Longfic- El Recuerdo de un Ladrón

Extension largaLongfic
FranquiciaOriginal
GéneroAmistadAventura
Resumen

La vida de un ladrón de la región de Sinnoh se verá alterada cuando se encuentra con un Pokémon que escapó del laboratorio del profesor Serbal. Ambos se verán involucrados en una serie de eventos, los cuales resolverán una de las grandes incógnitas del protagonista ¿Qué pasó en su pasado?

#1
Mostrar Índice
1° "Un inesperado cruce de caminos"
2° "La llegada a Casa"
3° "Un día intenso"
4° "Un día lluvioso"

Mostrar Personajes
Skugge:
 
Edad:
21 años

Apariencia:
Es un muchacho de pelo negro, este está muy despeinado casi siempre, lleva gafas para poder ver de lejos sobre sus ojos marrones.
Viste una bata de laboratorio algo peculiar y unas botas altas.

Personalidad:
Prefiere la soledad, aunque si está con gente que le agrade eso cambiará rápidamente, es bastante pensativo y reservado, aunque eso no le impide tener sus momentos de humor.

Sprite:
[Imagen: view?usp=drivesdk]​​​​

Chimchar:
​​​​​
Nivel:
5

Edad:
7 años
 aproximadamente.
 
Apariencia:
Es un Pokémon de tipo fuego bastante energético, se trata de un pequeño simio que habita en la región de Sinnoh.
Es uno de los posibles 3 iniciales de esta región.
 
Personalidad:
Es bastante curioso, y sociable con otros Pokémon cuando los conoce mejor.
Por otro lado, desconfía de los científicos e investigadores Pokémon.
 
Capitulo 1

"Un inesperado cruce de caminos"

Una melodía inunda el lugar, es la música del profesor Pokemon que comienza a sonar.

Se aproxima la silueta de lo que parece ser el mayor investigador de la región, aunque hay algo que no te cuadra.

¿No es demasiado joven para serlo?

El muchacho se detiene delante de ti y comienza a hablarte con un tono tranquilo.


???: ¡Hey! ¡Hola! Bienvenido, estás en la región de Sinnoh.

¿Oh? ¿Esperabas al profesor Serbal?
Bueno, está ocupado buscando datos de unos Pokémon en el norte de la región.
Pero no te preocupes, yo puedo presentarte la región.

Deja de hablar un momento y este recuerda algo.

???: ¡Es verdad! Si aún no me he presentado, soy un desastre, perdóname, me llamo Skugge y soy uno de los ayudantes del profesor Serbal.

Skugge: Pues como te dije antes, estás en la región de Sinnoh, una región llena de misterio y misticismo, aunque también cuenta con zonas donde abunda la tecnología como la famosa ciudad Jubileo que está cerca de aquí.

Estás en una región muy diversa, hay muchos Pokémon por doquier y también tienes muchas cosas que hacer, desde combates, concursos, criar Pokémon…

Realmente hay de todo aquí, pero no quiero quitarte el gusto de que descubras las fantásticas cualidades de esta región, así que dejaré que descubras por tu propia experiencia como es.

Una vez terminada la presentación de la región… ¿Te importaría decirme cómo te llamas? Es para hacer una estadística sobre la demografía de aquí.
 
Decides decirle tu nombre al ayudante del profesor.
 
Skugge: Vaya, es un nombre muy bonito.
Ya para terminar con la estadística, dime:

¿Eres un chico o una chica?

No es que no vea lo que eres, para algo tengo estas gafas, solo que… ya sabes, cosas de estadística.
 
Una vez se lo has dicho, el ayudante del profesor se despide de ti.
 

Skugge: Bueno, siento mucho no poder hacerte de guía pero debo ocuparme de unos asuntos.
 
El chico te da un ligero apretón de manos y se despide.
 
Skugge: Por cierto, recuerda ir al laboratorio del profesor sobre las cuatro o cinco del mediodía, pues el profesor llegará tarde y estimo que llegará sobre esa hora.
 
Ves como el ayudante del profesor se aleja caminando.
 
Unos minutos después podemos centrarnos en el verdadero protagonista de la historia, que por supuesto es Skugge, mientras guardaba un pequeño altavoz en su bolsillo.
 
Skugge: Me encanta como ha salido todo, creo que podría ser actor y todo.
Y con ayuda de la música se lo creyó completamente. -Sonrió un momento para después apresurarse en ver su botín- Bien, veamos que tenemos aquí.

Skugge observó el dinero que había robado a la persona recién llegada a la región.
 
Skugge: Bueno, no es mucho pero por lo menos podré conseguir algo, se acerca el invierno así que creo que vendrá bien tener una manta por si el frío viene fuerte esta vez.
 
El chico comenzó a caminar en dirección a pueblo Arena en busca de una tienda, aunque de camino a ese destino, observó a lo lejos como un Pokémon se escondió tras unos arbustos cercanos.
 
Skugge: ¿Eh? Quizás haya huido de algo… y si es la policía de la región estoy jodido, bueno sólo tomé prestado algo de dinero, pero no quiero que me molesten con sus linternitas ni sus placas, y menos que me quiten el dinero que tan honradamente he robado, así que supongo que nunca está de más asegurarse.
 
Se acercó al Pokémon y de la forma más discreta posible, le preguntó.
 

Skugge: Ey tu, hola… eh ¿Hay Mankeys en la costa?
 
El Pokémon miró a Skugge, con una expresión dudosa, aunque rápidamente esta pasó a un gesto de terror, y tras unos momentos habló bastante agitado.
 
Pokémon: Eh… ¡Ah! ¡Eres uno de esos locos del laboratorio! Pues… ¡No conseguirás atraparme! Quiero ser un Pokémon libre ¡y no vas a impedírmelo!
 
Skugge: Ah, no te preocupes, no tengo nada que ver con esos de pueblo Arena.
Tampoco es que quiera un Pokémon, y mucho menos quiero ser un entrenador, así que si quieres ser libre, por mi adelante.
 
Pokemon: Pe-pero... ¡Si  vas vestido igual! No me intentes engañar.

Skugge: Oye ¿Qué tiene de malo llevar esto? Además, no sabes lo poco que me molestan los pesados de los entrenadores.
Cuando me ven con esta bata, se creen que estoy haciendo un trabajo de investigación y me dejan tranquilo.

Pokemon: ¿De verdad me juras que no eres uno de ellos?

Skugge: Bueno, no tengo porque, pero si te quedas mas tranquilo… Te juro que si te estoy mintiendo eh… no sé. -Pensó en algo- Que me pise un Garchomp ahora mismo.

Pokemon: Bueno, no sé que es eso pero… de acuerdo, además si me está mintiendo siempre podré escapar.

Skugge: Exactamente.

Pokemon: ¡Ah! ¿¡Lo he dicho en voz alta!?

Skugge: Si, lo has dicho, pero de verdad, no te preocupes que no te miento y por favor, habla mas bajo.
Por cierto ¿Puedo verte?
Se que tienes miedo y es normal, pero de verdad, no te voy a hacer daño y tengo curiosidad por ver que eres.
 
Pokemon: De acuerdo… pero si intentas algo raro… ¡Te morderé!
 
Skugge: Mira, si intento algo raro contigo hasta yo mismo me morderé porque no estoy interesado en hacer nada a nadie.
 
Un poco indeciso el Pokémon salió de entre los arbustos y se mostró ante el muchacho.
 
Skugge: Oh… que curioso… no había visto a ningún Pokemon cómo tu antes, pero bueno yo me voy, suerte.
 
Skugge comenzó a alejarse del Pokémon.
 
Skugge: Espero que te vaya bien ¡Adiós!
 
Un frio viento se levantó, haciendo que un escalofrío recorra el cuerpo del muchacho.
 
Skugge: Dios, el invierno ha llegado antes de lo que creía…
Puede que me arrepienta pero, no creo que sea muy buena idea dejarlo por ahí con este frio. Aunque antes, creo que debo ir a comprar algo.
 
Tras unos minutos, Skugge volvió donde estaba escondido el Pokémon.
 
Skugge: ¡Hey! Hola, otra vez, no entraba en mis planes volver a verte, pero está empezando a hacer frío y… Creo que debes venir conmigo, además si crees que escaparás de esos científicos quedándote por aquí… bueno… estás bastante equivocado.

No estoy diciendo que te quedes conmigo ni nada, tampoco tengo gran cosa para ofrecerte, pero no me gustaría que un Pokémon se muera por culpa mía o bueno, por qué no quise ayudarle, así que… te ofrezco sin ningún compromiso un lugar para quedarte hasta que pase el invierno, y esta manta.
 
Pokémon: Bueno, muchas gracias… aún no me fío de ti del todo pero… creo que es la mejor oportunidad que puedo tener ahora mismo.

Y… por cierto ¿Para que es la manta?

Skugge: Ah, es para que pases desapercibido hasta que lleguemos a mi casa, o bueno, hasta que pasemos pueblo Arena y también para el frío.
 
Pokémon: ¿Y cómo voy a pasar desapercibido con eso?
 
Skugge: Oh, es muy fácil no te preocupes, ahora ven aquí.
 
Ambos caminaron por el pueblo Arena hasta que escucharon el sonido de una puerta cercana y vieron como uno de los ayudantes del profesor salía del laboratorio, el cual estaba bastante agitado.
 
Ayudante: Perdone ¿Ha visto usted un Chimchar por aquí?

Skugge: Mierda. Bueno, a disimular, de algo servirá la manta. -Pensó-
¿Un Chimchar? No sé a qué Pokémon se refiere, lo siento.

Ayudante: Bueno, es como un pequeño primate con la cola en llamas.

Skugge: Um… lo siento, no me suena.

Ayudante: Maldición, perdone.
Eh -Este vió a una pequeña silueta bajo la manta- ¿Qué es lo que está bajo la manta? ¿Es un Pokémon?

El muchacho intentó parecer lo más indignado posible y tras eso le gritó al ayudante del profesor.

Skugge: ¿¡Un Pokémon!? Es mi hijo pequeño. ¿¡Cómo se atreve a llamarle Pokémon!?
 
Ayudante: Uh… eh… perdone señor, es que como está bajo esa manta, pues… no pude distinguirlo bien. Lo siento.
 
Skugge: ¡Claro! Porque está haciendo mucho frío y no quiero que se resfríe.
 
Ayudante: De verdad, lo siento señor.
 
Skugge: Ya ya… tiene suerte de que tengamos prisa por llegar a casa antes de que el frío aumente, que si no hablaría con el profesor sobre lo que ha pasado, pero bueno, espero que no se repita. Vamos a casa, hijo.
 
Una vez que se alejaron del pueblo, el muchacho no pudo aguantar más y miró al Pokémon bajo la manta al borde de la risa.

Skugge: ¿Qué te ha parecido esa interpretación, hijo? -Dijo esto mientras reía de forma bastante audible- Perdón, continuemos, ya casi estamos en la ciudad.

Tras unos momentos llegaron a su primer destino.
Ambos miraron a su alrededor y observaron unos grandes edificios bastante modernos.

Como le dijo antes a la persona que le robó el dinero, ciudad Jubileo es bastante moderna, una ciudad tecnológica y con muchos sitios que ver, aunque ellos no verían ninguno de ellos, ya que tenían prisa. 

 
Skugge: Bueno, creo que ya pasó el peligro pero por si acaso sigue con la manta puesta, es mejor ser precavidos hasta que lleguemos a mi casa.
 
Chimchar: Vale -Se detuvo un momento- Y por cierto, muchas gracias por no delatarme a ese tipo.
 
Skugge: No hay de que. Por cierto, un poco mas adelante hay una cueva donde podremos ir por un atajo hacia mi casa, así que nos queda poco para llegar.
 
Chimchar: Oh de acuerdo, han sido demasiadas emociones hoy y todo lo que haga llegar antes a un sitio para descansar, me parece bien.
 
Skugge: No te preocupes, podremos descansar en un rato.
Nos saltaremos Pueblo Aromaflor pero ya podremos visitarlo otro día, es bastante bonito.
 
En la ruta 211 se encontraron a varios entrenadores que querian luchar pero Skugge tenía mejores cosas que hacer, así que los ignoró mientras seguía su camino.

Entrenadora 1: Tienes pinta de ser poca cosa ¿Combates conmigo?

Skugge: No tengo ganas, gracias.

Entrenadora 1: ¡Oye! ¡Se supone que eso no se puede hacer!

Skugge: Pues acabo de hacerlo.

Entrenador: ¡Voy a ganarte con el Magikarp que ha pescado mi padre!

Skugge: Me da a mi que no. Vamos, ¡míralo! Es un Magikarp, creo que podría vencerle incluso sin Pokemon.

Entrenador: Uh… tienes razón, ¿En que estaría pensando? Un Magikarp…

Entrenadora 2: ¿Te molestaría mucho combatir conmigo un rato?

Skugge: No es cuestión de molestia sino de prisa, de la cual tengo bastante, así que me temo que esta vez no podrá ser.
 
Tras esos “trepidantes” combates contra los entrenadores, ambos llegaron a la Senda Desolada y avanzaron hasta que encontraron un camino sin salida por causa de unas rocas en el camino.

Chimchar: ¿No me dijiste que con esa ropa no te molestaban los entrenadores? Y por cierto, no podemos pasar por aquí, está bloqueado.

Skugge: Ah, no lo hacen, también es cierto que paso de sus combates lleve o no esta bata, y claro que podemos pasar, mira, voy a enseñarte un secreto, el secreto arte de saltar.
No sé, parece que la gente no sabe saltar en esta región, pero mira esa roca: bloquea el camino, si, pero es pequeña y la podemos saltar y seguir por el atajo que está justo ahí.

Chimchar asintió mientras reía un poco al no haber caído en algo tan simple y ambos saltaron las rocas, mientras comenzaban a adentrarse en el túnel, en dirección a la casa del muchacho.

Tras varios minutos caminando, tanto el Pokemon como el chico llegaron a la superficie, observaron una gran extensión de árboles antiguos, y en medio de estos, se encontraba una pequeña edificación hecha de madera.

Chimchar: Vaya, es un lugar muy bonito.

Skugge: Gracias, esta es mi casa.
Está un poco alejada de todo, aunque hay una ciudad cerca, la ciudad Vetusta.

Pero mientras no vayas quemando el bosque o molestando a los Pokémon de por aquí no tendremos problemas.

Venga, entremos, ya va a ponerse el sol y hará más frío.
 
Chimchar: De acuerdo y, gracias de nuevo.

Skugge: No hay de que, tampoco podía dejarte solo con este frío o dejarte cerca del laboratorio si no quieres ir con un entrenador. -Miró a Chimchar y sonrió un poco-

Venga, vamos dentro, si no te convertirás en un tipo hielo.

Y ambos entraron en la casa para refugiarse del frío.

Mostrar Notas del Autor
¡Buenas! Gracias por leer.
En un principio esto era un guión para un vídeo de Pokémon (que haré en cuanto pueda) pero se me fue de las manos y lo estoy convirtiendo en un "pequeño" fanfic.

Originalmente esta historia estaba inspirada en uno de los juegos de Pokémon, por eso lo de la música al principio o lo de el camino bloqueado por rocas, aunque esté en un principio inspirado en ese "universo", no seguirá completamente los sucesos de los juegos, por eso lo puse como "original" no se si lo hice bien pero cualquier modificación necesaria con respecto a eso la haré encantado.

Quizás no sea el mejor momento para empezarlo, pero si espero quizás nunca lo haga.

También esto es un pequeño logro personal, ya que hace unos años escribí mi primer fanfic en otra página pero nunca terminé la historia.

Cualquier crítica constructiva o comentario serán bien recibidos y tomaré nota para mejorar tanto la historia como yo como escritor.

También, si hay alguna errata o redundancia que se me pasó, me encantaría saberlo para poder corregirlo.

Muchas gracias y nos vemos en un próximo capítulo.
 0  0  1  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#2
Capitulo 2
 
"La llegada a Casa"

Una vez cerraron la puerta para que no entrara más frío, el Pokémon observó la casa por dentro.

Esta estaba formada por una pequeña cocina, con una mesa y una silla, con una cama en el extremo opuesto de la cocina.

Junto la entrada se encontraba una estantería, que era la segunda cosa que más espacio ocupaba dentro del lugar.

Y al lado de esta se situaba una puerta, donde se encontraba el baño.


Skugge: Bueno, no es que mi casa sea una mansión, pero aquí la tienes. Solo no quemes nada.

Por cierto… supongo que después de todo lo que pasaste hoy tendrás hambre así que ¿Quieres comer algo?


Chimchar: Si, me gustaría.

Skugge: ¿Y que te gustaría comer? ¿Bayas? ¿Algo de carne? ¿Magikarp a la plancha? 

Skugge rió un poco por lo último que dijo, haciendo que el Chimchar riera también.

Chimchar: Me gustaría probar lo del Magikarp a la plancha a ver que tal.

Skugge: Ah de acuerdo, voy a prepararlo.

Chimchar: Ah, creía que era una broma.

Skugge: No, no es una broma, tengo unos cuantos de la semana pasada en hielo, así que iré a preparar uno para nosotros, no es lo mejor del mundo pero por lo menos es comida.

Chimchar: Oh, vale, gracias pero, si no era una broma ¿Por qué te reías antes?

El chico sonrió.

Skugge: Ah, pues porque no tengo plancha para hacerlo “a la plancha”, así que será de otra forma.

Caminó hacia la cocina y una vez ahí miró al Pokémon un momento.

Mientras preparo esto puedes explorar la casa, aunque no hay mucho, pero siéntete libre y no me la quemes por favor.

Hablando de quemar cosas… -Pudo oler como la manta que aún llevaba puesto el Pokémon se había quemado, giró su cuello un poco y vio un agujero de tamaño bastante grande en una parte de esta- Bueno, es lo que hay, esto pasa por ser buena persona, pero prefiero una manta quemada a un Pokémon muerto, sinceramente. -Pensó eso último mientras empezaba a cocinar-

Chimchar: Oh -Su voz sonaba algo triste-  siento lo de tu manta, te conseguiré otra, lo prometo.

Skugge sonreía levemente mientras abría el pescado.

No te preocupes, ya se me ocurrirá algo para solucionar eso, mientras tanto ve a buscar un sitio para dormir, yo te aviso cuando esté lista la comida.

Chimchar asintió y comenzó a caminar mientras observaba algunos objetos que no pudo ver cuando entró.

En su exploración de la casa se encontró con la estantería donde miraba los libros con bastante curiosidad.

Skugge: Vaya, has encontrado mi pequeña biblioteca, bueno siéntete libre de leer lo que quieras mientras tanto.

Chimchar comenzó a leer uno de los libros con una cubierta de color azul, el cual parecía desgastado por el uso.

El Pokémon no podía distinguir claramente el título de este, ya que varias letras se habían borrado.

Un rato después, cuando terminó de preparar la comida, el chico vió lo que estaba leyendo el Pokémon.


Skugge: Oye ¡Deja eso! Es mi diario.

El muchacho notó al Pokémon bastante confundido, cosa que queda confirmada cuando este último le preguntó lo siguiente:

Chimchar: ¿Qué es un diario?

Skugge: Es un libro donde apuntas lo que te pasa cada día.

Chimchar: Oh… ¿Es como un informe diario como los del laboratorio?

Skugge: No es tan técnico, es algo más personal pero si, es algo parecido.

El Pokémon miró el libro mientras lo sujetaba con sus manos.

Chimchar: Pues… hay dos cosas que que no entiendo.

Skugge: A ver, dime. -Miró al Pokémon con curiosidad-

Chimchar: Pues lo primero que no entiendo es que, sii aquí apuntas todo lo que te pasa todos los días…
¿Porqué hay tantas hojas en blanco tras el día 23 y después empiezan otra vez las páginas con letras mucho tiempo después? Porque… según la fecha que pusiste… pasaron años hasta que volviste a escribir.

Skugge: En una situación normal no te contestaría pero… ya que parece que compartiremos casa y compañía un tiempo creo que está bien contártelo, aunque puede que mi respuesta no te resuelva la duda.

Chimchar: Bueno, me gustaría escuchar tu respuesta, ya tengo curiosidad.

Skugge: Pues empezando con mi respuesta, el porqué esas páginas están en blanco y el por qué empecé a escribir de nuevo años después.

Te diré que… no lo recuerdo.

Es así, solo creo recordar que antes de ese día 23 de ese año, escribía cosas normales en el diario y después, simplemente mis recuerdos sobre los días siguientes, como las páginas, están en blanco, salvo por unas imágenes que están muy borrosas como para darles un lugar en el mapa de Sinnoh.

Y después mi mente pasa directamente al día que volví a escribir en el diario.

Es extraño, lo sé, pero es lo que recuerdo.
Recuerdo no recordar algo, si eso tiene sentido.

Chimchar: Es muy raro ¿no? Dejar de recordar años enteros de tu vida.

Skugge: Si, lo es. Pero bueno, hay que seguir adelante. Supongo que algún día podré recordarlo.

Chimchar: ¿Cómo son las imágenes? ¿Puedes decírmelo más o menos?

Skugge: Lo intenté dibujar una vez pero no conozco ningún lugar que se parezca a lo que pude pintar, te lo mostraré otro día, ahora sigamos con tus dudas.
¿Qué era lo otro que no entiendes?

El Pokémon retrocedió algunas páginas hasta llegar al principio del diario.

Chimchar: Pues… no entiendo lo que pone antes de llegar a las páginas en blanco.

Skugge: Ah ¿No entiendes alguna palabra? Yo te la explico si quieres.

Miró al Pokémon y vió como este negaba con su cabeza.

Chimchar: No, no es que no entienda una palabra, es que no entiendo ninguna palabra de las que pone aquí.

Bastante confundido, el muchacho le preguntó al pequeño primate.

Pero pudiste leer lo demás ¿no?

Chimchar: Si, pero lo que está escrito al principio del diario son letras que no entiendo.

Skugge leyó los textos presentes en el diario, por lo que le llevó unos cuantos minutos extra y una vez que terminó observó el diario.

Yo entiendo igual ambas partes, no veo nada que no pueda comprender aquí. -Observó al Pokémon- Pero bueno, creo que ya va siendo tarde.

Vamos a… -Miró por la venta y fue recibido por las primeras estrellas en el cielo- cenar, era comer, pero como hacer el Magikarp y lo del diario me llevó mas tiempo de lo que pensaba, la comida se convierte en cena. -Sonrió- Y mañana si quieres puedes leer otros libros.

El Pokémon asintió y dejando el diario en la estantería de nuevo, caminó hacia la mesa, seguido del muchacho.

Skugge: Siento que solo haya una silla, no estoy acostumbrado a recibir visitas.

Chimchar: Oh, no te preocupes.

El Pokémon saltó y se sentó sobre la mesa.

Skugge: Bueno, es una solución. Espero que disfrutes de la cena.

Tras comenzar a probar el plato que había preparado el chico, en el rostro de Chimchar se formó una gran sonrisa, ya que nunca había probado un plato tan delicioso.

Está muy bueno, gracias.

Skugge: Ah, no hay de qué, me alegro que te guste, por desgracia a mis amigos no les gustan estos platos.

Chimchar: ¿Amigos? Espera… ¿Tienes amigos?

Skugge: ¡Por supuesto que tengo amigos!

Chimchar sonrió ante esa respuesta.

Lo siento, es que no parece que tengas muchos si vives alejado.

Skugge: Ah pues te los presentaré, mañana iremos a verlos.

Chimchar: Pero… ¿Tus amigos dirán algo a los científicos de que estoy aquí?

Skugge: No creo, son amigos de fiar y creo que no tienes porqué preocuparte más por esos tipos, así que relájate.

Chimchar: De acuerdo, solo es que… es muy difícil vivir con el miedo de que te capturen.

Skugge: Te entiendo perfectamente, cada vez que veo un policía… puf… me pongo malo.

Chimchar: Yo me refería a que me obliguen a estar con un entrenador cuando ni me han preguntado si quiero.

Skugge: Eso… también es bastante malo, supongo.

El Pokémon se quedó pensativo y tras observar al chico por unos segundos le preguntó.

Chimchar: Por cierto… ¿Qué eres tú?

Skugge: ¿A qué te refieres con “¿qué eres tú”?

Chimchar: Pues… sé que hay criadores, coordinadores, entrenadores y científicos, pero… no creo que seas ninguno de ellos.

Skugge: Bueno, podría decirse que tengo un poco de todo, tengo un poco de científico porque estoy haciendo una investigación ahora mismo, aunque es más sobre las leyendas de la región, pero es una investigación al fin y al cabo.

También tengo algo de entrenador pero solo porque me gusta viajar y conocer nuevos Pokemon.

Soy un poco coordinador porque me gusta ir a ver los concursos en Ciudad Corazón, porque  parecen muy entretenidos.

Y realmente no me veo como un criador, pero si puedo ayudar a alguien que esté en problemas pues, lo intento. Pero, sobretodo soy un escritor y un ladrón bastante bueno.

Chimchar lo miró con sorpresa, ya que no se esperaba esa respuesta.

Chimchar: ¿¡Eres un ladrón!? 

Skugge: ¿Porqué te quedas solo con lo malo? ¡Mira la de cosas buenas que he dicho sobre mí y te quedas solo con eso!

Además, ya que no soy un entrenador Pokemon no gano dinero por los combates, así que tengo que buscarme la vida.

Chimchar: Ya… pero ¿no podrías hacer otra cosa en vez de ser ladrón?

Skugge: Supongo que si, quizás en un tiempo busque algo, pero… mientras esté en el trabajo no podré estar contigo ni esconderte bajo una manta ni nada. -Rió- Además, piénsalo así.

El muchacho intentó poner el tono más emotivo que pudo y tras eso habló.

Yo simplemente les doy un hogar a unos, pobres objetos o dinero que sus dueños no quieren. -Tras eso volvió a hablar con su tono habitual y sonrió- Si no, que no hubieran dejado las puertas de su casa abiertas.

Chimchar: Pero… robar a otras personas no está bien, o eso me dijeron.

El chico observó al primate mientras colocaba sus brazos por debajo de su barbilla mientras entrelazaba los dedos de las manos.

Skugge:  Por cierto, hablando de eso. Tengo algunas preguntas que hacerte.

Chimchar: ¿A mi? -Comentó un poco confundido-

Skugge: Claro, no va a ser a los Starlys que están en la ventana.

El Chimchar se dio la vuelta para observar por la ventana, aunque no vió nada más que la tenue luz de la luna alzándose en el cielo.

¡Pero si aquí no hay nadie! -Dijo algo enfadado-

Skugge rió por un momento y después volvió a hablar.

Sabía que caerías en la vieja broma de los Starlys.
Pero bueno, volviendo al tema, necesito saber que cosas sabes y cuales no.
Sé que sabes leer porque leíste mi diario, al menos una parte, sé que sabes cosas científicas, por lo menos alguna, porque estuviste en el laboratorio de Serbal y también me dijiste que el diario se parecía a un informe diario, así que, dime que no sabes.

Chimchar: Espera ¿Cómo voy a decirte cosas que no sé si sé?

Skugge: A ver -sonrió- No me refiero a que te inventes cosas que no sabes, sino que me gustaría saber que cosas sabes, para ayudarte con las que no.

El Pokémon miró al muchacho.

Chimchar: Pero… ¿Por qué querrías ayudarme a aprender cosas nuevas?

Skugge: ¿Y por qué no? Creo que una de las mejores cosas que se pueden hacer, ya seas un humano o un Pokémon, es aprender nuevas cosas y ser una mejor versión que la que fuiste el día anterior.

Chimchar: Vaya… Suena muy bonito.

Skugge: ¿Verdad? Mira, por ejemplo yo aprendí a como ser un mejor ladrón.
Tengo más conocimiento que ayer y puedo robar mejor.

El Pokémon suspiró.

Chimchar: Te estaba quedando tan bien hasta que dijiste eso.

Skugge: Perdóneme usted, señor Pokémon fugado.

Ambos rieron y el chico comenzó a preguntarle sobre algunas de las cosas que sabía el primate, mientras le explicaba algunas cosas básicas que creía que podrían servirle a Chimchar.

Pasaron unas horas y ambos comenzaron a sentirse cansados, ya que habían ocurrido muchas cosas ese día, así que tras fregar los platos, se fueron a dormir.

Chimchar se acostó sobre la manta que llevaba puesta anteriormente, junto a Skugge que se encontraba tumbado en su cama.


Chimchar: Hasta mañana.

Skugge: Si, hasta mañana, descansa.

Chimchar se quedó dormido bastante rápido por todas las emociones de ese día, por otro lado esto no fue así para el chico, ya que este se quedó un buen rato pensando en todo lo ocurrido hoy.

Skugge: Vaya día, y pensar que esta mañana estaba planeando como robar a un montañero y mira como he terminado, con un Pokémon en mi casa y enseñándole cosas como los tipos que tienen algunos Pokemon del bosque o que existen unas ruinas bastante interesantes en un pueblo de la región. Supongo que ha sido un día productivo.

Tras un rato mirando por la ventana, el muchacho observó al pequeño Pokémon dormir y decidió hacer lo mismo, ya que el sueño le estaba ganando y también necesitaba descansar.
 0  0  1  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#3
Hello.

Primero que nada, sé bienvenido a este ¿pequeño? foro que entrenamos desde hace un tiempo. Ojala encuentres algo que te guste leer así como personas a las que les interese lo que leas. Si tienes alguna duda o cualquier otra cosa, no dudes en preguntarme.

Hay bastantes cosas que me gustan de este fic y bastantes pocas que puedo criticar. Empezando por algo que no entra en ninguna de las dos, tengo una duda sobre Chimchar, y es por qué habla. Quiero decir, si es especial y por eso habla, si aprendió solito a hablar como persona o si en esta historia es normal que hablen los pokémon. Es más que nada curiosidad. No es algo que critique porque también me gusta poner a hablar a los pokémon y todo eso. Siento que pueden salir interacciones interesantes.

Y ese es justo el caso con este fanfic. La verdad es que la dinámica que se traen Skugge y Chimchar es bastante amena y hace que los capítulos se pasen muy rápido. Aprendemos bastante de uno y de otro al verlos interactuar e intercambiar respuestas sobre sí mismos. Especialmente con Skugge que da una impresión bastante distinta que al principio, cuando parecía simplemente un ladrón y ahora es más como alguien que, además de tener sus propias metas y objetivos también es ladrón. En especial me interesa de qué se trata esa investigación. 

Also, me mola bastante esa introducción en segunda persona, que por un momento me hizo creer que iba a leer un fic súper immersivo para que... todo fuera una trampa XD. La verdad los chistes están muy bien colocados.

Imagina si los Magikarp hablan. Es un poco tétrico comer algo con lo que puedes hablar. 

Also Skugge es un nombre bastante cool. Apropiado para un ladrón teniendo en cuenta su significado... y también una buena canción.

Lo poco que puedo criticar es la redacción. Si bien el formato script es utilizable, a veces acá es difícil ver entender quién está hablando y cuándo termina de hacerlo, especialmente porque a menudo hay párrafos en los que el diálogo sigue sin indicación y a veces se corta de uno a otro para seguir con la narración, y alguna que otra palabra redundante pero, vamos, esas últimas son nimiedades que realmente no afectan tanto a la lectura. 

Nos vemos pronto. Ojalá que animes a terminarlo porque está muy interesante. 
[Imagen: QAqkI0n.jpg]
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#4
(29 Dec 2021
02:04 AM)
KiwinShiHuang escribió:
Hello.

Primero que nada, sé bienvenido a este ¿pequeño? foro que entrenamos desde hace un tiempo. Ojala encuentres algo que te guste leer así como personas a las que les interese lo que leas. Si tienes alguna duda o cualquier otra cosa, no dudes en preguntarme.

Hay bastantes cosas que me gustan de este fic y bastantes pocas que puedo criticar. Empezando por algo que no entra en ninguna de las dos, tengo una duda sobre Chimchar, y es por qué habla. Quiero decir, si es especial y por eso habla, si aprendió solito a hablar como persona o si en esta historia es normal que hablen los pokémon. Es más que nada curiosidad. No es algo que critique porque también me gusta poner a hablar a los pokémon y todo eso. Siento que pueden salir interacciones interesantes.

Y ese es justo el caso con este fanfic. La verdad es que la dinámica que se traen Skugge y Chimchar es bastante amena y hace que los capítulos se pasen muy rápido. Aprendemos bastante de uno y de otro al verlos interactuar e intercambiar respuestas sobre sí mismos. Especialmente con Skugge que da una impresión bastante distinta que al principio, cuando parecía simplemente un ladrón y ahora es más como alguien que, además de tener sus propias metas y objetivos también es ladrón. En especial me interesa de qué se trata esa investigación. 

Also, me mola bastante esa introducción en segunda persona, que por un momento me hizo creer que iba a leer un fic súper immersivo para que... todo fuera una trampa XD. La verdad los chistes están muy bien colocados.

Imagina si los Magikarp hablan. Es un poco tétrico comer algo con lo que puedes hablar. 

Also Skugge es un nombre bastante cool. Apropiado para un ladrón teniendo en cuenta su significado... y también una buena canción.

Lo poco que puedo criticar es la redacción. Si bien el formato script es utilizable, a veces acá es difícil ver entender quién está hablando y cuándo termina de hacerlo, especialmente porque a menudo hay párrafos en los que el diálogo sigue sin indicación y a veces se corta de uno a otro para seguir con la narración, y alguna que otra palabra redundante pero, vamos, esas últimas son nimiedades que realmente no afectan tanto a la lectura. 

Nos vemos pronto. Ojalá que animes a terminarlo porque está muy interesante. 

¡Hola!

Muchas gracias por tomarte tiempo para comentarme y gracias por la bienvenida.

El hecho de que Chimchar hable es algo normal en la historia, tanto él como otros Pokemon.
Pero no puedo decir el porqué de eso ya que se verá en un próximo capítulo (aunque quizás haya que esperar un poco para saber el porqué)

Sobre la investigación de Skugge se verá en profundidad más adelante en la historia.

Oh, la introducción jaja.

Es casi una "firma" mía, ya que empezar la introducción de una forma "rara" o engañando un poco al lector es algo que me gusta hacer incluso en los libros que estoy escribiendo (aunque están en pausa de momento)

Me alegro que te gusten los chistes.

Realmente quería salirme un poco de la típica historia "sosa" o "plana" y creo que de momento voy bien.

Si, tiene que ser bastante tétrico eso la verdad, aunque pensé en algo sobre eso.

​​​​​​​Sobre el nombre, gracias y también es una canción que me gustó bastante y a veces la uso mientras escribo cosas.

Para terminar, sobre la redacción, originalmente esta historia estaba (y sigue estando) pensada para que fuera un vídeo sobre Pokémon, contando estos mismos acontecimientos pero por falta de un equipo para poder animar bien el vídeo (ya que todo lo hago desde el móvil y no desde un ordenador) y que se me fue un poco de las manos al escribirlo, pues lo decidí convertir en un pequeño fanfic mientras tanto.

Así que por eso tiene el formato de un guión en los diálogos y no es tan descriptivo algunas veces como querría, pero intentaré arreglarlo lo mejor posible para que no hayan líos con quién habla y quizás lo intente hacer un poco más "historia" que guión, en el futuro.

​​​​​​​De nuevo, muchas gracias por leer y espero que te sigan gustando los siguientes capítulos.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0
Responder
#5
Mostrar lógica de Pokémon
Buen día/tarde/noche Mewwave

Vengo a darte la bienvenida al foro  Mewtwo y a comentar MincinnoKnife

Primero que nada y como una costumbre que tengo...
(27 Dec 2021
10:55 AM)
Shadow escribió:
Chimchar: ¿No me dijiste que con esa ropa no te molestaban los entrenadores? Y por cierto, no podemos pasar por aquí, está bloqueado.

Skugge: Ah, no lo hacen, también es cierto que paso de sus combates lleve o no esta bata, y claro que podemos pasar, mira, voy a enseñarte un secreto, el secreto arte de saltar.
No sé, parece que la gente no sabe saltar en esta región, pero mira esa roca: bloquea el camino, si, pero es pequeña y la podemos saltar y seguir por el atajo que está justo ahí.

[Imagen: hyKezK4.jpg]

¡Por fin! ¡Alguien aprendió a saltar o tiene un mínimo de lógica! Ya me estaba pensando que el universo de Pokémon era como el de RockStar, donde la mayoría de juegos los npc no saben nadar/saltar... jaja

Bueno ahora sí... a la historia.

Siempre imagine el inicio de Pokémon como una especie de cuestionario que llenabas previo a ir a reclamar a su bichejo, solo que por la emoción uno se imaginaba toda la cosa con el Profesor, cuando en realidad solo leias un mugroso papel... Esto más o menos porque todos los MC empiezas en casa, a excepción de Hoenn, pero podemos decir que... bueno estabas teniendo un sueño extraño(?)

Un inicio peculiar para tirarnos de plumazo que nuestro protagonista no es el entrevistado, sino el entrevistador y no solo eso... es un pillin amigo de lo ajeno, aunque allí le doy la razón... La gente de este universo es demasiado... despreocupada como para que no existan ladrones... porque es muy extraño que casi ninguna puerta tenga cerradura y curiosamente el 80% de las que tienen pertenezcan al equipo villano de turno, pero bueno... cosas aparte.

Si bien el tema que el Pokémon hable me resulta curioso y hasta un poco incomodo... supongo que será un punto que trataras o explicaras más adelante, porque la reacción de Skugge ante esto me dice que es un asunto normal y que veremos con muchisima frecuencia.

Por otro lado me pareció muy gracioso como Skugge sortea a los entrenadores y sus reglas no escritas de que si te ven y hablan ya estas forzado a combatir contra ellos. Esto solo hace que sienta que parte del fic estara un poco orientado en cuestionar la lógica de los juegos, un tema del que se le puede sacar mucho y más si vamos a la comedia o situaciones hilarantes...

Fuera de eso... me agrada la personalidad fresca de Skugge, que sí es un ladrón y lo que hace está mal, pero también tiene ese toque que no lo hace una mala persona total y que por su parte parece solo tomar lo necesario para sobrevivir. Un poco lo que demuestra al ayudar al mono, cuando bien podría dejarlo allí porque no es su problema y solo sumaría dificultades a su propia subsistencia tener un miembro extra que alimentar.

En cuanto al estilo de narrativa... si bien hay algunas partes que es confusa por el modo de escritura que conlleva... Supongo que mientras estes atento para continuar diciendo quien habla y reacciona... no debería haber problema.

Bueno creo que no tengo nada más que decir... hasta otro capítulo o comentario Mewwave
¡Recomiendenme un fic!
[Imagen: BMBVjhA.png]
Para comentar con mucho cariño, en especial si hablamos de Gloria,
pero no hablemos de Ash, por favor
No
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#6
Capítulo 3
“Un día intenso.”

Los primeros rayos del Sol entraron por la ventana, despertando al chico que dormía en la cama.

Este bostezó y tras unos minutos se dispuso a levantarse para comenzar un nuevo día.

Como era usual, el muchacho caminó hacia la cocina para preparar el desayuno, sirvió cereales en un cuenco y se sentó en el sofá, aunque algo curioso pasó, cuando iba a sentarse el sillón que estaba en su salón no estaba pero no se dio cuenta de esto.

Como resultado, terminó en el suelo, llenando su pijama de cereales y leche.

Desde ahí pudo observar como habían más objetos que faltaban en su casa.

Desde su televisión, hasta una pequeña planta que se encontraba en la esquina de la sala, incluso faltaban los cubiertos y los platos, salvo la cuchara y el cuenco que estaba usando en ese momento.

Tran unos segundos de shock, gritó con toda la fuerza que le permitieron sus pulmones.

“¡Ladrones! ¡Me han robado!”

Entrando al bosque se encontraban de regreso Chimchar y Skugge.


Chimchar: A ver, recuérdame como me has enredado para ayudarte en uno de tus robos.

Skugge: Lo dices como si fuera algo malo, estás quitándole la parte divertida, y yo no fui el único que te convenció para venir a robar.

Chimchar: Eso es verdad, pero ¿Cuál es la parte divertida?

Skugge: Oh pues solo imagina la cara del hombre cuando se sirva el desayuno y vaya a sentarse en su sillón, se le caiga todo encima y termine con ese cuenco feo como sombrero.

Chimchar: ¡Oh, eso es horrible! -Miró por unos segundos al chico, pero no pudo aguantar y terminó riendo- Bueno… la verdad es que me haría gracia ver su cara.

Skugge: Bien, así se habla compañero. -Sonrió- Y respondiendo a como acabaste robando junto a mi y a los demás, bueno…

Ambos comenzaron a recordar lo que pasó unas horas antes.

El Pokémon y el chico caminaron por el bosque, mientras miraron el cielo aún estrellado y escucharon los suaves sonidos nocturnos del ambiente.


Chimchar: ¿Por qué estamos levantados tan temprano? Yo quería dormir unas horas más.

Skugge: Lo siento, pero te prometo que podrás descansar después.

Chimchar: De acuerdo -Bostezó- ¿Dónde vamos?

Skugge: Oh pues como te dije ayer, vamos a ver a mis amigos.

Chimchar: ¿Y tus amigos no duermen? ¿Son Zubats o algo?

Skugge: Um… no exactamente, pero podemos decir que esta es la mejor hora para ir a visitarlos. Pero bueno, ya casi llegamos.

Aún bastante adormecido, el Pokémon continuó hasta que delante de este pudo ver una vieja mansión que se alzaba entre los árboles.

El Pokémon, inseguro, le preguntó al chico mientras ambos entraban por las puertas de aquel edificio.
Chimchar: ¿Estás seguro de que es aquí?

Este asintió como respuesta ante la pregunta del Pokémon.


Skugge: Claro, es el único lugar en este bosque dónde mis amigos se sienten como en casa.

Chimchar: Perdona pero, ¿Qué clase de amigos tienes?

Skugge: Bueno… podríamos decir que… no muy vivos.

Chimchar: ¿A qué te refieres con “no muy vivos”?

Skugge: Creo que una imagen vale más que mil palabras. -Se detuvo un momento y sonrió- ¿Verdad chicos?

Unos momentos después, aparecieron unos extraños fuegos de color morado, flotando alrededor de ambos, mientras una gran sonrisa etérea comenzaba a acercarse al chico.

Tras eso, un fantasma apareció alrededor de Skugge y de Chimchar.

El Pokémon de fuego tembló al ver a esos entes y se escondió tras el muchacho.


Chimchar: A-ahora entiendo lo de “no muy vivos”.

Skugge: No te preocupes, creo que estás en uno de los sitios mas seguros de la región, con respecto a entrenadores y científicos, esos ni se acercan por aquí. -Acarició con cuidado la cabeza de Chimchar para que se calmara-

Chimchar: Bueno… eso me tranquiliza un poco.

Skugge: Me alegro, bueno, chicos os presento a un nuevo amigo, es un Pokémon fugado del laboratorio del viejo de Serbal.

Haunter: Vaya, eso es algo interesante, que yo recuerde hacía años que no escuchaba de uno.

El Pokémon extendió una de sus manos flotantes y le dio un apretón de manos al pequeño primate.

Haunter: Encantado, soy Haunter. -El entre flotó hacia el chico y lo miró mientras sonreía- Por cierto ¿necesitas ayuda con otro robo? Me encanta ver la cara de las personas cuando ven que las cosas de su casa se mueven “solas.”
O cuando empiezan a usar inciensos intentando que nos vayamos, es muy gracioso. -Dijo mientras reía en un tono burlón-

Skugge: Bueno, vi una casa en la ciudad Vetusta.

El causante de los fuegos fatuos apareció, revelando que era un Gastly.

Gastly: Hola chicos, ¿Qué tal? -Se acercó al Pokémon de fuego, y con bastante emoción se dirigió a él- ¡Oh! ¡Un vivo nuevo! Hola, encantado. Soy Pierre, te daría la mano pero… hasta que sea un Haunter no tengo.

El Pokémon gas flotó hacia el muchacho.

Pierre: ¿Sabes? Creo que esta especie me suena. -Dijo mientras miraba a Chimchar de cerca-
Skugge: Oh ¿y por qué te suena? ¿Fuiste un entrenador en tu vida pasada? -Preguntó mientras reía por esa última pregunta-

Pierre: No, yo siempre fui un Gastly. No como Haunter, el si que fué un entrenador.
Y recuerdo que hace unos años vimos a un entrenador con un Pokémon como este, evolucionó en el bosque y no paraba quieto, casi lo quema.

Skugge: Oh ¿así que puede evolucionar?

Pierre: ¡Claro! Bueno, si quiere, claro.

Bastante confundido, el Pokémon preguntó a los presentes.


Chimchar: ¿Qué es evolucionar?

Skugge: Ah, es la forma de crecer que tienen los Pokémon, algunos pueden hacerlo más veces que otros, pero depende de su especie y bueno, también varía según lo quiera el Pokémon, si quiere evolucionar o si necesita más tiempo para pensarlo.

Chimchar miró a Skugge y un poco temeroso le habló.

Chimchar: P-pero… eso de evolucionar ¿Duele o algo?

Skugge: Bueno, como has podido observar, yo he evolucionado muchas veces, así que te lo puedo decir con todo lujo de detalles. -Dijo riendo- Ahora en serio, Haunter es el único de aquí que evolucionó así que el es el que puede responderte mejor a este tema.

Haunter sonrió y se acercó al primate.

Haunter: Sobre la evolución, realmente no duele más que unas pequeñas molestias en el cuerpo, también puede ser que puedas utilizar nuevos ataques. Como dijo antes Pierre creo que tu evolución se llamaba algo como “Moderno”

Pierre rió al escuchar eso.

Pierre: Es Monferno, animal.

Chimchar: ¿Monferno?

Haunter: ¡Eso! Me sonaba a nombre de Pokémon chungo. -Dijo riendo-

Chimchar: ¡Oye! No seré chungo.

Skugge: Nah, parece buena persona, o sea… Pokémon. Y por lo que vi se portó muy bien en mi casa.

Chimchar: Claro, soy un Pokémon educado. -Sonrió levemente- Aunque… no sé si quiero evolucionar.

Haunter: No tienes que decidirlo ahora, tienes todo el tiempo del mundo para pensarlo, ya que es un cambio definitivo, pero casi siempre para mejor.

Chimchar: ¿Casi siempre?

Skugge recordó algo y se giró a ver a Pierre que estaba flotando alrededor de Haunter.

Skugge: Oye Pierre ¿Te animas a robar esta noche?

Pierre: Oh, encantado. Sabes que soy el Gastly más rápido de todo Sinnoh, un día hicimos una carrera entre todos los Gastlys, y por supuesto, gané.

Skugge: ¿Fuiste el primero?

Pierre negó con su cabeza, bueno, realmente el era una cabeza flotante así que negó con todo su cuerpo.

Pierre: No, fui el noveno pero los demás hicieron trampa, así que sigo siendo el más rápido.

El chico rió ante ese comentario.

Skugge: Claro, claro, lo que digas.

Chimchar los miró, aún un poco indeciso.

Chimchar: Eh… P-pero… ¿Por qué vais a robar? Puede que a la persona que robéis… le hagáis mucho daño si ve que sus cosas no están ¿no?

Skugge sonrió al escucharle.

Skugge: Claro, sería una pena pero por eso nosotros no robamos a personas normales.

Chimchar: ¿Ah no? Entonces… ¿A quienes robáis?

El muchacho se agachó para estar a una mejor altura para que pudiera verle mejor el Pokémon.

Skugge: Nosotros solo robamos a personas que han robado antes a personas inocentes o a personas que han abusado de que tienen dinero y no han ayudado a los que lo necesitaban.

Chimchar se quedó pensativo un momento y tras eso habló.

Chimchar: Bueno, visto así… no parece tan malo.

Skugge: Además hay un dicho popular que dice: Quién roba a un ladrón, tiene cien años de perdón, así que estoy acumulando años de perdón para cuando vaya a atracar el casino.

Chimchar: ¡Oye!

El chico rió al ver la cara del Pokémon que estaba frente a él.

Skugge: Era broma, hombre.

Haunter apareció tras Chimchar y bastante agitado le hizo señas al chico mientras hablaba en voz baja.

Haunter: ¿Entonces cancelamos el golpe al casino de ciudad Rocavelo? ¡Lo llevamos planeando meses!

Skugge negó con su cabeza.

Skugge: No, solo lo atrasarémos un poco. -Dijo susurrando-

Chimchar: ¿Qué has dicho?

Skugge: ¿Eh? No dije nada.

Gastly se acercó a ambos y miró a Chimchar.

Pierre: ¡Oye! ¿Te vienes con nosotros a robar hoy?

Chimchar: No, no quiero robar, no me parece bien.

Pierre: ¿Ni aunque sea a robar a los ladrones que han robado antes?
Chimchar: Es que… no estoy seguro si hacerlo… -Pensó en algo- Un momento… si me pensara lo de ir con vosotros… ¿Qué pasará con las cosas que robemos?

Skugge: Ah, pues se los devolveremos a sus dueños, salvo una pequeña parte que la uso yo para comprar cosas como la manta que usaste para esconderte.

Haunter: Ah, por cierto ¿La pudiste comprar al final?

Skugge: Si, le robé dinero a un recién llegado a la región y la pude comprar, aunque al final se quemó un poco. -Rió-

Chimchar: ¡Oye! Dijiste que solo robabas a ladrones y malas personas.

Skugge: Es que en ese caso hice una excepción, porque te vi tan solo y hacía tanto frío que… fue algo de causa mayor y lo tuve que hacer.
Pierre: Pero si estuviste hablando semanas antes de que ibas a pillar al primero que vieras, le ibas a robar y con lo robado comprarías la…

El chico miró a Pierre.

Skugge: Pero cállate, que me estaba quedando una excusa muy bonita.

Chimchar: Bueno… si no hubiera sido por ti y por esa manta, quizás me hubieran atrapado los científicos o me habría congelado por el frío, así que… creo que haré como que me creo la versión bonita de la historia.

El muchacho sonrió.

Skugge: ¡Genial! ¿Entonces vienes con nosotros? Además si nunca has robado ¿Cómo sabes que está mal?

El Pokémon asintió tras unos momentos.

Chimchar: Bueno, de acuerdo, pero solo esta vez.

Tras eso, Skugge junto con Chimchar y los Pokémon fantasma se dirigieron a ciudad Vetusta.

Skugge: Y aquí estamos, de vuelta a casa con algo de dinero y con los objetos devueltos a sus dueños, que por cierto ¿Te has dado cuenta que en las tiendas te compran lo que sea y sin preguntarte de dónde lo has sacado? -Sonrió- Eso me facilita bastante la vida.

Chimchar: Es raro ¿Verdad?
Skugge: Pues si, pero como se consigue dinero pues tampoco es que me pregunte el porqué de eso.

Pierre apareció tras ellos y habló mientras flotaba en el aire.

Pierre: ¡Ha estado fantástico! Parecias un ladrón profesional ¿Seguro que este es tu primer robo?

Chimchar: ¡Claro que ha sido mi primer robo! No había hecho esto en mi vida.

Pierre: ¿Ah no? -Rió por un momento- Pues parecías todo un profesional robandole los cubiertos a aquel tipo.

Skugge: Es demasiado bueno, le dejo hasta una cuchara y un cuenco para que desayunase -Sonrió-

Chimchar: Bueno… es que tampoco quería dejarle sin nada.

Skugge: Pero recuerda que ese cuenco y esa cuchara se lo pudo robar a una pobre ancianita.

Chimchar: Ya pero…

Haunter apareció delante de ellos cargando un objeto bastante grande entre sus manos fantasmales.

Skugge: Pero Haunter -Rió- ¿Le robaste la televisión?

Haunter asintió.

Haunter: Claro, ahora que somos más, podemos robar más, más manos roban más, es matemático.

Chimchar: Y lo de devolverlo a sus dueños ¿Qué?

Haunter: No creo que la quieran, no enciende y creo que hay alguien que le gustaría tenerla.

Chimchar miró al Pokémon fantasma con un gesto dudoso.

Chimchar: ¿Quién?

Skugge sonrió al escuchar a Haunter.

Skugge: Ah, te refieres al que está en la planta de arriba.

Chimchar bastante confundido preguntó.

Chimchar: ¿Hay alguien más en la mansión?

Los tres asintieron a la vez.

Skugge: Si, fue uno de los Pokémon que me encontré cuando visité la mansión por primera vez, debo admitir que me asustó bastante en un principio, pero después nos hicimos amigos y fue gracias a eso que ahora conozco a estos dos cabezas de humo.

Pierre sonrió al escuchar ese mote.

Pierre: Y nosotros a este cabeza hueca. -Sonrió-
Si quieres podemos presentártelo, es muy majo aunque últimamente parece que le falta energía.

Haunter: Y ahí es donde entra esta televisión. -Rió-

Chimchar: ¿Y cómo ayudará eso a que vuestro amigo se mejore?

Skugge: Oh, lo electrocutarémos hasta que esté mejor.

Chimchar: ¡Eso no suena a una solución ni de lejos!

Pierre: Verás que si funciona, creo que te “deslumbrará” cuando esté mejor.

Chimchar: Espero que no le pase nada. -Comentó bastante preocupado tras escuchar el plan de electrocutar a ese amigo-

Skugge: Nah no te preocupes, también es un fantasma así que no le pasará nada.

Aún dudoso, el pequeño primate caminó junto a los demás de vuelta a la mansión, ya con el sol comenzando a alzarse más en el cielo.

Un rato después llegaron todos al segundo piso de la vieja mansión.
Chimchar observó las diferentes habitaciones que se encontraban en esa planta.


Chimchar: Vaya… este lugar es más grande de lo que creía.

Pierre: Si, es muy fácil perderse por aquí, aunque como nosotros atravesamos paredes pues si vemos que llegamos debajo del suelo de la mansión pensamos “Vale, por aquí no es” y probamos otro camino -Sonrió- ¿Ves esa habitación?

Chimchar: Bueno, veo muchas ¿A cuál te refieres?

Pierre: Pues a esa que está… espera un momento. -Flotó hacia Haunter- Tu que tienes manos ¿Puedes señalarle que habitación es?

Haunter: Lo siento, las tengo ocupadas ahora mismo ¿Quién crees que está sujetando el televisor?

Pierre: ¡Pero si Skugge la ha llevando al cuarto porque no quería que cargaras con el peso tanto tiempo! Tu las tienes libres ahora.

Chimchar: -Confundido observó a los fantasmas- Esperad… ¿Se llama Skugge?

Ambos entes asintieron.

Haunter: Claro.

Pierre: ¿No te dijo su nombre?

Chimchar: -Negó con su cabeza-

Haunter: Ah, bueno eso es raro.

Pierre: ¿Tu tienes un nombre? -Observó al pequeño simio-

Chimchar: No

Pierre: ¿Y quieres tener uno?

El Pokémon pensó por unos instantes y tras eso respondió.

Chimchar: Bueno, de momento creo que no.

Haunter: Bueno, eso es algo más Pokemonal, así que no tienes porque decidirlo ahora.

Chimchar: ¿Pokemonal? -Repitió confundido-

Pierre: Es como “Personal” pero para nosotros -Rió levemente-

El chico salió del cuarto, algo cansado.

Skugge: Vale, ya está puesta. Por cierto Haunter, si que funciona la televisión, solo que no estaba enchufada a la corriente, pero bueno, un regalo es un regalo, ya no podemos devolverlo.

Chimchar se acercó a Skugge y lo miró bastante confundido.

Chimchar: ¿Porqué no me dijiste que te llamas Skugge?

El chico miró al pequeño primate con un gesto muy serio en su rostro.

Skugge: Oh, así que sabes mi nombre. -Miró a los fantasmas- ¿No os podíais quedar callados no? Teníais que haberle dicho como me llamo. -Volvió a mirar a Chimchar- Lo siento chico, la ley del ladrón dice que cualquiera que sepa mi nombre debe morir para que no pueda decírselo a la policía, aunque sea un Pokémon.

Chimchar comenzó a temblar bastante asustado.

Chimchar: Yo… Juro que no le diré nada a nadie.

Skugge: No me sirven los juramentos -Señaló a los entes- Además ¿Sabes porqué ellos son ahora Pokémon fantasmas? Porque cuando estaban vivos, descubrieron mi nombre y tuve que hacer lo que había que hacer.

Chimchar retrocedió unos pasos sin dejar de mirar al chico.

Skugge se detuvo mientras que el Pokémon Plasma salía de su pecho. Este último reía de forma audible.

Skugge: Como se nota que ya está mejor, que hasta puede poseer de nuevo a las personas el hijo de Ditto. -Observó al Pokémon simio que estaba muy confundido.- Lo siento, era una broma por parte de Rotom.

Chimchar gritó enfadado.

Chimchar: ¿Una broma? ¡No tuvo nada de gracia! Yo… creí que… -Unas lágrimas se formaron en los ojos del Pokémon-


El muchacho vio los ojos llorosos del Pokémon y habló a los fantasmas.

Skugge: Bueno, creo que nos vamos chicos, han sido demasiadas emociones por hoy.
Nos vemos otro día.



Los tres Pokémon fantasmas asintieron y se despidieron de ambos.


Skugge tomó a Chimchar por debajo de los brazos y lo recostó sobre su hombro mientras usaba el otro brazo para que estuviera lo más cómodo posible en el viaje de vuelta, cosa que no se esperaba el Pokémon pero estaba aún intentando aguantar las lágrimas por el susto.

Tras salir de la mansión y caminar un poco por el bosque, el chico acarició la cabeza de Chimchar. 

Skugge: Siento que lo pasaras mal, pueden ser un poco… especiales, como son fantasmas pues les da un poco igual pasarse con las bromas, además, aunque no lo creas, lo hicieron por ti.

Chimchar habló, aunque le tomó un rato ya que intentó que no se notara que aun estaba llorando. 

Chimchar: P-Po… ¿Por mi? Si… ¡Si me asustaron y tu también!


Skugge siguió acariciando la cabeza del Pokémon, intentando calmarle.

Skugge: Lo sé, pero te asustaron por tu bien. Y yo intenté resistir a la posesión de Rotom, pero como son fantasmas yo no puedo hacer nada.

Chimchar: ¿C-Cómo que fue por mi bien?

Skugge: Verás, cuando los conocí también me asustaron pero hacen eso para poder identificar tu miedo.
Bueno, el olor de ese miedo, para que cuando estés en peligro puedan ir a ayudarte.



Un poco más calmado, el Pokémon miró al muchacho.

Chimchar: Pero… ¿No podían haberme dicho que me iban a asustar para ir en mi ayuda?

Skugge: No, porqué si no no te habrías asustado de verdad y no podrían saber cuándo necesitas ayuda.

Chimchar: Bueno… eso tiene sentido… pero no me gustó.

Skugge: No te preocupes, no lo harán más.


Abrazó con cuidado al Pokémon y este último se dio cuenta que estaba en brazos del chico, y un poco preocupado, recordó la llama que se encontraba en la parte baja de su espalda.

Chimchar: E-espera, suéltame.

Skugge: ¿Sigues enfadado?

Chimchar: No. Bueno… un poco, pero no es eso.

Skugge: Oh ¿Entonces que es?
Chimchar: Que… que… voy a quemarte.


Skugge sonrió al escuchar eso.

Skugge: No te preocupes, de verdad. Estaré bien, además creo que sería justo que me quemaras un poco para estar en paz.
Ahora si quieres puedes dormir hasta que… -Se dio cuenta que el pequeño Pokémon se había quedado dormido por la respiración de este que era tranquila- lleguemos a casa. -Sonrió-


De vuelta a casa la mente del chico comenzó a divagar, saltando de un pensamiento a otro.
Esto no se detuvo hasta que llegó a su hogar y fue a dejar a Chimchar en la manta quemada, aunque rápidamente cambió de opinión y lo dejó sobre su cama, con cuidado de no quemar nada.

Skugge: Creo que por lo menos hoy merece dormir más cómodamente que en un trozo de tela.

La mente del muchacho no paraba quieta hasta que unos minutos después que se detuvo en un pensamiento un tanto amargo, por lo ocurrido en la broma que le hicieron a Chimchar, aunque sabía que fue por su bien, su cabeza siguió pensando sin parar, por supuesto no le gustó que el pobre Pokémon hubiera llorado y se sentía mal por eso, pero había algo más que no dejaba su mente quieta.

Recordó escuchar a los fantasmas desde la habitación antes de salir poseido por Rotom.

Chimchar: Esperad… ¿Se llama Skugge?

El muchacho vio desde el marco de la puerta como ambos entes asintieron.

Haunter: Claro.
Pierre: ¿No te dijo su nombre?


Observó como Chimchar negó con su cabeza y escuchó la respuesta de Haunter.

Haunter: Ah, bueno eso es raro.

Intentó disimular lo más que pudo y tras una respiración profunda, llamó a Rotom.

Skugge: Estoy listo. -Comentó para después notar como una leve corriente eléctrica atravesaba su cuerpo mientras observaba como Rotom ya podía usar su cuerpo-

Rotom: Bien -Dijo moviendo una de las manos del chico- pero esperaremos un poco más antes de salir.


Tras ese recuerdo miró por la ventana y, tratando de no despertar al primate que dormía, habló en voz baja.

Skugge: Si supieran que ni yo sé mi verdadero nombre. -Suspiró de forma pesada-
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  1
Responder
#7
Capítulo 4
“Un día lluvioso”

Skugge se acercó en silencio a la estantería donde estaban los libros y tomó uno de los tantos libros sobre mitología de la región de Sinnoh y lo abrió por una de las páginas.

Fue mas allá de la página 400, y tras pasar unas cuantas más, encontró la que buscaba.

Esta mostraba el antiguo dibujo de un Pokémon.

El muchacho comenzó a leer lo que tenían que decir esas letras, aunque anteriormente las había leído en bastantes ocasiones.


“Aquí se haya quizás, una de las leyendas mas desconocidas de la región de Sinnoh.

Antiguamente, cuando los primeros habitantes de la región se asentaron aquí, este Pokémon recorría el cielo en noches de luna nueva, movido por la curiosidad que le provocó los nuevos humanos.

En busca de comprenderlos mejor, tanto a su cultura como su idioma, observó sus sueños.

Algunos humanos tuvieron la suerte de poder ver por unos segundos la silueta de este esquivo Pokémon, él cual recibió muchos nombres después de sus múltiples apariciones en las antiguas noches de Sinnoh.

Unos le temían, ya que no sabían nada de él y eso provocó un miedo natural a lo desconocido.

Pero otros, sin embargo lo usaron como inspiración para relatos e historias épicas, dejando volar la imaginación de estos últimos.

Fue tal esta que se encontraron cerca de las ruinas Sosiego en la cual se encontró una inscripción con un poema en un monolito de piedra.

A continuación se muestra la versión traducida de el poema:

Oscuro y perpetuo.

Miré a los ojos del ser carbón.

Y este me observó.

Sus ojos son un árbol verde oscuro.


El silencio apareció.

Su melena blanca voló.

Déjame preguntar.

¿Dónde te podré encontrar?

Para contigo estar.


Déjame espiar.

Para a mis enemigos destapar.

Déjame volar.

Para la noche contemplar.


En tu compañía quiero estar.

Pokemon que cruza el mar.

¿Tu isla lejos está?

Cielo sin luna, ahí está.


Grato fui de su compañía.

Mas al volver a observar.

El Pokémon ya no está.

Y a Skugge no vi más.


Aunque actualmente se estima que no se descubrió ni el 7 por cierto de las ruinas, se cree que dentro de estas se podría encontrar objetos de gran valor histórico, por lo tanto el acceso a esta queda restringido.”

El chico fue a mirar la próxima página pero no tenía más ganas por esa noche, así que dejó de leer.

Tras unos momentos salió de casa para caminar un rato por el bosque y de paso, aclarar sus ideas.

Skugge: Esto es una estupidez, pero creo que para estar tranquilo debo decirlo. -Unos momentos de silencio siguieron hasta que el muchacho volvió a hablar- No creo ni que te importe pero siento haberte robado uno de tus muchos nombres, además uno de los más antiguos, pero como no recordaba el mío, supongo que está justificado, más o menos.

Tampoco sé si sigues por Sinnoh, pero bueno, como seguramente estés bastante lejos de aquí o incluso solo seas un mito de los primeros tiempos de la región y seguramente estoy hablando solo ahora mismo, pues no creo que te importe mucho.

Pero creo que debía decir esto, para que mi cabeza deje de volverme loco con tantos pensamientos.

Y siento ensuciar tu nombre, ya que soy un ladrón a tiempo parcial y, quizás ni merezca poder usarlo dedicándome a lo que me dedico, pero ahora mismo no tengo otra forma de ganar dinero.

El chico bostezó un poco.

Skugge: Bueno, creo que ya estoy más tranquilo, por lo menos mi mente ya no está como loca como antes.
Me voy a dormir Skugge original, Pokémon antiguo que, a saber Dios si existe o dónde está.

Tras eso el muchacho volvió a casa para dormir, escuchó el sonido lejano de lo que parecía ser un xilófono.

El muchacho sonrió un poco al imaginar al pobre Kricketot que se topezó, y en consecuencia hizo ese sonido con sus antenas, aunque el sonido duró poco y fue reemplazado por el leve crujir de la rama de un árbol cercano.



Skugge: Quizás sea un Hoothoot o un Murkrow. -Continuó caminando- Este bosque siempre está bastante animado por la noche.

Aunque no fue ninguno de esos Pokémon los que observaban al chico.

El causante del crujido siguió un poco más al humano y pudo ver la casa de aquel muchacho, iluminada levemente por la llama de Chimchar desde dentro.

Skugge entró en casa y con cuidado de no despertar al Pokémon que dormía en su cama, usó la manta que anteriormente era la cama del pequeño primate y lo tapó para que no tuviera frío, dejando la llama fuera de esta por el agujero de la tela.

Tras eso se quedó dormido junto al Pokémon de fuego.

El que había seguido a Skugge hasta su casa, vió esa escena y tras observar como el cielo anunciaba lluvia para el día siguiente, pospuso lo que planeó hacer en un principio, para después salir del bosque, pero con intención de volver para comprobar algo.



El amanecer llegó con el relajante sonido de la lluvia que se colaba entre las densas hojas de los árboles.
Skugge se despertó tras una noche bastante tranquila.
Se dispuso a levantarse de la cama hasta que se dio cuenta que Chimchar se encontraba abrazándole mientras este seguía dormido aún.
No queriendo despertarlo y con cuidado, puso los brazos del primate sobre la cama, dejándolo libre al chico, el cual se levantó y se sentó en la silla de la cocina mientras observaba la lluvia caer.

Estuvo un rato contemplando las gotas fluir por el cristal y tras eso dejó unas cuantas bayas en un cuenco de madera sobre la mesa de la cocina.


Skugge: Bueno, eso ya está listo por si se despierta mientras me doy una ducha.

Bostezó y miró a Chimchar para dirigirse al baño.

Unos minutos después, mientras se encontraba en la bañera y abrió el grifo, pensó en algo.

Skugge: Sinceramente no entiendo a los de esta región, pero en todas las casas que robamos no vi ningún baño, que a lo mejor soy yo el raro, que me importa lavarme y esas cosas. -Se detuvo un momento- Pero si vamos más allá ¿Qué pasa? ¿Qué los únicos que pueden ducharse son los que tienen un Pokémon que sepa movimientos de agua? Porque no me imagino a nadie dándose un baño diciéndole a un Pokémon de fuego “Oye, usa lanzallamas en mí que quiero quitarme la suciedad”

O peor aún… ¿Dónde se bañan si es que lo hacen? ¿En la playa? ¿En los lagos? Tiene que ser una verdadera molestia tener que viajar kilómetros cada vez que quieras darte un baño.
Y también supongo yo que las personas de esta región comerán todos los días o casi todos, así que ¿dónde van cuando…? -Se detuvo sin querer pensar más en esas cosas- Creo que debería escribir un libro sobre las normas básicas de higiene, que creo que les vendría bien o en su defecto… -Pensó- Podría hacerme con unos cuantos baños portátiles con ducha y demás, transportarlos de ciudad en ciudad y a lo mejor me llueven los billetes. -Rió mientras terminó de ducharse y se secó- Quizás se lo comente a esos cabeza de humo y a Rotom a ver si ven factible ese negocio.

El muchacho salió del baño ya con nueva ropa y observó como Chimchar estaba sobre la mesa.

Skugge: Buenos días ¿Dormiste bien?

El Pokémon asintió mientras terminaba de comer las bayas.

Chimchar: Si ¿Y tú?

Skugge: Me alegro, y creo que también dormí bien. -Volvió a mirar por la ventana mientras se servía su desayuno- Creo que lloverá bastante hoy, así que nos quedaremos en casa.

Chimchar: Oh, está bien, ¿pero que haremos en casa todo el día?

Skugge: Quizás no sea todo el día, solo hasta que deje de llover y bueno, podemos leer o bueno, lo que se te ocurra para entretenerte.

Chimchar observó al chico unos momentos.

Chimchar: Bueno… sobre lo de ayer…

Skugge: Te prometo que no lo harán más.

Chimchar: No, no es eso… bueno, me tranquiliza saber que no me asustéis más pero es otra cosa.

Skugge: ¿Qué cosa?

Chimchar: Pues… tengo algunas preguntas que hacerte.

Skugge: Oh ¿Y eso?

Chimchar: Bueno… sobre que no quiero evolucionar todavía…

El muchacho sonrió mientras se servía el desayuno.

Skugge: No te preocupes, es algo que se necesita tiempo pensar.

Chimchar: Ya pero…

Skugge: Mira, puedes estar tranquilo, no soy un entrenador, no necesito que evoluciones ahora mismo para derrotar a los líderes o a la liga de Sinnoh.
No querer evolucionar es normal, es un cambio que no sabes si te hará bien o no, pero no hay nada de malo en esperar hasta que te sientas preparado.

Sonrió y apoyó una de sus manos sobre el hombro del Pokémon.

Skugge: Y eso no te hace peor o débil, cada uno tiene sus tiempos y si no estás listo hasta que hayan pasado, no sé, ¿cinco años o más? Pues sinceramente a mi eso no me afecta ni te hace quedar como un mal Pokémon por eso, porque yo no veo a los Pokémon como objetos para conseguir un fin, como la gran mayoría de los entrenadores o como los que van a torneos mundiales que seleccionan exactamente lo que quieren del Pokémon.
Yo os veo como compañeros y amigos, no solo amigos sino como iguales, a ver, iguales no es exactamente la palabra que creo que debí usar, porque hay Pokémon que podrían aplastárme solo moviendo una pata, pero creo que más o menos lo he dejado claro.

Chimchar sonrió bastante aliviado al escuchar la respuesta del chico.

Skugge: ¿Qué otra pregunta tienes? -Le preguntó mientras comenzaba a desayunar-

Chimchar: Oh pues… sobre lo del susto de ayer, me gustaría saber cómo saben ellos que estás en peligro.

Skugge: Oh, bueno, puedo demostrarte como funciona.

Chimchar: ¿Y cómo lo puedes demostrar si no estás en peligro?

Skugge: Oh es muy fácil, mira.

El chico, con el tono más dramático que podía poner, comenzó a hablar.

Skugge: Ay, que me estoy muriendo. -Puso su palma de la mano sobre su frente intentando parecer más dramático todavía-

De repente aparecieron los tres Pokémon fantasmas alrededor del muchacho.

Haunter: ¡Bien! Así tendremos a otro compañero fantasma.

Pierre: ¡Eso, eso!

Rotom: Vaya dos…

Skugge rió y miró a Chimchar.

Skugge: ¿Ves lo rápido que vienen? Gracias chicos, quería enseñarle porqué fue lo de ayer.

Rotom: Ah, no hay de que, aunque sabíamos que no te pasaba nada, pero ellos como escucharon la palabra “muerte” y van rápido pues… yo solo les seguí. -Rió un poco-

Chimchar: Bueno… si van a venir así de rápido cuando tenga un problema, pues me alegro un poco que me asustárais.

Skugge observó a los fantasmas.

Skugge: Por cierto, se que a vosotros no os molesta lo de mojaros con la lluvia pero pensé en que mientras dure podemos leer o hablar, si queréis pasar el rato.

Rotom: Bueno, yo tengo una idea mejor.

Skugge: ¿Cuál?

Rotom: ¿Qué tal si traigo la televisión y la vemos un rato? Creo que va a haber una retransmisión de uno de los concursos Pokémon de ciudad Corazón.

Skugge: Por mi bien.

Chimchar: Oh, me gustaría ver uno -Sonrió-
Pierre: Oh claro, quizás veamos a nuestros amigos por ahí.

Haunter: Si, será interesante.

Rotom y Haunter se miraron y se esfumaron para volver a aparecer pocos segundos después con el ya conocido televisor.

Skugge: Vaya, eso fue rápido.

Haunter: ¿Acaso esperabas otra cosa de nosotros? -Sonrió-

Rotom: Bueno, ahora me meteré dentro y así podremos verlo todos.

El Pokémon Plasma entró en el televisor emitiendo un leve zumbido.
La televisión se encendió mostrando la cara de Rotom.
Este comenzó a cambiar los canales hasta que encontró donde se retrasmitía el concurso.


Rotom: Creo que ya va a empezar ¡Escuchad!

Todos se pusieron alrededor del televisor para poder observar la retransmisión.

Presentador: Bienvenidos un día más a vuestro canal favorito.
Hoy seré vuestro presentador ya que despedimos al anterior porque pidió un aumento de sueldo.
Estad preparados para uno de los concursos más fascinantes y emocionantes que se haya visto en ciudad Corazón, pero antes, nos vamos a publicidad.

Tras eso el canal comenzó a pasar varios anuncios.

Skugge: Oh ¿Para esto pago la electricidad? ¿Para que empiecen a poner anuncios como si no hubiera un mañana?

Pierre: Pero si no pagas nada.

Skugge: Ah, se me había olvidado.

El muchacho comenzó a reír, cosa que hizo que todos en la habitación lo hicieran también y pronto toda la casa estaba llena de carcajadas.

Unos minutos de insoportable publicidad pasaron y el programa volvió.


Haunter: Menos mal, me iba a morir esperando.

Chimchar: Pero… si ya estás muerto.

Haunter: Bueno, es verdad pero no creerán que pasaré la eternidad viendo anuncios.

A Skugge se le vino una idea a la cabeza.

Skugge: Oye Haunter.

Haunter: ¿Qué?

Skugge: ¿A que no eres capaz de ir allí y darle una colleja al presentador? A ver si así pone ya el concurso o algo.

Pierre: Oye es una buena idea.

Chimchar: ¿Pero no os meteréis en líos?

Haunter: ¿Qué van a hacerme si ya no pueden matarme? -Rió- Venga, voy a hacerlo, estad muy atentos a la televisión.

Haunter desapareció y tras unos momentos apareció tras el entrevistador mientras hacía varios gestos burlones hacia la cámara para después acercarse más.

Haunter: ¡Espabila hombre! Que me voy a morir otra vez esperando a que des paso a los concursos.

Tras eso, el presentador notó un golpe en la parte baja de su cabeza, golpe que se escuchó en la televisión y tras eso Haunter volvió a aparecer de nuevo en la sala.
Por otro lado el presentador bastante enfadado, miró en todas las direcciones buscando al causante de eso, aunque el Pokémon fantasma ya se había ido.
La cara de este hombre no tenía precio, era muy graciosa y cualquiera que estuviera viendo la televisión en esos momentos se habría reído.


Por supuesto, en la casa de Skugge se volvieron a escuchar las risas de todos, cosa que animaba el lugar.

Y al fin comenzaron los concursos.


Unas horas después terminó la retransmisión y los presentes frente el televisor se quedaron bastante satisfechos de poder haber visto algo tan bonito y entretenido.

Chimchar: Pues ha estado muy bien, nunca había visto uno de verdad.

Pierre: ¿Te gustaría ir a uno?

Chimchar: Bueno… no sé si podría hacer mucho en un concurso de esos.

Skugge: Oye, no digas tonterías, eres el Pokémon más “mono” que conozco. -Rió-

Haunter: Oye Skugge ¿Qué tal si vamos a ciudad Corazón un día de estos para el próximo concurso?

Rotom: Yo lo veo.

Chimchar: Pero… no sé si lo haré bien.

Skugge: ¿Pero quién te ha dicho que vas a ir tu al concurso?

Chimchar: Ah ¿Entonces quién irá?

Skugge: Pues yo, por supuesto ¿No ves que con este pelo tan bien cuidado que tengo ganaré todos los concursos? -Sonrió- Venga, ahora en serio, seguro que lo harás bien, no te preocupes, además antes de salir a escena hay un cuarto donde se visten los Pokémon para que tengan más posibilidades de ganar.

Algo más tranquilo, Chimchar asintió.

Chimchar: Bueno… de acuerdo.

Pierre: Oye ¿Y nosotros?

Skugge: Ah, podéis concursar también si queréis.

Haunter: Pero solo se permite un Pokémon por concurso.

Skugge: ¿Pero vosotros no sois fantasmas?

Rotom: Si ¿pero que tiene que ver eso?

Skugge: Pues que puedo apuntar a Chimchar y como podéis aparecer y desaparecer pues, mientras Chimchar actúa podéis salir junto a él y actuáis todos juntos.

Pierre: Oh, de acuerdo.

Skugge: Y mientras tanto yo robo el dinero del premio.

Chimchar: ¡Oye! Si lo robas no nos podrás ver actuar.

Skugge: Ah, es verdad. Bueno pues primero os veo actuar y después robamos el premio a quien sea que lo gane. -Rió-

Un rato después paró de llover, cosa que todos notaron al escuchar unos pájaros cantar a la lejanía.

Skugge: Bueno, por fin dejó de llover. Por cierto ¿Cuándo es el próximo concurso?

Rotom: En unos días creo.

Skugge: Ah, entonces ¿Qué os parece si mañana vamos a Ciudad Corazón?

Chimchar: Pero… ¿Cuánto tardaríamos en llegar ahí?

Skugge: ¿A pata? Quizás una semana o así.

Chimchar: ¡Pero entonces no llegaremos a tiempo!

Skugge: Pero la cosa es que no iremos andando hasta allí.

Chimchar: ¿Ah no? ¿Entonces cómo iremos?

Skugge: Pues iremos con la compañía viajes espectrales, la forma más rápida de viajar por Sinnoh.
​​​​​
Chimchar: ¿Viajes espectrales?

Skugge: ¿Recuerdas cuando Haunter le dio una colleja a ese presentador tan pesado?

Chimchar: Si -Rió al recordarlo-

Skugge: Bueno pues ellos nos llevarán.

Chimchar miró bastante sorprendido a los fantasmas.

Chimchar: ¿Podéis hacer eso?

Haunter: Claro, espera voy a demostrártelo.

Haunter se acercó al muchacho y sonrió.

Haunter: ¿Me ayudas?

Skugge: Ah claro.

Skugge agarró una de las manos de Haunter y ambos desaparecieron y tras unos segundos aparecieron varias veces en distintas partes de la habitación.

Haunter: ¿Ves?

Chimchar: Bueno, está guay pero ¿por qué solo aparecísteis en esta habitación?

Skugge: Ah pues para demostrarte como funciona. Pero podemos ir a más sitios por ejemplo… No sé, Haunter, piensa en un sitio que te guste visitar.

Haunter pensó unos momentos.

Haunter: Vale, ya lo tengo.

Tras eso ambos desaparecieron y tras unos minutos volvieron a aparecer.
Skugge volvió riendose.


Skugge: ¡Que me ha llevado a la Torre Perdida!. -Volvió a reír- Entiendo que te gusten los cementerios, Haunter, pero creía que íbamos a ir a otro lugar.

Haunter: Dijiste que pensara en un sitio que me gustara, y soy un fantasma.
Pues dos más dos, golpe crítico de toda la vida. -Rió-
Rotom: Bueno chicos, nos vamos a dormir.

Chimchar: Espera ¿Vosotros podéis dormir?

Pierre: Claro ¿Qué crees que los fantasmas no dormimos?

Chimchar: Bueno… no es algo que me había puesto a pensar.

Skugge: Descansad, nos vemos mañana.

Los fantasmas volvieron a la vieja mansión y Chimchar miró por la ventana.

Chimchar: ¿Puedo salir a jugar un rato fuera?

Skugge sonrió por un momento.

Skugge: Claro, solo ten cuidado.

El muchacho abrió la puerta de la casa y vió como el Pokémon salió fuera a gran velocidad.

Skugge: Bueno, no creo que le pase nada pero por si acaso mejor salgo un rato.

La luz del sol impactó en la cara del chico notando una temperatura agradable para esas fechas.
Observó el suelo del bosque, este como era normal estaba mojado por la reciente lluvia haciéndolo un poco resbaladizo.

Elevó su mirada y vio al primate colgarse de una de las ramas de los árboles, cosa que le pareció graciosa y se quedó un rato observando al Pokémon.

Un divertido rato de juego pasó por parte de Chimchar, hasta que se sintió satisfecho por haber salido y jugado ese día, cosa que se notó en su rostro.

El muchacho notó como poco a poco las temperaturas se volvían más frías al comenzar a caer la tarde y llamó al primate para que volviera a casa.


Chimchar: Voy -Bajó al suelo y se acercó a Skugge mientras corría-
Skugge: Eso si, ten cuidado que esta zona está muy.

El chico no pudo terminar la frase y vio como el Pokémon caía en un charco de barro.

Skugge: Embarrada.

Se acercó y vio como Chimchar se encontraba cubierto por completo, haciendo que solo se pudieran distinguir sus ojos.

Chimchar: Podrías haberlo dicho antes.
Skugge: Es que eres muy rápido, no creía que llegaras a esta zona tan pronto. -Rió-

Skugge ayudó a Chimchar del suelo y comenzaron a caminar de vuelta.
Al darse cuenta que el Pokémon estaba dejando huellas que podrían decirle a cualquiera donde estaba su casa y que no quería que se manchara el suelo de barro al entrar pensó en algo.

En un momento, Chimchar se encontraba sostenido por los brazos del chico, cosa que le pilló por sorpresa, ya que hace unos momentos estaba caminando tan tranquilo.


Skugge: Mira, creo que lo haremos así, yo te llevo a casa en brazos y así no delatas nuestra posición con tus huellas de barro y de paso tampoco me ensucias el suelo cuando entremos ¿Vale?

Chimchar: Lo siento.

Skugge: ¿Por?

Chimchar: Por ser tan patoso.

Skugge sonrió al escuchar al Pokémon.

Skugge: No tienes porqué disculparte por eso, además cualquiera se puede tropezar en uno de estos, cuando vine aquí acababa embarrado casi a diario, pero no pasa nada, solo tienes que conocer tu entorno y ya.

El muchacho cubrió las huellas de Chimchar por si acaso a alguien se le ocurría entrar en el bosque, para que les costara más encontrar donde vivian y tras eso el chico caminó de vuelta.

Una vez que Skugge entro por la puerta y caminó hacia la puerta del baño.


Skugge: Creo que te tendré que dar un baño para quitarte el barro de encima.

Chimchar: ¿Un baño? ¡No! ¿Y si después de eso mi llama no se enciende más?

Skugge: Oh pues me harías un favor, así no tendría que preocuparme por que puedas quemar la casa o el bosque.

Chimchar: Pero ¿Y si me pasa algo?

Skugge: No creo que te pase nada, pero si pasara algo… bueno, siempre serás bienvenido en la mansión junto con los cabeza humo y con Rotom. -Rió un poco-

El muchacho entró al baño y tras unos minutos con el grifo de la bañera, comenzó a sumergir poco a poco a Chimchar en el agua.
Justo antes de que la llama tocara el agua esta se apagó.


Al ver eso, el chico alejó al primate de la bañera y la llama de este se encendió.
Repitió esta acción varias veces hasta que miró a Chimchar.


Skugge: ¿Lo estás haciendo tu o es algo instintivo de los Pokémon?

Chimchar: Creo... que lo estoy haciendo yo.

Skugge: Ah perfecto, si lo puedes controlar me quedo mucho más tranquilo.

Chimchar: ¿Por qué?

Skugge: Ah, porque si lo controlas puedes apagarlo cuando vayas a dormir y así no vas a quemar nada mientras duermes.

Chimchar: Ah ¿Entonces puedo quemar cosas cuando esté despierto?

Skugge: No era eso lo que quería decir.

El Pokémon rió unos momentos antes de ser sumergido en el agua de la bañera.

Esta estaba a una buena temperatura, bastante agradable en contraste con el frío que hacía fuera.

El Pokémon se puso algo nervioso, ya que era la primera vez que alguien le daba un baño, cosa que notó Skugge, aunque intentó que estuviera lo más calmado posible.


Skugge: Verás como en unos momentos te quitaré el barro y podremos cenar.

Chimchar: Um…. Bueno…

Skugge: ¿Pasa algo?

Chimchar: Es que…

Skugge: Ah ¿te da vergüenza? es normal, tranquilo.

Chimchar: No es eso, bueno, también me da vergüenza pero, es el primer lavado que recibo.

Skugge: Espera ¿Me estás diciendo que cuándo estabas en el laboratorio de Serbal nadie te lavaba si te manchabas?

Chimchar asintió.

Skugge: Bueno, no me sorprende conociendo a las personas de esta región, si no tienen baños en su casa, tampoco se van a preocupar por la higiene de sus Pokémon.

El muchacho sonrió un poco.

Skugge: No te preocupes, además será un baño rápido.

Un rato más tarde el Pokémon ya se encontraba limpio, su pelaje volvió a ser anaranjado en vez de color oscuro.
Parecía que le sentó bastante bien al Pokémon, ya que se le notaba más relajado.
Una vez fuera del agua, fue envuelto por una toalla, que en comparación con el primate era bastante grande, el chico lo secó a Chimchar.


Skugge: Bien, ya estás limpio y listo para ir al concurso mañana.

Chimchar un poco nervioso sonrió.

Chimchar: Muchas gracias Skugge, pero recuerdo que aún quedaban unos días para que empezara el concurso.

Skugge: No hay de que. Y lo sé pero tengo que ir a un sitio con antelación que está cerca de ciudad Corazón.

Chimchar: Oh, de acuerdo ¿Y puedo acompañarte?

Skugge: Eso no se pregunta, claro que si, además necesitaré muchos ojos por el lugar.

Chimchar: ¿Es otro robo?

Skugge: En un principio no, será sobre mi investigación pero bueno, si puedo robar algo de paso, pues tampoco rechazaré esa oportunidad. -Rió-

Tras eso ambos cenaron y se prepararon para dormir.

Buenas noches -Comentó Chimchar mientras saltaba a la cama del chico-

Skugge: ¡Oye! ¿Qué crees que haces? Esta es mí cama. -Dijo haciendo un énfasis en la palabra “mí”-

Chimchar, confundido, asintió y se dispuso a bajar de la cama.
Skugge sonrió levemente.


Skugge: Ahora que lo pienso. -Lo miró- Está haciendo frío y… si ya no vas a quemarme, ni a la cama, o peor, a la casa, mientras duermes pues… creo que podrías dormir aquí en vez de en suelo, si quieres.

Chimchar: Oh ¿De verdad? ¡Gracias! Es mucho más cómoda que dormir sobre la manta.

Skugge: Me imagino que muy cómodo no es, pero bueno, venga, apaga la llama y tápate bien.

El pequeño primate asintió y rápidamente se encontraba tapado hasta casi la altura de sus ojos.
Esta escena hizo que Skugge riera un poco y tras también meterse en la cama, miró al Pokémon.


Skugge: Descansa.

Chimchar asintió.

Chimchar: Tu también descansa. -El Pokémon miró al muchacho- Muchas gracias…

Skugge: No tienes porqué darme las gracias, pero ¿Por qué?

Chimchar: Bueno… por tratarme bien y ser tan comprensivo.

Skugge: Ah no es nada. Simplemente aplico lo de “trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti”, salvo en los robos, claro, ahí aplico otra diferente.

Chimchar: ¿Cuál? “¿Llévate lo que veas?” -Rió-

Skugge: ¡Exactamente! -Sonrió- Pero bueno, volviendo al tema, si yo estuviera en tu situación, habiéndote escapado y seguramente estando en un mundo que no conoces demasiado, pues creo que me gustaría encontrar a alguien que me ayudara en esa situación y me enseñara cosas nuevas para poder mejorar, y bueno, eso estoy intentando, venga, vamos a dormir que nos quedan unos días bastante movidos.

Chimchar sonrió al escuchar las palabras de Skugge y le dio un pequeño abrazo como gesto de agradecimiento.

Y tras eso ambos se quedaron dormidos.

Mostrar Comentario del Autor
¡Buenas! Os informo que quizás los siguientes capítulos se retrasen un poco, ya que comienzo en segundo trimestre de un grado medio y será un poco más complicado subir capítulos, pero intentaré que afecte lo menos posible al ritmo de la historia.

¡Muchas gracias por leer!
 0  0  0  1  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#8
Mostrar Ladrones fantasmas... un poco literalmente hablando
Buen día/tarde/noche Mewwave

Vengo a comentar MincinnoKnife

Pero antes...
 
(05 Jan 2022
10:03 AM)
Shadow escribió:
Skugge: Sinceramente no entiendo a los de esta región, pero en todas las casas que robamos no vi ningún baño, que a lo mejor soy yo el raro, que me importa lavarme y esas cosas. -Se detuvo un momento- Pero si vamos más allá ¿Qué pasa? ¿Qué los únicos que pueden ducharse son los que tienen un Pokémon que sepa movimientos de agua? Porque no me imagino a nadie dándose un baño diciéndole a un Pokémon de fuego “Oye, usa lanzallamas en mí que quiero quitarme la suciedad”

O peor aún… ¿Dónde se bañan si es que lo hacen? ¿En la playa? ¿En los lagos? Tiene que ser una verdadera molestia tener que viajar kilómetros cada vez que quieras darte un baño.
Y también supongo yo que las personas de esta región comerán todos los días o casi todos, así que ¿dónde van cuando…? -Se detuvo sin querer pensar más en esas cosas- Creo que debería escribir un libro sobre las normas básicas de higiene, que creo que les vendría bien o en su defecto… -Pensó- Podría hacerme con unos cuantos baños portátiles con ducha y demás, transportarlos de ciudad en ciudad y a lo mejor me llueven los billetes. -Rió mientras terminó de ducharse y se secó- Quizás se lo comente a esos cabeza de humo y a Rotom a ver si ven factible ese negocio.

Para ser justos... muchas casas solo tienen un televisión, una mesa y un par de sillas/cojines, pocos tienen cocina o cama, así que el baño no es la única carencia en las viviendas de las regiones del mundo de Pokémon jajaja. Algunas veces pienso que esa "mesa" en realidad es un Kotatsu y que allí es donde durmen los habitantes de la casa que no tienen cama GrowThink

Bueno... ahora sí con los capítulos...

Debo decir que toda la situación me parece muy hilante, desde el inicio del capítulo 3 con la víctima de un robo, que en un principio parecía ser el propio Skugge para después desvelar que era otra persona, hasta la aparición y colaboración del trío fantasma. Que como buenos seres espectrales han perdido completamente el sentido común y hacen cosas completamente anormales.

Quien diria que un par de fantasmas fueran los complices de un ladrón, aunque viéndolo de cierta forma tendría todo el sentido del mundo, ya que no hay nada más silencioso que un fantasma, cuando quiere serlo. Por otro lado... si Haunter podía teleportarse con la televisión... ¿Por qué desde un inicio no lo hizo y en cambio dejo que Skugge la llevara...?

Supongo que fue para la broma de Rottom, pero... es curioso que el mono no note también este otro engaño, cuando le están dando una demostración muy descara al respecto...

También siento que Skugge fue un cleptómano antes de perder la memoria, porque no puedo dar explicación a esa necesidad de robar todo, incluso cuando no lo tiene planeado realmente... Da la sensación de ser esas personas que entran a una tienda, pagan una estupidez y se llevan los bolsillos llenos de otras mil cosas pillas a escondidas jajaja

Por muy buena persona que parezca... tiene un serio problema allí o quizás sea el vestigio de que no era tan bueno antes, en fin.

Me alegra ver que el mono a aprendido a controlar su llama, por lo menos ahora no podra ser acusado de piromano, aunque todavía queda saber si realmente se mantendra todo así. Me causa curiosidad cómo de hilarante será ese concurso con este grupo peculiar, que seguramente perticipara de forma ilegal, pero bueno... es algo para más adelante.

Sin nada más que comentar hasta otro capítulo totodile

PD: Los Profesores Pokémon no son de fiar, ninguno da buena espina... No
¡Recomiendenme un fic!
[Imagen: BMBVjhA.png]
Para comentar con mucho cariño, en especial si hablamos de Gloria,
pero no hablemos de Ash, por favor
No
 0  0  0  1  0  1  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#9
Yay. Dos capitulos

La verdad tenía dudas respecto a dónde iba a apuntar la historia. De momento me gusta esa vibra slice of life que lleva con potencial a ponerse sería más adelante.

Me hizo bastante gracia la escena inicial con el desayuno, porque uno como lector de verdad cree que se trata de Skugge. Es la clase de truco que solo se puede hacer en un medio literario, donde puedes ocultar la identidad del autor hasta el momento del remate.

Luego están los fantasmas, que son adorables. Pierre y la banda tienen personalidades divertidas y una buena dinámica con Skugge y Chimchar, y da ternura lo rápido que entran en confianza y empiezan a tratarlo como uno más del grupo. Del grupo criminal, that is. Me divierte que Chimchar no sea tan inocente y también devuelva las bromas y las ironías de cuando en cuando, aprendiendo a aceptar, si bien no justificar, a qué se dedica Skugge.

Hablando de Skugge. Me agrada la historia que se plantea sobre él, como el hecho de que padece amnesia y que le robó el nombre a Darkrai. De hecho me gusta porque toca un tema que nunca se aborda sobre las leyendas, y es el hecho de que una sola entidad puede tener muchos nombres dependiendo del sitio y tiempo en que se cuenta la historia. Sigurd y Sigfried, Jesús y Osiris, Morgan y Tonelico, etc. Y verlo acá añade cierta credibilidad a su trasfondo.

A ver qué les espera a los chicos en Ciudad Corazón. No te preocupes por no subir tan seguido, y buena suerte con los estudios.
[Imagen: QAqkI0n.jpg]
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)