Drabble- El hijo del Sanguinario

ExtensiónDrabble
Extension larga
FranquiciaMystery Dungeon
GéneroAmistadDrama
Resumen
#1
Antes de proceder... Sigur es mi personaje en un rol en Discord con dos o tres más de la cueva. Es un Charizard... un tanto particular. Para efectos de este oneshot lo importante es que es huérfano. Aclarado esto, vamos allá
 


A Erik no lo llamaban “el Sanguinario” sin motivo. Estaba volviendo de un territorio en el que había descuartizado sin piedad a todo Pokémon que se le había interpuesto en su camino hasta conseguir una perla sin utilidad aparente pero por la que le darían un buen dinero.
 
Aquella noche estaba lloviendo. Erik solía volar bajo para que todos lo admiraran o lo temieran, lo que cada quién prefiriera. Esta vez no fue una excepción. Pero encontró algo extraño en el suelo.
 
Luz.
 
Erik se acercó pensando que podría encontrar algo útil. En su lugar, lo que encontró fue un huevo roto con un Charmander fuera de él. El Salamence lo observó detenidamente. La llama de su cola no ardía con mucha intensidad y si se quedaba ahí bajo la lluvia acabaría muriendo. Erik hizo ademán de marcharse, pero…
 
— ¡Papá!
 
El grito entusiasmado del Charmander cogió desprevenido a Erik.
 
— Yo… yo no soy tu padre, niño. Busca algún sitio para refugiarte o acabarás muerto.
— ¡Papá! —volvió a gritar con entusiasmo el Charmander mientras se acercaba a la pata de Erik.
 
El dragón apartó al lagarto de su cuerpo.
 
— Escucha —insistió Erik—. Tu padre es otro Pokémon. Tengo cosas que hacer y me estás retrasando. Lárgate de aquí. Busca un refugio y métete dentro hasta que deje de llover. ¿Entiendes?
 
Las lágrimas aparecieron en el rostro del Charmander. Erik quería irse, pero por primera vez en su vida sintió remordimientos. No sabía qué hacer con aquel crío que creía que él era su padre. Hasta que…
 
— Tsk. Está bien, sube. Te llevaré a mi refugio.
 
El Charmander escaló por la pata de Erik hasta subirse a su lomo. El Salamence entonces despegó…
 
 
El refugio de Erik era una pequeña caballa hecha de piedra en la que se mostraba su propio egocentrismo en todo su esplendor: una puerta con unos colmillos tallados en ella, idénticos a los del Salamence; y un interior sobrio, sin apenas decoración, de manera que destacaba una gran estatua de sí mismo.
 
— Acomódate donde veas —dijo el Salamence—. Y duerme bien, mañana iremos a un territorio.
— ¿Territorio?
— Son sitios peligrosos. Si vas a ser mi hijo —Erik se detuvo. Le sonaba demasiado extraño—, tendrás que prepararte para ser el más poderoso. De lo contrario no merece la pena que estés aquí.
 
Se hizo un silencio. El Charmander no parecía terminar de asimilarlo y al Salamence le daba igual.
 
— Y si vas a ser mi hijo —terminó Erik—, te llamarás Sigur.
— ¿Sigur?
— Espero que te guste, porque no pienso llamarte de otra forma.
 
 
Los siguientes años, Erik estuvo cuidando de Sigur a su manera. La experiencia en los territorios terminó por hacer al Charmander evolucionar de forma rápida hasta ser un Charizard.
 
— Sigur —le dijo Erik después de esos años.
— ¿Sí, Padre?
— ¿Recuerdas cuando te encontré y te traje aquí? No eras más que un recién nacido… y te dije que te prepararías para ser el más poderoso.
— Lo recuerdo.
— Entonces pensaba que tardarías tres días en morir, como mucho —Erik sonrió—. Pero me sorprendiste sobremanera. Te empeñaste en seguir vivo… y mírate ahora.
— Me hiciste pasar mucho miedo…
— Lo sé. Se te veía en la cara —ambos se rieron—. Escucha. Todo esto que hemos estado consiguiendo estos años no sirve para nada. Solo para ganar dinero. Yo lo que busco es otra cosa… una piedra.
— ¿Una piedra?
— Es una piedra muy especial. Te hace alcanzar un poder que no podrías imaginarte. Por eso la llaman “megapiedra”.
 
Se hizo un breve silencio. Sigur estaba visiblemente asombrado.
 
— Por fin sé dónde encontrarla, Sigur —continuó Erik—. Pero esta vez no puedes venir conmigo.
— ¿Por qué?
— No sé cómo voy a reaccionar cuando la tenga. No quiero ser yo quien te mate si algo sale muy mal
— Lo entiendo. Pero quiero acompañarte, como siempre.
— No. Será mejor que te quedes aquí y me esperes. Ya te lo he dicho, no quiero que mueras entre mis garras si ocurriera algo malo.
— Está bien —asintió resignado Sigur—. Ten cuidado.
— Sabes que siempre lo tengo.
 
Padre e hijo se abrazaron. Esa fue la última vez que Sigur vio con vida a Erik. Unos días después…

 
La puerta del refugio sonó. Sigur abrió y se encontró con un Dusknoir. Algo no iba bien.
 
— ¿Sigur?
— El mismo.
 
El Dusknoir expulsó de su cuerpo el cadáver de un Salamence… el cual Sigur conocía perfectamente.
 
— ¡Padre!
— Lo encontramos fuera de un territorio, muy débil. Lo último que pudo decir era un mensaje para ti: “Sigur, la he tenido entre mis garras. Pero… ‘ese Pokémon’… era demasiado poderoso. No podré salir de esta, hijo. Venga mi muerte, por favor…”.
 
Sigur lloró. El Dusknoir trató de animarlo, pero fue en vano. Erik era lo más parecido a un padre que había tenido, y ahora lo había perdido.
 
— Voy a conseguir esa megapiedra por ti, Padre. Voy a matar a quien te ha hecho esto. Y lo voy a descuartizar como siempre hacías con tus enemigos.
Hic sunt dracones

[Imagen: coURMrK.gif] 
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#2
Vaya... así que es como Sigur comenzó su vida, y posteriormente su trauma. O mejor dicho, frustración.

¡Me ha encantado! Creo que es algo que deberíamos hacer, algo similar con los nuestros. Aún así, me intriga saber qué Pokémon habrá sido como para haber asesinado a Erik, digo, conociendo lo tan brutal que fue. Esto sin dudas aclara muchos puntos.

No sé que más decir. Al menos ya conocemos un poco más de su padre. ¡Un saludo!
[Imagen: qWRNSIv.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#3
Triste de Sigur el haber perdido al único que lo crió. Seguramente lo que acabó con Erik es un pokémon más sanguinario.
Rompe mi armadura si quieres. Al final, terminarás arrepintiéndote de hacerlo...
[Imagen: IIhG3l7.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#4
Pue... no he leído el rol en cuestión y supongo que no lo haré. Pero este de acá estuvo interesante. Me hace gracia que Erik se hace el super duro y el más fuerte e intimidante y... en todas sus interacciones con Sigur parece más bien su mamá. Y este mismo, más su fuerte, parece igual de sensible y tonificado. Ño sé, se siente un poco desconectado lo que dicen de lo que supuestamente hacen. También se siente un poco raro que primero le diga que no lo acompañe porque podría matarlo... Y luego lo envía a vengar su muerte contra un pokémon mucho más poderoso. Señor papá inconsecuente el draco.

Nos vemos.
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task