Pero… Confieso… Confieso que de alguna manera, me habría gustado hacerla pedazos, n-no lo sé. No por nada no me estaba deteniendo...—. Confiesa Lucario dejando mudo pero serio a Gallade, este otro no sabe qué hacer, está realmente tenso, agobiado, no sabe qué decir para demostrar que era consciente, que inclusive estaba haciendo daño sabiendo lo que hacía, pero todo por un bien, al menos dentro de lo que él pensaba...

—Lucario, ¿sabes lo que estás diciendo?

—La verdad es que… No...—es lo único que responde cuando ve que otra figura entra, siendo esta vez Zerav, misma historia con la silueta... 

—Vaya, así que te dejaste controlar por el Aura y la Mega, ¿huh? Curiosa forma de expresarse...—. Dice la Delphox haciendo que Lucario se limite a cerrar los ojos, desesperado.

—¿Porqué..? ¿Porque si aún estabas consciente quisiste matarme? No lo entiendo Luc… Se supone que somos una familia… ¿Cómo-

—No lo sé, Tal vez y al final de todo en verdad algo se transforma dentro de mí que me hace actuar de esa manera… ¡De verdad que trato de hallarle una explicación! ¡Pero no puedo! La sola idea de verte muerta, por mi culpa, me incitaba hasta tal punto que resultaba placentero… Simplemente, no sé cómo explicarlo...—. Exclama, mirando a un lado, incapaz de poder dirigirle la mirada cuando nota como tanto Gallade así como Zerav se colocan a sus costados. Lucario no evita ponerse tenso y escucha que Zerav le dice:

—¿Sabes? Tal vez y de alguna manera, tienes razón. No todos estamos hechos para esto… No por nada, Viria quería hacer tanto contigo… No por nada, quería verte como un Mega-Lucario, si hasta Dereman quería experimentar con ambos hace tanto tiempo… Pero si aún por segunda ocasión hacemos esto, no ha resultado… No podemos arriesgarnos a una tercera

—Tal vez y es lo mejor—. Añade devastado y apenado Gallade, diciendo:—Tal vez y lo mejor después de todo, es de una vez deshacernos de tí, Lucario. Borrarte del mapa, si bien no creemos que puedas Megaevolucionar de nuevo, eso no nos garantiza que las cosas mejoren… Y más si Dereman está dejando cabos sueltos

—¡¿Qué?! Esperen, no. ¡¿Cómo que borrarme del mapa?! No estarán hablando en serio…

—Me temo que ya eres una amenaza Luc, y ya hemos visto suficiente. Ni siquiera Ter pudo hacer mucho por tí, intentamos ser razonables, pero ya se ha hecho suficiente… Será mejor hacer esto, es la mejor manera de dar cierre a todo esto…

—No… Esperen… No… No pueden hacer esto…

—Admirabas a Viria, Lucario. Míralo de este modo… Irás con ella…

—¡NO! ¡BASTA! ¡POR FAVOR!—. Grita desesperado el Pokémon cuando ve que Zerav se coloca enfrente suyo, sacando su vara y apuntándole, listo para ejecutarlo con lo vulnerable que está…

—Sin remordimientos… Es lo mejor que podemos hacer…

—Zerav… ¿Porqué?—fue lo único que alcanzó decir Lucario cuando la llamarada es disparada y este mismo grita realmente desesperado, levantándose de golpe y notando como esta en un sitio completamente distinto…

Un trueno cae, notando como las luces son encendidas, y el Pokémon pronto se da cuenta que está en una sala similar a la de antes en donde igualmente, despertó apenas saliendo de la Mega, pues también, está en su forma normal. Aunque a diferencia de antes, no se encuentra amarrado, pero sí vigilado…

Nota cámaras en cada rincón de la sala, además de haber más cosas, como cubiertos, una cocina, una pequeña sala con un televisor, y demás cosas… Como si fuese una especie de, pequeño hogar. El Poke no tarda en deducir lo que sucede, al ver que efectivamente, es de noche. Pero hasta las ventanas mismas se ven reforzadas…

Está encerrado…

El Pokémon no evita sentirse devastado ante lo que contempla, sabe que perdió el control nuevamente. Pero aún con eso, parece que esta vez en verdad ha preocupado tanto como para ser retenido.

Lucario vuelve a girarse sobre la cama el cual se halla hasta el extremo izquierdo de la sala, baja, y comienza a pasearse un poco por el sitio cuando por detrás se abre otra puerta, saliendo de ella Zerav, provocando que ambos se impresionen y se miren directamente por unos momentos en silencio.

—… Zerav… Cómo lo siento, en verdad. Yo… Tampoco quería hacer eso de, querer asesinarte—fue lo único que pudo decir Lucario antes de desviar su mirada a un lado con la mirada gacha en lo último.

—E-Esta, está bien. Supongo que, todos tenemos un descontrol después de todo

—Oye, de verdad. ¿Me convertí en alguien irreconocible?—. Exclama preocupado Lucario, volviendo a mirarla con lo que la Delphox asiente lentamente, devastando al canino.

—Veo que recuerdas lo que sucedió…

—Absolutamente, lo recuerdo a detalle. Y… Lo peor es que siento que todo lo que hice fue a conciencia propia, no sentí que en algún momento perdiera el control pero, parece, que de alguna forma las cosas terminaron de la misma manera

—Me recuerdas, a algo similar que Gallade me había contado hace ya algo de tiempo…

—¿Sobre las ilusiones de la Megaevolución? Sí, me lo contó poco antes de llegar aquí… Por cierto… ¿Cómo está Ter?—. Pregunta Lucario dejando muda a Zerav, impidiendo que se le escapase una expresión de shock, haciendo que el otro se preocupe…

—E-Espera, ¿porque te tensas?

—¿Disculpa?—. Responde confundida la Delphox con lo que Lucario repite:

—¿Porqué te asustas?

—… No es tanto que me asuste, es más bien, que me confunde... 

—¿De qué estás hablando?

—Luc, dime. ¿Estás seguro que lo recuerdas todo de principio a fin..?

—¡Ah! ¡¿Qué acaso hice algo más justo después de que asesine a Blaziken?!—. Grita preocupado Lucario haciendo que Zerav se quede muda.

—No… No, no me digas… Que-

—¡No, e-espera!—. Grita Zerav como saliendo de un trance y añadiendo:—. No… No hiciste nada malo, fue un mal momento, eso es todo. Pero… Dime, ¿acaso después de que asesinaste a Blaziken..? ¿Ya no recuerdas más?

—No… Porque sé que caí rendido ya, fue algo que yo mismo quise que sucediera. ¿Acaso eso no fue todo?

—Antes… ¿Recuerdas cómo mataste a Blaziken?

—Eh, sí. Con mis propios picos de las manos… Desde mi transformación hasta que caí inconsciente lo recuerdo bien

—Ya...—. Responde sumamente tensa Zerav quedandose impactada, como si algo no encajase…

—Oye, Zerav, sé que no es el mejor momento pero dime… ¿Le sucedió algo a Ter..?

—Lucario… Yo… Ah, aún pese al daño que nos provocaste, después de todo es comprensible tu acto por ayudarnos, sin embargo. Pese a los esfuerzos, la brutalidad y el poco cuidado hizo que no solamente Oden también saliera bastante lastimado si no que además… T-Ter… Ter sufrió sin querer graves heridas por culpa de una llamarada al querer proteger a Oden, y tal fue el impacto que aún pese a seguir con vida… Murió… Poco después de que lo atendieran y tú asesinaras a Blaziken.—Zerav no impide soltar unas lágrimas ante prácticamente lo forzado que le pareció decir todo eso, pues ni para ella era fácil de cavilar…

Ocurrió justo lo que más temía, que por mucho que se hiciera. No pudiera evitar daños a terceros. Lucario no puede evitar sentirse mal, realmente mal. Siente que le aplastan el pecho, cómo todo a su alrededor se nubla, se oscurece, mientras comienza a sudar en frío. Una tristeza comienza a apoderarse de él, tristeza que poco a poco se va convirtiendo en odio…

—Lucario, espera. Sabes que-

—¡¡¡NOOO!!! ¡¿PORQUÉ?! ¡¿PORQUÉ?! ¡¿¿PORQUÉ??!—. Grita realmente furioso y devastado Lucario arrojando una Esfera Aural contra una mesa haciéndola estallar, y pronto, arroja otra hacia la pared el cual se repite el proceso, pero ni aún así logra tumbarla, aunque se sigue a otro mueble haciéndola volar en pedazos, pronto ve una silla y la toma con la mano derecha el cual eleva como si fuese de papel y lo arroja contra la pared haciéndolo pedazos también. Lucario tan sólo se toca con sus manos la cabeza, gritando como si por dentro lo desgarraran en vida, incapaz de razonar claramente... 

Zerav no evita asustarse en verdad mientras ve al Pokémon que lo acompañó desde su infancia retorcerse en su propio dolor e impotencia… Ve cómo se arrodilla, y acto seguido comienza a golpear el suelo, con tal brusquedad y fuerza que de a poco lo va agrietando, pero aún con su arranque de furia, se detiene poco a poco, aunque, de pronto, gira su mirada hacia Zerav, mirándolo con un odio tan profundo que simplemente es indescriptible… Esta no puede evitar asustarse en serio, haciéndola retroceder lentamente mientras ve como este otro se levanta poco a poco.

—Lucario, espera, no cometas otra estupidez… ¡Detente!—. Exclama ahora amenazando con arrojarle otra llamarada, pero pese a eso. Ve cómo se levanta por completo, aunque ahora el chacal comienza a soltar en lágrimas, ya más que furioso, devastado. Sin poderse creer en serio lo que sucede… Pronto vuelve a dejarse caer, aunque esta vez sobre sus rodillas, llevandose sus manos a su rostro para tapar sus ojos, sin poder dejar de gemir y gritar en momentos producto de su cólera y frustración. Zerav, a pesar de no ser lo mejor, se acerca a Lucario, quien pronto lo abraza sintiendo como su cuerpo está exageradamente tenso, pero pese a eso no la ataca, y al contrario, aprieta un poco más su llanto al sentir el gesto…

—¡¿Porqué?! ¡¿Porqué, Zerav?! ¡¿Porqué si aún comprometiendome a hacer bien las cosas?! ¡¿A hacer lo posible por salvarlos a todos?! ¡¡¿Tengo que fallar?!! ¡¿Porqué..?!—Lucario se deja rendir, hecho un mar de lágrimas, mientras que Zerav misma siente cómo toda esa depresión y agobio se le pegan, al tenerlo encima suyo y todavía más que sea del tipo Psíquico… Sintiendo su dolor, pero mas que nada, preocupándose de sobre manera con él, ya que… Los Lucario evolucionan gracias a la felicidad, y aún no tengan el tipo Psíquico ahí, sabe perfectamente que no están tan alejados de eso después de todo…

—Hiciste todo a lo que estaba en tu alcance, Lucario… Simplemente, la ejecución falló, eso es todo…

—Ter… Ter… ¡¿Porqué él..?!

—Te entiendo, pero debes comprender, Lucario. ¡Hiciste todo lo que tenías que hacer! Y no puedes seguirte culpando por eso…

—Yo… Yo solamente quería demostrarle que, aún pese haber fracasado la primera vez, podía conseguirlo en la segunda ocasión, y demostrarle que esta vez lo lograría, que esta vez me controlaría. Que… Esta vez, podríamos tener la Megaevolución de nuestro lado… ¡Y ahora no solamente no será posible! ¡¡Si no que el que me lo permitiría ahora está muerto!! ¡Ah! ¡¡No!!—. Exclama entre-cortandose y a duras penas el Pokémon, sin poder contenerse con las lágrimas, y sin saber qué hacer, simplemente, no puede creerse que las cosas ya hayan terminado, que ya nunca más podrá verlo… Que, ya no podrá hacer nada por poder cambiar las cosas.

—No sabes como lo siento Lucario, no sabes cómo me pesa a mí también… Ter también era un hermano para mí… Y, ahora ya nada podrá hacerlo regresar...—. Exclama Zerav soltándose en lágrimas también, aunque de una manera mucho más contenida y calmada que con Lucario, quien es más que obvio y respetable el que se ponga así.

—Te quedaste todo un día inconsciente, mañana podrás despedirte de él aún. Pues mañana mismo es el entierro… Lucario, no te quiebres ahora, aún no. Él, aún te necesita verte fuerte… ¿Comprendes?—. Exclama Zerav, pero sin prácticamente recibir respuesta del canino, haciendo que la Delphox simplemente apriete un poco más el abrazo, tratando de consolarlo…

—N-No… ¡No..! ¡Ter!—es lo único que alcanza a decir Lucario, antes de dejarse consolar por Zerav y con ello. El tiempo pase...

Llega el amanecer. y con ello el desbloqueo de la sala, haciendo que tanto Zerav como Lucario puedan salir al fin. Esta prácticamente que se lleva rastras al Pokémon mientras salen del Laboratorio, y no muy lejos de la zona llegan hasta un hogar, donde estaban varias personas, incluidos Pokémon ahí mismo, dando su pésame a Ter, el recién campeón de la región…

Mostrar Tema Sugerido - Rain

Desolación

Lucario, apenas entrando no tardó en cubrirse el rostro, como si con ello fuese irreconocible, corriendo hacia la tumba de su maestro, viéndolo, relativamente bien, aunque notándose las tremendas heridas en su cuerpo, o lo poco que se ve, pues al parecer la llamarada se concentró gravemente en su pecho. El Pokémon sigue llorando, incapaz de poder asimilar la situación, cuando Oden llega, susurrandole un “ya es hora” y junto con otros va a cargar el ataúd, cerrándolo al fin cuando aparta a los presentes y es Lucario quién carga el ataúd en su hombro izquierdo, como puede, comenzándose a adelantar. El resto no tarda en seguirlos, cuando pronto llega Gallade a ayudarlo desde el otro extremo, notando también un aura deprimente emanando de él. Y así es como ambos comienzan a abandonar el sitio…

Más temprano que tarde, todos llegan hasta el cementerio, uno bastante alejado del pueblo, donde poco a poco, el dúo llega hasta el sitio correspondiente, dejando con sumo cuidado el ataúd sobre un mecanismo el cual lo hará bajar lentamente… Y una vez finalizado, se apartan, tanto Oden como Zerav se colocan frente a la tumba, aunque dejando espacio a dos de sus Pokémon más importantes de su equipo… Por supuesto, a Gallade y a su Lucario. Quién desde la infancia lo acompañó, y si bien no fue en aquél entonces Riolu el que lo eligiera. Aún así, prácticamente toda su vida lo estuvo acompañando…

Ambos no tardaron en comenzar a recordar muchas cosas, tanto buenas como malas de su maestro, ignorando por completo las palabras del que estaba despidiendo al fallecido, el chacal más que nadie, era el que de a poco recordaba su inicio, toda esa tortura de Zakan y su esposa recién adoptados, la, de alguna forma, liberación que tuvieron contra ellos. La dura vida y adversidades que afrontaron desde entonces, pero que de alguna forma lograron seguir adelante, recordandolo todo poco a poco a una velocidad pero a la vez, presición tan increíbles que es difícil de explicar, hasta llegar a la actualidad, haciendo un tiempo perfecto, para ver cómo el ataúd bajaba poco a poco… Dando así, el último adiós.

Tanto Lucario como Gallade se quedaron ahí, parados, sin saber qué hacer realmente mientras Oden y Zerav se ofrecieron a enterrar poco a poco el ataúd al fin. Dejaron el tiempo pasar, mientras la gente y algunos conocidos se disipaban, quedando solamente el ahora… Cuarteto… Sitio que le pertenecía a Ter y ahora ya no será así. Miraban y miraban la tierra recién colocada en su sitio, como si esperaran que algo sucediese… Sin decir nada, tanto Oden como Zerav deciden dejar a los chicos solos… Así que alejándose, pero sin dejar de observarlos, se quedan ahí.

—¿Y… Ahora? Todo lo que consiguió, lo que logró… Lo que… Nosotros fuimos, ya no existe, ya no vale. Ya no tiene sentido

—Supongo que, así es esto. Por mucho que nos duela, se acabó. No más Ter, no más entrenamiento... No más, nada… Ni siquiera pasó la semana cuando se proclamó el campeón

—Gracias a mí...—. Responde a secas Lucario interrumpiendo a Gallade, aunque soltando una especie de carcajada devastada mientras lloraba otro poco. El otro no puede evitar hacer lo mismo pero en silencio, sin saber qué hacer realmente…

—Supongo que… Este es el fin… No solamente para Ter, si no para, nosotros…

—¿Y ya? ¿Esto es todo? ¿Tantos años para que esto se termine ya sin más? ¿De qué sirvió tanto entrenamiento, tanto esfuerzo, tanta dedicación si al final las cosas termina así? ¡No lo entiendo! ¡No puedo creerlo! Simplemente… No puedo...—Lucario es el que más que nadie se niega ante su partida, volviéndose a dejarse caer en sus rodillas, sin poder hacer nada por cambiar las cosas, y ambos se vuelven a quedar ahí, en silencio…

Aunque parezca increíble, Gallade es el que mejor comienza a recuperarse un poco, y viendo que Lucario no puede evitar en mantener una mirada gacha y acabada, clavada en el suelo, decide dejarlo ahí, pues igual, puede ver como trabajadores del Laboratorio lo esperan, denotando que respetan su espacio, pero eso no quiere decir que sea liberado, cosa que molesta y ve sumamente injusto en ellos, pues si bien en un momento trató de asesinarlos, tampoco ve justo que ahora sea tratado como una bestia, y menos si acaba de perder a su guía… Le dedica un ademán al aire en señal de buena suerte, y abandona el sitio…

No solamente pasan los minutos, si no las horas, mientras Lucario de momentos veía la lápida, otras veces la tierra, y otras el suelo, mirándose las manos en el proceso, sintiéndose tan ajeno a su realidad, sintiendo además, la brisa del viento golpear todo su cuerpo, incapaz de moverse o razonar, mantiene su mente en blanco casi todo el tiempo, pues los momentos en que no lo tiene, es recordando apenas una secuencia en su mente, como si de una vieja película se tratase y después… Nada... Vacío nuevamente.El Pokémon sigue ahí, sin poder hacer nada cuando deja pasar el tiempo y al fin se digna a levantarse, lenta, dolorosa y pesadamente mientras mirá una vez más a la lápida… Con una expresión más bien reflexiva, haciendo brillar sus ojos, como si una extraña idea se le hubiera empezado a formar en su cabeza… Se queda ahí unos instantes más, cuando al fin se da la media vuelta y regresa poco a poco sobre sus pasos, siendo recibidos por los trabajadores, quienes guían a Lucario hacia una camioneta, y este responde sin más, sin rechistar ni nada similar. Arrancando y abandonando el sitio…

El tiempo transcurre y más temprano que tarde, regresan de nuevo al Laboratorio, donde Lucaro baja y sin más regresa a prácticamente su disimulada celda, donde ven que han puesto nuevas cosas para reemplazar lo que destruyó, esta vez no hay nadie, y no es como que quisiera conversar con alguien… El chacal simplemente se limita a dirigirse a la cama y sin más, tumbarse para, por él. No despertar jamás…
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#17
Vaya... Vaya...
El chacal lo ha vuelto a hacer...

Sólo puedo decir ¡Magnifico!
Realmente le has dado una buena tunda al capítulo. Me gustó mucho el como se fue desarrollando. Me gustó cómo comenzó y como se tuvo que terminar. No puedo esperar con ansias a leer el próximo capítulo. Últimamente el leer tus fics me ha ayudado a quitarme ese dichoso bloqueo de escritorio.


Al igual que ya me tenías con el pendiente entre las garras, no había sabido nada de ti en un periodo de tiempo.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#18
Damn...!

Vaya forma en que se desenlazaron los eventos. Un entrenador y su pokémon querían aplica la mega-evolución, les falla a la primera, intentan de nuevo contra un monstruo descontrolado, sale un lunático de ello, y encima el entrenador muere.
Rompe mi armadura si quieres. Al final, terminarás arrepintiéndote de hacerlo...
[Imagen: IIhG3l7.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#19
AY POR DIOS QUE LARGOS SON ESTOS CAPITULOS Y ENCIMA SON DOS

El resultado en conjunto de ambos capítulos está bastante bien, pero aún así siento que hay DEMASIADA charla de vez en cuando: sobre todo en el 2, puedo bajar dos o tres veces enteras la página del monitor y lo único que veo son diálogos, diálogos y diálogos. Si bien no es el fin del mundo que sea así, un 50-50 de diálogos y descripción es siempre es a lo que deberías apuntar, y no, no cuenta con poner "dijo lucario" para que zafe :P

Los combates se hacen bastante pasables (teniendo en cuenta que los detesto profundamente xP) al sentir a los bichos hablar, aunque las historias de peleitas shonen nunca fueron mis favoritas realmente. Como diría en mi historia, quizás está pecando de ser un poco demasiado dramático y edgy; tanto la trama hasta ahora como el personaje principal.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#20
Mostrar Mega-Comentarios
¡Bueno gente de la PokeCueva! Ya vengo a molestar con un nuevo cap, sin miedos, que ando con el mismo formato de pocas palabras. Esta vez con 5.5k palabras, sigue siendo extenso pero ya no el triple de eso jeje.
Como sea, ya que es costumbre, aprovecho el espacio para contestar los comentarios así que... ¡Vamos a ellos!

@"Ocelcloud" ¡Jeje! ¡Veo que te he vuelto a maravillar! Y eso sin dudas me encanta. Lo prometido es deuda, y acá tienes un cap apenas un poco más extenso pero no menos interesante (?)
Me alegra escuchar que te gustó como inició, y cómo terminó... Seguro se vienen muchas preguntas, pues ya acá se darán ciertos indicios de qué podría pasar, pues que muera prácticamente uno de los protas no es por nada.
¡Espero que te guste este también! Y bueno, procuremos estar más en contacto entonces :P

@Nemuresu Veo que he logrado el impacto y sensación que quería conseguir... Perfecto...
Sí, amo a mi pequeño Lucario descontrolado, debo admitirlo, se ve más badass así (?)
Okya fuera de joda, ahora quedará ver qué le espera...

@Velvet Me encanta que me andes gritando Meri (?)
okya, sí admito que yo también noté eso de los diálogos, pero también confieso que no sabía cómo aligerarlo so, me quedé atorado en ese aspecto. (Y no, nunca metí el "dijo lucario" para que zafara, es más bien para que uno no se pierda con los personajes, lel)
Bueno, te kgan los combates pero al menos los ves pasables, ya es algo, aunque siento decirte que a mí los shonen me envician así que no será ni el primero ni el único...
¿Así que peco de edgy y dramático? Uf, un tema difícil a tratar tbh.
P.D: me encantó que en el isekai dijeras que te faltaban 30k palabras mías, no sé si sentirme halagado o mal por el pobre Kiwi xde.

¡Y bueno! ¡Parece que es todo por ahora! Si de casualidad Kiwi se queda hasta el tercer cap, edito esto mismo o si no, tocará esperar al quinto cap para responderle... Igual, Kiwi si ves esto y vas a seguir. Vaya, te agradezco de sobremanera bro... Lees más que la Meri (?)

¡Como sea! Espero que les guste este también, un poco de historia después de una gran tragedia siempre viene bien (creo)

¡Saludo Aural!
 

Capítulo 4 - Complicidad

Lucario duerme, se podría decir que plácidamente, pero en realidad no es así. Duerme producto del agotamiento y repercusiones de sus encuentros, y, aunque no lo parezca, la Megaevolución consume bastante energía de uno.

No pasa mucho tiempo, ni treinta minutos cuando el Pokémon siente que hay alguien más presente en la sala, sin embargo, este es un Aura sumamente distinta y ajena a los tantos que conoce, extrañandose, se levanta poco a poco, pues estaba boca abajo y prácticamente se coloca en cuatro patas, mirando hacia la salida donde está efectivamente, alguien más, otro Pokémon. Pero… Este es un Lycanroc, uno en su forma diurna, Lucario no logra comprender lo que sucede, va a decir algo cuando el otro le gana la palabra:

—Veo que está sumamente confundido… No es de sorprenderse realmente, yo… E-Estoy en las mismas, ¿sabes?—. Exclama Lycanroc confundiendo de sobremanera a Lucario… ¿Cómo que igual de confundido? ¿Y de dónde salió? Mientras pensaba, decidió analizarlo un poco más, elevando sutilmente sus sensores, sintiendo algo extrañamente familiar en él, pero… No logra determinar qué, al final se sacude la cabeza y escucha que el otro le dice:

—Tu debes ser, vaya, Lucario, ¿no es así? Me parece que no ha tenido un gran día, y no sabe cómo lo siento… Pero, antes que nada. ¿Sabes dónde estoy? Eh, cuando menos me dí cuenta aparecí aquí, no me percaté de tu presencia cuando salí de la cocina, me parece que un tal Dereman debió estar aquí con nosotros pero creo que ese Humano aún no se aparece...—. Dice el Pokémon dejando realmente confundido a Lucario, pestañea un par de veces, pensando, no estaba de ánimos para discutir y menos para andar solucionando problemas, aún así, ver su desorientación hizo que le tomara algo de paciencia y exclamara:

—Sí, soy Lucario, y no, no sé nada sobre Dereman desde hace poco en el funeral. No sabía que teníamos que verlo… Eh… ¿De dónde saliste?
 
Mostrar Tema Sugerido - Someone Lived This

Lycanroc...

—Zakan...—. Responde en seco el lobo dejando confundido al chacal mientras añade—. No sé, solo sé que ese nombre esta en mi mente por alguna razón… Es mi entrenador, ¿cierto?—. Dice el Lycanroc dejando realmente confundido a Lucario, ¿cómo diantres un Pokémon capturado no podría reconocer a su entrenador? ¿Qué acaso le borraron las memorias?

—Uhm, bueno, supongo que sí, si es que aquél nombre no deja de bombardearte la cabeza… O-Oye… ¿Quién eres?

—Veternav… O al menos… Creo que es el mote que me asignaron, ¿significa algo?

—Normalmente sí, aunque igual, muchas veces no. Yo por alguna razón no tengo un mote pese haber sido el mejor Poke de mi fallecido entrenador—. Dice con todo devastado Lucario mientras a fin deja de tensarse, dejándose acostar nuevamente para girarse en su sitio y sentarse, encarando al otro Pokémon.

—Oye, ¿en serio no recuerdas a tu entrenador? Digo, ¿ni si quiera cómo luce? Eres un tipo muy extraño, ¿cómo es que me reconociste pero parece que al salir te vas a perder a los cinco segundos?

—Hm, no… No lo sé… Por alguna razón sabía que tu eras Lucario, de alguna manera, verte me generó nostalgia y algo de pena, ni yo me explico que pasó. Bueno, con respecto a Zakan, sí, sé cómo es… Y puede que aparente estar desorientado pero, en realidad no lo estoy, al menos no tanto… Puedo llegar a tu casa por ejemplo, o al hotel donde reside mi maestro, sin embargo, no recuerdo muy bien porque estoy aquí… Contigo… Ese es todo el enigma.—Lucario no puede evitar intrigarse cada vez más y más conforme más palabras intercambia con el Lycanroc, el primero desvía su mirada hacia la ventana, notándose una pacífica pero relampagueante noche. Parece que esta vez se avecina otra tormenta de las potentes, chasquea la lengua mientras tensa la mejilla izquierda denotando en una expresión entre confundida y harta.

Confundido por el obvio evento que se está suscitando, y harta porque lo único que quiere es seguir durmiendo, sin embargo, la sola intriga que genera aquél lobo es suficiente como para soportarlo, al menos por ahora…

—Bueno… O-Oye, me han estado diciendo que tenga cuidado con ver la luna, llena o no mientras cargo esto, y me dijeron que mejor te la otorgase. No sé que es, pero supongo que es peligroso, incluso para mí, ten.—apenas termina de recitar y le arroja un curioso cristal, similar a los aclamados “Iristales” con los que Dereman hace sus experimentos, con reflejos Lucario lo atrapa sin problemas con su mano izquierda, no tarda en mirarlo, viendo como un extraño cristal rojo intenso, pero a la vez, al ponerlo contra la luz de la luna, no contra la artifical, cambia a uno color crema… ¿Qué es esto? ¿Acaso es algo relacionado con su forma de medianoche?

—¿De casualidad sabes porqué no quieren que lo portes tú pero yo sí?

—Solamente me dijeron algo sobre un poder sumamente oscuro y maligno, como la noche misma, se apoderaría y me consumiría por completo, convirtiendome en algo completamente ajeno a lo que parezco ser, no me especificaron al cien qué exactamente...—. Responde tranquilamente Lycanroc como si fuese el tema más normal del mundo, con lo que Lucario se extraña, pero le termina restando importancia, tal vez… ¿Y es uno de los que nacieron como Zerav y él? Ahora que lo piensa, comienza a darse cuenta que Dereman ha fijado mucho de sus experimentos en todo ese grupo de huevos en específico… ¿Porqué? Guarda el cristal y eleva la mirada hacia el lobo, se le queda viendo por un momento y al fin baja de la cama, para comenzar a pasearse, Lycanroc no tarda en seguirle los pasos, como si de su mascota se tratase, cosa que sigue incomodando al chacal mientras dice:

—Bueno, parece que no eres el único encerrado aquí, así como también no eres al único que le quieren limitar su verdadero potencial… No se si debería sentirme más aliviado por eso

—¿De qué está hablando?

—De que… Creo… Que comienzo a darme cuenta de que soy un monstruo, Veternav, pues si pese recordar y estar consciente de mis acciones aún así no parece afectarme como realmente debería. Tal vez y hay algo realmente oscuro en mí

—Ah, recuerdo que Dereman me dijo algo sobre su forma Megaevolucionada, señor Lucario, permítame decirle que se equivoca—. Dice Veternav impresionando al Pokémon, haciendo que se gire para mirarlo directamente

—¿Cómo?

—Sí, sí, lo que escuchó. Dereman está devastado por haberse enterado tan tarde del evento, pero después de que revisó las cámaras y lo que sucedió, no lo culpa. Pues al fin y al cabo, él dijo algo curioso… Y es que dijo… «No estaban completos...»

—¿No estaban completos?

—No me pregunte qué quiso decir, solamente se le escapó, literalmente, pues parece que fue algo que no debió decir, pero lo hizo de todas formas… Seguramente algo inesperado, ¿no es así?—. Dice Veternav dejando realmente pensando a Lucario, ¿acaso de verdad pudo todo terminar mejor? Pero… Si era así… ¿Porqué no hicieron nada?

—S-Sí… Inesperado, eh, espera. ¿Desde cuando me vigilas?

—No lo vigilo, solamente me lo dijeron—Lucario solamente se limita a quedarse callado

—Como sea, creo que ya pasó el tiempo suficiente… ¿Me devuelves el Iristal?

—¿Ah? ¿Pero que no debía cuidarte de él?

—Lo engañé, por alguna razón Dereman quiso que lo cargara por unos momentos, no se preocupe, nada de Megaevolución, al menos por ahora… Pero puede que mi personalidad cambie radicalmente, señor Lucario...—. El Pokémon que carga el cristal no puede evitar sentirse confundido, igual, su misma depresión impide que piense totalmente con claridad y sin rechistar, saca el cristal, extendiéndoselo a Veternav diciendo:

—Por como hablas, me parece que quieres transformarte en tu forma de medianoche, escuché algo de ustedes

—En cierta medida estoy ansioso, será mi primera vez...—esas palabras impactan a Lucario—. Sin embargo, no me confunda, no dejo de estar algo deshorientado, toda esa parte sí creamelo, no se preocupe, esto está siendo una odisea incluso para mí...—. Dice Veternav tomando con mano temblorosa al fin el cristal, comenzando a brillar en rojo intenso apenas lo hace…

—Por favor, si amenazo su vida… No dude en eliminarme…

—¡¿Qué?!

—Nadie lo culpará, es petición de Dereman—. Dice el Lycanroc con tal nivel de tranquilidad que en cierta medida aterra, aparta a Lucario para colocarse en cierta perspectiva hacia la Luna el cual está llena, y pone el cristal enfrente suyo mirando fijamente el brillo, el otro no evita retroceder poco a poco cuando ve que el lobo se queja y pronto se retuerce, comenzando a temblar, como si le doliera algo dentro de él, recordandole la mismísima Megaevolución.

Veternav comienza a gemir y a gritar mientras sus brazos y piernas comienzan a engrosarse y a alargarse… Todo su cuerpo comienza a mutar cambiando su pelaje a uno rojo, recordando a la sangre, mientras que inclusive su cara, sus ojos. Cambian a una apariencia mas bien psicópata, Lucario retrocede poco a poco en cierta medida asustado, no importa lo que haga, un simple ataque como Puño incremento y lo hace morder polvo…

Pronto se da cuenta que el Iristal cambia de ese rojo intenso a un color crema pero oscuro… ¿Será por la transformación o algo más? sigue observando al Lycanroc viendo como al fin termina… Pudiendo colocarse ahora en sus piernas, parándose, aunque pronto inclinándose hacia él mientras jadeaba de manera lenta y tosca… Parecía que lo atacaría en cualquier momento…

Lucario comienza a prepararse, en cierta medida para lo peor, pues su tipo de Lucha estaba completamente a favor de uno Siniestro y Roca cuando ve que Veternav lo mira de un costado, haciendo brillar sus ojos, pero. Este comienza a reírse burlonamente mientras el otro Pokémon se queda confundido…

—¿Qué..? ¿Creíste que te iba a atacar?—. Dice el Lycanroc aún riendose pero bajando el tono poco a poco—. Uhm, bueno, realmente no te culpo. No es como que la apariencia en sí ayude mucho a crear confianza—. Exclama con un tono de voz más grave y con ciertos toques insanos, como si durante todo el rato estuviese planeando cómo despedazar a Lucario—. Oiga, relájese, parece que todo ha salido bien. Agradezco su ayuda...—. Dice mientras se gira hacia él, sonriendole de manera sincera pese a su siniestra figura.

—Eh, s-si. Como sea… No comprendo la meta de este evento

—Oh, ya no te preocupes, comienzo a recordar ciertos detalles, parece que Dereman sigue probando muchas cosas, en fin. Ahora recuerdo que me dijo que me meterían contigo porque serías el más indicado en ponerme quieto, o probablemente muerto si comenzaba a actuar de manera errática, necesitaba saber desesperadamente si eran los Iristales el problema de que uno no se pudiera controlar, y al parecer. No lo son del todo—. Exclama Veternav arrojándole su cristal de nuevo a Lucario, quien lo vuelve a atrapar, viendo cómo mantiene ese color crema oscuro…

—¿Cómo que no del todo?

—Piénsalo, Luc. Este cristal fue minado y otorgado especialmente a Dereman para hacerme cambiar de forma en forma cuando, digamos, casi se me plazca sin necesidad de ser “infundido por los poderes de Solgaleo o Lunala”, en resumidas cuentas, es un cristal solamente para hacerme cambiar de forma, pero esto… No se compara en lo más mínimo a los Iristales que el doctor usa para la Megaevolución. Así que, sí, funcionan y parecen cumplir su rol, pero. No es prueba suficiente para determinar si en verdad hace que las Megas fracasen… O en algunos resulte...—. Exclama Veternav dejando pensando a Lucario y pronto este recuerda al Charizard… Aquella especie tampoco es la mejor de todas en cuanto poder se trata, pero, este sí parecía controlarse y obedecer al cien a Mary, al menos con lo poco que podía percibir después de tremenda paliza que Blaziken le dió.

—En cortas palabras, no es del todo tu culpa Lucario, el único detalle… Es que no te dieron el Iristal

—¡¿Qué?!

—Así es, donde se supone debió haber un Iristal con Ter, no le dieron absolutamente nada, solo eran la piedra catalizadora y la Lucarionita… Y ahora que Zakan me relató un par de detalles… Me parece que Oden no hizo lo correcto

—E-Espera, ¿de qué estás hablando?

—Parece que no todo es lo que parece, Luc. Vieras qué ganas tengo de contarte un último detalle entre nosotros pero… Será mejor esperar, por ahora, espera aquí. Obedece y… Pronto nos verás a Zakan y a mí aquí. No somos tus enemigos Lucario, en serio, al menos conmigo, no. Que mi aspecto, forma de hablar y tal vez… De ser, no te confundan, ah, y efectivamente, como que me provocaron lagunas mentales pues la meta era que portaras el cristal unos momentos, pero necesitaban que tus emociones fueran sinceras… Y qué mejor que hacer que yo también no recordara nada, ¿verdad? Te sacaré de aquí Lucario... 

—Espera, ¿porqué tengo que salir de aquí? No lo entiendo—. Dice mientras ve como el Lobo comienza a retirarse

—Porque a tu vida ya no le queda mucho… Y no me malinterpretes, no es por mí… Es por ellos. Lo siento Lucario, pero ni tú, ni Gallade ni nadie más de ustedes podrá vivir como hasta ahora. Parece… Que...—. Exclama Veternav acercandose al chacal mientras le susurra al oído:—. Hay alguien quien está torciendo todo a su favor…—. Dice Lycanroc, separándose, sonriendole y abandonando la sala, sin antes añadir como último:

—Cuida mi cristal… Por ahora, como que me está gustando estar así, jejejeje...—. Exclama y al fin se retira, escuchandose cómo se coloca automáticamente un seguro y de alguna forma, las cámaras se reactivan, detalle que Lucario hasta apenas se percata.

Este se queda mirando un momento más el Iristal, suspira y la guarda, quedandose realmente extrañado con el evento, al final aunque no quiera, deja todo atrás y vuelve a dirigirse a la cama, acostándose y recuperando el sueño para posteriormente dejarse dormir. Seguro… Ya sucederá algo, y parece que la lluvia, comienza a presentarse.
El cuarto al dejar de detectar movimiento, las luces por sí solas se apagan lentamente…
 
Mientras tanto… En el hogar de Oden y el fallecido Ter. Se hallan Zerav, Gallade y Oden respectivamente, siendo el segundo quien mira por la ventana, viendo como la lluvia comenzaba a presentarse…

—Gallade… ¿Estas bien?

—Pf, ¿debería estarlo? Lucario prácticamente está encarcelado, Ter esta muerto y por culpa de ese maldito evento y seguramente otra de las estupideces de Dereman, no- no van a tardar en ejecutar a su mejor Pokémon. Todo porque él quería protegernos, él quería salvarnos... Él, simplemente quería hacer lo correcto—. Dice Gallade denotando verdadero pesar en sus palabras, pues también consideraba a Lucario como su hermano.

—... Sé, que no fue la mejor pregunta después de todo. Pero tampoco me puedo perdonar verlos a ambos así, sé que Ter era lo más importante en su vida… Pero no puedes seguirte afligiendo ahora, él, su mejor Pokémon es el que ahora mismo te necesita verte firme, de pie. Sé que no debe ser fácil, en especial por uno de tus tipos. Pero sé que lograrás superarlo...

—Si Lucario muere, ya nada tendrá sentido para mí, aún menos con la ausencia de Ter—es lo único que responde Gallade, sin poder dejar de mirar hacia la ventana… Añadiendo:

—No es justo, Zerav, y lo sabes. Él no tiene la culpa… La culpa de nada, solamente quiso defendernos eso es todo. Y aún pese habernos querido asesinar, yo... Lo perdono, yo sé lo que es Megaevolucionar, Zerav, yo sé lo que es llegar a perder el control, lo que es tener miedo a dañar a alguien más de lo debido, lo que es dejar agonizando a alguien y sentir que no es suficiente... Lo que es... Ese poder. El poder que nos hace mutar y adquirir una fuerza tan descomunal del que simplemente, nada te va a detener. A menos que seas tú mismo el que lo haga, o alguien más. Hm, siendo normalmente lo último... ¿Sabes qué le van a hacer a partir de mañana? ¿Lo que le dirán? ¿Lo que le harán? Yo ya empiezo a verme en su funeral en dos días, no creo que vaya a pasarla muy bien esta noche, y mucho menos mañana. Se acabó, Zerav. Lucario deberá desaparecer junto con su entrenador...—. Exclama en seco y frío Gallade, denotando desprecio e impotencia en sus palabras, mientras disimuladamente suelta un par de lágrimas, viendo a la perfección lo que va a suceder…

La Delphox no evita devastarse ante la crueldad pero sinceridad de sus palabras. Va a dejarlo en paz cuando ve que Oden abre la puerta principal de la casa, entrando por este un par de figuras familiares, figuras, que en cierta medida vienen en el peor momento posible… Pero no para ella… Si no para Gallade mismo.

—¡Oden! ¡Cuanto tiempo! Siento… Reaparecerme en el momento menos indicado, en serio.

—Ya no importa… Ugh, así pasan las cosas a veces, en momentos, por mucho que uno lo intente, no puede abarcarlo todo, aunque, desafortunadamente no fue el mejor resultado al final...—. Exclama Oden respondiendole al sujeto, mientras parece preguntar por alguien y camina más al fondo donde se hallan ambos Pokémon, Zerav se alegra aunque no lo demuestra, ya que realmente está más preocupada que alegre, el sujeto lo saluda cuando una Gardevoir se detiene frente a la Delphox.

—Cuanto tiempo, cariño. ¿Cómo ha estado aquél?

—Pues… Míralo, no quiere hablar con nadie.

—Es comprensible… Si después de todo pudo vincularse más con Ter que con Dante. Es más que obvio el que se ponga así, ¿y qué hay acerca de su Pokémon estrella? Esperaba verlo aquí, de hecho. Era al que más ganas tenía de verlo

—Misma historia, aunque al ser él, el causante de todo… Pues, digamos que está encarcelado, hasta, bueno. Ya sabes…

—Por Arceus… Que se apiade de su alma...

—Iría bien de no ser que intentó asesinarnos...—. Responde Zerav dejando atónita a Gardevoir, pero mientras ellas platican, Dante, es el que se acerca a Gallade, pero antes de decir nada este le gana.

—Ya te habias tardado, “maestro”. Comenzaba a preguntarme si de verdad te importaba después de todo…

—… Oye, vamos. ¿Aún me odias?

—No puedo odiar a alguien a quién ya olvidé...—. Responde en seco dejando mudo a Dante…

—Eras el tercero mejor de la región, sin Ter presente y Oden sin rival, creo que serás el campeón en la próxima edición… Y seguramente gracias a mí, ah no espera. Que ni eso, Gardevoir es tu favorita…

—Gallade, por favor, basta. Sabes que no soy el mismo de hace catorce años

—Y es cierto, pero es una lástima que tanto nos hiciste sufrir a Lucario y a mí junto con Zakan y su maldita esposa que… Como que me cuesta asimilarlo aún. Hm, y ni se diga que en aquél entonces era un Riolu, y ni decir que yo… En aquél entonces… Era libre…

—Vamos, Gallade. ¿Pero no recuerdas cómo después lo solucionamos? ¿Torcimos todo a un buen resultado? ¿Logramos desterrarlos? ¡¿Erradicarlos?! ¡Sabes que verlos a ustedes cinco me hizo cambiar por completo mi perspectiva!

—¡Pero lo hiciste muy tarde, Dante! ¡¿No puedes entenderlo?! ¡Yo..! ¡Varias veces intenté hacertelo ver! Pero nunca escuchaste—. Dice Gallade, ahora votando estrepitosamente su mirada hacia la de Dante, con lágrimas en los ojos y usando un tono frustrado y agobiado.

—¡¿Cuántas veces te dije que te detuvieras?! ¡¿Que ellos estaban mal?! ¡¿Y después casi que me vendiste a los bastardos de Zakan para hacer más miserable la vida de los hermanos?! ¡¿Eh?!

—Gallade, sé que no fue lo correcto y sé que fue brutal. Pero eso fue hace más de una década…

—¡NO ME IMPORTA!—. Grita Gallade levantándose y colocándose en medio de la sala frente a la mirada atónita y preocupada de todos los presentes.

—¡No me digas entonces, como quieres que te recuerde que querías que asesinara a Riolu mismo sólo porque tu gran admirador, Zakan, te pedía que lo hicieras, producto de su envidia y egoísmo!

—Yo… No, ah. Creo que no debí venir…

—Exacto, no debiste venir Dante, y menos ahora. Si bien ese fue mi primer contacto con la Megaevolución, el precio… Fue mi propia libertad...—. Exclama Gallade mirándose el brazo derecho, recordando con total claridad y perfección el evento.
 
Pronto, Gallade recuerda que hace catorce años, en una fría pero pacífica noche en la región, se hallaban Riolu y Gallade entre las calles del pueblo. Platicando trivialmente pues en aquellos momentos. Riolu se topó sin querer con el Pokémon justiciero, ganándose rápidamente su confianza.

—Así que… Ellos tres son los que te acosan…

—Sí, y a ella en especial es a la que le he pedido que me ayudara, y si bien lo ha hecho. T-Tengo miedo, Gallade.

—¿Miedo de qué?

—De que tenga razón… Y me convierta en algo completamente ajeno si de verdad me desespero y me determino a eliminarlos

—Oye, tranquilo, si te dice eso es por un bien. Al fin y al cabo, tú has dicho que la hiciste cambiar de opinión… ¿No?

—No por mucho...—. Responde sin permiso otra voz completamente distinto, emergiendo de una esquina Zakan mismo, pronto, desde atrás él. sale Dante. Ambos Pokémon se quedan realmente tensos mientras Gallade trataba de cubrir a Riolu.

—Seguramente tú eres el bastardo que está haciendo sufrir a Fennekin y al resto

—Buena intuición, aunque seguramente producto de tu tipo… Sin embargo, yo no usaría “sufrir” más bien diría… “perfeccionar”

—¿Qué..?

—¿No quisieras ser tu también parte de esa perfección, Gallade? ¿Ser alguien más… Frío, pero certero y poderoso?

—No le veo el caso

—Uhm, entonces no tienes mucha visión como pensé. Dante... Parece un ejemplar valioso, ¿no lo cree?

—Oh, sin dudas. Un Gallade parlante, es algo que nunca se ve…

—¡Ah! ¡¿Qué diablos están planeado?!

—¿No es obvio Gallade? Este sujeto está igual de harto con Oden y Ter, así como yo. Así que desde que nos conocimos, decidimos unir fuerzas para… Bueno…

—Escuché que sus Pokémon nacieron de manera peculiar, así que diría yo, que no debemos desperdiciar la oportunidad… ¡Nadie se mete conmigo! ¡Y mucho menos con mi orgullo! ¡Un par de mocosos no me impedirán alcanzar lo que yo quiero! Y tú… Mejor dicho, ustedes. Me ayudarán a cumplir mi meta...—. Exclama realmente agobiado pero incitado Dante, haciendo que Riolu se asuste en serio, gimiendo de terror pues en aquellos momentos no podía comunicarse con los humanos, poniendo tenso a Gallade, Dante saca a un Blaziken, pero, lo extraño, es que Zakan hace lo mismo… Cosa que confunde al dúo.
 
Mostrar Tema Sugerido - Adagio For TRON

Te ofrezco poder, a cambio de su repugnante vida...

—¡Ah! ¡Así me amenacen de muerte no les permitiré que le hagan daño a este Riolu! ¡No más de lo que me ha contado! ¡Ustedes, malditos..! ¡Son la clase de gente que merece ser exterminada!

—¿Sabes qué, Gallade? Hagamos esto más interesante…

—¿Qué..?— Responde sorprendido Gallade cuando Dante saca un guante con una piedra catalizadora, sin embargo, en ella posee el mismo Iristal del experimento, mientras que saca también la Galladita y se lo arroja, haciendo que el Pokémon la atrape y se le quede mirando extrañado

—Aquél anciano nos ha decorado bastante bien esto de los Iristales, y si es verdad, no deberías tener problemas en Megaevolucionar

—¡¿Cómo?!—. Responde impactado Gallade a Dante mientras este añade

—Lo que escuchaste, tal vez has oído que se necesita de un vínculo para que un Pokémon pueda megaevolucionar. Bueno, pues según Orester eso ya no será necesario, este proyecto de los Iristales es realmente ambicioso, y si en verdad resulta, no me imagino la clase de cosas que cualquier entrenador podría conseguir

—P-Pero…

—¡No! ¡Gallade! ¡Quieren corromperte! ¡¿No lo ves?! ¡Solamente quieren utilizarte!

—Calla maldito perro—. Exclama Zakan haciendo que de la nada, Blaziken utilice Bola Sombra sobre este, dañandolo severamente haciendo que Gallade se altere, pero justo Dante lo detiene con sus palabras

—¿Sabes qué? Zakan me ha dicho que ese Riolu realmente es un inútil, hagamos esto… Si lo matas, no solamente te quedas conmigo, si no que encima, te convertiré en mi Pokémon principal al recibir de regalo, por parte de Zakan, la Galladita, con lo que Megaevolucionarás cuantas veces se te plazca. ¿No es eso maravilloso? El poder que ahora mismo estás cargando, es simplemente, perfecta, Gallade. ¿Has Megaevolucionado alguna vez? Te ofrezco poder a cambio de su repugnante vida, no importa que se den cuenta, igual, los famosos Oden y Ter no pueden hacer mucho ya...—. Exclama en frío Dante dejando mudo a Gallade, mirando tenso al Riolu, igual. ¿Qué puede hacer? Está contra dos Blaziken y encima están solos, no parece que nada los pueda ayudar…

—Y-Yo… No puedo…

—¿No puedes? Hum, déjame cambiarte de opinión entonces...—. Exclama Dante colocando su palma en la piedra, activandola y pronto, estos rayos se dirigen hacia Gallade quien lo agarra desprevenido y pronto, la piedra reacciona, debido al temor, Gallade trata de zafarse con la piedra, pero es inútil. Se le queda pegada cuando siente un impacto dentro suyo, suprimiendolo y pronto, una gran ola de poder psíquico se abalanza encima suyo, haciéndolo gemir y gritar del mismo impacto, el líquido comienza a envolverlo y pronto su cuerpo comienza a mutar. Provocando que el pico de su cabeza cambie, sus brazos se tornen más agresivos y una especie de capa aparezca, dando un último alarido y quebrando así el líquido, revelando a un Pokémon completamente distinto, quién comienza a jadear por la impresión…

—N-N-No… ¡Imposible! ¡¿Cómo..?!—Riolu se detiene a sí mismo, al no comprender cómo la Mega se suscitó con éxito pese a tenerlo en su contra, ve cómo Gallade se levanta de a poco, quien se mira impactado mientras siente el poder recorrer sus venas y su alrededor.

—¿Y que tal muchacho? ¿Qué dices… Eh?

—Ah… Yo, ah. ¿C-Cómo..?

—Parece que nuestro amigo necesita un empujón, haber si así deja de estar tan aturdido, Viria. Acaba con el Riolu, y no me hagas hacerte sufrir de nuevo… ¿Comprendes?—. Exclama serio Zakan, quién Blaziken parece verse forzado a atacar, pero al final obedece y corre hacia Riolu quién extrañamente utiliza Tajo umbrío y está por impactarle cuando Gallade logra teleportarse enfrente suyo, frenando el impacto... 

—Vaya, parece que nuestro chico está reaccionando al fin, demuestrenle lo que es el poder de la Mega...—. Exclama Zakan restándole importancia si luchan en serio o no

—Hazlo como gustes—. Exclama Dante hacia Blaziken y este pronto corre para utilizar Patada ígnea, quien Gallade apenas si ve venir, logra lanzar a Riolu lejos y se rueda apenas evitando el ataque, Gallade se concentra y grita para usar Psicocorte, lanzando varias ondas hacia sus agresores, de los cuales, salen con una velocidad y fuerza de los cuales, ni él mismo espera que salieran con tal fluidez y fuerza, sin embargo, a pesar de recibir un par de impactos ambos Blaziken, uno por alguna extraña razón se lastima más de lo normal, así que el otro corre y utiliza Patada salto alto, cuando el otro repite Tajo umbrío, Gallade no pierde el tiempo y calma su mente, para pronto concentrarse y vuelve a teleportarse hasta Riolu quien estaba más adelante y comienza a hacer brillar sus brazos de nuevo, calculando a Blaziken y logrando detenerlo a medio aire, utilizando Cuchillada el cual lo daña más de la cuenta, pues pese que Gallade siente que apenas si logra dañarlo, parece que sus ataques son mucho más devastadores de lo que parece. Saca volando aquél Blaizken cuando el otro se le arroja encima, pero Gallade salta y al caer, utiliza Golpe aéreo logrando tumbar al otro Blaziken, lo arremete contra el suelo y carga nuevamente Cuchillada, teniendo increíblemente muy dañado al Pokémon pese que Gallade siente que no ha hecho nada, cuando escucha a lo lejos a Dante

—¡Eso es! ¡Acabalo! ¡¡Matalo, Gallade!! ¡VAMOS!—. Grita Dante a lo lejos, pero pese a lo que pareciera… No lo hace, y cancela su ataque. Mira a Riolu y tan sólo le dice:

—Huye…

—¡¿Qué?!

—¡VETE! ¡¡AHORA!!—. Grita Gallade con un tono de voz severo y hasta que distinto, asustando en serio a Riolu, provocando que se levante y comience a dejarlo atrás, se da la media vuelta cuando de la nada, el segundo Blaziken se le arroja encima con Pájaro osado, dañandolo mucho más de lo normal al agarrarlo desprevenido, lo azota contra una pared dejando realmente mal al Pokémon, pues para colmo fue un golpe crítico. Este escupe poca, pero sangre al fin y al cabo, encima suyo ve a Dante enfrente, mientras los Blaziken se reincorporan.

—Que… Heróico… Que legendario, que hermoso. Aún pese a tener un gran poder dentro tuyo, decides dejar escapar al chiquillo y perdonarle la vida a otro Pokémon solo porque así son ustedes… Me serás de gran ayuda, muchacho. Sin duda alguna—. Exclama Dante, tocando su piedra, provocando que Gallade sienta otro impacto, seguido de un dolor y cuando menos se da cuenta, la Megaevolución es revertida, sintiendo un gran vacío por el abandono de todo ese poder… E inclusive, que un vacío emocional, uno que ni él mismo entiende.

—Nunca te encariñes tanto con algo, héroe. Nunca sabes cuando lo perderás—. Decía Dante mientras sacaba una Ultra ball de sus bolsillos, sin que nadie se percatase, Riolu lo veía todo a lo lejos.

—Aun capturado… No obtendrás lo que quieres…

—Oh, por supuesto. Excepto que ya estás influenciado, Gallade

—¿Qué..?—. Responde agotado y confundido Gallade

—Lo admitas o no, la Megaevolución ya es parte de tí… Y nada ni nadie te arrebatará ese sentimiento—Dante arroja la Ultraball encerrando en una luz roja a Gallade, quien pese a estar entero, no logra dar mucha pelea, y pronto. Es capturado…

Riolu no se lo puede creer, mira a un lado atónito, y sin más, abandona el sitio, mientras el Pokémon huye despavorido y acabado, sintiéndose impotente ante lo ocurrido...

Regresando a la actualidad, pese a que todos sabían la historia, Gallade no esperó en repetirla una vez más.

—Sí… Así fue mi maravilloso primer contacto contigo. Así fue mi maravillosa vida, mi destino. Capturado por un imbécil que creía, hacía lo correcto solo por impedir que unos niños llegaran lejos en sus vidas—. Exclama Gallade dejando mudo a los presentes, en especial a Dante quién lo deja apenado, siempre, siempre que cuenta la historia lo consigue.

—Adoro ver ese gesto de arrepentimiento, Dante. Siempre lo he amado, me encanta recordarte la persona que fuiste en un comienzo. El cómo nos trataste pese haberte rogado que te detuvieras, el cómo me capturaste, y prácticamente que me obligaste a asesinar a Lucario desde un principio. ¿Y sabes que aborrezco más? Que tenías razón… Sí. Desde que me transformaste en Mega-Gallade, ya nunca más pude sentirme completo, ya nunca más pude ser el mismo… Ya nunca más… Pude sentirme.. Fuerte… Y tampoco… Libre—. Exclama Gallade con sumo pesar en sus palabras, bajando la mirada, sin saber qué hacer exactamente.

—Si te puedes ir largando de mi vista, me harías un gran favor, están por ejecutar a lo último que me queda como motor de vida. Y tú no haces más que irritarme, tu sola presencia me hace recordar mi vacío con la Mega, así como me haces recordar, la tremenda época oscura que me hiciste pasar por tanto tiempo—. Decía Gallade mientras caminaba de vuelta a su sofá, mirando una vez más por la ventana, viendo como la lluvia pasaba a tormenta.

—El show se acabó… No se preocupen, si estoy siendo irritable ahora, no es por nada—. Exclama Gallade aunque soltando unas lágrimas de dolor en lo último dicho, añadiendo:— Igual, si me gané el odio de ustedes, alégrense, una vez Lucario deje este mundo… Lo haré yo también...—. Exclama devastado Gallade sin poder impedir soltar en llanto, sin dignarse a mirar a nadie.

El silencio, siendo acompañado por la lluvia y el llanto de Gallade daba un ambiente deprimente, se llegan a mirar de momentos, y pese a todo. Dante es el que dice al aire:

—Yo… De verdad cómo lo siento… Al final, creo. Es y será lo correcto que sacrifiquen a Lucario. Si ninguno de ambos pueden vivir pacíficamente y prosperar entre el uno y el otro. Tal vez y si es mejor que ya no estén aquí...—. Exclama en seco, entre apenado pero molesto Dante, alejándose de los Pokémon, y aunque no lo parezca, Gallade lo escucha, con total claridad, sin romper su llanto aunque, apretando sus puños. Generandole un odio y coraje por aquellas palabras tan hipócritas.

—Entonces… Esto no se va a quedar así, Dante…
 
Más tarde, de vuelta al Laboratorio… Lucario se hallaba aún dormido, sin embargo. Lo que él no esperaría, es que más pronto de lo normal, sería despertado.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#21
Cada maldito día me sorprende Gigavhel.
Últimamente me está fascinando mucho su forma de escribir. Me gustó mucho cómo se está llevando a cabo la historia. No puedo quejarme demasiado.

¡Suerte mi buen amigo chacal!
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#22
Huh, no imaginé que Gallade tuviese un pasado tan oscuro.

Dicho eso, dudo que a Lucario lo maten.
Rompe mi armadura si quieres. Al final, terminarás arrepintiéndote de hacerlo...
[Imagen: IIhG3l7.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#23
(03 Jul 2019
10:34 PM)
Gigavehl escribió:
—Te entiendo, pero debes comprender, Lucario. ¡Hiciste todo lo que tenías que hacer! Y no puedes seguirte culpando por eso…
Sí, deja de culparte a ti mismo por perder el control mientras nosotros te ejecutamos por perder el control.

Ya por fin me puse al corriente. Tres capítulos, el primero de ellos super largo, y dos más cortos y más digeribles. La muerte de Ter se veía venir de lejos, aunque ahora ya está un poco más justificada la angustia de lucario. Plus, hay un Gallade. A estos no los odio. A ver qué pintan los nuevos pjs.
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#24
Mostrar Comentarios de más comentarios...
Y bueno... Aquí estamos con lo que espiritualmente sería el final del tercer capítulo del fic...
A pesar de todo, la duración ha ido escalando, siendo esta vez un cap de 7.6k palabras. Pero tranquilos, que tiene sus razones (?)

Como sea... Después de toda una odisea, al fin he terminado con esta parte, y me parece que como voy planeando las cosas, este vendría siendo una clase de punto y aparte en la trama, así que. Ahí está.

Sin más, ¡pasemos a la sección favorita de todo lector y usuario de la cueva! ¡Los comentarios! (supongo)

@"Ocelcloud" Vaya, y parece que sigo haciendo de las mías ¿eh? ¡Excelente! No has dicho mucho, y me supongo es porque ha de ser un poco complicado decir algo, creo. Así que no te preocupes, seguro acá ya dices algo interesante... O me dejas con la intriga, todo puede pasar :P

@Nemuresu Vaya, ¿pese a ser un fic edgy no esperabas esto? Curioso comentario...
Con respecto a Lucario... Obvio, es el protagonista jaja, ahora verás como sale de esa...

@Maze asdasdasdasdnkvjdf JAJAJA me has partido de la risa, en serio. Yo también lo he notado, pero te puedo asegurar que todo es por una buena razón, sin decir que he estado dejando las migajas desde un comienzo...
Vaya, "digeribles" no sé como tomar esa palabra jaja. Anyway. Eso sí, debo reconocerte el esfuerzo amigo, lees más que la Meri y eso es de admirar, ¡que me tengas la paciencia para leerme sin dudas me halaga! Aunque te haya provocado ojeras por eso (??)
Como sea, ¿así que la muerte de Ter era predecible? Sad, intenté que no lo fuera tanto... Lo tomaré en cuenta. Y sí, ya esta un poco más justificado su angustia de Lucario. Oh, ¿así que no odias a los Gallade? ¡Menos mal! Al menos al fin metí a un Poke que no repudias (?)

¡Y bueno gente! ¡Un enorme agradecimiento y abrazo a todos por tomarse el tiempo de leerme! En especial a la fruta ya que veo que hablaba en serio sobre ponerse al día... Debo devolverle el favor...

Sin más, espero la Meri no me grite porque los caps son más cortos ya... (Hm, mentira, solamente están recortados lel)

Y sin más... Como último detalle... Espiritualmente el cuarto cap comienza a partir de cierta discusión digamos crucial al final del cap, porque lo vi que entraba bien antes de dar inicio al próximo so... Ahí tienen...

¡Saludo Aural!


Capítulo 5 - Traición


Contundentes golpes se podían apreciar hasta el otro extremo de la sala, Lucario es capaz de oírlos pero entre sueños, pues por ahora la tormenta liberada afuera le provocaba alguna especie de insomnio que le impedía despertar por completo, sumados a que los sonidos se mezclaban en sus sueños. Sin embargo, no fue que los golpes secos cambiaron a una especie de tiro de energía, comenzandose a escuchar un vidrio agrietarse y familiares gritos de fuera.

Esto hace que el chacal al fin reaccione, abre lentamente los ojos y eleva la mirada, mirando alrededor, pero los sonidos cesan. Las luces siguen sin encenderse y parece que la calma con la tormenta se impone nuevamente, Lucario deja de darle importancia, pensando que y probablemente, estaba alucinando de alguna manera, producto del sueño cuando se gira, encarando todo el lado derecho de la sala cuando una gran luz se presenta hasta la última ventana de la misma y pronto, trozos de pared y vidrio salen disparados brutalmente hasta la otra pared, haciendo que el canino salte del susto y se baje de la cama de un brinco para ponerse alerta cuando al fin las luces se encienden.

Un espectral frío se presenta producto de la tormenta pero… Nadie entra, de pronto, una alarma se activa en toda la instalación escuchándose por los mismos:

—ALERTA, ALERTA. EL SECTOR DEL RECLUSORIO HA SIDO PENETRADO. ENTIDAD DESCONOCIDA HA ROTO UNA DE LAS SALAS DE CONTENCIÓN DONDE SE HAYA EL REHÉN DENOMINADO LUCARIO. SE EJECUTA OPERATIVO DE MÁXIMA ALERTA Y CONTENCIÓN. SE LLAMA A TODO EL PERSONAL DE ATAQUE DETENER AL O A LOS POSIBLES INTRUSOS CON FUEGO LETAL SI ES PRECISO. EL REHÉN LUCARIO CATEGORIZADO COMO MÁXIMA AMENAZA PUEDE YA HABER ESCAPADO.—es lo que dice una grabadora, el cual repite lo mismo una y otra vez, no es una persona, aunque la voz sea de una mujer.
 
Mostrar Tema Sugerido - Sea Wall

Evento (in)esperado...

Lucario no puede creerse lo que escucha cuando llega la parte de que es un rehén, ni siquiera sabe porqué está ahí, cosa que lo mantiene confundido cuando al fin una figura familiar entra, siendo nadamas ni nadamenos que Gallade.

—¡Lucario! ¡Sígueme! ¡Vamos!

—¡Ah! ¡¿Gallade?! ¡¿Qué estás haciendo?!

—¡No hay tiempo de explicaciones! ¡Como no me sigas la corriente ahora mismo ambos terminaremos MUERTOS!

—¡¿Qué?!—es lo único que alcanza a decir Lucario cuando se escuchan varios pasos en el pasillo de la salida, escuchándose también varias voces alarmadas pero sin duda alguna, agresivas ante el evento.

—¡¡SOLO HAZLO!!

—¡P-Pero..! ¡Maldita sea! ¡¿Qué has hecho?!—. Grita Lucario y al fin corre con todas sus fuerzas hacia Gallade, saltando los muebles de por medio cuando ve que este sale por donde entró, viendo un gran hueco en la pared, con un grosor abrumadora de la misma, el canino se extraña en serio sobre cómo lo consiguió y no se deja distraer tanto cuando salta y cae afuera rodandose un momento, viendo a Gallade de su lado izquierdo.

—¡Vamos! ¡No preguntes nada! ¡No digas nada! ¡¡Solo sígueme!!—Gallade corre dejando a Lucario atrás, este no pierde el tiempo en seguirlo sin dejar de estar realmente confundido, escuchándose una estruendosa y horrible alarma por todo el Laboratorio, cosa que jamás había pasado antes.

Ambos ven que llegan apenas a un apartado boscoso pero no tan grande, donde Gallade entra para posteriormente entrara Lucario, ambos se ocultan un momento ahí, escuchando y viendo a los hombres de lejos, Gallade pone atención y su acompañante decide colocar su palma derecha en el suelo y elevar sus sensores, cerrando los ojos y escuchando por medio del Aura.

—¡Carajo! ¡¿Cómo pudo esto pasar?!

—Alterarnos ahora no nos servirá de nada...—Responde una voz femenina a otra masculina cuando una segunda mujer se aproxima y añade

—¡Dejémonos de idioteces! ¡Alguien provocó que Lucario escapase! ¡Si dejamos que alguien pletórico como él escape, pues seguro sus fuerzas por sí solas se han incrementado de forma exagerada! ¡Puede provocar un severo daño!

—Estoy de acuerdo, y más añadiendo el hecho de que su cualidad de nacimiento es esa… ¡Vamos, vamos! ¡No perdamos el tiempo! ¡Ustedes, diriganse ahí afuera, dividanse en dos grupos! ¡Nosotros trataremos de localizarlo a él y a sus posibles cómplices en el otro extremo del complejo! ¡AHORA!—. Grita el mismo sujeto de antes, ordenandoles a ambas chicas y a más gente, estos responden al unísono y siente cómo salen del marco, dividiéndose de manera ágil y certera… No parecen ser simples guardias del Laboratorio… ¡¿Pero y ellos de donde salieron?!

—Ay carajo, estamos en un serio problema Gallade… E-Espera… ¡¿Cómo supiste que sucedería esto?!—. Exclama impactado Lucario hacia su compañero mientras deja de concentrarse y lo mira, este hace lo mismo pero se queda mudo, aunque sin dejar de mirarlo seriamente…

—Digamos que… Las cosas no han estado saliendo bien, Luc.—es lo único que dice Gallade y le da un ligero golpe, se levanta rápidamente y se da la vuelta para seguir corriendo, el chacal hace lo mismo y lo sigue.

La tormenta azota gravemente el ambiente, nublando demasiado la vista, añadiendo que el aire no ayuda en nada y mucho menos los truenos, cegando y entorpeciendo la visión, de igual forma, tanto sus perseguidores como el dúo avanzan como pueden. Ambos llegan hasta un extremo de los árboles, exponiéndose nuevamente mientras Gallade ve el enorme pueblo, tratando de trazar una ruta, o varias.

—¡¿Es en serio?! ¡¿Ni sabes a dónde vamos?!

—No es eso… Esos pobres diablos no me preocupan Lucario, es… Ella...—. Dice Gallade mirando seriamente lo poco que se aprecia, con lo que el canino lo entiende a la perfección… Se refiere a Zerav…

—¡Pero tenemos la lluvia de nuestro lado!

—A veces dices cosas extrañas… Sabes que ni con esto no será suficiente, y menos si se trata de tí. ¡Vamos!—Gallade vuelve a correr y Lucario no tarda en seguirlo.

Llegan a un barranco y saltan para bajar, apenas llegando al suelo logran rodarse, aterrizando de manera segura cuando unos dos sujetos, siendo civiles, gritan:

—¡AHÍ ESTÁN! ¡Detengan al Lucario del campeón!—. Grita un sujeto el cual confunde al dúo cuando sacan a un Swampert y a un Sceptile. Ambos se alarman mientras Swampert utiliza terremoto, con lo que ambos saltan a duras penas, pero Sceptile utiliza Tormenta hojas, logrando impactarles a ambos y azotándolos en el suelo, sus entrenadores van a arrojar una orden cuando Lucario se enfurece, gruñe producto de la molestia y carga una Esfera aural arrojándolo en medio de los cuatro sacándolo volando. Los Pokémon se recuperan pero los entrenadores, al no ver el ataque, aterrizan mal y quedan severamente dañados, Gallade se extraña un momento al ver el repentino acto cuando ahora es Lucario quien lo sujeta y lo arrastra corriendo para escapar de la escena.

Swampert y Sceptile se preocupan, tanto por sus entrenadores como por… Ellos…

Gallade logra tomar el ritmo nuevamente y exclama:

—¡Por aquí!—se desvía al lado derecho de un callejón y Lucario lo sigue, pero pronto son interceptados por un grupo de aquellos hombres de seguridad junto con otros civiles…

—¡Ah! ¡¿Qué es esto?!

—¡La trampa resultó! ¡Ahora!—decenas de Pokémon arrojan un débil pero mezclado ataque en conjunto sobre el dúo, el cual ambos se alteran en serio cuando Gallade abraza a Lucario y pronto, desaparecen. Todos se quedan confundidos cuando no muy a lo lejos, ambos reaparecen en su hogar.

—¡Ah! ¡¿PERO QUÉ ESTÁ PASANDO?!—. Grita realmente confundido Lucario aunque en su idioma cuando Gallade, apenas notando que resultó, corre hacia cierto rincón de la casa, específicamente de la cocina, golpeando fuertemente el suelo de la misma mientras nota cómo jadea alterado también, no le responde… El chacal se levanta lentamente confundido, mirando alrededor la casa, esta todo encendido pero no hay nadie…

—¡Sabía que te irían a buscar apenas enterandose que hice esto! ¡Aunque siendo franco! ¡Pensé que mínimo Dante se quedaría aquí!—. Responde alterado y casi que rápido Gallade sacando trozos del piso del hoyo que está haciendo, buscando desesperadamente algo.

—¡¿Qué?! ¡¿Dante regresó?! E-Espera… ¡¿Qué estás haciendo?!

—¡NO IMPORTA LUCARIO! Ah… Lo siento… Es… Es solo que esto se está desarrollando demasiado rápido

—¡¿Pero qué?!—. Responde más bien devastado Lucario mientras Gallade sigue buscando.

—¡Fallaste! ¡Lucario! ¡Ambos fallaron! ¡Discúlpame pero Dereman no es del todo lo que aparenta! ¡Ni él ni el maldito idiota de Orester! ¡Su intención era que ganaran o no la Liga los llamaría para posteriormente hacerles pasar la prueba de la Megaevolución! ¡Si resultaba! ¡No solamente se iban a quedar con la piedra si no que además! Habrían de demostrar que el Iristal Plétora sería un éxito…

—¿Iristal… Plétora?

—La jodida piedra esa que tiene su abertura especial en la Piedra Catalizadora, ¡Ah! ¡Cómo sea! ¡Si fracasaban! ¡Aún así pasarían otra pequeña serie de eventos para ver porqué la Mega es tan inestable! Y si aún así fallaban… Ah… S-Si...—. Añade Gallade aunque entrecortandose al final, como si le costara decir algo más.

Lucario no puede evitar sentirse realmente mal por lo que le dice, ¿acaso todo ya estaba predestinado? ¿Inclusive..?

—¡Espera! ¡¿Estas diciendo que debía ya luchar contra ese Blaziken?!

—No… Ese imbécil quién sabe de dónde salió… Si Dereman tardó tanto en reaccionar fue por algo…

—¡¿Pero cómo es que sabes todo esto?!

—Porque conozco a Dereman mucho más de lo que crees… Luc. ¡Con un demonio! ¡¿DÓNDE ESTÁ?!

—¿Buscabas esto?—. Exclama una voz femenina el cual por alguna muy extraña razón, Lucario reconoce pero de manera ambigua, se queda extrañado, como si extrañas memorias le llegaran a la cabeza, ambos se giran y ven a Gardevoir parada en la entrada, aunque parece estar sola… Sosteniendo en su mano izquierda el Iristal Plétora…

—¡Ah..! ¡¿Cómo?!

—No sabes lo que estás haciendo Gallade, ¿Qué querías hacer exactamente con el Iristal, huh? ¿Volver a transformar a Lucario en un genocida? ¿Es eso?

—Wow, oye… Yo no tocaría ese tema ahora mismo…

—¿Y porqué no, Gallade? ¿Temes que comience a recordar el porqué está aquí?

—¿De… Qué están hablando..?—. Exclama Lucario realmente confundido.

—No le hagas caso, Lucario. Ella cree estar haciendo lo correcto…

—¡Gallade maldita sea! ¡¿Te estas escuchando?! ¡Estas fuera de tus cabales! ¡No lograrás nada positivo si ahora conviertes a Lucario en un fugitivo!

—¡¿Y dejar que un idiota como Dereman o Zakan o Dante vuelvan a arruinar mi vida?! ¡¿O la de él?! ¡¿O la tuya?! ¡¿O la de todos nosotros?! ¡Escúchate tu también Gardevoir! ¡Míralos! ¡Quieren matarlo solamente porque fracasaron! ¡¡Lo que me irrita en serio es que sabían que era demasiado arriesgado..!! ¡Y DE TODAS FORMAS LO HICIERON!

—¡Sé que no fue lo correcto! ¡Pero nadie prospera sin experimentar Gallade! ¡Sé que todo esto es injusto! ¡Y sé que tú más que nadie quiere cambiar las cosas! ¡Más si Ter fue mejor entrenador para tí! Pero… No me hagas recordarte cómo también te querían llevar por el mismo camino… ¡No cuando yo fui la que te salvó! ¡Y la que hizo que todos cambiaran de opinión!—. Exclama Gardevoir a Gallade quien lo deja mudo, Lucario no comprende nada en lo más mínimo, cuando comienza a alterarse al sentir que entre más tiempo pase ahí, algo realmente malo acontecerá, así que termina utilizando Velocidad Extrema contra Gardevoir tumbandola, pues la tomó por sorpresa, haciendo que el Iristal salga volando con tal brusquedad que al azotarse contra la pared, estalle en pedazos… Gallade grita al ver la escena, pero Lucario no pierde el tiempo y se levanta saliendo nuevamente y huyendo por su cuenta.

—¡Ah! ¡¡Lucario!!

—¡Gallade! ¡Agh! ¡Basta! ¡Está decidido! ¡¡Solamente harás que te maten!!—. Exclama alterada Gardevoir, lanzando su mano derecha como puede hacia la pierna de Gallade.

—¡Con un carajo..! ¡¿QUÉ PARTE NO ENTIENDES QUE YO HE ESTADO MUERTO DESDE QUE DANTE ME OBLIGÓ A MEGAEVOLUCIONAR?!—. Grita Gallade quien se quita la mano de Gardevoir de su pie, debido a que esta lo sujetó al querer ir tras él. El mismo comienza a correr y abandonar el sitio también…

—¡Maldita sea! ¡Si ya sabía yo que debía ser ejecutado al acto! ¡¡Zerav!! ¡Zerav! ¡Gallade y Lucario están fuera de control! ¡Como no los detengamos ahora pueden causar un desastre!

Más, mucho más adelante, un tanto lejos del Laboratorio, Zerav corre como puede y se cubre con una barrera de llamas de la tormenta junto con Oden, respondiendo al mensaje de Gardevoir:

—¡Maldita sea! ¡Ya decía yo que intentarlo de nuevo sería inútil! ¡¡Y lo peor!! ¡El Trío ya viene hacia acá! ¡El muy idiota de Dereman los llamó por miedo! ¡Trataré de alcanzarlos! ¡¿Sabes a dónde se van?!

—No… Pero sí debemos aprovechar una vulnerabilidad de Lucario, está realmente asustado, así que salió corriendo por su cuenta

—Excelente… Lástima que así empezó como la otra vez…

—Lo sé… Trataré de ir tras ellos... ¿Y Dante?

—Me parece que fue a buscar a Dereman o a Mary ¡yo qué sé! ¡Mucha suerte!—. Responde Zerav mientras corren como pueden, en ese momento, Oden exclama:

—¡Dios! ¡No creí que esto fuera a pasar!

—Agh… En cierta medida… Era de esperarse…—. Responde mas bien devastada Zerav.

—Pero no logro entenderlo del todo… ¿Porqué Gallade esta haciendo ésto?

—Lucario es uno de los dos motores principales de determinación y de vida de Gallade, el segundo bien sabes que es Ter, pero jamás se había vinculado tanto como con Lucario, su rival, su mejor sujeto de entrenamiento… Su mejor amigo… Desde que se conocieron al momento de que fue capturado por Dante, él sabía que ese canino era especial, y fuese como fuese, debía cuidarlo y protegerlo como si fuera su hijo… No es de extrañarse esta actitud suya—. Decía realmente preocupada Zerav mientras Oden asintía, olvidaba ese detalle…

—¿Crees que esto podía ser evitado..?

—Por supuesto que sí, maestro. Pero lamentablemente, si se quiere avanzar en muchas cosas, se tienen que hacer este tipo de cosas. Vamos… La discusión que sea para después...—. Exclama Zerav y ambos se centran en alcanzar a Gardevoir.

Más temprano que tarde, Lucario sigue escapando por una de las tantas calles, cuando de momentos es emboscado, ya sea por Pokémon previamente vistos o por otros entrenadores, utilizan todas sus fuerzas para detenerlo, pero ya sea de manera ágil o de milagro, Lucario logra evadirlos, sin embargo, esto comienza a agotarlo, nota cómo comenzaba a rodear cierto sitio y queda frente al enorme campo abierto donde… Todo comenzó…

El chacal corre hacía ahí, pues sabe que esta toda una zona boscosa, llega pronto al tremendo sitio abierto cuando de pronto, tropieza de la nada y pronto es derribado lastimándose un poco, se da cuenta que hay rocas esparcidas por todos lados cuando se da cuenta, se reincorpora rápidamente cuando una enorme roca brillante se le es arrojado de la nada, el cual Lucario grita e invoca sus Garras metal golpeando varias veces y partiéndola en trozos sin mucha dificultad… Lo sabe… Es él.

—¡¿Tú también?! ¡¿Porqué me hacen esto?!

—Recuerda lo que discutimos… Chacal...—. Responde una siniestra voz mientras un par de ojos rojos se hacen mostrar, saliendo de entre los árboles Zakan, aunque cubriéndose por la misma tormenta…

—¡Nos haces arriesgarnos demasiado muchacho! ¿Sabias que es malo estar debajo de árboles con una tormenta encima?

—¡¿Y eso qué importa?! ¡¡Quieren verme muerto!! ¡¿Porqué?!

—Me parece que mi querido amigo ya debió darte indicios sobre ese tema...—. Exclama Zakan dejando mudo a Lucario cuando Gallade logra alcanzarlo

—¡Lucario! ¡Vamonos! ¡¡Todo el maldito pueblo está encima nuestro!!

—¡NO TAN RÁPIDO!—. Exclama otra voz grave e igual ligeramente familiar, se giran cuando otra figura enorme y negra se presenta, cubriendo su fuego con su cuerpo apenas se presenta la oportunidad… Charizard.

—¡¿Tan maldito importante soy como para que inclusive arriesguen su vida de esta manera?!

—¡No lo entiendes Lucario! ¡No es lo que parece!

—¡OH! ¡¿NO ES LO QUE PARECE?! ¡Pues a mí me parece que Dereman se trae algo más entre manos, Doctora Mary!—. Exclama Gallade cuando Lucario se queja realmente alterado, en ese momento, Zakan exclama:

—¡Basta! ¡Solamente los están asustando! ¡De seguir así solo causarán que nunca más podamos verlos!

—Se equivoca señor Zakan… Ellos… Específicamente ellos regresarán, tenemos un trío de cosas realmente valiosas. ¿No es así, Gallade?

—¡Eres una maldita Mary!

—No nos quieras ver como los villanos. ¡Sabes lo que sucedió! No podemos seguirnos arriesgando…

—¡NO! ¡Solamente quieren conseguir su puto objetivo! ¡Sin importarles quienes caigan o mueran o lo que sea! ¡¡Son unos bastardos!!—. Responde realmente furioso Gallade cuando Lucario vuelve a correr, pero justo es interceptado por un tremendo Lanzallamas contra este dañandolo de manera grave y frenándolo al acto. Lucario se queja de dolor, notando como fue Charizard el que lo detuvo, trata de levantarse cuando ve otro par de sombras… Eleva la mirada y ve que son Oden y Zerav…

—No… No, no… ¡NO! ¡¿PERO QUÉ ES ESTO?! ¡¡YO NO HICE NADA!!

—Lucario, yo...—. Apenas va a responder Zerav pero Lucario logra levantarse cuando Dante y Gardevoir logran frenar los pasos del chacal debido a que se pusieron enfrente.

—¡¿Porqué me hacen esto?! ¡Yo solamente quise defenderlos! ¡¿Porqué?!

—Ya basta de actuaciones, lo que pasa, Lucario. Es que la manera en cómo te comportaste al estar Megaevolucionado. Es mérito de ser sacrificado… Tendrías una segunda oportunidad de no haber sido que Ter resultó gravemente herido, y posteriormente, asesinado... No creemos que seas capaz de Megaevolucionar en el futuro. Pero tu solo poder, debe estar más que alterado ahora que te has transformado dos veces. Otra razón es que tanto tú como Zerav nacieron de manera peculiar, por lo que arriesgarnos a tenerte aquí, sin entrenador y no más que depresiones que seguramente después se transformen en odio. Son cosas que nos hacen mérito de exterminarte

—No, no. ¡Pero yo estoy bien Gardevoir! ¡No estoy loco! ¡Puedo hacerlo, puedo seguir adelante!

—Parece que no lo entiendes, Lucario—responde Gardevoir—. Por mucho que digas estar bien, que inclusive puedas romper ciertas reglas de tu especie, no nos asegura que en verdad podrás estar bien… ¿Porqué crees que llegan a existir Pokémon malvados, Luc? ¿Has escuchado la historia de Giratina? ¿De Mewtwo? El rencor es un arma y una emoción sumamente tramposas amigo mío. No estás bien por mucho que quieras demostrar que sí. Puede que sigas siendo el mismo Lucario de siempre… ¿Pero cuánto nos va a durar el gusto? ¿Una semana? ¿Dos? ¿Tres meses tal vez? ¿Y después? ¡¿Podrás ser capaz de ser realmente feliz con otro entrenador?! Yo no lo creo...—. Exclama en frío Gardevoir, Lucario voltea a ver a Gallade quién lo mira con gesto piadoso y devastado, notando como también el resto lo mira de manera severa y seria.

—Esto… No puede ser… ¿En serio? ¿Este es mi fin? ¿Tengo que morir a lado de MI MAESTRO? ¡¿Solo porque perdí el control al final?! ¡No! ¡Debe haber una manera, lo sé!

—Luc, por favor.. Sé que esto es demasiado, sé que es algo realmente horrible. ¡Pero no lo hagas ver como si no hubiésemos intentado hacer nada por cambiar esta decisión! ¡No importó cuanto intentaramos hacer cambiar las cosas! Ellos… Ellos no quisieron escuchar…

—¡¿Quienes?! ¡¿¿Quienes Zerav??!—. Responde alterado Lucario, pero obviamente… Nadie responde…

Lucario agudiza sus ojos y eleva sus sensores, sintiendo como tanto Oden, Dante y Zakan tienen un aura extraño… Este gesto altera realmente a Zerav, haciendo que Gardevoir responda y utilice Psíquico pero justo en ese momento, Lucario lo siente y corre hacia esta sujetándola del cuello y la arroja contra Charizard logrando impactar a ambos…

—¡No..! ¡No! ¡¡NOO!! ¡No pueden hacerme esto! ¡No después de lo tanto que hicimos juntos! ¡Catorce! ¡¡Catorce malditos años es lo que compartimos!! ¡No merezco esto..!—. Exclama agobiado Lucario, retrocediendo poco a poco, al tener el camino libre. pues Dante se aparta aterrado por la precipitada acción, el chacal rompe casi en llanto en sus últimas palabras y todos, incluyendo Gallade, avanzan lentamente hacia el canino quienes amenazan con ya prácticamente desintegrarlo con tantos ataques que le resultará imposible evadir…

—Mira… No creas que ya sabía que esto sucedería Lucario, sabía que una vez mi hermano falleciera, tú irías con él. ¡Pero no nos tomes como los malos! ¡Intentamos hacer lo mejor para todos! ¡Para Ter! … Para tí…

—Jamás creí que todos ustedes me traicionaran de esta manera… ¡En especial tú maldito bastardo! ¡No solamente me estas haciendo daño! ¡¡Si no a tu propio hermano también!!

—¡¿Y crees que no lo sé?! Es cruel… Demasiado cruel… Pero no nos queda de otra—Lucario no evita sentir una punzada en su corazón, el escuchar esa sincera, pero devastadora respuesta por parte de Oden. Se queda paralizado un momento, jadea alterado, llevándose sus manos al pecho, sintiendo como el corazón se le quiere salir…

El chacal niega varias veces con la cabeza, negando la realidad, por la tormenta impide que pueda notarse sus lágrimas de dolor. Comienza a gemir devastado, impotente, sintiéndose profundamente traicionado, soltando poco a poco sollozos que van escalando a alaridos…

Siente un retorcijón, aprieta sus puños y pronto comienza a sentir un odio a tal nivel y cantidad preocupantes… Baja la cabeza, y pronto comienza a temblar...

—Los odio...—. Exclama en seco Lucario, con un tono de voz bastante particular, eleva la cabeza y pone una mirada completamente ajena a él, una mirada de repulsión y decepción en su estado puro…

Todos por consecuencia se quedan atónitos… Todos excepto Gallade y Lycanroc, siendo este último el que parece en cierta medida gozar del evento… Diciendose a sí mismo algo extraño como… Ese es mi chico…

De la nada, van a atacar cuando Gallade al fin ven que comienzan a cargar, se teleporta detras de Lucario, lo sostiene y a duras penas logra teleportarse un poco lejos pues fue inmediato logrando alejarse del mortal ataque de todos… Ambos se quedan impresionados un momento cuando Gallade no pierde el tiempo y se reincorpora para tomar la mano derecha de Lucario y arrastrarlo hacia el lago que por la tormenta, se convierte en un río bastante peligroso de cruzar…

Al ver que Gallade lo hace de nuevo, ahora si se asustan en serio, pues están cerca de que se les escapen y corren tras ellos.
Ambos aprietan la carrera hacia el río, llegando a la orilla, corren en esta tratando de ubicar urgentemente alguna superficie por donde saltar. Pasan agobiantes segundos cuando al fin ubican algunas, muy alejadas, separadas y arriesgadas rocas, pero es mejor que nada, van a saltar cuando Lucario presiente con su Aura unos ataques, así que se arroja sobre Gallade tumbándolo cuando una que otra esfera y rayo de fuego impactan en el agua y suelo, apenas se levantan cuando unas rocas son arrojadas, destruyendo algunas y evadiendo otras entre ambos, apenas ven que resulta y saltan hacia la primera roca, el cual por fortuna tiene una superficie un tanto grande, ven como la corriente de agua es tremenda, escuchan uno que otro grito producto de los entrenadores, pero Lucario en especial mantiene un gesto asesino ante todos, uno que no se acerca a cuando está Megaevolucionado, pero que no deja de provocar esa misma intimidación…

Lucario se adelanta sin permiso, uno que otro ataque lo evade sin problemas, pues no disparan mucho ya que la distancia comienza a ser cada vez mayor. Gallade termina por servirle de soporte al desviar o atacar de momentos para distraer, más temprano que tarde, llega hasta el otro lado, le grita a Gallade anunciando su éxito y pronto el Pokémon llega también, quedándose a su lado un momento... Ambos miran al grupo de gente ahí, apenas llegando a donde ellos saltaron, aunque la altitud del agua va creciendo, tapando las rocas e impidiendo el paso… Se miran realmente tensos, siendo Zerav, Oden y Dante los que más que molestia expresan preocupación y decepción.

—Vamos Gallade, ya no les importamos a esta gente. No sirve de nada apiadarse por ahora...—. Exclama en seco Lucario, aún extremadamente tenso, temblando, dando la sensación que en cualquier momento atacará de manera letal a su acompañante… Se da la media vuelta y deja al Pokémon atrás.

Este mira una vez más al grupo, para suspirar entre aliviado pero igual de decepcionado, y pronto, se gira sin dejar de mirarlos por unos segundos más mientras avanza, y al fin se gira para seguir al chacal…

Zerav y el resto solamente se limitan a mirarlos, si bien alguien como Charizard puede seguirlos, no se arriesgan al ver a Lucario alterado de esa manera… Como si supieran que algo realmente malo puediera suceder. Sin dignarse a mirarse o a hablarse entre sí, se giran y regresan sobre sus pasos, comenzando a dejar el sitio también, de manera sutil y lenta...

Las horas pasaron… Y la tormenta no dejaba de azotar, sin embargo. La lluvia era mucho más liviana a comparación de antes…

Gallade y Lucario hallaron pronto un sitio donde refugiarse por ahora, una pequeña cueva que apenas se le podía considerar una, fue el sitio donde decidieron resguardarse, teniendo una altitud y distancia grandes de donde habían logrado escapar de sus perseguidores…

Gallade era el que más que nadie se quedaba pensando sobre lo que acababa de hacer… Liberó a Lucario… Lo hizo por la injusticia que estaba pasando pero… ¿A qué precio? ¿Al precio de la amistad y confianza de todos aquellos que eran bastante cercanos a su vida? No… La justicia es la que amortigua todo eso… Lo mejor era alejar al canino, lo más que se pudiera, no importaba cómo ni cuando… Él ya no debería estar más aquí, y probablemente, irse de la región misma…

Por su parte, Lucario también estaba reflexivo, pero más que por su situación, por Ter… Y lo que parece ser el experimento… ¿Todo ya estaba escrito? ¿Acaso debía pasar esto? ¿Ter… Debía morir? ¿Cómo que fracasaron? ¿Acaso todo pudo ir a mejor? ¿Él tenía la posibilidad de controlarse? Las preguntas lo carcomían, por lo que dejó de pasearse de manera ansiosa por la cueva, dando vueltas y ahora sentándose junto a Gallade cerca de la entrada, pues este estaba vigilando que no se aproximara nadie… Ni siquiera otro Pokémon salvaje.

Gallade nota el agobio de Lucario, quien lo vé con la mano derecha tapando su boca, luego acariciándose y luego volviéndose a detener, con la mirada clavada en el suelo, como si no pudiera mover los ojos de ahí, agundizandolos producto de su concentración… Daba la impresión que al tocarlo, lo iba a atacar de alguna manera para arrancarle alguna extremidad o algo…

El Pokémon al final decide dejarlo ahí y vuelve a mirar hacia el exterior, cuando sorpresivamente Lucario le dice:

—Gallade… Dígame… ¿Porqué… Porqué pasa esto..? ¿Acaso soy producto de malas acciones y ahora por eso quieren eliminarme? ¿Hay justas razones para ello?—. Exclama Lucario mirando realmente devastado a Gallade, quién pronto se gira para mirarlo con sorpresa y preocupación, baja la mirada y mira un poco al frente producto de su pena… Se estaba convirtiendo en un tema complicado de lidiar…

—No… No pueden haber razones justas como para que merezcas esto… Esos bastardos solo por fracasar quieren eliminarte porque tu maestro murió, Luc. Pero no es motivo como para llegar al extremo de ser sacrificado… Pues, haber, es cierto que muchas cosas negativas te están repercutiendo, ¿pero llegar al extremo de privarte de la vida?—. Responde Gallade volviendo a mirar afuera, añadiendo:—. Eso ya es enfermo… Has tenido mala suerte Lucario… Demasiada mala suerte… Eso es todo...—. Dice de manera tranquila, sin tratar de denotar inseguridad en sus palabras, pues ya ni los eventos del pasado veía tanta duda en los rostros de su gente.

Lucario lo escucha con detenimiento, pero sigue sin cambiar la postura, suspira de manera dolorosa y pesada…

—Me… Me dijeron que me quedara en esa habitación de manera temporal hasta que las cosas se calmaran, mientras veían si no había efectos secundarios en mí. Ah, inclusive Dereman me dijo que todo estaría bien… ¡P-Pero! ¡Jamás mencionaron la parte de un rehén! ¡¿Cómo..?! Yo… ¡Ah!—Lucario se lleva sus manos a la cara, tapándose con ellos y añadiendo:—. Gallade, quiero confesarte que ni yo me siento alguien completamente benevolente… ¡Pero no soy una bestia! ¡Sigo siendo Lucario! ¡¡No un puto ser Megaevolucionado!!—. Grita Lucario ahora dando un golpe detrás suyo con su codo, penetrando un poco la pared producto de su rabia… Se sentía profundamente traicionado.

Gallade, al sentir la impotencia y furia de su compañero, termina por deprimirse bastante, llegando a soltar una lágrima, pues no mentía cuando dijo que era prácticamente hermano suyo…

—No te agobies, amigo. Por favor… Sé que las cosas están realmente mal aquí, pero… O-Oye—. Exclama Gallade volteandose hacia Lucario, con ojos llorosos—, estamos juntos ahora mismo… ¿No?—Le sonríe—. No estás solo Luc… Al menos cuentas conmigo, v-vamos… No me digas que llegaste a pensar que en algún momento te traicionaría...—. Dice bastante expectante Gallade, impresionando al chacal pues, jamás lo había visto así…

—Ah… Gallade... —es lo único que alcanza a decir Lucario, sintiendo como este estaba igual de devastado que él. Pronto baja un poco la mirada mientras desvía la mirada—. Has sido de los pocos que siempre ha querido acompañarme allá a donde fuera, el que luchaba por estar a mi lado siempre, e inclusive, tratar de aprovechar cada momento que podíamos estar juntos en alguna aventura o algo… Jeje, creo que ya ni Zerav había demostrado tanto cariño ni empatía como tú… Sin embargo, si algo confieso, es que no creí que fueras capaz de hacer todo este caos por mí… De todas formas, hablas como si pudieras regresar a casa… ¿En serio crees que podrás hacerlo?

—Yo nunca dije que regresaría, Luc—. Responde Gallade dejando impresionado al Pokémon.

—Eres lo último que me queda… Si por algo Ter jamás me transformó en un Mega-Gallade de las pocas veces que tuvo, fue por algo. Porque sabía perfectamente que no era su mejor Pokémon, porque sabía… Que estaba mejor vinculado con otra persona… Después de Ter estás tú, Luc. Y en serio, si te pierdo… Ya no me queda nada… No sabes como me duele enterarme de todo esto también, de… No poder volver a ver jamás a nuestro maestro. Pero mientras tengas un propósito, Lucario… Yo lucharé lo que pueda por apoyarte, porque alcances esa meta que seguro no podrías concluir tú solo...—. Dice Gallade de manera sincera, si bien ya sabía que Gallade es el Poke con el que mejor se llevaba de todo su equipo, no había dicho tanto en momentos de los que pudo haberlo hecho.

—Y-Yo… No sé qué decir…

—Ya no importa… Ahora lo que queda es irnos y desaparecer por siempre, Lucario. Seguro ya han destrozado nuestras Pokeball, si ese es el caso, estaremos en riesgo de ser capturados… De igual forma, si logramos salir de aquí, de cualquier manera, podremos tener una mejor vida. Hiciste lo que debiste hacer al momento de transformarte Luc, confía en mí. No hiciste nada malo… Simplemente… Las cosas no resultaron bien, eso es todo.—Gallade extiende su mano, con lo que Lucario va a devolver el gesto cuando se detiene a medias.

El Pokémon se confunde, cuando nota que el canino mira a un lado, como si un pensamiento no pudiera entrar del todo en su cabeza, cuando esta vez pone un rostro más serio y exclama:

—Gallade… Pude sentir como Oden, Zakan y Dante se ponían sospechosamente tensos con ciertas palabras clave… Y más si encima Lycanroc me dio ciertas insinuaciones… Creo que esto no es tanto un caso de purga, si no mas bien. Algo mucho mayor...—. Exclama serio Lucario dejando mudo e impresionado a Gallade.

—¿Qué..?

—Veternav, el Lycanroc de medianoche que viste al final. Me advirtió que había mucho más de trasfondo… Que alguien estaba manipulando las cosas a su favor, e inclusive, creo yo. Como prueba de confianza, me dejó su piedra… Su Iristal...—. Exclama mientras saca la piedra, mostrandoselo a Gallade quién lo deja mudo

—Y coincidentemente, al decir ciertas cosas casi que todo mundo se queda tenso. No me parece casualidad…

—¿E-Estas diciendo que algo más está pasando?

—Sí… Y me parece que él sabe bastante por el simple hecho de que es Pokémon de Zakan… Además de que, parece que las cosas pudieron acabar mejor pero, tal vez… Solo tal vez… Algo fue alterado…

—Y ya no deben esperar mucho para ello—. Dice una voz familiar el cual Lucario reconoce a una velocidad preocupante, mientras Gallade se asusta en serio al no poder predecir su presencia y girarse para contemplarlo… Ahí está… Veternav…

—Oh, no, no, no, no, no… Arrosense las preguntas… Solamente puedo decir que soy igual de peculiar como Zerav misma… O inclusive usted, señor Lucario...—. Dice dando una sonrisa en cierta medida maliciosa Veternav, Gallade va a arremeterlo cuando Lucario exclama:

—¡Gallade! Espera, no… Déjalo pasar, sé que parece hostil pero. Puedes confiar en él…

—¡Pero..!

—Ya lo escuchaste justiciero. No te haré nada, no te preocupes… Mi presencia aquí no es por cualquier cosa—. Exclama tranquilo aunque sin soltar esa sonrisa y ese tono de voz insano.

Gallade mira con desconfianza al Pokémon, sin embargo, siente una vibra extraña en él… Una que no logra identificar qué es…

—No creí verte por aquí, Veternav

—Y yo no creí que escaparan con tanto caos encima… Son de admirar, en serio

—Sí, sí déjate de halagos. ¿A qué has venido?

—Tranquilícese señor Gallade, vamos a calmarnos y a tener una charla, vengo con información sumamente crucial…

—¿Qué?

—Si no escuchó de mí en su momento, Lucario, es porque mi entrenador sabe ocultarme, al menos en un inicio, ¿recuerda que le dije que no somos sus enemigos? Pues exactamente… Ambos estamos trabajando para abastecerlos de información y que vayan descubriendo, poco a poco… El porqué esta sucediendo todo esto.. 

—Ah… No puedo creerlo—. Exclama realmente impresionado Gallade mientras que Lucario se queda atónito, aunque mantiene la postura y escucha con detenimiento.

—Lo primero que deben saber… Es que prácticamente todo ha comenzado desde el año anterior… Cuando el Doctor Dereman dio por fracasado su segundo intento con los Iristales, determinó que las pruebas sobre esta debían ser detenidas y no vueltas a replicar bajo ninguna circunstancia… Sin embargo, cual es la sorpresa que en realidad, este sujeto aún seguía probando—. Exclama Veternav dejando mudos a ambos, Lycanroc comienza a pasearse de manera inclinada y hasta que tosca por la pequeña cueva, dando lentos pero seguras vueltas al dúo, como si calculara el momento para atacarlos.

—Ustedes, irónicamente, saben que él hizo de todo para impedir que se enterasen antes de tiempo, bueno. No fue hasta los nueve meses más tarde que revelaría un nuevo e innovador intento para tratar de cambiar el curso de las cosas… Lo que nadie sabía, excepto Mary. Es que ya habían hecho toda una serie de pruebas

—¿Unas similares como a la que me sometieron?

—En parte Lucario. Pero inclusive, todo ese proceso fue más obsoleto a lo que tu pasaste, si bien tuvieron la culpa por ponerte tan tenso, realmente no podían hacerlo de una manera que fuese… Natural…

—¿Natural?

—Sí, sabes que lo más sencillo pudo haber sido darles la piedra, esperar que entrenaran lo suficiente y listo, Mega-Lucario por siempre, pero esa no es la meta del Doctor, su meta. Es uno completamente distinto…

—Desde que Orester, su abuelo, hizo todo un caos producto de los Iirstales. Ha mantenido en secreto el verdadero propósito de estas cosas… ¿Ahora sabes qué quiere conseguir?

—Increíblemente no, Gallade. Seguimos basándonos en los indicios y pocas pistas que han tenido que soltar producto de los experimentos. Sabemos que quiere conseguir algo con los mismos Entrenadores y los mismos Pokémon. Sin embargo, no estamos seguros qué específicamente… Se supone que como estamos hoy en día, no es necesario hacer nadamás para que las Megaevoluciones resulten…

—Pero siempre siguiendo las reglas de la misma, cuando aquí, ellos quieren romper el esquema…

—Exactamente Gallade—. Exclama Veternav dejando atónito a Lucario y deteniéndose frente a ambos.

—Usted más que nadie sabe lo que sucedió hace catorce años, cuando ustedes se conocieron. Dante lo obligó a Megaevolucionar pese aún usted estuviera en contra del Entrenador, pese inclusive, no haya sido capturado... —. Dice Lycanroc tensando y enfureciendo a Gallade con solo recordarle aquella noche.

—Tanto Dereman como Orester han ido refinando y perfeccionando poco a poco su aclamado Iristal Plétora… Como saben, la piedra extra que se utiliza para la Megaevolución. Orester consiguió megaevolucionarte Gallade, inclusive así no fueras capturado, sin embargo, después de su famosa batalla contra Zakan y su esposa para liberarse de ambos, ustedes saben que el anciano desapareció sin más, y Mary tomaría el mando del Laboratorio, puesto que al año siguiente Dereman tomaría aún inclusive el tipo fuera alguien bastante joven

—Talento… Es lo que tiene…

—Así es Gallade, pasaría el tiempo, ustedes seguirían con su vida y actualmente, omitiendo lo ya dicho sobre el ocultamiento de los Iristales con Dereman y demás. Este iniciaría el tercer intento… Donde… Aquí, señor Lucario… Es a donde entra en escena—. Dice Veternav dejando tenso al chacal.

—Las intenciones del Doctor Dereman eran directas. Megaevolucionar a una de las especies más complicadas pero a la vez peligrosas de todas… Los Lucario. ¿Y qué mejor que utilizar al entrenador Ter para la causa? Sin embargo, a partir de este punto es cuando las cosas se tuercen demasiado… Primero, parece que Dereman ya había hablado con Ter para aprobar el experimento y sutilmente usted, señor Pokémon, poco a poco se viera incitado y emocionado por las pruebas—. Dice Veternav dejando impresionado al canino

—Pero también parece que no fue así, parece que fue en conjunto con Oden y Zerav los que lo aprobarían para hacer más “natural” el proceso, o lo más que se pudiera… Ellos te vigilarian muy de cerca, observarían tus comportamientos y tu forma de pelear para determinar si habían cambios sutiles o preocupantes en tí. ¿No le pareció extraño que Oden y Zerav estuvieran casi encima suyo después de que usted perdiera la conciencia?

—Eh… Un poco pero realmente no le dí importancia…

—Entonces hacían muy bien su trabajo—. Le responde a Lucario y prosigue—. Así, pues. Pasaría el tiempo y se seguiría intentando, y sea que usted reviviera esas esperanzas de Megaevolucionar, o su mismo Entrenador o compañía lo reanimarían para que lo siguiera intentando, Dereman y Mary no esperaban que lo consiguiera a la primera, pero no dejarían de insistirle hasta que al fin. Lo lograría...—el dúo se queda paralizado, escuchando con suma atención al lobo mientras este se vuelve a desplazar, aunque esta vez de un lado a otro, sin rodearlos.

—Mientras ellos refinaban el Iristal, usted se iba adaptando… Doble velocidad… Mayores probabilidades de éxito, Dereman y Mary sabían perfectamente que estarían cada vez más cerca de conseguirlo… Eran simples detalles, simples problemas menores, migajas los que faltaban… Hasta que llegó… La enorme tragedia...—. Dice Veternav dejando tenso a Lucario, así es… Se refiere a ese día.

—Dereman se dirigió al coliseo debido a una extraña intervención de señales con uno de sus computadoras, sin embargo, por alguna extraña razón, Mary aceptó la idea de… Alguien… Para llevar a cabo la tan arriesgada prueba que fue un tremendo fracaso, según mi Entrenador, se captó al o a la responsable de la idea y de la posterior prueba en una de las tantas cámaras del complejo, la grabación aún se halla vigente, en algún lado del centro de datos de la misma, sin embargo… No deben molestarse en buscar la grabación específica pues… Bueno...—. Dice Veternav sacando un USB, arrojandoselo a Lucario quien lo atrapa sin problemas.

—Ahí lo tienes, el único problema es que necesitan de una computadora para que revelen su contenido, y desafortunadamente donde hay computadoras, hay Humanos. Así que a la fuerza deben exponerse a la gente para poder revelar su contenido

—¿Pero..? ¿Porqué ustedes no lo hicieron antes?

—Suficiente riesgo momentáneo fue extraer el archivo exacto. Y ya es riesgo el que yo no este a lado de Zakan ahora, ah sí, porque si se lo preguntaban… No… Él no se halla conmigo ahora mismo...—. Dice Lycanroc dejando mudo al dúo, ambos miran con cierto temor el diminuto aparato mientras el lobo añade:

—Me parece que el Iristal Plétora no solamente hará que Entrenadores puedan Megaevolucionar a Pokémon salvajes, si no que encima. Quieren conseguir rasgos extra. ¿Qué clase de rasgos? No tengo ni la menor idea…

—No lo entiendo, algo está mal aquí. ¿Porqué debemos hacer ésto? ¡¿Porque debemos descubrir que sucedió detrás?!

—¿Porqué? Por dos simples razones Gallade, uno. Porque si dejan que esta persona siga adelante, no va a hacer otra cosa mas que hacer un mal uso del Iristal Plétora… Quien sabe… Puede que y hasta su ambición de él o ella sea tal que hasta haga Megaevolucionar a especies que, se supone. No deberían... —. Dice Veternav dejando mudo a Gallade.

—Y segundo… Porque me parece que su querido amigo, el chacal. Está realmente interesado en el caso… ¿O me equivoco?—. Dice Lycanroc mirando a Lucario, Gallade hace lo mismo con gesto preocupado mientras ve que este se le queda mirando al aparato, con sumo desprecio y rencor… Quejandose internamente además de temblar, pues en sus manos… Se halla al culpable de aquella tragedia.

—L-Lucario… ¿No estaras..?

—Ter… Ter murió por culpa mía… Por culpa de Blaziken… Pero ni él ni yo fuimos los causantes de esto… No somos mas que víctimas… Asesinos secundarios... El verdadero asesino se halla allá afuera. ¡El verdadero asesino de mi maestro! ¡De mi futuro! ¡¡De mi vida!!  ¡Y es algo que no me puedo perdonar! ¡Te guste o no..! ¡Gallade! ¡Regresaré a donde haga falta para revelar esto! ¡Y no me importa lo que suceda..! ¡Para mí..! ¡La vida ya no tiene sentido sin Ter aquí! S-Sin embargo… Pensar… En una venganza… En asesinar al causante de que ahora mismo esté aquí, encerrado, como vil fugitivo de la justicia. Ahora… ¡Ahora..!—. Grita Lucario con un tono de voz severa, temblando por su coraje, aunque elevando poco a poco su temblorosa mirada con ojos asesinos hacia Gallade…

—ES MI NUEVO MOTOR DE VIDA… ¡Mi nueva motivación! Mi… Mi nuevo propósito… ¡¿Entiendes?!—. Exclama Lucario con una actitud realmente distinta, denotando frustración y dolor en todo su esplendor… Gallade ve como Lucario estalla en un sigiloso llanto.

Mira a Veternav, quien más bien está neutro. Y pronto regresa su mirada hacia el chacal, pronto cambia su expresión de uno asustada e impresionada a una apenada y triste, pues analizando la situación, de alguna forma, el que ahora estuviese el Lycanroc presente y ver ese rencor de Lucario hacía que un odio en él creciera también, a una velocidad preocupante, sintiendo esa frustración también… Vengar a Ter… Parecía lo único que les quedaba después de ver que tienen a todos sus conocidos en contra suya…

—Creo… C-Creo que tienes razón, Lucario. Si hay un bastardo o bastarda que nos está haciendo ésto. Deberemos hacerle pagar muy caro por esto...—. Responde igual de ofendido y furioso Gallade.

—Igual… Si la misma Zerav y Oden quieren vernos muertos… Creo que no perdemos ya nada con intentarlo… Por algo te saqué de ahí, y ahora. Regresaremos a erradicar a todo aquel que se nos cruce para completar nuestra meta… Nuestra nueva meta en la vida…—Lucario sonríe maliciosamente mientras le brillan los ojos, dejando al fin ese temblor producto de su extrema tensión, al ver que aún cuenta con Gallade.

—Sabía que lo entenderías… Pero dime, Gallade. ¿En serio estás dispuesto a llegar lejos?

—¿Por la justicia? ¡¿Así tal vez hagamos algo cuestionable?! ¡¿Después de lo que nos hicieron?! ¡¿De lo que le hicieron a Ter?! Oh… Por supuesto que sí…

—Excelente… Entonces tenemos, probablemente, a un grupo de gente que tenemos que… Privarles de sus cosas más importantes también…

—Estoy de acuerdo—. Responde en seco Gallade, mientras Lucario se ríe un poco de manera dolosa, como si el imaginarse asesinando a esa gente pudiera provocarle algún tipo de macabro gusto. Gallade no puede evitar sentir que algo anda muy mal, inclusive con él… Pero el impacto por la pérdida de Ter y que Lucario sea con el sujeto que está vinculado. Evita que pueda pensar claramente…

Veternav comienza a reírse, aunque, no por ellos. Si no por algo más…

—Excelente, parece que estamos listos. Regresemos entonces, ya planearemos algo en el camino. Los acompañaré de regreso, no se preocupen… Les cuidaré la retaguardia…

—No importa ya… Sólo vamos...—. Responde impaciente Lucario, guardando la USB y saliendo de la cueva.

Pronto, el otro dúo sale también contemplando cómo la lluvia se calma todavía más, ahora dando mas bien una brisa un tanto fuerte pero agradable… Lucario se mira a sí mismo un momento su mano derecha, pronto aprieta su puño fuertemente, como si esperara que algo saliese de él, deja de centrarse en algo innecesario como eso y comienza a caminar, acto seguido, Gallade y Lycanroc lo siguen… De regreso al pueblo…

Vaya, vaya… Quién lo hubiera dicho… Estás creciendo muy rápido, amigo mío…

Demasiado rápido...
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#25
Hm, pokémon en su propia cruzada contra varios humanos y sus propios pokémon.

Ya quiero verlos usando una computadora por cuenta propia.
Rompe mi armadura si quieres. Al final, terminarás arrepintiéndote de hacerlo...
[Imagen: IIhG3l7.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#26
Aquí me surge una pregunta, ¿todos en este fanfic tienen que ser tan horribles? I mean, no hay uno que pueda parecerse ni remotamente a una persona decente, ya bordeando el 8DW. 

Al menos hay un poco más de respuestas acerca de nuestros incompetentes villanos, y acá es donde la historia se pone todavía más oscura. Se vienen más putazos. 


Ahora tengo curiosidad por esa creepypasta que mencionaste.
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#27
Mostrar Cometarios comentariozos
¡Hola gente bonita de la PokéCueva! ¿Cómo están? Espero que bien porque vengo a torturarlos a entretenerlos otro buen rato con mis biblias. Pero antes que nada, pido una sincera y abierta disculpa por esos... Dios, 20 días de pura inactividad con este fic, en serio, una disculpa. Lo que pasa es que ahora sí me he visto ocupado y presionado, apenas si he podido estar al tanto del foro, de otros sitios y pues, de esto. Solo que no se crean, llevo apenas tres días escribiendo este cap, por lo que ni en sueños pude pasarme a seguir. Igualmente a varios de aquí, una disculpa por no leer sus fics, prometo ya ir a revisarlos n.n

Anyway, ahora que al fin tenemos un nuevo cap (que me sorprende que igual varios, al menos en explícitos, no han publicado mucho también) ¡Vamos a los comentarios! Que igual parece que no hay mucho por decir.

@Nemuresu Jeje, parece que las cosas no les ha salido bien, igual, si Lucario usó un teléfono al menos por un momento, quién sabe, igual use una CPU sin problemas (?)

@Maze Kiwi, mi historia es edgy, tienen que ser horribles (?) ok fuera de joda. No conozco 8DW. Pero creo darme una idea, hum, tal vez he hecho muy ojetes a mis personajes pero me extraña un poco siendo que no todos realmente son 100% fríos pero, anyway, realmente no es que sea como que algo que me moleste, je. Ejem, ¡viva los combates shonen! (???)
Como sea, si quieres saber lo del creepypasta, de una vez vengo diciendo que, pues, no es la gran cosa, ni siquiera lo consideraría creepypasta tal cual. No que sea malo, simple y llanamente que diría yo no es el género correcto, pero tal vez y la palabra esta para clickbait. Cosa que agradezco pues le ha dado origen a todo este desmadre.

Como sea, no planeo revelar qué fue exactamente hasta que, al menos, creo yo, llegue hasta cierta parte del fic donde creo dará igual lo que verán de ella, pero sí que verán muchas coincidencias, pues no deja de ser la inspiración. Como sea, espero no atrasar eso jeje.

¡Bueno chicos! Les dejo el cap, haber si sigo manteniendo ese buen ritmo que me parece, aún mantengo desde el primer cap. ¡Un saludo!


Capitulo 6 - Cambio (Primera Parte)

El tiempo transcurría, y la noche, al menos de momento. Parecía estar en suma paz. En el laboratorio, era donde Zerav y el resto se habían reunido para tratar de reflexionar sobre lo acontecido. A pesar de lo que pareciera ser, no podían comprender cómo Gallade pudo haberse comportado de esa forma, y si bien era por el tema del vínculo, no esperaban que su resultado fuera tan… preciso.

Zerav miraba desganada al nublado cielo, mientras jugueteaba con su vara de madera, apoyada en su mano derecha, pues tenía el codo del mismo lado sobre una barda. No pasó mucho cuando Gardevoir es la que se percata de su comportamiento; en cierta medida arriesgándose por estar algo expuesta a la llovizna.

—¿Zerav?—es lo único que alcanza a preguntar cuando esta, sin realmente sorprenderse, gira su cabeza con todo y mano hacia ella.

—Sí, ¿Qué pasa?

—Huh, nada, nada. Es solo que, me extraña que te estés comportando de esta manera, se supone que no te afectan los eventos si sabes que luchas por el bando adecuado

—Y lo hago, Gard. Pero es, ah—deja salir un poco de aire—. es solo que no me siento nada bien haciendo esto, fingir que somos rudas y que pese a lo que sucede... no nos importa. Es algo que me esta consumiendo lentamente, lo admito—. Dice la Delphox girandose hacia la nada de nuevo para seguir reflexionando.

Gardevoir no evita sentirse mal por ella, comprende perfectamente el porqué está así.

—Hey—. Dice aproximándose—. Sé que esto es duro, es difícil, lo entiendo. Pero como no detengamos a ese dúo, muchas cosas negativas pueden acontecer amiga

—Lo sé… Es solo que. Bueno, me sorprende y a la vez me devasta ver lo mucho que han cambiado las cosas aquí. En cuestión de cuatro días esto se ha descarrilado de manera grave, ya ni hace un año, en el otro experimento, las cosas se habían alterado de esta manera. Ah, supongo que es el precio a pagar por querer mantener las cosas como estaban—. Exclama entre perdida y devastada Zerav con lo que Gardevoir le responde:

—Sé lo que pasó, sé el porqué. Sabes que yo estuve con ustedes en ese momento, sabes inclusive que hice lo mismo con Gallade. Supongo que después de todo, se hizo todo lo posible por quererlos ayudar

—Me siento inútil, Gard. Me siento estafada, acabada, vaya. Que hasta me siento sucia… siento que por mucho que lo haya intentado, de nada sirvió tanta lucha. Tal vez, y la sola idea de la Megaevolución es demasiado tentadora y corrupta para cualquiera, por muy bondadoso o noble que sea un Pokémon, nada lo cambiará, y siempre sucederá esto. Es una lástima

—Sé lo que es megaevolucionar, Zerav, créeme, hay que estar hechos para ello. Sin embargo, hasta pareciera que la misma se contradice pues, de momentos pareciera que simplemente debes saber soportar el poder que viene hacia tí. Otras, pareciera que debes dejarte controlar por ella, aunque a la vez no sea así. Otras veces parece que simplemente… solamente quiere verte descontrolada. No sé cómo explicarlo, no culpo del todo a Lucario por lo que hace

—¿A qué te refieres específicamente?

—A que puede que Lucario le esté haciendo falta algo para que no se descontrole de esa manera tan… genocida. Me llama la atención que ahora y no antes; pueda en el comienzo pensar, hablar. Hasta que sus ojos y forma de pararse se notan auténtica firmeza y seguridad. Pero cuando se trata de pelear, así sea algo mínimo. Ahí es cuando todo se desmorona

—Yo también lo he notado, pero no entiendo a donde quieres llevar esto Gardevoir

—Lo que quiero decir Zerav, es que la Megaevolución no resulta sin que tu entrenador y tú esten realmente vinculados y conviertan las diferencias en fuerza. Lo que quiere decir es que, no tanto debes pensar como uno. Si no que confíes plenamente en tu Pokémon y él de tí. Las diferencias, por muy graves que sean, deben ser usadas como poder para usarlo como una especie de ancla y con ello, un poke no se descontrole tan fácilmente

—¿Entonces no basta con sólo conocer al otro más que a uno mismo?

—No siempre, verás. Ese es el principio más básico y efectivo para que cualquiera pueda megaevolucionar por un momento. Pero si quieres que como Lucario se controle por sí solo… Bueno, eso ya es complicado. Porque si bien tengo entendido, y por experiencia propia. La única manera de que no se descontrole, al menos fácilmente, es que por sí solo descubra cuál es su verdadera felicidad, su verdadera determinación en la vida. Su verdadera meta. Sea una persona, un objeto, un evento inclusive. Pero debe haber algo igual o más poderoso e importante que “conocerse” por completo para hallar la forma de controlarse

—Y supongo que su principal motor sería Ter. ¿No es así?

—Eso creo, increíblemente, no llego a pensar del todo eso. En primera porque sabes que Viria fue alguien igual o hasta probablemente más importante para Lucario que su propio entrenador… recuerda que cuando evolucionó, hasta Ter tenía sus dudas. Un buen indicio sería ver por quién se convirtió en Lucario. Pero conociendo a la Mega misma, puede que ni con eso sea suficiente…

—Ah, ¿porqué? ¿Porqué tiene que ser tan complicado?—. Exclama Zerav realmente deprimida.

—Creo que si la respuesta fuese más sencilla, aunque fuese un poco, Zerav. Ya todo Pokémon sería capaz de megaevolucionar sin necesidad de hallar su famosa piedra. ¿No lo crees?—. Dice Gardevoir dejando pensando a la Delphox. Su única respuesta fue un suspiro y sin más, sigue jugueteando con su vara.

—¿Y ahora qué vas a hacer Zerav? ¿Renuncias? ¿Vas a escapar?

—Lamentablemente, puede que jamás haya existido un escape para mí, Gardevoir. Y si lo hubo, existió el año pasado. Ahora debo hacerle frente a lo que nosotros mismos hemos provocado, a… Ah—se interrumpe Zerav misma como si el pensar en matar a Lucario y a Gallade de verdad le pesara, aunque no solamente por su comportamiento.

—A lo que nosotros mismas, entre todos. Quisimos procrear. Fue un riesgo, y lamentablemente fracasamos. Ahora, solo nos queda esperar a un nuevo plan. Y dar fin a lo que alguna vez… fue un año entero de felicidad—. Dice Zerav realmente deprimida, agachando la cabeza y cerrando sus ojos mientras que la otra psíquica se le quedaba mirando realmente apenada.

Se acerca a abrazarla y la consuela un poco, notando como Zerav se desahoga. Va a tratar de alentarla un poco más cuando Dereman anuncia por los altavoces de la instalación:

—Atención, se hace llamado al grupo élite para la reunión pre-establecida para esta situación. Esta terminantemente prohibido que inclusive el Alto Mando ingrese. Repito, se hace el primer y último llamado al grupo élite—. Dice Dereman con un tono de voz autoritario y firme, aunque se puede sentir la inseguridad de todas maneras.

Gardevoir le da un par de golpeteos a Zerav con lo que esta asiente comprendiendo y pronto, ambas se miran un momento y se sonríen en señal de agradecimiento. Sin más, comienzan a abandonar el sitio para dirigirse hacia la susodicha reunión.

No pasan ni cinco minutos cuando todos se reúnen en la gran sala donde Lucario y Ter habían hecho los experimentos de campo. Todos se concentran en su centro, donde algunos como Dante y Zakan ya están presentes y conversando. Gardevoir y Zerav son las últimas en llegar, con lo que Dereman y Mary, al percatarse, se miran y se asienten para dar al fin el anuncio:

—Parece que ya estamos reunidos, muy bien. Podemos dar inicio a lo que vendría siendo un posible plan para erradicar de una buena vez por todas al Lucario de Ter y al Gallade de Dante, que, técnicamente, también es del difunto Ter. ¿Algo que añadir?

—Ehm, sí. Escuché por ahí que el famoso Trío llegará. ¿Es eso cierto?

—En efecto Gardevoir. Ya no han de tardar de hecho

—Entonces propongo discutir nuestras deficiencias, sean físicas y/o emocionales. Algunos como Zerav están realmente mal, inclusive su entrenador—. Añade Gardevoir con lo que todos miran a Oden quién efectivamente, se le ve muy aislado.

—Entiendo… ¿Y porqué la propuesta? Digo, sabemos que es por cuestiones de confianza a la hora de luchar. ¿Pero porqué no dijiste nada similar antes?

—Dereman, no me siento capaz de asesinar a Lucario o a Gallade… O a cualquiera de ustedes. Ya vimos que pasamos por algo similar hace un año. No creo soportar experimentarlo de nuevo, aunque. Si bien es probable que pueda llegar hasta el final… dudo que pueda ser la misma, si ya de por sí tengo muchas dudas acerca de mí desde esa vez.

—Entiendo, lo dices porque, bien o mal. Ambos Pokémon han hecho verdaderos cambios en nuestras vidas

—Así es, no renunciaré ni nada, tengo que hacerlo por mucho que no quiera, aunque suene muy mal. Tal vez si esta vez veo que en serio no habrá forma de remediarlo. Si tenga la determinación suficiente para destruirlo. Un buen ejemplo sería que la gente inocente se vea víctima del salvajismo de Lucario

—¿Alguien dijo… Salvajismo?—. Exclamó una voz bastante grave, autoritaria y hasta que… siniestra.

Cuando todos se giran a observar, todos se impactan en serio; en especial Dereman.

—A-Ah… ¿T-Tan pronto?

—Cielos, en serio que nadie te puede entender doctor Dereman. ¿Qué esperabas? ¿Que nos tomaramos todo el tiempo que se nos antojara en venir? Si bien yo no quise aceptar y hacer acto de presencia. Mi buen e irritable jefe me terminó obligando a venir

—Sí, sí como sea Yveltal. Ya te lo dije, quéjate todo lo que gustes. No conseguirás nada

—Como sea Zygarde—. Responde de mala gana Yveltal y girando su cabeza del lado contrario mientras el Trío se aproximaba—. Entre más pronto terminemos con esto mejor, ¿no lo cree?

—¿Podrías dejar de hablar? Me parece que este caso, por muy absurdo que te suene. Se debe tomar muy en serio

—Tienes suerte que el insecto esté presente, Xerneas. O ya te habría hecho morder polvo

—Ja, seguro—. Responde Xerneas quien permanece en su forma relajada.

—¡Ya basta! ¡Comportense! Si requerí de su presencia es porque en verdad esto es serio—. Responde molesto Zygarde a ambos al ver su insistencia, pues pese a tener su forma de 10% parece que aún así puede mantenerlos controlados.

—Bueno, a lo que íbamos. ¿Ya tienen algo planeado?

Dereman solamente se limita a estar en silencio, Mary, al notarlo, se aclara la garganta y sin temor exclama:

—Me temo que no, parece que nuestro sujeto esta tomando una fuerza y un poder que simplemente, hace que remontemos al año pasado. Sin embargo, por alguna razón su energía comienza a ser más preocupante que antes. Esto ya no me suena a un típico caso de “mutación” Zygarde. Esto ya mas bien me suena a que el Iristal Plétora está provocando más cambios secundarios de lo que aparenta

—Entiendo, así que probaron de nuevo y ha fracasado. Pero no solo eso, me estás diciendo que su poder por sí solo se esta volviendo anormalmente grande. ¿Verdad?

—Así es, aunque aún tenemos tiempo. Los pocos registros que sobreviven nos delatan que aún no explota esa mutación. Pero… Si Lucario mismo se lo propone o descubre cómo liberarlo, no dudo que las cosas terminen muy mal

Zygarde tan solo mira a un lado, pensativo. Xerneas más bien esta firme, observando casi que juzgonamente a cada uno de los presentes, inclusive que a un Hydreigon que se quedaba perfectamente quieto a lado de Zakan. Yveltal por su parte, permanece neutral, aunque, no dejaba de mostrar bastante interés por lo que escuchaba.

—Es curioso… Como ni siquiera yo mismo puedo comprender la clase de cosa que mis chicos han creado. Se supone que tengo la capacidad de manipular el aura mismo de la Megaevolución pero, aún así. No parece resultar, hm, sin decir que ni ellos saben cómo sucedió exactamente

—Bueno. Al menos fue un gozo ver todo ese genocidio que provocó aquél Lucario. Pobres, pensando que no sucedería nada por obligarnos a usar nuestro poder a su favor. Vieras cómo gocé de esos momentos. Ahh, ni se diga cuando arrasé con los restantes, incluído al pobre idiota. Es una lástima que tengas que sacrificar toda tu vitalidad antes de ponerte a “dormir”

—No te pongas a divagar Yveltal, me irritas. Esa vez simplemente fue de los peores que pudieron haber existido en este mundo. Me hierve la sangre solo el ponerme a imaginar como asesinaste a toda esa gente faltante

—Ah, claro. Adoras la vida… Amiguito venadito mío, si supieras el arte y la hermosura de la muerte misma. Cambiarías de opinión

—Como iba diciendo—. Exclama Zygarde interrumpiendo a ambos—. Parece que esto se está agravando a una velocidad realmente agobiante, lo peor. Es que si se sigue así, ni yo sabría “predecir” un resultado. Lucario, la especie. Es la que más se aproxima a nosotros en general, ningún otro Pokémon excepto nosotros cuatro, podemos manipular y hasta que transformar el Aura a nuestro antojo. Si bien Lucario no es una especie que la transforme en algo en específico, el que la utilice es digno de mención. Si dicen que su poder está empeorando. Puede que ni mi propia habilidad sirva de mucho ya, aún así. Eso no lo hace indestructible. ¿Dónde está?

—No sabemos, pero según nuestras sospechas. Tanto él como Gallade no tardarán en regresar aquí mismo por… bueno. Ustedes saben

—La Lucarionita y la Piedra Catalizadora. Por supuesto, es lógico. Me llama la atención que Gallade se vea involucrado

—Bueno, no sé si lo sepa; pero para Gallade, Lucario es el ídolo a seguir. Eso por un evento de hace catorce años

—Ah, sí. En fin, Xerneas. ¿Podrías verificar si hay algún indicio de que vendrán?

—Con gusto señor—. Responde cortésmente Xerneas y pronto hace brillar tanto sus piedras como sus cuernos y otras zonas de su cuerpo, cierra los ojos para centrarse y no tarda mucho en sentir la presencia de Gallade y Lucario… Sin embargo, por alguna razón no siente la de Veternav.

—Sí, efectivamente—deja de centrarse y vuelve a su estado relajante—. Vienen hacia acá, vaya. Es este tipo de ocasiones cuando en verdad repudio que Yveltal salga ganando, tener que exterminar a dos criaturas me deprime

—Qué lindo…

—Entendido Xerneas, bueno. Está confirmado. Ahora la cuestión aquí es, ¿cómo proceder? ¿Ya evacuaron el pueblo?

—La gente es necia señor—. Responde Mary, quién Dereman no ha hablado en lo absoluto—. Hemos insistido en que abandonen el sitio cuanto antes, pero no quieren escuchar, parecen decididos a detener la amenaza que representa Lucario. Pese haber presenciado otro de sus asesinatos a plena luz pública y conocer los detalles. Quieren pelear

Cuando Zygarde escucha a Mary, no evita voltear los ojos y suspirar bastante molesto.

—Supongo que no nos queda de otra más que “limitarlos” en su ayuda. En fin, teniendo en cuenta que la gente seguirá aquí. No podemos atacar de manera brusca ni directa, así que a lo mucho tendríamos que esperar la oportunidad perfecta para atacar letalmente sin que ningún Pokémon ni humano inocente se nos cruce en medio, y, vaya, sin querer salven al que quieren destruir

—Solo vamos a desmembrarlo y a robarle su vitalidad, yo no sé para qué tanto drama. O mejor aún… Yo limpio el campo

—Maldita sea Yveltal

—Como sea, no, no harás nada sin mi permiso. Lo único que nos queda es que tanto Xerneas como yo estemos al pendiente de cuando los individuos se aproximen. Los comunicaré telepáticamente, y ahí, es cuando será el comienzo del fin de Lucario

—Entendido—. Responde Mary

—Hagan lo que gusten, yo iré a ver quién está por fallecer o a ver qué Pokémon salvaje le hago sufrir un rato, si ya saben que me pongo irritante, ¿para que me llaman? Ya saben que para mí, la muerte nunca es suficiente. Bueno, tenemos un plan. Quiero a ese Lucario y a ese Gallade. Sería una pena que alguien de aquí se cobre alguna especie de venganza o algo

—¿De qué hablas?—esta vez pregunta extrañado Xerneas volteando hacia Zerav, quien apenas se percata y aparta la mirada de él.

—¿Qué tienes?

—N-Nada… Es solo que… Agh, nada. Estoy nerviosa

—No tienes que hacerlo si no quieres Delphox

—¡No! ¡Tengo que hacerlo! Es por… él

—¿Ter?

—A-Algo así—vuelve a contestar Zerav dejando extrañado a Zygarde y al final le resta importancia

—Bueno como sea. Veamos, Zakan, tú y tu Hydreigon irán-

—Señor, Gallade y Lucario han desaparecido de mi visión

—¡¿Qué?!—. Pregunta realmente confundido Zygarde, interrumpiendolo seguido del resto.

Regresando un poco a los eventos, mientras Zerav y Gardevoir se dirigían al fin con el grupo. Lucario y compañía ya se estaban encaminando también hacia el pueblo. Sin saber que el Aura Trío ya se hallaba ahí.

—Y bueno, Lucario. ¿Qué tienes planeado?—. Decía expectante Veternav al canino quién se le notaba tenso, hasta que con los sensores levitando pero igualmente tiesos y estáticos.

—Hey, deberías relajarte. Deberías permanecer así para cuando lleguemos

—¿Ah? Ah, s-sí. No me hagas mucho caso—a pesar de que pareciera que lo escuchó, no deja esa tensión de lado.

—Vamos Lucario, no todo tiene porque ser tan malo ahora, sé que esto es repugnante. Pero estar tensos y frustrados todo el tiempo no servirá de mucho—. Exclama Gallade quien nota que el chacal lo mira un momento, apenas girando la cabeza. Suelta un enorme, forzado y pesado suspiro que era más bien de hartazgo y sin decir nada, deja caer un poco sus sensores.

—Hm, ya es algo.

—Reitero con mi pregunta

—No hay nada...—. Responde a secas Lucario generándose otro incómodo silencio.

—Tal vez no sea el mejor momento, pero deberías tomártelo con más calma. A este ritmo, nunca lograrás controlarte cuando estés transformado, y-

—La jodida Megaevolución ya no me importa, me importa al asesino de mi maestro. Eso es todo—vuelve a responder a secas Lucario haciendo que Veternav se ría un poco para sí mismo, apartando la mirada un momento. Acto seguido, añade:

—¿Qué pensaría de ti Ter, si te viese ahora mismo Lucario?—. Exclama Veternav frenando en seco a Lucario y provocando que Gallade se moleste

—¿Qué?

—Es eso. Te estas centrando demasiado en asesinar al culpable Luc. Y así no vas a hacer otra cosa mas que provocar tu propia muerte. Estoy seguro que si te viera ahora mismo...—extrañamente, se queda callado un momento, pero pronto prosigue:—. Le darías miedo, esta bien, te conocía y sabía que te pones así cuando te ves realmente presionado y agobiado. Pero él siempre lograba calmarte, ¿no es así?

—Basta—. Exclama Gallade pero Veternav lo pasa de largo.

—De alguna forma siempre te convencía en que una cosa o la otra no valía la pena en ser atendido o era absurdamente enfocado. No te culpo amigo, así son ustedes los Lucario. No me imagino lo realmente deprimente que ha de ser perder a tu entrenador. Pero, me atrevo a decir que no todo está perdido. Inclusive con Ter. Hay una curiosa frase de ustedes sobre “el Aura está conmigo” o  algo así. No te ha abandonado y no lo hará, y sé que lo sientes. Estás tan furioso ahora que no quieres darte cuenta

—Es suficiente

—Basta, Gallade—. Exclama inmediatamente después Lucario cuando notaba que iba a agredir al Lycanroc.

—Pero

—Dije… Basta—vuelve a decir y suspira otra vez, esta vez un poco más calmado.

—Creo que si me viera mi maestro, diría que no le doy miedo, si no que debo detenerme y distraerme con cualquier otra cosa, como un río, el soplar del viento, el rastro de aura que deja cualquier otro Pokémon. Todo, con tal de distraerme. Sí… Eso diría.—Lucario eleva un poco la cabeza sin mirar a ambos, pues están detrás de él. Se queda un momento en silencio cuando este al fin se da la vuelta y los mira ya más tranquilo y con una sincera sonrisa.

—Y no sé cómo, pero siempre resultaba. Él sabía que perdía los cabales muy rápido, al menos de momentos. Gritarme o presionarme no servía de nada. Sin embargo, era curioso que solamente él sabía tratar conmigo. Ningún otro Pokémon o persona, ni siquiera su hermano vaya, me hacía detenerme a pensar en aquello aunque ya lo supiera. No sé cómo. Pero tú lograste el mismo efecto Veternav. Y te lo agradezco

—¿Cómo..?

—Increíble, ¿verdad? Cada mente es un mundo Gallade, tan solo con descubrir sus rasgos básicos, sabes tratar con ellos. Así como el Aura es una gran y perfecta fuente de estrés para él, a veces. También es su medio de desahogo. Tranquilo, está bien. Es justo que se ponga loco ahora, sin embargo, si de verdad vamos a revelar esa USB. Tenemos que estar realmente preparados y centrados. ¿Estamos de acuerdo?

—Totalmente—. Responde sin más Lucario mientras Gallade se queda sorprendido, al final deja escapar algo de aire y asiente. Sin decir nada, siguen su camino.

—Ahh, Ter. Te voy a extrañar… Juro encontrar al verdadero responsable y con ello. Vengar tu muerte, además que de paso limpiaré mi nombre. No forjamos una familia para que posteriormente, esta sea destruída por un imbécil. Tengo esperanza en que así será, todo acabará bien. Lo sé—se exclama a sí mismo Lucario apenando a Gallade, como si algo lo incomodara, Veternav niega con la cabeza como si presenciara un ridículo acto cuando de pronto se percata de algo y se arroja sobre ambos tumbándolos.

—¡Ah! ¡¿Pero qué te pasa?!

—Shh, tranquilos. Solo, no digan, ni piensen, ni vean, ni hagan nada por un momento. ¿Sí? Es necesario—. Exclama Veternav haciendo brillar sus ojos e inclusive que hablando increíblemente serio, dejando esa insanidad de lado. Gallade y Lucario se miran confundidos un momento y pronto siente como el lobo les entierra sus garras en su espalda haciendo que se quejen y pronto, se levanta y mira alrededor algo preocupado.

—¿Pero qué..?

—Pueden levantarse ya—. Exclama sin más Veternav en respuesta a Gallade, observando en los alrededores. Como si hubiera visto algo, Lucario se extraña y comienza a concentrarse, arrodillándose y sintiendo. No hay nada…

—¿Qué pasa?

—… Parece que tenemos a un trío de invitados muchachos

—¿Qué? ¿De qué estás hablando? ¡¿Como sabes eso?!

—¿Debo repetir que soy igual de peculiar que usted y su gran amiga Zerav?—. Responde sin más Veternav, observando pero minutos después, deja de tensarse.

—Ah, estamos en un serio aprieto. ¡¡Maldita sea Dereman!! ¡Te maldigo! ¡Ya que quieras ponernos en contra a Xerneas y a Yveltal en nuestra contra es demasiado!

—¡¿Qué?!

—Para hacerlo más entendible Lucario. Parece que Dereman o Mary o quien sea está tan alterado y desesperado por tu situación que ahora no solamente tenemos a tus queridos amigos en nuestra contra. Si no que al mismísimo Aura Trío también. Agh, lo que me sorprende es su velocidad de respuesta

—E-Espera. ¡¿Ellos?! ¡¿Los creadores?!

—¿De las piedras? Exacto Gallade. Sin embargo, hay un par de detalles en todos ellos que me preocupa

—¿A qué te refieres?

—Ah, a nada, justiciero. Será mejor apresurarnos, eso sí. Lucario. Será mejor que trates de tener a Gallade cerca tuyo en todo momento, Xerneas y Zygarde tienen una visión y un control sobre el Aura mucho mayores que tú. Por lo que estar debajo de su radar será muy complicado

—E-Espera. ¡¿Cómo se supone que no se darán cuenta?!

—Yo ya los he ayudado con lastimarlos un poco, es, complicado de explicar, ¿sí? Pero digamos que por ahora no sucederá nada. Si nos apresuramos puede que nos de tiempo antes de que se les pase el efecto. Solo les recomiendo que estén juntos cuando quieran ir a donde deban investigar para revelar esa USB. Lucario, trata de disfrazar tu aura y la de Gallade con el resto del ambiente. Y mantente así hasta que estén fuera de peligro

—Y… ¿Si nos descubren..?

—Temo decir que no sé qué es lo que pueda suceder, Gallade. Mucho menos con alguien como Zygarde o peor aún, Yveltal presentes.

—Espera… ¿Qué no sería Zygarde el peor?

—Él actúa algo así como un especie de juez, Lucario. Si ve algo que es injusto o ineficaz, no le remorderá nada en deshacerte de tí. Yveltal sin en cambio, es el peor porque no hace ningún papel en específico, él solamente quiere ver al mundo arder, extinguir la vida si fuese preciso para saciar su insaciable hambre de muerte. El único, si de casualidad logramos convencer de lo contrario. El único que nos podría ayudar sería Xerneas. Pues es todo lo opuesto a Yveltal, si Zygarde es neutro, e Yveltal malvado. Xerneas es el chico bueno de los tres, aún así. Se somete por completo a las órdenes de su líder, Zygarde. Así que si este quiere matarte, dudo que lo puedas convencer

—Maldita sea… No puedo creer esto

—Y no lo creas Lucario, para colmo, su líder puede “romper” las auras, en especíal de sus súbditos. Pero eso te pasa a traer a tí, no sé qué clase de efectos negativos te produzca. Pero yo que tú, no me haría el valiente en confrontarlo igual, dicen que es más poderoso que ambos

—Bueno, desde un comienzo dijimos que esto no sería fácil. ¿Verdad? Supongo que toca apañarselas contra ellos también

—No estés tan confiado chacal. Esos tipos son muy duros, y extremadamente serios. No es exactamente la clase de persona que quieras tener como enemigos, ni como conocidos, ni siquiera como amigos. Como sea, tratemos de andar con cautela. Apenas estemos a las afueras del pueblo, me separaré de ustedes para ir con mi maestro, ustedes vean donde pueden revelar la USB. Lo más probable es que si nos enteramos de ustedes, Zakan quiera sacarme a la acción. No se preocupen, ya planearemos algo

—¿Y cómo? Todos nuestros aliados ahora son nuestros letales enemigos Veternav

—Jajaja, no cuestiones mis capacidades Gallade, reitero. Soy igual de peculiar que la parejita de nacidos. Por el momento podemos estar juntos un poco más, tal vez, aunque suene estúpido. Lo mejor sea estar así, sin un plan completamente definido

—Ugh, no me gusta esto en lo absoluto, pero si no nos queda de otra, creo que deberemos seguir adelante. Vamos—. Exclama algo desganado y hasta que temeroso Lucario, comenzando a avanzar a paso forzado.

No pasa mucho mientras avanzan cuando Veternav exclama:

—Oye, Lucario. ¿No te enojas? Dime sinceramente, con el corazón. Si pudieras Megaevolucionar de nuevo… ¿Lo harías?—. Exclama el lobo sin dejar de avanzar, pero Lucario se queda en silencio, sin embargo, después de unos momentos en que Gallade lo mira preocupado, exclama:

—Sí… Lo confieso, lo admito. Ser Mega-Lucario me produce una sensación… Ah, no sé cómo explicarlo. Confieso que prefiero seguir sintiendo eso y probablemente dañar a mi propia gente antes que dejar la Mega de lado—. Dice Lucario algo tenso y temeroso, pero se puede notar la firmeza de la respuesta, dejando mudo a Gallade mientras Veternav sonríe peculiarmente.

—Entonces dime, el que pienses así. ¿Crees que te hará controlarte cuando te transformes?

—No—. Responde inmediatamente después el chacal, llegando a sorprender un poco al lobo, mientras Gallade no se puede quitar la impresión de encima.

—Lucario… ¿Hablas en serio?

—Gallade, disculpa si llegué a generarte alguna otra imagen pero. Ya no quiero seguir fingiendo que estoy bien o que algo no me importa si al final me esta haciendo daño y se genera un nudo en mi garganta, por algo te pregunté si estabas dispuesto a lo que sea. ¿Contabas con algo así?—. Pregunta serio Lucario aunque este lo voltea a ver preocupado.

Gallade aparta la mirada un momento, suspira y pese a lo que pareciera, niega con la cabeza pero aún así, no parece mostrar intenciones de abandonar la misión.

—Vaya, eres muy fiel a Lucario. Eso no se ve todos los días

—Ya no importa, igual. No creo poder volver a Megaevolucionar ya; se necesita de un humano para hacer eso. ¿No? Ese humano era Ter y ahora está muerto.—acto seguido, Lucario vuelve a mirar a Gallade con una sincera sonrisa.

—Así que dudo que alguien más pueda transformarme, y menos si soy una amenaza, así que eso garantiza que alguien como lo que te hizo Dante sea imposible. Por mucho Iristal Plétora que tengan no lo harán y no me transformarán en nada. Creo es más probable que tú te transformes Gallade antes que yo. Oye, ya no te agobies tanto por mí. Todo saldrá bien, ¿de acuerdo?—. Exclama Lucario extendiendo su mano hacia este, tratando de reanimarlo.

Gallade al ver el gesto,se impresiona pero a la vez se relaja, parece que a pesar de todo. Lucario puede mantenerse en calma después de todo, mostrando ese lado amigable que ya extrañaba ver desde que se fueron a hacer el experimento de la Mega.

—Esta bien, le creo. Vamos entonces; tenemos a un culpable que castigar

—Así sea—. Responde Lucario viendo como le da la mano y pronto las separan para ahora, comenzar a trotar.

Más tarde, el trío regresa al pueblo, donde pueden ver cómo todas las luces de las casas y de las calles están apagadas, notándose cómo el Laboratorio es el único sitio donde hay luz. ¿Acaso sabrán lo de la memoria? Porque sería demasiado conveniente que ahora, no puedan invadir ni una sola casa a comprobarlo.

—¡Maldita sea! ¡Esto si es un problema!

—¿Pero qué es esto? ¿Acaso nos descubrieron o algo?—. Preguntaba realmente sorprendido Veternav viendo la abrumadora y siniestra oscuridad en todo el pueblo. Gallade quien aún no decía nada, miraba con atención a ver si sentía o veía algo… Pero… Nada.

—Ahh, esto será complicado, si la única manera de avanzar es tratar de sentir el aura mientras que a la vez oculto la nuestra. Ugh, no creo poder hacerlo

—Lucario, usted puede, lo sé. Y no me venga con preguntas… Tiene a dos excelentes aliados, uno igual de peculiar que usted. Confíe en sus capacidades, yo sé lo que le digo—. Exclama Veternav con una sincera sonrisa, el cual impresiona a Lucario mientras Gallade observa serio.

—Esta bien, ¿Gallade?

—¿Ahora?

—Entre más pronto chicos, mejor. Yo debo irme, nos veremos allá. ¿De acuerdo?—. Exclama Veternav seguido de Gallade y haciendo énfasis en el Laboratorio.

—De acuerdo, vamos. No te separes de mí, ¿entendido? Suficiente distracción es tener que ocultarnos y encima tratar de sentir presencias

—Está bien, usted guieme y le sigo el paso

—De acuerdo—. Responde Lucario cuando ve que Veternav, al notar que ya no hay nada que decir, se retira por donde vino para separarse del dúo.

—Vamos, tenemos a tres malditos Legendarios encima—. Exclama algo tenso Lucario mientras siente cómo Gallade lo sujeta por uno de sus hombros mientras el canino se hinca, eleva sus sensores y con trabajo, va aclareciendo el sitio con su visión de aura mientras trata de disminuir la actividad de ambos que, increíblemente, se da cuenta cómo efectivamente, desde antes su aura era mucho menor y más “muerto” desde que Veternav les puso las manos encima.

—De acuerdo… Vamos—. Exclama Lucario y pronto, comienzan a avanzar.

El dúo no tarda en arribar a una de las primeras casas y calles del pueblo cuando logra sentir el aura de algunas personas, tratando de no hacer ruido mientras que otros más bien miran con un especie de mini-visor de un solo ojo alrededor, como si tuviese visión nocturna, otros Pokémon, siendo mayoritariamente siniestros, observan en las sombras ante cualquier movimiento anormal, vaya, la gente se está tomando muy en serio esta vigía.

—Carajo… Esto esta grave, Gallade, por nada te separes, en serio, sigue con sumo cuidado mis movimientos, esto será complicado—. Dice Lucario aún con los ojos cerrados y con sus sensores tensos, siente como Gallade asiente y avanzan con cuidado, llegando a la esquina, algunos escuchan sonidos, pero no les dan importancia, Lucario trata de predecir un momento lo suficientemente extenso como para moverse y sin que nadie esté mirando, algo que pareciese imposible pero, increíblemente, habían varios de aquellos momentos, solo era cuestión de elegir uno y así, se decide y avanza a paso un tanto apresurado terminando en un estrecho callejón, la llovizna sigue su curso, mientras ambos Pokémon tratan de no pisar o patear algo que delate su posición, topan con pared. Pero ambos se las ingenian para mantenerse unidos y subir lentos pero seguros, cuando llegan a la cima, se dan cuenta que justo delante hay otra calle, donde algunos vehículos y bicicletas con luz se paseaban, supone que para que al menos de momentos tengan con qué iluminarse.

Lucario apenas se detenía a pensar… ¿Pero ellos cómo obtuvieron algo como una visión nocturna? Como sea, misma historia, el problema es que había una pareja, una entrenadora y un Gengar hacia otra calle que daba justo delante. Lucario le da un par de patadas a Gallade para que este muy atento y pronto, se mueven. Esta vez trotan con un sigilo de envidiar y notando que esta pareja está de espaldas, justo se dan la vuelta cuando ambos se percatan y como pueden se precipitan sin abatirlos, tapandoles la boca y Gallade utiliza Teleportación a donde cree no hay nadie… menos mal que resultó. Sin problemas, dejan noqueados a ambos debido a que los agarró por sorpresa.

—Uf, no volvamos a hacer eso Gallade

—Estoy de acuerdo—. Responde tenso y en cierta medida aliviado Gallade, notando cómo logró predecir un buen sitio, aunque tener que teleportar a cuatro sujetos no le fue muy bien, pues se sentía cansado. De igual forma, ambos continúan avanzando, notando que están en un mini-complejo de callejones cuando notan que están a nada de llegar al Laboratorio, sitio donde Lucario siente que es el único con energía artificial. Nuevamente, llegan hasta el borde, pero retroceden momentáneamente al pasar esta vez un trío de Pokémon normales. Regresan sin más y Lucario vuelve a calcular, hum, parece que simplemente subiendo por unas casas y tejados en determinado orden y velocidad no habrá ningún problema.

Le murmura lo mismo a Gallade y se mueven, se detienen en seco, otras veces más bien corren, otras, se mueven tal cual ladrones profesionales. A veces hasta se quedan a medio escalar o subir, como sea, Gallade logra usar bien su tipo de Psíquico y se coordina bien hasta al fin llegar al complejo, ambos se pegan a una pared que tienen cerca y tratan de sentir a los presentes, son decenas, apenas si hay empleados del Laboratorio, pero la gran mayoría ya más bien parecen de una fuerza élite. Trata de sentir a Zerav y al aclamado Aura Trío… Nada, tal vez estén en otro sitio.

Ambos van a subir cuando Veternav logra decirles:

—¡Nada mal!  Ya llegaron, y yo que creí llegaría antes, como sea. Iré con Zakan, sigan en lo suyo. Suerte—les murmura también y a pesar de que Lucario está profundamente concentrado, no logró predecir su llegada. De igual forma asiente al aire y escalan por una pared. Terminan en un borde que a duras penas ambos Pokémon caben y como pueden tratan de que no los vean desde el pueblo ni desde dentro del edificio, le resultaba extraño que no hubiese nadie patrullando en las afueras. Pasado un rato y sorteando gente, alcanzan una ventana abierta donde da a una especie de almacén, menos mal. No hay nadie y encima parece que es seguro, ambos entran con cautela entrecerrando la ventana y avanzan en cuclillas. Llegan a un par de puertas que una da a los pasillos y otra a un especie de sala de estar. Lucario decide apoyarse ahí y Gallade lo sigue, pues siente las presencias tanto de Zerav como de Oden, Zakan y… ¿Un Hydreigon?

—No creo que en verdad Lucario y Gallade sean tan estúpidos como para que se atrevan a regresar, digo. De verdad ha de querer transformarse como para asimilar semejante idiotez—. Decía Zerav realmente dudosa

—Bueno, con el tema de los Iristales todo puede cambiar, estaría totalmente de acuerdo si solo fuera la Piedra Catalizadora por sí sola. Pero no es así, ya saben lo que Dereman quiere alcanzar. Si se me permite, aún me sigue tentando la meta final sobre Megaevolucionar a Pokémon de esta manera, tan…-

—Como sea, Zygarde y Xerneas ya están vigilando, el que me preocupa es su otro amigo con forma de ave mutante, eh. ¿Cómo se llamaba? Tiene un nombre extraño—. Decía confundido Oden

—Yveltal, maestro.

—Ah, sí. Cierto, Yveltal. ¿Alguien sabe dónde está?

—Bueno, igual toma en cuenta que Zygarde mismo ordenó que lo mejor sería no revelar dónde pueden hallarse ahora mismo ellos tres, de alguna forma, sospecha que Lucario puede lograr más de lo que aparenta, Oden

—Ah, si. Con el tema que está empezando a esparcir células por toda la región para de una buena vez dar con él… Algo que me pregunto es si será capaz de alcanzar su forma definitiva Zakan. Se supone que están por todo el mundo o por Alola o no sé qué tanto. ¿No?

—Kalos y Alola, maestro, sí. Yo también me lo pregunto, en especial si se dice que requiere de tres Núcleos para ello, aunque, según las leyendas y lo que me han dado a entender, “este Zygarde” es muy distinto al resto. Así que puede y estemos tratando con el verdadero Zygarde después de todo

—Como sea, tan solo hay que estar atentos cuando ambos maniáticos aparezcan, no creo que pase más allá de la entrada al pueblo, vamos, que nos hemos preparado para ello—. Exclama Zakan de último y Lucario decide al fin dejarlos en paz, no comenta nada y decide ir por la única ruta donde no hay nadie por ahora.

Salen con cuidado y se ponen en marcha, Lucario toca las paredes con la intención de sentir un mapa, al sentirlo, abre los ojos al fin para contemplarla. Lo tiene, la sala de mando está justo debajo, tal vez y hasta el mismo complejo de ventilación sirva. Ambos van a regresar por donde vinieron cuando Lucario, al cerrar los ojos siente que un grupo se aproxima por donde vinieron, este se alerta y ambos corren hasta doblar esquina, ve una puerta a la derecha que es la más próxima y siente que no hay nadie dentro, por fortuna la puerta no está bloqueada y la abre con sumo cuidado para no hacer ruido y cerrarla, los chicos lo siguen, pero pronto los pasan de largo. Ambos sueltan un quejido de tensión y se disponen a ver lo que hay, hum. Experimentos pero nada que realmente valga la pena, ven un ducto de ventilación y con cuidado, vuelan la reja y suben por ahí, apoyándose el uno al otro pues la altura es grande.

Tratando de innovar para no soltarse, logran subir con cuidado y comienzan a escabullirse, siendo Gallade el que toca su pata izquierda, dan unas cuantas vueltas cuando ven que pueden descender, como pueden bajan, y logran caer algo brusco, pero seguros después de todo, ambos se quedan quietos un momento mientras Lucario verifica, no hay peligro. Avanzan otro poco cuando al fin el canino se ubica, dobla a la derecha, un par de rejas más y listo, patea la reja haciendo algo de ruido, alertando a un guardia quién se ve brutalmente noqueado e impactado por el Puño Incremento del chacal. Ambos revisan la puerta, al menos tiene llave, nadie, salvo el guardia de ahí podrá entrar a esta sala.

Lucario revisa momentáneamente las cámaras mientras que Gallade trata de cuidar el resto del ambiente. El canino se da cuenta de algo extraño, otros como Dante y Gardevoir están en las calles aunque tomando un curioso líquido. Mientras que con Oden y el resto, se les ven unas tazas con lo mismo… esperen. ¡¿Dónde están Zakan, el Hydreigon y Zerav?! ¡¿Porqué Oden está noqueado?! Sin mencionar que la sala está algo desordenada, como si se hubiera hecho algo precipitado.
Busca por el resto de cámaras y en otra se les ve a Dereman y a Mary, encerrados en un elevador, serios con la entrada y acceso bloqueados por una contraseña que seguro solo ellos saben. Pondría el audio de no ser que sería sospechoso, solamente los ve a ambos sentados bebiendo del mismo líquido, esta vez siendo una imagen más nítida por su posicionamiento, se nota que es un tipo de té.

Trata de buscar a Veternav, no lo ve por ningún lado, ni afuera ni dentro del complejo. Lucario busca como puede un lápiz y lo consigue, lo toma con cuidado y al fin saca la USB.

—Hm, ver cómo mi maestro usaba una computadora me ha servido, menos mal que fui su favorito—. Exclama Lucario seguro, insertando la USB en un puerto y una de las pantallas reacciona, se detecta el dispositivo quien inmediatamente ejecuta un tipo de parche para evitar alguna alarma de seguridad y se accede a los archivos del mismo el cual… Solo contiene uno, y es el video. El video que Veternav clama que junto con Zakan, lograron robar.

Lucario está por abrir el archivo cuando de pronto, Gallade se suelta y de reojo se da cuenta que se arrodilla sin más, apenas lo predice y se agacha bruscamente estropeando una de las pantallas y se gira nadamas para darse cuenta que Zerav ha ingresado por el mismo lado de donde el dúo entró. Además que había lanzado un extraño ataque hacia ellos.

—Basta, Lucario… No hagas ésto. ¡No sabes lo que haces!—. Exclama Zerav aunque extrañamente mareada y agotada, como si recién saliera de una tremenda carrera cuando minutos atrás estaba perfectamente tranquila, el chacal voltea a ver a Gallade quien lo ve muy mal, ni sabe qué diantres le disparó.

—Zerav, yo no sé porqué estás de su lado. ¡Ellos quieren eliminarme porque sí! ¡Ya les dije que no soy un monstruo! ¡Puedo remediarlo!

—Ah, es que no entiendes Lucario, es… Ah, e-es.—Zerav comienza a temblar—. Es solo que ya hemos hecho todo a nuestro alcance para remediar esto, inclusive Dereman hizo lo posible por cambiar tu destino, tu camino. ¡No creas que no hicimos nada! Solamente queremos protegerte, queremos proteger a todos, como una verdadera familia Luc.—este comienza a negar varias veces con la cabeza, mientras se agobia—. Vamos, si dices ser el buen chico que clamas ser. ¡Entrégate! Y prometo que será rápido, eficaz e indoloro, en especial si eres Tipo Acero y lo sabes

—¡NO! ¡Algo anda mal! ¡Algo no encaja aquí! ¡¿Porqué me hacen esto?! ¡Zerav por favor! ¡Hace prácticamente unos momentos brindamos por esa jodida victoria de Ter! ¡¡Y ahora esto..!! ¡Maldita sea!—. Exclama Lucario comenzando a temblar del coraje, sin que se de cuenta, las luces que da hacia la puerta se apagan—. ¡No digas que yo tampoco hago nada! ¡¿Pero qué hago Zerav?! ¡¿Eh?! ¡Alguien mató a mi maestro! ¡Alguien está manipulando todo esto! ¡Tengo al mismísimo Aura Trío en mi contra! ¡¿Y quieres que lo tome a bien?!—antes de que Lucario pudiera seguir hablando, de la nada recibe una tremenda llamarada a un costado dañándolo severamente, inclusive que haciendo gritar al canino debido a la brusquedad y fuerza del impacto.

—Ah, lo siento, en verdad—. Exclama realmente acabada Zerav, temblando demasiado—. Por mucho que me duela, debo hacer esto. Lucario, literalmente no lo sabes, y no debes saberlo. Nosotros te hicimos esto, nosotros decidimos esto. Inclusive… tú también fuiste parte de esta decisión

—¡Argh! ¡¿Qué?! ¡¿De qué estás hablando?!—. Responde quejándose bastante del dolor Lucario.

—Luc. Me temo que, por mucho que se haga, esta comprobado… si un Pokémon es malvado, y está destinado a hacer el mal, lo hará por mucho que no quiera. Está comprobado que la Megaevolución es algo que jamás debe ser replicado, JAMÁS. T-Tal vez, si yo hubiera hecho muchas cosas distintas, desde que fui una Braixen, las cosas habrian cambiado mucho. Y-Yo… Lo siento Lucario, de verdad. Fui una estúpida y aunque no sea lo correcto, la amenaza que vienes representando desde hace tanto compensará por completo lo que voy a hacer

—Z-Zerav, espera. No, ¿porque? ¡¿Gallade?! ¡Dile algo!—. Exclama realmente desesperado Lucario pero este, simplemente aparta la mirada. Esto confunde gravemente al canino.

—Sé que no quieres morir, pero es la única manera de demostrar. Que la Megaevolución puede hasta ser prohibida, solamente le provocamos un severo daño mental a la gran mayoría. Tan sólo mirate Luc, tanto experimento, tanta modificación. No te culpo. Viria… Viria después de todo, por simple destino, fue mejor amiga que yo para tí. Y mira que en serio, ver cómo habíamos logrado liberarnos del terrible control que Zakan y su esposa nos ejercían fue… Maravilloso, pero después de todo, el que hizo la diferencia fuiste tú, gracias a ella… No sabes de corazón, como me habría gustado ver que el que un Pokémon sea completamente tipo Siniestro. No necesariamente eso quiere decir que, uno deba ser, malvada.

—… No lo entiendo, ¿porqué me dices esto? ¡Nadie me había dicho nada!

—Lo digo, porque ya no soporto cargar con más mentiras Lucario, no soporto estar así, con este nudo en la garganta. No soporto… verte así. Lo mínimo que mereces antes de morir, es que comiences a recordar el porqué estamos haciendote esto. Adiós, mi buen amigo Riolu, pequeño. Después de todo, tú… y Oden. Han sido las personas más importantes en mi vida, gracias a ustedes dos, soy lo que soy hoy en día—. Exclama realmente conmovida Zerav, sonriendo de manera dolorosa y sincera a Lucario, al fin cargando y a punto de ejecutarlo cuando Lucario, desesperado exclama:

—¡NO ZERAV! ¡¡ESPERA!! ¡NOO!—. Grita pero, es inútil. Zerav va a disparar cuando de pronto, alguien muerde por el hombro derecho de Zerav con tal fuerza y brusquedad que esta grita realmente adolorida y fracasando el tiro de gracia. Pronto, la sangre comienza a brotar debido al impacto y el Pokémon que usó Triturar, no se trata de nadie más que del mismo Veternav.

Hace arrodillar y a someter lentamente a Zerav, Lycanroc comienza a reírse de manera bastante dolosa mientras al fin cierra la puerta con una abismal oscuridad detrás, parece que había apagado las luces para que al entrar, no se viera ningún haz de luz detrás de la Delphox, esta queda aturdida y vulnerable, quejandose de momentos mientras el dolor la suprime, este al fin deja su ataque de lado, notando como el siniestro lobo se deleita de su acto y después de unos momentos, exclama:

—¿No te dije que ya planearía algo? Vaya, me sorprende la manera en como se han desarrollado chicos, en serio.—sonreiría de manera sincera de no ser que el tener esa sangre encima le hace expresar algo mas bien psicópata.

—Pero eso ya no importa, me temo, mi querida Zerav, que ya sabía yo, saldrías con algo como esto. Sabía que no soportarías la presión y terminarías cediendo, revelando casi todo a tu gran amigo de la infancia, Lucario. Y me sorprende que sí lo hubieras asesinado de no ser por mi intromisión. Necesitaba atraparte en un momento realmente conmovida, llorando, a punto de ejecutarlo para que ni por muy Psíquica que seas lograras verme venir. Ahora él sabe en parte lo que sucede aquí, sabe el porqué quieren deshacerse de él, ¿o me equivoco?—. Exclama Veternav mirando esta vez a Lucario.

—Ah, no. Aún faltan muchos detalles, pero parece que te has visto involucrado en todo esto mucho más de lo que crees amiguito, ¿sería mucho decir que desde el año pasado en específico? Hum, tal vez sí. Quien sabe, puede que descubras de una buena vez inclusive parte de mi verdadera persona, de mis intenciones, o de tí mismo. ¿De verdad serás un genocida a gran escala, Luc? ¿O te están culpando injustamente? Abre ese archivo… Y revela de una buena vez el porqué. No solo conocerás al verdadero asesino y cómplice de la muerte de tu querido entrenador, si no que encima, seguro tu rabia será tanta que. Tal vez, y nos cobremos a nuestra primera víctima acerca de toda esta injusticia. ¿Verdad..? ¡¿Zerav?!

—¡Maldita sea, Lucario! ¡¡No!!

—No le hagas caso, ella reacciona así porque sabe perfectamente lo que sucede aquí, y es cierto que es para protegerte pero, ¿qué tanto? Lucario, es hora de que la Megaevolución sea para todos. Es hora de que una nueva era comience. Dereman y Orester han creado algo que simplemente sobrepasa todo lo que cualquier Humano y Pokémon se haya podido imaginar, me temo. Que para haber creación, debe haber destrucción. Empezando por… ella.

—Lucario, en serio. Como veas el archivo, no lo soportarás, te conozco. ¡La verdad que revelarás será muy cruel! ¡Si tenías dudas acerca de tí mismo! ¡Esto te condenará!

—Seguro, sus últimas palabras para convencerte de lo contrario, vamos, ábrelo. Te quiso matar chacal, y eso ya no es justo. Lo mínimo que podemos hacer, es regresarle el favor, tan sólo escucha esto, que algo sea malo o aparente ser malo, no tiene porqué serlo realmente. El fin justifica los medios, Luc. Confía en mí

—No...—es lo único que alcanza a decir Zerav antes de que Lucario se quedara impactado. ¡¿Porqué se sentía engañado?! ¡¿Porqué muchas cosas no cuadraban?! ¡¿Porqué si sabe lo que hizo el año pasado, ahora pareciera que no recuerda nada?! Y encima, ahora parece una fecha importante. Simplemente no podía entenderlo, y, literalmente, esa verdad estaba detrás suyo.

Al ver el tremendo shock que tiene y escuchar las palabras de ambos, añadiendo que Gallade simplemente se limita a estar arrodillado con los ojos cerrados, como si esperara que esto no empeorara. Se escucha como tratan de penetrar el techo, sonandose una alarma como la de antes. Lucario está aquí...

Si quiere saber lo que sucede, ese momento es ahora... o nunca.

Parece que un poco tarde, Zygarde se ha percatado de la presencia de ambos.

Sin más, con todo y azotes, shock y alarma encima, quita el silencio en una de las bocinas y poco a poco, selecciona el video, a punto de abrirlo para reproducirlo, voltea una vez más a los presentes. Quienes andan expectantes, Lucario, siente un mal presentimiento… Un muy mal presentimiento. Pero, no le queda de otra.

Si hay una mínima posibilidad de limpiar su nombre…

Eso es ahora.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#28
Tengo el presentimiento de que esa grabación solo va resultar mal para todos, perseguidores y perseguidos.
Rompe mi armadura si quieres. Al final, terminarás arrepintiéndote de hacerlo...
[Imagen: IIhG3l7.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#29
Los legendarios ya no son lo que eran.

Personalmente lo sentí algo pesado pero eso puede ser simple percepción mía. Haría el chiste de "Zerav dice que quiere lo mejor para él mientras lo hace barbacoa" pero eso sería repetirme del último capítulo. Also, en la escena final parece que se olvidaron un buen rato de Gallade teniendo en cuenta que pasa tanto sin hacer o decir nada. Y hay unos cuantos detalles de línea temporal que me hacen dudar...
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task