Longfic- Dividido

Extension largaLongfic
FranquiciaCoregames
GéneroAventuraSuperación
Resumen

Un chico despierta en medio de un bosque en medio de una region que ha perdido la esperanza por una organización malvada que esta causando estragos en todos lados, el campeón esta desaparecido ¿En este momento una nueva esperanza se podrá levantar?

#1


¡Hola! mi nombre es Dreckon y esta esta es la primera historia que escribo en esta plataforma y que mejor que empezar con una historia que surgió de cierta curiosidad sobre un padecimiento psicológico y la reciente necesidad de jugar rojo fuego por quinta vez, como aclaración de ciertos eventos en la "Cronología" y ambientación, esta historia se ambienta en el mundo de los juegos tomando ciertas cosas interesantes del anime como por ejemplo: el formato de la liga tipo torneo y no ir directamente con el alto mando pues al menos para mi ese formato se me hace mas entretenido, en cuanto personajes del anime, sinceramente dudo que ponga alguno y si lo hago sera totalmente secundario y sin demasiado impacto en la historia, ademas la historia se ambienta cinco años después de los eventos de R/A/AM o si lo prefieres rojo fuego o verde hoja, para efectos prácticos da igual y dos años después de los eventos de oro y plata/heartgold o soulsilver (de nuevo para efectos prácticos da igual).
 
Esto se vera reflejado en ciertos acontecimientos en la historia como la situación de ciertas locaciones como pueblo lavanda, ademas de la edad de ciertos personajes o eventos sucedidos posteriores a la segunda generación, para mas información del entorno y la situación de la región a continuación haré una pequeña recapitulación de la que ha sucedido.
 
Después de la derrota de Red a manos de Gold, el misterioso campeón ha desaparecido de nuevo, Gold ha sido proclamado campeón y un nuevo formato de la liga Pokémon ha sido implementado, ahora los aspirantes después de superar los desafíos de los gimnasios y conseguir las medallas se deberán enfrentar entre si en un torneo, el ganador de dicho torneo ha de superar al alto mando para tener la oportunidad de enfrentarse al campeón, si el aspirante logra derrotarlo el titulo de campeón se le habrá otorgado y el proceso se repetirá exactamente un año después ademas se ha incluido diversas modalidades que son individuales, en pareja y en grupo de 4 integrantes, eso si al final del torneo la pareja o el grupo deberán enfrentarse entre si para dejar a los finalistas.
 
Las operaciones del Team Rocket han sido reactivadas pese a la desaparición de su antiguo líder Giovanni, esta vez a manos de un enigmático líder del que no se sabe nada, que al parecer ha dirigido la organización de manera impecable, teniendo su mejor momento desde la desaparición de Giovanni, pues ha conseguido grandes influencias políticas y económicas a cambio de actividades que sobrepasan por mucho lo ilegal y lo inmoral, cosas que van desde secuestros, desapariciones de aquellos que se les opusiesen, trabajos forzados de pokémon, el robo y caza de especies exóticas y la toma de ciudades como centros de operaciones, el nuevo team rocket bautizado "Atomic Rocket" no ha parado de crecer y pese a las esperanzas de que el entrenador legendario regresara, parece ser que aun no ha dado señales de vida y el reciente campeón Gold ha salido en su búsqueda dejando a un remplazo provisional para la edición de la liga que sera celebrada dentro de poco tiempo. 
 
Los respectivos lideres de los gimnasios y el alto mando han permanecido a excepción de Erika que ha sido expulsada del gimnasio de ciudad azulona después de que Atomic Rocket recuperara el casino y posteriormente el control de la ciudad poniendo en su lugar a una de las manos derechas del jefe.
 
Silph S.A recientemente ha sido adquirido por una compañía fantasma propiedad de los Atomic Rocket usándolo como una de las principales fuentes de ingresos y para poco a poco alcanzar el control de Azafrán la ciudad mas importante de Kanto, el dojo ha sido demolido y la líder Sabrina esta siendo presionada para abandonar la ciudad como habían hecho con Erika tiempo atrás.
 
Las investigaciones mas profundas hacia el mundo Pokémon han sido entorpecidas e inclusive robadas, con este panorama todos los investigadores importantes de la región se han ido en busca de mejores lugares para continuar con las investigaciones dejando a Kanto sin el llamado "Profesor Pokemon" o profesor Oak y Bill el desarrollador de el sistema de almacenamiento Pokémon, el mas eficiente hasta ahora.
Con este ambiente desalentador la región esta en espera de alguien que les pueda dar un poco de esperanza y regresarlos a los ahora anhelados momentos de paz y tranquilidad ¿Pero realmente un héroe aparecerá? 
 
¡Espero que la historia te guste querido lector/a!

DIVIDIDO
-Sip, yo también estoy escribiendo cosas y no tengo citas cools para promocionarme, así que solo diré "Léelo, sé, que te va a encantar"
 0  0  0  0  0  1  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#2
Buenas noches. O buenos días. Lo primero que debería decir es que te sientas bienvenido a este pequeño sitio. Por ahí soy el encargado del área de fanfics, así que cualquier duda que tengas, pregunta con confianza. Y si quieres puedes echarle un vistazo al reglamento por acá https://pokecueva.com/Thread-Importante-...e-publicar


Respecto a tu fanfic… el título me gusta, es bastante badass. Y la premisa que planteas es interesante. A lo mejor parece un poco sobrecargada de información para ser una introducción, pero de todas formas es una historia interesante. Me agrada la idea de tomar lo mejor de ambas partes, pero en especial alejarse temporalmente de ambas entregas para presentar personajes nuevos. Soy más fan de las historias así.

Pasala bien. Diviértete. Nos vemos pronto.

P.D: te edité el título para quitarle el sufijo de fanfic. Ese sólo se usa cuando el tema forma parte de una actividad general. Ahora sí, chau.
[Imagen: QAqkI0n.jpg]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#3
Nota: ¡Hey! Bienvenidos al primer capitulo de "Divido" Como pequeña aclaración pondré de vez en cuando en el texto una imagen y música como ambientación, realmente, no es obligatorio ni nada tenerla puesta pero da un pequeño ambiente bastante bonito, además de eso, los siguientes textos tienen una forma de redactar un poco diferente, pero es por la diferencia de tiempo con la que la escribi, terminando de aclarar eso, podemos iniciar
 

CAPITULO 1: EL DESPERTAR Y LA CHICA DE ROPAS VERDES



En este mundo los humanos conviven con los Pokémon seres impresionantes con habilidades que dejarían a cualquiera con la boca abierta, y es en este mundo donde esta la región de Kanto, una región antaño conocida por sus fuertes entrenadores y prometedores investigadores, hace unos años una organización criminal conocida como Team Rocket azoto la región pero un héroe llamado Red salido de pueblo paleta logro desmantelarla por sí solo, tiempo después otro entrenador excepcionalmente fuerte conocido como Gold aplasto la recién reformada organización haciendo que poco después su lider Giovanni desapareciera, Red seria derrotado y también desaparecería pero una nueva organización conocida como Atomic Rocket aparecería de la nada tomando entre sus manos casi todo el control de la ahora corrompida región, poco tiempo falta para que se hagan con el control de todo, Gold ha salido en busca de Red por ayuda y aun no a regresado, por la impaciencia algunos han intentado enfrentarse pero siempre desaparecen de la nada y con este desalentador escenario comienza nuestra historia...

Mostrar Imagen
[Imagen: MTFGvNm.jpg]
Mostrar Canción



-¡Eevee! ¡Eevee!.

-¿Qué es ese ruido?, Agh es tan fastidioso – Dijo mientras lentamente abría los ojos - Espera un segundo... ¿Dónde estoy?

Era un joven como cualquier otro que acababa en un lugar desconocido, los pidgeys sobrevolaban las cercanías, los weedles y caterpies paseaban tranquilamente ocultándose de sus posibles predadores alados, y los metapods... Bueno se endurecían, pero... había un Pokémon que no encajaba, una pequeña Eevee que chillaba alrededor del confuso joven

-Siento que mi cabeza vaya a explotar y mas con esa voz tan chillona

Dijo mientras agitaba la cabeza en busca de reducir el dolor un rato de leve agonía persistió hasta que nuestro joven protagonista decide levantarse, tras un rato de posibles represalias físicas se da cuenta del pequeño ser que lo despertó de su aparente sueño

-Hey ¿Qué haces aquí sola amiguita? Dijo mientras intentaba acercarse lo más posible

-¡Eevee! Chillo aliviada, parece que estaba un poquito preocupada por el humano junto a ella

-Lo siento, tal vez sea un poco obvio, pero no creo poder entenderte y ahora que lo pienso dudo que tú lo hagas

-¡Eevee! Respondió algo ofendida mientras se acercaba a un grupo de pokeballs

Era extraño encontrar estas capsulas abandonadas, hasta los entrenadores más desalmados tenían la delicadeza de abandonar a los Pokémon liberándolos de aquella pequeña esfera, ¿tal vez alguien sin muchas consideraciones había abandonado a sus pokémon ahí? ¿o tal vez se le habrían caído a un cazabichos distraído? sea como sea no podía dejarlos ahí

-Me preguntó que Pokémon guardarán dijo mientras presionaba el botón del centro de la pokeball

Para su sorpresa el botón se torno de un color rojo brillante, mostrando su aparente avería

-Es inútil, no se pueden abrir

La aparente tranquilidad del bosque se veía interrumpida con un hermoso y rojizo anochecer, no valía la pena quedarse viendo una pokeball averiada, necesitaban un refugio para pasar la noche.

-Amiguita, ¿Quieres venir conmigo? No querría dejarte sola, además de que seria una buena forma de agradecerte por despertarme

Eevee asintió con muchos ánimos y sin previó avisó se monto en los hombros del desconocido joven

-Jajaja espero que te lo pases bien haya arriba

Dijo mientras le dedicaba una corta pero sincera sonrisa a su nueva compañera de viajes no había un rumbo fijo que seguir, tal vez encontrarían un fortuito centro Pokémon o alguna choza de algún habitante que con suerte seria lo suficientemente piadoso de dejarlos quedarse en su casa, pero hasta ese momento no tenían nada, solo las tres pokeballs abandonadas a su suerte en el solitario bosque

-Tengo mucha hambre ¿y tú Eevee?, ella respondió con un triste chillido que se podría interpretar como un si

-Me pregunto si podré encontrar algunas bayas cerca

Un pequeño pero firme árbol se posaba en medio de la noche, en su punta había dos bayas azules, su color las delataba eran bayas aranja, un verdadero manjar para un Pokémon pero una simple fruta para un humano

- ¡Perfecto! Servirá por ahora. Dijo mientras estiraba su brazo para alcanzar aquel manjar Pokémon

- ¡Detente!

Una voz aun mas chillona que la de Eevee se aproximaba desde la distancia, pero pese a ser oída aun no se encontraba lo suficientemente cerca para poder observar de quien provenía

- ¿Eh?

Pese a la advertencia parece que era demasiado tarde, las bayas ya habían sido tomadas y un Pokémon furioso salto de los arbustos dispuesto a batallar por el delicioso tesoro

-¿¡Pero qué!?

- ¡A un lado! -Dijo una pequeña entrenadora de alrededor de 12 años, pese a estar de noche, su cabello rubio resplandecía como si fuera un pequeño sol además de destacar sus curiosas e inconfundibles ropas, era una cazabichos

-¡Adelante Scyther! -Una pokeball había sido lanzada y al caer, Un pokemon con garras afiladas como cuchilladas había salido al combate

-¡Primeape! -Grito el incontrolable Pokémon, era un Pokémon con extremidades aparentemente fuertes además de tener grilletes en ellas, pero sus ojos estaban inundados en ira y parecía imposible de calmar

El joven entrenador había caído al suelo de la sorpresa, Eevee se posó detrás de el tremendamente asustada mientras chillaba

-¡Scyther, cuchillada! -El Pokémon se lanzo con determinación hacia su objetivo mientras preparaba sus garras para atacar
Había enganchado un golpe directo totalmente devastador tanto que el Primeape que parecía incontrolable cayo debilitado de inmediato.

-¡Scyther regresa! -Exclamo mientras un extraño rayo rojo salía de la pokeball para devolver a scyther a su interior
la chica rubia se giro con una sonrisa burlona hacia el joven y con un tono aparentemente gracioso pregunto:

-¿Qué pasa debilucho? ¿estás bien?, -aunque aparentemente intentaba burlarse su aspecto tan delicado y adorable no la ayudaban demasiado

-S...si, gra... gracias -Un tartamudeo repentino se apodero del joven debido a la sorpresa del ataque

- ¿Qué tal tu Pokémon?
Eevee que hasta ese momento seguía oculta detrás del joven sacó un poco la cabeza para asegurarse de que todo estuviera bien, al ver al primeape en el suelo salió de su curioso escondite para hacer su característico chillido

- ¡Eevee! Parecía aliviada de que el peligro hubiese acabado y agradecida se acerco a la cazabichos para lamer sus manos en forma de agradecimiento

-Jajaja de nada chiquilla, por cierto, tengan más cuidado la próxima vez los Primeapes abundan en la zona y odian que les roben su adorada comida

-Muchas gracias por salvarnos a Eevee y a mí, realmente eres muy fuerte, lo derribaste de un golpe

-Gracias por el halago, pero realmente Scyther hizo todo el trabajo, por cierto, me llamo Lexie ¿Cuál es tu nombre?

- ¿Mi nombre? -se preguntó a si mismo realmente extrañado-

Realmente no lo había pensado hasta ahora pero no recordaba su nombre, peor aún no recordaba nada antes de despertar solo en el bosque

- N... no lo sé

- ¿No sabes tu nombre? Vaya que eres un rarito- dijo Lexie mientras levantaba una ceja

- No es eso, realmente no recuerdo nada...

- Lo mejor es que hablemos de esto en otro sitio, otros Pokémon salvajes podrían acecharnos y tomarnos por sorpresa, sígueme tengo un campamento cerca de aquí. Dijo mientras se ponía de pie y comenzaba a caminar

- Suena bien, realmente no sé cómo agradecerte- dijo mientras reía nerviosamente

-No te preocupes ya se me ocurrirá alguna forma

Aunque tratara de disimular una sonrisa un poco perversa había surgido en los labios de Lexie, durante su caminata el joven había podido observar más detenidamente a su salvadora, portaba pantalones cortos, una camisa verde y un curioso sombrero además se había percatado de las múltiples pecas que rodeaban sus ojos verdosos

-Oye -Dijo Lexie mientras giraba la cabeza.

- ¿Sí?

- ¿Podrías dejar de mirarme como un pervertido? Realmente eres malo disimulando -una cara indescriptible había tomado posesión del rostro de Lexie

- ¿¡Eh!? Lo... lo siento, no quería incomodarte

- Da igual, solo no me mires así, es perturbador

- ¡Eevee! -Un chillido algo ofendido resonó del hombro del joven, seguido por algunos golpes de unas pequeñas patas

- ¿tu también?, ¿En serio tengo una mirada tan terrorífica?

-Ojalá pudieras verla...

- Esta bien solo mirare el bosque si a alguien no le ofende-

Dijo mientras miraba con sarcasmo a su acompañante Pokémon, pese a estar algo sorprendido del peso de su mirada el joven pudo apreciar la verdadera belleza del bosque, aunque fuera de noche y el ambiente fuera mas tétrico de lo que le gustaría no dejaba de ser precioso, en especial el pequeño horizonte que posaba frente a él, había un hermosa y gigante luna llena frente a un cristalino lago cercano, de repente Lexie interrumpió la sorpresa del anonadado joven

Mostrar Imagen
[Imagen: wp7810429.png]
Mostrar Canción


-Es allí, en la orilla del lago -Dijo mientras levanta un dedo señalando la dirección correcta

Tras pasar el último tramo de la corta caminata por fin habían llegado al campamento. Era una modesta casa de campaña alrededor de una fogata apagada realmente no había nada espectacular excepto la vista sobre el lago

-Es aquí

- Wow, Es hermosa -Contestó el joven mientras un brillo aparecía en sus ojos.

La vista era simplemente indescriptible, la luz de la luna llena rebotaba contra el lago lleno de pokémon de tipo agua, mientras la seda que ponían los caterpies y metapods comenzaron a emitir un débil brillo, además los pocos Beedrills que seguían despiertos regresaban tranquilamente a sus panales sobrevolando el ya de por si hermoso lago

- ¿Vas a seguir con tu perversión? – interrumpió Lexie algo enfadada mientras se quitaba la gran mochila con la que cargaba – se que soy hermosa pero no es para tanto – dijo mientras sonreía halagada

-Me refería a la vista -Corrigió mientras se sentaba cerca de la fogata apagada

- Oh
Contesto un poco desilusionada haciendo unos graciosos pucheros -Es mi lugar favorito del bosque, tanto en el día como en la noche el ambiente aquí es maravilloso, de hecho, eres la primera persona a la que le muestro este lugar, siéntete afortunado pero no eres el primero en llegar

Dijo mientras apuntaba su dedo hacia una lejana sección del bosque, pero pese a la distancia se podía ver claramente, el bosque estaba siendo destruido... Los antiguos arboles que se posaban ahí habían sido talados y parece que no se detendrían ahí -la mirada de Lexie se torno algo melancólica, tal vez recordaba la antigua belleza de la zona

-Ya me había sentido lo bastante afortunado cuando me salvaste de aquel Pokémon pero ahora parece que de verdad es mi día de suerte -El joven intento levantar sus ánimos con el comentario pero no parecía surtir demasiado efecto

-Da... da igual, ahora debes decirme quién eres en realidad -Rápidamente los ojos verdosos de Lexie habían pasado de estar decepcionados a estar completamente llenos de determinación

- Ya te dije que no lo sé, lo ultimo que recuerdo es despertarme en el bosque con Eevee al lado -Eevee había asentido a la afirmación de su acompañante con decisión – Lo único que había cerca eran estas pokeballs

- ¿Qué Pokémon contienen? -Preguntó Lexie con curiosidad

- Observa- contestó mientras presionaba el botón con el que normalmente el Pokémon saldría solo mostrando aquella parpadeante luz roja

- Con que están averiadas, realmente quería saber que contenían -Dijo Lexie algo decepcionada – Tal vez alguien ciudad plateada sepa arreglarlas

- ¿Ciudad plateada? -Contesto el joven aún más confundido que antes

- ¿Ni siquiera sabes dónde estamos?

- Supongo que no

- Wow, realmente estás en serios problemas
Lexie había comenzado a sacar comida de su mochila -Toma – dijo mientras lanzo un sándwich y una baya en dirección a Eevee y su acompañante humano

-Gracias... -dijo mientras atrapada la comida que iba en su dirección- Lexie, realmente necesito tu ayuda

-Ya lo noté, pero ¿Qué saco yo de ayudarte?

-No lo sé ¿Qué quisieras obtener?

Lexie había comenzado a devorar su comida mientras reflexionaba, realmente muchas ideas pasaban por su mente, algunas graciosas, otras perversas, pero había una en especial que hizo que se decidiera de una vez por todas

- ¡Ya lo sé! -Exclamó con una sonrisa genuina en sus labios – Quiero que me ayudes a convertirme en campeona de esta región

- ¿¡Cómo dices!? -Exclamó mientras casi se atragantaba con la comida - ¿Por qué yo? Ni siquiera soy un entrenador

- Eso no importa, necesito a alguien con quien viajar que este lo suficientemente desesperaba para seguirme no importa a donde vaya y tu eres perfecto para ese puesto, además necesito que alguien me ayude a cargar esa gigante mochila

La cara de Lexie estaba totalmente iluminada teniendo además una gran sonrisa, que sorprendentemente no era en modo de burla, era completa felicidad de haber encontrado a su acompañante perfecto

-Realmente estoy desesperado y no me quedan muchas opciones -dijo con una mirada de resignación -Esta bien, te acompañare

-¡Fabuloso! Mañana partiremos hacia ciudad plateada, pero antes...

- ¿Antes qué?

- ¿bromeas? Necesitas un nombre, necesito llamarte de alguna forma, ya que no recuerdas el tuyo, que te parece... -Lexie paro de hablar mientras pensaba el nombre ideal - ¡Lo tengo! Qué te parece ¡Aki!

- Aki... ¡Me gusta! ¿Qué te parece Eevee?

- Un chillido de felicidad y emoción había resonado por el pequeño campamento - ¡Eevee! ¡Eevee! -Era bastante obvio que a Eevee le gustaba

-¡Toma! -Gritó Lexie mientras lanzaba una vieja bolsa de dormir hacia Aki -Puedes dormir afuera, la casa de campaña es toda mia- dijo mientras entraba a la casa de campaña-me niego a dormir en el mismo sitio de un pervertido con mirada aterradora -Exclamo al sacar su cabeza de la casa solo para sacarle la lengua a Aki

-Esta bien supongo que es justo -Contesto Aki con resignación

De repente Eevee había salido corriendo con Lexie buscando poder entrar en la casa de campaña

-Wow, jajaja parece que tengo una acompañante, ¡Genial tendremos una relajante noche de chicas ¿verdad Eevee? -Preguntó mientras Eevee entraba con emoción

- ¡Eevee! -Contestó de forma alegre

- ¿En serio me dejaran solo aquí afuera? - pregunto Aki con una mirada indescriptible

- ¡Desde luego! Grito Lexie

- Dios... En fin, da igual buenas noches Lexie

- ¡Buenas noches pervertido! Grito Lexie desde su cómodo refugio- Mientras sacaba la cabeza de la casa de campaña junto a Eevee para sacarle la lengua a Aki por segunda vez

- ¿Para que me pones nombre si solo me llamaras pervertido? – susurro Aki

DIVIDIDO
-Sip, yo también estoy escribiendo cosas y no tengo citas cools para promocionarme, así que solo diré "Léelo, sé, que te va a encantar"
 0  0  0  0  0  0  0  0  2  0  0  0  0
Responder
#4
Buen día/tarde/noche Mewwave

Primero que nada bienvenido a la cueva y a esta pequeña comunidad, esperó que logres hacerte un lugar y sentirte a gusto.

Como segundo dato dire... yo no voy a corregirte errores ortográficos, porque yo aún escribo bastante mal y me desayuno los acentos/comas/letras... LetalQQ , pero como un consejo de principiante que a sido bastante regañado, te dire que escribas con calma y que pongas vista previa antes de publicar, para que puedas ver como quedan los parrafos/dialogos distribuidos, así como que uses el guión largo en vez del corto... y eso es todo, el resto supongo alguno de los muchachos te los comentara en su momento RaltsLewd

Con respecto a la historia...

"Aki" es un chico imperturbable ¿eh? Parece el típico protagonista de juego de terror que le puede pasar un demonio y le lame la cara mientras el hombre/mujer Farfar  ni se inmutan del hecho y siguen como si nada. Despertarte en mitad del bosque junto con un Pokémon y tres Pokéball, no recordar nada de ti o de donde estas, pero aún recordar lo demás... Nada extraño ¿Verdad muchacho? umbreonwhat

Inicialmente pensé que sería un transportado al mundo de Pokémon, pero al ver la naturalidad con la que tomó la situación y el conocimiento que tenía, deje de pensar eso para quedar con la pregunta de... "¿No estas un poco relajado para estar perdido?" pero bueno... ¿efectos segundaros de la amnesia?

En cuanto a Lexie... ¿la chica está aprovechando el bug o me lo parece? Malicious  Bien por ella, ya que ahora tiene compañero para las competiciones, aunque es un poco extraña... porque siendo una chica pequeña que acepte con tanta facilidad a un "pervertido" como ella le dice, pero bueno aún es muy temprano para sacar conclusiones.

Eso es todo por el momento y de mí parte Mewwave
¡Recomiendenme un fic!
[Imagen: BMBVjhA.png]
Para comentar con mucho cariño, en especial si hablamos de Gloria,
pero no hablemos de Ash, por favor
No
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#5
Hello my friend. Hace tempo que queria retomar lecturas y…


​​​​​​Está interesante. Primero lo primero, Katsu allá arriba dice que "otros te van a señalar la ortografía" y supongo que yo entro en ese grupo. No hay mucho qué decir: no es imposible de leer pero especialmente faltan puntos y comas. El consejo es que leas en voz alta y cada vez que tú hagas una pausa al hablar, pongas una coma. Y cada vez que hagas una pausa más grande o cambies el tema, pongas punto. El resto es mera cuestion de práctica.

El fanfic es curioso. Realmente no puedo decir mucho porque apenas empieza. Pero me agradan los dos al parecer la Eevee es el pokémon de Aki y los otros también, pero el chico ha perdido la memoria. Siento que su actitud tan serena tiene sentido si está bloqueado emocionalmente y debido a la amnesia no encaja bien las cosas. Por otro lado, Lexie me cae bien igual. Sí, es mandona, sí, es exigente y sí, es muy insistente con lo del pervertido, pero más que nada parece una niña que se siente sola y es demasiado orgullosa para admitirlo abiertamente. Parece que tendrán aventuras interesantes los dos, y tenemos el misterio de qué hacía Aki en el bosque y como perdió la memoria en primer lugar.
​​​​​​
Interesante. Muy interesante. 
[Imagen: QAqkI0n.jpg]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#6
¿Sabes? Esta premisa me da ciertos recuerdos a Prism, en el sentido de que tras Red y Gold surge un tercer entrenador a marcar su parte de la historia después de esos dos, aunque claro, aquí no hay una región original, o bueno, esa es la impresión principal, porque todavía queda bastante por revelarse, además de toda la amnesia del protagonista.
Dicen que tu lugar en el Infierno cambia con tu dinero.
Lástima que regalé mi último cambio...
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#7
Mostrar Pyromentario del capítulo 1
Como te comente en Discord, la premisa y toda la historia me resultan interesantes,  pero entrando de lleno en el primer capítulo.
Un protagonista con amnesia, he visto varias series que utilizan este recurso, siendo la mayoría no muy de mi agrado, sin embargo, el protagonista no me desagrada, a niveles generales su personalidad inmutable ante situaciones de peligro tiene cierta coherencia si asumimos que no tiene recuerdos y que no presenta muchas emociones.
Un punto que me gusto es la que creo es su compañera, Eevee. Me gustaron mucho sus momentos en el capítulo, siendo bastante tiernos a mi parecer.
Lexie por otro lado es el otro personaje que no me cayo mal, sus interacciones con Eevee y Aki me gustaron, teniendo la personalidad que tendría una niña de 12 años. Que sea una cazabichos la hace alguien interesante a mi parecer, pues no es un arquetipo muy usado en los relatos que suelo leer, más el hecho de que utilizara a Aki como mula de carga para cumplir con su objetivo de ser la campeona de la región. Por un momento pensé que le pediría que la ayude con la reforestación del bosque o algo así, pero un objetivo y pedido más personal y un tanto egoístas me agradan, además de que el prota no es el que tiene ese objetivo y es un acompañante.
Interesante capitulo, me intriga saber como seguirá la historia, que intuyo será de la recolección de medallas de Lexie + Aki con su amnesia (además de las pokéballs que intuyo tendrán relación con ella y con su personalidad)
Sin nada más que escribir, nos leemos en otra ocasión.
                                       [Imagen: APTHhOg.jpg]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#8
Nota: Primero que nada me gustaría agradecer a todos por sus comentarios, realmente no me lo esperaba y se siente recibir ese apoyo y expectación, además de eso, tomare en cuenta sus recomendaciones para mejorar la redacción y así hacerlo mas cómodo a la hora de leer, ahora si, sin mas preámbulos, comencemos con el capitulo 2 ¡Espero que lo disfruten!

 

Capítulo 2: Ciudad plateada y el viejo artesano



Había salido el sol en aquel hermoso lugar escondido en el bosque verde, Aki había dormido a la intemperie mientras que Lexie y Eevee permanecían cómodas en la casa de campaña, un bello ambiente los rodeaba, aunque ahora en un mal estado debido a la intervención humana. Aun así los Pokémon tipo bicho del lugar habían salido para llevar a cabo sus rutinas después de la larga noche, una gran cantidad de beedrills salían a hacer los labores para su colmena mientras que los butterfree exploraban en busca de polen, los pidgeys y sperows salían en busca de alguna presa vulnerable, pero en ese tranquilo momento un grito excesivamente fuerte azoto el tranquilo bosque

Mostrar

 
- ¡AKI! ¡DESPIERTA!
 
Una cazabichos de aspecto peculiar gritaba a los 4 vientos aquella frase
 
- ¿¡QUÉ PASA!? -Contesto Aki terriblemente exaltado por los gritos mientras restregaba sus manos en sus ojos cafés
 
- Es hora de irnos a ciudad plateada -Dijo Lexie con una sonrisa- debemos partir ahora mismo si queremos llegar antes de que oscurezca de nuevo
 
Después de cuestionarse la elección de compañera de viaje que había hecho Aki se había puesto en pie, recogiendo la vieja bolsa de dormir en la que había dormido la noche anterior y comenzando el largo viaje a ciudad plateada, tenían que cruzar todo el bosque para llegar a la ciudad, aunque Aki se cuestionara el primer destino de su viaje, Lexie le aclaro el propósito de ir a aquella ciudad.
 
-Es ahí donde se encuentra el primer gimnasio de la región, además de que es posible que encontremos alguien que pueda reparar las pokeballs averiadas que encontraste
 
-Entiendo, pero… ¿Cómo es ciudad plateada? -pregunto Aki mientras Eevee se subía de nueva cuenta a su hombro
 
-No lo sé, realmente nunca he ido, solo se que el gimnasio que hay ahí es de tipo roca por lo que dudo que Scyther y yo podamos hacer mucho
 
Aki aún no se adecuaba a la propia lógica de los combates Pokémon, pero por lo que Lexie le había explicado, los tipos de cada Pokémon en una batalla eran vitales, podían asegurar tanto una victoria como una derrota, al parecer Scyther al ser tipo bicho era tremendamente débil con los Pokémon de roca, la única solución sería capturar otro Pokémon con eficacia hacia el tipo roca pero Lexie parecía aborrecer la idea de tener otro Pokémon que no fuese de tipo bicho.

- ¡ME NIEGO! -grito Lexie cuando Aki le propuso atrapar otro Pokémon que no fuera bicho

- ¿Por qué? – contesto Aki un poco aturdido por el grito

- Los Pokémon bicho son muy especiales-contestó mientras a veía fijamente la pokeball de Scyther -Simbolizan cosas muy importantes para mi…
 
- Como digas, pero ¿en serio vas a retar al gimnasio de piedra con solamente Scyther?, parece una derrota segura -El chico tenia una constante cara de preocupación, las posibilidades de ganar la medalla no estaban a su favor, y eso podría ralentizar su liberación de una compañera tan rara como Lexie
 
- Se me ocurrirá algo ¡Ya verás! -Ella continuaba determinada a ganar con los tipo bicho que tanto amaba y aunque Aki intentara persuadirla parecía que no tenía efecto alguno
 
Aki finalmente se había rendido, Lexie no cambiaría de opinión por ningún motivo, pero las preocupaciones del chico tenían cierto sentido, la batalla parecía imposible de ganar, pero la terquedad de la cazabichos asi que tampoco tenia limites así que no había nada que pudiera hacer para remediarlo, solo podía esperar que su compañera realmente tuviera un muy buen plan entre manos.
 
Conforme se acercaban a ciudad plateada el paisaje cambiaba enormemente, el hermoso bosque en el que Aki había iniciado su aventura parecía haber terminado para transformarse en un ambiente mucho más urbano, el silencio perpetuo del bosque se veía opacado por el ajetreo común de una ciudad, los edificios altos, los automoviles y el paso constante de personas se hacia notar de sobremanera, aun mas saliendo de un lugar tan silencioso y pacifico, aun así, había una extraña sensación de tranquilidad dentro de lo ruidoso de una metropolis, 

-Wow... Esto es realmente impresionante... -Un pequeño brillo se había apoderado de los ojos de Lexie, mientras casi como un reflejo, su boca se abría, mostrando una expresión fácil de leer

-Entonces asi se ve ciudad plateada... -Mientras su compañera parecía alucinada por el ambiente, Aki estaba mas tranquilo, realmente no viéndose totalmente impresionado por el lugar, realmente era una sensación extraña pero... El juraría haber estado en un lugar asi tiempo atrás
 
-¡TIERRA LLAMANDO A AKI! -Lexie se había puesto a su lado mientras daba pequeños tirones a la manga de su camisa, mientras le hablaba de manera poco disimulada

-¿¡Eh!? ¿¡Que!? -Se había percatado que se había perdido en sus pensamientos asi que solo agito la cabeza mientras se recomponía

-Te quedaste en mirando hacia la nada un rato ¿No estarías pensando nada raro verdad? -La chica sonrió, para este punto Aki ya sabia el protocolo, así que solo suspiro mientras negaba con la cabeza

-No empieces... Solo creo que ya he estado en una ciudad así antes... -Había comenzado a avanzar, mientras que con la mirada navegaba de un lado a otro del sitio buscando algún centro Pokémon 

-Bueno... Si realmente estuviste aquí antes podemos preguntar, si solo visitaste una ciudad en algún punto de tu vida eso no nos dice mucho  -Lexie había tomado su mentón haciendo una pose algo extraña y graciosa

-Supongo que tienes razón, supongo que este es un buen punto de inicio para ambos -En el horizonte, finalmente un edificio con un característico rojo en el techo se había hecho presente

Al entrar, una enfermera de aspecto amable y un curioso cabello rosa los saludo desde el centro del lugar, era algo mas pequeño por dentro de lo que realmente aparentaba en el exterior pero al menos ofrecían baños y una estadía gratuita para viajeros, oportunidad que no podían dejar atrás asi que en cuanto pudieron, ambos viajeros se fueron a bañar, pues el bosque no era un lugar precisamente limpio, aunque curiosamente Lexie siempre estaba limpia al igual que su ropa, según ella, era debido a que se bañaba y limpiaba su ropa en el rio.

El caso de Aki era totalmente distinto, tanto el como su ropa estaban bastante sucios por haber estado inconsciente en el bosque por quien sabe cuanto tiempo, curiosamente, fue apenas en ese momento donde había puesto un poco mas de atención a su aspecto, era un chico de piel clara, con un cabello negro y desaliñado, además de unos ojos marrones algo profundos, confirmando aquello de la "mirada aterradora" que le había mencionado su compañera, pues tenia una expresión algo antipática y seria, dentro de lo que cabe también poseía una ropa bastante normal, unos pantalones marrones con unos zapatos deportivos negros, además de una camiseta blanca con un chaleco verdoso para finalizar con una gorra roja.

Después del baño y de poder limpiar su ropa, Aki estaba listo para por fin descansar en paz, parecia que su suerte estaba cambiando y despues de una noche algo desastrosa tendria un momento de relajacion para el, aunque para su desgracia la noche en el centro Pokémon fue más complicado de lo que cabria a esperar, los sofás eran duros como piedras tanto que extrañaba el viejo saco de dormir de Lexie, además el continuo movimiento en el centro Pokémon no lo hacia mucho mejor, continuamente el silencio se veía interrumpido por jóvenes y novatos entrenadores derrotados, algunos de ellos en combates amistosos mientras que otros al llegar tenian una expresion llena de preocupacion y temor, definitivamente no habia sido un duelo amigable el que habrian tenido.

Además muchos viajeros se habían quedado a pasar la noche aunque no era normal que hubiera tantos, la cantidad de gente allí sobrepasaba fácilmente las 30 contando una variedad exótica de Pokémon, desde feroces Nidoking hasta gráciles Ninetales, algo grande parecía venir pero no tenían idea de que podría ser.
 
Pese a las dificultades la larga noche por fin había terminado y tras un incomodo pero revitalizante descanso, nuestros protagonistas parecían listos para el ajetreado día, pero empezar antes de salir del centro Pokémon preguntaron por alguien capaz de arreglar las balls rotas, al parecer un viejo artesano de balls se encontraba en la ciudad pero se decía que la única forma en la que podría ayudar a alguien seria derrotándolo en un combate mano a mano aunque eso no parecía muy alentador pues se decía que su Machoke era excepcional pero no lo descubrirían hasta que lo intentaran por lo que su primer destino fue ir hacia allí.

El artesano vivía a las afuera de la ciudad, cercano al camino que se tenia que seguir para ir a la siguiente ciudad, al llegar, una choza sobresalía sobre el verde paisaje, era una pequeña cabaña rudimentaria posiblemente sin ningún beneficio moderno, aunque para ser una simple cabaña se podía ver la dedicación y el esmero dedicado en su formación, pues dentro de lo que cabe se notaba la fuerte estructura pese a su simpleza aparente, al entrar realmente se podía ver lo modesta que era, dentro solo había una pequeña colchoneta en forma de cama, una muy sencilla cocina equipada apenas con lo básico y una mesa con sus respectivas sillas, pero en una esquina se posaba un pequeño taller con herramientas y artefactos extraños, en ese pequeño sitio se encontraba el artesano, que al notar la apertura de la con una fuerte voz dijo:
 
-Ya les dije que no dedico mi arte a estúpidos criminales como ustedes, lárguense si no quieren morder el polvo de nuevo -mientras lo decía no parecía haberse inmutado pues continuaba trabajando sin ni siquiera girar la cabeza.
 
-Di… disculpe -Lexie titubeo un poco en sus palabras, la voz del artesano la había intimidado -Creo que nos confunde… no somos criminales, somos entrenadores
 
- ¿Entrenadores? Dios mío... Realmente ellos tienen una mala costumbre de no tocar la puerta de las casas ajenas antes de entrar -finalmente se decidió a pausar su trabajo, tranquilamente poso sus herramientas en su sitio correspondiente y parecía dispuesto a dar la cara

Sorpresivamente la cara del artesano no era tan intimidante como su voz, parecía un simple abuelo que disfrutaba de comer galletas con sus nietos, poseía unos tranquilos ojos, una barba poblada gris caía hasta el suelo donde reposaba sobre el suelo de madera, sus ropas eran simples y viejas lo único notable de ella era un grueso delantal oscuro.
 
- Entonces ¿Qué desean jóvenes entrenadores? -La voz tan fuerte e intimidante había desaparecido para dar paso a una muy apacible y tranquila -No creo que hayan visitado a este anciano por gusto -Bromeo con una sonrisa.
 
Aki y Lexie estaban boquiabiertos no podían creer el cambio tan drástico que había sucedido ante sus ojos, con los ojos grandes como platos intentaron articular muchas palabras con poco éxito, hasta que después de un corto momento se recompusieron y por fin pudieron hablar.
 
-Venimos a reparar unas pokeballs averiadas -Aki seguía sorprendido mientras sacaba las balls de su cinturón, para después mostrarle al viejo artesano su mal funcionamiento con el ya característico brillo rojo
 
El artesano se puso sus pequeñas y redondas gafas para examinar más detenidamente esas balls defectuosas -Interesante… -contestaba muy intrigado, al parecer fuera cual fuera la mal función parece ser que era extraña o como mínimo poco común.
 
-Escúchame joven, realmente puedo intentar arreglarlas pero el problema es que el núcleo de la ball esta hecho trizas, al parecer alguien quiso romper esta ball pero no parecía tener demasiado tiempo así que la azoto con lo primero que tuvo a la mano, es lamentable ver esta obra de arte un estado tan deplorable… -el anciano parecía un poco decepcionado por el trato tan agresivo a “la obra de arte” como el le decía -eso sí, tengo una condición para ayudarte, demuestra tu valía en un combate, demuestra que eres digno.
 
Los ojos amables del viejo cambiaron radicalmente, pasaron de completamente apacibles a llenos de pasión y determinación, además su voz volvió al tono intimidante de antes para terminar con su extraño ritual se había quitado las gafas y el delantal preparándose para el inminente combate.
 
Antes de que Aki pudiese hacer algo, el viejo se había apresurado afuera de la pequeña cabaña, mientras una pokeball había sido lanzada para sacar a un Machoke al combate, era un Pokémon grande y fornido, con una figura humanoide y se veía en el una fuerza feroz

Mostrar

 
- ¡Deténgase! -Lexie intentaba llamar la atención del viejo, pero parecía ser inútil – El nunca ha estado en un combate ¡Yo luchare por el! -grito mientras sacaba la única pokeball de su cinturón
 
- JAJAJA, con que una jovencita apasionada ¿eh? Me parece bien, pero quiero que el también me demuestre su valía, así que ¡Ambos luchen contra mí!

Lexie no titubeo un segundo y Scyther había hecho acto de presencia, mientras que Aki un poco aturdido por la situación se veía contra las cuerdas, era demasiado tarde para echarse atrás así que Eevee tuvo que tener la iniciativa, dando un paso adelante decidida a combatir.
 
Mientras que Scyther y Machoke poseían una altura similar de aproximadamente un metro y medio, Eevee era completamente diminuto en comparación midiendo apenas 30 centímetros por los que Aki temía que terminara herida en la aparente lucha de titanes que seria la batalla de Scyther y Machoke. Pero con más o menos miedo no podían echarse atrás era hora de un todo o nada.
 
- ¡Scyther adelante, es hora de demostrarle lo que valemos! -La voz de Lexie inundo el silencioso alrededor, había dejado caer su curioso sombrero al suelo dejando salir su brillante cabello rubio
 
- ¡JAJAJAJA! La pasión es ardiente en ti muchachita pero mi Machoke no se puede subestimar tan fácil -El viejo parecía cada vez mas determinado y su Pokémon no era para menos tenia una mirada igual de ardiente que su entrenador.
 
- ¡Cuchillada! -El pokemon tipo bicho habia salido disparado hacia adelante mientras rapidamente habia levantado sus garras preparado para asestar un ataque fulminante
 
- ¡Tajo cruzado! -El viejo ladro la orden, momento en el cual aquel imponente Pokémon hecho una especie de X con sus fuertes brazos para después apresurarse a quedar frente a Scyther momento donde libero aquella extraña pose, haciendo que un golpe aun mas fuerte de lo que Lexie o su pokemon pudiesen esperar
 
Ambos Pokémon habían salido disparados uno contra el otro, la cuchillada con la que Scyther había dejado en el suelo al Primeape parece no haber sido igual de devastadora contra el Machoke pues no parecía haber sufrido ni un rasguño, mientras que el tajo cruzado del Machoke había hecho retroceder a Scyther unos pocos metros, mientras tanto Eevee permanecía inmóvil esperando ordenes, Aki no sabía cómo combatir con los Pokémon pero al menos tenía que intentarlo.
 
- Eevee, usa placaje -Dijo con algo de inseguridad, pero Eevee hizo caso a la orden, lanzándose contra el Machoke con toda la fuerza y todo el impulso que pudo, chocando su cabeza contra la pierna del gran enemigo aquel gigante en comparación a la pequeña Eevee ni siquiera se inmuto, hasta era posible que ni lo hubiese sentido
 
Eevee había sido repelido fácilmente mientras que Scyther hacia casi todo el trabajo, cuchilladas azotaban al Machoke constantemente, parecía que poco a poco empezaba a retroceder debido a los constantes golpes, mientras Aki observaba pasmado el emocionante combate, Eeve no dejaba de chillar, pidiendo otra orden de su entrenador
 
- ¡Scyther, acabémoslo con tajo aéreo! Grito Lexie confiada y lista para el final del combate, pero el viejo ni se inmutaba seguía igual de apasionado como si su compañero estuviese arrasando.
 
- ¡VENGANZA! -grito el viejo mientras se reía ruidosamente, Machoke obedeció y parecía que se había quedado inmóvil, permanecía quieto en una pose estática mientras ponía sus brazos frente a el para soportar el golpe.
 
Scyther ataco con todas sus fuerzas en un tajo aéreo que parecía haber dañado bastante a su oponente, pero parecía que no era suficiente por lo que Lexie dio otra orden - ¡De nuevo Scyther, este acabado! -Obedeció de nuevo dando un golpe devastador al inmóvil Machoke que pese a lo que Lexie creía, sorpresivamente apenas seguía en pie, levantando la mirada hasta mirar fijamente al adversario mientras el viejo animaba desde la distancia - ¡ESO ES, DESATA TU FURIA! -Un gancho con una fuerza aplastante tan absurdamente rápida que era prácticamente imposible de esquivar había impactado en el rostro del pokemon bicho, haciendo que este volara para caer inconsciente al suelo
 
- ¡SCYTHER! -Lexie corrió en auxilio de su herido compañero asegurándose de que este estuviera bien, mientras Eevee parecía enfadada, haciendo sus característicos gritos a Aki para que le diese otra orden mientras que el parecía totalmente perdido, aquel Pokémon había derribado a Scyther de un solo golpe y Eevee pese a usar toda su fuerza su placaje no había surtido efecto ninguno.
 
- ¡EEVEE! -La pequeña Pokémon hizo un ultimo grito desesperado mientras corría hacia el Machoke, estaba furiosa mientras que corría parecía reunir mas velocidad y fuerza de lo que había logrado antes con su placaje, liberándola toda a la vez  en un solo golpe
 
- ¡EEVEE NO! -Aki no había reaccionado a tiempo, Eevee estaba decidida a dar un ultimo golpe, sin importarle si usaba tanta fuerza que acabase herida, antes de que Machoke pudiese celebrar la victoria sobre el Scyther, Eevee se había lanzado contra el pecho del grande Pokémon, en un golpe que incluso hizo una pequeña onda expansiva alrededor.
 
El gran Pokémon del viejo había sido lanzado unos 6 metros cayendo noqueado al suelo, mientras Eevee salió disparada a la dirección contraria el doble de distancia que el gigante enemigo.
 
Un silencio aparentemente sepulcral había inundado los alrededores hasta que una ruidosa risa hizo acto de presencia.
 
- ¡JAJAJAJAJA! ¿DOBLE FILO? ¡ESA SI QUE NO ME LA ESPERABA! ¡JAJAJAJAJA! -El viejo se comenzó a reír extasiado con el combate mientras Aki sin voltear corrió en la dirección en la que Eevee había salido volando, estaba en suelo, unas pocas gotas de sangre brotaban de su cabeza además de tener un moretón en la misma zona, aparentemente estaba noqueada.
 
- ¡Eevee! -La preocupación inundaban la expresión normalmente fría de Aki, mientras desesperadamente cargaba a Eevee en sus brazos -El viejo se acerco y con orgullo en sus palabras dijo -Fue valiente, ese ataque tiene una potencia altísima pero también deja al Pokémon que la uso herido, Eevee se sobre esforzó en hacer el ataque mas potente que pudiera pero parece que también le paso factura, vamos a mi cabaña allí podremos recostarla para que descanse hasta que la lleves al centro Pokémon -Aki todavía con miedo y preocupación en sus ojos asintió y regreso a la cabaña dejando a Eevee en la colchoneta que el viejo usaba como cama.
 
Lexie seguía revisando a Scyther, cerciorándose que no tuviera alguna herida realmente grave, tras sentirse más segura devolvió a su compañero a la pokeball y acompaño a Aki y al viejo a la cabaña.

Mostrar

 
Al volver a un ambiente mas relajado el viejo se volvió a colocar sus gafas y con una gran sonrisa exclamo - ¡Bien hecho entrenadores!, han demostrado ser dignos, tanto ustedes como sus Pokémon han demostrado tener almas llenas de pasión, merecedoras de poseer el arte de un artesano, ahora puedes dejarme esas Pokeballs y hare todo lo posible por repararlas, cuando estén listas se los hare saber.
 
Aki no oía, solo permanecía al lado de la colchoneta observando a su herida compañera, de nuevo el viejo se percato y con firmeza toco su hombro -Es mejor que la devuelvas a su pokeball, no quieres que pase demasiado tiempo en el exterior, podría lastimarse más.
 
- Ella no tiene pokeball -Dijo Aki mientras acariciaba el rostro de su amiga

 - ¡JAJAJAJA! ¿Por qué no lo dijiste antes? Estas ante uno de los mejores artesanos de pokeballs de la región, he estado guardando esto para una ocasión especial -dijo mientras sacaba de uno de los cajones del taller una ball, esta era distinta, tenía un rojo más intenso de lo normal, y tenía pequeños detalles dorados, el que más destacaba era una pequeña inscripción “勇敢な”

- ¿Valiente? -Lexie parecía haberlo traducido fácilmente
 
- ¡Exacto!, si alguien merece esa ball es esa chiquilla, cuídala por favor que era de un antiguo compañero Pokémon -La expresión del viejo parecía un poco melancólica pero intentando evitar esos sentimientos mientras sacaba otra ball del cajon, esta era de un tono plateado con detalles igualmente dorados, esta vez con la inscripción “強い”
 
- ¿Fuerte? -Lexie de nuevo parecía haberlo traducido instintivamente.
 
- De nuevo acertaste jajaja, pareces buena en esto, pero bueno, esta ball es para Scyther, créeme que hace mucho un Pokémon no le había causado tantos problemas a mi Machoke, tienes potencial niña y tu Pokémon también, sigue entrenando y llegaras lejos -Dijo el viejo alegremente mientras sonreía.
 
- Lexie con una sonrisa brillante como mil soles, agradecía extasiada al viejo por el regalo y el cumplido, transfiriendo a su compañero de pokeball satisfactoriamente.
 
- Aki acerco lentamente la nueva pokeball hacia Eevee hasta que un rayo parecía haber salido del interior absorbiendo a la herida Pokémon al interior, parecía que funcionaba y realmente fue en ese momento en el Aki aprecio “las obras de arte” como les decía el viejo, mas allá de una simple herramienta, simbolizaban una conexión entre entrenador y Pokémon sea buena o mala.​​​​​​
 
Tras una corta despedida y con la promesa de volver pronto, Aki y Lexie abandonaron aquella pequeña cabaña, yendo directamente al centro Pokémon para dejar a sus agotados y heridos compañeros, pero nada más entregar las pokeballs una voz resonó en la entrada.

 - ¡USTEDES DOS!
 
Un hombre que media alrededor de 1.85 de alto había gritado desde la entrada del centro Pokémon, mientras con una sonrisa algo macabra se acercaba poco a poco hacia donde la enfermera se encontraba, al llegar poso su mano en el hombro de Aki mientras decía.

Mostrar

 
-Escúchame chico tienes unas muy bonitas pokeballs ahí -Dijo mientras señalaba hacia las balls personalizadas que el viejo les había entregado.

- ¿Gracias? -Aki titubeo en la respuesta mientras nerviosamente conducía las balls hacia la enfermera.
 
-JAJAJAJA, No hace falta dárselos a la enfermera, ME LOS DARAN A MI -En un movimiento sorpresivamente rápido, el tipo tomo las balls rápidamente mientras antes de empujar a ambos chicos contra la recepcion, las siglas AR brillaban en su camiseta conforme este se alejaba pues apenas tomar las balls se habia girado y habia comenzado a correr a la salida.

Las expresiones de terror absoluto de Aki y Lexie se hicieron notar mientras las balls con sus Pokémon adentro parecían a punto de salir como una bala por la puerta.

Por fortuna un tipo de aspecto extraño se posaba cerca de la puerta con su Pokémon, este era de un color café claro, con largas piernas y unos grandes ojos oscuros con un pequeño brillo blanco en el centro.
 
En un ataque tan rápido que parecía ensayado el Pokémon dio un corto giro dando una patada extremadamente fuerte que lanzo al tipo de aspecto robusto unos cuantos metros para atrás haciéndolo chocar contra el muro.

Al acercarse al ladrón este estaba totalmente fuera de combate mientras que las pokeballs que estaban en sus manos se habían caído al suelo rodando poco a poco hasta llegar por fin hasta sus dueños originales, mientras el tipo extraño junto a su Pokémon también se habían acercado para ver si habían cumplido con su objetivo, al confirmar que el ladrón había caído procedió a presentarse adecuadamente.
 
El chico parecía algunos años mayor que ambos, tenía el pelo oscuro con una piel morena, además que fácilmente le sacaba unos 15 centímetros de altura a Aki, tenía unos ojos de un color azulado además de poseer una gran y orgullosa sonrisa blanca también parecía vestir un atuendo deportivo de colores blanco y negro junto con el típico cinturón para pokeballs con 4 de los 6 espacios ocupados, después de un corto intercambio de miradas el repentino héroe se había decidido a romper el hielo.
 
-Deberían tener mas cuidado la próxima vez, quizá no sean tan afortunados... -El chico irradiaba confianza acompañado de aquella sonrisa, mientras se recomponía poco a poco después del ajetreo.

-¡Vaya! ¡Lo siento! Creo que es de mala educación no presentarse adecuadamente, mi nombre es...

 

DIVIDIDO
-Sip, yo también estoy escribiendo cosas y no tengo citas cools para promocionarme, así que solo diré "Léelo, sé, que te va a encantar"
 0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#9
Buenas vengo a dejar mi comentario Mewwave

Como siempre y primero que nada
 
(05 Aug 2021
02:28 AM)
Dreckon escribió:
- ¿Entrenadores? Dios mío... Realmente ellos tienen una mala costumbre de no tocar la puerta de las casas ajenas antes de entrar -finalmente se decidió a pausar su trabajo, tranquilamente poso sus herramientas en su sitio correspondiente y parecía dispuesto a dar la cara

Observemos un especimen raro dentro del universo Pokémon, ¡Por fin alguien es consciente de lo extraño que es que los protagonistas (entrenadores en este caso) entren en casas ajenas como si fueran suyas y eso sin contar que también se llevan cosas de ella como si nada! (La policia brilla por su ausencia en más de una labor No )

Ahora si... con la historia...

Entonces Ciudad plateada, eso quiere decir que estamos en Kanto y que van a enfrentarse a Brock o con su hermano u otro sucesor (*Inserte sonido de suspenso*) Opinó igual que Aki... un Scyther vs cualquier Pokémon de roca... mmm... esta bien que tengas confianza en tu bicho, pero... creo que ya tacharía un poco de abuso, aunque si ese Scyther es de alto nivel... podría tener oportunidad GrowThink 

El viejo artesano sin nombre... me da un aire a Kurt/César, aunque más huraño y desatendido. Puede ser que se descuido tras mudarse y no tener a su nieta cerca, pero con lo apegado que estaba a los Slowpoke... dudo mucho que haya abandonado el pueblito del pozo y que sea el mismo sujeto.

Por otro lado... Aki tendra que ponerse las pilas o esa Eevee va a aprender ataques de animosidad negativa como frustración... si sigue afrontando las batallas de esa manera, pero hay que aplaudir que por lo menos dijo Placaje en su empane mental Malicious Aunque... que Eevee tenga un ataque avanzado como Doble filo quiere decir que en realidad tiene bastante nivel pikaowo

Al final no me entere mucho en que quedaron con respecto a las Pokéball, a menos que no quedaran en nada y que solo se preocuparon en atender primero a sus Pokémon, antes de seguir con el tema. Supongo que es normal... aunque también es una caminadera por gusto umbreonwhat

Por fin aparece el equipo delictivo de turno que no puede faltar, con las iniciales de AR que vaya uno a saber que significan o si son un grupo realmente organizado y no solo unas matones rejuntados. Juro que creí que el que detuvo al fugitivo era Brock, pero al leer que tenía ojos azules... la imagen de Brock se pateada lejos... a menos que algo me este perdiendo... umbreonwhat

Bueno creo que esto es todo por el momento... estare a la espera del próximo capítulo para conocer la identidad del héroe sin capa y los demás acontecimientos que aun estan en "proceso..." como lo ques las modalidades nuevas de los gimnasios y si el viejo sin nombre reparara las Pokéball o si Aki dejara el empane mental antes de que su Eevee se vuelva una chica resentida. Mewwave
¡Recomiendenme un fic!
[Imagen: BMBVjhA.png]
Para comentar con mucho cariño, en especial si hablamos de Gloria,
pero no hablemos de Ash, por favor
No
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#10

CAPITULO 3: EL CHICO Y EL GIMNASIO DE LAS ROCAS


Mostrar


—Mi nombre es Allen —Dijo aquel chico con una notoria cantidad de confianza a su alrededor mientras devolvía a su compañero Pokémon a su ball correspondiente

Además de su atuendo deportivo, poseía una gran mochila que recorría su hombro hasta su cadera donde se podía observar sobresaliendo una gran cantidad de equipamiento para un viaje de entrenador, poseía un buen numero de pociones, bayas, proteínas, MTs y MOs además de una buena cantidad de pokeballs, algunas usadas y otras libres y preparadas para capturar algún compañero nuevo. En cierta manera Aki se sentía algo intimidado debido a la gran cantidad de comparaciones fáciles de hacer para este punto, mientras el llevaba una mochila que triplicaba el tamaño que la aquel chico, la suya no estaba llena de cosas útiles para la exploración y aventura, la había revisado antes, solo había una cantidad absurda de ropa de Lexie con el mismo diseño además de varios pares de zapatos para distintas ocasiones y un par de sombreros distintos al que llevaba puesto incluyendo una vieja y sucia gorra roja de baseball, además de eso solo tenia cuatro bayas que habían pasado a ser dos cuando a Lexie le dio hambre y una pokeball vieja que estaba llena de suciedad por su largo tiempo hasta el fondo de la mochila
 
—Aki, no soy entrenador, pero acompaño a esta chica que si lo es —Agito la cabeza rápidamente y se paro erguido mirando a los ojos al chico —Ella es Lexie… —Se había girado en la dirección de su compañera para encontrarse con una nada grata sorpresa
 
—¡Lexie, Lexie Adeline! —Ella permanecía absorta, con unos ojos abiertos como platos y una sonrisa tan grande y brillante que era imposible de borrar además de un pequeño enrojecimiento en sus mejillas que no era sencillo de ver a simple vista
 
—Así que una entrenadora y el tipo que lleva la mochila —Este sonrió levemente mientras se dirigía al lugar donde segundos antes el malhechor había sido noqueado tomando las pokeballs del suelo para arrojarlas en dirección de sus dueños originales
 
Por otro lado, el centro Pokémon se había mantenido en un silencio casi sepulcral durante todo este pequeño espectáculo, por lo bajo aun se podían escuchar pequeños susurros con cierto tono de terror en los mismos, inclusive alguna que otra persona ya había prácticamente corrido hacia la puerta para salir, algo no estaba bien y en el ambiente se sentía una gran incomodidad grupal o al menos así era hasta que la enferma a cargo levanto la voz intentando llamar la atención de los presentes
 
—¡Disculpen! Pueden continuar su día con normalidad, ya hemos notificado a las autoridades competentes que llegaran en breves —Esta hacia su mayor esfuerzo para hacerse notar y sobresalir sobre los susurros temerosos y el pesado ambiente
 

Mostrar


Mientras tanto Aki y Lexie permanecían algo crédulos ante la situación todo había sido tan rápido y extraño, en busca de respuestas Aki giro la cabeza de Lexie que solo suspiro volvió a darle la pokeball a la enfermera y con la mirada baja comenzó a hablar
 
—Aki… Te presento a los Atomic Rocket —Pese a la personalidad altanera y confiada de Lexie ahora parecía algo molesta mientras miraba con despecho al chico noqueado
 
—¿Atomic Rocket? —Aki parecía confundido, que tuvieran un nombre y que hablaran de ellos en plural solo podría significar que eran una especie de banda o algo del estilo
 
—La banda criminal más prolífica de la región —Allen interrumpió mirando fijamente a Aki —¿Eres nuevo por aquí?
 
 —Algo similar, si… —Era obvio que no podía ir diciendo por ahí que tenia una amnesia y había despertado en un bosque
 
—Entiendo… Bueno, supongo que es hora de que tu amiga te de una pequeña clase —Este giro la mirada hacia Lexie que solo pudo asentir con resignación
 
—Hace unos cuantos años, en esta región existía una banda criminal conocida como Team Rocket —Esta se puso erguida y había apretado los puños con algo de rabia —Se dedicaban a traficar con Pokémon, esclavizarlos y sacar todo el provecho que pudieran de ellos, además de otras actividades de índole similar
 
—Los chicos malos de Kanto —Dijo Allen mientras apunto a la puerta con su cabeza, parecía que quería dar un paseo o algo similar
 
—La cuestión es que hubo una época en la que eran imparables y poseían gran control en la región… O al menos así fue hasta que llego el —Lexie asintió y comenzó a dirigirse hacia la puerta, dándole unos pequeños golpes a su sombrero antes de seguir—Red, un entrenador salido de Pueblo Paleta consiguió deshacerse de todo el Team Rocket por sí mismo haciendo que su líder Giovanni desapareciera y poco después la organización se desmantelara sin un líder para después ser proclamado campeón
 
—Así que un héroe misterioso deshizo una organización por si solo, supongo que era bastante poderoso —Aki siguió el mismo camino que Lexie mirándola mientras caminaba
 
—No tienes ni idea, de lo mejor que la región ha entregado —Apunto Allen mientras jugueteaba con una pokeball negra con detalles dorados en su mano
 
—Hace unos dos años, Gold, un chico salido de Pueblo Primavera detuvo el intento de reformar la organización, se gano el puesto de campeón e inclusive logro derrotar a Red cuando este había desaparecido poco después de coronarse campeón

—Aja… ¿Y que tiene que ver el señor ladrón en todo esto? Según contaste el Team Rocket no debería existir —Aki miraba de reojo al centro pokemon a lo lejos mientras se podían escuchar algunas sirenas acercándose

—Pues… Hace poco, el Team Rocket volvió… Y no lo hizo de manera precisamente silenciosa, robos, trafico, secuestros y control económico y político de la región… —Lexie había soltado la presión que tenia en sus puños para solo pasarse las manos por el cabello —También destrucción de hábitats Pokémon…
 
—¿El bosque fue afectado? —Todo empezaba a cobrar sentido, la deforestación no había sido hecha por que si, quizá buscaban algun beneficio económico de todo aquello
 
—Si… Incluso cambiaron de nombre… Ahora se hacen llamar Atomic Rocket y son prácticamente imparables, Red desapareció y Gold fue a buscarlo por ayuda así que la región quedo indefensa…

—¿Indefensa? ¿No es un poco extremista confiarle toda la seguridad de la región a solo dos tipos, uno de ellos desaparecido? —Todo esto era raro, era difícil de creer que una región entera cayera con la ausencia de solo dos fuertes entrenadores
 
—No podemos hacer mucho más… Todo aquel que se les impone termina desapareciendo sin dejar rastro, inclusive un miembro del alto mando esta desaparecido desde hace algún tiempo… Se sospecha que por rebelarse ante el bonito orden criminal —Allen hablo mientras miraba hacia su ball, poniendo su dedo pulgar en el botón que debería pulsar para abrirla
 
—Y Lexie… ¿Por qué no me lo contaste antes? —Aki se giró en su dirección, cruzando los brazos esperando una respuesta

—¡Acompáñame a recorrer una región dominada por una organización criminal donde posiblemente nos asalten para robar nuestros Pokémon y tu no puedas defenderte por que no tienes conocimiento en combates Pokémon! ¿A que no suena una propuesta muy atractiva? —Lexie le devolvió la mirada haciendo gala de su evidente sarcasmo
 
—Buen punto, aunque igualmente estaba entre la espada y la pared desde un inicio —Aki solo alzo los hombros mientras suspiraba un poco
 
Repentinamente un par de motos con sirenas habían salido disparadas al lado de los chicos, la persona que parecía liderar la situación era una chica relativamente joven, con el pelo azulado y un uniforme de policía que sobresalía de los demás
 
—Y ahí van… —Susurro Allen mientras giro el rostro en la dirección en la que se habían ido, para solo devolver la pokeball con la que jugaba a su cinturón  

 —¿No deberías alegrarse? Creo que van a arrestar al tipo —Aki estaba sorprendido por la repentina ola de negatividad acompañada de un ambiente algo pesado
 
—Pues… Estoy segura de que el tipo saldrá en un par de horas así que no pienses mucho en ello —Lexie solo levanto los hombros mientras seguía caminando
 
Dentro de lo que cabe la gente del lugar prácticamente había aceptado la situación, por ello nadie se sorprendió o intento detener al ladrón en el centro Pokémon, mas que eso solo se podía percibir una especie de aura de terror alrededor, nadie quería meterse porque sabía que las cosas se podrían poner mal para él, era algo triste que básicamente el pensamiento popular era solamente aceptar su situación, aceptar que no podían hacer nada y esperar a que un héroe legendario apareciera por la puerta y pusiera fin a todo como si fuera un truco de magia… Era en cierta forma lamentable, la gente estaba cansada, parecía que ya no tenían ganas de luchar.
 
Inclusive era fácil mirar a la ciudad con otros ojos, era complicado solo ver aquella gran ciudad llena de movimiento y ajetreo pues no era raro ver todo lo malo que podía rodear a la ciudad, personas con un Pokémon grande e intimidante a su lado proliferaban por todos lados era como una especie de “sistema de protección” mientras que el resto de los Pokémon que podían mantener estaban colocadas firmemente en su cinturón esta gente se sentía amenazada y no era precisamente difícil adivinarlo

—Hey Allen… ¿Por qué nos ayudaste antes? No es por nada, pero no parecía que a nadie más le interesara… —Aki pregunto mientras observaba sus alrededores con cierto nerviosismo, tragando saliva en el proceso
 
—Bueno… Tengo mi historia con los Rocket… Aunque no soy originario de aquí, me vi obligado a venir hace un tiempo por unos cuantos “problemas familiares” es una historia demasiado larga y no los quiero aburrir… —Este solo esquivo el tema mientras miraba en otra dirección notablemente incomodo
 
—No te preocupes… Lamento si dije algo inadecuado —Aki solo hizo una pequeña reverencia en forma de disculpa y siguió caminando algo incomodo


Mostrar


Había una especie de silencio largo e incomodo en el ambiente, tanto Aki como Allen solamente miraban en direcciones contrarias estando centrados en sus pensamientos, mientras Lexie paseaba la mirada de uno a otro buscando alguna especie de reacción de su parte, hasta solo suspirar antes de recomponerse acercándose un poco a Allen para estirar de su manga mientras lo veía a los ojos, tenia que terminar este silencio incomodo y de paso conocer algo más a su salvador
 
—¡Hey Allen! ¿Tú no estás reuniendo las medallas de la región de casualidad? ¡Creo que eres muy fuerte!
 
—Oh… Bueno, desde que llegue he estado reuniendo medallas, busco mejorar como entrenador así que no había mejor manera que luchando constantemente con lo mejor del lugar —Allen agito la cabeza respondiendo a la pregunta con una sonrisa —Ahora tengo seis medallas, aunque me estoy tomando un descanso de los gimnasios para prepararme para algo mucho más grande

—¡GENIAL! ¡YA QUISIERA TENER TANTAS MEDALLAS! —Lexie dio unos pequeños saltos en su sitio mientras sonreía ampliamente —¡ESPERO TENER UN DUELO CONTIGO CUANDO SEA MAS FUERTE!

 —Lexie… ¿Puedes bajar el volumen por favor? —Aki aun permanecía pensando la situación, hasta que la voz chillona a la que se estaba acostumbrando de repente se había hecho presente y en un volumen bastante alto
 
—Tómatelo con calma, viene bien algo de positivismo en una región llena de amargado ¿No es así Lexie? —Allen solo sonrió mientras abría su mano dirigiéndola hacia Lexie
 
—¡Así es! —Esta dio un salto chocando su mano con la de Allen
 
—Lo que digan supongo —Algo ajeno a la situación solo continúo caminando observando a lo lejos un edificio de gran tamaño, aunque cubierto de cinta amarilla por todos lados
 
—Es una lastima lo del museo… De hecho, solo vine hasta acá para verlo —Allen dirigió al llamativo lugar—Estuve preguntando y parece que la remodelaran o algo así

 —Es el museo de ciencias ¿No? —Aki respondió con toda la naturalidad del mundo mientras miraba el sitio
 
—Sip, escuche que hay algunos fósiles, cuando vine por primera vez no pase por allí, ahora me arrepiento un poco —Allen respondió algo avergonzado mientras llevaba la mano a su cabello
 
—¿Un museo? Que aburridos… A mi solo me interesa el gimnasio, es por lo único que vinimos ¿No es así? —Lexie dirigió su mirada hacia Aki, buscando algún tipo de complicidad
 
—Supongo que si… Aunque me hubiera gustado ver la nave espacial —Respondió llevándose la mano a la mejilla, rascándola un poco
 
—¡El gimnasio es más interesante que tu estúpida nave espacial! —Lexie grito orgullosa mientras le daba un pequeño golpe en el hombro a su compañero

 —Supongo que irán al gimnasio del lugar ¿No es así? —Allen solo sonrió un poco al ver a la peculiar pareja

 —Pues si… Lexie quiere reunir las medallas y entrar en la liga así que esta fue nuestra primera parada —Respondió Aki
 
—Voy a salir de la ciudad, pero el gimnasio me queda de pasada, si lo desean después de que tengan a sus Pokémon de nuevo los puedo acompañar —Allen sonrió mientras comenzaba a caminar de vuelta al centro Pokémon
 
—¡Grandioso! —Lexie corrió a toda velocidad hacia el lugar deseosa de tener a su Pokémon de vuelta, pasando de largo a Aki y Allen
 
El camino de vuelta al centro Pokémon fue algo silencioso, finalmente el ambiente se había calmado bastante después de hablar de una buena cantidad cosas bastante negativas antes, aunque no lo quería admitir, para Aki era reconfortante ver la energía de Lexie y una actitud mas tranquila y madura como la de Allen.

El centro Pokémon había vuelto a su funcionamiento regular, aquel maleante ya no estaba, así que parecía que los oficiales de policía habían hecho su trabajo, los clientes del lugar ya habían recuperado la actividad, entrando y saliendo constantemente, mientras que la enfermera atendía sonriente a todo aquel que se acercara, Aki y Lexie habían estado una buena cantidad de tiempo en su corto y divertido paseo así que tanto Scyther como Eevee estaban listos para la acción, aunque en el instante que Aki pudo recuperar la ball de Eevee lo primero  que hizo fue sacar a su compañera de la ball mientras acariciaba un poco su cabeza algo aliviado.

—¿Un Eevee? Eres algo suertudo de tener un Pokémon tan exótico —Allen sonrió notando el alivio de Aki, rompiendo su siempre tranquilo semblante

—¡Eevee! —Eevee ladro un par de veces en dirección a Allen, notablemente ofendida

—Es ella —Lexie señalizo mientras se dirigía hacia Eevee para acariciarla

—¡Vaya! ¡Lo siento entonces! —Allen hizo una reverencia antes de sacar una baya de su mochila para ofrecerla en modo de disculpa
 
Aki solo observaba un poco apartado, mientras que una muy pequeña sonrisa comenzaba a asomarse entre sus labios, era una sensación gratificante ver toda la escena, poco tardo en guiar a Eevee de vuelta a su hombro, antes de seguir a Allen por la puerta, aunque ahora un poco más confiado.

El trayecto hacia el gimnasio era relativamente corto, tenía bastante sentido que el centro Pokémon estuviese cerca, por lo que había visto la noche anterior, no era raro que los entrenadores viniesen corriendo lo más rápido posible intentando que sus Pokémon no sufrieran más daños antes de que se pudiese dar cuenta algo llamo súbitamente su atención.


Mostrar


—¡Aki! ¡Mira, allí esta! —Lexie tiro un poco de su manga para después señarle con una sonrisa aquel gran edificio de un techo dorado, era obvio lo mucho que contrastaba con el resto del sitio

—¡Les presento el gimnasio de Ciudad Plateada! —Allen se poso delante del lugar antes de poner ambos brazos en su cadera, mientras veía el lugar se podía notar una leve sonrisa orgullosa en su rostro

Aki solo trago saliva, algo le decía que lo que allí aguardaba era un reto mucho mayor al que se había enfrentado con el viejo de las afueras además de las pocas posibilidades que tenían de que esto saliera bien, pero que mas quedaba no podía simplemente irse así que solo suspiro mientras se aproximaba hacia la puerta

—Gracias Allen… Creo que a partir de aquí podemos suponer que debemos hacer —Aki hizo lo posible por apartar un momento sus nervios por lo que solo se giro en dirección a Allen para levantar su pulgar y hacer todo lo posible por desprender una sonrisa

—¡Claro! Suerte chicos, quizá los vea en Celeste —Este saco otra de las pokeballs de su cinturón para arrojarlo al suelo de donde salió un ave de un tamaño bastante considerable, con unas grandes patas además de un pico alargado y puntiagudo, además de tener unas cuantas plumas en su cabeza que le daba un aspecto dominante —¡Braviary! ¡Despega!

En un salto sorprendentemente rápido Allen se había montado a lomos del gran Pokémon para sujetarse fuertemente del mismo mientras se preparaba para despegar, este dedico una sonrisa al de incrédulos espectadores antes de poner la mano en su cabeza para hacer un corto gesto de despedida

—Demonios Aki… Por qué no puedes ser tan genial como ese tipo —Lexie puso en la mano en su barbilla mientras veía fijamente a su compañero, quizá estaba planeando alguna fechoría

—Lamento ser un amnésico aburrido y cínico con la mirada aterradora —Aki levanto sus hombros mientras suspiraba, si algo había aprendido este corto tiempo es que las comparaciones le disgustaban

—Hombre… Creo que si cambiaras tu ropa de vagabundo y dejaras de mirar fijamente a las cosas durante un tiempo absurdo podrías ser cool —Lexie se había alejado un par de metros, antes de observar el estilo de su compañero mientras cruzaba los brazos

—¿Podemos juzgar mi falta de estilo después? Creo que hay un gimnasio justo enfrente de nosotros y querías retarlo —Aki solo suspiro habiendo aceptado la personalidad de su amiga, mientras se acercaba lentamente a la puerta para abrirla

—¿HAS PROBADO EL CAFÉ? ¡CREO QUE TE QUEDA MEJOR QUE EL VERDE! —Lexie se había apresurado en alcanzarlo mientras daba unos cuantos saltos para igualar su velocidad

El interior del lugar era tan intimidante como el exterior, nada mas entrar un pasillo largo y oscuro se posaba delante, mientras que al avanzar por el alguna que otra luz se encendía súbitamente, hasta que de repente una arena de combate de gran tamaño estaba delante de ellos, estaba esta complemente llena de tierra acompañada de rocas de gran tamaño a su alrededor, era bastante temático con el tipo roca contra el que se tenían que enfrentar

—¡Bienvenidos retadores! ¡Les doy la bienvenida al gimnasio de ciudad plateada! —Una voz confiada y amable, con un tono parecido al de Allen atravesó la gran habitación —¡Yo soy Brock, el líder de gimnasio y su oponente a vencer!

—¡Yo soy Lexie Adeline! ¡Mas te vale reconocer el nombre de la futura campeona! —Lexie ya había llevado la mano a su cinturón tomando la ball de Scyther, mientras que una mirada decidida y confiada había tomado control de sus ojos
 
La voz poco a poco se acercaba cada vez más, hasta que una figura alta con un tono de piel moreno y con un cabello café se había hecho presente este solo mantenía una sonrisa confiada, aunque no es que se pudiera tener una buena descripción de sus ojos, la intensidad en el ambiente era suficiente para decir que tenia tantas ganas de combatir como la chica que tenía delante


Mostrar


—Hace mucho que no me enfrentaba a alguien tan confiada… Pero antes, dime ¿Cuántas medallas de gimnasio posees? —Brock observo un grupo de pokeballs que tenia en sus manos esperando la respuesta de Lexie

—Ninguna, este es mi primer gimnasio —Lexie cada vez sonreía más, parece que este era el momento que estaba esperando

—Muy bien, haremos de este un reto justo —Brock tomo una de las pokeballs que tenia antes de dirigirse al extremo opuesto de lugar —Muy bien Lexie Adeline… ¡Es hora de que nuestros Pokémon hablen por nosotros! ¡Demuestra que tienes madera de campeona!

—¡Scyther adelante! —Lexie arrojo su ball rápidamente y sin titubear al centro de la arena

—¡Buena suerte Lexie! —Aki había retrocedido un poco durante esta escena, tomando asiento en un lugar cercano para observar el combate, mientras Eevee reposaba en sus piernas

—¡SCYTHER! —El Pokémon de Lexie solo miraba hacia el frente lleno de determinación, parecía tener la misma mirada de su entrenadora

—¡Onix adelante! —Brock arrojo una ball hacia la arena de donde un Pokémon de una gigantesca altura había salido, esta estaba completamente hecha de rocas
 
El Pokémon del líder era grande e intimidante, además de tener una gran fuerza mientras que el Scyther de Lexie había probado ser fuerte, aunque quizá era este momento donde un reto le quedaba muy grande, apenas había podido vencer al Machoke del viejo y no pudo dar el ultimo golpe antes de caer, ahora se enfrentaba a un Pokémon gigante pero pese a eso no parecía dispuesto a retroceder, por el contrario solo golpeo las cuchillas de sus patas entre si afilándolas aún más, mientras que Onix solo miro a su pequeño oponente antes de rugir, durante todo este proceso, un chico con uniforme y un par de banderines se había ubicado en medio de la arena, parecía ser una especie de arbitro

—¡Por la medalla de gimnasio de ciudad plateada! ¡Lexie Adeline como retadora contra Brock líder de gimnasio! —Grito antes de mover los banderines que tenia en sus manos rápidamente, dando inicio al combate —¡Ahora! —Ladro antes de retroceder algunos pasos

—¡SCYTHER CUCHILLADA!  —Lexie apunto hacia su rival mientras daba la orden

—¡ONIX AVALANCHA! —Brock hizo un ademan similar señalando al ahora pequeño rival de su Pokémon

—¡Scyther! —Este salió disparado desde su lugar hacia Onix, dando un fuerte tajo con su cuchilla hacia el gigantesco Pokémon de roca, aunque para su desgracia, este ni siquiera se inmuto, solo había conseguido hacer un pequeño rasguño en una de las grandes rocas que formaban su cuerpo

El Onix de Brock solo dio otro rugido ante el golpe de su rival antes de retroceder rápidamente para lanzar un gran numero de rocas de gran tamaño salidas desde su mismísima boca, haciendo un sonido similar al de un derrumbe, pese a la rapidez de Scyther, este solo pudo observar como esas rocas gigantescas iban en su dirección y eran prácticamente imposibles de esquivar, usando el poco tiempo que tenia para poner ambas garras en forma de cruz frente a el buscando defenderse todo lo que pudiera

—¡SCYTHER CUIDADO! —Lexie grito al ver el ataque
 
Pese a la advertencia de su entrenadora y el su intento por defenderse, el grupo de rocas dio de lleno en el Pokémon de Lexie, arrojándolo fuertemente contra la pared, para después observar como este caía lentamente al suelo y parecía que no tenia muchas fuerzas para levantarse


Mostrar

​​​​​​​

Aki solo pudo ver como el Pokémon que los había sacado de tantos aprietos no tuvo ni siquiera una mínima oportunidad contra su oponente y peor aún, este había caído de un solo golpe, rápidamente dio un salto del lugar donde permanecía sentado antes de correr en la dirección del herido Pokémon  

Lexie se había quedado en shock, dejando caer la pokeball que tenía en su mano al suelo, aquella pokeball que tenia inscrita la palabra “fuerte” en ella, sin poder mencionar ni siquiera una palabra cayendo de rodillas al suelo, hasta que un grito la despertó de su momentáneo sueño

—¡SE ACABO! ¡EL SCYTHER DE LEXIE NO PUEDE CONTINUAR! ¡EL LIDER DE GIMNASIO HA GANADO EL ENCUENTRO! 

DIVIDIDO
-Sip, yo también estoy escribiendo cosas y no tengo citas cools para promocionarme, así que solo diré "Léelo, sé, que te va a encantar"
 0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0
Responder
#11
Buen día/tarde/noche vengo a dejar mi pequeña puñaladita Malicious

Y empezando como siempre...
 
(04 Sep 2021
04:07 AM)
Dreckon escribió:
—¡Acompáñame a recorrer una región dominada por una organización criminal donde posiblemente nos asalten para robar nuestros Pokémon y tu no puedas defenderte por que no tienes conocimiento en combates Pokémon! ¿A que no suena una propuesta muy atractiva? —Lexie le devolvió la mirada haciendo gala de su evidente sarcasmo

Me cae bien esta chica Malicious , pero...
(04 Sep 2021
04:07 AM)
Dreckon escribió:
—¿Indefensa? ¿No es un poco extremista confiarle toda la seguridad de la región a solo dos tipos, uno de ellos desaparecido? —Todo esto era raro, era difícil de creer que una región entera cayera con la ausencia de solo dos fuertes entrenadores



Aki tiene un punto, no es muy creible que solo un niño (en este caso dos diferentes en distintos momentos) derrote a toda una organización criminal mientras la policia (y toda la región) se abanica y gana su sueldo por calentar sillas No

En fin... vamos por el capítulo

Que puedo decir, este capítulo se trata más que todo de conocer un poco a nuestros protagonistas, que Lexie aparte de ser una exploción de energía casi infantil, también es una chica enamoradiza . Por otro lado Aki parece intentar permanecer indiferente ante todo o quizás neutral, aunque por su reacción puedo tomar que serán shipeables en el futuro GrowThink

También nos medio presentan al otro chico, el que pensé que sería el líder local y que resultó ser un entrenador más experimentado. Allen entrenador extranjero, posiblemente de Unova, que vino a parar a Kanto para tomar el desafio de la liga de allí. No es mucha info, aparte de que por su reacción parece que las cosas en Unova no son mejores (*Inserte al Equipo Plasma aquí*) pero por algo se empieza y posiblemente vuelva a cruzar caminos con los protagonistas.

Me causa un poco de gracia que acusen a el Atom Rocket, y a toda organización delectiva, de "exclavizar a los Pokémon" Cuando en teoría todos los entrenadores hacen lo mismo, porque dudo que TODOS los entrenadores le preguntan a un Pokémon, antes de atraparlos sí quieren ser parte de su equipo o sí quieren que los saquen de sus habitat para hacerlos pelear combates "sangrientos", pero en fin... la hipotenusa Malicious

No tengo mucho más que decir sobre el tema de la delincuencia y la inutilidad de la autoridad en el mundo Pokémon, solo puedo que
Mostrar ...
[Imagen: 76253137.jpg]

Ahora vamos a la batalla...

Lexie, querida mía umbreonwhat  admiro tu entusiasmo y todo, tu fanatismo por los bichos siendo chica, pero... seamos sinceros... Cuchillada contra un Onix no es muy buena opción... aunque está bien. Lexie necesita una sacudida para darse cuenta que la mantis no podra contra todos los tipos de Pokémon y todos los gimnasios, solo espero que no se traume por la abrupta derrota.

Bueno... creo que eso es todo, no tengo nada más que decir, así que hasta un próximo capítulo Mewwave
¡Recomiendenme un fic!
[Imagen: BMBVjhA.png]
Para comentar con mucho cariño, en especial si hablamos de Gloria,
pero no hablemos de Ash, por favor
No
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#12

Capítulo 4: Decepción y sueños




—¡SE ACABO! ¡EL SCYTHER DE LEXIE NO PUEDE CONTINUAR! ¡EL LIDER DE GIMNASIO HA GANADO EL ENCUENTRO! —Aunque fue un sonoro grito, todo lo que había logrado es que Lexie despertara por un par de segundos de shock

—Pero… Pero… Yo… Se suponía que ganaría —Solo pudo susurrar para si misma aquella frase mientras apretaba sus manos apresurándose a buscar la pokeball de Scyther con la mirada

A unos pocos metros de distancia aquella pokeball especial que le habían regalado poco a poco se alejaba de ella, momento en el que prácticamente ignorando todo a su alrededor, corrió hacia ella tomándola rápidamente antes de ver fijamente a su compañero abatido

¡Lexie! ¡Lexie! —Una voz profunda, pero a la vez juvenil gritaba su nombre, aunque eso no importaba ahora, observando a Scyther solo se limitó a extender su brazo en el que mantenía su ball, antes de presionar el botón blanco en el centro del mismo

—Volveré después por la revancha —Lexie se giró en la dirección de Brock, que solo observaba tranquilamente la situación, pero al escuchar las palabras de Lexie, solo se limitó a suspirar mientras asentía lentamente 

—¡LEXIE! —Aki solo pudo gritar el nombre una vez más antes de rendirse, solo llevando la mano a su cabello para rascarlo un poco acariciando un poco el lomo de Eevee intentando calmarla

—Vuelve al centro Pokémon, yo necesito pensar —Lexie solo suspiro diciendo aquello a Aki, sacando un poco de dinero de su bolsillo antes de dárselo al árbitro antes de salir rápidamente del lugar

El ambiente en el gimnasio era notablemente incomodo, el combate había finalizado y con ello Brock se limitó a recoger sus cosas y bajar de la plataforma en la que estaba para solamente observar a Aki a lo lejos, este seguía en la arena simplemente observando el lugar por donde Lexie se había ido, sin saber muy que se supone que debía de hacer solo causando que este entrara en un estado de notable confusión que era realmente frustrante

—¿No la vas a seguir? —Pregunto Brock mientras se acercaba hacia el

—Eh… ¿Debería de hacerlo? Si te soy sincero no sé cuál es el protocolo en estos casos —Aki solo inclino ligeramente mientras se giraba para encarar a Brock

—¿La conoces hace mucho? —Brock solo se limitó en permanecer en su lugar, manteniendo una postura totalmente recta e inamovible

—Eh… Hace como tres o cuatro días, soy el tipo que carga la mochila —Aki respondió sinceramente mientras levantaba sus hombros ligeramente

—Vaya… Esa no me la esperaba… Puedes seguirla si crees que necesita algo de apoyo o darle un tiempo —Brock respondió con un ápice de preocupación

—Creo… Que nada de lo que diga en este momento ayude de mucho… Quizá lo mejor es que vuelva al centro Pokémon como dijo y esperar que este mejor, creo que ella es muy irritable si se le lleva la contraria —Aki solo rio un poco después de analizar un poco sus palabras

—Buena suerte chico, se nota que ella tiene voluntad, hacía mucho tiempo que nadie irradiaba tanta seguridad por entrar por esa puerta, es bueno ver que aún hay gente con ganas de luchar pese a todo —Este solo rio un poco, girándose para retirarse del lugar lentamente, aunque apretando un poco los dientes, algo de la situación lograba irritarlo al menos un poco

—Vámonos Eevee… Si esperamos más llegaremos muy tarde al centro Pokémon —Aki solo acaricio un poco más la cabeza de Eevee, antes de cargarla para irse al centro Pokémon a descansar

Por otro lado, Lexie se había alejado considerablemente de la ciudad, había avanzado por su cuenta a las afueras, a aquel camino que la conduciría de vuelta al bosque verde, para solo ponerse de pie delante de ese lugar, mirando expectante, como si esperara que algo sucediese, pero solo la rodeaba el cielo nocturno, con un gran silencio al parecer inquebrantable mientras ella solo seguía mirando fijamente el camino, observando a la distancia los árboles que cubrían el bosque

—Maldita sea… Solo un golpe —Susurro para sí misma mientras recogía una pequeña roca del suelo —Supongo que entrenar contra metapods y caterpies por horas no funciono tan bien como creía… —Cerro su mano con fuerza, antes de lanzar fuertemente la roca a un arbusto cercano

—Au… —El sonido de un golpe seguido de un leve quejido rompió el silencio mientras que del arbusto donde había lanzado la roca una chica con los ojos cansados asomaba la cabeza lentamente con una baya en la boca

—¡POR ARCEUS! ¿¡ESTAS BIEN!? —Lexie grito asustada antes de dirigirse corriendo en dirección a la chica

—Si… Creo que un Pokémon arrojo una roca o algo así —La chica paso sus manos por su cabeza, especialmente en una zona más roja que el resto de su pálido rostro

—Ah… Eh… Ya sabes, los Pokémon en esta época del año están salvajes y pelean entre ellos constantemente —Lexie trabajo saliva mientras reía nerviosamente

—Si… Creo que sí, aunque por fortuna este Pokémon tenía la fuerza de lanzamiento de una niña debilucha —La chica continúo comiendo su baya tranquilamente, prácticamente ajena a la herida que tenía en la frente

—¡OYE! Q-quiero decir, que suerte que tenga mal lanzamiento, seguramente tuvo días mejores en el pasado, pero perdió practica —Lexie había perdido un poco el hilo mientras miraba hacia el cielo —¡Oh! Espera ¿Quién eres?

—Lisette, pero me dicen Lis —La chica comió el restante de su baya de un solo mordisco antes de levantarse lentamente del suelo —Soy una excoordinadora que tenía hambre, pero no dinero

—Lexie, entrenadora y futura campeona Pokémon —Lexie dijo por lo bajo la última parte, totalmente ajena a su confianza habitual

—¿Futura campeona? Eso suena a que eres fuerte —Esta salió lentamente del arbusto donde se había metido, teniendo algunas hojas y ramas en gran parte de su largo cabello negro

—Bueno… Eso creía, pero creo que ya lo estoy dudando… —La joven entrenadora solo pudo forzar una pequeña sonrisa mientras apretaba levemente sus puños

 —A veces intentamos compensar nuestras inseguridades exagerando aquello en lo que somos mínimamente buenos para sentirnos mejor con nosotros mismos —Lis solo daba pequeñas vueltas por el sitio, tomando con las manos la mayor cantidad de bayas posibles

—Eh ¿Qué? —Lexie solo inclino un poco el cabeza notablemente confundido —No sé si tomarme eso como un insulto o un consejo

—No es ninguno de los dos… Solo es un comentario —Lis solo se sentó en el suelo con un puñado de bayas —Como sea… ¿Qué haces aquí? Yo vine por comida, pero tú no pareces muy hambrienta

—Pues… Solo vine a desquitarme supongo, hoy intente derrotar a un gimnasio por primera vez y me derrotaron de un solo golpe —Lexie miro hacia el suelo algo decepcionada

—Mmm… ¿Por qué no entrenas o cambias tu equipo? —Lis comenzó a comer uno a uno el pequeño montón de pequeños manjares que tenia

—No puedo cambiar mi equipo así que solo queda entrenar… —Lexie suspiro mientras miraba el bosque a lo lejos

—¿Una entrenadora que no cambia su equipo su equipo para que los combates estén a su favor? Eso si es raro, o eres terca o te gusta pasar día y noche entrenando contra Pokémon salvajes débiles —Lis tenía una baya en la boca cuando se giró a ver a Lexie a los ojos con algo de curiosidad

—Creo que es una mezcla de ambos —Lexie rio levemente mientras jugaba un poco con su cabello

—Pues no te puedo dar un consejo mágico para ganar como si nada, cuando era coordinadora la única forma de salir victoriosa era practicando diariamente las coreografías junto a los Pokémon, las competiciones se volvían tan intensas en cierto punto que tanto tú como tu Pokémon terminaban agotados y frustrado —Lis frunció un poco el ceño teniendo quizá algún que otro amargo recuerdo —Pero al final… Siempre debías buscar una forma de destacar, cambiar la forma de ver tu actuación ayudaba en cierta manera

—¿Lo dejaste porque era frustrante? —Lexie había aprovechado para sentarse al lado de ella, por algún motivo la conversación la había relajado en cierta manera

—No, me echaron a patadas de ahí —Lis solo levanto los hombros mientras se quitaba algunas ramas de su cabello

—¿No te pone triste que te arrebataran eso? —Miro hacia las estrellas en el cielo

—Nunca me hizo feliz, solo lo hacía porque me dijeron que era la única manera en la que yo sería buena para algo —Lis miro desinteresadamente en la misma dirección que Lexie mientras bostezaba

—Eso… Es cruel —Lexie trago saliva mientras poso su miraba en la pokeball de su cinturón

—Puede… Pero no me interesa, sea verdad eso de que solo servía para eso o no, quedo atrás y es mejor dejarlo ahí —Lis se levantó poco a poco del suelo, dándole leves golpes a su ropa para limpiarla —Me tengo que ir pero fue bueno conocerte chica terca

—Ya te dije que me llamo Lexie —solo suspiro mientras veía a Lis levantarse —También fue bueno conocerte

—Puede que nos veamos en el futuro, quizás sí, quizás no —Lis bostezo mientras se alejaba en dirección al bosque

—¿¡Estarás bien!? NO VEO QUE TENGAS NINGUN POKEMON PARA DEFENDERTE SI UNO SALVAJE TE ATACA —Lexie se levantó algo consternada

Lis solo se giró sacando una pokeball de su bolsa junto a un buen montón de latas de repelente

—Que chica tan rara… —Lexie dijo para si mientras se preparaba para dirigirse a la ciudad

Después de eso repentino encuentro, el viaje de Lexie y Aki se vio paralizado, Lexie se pasaba las mañanas enteras entrenando sin parar en el bosque, mientras que Aki se centraba en recolectar la mayor cantidad de comida que pudiese para el resto del día. Ya no tenían ni un centavo así que no podían permitirse nada más que bayas y plantas para comer mientras que el poco dinero que podían ganar a través de combates con entrenadores errantes era perdido por Lexie en los combates nocturnos contra Brock

Sin falta cada noche Lexie se aventura al gimnasio en busca de lograr obtener la ansiada medalla, pero pese a todos sus intentos y entrenamientos simplemente parecía imposible, al principio solo fueron unos pocos días, pero antes de que se pudiesen dar cuenta ya habían pasado dos semanas por la misma rutina que no parecía precisamente cercana a acabar
Aki de cierta forma cada día parecía tener la moral más baja y resultaba frustrante terminar atorado en las primeras localizaciones de la región por la terquedad de Lexie de no usar a otro Pokémon además de algún tipo bicho, pero poco podía hacer al respecto pues pese a que lo intentara de todas las formas posibles Lexie parecía reacia a cambiar su modo de pensar.

Era otra mañana más en Ciudad Plateada, Aki abrió los ojos lentamente para encontrarse con el panorama para este punto habitual, el centro Pokémon con cada vez menos entrenadores que los que habían visto en un inicio parecía especialmente silencioso, salvo el y Lexie que dormía plácidamente en un sofá al otro lado de la habitación no había nadie más quedándose a dormir en el lugar, incluso aquellos entrenadores que hace unas semanas, volvían con sus Pokémon heridos por el Onix de Brock parecían haberse marchado, aunque realmente sin saber muy bien si fue por que consiguieron su objetivo o solamente se habían rendido, aunque aquello ya no importaba mucho, era de iniciar la rutina habitual

—Lexie, Eevee —Este se levantó poco a poco del sofá, dirigiéndose lentamente al sitio donde Lexie y Eevee dormían plácidamente, sosteniendo levemente del hombro de la cazabichos para agitarla buscando que despertara —Vamos… Es hora de despertar

—¿Sabías que tocar una mujer sin su permiso es acoso? —Lexie abrió uno de sus ojos lentamente con una leve sonrisa, aunque su semblante burlón no era muy eficaz considerando la baba y los ronquidos poco femeninos ya comunes en ella

—No empieces… Voy al bosque a recoger comida —Aki se puso sus zapatos deportivos y se acomodó la pesada mochila—¿Vienes Eevee?

—Eevee… —Eevee estiro sus patas mientras estaba bocarriba agitando su cabeza un par de veces —¡Eevee! —Esta dio un salto quedando en el hombro de su entrenador

—Nos vemos luego Lexie —Aki se puso su gorra mientras giraba su rostro para ver a su compañera

—Sipi, ve con cuidado —Lexie sonrió un poco mientras aún se estiraba

Aki había salido del centro Pokémon algo agotado, aquel sofá incomodo no parecía hacer más que drenarle energía, el día de hoy era especialmente importante, después de tanta espera el artesano le dijo que para hoy en la tarde seguramente habría podido abrir la primera de las tres pokeballs que le había entregado, al parecer cada avance en el trabajo no hacía más que complicar las cosas pues al parecer las balls que tenía eran especialmente raras en cuanto a diseño, al menos le dio el beneficio de la duda a Aki cuando este le dijo que le pagaría cuando tuviera al menos un poco de dinero pero eso ya seria problema para el futuro, por ahora solo podía ir a las zonas circundantes a recoger comida y luego podría ir a ver al artesano

La situación en el bosque no fue para nada especial, para este punto y con la ayuda de algunos frecuentes de la zona ya había podido ubicar las zonas donde encontraría más productos comestibles lo cual le acortaba enormemente el tiempo de búsqueda y hacia todo más fácil por lo que en apenas una hora ya tenía suficiente para el día de hoy momento en el que finalmente decidió partir con el artesano.
No tardó mucho en llegar, rápidamente tocando la puerta mientras dejaba reposar la pesada mochila en el pórtico de la pequeña choza, esperando unos pocos segundos para que la voz algo áspera del viejo respondiera por dentro

—¡Pasa! Ya tengo tu pokeball aquí —Aki no tardo en acatar la orden, abriendo la puerta para ver al viejo en su pequeño taller

—SI te soy sincero… Yo había creído que ya estarían en Celeste pero bueno, eso facilita la entrega —El viejo se puso de pie con la pokeball en la mano poniéndola frente a Aki

—Oh… Ya sabe, complicaciones del viaje, estamos teniendo algunos problemas con el gimnasio de la ciudad —Aki solo sonrió nerviosamente, antes de tomar la ball entre sus manos contemplándola unos pocos segundos

—Es uno de mis trabajos más delicados chico, cuídala bien —El viejo sonrió poniéndole la mano en el hombro al chico

—Lo haré, lo prometo…  También prometo pagarle en cuanto pueda —Aki solo hizo una pequeña reverencia mientras ponía la ball en su cinturón

—Venga, seguiré trabajando, te contactare cuando haya avances —El viejo sonrió un poco contemplando su duro trabajo en el cinturón de su entrenador

—Muchas gracias, volveré pronto —Aki salió tranquilamente del lugar tomando la mochila del suelo antes de volver a ponérsela, era un sentimiento curioso, pero al ver la ball finalmente reparada por algún motivo sentía algo de temor por abrirla, algo le daba mala espina, aunque posiblemente solo era una paranoia suya

Eevee miraba por encima de su hombro la curiosa esfera, paseando de un lado a otro del hombro de su entrenador para lograr observar todas las perspectivas posibles mientras sonreía

—¡Eevee! —Chillo ansiosa y alegre ante al menos un éxito en el viaje que hasta ahora seguía plagado de accidentes

—¿No es genial? Por fin conseguimos algo… Ahora solo queda salir de esta ciudad —Aki suspiro pensando en lo difícil que estaba siendo todo aquello en su mayor parte por la terquedad de Lexie

—¡Eevee! —Su compañera al notar su frustración decidió darle un pequeño golpe con su cola en el rostro, intentando animarlo

—Bien, ya entendí, todo saldrá bien ¿No? —Aki forzó una pequeña sonrisa, estirándose un poco antes de caminar de vuelta a la ciudad, esperando profundamente que Lexie de algún modo hiciera algún avance

Por otra parte, Lexie se encontraba sola en una pequeña banca en el centro de la ciudad, simplemente mirando el suelo con algo de frustración, el día había ido relativamente bien, Scyther ganaba con facilidad a aquellos entrenadores débiles que pasan por la ciudad y finalmente había obtenido algo de dinero, pero pese a eso ese profundo sentimiento de disgusto le venía desde dentro, de alguna manera seguir atrapada en la ciudad le molestaba demasiado, sabía que su Pokémon era fuerte, quizá hasta sea más poderoso que el de Brock, pero se sentía disgustada que la diferencia entre ambos tipos le estuviese afectando tanto nada más iniciar, apestaba sentirse inferior y no poder hacer nada para corregirlo, no importaba que sucediese aunque fuera la última opción ella no renunciaría a los tipo bicho

—Esto apesta… —Pensó Lexie para sí misma mientras aporreaba sus pequeñas manos en la dura madera de la banca en la que se encontraba llamando la atención de algunos curiosos —Necesito ser más fuerte… Aún más…

Scyther se encontraba fuera de su pokeball, simplemente viendo a su alrededor algo curioso, observaba atentamente a los entrenadores y sus Pokémon acompañantes, pensando alguna forma o técnica que pudiese usar contra Brook, el perder tan frecuentemente le molestaba tanto como a su entrenadora, él siempre había ganado de manera impecable, a su parecer que una estúpida roca gigante pudiese derrotarlo tan fácilmente hiciera lo que hiciera no dejaba de enfurecerlo, pero no podía hacer nada, solamente permanecer sumiso a las órdenes de su entrenadora, pero esta no parecía saber muy bien que estaba haciendo lo cual solamente lo hacía sentir más impotente, este solo pudo mirar hacia abajo, suspirando pesadamente

—Scyther… —Dijo por lo bajo con un tono molesto, pero no era difícil para Lexie haberlo escuchado
Lexie solo permaneció en silencio, apretando aún más sus pequeños puños antes de dar un salto de su asiento, sosteniendo la pokeball de Scyther entre sus manos, apretándola sin mucho cuidado

—Yo… Lo siento si, sé que mereces algo más… —Lexie suspiro, presionando el botón del centro de su pokeball haciendo que este volviera a su sitio, ella miro a su alrededor, antes comenzar a caminar poco a poco hacia el bosque, regresando al único lugar que la podía tranquilizar en un momento como este

Aki había dado unas cuantas vueltas por la ciudad antes de regresar al centro Pokémon donde se quedaba, tal vez había tardado demasiado tiempo vagueando pues no pudo darle a Lexie su almuerzo, igualmente no le preocupaba demasiado, sabía que si ganaba al menos un combate podría comer algo cerca de los puestos cercanos a la fuente, por lo cual un montón de bayas con algunas plantas no es que hiciera una gran diferencia de todos modos, con todo esto en mente, Aki entro despreocupadamente en el sitio, estirándose un poco mientras veía a los ya escasos clientes

—¡Bienvenido al centro Pokémon! —Dijo la enfermera mientras regalaba una pequeña sonrisa al visitante

—¡Eevee! —La pequeña Pokémon saludo con su pata, moviendo tambien su esponjosa cola alegremente

—Gracias por recibirme, aunque ya nos hemos visto tanto que es un poco raro —Aki rio un poco mientras desempacaba las cosas que había reunido en un sofá cercano

—¡No es nada! Por protocolo del centro Pokémon debemos recibir a todos los clientes así —La enfermera rio nerviosamente mientras acomodaba su delantal —Aunque a veces tengo la impresión de que no me escuchan… Simplemente vienen, me arrojan las pokeball y se me quedan totalmente quietos mientras los curo

—Eso debe de ser incomodó… —Dijo mientras se sentaba en un sitio cercano

—Ya te digo… Aunque tu amiga y tu hacen que los días aquí sean más divertidos, es una buena forma de romper la rutina —Rio un poco mientras se tapaba la boca educadamente con una mano —Hablando de ella ¿Dónde está? No la veo desde la mañana

—¿En serio? ¿Ni ha venido a curar a su Scyther? —Aki se levantó de su asiento algo curioso

—Si, no puesto un pie aquí al menos, me preocupé un poco pero entonces creí que estaba contigo —La enfermera levanto sus hombros algo consternada

—Eevee… —La Pokémon inclino un poco su cabeza, algo extrañada

—Creo que… Iré a buscarla, los rockets andan por ahí y ya nos intentaron robar una vez —Aki trago saliva mientras metía lo más esencial en su mochila antes de ponérsela, dejando el resto de cosas en aquel sofá —Por favor, si no es molestia cuida esas cosas

—¡E-Eevee! —Su compañera hizo un corto grito antes de subirse en el hombro de su entrenador algo asustada, no comprendía muy bien que estaba sucediendo

—C-claro —La enfermera tartamudeo un poco antes de asentir firmemente, momento en el que Aki salió rápidamente por la puerta

El chico recorrido por prácticamente cada rincón que pudo de la ciudad, observando atentamente sus alrededores, parando incluso a algún que otro transeúnte para preguntarle si había visto a una chica joven de cabello rubio y ojos verdes, para su desgracia ninguno parecía darle una dirección clara, en cierta manera a Aki esto le preocupaba pero intento mantener la cabeza fría Lexie no se iría sin él así que las rutas que se dirigían a celeste estaban descartadas, quizá lo más seguro es que se quedase entrenando hasta tarde y Scyther no recibiera ningún daño y no pareciese cansado, por eso no iría a tratarlo, si ese fuera el caso lo más seguro es que su destino seria el bosque verde o sus proximidades

—Bien… Creo que lo tengo —Aki pensó para si mientras aceleraba la marcha hacia las afueras del silencioso bosque
El bosque permanecía tan pacifico como siempre, la mayoría de Pokémon de la zona ya se habían ido a sus refugios a descansar y la el cielo estaba particularmente llena de estrellas. Aki caminaba a un paso tranquilo observando atentamente sus alrededores en busca de su compañera, aunque debido a la oscuridad y a lo grande del lugar era bastante complicada siquiera tener alguna pista, en ese momento, el repentino sonido de un arbusto moviéndose lo puso alerta

—¡Eevee! —Su compañera Pokémon se preparo para lo peor, dando un salto para caer frente a ese arbusto, mientras Aki permanecía inmóvil

—Demonios… —El inexperto entrenador trago saliva mientras se preparaba combatir

—No dejan cenar en paz… —Una chica de aspecto adormilado asomaba la cabeza lentamente

—Eres una humana… Creí que eras algún Pokémon salvaje —Aki suspiro mientras se relajaba —¿Qué haces aquí? —Pregunto curioso mientras recogía a Eevee del suelo

—Pues llega hace poco, pero se podría decir que vivo por aquí —La chica se estiro mientras bostezaba —¿Buscas algo metiéndote a la propiedad privada de una chica? —La chica se comenzó a poner de pie poco a poco, inclinando un poco el rostro a ver a Aki

—Creo que un arbusto no es propiedad privada —Aki contesto confundido —De todas maneras, no vengo aquí por que quiera ¿No has visto a chica pequeña, gritona y altanera de pelo rubio y ojos verdes?

 —Oh… La chica terca, pues… Creo que se fue por allá —La chica señalo débilmente a una dirección con su dedo —La vi pasar, pero no parecía tener cara de “Por favor háblenme necesito sustento emocional” era mas un rostro de “Maldito sea el mundo que me atormenta, los odio a todos” —La adormilada persona hizo comillas e imito un tono de voz mas agudo bastante parecido al de Lexie

—Definitivamente suena a algo que Lexie diría… —Aki suspiro, reconociendo ciertos aspectos de Lexie en aquella frase —Gracias por la ayuda… ¿Puedo pagarte con algo?

—¿Tienes comida además de bayas y plantas? No tener dinero me está afectando —Un sonido de un estomago rugiendo inundo los alrededores cercanos —¿Ves…? Mi interior busca comida de verdad

—Pues… Lo único que tengo es bayas, mas bayas y unas pocas plantas —Aki agacho un poco el rostro algo apenado de no tener algo mejor —Pero… Cuando solucione este problema te invitare algo de comer de la ciudad, lo prometo —Aki hizo una pequeña reverencia sacando unas cuantas bayas de su mochila —Solo tengo esto por ahora, pero por lo menos saciara tu hambre

—Bien… Pero que sepas que Lisette Evergreen olvida muchas cosas, pero nunca las invitaciones a comer —Lisette tomo todas las bayas en un rápido movimiento para después hundir la cabeza de nuevo en el arbusto —Por cierto… No veas así a la gente, das miedo niño de la mirada muerta —Saco de nuevo la cabeza para ver a Aki juzgándolo con la mirada, antes de volver a meter su cuerpo entero en la maleza

—Ya me lo han dicho antes… —Aki solo suspiro ya habiendo asimilado la fama de su mirada antes de ponerse en marcha

—Eevee —La pequeña Pokémon sacudió su cola en forma de despedida mientras ella con su entrenador se alejaban progresivamente de aquel arbusto

Aki no tenia tiempo de pensar mas en aquella chica rara así que comenzó a caminar en la dirección que le indicaron, conforme mas avanzaba, la noche se hacia mas presente, hasta que la posición de la luna le esclareció que estaba pasada la medianoche, el tiempo no parecía estar de su lado tampoco, parecía que poco a poco se acercaba una tormenta, aun así, no podía detenerse, pese a que Lexie conocía este bosque mejor que nadie y tenía un Pokémon fuerte, según la descripción de Lisette no parecía encontrarse muy bien y aunque no fuera muy buen en estas cosas quizá podía intentar algo.

Después de un buen rato de caminar finalmente Aki comenzaba a reconocer el terreno, era nada mas y nada menos que aquel lago en el que comenzó su reciente viaje, en ese momento comenzó a conectar puntos y recordó que era nada mas y nada menos que el lugar favorito de Lexie, si estaba enfadada seguramente habría ido allí para calmarse, en ese momento y con el misterio resuelto, rápidamente comenzó a acelerar la marcha hasta a lo lejos finalmente contemplar el lugar

Estaba prácticamente igual, la gran luna junto con las estrellas acompañaba de manera magnifica al precioso lago del centro del lugar, pero claro, había una pequeña cosa que sobresalía, una silueta pequeña que daba la espalda a una fogata ya dando sus últimos ápices de luz, rápidamente el chico comenzó a disminuir su velocidad, acercándose lentamente hacia la chica, hasta finalmente llegar con ella, momento donde se sentó estirando sus piernas poniéndose cómodo

—Me tenías preocupado… ¿Qué haces aquí? —Aki solo mantuvo la mirada hacia adelante, evitando girarse para observar a su compañera

—¿¡Que te interesa maldito pervertido amnésico!? —Lexie solo chillo mientras abrazaba sus rodillas fuertemente

—Pues… Ya sabes, eres la persona que sabe pelear de los dos, así que es raro que desaparezcas de la nada todo el día—Aki contesto tomando una pequeña roca del suelo

—Solo quiero estar sola… Es todo… —Lexie respondió en un tono susurrante, mientras enterraba un poco mas su cara en sus piernas

—¿Qué sucede? ¿Frustrada por que aun no salimos de plateada? —Aki mantuvo su voz calmada, observando de reojo el lado talado del bosque

—No es nada, es una estupidez, déjalo ya —Lexie levanto un poco la mirada observando la luna

—Ya te lo dije, eres la principal aquí, yo solo soy el chico de la mochila, no puedo simplemente “dejarlo” —Respondió mientras se quitaba la gorra para dejarla a un lado

—Pues lárgate con alguien más, si buscas bien seguro que hay algún entrenador fuerte que te pueda llevar más rápido entre las ciudades que yo… No puedes negar que no lo has pensado 

—Nah, creo que estoy bien por ahora y me ofende un poco el hecho de que hayas pensado que yo te abandonaría tan fácil—Aki trago saliva, en su mente no podía evitar ese pequeño ápice de culpabilidad, pues siendo totalmente sincero consigo mismo, varias veces barajo la opción de simplemente seguir adelante con la esperanza de llegar a celeste con ayuda de algún entrenador de paso

—Eres absurdamente malo mintiendo—Lexie levanto mas la mirada, forzando una sonrisa acompañada por sus grandes ojos verdes ahora llenos de lágrimas —Odio esto…

—Lo siento… Aunque nunca fue más allá de una idea loca, nunca pensé hacerlo de verdad —Aki solo se podía sentir mal, mientras en su hombro sentía la mirada enfadada de Eevee

—¿Sabes lo peor? Que no te culpo, si yo fuera tú, ya me habría ido —Lexie permaneció observando hacia la luna mientras seguían saliendo lágrimas de sus ojos —Toda mi vida siempre me considere fuerte, siempre pensé que nunca habría nada que pudiera detenerme… Aunque solo tenga un Pokémon juraba que obtendría los mejores tipo bicho del mundo y con ello sería imparable

La mente de Lexie no paraba de llenarse con imágenes de ella no hace mucho, cuando acababa de obtener a Scyther de manos de alguien cercano, nada más obtenerlo su primera acción fue llevarlo al bosque cercano para entrenar una y otra vez, día y noche sin parar hasta que ningún Pokémon salvaje ni entrenador de la zona podía hacerle frente, sentimiento que en sus adentros la llenaba de orgullo y felicidad

—Mírame ahora… No puedo evitar pensar que soy una inútil y que mi entrenamiento no sirvió de nada —Lexie se paro de repente, arrebatando la roca que Aki tenia entre manos para lanzarla con fuerza hacia el lago —Y LO PEOR ES QUE SIENTO QUE TE RETRASO A TI Y A MI POKÉMON —Gritó mientras miraba a Aki directamente a los ojos

—… —Aki permaneció en silencio mientras observaba fijamente a su compañera a los ojos, finalmente entendía lo que ella estaba sintiendo

—Scyther es absurdamente fuerte y con un buen entrenador y compañeros seria material para equipo de campeón… Pero resulta que termino con una estúpida cazabichos que no para de hacerlo perder día tras día sin lograr nada y cuando gana es contra entrenadores absurdamente débiles —Lexie solo pudo mirar a su pokeball fijamente, antes de volver a mirar a Aki — Y también estas tu… Que me acompaño por que no pude hacer nada más que obligarte cuando tienes amnesia y no sabes ni donde demonios estas parado y que me imagine que podría ayudar, pero solo logre que se atascara conmigo en la primera ciudad que pisamos… Ojalá te hubieras cruzado con Allen o alguien tan fuerte como el, seguramente ellos si hubieran sido útiles

Lexie solo dejo de gritar, volviendo a quedar en el suelo, derrotada

—Pero no fue así… —Aki trago saliva mientras se ponía de pie poniendo una mano en el hombro de Lexie, a su vez, la tormenta comenzaba a llegar pues unas pequeñas gotas de lluvia comenzaban a caer

Por dentro no tenia idea si lo que iba a decir siquiera serviría de algo o solo lo haría quedar como un idiota, no tenia idea si tenia que decir algo especifico o solo desvariar, pero era demasiado tarde para echarse atrás pues las palabras simplemente fluían de su boca

—Tu eres la persona que me cruce… Y pese a todo, no me aleje cuando tuve oportunidad… Pude largarme, pero sabia que no merecías eso, en cierta forma tu confiabas en mi así que no podía hacer otra cosa que devolverte el favor, pese a que estaba frustrado por seguir en la ciudad siempre tuve esperanza, siempre confié en que un día volvería para encontrarte con la medalla en las manos, con una sonrisa burlona y varios comentarios egocéntricos de tu grandeza… Y hasta ahora eso no cambio… —Aki continuo mientras Eevee se colocaba a un lado de Lexie, dejando caer su cabeza en su regazo —Seguro que Scyther siente lo mismo, si no le importara simplemente ignoraría tus órdenes y haría lo que le complaciera, pero aun así y aunque no pare de perder una y otra vez… El sigue confiando y acatando tus ordenes sin rechistar porque… Seguro que confía en ti…

—… —Lexie permaneció en silencio, antes de sacar a Scyther su pokeball para observarlo a los ojos —Se honesto… ¿Quieres seguir acompañándome? Si no quieres simplemente te liberare o encontrare a un entrenador fuerte al que entregarte…
Scyther solo suspiro mientras cerraba los ojos, antes de acercarse a Lexie para darle un pequeño golpe en la cabeza con la parte no filosa de su garra

—¡Au! —Lexie llevo la mano a su cabeza mientras volvía a ver a Scyther, este solo cruzo sus patas mientras asentía fuertemente

Se sentía frustrado, pero no podía dejar atrás a su entrenadora, aun menos después de la promesa que le hizo a aquella persona y así mismo, debía permanecer a su lado sin importar que, y aunque no era muy comunicativo al respecto, realmente la respetaba como entrenadora pese a sus raras decisiones 

—Yo… Lo entiendo —Lexie miro hacia abajo apenada, mientras volvía a presionar el botón de su ball para que Scyther volviera  

—¿Lo ves? Aunque seas una entrenadora peculiar y tengas una gran negativa a cambiar tu mentalidad yo, Scyther y Eevee seguiremos confiando en ti —Aki rompió su normal rostro de calma y neutralidad antes de observar de nuevo a Lexie a los ojos —Así que… ¡No te rindas hasta cumplir tus sueños! —Este sonrió ampliamente, antes de darle un par de pequeños golpecillos a Lexie en la cabeza

—Yo… Lo siento… Una campeona no puede actuar así nada más comenzar —Lexie comenzó a limpiar sus ojos con las manos —Seguro hay muchas decepciones y derrotas en el camino, pero… Siempre encontrare la forma de anteponerme —Lexie sollozo por lo bajo antes de recomponerse de nuevo para ver el cielo ahora repleto de oscuras nubes

—Seguro que lo harás y te prometo que estaré allí cuando te lleves el campeonato —Aki volvió a sonreír mientras sostenía su gorra, observando que Lexie no tenia su habitual gorro puso su gorra en la cabeza de Lexie acomodándola un poco —Vamos de aquí… Nos mojaremos

—Si… Vámonos… —Lexie solo toco la gorra de Aki que ahora portaba

Aki devolvió a Eevee a su ball para que no se mojase, mientras comenzaba el largo camino al centro Pokémon de ciudad plateada comenzaba a preguntarse cuál podría ser el pasado de su compañera, como podía haber obtenido el sueño mas grande de todo entrenador y el origen de su curiosa promesa con los Pokémon bicho, pero para su mala fortuna esas eran preguntas que debían responderse después, por ahora solo podía pensar en el presente y en que quizás el debería tener un sueño mas allá de descubrir su pasado.

Por su parte Lexie había renovado sus fuerzas y mientras observaba los alrededores había comenzado a formular un plan de verdad, un plan con el quizá podría derrotar finalmente al líder de gimnasio y obtener su primera medalla, no era momento de rendirse, era momento de perseguir aquello que quería…

Por último, una persona pálida, de un largo y descuidado cabello negro con unas ojeras pronunciadas había observado la conversación a lo lejos, mientras no podía evitar sentirse algo feliz antes de hacer unas cuantas anotaciones en una pequeña libreta, escribiendo simplemente un par de palabras

“Objetivo encontrado”

DIVIDIDO
-Sip, yo también estoy escribiendo cosas y no tengo citas cools para promocionarme, así que solo diré "Léelo, sé, que te va a encantar"
 0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#13
Buen día/tarde/noche Mewwave

Vengo a dejar mi buena cuchillada para Dreckon MincinnoKnife

Como siempre y primero que nada....
 
(30 Sep 2021
06:43 AM)
Dreckon escribió:
—Mírame ahora… No puedo evitar pensar que soy una inútil y que mi entrenamiento no sirvió de nada —Lexie se paro de repente, arrebatando la roca que Aki tenia entre manos para lanzarla con fuerza hacia el lago —Y LO PEOR ES QUE SIENTO QUE TE RETRASO A TI Y A MI POKÉMON —Gritó mientras miraba a Aki directamente a los ojos

¿Cómo lo vas a retrasar...?  umbreonwhat Ni siquiera sabe quién es... No creo que tenga mucha prisa por seguir adelante, cuando no recuerda si es entrenador Pokémon/Líder de Gimnasio/Extranjero/Vagabundo/Pervertido de turno/Asesino serial... no creo que deba importarle si avanza de Ciudad o no GrowThink Más bien debería estar agradecido porque se mantengan en Ciudad Plateada, ya que le da oportunidad de esperar que el viejete arregle las Pokéball.
Aki malagradecido No


Ahora si al contenido del capítulo...


Bueno es comprensible que Aki no sienta ningún tipo de apego real por la niña, más que algo así como un agradecimiento ciego por no estar solo en un mundo, que aparentemente no recuerda por su situación amnésica, pero... hombre un poquito más de por favor... PikachuFacePalm  Un mínimo de ir a ver que la loca no se suicide o se haga daño por algún arranque de frustración, post derrota o que se regrese a su pueblo de origen sin decirle nada, porque seamos claros... así como Aki no tiene apego por Lexie pasa exactamente lo mismo al revez.


Esta situación solo denota lo fragil y debil que es su relación, que no llega ni a ser "amigos" si no algo así como... "el que pelea y la mula de carga", pero esto significa que en cualquier momento uno puede abandonar al otro, porque no hay nada que realmente los ate entre sí, más que un encuentro fortuito y una función temporal.  PikachuFacePalm Ojala que esta situación mejore o no veo mucho futuro para ambos como cualquier cosa que amerite algo de cooperación mutua, así como espero que Lexie supere necesidad por llamar al pobre chico pervertido cada que tiene oportunidad, porque el día que realmente haga algo pervertido o recupere sus memorias, podría terminar por malinterpretar dicha bromilla o causar un choque son su personalidad "real"... aunque también puede ser su forma de decirle que se ve espeluznante cuando se concentra en alguien como casi todo el mundo le dice GrowThink


Dejando al rejunte no mezclado, aparece un nuevo personaje y el salvador del capítulo en muchos sentidos Malicious . Una chica un tanto extraña (cómo si no tuvieramos suficiente con minibarry alias Lexie) aunque por lo menos esta es todo lo opuesto en muchos aspectos con la protagonista y no solo en personalidad, sino también en mentalidad. Por otro lado... hizo su parte (o lo que no hizo Aki a primeras) en "animar" a Lexie a no decaer y a seguir intentando, aunque no consiguiendo los resultados esperados...

Es curioso que sea una ex-cordinadora y que viva en tales circunstancias, aunque su actitud despreocupada de la vida... es un poco sospecha, así como la parte final... pero no adelantemos hechos. Realmente no parece la típica cordinadora, quienes generalmente son personas escandalosas y vistosas en más de un sentido, pero supongo que si realmente fue obligada a ello... podría tener cierta lógica.


Ahora es donde yo me pregunto... ¿Acaso Scyther es el único Pokémon bicho que existe?  umbreonwhat ¡Eres una cazadora de bichos Lexie!  No ¡Entrenas en un bosque lleno de bichos y no atrapas ninguno! PikachuFacePalm No sé... quizás sacrificar un día de no ir contra Brock y usar el dinero en comprar Pokéball (en caso que no tenga) para atrapar a algún bichillo por allí... ¡Lo que sea! No... es mejor sobreexplotar a la mantis, porque esta cheta y porque es sí. umbreonwhat


Aki... no ¡Eevee pegale por mí! para que reaccione No


Quede con la intriga de que Pokémon contenía la Pokéball arreglada... porque Aki perdió el interés en el asunto con mucha rápidez, aunque por lo menos fue para ir a buscar a su compañera desaparecida. Me agrada saber que por lo menos se han dicho en palabras que permaneceran como equipo, aunque hasta el momento no hayan hecho mucho para demostrarlo...


Otra duda que me queda es... ¿Los Centros Pokémon cobran la habitación? umbreonwhat  Digo... como ambos duermen en el sofá en vez de pedir una habitación... porque de ser así... Coffee  A ver Lexie primero garanticense unos estandares mínimos de confort y después derrochas el dinero en lo que te cante, eso de pasar hambre y dormir donde caen no esta bien, algo a quizás ahora que están en una ciudad no afecte mucho, pero cuando estén a mitad de la nada es mejor tener comida y no depender de lo que puedan recolectar...


Porque el mundo no es tan bonito y no necesita la intervención del Team Rocket para ello.

Bueno creo que eso es todo... por el momento GrowThink  Hay algunas cosas extrañas por allí, pero te las ire diciendo por privado a medida las note con claridad...

Mewwave
¡Recomiendenme un fic!
[Imagen: BMBVjhA.png]
Para comentar con mucho cariño, en especial si hablamos de Gloria,
pero no hablemos de Ash, por favor
No
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#14
Buenas :)

Pues ya me he puesto al día con la historia y tengo que decir que la premisa me resulta interesante, aunque en lo personal la introducción a la historia me ha resultado un tanto spoilera (aunque bueno, viendo cómo va la historia, tampoco es que sea tan inadecuado tener esta revelación adelantada, a la que además también se aduce en episodios posteriores). El encuentro fortuito de Aki con Lexie, su viaje juntos hasta Plateada, donde ha transcurrido buena parte de la historia por la terquedad de la segunda en derrotar a Brock con su Scyther... y muchas cosas en medio, con las que has ido haciendo algo de world building.

El caso es que la trama tiene potencial, aunque por el momento el centro lo ha ocupado la interacción Aki-Lexie, junto con un par de personajes secundarios que pintan interesantes (Allen por su rol de entrenador más experimentado y "ajeno" al conflicto que se está dando en Kanto) y Lis, quien nos ofrece un interesante contrapunto. Y es que una de las cosas que refuerza tu desarrollo de personajes son esas reflexiones que van teniendo durante el transcurso de la historia. Voy a admitirlo, Lexie al principio no me simpatizaba nada porque parecía la típica protagonista tonta de anime que llama pervertido a su co-protagonista por razones arbitrarias... pero tras los últimos episodios, ha empezado a dejar mucho más que podría convertirla en un gran personaje. Aki es una incógnita, al parecer bien intencionado y brutalmente honesto... pero claro, esa mirada perturbadora que tiene hace sospechar muchas cosas (y sí, sospecho también de Lis... pero, tiempo al tiempo); la parte del misterio de las Poké Balls averiadas podría darnos alguna pista... o quizá desorientarnos, y esto me encanta. La construcción del mundo contribuye a dar este ambiente sombrío y de dependencia de la sociedad a una figura heroica para sacarla de su malestar... cosa que Aki cuestiona, como toda persona con dos dedos de frente haría. También está el hecho de que los Atomic Rocket se hayan hecho con tanto poder en tan corto tiempo, pero creo que esto es algo que debe resolverse a su ritmo, sin precipitaciones... por ahora, conocer a los personajes y ver cómo se afianzan sus vínculos (porque llevan apenas dos semanas de conocerse) es lo primordial. Y sí, menuda terquedad la de Lexie para ir a retar a Brock CADA noche... esta chica necesita pararse a pensar un poco más las cosas, aunque claro, esto debería ser parte de su crecimiento (esperemos, ya que es natural... es una chavala de apenas 12 años, normal que sea así de impulsiva xD)

En cuanto a cosas que no me gustaron... como alguien ha mencionado antes, tu forma de redactar hace que se agolpen muchas cosas al no tener las pausas debidas; es un buen consejo, ese de que te pares a leer y veas dónde quieres dar pausa y dónde realmente quieres tener una narración que genere un sentimiento de inmediatez o vértigo en el lector. Por otro lado está la ortografía... no es que sea terrible, pero es muy mejorable y ayudaría a distraerse menos durante la lectura ^^

Como apartado especial están las batallas, que fue de lo que hablamos hace unos días, y ahora que estoy al día, ya puedo darte una opinión más concreta al respecto, a pesar de que en realidad sólo ha habido dos lo suficientemente relevantes. Y la verdad es que la cosa está mejor de lo que crees. El primer combate de Lexie contra Brock cumplió cabalmente su función de ser un shock para la chica, mientras que el de Aki y ésta contra el artesano también hizo lo propio, sobre todo al demostrar lo decidida que es la pequeña Pokémon, en comparación a su Entrenador, quien aún tiene que adaptarse a esa vida (o retomar el tranquillo de ello, si acaso lo era antes); pero bueno, si dices que te hace falta dinamismo, para complementar lo que te dije por Discord, considera a los Pokémon como seres completamente vivos, que no van a esperar a ser golpeados para atacar y van a querer sacar ventaja de su mayor velocidad para dar más golpes o evitarlos mejor; asimismo, los más lentos pero mejor blindados procurarán sacar provecho a estas características, como bien hacía Onix, si no recuerdo mal de su primer combate. Pero lo más importante es que te lo pases bien escribiendo y que te salga que quieres mostrar ;)

Y ya estará por ahora; nos vemos en un próximo comentario :D
Starlight Traveler

Wasureruna saigo no buki wa ai sa
♪♪
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#15
 

Capitulo 5: Pasado y revancha


Aki y Lexie volvían empapados después de su curiosa expedición al bosque, de forma peculiar, en el camino de regreso no hubo mucha interacción entre ellos, solo un silencio agradable y a su vez algo raro, aun así pese a que fuera temporalmente y de manera algo frágil se habían reconciliado, por ahora solo quedaba volver al centro Pokémon antes de cualquier cosa, finalmente después de un rato de caminata, aquel brillante y rojizo techo se asomaba firmemente resaltando en el paisaje urbano, nada mas entrar, la enfermera a cargo dio un salto al ver el estado de ambos compañeros

—¡Volvieron! Gracias a Arceus… Me preocupaba que andarán por ahí tan tarde y encima con esta tormenta tan fuerte —La enfermera suspiro mientras lentamente salió de su puesto para acercarse ambos

El centro Pokémon estaba desierto, acompañado de un tremendo silencio solo interrumpido en momento por los sonidos leves de las maquinas del lugar funcionando y los curiosos canticos de Chansey, un curioso Pokémon rosado con una bolsa en su barriga con un huevo dentro que acompañaba a la enfermera a la hora de tratar Pokémon.

—Si… Aunque la tormenta fue más rápida que nosotros —Aki respondió mientras observaba su ropa que ahora dejaba un rastro de agua tras de el

—¡Lo hubieras visto! Aki resbalo en el camino y se hundió la cara en un charco —Lexie sonrió burlonamente mientras veía de reojo a su compañero

—¡Eso no es gracioso! —La enfermera refunfuño mientras cruzaba los brazos —Ahora venga, vayan a bañarse y laven su ropa —La chica lanzo una mirada sorpresivamente intimidante que hizo que hasta Lexie asintiera rápidamente

—¡A la orden señora! —Grito Lexie mientras corría al baño

 —No me esperaba eso… Casi nadie logra que ella haga caso a una orden —Aki se limitó a dar unos cuantos pasos en dirección a los baños masculinos —Gracias por la preocupación, aunque llevamos poco por aquí nos has tratado muy bien…

—Es mi trabajo después de todo… No solo me preocupo de los Pokémon, también de las personas ¿No es así Chansey? —La enfermera sonrió mientras miro a su compañero Pokémon, que se limito a alzar su pata con una pequeña danza alegre

Una pequeña sonrisa salía ligeramente de los labios de Aki mientras que este asentía ligeramente, extrañamente, tenía la sensación de haber escuchado unas palabras parecidas antes, lo cual le generaba una sensación cálida

—Ya veo… Muchas gracias —Aki giro levemente su cabeza, mirando de reojo a la enfermera

—¡Cuando quieran chicos! —Ella solo hizo una pequeña reverencia y volvió a su puesto, tomando asiento esperando cualquier cliente potencial

Aki había hecho caso a la instrucción de la enfermera, dejo su ropa limpiando mientras el se daba un baño, en ese momento el recordó todo lo que había pasado para llegar hasta aquí, no logrado mucho al menos en esta ciudad, pero quizá habría mejor suerte en la siguiente por ahora tenia que ayudar a Lexie en lo que pudiese para derrotar este gimnasio y debía dar por cerrado el tema de las pokeballs misteriosas al abrir la que por fin tenía entre manos pero antes de nada y sobre todo después de una buena ducha una gran sensación de sueño lo había dominado, había perdido la noción del tiempo pero sabia que había pasado un largo rato ahí, así que se limito a salir rápidamente para tomar su ahora mas limpia ropa volviendo al piso inferior del lugar.

Lexie aun no salía del baño, pero tampoco tenia algún motivo para esperarla así que después de desearle buenas noches a la enfermera rápidamente se dejo caer en el sofá que utilizaba constantemente antes de cerrar los ojos con la esperanza de descansar un poco.

Poco tiempo tardo en volver a abrir los ojos de nuevo, aunque… Para su mala suerte lo que vio no parecía el techo del centro Pokémon donde había dormido… Era… Una habitación completamente rodeada de oscuridad donde lo único apenas visible era un suelo hecho de madera y una pequeña cama completamente blanca

—Pero qué demonios… —Aki rápidamente se sentó en la cama mirando a todos lados mientras una gran cantidad de miedo se apoderaba poco a poco de su ser

La habitación permanecía totalmente igual, pero poco a poco, unos cuantos sonidos fácilmente reconocibles como una persona caminando con los pies desnudos se acercaban lentamente, el primer impulso de Aki fue levantarse de la cama, dirigiéndose a la dirección contraria de donde los pasos venían para descubrir que aquella completa oscuridad era impenetrable, dejándolo encerrado en esa esfera levemente iluminada

—¡Eevee! ¡Lexie! —Grito inútilmente mientras su ritmo cardiaco y respiración aumentaban a pasos agigantados, tenia un terrible presentimiento mientras que un agudo dolor de cabeza poco a poco aumentaba en intensidad

Los pasos se acercaban cada vez más, aunque curiosamente estos reducían velocidad conforme se acercaban mientras que el dolor de cabeza no hacía más que empeorar

—No lo intentes… Créeme, no sirve para nada —Una voz femenina parecía escucharse cerca de él, era extraño, pero tenía la sensación de reconocerla, aunque por mas que escarbara por su mente no lograba nada

—¿Q-quien eres? —No podía evitar tartamudear mientras se limitaba a correr en círculos, buscando alguna apertura en algún sitio de aquella esfera negra

—¿Qué mas da? ¿Acaso importa ahora? —La voz respondió mientras que los pasos se acercaban cada vez mas

Aki se había rendido buscando alguna salida que pudiese alcanzar, solo pudiendo ir al centro de la habitación a aquella cama inmaculada buscando un refugio por mas pequeño que fuera, mientras el dolor que provenía de su cabeza se había vuelto tan agudo que ahora era insoportable, solo pudiendo poner sus manos en las mismas apretando su cráneo con una considerable fuerza

—¡SOLO DETENLO MALDITA SEA! —Aki solo pudo gritar mientras se arrodillaba en la cama, sintiéndose cada vez más débil y cansado

—No puedo, solo acostúmbrate… —La voz había adquirido un tono de lastima mientras susurraba aquellas palabras
Parecía que finalmente los pasos habían llegado a su destino pues una pequeña brecha se había abierto en aquella esfera de oscuridad, solo para revelar una figura humanoide, completamente negra con una sonrisa macabra y unos grandes ojos abiertos en su totalidad, que sobresalían de aquel ser por ser luminosos y blanco

—Vamos… Vamos… ¿Por qué querrías parar? ¡Todo esto es con un gran fin! —Una voz parecía surgir de aquella figura, esta parecía estar totalmente distorsionada, aunque si algo se podía sacar de ella es que era increíblemente profunda y grave

—¡DETENTE POR FAVOR! —Aki mantuvo las manos en su cabeza, apenas pudiendo levantar la mirada para ver a la figura

—Tu provocaste esto… Ahora se un hombrecito y afróntalo —La figura levanto los hombros con indiferencia

 —Solo… Afróntalo —La voz femenina repitió lo mismo esta vez con un volumen mucho mayor al anterior

—SOLO AFRONTALO, SOLO AFRONTALO, SOLO AFRONTALO, SOLO AFRONTALO —Un coro de voces, cada una distinta a la anterior repetían la misma frase una y otra vez cada vez con mayor volumen

—¡AYUDA! —Aki grito mientras llevaba las manos de su cabeza a sus oídos, intentando taparlos para conseguir al menos un segundo de descanso del martirio que estaba viviendo

En un instante, la tenue luz que había permanecido encendida poco a poco perdía fuerza, hasta que todo se súbitamente se había vuelto oscuridad en cualquier lado que vieses

—Aki… Aki… ¡AKI! —Pese a estar completamente rodeado de oscuridad, unas cuentas voces lo llamaban por el nombre que había adoptado

—AAAAAAAH —Aki abrió los ojos gritando levantándose lo más rápido posible del sitio donde estuviese, aun sosteniéndose la cabeza con fuerza

Aunque con lo que se encontró fue un golpe directo en la frente, por lo menos el dolor de cabeza había desaparecido y las voces que lo habían atormentado también se habían esfumado

—¡Agh! Que demonios… —Abrió los ojos para encontrarse con Lexie en el suelo, frotándose lentamente una zona rojiza en su frente, mientras a su derecha, la enfermera lo veía con preocupación

—¡Eso dolió! ¿Estás bien? —Lexie levanto la mirada mientras aun sostenía su pequeña herida, viendo a los ojos a su compañero notablemente nerviosa

—Creo que si… ¿Qué sucedió? —Aki se sentó en el sofá mientras sostenía su cabeza asegurándose de que el dolor hubiera desaparecido por completo

—Te pusiste a sudar y a moverte como loco mientras dormías, me acerque para ver que pasaba y solo gritabas “Detente” o “Ayuda” pero de repente te levantaste mientras intentaba moverte para que despertaras —La chica se levanto poco a poco del suelo, acercándose de nuevo a su compañero

—Ya… Ya veo… Lamento el golpe —Por su parte, solo se intento levantar poco a poco del sofá, mientras pasaba la mano por su frente ahora empapada en sudor

—¿Quieres agua con hielo o algo similar? —La enfermera giro la cabeza hacia el chico pasando la mano por su vestido algo nerviosa

—No… Ya paso, estoy bien… Solo fue una pesadilla —Aki trago saliva mientras débilmente conseguía levantarse

—Debió ser muy intensa si te puso así… ¿Seguro que estás bien? —Lexie se había puesto de pie mientras se acercaba a su mochila

—Si… No pasa nada —Aki insistió con su aparente buen estado a lo que ambas chicas solo suspiraron

Los pocos entrenadores presentes en el lugar observaban curiosos el espectáculo, cuchicheando y susurrando entre ellos, los raros eventos que acababan de observar, aunque no dejaba de ser algo simple así que después de un rato el tema parecía haber quedado atrás, mientras que los clientes parecían retomar sus actividades normales

—Debo volver al trabajo, avísenme si necesitan algo —La enfermera hizo una pequeña reverencia antes de rápidamente volver a su puesto

—En fin… ¿Algo para hoy? —Aki se estiro un poco antes de pasar las manos por su cabello algo ansioso

—Pues… Me pase la noche pensando ¡Creo que tengo un plan! —Lexie sonrió ampliamente, mostrando sus relucientes dientes mientras hacia destacar sus pequeñas pecas y unos casi imperceptibles hoyuelos

—¿En serio? ¿De que se trata? —Aki respondió mientras observaba algo relajado la curiosa expresión de Lexie

—¡Voy a usar las ultimas pokeballs que me quedan para capturar nuevos compañeros! —Lexie rápidamente rebusco en la mochila sacando aquellas pokeballs viejas que se encontraban hasta el fondo

—Genial, si son bichos supongo que iras al bosque —Aki se acercó poco a poco a la mochila, antes de subirla rápidamente a sus hombros

—¡Pues claro! ¿Qué esperas? —En un movimiento rápido, la pequeña chica tomo el antebrazo de su compañero, arrastrándolo rápidamente por la puerta del centro Pokémon 

Gracias al tiempo que habían pasado allí, ambos compañeros ya se habían acostumbrado de alguna manera a los alrededores, las antes intricadas y grandes calles de la ciudad se habían vuelto familiares e inclusive se habían dado a la tarea de reconocer a algún que otro habitante que tenia una rutina fija y casi inalterable, desde un agradable anciano que siempre estaba cerca de la fuente de la ciudad, hasta un chico de anteojos que todos los días pasaba cerca del museo con la esperanza de que este se encontrase abierto

—¡Vamos anciano camina! —Lexie aumentaba el ritmo, haciendo que su compañero diera algún que otro tropezón

—Que no sepa mi edad no es excusa para que me digas “anciano” —Aki suspiro mientras intentaba seguir los pasos llenos de energía de la cazabichos

—¡Eso es lo que diría alguien inseguro de su edad! —Lexie refunfuño mientras ansiosamente daba algunos saltos

Aquel impresionante y al parecer eterno camino de la ciudad al bosque de cierta forma había perdido su encanto y ahora se había vuelto una ruta que prácticamente había memorizado y recorría cada día sin parar, ya sea para despejarse o para recolectar comida, nadie podía negar que fuese un gran sitio para relajarse y respirar de la gran cantidad de contra tiempos que habían enfrentado hasta el momento

—¿Por qué estas particularmente llena de energía hoy? Apenas ayer estabas enfadada y deprimida a la orilla de un lago —Aki no pudo evitar hacer la pregunta mientras esperaba no recibir un largo sermón de parte de su compañera

—Ayer mientras me duchaba tuve un golpe de inspiración, me puse a recordar que me había contado mi padre de los bichos de la zona y se me ocurrió una gran idea —Lexie dio un pequeño salto en la última parte de su oración recalcando su emoción

—¿Tu padre? —Era la primera vez que Aki había escuchado acerca de esa persona y le resultaba especialmente curioso como seria el padre de una chica como Lexie

—¡Claro! Mi padre, un hombre mayor que solía trabajar como asistente del profesor Oak —Lexie se notaba especialmente contenta y satisfecha hablando de el

—¿Profesor Oak? —Aki había jurado escuchar ese nombre antes, aunque no sabía mucho de el

—¡El profesor pokémon! Ya no está aquí, pero hace unos años era el mayor científico encargado de los Pokémon en la región, mi padre era su asistente y lo ayudaba en todo lo que podía —La chica parecía tener una gran sonrisa casi totalmente involuntaria que recorría su rostro de oreja a oreja

—Y… ¿Ahora donde esta él? —Aki pregunto con cierto temor pues se preguntaba donde se encontraría el si su hija estaba de viaje

—Se fue de la región hace un tiempo… Ya no quedan investigadores por aquí… Tuvo que irse lejos para conseguir trabajo… —La sonrisa hace unos momentos imborrable ahora se había vuelto un poco nostálgica pero poco tardo la chica en agitar la cabeza para volver a tener una mirada centrada y alegre

Aki sabía que era mejor detener su rápida investigación en ese momento, limitándose en solo asentir y continuar con el camino, mientras que Lexie parecía estar concentrada, girando el rostro a todos los lugares que podía buscando con la mirada cualquier movimiento por pequeño que fuera

—¿Qué buscas? —Aki recorrió el lugar con la mirada, intentando apoyar a Lexie aunque no sabia muy bien que debía buscar
—¡Un Weedley y un Caterpie! —Lexie se giró con una expresión un poco ofendida hacia su compañero —Son los bichos mas comunes de la región así que no debería ser muy difícil encontrar alguno…

Después de recibir una rápida descripción de su compañera y de sacar a su compañera Pokémon para que la ayudase en su búsqueda el chico se adentro todo lo que pude en el bosque, acompañado de Eevee que permanecía unos pocos pasos delante de él, preparada por si había algún repentino ataque

No tardo mucho en ponerse alerta, pues el inconfundible sonido de una batalla Pokémon se estaba llevando a cabo cerca de su ubicación, no tardaron en observaron a un Weedle y un Caterpie luchando fervientemente el uno al otro, aunque sus movimientos eran realmente torpes, ambos eran lentos y debiluchos, solo pudiendo chocar su cuerpo contra su rival intentando causar el máximo daño posible, aunque en cierta forma en el exterior se veía algo patético.

En un instante Eevee salió disparada a buscar a Lexie, mientras Aki permanecía en el lugar observando la patética batalla que tenia lugar cerca suyo, momento en el que aprovecho para sentarse en un árbol cercano, sacando de su cinturón aquella ball reparada que finalmente había conseguido, simplemente observándola mientras tragaba saliva

—¡SOLO AFRONTALO! —La voz que lo habia perturbado en su sueño había aparecido súbitamente, haciendo que momentáneamente perdiera el balance

—Maldita sea… ¿Qué eres y de donde demonios vengo? —Aki susurro para si mismo mientras observaba la pokeball
Solo pudo suspirar antes dejarse caer el césped para guardar la pokeball de nuevo en su cinturón, después de su experiencia era casi inevitable tener algo de temor acerca de cualquier cosa que estuviese relacionada con él, lo cual lo confundía, quizá debía dejar su investigación atrás y eso seria lo mejor para el

—ALLA VAMOS SCYTHER TIENES QUE DEBILI- —Lexie había llegado corriendo interrumpiendo el leve silencio del lugar para encontrarse con que los bichos simplemente ya se habían debilitado entre sí, al parecer su pequeño encuentro termino en empate

—Vaya… Eso fue mas rápido de lo que pensé —Aki se levanto poco a poco del césped, para observar el intacto campo de batalla —¿En serio esas cosas tan débiles servirán de algo?

—¡SERVIRAN DE MUCHO! —Lexie refunfuño, antes de acercarse a la mochila que Aki portaba, sacando las balls de su interior—¡Ya verás! —Una leve sonrisa lleno su rostro antes de lanzar ambas esferas a cada uno de los bichos

Estas se movieron una… Dos… Y tres veces, marcando su éxito con tres pequeñas estrellas que salieron de la misma, poco tardo la caza bichos en correr hacia ellas para tomarlas rápidamente y guardarlas con mucho cuidado en su cinturón

—¡JAJAJA! ¡LEXIE LA CAZABICHOS LO HIZO DE NUEVO! —La chica salto alegre un par de veces antes de estirarse

—Curioso que te llames a ti misma caza bichos cuando esta es la primera vez desde que te conozco que has atrapado algo para empezar —Aki se levantaba poco a poco del suelo mientras preguntaba, inclinando un poco el rostro con duda

—¡Tú qué sabes de cazabichos maldito amnésico pervertido! —Lexie inflo las mejillas antes de mirar con una expresión enfadada al chico

Por su parte Eevee subió al hombro de su entrenador hasta que al oir su pregunta la pequeña solos suspiro y le dio un pequeño golpe con la pata en su hombro

—¿Qué? Solo digo lo que veo… —Aki levanto los hombros antes de terminar de ponerse de pie

—¡AHORA QUEDATE ATENTO! ¡PRESENCIARAS EL MAGNIFICO ENTRENAMIENTO ESPECIAL DE LEXIE ADELINE! —La chica poso orgullosa

—¿Y eso consiste en…? —Aki solo la miro con los brazos cruzados

—¡PELEAR UNA Y OTRA VEZ CON BICHOS MAS DEBILES HASTA QUE ESTOS PEQUEÑOS EVOLUCIONEN! Y la mejor parte… ¡Es que tú vendrás conmigo todo el día! —Lexie sonrió mientras veía de reojo a su cinturón

—Este día va a ser muy largo… —Aki solo suspiro mientras pasaba las manos de su cabello

—¡Eevee! ¡Eevee! —Pese al no tan bien recibimiento de su compañero, Eevee parecía feliz con el día de entrenamiento por lo que solo salto en el hombro de su entrenador mientras chillaba alegre

En el tiempo que a Aki le costo ponerse de rodillas para amarrarse las agujetas, Lexie ya había salido corriendo buscando Pokémon salvajes cercanos, resignado y mentalizado Aki puso la pesada mochila en sus hombros antes de rápidamente adentrarse en el lugar buscando a su compañera fugada.

El día pese a ser algo cansado no fue tan malo como Aki esperaba, solo seguía a su compañera al primer Pokémon salvaje que viera mientras esta sacaba de su ball a Scyther para debilitar al Pokémon en cuestión antes de sacar a Weedle o Caterpie para que terminasen el trabajo, era aburrido pero al menos era un buen descanso de todas aquellos desafíos duros de roer como el artesano por lo que en cierta manera se tomo el descanso de una buena manera, apreciando el bosque que para este punto se había vuelto rutina, paseaba por el lugar, observando los arboles y obteniendo ese silencio que había extrañado bastante seguido después de haber pasado tanto tiempo en la ciudad habia momentos donde solo se quedaba esperando en un pequeño claro, sintiendo la suave brisa ese sentimiento de calma era sorprendentemente familiar, aunque como el resto de lo que hubiera sido en el pasado simplemente se había vuelto un misterio.

Por otro lado, Lis permanecía vigilante, siguiendo al dúo desde los arbustos, parando en varios momentos para hacer rápidas anotaciones en su libreta, haciendo desaparecer por unos segundos aquella mirada agotada que la caracterizaba, Aki se sentía observado, pero era normal con el montón de Pokémon salvajes acechando por las cercanías

—¡AKI! ¡AKI! —Lexie corría rápidamente en su dirección, con una sonrisa orgullosa mientras daba pequeños brincos para evitar las gruesas raíces de algunos arboles

—¿Qué pasa? —Aki reposaba contra un tronco mientras acariciaba el lomo de su compañera Eevee

—¡Atención! Es hora de que veas algo muy importante —Lexie jugueteo con las pokeballs de su cinturón

—No quiero saber cuál es diámetro ideal de un sombrero de cazabichos… —Aki solo levemente sus ojos antes de cerrarlos de nuevo

—¡No es eso! ¡Te presento a Violet y Spike! —Lexie arrojo con fuerza ambas recientes adquisiciones para mostrar una pequeña y grácil Pokémon de un color morado oscuro, con unas largas, antenas negras y unos pequeños y curiosos colmillos, a su lado un Pokémon de similar tamaño de un color amarillo brillante con negro sobresalía por tener unos grandes picos tanto en la parte inferior de su torso como en ambas patas

—Bonitos nombres, aunque no pude evitar notar que parecen que tendrán los mismos problemas de Scyther contra el Onix de Brock —Aki se levanto poco a poco, mientras Eevee despertaba poco a poco observando a los nuevos Pokémon del lugar, acercándose para olfatearlos

—Esta vez es distinta, tengo un plan y aunque estos dos sean nuevos dejare toda mi confianza puesta en ellos, estoy segura que triunfaran —Lexie cerro los ojos con una sonrisa orgullosa

En ese momento, ambos Pokémon recién salido de su pokeball observaron un poco a su alrededor, especialmente a su entrenadora, aunque casualmente y siendo apenas un segundo ambos cruzaron miradas, rápidamente se alejaron del otro mientras exclamaban agresivos gruñidos

—Creo que… No parecen llevarse muy bi-

Antes siquiera de que Aki pudiese terminar la frase ambos habían comenzado a pelear, aunque no parecían aprovechar mucho sus nuevas formas totalmente distintas de su pequeño origen, ambos, aunque pretendían chocar su cuerpo buscando provocar algún daño, aunque de nuevo parecía que este encuentro no estaba llevando a ningún lugar solo provocando un choque de fuerzas exactamente igual a como Aki lo había presenciado por primera vez

—¡Esperen! ¡Esperen! ¡Tiempo fuera! —Lexie intentaba calmar a sus alborotados aliados, aunque estos no paraban de atacarse con odio en uno al otro

El continuo choque continuo hasta que como si fuera un reflejo de su primer encuentro ambos cayeron al suelo debilitados prácticamente al mismo tiempo, teniendo otro empate al marcador que por ahora seguía igual

—Aja… Creo que solo me queda confiar en que realmente tu plan sea bueno —Aki solo pudo levantar una ceja al observar al abatido dúo

—Tampoco es un plan tan complejo, pero funcionara… O al menos eso espero —Lexie rio nerviosa antes de devolver a ambos cansados Pokémon a su esférico hogar

Con dos Pokémon mas en su arsenal y con el anochecer a las puertas ambos entrenadores reanudaron el regreso al centro Pokémon mientras que el camino para este punto ya rutinario relajaba un poco el ambiente.

—Necesito parar en el centro Pokémon para hacer que los chicos descansen y después partiremos al gimnasio —Lexie sonrió confiada mientras veía al rojizo cielo

—Wow… Espera ¿Estás segura de que es buena idea? Esos Pokémon son literalmente de hoy y ya quieres desafiar al gimnasio de nuevo ¿No es un poco rápido? —Aki recordó momentáneamente el primer combate y su desastroso final

—Lo sé… Pero esta vez será diferente, es el primer gimnasio y aunque este en una gran desventaja confió en mis Pokémon y ellos confían en mi —Lexie saco las tres pokeballs de cinturón para observarlas mientras caminaba

—Bien… Solo espero que tengas razón… Es un avance que no solo tires a Scyther pretendiendo que este es imposible derrotar —Aki suspiro, aunque la preocupación no podía abandonarlo tan fácilmente

—Una futura campeona no puede dudar —Lexie guardo lentamente sus pokeballs mientras devolvía su mirada al camino

—Pues literalmente ayer lo hiciste… —Aki miro a Lexie confundido

—¡No empieces! —Ella refunfuño mientras alzaba su puño enfadada

El resto del camino fue silencioso, Aki solo podía esperar que lo que fuera que tenía en mente funcionara mientras que Lexie se mantenía todo lo serena que podía, aunque era bastante evidente notar su nerviosismo, finalmente, después de una corta travesía y de un corto momento en el centro Pokémon ambos compañeros se encontraban frente a las puertas del gimnasio

—Aquí estamos de nuevo… —Lexie dijo por lo bajo mientras apretaba los puños

—Esperemos que esta vez de verdad algo cambié —Aki miro de reojo a Lexie antes de mirar a Eevee que permanecía en su hombro, dedicándole una corta sonrisa

—No lo descubriremos aquí fuera —Rápidamente Lexie se adentro en el lugar, a un paso rápido, dejando atrás a Aki y Eevee

—Supongo que no… —Aki dudo un segundo, pero no tardo en seguir a Lexie a un igualmente rápido paso

—¡Bienvenidos al gimnasio de roca! —Una voz ya para este punto familiar para Lexie había aparecido

—Blablabla, ya se me el discurso ¡Vayamos a la parte interesante! —Lexie rápidamente saco la primera ball de su cinturón antes de ponerse en posición  

—Así que eres tu de nuevo, veamos si esta vez algo puede cambiar —Brock mantuvo la mirada firme, mientras llevaba la pokeball de Onix a su mano

—¡Vamos Lexie! —Aki permanecía en las gradas, mientras que Eevee observaba desde su cabeza

—¡Eevee! ¡Eevee! —Chillo en señal de apoyo

La arena permaneció silenciosa unos segundos mientras el arbitro se ponía en posición con un pequeño banderín en cada mano, antes de prepararse para levantar la voz
 
—¡Por la medalla de gimnasio de ciudad plateada! ¡Lexie Adeline como retadora contra Brock líder de gimnasio! —Retrocedió unos pasos antes de mover rápidamente ambos banderines —¡Ahora!

—¡Adelante Onix! —Brock grito mientras el intimidante Pokémon de gran tamaño había salido, haciendo temblar ligeramente la arena

—¡Spike no me falles! —Lexie arrojo su pokeball haciendo que aquel Pokémon amarillo saliera al combate
—¿Un Beedrill? Que extraño, creía que para este punto dejarías de usar bichos —Brock cuestionaba mientras parecía inmutable

—¡Eso nunca! —Lexie grito decidida antes de apuntar al Onix con su dedo —¡Adelante Spike hagámoslo!

Por la mente de Lexie pasaron pequeños recuerdos, aquellos que habían provocado su golpe de inspiración, recordó a su padre, un hombre común y en el exterior de aspecto algo debilucho, con unas grandes gafas negras que nunca abandonaban sus ojos cafés oscuro, recordó aquellos cortos recorridos por el bosque cercano, mientras este le explicaba con dedicación cada pregunta que ella quisiese saber

—Papi ¿Por que dicen que hay que tener cuidado con los Weedles si eres un entrenador novato? —Ella cuestiono mientras observaba a un Weedle en su pokedex  

—Oh… Bueno, eso se debe a un movimiento que envenena fácilmente, si no tienes cuidado pueden mermar a tu Pokémon rápidamente antes de dejarte indefenso, curiosamente sus evoluciones en estado salvaje raramente pueden provocar este efecto, pero con un entrenamiento cuidadoso de su entrenador pueden mantenerlo por siempre —Su padre respondió con una ligera sonrisa mientras observaba a su lado la imagen de aquel Pokémon

Los ojos de Lexie se abrieron de nuevo, antes de proclamar esas palabras esperando que tuviese la suerte de que el movimiento causara el efecto que ella deseaba

—SPIKE ¡USA PICOTAZO VENENOSO! —La entrenadora grito mientras apuntaba con su dedo al objetivo

—¡Beedrill! —El Pokémon obedeció antes de lanzarse contra el gigantesco rival, intentado incrustar el aguijón de su torso en alguna parte de su rocoso ser

El Onix de Brock no parecía haberse inmutado, por unos pocos segundos este parecía un poco desorientado, pero solo basto con que este agitara un poco la cabeza para que este repentino malestar se fuera

—¡Maldita sea! —Lexie chillo mientras golpeaba débilmente el suelo con su pie —¡VAMOS SPIKE, NECESITO QUE RESISTAS! —Grito fuertemente mientras miraba con expectación al Onix rival

—Veo tu pequeño plan, he de admitir que es una mejora, pero no significa que puedas ganarme tan fácilmente —Brock solo sonrió ligeramente antes de gritar su orden —¡Lanzarrocas!

Tanto como Onix como Beedrill estaban atentos el uno del otro, pero basto con la orden de su entrenador para que el gigante de rocas rápidamente obedeciera lanzando varias rocas directamente su boca, el Pokémon bicho se movía de un lado a otro intentando buscar algún hueco para esquivar, pero falto un pequeño descuido para que un par de rocas lo impactasen haciendo que cayera derribado de su rápido vuelo

—¡Spike! —Lexie se movió en los exteriores de la arena, para acercarse a su compañero para observar su estado

Este permaneció en suelo unos pocos segundos, antes de que sus alas volvieran a agitarse débilmente haciendo que poco a poco alzara vuelo de nuevo, aunque esta vez notándose su pérdida de agilidad

—¡Bien hecho Spike! —Lexie lucho por contener la alegría intentando mantenerse concentrada en el combate —¡Intentémoslo de nuevo! ¡Picotazo venoso!

—¡Beedrill! —Este es mantuvo en el aire de la mejor manera que podía, pero pese a las dificultades volvió a clavar su aguijón en el rocoso ser del rival

Este volvió a tambalearse ligeramente intentando sacarse esa molesta sensación de encima volvió a agitar su cabeza rápidamente, pero esta vez no había parecido ser suficiente, tanto su mirada como sus movimientos lo demostraban, el veneno del Pokémon bicho lo habían afectado

—¡Lanzarrocas de nuevo! —Pese al contratiempo no era momento de que Brock retrocediera

Onix tambaleo ligeramente, pero eso no evito que lograra llevar a cabo el movimiento, unas grandes rocas salieron de su boca, dirigiéndose a toda velocidad hacia Beedrill que en su estado poco podía hacer para poder intentar evitarlas, cayendo rápidamente al suelo, esta vez totalmente debilitado, por su parte Onix parecía recibir las consecuencias del potente veneno

—Bien hecho Spike —Lexie observo orgullosa a su aliado antes de devolverlo a un lugar seguro, antes de arrojar otra pokeball de su cinturón mientras de nuevo, un pequeño recuerdo azotaba su memoria

Se veía a si misma de nuevo, curioseando el aparato tan genial que su padre le había regalado, paseando la mirada por todos los Pokémon que pudiese, antes de levantar el rostro mientras se rascaba la mejilla algo confundida

—Papi, hay muchos Pokémon demasiado grandes y terroríficos aquí… ¿Se pueden derrotar de verdad? —Ella pregunto con cierta inseguridad

—Ningún Pokémon es imposible de derrotar y ninguno es perfecto… Todos tienen fortalezas y debilidades —Su padre sonrió mientras se retiraba los anteojos de sus cansados ojos —Hay Pokémon resistentes y aterradores, pero por pequeño que sea siempre hay un punto débil

—¿Un punto débil? —Lexie se llevo la mano a su barbilla, mientras observaba la imagen de un Pokémon azul con grandes tentáculos

Lexie volvió de su recuerdo para posicionarse detrás de Violet antes de gritarle con gran decisión y volumen
 
—¡ADELANTE VIOLET! ¡USA CONFUSIÓN! —Lexie sonreía emocionada mientras apuntaba con su dedo

—¡ONIX LANZARROCAS DE NUEVO! —Brock esbozo una sonrisa al escuchar el movimiento rival

Ambos Pokémon reaccionaron lo más rápido posible pero el gran tamaño de Onix no le permitía desenvolverse con rapidez, los ojos de Violet se iluminaron de un brillante color morado antes que una gran fuerza casi invisible recorriera el lugar dando de lleno en el Pokémon enemigo haciendo que este retrocediera herido hacia atrás, cada vez tambaleándose mas por los daños recibidos pero aun con los mejores esfuerzos de Violet parecía que el Onix del líder no estaba dispuesto a caer liberando las ya habituales rocas que esta vez el pequeño Pokémon no pudo resistir, cayendo rápidamente al suelo sin signos de poder seguir luchando

—Bien hecho pequeña, lo hiciste bien… —Lexie rápidamente la devolvió a su pokeball antes de sacar la última que poseía en su cinturón, aquella con la palabra “Fuerte” plasmada en ella

Onix rugió fuertemente antes de recibir aun mas daño de aquel veneno que lo había metido en un fuerte aprieto, aun así su fuerte mirada no parecía desaparecer, al contrario parecía tomar cada vez mas fuerza mientras este se movía con lentitud y contundencia a través de la arena del gimnasio, de repente un conocido había vuelto a pisar la arena, Scyther vio directamente a su ya debilitado rival un poco disgustado de no haber podido ser el que lo derrotara completamente se posiciono, moviéndose de un lado a otro con una velocidad de vertido mientras golpeaba sus enormes garras entre ellas buscando el máximo filo posible

—VAMOS ONIX, SI RESISTES UN POCO MAS NOS LLEVAREMOS LA VICTORIA ¡LANZARROCAS! —Brock grito con emoción, rompiendo se aparente tranquilo temple

—¡SCYTHER! ¡USA PERSECUCIÓN! —Lexie mantenía su pose rigida y fuerte, siguiendo la batalla a cada segundo
Ambos Pokémon buscaron llegar al otro lo más rápido posible, mientras Onix parecía comenzar a generar mas rocas de su boca Scyther se movía de un lado a otro cada vez más rápido hasta que en un parpadeo había desaparecido completamente del gigantesco Pokémon, hasta que se percato demasiado tarde que este se encontraba a su espalda lanzándose con toda la fuerza que tenia con sus garras por delante dándole un fuerte golpe.

Onix después del ultimo golpe había interrumpido su intento de atacar, solo agitándose un poco intentando seguir en pie unos instantes mas fracasando en el intento mientras caía bruscamente al suelo con un fuerte golpe acompañado de una brisa llena de arena que tardo unos pocos segundos en dispersarse, para mostrar al gigantesco y resistente Pokémon en el suelo, sin fuerzas para seguir luchando.

—¡EL ONIX DE BROCK NO PUEDE CONTINUAR! ¡LEXIE ADELINE LA RETADORA HA GANADO ESTE ENCUENTRO!

DIVIDIDO
-Sip, yo también estoy escribiendo cosas y no tengo citas cools para promocionarme, así que solo diré "Léelo, sé, que te va a encantar"
 0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)