Longfic- El Recuerdo de un Ladrón

Extension largaLongfic
FranquiciaOriginal
GéneroAmistadAventura
Resumen

La vida de un ladrón de la región de Sinnoh se verá alterada cuando se encuentra con un Pokémon que escapó del laboratorio del profesor Serbal. Ambos se verán involucrados en una serie de eventos, los cuales resolverán una de las grandes incógnitas del protagonista ¿Qué pasó en su pasado?

#1
Mostrar Índice
1° "Un inesperado cruce de caminos"
2° "La llegada a Casa"
3° "Un día intenso"
4° "Un día lluvioso"
5º "Hallazgos Sosegados"
6º "El Concurso"
7º "La Estatua de Ciudad Vetusta"
8º "Una Noche Estrellada"


Mostrar Personajes
Skugge:
 
Edad:
21 años

Apariencia:
Es un muchacho de pelo negro, este está muy despeinado casi siempre, lleva gafas para poder ver de lejos sobre sus ojos marrones.
Viste una bata de laboratorio algo peculiar y unas botas altas.

Personalidad:
Prefiere la soledad, aunque si está con gente que le agrade eso cambiará rápidamente, es bastante pensativo y reservado, aunque eso no le impide tener sus momentos de humor.

Sprite:
[Imagen: view?usp=drivesdk]​​​​

Chimchar:
​​​​​
Nivel:
5

Edad:
7 años
 aproximadamente.
 
Apariencia:
Es un Pokémon de tipo fuego bastante energético, se trata de un pequeño simio que habita en la región de Sinnoh.
Es uno de los posibles 3 iniciales de esta región.
 
Personalidad:
Es bastante curioso, y sociable con otros Pokémon cuando los conoce mejor.
Por otro lado, desconfía de los científicos e investigadores Pokémon.
 
Capitulo 1

"Un inesperado cruce de caminos"

Una melodía inunda el lugar, es la música del profesor Pokemon que comienza a sonar.

Se aproxima la silueta de lo que parece ser el mayor investigador de la región, aunque hay algo que no te cuadra.

¿No es demasiado joven para serlo?

El muchacho se detiene delante de ti y comienza a hablarte con un tono tranquilo.


???: ¡Hey! ¡Hola! Bienvenido, estás en la región de Sinnoh.

¿Oh? ¿Esperabas al profesor Serbal?
Bueno, está ocupado buscando datos de unos Pokémon en el norte de la región.
Pero no te preocupes, yo puedo presentarte la región.

Deja de hablar un momento y este recuerda algo.

???: ¡Es verdad! Si aún no me he presentado, soy un desastre, perdóname, me llamo Skugge y soy uno de los ayudantes del profesor Serbal.

Skugge: Pues como te dije antes, estás en la región de Sinnoh, una región llena de misterio y misticismo, aunque también cuenta con zonas donde abunda la tecnología como la famosa ciudad Jubileo que está cerca de aquí.

Estás en una región muy diversa, hay muchos Pokémon por doquier y también tienes muchas cosas que hacer, desde combates, concursos, criar Pokémon…

Realmente hay de todo aquí, pero no quiero quitarte el gusto de que descubras las fantásticas cualidades de esta región, así que dejaré que descubras por tu propia experiencia como es.

Una vez terminada la presentación de la región… ¿Te importaría decirme cómo te llamas? Es para hacer una estadística sobre la demografía de aquí.
 
Decides decirle tu nombre al ayudante del profesor.
 
Skugge: Vaya, es un nombre muy bonito.
Ya para terminar con la estadística, dime:

¿Eres un chico o una chica?

No es que no vea lo que eres, para algo tengo estas gafas, solo que… ya sabes, cosas de estadística.
 
Una vez se lo has dicho, el ayudante del profesor se despide de ti.
 

Skugge: Bueno, siento mucho no poder hacerte de guía pero debo ocuparme de unos asuntos.
 
El chico te da un ligero apretón de manos y se despide.
 
Skugge: Por cierto, recuerda ir al laboratorio del profesor sobre las cuatro o cinco del mediodía, pues el profesor llegará tarde y estimo que llegará sobre esa hora.
 
Ves como el ayudante del profesor se aleja caminando.
 
Unos minutos después podemos centrarnos en el verdadero protagonista de la historia, que por supuesto es Skugge, mientras guardaba un pequeño altavoz en su bolsillo.
 
Skugge: Me encanta como ha salido todo, creo que podría ser actor y todo.
Y con ayuda de la música se lo creyó completamente. -Sonrió un momento para después apresurarse en ver su botín- Bien, veamos que tenemos aquí.

Skugge observó el dinero que había robado a la persona recién llegada a la región.
 
Skugge: Bueno, no es mucho pero por lo menos podré conseguir algo, se acerca el invierno así que creo que vendrá bien tener una manta por si el frío viene fuerte esta vez.
 
El chico comenzó a caminar en dirección a pueblo Arena en busca de una tienda, aunque de camino a ese destino, observó a lo lejos como un Pokémon se escondió tras unos arbustos cercanos.
 
Skugge: ¿Eh? Quizás haya huido de algo… y si es la policía de la región estoy jodido, bueno sólo tomé prestado algo de dinero, pero no quiero que me molesten con sus linternitas ni sus placas, y menos que me quiten el dinero que tan honradamente he robado, así que supongo que nunca está de más asegurarse.
 
Se acercó al Pokémon y de la forma más discreta posible, le preguntó.
 

Skugge: Ey tu, hola… eh ¿Hay Mankeys en la costa?
 
El Pokémon miró a Skugge, con una expresión dudosa, aunque rápidamente esta pasó a un gesto de terror, y tras unos momentos habló bastante agitado.
 
Pokémon: Eh… ¡Ah! ¡Eres uno de esos locos del laboratorio! Pues… ¡No conseguirás atraparme! Quiero ser un Pokémon libre ¡y no vas a impedírmelo!
 
Skugge: Ah, no te preocupes, no tengo nada que ver con esos de pueblo Arena.
Tampoco es que quiera un Pokémon, y mucho menos quiero ser un entrenador, así que si quieres ser libre, por mi adelante.
 
Pokemon: Pe-pero... ¡Si  vas vestido igual! No me intentes engañar.

Skugge: Oye ¿Qué tiene de malo llevar esto? Además, no sabes lo poco que me molestan los pesados de los entrenadores.
Cuando me ven con esta bata, se creen que estoy haciendo un trabajo de investigación y me dejan tranquilo.

Pokemon: ¿De verdad me juras que no eres uno de ellos?

Skugge: Bueno, no tengo porque, pero si te quedas mas tranquilo… Te juro que si te estoy mintiendo eh… no sé. -Pensó en algo- Que me pise un Garchomp ahora mismo.

Pokemon: Bueno, no sé que es eso pero… de acuerdo, además si me está mintiendo siempre podré escapar.

Skugge: Exactamente.

Pokemon: ¡Ah! ¿¡Lo he dicho en voz alta!?

Skugge: Si, lo has dicho, pero de verdad, no te preocupes que no te miento y por favor, habla mas bajo.
Por cierto ¿Puedo verte?
Se que tienes miedo y es normal, pero de verdad, no te voy a hacer daño y tengo curiosidad por ver que eres.
 
Pokemon: De acuerdo… pero si intentas algo raro… ¡Te morderé!
 
Skugge: Mira, si intento algo raro contigo hasta yo mismo me morderé porque no estoy interesado en hacer nada a nadie.
 
Un poco indeciso el Pokémon salió de entre los arbustos y se mostró ante el muchacho.
 
Skugge: Oh… que curioso… no había visto a ningún Pokemon cómo tu antes, pero bueno yo me voy, suerte.
 
Skugge comenzó a alejarse del Pokémon.
 
Skugge: Espero que te vaya bien ¡Adiós!
 
Un frio viento se levantó, haciendo que un escalofrío recorra el cuerpo del muchacho.
 
Skugge: Dios, el invierno ha llegado antes de lo que creía…
Puede que me arrepienta pero, no creo que sea muy buena idea dejarlo por ahí con este frio. Aunque antes, creo que debo ir a comprar algo.
 
Tras unos minutos, Skugge volvió donde estaba escondido el Pokémon.
 
Skugge: ¡Hey! Hola, otra vez, no entraba en mis planes volver a verte, pero está empezando a hacer frío y… Creo que debes venir conmigo, además si crees que escaparás de esos científicos quedándote por aquí… bueno… estás bastante equivocado.

No estoy diciendo que te quedes conmigo ni nada, tampoco tengo gran cosa para ofrecerte, pero no me gustaría que un Pokémon se muera por culpa mía o bueno, por qué no quise ayudarle, así que… te ofrezco sin ningún compromiso un lugar para quedarte hasta que pase el invierno, y esta manta.
 
Pokémon: Bueno, muchas gracias… aún no me fío de ti del todo pero… creo que es la mejor oportunidad que puedo tener ahora mismo.

Y… por cierto ¿Para que es la manta?

Skugge: Ah, es para que pases desapercibido hasta que lleguemos a mi casa, o bueno, hasta que pasemos pueblo Arena y también para el frío.
 
Pokémon: ¿Y cómo voy a pasar desapercibido con eso?
 
Skugge: Oh, es muy fácil no te preocupes, ahora ven aquí.
 
Ambos caminaron por el pueblo Arena hasta que escucharon el sonido de una puerta cercana y vieron como uno de los ayudantes del profesor salía del laboratorio, el cual estaba bastante agitado.
 
Ayudante: Perdone ¿Ha visto usted un Chimchar por aquí?

Skugge: Mierda. Bueno, a disimular, de algo servirá la manta. -Pensó-
¿Un Chimchar? No sé a qué Pokémon se refiere, lo siento.

Ayudante: Bueno, es como un pequeño primate con la cola en llamas.

Skugge: Um… lo siento, no me suena.

Ayudante: Maldición, perdone.
Eh -Este vió a una pequeña silueta bajo la manta- ¿Qué es lo que está bajo la manta? ¿Es un Pokémon?

El muchacho intentó parecer lo más indignado posible y tras eso le gritó al ayudante del profesor.

Skugge: ¿¡Un Pokémon!? Es mi hijo pequeño. ¿¡Cómo se atreve a llamarle Pokémon!?
 
Ayudante: Uh… eh… perdone señor, es que como está bajo esa manta, pues… no pude distinguirlo bien. Lo siento.
 
Skugge: ¡Claro! Porque está haciendo mucho frío y no quiero que se resfríe.
 
Ayudante: De verdad, lo siento señor.
 
Skugge: Ya ya… tiene suerte de que tengamos prisa por llegar a casa antes de que el frío aumente, que si no hablaría con el profesor sobre lo que ha pasado, pero bueno, espero que no se repita. Vamos a casa, hijo.
 
Una vez que se alejaron del pueblo, el muchacho no pudo aguantar más y miró al Pokémon bajo la manta al borde de la risa.

Skugge: ¿Qué te ha parecido esa interpretación, hijo? -Dijo esto mientras reía de forma bastante audible- Perdón, continuemos, ya casi estamos en la ciudad.

Tras unos momentos llegaron a su primer destino.
Ambos miraron a su alrededor y observaron unos grandes edificios bastante modernos.

Como le dijo antes a la persona que le robó el dinero, ciudad Jubileo es bastante moderna, una ciudad tecnológica y con muchos sitios que ver, aunque ellos no verían ninguno de ellos, ya que tenían prisa. 

 
Skugge: Bueno, creo que ya pasó el peligro pero por si acaso sigue con la manta puesta, es mejor ser precavidos hasta que lleguemos a mi casa.
 
Chimchar: Vale -Se detuvo un momento- Y por cierto, muchas gracias por no delatarme a ese tipo.
 
Skugge: No hay de que. Por cierto, un poco mas adelante hay una cueva donde podremos ir por un atajo hacia mi casa, así que nos queda poco para llegar.
 
Chimchar: Oh de acuerdo, han sido demasiadas emociones hoy y todo lo que haga llegar antes a un sitio para descansar, me parece bien.
 
Skugge: No te preocupes, podremos descansar en un rato.
Nos saltaremos Pueblo Aromaflor pero ya podremos visitarlo otro día, es bastante bonito.
 
En la ruta 211 se encontraron a varios entrenadores que querian luchar pero Skugge tenía mejores cosas que hacer, así que los ignoró mientras seguía su camino.

Entrenadora 1: Tienes pinta de ser poca cosa ¿Combates conmigo?

Skugge: No tengo ganas, gracias.

Entrenadora 1: ¡Oye! ¡Se supone que eso no se puede hacer!

Skugge: Pues acabo de hacerlo.

Entrenador: ¡Voy a ganarte con el Magikarp que ha pescado mi padre!

Skugge: Me da a mi que no. Vamos, ¡míralo! Es un Magikarp, creo que podría vencerle incluso sin Pokemon.

Entrenador: Uh… tienes razón, ¿En que estaría pensando? Un Magikarp…

Entrenadora 2: ¿Te molestaría mucho combatir conmigo un rato?

Skugge: No es cuestión de molestia sino de prisa, de la cual tengo bastante, así que me temo que esta vez no podrá ser.
 
Tras esos “trepidantes” combates contra los entrenadores, ambos llegaron a la Senda Desolada y avanzaron hasta que encontraron un camino sin salida por causa de unas rocas en el camino.

Chimchar: ¿No me dijiste que con esa ropa no te molestaban los entrenadores? Y por cierto, no podemos pasar por aquí, está bloqueado.

Skugge: Ah, no lo hacen, también es cierto que paso de sus combates lleve o no esta bata, y claro que podemos pasar, mira, voy a enseñarte un secreto, el secreto arte de saltar.
No sé, parece que la gente no sabe saltar en esta región, pero mira esa roca: bloquea el camino, si, pero es pequeña y la podemos saltar y seguir por el atajo que está justo ahí.

Chimchar asintió mientras reía un poco al no haber caído en algo tan simple y ambos saltaron las rocas, mientras comenzaban a adentrarse en el túnel, en dirección a la casa del muchacho.

Tras varios minutos caminando, tanto el Pokemon como el chico llegaron a la superficie, observaron una gran extensión de árboles antiguos, y en medio de estos, se encontraba una pequeña edificación hecha de madera.

Chimchar: Vaya, es un lugar muy bonito.

Skugge: Gracias, esta es mi casa.
Está un poco alejada de todo, aunque hay una ciudad cerca, la ciudad Vetusta.

Pero mientras no vayas quemando el bosque o molestando a los Pokémon de por aquí no tendremos problemas.

Venga, entremos, ya va a ponerse el sol y hará más frío.
 
Chimchar: De acuerdo y, gracias de nuevo.

Skugge: No hay de que, tampoco podía dejarte solo con este frío o dejarte cerca del laboratorio si no quieres ir con un entrenador. -Miró a Chimchar y sonrió un poco-

Venga, vamos dentro, si no te convertirás en un tipo hielo.

Y ambos entraron en la casa para refugiarse del frío.

Mostrar Notas del Autor
¡Buenas! Gracias por leer.
En un principio esto era un guión para un vídeo de Pokémon (que haré en cuanto pueda) pero se me fue de las manos y lo estoy convirtiendo en un "pequeño" fanfic.

Originalmente esta historia estaba inspirada en uno de los juegos de Pokémon, por eso lo de la música al principio o lo de el camino bloqueado por rocas, aunque esté en un principio inspirado en ese "universo", no seguirá completamente los sucesos de los juegos, por eso lo puse como "original" no se si lo hice bien pero cualquier modificación necesaria con respecto a eso la haré encantado.

Quizás no sea el mejor momento para empezarlo, pero si espero quizás nunca lo haga.

También esto es un pequeño logro personal, ya que hace unos años escribí mi primer fanfic en otra página pero nunca terminé la historia.

Cualquier crítica constructiva o comentario serán bien recibidos y tomaré nota para mejorar tanto la historia como yo como escritor.

También, si hay alguna errata o redundancia que se me pasó, me encantaría saberlo para poder corregirlo.

Muchas gracias y nos vemos en un próximo capítulo.
 0  0  1  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#2
Capitulo 2
 
"La llegada a Casa"

Una vez cerraron la puerta para que no entrara más frío, el Pokémon observó la casa por dentro.

Esta estaba formada por una pequeña cocina, con una mesa y una silla, con una cama en el extremo opuesto de la cocina.

Junto la entrada se encontraba una estantería, que era la segunda cosa que más espacio ocupaba dentro del lugar.

Y al lado de esta se situaba una puerta, donde se encontraba el baño.


Skugge: Bueno, no es que mi casa sea una mansión, pero aquí la tienes. Solo no quemes nada.

Por cierto… supongo que después de todo lo que pasaste hoy tendrás hambre así que ¿Quieres comer algo?


Chimchar: Si, me gustaría.

Skugge: ¿Y que te gustaría comer? ¿Bayas? ¿Algo de carne? ¿Magikarp a la plancha? 

Skugge rió un poco por lo último que dijo, haciendo que el Chimchar riera también.

Chimchar: Me gustaría probar lo del Magikarp a la plancha a ver que tal.

Skugge: Ah de acuerdo, voy a prepararlo.

Chimchar: Ah, creía que era una broma.

Skugge: No, no es una broma, tengo unos cuantos de la semana pasada en hielo, así que iré a preparar uno para nosotros, no es lo mejor del mundo pero por lo menos es comida.

Chimchar: Oh, vale, gracias pero, si no era una broma ¿Por qué te reías antes?

El chico sonrió.

Skugge: Ah, pues porque no tengo plancha para hacerlo “a la plancha”, así que será de otra forma.

Caminó hacia la cocina y una vez ahí miró al Pokémon un momento.

Mientras preparo esto puedes explorar la casa, aunque no hay mucho, pero siéntete libre y no me la quemes por favor.

Hablando de quemar cosas… -Pudo oler como la manta que aún llevaba puesto el Pokémon se había quemado, giró su cuello un poco y vio un agujero de tamaño bastante grande en una parte de esta- Bueno, es lo que hay, esto pasa por ser buena persona, pero prefiero una manta quemada a un Pokémon muerto, sinceramente. -Pensó eso último mientras empezaba a cocinar-

Chimchar: Oh -Su voz sonaba algo triste-  siento lo de tu manta, te conseguiré otra, lo prometo.

Skugge sonreía levemente mientras abría el pescado.

No te preocupes, ya se me ocurrirá algo para solucionar eso, mientras tanto ve a buscar un sitio para dormir, yo te aviso cuando esté lista la comida.

Chimchar asintió y comenzó a caminar mientras observaba algunos objetos que no pudo ver cuando entró.

En su exploración de la casa se encontró con la estantería donde miraba los libros con bastante curiosidad.

Skugge: Vaya, has encontrado mi pequeña biblioteca, bueno siéntete libre de leer lo que quieras mientras tanto.

Chimchar comenzó a leer uno de los libros con una cubierta de color azul, el cual parecía desgastado por el uso.

El Pokémon no podía distinguir claramente el título de este, ya que varias letras se habían borrado.

Un rato después, cuando terminó de preparar la comida, el chico vió lo que estaba leyendo el Pokémon.


Skugge: Oye ¡Deja eso! Es mi diario.

El muchacho notó al Pokémon bastante confundido, cosa que queda confirmada cuando este último le preguntó lo siguiente:

Chimchar: ¿Qué es un diario?

Skugge: Es un libro donde apuntas lo que te pasa cada día.

Chimchar: Oh… ¿Es como un informe diario como los del laboratorio?

Skugge: No es tan técnico, es algo más personal pero si, es algo parecido.

El Pokémon miró el libro mientras lo sujetaba con sus manos.

Chimchar: Pues… hay dos cosas que que no entiendo.

Skugge: A ver, dime. -Miró al Pokémon con curiosidad-

Chimchar: Pues lo primero que no entiendo es que, sii aquí apuntas todo lo que te pasa todos los días…
¿Porqué hay tantas hojas en blanco tras el día 23 y después empiezan otra vez las páginas con letras mucho tiempo después? Porque… según la fecha que pusiste… pasaron años hasta que volviste a escribir.

Skugge: En una situación normal no te contestaría pero… ya que parece que compartiremos casa y compañía un tiempo creo que está bien contártelo, aunque puede que mi respuesta no te resuelva la duda.

Chimchar: Bueno, me gustaría escuchar tu respuesta, ya tengo curiosidad.

Skugge: Pues empezando con mi respuesta, el porqué esas páginas están en blanco y el por qué empecé a escribir de nuevo años después.

Te diré que… no lo recuerdo.

Es así, solo creo recordar que antes de ese día 23 de ese año, escribía cosas normales en el diario y después, simplemente mis recuerdos sobre los días siguientes, como las páginas, están en blanco, salvo por unas imágenes que están muy borrosas como para darles un lugar en el mapa de Sinnoh.

Y después mi mente pasa directamente al día que volví a escribir en el diario.

Es extraño, lo sé, pero es lo que recuerdo.
Recuerdo no recordar algo, si eso tiene sentido.

Chimchar: Es muy raro ¿no? Dejar de recordar años enteros de tu vida.

Skugge: Si, lo es. Pero bueno, hay que seguir adelante. Supongo que algún día podré recordarlo.

Chimchar: ¿Cómo son las imágenes? ¿Puedes decírmelo más o menos?

Skugge: Lo intenté dibujar una vez pero no conozco ningún lugar que se parezca a lo que pude pintar, te lo mostraré otro día, ahora sigamos con tus dudas.
¿Qué era lo otro que no entiendes?

El Pokémon retrocedió algunas páginas hasta llegar al principio del diario.

Chimchar: Pues… no entiendo lo que pone después de llegar a las páginas en blanco.

Skugge: Ah ¿No entiendes alguna palabra? Yo te la explico si quieres.

[font]Miró al Pokémon y vio como este negaba con su cabeza.[/font]

Chimchar: No, no es que no entienda una palabra, es que no entiendo ninguna palabra de las que pone aquí.

Bastante confundido, el muchacho le preguntó al pequeño primate.

Pero pudiste leer lo demás ¿no?

Chimchar: Si, pero lo que está escrito al final del diario son letras que no entiendo.

Skugge leyó los textos presentes en el diario, por lo que le llevó unos cuantos minutos extra y una vez que terminó observó el diario.

Yo entiendo igual ambas partes, no veo nada que no pueda comprender aquí. -Observó al Pokémon- Pero bueno, creo que ya va siendo tarde.

Vamos a… -Miró por la venta y fue recibido por las primeras estrellas en el cielo- cenar, era comer, pero como hacer el Magikarp y lo del diario me llevó mas tiempo de lo que pensaba, la comida se convierte en cena. -Sonrió- Y mañana si quieres puedes leer otros libros.

El Pokémon asintió y dejando el diario en la estantería de nuevo, caminó hacia la mesa, seguido del muchacho.

Skugge: Siento que solo haya una silla, no estoy acostumbrado a recibir visitas.

Chimchar: Oh, no te preocupes.

El Pokémon saltó y se sentó sobre la mesa.

Skugge: Bueno, es una solución. Espero que disfrutes de la cena.

Tras comenzar a probar el plato que había preparado el chico, en el rostro de Chimchar se formó una gran sonrisa, ya que nunca había probado un plato tan delicioso.

Está muy bueno, gracias.

Skugge: Ah, no hay de qué, me alegro que te guste, por desgracia a mis amigos no les gustan estos platos.

Chimchar: ¿Amigos? Espera… ¿Tienes amigos?

Skugge: ¡Por supuesto que tengo amigos!

Chimchar sonrió ante esa respuesta.

Lo siento, es que no parece que tengas muchos si vives alejado.

Skugge: Ah pues te los presentaré, mañana iremos a verlos.

Chimchar: Pero… ¿Tus amigos dirán algo a los científicos de que estoy aquí?

Skugge: No creo, son amigos de fiar y creo que no tienes porqué preocuparte más por esos tipos, así que relájate.

Chimchar: De acuerdo, solo es que… es muy difícil vivir con el miedo de que te capturen.

Skugge: Te entiendo perfectamente, cada vez que veo un policía… puf… me pongo malo.

Chimchar: Yo me refería a que me obliguen a estar con un entrenador cuando ni me han preguntado si quiero.

Skugge: Eso… también es bastante malo, supongo.

El Pokémon se quedó pensativo y tras observar al chico por unos segundos le preguntó.

Chimchar: Por cierto… ¿Qué eres tú?

Skugge: ¿A qué te refieres con “¿qué eres tú”?

Chimchar: Pues… sé que hay criadores, coordinadores, entrenadores y científicos, pero… no creo que seas ninguno de ellos.

Skugge: Bueno, podría decirse que tengo un poco de todo, tengo un poco de científico porque estoy haciendo una investigación ahora mismo, aunque es más sobre las leyendas de la región, pero es una investigación al fin y al cabo.

También tengo algo de entrenador pero solo porque me gusta viajar y conocer nuevos Pokemon.

Soy un poco coordinador porque me gusta ir a ver los concursos en Ciudad Corazón, porque  parecen muy entretenidos.

Y realmente no me veo como un criador, pero si puedo ayudar a alguien que esté en problemas pues, lo intento. Pero, sobretodo soy un escritor y un ladrón bastante bueno.

Chimchar lo miró con sorpresa, ya que no se esperaba esa respuesta.

Chimchar: ¿¡Eres un ladrón!? 

Skugge: ¿Porqué te quedas solo con lo malo? ¡Mira la de cosas buenas que he dicho sobre mí y te quedas solo con eso!

Además, ya que no soy un entrenador Pokemon no gano dinero por los combates, así que tengo que buscarme la vida.

Chimchar: Ya… pero ¿no podrías hacer otra cosa en vez de ser ladrón?

Skugge: Supongo que si, quizás en un tiempo busque algo, pero… mientras esté en el trabajo no podré estar contigo ni esconderte bajo una manta ni nada. -Rió- Además, piénsalo así.

El muchacho intentó poner el tono más emotivo que pudo y tras eso habló.

Yo simplemente les doy un hogar a unos, pobres objetos o dinero que sus dueños no quieren. -Tras eso volvió a hablar con su tono habitual y sonrió- Si no, que no hubieran dejado las puertas de su casa abiertas.

Chimchar: Pero… robar a otras personas no está bien, o eso me dijeron.

El chico observó al primate mientras colocaba sus brazos por debajo de su barbilla mientras entrelazaba los dedos de las manos.

Skugge:  Por cierto, hablando de eso. Tengo algunas preguntas que hacerte.

Chimchar: ¿A mi? -Comentó un poco confundido-

Skugge: Claro, no va a ser a los Starlys que están en la ventana.

El Chimchar se dio la vuelta para observar por la ventana, aunque no vió nada más que la tenue luz de la luna alzándose en el cielo.

¡Pero si aquí no hay nadie! -Dijo algo enfadado-

Skugge rió por un momento y después volvió a hablar.

Sabía que caerías en la vieja broma de los Starlys.
Pero bueno, volviendo al tema, necesito saber que cosas sabes y cuales no.
Sé que sabes leer porque leíste mi diario, al menos una parte, sé que sabes cosas científicas, por lo menos alguna, porque estuviste en el laboratorio de Serbal y también me dijiste que el diario se parecía a un informe diario, así que, dime que no sabes.

Chimchar: Espera ¿Cómo voy a decirte cosas que no sé si sé?

Skugge: A ver -sonrió- No me refiero a que te inventes cosas que no sabes, sino que me gustaría saber que cosas sabes, para ayudarte con las que no.

El Pokémon miró al muchacho.

Chimchar: Pero… ¿Por qué querrías ayudarme a aprender cosas nuevas?

Skugge: ¿Y por qué no? Creo que una de las mejores cosas que se pueden hacer, ya seas un humano o un Pokémon, es aprender nuevas cosas y ser una mejor versión que la que fuiste el día anterior.

Chimchar: Vaya… Suena muy bonito.

Skugge: ¿Verdad? Mira, por ejemplo yo aprendí a como ser un mejor ladrón.
Tengo más conocimiento que ayer y puedo robar mejor.

El Pokémon suspiró.

Chimchar: Te estaba quedando tan bien hasta que dijiste eso.

Skugge: Perdóneme usted, señor Pokémon fugado.

Ambos rieron y el chico comenzó a preguntarle sobre algunas de las cosas que sabía el primate, mientras le explicaba algunas cosas básicas que creía que podrían servirle a Chimchar.

Pasaron unas horas y ambos comenzaron a sentirse cansados, ya que habían ocurrido muchas cosas ese día, así que tras fregar los platos, se fueron a dormir.

Chimchar se acostó sobre la manta que llevaba puesta anteriormente, junto a Skugge que se encontraba tumbado en su cama.


Chimchar: Hasta mañana.

Skugge: Si, hasta mañana, descansa.

Chimchar se quedó dormido bastante rápido por todas las emociones de ese día, por otro lado esto no fue así para el chico, ya que este se quedó un buen rato pensando en todo lo ocurrido hoy.

Skugge: Vaya día, y pensar que esta mañana estaba planeando como robar a un montañero y mira como he terminado, con un Pokémon en mi casa y enseñándole cosas como los tipos que tienen algunos Pokemon del bosque o que existen unas ruinas bastante interesantes en un pueblo de la región. Supongo que ha sido un día productivo.

Tras un rato mirando por la ventana, el muchacho observó al pequeño Pokémon dormir y decidió hacer lo mismo, ya que el sueño le estaba ganando y también necesitaba descansar.
 0  0  1  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#3
Hello.

Primero que nada, sé bienvenido a este ¿pequeño? foro que entrenamos desde hace un tiempo. Ojala encuentres algo que te guste leer así como personas a las que les interese lo que leas. Si tienes alguna duda o cualquier otra cosa, no dudes en preguntarme.

Hay bastantes cosas que me gustan de este fic y bastantes pocas que puedo criticar. Empezando por algo que no entra en ninguna de las dos, tengo una duda sobre Chimchar, y es por qué habla. Quiero decir, si es especial y por eso habla, si aprendió solito a hablar como persona o si en esta historia es normal que hablen los pokémon. Es más que nada curiosidad. No es algo que critique porque también me gusta poner a hablar a los pokémon y todo eso. Siento que pueden salir interacciones interesantes.

Y ese es justo el caso con este fanfic. La verdad es que la dinámica que se traen Skugge y Chimchar es bastante amena y hace que los capítulos se pasen muy rápido. Aprendemos bastante de uno y de otro al verlos interactuar e intercambiar respuestas sobre sí mismos. Especialmente con Skugge que da una impresión bastante distinta que al principio, cuando parecía simplemente un ladrón y ahora es más como alguien que, además de tener sus propias metas y objetivos también es ladrón. En especial me interesa de qué se trata esa investigación. 

Also, me mola bastante esa introducción en segunda persona, que por un momento me hizo creer que iba a leer un fic súper immersivo para que... todo fuera una trampa XD. La verdad los chistes están muy bien colocados.

Imagina si los Magikarp hablan. Es un poco tétrico comer algo con lo que puedes hablar. 

Also Skugge es un nombre bastante cool. Apropiado para un ladrón teniendo en cuenta su significado... y también una buena canción.

Lo poco que puedo criticar es la redacción. Si bien el formato script es utilizable, a veces acá es difícil ver entender quién está hablando y cuándo termina de hacerlo, especialmente porque a menudo hay párrafos en los que el diálogo sigue sin indicación y a veces se corta de uno a otro para seguir con la narración, y alguna que otra palabra redundante pero, vamos, esas últimas son nimiedades que realmente no afectan tanto a la lectura. 

Nos vemos pronto. Ojalá que animes a terminarlo porque está muy interesante. 
[Imagen: 6zFZgO5.png]
Animus. Antrum. Unverse. Anima, Animusphere
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#4
(29 Dec 2021
02:04 AM)
KiwinShiHuang escribió:
Hello.

Primero que nada, sé bienvenido a este ¿pequeño? foro que entrenamos desde hace un tiempo. Ojala encuentres algo que te guste leer así como personas a las que les interese lo que leas. Si tienes alguna duda o cualquier otra cosa, no dudes en preguntarme.

Hay bastantes cosas que me gustan de este fic y bastantes pocas que puedo criticar. Empezando por algo que no entra en ninguna de las dos, tengo una duda sobre Chimchar, y es por qué habla. Quiero decir, si es especial y por eso habla, si aprendió solito a hablar como persona o si en esta historia es normal que hablen los pokémon. Es más que nada curiosidad. No es algo que critique porque también me gusta poner a hablar a los pokémon y todo eso. Siento que pueden salir interacciones interesantes.

Y ese es justo el caso con este fanfic. La verdad es que la dinámica que se traen Skugge y Chimchar es bastante amena y hace que los capítulos se pasen muy rápido. Aprendemos bastante de uno y de otro al verlos interactuar e intercambiar respuestas sobre sí mismos. Especialmente con Skugge que da una impresión bastante distinta que al principio, cuando parecía simplemente un ladrón y ahora es más como alguien que, además de tener sus propias metas y objetivos también es ladrón. En especial me interesa de qué se trata esa investigación. 

Also, me mola bastante esa introducción en segunda persona, que por un momento me hizo creer que iba a leer un fic súper immersivo para que... todo fuera una trampa XD. La verdad los chistes están muy bien colocados.

Imagina si los Magikarp hablan. Es un poco tétrico comer algo con lo que puedes hablar. 

Also Skugge es un nombre bastante cool. Apropiado para un ladrón teniendo en cuenta su significado... y también una buena canción.

Lo poco que puedo criticar es la redacción. Si bien el formato script es utilizable, a veces acá es difícil ver entender quién está hablando y cuándo termina de hacerlo, especialmente porque a menudo hay párrafos en los que el diálogo sigue sin indicación y a veces se corta de uno a otro para seguir con la narración, y alguna que otra palabra redundante pero, vamos, esas últimas son nimiedades que realmente no afectan tanto a la lectura. 

Nos vemos pronto. Ojalá que animes a terminarlo porque está muy interesante. 

¡Hola!

Muchas gracias por tomarte tiempo para comentarme y gracias por la bienvenida.

El hecho de que Chimchar hable es algo normal en la historia, tanto él como otros Pokemon.
Pero no puedo decir el porqué de eso ya que se verá en un próximo capítulo (aunque quizás haya que esperar un poco para saber el porqué)

Sobre la investigación de Skugge se verá en profundidad más adelante en la historia.

Oh, la introducción jaja.

Es casi una "firma" mía, ya que empezar la introducción de una forma "rara" o engañando un poco al lector es algo que me gusta hacer incluso en los libros que estoy escribiendo (aunque están en pausa de momento)

Me alegro que te gusten los chistes.

Realmente quería salirme un poco de la típica historia "sosa" o "plana" y creo que de momento voy bien.

Si, tiene que ser bastante tétrico eso la verdad, aunque pensé en algo sobre eso.

​​​​​​​Sobre el nombre, gracias y también es una canción que me gustó bastante y a veces la uso mientras escribo cosas.

Para terminar, sobre la redacción, originalmente esta historia estaba (y sigue estando) pensada para que fuera un vídeo sobre Pokémon, contando estos mismos acontecimientos pero por falta de un equipo para poder animar bien el vídeo (ya que todo lo hago desde el móvil y no desde un ordenador) y que se me fue un poco de las manos al escribirlo, pues lo decidí convertir en un pequeño fanfic mientras tanto.

Así que por eso tiene el formato de un guión en los diálogos y no es tan descriptivo algunas veces como querría, pero intentaré arreglarlo lo mejor posible para que no hayan líos con quién habla y quizás lo intente hacer un poco más "historia" que guión, en el futuro.

​​​​​​​De nuevo, muchas gracias por leer y espero que te sigan gustando los siguientes capítulos.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0
Responder
#5
Mostrar lógica de Pokémon
Buen día/tarde/noche Mewwave

Vengo a darte la bienvenida al foro  Mewtwo y a comentar MincinnoKnife

Primero que nada y como una costumbre que tengo...
(27 Dec 2021
10:55 AM)
Shadow escribió:
Chimchar: ¿No me dijiste que con esa ropa no te molestaban los entrenadores? Y por cierto, no podemos pasar por aquí, está bloqueado.

Skugge: Ah, no lo hacen, también es cierto que paso de sus combates lleve o no esta bata, y claro que podemos pasar, mira, voy a enseñarte un secreto, el secreto arte de saltar.
No sé, parece que la gente no sabe saltar en esta región, pero mira esa roca: bloquea el camino, si, pero es pequeña y la podemos saltar y seguir por el atajo que está justo ahí.

[Imagen: hyKezK4.jpg]

¡Por fin! ¡Alguien aprendió a saltar o tiene un mínimo de lógica! Ya me estaba pensando que el universo de Pokémon era como el de RockStar, donde la mayoría de juegos los npc no saben nadar/saltar... jaja

Bueno ahora sí... a la historia.

Siempre imagine el inicio de Pokémon como una especie de cuestionario que llenabas previo a ir a reclamar a su bichejo, solo que por la emoción uno se imaginaba toda la cosa con el Profesor, cuando en realidad solo leias un mugroso papel... Esto más o menos porque todos los MC empiezas en casa, a excepción de Hoenn, pero podemos decir que... bueno estabas teniendo un sueño extraño(?)

Un inicio peculiar para tirarnos de plumazo que nuestro protagonista no es el entrevistado, sino el entrevistador y no solo eso... es un pillin amigo de lo ajeno, aunque allí le doy la razón... La gente de este universo es demasiado... despreocupada como para que no existan ladrones... porque es muy extraño que casi ninguna puerta tenga cerradura y curiosamente el 80% de las que tienen pertenezcan al equipo villano de turno, pero bueno... cosas aparte.

Si bien el tema que el Pokémon hable me resulta curioso y hasta un poco incomodo... supongo que será un punto que trataras o explicaras más adelante, porque la reacción de Skugge ante esto me dice que es un asunto normal y que veremos con muchisima frecuencia.

Por otro lado me pareció muy gracioso como Skugge sortea a los entrenadores y sus reglas no escritas de que si te ven y hablan ya estas forzado a combatir contra ellos. Esto solo hace que sienta que parte del fic estara un poco orientado en cuestionar la lógica de los juegos, un tema del que se le puede sacar mucho y más si vamos a la comedia o situaciones hilarantes...

Fuera de eso... me agrada la personalidad fresca de Skugge, que sí es un ladrón y lo que hace está mal, pero también tiene ese toque que no lo hace una mala persona total y que por su parte parece solo tomar lo necesario para sobrevivir. Un poco lo que demuestra al ayudar al mono, cuando bien podría dejarlo allí porque no es su problema y solo sumaría dificultades a su propia subsistencia tener un miembro extra que alimentar.

En cuanto al estilo de narrativa... si bien hay algunas partes que es confusa por el modo de escritura que conlleva... Supongo que mientras estes atento para continuar diciendo quien habla y reacciona... no debería haber problema.

Bueno creo que no tengo nada más que decir... hasta otro capítulo o comentario Mewwave
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#6
Capítulo 3
“Un día intenso.”

Los primeros rayos del Sol entraron por la ventana, despertando al chico que dormía en la cama.

Este bostezó y tras unos minutos se dispuso a levantarse para comenzar un nuevo día.

Como era usual, el muchacho caminó hacia la cocina para preparar el desayuno, sirvió cereales en un cuenco y se sentó en el sofá, aunque algo curioso pasó, cuando iba a sentarse el sillón que estaba en su salón no estaba pero no se dio cuenta de esto.

Como resultado, terminó en el suelo, llenando su pijama de cereales y leche.

Desde ahí pudo observar como habían más objetos que faltaban en su casa.

Desde su televisión, hasta una pequeña planta que se encontraba en la esquina de la sala, incluso faltaban los cubiertos y los platos, salvo la cuchara y el cuenco que estaba usando en ese momento.

Tran unos segundos de shock, gritó con toda la fuerza que le permitieron sus pulmones.

“¡Ladrones! ¡Me han robado!”

Entrando al bosque se encontraban de regreso Chimchar y Skugge.


Chimchar: A ver, recuérdame como me has enredado para ayudarte en uno de tus robos.

Skugge: Lo dices como si fuera algo malo, estás quitándole la parte divertida, y yo no fui el único que te convenció para venir a robar.

Chimchar: Eso es verdad, pero ¿Cuál es la parte divertida?

Skugge: Oh pues solo imagina la cara del hombre cuando se sirva el desayuno y vaya a sentarse en su sillón, se le caiga todo encima y termine con ese cuenco feo como sombrero.

Chimchar: ¡Oh, eso es horrible! -Miró por unos segundos al chico, pero no pudo aguantar y terminó riendo- Bueno… la verdad es que me haría gracia ver su cara.

Skugge: Bien, así se habla compañero. -Sonrió- Y respondiendo a como acabaste robando junto a mi y a los demás, bueno…

Ambos comenzaron a recordar lo que pasó unas horas antes.

El Pokémon y el chico caminaron por el bosque, mientras miraron el cielo aún estrellado y escucharon los suaves sonidos nocturnos del ambiente.


Chimchar: ¿Por qué estamos levantados tan temprano? Yo quería dormir unas horas más.

Skugge: Lo siento, pero te prometo que podrás descansar después.

Chimchar: De acuerdo -Bostezó- ¿Dónde vamos?

Skugge: Oh pues como te dije ayer, vamos a ver a mis amigos.

Chimchar: ¿Y tus amigos no duermen? ¿Son Zubats o algo?

Skugge: Um… no exactamente, pero podemos decir que esta es la mejor hora para ir a visitarlos. Pero bueno, ya casi llegamos.

Aún bastante adormecido, el Pokémon continuó hasta que delante de este pudo ver una vieja mansión que se alzaba entre los árboles.

El Pokémon, inseguro, le preguntó al chico mientras ambos entraban por las puertas de aquel edificio.
Chimchar: ¿Estás seguro de que es aquí?

Este asintió como respuesta ante la pregunta del Pokémon.


Skugge: Claro, es el único lugar en este bosque dónde mis amigos se sienten como en casa.

Chimchar: Perdona pero, ¿Qué clase de amigos tienes?

Skugge: Bueno… podríamos decir que… no muy vivos.

Chimchar: ¿A qué te refieres con “no muy vivos”?

Skugge: Creo que una imagen vale más que mil palabras. -Se detuvo un momento y sonrió- ¿Verdad chicos?

Unos momentos después, aparecieron unos extraños fuegos de color morado, flotando alrededor de ambos, mientras una gran sonrisa etérea comenzaba a acercarse al chico.

Tras eso, un fantasma apareció alrededor de Skugge y de Chimchar.

El Pokémon de fuego tembló al ver a esos entes y se escondió tras el muchacho.


Chimchar: A-ahora entiendo lo de “no muy vivos”.

Skugge: No te preocupes, creo que estás en uno de los sitios mas seguros de la región, con respecto a entrenadores y científicos, esos ni se acercan por aquí. -Acarició con cuidado la cabeza de Chimchar para que se calmara-

Chimchar: Bueno… eso me tranquiliza un poco.

Skugge: Me alegro, bueno, chicos os presento a un nuevo amigo, es un Pokémon fugado del laboratorio del viejo de Serbal.

Haunter: Vaya, eso es algo interesante, que yo recuerde hacía años que no escuchaba de uno.

El Pokémon extendió una de sus manos flotantes y le dio un apretón de manos al pequeño primate.

Haunter: Encantado, soy Haunter. -El entre flotó hacia el chico y lo miró mientras sonreía- Por cierto ¿necesitas ayuda con otro robo? Me encanta ver la cara de las personas cuando ven que las cosas de su casa se mueven “solas.”
O cuando empiezan a usar inciensos intentando que nos vayamos, es muy gracioso. -Dijo mientras reía en un tono burlón-

Skugge: Bueno, vi una casa en la ciudad Vetusta.

El causante de los fuegos fatuos apareció, revelando que era un Gastly.

Gastly: Hola chicos, ¿Qué tal? -Se acercó al Pokémon de fuego, y con bastante emoción se dirigió a él- ¡Oh! ¡Un vivo nuevo! Hola, encantado. Soy Pierre, te daría la mano pero… hasta que sea un Haunter no tengo.

El Pokémon gas flotó hacia el muchacho.

Pierre: ¿Sabes? Creo que esta especie me suena. -Dijo mientras miraba a Chimchar de cerca-
Skugge: Oh ¿y por qué te suena? ¿Fuiste un entrenador en tu vida pasada? -Preguntó mientras reía por esa última pregunta-

Pierre: No, yo siempre fui un Gastly. No como Haunter, el si que fué un entrenador.
Y recuerdo que hace unos años vimos a un entrenador con un Pokémon como este, evolucionó en el bosque y no paraba quieto, casi lo quema.

Skugge: Oh ¿así que puede evolucionar?

Pierre: ¡Claro! Bueno, si quiere, claro.

Bastante confundido, el Pokémon preguntó a los presentes.


Chimchar: ¿Qué es evolucionar?

Skugge: Ah, es la forma de crecer que tienen los Pokémon, algunos pueden hacerlo más veces que otros, pero depende de su especie y bueno, también varía según lo quiera el Pokémon, si quiere evolucionar o si necesita más tiempo para pensarlo.

Chimchar miró a Skugge y un poco temeroso le habló.

Chimchar: P-pero… eso de evolucionar ¿Duele o algo?

Skugge: Bueno, como has podido observar, yo he evolucionado muchas veces, así que te lo puedo decir con todo lujo de detalles. -Dijo riendo- Ahora en serio, Haunter es el único de aquí que evolucionó así que el es el que puede responderte mejor a este tema.

Haunter sonrió y se acercó al primate.

Haunter: Sobre la evolución, realmente no duele más que unas pequeñas molestias en el cuerpo, también puede ser que puedas utilizar nuevos ataques. Como dijo antes Pierre creo que tu evolución se llamaba algo como “Moderno”

Pierre rió al escuchar eso.

Pierre: Es Monferno, animal.

Chimchar: ¿Monferno?

Haunter: ¡Eso! Me sonaba a nombre de Pokémon chungo. -Dijo riendo-

Chimchar: ¡Oye! No seré chungo.

Skugge: Nah, parece buena persona, o sea… Pokémon. Y por lo que vi se portó muy bien en mi casa.

Chimchar: Claro, soy un Pokémon educado. -Sonrió levemente- Aunque… no sé si quiero evolucionar.

Haunter: No tienes que decidirlo ahora, tienes todo el tiempo del mundo para pensarlo, ya que es un cambio definitivo, pero casi siempre para mejor.

Chimchar: ¿Casi siempre?

Skugge recordó algo y se giró a ver a Pierre que estaba flotando alrededor de Haunter.

Skugge: Oye Pierre ¿Te animas a robar esta noche?

Pierre: Oh, encantado. Sabes que soy el Gastly más rápido de todo Sinnoh, un día hicimos una carrera entre todos los Gastlys, y por supuesto, gané.

Skugge: ¿Fuiste el primero?

Pierre negó con su cabeza, bueno, realmente el era una cabeza flotante así que negó con todo su cuerpo.

Pierre: No, fui el noveno pero los demás hicieron trampa, así que sigo siendo el más rápido.

El chico rió ante ese comentario.

Skugge: Claro, claro, lo que digas.

Chimchar los miró, aún un poco indeciso.

Chimchar: Eh… P-pero… ¿Por qué vais a robar? Puede que a la persona que robéis… le hagáis mucho daño si ve que sus cosas no están ¿no?

Skugge sonrió al escucharle.

Skugge: Claro, sería una pena pero por eso nosotros no robamos a personas normales.

Chimchar: ¿Ah no? Entonces… ¿A quienes robáis?

El muchacho se agachó para estar a una mejor altura para que pudiera verle mejor el Pokémon.

Skugge: Nosotros solo robamos a personas que han robado antes a personas inocentes o a personas que han abusado de que tienen dinero y no han ayudado a los que lo necesitaban.

Chimchar se quedó pensativo un momento y tras eso habló.

Chimchar: Bueno, visto así… no parece tan malo.

Skugge: Además hay un dicho popular que dice: Quién roba a un ladrón, tiene cien años de perdón, así que estoy acumulando años de perdón para cuando vaya a atracar el casino.

Chimchar: ¡Oye!

El chico rió al ver la cara del Pokémon que estaba frente a él.

Skugge: Era broma, hombre.

Haunter apareció tras Chimchar y bastante agitado le hizo señas al chico mientras hablaba en voz baja.

Haunter: ¿Entonces cancelamos el golpe al casino de ciudad Rocavelo? ¡Lo llevamos planeando meses!

Skugge negó con su cabeza.

Skugge: No, solo lo atrasarémos un poco. -Dijo susurrando-

Chimchar: ¿Qué has dicho?

Skugge: ¿Eh? No dije nada.

Gastly se acercó a ambos y miró a Chimchar.

Pierre: ¡Oye! ¿Te vienes con nosotros a robar hoy?

Chimchar: No, no quiero robar, no me parece bien.

Pierre: ¿Ni aunque sea a robar a los ladrones que han robado antes?
Chimchar: Es que… no estoy seguro si hacerlo… -Pensó en algo- Un momento… si me pensara lo de ir con vosotros… ¿Qué pasará con las cosas que robemos?

Skugge: Ah, pues se los devolveremos a sus dueños, salvo una pequeña parte que la uso yo para comprar cosas como la manta que usaste para esconderte.

Haunter: Ah, por cierto ¿La pudiste comprar al final?

Skugge: Si, le robé dinero a un recién llegado a la región y la pude comprar, aunque al final se quemó un poco. -Rió-

Chimchar: ¡Oye! Dijiste que solo robabas a ladrones y malas personas.

Skugge: Es que en ese caso hice una excepción, porque te vi tan solo y hacía tanto frío que… fue algo de causa mayor y lo tuve que hacer.
Pierre: Pero si estuviste hablando semanas antes de que ibas a pillar al primero que vieras, le ibas a robar y con lo robado comprarías la…

El chico miró a Pierre.

Skugge: Pero cállate, que me estaba quedando una excusa muy bonita.

Chimchar: Bueno… si no hubiera sido por ti y por esa manta, quizás me hubieran atrapado los científicos o me habría congelado por el frío, así que… creo que haré como que me creo la versión bonita de la historia.

El muchacho sonrió.

Skugge: ¡Genial! ¿Entonces vienes con nosotros? Además si nunca has robado ¿Cómo sabes que está mal?

El Pokémon asintió tras unos momentos.

Chimchar: Bueno, de acuerdo, pero solo esta vez.

Tras eso, Skugge junto con Chimchar y los Pokémon fantasma se dirigieron a ciudad Vetusta.

Skugge: Y aquí estamos, de vuelta a casa con algo de dinero y con los objetos devueltos a sus dueños, que por cierto ¿Te has dado cuenta que en las tiendas te compran lo que sea y sin preguntarte de dónde lo has sacado? -Sonrió- Eso me facilita bastante la vida.

Chimchar: Es raro ¿Verdad?
Skugge: Pues si, pero como se consigue dinero pues tampoco es que me pregunte el porqué de eso.

Pierre apareció tras ellos y habló mientras flotaba en el aire.

Pierre: ¡Ha estado fantástico! Parecias un ladrón profesional ¿Seguro que este es tu primer robo?

Chimchar: ¡Claro que ha sido mi primer robo! No había hecho esto en mi vida.

Pierre: ¿Ah no? -Rió por un momento- Pues parecías todo un profesional robandole los cubiertos a aquel tipo.

Skugge: Es demasiado bueno, le dejo hasta una cuchara y un cuenco para que desayunase -Sonrió-

Chimchar: Bueno… es que tampoco quería dejarle sin nada.

Skugge: Pero recuerda que ese cuenco y esa cuchara se lo pudo robar a una pobre ancianita.

Chimchar: Ya pero…

Haunter apareció delante de ellos cargando un objeto bastante grande entre sus manos fantasmales.

Skugge: Pero Haunter -Rió- ¿Le robaste la televisión?

Haunter asintió.

Haunter: Claro, ahora que somos más, podemos robar más, más manos roban más, es matemático.

Chimchar: Y lo de devolverlo a sus dueños ¿Qué?

Haunter: No creo que la quieran, no enciende y creo que hay alguien que le gustaría tenerla.

Chimchar miró al Pokémon fantasma con un gesto dudoso.

Chimchar: ¿Quién?

Skugge sonrió al escuchar a Haunter.

Skugge: Ah, te refieres al que está en la planta de arriba.

Chimchar bastante confundido preguntó.

Chimchar: ¿Hay alguien más en la mansión?

Los tres asintieron a la vez.

Skugge: Si, fue uno de los Pokémon que me encontré cuando visité la mansión por primera vez, debo admitir que me asustó bastante en un principio, pero después nos hicimos amigos y fue gracias a eso que ahora conozco a estos dos cabezas de humo.

Pierre sonrió al escuchar ese mote.

Pierre: Y nosotros a este cabeza hueca. -Sonrió-
Si quieres podemos presentártelo, es muy majo aunque últimamente parece que le falta energía.

Haunter: Y ahí es donde entra esta televisión. -Rió-

Chimchar: ¿Y cómo ayudará eso a que vuestro amigo se mejore?

Skugge: Oh, lo electrocutarémos hasta que esté mejor.

Chimchar: ¡Eso no suena a una solución ni de lejos!

Pierre: Verás que si funciona, creo que te “deslumbrará” cuando esté mejor.

Chimchar: Espero que no le pase nada. -Comentó bastante preocupado tras escuchar el plan de electrocutar a ese amigo-

Skugge: Nah no te preocupes, también es un fantasma así que no le pasará nada.

Aún dudoso, el pequeño primate caminó junto a los demás de vuelta a la mansión, ya con el sol comenzando a alzarse más en el cielo.

Un rato después llegaron todos al segundo piso de la vieja mansión.
Chimchar observó las diferentes habitaciones que se encontraban en esa planta.


Chimchar: Vaya… este lugar es más grande de lo que creía.

Pierre: Si, es muy fácil perderse por aquí, aunque como nosotros atravesamos paredes pues si vemos que llegamos debajo del suelo de la mansión pensamos “Vale, por aquí no es” y probamos otro camino -Sonrió- ¿Ves esa habitación?

Chimchar: Bueno, veo muchas ¿A cuál te refieres?

Pierre: Pues a esa que está… espera un momento. -Flotó hacia Haunter- Tu que tienes manos ¿Puedes señalarle que habitación es?

Haunter: Lo siento, las tengo ocupadas ahora mismo ¿Quién crees que está sujetando el televisor?

Pierre: ¡Pero si Skugge la ha llevando al cuarto porque no quería que cargaras con el peso tanto tiempo! Tu las tienes libres ahora.

Chimchar: -Confundido observó a los fantasmas- Esperad… ¿Se llama Skugge?

Ambos entes asintieron.

Haunter: Claro.

Pierre: ¿No te dijo su nombre?

Chimchar: -Negó con su cabeza-

Haunter: Ah, bueno eso es raro.

Pierre: ¿Tu tienes un nombre? -Observó al pequeño simio-

Chimchar: No

Pierre: ¿Y quieres tener uno?

El Pokémon pensó por unos instantes y tras eso respondió.

Chimchar: Bueno, de momento creo que no.

Haunter: Bueno, eso es algo más Pokemonal, así que no tienes porque decidirlo ahora.

Chimchar: ¿Pokemonal? -Repitió confundido-

Pierre: Es como “Personal” pero para nosotros -Rió levemente-

El chico salió del cuarto, algo cansado.

Skugge: Vale, ya está puesta. Por cierto Haunter, si que funciona la televisión, solo que no estaba enchufada a la corriente, pero bueno, un regalo es un regalo, ya no podemos devolverlo.

Chimchar se acercó a Skugge y lo miró bastante confundido.

Chimchar: ¿Porqué no me dijiste que te llamas Skugge?

El chico miró al pequeño primate con un gesto muy serio en su rostro.

Skugge: Oh, así que sabes mi nombre. -Miró a los fantasmas- ¿No os podíais quedar callados no? Teníais que haberle dicho como me llamo. -Volvió a mirar a Chimchar- Lo siento chico, la ley del ladrón dice que cualquiera que sepa mi nombre debe morir para que no pueda decírselo a la policía, aunque sea un Pokémon.

Chimchar comenzó a temblar bastante asustado.

Chimchar: Yo… Juro que no le diré nada a nadie.

Skugge: No me sirven los juramentos -Señaló a los entes- Además ¿Sabes porqué ellos son ahora Pokémon fantasmas? Porque cuando estaban vivos, descubrieron mi nombre y tuve que hacer lo que había que hacer.

Chimchar retrocedió unos pasos sin dejar de mirar al chico.

Skugge se detuvo mientras que el Pokémon Plasma salía de su pecho. Este último reía de forma audible.

Skugge: Como se nota que ya está mejor, que hasta puede poseer de nuevo a las personas el hijo de Ditto. -Observó al Pokémon simio que estaba muy confundido.- Lo siento, era una broma por parte de Rotom.

Chimchar gritó enfadado.

Chimchar: ¿Una broma? ¡No tuvo nada de gracia! Yo… creí que… -Unas lágrimas se formaron en los ojos del Pokémon-


El muchacho vio los ojos llorosos del Pokémon y habló a los fantasmas.

Skugge: Bueno, creo que nos vamos chicos, han sido demasiadas emociones por hoy.
Nos vemos otro día.



Los tres Pokémon fantasmas asintieron y se despidieron de ambos.


Skugge tomó a Chimchar por debajo de los brazos y lo recostó sobre su hombro mientras usaba el otro brazo para que estuviera lo más cómodo posible en el viaje de vuelta, cosa que no se esperaba el Pokémon pero estaba aún intentando aguantar las lágrimas por el susto.

Tras salir de la mansión y caminar un poco por el bosque, el chico acarició la cabeza de Chimchar. 

Skugge: Siento que lo pasaras mal, pueden ser un poco… especiales, como son fantasmas pues les da un poco igual pasarse con las bromas, además, aunque no lo creas, lo hicieron por ti.

Chimchar habló, aunque le tomó un rato ya que intentó que no se notara que aun estaba llorando. 

Chimchar: P-Po… ¿Por mi? Si… ¡Si me asustaron y tu también!


Skugge siguió acariciando la cabeza del Pokémon, intentando calmarle.

Skugge: Lo sé, pero te asustaron por tu bien. Y yo intenté resistir a la posesión de Rotom, pero como son fantasmas yo no puedo hacer nada.

Chimchar: ¿C-Cómo que fue por mi bien?

Skugge: Verás, cuando los conocí también me asustaron pero hacen eso para poder identificar tu miedo.
Bueno, el olor de ese miedo, para que cuando estés en peligro puedan ir a ayudarte.



Un poco más calmado, el Pokémon miró al muchacho.

Chimchar: Pero… ¿No podían haberme dicho que me iban a asustar para ir en mi ayuda?

Skugge: No, porqué si no no te habrías asustado de verdad y no podrían saber cuándo necesitas ayuda.

Chimchar: Bueno… eso tiene sentido… pero no me gustó.

Skugge: No te preocupes, no lo harán más.


Abrazó con cuidado al Pokémon y este último se dio cuenta que estaba en brazos del chico, y un poco preocupado, recordó la llama que se encontraba en la parte baja de su espalda.

Chimchar: E-espera, suéltame.

Skugge: ¿Sigues enfadado?

Chimchar: No. Bueno… un poco, pero no es eso.

Skugge: Oh ¿Entonces que es?
Chimchar: Que… que… voy a quemarte.


Skugge sonrió al escuchar eso.

Skugge: No te preocupes, de verdad. Estaré bien, además creo que sería justo que me quemaras un poco para estar en paz.
Ahora si quieres puedes dormir hasta que… -Se dio cuenta que el pequeño Pokémon se había quedado dormido por la respiración de este que era tranquila- lleguemos a casa. -Sonrió-


De vuelta a casa la mente del chico comenzó a divagar, saltando de un pensamiento a otro.
Esto no se detuvo hasta que llegó a su hogar y fue a dejar a Chimchar en la manta quemada, aunque rápidamente cambió de opinión y lo dejó sobre su cama, con cuidado de no quemar nada.

Skugge: Creo que por lo menos hoy merece dormir más cómodamente que en un trozo de tela.

La mente del muchacho no paraba quieta hasta que unos minutos después que se detuvo en un pensamiento un tanto amargo, por lo ocurrido en la broma que le hicieron a Chimchar, aunque sabía que fue por su bien, su cabeza siguió pensando sin parar, por supuesto no le gustó que el pobre Pokémon hubiera llorado y se sentía mal por eso, pero había algo más que no dejaba su mente quieta.

Recordó escuchar a los fantasmas desde la habitación antes de salir poseido por Rotom.

Chimchar: Esperad… ¿Se llama Skugge?

El muchacho vio desde el marco de la puerta como ambos entes asintieron.

Haunter: Claro.
Pierre: ¿No te dijo su nombre?


Observó como Chimchar negó con su cabeza y escuchó la respuesta de Haunter.

Haunter: Ah, bueno eso es raro.

Intentó disimular lo más que pudo y tras una respiración profunda, llamó a Rotom.

Skugge: Estoy listo. -Comentó para después notar como una leve corriente eléctrica atravesaba su cuerpo mientras observaba como Rotom ya podía usar su cuerpo-

Rotom: Bien -Dijo moviendo una de las manos del chico- pero esperaremos un poco más antes de salir.


Tras ese recuerdo miró por la ventana y, tratando de no despertar al primate que dormía, habló en voz baja.

Skugge: Si supieran que ni yo sé mi verdadero nombre. -Suspiró de forma pesada-
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  1
Responder
#7
Capítulo 4
“Un día lluvioso”

Skugge se acercó en silencio a la estantería donde estaban los libros y tomó uno de los tantos libros sobre mitología de la región de Sinnoh y lo abrió por una de las páginas.

Fue mas allá de la página 400, y tras pasar unas cuantas más, encontró la que buscaba.

Esta mostraba el antiguo dibujo de un Pokémon.

El muchacho comenzó a leer lo que tenían que decir esas letras, aunque anteriormente las había leído en bastantes ocasiones.


“Aquí se haya quizás, una de las leyendas mas desconocidas de la región de Sinnoh.

Antiguamente, cuando los primeros habitantes de la región se asentaron aquí, este Pokémon recorría el cielo en noches de luna nueva, movido por la curiosidad que le provocó los nuevos humanos.

En busca de comprenderlos mejor, tanto a su cultura como su idioma, observó sus sueños.

Algunos humanos tuvieron la suerte de poder ver por unos segundos la silueta de este esquivo Pokémon, él cual recibió muchos nombres después de sus múltiples apariciones en las antiguas noches de Sinnoh.

Unos le temían, ya que no sabían nada de él y eso provocó un miedo natural a lo desconocido.

Pero otros, sin embargo lo usaron como inspiración para relatos e historias épicas, dejando volar la imaginación de estos últimos.

Fue tal esta que se encontró una de las más antiguas en un poema en un monolito de piedra dentro de las ruinas Sosiego.

A continuación se muestra la versión traducida de el poema:

Oscuro y perpetuo.

Miré a los ojos del ser carbón.

Y este me observó.

Sus ojos son un árbol verde oscuro.


El silencio apareció.

Su melena blanca voló.

Déjame preguntar.

¿Dónde te podré encontrar?

Para contigo estar.


Déjame espiar.

Para a mis enemigos destapar.

Déjame volar.

Para la noche contemplar.


En tu compañía quiero estar.

Pokemon que cruza el mar.

¿Tu isla lejos está?

Cielo sin luna, ahí está.


Grato fui de su compañía.

Mas al volver a observar.

El Pokémon ya no está.

Y a Skugge no vi más.


Aunque actualmente se estima que no se descubrió ni el 7 por cierto de las ruinas, se cree que dentro de estas se podría encontrar objetos de gran valor histórico, por lo tanto el acceso a esta queda restringido.”

El chico fue a mirar la próxima página pero no tenía más ganas por esa noche, así que dejó de leer.

Tras unos momentos salió de casa para caminar un rato por el bosque y de paso, aclarar sus ideas.

Skugge: Esto es una estupidez, pero creo que para estar tranquilo debo decirlo. -Unos momentos de silencio siguieron hasta que el muchacho volvió a hablar- No creo ni que te importe pero siento haberte robado uno de tus muchos nombres, además uno de los más antiguos, pero como no recordaba el mío, supongo que está justificado, más o menos.

Tampoco sé si sigues por Sinnoh, pero bueno, como seguramente estés bastante lejos de aquí o incluso solo seas un mito de los primeros tiempos de la región y seguramente estoy hablando solo ahora mismo, pues no creo que te importe mucho.

Pero creo que debía decir esto, para que mi cabeza deje de volverme loco con tantos pensamientos.

Y siento ensuciar tu nombre, ya que soy un ladrón a tiempo parcial y, quizás ni merezca poder usarlo dedicándome a lo que me dedico, pero ahora mismo no tengo otra forma de ganar dinero.

El chico bostezó un poco.

Skugge: Bueno, creo que ya estoy más tranquilo, por lo menos mi mente ya no está como loca como antes.
Me voy a dormir Skugge original, Pokémon antiguo que, a saber Dios si existe o dónde está.

Tras eso el muchacho volvió a casa para dormir, escuchó el sonido lejano de lo que parecía ser un xilófono.

El muchacho sonrió un poco al imaginar al pobre Kricketot que se topezó, y en consecuencia hizo ese sonido con sus antenas, aunque el sonido duró poco y fue reemplazado por el leve crujir de la rama de un árbol cercano.



Skugge: Quizás sea un Hoothoot o un Murkrow. -Continuó caminando- Este bosque siempre está bastante animado por la noche.

Aunque no fue ninguno de esos Pokémon los que observaban al chico.

El causante del crujido siguió un poco más al humano y pudo ver la casa de aquel muchacho, iluminada levemente por la llama de Chimchar desde dentro.

Skugge entró en casa y con cuidado de no despertar al Pokémon que dormía en su cama, usó la manta que anteriormente era la cama del pequeño primate y lo tapó para que no tuviera frío, dejando la llama fuera de esta por el agujero de la tela.

Tras eso se quedó dormido junto al Pokémon de fuego.

El que había seguido a Skugge hasta su casa, vió esa escena y tras observar como el cielo anunciaba lluvia para el día siguiente, pospuso lo que planeó hacer en un principio, para después salir del bosque, pero con intención de volver para comprobar algo.



El amanecer llegó con el relajante sonido de la lluvia que se colaba entre las densas hojas de los árboles.
Skugge se despertó tras una noche bastante tranquila.
Se dispuso a levantarse de la cama hasta que se dio cuenta que Chimchar se encontraba abrazándole mientras este seguía dormido aún.
No queriendo despertarlo y con cuidado, puso los brazos del primate sobre la cama, dejándolo libre al chico, el cual se levantó y se sentó en la silla de la cocina mientras observaba la lluvia caer.

Estuvo un rato contemplando las gotas fluir por el cristal y tras eso dejó unas cuantas bayas en un cuenco de madera sobre la mesa de la cocina.


Skugge: Bueno, eso ya está listo por si se despierta mientras me doy una ducha.

Bostezó y miró a Chimchar para dirigirse al baño.

Unos minutos después, mientras se encontraba en la bañera y abrió el grifo, pensó en algo.

Skugge: Sinceramente no entiendo a los de esta región, pero en todas las casas que robamos no vi ningún baño, que a lo mejor soy yo el raro, que me importa lavarme y esas cosas. -Se detuvo un momento- Pero si vamos más allá ¿Qué pasa? ¿Qué los únicos que pueden ducharse son los que tienen un Pokémon que sepa movimientos de agua? Porque no me imagino a nadie dándose un baño diciéndole a un Pokémon de fuego “Oye, usa lanzallamas en mí que quiero quitarme la suciedad”

O peor aún… ¿Dónde se bañan si es que lo hacen? ¿En la playa? ¿En los lagos? Tiene que ser una verdadera molestia tener que viajar kilómetros cada vez que quieras darte un baño.
Y también supongo yo que las personas de esta región comerán todos los días o casi todos, así que ¿dónde van cuando…? -Se detuvo sin querer pensar más en esas cosas- Creo que debería escribir un libro sobre las normas básicas de higiene, que creo que les vendría bien o en su defecto… -Pensó- Podría hacerme con unos cuantos baños portátiles con ducha y demás, transportarlos de ciudad en ciudad y a lo mejor me llueven los billetes. -Rió mientras terminó de ducharse y se secó- Quizás se lo comente a esos cabeza de humo y a Rotom a ver si ven factible ese negocio.

El muchacho salió del baño ya con nueva ropa y observó como Chimchar estaba sobre la mesa.

Skugge: Buenos días ¿Dormiste bien?

El Pokémon asintió mientras terminaba de comer las bayas.

Chimchar: Si ¿Y tú?

Skugge: Me alegro, y creo que también dormí bien. -Volvió a mirar por la ventana mientras se servía su desayuno- Creo que lloverá bastante hoy, así que nos quedaremos en casa.

Chimchar: Oh, está bien, ¿pero que haremos en casa todo el día?

Skugge: Quizás no sea todo el día, solo hasta que deje de llover y bueno, podemos leer o bueno, lo que se te ocurra para entretenerte.

Chimchar observó al chico unos momentos.

Chimchar: Bueno… sobre lo de ayer…

Skugge: Te prometo que no lo harán más.

Chimchar: No, no es eso… bueno, me tranquiliza saber que no me asustéis más pero es otra cosa.

Skugge: ¿Qué cosa?

Chimchar: Pues… tengo algunas preguntas que hacerte.

Skugge: Oh ¿Y eso?

Chimchar: Bueno… sobre que no quiero evolucionar todavía…

El muchacho sonrió mientras se servía el desayuno.

Skugge: No te preocupes, es algo que se necesita tiempo pensar.

Chimchar: Ya pero…

Skugge: Mira, puedes estar tranquilo, no soy un entrenador, no necesito que evoluciones ahora mismo para derrotar a los líderes o a la liga de Sinnoh.
No querer evolucionar es normal, es un cambio que no sabes si te hará bien o no, pero no hay nada de malo en esperar hasta que te sientas preparado.

Sonrió y apoyó una de sus manos sobre el hombro del Pokémon.

Skugge: Y eso no te hace peor o débil, cada uno tiene sus tiempos y si no estás listo hasta que hayan pasado, no sé, ¿cinco años o más? Pues sinceramente a mi eso no me afecta ni te hace quedar como un mal Pokémon por eso, porque yo no veo a los Pokémon como objetos para conseguir un fin, como la gran mayoría de los entrenadores o como los que van a torneos mundiales que seleccionan exactamente lo que quieren del Pokémon.
Yo os veo como compañeros y amigos, no solo amigos sino como iguales, a ver, iguales no es exactamente la palabra que creo que debí usar, porque hay Pokémon que podrían aplastárme solo moviendo una pata, pero creo que más o menos lo he dejado claro.

Chimchar sonrió bastante aliviado al escuchar la respuesta del chico.

Skugge: ¿Qué otra pregunta tienes? -Le preguntó mientras comenzaba a desayunar-

Chimchar: Oh pues… sobre lo del susto de ayer, me gustaría saber cómo saben ellos que estás en peligro.

Skugge: Oh, bueno, puedo demostrarte como funciona.

Chimchar: ¿Y cómo lo puedes demostrar si no estás en peligro?

Skugge: Oh es muy fácil, mira.

El chico, con el tono más dramático que podía poner, comenzó a hablar.

Skugge: Ay, que me estoy muriendo. -Puso su palma de la mano sobre su frente intentando parecer más dramático todavía-

De repente aparecieron los tres Pokémon fantasmas alrededor del muchacho.

Haunter: ¡Bien! Así tendremos a otro compañero fantasma.

Pierre: ¡Eso, eso!

Rotom: Vaya dos…

Skugge rió y miró a Chimchar.

Skugge: ¿Ves lo rápido que vienen? Gracias chicos, quería enseñarle porqué fue lo de ayer.

Rotom: Ah, no hay de que, aunque sabíamos que no te pasaba nada, pero ellos como escucharon la palabra “muerte” y van rápido pues… yo solo les seguí. -Rió un poco-

Chimchar: Bueno… si van a venir así de rápido cuando tenga un problema, pues me alegro un poco que me asustárais.

Skugge observó a los fantasmas.

Skugge: Por cierto, se que a vosotros no os molesta lo de mojaros con la lluvia pero pensé en que mientras dure podemos leer o hablar, si queréis pasar el rato.

Rotom: Bueno, yo tengo una idea mejor.

Skugge: ¿Cuál?

Rotom: ¿Qué tal si traigo la televisión y la vemos un rato? Creo que va a haber una retransmisión de uno de los concursos Pokémon de ciudad Corazón.

Skugge: Por mi bien.

Chimchar: Oh, me gustaría ver uno -Sonrió-
Pierre: Oh claro, quizás veamos a nuestros amigos por ahí.

Haunter: Si, será interesante.

Rotom y Haunter se miraron y se esfumaron para volver a aparecer pocos segundos después con el ya conocido televisor.

Skugge: Vaya, eso fue rápido.

Haunter: ¿Acaso esperabas otra cosa de nosotros? -Sonrió-

Rotom: Bueno, ahora me meteré dentro y así podremos verlo todos.

El Pokémon Plasma entró en el televisor emitiendo un leve zumbido.
La televisión se encendió mostrando la cara de Rotom.
Este comenzó a cambiar los canales hasta que encontró donde se retrasmitía el concurso.


Rotom: Creo que ya va a empezar ¡Escuchad!

Todos se pusieron alrededor del televisor para poder observar la retransmisión.

Presentador: Bienvenidos un día más a vuestro canal favorito.
Hoy seré vuestro presentador ya que despedimos al anterior porque pidió un aumento de sueldo.
Estad preparados para uno de los concursos más fascinantes y emocionantes que se haya visto en ciudad Corazón, pero antes, nos vamos a publicidad.

Tras eso el canal comenzó a pasar varios anuncios.

Skugge: Oh ¿Para esto pago la electricidad? ¿Para que empiecen a poner anuncios como si no hubiera un mañana?

Pierre: Pero si no pagas nada.

Skugge: Ah, se me había olvidado.

El muchacho comenzó a reír, cosa que hizo que todos en la habitación lo hicieran también y pronto toda la casa estaba llena de carcajadas.

Unos minutos de insoportable publicidad pasaron y el programa volvió.


Haunter: Menos mal, me iba a morir esperando.

Chimchar: Pero… si ya estás muerto.

Haunter: Bueno, es verdad pero no creerán que pasaré la eternidad viendo anuncios.

A Skugge se le vino una idea a la cabeza.

Skugge: Oye Haunter.

Haunter: ¿Qué?

Skugge: ¿A que no eres capaz de ir allí y darle una colleja al presentador? A ver si así pone ya el concurso o algo.

Pierre: Oye es una buena idea.

Chimchar: ¿Pero no os meteréis en líos?

Haunter: ¿Qué van a hacerme si ya no pueden matarme? -Rió- Venga, voy a hacerlo, estad muy atentos a la televisión.

Haunter desapareció y tras unos momentos apareció tras el entrevistador mientras hacía varios gestos burlones hacia la cámara para después acercarse más.

Haunter: ¡Espabila hombre! Que me voy a morir otra vez esperando a que des paso a los concursos.

Tras eso, el presentador notó un golpe en la parte baja de su cabeza, golpe que se escuchó en la televisión y tras eso Haunter volvió a aparecer de nuevo en la sala.
Por otro lado el presentador bastante enfadado, miró en todas las direcciones buscando al causante de eso, aunque el Pokémon fantasma ya se había ido.
La cara de este hombre no tenía precio, era muy graciosa y cualquiera que estuviera viendo la televisión en esos momentos se habría reído.


Por supuesto, en la casa de Skugge se volvieron a escuchar las risas de todos, cosa que animaba el lugar.

Y al fin comenzaron los concursos.


Unas horas después terminó la retransmisión y los presentes frente el televisor se quedaron bastante satisfechos de poder haber visto algo tan bonito y entretenido.

Chimchar: Pues ha estado muy bien, nunca había visto uno de verdad.

Pierre: ¿Te gustaría ir a uno?

Chimchar: Bueno… no sé si podría hacer mucho en un concurso de esos.

Skugge: Oye, no digas tonterías, eres el Pokémon más “mono” que conozco. -Rió-

Haunter: Oye Skugge ¿Qué tal si vamos a ciudad Corazón un día de estos para el próximo concurso?

Rotom: Yo lo veo.

Chimchar: Pero… no sé si lo haré bien.

Skugge: ¿Pero quién te ha dicho que vas a ir tu al concurso?

Chimchar: Ah ¿Entonces quién irá?

Skugge: Pues yo, por supuesto ¿No ves que con este pelo tan bien cuidado que tengo ganaré todos los concursos? -Sonrió- Venga, ahora en serio, seguro que lo harás bien, no te preocupes, además antes de salir a escena hay un cuarto donde se visten los Pokémon para que tengan más posibilidades de ganar.

Algo más tranquilo, Chimchar asintió.

Chimchar: Bueno… de acuerdo.

Pierre: Oye ¿Y nosotros?

Skugge: Ah, podéis concursar también si queréis.

Haunter: Pero solo se permite un Pokémon por concurso.

Skugge: ¿Pero vosotros no sois fantasmas?

Rotom: Si ¿pero que tiene que ver eso?

Skugge: Pues que puedo apuntar a Chimchar y como podéis aparecer y desaparecer pues, mientras Chimchar actúa podéis salir junto a él y actuáis todos juntos.

Pierre: Oh, de acuerdo.

Skugge: Y mientras tanto yo robo el dinero del premio.

Chimchar: ¡Oye! Si lo robas no nos podrás ver actuar.

Skugge: Ah, es verdad. Bueno pues primero os veo actuar y después robamos el premio a quien sea que lo gane. -Rió-

Un rato después paró de llover, cosa que todos notaron al escuchar unos pájaros cantar a la lejanía.

Skugge: Bueno, por fin dejó de llover. Por cierto ¿Cuándo es el próximo concurso?

Rotom: En unos días creo.

Skugge: Ah, entonces ¿Qué os parece si mañana vamos a Ciudad Corazón?

Chimchar: Pero… ¿Cuánto tardaríamos en llegar ahí?

Skugge: ¿A pata? Quizás una semana o así.

Chimchar: ¡Pero entonces no llegaremos a tiempo!

Skugge: Pero la cosa es que no iremos andando hasta allí.

Chimchar: ¿Ah no? ¿Entonces cómo iremos?

Skugge: Pues iremos con la compañía viajes espectrales, la forma más rápida de viajar por Sinnoh.
​​​​​
Chimchar: ¿Viajes espectrales?

Skugge: ¿Recuerdas cuando Haunter le dio una colleja a ese presentador tan pesado?

Chimchar: Si -Rió al recordarlo-

Skugge: Bueno pues ellos nos llevarán.

Chimchar miró bastante sorprendido a los fantasmas.

Chimchar: ¿Podéis hacer eso?

Haunter: Claro, espera voy a demostrártelo.

Haunter se acercó al muchacho y sonrió.

Haunter: ¿Me ayudas?

Skugge: Ah claro.

Skugge agarró una de las manos de Haunter y ambos desaparecieron y tras unos segundos aparecieron varias veces en distintas partes de la habitación.

Haunter: ¿Ves?

Chimchar: Bueno, está guay pero ¿por qué solo aparecísteis en esta habitación?

Skugge: Ah pues para demostrarte como funciona. Pero podemos ir a más sitios por ejemplo… No sé, Haunter, piensa en un sitio que te guste visitar.

Haunter pensó unos momentos.

Haunter: Vale, ya lo tengo.

Tras eso ambos desaparecieron y tras unos minutos volvieron a aparecer.
Skugge volvió riendose.


Skugge: ¡Que me ha llevado a la Torre Perdida!. -Volvió a reír- Entiendo que te gusten los cementerios, Haunter, pero creía que íbamos a ir a otro lugar.

Haunter: Dijiste que pensara en un sitio que me gustara, y soy un fantasma.
Pues dos más dos, golpe crítico de toda la vida. -Rió-
Rotom: Bueno chicos, nos vamos a dormir.

Chimchar: Espera ¿Vosotros podéis dormir?

Pierre: Claro ¿Qué crees que los fantasmas no dormimos?

Chimchar: Bueno… no es algo que me había puesto a pensar.

Skugge: Descansad, nos vemos mañana.

Los fantasmas volvieron a la vieja mansión y Chimchar miró por la ventana.

Chimchar: ¿Puedo salir a jugar un rato fuera?

Skugge sonrió por un momento.

Skugge: Claro, solo ten cuidado.

El muchacho abrió la puerta de la casa y vió como el Pokémon salió fuera a gran velocidad.

Skugge: Bueno, no creo que le pase nada pero por si acaso mejor salgo un rato.

La luz del sol impactó en la cara del chico notando una temperatura agradable para esas fechas.
Observó el suelo del bosque, este como era normal estaba mojado por la reciente lluvia haciéndolo un poco resbaladizo.

Elevó su mirada y vio al primate colgarse de una de las ramas de los árboles, cosa que le pareció graciosa y se quedó un rato observando al Pokémon.

Un divertido rato de juego pasó por parte de Chimchar, hasta que se sintió satisfecho por haber salido y jugado ese día, cosa que se notó en su rostro.

El muchacho notó como poco a poco las temperaturas se volvían más frías al comenzar a caer la tarde y llamó al primate para que volviera a casa.


Chimchar: Voy -Bajó al suelo y se acercó a Skugge mientras corría-
Skugge: Eso si, ten cuidado que esta zona está muy.

El chico no pudo terminar la frase y vio como el Pokémon caía en un charco de barro.

Skugge: Embarrada.

Se acercó y vio como Chimchar se encontraba cubierto por completo, haciendo que solo se pudieran distinguir sus ojos.

Chimchar: Podrías haberlo dicho antes.
Skugge: Es que eres muy rápido, no creía que llegaras a esta zona tan pronto. -Rió-

Skugge ayudó a Chimchar del suelo y comenzaron a caminar de vuelta.
Al darse cuenta que el Pokémon estaba dejando huellas que podrían decirle a cualquiera donde estaba su casa y que no quería que se manchara el suelo de barro al entrar pensó en algo.

En un momento, Chimchar se encontraba sostenido por los brazos del chico, cosa que le pilló por sorpresa, ya que hace unos momentos estaba caminando tan tranquilo.


Skugge: Mira, creo que lo haremos así, yo te llevo a casa en brazos y así no delatas nuestra posición con tus huellas de barro y de paso tampoco me ensucias el suelo cuando entremos ¿Vale?

Chimchar: Lo siento.

Skugge: ¿Por?

Chimchar: Por ser tan patoso.

Skugge sonrió al escuchar al Pokémon.

Skugge: No tienes porqué disculparte por eso, además cualquiera se puede tropezar en uno de estos, cuando vine aquí acababa embarrado casi a diario, pero no pasa nada, solo tienes que conocer tu entorno y ya.

El muchacho cubrió las huellas de Chimchar por si acaso a alguien se le ocurría entrar en el bosque, para que les costara más encontrar donde vivian y tras eso el chico caminó de vuelta.

Una vez que Skugge entro por la puerta y caminó hacia la puerta del baño.


Skugge: Creo que te tendré que dar un baño para quitarte el barro de encima.

Chimchar: ¿Un baño? ¡No! ¿Y si después de eso mi llama no se enciende más?

Skugge: Oh pues me harías un favor, así no tendría que preocuparme por que puedas quemar la casa o el bosque.

Chimchar: Pero ¿Y si me pasa algo?

Skugge: No creo que te pase nada, pero si pasara algo… bueno, siempre serás bienvenido en la mansión junto con los cabeza humo y con Rotom. -Rió un poco-

El muchacho entró al baño y tras unos minutos con el grifo de la bañera, comenzó a sumergir poco a poco a Chimchar en el agua.
Justo antes de que la llama tocara el agua esta se apagó.


Al ver eso, el chico alejó al primate de la bañera y la llama de este se encendió.
Repitió esta acción varias veces hasta que miró a Chimchar.


Skugge: ¿Lo estás haciendo tu o es algo instintivo de los Pokémon?

Chimchar: Creo... que lo estoy haciendo yo.

Skugge: Ah perfecto, si lo puedes controlar me quedo mucho más tranquilo.

Chimchar: ¿Por qué?

Skugge: Ah, porque si lo controlas puedes apagarlo cuando vayas a dormir y así no vas a quemar nada mientras duermes.

Chimchar: Ah ¿Entonces puedo quemar cosas cuando esté despierto?

Skugge: No era eso lo que quería decir.

El Pokémon rió unos momentos antes de ser sumergido en el agua de la bañera.

Esta estaba a una buena temperatura, bastante agradable en contraste con el frío que hacía fuera.

El Pokémon se puso algo nervioso, ya que era la primera vez que alguien le daba un baño, cosa que notó Skugge, aunque intentó que estuviera lo más calmado posible.


Skugge: Verás como en unos momentos te quitaré el barro y podremos cenar.

Chimchar: Um…. Bueno…

Skugge: ¿Pasa algo?

Chimchar: Es que…

Skugge: Ah ¿te da vergüenza? es normal, tranquilo.

Chimchar: No es eso, bueno, también me da vergüenza pero, es el primer lavado que recibo.

Skugge: Espera ¿Me estás diciendo que cuándo estabas en el laboratorio de Serbal nadie te lavaba si te manchabas?

Chimchar asintió.

Skugge: Bueno, no me sorprende conociendo a las personas de esta región, si no tienen baños en su casa, tampoco se van a preocupar por la higiene de sus Pokémon.

El muchacho sonrió un poco.

Skugge: No te preocupes, además será un baño rápido.

Un rato más tarde el Pokémon ya se encontraba limpio, su pelaje volvió a ser anaranjado en vez de color oscuro.
Parecía que le sentó bastante bien al Pokémon, ya que se le notaba más relajado.
Una vez fuera del agua, fue envuelto por una toalla, que en comparación con el primate era bastante grande, el chico lo secó a Chimchar.


Skugge: Bien, ya estás limpio y listo para ir al concurso mañana.

Chimchar un poco nervioso sonrió.

Chimchar: Muchas gracias Skugge, pero recuerdo que aún quedaban unos días para que empezara el concurso.

Skugge: No hay de que. Y lo sé pero tengo que ir a un sitio con antelación que está cerca de ciudad Corazón.

Chimchar: Oh, de acuerdo ¿Y puedo acompañarte?

Skugge: Eso no se pregunta, claro que si, además necesitaré muchos ojos por el lugar.

Chimchar: ¿Es otro robo?

Skugge: En un principio no, será sobre mi investigación pero bueno, si puedo robar algo de paso, pues tampoco rechazaré esa oportunidad. -Rió-

Tras eso ambos cenaron y se prepararon para dormir.

Buenas noches -Comentó Chimchar mientras saltaba a la cama del chico-

Skugge: ¡Oye! ¿Qué crees que haces? Esta es mí cama. -Dijo haciendo un énfasis en la palabra “mí”-

Chimchar, confundido, asintió y se dispuso a bajar de la cama.
Skugge sonrió levemente.


Skugge: Ahora que lo pienso. -Lo miró- Está haciendo frío y… si ya no vas a quemarme, ni a la cama, o peor, a la casa, mientras duermes pues… creo que podrías dormir aquí en vez de en suelo, si quieres.

Chimchar: Oh ¿De verdad? ¡Gracias! Es mucho más cómoda que dormir sobre la manta.

Skugge: Me imagino que muy cómodo no es, pero bueno, venga, apaga la llama y tápate bien.

El pequeño primate asintió y rápidamente se encontraba tapado hasta casi la altura de sus ojos.
Esta escena hizo que Skugge riera un poco y tras también meterse en la cama, miró al Pokémon.


Skugge: Descansa.

Chimchar asintió.

Chimchar: Tu también descansa. -El Pokémon miró al muchacho- Muchas gracias…

Skugge: No tienes porqué darme las gracias, pero ¿Por qué?

Chimchar: Bueno… por tratarme bien y ser tan comprensivo.

Skugge: Ah no es nada. Simplemente aplico lo de “trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti”, salvo en los robos, claro, ahí aplico otra diferente.

Chimchar: ¿Cuál? “¿Llévate lo que veas?” -Rió-

Skugge: ¡Exactamente! -Sonrió- Pero bueno, volviendo al tema, si yo estuviera en tu situación, habiéndote escapado y seguramente estando en un mundo que no conoces demasiado, pues creo que me gustaría encontrar a alguien que me ayudara en esa situación y me enseñara cosas nuevas para poder mejorar, y bueno, eso estoy intentando, venga, vamos a dormir que nos quedan unos días bastante movidos.

Chimchar sonrió al escuchar las palabras de Skugge y le dio un pequeño abrazo como gesto de agradecimiento.

Y tras eso ambos se quedaron dormidos.

Mostrar Comentario del Autor
¡Buenas! Os informo que quizás los siguientes capítulos se retrasen un poco, ya que comienzo en segundo trimestre de un grado medio y será un poco más complicado subir capítulos, pero intentaré que afecte lo menos posible al ritmo de la historia.

¡Muchas gracias por leer!
 0  0  0  1  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#8
Mostrar Ladrones fantasmas... un poco literalmente hablando
Buen día/tarde/noche Mewwave

Vengo a comentar MincinnoKnife

Pero antes...
 
(05 Jan 2022
10:03 AM)
Shadow escribió:
Skugge: Sinceramente no entiendo a los de esta región, pero en todas las casas que robamos no vi ningún baño, que a lo mejor soy yo el raro, que me importa lavarme y esas cosas. -Se detuvo un momento- Pero si vamos más allá ¿Qué pasa? ¿Qué los únicos que pueden ducharse son los que tienen un Pokémon que sepa movimientos de agua? Porque no me imagino a nadie dándose un baño diciéndole a un Pokémon de fuego “Oye, usa lanzallamas en mí que quiero quitarme la suciedad”

O peor aún… ¿Dónde se bañan si es que lo hacen? ¿En la playa? ¿En los lagos? Tiene que ser una verdadera molestia tener que viajar kilómetros cada vez que quieras darte un baño.
Y también supongo yo que las personas de esta región comerán todos los días o casi todos, así que ¿dónde van cuando…? -Se detuvo sin querer pensar más en esas cosas- Creo que debería escribir un libro sobre las normas básicas de higiene, que creo que les vendría bien o en su defecto… -Pensó- Podría hacerme con unos cuantos baños portátiles con ducha y demás, transportarlos de ciudad en ciudad y a lo mejor me llueven los billetes. -Rió mientras terminó de ducharse y se secó- Quizás se lo comente a esos cabeza de humo y a Rotom a ver si ven factible ese negocio.

Para ser justos... muchas casas solo tienen un televisión, una mesa y un par de sillas/cojines, pocos tienen cocina o cama, así que el baño no es la única carencia en las viviendas de las regiones del mundo de Pokémon jajaja. Algunas veces pienso que esa "mesa" en realidad es un Kotatsu y que allí es donde durmen los habitantes de la casa que no tienen cama GrowThink

Bueno... ahora sí con los capítulos...

Debo decir que toda la situación me parece muy hilante, desde el inicio del capítulo 3 con la víctima de un robo, que en un principio parecía ser el propio Skugge para después desvelar que era otra persona, hasta la aparición y colaboración del trío fantasma. Que como buenos seres espectrales han perdido completamente el sentido común y hacen cosas completamente anormales.

Quien diria que un par de fantasmas fueran los complices de un ladrón, aunque viéndolo de cierta forma tendría todo el sentido del mundo, ya que no hay nada más silencioso que un fantasma, cuando quiere serlo. Por otro lado... si Haunter podía teleportarse con la televisión... ¿Por qué desde un inicio no lo hizo y en cambio dejo que Skugge la llevara...?

Supongo que fue para la broma de Rottom, pero... es curioso que el mono no note también este otro engaño, cuando le están dando una demostración muy descara al respecto...

También siento que Skugge fue un cleptómano antes de perder la memoria, porque no puedo dar explicación a esa necesidad de robar todo, incluso cuando no lo tiene planeado realmente... Da la sensación de ser esas personas que entran a una tienda, pagan una estupidez y se llevan los bolsillos llenos de otras mil cosas pillas a escondidas jajaja

Por muy buena persona que parezca... tiene un serio problema allí o quizás sea el vestigio de que no era tan bueno antes, en fin.

Me alegra ver que el mono a aprendido a controlar su llama, por lo menos ahora no podra ser acusado de piromano, aunque todavía queda saber si realmente se mantendra todo así. Me causa curiosidad cómo de hilarante será ese concurso con este grupo peculiar, que seguramente perticipara de forma ilegal, pero bueno... es algo para más adelante.

Sin nada más que comentar hasta otro capítulo totodile

PD: Los Profesores Pokémon no son de fiar, ninguno da buena espina... No
 0  0  0  1  0  1  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#9
Yay. Dos capitulos

La verdad tenía dudas respecto a dónde iba a apuntar la historia. De momento me gusta esa vibra slice of life que lleva con potencial a ponerse sería más adelante.

Me hizo bastante gracia la escena inicial con el desayuno, porque uno como lector de verdad cree que se trata de Skugge. Es la clase de truco que solo se puede hacer en un medio literario, donde puedes ocultar la identidad del autor hasta el momento del remate.

Luego están los fantasmas, que son adorables. Pierre y la banda tienen personalidades divertidas y una buena dinámica con Skugge y Chimchar, y da ternura lo rápido que entran en confianza y empiezan a tratarlo como uno más del grupo. Del grupo criminal, that is. Me divierte que Chimchar no sea tan inocente y también devuelva las bromas y las ironías de cuando en cuando, aprendiendo a aceptar, si bien no justificar, a qué se dedica Skugge.

Hablando de Skugge. Me agrada la historia que se plantea sobre él, como el hecho de que padece amnesia y que le robó el nombre a Darkrai. De hecho me gusta porque toca un tema que nunca se aborda sobre las leyendas, y es el hecho de que una sola entidad puede tener muchos nombres dependiendo del sitio y tiempo en que se cuenta la historia. Sigurd y Sigfried, Jesús y Osiris, Morgan y Tonelico, etc. Y verlo acá añade cierta credibilidad a su trasfondo.

A ver qué les espera a los chicos en Ciudad Corazón. No te preocupes por no subir tan seguido, y buena suerte con los estudios.
[Imagen: 6zFZgO5.png]
Animus. Antrum. Unverse. Anima, Animusphere
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#10
                                                                                                Capítulo 5:
                                                                                        Hallazgos Sosegados



Los chicos se despertaron con la salida del sol, el leve canto de unos Starlys lejanos hizo que sus sueños se interrumpieran.

Tras desayunar bastante rápido, ambos salieron de casa y caminaron hacia la vieja mansión.

Skugge llevaba una mochila con alimentos para varios días, era bastante vieja pero servía para su cometido.

Chimchar: ¿De verdad crees que podré actuar bien en el concurso?

Skugge: Claro, seguro que lo harás muy bien, pero no te preocupes, aún quedan unos días para que empiece el nuevo concurso, ya tendrás tiempo para ponerte nervioso. -Sonrió mientras continuaba caminando-

Chimchar: De acuerdo... Perdón

Skugge: Ah, no tienes que pedir perdón, es normal estar nervioso por algo nuevo.

Chimchar asintió un poco mas tranquilo y tras eso continuaron su marcha.

Una vez se acercaron a su destino, los fantasmas aparecieron a unos pocos metros de ellos.

Haunter: Hola chicos. ¿Estáis listos para el viaje más rápido de todo Sinnoh? -Rio un poco-

Pierre: Les recordamos que en caso de perdida o muerte, la compañía no se hace responsable, pero se le facilitará un espacio junto a nosotros en la mansión una vez hayan fallecido.

Skugge: Por favor, que fino hablas cuando quieres Pierre, pareces un Pokémon aristócrata y todo. -Sonrió-

Chimchar: Estamos listos.

Haunter: ¡Genial! -Agarró las manos de los vivos y sonrió- Allá vamos.

El primate miró al Pokémon gas un momento.

Chimchar: Haunter... lo de que podemos morir y eso... ¿Era broma, verdad? 

Rotom: No, no lo es, han muerto muchos en estos viajes, si no ¿de dónde crees que salieron todos los fantasmas de la región?

Chimchar tembló un poco.

Chimchar: C-creo que prefiero ir andando...

Skugge sonrió al escuchar el comentario del pequeño primate.

Skugge: Tranquilo, no pasará nada, además ya no te puedes negar.

Chimchar: ¡Si que puedo!

Rotom: Yo creo yo que no.

Tras esas palabras todos rieron, salvo Chimchar, y desaparecieron del bosque.

Unos momentos después aparecieron a las afueras de Ciudad Corazón, exactamente en la ruta 209, unas nubes grises tapaban el sol que normalmente era casi una seña de esa localización.

Skugge: Bueno, parece que llegamos todos bien... -Observó a Haunter y tras eso lo señaló- ¡Oh, por Dios! ¿Qué te ha pasado?

Haunter se acercó a uno de los cercanos cuerpos de agua que se encontraban por la zona, mientras los demás lo observaban, este observó su rostro en el reflejo del agua y al verse igual que siempre, miró al muchacho.

Haunter: No veo nada raro ¿Qué pasa?

Skugge: ¿P-pero no lo ves? ¡Eres un fantasma! -Dijo mientras reía mientras se desvanecía el falso gesto de preocupación en el rostro del muchacho.

Chimchar también rio un poco ante la mala broma y los miró.

Chimchar: Oye ¿Dónde estamos?

Pierre flotó sobre los arboles y observó a la distancia la imponente Torre Perdida, que contrastaba bastante con el sitio donde estaba erigida. 

Pierre: Bueno, estamos en la ruta 209, ¿Qué vamos a hacer aquí? -Miró a Skugge-

Skugge: Aquí no mucho pero un poco más adelante hay un sitio donde necesito que vigiléis los alrededores, tengo que investigar algo.

Haunter: ¿Y a robar algo?

Skugge: No

Rotom observó al chico con curiosidad, ya que nunca había escuchado al muchacho negarse ante la posibilidad de robar.

Skugge: A ver, si tengo la posibilidad, robaré algo, aunque no podemos robar mucho, ya que en unos días podremos robar el premio del concurso de Ciudad Corazón.
Así que mejor esperemos un poco, para robar mejor. -Sonrió-

Rotom soltó un suspiro de alivio al escuchar esa respuesta.

Rotom: Menos mal... creí que el viaje te había tocado la cabeza... porque no es normal en ti. -Rio-

Skugge: Ni con mil viajes cambiará eso, no te preocupes. Bueno, vamos a Pueblo Sosiego.

Chimchar: ¿Qué hay en ese lugar?

Pierre: No hay gran cosa en ese pueblucho, está la típica tienda y centro Pokémon.

Haunter: También está la guardería Pokémon.

Pierre: Me da mal royo ese sitio.

Skugge rio al escuchar eso.

Skugge: ¿Qué pasa Pierre? ¿Te dan miedo unos Pokémon bebés que no saben ni andar?

Pierre sonrió al escuchar eso.

Pierre: No, esas cosas llenas de babas no es lo que me da miedo, sino... de donde vienen... tu ya me entiendes.

El pequeño primate, sin saber a que se referían, les preguntó.

Chimchar: ¿De dónde vienen?

Skugge lo miró.

Skugge: Ah, de ningún lado... solo aparecen y ya.

Los fantasmas rieron al escuchar al chico.

Rotom: ¿De verdad crees que esa es una buena explicación?

Skugge: Se que no, pero creo que aún no debe saber algunas cosas, no quiero que se traumatice tan pequeño, aún no es ni un Monferno. Podemos esperar unos años para decírselo.

Haunter: ¿Traumatizarle? ¿Cómo?

El chico sonrió de forma un poco malvada.

Skugge: Solo necesito 3 palabras.

Haunter: A ver, dilas.

Skugge: ¿Seguro?

Haunter: ¡Claro! Además estoy muerto, no puedo traumatizarme más, o eso creo.

El muchacho lo miró por unos segundos.

Skugge: Bueno, tu lo has querido, voy a decir las 3 palabras que te traumatizarán durante el resto de la eternidad.

Haunter: Venga, cacho carne, ¡traumatízame!. 

Skugge: Wailord y Skitty.

A Haunter le vinieron horribles imágenes y tras eso, movió varias veces su cabeza, intentando sacar de su mente esas perturbdoras imágenes.

Mientras tanto el chico se carcajeó bastante ante la reacción del Pokémon fantasma.

Chimchar: ¡Oye! No habléis como si no estuviera delante. Además, ahora que no queréis decírmelo, tengo más ganas de saberlo.

Skugge suspiró y miró al Pokémon de tipo fuego.

Skugge: Mira, vamos a hacer un trato ¿vale? Tu olvidas este tema un tiempo y yo... eh... pues... no se me ocurre que ofrecerte, sinceramente... -Pensó unos momentos- ¡Ah! Ya se, te dejaré dormir en mi cama.

Chimchar: Pero... si ya lo hago.

Skugge: Mierda... -Susurró- Pues ¿Qué tal si te dejo leer mis libros?

Chimchar sonrió un poco, de forma juguetona.

Chimchar: También lo hago.

Skugge observó al pequeño primate con un gesto serio.

Creo que estoy siendo demasiado bueno, no es propio de un ladrón de mi categoría.

Los Pokémon fantasmas empezaron a reír ante esto.

A Chimchar se le ocurrió una idea.

Chimchar: Ya se lo que quiero.

Skugge: Mientras no hagas más preguntas sobre este tema en unos años, pide lo que quieras.

El Pokémon simio miró al chico por unos momentos.

Chimchar: Quiero que estés un tiempo sin robar nada.

Skugge: ¿Exactamente cuanto?  ¿1 hora? 

Chimchar: Yo había pensado en 1 semana.

Los Pokémon fantasmas se horrorizaron ante esa petición.

Haunter: ¿Una semana sin robar? Eso no puede ser.

Pierre: No sabes lo que pides, nos quedaremos sin comida ¡y moriremos de hambre!

Rotom sonrió levemente, haciendo que su cuerpo brillara un poco.

Rotom: Bueno, tampoco pasará nada, nosotros no tenemos que preocuparnos por "morirnos de hambre" -Imitó el tono exagerado del Gastly- y así quizás pueda conseguir un trabajo o algo.

Skugge: Bueno, no veo porque no, a lo de la semana, a lo del trabajo... mientras no sea cosas de oficina, me lo pensaré.

Chimchar: ¿Trabajo de oficina?

Skugge: Oh, es la cosa más aburrida del mundo, antes de trabajar de eso prefiero ver un combate entre un Metapod y un Kakuna, es mucho más interesante.

El muchacho observó a Chimchar.

Skugge: Esa semana sin robos ¿Cuándo empieza?

Chimchar sonrió.

Chimchar: Bueno, después de que regresemos a casa del concurso.

Skugge: ¡Trato hecho!


Un rato después, se encontraban llegando a las ruinas que se encontraban a unos escasos metros de las ruinas.

Skugge: Bien, seguidme la corriente. -Comentó mientras veía a un guardia patrullando la zona.

El muchacho se acercó a este con bastante tranquilidad.

Skugge: Buenas, soy uno de los científicos que trabajan para el profesor Serbal, vine a recoger unas muestras de terreno, para datarlo y saber su antigüedad.

El guardia observó la bata de laboratorio que siempre llevaba puesta y asintió, dejando pasar al muchacho y a los Pokémon que les acompañaban.

Perdone -Comentó el guardia al observar a los Pokémon- 

Skugge: ¿Si?

Guardia: ¿Es necesario que sus Pokémon entren con usted?

El muchacho asintió y miró al guardia de forma solemne.

Skugge: Es indispensable, ya que cada uno cumple un papel crucial en esta investigación, verá estos Pokémon fantasma ,que casi seguro que podrá ver flotando a mi lado, pueden ver el pasado y su capacidad de poder atravesar la materia me resulta extremadamente útil para estas ruinas, ya que como usted sabrá, es casi como un laberinto.

El guardia asintió y Skugge continuó hablando.

Skugge: Y mi pequeño amigo de aquí, es esencial para alumbrar el oscuro interior de las ruinas. Como ve, cada uno es una pieza fundamental de este trabajo científico.

Guardia: Está bien señor, perdone, no sabía que fueran tan importantes.

Skugge: No se preocupe ¿Podemos pasar?

El hombre asintió y tras eso entraron en las ruinas Sosiego.

El lugar se notaba antiguo, de una época anterior a cualquiera de los que hoy pisaban su suelo existieran, se podía respirar el aire cargado de moho que seguramente se formó por la apertura de la puerta que custodiaba objetos que se quedaron descolocados, en un tiempo muy posterior a su fabricación.

Skugge: Bueno chicos, debemos tratar este lugar con el respeto que se merece, no toquéis nada que no sea necesario.

Haunter: Está bien, pero antes debo preguntarte algo.

El muchacho observó al Pokémon fantasma flotar.

Haunter: ¿Qué tipo de baya o hierba revivir te has fumado para decir que los fantasmas vemos el pasado?

Skugge empezó a reír mientras bajaba una de las escaleras que conducían a un nivel inferior de las ruinas.

Skugge: Sabes que no soy como esa chica de Ciudad Vetusta que trafica con hierba revivir de dudosa procedencia o los de Pueblo Caelestis, simplemente he improvisado. -Sonrió- Bueno, ahora si, a robar.

Bajaron y pudieron observar varios objetos tirados en el suelo, los cuales pronto fueron recogidos por los Pókemon fantasmas.

Rotom: ¡Oh! Una Pepita, con esto podré comprarme un televisor de plasma.

Pierre rió ante ese comentario y tomó del suelo algunos objetos.

Pierre: Bueno, una piedra fuego, trueno y agua. Esto se vende por una pasta.

Skugge sin embargo caminó acompañado del primate, hacia un objeto enterrado casi del todo.

Chimchar: ¿Vas a robar eso?

Skugge: Por supuesto, una vez tenga esta, ya las tendré todas.

Chimchar: ¿Una? ¿Quieres decir que tienes más como esto?

Skugge: Si, tengo 7 más y esta es la ultima, creo.

Chimchar observó la superficie rosada del objeto, el cual parecía extrañamente intacto, como si los años no hubieran afectado el material del que estaba hecho.

El muchacho la desenterró por completo y quitó la tierra de encima. Una inscripción podía leerse grabada en unas letras doradas.

El Pokémon observó lo que ponía en ella, aunque no pudo entender lo que ponía en esta, por el lenguaje antiguo en el que estaba escrito.

Chimchar: ¿Qué pone ahí?

Skugge sonrió.

Skugge: Está escrito en un lenguaje antiguo así que es normal que no lo entiendas.

Chimchar: ¿Y como lo puedes leer tu si es un lenguaje antiguo? 

Skugge suspiró levemente.

Skugge: No tengo ni idea, es una de las cosas que no recuerdo de mi pasado, no recuerdo como lo entiendo, pero de alguna manera, lo entiendo, pero bueno, en esta tabla pone lo siguiente: "El legítimo portador de una tabla recibe poder de dicha tabla"

Chimchar: ¿Y que significa eso?

El muchacho se levantó y miró a su alrededor.

Skugge: Significa que ahora poseo todo el poder del mundo y nadie va a poder detener mi secreto plan malvado de dominación mundial.

Un gesto de confusión se hizo notar en la cara del pequeño primate.

Skugge empezó a reír.

Skugge: Bromas a parte, tengo una ligera idea de lo que significa, aunque podemos hablarlo cuando volvamos a casa.

El Pokemon asintió.

Skugge: Bueno chicos, podemos irnos.

Los espectros asintieron y se dirigieron hacia la salida, pero antes de que pusieran sus pies fuera de las ruinas, el muchacho observó unas escaleras, y algo le impulsó a bajar.

Skugge: Voy a ver si puedo encontrar algo más, ahora salgo chicos, no os metáis en muchos problemas ¿De acuerdo?

Los Pokémon asintieron y se dirigieron a la salida, el chico sin embargo, empezó a bajar por la escalera hacia una de las salas.

El eco de los pasos resonaba por el vacío lugar, pudo ver varios objetos antiguos por el suelo, aunque realmente no le interesaban.

Tras un rato de búsqueda por las ruinas, y de perderse varias veces, consiguió llegar a una cámara que estaba buscando desde el principio.

La pequeña habitación estaba decorada con ladrillos marrones, seguramente ese no era su color original pero por el paso del tiempo quedaron en ese estado, en medio de esta se encontraba el tan familiar monolito de piedra con aquel poema antiguo tallado en la roca.

Skugge se acercó y comenzó a recitar las palabras que casi se sabía de memoria, aunque esta vez añadió alguna de su propia cosecha, ya que le parecía adecuado para su situación.

Skugge: Oscuro y perpetuo, miré a los ojos del ser carbón y este me observó.
Sus ojos son un árbol verde oscuro que en el silencio de la noche apareció.
Su melena blanca voló al viento, déjame preguntar, memoria de Sinnoh ancestral,
¿Dónde te puedo encontrar? Para contigo poder hablar. -Se sentó al pie del monolito haciendo que algo de polvo se levantara-
Déjame espiar, para a mi pasado recordar.
Déjame volar, para las memorias contemplar.
En tu compañía quiero estar, Pokémon que cruza el mar.
¿Tu isla lejos está? Cielo sin luna, ahí está.
Grato fui de su compañía, mas al volver a observar.
El Pokémon ya no está, y al Skugge original no vi más.


Tras eso, la sala volvió a su silencio habitual.
No pasó nada, así que tras unos minutos de silencio, el chico se levantó para dirigirse a la salida de la sala, aunque un leve sonido a sus espaldas le detuvo.

Se dio la vuelta para enfrentar lo que fuera que provocó ese ruido pero como esperaba, la sala se encontraba vacía.

Vio algo en el suelo, a medio enterrar que juraría que no estaba ahí cuando entró por primera vez, aunque simplemente pensó que lo había pasado por alto, ya que sus ojos observaron la roca tallada desde un principio.

Skugge se agachó y tomó el objeto del suelo.

Skugge: ¿Una flauta? -Observó el antiguo instrumento- Y encima una muy rara. -Limpió la tierra y lo guardó en su mochila junto con la tabla- Menos mal que no pesa tanto como la tabla esa, si no me partiría la espalda en dos. -Pensó- Bueno, quizás pueda venderla como un objeto único o algo, aunque primero quiero investigar más sobre esta cosa.

Caminó fuera de las ruinas para encontrarse con sus compañeros.

Skugge: Bueno pues ya he terminado, podemos irnos a Ciudad Corazón.

Pierre lo observó con una sonrisa.

Pierre: ¿Qué has robado mientras estabas solo?

Skugge: Nah, una flauta antigua, no se si valdrá algo, pero por lo menos podré usarla para mi investigación.

Haunter: ¿Me dejas verla?

Skugge: Claro, aunque cuando estemos más tranquilos y lejos de ese guardia.

Tras despedirse del guardia, de la forma más natural posible y tratando de no levantar sospechas, caminaron de vuelta hacia pueblo Sosiego, para comer algo antes de dirigirse hacia ciudad Corazón.

Mostrar Nota del Autor:
¡Buenas! Tras unos meses bastante estresantes y movídos por los estudios, por fin os traigo el capítulo 5, tenía planeado terminarlo antes pero no pude.
Siento la espera y espero que lo hayáis disfrutado.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#11
                                                                                                                                      Capítulo 6:
                                                                                                                                     El Concurso


Skugge y los demás siguieron caminando por la ruta 209 hasta que llegaron a Ciudad Corazón, no iban con ninguna prisa ya que el concurso se celebraría al atardecer, así que tenían planeado que Chimchar viera el lugar, que era bastante acogedora, su clima era templado y contaba con muy buen ambiente.

Las calles estaban llenas de gente y de Pokémon despreocupados, cosa normal en la ciudad.

Mientras se encontraban caminando por las calles, intentando contener los impulsos de robar a todas esas personas, se dirigieron hacia una de las varias fuentes de agua que se encontraban por la ciudad.

Skugge: Podemos hacer un poco de turismo hasta que sea la hora ¿Qué queréis ver?

Chimchar Observó una casa con el tejado verde a una cierta distancia.

Chimchar: ¿Qué es ese lugar?

Haunter flotó cerca del primate.

Haunter: Ah, eso es la Pokochería, es un lugar bastante tranquilo donde podemos robar dulces.

Skugge rio ante ese comentario.

Skugge: Realmente solo los robamos las primeras veces, pero fueron muy amables y nos regalaron una cosa para poder hacerlos nosotros mismos.

Rotom: ¿Podemos ir? Para que Chimchar, y yo de paso, pueda probar los Pokochos.

Pierre: ¡Eh! yo también quiero.

El muchacho asintió.

Skugge: Venga, vale. Quizás hasta me anime y pruebe alguno.

El único ente que contaba con manos rio al escuchar el comentario del chico.

Haunter: ¿Recuerdas que son solo para Pokémon ¿no?

Skugge: Pues a mi me gustan, tienen buen sabor. Además no pone en ningún lado que solo lo podáis comer vosotros, eso es racismo... de algún tipo. -Sonrió-

Pierre: Claro, racismo Pokemonal, ¿no te das cuenta Haunter? Yo no te tenía como ese tipo de Pokémon.

Todos rieron y tras eso caminaron hacia el establecimiento, se sentaron en una de las mesas que se encontraban fuera y el muchacho tomó una carta con varias opciones de dulces.

Skugge: ¿Cuál queréis? -Dijo mientras dejó la carta plastificada encima de la mesa para que todos pudieran verla.

Rotom: Creo que yo tomaré uno amaracido.

Pierre y Haunter casi al unísono pidieron los suyos.

Pierre: Yo quiero uno seco.
Haunter: Yo quiero uno seco.

Ambos rieron al notar que lo dijeron a la vez.

Skugge observó al primate y le acercó la lista para que pudiera elegir.

Chimchar observó los diferentes dibujos, y uno de ellos le llamó especialmente la atención.

La foto mostraba un pequeño dulce de color rojo y rosado, y al verlo, Skugge sonrió.


Skugge: Ah, así que quieres un picandulce, está bien aunque puede que como eres tipo fuego, después no puedas parar quieto por el calor del picante.

Chimchar asintió y miró curioso al chico, para saber que escogería el.

Skugge, una vez que todos eligieron, miró la carta.

Skugge: A ver, el picante me sienta fatal, lo amargo... está muy amargo y no me gusta, aunque puede que como un matiz en otro sabor no diré que no... -Pensó un momento- Creo que tomaré un dulseco.

Un rato después, todos terminaron de comer y comenzaron a hablar.

Haunter: Y así fue como un Garchomp se comió a mi equipo Pokémon.

Chimchar: ¿Y que pasó después?

Haunter: Ah, pues si no recuerdo mal, me comió a mi también, tras eso fui un Gastly como Pierre, pero más guapo, por supuesto. -Rio- Y después, cuando te conocimos, evolucioné mientras robamos una casa ¿Te acuerdas?

Skugge sonrió recordando eso.

Skugge: ¡Por supuesto! Ocurrió en el momento justo para poder robar la primera televisión de Rotom, ya sabéis esa que se veía en blanco y negro.

Haunter continuó hablando.

Haunter: Pero bueno, realmente fue culpa mía que me comiera, después de que intenté enfrentarle con Pokémon muy poco entrenados, intenté luchar contra ese bicharraco a puñetazos.

Skugge: ¿Seguro que fue por eso? Yo recuerdo otra cosa. -Sonrió-

Haunter: Bueno, supongo que también influyó el hecho de que intenté ligarme a la entrenadora... Pero eso es el pasado y ya tengo perdonado al Garchomp y a esa chica.

Pierre: Cosas que pasan todos los días, te levantas una mañana y terminas muerto y siendo un Pokémon -Comentó mientras reía- 

Ante ese comentario, Skugge recordó una pagina sobre mitología que había leído hace tiempo.

Skugge: Oye pues una vez leí que un chico terminó siendo un Kadabra y que los Kamask son los espíritus de gente muerta.

Pierre: Obviamente, no van a ser los espíritus de gente viva ¿no? -Rio-

Chimchar: ¿Eso puede pasar? Quitando el caso de Haunter, claro.

Skugge asintió.

Skugge: A ver, no creo que sea algo que pase cada día, pero según unos libros de la biblioteca de Ciudad Canal, antiguamente los Pokémon y los humanos no éramos tan diferentes, creo que no había diferencia entre humano y Pokémon, pero el tiempo pasó y los humanos evolucionaron de una forma diferente. Seguramente sea una historia convertida en leyenda por alguien que vio a algún Pokémon usando transformación y copiándole la apariencia a un humano, así que no creo que sean más que cuentos antiguos y malinterpretaciones.

Chimchar: Vaya, eso es muy interesante.

Skugge: Pero tampoco me hagáis mucho caso porque solo lo miré de pasada, mientras buscaba leyendas de la región para mi investigación.

Rotom: Por cierto ¿Cómo vas con eso?

Skugge: Pues bastante bien, aunque ahora tengo que ver donde coloco la flauta rara que encontré en las ruinas, pero tengo la última tabla, así que casi tengo todo terminado, sinceramente estar en un lugar tan tranquilo como el bosque me ayuda a ponerlo todo en orden, o como creo que es.

Chimchar se acercó un poco para escucharle mejor, ya que creía que sería interesante escuchar más sobre ese tema.

Chimchar: ¿Para que son esas tablas?

Skugge: Tengo una teoría, mira, en todas ellas había un mensaje grabado, si los ponemos en orden vendrían a decir algo como esto.

El muchacho tomó una pequeña libreta y comenzó a leer lo que tenía escrito en esta.

Skugge: La primera que encontré decía, "El Original respiraba en solitario antes de que llegara el Universo", la segunda tabla, y supongo que casi todas las demás, parecen ser que creadas a raíz de la creación del Universo, ya que dice "Cuando el Universo fue creado, sus fragmentos formaron esta tabla", en la tercera dice algo muy interesante: "El poder de los gigantes derrotados se encuentra en esta tabla".

Pierre: ¿Gigantes? ¿Qué gigantes? Yo no he visto ninguno por aquí.

Skugge: Es que si vieras alguno por aquí estaríamos muy jodidos ¿sabes? -Empezó a reír-

Pierre: Eso es verdad -Sonrió-

Skugge: La cuarta dice algo... extraño, pero creo que tengo la respuesta a eso, en esta tabla está escrito lo siguiente: "Dos seres, uno del tiempo y otro del espacio, se liberaron del original", tras eso, la quinta tabla que encontré decía esto: "Tres seres nacieron para unir el tiempo y el espacio"

El muchacho observó a los Pokémon.

Skugge: ¿Habéis visto la estatua rara que está en ciudad Vetusta? Creo que representa lo que pone en la siguiente tabla: "Tres seres nacieron para unir el tiempo y el espacio", esa criatura extraña representa la unión de esos 2 Pokémon, el primero del tiempo y el otro del espacio, creando el "espacio-tiempo" como algo ordenado y estable.

El muchacho se levantó de la silla.

Skugge: Bueno, os diré el resto cuando volvamos a casa, tampoco quiero que os duela la cabeza antes del concurso.

Chimchar: Yo no la he visto, creo, solo pisé la ciudad cuando robamos la casa esa.

Skugge: Ah si, la del tipo que le dejaste el cuenco y una cuchara para que pudiera desayunar. -Rio- Bueno pues te llevaré a verla, no te preocupes, bueno chicos ¿estáis listos?

Todos asintieron y se dirigieron hacia el Auditorio.

Una vez dentro prepararon todo lo necesario para que la actuación saliera lo mejor posible.

Chimchar iba vestido con un esmoquin de color negro, el cual se ajustaba bastante bien a su tamaño, decorado con una flor de color amarilla.


Rotom: ¿Cuándo robaste esto?

Skugge: Hace unos minutos, a un tipo a unos cuantos cuartos más allá -Sonrió- Además tengo que practicar para robar el premio.

Pierre: A ti no te hace falta practicar para eso -Empezó a reir-

Haunter: ¿Y que nos pondrás a nosotros?

Skugge: Pensé en algo simple, pero que creo que puede funcionar.

Tras unos momentos los fantasmas tenían unas máscaras de calaveras sobre su rostro.

Pierre: Jaja, ¡mola! -Dijo mientras se miraba en uno de los espejos-

Rotom: La verdad es que es un poco básico, pero está bien.

Haunter: Está para morirse

Todos rieron y observaron al chico.

Chimchar: Skugge ¿Qué vas a llevar puesto tu?

Skugge sonrió mientras se quitaba su bata, para remplazar esta por otro esmoquin, de color blanco.

Skugge: ¿Qué tal?

Haunter: Oye, pues para ser un trozo de carne andante te queda muy bien.

El muchacho recordó algo y se dio un suave golpe en su frente.

Skugge: ¡Ah! Casi se me olvidaba esto. -Tomó uno de los dos guantes blancos que estaban por ahí y se los puso- Mirad chicos, ahora soy literalmente un ladrón de guante blanco.

Los Pokémon rieron por la broma y tras eso, le explicaron que tenía que hacer a Chimchar durante el concurso.

Haunter: Aunque si te pones muy nervioso y no puedes pasar la prueba de baile, puedo poseerte y bailar por ti. -Sonrió-

Chimchar agitó su cabeza de forma energética.

Chimchar: No hace falta, gracias Haunter. Además, sería trampa y eso no está bien.

Skugge empezó a reír al escuchar ese comentario.

Skugge: Es verdad Haunter, eso sería hacer trampa y está mal, vosotros lo que tenéis que hacer es distraer a todos mientras yo robo el dinero. Es mucho mejor que hacer trampa en un concurso... -Sonrió- Bueno, pasadlo bien, yo intentaré robarlo lo más rápido posible para veros actuar.

Todos asintieron y caminaron hacia el escenario.

El chico, por su parte, una vez que terminaron las presentaciones de los demás concursantes, cosa que no le interesaba para nada, se dirigió hacia la parte trasera del Auditorio, caminando por varios pasillos hasta que encontró una puerta custodiada por dos policías. 

Se detuvo delante de estos y, con bastante naturalidad, comenzó a hablar con ellos.


Skugge: Buenas tardes.

Policía 1: Buenos días, señor ¿Sabe que esto es un área restringida?

Skugge: Por supuesto, lo sé muy bien.

El segundo Policía que estaba en la derecha, habló.

Policía 2: Entonces ¿Por qué está aquí, señor?

Skugge: Bueno, necesito asegurarme de que el dinero del premio se encuentra a salvo e integro dentro de esa puerta.

Policía 1: Oh, no se preocupe señor, lo tenemos bien vigilado.

Skugge: No es que dude de su capacidad como agentes de la autoridad pero me informaron de que entre el público está uno de los mayores ladrones de Sinnoh, el mismísimo Skugge, y bueno, sabiendo su historial delictivo, toda precaución es poca ¿saben? Por eso me enviaron desde la central para asegurarme de que no lo roba.

Los policías lo observaron con cierta confusión hasta que uno de ellos rompió el silencio.

Policía 1: Discúlpenos señor, pero no conocemos a ese tal Skugge del que nos habla ¿Podría explicarnos con que tipo de persona tratamos?

El muchacho asintió.

Skugge: Por supuesto, verán se trata de un ladrón, que roba las casas de los habitantes de esta región, incluso se rumorea que robó objetos valiosos de las ruinas Sosiego hace poco y sospechamos que, como está por el área, pueda robar el dinero del premio, como medida de seguridad me mandaron a que diera la orden de que fuera a comprobar personalmente. -Observó a los agentes- Por cierto ¿Necesitan ver mis acreditaciones o algo? 

Los agentes asintieron, en respuesta el muchacho enseñó una acreditación, falsa, por supuesto, en la cual nombraba al señor "S. K. Ugge" como miembro de apoyo de las fuerzas del orden de la región.

Un silencio incomodo se hizo presente en el pasillo.



Los Pokémon por su parte comenzaron con su parte en el concurso, todos mostraban sus accesorios, cada uno más llamativo que el anterior, quizás fue por la simpleza del vestuario de los amigos de Skugge que llamaron la atención de los jueces, sin colores pretenciosos ni un vestuario muy sobrecargado.

Chimchar: Creo que les gustó nuestra ropa, chicos.

Los Pokémon fantasmas asintieron.

Pierre: Eso parece, es normal, tenemos mucho mejor estilo que esos otros Pokémon que parecen payasos de circo con tantos colorines. -Sonrió-

Pierre: Cierto, jaja, solo míralos, parece que juntaron un montón de colores y accesorios sin ningún sentido.

Rotom: Quizás sus entrenadores no sepan combinar colores, o a lo mejor son daltónicos y no ven bien los colores.

Todos rieron mientras esperaban que la siguiente fase empezara.


El silencio se rompió en el pasillo por uno de los policías.

Policía 1: Parece que está todo en orden señor, puede pasar, aunque ¿Puede describir la apariencia del criminal? Estando usted aquí podemos dejar nuestro puesto aquí para detenerle o por lo menos vigilarle mientras se encuentre entre el público. -Le devolvió su acretitación-

Skugge: Oh, por supuesto. Lleva una bata de laboratorio, gafas y su pelo, perdonen que lo diga, pero es muy raro.

Policía 2: Con una descripción así lo encontráremos en seguida, muchas gracias.

Policía 1: Claro, por cierto, aquí tiene la llave, cuando termine de revisar déjela puesta y cierre la puerta.

Skugge: Así lo haré, no se preocupen, vayan a detenerle.

Los Policías corrieron rápidamente hasta que se perdieron de la vista del muchacho y este ultimo entró en la habitación que contenía el premio.

Skugge: Dios, que tensión. Aunque tengo suerte de que se tragaron lo de la acreditación falsa. -Rio- Cada vez pienso con más fundamentos que la gente de esta región es muy cortita. ¿S. K. Ugge y Skugge no les suena parecido? Es el mismo nombre, solo que le añadí puntos entre dos letras. Y menos mal que no soy un ladrón conocido... -Soltó un suspiro de alivio-

El muchacho observó la gran cantidad de billetes que se encontraban encima de una mesa, en el centro de la habitación.

Skugge: Bueno, a robar se ha dicho. -Recordó la descripción que dio sobre si mismo a los guardias y se puso a pensar mientras robaba- Suerte que robé este traje, si no, habría salido bastante mal la cosa... -Metió el dinero en su vieja mochila-

Skugge: Oye, la de cosas que caben en esta mochila tan pequeña, es como si fuera magia o algo. Pero... tampoco es que me interese como funciona, mientras funcione me da igual.

Una vez robado todo, puso en su lugar fajos con billetes falsos, casi idénticos a los originales y caminó fuera de la habitación, cerrando la puerta con llave.

Skugge: Por cierto a parte de mi ¿habrá alguien entre el público vestido así? Si es así será un gran marrón para ese pobre -Sonrió- 

El chico caminó de vuelta hacia el escenario.

Skugge: Tuve suerte de no haber necesitado el viejo truco de las rocas... Bueno, lo haré en otro momento si la situación lo requiere.

Una vez allí, el concurso fue bastante bien, aunque no pudieron ser los primeros, aunque se quedaron en el segundo lugar para ser la primera vez que participaban, conseguirlo fue todo un logro para ellos.

Mientras repartían los premios, todos pudieron ver como dos agentes de policía arrestaron a una persona vestida con una bata de laboratorio, gafas negras y un pelo ciertamente extraño.

El chico intentó contener la risa lo mejor que pudo mientras le colocaban a Chimchar y a compañía unos lazos como símbolo de haber participado y tras eso salieron del Auditorio


Una vez fuera, observaron como esos dos policías llevaban a un hombre rubio detenido, el cual le resultaba bastante familiar a Skugge.

Skugge: Ah mierda, conozco a ese tío.

Chimchar: Skugge... ¿Qué le has robado?

Antes de que pudiera contestar, el sujeto que era custodiado por los policías se le podía escuchar gritar a la distancia.

Hombre: Os he dicho que no soy ese tal Skugge, ¡Me llamo Acromo! He viajado desde mi región hasta aquí, intentando darle una segunda oportunidad a Sinnoh desde que un malnacido me robó mi ropa y mi dinero, para ver la tecnología de esta región y de paso estos concursos ¿Y termino detenido? ¡No vuelvo a pisar este sitio!

Haunter: ¿De verdad le robaste la bata a ese tipo? -Empezó a reir-

Skugge: ¡Por supuesto! Necesitaba algo para hacerme pasar por un científico profesional y ese primo apareció en el momento oportuno. Además le hice un favor, su bata era horrible y la mejoré con algunos extras para quedármela yo.

Al ver a los policías, pensó en irse de ahí lo antes posible, así que miró a los Pokémon.

Skugge: Eh... chicos creo que será mejor que nos vayamos a otro lado hasta que la pasma se vaya.

Pierre: De acuerdo, por cierto ¿tienes el dinero?

Skugge sonrió.

Skugge: Que va, me lo robó un ladrón. -Empezó a reír- Claro que lo tengo, pero no puedo decirte exactamente cuanto tenemos porque aún no lo conté.

Rotom: Bueno, lo haremos en casa.

Haunter: ¡Pero yo quiero saberlo ya!

Chimchar: Será más seguro contarlo en casa que ir enseñándolo por ahí ¿no?

Skugge: Si, es más seguro esperar. -Sonrió- Ya se te va pegando lo ladrón ¿eh? Acabas de pensar en que no nos pillen con el dinero en público, estás aprendiendo. 

El muchacho observó a los Pokémon.

Skugge: Por cierto, felicidades por haber ganado el concurso.

Chimchar: Bueno, quedamos segundos, así que no ganamos del todo.

Skugge: Pero tenemos el premio del primer puesto ¿no?

Chimchar: Si, pero...

Skugge: Entonces sois los primeros, para mi por lo menos -Sonrió-

Todos caminaron por la ciudad que ya era iluminada levemente por las farolas, contrastando la oscuridad de la noche que poco a poco iba ganando terreno, mientras buscaban un lugar apartado para prepararse para volver a casa.

Mostrar Nota del Autor:
¡Buenas! Espero que os haya gustado el capítulo. Seguiré preparando los borradores de los siguientes para poder subirlos en cuanto pueda. ¡Un saludo!
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#12
Capítulo 7:

"La Estatua de ciudad Vetusta"
 
Se encontraban en uno de los callejones, la oscuridad empezaba a cubrirles y casi ningún habitante de la ciudad se encontraba por la zona, cosa que era lo mejor para ellos, ya que querían desaparecer sin dejar rastro una vez cometido el robo del concurso y quizás que un grupo de 5 desaparezca en un instante sería bastante sospechoso.

Skugge: ¿Estáis listos para volver a casa, chicos?

Chimchar, que se le notaba bastante cansado tras el concurso, asintió.

Chimchar: Si, yo... estoy listo. -Dijo bostezando un poco-

Los demás asintieron, también algo cansados, y tras unos segundos se encontraron frente las puertas de la casa del muchacho.

Una vez entraron, Skugge dejó su mochila sobre la mesa, aliviando su espalda, ya que la mochila pesaba bastante con todo el dinero y las demás cosas dentro.

Skugge: Por fin llegamos a casa, mi espalda me iba a denunciar por sobreexplotación. -Rio- 

Los fantasmas rieron también y se acercaron a la mochila.

Chimchar, sin embargo, caminó hacia la cama, ya que tenía más interés en dormir que en contar el dinero.

El chico, al ver eso observó a los entes.

Skugge: Chicos, ¿Qué tal si vamos un momento a la la mansión para contarlo? Así podemos dejarle descansar.

Rotom: Ah claro, sin problemas.

Pierre: Si, terminemos esto rápido que quiero dormir.

Haunter: Si por favor, quiero descansar desde hace 2 vidas.

Todos se despidieron del primate y desaparecieron junto con el chico.

Casi media hora después, Skugge volvió caminando desde la mansión, los fantasmas le habían ofrecido llevarle pero este prefirió volver caminando hasta su casa, ya que ellos también se encontraban algo cansados.

Skugge: Bueno, ha sido un día muy completo... Robos arqueológicos, pokochos, concursos, más robos... creo que ha sido productivo. -Bostezó mientras observaba como la suave luz de la luna se filtraba entre las hojas de los antiguos arboles- Lo bueno es que tengo un traje nuevo y bastante dinero. -Recordó la cifra y sonrió- 

Skugge: Con todo lo que robamos podremos estar tranquilos unos cuantos meses, además de comprar cosas para reparar la mansión y seguir con mi investigación.

Una vez llegó, cerró la puerta y caminó lo más silenciosamente que pudo hasta su estantería para tratar de llenar algunos huecos en su investigación antes de dormir.

Comenzó a escribir en su cuaderno.

"Tres seres nacieron para unir el tiempo y el espacio."

Skugge: ¿Qué seres pudieron tener el poder suficiente para poder unir algo tan enorme como el tiempo y el espacio? ​​-Pensó por un rato, aunque no podía imaginar a tales Pokémon, así que leyó la siguiente inscripción que encontró en una de las tablas-
"Dos crean la materia y tres crean el espíritu para dar forma al mundo."

Supongo que los dos que crean la materia son los mismos del tiempo y del espacio, ya que del espíritu no se puede crear materia, o eso creo.

Tres crean el espíritu para dar forma al mundo. -Observó el techo de su casa, ya que cuando no se le ocurría nada elevar su cabeza parecía que le ayudaba a resolver alguna duda- El espíritu... bueno, no creo que se refiera al alma como tal, como la mía, la de Haunter o la de Chimchar por ejemplo. -Bostezó y antes de quedarse dormido, un pensamiento llegó a su mente- ¿Energía? ¿O alguna forma de esta? 

Bueno, no tengo ni idea, así que solo hay un lugar donde puedo encontrar la información.

Tomó un mapa que se encontraba entre sus tantos libros y lo comenzó a consultar para trazar una ruta corta hasta ciudad Canal.

Tras unos minutos se dio cuenta de algo sobre ese mapa.

Skugge: Como sospechaba... He estado mirando el mapa del revés todo este tiempo.

Lo giró correctamente y observó una posible ruta para llegar a su destino.
​​​​​
Skugge: Quizás si vamos desde la ruta 211 por el agua podríamos llegar en unas horas, de todos modos esa ciudad tiene un puerto y es más rápido que bajar a ciudad Jubileo... Aunque me falta un medio de transporte para ir por el agua.

Como veía que era cuestión de minutos que se quedara dormido, dejó su cuaderno y y el mapa sobre la mesa.

Se quitó su traje para después dar unos cuantos pasos hasta la cama.

El muchacho se metió bajo la manta que cubría la cama y al Pokémon que se encontraba dormido a un lado.

-Bueno, ya pensaré en lo del transporte mañana, ahora no sirve de nada preocuparse, ¿y quien sabe? Quizás pueda improvisar una barca o algo. -Tras pensar eso dejó que el sueño le venciera-


Una vez que el sol salió, el Pokémon salió de la casa para ir a buscar algo de comer, ya que tenía algo de hambre.
Caminó un rato, atravesando los arboles que trataban de impedir que avanzara y encontró un arbusto con varias bayas, tomó algunas y dejó el resto en la planta, ya que otros podrían necesitarlas.

Bostezó un poco, ya que hacía unos escasos minutos se encontraba cómodamente dormido en la cama y caminó de regreso, aunque no encontró el camino.

Eso era extraño, ya que a esas alturas, conocía ese bosque como la palma de su pata.

Siguió caminando por donde creía que era la dirección correcta que lo llevaría de vuelta, pero al ver que no podía encontrar su tan familiar hogar, trató de gritar por si algún casual alguien le podía escuchar y llevar de vuelta.

Aunque eso no fue tan buena idea como creyó al principio, ya que los gritos del pequeño Pokémon llamaron la atención de otros, que hacían de todo, menos ser de ayuda para nadie.

En un abrir y cerrar de ojos se encontraba corriendo lo más rápido que sus cortas piernas podían, hasta que se encontraba acorralado.

Los otros Pokémon le rodearon y saltaron hacia el, con la intención de que fuera su desayuno.


Tras eso Skugge se despertó.

Su corazón se aceleró y miró a su lado, para encontrar a Chimchar que se encontraba a su lado, aún dormido.

Sin importarle mucho esto ultimo, lo tomó le dio un abrazo, bastante más tranquilo.

-Menos mal... solo fue un sueño raro. -Pensó un momento- Bueno, como todos mis sueños. -Suspiró aliviado de que, al contrario que en el sueño, el Pokémon siguiera bien-

Chimchar se despertó y al ver que el muchacho le estaba abrazando, lo observó algo confundido.

Chimchar: ¿P-pasó algo? ¿Estás bien? -Dijo extrañado-

Skugge al escucharle asintió con su cabeza.

Skugge: Si, solo soñé que te comían unos Sableye, nada por lo que preocuparse.

Chimchar: Bueno, como yo era al que comían... creo que tengo derecho a preocuparme ¿no? -Sonrió un poco-

Skugge: Bueno, supongo que si. -Empezó a reír-

Chimchar: No creo que me coma nadie, no te preocupes.

Skugge: ¡Más te vale!

Ambos rieron y se levantaron para preparar el desayuno.

Skugge: Ey Chimchar ¿Soñaste algo?

El primate asintió.

Chimchar: Si, sobre el concurso.

Skugge: Ah, genial. Cuéntame un poco más. -Dijo mientras dejaba los platos sobre la mesa-

Chimchar: Pues soñé que estábamos de nuevo en el concurso y que volvíamos a ganar.

Skugge: Ah, pues muy buen sueño... Ojalá volver a ese momento y robar el dinero otra vez, así tendríamos mas dinero todavía -Rio-

Chimchar: Bueno, robos a parte... ¿Qué haremos hoy?

Skugge: Lo primero y lo más importante, desayunar, y después iremos a ver la estatua que está en ciudad Vetusta, quizás las inscripciones que tienen sus placas me ayuden en la investigación.

Chimchar: Genial... Y supongo que robarás algo de paso ¿Verdad?

Skugge: No lo descarto, pero no todo en la vida es robar... además tenemos bastante dinero como para llamar la atención con algunos robos insignificantes. 

Se sentaron y empezaron a desayunar, era bastante variado, bayas, algo de leche y algo de miel eran solo unas de las cosas que se encontraban encima de la mesa.

Mientras desayunaba, el muchacho recordó sobre la ruta que trazó la noche anterior.

Skugge: Por cierto, si todo sale bien después de ver la estatua y tomar algunas notas, iremos a Ciudad Canal.

Chimchar: ¿Qué haremos allí? 

Skugge: Nada, tengo ganas de robar un barco y ser un pirata. Ir asaltando barcos, buscar tesoros y esas cosas. -Dijo en un tono bastante serio para después empezar a reír- Bueno, ahora en serio, tengo que buscar información a la biblioteca.

Chimchar: Bueno... lo de los piratas sonaba mejor que ir a la biblioteca. -Sonrió-

Una vez terminaron, Skugge volvió a ponerse su habitual bata y salieron de casa, rumbo a la mansión.

Antes de llegar pudieron observar a una niña, tras los arboles que normalmente impedían el paso al jardín del edificio.

Skugge: Oh, ¿es uno de los fantasmas de los antiguos propietarios? Es raro, suelen estar más activos en verano.

Chimchar escuchó como esta lloraba.

Chimchar: Um... ¿Seguro que es un fantasma? 

Skugge: A ver, no lo sé, voy a preguntarle.

El chico se acercó a la pequeña niña.

Skugge: Hola, eh... no llores... Una pregunta ¿Eres un fantasma?

Chimchar: ¡Skugge!

Skugge: ¿Qué?

Chimchar: Ten un poco más de tacto, está llorando. Tranquilízale y ya después le preguntas si es un fantasma o no.

El chico asintió.

Skugge: Tienes toda la razón, disculpa. -Se acercó a la niña- ¿Por qué lloras?

La chica miró al muchacho y al Pokémon.

Niña: E-eh... yo... me quedé atrapada aquí y... no sé como salir.

Skugge: Ah, no te preocupes, yo te ayudaré a salir, pero primero ¿Qué haces aquí? ¿No sabes que esta mansión está llena de peligrosos fantasmas?

Chimchar: Bueno... peligrosos no es la palabra... -murmuró-

Niña: Y-yo... quise demostrar que soy valiente frente a mis compañeros de clase, vine con ellos y uno de ellos usó corte para que yo pudiera pasar y... cuando quise volver... ellos ya no estaban y los arboles volvieron a crecer, dejándome atrapada aquí.

Skugge: Bueno, te voy a decir un secreto que tus padres no quieren que sepas... puedes saltar perfectamente estos pequeños arboles y volver a casa, mira te lo demostraré.

El muchacho, sin mucha dificultad, saltó los pequeños obstáculos entre la chica y el bosque.

Skugge: ¿Ves?

La niña lo observó asombrada, ya que nadie le había dicho que podían saltar.

Unos minutos después la chica se encontraba ya libre de aquellos diabólicos arboles que le impedían volver a su casa, tras eso se despidió y se fue corriendo fuera del bosque.

 Skugge: Bueno, buena acción del día hecha.

Chimchar: Si, seguro que estarán preocupados por ella.

Skugge: Si resulta que no es un fantasma.... -Rio-

El Pokémon observó los arboles.

Chimchar: ¿Cómo de rápido pueden crecer para que no te dejen volver a salir si cortaron uno?

Skugge: Ah, no lo sé, será que la mansión está maldita y por eso crecen tan rápido... 

Al escuchar la palabra "maldita", los tres entes aparecieron ante Skugge y Chimchar.

Pierre: ¿Alguien dijo maldito? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Por qué? 

Haunter: Relájate Pierre, solo fue una broma.

Pierre: Ah... ¡maldición! -Se pudo escuchar el sonido del ataque maldición una vez que el ente dijo la palabra-

Rotom: Vaya dos... -Observó al chico- ¡Hola!

Ambos saludaron a los espectros.

Skugge: Chicos, hoy quiero ir a Ciudad Canal, aunque primero pasaremos por la estatua de ciudad Vetusta para tomar algunas notas ¿Os apuntáis? 

Los entes asintieron y tras eso, comenzaron a seguir al muchacho y al primate.

Una vez que salieron del bosque, caminaron por las calles de la ciudad, aunque no estaban acostumbrados a verla de día.

Avanzaron hasta la estatua de bronce, mientras subían por las escaleras.

Caminaron hacia el frente de la estatua, la cual era una fusión de dos extrañas criaturas, una de forma cuadrúpeda y otra bípeda, con joyas en partes de su cuerpo.

Chimchar: Vaya... -Observó asombrado la estatua-

???: Así que esta es la estatua del Pokémon de Vetusta...

Todos se giraron hacia la persona que dijo eso, para encontrarse con un hombre de pelo azul y peinado extraño, vestido con un traje grisaceo.

Skugge: Si, esta es. 

???: El espacio y el tiempo dan forma a nuestro mundo en una espiral entrelazada... Los Pokémon del Tiempo y del Espacio son venerados en Sinnoh... -Hizo una pausa- El mito de Sinnoh... hay que averiguar que tiene de cierto.

Skugge: Justamente yo estoy investigando sobre los mitos de la región y encuentro esta muy interesante.

El hombre observó al muchacho.

???: Curioso... ¿Puedes decirme que has averiguado sobre este mito?

Skugge: Varias cosas, incluso el origen de los seres que están en esta estatua, por cierto, soy Skugge.

???: ¿El origen de estos seres, dices? Me encantaría saberlo.

Skugge: Salieron de otro ser, al principio del Universo.

???: Y ese ser original que dices... ¿De dónde salió?

Skugge: Oh, de ningún lado, simplemente ya estaba ahí antes de que este Universo existiera.

???: Interesante... Pero ¿Qué tienen que ver estos seres con que este mundo sea como es?

Skugge: Según mis investigaciones una vez se separaron del ser original, empezó a existir el tiempo y el espacio, ellos, supongo, tienen el poder de controlarlo, y a su vez, modificarlo.

???: Fantástico, si descubres algo más, ven a verme, necesito toda la información posible sobre los mitos de esta región para que mi equipo y yo podamos llevar el progreso y la innovación a Sinnoh. -Dijo esto ultimo de forma monótona y plana-

Skugge: Por supuesto, aunque te advierto que mi información no es barata.

???: Es comprensible, ya que si inviertes energía en algo, esta te debe ser devuelta de alguna forma, aunque solo puedo ofrecerte dinero.

Skugge: Oh, creo que esta vez podré aceptar algo tan insignificante como el dinero -Sonrió un poco-

???: Bueno, cuando encuentres algo puedes encontrarme a mi y a mi equipo en ciudad Rocavelo, antes teníamos una división en Vetusta, pero por ciertas complicaciones tuve que volver a trasladarlos a Rocavelo, podrás encontrarnos en el edificio que se encuentra al norte de los meteoritos.

Skugge: Espera, ¿Hay meteoritos en Rocavelo?

???: Así es, cayeron hace poco, ciertamente tienen una energía curiosa, pero no son relevantes para mi o para mi equipo. 
Bien es cierto que tras el incidente con nuestro suministro energético, los usamos como abastecimiento para el edificio pero no son útiles mas allá de dar energía.
Una vez que estés en el edificio, pregunta por Helio y te recibiré, para escuchar tu información con mas detalle. 

Skugge: De acuerdo.


Helio se fue caminando, dejando al muchacho y a los Pokémon solos frente a la estatua.


Haunter: ¿Acabas de encontrar trabajo?

Skugge: Creo que si.

Chimchar: Ese tal Helio no me da buena espina, le noto algo raro.

Rotom: A ver, es verdad que guapo no es, pero tampoco puedes juzgar a nadie sin conocerlo primero.

Pierre: Es cierto, muy mal Chimchar. Por cierto ¿Habéis visto su pelo? De todos los colores del mundo ¿Porqué decidió ponérselo en azul?

​​​​​​Skugge: Bueno, es verdad que no lo queda bien. -Rio- pero no pensemos en este tío ahora, vamos a ver las inscripciones de la estatua, quizás pueda aclararme algunas cosas.

Observaron las inscripciones, aunque se podía observar como las placas que mostraban el texto habían sido arrancadas hace relativamente poco.

Chimchar: Parece que han arrancado algo de aquí.

Skugge: Si, habían unas placas descriptivas en idioma moderno de lo que ponía, ya que la inscripción original estaba en lengua Unown.

Haunter: ¿Lengua Unown? No es una lengua como... ¿del principio de los tiempos?

El chico sonrió al escuchar eso.

Skugge: No es tan antigua como "el principio de los tiempos" pero es bastante antigua... Están casi al nivel de antigüedad de las ruinas Sosiego, es mas, había algunas inscripciones allí pero, tampoco decían nada interesante.

Chimchar: ¿Y no sabes si puede haber otro sitio donde sepan que ponía en la estatua?

Skugge: Tendremos que buscar en la biblioteca de Ciudad Canal, y si no... quizás alguien de aquí sepa lo que ponía.

Observaron a un niño que se encontraba a un lado de la estatua.

Skugge: Eh, hola ¿Sabes si alguien conoce las inscripciones que estaban en las placas?

Niño: Claro, en esa casa hay un chico que sabe sobre ellas.

Skugge: Muchas gracias. -Miró a los Pokémon- Bueno vamos.

Unos minutos después ya se encontraban en la ruta 211.

Haunter: Que fumada lo de la inscripción.

Pierre: Ya ves... dos Pokémon fusionados en una estatua.

Chimchar: Oye, estuvo interesante... aunque estaban incompletas.

Skugge: Normal, son muy antiguas, aunque por lo menos tenemos información, tenemos el inicio de los nombres de esos Pokémon y que cree que existe una tercera inscripción... Pero bueno, ya estamos aquí.

Se encontraban en el puente más bajo de la ruta, este casi tocaba el agua.

Rotom: Me ha encantado como has pasado por completo de aquel montañero -Empezó a reír- 

Chimchar: Si, ha sido muy gracioso.

Skugge: Lo sé, tengo esa gracia natural -Rio-

Pierre: ¿Y que hacemos aquí?

Skugge: Pues simplemente pensé en que podemos ir desde aquí a ciudad Canal.

Haunter: ¿Iremos nadando?

Chimchar: Yo... no sé si podré nadar tanto

Skugge: Pensé en hacer un bote con la madera de este puente y quizás llegaremos pasado mañana al puerto de la ciudad.

Rotom: ¿Y por qué no nos teletransportamos directamente a la ciudad?

Skugge: Por la simple razón de que robamos hace nada el premio del concurso de Ciudad Corazón, si alguien nos vio desaparecer creo que podrían sospechar que aparezcan de la nada un apuesto científico y sus Pokémon en ciudad Canal.

Al escuchar lo de "apuesto" todos empezaron a reír hasta que un gran Pokémon salió de las aguas.

La cara de Skugge cambió al ver al gigantesco Pokémon.

Chimchar: ¿Qué le has hecho?

Skugge: Por favor, que mala reputación tengo... nada, solo...

El Pokémon acuático se acercó al muchacho.

???: ¡Skugge, deja de comerte a mis hijos! -Sonó una voz grave por el lugar-

Skugge: Pero si tienes como doscientos por mes, no te hagas la víctima... Además ahora tengo bocas que alimentar.

El Gyarados los observó desde el agua.

Gyarados: Bueno, pero eso no es excusa para que te los comas ¿Vienes a pescarles otra vez?

Skugge: No no, tengo dinero para comprar comida, no te preocupes, no los pescaré en unos meses.

Gyarados: Que alegría... -Dijo con un tono sarcástico- ¿Entonces para que vienes? Ah, ya sé... ¿Quieres hacer sushi de mi?

Skugge: Oye, no es mala idea... 

El Pokémon le miró severamente.

Skugge: Quiero decir... ¡Por supuesto que no! Solo estaba planeando como llegar a Ciudad Canal con estas tablas.

Gyarados se quedó en silencio unos momentos.

Gyarados: Creo que puedo ayudar con eso, aunque quiero algo a cambio.

Skugge: ¿Qué quieres?

Gyarados: Que dejes de comerte a mis hijos.

Skugge: Lo suponía... ¿Algo más?

Gyarados: No, solo eso.

Skugge: Bueno, intentaré no hacerlo más, siempre que tenga dinero para comer -Comentó en voz baja-
Gyarados: Entonces... ¿Tenemos un trato?

Skugge: Claro 

Observó a los Pokémon.

Skugge: Bueno chicos, ya tenemos como ir a Ciudad Canal. -Dijo mientras saltaba en el lomo del gran Pokémon-
Haunter: ¿Seguro que no nos ahogarás mientras viajamos encima de ti? No es que yo me preocupe, ya estoy muerto...

Gyarados: Bueno, me diste una gran idea, cuando estemos enmedio del mar, me sumergiré y ahogaré a Skugge.

Skugge: Te aviso que si lo haces volveré a molestarte, mi fantasma no te dejará dormir ni comer tranquilo, tu sabrás... -Sonrió-

Gyarados: No sé si eso me compensa... Lo dejaré para otro día, venga subid todos.

Tras eso los Pokémon subieron y se dirigieron rumbo a Ciudad Canal.

Cuando se encontraban en el mar, Gyarados se dirigió al muchacho.

Gyarados: Oye Skugge
Skugge: ¿Si?

Gyarados: Una pregunta.

Skugge: Dime
Gyarados: ¿No te da nada por el cuerpo al comerte a mis hijos? ¿No les escuchas decir que no te los lleves?

Skugge: Bueno... Hasta ahora, realmente no sabía que los Magikarp podían hablar.

Por lo menos, cuando los saco del agua al pescarlos no les escucho decir nada, si no no los pescaría.

Gyarados: ¿De verdad?

Skugge: A ver... ¿Tu te crees que voy a comer algo que me diga "Por favor no me comas?" ¡Pues no! Tengo principios.

Gyarados: Vaya, es la primera vez que escucho que un ladrón tiene principios.

Skugge: Para tu información, soy muchas cosas a parte de ladrón.

Gyarados: Bueno, pues roba más, así tendrás más dinero y te comerás menos a mis hijos.

Skugge: Eso está hecho -Sonrió- Además, creo que un tío raro me pagará por mi investigación, o bueno, espero que me pague.

Cuando llegaron ya era de tarde, el sol se encontraba algo escondido en el horizonte.

Gyarados se detuvo frente al puente de ciudad Canal.

Skugge: Ya hemos llegado.

Pierre: Lo sabemos, tenemos ojos.

Chimchar observó la ciudad con bastante asombrado.

Chimchar: Es una ciudad bastante bonita.

Skugge: Si, sobre todo en verano, es la segunda ciudad más fría de Sinnoh.

Chimchar: ¿Y cual es la primera?

Skugge: Ah, ciudad Puntaneva, por supuesto, todo el año está cubierta por nieve.

Haunter: Oh si, recuerdo que el frío me caló hasta los huesos.

Rotom: No digas tonterías Haunter, no tienes huesos.

Rieron al escuchar a Rotom y bajaron del Pokémon acuático.

Skugge: Bueno, vamos a la biblioteca. -Miró a Gyarados- Oye, puedes irte, no quiero que esperes aquí sin hacer nada y pierdas el tiempo.

Gyarados: De acuerdo, daré una vuelta por la ciudad y compraré unas cosas en la tienda.

Chimchar: Espera... ¿Puedes salir del agua? -Preguntó algo asombrado-


Gyarados sonrió un poco al escuchar al Pokémon.

Gyarados: No, era una broma, iré a dar un nado por ahí.

Skugge: De acuerdo.

Caminaron hacia la biblioteca de la ciudad.

Dentro de esta se encontraba una bibliotecaria, que les indicó que la sección de mitos se encontraba en la última planta.

Tras darle las gracias, subieron y empezaron a buscar entre las cientos de páginas los mitos de la región.

Haunter tomó un libro y comenzó a leer en voz alta.

Haunter: "Al principio, solo había confusión y caos.
En el corazón de este caos, donde todo era una cosa, apareció un huevo."

"Tras salir del vórtice, el huevo dio lugar al Ser Original.
El Ser Original creó dos seres a partir de sí mismo."

"El tiempo empezó a avanzar.
El espacio comenzó a expandirse."

"Y de nuevo, el Ser Original creó tres seres vivos de sí mismo."

"Los dos seres desearon que surgiera la materia, y de ellos surgió.
Los tres seres vivos desearon que surgiera el espíritu, y de ellos surgió."

"Una vez creado el mundo, el Ser Original se sumergió en el sueño eterno."

Pierre: ¿Qué se tomarían para escribir eso?

Skugge: Son leyendas antiguas, quizás exageraron cosas... Pero encontré lo mismo en las tablas ¿Habrá algo de cierto en esto de las leyendas?

El Gastly hizo flotar un libro de una estantería cercana.

Pierre: Ahora me toca leer a mi... Veamos... -Se aclaró la garganta y empezó a leer con la voz más seria que pudo-
"No oses mirar a los ojos de los Pokémon.
Pues de lo contrario, en un instante no recordarás quién eres.
¿Regresar a casa? ¿Cómo?
Pues no hay nada que recordar.
No oses tocar el cuerpo del Pokémon.
Pues en tres días, todas las emociones desaparecerán de ti.
Y sobre todo, sobre todas las cosas, no oses hacer daño al Pokémon.
Pues si osas hacerlo, en cinco días, el culpable quedará completamente inmovilizado."
​​​​
Skugge se quedó en silencio al haber escuchado la segunda frase.

Skugge: No recordarás quien eres -Pensó- ¿Podrá ser que esos Pokémon de las leyendas tienen algo que ver con no recordar quien soy? Pueden ser simples imaginaciones de gente aburrida en tiempos antiguos pero... ¿Y si...?

Antes de que terminara de pensar en esa frase, Rotom los observó.

Rotom: Ahora quiero leer algo yo, veamos... ¿Qué tenemos aquí? -Las paginas del libro pasaron rápidamente y el Pokémon empezó a leer- 

"Éranse una vez tres Pokémon.
En los lagos cristalinos se sumergieron.
En la profundidad, sin respirar permanecieron.
Ellos, grandes distancias recorrieron.
Hasta su fondo insondable poder tocar.
Hasta que en lo más profundo se detuvieron.
Y desde el fondo de los lagos, ascendieron.
Ellos portan el poder de crear vastas tierras.
Y con este, ascienden de nuevo."

Rotom: ¿Serán los mismos tres seres de los otros relatos?

Skugge: Supongo que si, aunque este dice que estos seres se encuentran en los lagos. Deberíamos ir a ver ¿Quién sabe? A lo mejor encontramos algo interesante.

Todos asintieron y el muchacho tomó algunas notas en su cuaderno.

Una vez acabó, observó por la ventana y vio como ya se estaba haciendo de noche.


Mostrar Nota del Autor
¡Buenas! Espero que te esté gustando la historia, pronto subiré el siguiente capítulo.

Me está gustando como va yendo la historia y me encantaría saber vuestras opiniones o teorías sobre donde irá la historia si tenéis alguna.

Muchas gracias por leer, y nos vemos en el próximo capítulo.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#13
Capitulo 8:

"Una Noche Estrellada"

El Pokémon de fuego observó las estanterías, buscando algo interesante para leer y que a su vez, pudiera ayudar a la investigación de Skugge.
Ojeó algunos libros hasta que se detuvo en un mito que le llamó la atención.

El titulo de este era "La caída".

Tomó el libro entre sus patas y se acercó a la mesa donde se encontraban todos y comenzó a leer.


"Erase en el principio, la nada, palpitante y muerta.
Tumbados en esta, se encontraban los gigantes.
Fuertes y Poderosos eran estos seres, pero solos estaban.
Uno de ellos, llamado Cra, observó a una giganta.
No podían emparejarse, ya que estaba prohibido en el vacío.
Nada ha de ser creado aquí, todo permanecerá en la nada.
Decían sus extrañas leyes.

Pero el gigante las desobedeció, por el amor que sentía por la bella y vacía Sue.
Alejados de los demás, se demostraron sus sentimientos, caóticos y vacíos, si, pero llenos.
Cra y Sue se unieron en un solo ser.
Sabían que esto los destruiría, porque darían vida en la nada
Y eso no podía hacerse.

Pero, sabiendo eso, lo aceptaron.
Los gigantes se abrazaron y dejaron de existir en la inexistencia.
De su unión antinatural, salió la naturaleza.
Un huevo lleno de vida en medio de la nada.

Unos cuantos milenios pasaron, hasta que los gigantes se dieron cuenta.
Trataron de destruir el fruto de esa unión, pero era tarde.
La nada se apartó cuando el huevo explotó.
Una gran energía salió de este.

Tomando una forma en la nada.
El hijo de los dos gigantes salió de su encierro
Y Arceus nació.
Parte Cra.
Parte Sue.
El mismo cambió la dirección de su nombre.

Ya que en el vacío, no había nombre derecho.
Lo giró, en señal de rebeldía hacia la naturaleza
de la nada."

 
Chimchar: Uf -Tosió un poco- ¿Alguien puede terminar de leerlo por mi? No estoy acostumbrado a leer tanto, y menos en voz alta.

Skugge lo observó bastante confundido.

Skugge: Espera -Pensó- ¿Cómo ha podido leer ese libro? Se supone que muy pocos Pokémon, y bueno, Haunter, pero él no cuenta, pueden leer el idioma humano... Será cosa de haber estado en el laboratorio con esos locos, a saber que le hicieron.

El muchacho se ajustó las gafas y observó las letras del libro.

Skugge: Déjamelo a mi, puedo seguir leyendo yo.

Chimchar: De acuerdo -Dijo mientras le acercaba el libro al muchacho.

Skugge: Veamos...

"Los gigantes trataron de eliminarlo, ya que ponía en peligro el vacío.
La preciada nada donde ellos habitaban.
Sin éxito, ya que si hubiera sido de otro modo, no podría yo escribir
hoy estas palabras.

El ser original de la existencia venció a cada gigante.
El poder de la vida que el portaba no tuvo rival.
La nada dejó de existir.

Consumió el poder de los 17 gigantes que quedaban
Los dejó purificarse dentro de su cuerpo limitado por la forma.
Y una vez todo rastro de nada fue ocupada por la existencia.

Tuvo la necesidad de crear.
Crear vida de si mismo.
Como sus padres hicieron.

Primero salió de el un ser.
Azul diamante.
La encarnación del Tiempo.

Cuando Dialga salió.
Así mismo lo hizo su hermano.
Y la rosa perla existió.

La encarnación del Espacio.
Palkia se expandió
Y el Universo empezó

Más un tercero salió del Creador.
El grisáceo platino emergió
La Antimateria de Giratina 

Uniendo el espacio y el tiempo.

Una vez la creación empezó a crecer.
Arceus notó algo, aunque con forma
faltaba esencia.
Algo más etéreo, aunque igual de importante.
Espíritu.

De el salió
Las formas más altas.
Entes de gran poder y sabiduría.

Para crear el espíritu.
Tres fueron.
Sabiduría, Emociones y Voluntad.
Uxie, Mesprit, Azelf.

De un mismo sitio salieron
Un ser dividido en tres.
Para crear lo que ahora es.

Un mundo quisieron crear, mas por la Corona
debían comenzar.
Un monte alto surgió
Y de ahí toda la creación avanzó.


Se dio cuenta de que, por el paso de los años, le faltaba una página al libro, así que pasó directamente a la siguiente.

Una vez todo hecho, sobre la cima descansaron.
Más los elfos, los tres lagos guardaron.
El creador se elevó hasta donde se encontraba su antiguo cascarón.
Y ahí en un profundo sueño cayó.

Que solo será roto si la flauta adecuada se sabe tocar.
Azul es su color
Extraña es en forma coralina.
Más toca la melodía mas armoniosa y fina.

Azur es el nombre, de este instrumento celestial.
Solo los más atrevidos podrán tocar.
Cuando necesiten los favores del creador original.
Para despertarle de su sueño, la cima de la creación
Deberán alcanzar."


Pierre: Para ser una leyenda... da muchos nombres.

Skugge: Supongo que pueden habérselo inventado... -Se quedó en silencio por un os momentos y después habló- Bueno, realmente ya no se de lo que estar seguro. -Suspiró- Eh... Chicos ¿Recordáis cuando fuimos a ver las ruinas?

Todos los Pokémon asintieron.

 Skugge: Bueno, sinceramente no sé si tendrá algo que ver con el mito este, pero, tengo una flauta que creo que se parece a la descripción de esa leyenda. 

Chimchar: Quiero ver esa flauta.

Haunter: Anda, ¡y yo! Venga, sácalo saco de huesos.

Pierre: Quizás se pueda vender por un alto precio.

Rotom: No creo que sea buena idea, imagínate si alguien malintencionado compra la flauta y se desata el caos en la región.

Pierre: Bueno, es verdad, es mejor que la tenga nuestro vecino y ladrón de confianza. -Rio-

El muchacho tomó su mochila y de esta sacó la flauta que encontró hace unos días en las ruinas.

Su forma extraña impresionó a los presentes.

Haunter: Que cosa más fea.

Skugge: Oye, cuidado con lo que dices, que te puede oír el creador del Universo y te meterás en problemas. -Sonrió- Venga, ahora en serio, quizás solo sea una replica hecha a raíz de esta leyenda, no creo que exista ese tal Arceus, ni los "señores" del tiempo ni del espacio, ni su hermano perdido don antimateria -Rio aunque hizo una pausa- Aunque... para ver si de verdad existen, creo que primero debemos ir a algunos de los lagos, para ver si existen esas hadas espirituales raras, que seguramente no, pero es mejor asegurarse ¿no?

Chimchar: Y si al final existen ¿Qué implicaría eso?

Skugge: Bueno, implicaría que, primero, debemos salir corriendo.
Porque no quiero perder más recuerdos. -Pensó, recordando el mito sobre que esos seres podían borrar tu memoria-
Y segundo no creo que su existencia implique que exista ese "creador", pero supongo que siempre les podríamos preguntar a esos Pokémon.

Rotom: ¿Y por donde debemos empezar? ¿Vamos a algún lago y le preguntamos a alguien "Oye ¿Has visto a un Pokémon legendario por aquí? Tenemos una oferta telefónica buenísima y queremos que se cambie a nuestra compañía" 

Todos rieron al escuchar al Pokémon Plasma, y Skugge le respondió.

Skugge: Oye, puede funcionar... ¿Tenéis alguna idea de por qué lago empezar?

Chimchar: Bueno... Cuando estaba en el laboratorio, escuché a algunos científicos decir que iban a tomar muestras al lago que está cerca de Pueblo Hojaverde.

Haunter: Genial, podemos ir mañana.

Skugge: Bueno, si nos lleváis sin levantar muchas sospechas, yo encantado. -Sonrió-

Haunter: Por supuesto, además si mueres ahogado siempre podrás acosar a ese Pokémon del lago, o hacer fiestas en la mansión.

Pierre: Y será rápido, creo que será una zona con relativamente poca gente, así que podremos teletransportarnos sin que nadie sospeche.

Rotom: ¿Qué tal si lo hacemos por la mañana? No creo que haya mucha gente a esa hora.

Todos asintieron y dejaron los libros en sus respectivos lugares, para después salir de la biblioteca y caminar hacia el puente.

Gyarados se encontraba dormido, cosa que parecía no importarle mucho a las escasas personas que caminaban por las calles de la ciudad portuaria.

Skugge: Creo que deberíamos dejarle descansar por esta noche, ya nos apañaremos nosotros en donde dormir.

Haunter movió con sus manos al Pokémon acuático.

Haunter: Oye, tu, ¡despierta!

Gyarados despertó con un sobresalto y los miró.

Gyarados: Tardabais mucho, así que me eché una siesta, venga, subid. -Bostezó-

Haunter:  Nah, sigue durmiendo, solo te desperté para decirte que podías dormir hasta mañana, nosotros haremos noche por aquí.

Gyarados: ¿Y para eso me despiertas? Haberme dejado dormir, hijo de un ectoplasma.

Skugge sonrió.

Skugge: Bueno, descansa, nosotros veremos donde dormir.

Gyarados: Si quieres, puedes dormir dentro de mi boca, así sabrás que se siente ser comido por alguien más grande que tu.

Skugge: Te lo agradezco, pero no me van esos rollos raros, además tengo ganas de vivir un día más.

Se despidieron del Gyarados y terminaron de cruzar el puente.

A su derecha se encontraba un hostal con las luces encendidas, por lo cual decidieron llamar.

Un señor bastante extraño abrió la puerta y al verlos la cerró inmediatamente.


Haunter: ¿Soy el único que piensa que ese señor tiene pinta de ofrecerles caramelosraros a los niños para después llevarlos a su furgoneta?

Pierre: No, no eres el único que pensó eso.

Skugge rio al escuchar el comentario del fantasma para ser interrumpido por el sonido de la puerta crujiendo y abriéndose de nuevo.

Desde dentro del edificio se encontraba al mismo señor, aunque algo nervioso.

???: Buenas ¿Necesitan un lugar para quedarse a dormir?

Skugge: Así es.

???: Excelente, pasen, pasen. Teníamos una reserva a su nombre desde hace mucho tiempo, nos alegra que por fin haya podido venir.

Rotom: Es la primera vez que le vemos, señor, es imposible que tenga una reserva a su nombre.

Skugge: Exactamente, si tiene una reserva a mi nombre, dígame el nombre que consta en la reserva.

???: Está a nombre de usted, Skugge, y de sus acompañantes Pokémon, por supuesto.

Skugge: Esto es muy raro, pero ¿debemos pagar algo por pasar la noche?

???: No, no. En absoluto, ya pagó cuando reservó.

Pierre: ¿El alojamiento incluye cena? Porque me muero de hambre.

???: Por supuesto. ¿Sois de esos Pokémon veganos o con alguna intolerancia a algún alimento? Si es así, tenemos comidas especiales.

Los Pokémon negaron con su cabeza.

Haunter: Bueno, siempre podremos escapar si este tío intenta algo raro. -Susurró-

Chimchar: Eso si... -Dijo algo más tranquilo al escuchar a Haunter-


Todos entraron dejando las oscuras calles atrás.
 Dentro del edificio habían varias habitaciones, aunque fueron conducidos directamente hacia el comedor.

Los platos fueron servidos y tras la cena todos se fueron a dormir, ya que estaban cansados de tanta investigación.

Skugge, sin embargo, no tenía sueño, así que se quedó un rato más despierto, dando vueltas en la cama, hasta que escuchó un sonido en el comedor.


Skugge: Quizás el tipo raro nos quiera robar mientras dormimos... Y aquí el único que roba soy yo. -Se levantó de la cama y en silencio, caminó hacia el lugar-

Una vez allí pudo ver como los ojos de aquel hombre cambiaron a unos mas grandes. Los verdes brillaron entre las sombras de la habitación y se pudo escuchar una voz imponente que provenía del hombre.

???: No tenía planeado que ellos vinieran aquí, sino yo ir a verlos, no me esperaba este movimiento por parte del humano. -Suspiró- Bueno, tocará improvisar. -De la nada, en la mano del hombre apareció un cuchillo-

Tras eso, su figura humana desapareció y en su lugar, se mostró una figura etérea, oscura, que se vagamente se distinguía de las sombras.

Al ver eso, Skugge corrió hacia la habitación donde dormían los Pokémon.


Skugge: Haunter, ¡Vámonos de aquí ya! -Aunque de su boca no se escuchó sonido alguno-

Tras un momento, el ser que hace unos segundos era humano se encontraba justo detrás del chico.

???: ¡Ven aquí!

Skugge se giró lentamente al escuchar esa voz.

Skugge: ¿Es a mi?

???: No, es al gato -Se quedó un momento en silencio- Por supuesto que es a ti, venga. -Lo tomó del brazo y ambos desaparecieron-

Ambos aparecieron en una isla, algo lejos de Ciudad Canal, la luna les recibió junto con su manto de estrellas.

???: Bueno, siéntate. -Movió su mano e hizo aparecer unas sillas-

Skugge: Ah, ahora lo pillo, esto es un sueño ¿Verdad? Comí demasiado y estoy teniendo sueños raros otra vez.

???: No, no lo es, estás despierto.

Skugge: Demuéstralo.

???: De acuerdo, intenta volar

Skugge: ¿Qué?

???: Si esto es un sueño podrás volar, venga, ¡vuela! -Sonrió el ser-

Lo intentó, saltó lo mas alto que pudo, tratando de volar, aunque no pudo.

Skugge: Bueno, estoy casi seguro de que esto es un sueño, pero por si acaso no lo es... ¿Qué eres? y lo más importante ¿Quién te crees que eres para llevarme a una isla rara, lejos de mi cama?

???: Oh, es cierto, no me he presentado, que modales los míos, Skugge, me presento, soy Skugge, o como tu dices... el "Skugge original" -Sonrió-

Skugge: ¿Me estás diciendo que eres el viejo Pokémon de las leyendas de Sinnoh? 

Skugge Original: Oye, un respeto, solo tengo 45.500 años, no soy tan viejo.

Skugge: Ah, perdóneme usted, no sé cuanto tiempo puede vivir un Pokémon como tu. 

Skugge Original: Aunque últimamente me conocen más como Darkrai, pero Skugge es un nombre al que le tengo cierto aprecio.

Skugge: Ah, genial... entonces me vas a matar para que no lo use más ¿verdad?

Darkrai: No, Por supuesto que no. Yo no mato y menos a humanos.

Skugge: Entonces ese cuchillo... ¿Para que es? ¿Para cortar flores?

El ser rio ante ese comentario.

Darkrai: Te iba a ofrecer un té y el cuchillo era para cortar el limón en rodajas, mal pensado.

Skugge: Si eso es verdad... ¿Dónde está el té entonces?

Darkrai: Aquí tienes -Un vaso apareció en una de las manos del muchacho- creo que una conversación como esta es siempre mejor con una bebida.

Skugge: ¿Y no tiene veneno ni nada raro?

Darkrai: ¿Qué? ¡Por supuesto que no! Mira. -Hizo aparecer un vaso con té y se lo empezó a beber- ¿Ves? No tiene veneno ni nada.

Darkrai se agarró el pecho y empezó a temblar, para después caer al suelo.

Tras unos momentos de silencio, Skugge sonrió.

Skugge: Creo que necesitas mejorar esa actuación.

El Pokémon rio y se elevó en el aire de nuevo.

Darkrai: Es lo que tiene no haber tenido contacto con casi nadie en mucho tiempo. -Se sentó en una de las sillas- Ven, siéntate.


El chico asintió y se sentó en una silla junto al Pokémon, tras esto, un vaso de té apareció en la mano del muchacho.

Skugge: Gracias -Empezó a beber- 

Darkrai: Bueno, la cosa va así... quiero que me devuelvas mi nombre.

Skugge: Lo entiendo, y sé que te lo robé, pero era solo porque no recuerdo el mío.

Darkrai: Eso es extraño sinceramente, pero lo siento, un ladrón no puede ir por ahí usando uno de mis nombres como si nada, un nombre es algo importante.

Skugge: ¿Cómo es de importante? Sinceramente para los humanos solo es lo que llevas desde tu nacimiento hasta que te mueres y ni siquiera lo pudiste elegir.

Darkrai: Bueno, para los Pokémon es algo más que un solo nombre, cada uno de nosotros tiene un nombre único, aunque los humanos a lo largo del tiempo nos pusieron motes y ahí está en el Pokémon si quedarse o no con ese nombre.

El Pokémon hizo una pausa.

Darkrai: No creo que un simple humano lo logre entender, así que de momento volvamos con mi nombre. Debes renunciar a su uso, ya que no te pertenece, además no puedo dejar que un ladrón ensucie uno de mis nombres.

Skugge: Todo esto es como demasiado extraño, son solo nombres, para mi, por lo menos pero... está bien.

Observó al Pokémon que se encontraba sentado a su lado.

Skugge: De acuerdo, no lo usaré más, aunque no solo robo, hago más cosas a parte de eso, investigo, voy a concursos... Pero entiendo que tu nombre ha tenido una mala reputación y comprendo que no lo merezca. -Suspiró- Tendré que pensar en otro, aunque soy bastante malo en buscar nombres.

El Pokémon observó al chico con sus ojos verdes por unos momentos.

Darkrai: Bueno, pensándolo mejor... puedes usar mi nombre, de momento.

Skugge: Ah ¿De verdad?

Darkrai: Si, tenía que ver si realmente merecías usar ese nombre, un vulgar ladrón habría negado que ni siquiera robó nada nunca, pero reconociste que lo hiciste y aceptaste que no volverías a usarlo.

Skugge: Esto... ¿Es un royo de esos de "Hasta que no lo quieras, no será tuyo?"

Darkrai: Algo así. -Sonrió- Aunque con una condición.

Skugge: Me lo imagino, que deje de robar y me convierta en una persona de provecho ¿no?

Darkrai: ¡En absoluto! ¿Sabes lo divertido que fue lo de la tarjeta falsa en Ciudad Corazón? Me estaba riendo como hace 2.000 años.

Skugge: Ah, ¿viste eso? Espera... ¿Desde cuando me has estado observando?

Darkrai: Al principio no mucho, pero desde que saliste aquella noche a hablarle al aire para quedarte más tranquilo contigo mismo, estuve observándote un poco más... Sinceramente no me esperaba que vinierais a ciudad Canal y menos cuando iba a prepararme para visitarte al bosque Vetusto, así que he improvisado un poco.

Skugge: Ah, pues... creo que voy a pedir una orden de alejamiento contra ti.

Darkrai: La guardaré junto a las otras.

Ambos rieron y observaron las estrellas.

Skugge: ¿Y que te parece que lo haya usado en mis robos?

Darkrai: Bueno, algo estúpido de tu parte, porque si alguien preguntara por ese nombre darían tu descripción y podrían atraparte más fácilmente. 

Skugge: Bueno, en mi defensa te diré que las personas de esta región no son muy... inteligentes.

El chico se quedó pensativo por unos segundos, aunque fue interrumpido por el Pokémon.

Darkrai: Hablemos sobre la condición que te dije antes.

Skugge: Dime

Darkrai: Bueno, a parte de hacerme un altar en tu casa y rezar 38 veces a mi estatua... Voy a acompañaros.

Skugge: ¿Acompañarnos? ¿Dónde?

Darkrai: En vuestro viaje por la región.

Skugge: ¿Y que sacas tu de esto?

Darkrai: Bueno, quizás descubras tu nombre y podrás dejar de usar el mío, cosa que no estaría mal, pero lo que gano de acompañaros es alejarme de ciudad Canal y de esta isla un tiempo.

Skugge: Esta isla es interesante y la ciudad es tranquila ¿Qué tienen de malo?

Darkrai: Verás, llevar el hostal no es fácil y para la poca clientela que tengo... casi mejor que lo dejo cerrado, intenté entretenerme, no hacía nada productivo en varios siglos y me aburrí. Así que pensé en que ir a la ciudad para empezar un negocio sería una buena idea, aunque no ha sido así, además no entiendo por qué, todos los que se quedaron a dormir más de dos días no han vuelto a despertar.

Encima la policía me pedía las cuentas y las facturas de los clientes... Yo no tengo nada de eso, porque dejaba a las personas quedarse gratis, así de paso podía alimentarme yo de sus sueños y ellos descansaban, supongo. Y me dijeron que iban a abrir una investigación por que ellos no se despertaban o algo así, así que mi hostal se va a ir un poco al Trabbish.

Pero bueno, que me voy del tema, me aburro, quiero cambiar de aires y si de paso puedo ganar algo de dinero para pagar mis multas, mucho mejor.

Skugge: ¿Los Pokémon tenéis multas? Que putada -Rio- Pero tengo una idea.

Darkrai: ¿Darme del dinero del premio?

Skugge: No, por supuesto que no.
Pensé en algo un poco diferente... que ya te contaré, y por cierto, sobre lo del altar...

Darkrai: ¿Si?

Skugge: Paso de hacer ninguna cosa rara de esas -Sonrió-

Darkrai: Lo suponía, así que me he tomado la libertad de hacer uno para ti.

Skugge: Ah, te lo agradezco pero yo solo rezo para que los policías no molesten mientras robo. -Dijo mientras comenzaba a reír-

El muchacho miró al Pokémon.

Skugge: Por cierto, supongo que lo sabes, pero... mañana iremos a buscar a uno de los Pokémon de las emociones que están en los lagos de Sinnoh... Yo creía que todo esto de las leyendas y eso... eran solo eso, leyendas. -Lo observó- Ahora no sé si todo es real o solo algunas partes.

Darkrai: Por lo que yo sé, y sé bastante, los elfos de los lagos existen, aunque son muy escurridizos.
Son peor que Hacienda, la de Ciudad Jubileo, tardan siglos en darte una cita.

Skugge: Ah, ¿los Pokémon pagan impuestos también? 

Darkrai: ¿Tu pagas impuestos?

Skugge: No

Darkai: Nosotros tampoco -Sonrió- Solo era un ejemplo para que vieras lo lentos que son para que te reciban. Son tan rápidos como un Shuckle -Terminó de beber- ¿Te doy un consejo?

Skugge: Claro, soy todo oídos.

Darkrai: Cuando os encontréis con alguno, dile rápidamente a alguno de esos fantasmas que usen mal de ojo, si no será una persecución por toda la región que no será nada divertida.

Skugge: Gracias por el consejo.

El muchacho lo pensó por unos minutos.

Skugge: Por cierto ¿Qué puedes aportar a nuestro equipo?

Darkrai: ¿Qué es esto? ¿Una entrevista de trabajo? -Rio-

Skugge: Lo dije de coña, además contigo no creo que ningún policía nos moleste.

Darkrai:  Eso es cierto, y un aviso, no me van lo de las Pokéballs, por si intentas algo raro mientras duermo.

Skugge: No soy yo el que tiene pinta de repartir caramelos a los niños -Sonrió- Pero tranquilo, a mi tampoco me gustan esos aparatos, aunque tengo algunas en la mochila -Sonrió un poco- ¿Te los enseño?

Darkrai: Gracias, pero no.

Observaron la luna por un rato, hasta que esta desapareció del cielo y volvieron al hostal.

Skugge: Bueno, creo que ya podemos irnos hacia el lago ¿Puedes despertar a tus nuevos compañeros?

Darkrai: Claro, espera... ¿Será una buena idea ir ahí sin que me conozcan?

Skugge: Bueno, solo hay una forma de averiguarlo -Sonrió un poco-

Los Pokémon se despertaron y tras un grito al ver a ese enorme Pokémon, se prepararon para enfrentarle.

Pierre: ¿Quién eres y dónde está Skugge?

Haunter: Seguro que se lo ha comido, la parte buena es que será un fantasma.

Chimchar: ¡Escúpelo ahora mismo!

Rotom: Eso, o conocerás nuestra ira fantasmal.


El muchacho entró en la habitación.

Skugge: Es muy bonito que os preocupéis por mi, en serio, os lo agradezco, pero no tenéis que hablarle así al nuevo becario en practicas y sin salario del equipo.

Darkrai: Oye, acepto todo menos lo de becario, he estado vivo mucho más tiempo que todos vosotros juntos y tengo mucha más experiencia que ustedes.

Skugge sonrió al escuchar eso.

Chimchar: ¿Un nuevo miembro del equipo? ¿Dónde lo has conocido y tan rápido?

Skugge: Bueno... ¿Recordáis al señor sospechoso de este hostal?

Haunter: Si, el que daba mal rollo -Empezó a reír-

Skugge: Bueno, pues es él.

El fantasma dejó de reír.

Haunter: Verlo en esta forma no hace que piense mejor de el, sinceramente.

Pierre: Así que tenemos al señor caramelos raros en el equipo.

Darkrai: No me llaméis así, tengo muchos nombres como para que me pongáis un apodo como ese.

Skugge: ¿Dónde quedó lo de "los humanos nos ponen motes y está en el Pokémon si quedárselo o no?"

Darkrai: Porque no es un humano, un Pokémon normal y corriente no puede darle un mote a otro.

Skugge: Bueno, entonces solo hay una cosa que hacer.

Chimchar observó al chico, ya que tenía esa mirada usual que ponía cuando planeaba algo divertido.

El muchacho se puso sobre una de su rodillas y tocó el hombro de Darkrai de forma ceremoniosa.


Skugge: Ya que soy un humano, tengo el poder de darte un mote, este será "Señor caramelosraros" así que te nombro así a partir de ahora.

Darkrai: Bueno, no acepto el mote.

Skugge: Da igual, nosotros te llamaremos así -Empezó a reír-

Tras eso todos rieron, menos Darkrai, por obvias razones.

Darkrai: Mira que puedo quitarte lo que te di, tu sabrás, Skugge.

La risa de este cesó.

Skugge: Bueno, si alguien quiere llamarle así está en su derecho de hacerlo, pero yo, por lo menos me referiré a el con su nombre. Para no tener problemas -Pensó esto último-

Los Pokémon observaron a Skugge.

Haunter: ¿Qué te dio? ¿Qué es? ¿Dinero?

Pierre: ¿Quieres quedártelo para ti solo? ¡Comparte un poco con tus camaradas! -Sonrió-

Skugge: No, no, me dio... información. 

Chimchar: ¿Sobre qué?

Skugge: Sobre los Pokémon de los lagos.

Rotom: Oh, eso es fantástico... ¿Entonces existen de verdad?

Darkrai asintió.

Chimchar: Vamos entonces, nunca conocí a un Pokémon de las leyendas.

El ente movió sus ojos verdes hacia el primate, cosa que notó este último.

Chimchar: Hasta ahora, quiero decir. 

Skugge: Vamos Chimchar, no te dejes intimidar por señor caramel... -Se detuvo y rectificó lo más rápido que pudo- Darkrai, quiero decir Darkrai. -Sonrió- Bueno ¿nos teletransportáis hacia el lado que dijo Chimchar ayer?

Los fantasmas asintieron y todos desaparecieron, aunque volvieron a aparecer en el hostal.

Bastante extrañados, observaron a Darkrai.

Darkrai: Ah, no vais a ir por teletransporte, quiero ser útil para el equipo, aunque solo sea un poco.

Rotom: ¿Y como planeas que vayamos? 

Haunter: Andando nos llevaría por lo menos cuatro días y mis piernas no están en condiciones para andar.

Pierre: No están, directamente. -Sonrió-

Haunter: Por lo menos yo tengo cuerpo y no solo soy una cabeza flotante.

Rotom: Venga chicos, calmaos, no queremos otro poltergeist ¿verdad?

Tras eso ambos fantasmas negaron con su cabeza.

Chimchar y Skugge observaron al Pokémon Oscuridad.

Darkrai: Yo mismo puedo teletransportarme.

Skugge: Si, lo comprobé bastante bien anoche.

Darkrai: Pero creo que será mas entretenido que os lleve en mi forma favorita de viajar.

Todos salieron del hostal, y al ver que no había muchas personas por su alrededor, Darkrai los agarró y comenzó a volar.

Skugge miró el suelo y empezó a temblar.


Skugge: No sabía que no me gustaban las alturas... -Suspiró-

Observó el suelo y le hizo un gesto a Darkrai para que le dejara en el suelo, tras eso fue hacia el puente de la ciudad.

Skugge: Casi se me olvidó... -Susurró mientras corría hacia Gyarados que aún estaba dormido, ya que era relativamente temprano-

Se acercó al Pokémon acuático y le despertó.

Skugge: Oye, gracias por traernos, pero encontramos otro medio de transporte.

Darkrai: ¿Me acaba de llamar "medio de transporte"? 

Chimchar: Si, y oye, que buen oído tienes para poder escucharle desde el aire... -Miró al Gyarados y a Skugge-

Skugge: Así que muchas gracias, te llevaré comida de peces la próxima vez. -Sonrió-

Gyarados: Yo no como de eso, soy un pez libre, no uno de esos de acuario, pero bueno, recuerda nuestro trato.

Skugge: Claro, no te preocupes, ahora me voy, suerte en tu viaje de vuelta.

Gyarados: Gracias, pero ¿Cómo vas a irte?

Skugge: Ah, así, mira. -Le hizo una señal a Darkrai y en un momento le recogió para después comenzar a volar lejos de la ciudad, rumbo al lago Veraz.

Gyarados: ¡La madre que lo incubó! ¿Cómo ha conseguido la ayuda de este tío?

El Pokémon acuático se sumergió de vuelta a la ruta 211. 
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#14
Capitulo 9

"El Hada Veraz"
 
Unas horas más tarde, sobre las 9 de la mañana, llegaron al interior del lago.
El sonido de los Starlys se escuchaba por el lugar.

Darkrai aterrizó sobre la hierba del lago, el lugar era bastante tranquilo.

Todos tocaron el suelo, y observaron el paisaje.

Aunque Skugge se encontraba bastante mareado por el vuelo y lo primero que hizo fue tumbarse en la tierra algo húmeda por el agua del lago, aunque eso no le importaba demasiado.


Chimchar: Eh... Skugge ¿Estás bien?

Skugge: ¿Tengo pinta de estarlo?

Haunter: Si, de estar a punto de palmar o algo. -Sonrió-

Rotom: Es verdad que tienes mala cara ¿Tienes la enfermedad de las alturas?

Skugge: ¿Qué es eso? 

Rotom: Pues se trata de-

Antes de que pudiera continuar escucharon los quejidos de alguien, miraron por todos los lados, y al no encontrar la fuente del sonido, Darkrai comenzó a flotar para ver si podía ver a lo que fuera que hacía esos sonidos.

Una vez que el Pokémon oscuridad flotó, se pudo ver como debajo de este se encontraba un científico, aplastado por el peso de todos.


Skugge: Vaya, parece que no lo vimos cuando aterrizamos.

Científico: ¿¡Cómo no me vais a ver!? Lo habéis hecho a propósito, sois unos... -Se detuvo y observó a uno de los Pokémon- Oh... 

Se levantó y algo dolorido empezó a caminar hacia Chimchar.

Científico: Ahí estás, mono del demonio. He estado mucho tiempo buscándote, ven aquí. -Trató de abalanzarse hacia el aunque fue interceptado por Skugge-

Skugge: ¿Qué crees que estás haciendo? Deja a mi amigo en paz.

Científico: ¡Serás! Robaste este espécimen del laboratorio y dejaste a alguien sin su inicial, seguro que eso es un delito de algún tipo.
Devuélvemelo o avisaré a la policía.

Skugge: Mira, yo no le he robado, le di un refugio porque estaba perdido y no quería volver a vuestro laboratorio. Quizás el que deba llamar a la policía deba ser yo, a saber que le hacéis a los Pokémon que tenéis en el laboratorio.

Científico: ¿Osas cuestionar nuestra integridad como científicos?

Skugge: Por supuesto, y mas te vale que nos dejes en paz, o deberás enfrentarte a las consecuencias.

Científico: ¿Ah si? Me gustaría verlas.

Los fantasmas se pusieron delante de Chimchar, para tratar que si la cosa se ponía fea, el científico pudiera llegar hasta el.

Skugge: De acuerdo... Darkrai, mátalo. -Miró al Pokémon-

Darkrai: ¿¡Qué!? Sabes que yo no mato.

Skugge; Pero el no lo sabe... ¿No querías vivir cosas emocionantes? Pues venga... -Hizo un gesto con sus manos para que se acercara- Actúalo, pero mejor que con lo del veneno, por favor. -Susurró-

Haunter: Además, ahora eres el becario, debes cuidar de el equipo.

Darkrai: Supongo que por darle un pequeño susto no pasará nada... -Pensó- Además estoy viviendo cosas nuevas, así que... ¿Qué demonios?

El Pokémon asintió y se acercó rápidamente al científico, mientras podía ver como este permanecía inmutable.

Científico: No puedes matarme y menos con un Pokémon, está prohibido por ley.

Skugge: ¿Tu te crees que yo, siendo un ladrón, me van a importar una baya Tamate las leyes? Venga Darkrai, enséñanos de lo que eres capaz.

Darkrai tocó el hombro del científico y se lo llevó volando a unos cientos de metros de altura sobre el lago y tras eso, simplemente lo soltó.

El científico, como es normal, empezó a gritar hasta que casi tocó el suelo.

Pero esto fue impedido por una de las manos del Pokémon sombra, que lo agarró de la bata.


Skugge: No vuelvas a molestar a Chimchar, o la próxima vez será mucho peor, Peter... Sé dónde vives, tu y tu familia. Así que, andate con ojo. -Susurró- Se lo que le hiciste a tu esposa... Ella vendrá por ti pronto.

El científico se sacudió y comenzó a correr lejos.

Skugge observó a Darkrai.

Skugge: ¿Qué le has hecho? Le tocaste el hombro y de repente empezó a gritar, y después salió corriendo.

Darkrai: Bueno, tengo mis métodos, pero tras haber observado los sueños de tantos humanos tanto tiempo, puedo identificar su miedo y usarlo en su contra, aunque no sufren ningún daño real... Aunque quizás el si lo merecía.

Haunter: Eso ha sido genial, supongo, solo le vimos gritar y correr... pero la cosa es que ha funcionado. -Sonrió-

Chimchar: Eh... muchas gracias... a todos, por defenderme de ese tipo.

Todos sonrieron al escuchar al primate.

Skugge: No hay de qué

Darkrai: No ha sido nada, además me ha venido bien para refrescar como usar mi habilidad.

Los entes flotaron alrededor de Chimchar.

Pierre: Un placer, además si te hubiera tocado, nos habríamos encargado de que su cuello tuviera forma de Spoink.

Haunter: Eso, o lo poseeríamos y ya veríamos que hacer con el.

Rotom: No tienes que agradecernos Chimchar, para eso formas parte de nuestro equipo.

Skugge observó algo por el rabillo de su ojo.

Skugge: Chicos, creo que sé dónde puede estar el Pokémon de la leyenda.

Se giraron y vieron un cartel en el cual ponía: "Aquí está Mesprit, visitas a partir de las doce"

Chimchar: Juraría que ese cartel no estaba ahí cuando llegamos.

Darkrai: Será cosa de Mesprit, de gusta dormir, aunque no tanto como a Uxie. -Sonrió-
El Pokémon oscuridad dejó de flotar y cambió de forma, a la de otro Pokémon, se decidió por un Pachirisu.

Ya que Darkrai era variocolor, esta ilusión también lo era.

Todos observaron al Pokémon algo confundidos.


Skugge: ¿Para que has hecho eso?

Darkrai: Oh es muy fácil, cambié mi apariencia porque creo que este Pokémon tiene una cita más temprana que la mía, así que me haré pasar por el para aligerar las cosas.

Skugge: ¿Que pasó con lo de "Oh, eres un ladrón, blablabla?" Ahora vas a robarle su turno a un Pokémon que ni conoces.

Skugge observó al Pokémon, ahora bastante pequeño.

Skugge: Me haces sentir tan orgulloso de haberte corrompido con mis actos ladronciles -Hizo como si se secara una lágrima de emoción-

Los Pokémon rieron y dieron un paso hacia las aguas del lago.

De este salió a gran velocidad un ser minúsculo, bastante adormecido.

???: ¿No... Sabéis leer? -Se escuchó un bostezo- No recibo visitas hasta las doce y tengo que daros cita, tengo un hueco libre en mil años ¿Os viene bien?

Skugge: No creo que viva tanto, así que no. -Observó al Pokémon- Necesito respuestas.

???: Bueno, para eso tendrás que atraparme primero, y soy bastante rápida.

El hada del lago comenzó a volar a una gran velocidad, casi perdiéndose de la vista.

Skugge observó a los fantasmas.

Skugge: ¿Alguno podéis usar mal de ojo en ella? No tengo ganas de perseguirle por la región.

Pierre asintió y rápidamente apareció delante de Mesprit.

Mesprit: Venga, apártate fantasma.
No quieres que trabaje fuera de mi horario, ¿verdad?

Pierre: Sinceramente me da igual tu horario, nuestro amigo quiere respuestas y se la vas a dar.

Mesprit: ¿Ah si? Bueno, suerte con eso porque yo me voy.

El Pokémon empezó a desaparecer, ya que estaba pensando a qué lugar ir, lejos de ahí.

De repente notó una sensación de parálisis en su cuerpo, impidiendo que escapara del lugar.

Haunter empezó a reír.


Haunter: Muy bien Pierre, entreteniendo a esa cosa escurridiza.

Pierre: No hay de que.
 Venga señora "no trabajo hasta las doce" vamos para abajo, mi amigo va a hacerte unas cuantas preguntas.

Haunter tomó de uno de sus "cabellos" rosados a Mesprit y lo bajó a tierra.

Mesprit: ¿Cómo es que no he notado los sentimientos de este Pokémon? Si lo hubiera hecho no me habrían retenido.

Haunter: Estoy muerto, no tengo sentimientos.

Mesprit: Claro que tienes, todo tiene emociones, incluso la hierba.

Pierre: Hierbas a parte, ahora responde las preguntas de mi amigo.

Skugge: Gracias chicos. -Observó al Pokémon- Veamos, tengo algunas preguntas que hacerte.

Mesprit: Está bien, pero primero, disfraces fuera, no me gusta la mentira, eh Darkrairisu? -Miró al Pokémon-

Darkrai comenzó a reír y volvió a su forma normal.

Darkrai: Sinceramente creí que esta vez funcionaría.

Mesprit: Como las otras 860 veces ¿Verdad? Bueno, en una situación normal te daría esquinazo pero como me han atrapado temporalmente, tendré que recibirte. -Bostezó- Bueno, ahora el que queda, quítate el disfraz.
Los demás se observaron bastante confundidos, ya que no sabían a que o quien se refería.

Con más sueño que ganas, Mesprit simplemente lo dejó pasar.

​​​​​Mesprit: Bueno, vayamos al grano ¿Qué quieres? -Observó al chico-

Skugge: Bueno, lo primero que quiero saber es sobre Dialga, Palkia y el otro.

Pierre: Eso, sobre el Gelatina ese.

Mesprit: Oh ¿Qué queréis saber sobre ellos? -Lo observó curioso-

Skugge: Bueno... ¿Existen?

Mesprit: ¿Existo yo?

Skugge: Bueno, te veo, así que me da a mi que si existes, pero como no he visto a ningún Dialga, Palkia o al tal Arceus, pues no sé si existen.

Mesprit: Bueno, claro que existen.

Skugge: ¿Y dónde están?

​​​​​Mesprit: Sobre la Corona de la creación.

Skugge: No me hables en antiguo, por favor, necesito un sitio.

​​​​Mesprit: Ya te lo dije, ahora debes buscarlo.

Skugge: Bueno, como sea, siguiente pregunta...

Mesprit lo detuvo.

Mesprit: ¿Para que quieres verlos?

Skugge: Bueno, estudio los mitos de la región y me gustaría ver si son verdad o si son simples leyendas.

Mesprit: Estás frente a uno de los Pokémon del espíritu y conociste a Darkrai, que no es gran cosa pero... También lleva mucho tiempo en la región y tiene sus propias leyendas  ¿Aún quieres más pruebas?

Darkrai: ¡Oye! ¿Cómo que "no soy gran cosa"?
​​​​
Skugge: Por supuesto, pero esto no implica la existencia de ese Arceus o de los señores del tiempo, del espacio y de la antimateria, necesito verlo para comprobarlo.

Mesprit: Bueno, puedes continuar ¿Qué pregunta quieres hacerme?

Skugge: Sobre la leyenda de que borras la memoria si alguien te toca... ¿Es verdad?

Mesprit: ¡Por supuesto que no! Yo no puedo borrarle la memoria a nadie.
​​​​​​
Skugge: Ah, menos mal, entonces no hay porque preocuparse por si alguno lo toca -Recordó como Haunter le había llevado hasta el hace apenas unos momentos- bueno... Tuvimos suerte -Pensó-

Mesprit: Mi hermano Uxie es el que puede hacer eso.

Skugge: ¿Y puedo hablar con él?

Mesprit: ¿Porqué estás tan interesado?

Skugge: Bueno, prefiero no hablar del tema.

Mesprit percibió el sentimiento de inseguridad en el chico y en seguida notó que el chico no recordaba algunas cosas.

Mesprit: Interesante... ¿Ellos lo saben? -Los señaló-

Skugge: No, y no lo harán.

Chimchar: Eh... Os recuerdo que seguimos aquí y que nos estamos enterando de todo.

Los Pokémon se acercaron a Skugge, algo preocupados.

Rotom: ¿Qué pasa?

Haunter: ¿Estás bien Skugge? ¿Tienes algo?

Pierre: ¿Te estás muriendo? Si es así he ganado la apuesta.

Chimchar: Puedes confiar en nosotros, Skugge.

El muchacho suspiró.

Skugge: No es nada, de verdad no os preocupéis.

Mesprit se cruzó de brazos.

Mesprit: No me gusta nada la mentira, lo dije antes.
Además sabe mal, así que hasta que no le digas la verdad a ellos no llamaré a mi hermano para que te responda.

Skugge: Hija de Ditto... -Suspiró- Bueno... Está bien.

Se acercó a los Pokémon y se sentó en la hierba.

Skugge: Veréis yo... Realmente no me llamo Skugge.

Haunter: ¿Y cómo te llamas?

Pierre: Seguro que tiene un nombre feo y por eso se lo cambió -rio-
Skugge: No -sonrió- no sé mi verdadero nombre y... Se lo robé, mas o menos sin querer a Darkrai.
Es uno de sus nombres más antiguos... Y sinceramente no me esperaba encontrarme con el nunca, porque creía que no existía o que estaba lejos.

Eso fue con lo que me amenazó hace un rato, con quitarme lo que me dió, porque me dejó usarlo, de momento.

Darkrai: Amenazó... Que exagerado.

Rotom: Pero... ¿Cómo es posible que no sepas tu nombre?

Pierre: Eso, es raro.

Haunter: ¿Y por qué no nos dijiste... -Trató de imitar la voz del muchacho- "Oye chicos, no sé mi nombre, he tomado demasiados Pokochos y me han afectado a la memoria"?

Skugge: Bueno -Sonrió por el comentario del fantasma- Es por lo que implica el no saber mi nombre... Porque no lo recuerdo.

No recuerdo ni mi nombre ni una gran parte de mi pasado, tengo un diario, que Chimchar se encargó de husmear el primer día que llegó, y hay una gran parte en blanco, literalmente, hay páginas en blanco en el diario y en mi memoria, que no recuerdo.

Y al no recordar mi pasado, no recuerdo como me llamo realmente. -Observó al Pokémon de las emociones- ¿Ya estás contento?

Mesprit: es "enta" y si, bastante.

El muchacho observó a los Pokémon.

Skugge: No quería ocultaros nada, pero... No sabía como os sentaría saber esto.

Chimchar se acercó al chico.
Chimchar: Yo... Bueno... Me da igual si te llamas Skugge o Juan, tu eres el mismo humano que me salvó del frío y de ese laboratorio, y ahora del científico, para mi sigues siendo el mismo. -Sonrió-

Haunter: Exacto saco de huesos, te llames como te llames, sigues siendo nuestro amigo, así que te trataremos igual.

Pierre: Aunque... Creo que sería mejor decirle "Oye, sin nombre ¿vamos a robar hoy?" Para que Darkrai no se enfade y te quite tu no nombre. -Empezó a reír-

Darkrai: No hace falta, le presté el nombre de Skugge mientras se acuerda del suyo.

Rotom: En serio, Skugge, o como te llames eres el mismo que entró en la mansión, perdido y sin saber en qué lugar de la región estaba... -Se detuvo- Creo que debería haberlo sospechado en ese momento.

El muchacho suspiró aliviado.

Skugge: Vale, me habéis quitado un gran peso de encima, no soy de mentir ni ocultar cosas, fura de los robos quiero decir -Rio-
Mesprit: Bueno, supongo que quieres conocer a mi hermano para ver si puede devolver tu memoria ¿no?

Skugge: Si el puede, estaría bastante bien.

Mesprit asintió y empezó a flotar y habló en un tono solemne.

Mesprit: Hermano mío, te llamo, un ser dividido en tres, del mismo huevo nacido.

Llamo al que habita en el lago.

Al ver que no aparecía, elevó su voz.

Mesprit: Venga ya... Me vas a hacer quedar mal delante de mis invitados...
​​​​​ ¡Aparece ya!

Un hada, con aspecto casi similar al primero, apareció salvo por la forma en su cabeza.

Tras eso descendió del aire y con sus pies tocó el suelo.


Mesprit: ¿Azelf? ¿Que haces aquí? No eras al que estaba llamando, estaba llamando a Uxie.

El ser con la cabeza de color azul se cruzó de brazos.

Azelf: Pues específica a quien llamas en tu invocación, me has hecho levantar de la cama para nada.

Darkrai: Hey. -Levantó su mano a modo de saludo-

Azelf: ¡Hola Darkrai! Cuánto tiempo ¿Qué es de tu vida? ¿Sigues con el hostal?

Darkrai: Bueno, lo he dejado en pausa por un tiempo y estoy viajando con este humano para cambiar de aires.

Azelf: Ah ¿Te capturó?

Skugge: No, aunque podría haberlo hecho -Sonrió- No parece que sea muy difícil atraparle, sinceramente.

Darkrai: Cada palabra que dices hace desaparecer una letra de tu nombre, tu sabrás. -Sonrió-

Skugge: Bueno, cambiando de tema, mientras vosotros habláis... Mesprit, llama a tu hermano.

Mesprit: Aquí está -Señala a Azelf-
Skugge: Al que estoy buscando yo, al correcto.

Mesprit: Ah, de acuerdo.

Tras repetir el proceso, pero esta vez afinando un poco mejor, consiguió invocar a Uxie.

El Pokémon de cabeza redondeada apareció.


Uxie: ¿Qué quieres Mesprit? ¿Necesitas algo?

Haunter: Oye... ¿Es sonámbulo?

Pierre: Es verdad, parece que está dormido, no abre los ojos ¿Tanto sueño tiene? -Sonrió-

Uxie: ¡No soy sonámbulo! Si tengo los ojos cerrados, es por vuestra seguridad. Si los abriera, no recordaríais nada.

Skugge: Eso es lo que quiero.

Uxie: ¿Quieres que te borre la memoria?

Skugge: No, mierda, no me refería a eso. -Observó al Pokémon- Quiero saber si me has borrado la memoria.

Uxie: Bueno... No te recuerdo, así que creo que no, pero ¿De cuantas memorias borradas estamos hablando?

Skugge: Años
Uxie: No puedo borrar tanto, pero si quieres comprobaré si por algún casual te borré algo, tócame.

Skugge: ¿Perdón?

Uxie: Dame la mano, necesito que estemos en contacto para poder acceder a tu mente.

Skugge: Ah, de acuerdo.

El muchacho tocó la mano del hada y de repente abrió sus ojos y un brillo intenso salió de estos.

Los demás Pokémon no sabían si con sus ojos abiertos podría borrarles la memoria sin querer, así que, para prevenir, se taparon sus ojos.

​​​​​Tras unos momentos, los ojos dejaron de brillar y los cerró.


Uxie: Bien... Parece ser que, como sospechaba, no te borré nada, puede ser una amnesia por un golpe o algo así, pero yo no he tenido nada que ver.

Skugge: De acuerdo ¿Y no puedes hacer que recuerde?

Uxie: Lo siento, pero no.
Solo puedo devolver los recuerdos a las personas o Pokémon que se los borré en primer lugar.

Skugge: Genial... Entonces estamos igual que antes... Bueno, gracias.

Recordó sobre la oferta de Helio y sobre contarle más cosas cuando su investigación hubiera avanzado.

Skugge: Eh, antes de irme, Mesprit, tu sientes emociones ¿Verdad?

​​​​​El Pokémon asintió.

Skugge: Para sentir las emociones de alguien... ¿Debe estar cerca de ti o puedes sentirlo a distancia?

Mesprit: Bueno, tengo un radio limitado para sentirlas, pero ahora que mis hermanos están aquí... Podemos amplificarlo por toda la región. ¿Por qué? ¿Quieres saber los sentimientos de alguna chica?

Skugge: Gracias pero no estoy interesado en amores y esas cosas.
Necesito que busquéis a una persona que se llama Helio y me digáis que emociones tiene o sus intenciones.

Dijo que si averiguaba algo sobre los mitos, que se lo dijera, y me pagaría, pero... Entre las pintas que lleva y que no le conozco de nada... No me fío.

Y menos de decirle a el y a su equipo sobre que las leyendas y mitos de la región son reales... O bueno por lo menos la vuestra y la de Darkrai.

Las hadas asintieron y se concentraron, buscándole por la región.

Skugge: Por cierto, creo que me dijo algo de que estaba en ciudad Rocavelo.

Azelf: Ah, pues haberlo dicho antes, estábamos mirando por Jubileo.

Concentraron sus miradas y buscaron por la ciudad, una vez lo encontraron pudieron notar que no sentía emociones, cosa extraña, aunque siguieron observando hasta que notaron sus intenciones.

Azelf: Qu-quiere... Eh...
Uxie: Destruir el mundo.
Los tres se quedaron en silencio por un momento.

Azelf: Y quiere encontrarnos para... Usar nuestros cristales para... hacer un artefacto extraño.
Uxie: Para utilizar el poder de los señores del Tiempo y del Espacio... Y hacer un mundo solo para él.
Mesprit: Sin espíritu, sin sentimientos ni emociones.

Los tres seres temblaron.

Skugge: Ya decía yo que no me daba buena espina...

Chimchar: Te lo dije.

Skugge pensó por un momento tras ver a los Pokémon de los lagos tan asustados.

Skugge: No os preocupéis, no os hará nada.

Mesprit: ¿Cómo estás tan seguro? ¿Y si nos encuentra?

Skugge: Bueno... os podríais esconderos en nuestra mansión del bosque Vetusto, o en vuestros lagos, pero tengo un plan mejor.

Los Pokémon observaron al chico.
​​​​​

Eso es exactamente lo que va a hacer, encontraros.
Además, le daremos lo que quiere.

Los Pokémon del espíritu observaron al chico y se giraron hacia Mesprit.

Uxie: ¿Tu crees que nos podemos fiar de el?

Azelf: ¡Eso! ¿Y si es una trampa?

Mesprit: Bueno... Los sentimientos que tiene no son malos, en absoluto ¿Vosotros habéis notado algo raro sobre sus intenciones?

Ambos negaron.

Uxie: Bueno... Entonces solo queda pensar en que todo saldrá bien.

Azelf: Y tener la voluntad de que todo irá según lo previsto.

El Pokémon oscuridad se acercó a Skugge.

Darkrai: ¿Te has vuelto loco?

Skugge: Puede ser, pero ese no es el punto, veréis, os lo explicaré.
​​​​​​
Los Pokémon se acercaron al muchacho para empezar a escuchar el plan que tenía.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#15
Capitulo 10

La entrega
 
Skugge dejó los meteoritos a sus espaldas, caminando hacia el enorme edificio con una gran G amarilla en su pared mientras el sol comenzaba a ponerse.

Al subir por las escaleras pudo ver una de las grandes antenas, girando y buscando alguna señal.

Uno de los reclutas se encontraba fuera de la construcción, y al ver a Skugge se preparó para luchar.


Recluta: ¡Alto ahí! ¿Qué haces por los alrededores de nuestro edificio?

Skugge, observando las pintas del sujeto empezó a reír.

Skugge: Ese pelo... Y esas pintas... No me lo digas... eres uno de los que trabajan para Helio ¿no es así?

Recluta: Por supuesto, soy un miembro importante del equipo Galaxia ¿Qué quieres?

Skugge: Me gustaría hablar con Helio, tengo buenas noticias, sobre mi investigación.

Recluta: Seguro... Eres un tipo muy raro... Esa bata y tu pelo... Tienes pinta de ser un policía infiltrado.

Skugge: ¡Que insulto! ¿Cómo osas llamarme policía? 

Al escuchar el jaleo, varios reclutas salieron para encontrarse a Skugge y al recluta discutiendo.

???: ¿Qué pasa aquí? -Una voz salió de entre los reclutas-

​​​​​El recluta se puso firme al ver al dueño de esa voz.

Recluta: J-jefe... Yo... Eh... Estaba impidiendo que este intruso entrara en nuestra base.

Helio y varias personas que se distinguían de los demás reclutas salieron de entre la multitud.

Recluta: Co-comandantes ¿Vais a ayudarme para echar a este intruso? Será todo un honor luchar a vuestro lado.

Helio observó al recluta y después a Skugge.

Helio: Bienvenido.

Skugge: Hola Helio, tengo cosas que contarte.

Helio: Me encantaría escucharlas, pero por favor, pasa, debemos ser discretos.

Skugge: Claro, sin problemas.

Uno de los comandantes de lío una colleja al recluta.

​​​​​​Ceres: Si alguien dice que tiene buenas noticias para el jefe, aunque sea la policía debemos dejarle pasar, que no se te olvide que debemos mantener una imagen frente a las personas de Sinnoh.

Una vez dentro, observó las instalaciones, que eran muy tecnológicas y se encontraban impecables.

A cada paso que daba, se encontraba con reclutas que lo observaban, dado que iba acompañado de Helio y de los comandantes del equipo, cosa que no se veía todos los días.

Subieron varias escaleras e incluso algunos teletransportes que hacían de atajos hacia su objetivo.

Una vez salieron del laberinto de salas, Helio abrió la puerta de su despacho y le invitó a tomar asiento.


Cosa que Skugge hizo al ver una de las sillas que ahí se encontraban.

Helio, por su parte, se sentó en otra y los comandantes se quedaron de pie, observando al chico.


Skugge: Bueno... Me dijiste que si descubría algo en mis investigaciones, viniera, y eso he hecho.

Helio: ¿Qué descubriste?

Skugge: Varias cosas, muy interesantes... además que te interesan personalmente a ti, pero... vayamos al grano.

El chico miró a los comandantes que estaban preparados por si el chico intentaba algo contra su jefe.

Skugge: Primero... ¿Cuánto estarías dispuesto a pagarme por mi información?

Helio: Depende de lo útil que me sea.

Skugge: Bueno... -Sonrió- Se sobre lo que planeas, Helio-
Y sinceramente me parece bien, crear un nuevo mundo, usar los Pokémon legendarios del Tiempo y del Espacio para tus propósitos... Y por lo que estoy aquí, sé que estás buscando a los Pokémon de los lagos.

Varios comandantes cambiaron su expresión, ya que no esperaban que el muchacho supiera tanto.

El chico observó a los Comandantes.


Skugge: Tranquilos, no le diré nada a la policía, porque sinceramente no me gustan esos tíos, es más, después de que hable hasta os alegraréis de que haya venido. -Sonrió-

Uno de ellos se acercó a Skugge.

Ceres: ¿Cómo te has enterado de eso? Fuimos extremadamente cautelosos.

Skugge: Bueno... digamos que... tengo buenas fuentes, pero bueno, no os interesa eso, sino... como puedo ayudar a la organización.

Helio: ¿Y cómo puedes hacer eso?

Skugge: Bueno, lo dije antes, buscas controlar a los Pokémon del Tiempo y del Espacio para crear tu mundo, para ello, necesitas a los Pokémon de los lagos.

Helio: Envié a mis tropas a investigar los lagos, pero no encontraron nada, incluso pensé en bombardear los lagos para encontrarlos.

El chico se recostó sobre el respaldo de la silla.

Skugge: Obviamente, no encontraron nada por la sencilla razón de que los tengo.
A los tres...
Y ya no hace falta bombardear nada.

Plutón: Eso es, improbable, como mínimo.
Si nuestro equipo estuvo buscándolos por días y no encontraron nada...
¿Cómo vas a haberlos encontrado y tan rápido?

Skugge: Tengo mis medios... Pero si no lo crees... bueno, dejadme que os muestre.

Se levantó y señaló hacia un espacio vacío frente a todos.

Skugge: Bien, traedlos.

Un brillo apareció en el despacho y cuando este se fue, aparecieron los tres Pokémon de los lagos, estos se encontraban encadenados.

Helio: Asombroso... 

Los comandantes se acercaron a los Pokémon, junto a Helio.

Venus: Esto hará que el sueño de nuestro líder se complete mucho más rápido.

Saturno: Maravilloso, pronto un mundo perfecto, dirigido por nuestro líder, vendrá y sustituirá este.

Helio se acercó al muchacho.

Helio: Has hecho que el este equipo esté más cerca de su meta, de nuestro... mundo perfecto, sin espíritu.
Soy un hombre de palabra, tu información y aportación, han sido muy valiosas, por lo tanto debo darte una cuantiosa suma de dinero por haber ayudado con tu aportación.

Skugge: ¿De cuanto estamos hablando?

Helio pensó por un momento.

Helio: Creo que lo más equitativo es que recibas un millón por cada uno.

Skugge: Excelente. -Observó a los Pokémon- Bueno... me habéis salido muy rentables, espero nunca volver a veros... -se detuvo- aunque... voy a poner una condición más a nuestro trato.

Helio: ¿Cuál es?

Plutón: ¿Quieres más dinero?

Skugge: Para nada... Voy a ayudaros a crear ese instrumento para que podáis contactar con los Pokémon del tiempo y del espacio... Será una gran adición a mi curriculum como investigador.

Ceres: ¿Y cómo vas a hacerlo? -Intentó tantear cuánto sabía el chico-

Skugge: Fácil, querida.
Arrancándoles esos cristales que tienen en sus frentes a esos Pokémon que os traje. -Sonrió-

Helio se quedó en silencio, mientras los Pokémon miraban con miedo a Helio y a compañía.

Helio: Sabes demasiado, así que no me queda otra opción.

El hombre observó al muchacho.

Helio: ¿Quieres unirte a nuestra organización? Con todo lo que sabes no podemos dejar que te vayas.

Skugge: Claro, pero no voy a vestirme de... ¿Astronauta? Ni ponerme el pelo de colores, esas cosas no me van.

Helio: Ah, no te preocupes, cómo serás Comandante podrás hacer lo que quieras, dentro de unas reglas, claro.

Skugge: ¿Cuánto cobra un comandante? Por curiosidad.

Ceres: Unos... 19.000 al mes.

Skugge: Me parece bien.

Venus: Más un plus por objetivos.

Skugge: ¿Cómo va eso?

Venus: Por ejemplo, tus subordinados recolectan 300 Pokémon en un mes, ya sea que lo donaron o lo consiguieron por otros medios... pues a ti se te pagará 5.000 extra.

Skugge: Y de esos 5.000, ¿Cuánto va para mis subordinados?

Venus: Nada
Skugge: Perfectamente justo, como debe ser. 

Plutón Entonces ¿Estás a bordo?

Skugge: Claro.

Helio: Estupendo.

Skugge: Por cierto, para hacer lo de los cristales necesitaría algunas máquinas.

Plutón: No hay problema, aquí tenemos la tecnología más avanzada de la región. ¿Quieres ver nuestras instalaciones?

Skugge: Por supuesto.

Caminaron hacia un teletransportador que los llevó a un pasillo largo.

En este se encontraban varios contenedores con un extraño líquido verde, y flotando dentro de estos, se encontraban fragmentos de rocas.


Skugge: Ah... Estos son los meteoritos que usáis para darle energía al edificio ¿Verdad?

Venus: Usamos
Skugge: Eso, usamos.

Helio: Tienes buena memoria, eso nos resultará útil.

Llegaron a una sala, llena de artefactos tecnológicos.

Los Pokémon del lago eran llevados por varios comandantes hasta una plataforma que los mantuvo sujetos.


Skugge: Bueno, cuando tenga los cristales os llamaré, no quiero distraeros en mi primer día de trabajo, seguramente tendréis cosas que hacer.

Plutón: ¿Sabes utilizar estas máquinas?

Skugge: Claro, no me regalaron el título de científico. -pensó- lo robé. -Sonrió-

Plutón: Bueno, como soy uno de los que más saben sobre los aparatos que se encuentran en esta sala, me quedaré junto a ti por si tienes alguna duda.

Skugge: De acuerdo, gracias.
Ya decía yo que esto estaba siendo demasiado fácil... -Pensó-
Helio: Espero fructíferos resultados por vuestra parte.

Skugge: Por supuesto, jefe.

Tras eso, se retiraron, dejando a Skugge y a Plutón solos con los Pokémon.

Plutón: ¿Y tu tienes Pokémon? Si no, podemos ofrecerte alguno, de alto rango, por supuesto, no como esos tan mediocres de nuestros reclutas.

Skugge: No tengo, tampoco necesito a ninguno...
¿Has pensado que, si viniera la policía a investigar... La primera línea de defensa contra ellos son los reclutas y sus Pokémon?
Si tienen Pokémon débiles, serán mas fáciles de traspasar esa barrera y llegarán más rápido a nosotros, y después no hay ninguna línea de defensa que proteja al jefe.

Plutón: Sinceramente nunca lo había pensado, pero no creo que los reclutas puedan manejar a Pokémon más fuertes como los nuestros.

Skugge: Bueno, necesitaría saber con que Pokémon cuenta el equipo, y sobre los reclutas... Simplemente se les puede enseñar como tratar con Pokémon más poderosos que los que ya tienen.

Plutón: Oh, por supuesto, tenemos un almacén con los Pokémon, te llevaré cuando terminemos esto, solo no toques nada cuando vayamos, como ya va siendo tarde todos los miembros dejan sus Pokémon guardados ahí, menos el jefe claro, necesita llevar su equipo siempre por si pasa algo.

Skugge: Está bien, gracias.

Unas horas después, ya se había hecho de noche y el cansancio ya había aparecido en ellos.

Plutón, sin embargo se notaba más cansado, ya que era bastante mayor que el y tenía menos energías que Skugge.

​​​​El muchacho observó esto, y pensó en aprovecharlo para poder seguir con su plan.


Skugge: Oye.

Plutón: ¿Si?

Skugge: Te veo cansado ¿Por qué no descansas un rato?

Plutón: No puedo, hay que extraer los cristales de estos Pokémon para que el plan sea un éxito... Aunque... Sinceramente no sé qué planea el jefe.

Skugge: No te preocupes, puedes ir a dormir un rato, yo te cubro. Y ¿Por qué dices eso? ¿Sabes algo?

Plutón: No, es solo que... Esto es una empresa sin futuro, lo sé.

Son las fantasías de un loco que cree que podrá controlar la fuerza de los Pokémon de las leyendas... Yo, sin embargo, tengo otros planes para el equipo.

Skugge: Cuéntame.

Plutón: Quizás en otro momento, siento haber dicho eso del jefe... Es la verdad, incluso si consiguiera su objetivo, dominar a Dialga y a Palkia... Nada garantiza que pueda formar un mundo mejor.

Skugge: ¿Cómo sabes esos nombres?

Plutón: Reconstruimos las letras de la estatua de ciudad Vetusta ¿Y tú? ¿Cómo los sabes?

Skugge: Bueno, como dije antes estudio las leyendas y fui a -pensó en algún lugar de Sinnoh para decir, ya que se lo estaba inventando todo- Pueblo Caelestis, allí encontré a una persona que me habló de esos Pokémon y me dio sus nombres.

Plutón: Claro ¿Cómo no lo habíamos pensado antes? Nos habría ahorrado mucho trabajo.
​​​​​​
El científico del equipo Galaxia comenzó a notar el cansancio acumulado en su cuerpo.

Plutón: Creo que te voy a hacer caso e iré a dormir, di necesitas un relevo, despiértame. 
​​​​​
Skugge: De acuerdo.

Plutón: Y por favor, no le digas al jefe que me fui a dormir, si no me degradará de nuevo.

Skugge: No te preocupes, ve a dormir.

El científico caminó lejos hasta que desapareció tras entrar en un teletransportador.

Skugge: Menos mal, ya me lo he quitado de en medio, gracias Darkrai por hacer que tuviera sueño.

Darkrai: No hay de que, oye... ¿Me recuerdas que hacemos ahora?

Skugge: Claro, ahora vamos a hacer como si les hubiera sacado los cristales... Que por supuesto no lo voy a hacer. -Le dio un escalofrío al imaginarlo- Ug.

Observó a los Pokémon atrapados.

Skugge: Podéis dejar de actuar, chicos. -Sonrió- Sois mejores actores que Darkrai.

Darkrai sonrió.

Darkrai: Ahí tengo que darle la razón.

Los Pokémon de los lagos rieron y flotaron hasta donde se encontraban el humano y el otro Pokémon, mientras se quitaban las cadenas con facilidad.

Uxie: Ha salido mejor de lo que pensé.

​​​​​Mesprit: Sinceramente si no sintiera los sentimientos, hubiera creído que nos abandonarías con esos locos.

Azelf: Aunque aún no podemos cantar victoria.

​​​​​​Skugge: Tienes razón, aún queda lo de "arrancaros" las gemas ¿Estáis listos?

Darkrai: Yo me aseguraré de que no despierte ese tío.

Skugge: ¡Animal! Solo que no se despierte en un rato.

Darkrai: Claro, a eso me refería... Más o menos.
Skugge sonrió.

Skugge: Bueno, ya que estás, vigila por si viene alguien.

Darkrai: Para eso ya están los fantasmas.

Skugge: Es cierto pero nunca viene mal un par de ojos extras.

Haunter apareció y los saludó.

Haunter: ¿Cómo va todo?

Skugge: Bien, vamos a hacer el truco de los cristales.

Haunter: Oh, genial, yo voy a volver a vigilar.

Skugge: De acuerdo... Oye ¿Chimchar y los demás están a la espera?

Haunter: Claro, están esperando que encuentres la habitación donde están guardados los Pokémon que tienen secuestrados, robados, donados, o como les digan, para liberarlos.

Skugge: Genial. Bueno... Vamos a hacerlo.
​​​​​​
Todos asintieron.

Los Pokémon de los lagos juntaron sus manos y un rayo de color rojo salió del cristal de sus frentes.

Tras eso, en sus manos aparecieron unas copias idénticas de los cristales que portaban en su cabeza.


Skugge: Recordáis que no tienen que tener mucho poder ¿No? Solo para que noten que los cristales tienen poder y se crean que es de verdad.

Los Pokémon psíquicos asintieron.

Una vez que los rayos desaparecieron, le dieron los cristales a Skugge.

Mesprit: Aquí tienes.

Skugge: Muchas gracias, ahora volved a vuestros lagos.

Los Pokémon de los lagos volaron de nuevo hasta sus lugares, dejando atrás cada uno sus cadenas falsas.

Skugge: Bueno, ahora me toca despertar a ese tío.

Caminó hacia el teletransportador donde hace un rato había entrado Plutón.

Fue transportado a una sala con varias camas, y en una de ellas se encontraba el científico dormido.


Skugge: Eh, despierta.

Tras intentarlo y ver qué no se despertaba, pensó en algo.

Skugge: Oh, Helio estás aquí.

Al escuchar el nombre de su jefe se despertó rápidamente.

Plutón: Le juro que no estaba dormido... Solo estaba repasando el plan con mis ojos cerrados para concentrarme... -Observó la habitación, vacía salvo por el chico- mejor.

Plutón vio a Skugge.

Plutón: ¡No vuelvas a hacerme eso! Casi me da un infarto.

Skugge: Pues espero que no te de cuando veas esto.

Le enseñó las tres gemas que portaba en su mano.

Al verlas, los ojos del señor se abrieron de par en par.


Plutón: Lo has... Conseguido, vaya con el nuevo... Creo que deberían haberte dado más de tres millones, porque no cualquiera es capaz de hacer eso -observó su reloj- y en un tiempo más que razonable.

Skugge: Por cierto, hablando de eso ¿Cuándo me darán el dinero?

Plutón: Oh, no te preocupes, puedo hacerte una transferencia ahora mismo si quieres.

Skugge: Lo prefiero en efectivo, sinceramente. Para no dejar huellas de esto.

Plutón: De acuerdo, pásate después por el despacho de Helio y te dará el dinero, ahora debemos ver que tal poderosas son estas gemas.

Skugge: Por cierto ¿Qué hago con los Pokémon de los lagos?

Plutón: Me da igual, ya no los necesitamos, así que puedes hacer lo que quieras con ellos.

Skugge: De acuerdo.

Ambos caminaron de vuelta al laboratorio para observar como se habían escapado.

Skugge sonrió al ver los huecos vacíos donde antes estaban los Pokémon de los lagos.

​​​​​​Aunque tenía que disimular y trató de sonar lo más enfadado posible.


Skugge: ¿Dónde están? ¡Si estaban aquí cuando fui a buscarte!

Plutón: No te preocupes, ya no son nuestro problema.
Sigamos con los cristales.
​​​​​​
Unas horas después terminaron de analizar el último de estos.

Plutón: Fantástico, con este poder puede que al final los planes de Helio puedan funcionar.

Skugge asintió.

Plutón: Ahora podremos crear la Cadena Roja.

Skugge: ¿Qué es eso?

Plutón: El único objeto que es capaz de obligar a Pokémon de gran poder como los de las leyendas a hacer lo que el portador de esta quiera.

Skugge: Ah, así que con eso, Helio será capaz de obligar a Dialga y a Palkia a hacer lo que el quiera?

Plutón: Exactamente, y con su poder podrá crear un nuevo mundo, en teoría.

Skugge: Esperemos que la teoría funcione... Por cierto ¿Qué hay que hacer para formar una cadena de estas gemas?

Plutón: Hay que someterlas a unos procesos, químicos y físicos, después con la ayuda de nuestra tecnología lo reorganizaremos como una cadena, y después lo duplicaremos para que haya una cadena tanto para Palkia como para Dialga, ya que ambos son piezas importantes.

Skugge: ¿En que puedo ayudar con el procedo de las cadenas?

Plutón: Nada nada, ya has hecho más que suficiente, ahora me encargaré yo.
​​​​​
Skugge: De acuerdo, pues iré a por el dinero.

Plutón: Está bien, por cierto la sala donde guardamos a los Pokémon se encuentra abajo a la derecha, por si quieres elegir los nuevos Pokémon para los reclutas.

Skugge asintió y caminó hacia el despacho de Helio.

Una vez entró, Helio lo recibió de nuevo, como hace ya unas horas.

Helio: ¿Y bien?

Skugge: Ya tenemos las gemas y están en proceso de ser transformadas en la Cadena Roja, después esta se duplicará y podrás utilizarla para controlar a Dialga y a Palkia.

Helio: Estupendo.

Skugge: Por cierto ¿Puedes darme el dinero?

Helio: ¿Los 3 millones?
​​​​​ 
​​​​​Skugge: Si
Helio: Por supuesto ¿Tienes cuenta en el banco para la transferencia?

Skugge: Prefiero que sean en efectivo.

Helio: Ya veo... Bueno, no te preocupes, tendrás un maletín con ellos en unas horas.

Skugge: Está bien.
Si me disculpas voy a dar un paseo, estar tanto tiempo en el laboratorio es estresante.

Helio: De acuerdo. 

Tras eso el muchacho caminó hacia el exterior del edificio.

Fuera de este se encontraban sus ya tan familiares amigos, esperándoles tras una de las antenas del edificio.

Tras eso, fueron en dirección al casino de la ciudad.


Pierre: Creo que con tres millones no vamos a necesitar robar esto ¿No?

Skugge: No es en si por el dinero... Que también... Sino por la emoción de saber que estás haciendo algo tan arriesgado como eso, no sé, es como... Saber que estoy haciendo algo donde puedo ser atrapado en cualquier momento, me hace sentir extrañamente vivo.

Haunter: ¿Entonces prefieres que no te ayudemos si viene algún policía?

Skugge: Una cosa es querer sentir esa emoción, y otra muy distinta es no tener una pequeña ayuda de mis amigos para que no me pudra en la cárcel. -Sonrió-

Rotom: Por cierto ¿Cuándo quieres que liberemos a los Pokémon que tienen ahí?

​​​​​Skugge: Por mi ahora mismo, aunque... A lo mejor sospechan demasiado.
Así que mañana estaría bien.

Chimchar: ¿Y no sospecharían igual?

Skugge: Puede, pero no lo harán si ven a otra persona liberarlos.

Pierre: Pues como no te cortes el pelo y te cambies de cara... Lo tienes crudo.

Skugge: No tanto... Os recuerdo que hay uno de nosotros que puede volverse humano.

Haunter: Ah, el señor caramelos raros -Empezó a reír-
​​​​​
El Pokémon oscuridad apareció al lado de Haunter.

​​​​​​Darkrai: ¿Qué pasa conmi...? -Se dio cuenta de que utilizaron ese mote estúpido de nuevo- Quiero decir... ¿Qué tengo que hacer?

Skugge: Oh, tienes que liberar a los Pokémon, pero como humano.

​​​​​​Darkrai: De acuerdo.

Chimchar observó a Darkrai que flotaba en las oscuras calles.

Chimchar: Pero... Si tocas una Pokéball... ¿No quedarás atrapado dentro?

Darkrai empezó a reír.

Darkrai: Una simple Pokéball no puede atrapar a un Pokémon como yo... Incluso las Ultraballs son inútiles contra mi.

Haunter: ¿Ah si? ¿Y que me dices de esto?

Hizo aparecer una extraña Pokéball, de color blanco y morado, esta flotaba en el aire.

Darkrai retrocedió.


Darkrai: ¡Aleja esa cosa! Ni se te ocurra hacer nada raro con ella.

Haunter empezó a reír.

Haunter: Ooh... ¿Te da miedo? -La acercó un poco al Pokémon y este atravesó una pared para que no le pudiera tocar-
​​​​​Darkrai: Si. Es un invento diabólico, no falla en ninguna captura.

Skugge: Oh, interesante ¿Y de dónde lo has robado?

Haunter: Del despacho de Helio.

Skugge sonrió.

Skugge: Bueno, guárdalo en uno de los bolsillos de mi mochila, quizás esa cosa nos resulte útil si al final existe Arceus. -Rio- ¿Os imagináis que capture a un Dios?

Pierre: Deja los Pokochos, te hacen decir muchas tonterías -Sonrió-

Darkrai salió de la pared.

Skugge: Oye ¿Y cómo es que no te ha atrapado a ti?

Haunter: No la he tocado, simplemente la he hecho levitar hasta aquí, así que no me ha podido capturar es bola fea. -Sonrió-

Skugge: Bueno, iré para dentro, podéis ir a descansar a casa, si pasa algo os aviso... No sé como, pero os avisaré, si no lo hago... A lo mejor me he quedado dormido o me han pillado.

Haunter: O te han matado y serás un fantasma. -Sonrió-

Skugge: ¿Vas a comisión? ¿Mientras más con fantasmas haya, mas cobras o que? -Rio-

Haunter: Oye pues tengo que mirarlo, porque puede ser un negocio rentable.

Chimchar observó a Skugge.

Chimchar: Ten cuidado, ninguno queremos que te pase nada. -Recordó algo- Ah y Mesprit y los demás te agradecen que todo haya salido bien.

Skugge: Que majos, diles que son 3.000 por cada uno por salvarles -Sonrió-

Rotom: Oye, hablando del dinero ¿A cuanto tocamos de los 3 millones?

Skugge: Bueno... no lo he calculado pero vamos a esperar hasta que lo tenga en mano, aún no me los han dado.

Pierre: Si, sabemos lo del maletín, solo... ten cuidado.

El muchacho asintió.

Skugge: No os preocupéis, sabéis el dicho ¿no? "Bicho malo nunca muere" y aunque no sea ni tipo bicho ni malo, bueno, no mucho...
Sé cuidar de mi -Sonrió- Además estos están locos... me han hecho comandante y todo.

Haunter: Ah es verdad... -Hizo una reverencia- Comandante Skugge.

Todos rieron y se despidieron del chico, que volvió dentro del edificio, rumbo al laboratorio.

Los Pokémon caminaron hacia la ruta 215 y una suave lluvia comenzó a caer, aunque aún se filtraba la luz de las estrellas entre las oscuras nubes.

Bajo el brillo de la luna, pudieron observar un peculiar brillo alrededor de Darkrai, y los otros Pokémon le preguntaron por este.


Darkrai: Oh ¿esto? Bueno, es una distinción.

Chimchar: ¿Distinción?

Darkrai: Bueno, como habéis podido observar, no tengo los colores habituales de mi especie, se nos conoce como variocolor.
Escuché que, según los científicos es algo sobre un gen recesivo extraño.
Es una buena teoría pero no se acerca demasiado a la realidad.

Rotom: Bueno... siendo justos nunca habíamos visto a otros como tu, así que no teníamos para comparar colores.

Chimchar: Claro, yo creía que ese era tu color natural.

Pierre: Espera, espera ¿Has dicho "tu especie"? ¿Cuántos Darkrais hay por el mundo?

Darkrai: Bueno, no lo sé con exactitud pero se supone que por lo menos uno por región, para que el equilibrio de esa región sea el adecuado.

Haunter: ¿Y como va esto? ¿Hacéis una reunión anual de Darkrais o algo así? -Sonrió-

Rotom: ¿Y cómo te sientes siendo variocolor?

Darkrai: Es algo... extraño.
Se supone que debería sentirme alagado por ser así, los variocolores somos Pokémon raros de encontrar, pero... al ser de un color diferente a los demás de mi especie, me siento desplazado. -Observó a Haunter- Y no es algo anual, quizás cada mil años o así nos reunimos unos cuantos, pero tampoco es que sea gran cosa... hace como diez mil años que no voy a ninguna, desde que... -Intentó cambiar de tema- Bueno eh... creo que debemos darnos prisa para ir a la casa de Skugge.
Para descansar y estar preparados por si pasa algo mañana. -El Pokémon observó la luna-

Chimchar: ¿Qué pasó?

Darkrai: Nada, nada... es mejor no remover el pasado.

Haunter: Bueno, pues hasta que no nos cuentes ese "nada" no nos vamos a mover de aquí.

Rotom: Exacto, eres parte de nuestro equipo ahora, así que tienes que contarlo todo.

Pierre: Eso, eso, o te atormentaremos hasta la eternidad. -Recordó algo- ¿A que le decimos a Skugge que use esa Pokeball rara en ti? -Sonrió-

Darkrai: No seréis capaces de eso.

Haunter: ¿No? Pruébanos, compañero. -Sonrió-

El Pokémon oscuridad suspiró.

Darkrai: Bueno, está bien... Pero vamos a la casa primero, no quiero resfriarme con la lluvia, ni que vosotros lo hagáis.

Los agarró a todos y comenzó a volar por los cielos de la región.

Tras un rato, el Pokémon aterrizó frente a la casa de Skugge y abrieron la puerta.


Rotom: Oye ¿Cómo sabías que Skugge vive aquí?

Darkrai: Bueno, hace un tiempo lo he estado observando y bueno, una vez salió por la noche a desahogarse... sobre que me robó mi nombre y eso... para sentirse mejor y bueno, ya vi donde vivía.

Pierre: Oh ¡eres un acosador entonces! -Empezó a reír-

Darkrai: No, simplemente cuando alguien te roba el nombre... quieres saber por qué y vas a ver como es y si es digno de usarlo.

Haunter: Eso es lo que diría un acosador. -Sonrió-

Una vez dentro, encendieron unas velas, con ayuda de Chimchar, y se sentaron en el suelo.

Rotom: Bien, cuéntanos.

Darkrai: Está bien, cuando salí del cascarón...

Haunter: No no, abrevia, no necesitamos saber tu biografía completa.

Pierre: ¡Haunter!

Haunter: ¿Qué?

Pierre: Deja que lo cuente como quiera ¿Te cortamos a ti cuando contaste lo de que te intentaste ligar a una entrenadora y te comió su Garchomp?

Haunter: No, disculpa, cuéntalo como te sientas más cómodo, perdón.

Darkrai:  Bueno, cuando nací... o me crearon... no estoy seguro...

Chimchar: ¿Cómo no estás seguro de eso?

Darkrai: Bueno, un día simplemente recuerdo salir de un huevo y vi a un ser... extraño que me observaba.
Habían varios como yo, pero eran todos del mismo color, sin embargo, yo era diferente.
Y los otros de mi especie me empezaron a tener miedo desde ese entonces.

No entiendo por qué pero simplemente nací mal o algo, y salí de un color diferente.

Quizás no lo entendáis pero... no es bonito ser el raro de la familia.

Haunter sonrió.

Haunter: Pues no te preocupes, porque aquí somos todos raros, mira.
Yo fui comido por un Garchomp y ahora soy un Pokémon, Chimchar es un Pokémon que se fugó del laboratorio de Pueblo Arena, Pierre es un Gastly extraño... porque solo tiene una cabeza, el resto de su cuerpo ha desaparecido. -Sonrió- Skugge es un chico que perdió la memoria y quiere recuperarla.
Y Rotom... bueno... Rotom... simplemente es Rotom.
Así que estás en el lugar adecuado.

Rotom: Además, la mejor combinación de Pokémon es la que, aunque no sean los mejores, puedan sacar sus fortalezas y las de los que les rodean cuando lo necesitan.

Pierre: Y apoyarse cuando alguien tropieza o está mal... o con el Pokérus como aquella vez con Haunter -Sonrió al recordarlo-

Chimchar: Es verdad que sus métodos para ayudar pueden no son los más delicados... pero entre todos hacemos todo lo que está en nuestras manos para que estemos lo mejor posible.

Darkrai: Bueno... visto así, es bonito saber que vas a pertenecer a un grupo con los que pasar tu tiempo.

Chimchar: Y... no tienes por que avergonzarte de lo que eres, eres un Pokémon único y creo que debes alegrarte de eso...

Tras un poco más de charla, Darkrai se quedó más tranquilo, por lo que se levantó y caminó hacia la cocina.

Darkrai: ¿Queréis comer algo? 

Haunter: Estaría bien, me muero de hambre.

Los Pokémon asintieron y Darkrai empezó a cocinar algo para la cena.

Chimchar: Oye, tienes que enseñarme a cocinar... Cuando puedas.

Darkrai: Ah claro, cuando se calmen un poco las cosas con lo del equipo Galaxia y Skugge vuelva, os daré clases de cocina. -Sonrió- Por cierto ¿Alguien puede poner servilletas en la mesa?

Pierre: ¿Servilletas? ¡Somos Pokémon! No usamos servilletas.

Darkrai: Bueno, será que por actuar tanto como un humano en el hostal se me pegaron algunas costumbres, pero bueno, cocino yo, así que id a por servilletas.

Haunter asintió y comenzó a buscarlas, no habían en la casa así que pensó que lo mas lógico era tomar prestado algunas hijas de los libros de Skugge, así que empezó por llevar algunos a la mesa para que sirvieran como servilletas.

El fantasma abrió el libro y tomó una de las paginas con intenciones de arrancarla.

El pequeño primate observó el libro que estaba sosteniendo el ente y pegó un grito.


Chimchar: ¡Quieto! Es el diario de Skugge, no arranques nada.

Haunter: Ah, no me había fijado... Oye, voy a ver que otros secretos tiene guardados aquí. -Sonrió-

Pierre: ¡Venga! Quizás encontremos que es alérgico a algo y podamos acelerar el proceso de que se una a nuestra tropa fantasmal -Rio-

Chimchar: No creo que sea buena idea... además, es algo privado.

Haunter: ¡Venga ya! Si tu fuiste el primero que lo leyó nada más llegó a la casa -Empezó a reír también-

Chimchar: Pero no es lo mismo, yo no sabía que eso era privado.

Darkrai: No os recomiendo que lo hagáis, si se entera Skugge se puede enfadar.

Haunter: Nah, el nunca se enfada.

Ignorando todo, el fantasma abrió el diario y comenzó a leer.

Haunter: Veamos... La primera parte del diario no la entiendo, pero la segunda si.

Chimchar: ¿Ah? ¿Te pasa lo contrario que a mi? Yo entendía la primera parte pero no la segunda, la que está tras las paginas en blanco.

Pierre: Eso es raro.

Darkrai: Entonces entre los dos podréis descifrarlo, ¿no? 

Ambos Pokémon asintieron y comenzaron cada uno a leer la parte que podía comprender mientras Darkrai seguía preparando la cena.

Lejos de allí se encontraban los Pokémon de los lagos, reunidos en el lago más alejado de la región.


Mesprit: Todo salió bien al final... pero tenemos que tener cuidado por si ese loco consigue llamar a los señores de la región.

Uxie: Si, hay que estar preparados para estabilizar el espacio y el tiempo si eso pasa.

Azelf: Por cierto... ¿Vosotros notasteis lo mismo que yo con Skugge?

Los demás asintieron.

Mesprit: Si, lo primero que noté fue su disfraz, pero cuando noté sus sentimientos... no quise decir nada, además estaba recién despierta.

Uxie: Exactamente, cuando observé su mente... era extrañamente similar a...

Azelf lo interrumpió.

Azelf: ¿Y por que no le dijimos nada?

Mesprit: Quizás nosotros no somos los más adecuados para decirle lo que le pasa.

Azelf: Bueno, pero podemos decirle ahora ¿no?

Uxie: No creo que sea buena idea ir mientras se encuentre con los del equipo Galaxia.
No es de Skugge del que no me fio... sino de los humanos esos de la G, quizás cuando vean que esos cristales no tengan toda la energía que deben tener, quizás nos busquen otra vez.

Mesprit: Tienes razón... Solo debemos aparecer cuando los señores del Tiempo y del Espacio se encuentren en la Columna Lanza para intentar que todo siga en equilibrio.

Azelf: Eso es cierto... Pero ¿Y si le hacen algo a Skugge?

Mesprit: ¿Dialga y sus hermanos? Bueno, no creo... aunque con ellos nunca se sabe, ya sabéis lo "espacialitos" que son.

Azelf: No no, los del equipo Galaxia.

Uxie: Siendo honesto... son demasiado tontos... leí sus mentes y casi todos creen ciegamente que Helio construirá un mundo nuevo para ellos... cuando solo lo quiere para el mismo.

Mesprit: Bueno... Esperemos que todo salga bien.
Además, con el poco poder que les dimos a los cristales falsos... no creo que pasen de simplemente volver a sus dimensiones cuando Helio los llame, no podrá obligarles a hacer nada.

Los Pokémon de los lagos se despidieron con un abrazo y volvieron a sus lagos algo más calmados, aunque aún algo preocupados por lo que podría pasar los siguientes días en la región.

Por su parte, en la casa de Skugge, pudieron observar algo realmente inusual.


Darkrai: Vaya... Esto si que no me lo esperaba.

Haunter: ¿El qué? No pone nada raro, bueno, si, pero es Skugge, en el es normal.

Darkrai: No es lo que pone, sino el cómo está escrito.

Haunter: ¿Y cómo está escrito?

Darkrai: Bueno, sinceramente no es una lengua que deba conocer un humano...

Chimchar: ¿Qué quieres decir con que no debe conocerla un humano?


El Pokémon llamó a todos para que se acercaran.

Darkrai: Venid, esto es importante.

Tras eso los Pokémon empezaron a hablar entre ellos, mientras el cielo comenzaba a volverse más oscuro.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task