Longfic- Dulce Pesadilla

Extension largaLongfic
FranquiciaMystery Dungeon
GéneroAmistadAventura
Resumen
#1
Bueno, esto me tiene muy nerviosa, pero aquí estamos. (Por favor, no me pregunten por qué estoy nerviosa, lo soy por naturaleza). Empecé este fic en la Zona de Roles de Pokémon New Adventure en Foros Dz, de hecho, volví para seguir publicando, pero también quería publicar la historia en otro lado y el azar decidió que viniera para acá. Los títulos y las premisas fueron fijadas por los moderadores, por lo que seguiré usándolos (los títulos), pero no compartiré las premisas porque la historia se cuenta muy bien sin ella.

Cuando tenga un resumen se lo pongo  Mewwave
 

 
• Dulce Pesadilla •
Historia 1Secuestros
                   Capítulo 1. ¡¿Soy un Pokémon?! [Parte 1] [Parte 2]
                   Capítulo 2. ¿Caterpie en apuros?
[Imagen: serve?user=lady-azulina&id=12301]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#2
• Dulce Pesadilla •
¡¿Soy un Pokémon?!
Parte 1
 
—¿Disculpe, señorita? ¿Puede oírme? ¿Está consciente, se encuentra bien?... ¿Señorita?
 
Esas preguntas resonaban una y otra vez en su cabeza, empezaron siendo un susurro y no pararon de aumentar el volumen hasta volverse ensordecedor, no importaba lo suave que intentaba sonar quien le hablaba. Apretó los párpados, teniendo la sensación de despertar de un sueño muy profundo, sintiendo el pasto bajo su cuerpo y la brisa haciéndole cosquillas. Además de, claro estaba, esa grabadora que no dejaba de repetirse una y otra vez.
 
Mientras soltaba un suspiro decidió abrir los ojos, observando las ramas de los árboles entrelazarse varios metros más arriba, las hileras e hileras de esbeltos y delgados troncos al tiempo que se levantaba, el esplendoroso lago que la cegaba por los rayos del sol que chocaban contra las aguas. No, no todo se sentía tan bonito como sonaba.
 
—¡Qué alivio! Despertó.
 
Y la voz seguía ahí, al menos no era producto de su imaginación. Giró solo un poco la cabeza para encontrarse un chacal azul con un antifaz negro de pie en sus patas traseras, se quedó observándolo largo y tendido, recibiendo también la mirada de sus ojos rojos. Entonces despegó sus labios, queriendo responder de alguna manera afirmativa.
 
—¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHH!! —aunque era más seguro que una gran parte del bosque recordaría el grito que profirió.
 
El acompañante desconocido pegó un brinco por el susto, viendo sin moverse del sitio cómo nuestra protagonista retrocedía instintivamente hasta chocar su espalda con un árbol que bloqueaba su camino, rodeándolo para cubrirse tras éste.
 
—N-no se asuste —reaccionó entonces el ser azul, extendiendo sus brazos al frente en un intento de verse inofensivo mientras avanzaba—. No quiero asustarla, solo ayudarla. ¿Está todo en ord- eh?
 
Llegó tras el tronco en el que la chica se había escondido, pero no había rastro alguno de ella. Era como si se hubiese esfumado. Confundido, el chacal rascó un poco su cabeza, desviando la mirada a sus alrededores.
 
—¿A dónde se fue? —murmuró para sí mismo.
—¿Q-qu-qué eres? —la suave, dulce y completamente asustada voz vino de arriba, provocando que el azulado alzara la cabeza para ver parte de ella asomarse desde una rama alta.
—Soy un Riolu. Ryner, a su servicio —con un brazo en el pecho se dobló para una pronunciada reverencia, siendo observado por los grandes ojos en las alturas.
—P-pe-pero eres un c-ch-chacal, un a-animal, ¡no deberías poder hablar!
—No soy un animal —arrugó la nariz, enderezándose y alzando la mirada para observar a la doncella, ligeramente ofendido—, soy un Pokémon, igual que usted.
—¿Un qué? ¿Un pokeemon? —desplazó la mirada del Riolu en el suelo hacia las vistas a su altura: muchas hojas y muchas ramas. Aturdida, volvió a verlo—. No, no soy uno de esos. Soy un… —permaneció con los labios entreabiertos al reconocer su mente en blanco, incapaz de acabar su propia oración por la falta de información—… S-soy u-un… uhm…
—Si no es un Pokémon, ¿entonces qué es, señorita? Me parece un tipo fantasma corriente.
—¡¿F-fa-fantasma?! —se tensó.
—¿Podría bajar de ahí arriba, por favor? Hablemos, debe calmarse.
—¿De arriba? —alzó la vista, moviendo su cabeza mientras seguía el tronco hasta su posición, acabando en donde la tierra engullía sus raíces, negando efusivamente—. ¡N-no sé c-cómo subí aquí!
—Pues… —el chacal sostuvo sus manos tras su espalda, empezaba a sentirse incómodo— ¿volando, quizá?
—¡¿Pero qué cosas dices?! —exclamó la pequeña con su voz cubierta por un inconfundible pánico—. ¡¡Yo no sé volar!!
—Acabo de decírselo —continuó con calma desde el suelo, intentando sonar razonable—: es un Pokémon tipo fantasma.
 
Ese día Ryner había decidido pasear por el bosque para calmarse un poco, caminar largas distancias siempre le ayudaba a despejarse, observar la tranquila agua del lago, escuchar los sonidos del viento entre las ramas, ver las hojas caer, pero sin duda alguna aquella extraña situación le parecía… tan inesperada como era, ¡no lo había planeado en absoluto!
 
Al principio creía que la doncella había tenido un accidente o perdió en alguna batalla y continuaba en reposo, no obstante, su insólito comportamiento le decía a gritos que sucedía algo más. La pobre Pokémon necesitaba ayuda y ¿quién mejor que él para brindársela? Lo único que debía lograr era hacerla bajar de ese árbol, disminuir su histeria y conseguir la información necesaria para tratar su problema, casi nada.
 
—Bien —se resignó el chacal con un suspiro al comprender la mirada aterrada de la Pokémon de grandes ojos en las alturas—. Voy a subir, por favor, no se mueva.
 
Dobló las piernas para dar un único salto hasta la rama en la que estaba recluida la chica, quien al verlo tan cerca pegó la espalda al árbol, tan esquinada entre el tronco y la rama como le era posible. Ryner alzó las manos con suavidad mientras se agachaba, disminuyendo así su ‘enorme’ tamaño.
 
—Hola —intentó empezar otra vez, sonriendo tan tranquilamente como podía, lo cual era mucho—, mi nombre es Ryner, soy un Riolu y no quiero hacerte daño…
 
Entonces esperó mientras los grandes ojos parpadeaban sin apartarlo de su línea de visión, creyó notar que se relajaba muy levemente, pero un comienzo seguía siendo un comienzo. A la distancia pudo acertar sobre los colores que esos orbes contenían, siendo rosáceos con un tono amarillento donde en los suyos propios estaba el blanco.
 
—H-hola —susurró en respuesta la pequeña frente a él, alzándose apenas un poco—, y-yo… m-mi nombre es… Digo, soy… Quiero decir… —el ceño se le fruncía con cada pausa entre sus palabras, empezando la confusión a opacar el miedo. Su atención se había desviado a la nada que se encontraba a su izquierda en un inútil intento de recordar algo, sin embargo, unos segundos después la resistencia de Ryner fue aplastada por aquellos ojos vidriosos llenos de desasosiego y soledad—. Y-yo… no puedo recordar qué soy… quién soy… Mi nombre… —un sollozo escapó de entre los labios de la pobre criatura y la punta de dos largos mechones de su cabello, uno a cada lado de la cabeza, cubrieron sus ojos cerrados haciendo la función de manos.
—¡! N-n-no, por favor, no llore —su interior se contrajo, esforzándose en sonreír al captar nuevamente su atención—. Es sólo un olvido temporal —quiso consolarla—, recordará pronto… Por el momento estamos seguros de que es un Pokémon.
—¡Pero está mal! —insistió la fantasmita grisácea, sobrevolando por escasos centímetros la rama—. ¡No debería ser un pokeemon!
—Puede verlo usted misma —sugirió entonces el Riolu, completamente confundido ante esa aplastante seguridad, señalándole el lago a sus espaldas. "¿Cómo puede estar tan segura de ello y, sin embargo, serlo?", se cuestionó en su interior.
 
Siendo su atención atraída por el extenso cuerpo de agua a espaldas del chacal azul, la fantasmita olvidó su miedo a las alturas, a esa otra criatura e, incluso, al olvido de su propia existencia para confirmar aquello que no debía ser: ¿realmente era un Pokémon? Sobrevoló la distancia que la separaba del lago en un parpadeo, deteniéndose abruptamente en el borde.
 
"¿Realmente quiero hacerlo?", se preguntó. "¿Y si no me gusta lo que veo?... ¿Y si me gusta, pero sigue sin ser lo que debo ver?... … ¡¿Cómo es posible que olvidara qué soy, o quién soy?!"
 
Aguantando la frustración, exhaló con fuerza y se inclinó al frente. Por un largo minuto se quedó observando aquellos extraños ojos rosáceos cubiertos por un tono amarillento en lugar de blanco esperando que esa imagen se desintegrara para encontrarse, sin embargo, mientras más aguardaba menos esperanzas le quedaban de reconocerse. Su piel era de un claro tono de morado grisáceo, la cima de su cabeza cubierta de mechones terminados en puntas rosa, un collar de perlas de igual color cubría su cuello y el resto parecía un vestido de masa informe que cambiaba a cada segundo, ¡ni siquiera tenía brazos o piernas! Para lo primero había solución y pudo notarlo al observar en el reflejo dos largos mechones tirando hacia abajo sus mejillas en un claro gesto de desilusión, tal como haría si fuesen sus manos.
 
—No…—susurró, palpando varias áreas de su nuevo rostro—, es… ¡No!
 
Siguió los movimientos que sabía que hacía en el cuerpo de agua que supuestamente le devolvía su imagen, pero todo cobró otra realidad cuando notó también sus labios moverse al hablar. Quedó paralizada un instante antes de caer al suelo, sobrepasada por sus emociones, inconsciente.
 
—¡Señorita! —saltó Ryner de su vigilante posición al verla desplomarse, teniendo cuidado con el pequeño cuerpo al alejarla del agua. Suspiró ante la retorcida situación en la que se veía envuelto y se resignó con una pequeña sonrisa.
[Imagen: serve?user=lady-azulina&id=12301]
 0  0  1  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#3
¡Hola hola! Primero que nada, enhorabuena por haber publicado tu primer fic, qué bueno que no tardaras mucho en hacerlo jeje. Andaba con ganas de leer algo nuevo y hacía tiempo que no leía un fic de MM (y eso que tengo que ponerme al día con dos), así que en cuanto vi que iría de esto me dije lo tengo que leer de cabeza y ¿cuál ha sido la sensación que me ha dejado? Pues muy buena  Chespin

En serio, me encanta el tono amigable que tiene el fic, aunque de momento nuestra protagonista no sea la humana, eh, Pokeemon- eh, Pokémon más contenta del planeta. Me ha agradado sobremanera el carácter caballeroso y gentil de Ryner, fiel a su especie, y que los mechones de la que supongo será una misdreavus actúen como manos, ¡un detalle muy adorable! Faltará ver si ella acaba por verse igual de adorable y termina aceptando su nuevo cuerpo o, de lo contrario, caerá en una negación profunda que le impedirá avanzar. Pero eso será lo "divertido" de esta historia, ver cómo sale de ahí junto a su nuevo compañero y ver qué aventuras le esperan.

Nada más que añadir de momento por mi parte. He tenido una muy buena primera impresión y espero pacientemente el siguiente capítulo.
[Imagen: rrYl76h.jpg]
 
 
[Imagen: vS2axv2.png]
 
Érase una vez un grupo de extraños destinado a salvar el mundo.
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#4
Dammit, Sakura, me has robado el primer comentario (?)

En fin, tenía curiosidad por ver de qué sería tu fic, considerando todo lo que habías dicho en tu ficha de presentación, y ciertamente se corresponde a lo expresado en ella. En todo caso, este primer episodio sigue el molde usual de sus pares en el género: humano (o humana... supongo; sería un giro interesante que fuera otra forma de vida consciente) que se encuentra en el mundo Pokémon, convertido en uno y siendo encontrado por quien (sospecho) se convertirá en su compañero de aventuras para descubrir la forma de volver o de resolver algún conflicto que se presente. Y está bien que sea así, porque en tu caso dejas ver tu arte como escritora en la caracterización de tus personajes; como ha mencionado Sakura, Ryner es todo un caballero, mientras que nuestra Misdreavus protagonista, aparte de las usuales dudas en su situación, nos plantea algunas más que ayudan a darle identidad.

No tengo mucho que apuntar en el apartado técnica. Tu redacción hace la lectura muy llevadera y agradable, con un buen equilibro entre descripción y flujo narrativo. Los personajes resultan simpáticos, lo cual ayuda a hacer la introducción a la historia bastante agradable, a la vez que bastante abierta. Así que tengo curiosidad de a dónde irá esto.

Mostrar Citas
Cita:Esas preguntas resonaban una y otra vez en su cabeza, empezaron siendo un susurro y no pararon de aumentar el volumen hasta volverse ensordecedor, no importaba lo suave que intentaba sonar quién le hablaba.
quien
 
Cita: 
—¡! N-n-no, por favor, no llore —su interior se contrajo, esforzándose en sonreír al captar nuevamente su atención—. Es slo un olvido temporal —quiso consolarla—, recordará pronto… Por el momento estamos seguros de que es un Pokémon.
sólo/solo (depende de si te atienes o no a los últimos apuntes ortográficos de la RAE aunque sigo resintiendo que el solo sin tilde se use en este contexto)

Y no tengo mucho más por decir, salvo que te lo pases bien por aquí. ¡Hasta la próxima! ^^
[Imagen: T1tYQGc.png]

Mostrar
[Imagen: anh12KW.png]

Wasureruna saigo no buki wa ai sa
♪♪
 
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#5
Y... holas. Me dicen Wiki. Venía leyendo. 

Hey, hace tiempo que me crucé con algo parecido a esto... me recuerda a Exploradores del cielo. I mean, empieza bastante parecido. Hace... unos meses, un año? Andaba jugando ese juego. Aunque a lo mejor es otro. No sé. 

Narras bastante bonito. Los personajes son simpáticos y los Misdreavus molan. Son como que... lindos? Dunno. Un poco. Siento un saludable desprecio hacia los lucarios, especialmente hacia los que comparten nombre con actores famosos pero este de acá se ve simpático.

Diría algo más pero Saku ya lo ha cubierto bastante bien.

Esperando el próximo cap.
[Imagen: 6zFZgO5.png]
Animus. Antrum. Unverse. Anima, Animusphere
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#6
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#7
¡Gracias a todos por sus comentarios! Me hacen sentir bastante bienvenida y como si hubiera sido la mejor opción venir a compartir esta historia con ustedes <3 Esperar para empezar a publicar fue casi una tortura para mí, pero tenía que escoger mi día favorito de la semana (?) Cierto es que no es lo mismo publicar algo sin el apoyo de los que leen (lo sé porque publico en otras plataformas sin comentarios), así que gracias <3


 
• Dulce Pesadilla •
¡¿Soy un Pokémon?!
Parte 2
 
—…en…rie…

La extraña fantasmita entreabrió los ojos, llevando un mechón que le fungía como brazo a su frente, quejándose en su interior de lo mucho que le dolía la cabeza. Para su sorpresa, se dio cuenta de que la parte superior de su cuerpo reposaba sobre un grupo de hojas cuidadosamente recolectadas y acomodadas con la intención de servir como almohada, y a su alrededor encontró una hoja doblada en forma de cuenco lleno de agua, dos manzanas y un puñado de bayas y moras. Su estómago gruñó en ese instante, la pequeña extendiéndole unas gracias infinitas al cielo mientras daba buena cuenta de la comida.

—¿Satisfecha? —Ryner sólo se atrevió a recordar su presencia luego de que ella acabara y tras advertirle al aclarar su garganta.
—Esto, sí, lo siento… —hizo malabares con el cuenco al escucharlo, sobresaltándose; prefirió entonces dejarlo en el suelo—… Gracias.
—No hay de qué —mantuvo una distancia de varios metros para no ponerla nerviosa de nuevo, llevando una mano a su pecho y haciéndole otra reverencia—, Menmerrie.
—¿Menm… qué?
—Sí… —tomó asiento justo en ese lugar—. No recuerda su nombre todavía, ¿cierto? —un asentimiento fue la respuesta—. Disculpe el atrevimiento de haberlo escogido por usted.
—Men… Menm… Dilo de nuevo.
—Menmerrie.
—¿Eso qué significa? —inclinó la cabeza a un lado.
—Es una combinación de dos palabras, una significa sueño y la otra pesadilla… aunque ambas están cortadas para que suene mejor. Lo primero que pensé al verla fue que su presencia es de ensueño, pero su tipo… de pesadilla. Sigue pareciéndome apropiado: Menmerrie.
—¿Cuáles palabras? —quiso saber, curiosa.
—Están en uno de los muchos idiomas humanos, no las comprendería…

Permanecieron en silencio unos instantes, el Riolu observando a la fantasmita y la chica mirando el cuenco hecho con una gran hoja vacío.

—Suena adorable —concluyó.
—Es lo que me parece que es usted.

Los rosáceos ojos se alzaron para ver al que los tenía rojos sin poder evitar sonreír y, consecuentemente, reír. Era un alivio y un placer para el chacal haber logrado aquello.
[Imagen: serve?user=lady-azulina&id=12301]
 0  0  0  1  1  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#8
AWWWWWWWWWW es la reacción que se me ha quedado después de leer esta parte. De verdad, ¿cómo se puede ser tan adorable? Vemos que Ryner sigue siendo fiel a su especie y ya se está estableciendo cierto vínculo entre ambos que crea una atmósfera de seguridad y complicidad. Esto me hizo sentir algo que hace tiempo no sentía, fue todo tan bonito y cute que mi pecho se llenó de amor (sé que ha sonado cursi pero no me sale explicarlo de otra manera xD).

Qué bonito el nombre que le dio y su significado <3 me pregunto de qué idioma saldrán esas dos palabras. Ya te dije que me gustó el primer capítulo por el tono simpático del fic y este ha hecho que me guste más, escribes muy bonito y generas sensaciones maravillosas con tus palabras, espero seguir leyendo de ti.
[Imagen: rrYl76h.jpg]
 
 
[Imagen: vS2axv2.png]
 
Érase una vez un grupo de extraños destinado a salvar el mundo.
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#9
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#10
Dunno, por alguna razón no puedo verlo tan lindo o tan romántico. Vale, que la narrativa lo hace parecer dulce, pero, ¿qué está pasando de verdad? El perrito va y le impone un nombre a la pobre fantasmita que no se haya en capacidad de defenderse, y no contento con eso, escoge dicho nombre basado en su percepción egoísta y masculina de lo que ella es, al objetivizarla como un sueño, un ideal al que debe someterse; y al mismo tiempo la discrimina por su tipo, forzando en ella estereotipos de género. Y la pobre, sometida por el mismo modelo opresor y patriarcal, víctima de una amnesia y físicamente necesitada, se ve obligada a sonreír solo para poder comer, a expensas de este pequeño machista opresor que para hacer más patentes sus perspectivas retrógradas es azul y ella tiene mechitas rosas; confirmando así los roles de género de los que no les permite escapar la sociedad.

Excelente crítica social. Tan sutil. Tan incisiva
[Imagen: 6zFZgO5.png]
Animus. Antrum. Unverse. Anima, Animusphere
 0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#11
[Imagen: serve?user=lady-azulina&id=12301]
 0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#12
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#13
• Dulce Pesadilla •
Base
 
El quinteto andaba de regreso entre los tupidos árboles para salir del bosque. Pikep excusaba su presencia para servirles de alarma por si debían desviarse o esperar con tal de no ser abordados por ningún otro Pokémon, lo cual era bastante innecesario según el Riolu, sabía de sobra que sólo quería estar cerca de Menmerrie, le había visto los ojos cada vez que la veía y se le revolvía el estómago.

Para su propia satisfacción, Ledyba y Caterpie se encontraban algo apartadas. Lo cierto era que se había sentido forzado en cuanto a la misión de rescate, pero no iba a darle a su querida amiga fantasma un rotundo no si la razón no era válida. Para su disgusto, el carpintero parecía ser bastante simpático, pues la había hecho reír ya en varias ocasiones.

—¡De acuerdo! —soltó, moviendo una mano hacia el hombro en el que se encontraba para espantarlo, ni siquiera comprendía por qué estaba tan molesto.

Ahora que alcanzaron el sendero seguro del bosque, la moradita dejó de preocuparse por los asuntos de otras personas, recordando que seguía sin saber nada sobre sí misma, lo que provocó que dejara de flotar y se sentara sobre la hierba, desanimada.

—¿Q-qué ocurre? —se acercó Ryner, asustado de que fuese la reacción a su anterior acción.
—¿Qué voy a hacer? —preguntó en ese tono que rompía el corazón de hasta el más fuerte—. Sigo sin saber quién soy y no tengo a dónde ir… 
—No te preocupes —el chacal hincó una rodilla en la tierra, colocando una mano en lo que le parecía el hombro de su amiga—, yo…-
—¿No tienes dónde quedarte? —le interrumpió Kate, aparentemente interesada en la conversación—. No muy lejos de aquí Leyla y yo encontramos una casa abandonada, la arreglamos un poquito y siempre la usamos para jugar… pero si la necesitas, puedes quedártela.



Siguiendo las instrucciones de los insectos y gracias al emplumado compañero que era fiel seguidor de palabras, encontraron la pequeña vivienda. No era muy grande y se notaba que había sido revestida últimamente: hojas de palmera, flores y lianas decoraban su exterior y una hoja cortada por la mitad hacía la función de puerta. El azulado, luego de inspeccionarla, decidió entrar, seguido muy de cerca por Menmerrie. Del tamaño de una pequeña salita y siendo una única habitación, en el fondo había un mullido arbusto sin ramitas ni bayas aparentemente arreglado para hacer la función de cama, enredaderas caían del techo dándole un agradable aspecto al lugar, hojas de loto de un lado a otro, ramos de flores por todas partes y nada más. Quizás estaba vacía, pero tanto verde lo hacía sentir acogedor.

“Es hermosa”, pensó Menmerrie. Quiso alzarse para moverse entre las lianas y eso pasó, descender para rozar las hojas de loto y por allí cruzó, finalizando al dejar caer su liviano cuerpo en el mullido arbusto, suspirando al comprobar lo cómodo que era. Ryner no apartó la vista de ella, pero, al igual que Pikep, se dio cuenta de que llegó el momento de dejarla sola. No quería, le resultaba difícil retroceder, sin embargo, pudo dar un paso atrás.

—Vendré a verte mañana, Menmerrie —avisó a media voz, consciente de que si la alzaba más podría temblarle.


Cuando la fantasmita abrió los ojos se encontraba sola, las hojas que hacían de puerta estaban tiesas y se apresuró al agujero que tenía la función de ventana para observar al chacal alejarse con el pájaro carpintero revolotear a su alrededor. Quería llamarlo, no le gustaba estar sola, pero sabía que no debía, podía preocuparlo más.

Con un suspiro se dio la vuelta, mirando a consciencia lo que de ahora en más sería su casa. Toda para ella durante… el tiempo que le tomaría regresar a la normalidad, o algo así. ¿Qué sería lo normal? No estaba segura, no obstante, esa masa indefinida que era su cuerpo no lo era, ni esos mechones que le fungían como brazos, o esa cabezota que vio en el lago que tenía. No sabía qué pasó, ni qué era, ni lo que iba a hacer a partir de ese momento. No existía una persona a la que pudiera preguntarle, o en quién confiar.


—No es cierto —se dijo a sí misma—, tengo a ese Riolu… y a Pikep —sonrió levemente.

Decidió que concentrarse en las cosas que no podía resolver no era la mejor opción y, rozando el suelo, regresó a lo que sería su cama. Dejó que cada parte de su cuerpo reposara en el arbusto, aceptando que el destino impuso en su camino aquel obstáculo y que lo mejor que podía hacer en ese momento era tomarlo para buscarle el lado bueno. Ryner y ella encontraron a una criatura trabajando en equipo, o algo por el estilo. ¿Qué podría lograr al día siguiente? Quizá, bostezó, quizá dar con alguna pista de lo que podría ser ella.
[Imagen: serve?user=lady-azulina&id=12301]
 0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#14
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)