Índice - Deseos de Cosas Imposibles
#1
Bienvenidos a lo que va ser (si las cosas salen bien) el fanfic más largo que he hecho en lo que llevo escribiendo sobre estas cosas. Es una historia que por ahora esta siendo una montaña rusa de emociones... escribirla, digo, leerla no lo sé xd. Es probable que les guste o puede que no, pero al menos esta bien hacer el intento. En un principio, trataré que la publicación sea semanal, pero si me surge algún imprevisto, no alcanzo a corregir el cap o simplemente no alcanzo a mantener el ritmo (llevo escrito hasta el cap 30, pero ahorita estoy yendo lentito), supongo que tendré que romper con eso.

Agradecimientos a @Maze  por su beteo de los primeros caps.  Bueno, vamos con el indicé. Esta historia va estar dividida por arco
 como buen chonen.
Indicé
Primera Parte: Nos Veremos en La Isla Bonita
Primer Arco: Vida Diaria...Más O Menos

Capítulo 1: Se Deben Respetar Todas las Tradiciones... Más o menos
Capítulo 2: No Hay Muchas Reglas en el Club de la Lucha
Capítulo 3: Las Escaleras al Cielo No Están a la Venta
Segundo Arco: Antara
Capítulo 4: Ojala Pudieras Regresar en el Tiempo
Capítulo 5: Los Muertos no Ocupan Terapia… o Al Menos No Merece la Pena Dársela
Tercer Arco: Los Sobrevivientes
Capítulo 6: Los Poetas que Se Pierden en Islas Bonitas
Capítulo 7: El Recorrido de Alfred es Más Infructuoso que la Investigación

Capitulo 8: Los Corazones No Pueden Quemarse
Capitulo 9: Bienvenidos a Laboratorios Valt
Capítulo 10: A Veces Se Te Escapa el Aire
Capitulo 11: Un Mal Ofrecimiento
​​​​Capítulo 12: Charlie No Nombra los Capítulos, los Capítulos Nombran a Charlie
Capítulo 13: A Veces es Bueno Detenerse por Unos Segundos
Cuarto Arco: Las Sombras de La Isla Bonita
Capítulo 14: Déjate Arrastrar por el Río Babel
Capítulo 15: Es Imposible Atrapar una Sombra
Capítulo 16: Regreso de Soñar (Los Primeros Tres Minutos)


Segunda Parte: Las Sombras de la Noche Que Vagan sin Destino
Primer Arco: Luces Antes que Sombras

Capítulo 17: Asuntos Familiares
Capítulo 18: Las Bebidas No Vienen del Paraíso
Capítulo 19: Las Justas de las Playas No Son Justas
Capítulo 20: La Sombra de La Sirvienta es Más Grande que la del Guardia
Capítulo 21: La Sombra de la Debilidad 
Capítulo 22: ¿Duelo de Caballeras?
Capítulo 23: ¿Es Malo Lamentarse?
Segundo Arco: Noveno Sicario
Capítulo 24: Mente Insana, Cuerpo Sano y Viceversa
Capítulo 25: Un Pequeño Exito No es Mejor que un Gran Fracaso
Tercer Arco: Octavo Sicario
Capítulo 26: El Gran Evento Benefico de Laboratorios Valt (1/2) - El Gran Evento Benefico de Laboratorios Valt (2/2)
Capítulo 27: El Paraíso Perdido
Capítulo 28: ¿Qué Estás Haciendo?
Cuarto Arco: Séptimo Sicario

Capítulo 29: حلم ليلة الصيف (Un Sueño de una Noche de Verano)
Capítulo 30: ليلة صيف بلا نوم (Una Noche de Verano Sin Dormir [1/2])



 
Indice de personajes (Posibles Spoilers)
Mostrar Protagonistas (Candelor)
Denisse Flower: Una eevee inventora y con poca moralidad. Líder.



As: Earth, Wind And Fire Puede cambiar de eeveelución por dos-tres segundos para resistir ataques o aprovecharse de su morfología. Además, puede cambiar al Flareon Mode y al Jolteon Mode, que le permite usar ataques de esas eeveeluciones hasta cierto punto. 

Laura Miller: Una glameow de barrio que prefiere el combate agresivo. 




As: ???-Hace girar las cosas con su cola. 

Michelle Granat: Una brionne amable con aspiraciones de exploradora.




As: Famous Blue Raincoat - Congela cualquier líquido que moje su cuerpo. Sudor, agua o cualquier fluido.

Zaira Flower (anteriormente Moad): Una meowstic originaria de Silem. Fue adoptada por la Familia Flower, haciéndose hermana de Denisse y de Leandro.




As: Time Out - Detiene partes del cuerpo de una persona o cualquier otro objeto con solo chasquear los dedos. La parálisis dura por cuatro segundos. Solo puede detener un objeto a la vez. Mientras un objeto es detenido, sigue acumulando energía cinética al ser golpeado o movido, la cual explota de golpe cuando se acaba la parálisis y puede causar un impacto mayor. 


Mostrar Made In Heaven
 
Melina De la Rosa: Una steenee que busca muchos beneficios. Líder de Made In Heaven, un grupo revolucionario.

As: ???

Asunción De la Cruz: Una sylveon vieja y melancólica. Antigua madre adoptiva de Zaira.




Remedios De la Estrella: Una lopunny shiny que siempre habla de tú. Lleva una chaqueta muy impráctica para hacerse la atractiva.





Mostrar Excalibur
Señor Excalibur: Sawk. Paralitico por un hecho desconocido y a pesar de eso, tiene mucho poder espiritual. Padre de Danielle y Director de la secundaria Excalibur

Danielle Excalibur: Una honedge que tiene la caballerosidad, ante todo. Líder del club de pelea de la secundaria Excalibur e hija del director.

As: Buen Caballero - Durante un combate, puede declarar una predicción de lo que puede pasar y una mejora que quiere recibir en sí misma. Si se acierta, se obtiene lo que se pidió. Si se falla, se obtiene lo contrario. Las cosas que se pueden pedir son mejores dependiendo de la exactitud de la predicción. 

Elizabeth Seagull: Una vulpix de hielo que tiene una doble vida. Una como una ojou-sama y otra como una combatiente eficaz. 

As: Winter in F Minor - Puede hacer copias de si misma o de otros objetos o pokémon con solo tocarlas. El daño que recibe la copia será el mismo que el que reciba el original, pero en una escala menor. Dependiendo de que tan meticulosa es la copia, ocupa más esfuerzo o menos.

June: Una pachirisu que solo quiere combatir. 

As: Beat It - Puede controlar la electricidad que produce y adquiere del entorno para recubrir sus músculos en una red de protección que absorbe los golpes.

Beatriz Folk: Una zizagoon iracunda. Antigua amiga de Laura y ex habitante de Villa Celebi así como hija adoptiva de Sir Valt.

As: Highway to Hell - Controla el aire que toca su cuerpo para impulsarse y alcanzar velocidades altas.


Mostrar Sombras de la Noche
Primer sicario/lider: Un Torracat taciturno. Sobreviviente de la Isla Bonita. 

Segundo Sicario: Carlos Santana. Un sandslash de hielo con una actitud fría.

Tercer Sicario: Ana Gabriel. Una gliscor adicta a las apuestas. 

Cuarto Sicario: ¿??

Quinto Sicario: ¿??

Sexto Sicario: ¿??

Séptimo Sicario: Ruzalia (Rosalía en Ibérico/español): Una medicham creyente de la religión del gran genio y proveniente de la región de Silem. Usa el burka si tiene que salir a cualquier lado donde machos puedan verla.

As: Bagdad - Le permite parasitar el aura de un pokémon para obtener siete serpientes espirituales (de las cuales pueden usar seis ya que la séptima es la que mantiene a la pokémon parasitada en un estado de coma) al tocar con una de sus manos a su victima durante unos segundos. Cada serpiente puede usarla para vigilar desde un punto especifico o que se enrosquen alrededor de objetos o del cuerpo de los demás o incluso el suyo propio, como cuando aprieta sus músculos de sus brazos o de sus piernas con ellas para dar golpes certeros. Cada serpiente desaparece cuando ha cumplido su cometido.

Octavo Sicario: Alejandra Guzmán. Una Aromatisse expresidiaria bastante preocupante y digna para tener más de treinta.

As: Reina de Corazones - Un ángel que acompaña a su usuaria a todas partes, pero que se hace débil con el tiempo. Para remediarlo, puede separarse de él y luego volver a unirse, lo que le devuelve la fuerza original. Puede invocar fuertes vientos con sus alas Al unirse, se vuelven uno solo y todas sus habilidades pasan a la usuaria.

Noveno Sicario: Alfred. Un Mewtwo creado por el doctor Misaka e inventor. Se obsesiona bastante fácil. Sus invenciones más famosas son los genesect elementales.

As: The Model - Su consciencia se mueve de aparato electrónico a aparato electrónico, pudiendo controlarlo desde dentro. Lo que podrá hacer depende del aparato. Por ejemplo, puede ver a través de aparatos que tengan una cámara y puede mostrarse a si mismo con aparatos que tengan una pantalla. También puede mover a otras personas. El problema es que su cuerpo físico estará vulnerable mientras use la habilidad.

Decimo Sicario: Jorge Drexler. Un dhelmise viajero.

As: Movimiento – Puede moverse entre cuerpos de agua cercanos uno del otro. Sirven piscinas o cualquier contenedor que tenga suficiente agua con profundidad para sumergirse parcial

Onceavo Sicario: Soda Stereo. Un mimikyu tramposo.

As: Persiana Americana – Es capaz de crear persianas ocultas para atacar a través de ellas y desplazarse.



Mostrar North Marine Star - Dignos de Mención
Lady Valt: Sylveon shiny. Delegada de 1-A en Candelor. Un poco huraña por la evolución prematura.

Leandro Flower: Umbreon. Estudiante aniversario. Hermano mayor de Denisse Flower.

María: Lopunny. Sirvienta de los Flower.

Elektra Smith: Pikachu. Estudiante de Candelor y miembro del club de la lucha. 
As: High Voltage - En vez de generar electricidad, genera plasma.

Sansa Stark: Charmeleon. Estudiante de Candelor y iembro del club de la lucha
As: ¿?

Claudia Granat: Gothitelle. Tutora de segundo año de Candelor. Esposa de Larissa Granat y madre de Michelle Granat. Responsable y diligente.

Larissa Granat: Una primarina que actualmente es modelo. Antigua exploradora. Esposa de Claudia Granat y madre de Michelle Granat.

Sir Valt: Vaporeon shiny. Padre de Lady, de Beatriz y otros hijos adoptivos. Químico y dueño de Industrias Flower. Sobreviviente de la Isla Bonita.

Leonard Flower: Flareon. Padre de Denisse, Zaira (adoptivo) y Leandro. Inventor y dueño de Industrias Flower

Iris Flower: Espeon. Esposa de Leonard y madre de Denisse, Zaira y Leandro. Ama de casa… más o menos.

Miss Valt: Delcatty. Madre de Lady y antigua esposa de Sir. Falleció de pokérus de pulmón cuando Lady era una niña.

Hijos adoptivos de Señor Valt: Zizagoon monocromáticos. Hijos adoptivos de Sir Valt y hermanos menores de Beatriz y Lady.
Unos estudiantes de primaria irascibles.

Harry Seagull: Spheal. Hijo del alcalde y estudiante de primaria. Hermano menor de Elizabeth Seagull.


Lisa o Elisa Valt (anteriormente Folk): Linoone. Esposa actual de Sir. Antigua habitante de Villa Celebi y Ex esposa de Ramon Folk. Madre de Beatriz, los mapaches y madrastra de Lady. Muda debido a un incidente desconocido, pero se sospecha.

Berenice Scarlet: Una jynx. Esposa del señor Scarlet.

Señor Scarlet: Glalie. Dueño de chocolates Scarlet.

King: Un Kingler que es mala gente.

Señor Spinda: Dueño de la cafetería Spinda. 

Comandante Gonda: Golem. Capitán de Policía de North Marine Star.

Alcalde Seagull: Walrein. Alcalde actual de Puerto Lugia en su antiguo mandato. Un poco anticuado.

Señora Seagull: Esposa del alcade. Una ninetales de hielo con muchas ocupaciones.

Anastasia Whirlpool: Machoke. Líder del club de pelea. 
As: ¿??


Mostrar Dignos de mención en Villa Celebi
Nicole: Sentret. La chismosa profesional del Barrio Gris.

Comandante Smoke: Un anciano Torkoal que fue de los sobrevivientes de la Isla Bonita. Antiguo comandante. 

Reina Gray: Una minccino. Estudiante de sexto de primaria. Cohibida.

Roy Gray: Un ambipom ex líder de los Dynamic Punch. Muerto en una pelea de pandillas. Hermano de Reina y Ray.

Ray Gray: Un aipom adicto a las bebidas hasta tal punto que su mente esta echada a perder. Hermano de Reina y Roy.

Samanta Fox: Una nickit estudiante de secundaria. Hermana menor de Diego Fox. Bastante vaga.

Diego Fox: Un thievul. Lider de los Dark Thieves. Hermano mayor de Samanta. Un caballero embustero.

Adrián: Un zorua enamorado de Laura. 

Keira: Una eevee con flequillo. Le gusta pedir favores

Jayden: Un sneasel con hoces de hielo, supongo. Lleva su Walkmon a todos lados.
As: Mirage - Crea copias fantasmas de sí mismo con pisar el suelo.

Señor Appeston: Un slaking. Buen tendero, mejor persona.

Ramón Folk: Obstagoon. Un sujeto violento. Ex marido de Lisa Folk.
As: Every Breath You Take – Al tomar aire, crea una armadura alrededor de sus músculos. Puede mantenerla para defenderse y soltarla para atacar.

Reyes Gray: Una cinccino. Madre de Ray, Roy y Reina. Secuestrada.

Lucía Miller: Una purugly. Madre de Laura. Trabaja en una tienda. 

Lider del Barrio Gris: Un stoutland capitán de policía. Se sospecha que tiene un as.

Hijo del lider del Barrio Gris: Un Herdier pervertido que también es policía. Se sospecha que tiene un as.

Mostrar Otros
Akram/Antara Moad: Un meowstic. Imitador de terrorista y tío de Zaira.
As: Rewind - Rebobina un objeto a su estado anterior. No funciona con pokémon al menos que se chasquee los dedos en el mismo instante en que fueron explotados.

Dr. Misaka: Un drowzee. Creador de Arthur y Alfred.

Arthur Rembad: Un Mewtwo creado por el doctor Misaka. Miembro de los poetas perdidos.
[Imagen: g325fpf.png]
Los Fan Arts usados en esta edicion son propiedad de sus respectivos autores
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder

Longfic- Deseos de Cosas Imposibles

Extension largaLongfic
FranquiciaMystery Dungeon
GéneroAcciónComedia
Resumen

Una joven eevee planea convertirse en líder mundial, pero los sueños no son fáciles y menos uno así

AdvertenciaDrogasViolencia
Capítulo 6

He leído muchas pelotudeces en mi vida, pero el arranque de este capítulo debe estar ahí rankeando entre las mejores. Claramente el resto de pelotudeces también corresponden a tu fic, pero son de las que da gusto haber leído por lo infinitamente huevonas que son. Todavía no logro distinguir si lo del microondas portátil es una joda, una referencia cruzada a Index y a Steins;Gate o el mejor motivo jamás ideado para invocar un Mewtwo. Le re cabió a Gerber pero acá tenemos la mejor historia de origen del gatote.

¡¿Y por qué hacés humor slapstick con Mewtwo?! ¡¿En serio ese va a ser el nivel de comedia ahora?! Oh well, funcionó. No me reí pero imaginate que es como cuando uno no se ríe pero igual pone "lol" o "esquisde" por cortesía y porque un cachitito de gracia sí que le hizo.
 
Cita:—¿Quién soy yo? No soy más que una mota de polvo en el universo navegando en los mares de la consciencia. Mi vida no es más que una serie de desgracias sucedidas una tras otra, unidas por una relación causa efecto que solo puede ser causa de un creador inconsciente. Ese creador nos dejó a todos en un mundo desolado sin más esperanza que vivir como vagabundos que caminan en busca de la sopa de su vida.

Adoro al Mewtwo forma sociedad.
 
Cita: 
—Ese traje señala una de las obsesiones que tienen los seres pokémon de tener el control de otro ser pokémon. Nos han enseñado a ver el mundo debajo de un lente egoísta que contempla a los demás como meras ilusiones que solo completan a las nuestras, las que persiguen sin motivo.

Posta dice las mismas cosas que empecé a decir yo de chiquito cuando aprendí a hablar.

No, ahora en serio: tu Mewtwo debe ser el personaje más divertido que encontré hasta ahora en tu fic. Es impresionante cómo roba cámara el hijo de puta soltando las pelotudeces que suelta y la forma dramática y melancólica en que lo hace, con su gabardina de película noir de los 50s y todo. Es espectacular (ah re que esa frase la tira siempre Meri).

Y cada vez que sale y dice algo lo imagino con esta musiquita de fondo y este tono:



Parece que es a partir de acá cuando por fin vamos a tener un arco concreto y a las protas persiguiendo un objetivo específico, todo gracias a las maravillas de la extorsión. A ver si podés seguirle el hilo a tu propio plot o si el próximo capítulo va a ser random...

Capítulo 7

Y por ahora no hay mucho rumbo claro. Vemos un poquito de slice of life mientras Denisse investiga para obtener un autógrafo (lo de ocultar la foto es pura fachada), un gag chistoso pero sacado de la galera con un Meowth de Alola y vos queriendo que odiemos a esa fucking Sylveon más de lo que ya la odiábamos desde el primer capítulo. Como no está pasando nada demasiado interesante para mí (cenas de gala, puaj), vamos a algo técnico:

Creo que escribís muy bien y manejás un timing perfecto para los diálogos, pero cuando tenés que mandarte párrafos descriptivos con muchas cosas pasando... te desordenás demasiado. Falta separar un cacho los párrafos, dividir de manera más prolija las oraciones, abusar un cachitín más de las comas. Porque, aunque muchas veces me genera esa sensación de caos que puede servir para personajes de personalidad caótica o estrafalaria, o para momentos que tengan que dejar al lector tan exhausto como quedan los personajes involucrados en la acción, en general solo me formulan un matete en la cabeza que no me permite disfrutar lo que estoy leyendo porque estoy esforzándome por armar el rompecabezas del texto.

Por ejemplo:
 
Cita:Unos momentos después de que las dos hembras de la familia Flower se hayan ido, un peculiar ser apareció de pronto en medio de la cafetería Spinda, de la misma especie que Arthur Rembad, con la diferencia de que había visto demasiadas caricaturas para niños en sus escasos años de vida. Vestía una especie de gabardina morada de cuello alto que escondía un montón de bolsillos que a su vez ocultaban numerosos artefactos maléficos. No le importó notar las miradas de los asistentes del lugar mientras comenzaba a olisquear la barra y los taburetes hasta que encontró el olor que anduvo buscando todo este tiempo, a base de separar otros que no le interesaban como el de una joven recién iniciando la pubertad y el del perfume de una señora de mediana edad que estaba a punto de llegar a los cuarenta. En el brazo tenía una especie de teclado con una pantalla LCD del tamaño de una pequeña barra que siempre mostraba números en color verde porque era un color de lo más informático. Al acabar de absorber los rastros del líder de los escritores perdidos, aporreó las teclas de su extraño brazalete. Unos cuantos pitidos más tarde, los números verdes se deformaron como plastilina digital hasta formar las mismas letras que pulsaban sus dedos blancos para luego pulsar “enter” lo que hizo que los dígitos recuperaran su forma, que casi de inmediato, volvió a cambiar para mostrar un simple “ok”. Aparte de las teclas normarles de un ordenador, había que mencionar que, en el comunicador del hermano del poeta, existían cuatro teclas adicionales, presionó una de ellas y el aparato lanzó una señal al cielo que luego rebotó en un satélite el cual liberó una pieza de metal que bajó a la tierra.

Solo ver la pila de texto quoteada ya es un dolor para los ojos. Pero si encima leés cosa por cosa... ¡Es más insoportable todavía! Es como ver Matrix pero en velocidad 3.5 con el volumen al palo. Todo lo que amé de la presentación de Mewtwo Poeta Maldito lo detesté de la presentación de Mewtwo Hacker Bebito. Ojalá que no tarde en morir.

Ufff cómo odié este capítulo. Veníamos de una seguidilla excelente (los últimos dos dejaron la vara altísima) pero acá me embolé como no te podés dar una idea. Igual comprendo que estás construyendo a la potencial amenaza para las protas y que había que introducir al otro bando de malos de alguna forma. Pero... fue bastante poco interesante. El otro Mewtwo no es ni la mitad de divertido que el orishinal. Y las chicas rumbeando sin rumbo por la ciudad metiéndose en mercerías y perfumerías no son precisamente algo entretenido de leer para mí. Pero comprendo tus fetiches con la high society. (?)

Capítulo 8

Fuck, este es dos veces más largo que los anteriores. Lo cual significa que, si es bueno, la voy a pasar bomba. Pero si es malo... Posiblemente hasta acá llegue con el comentario de hoy. ¡Mierda! No, quiero llegar al diez para redondear. Bueno, vamos a ponerle todo el entusiasmo del mundo usando el meritruco de imaginar a todos los personajes como gijinkas. A ver si funciona mejor de esa manera.

Acá arrancamos 50/50. Por un lado, una descripción preciosa de la iglesia y una introducción interesante a las religiones bifurcadas de la región. Tiene sentido que los habitantes sean tan superfluos y loliconeros como para preferir a Meloetta por encima del todopoderoso Celebi. Vemos a Vero siendo introducida con... humor slapstick. ¡¿Otra vez?! xD
 
Cita: 
Las historias de Verónica eran como recibir una paliza. Lo único que podías hacer era aguantar con la esperanza de que te deje algo bueno.

¡A mí no me engañás! Después de torturarme con párrafos como los del capítulo anterior, ahora no podés presentar a un personaje cuyo gimmick es hablar tanto hasta por los codos que se vuelve confuso e insoportable. ¡¡PERO SI ES LO MISMO QUE ME SACA DE QUICIO CON ESTE FIC!! AAAAAAGH. Bueno, igual no te niego que me causa cierta gracia y empatía ese tipo de personalidades nerviosas e hipercomunicativas que sienten que se ahogarían en el silencio si dejaran de parlotear por un segundo. Pero definitivamente no disimula los párrafos abusivos que metés en ciertas narraciones sin diálogo.

Hasta que llegamos a la biblia de Arceus, su hijo Mew a upa, la Meloetta danzando alegremente entre las llamas, y toda la advertencia súper dorky pero hilarante de que quemaría todo si se toca una estúpida campana cinco veces. Solo porque... pintó la amenaza cuasi apocalíptica. xD!
Aunque lo mejor de todo definitivamente es:
 
Cita:Martínsito

JAJAJAJAJA QUE ES ESE NOMBRE JAJAJAJAJAJAJ

Ah, y tenés que dejar de describir a los pokes con tantas vueltas en lugar de decir directamente qué fucking especie son. En lugar de adornar el texto para que se vea más bonito, solo confunde más al lector que intenta descifrar QUE CARAJO ES UN MONO CON COLA DE BROCHA. No existe ningún pokém-- ¡¿SMEARGLE?! ¡¿MONO?!

Es hilarante que vayan a demoler zarpada iglesia para un supermercado. Espero que al menos sea un supermercado de esos gigantescos, porque sino... terrible desperdicio. Aunque yo prefiero comprar ketchup y galletitas que arrodillarme ante estatuas de piedra.

By the way: Festival de Purificación Aria... ¿No podían haber elegido un nombre menos nazi? xD
 
Cita:Mientras sucedía esta conversación, Martín no dejaba de sollozar por semejante muestra de violencia que veía ante sus ojos. Al caminar hacia atrás, se tropezó, tocando la campana con su cuerpo. Adentro de la estructura de iridio, alguien había puesto un aparato que era una especie de grabadora inmediata con altavoz, que grababa el sonido para reproducirlo tres veces más, dando la impresión que la tocaron tres veces seguidas. Unos instantes después, unas verjas de madera taparon los huecos por donde cualquiera de los dos podía huir de ahí

LOL. Esto sí que fue un buen uso del slapstick. Qué estúpida pero brillante idea la de la grabadora de sonido. ¿Tan estúpidos iban a ser los dioses para no prever que alguien podría usar una cosa semejante? Incluso un Exploud o un Chatot podrían haber replicado el sonido... creo.
Igual te tengo que restar puntos por los chistes escatológicos con el Riolu monaguillo.
 
Cita: 
La victrebell frunció el ceño.

Todo este tiempo pensé que era una Carnivine. ¡¿VES?! Las descripciones por sí mismas no funcionan; tenés que aclarar cuál es el poke porque sino armo mal al gijinka en mi cabeza. (?)

Y a partir de ahí, todo se vuelve oro puro. La pelea contra el fanático religioso medio sectario es hasta ahora la mejor en tu fic, y manejás excepcionalmente el desencadenamiento de los hechos hasta que estalla todo en una swordfight con garras incluidas y biblias que se convierten en armas y en fuego y en lava. Muy infernal todo. Pero además el modo en el que va escalando y en el que Laura se da cuenta de cómo pwnear al dragón te quedó muy claro y muy ordenado. Para ser uno de tus párrafos largos interminables... la verdad es que no sentí ganas de llegar al punto y aparte en ningún momento. Estaba recontra compenetrado con ese combate.

Más slapstick, pero otra vez lo usás bien, porque cierra el círculo karmático del mono que no es mono (¡Es un puto perro! ¡Un beagle!) dándole un final... apropiado, ponele. Aunque no resultó ser el más malo entre los malos.

Al final el Flareon Flower forrito se entera de que su hija la cagó bien cagada, pero se comporta como un magnífico Gendo Ikari para que lo adoremos todavía más.
Y me mató la forma ultra casual en la que describís con tres palabras cómo Denisse se afana las sagradas escrituras casi adelante de las narices de la planta carnívora de especie confusa.

Bueno, debo admitir que este estuvo buenísimo. El humor no estuvo ni en pedo a la altura de los fantasmas mexicanos o del Mewtwo emo/noir/sociedad, pero tuvo un poco de todo lo que hace de tu fic tan divertido de leer, y realmente es una buena muestra de tus habilidades como escritor cuando realmente se te nota compenetrado con la historia que querés contar, más allá del humor random y las situaciones filler de personajes yendo y viniendo de acá para allá para seguir enseñándonos más rincones de la ciudad.

¡Ah! Pero igual lo dejo por hoy. Fallé en mi misión de llegar hasta el 10, pero mi cerebro no puede con más de tres capítulos seguidos de Deseos. En una de esas más tarde me animo a entrarle a otro y edito el post, pero es altamente improbable porque mis siestas son muy largas. (?)
[Imagen: 7h3LGNS.png]

Pokémon No More

Sobre el plagio:
"Tenemos un protagonista con nombre japonés que curiosamente tiene cuatro sílabas"
                                                                                                                                        —Velvet
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
Mostrar Capítulo 1 (comentarios)
Decidí pegarle una leída al primer capítulo para ver por dónde iba la cosa tras haber leído la sinopsis. Y lo que hallé me dejó con sentimientos muy mixtos, tirando a negativos.

Primero que nada, el concepto de la prota (si así se la puede llamar, considerando que la Eevee le chupa protagonismo desde el párrafo en el que es introducida) pobre teniendo la suerte de poder asistir por pura suerte a una secundaria de prestigio es un concepto que me gusta, ya que puede dar pie a un montón de cosas y dinámicas interesantes. Si bien medio cae en el clásico tropo del pez afuera del agua no me parece algo malo, puesto que soy una firme defensora de la creencia que cliché no equivale a malo, pues hay una diferencia entre idea y ejecución.

Y es ese mi problema con este primer capítulo: la ejecución. ¿A qué me refiero con esto? Pues a no a un aspecto en concreto, sino a un montón que noté. Perdón si te parezco soberbia o quisquillosa con lo que voy a hacer, pero acá va una lista:

1) El hecho de que Laura sea una becada de clase media baja tirando a baja apenas se toca o se deja muy de lado, y de no ser por los últimos párrafos donde se remarca nuevamente que todos la ven como un ser inferior salvo Denisse casi me olvido de ello. Juega un papel tan insignificante considerando que el máximo énfasis que le pusiste fue solo esa escena breve en la que Lady Valt la mira y le habla en plan "púdrete, mendiga" (con esto me refiero a que hubiese sido más interesante si hubieses mostrado otros incidentes similares con otros estudiantes que la desprecien) que se siente menos como la historia de fondo de la gatita y más como una excusa para que solo se relacione con la Eevee y termine pasando lo que termina pasando. No sé, a mi parecer hubiese sido mejor si para el primer capítulo te hubieses enfocado más en el como pudo "de pura suerte" contestar bien las preguntas del examen para que la aceptasen como becada dentro de la institución. Aunque viendo todo lo que acontece en tan solo el primer capítulo quizás hubiese terminado sobrando. Quién sabe.

2) Toda la subtrama con los Krabby y Kingler, que consume gran parte de la historia y es por mucho la parte más floja. Primero tenemos al personaje del señor King, cuya especie parece pasar de Kingler, luego a Krabby, después a Krabby gigante (debe ser pariente del Krabby que atrapó Gary en la season 1 del anime) para luego volver a ser un Kingler entre escenas y párrafos. Y en segundo lugar tenemos todo el tema del intento de violación a Lady Valt, que se soluciona de una forma perezosa y con las protagonistas olvidándose de ello con la mayor tranquilidad del mundo apenas terminan de huir y se cruzan con Leandro.

Si vas a meter en tu historia un tópico tan serio y tan delicado como lo es la violación a una menor, asegúrate de saberlo abordar y no introducirlo solo para causar algún tipo de impacto o broma satírica. La violación no me parece graciosa bajo ninguna luz ni en ningún escenario, y en este caso la prosa desenfadada pareciera dar a entender que solo lo pusiste porque te parecía gracioso o "cool", como una excusa para enfatizar por qué King es un cretino psicópata pederasta y justificar la existencia de una persecución mezclada con una escena de acción, donde Laura y Denisse se deben de meter en la boca del lobo para rescatar a Lady (quien por cierto tiene ojos rosados en una escena y morados en la siguiente), la cual me sorprende no haya podido defenderse de un Kingler considerando que, siendo la única de las tres que alcanzó su etapa final, no haya podido derribar fácilmente a King. Que sí, que es una adolescente, pero si el Kingler era tan fuerte comparado con ella bien pudo haberle esquivado y volar en pedazos la puerta con algún ataque especial de tipo hada. A menos que quieras que piense que un cangrejo tan grande y pesado supera en velocidad a una zorrita pequeña y ágil. Y ya que estamos, ¿Acaso King era tan idiota que pensaba que Laura y Denisse se iban a ir a sus casas cuando se cansasen de esperar a Lady, sin llamar a la policía e/o intentar allanar su propiedad?

3) Siento que la historia podría contarse fácilmente sin necesidad de recurrir a criaturas, personajes y/o sitios del mundo pokémon. Los personajes actúan tan como humanos y tan rara vez utilizan movimientos para combatir que pareciera que el mero hecho de que sea un fic "furro" de pokémon está de adorno, que no justifica mucho el hecho de que sea un fanfic ambientado en este universo en lugar de una historia original con personajes humanos. Creo que es algo que Kiwi medio te mencionó no hace mucho en el server, y basándome en solo este capítulo le tengo que dar la razón.

4) La mera idea de que Laura no se sienta horrorizada después de lo sucedido con King y tras haber notado las situaciones peligrosas en las que Denisse la ha venido metiendo. No sé si es porque me falta algún tipo de contexto que no estoy tomando en cuenta, pero me cuesta comprender quién en su sano juicio seguiría a una chica así después de que esta la involucre en una serie de acontecimientos que condujeron a tener que hacer frente y escapar de un violador. Lo siento, pero el razonamiento de "Es que ella y su hermano son los únicos que me prestan atención en mi nueva escuela" no me convence. Simplemente no es suficiente.

Otra cosa que me llamó la atención, y ya es más una quisquillosidad que otra cosa, es que dejando de lado a Denisse prácticamente todos tus personajes tienen nombres que empiezan con la letra L: Laura, Lucía (esta asumo que es la Purugly madre, y digo asumo porque nunca se establece ni se confirma en el capítulo), Lady, Leandro...tanta repetición o aliteración en los nombres produce confusión, haciendo que a veces inevitablemente me confunda con respecto a quién es quién. Personalmente te recomiendo que evites esto en otras historias que escribas, especialmente si son personajes secundarios con roles tan prominentes en la trama.  

Lo siento, quizás estoy pareciendo demasiado dura o agresiva teniendo en cuenta que es solo el primer capítulo y estoy ignorando la fecha en la que esto se posteó, pero no puedo ni quiero mentir con mi opinión. Esta introducción no me gustó para nada. Empezó bien, derrapó a la mitad y terminó estrellándose por el final, dejándome con un mal sabor a boca. Probablemente siga leyendo lo que resta para ponerme al día, pero de momento la impresión inicial que me dejó este capítulo fue negativa, rozando en desagradable.

Nos vemos en el próximo comentario, Doc. 
[Imagen: nDb2mjH.png]
   Pokémon Ragnarok
Dos entidades que nunca debieron ser despertadas de su eterno sueño volverán a encontrarse por última vez.
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
Mostrar Capítulo 2 (comentarios)
Bueno, capítulo 2 leído.

Noté una leve mejora con respecto a lo que fue el comienzo, y me parece interesante la idea de que las chicas se unan a un club de lucha, en el caso de Denisse porque probablemente debía de estar buscando reclutar miembros fuertes para su plan de dominación mundial, y se puede decir que más o menos logró su cometido al hallar a Michelle de ser ese el caso. Y como plus tenemos algo de expansión para el personaje de Laura, con la revelación de que su padre fue un Furret. Podríamos ponernos a teorizar de qué se murió o si es que se fue, pero en rigor no importa mucho. O al menos no de momento.

Probablemente con esto suene como disco rayado, pero sigo teniendo el mismo problema que ya te había marcado en el primer capítulo: veo poco y nada justificable el hecho de que sea un fic con criaturas del universo pokémon, ya que podrías reemplazar los movimientos con cualquier otra cosa, cambiar a los pokémon con otros seres parecidos o diferentes y la historia sería un 95% la misma, y es porque los personajes actúan y son descritos tantas veces como si fuesen humanos con lo rodeados que están de tecnología que se pierde un poco la gracia y el encanto considerando todo lo que podrías hacer con el setting y no haces. Aunque como aspecto a destacar están los combates, que no están nada mal pensados.

También hay varias cosas que no me terminan de cerrar: por ejemplo, se nos dice que los Kingler (que antes eran Krabby) se fueron del pueblo, probablemente por el escándalo que hubo con el señor King. Pero, ¿Entonces me estás diciendo que la policía no intervino? ¿Laura y Denisse nunca llamaron a la policía? ¿Lady nunca presentó cargos y simplemente los dejaron irse así como así? Pareciera que nos salteamos unas cuantas escenas, o que nos falta un montón de contexto sobre lo que pasó entre capítulos. ¿Y por qué Lady Valt sigue comportándose de la misma forma con las dos protagonistas? ¿Acaso cuando escapó de King y llegó corriendo a su casa sufrió amnesia y se olvidó de que la Eevee y la Glameow la salvaron de un pedófilo? ¿O es que simplemente está tratando de inventarse motivos para seguir tratándolas como si fuesen inferiores? Y si Elektra supuestamente también es becada pero de segundo año, ¿Por qué en el primer capítulo los profesores mencionaban que Laura era la primer becada en la institución? ¿Acaso Elektra entró después o no se la consideró como tal porque la suya es una beca deportiva?

Dejando de lado a Michelle las nuevas personajes tampoco me parecen de momento la gran cosa. Anastasia es básicamente una terrible profesora o líder que alienta a que sus estudiantes puedan hacer trampa en pleno combate con todo tipo de objetos bajo el pretexto de que la única regla que hay es que gana aquella que desmaya al otro primero, causando en ambas situaciones que las nuevas integrantes terminen severamente dañadas por la falta de auto-control y de disciplina dentro del gimnasio por la excepción de otras reglas que hubiesen podido prevenir eso, tales como "eviten caerse de la lona" o "no sean tan bruscas y no rompan propiedad de la escuela". Elektra más allá de ser competitiva y gruñona no me dice mucho, y Sansa parece una versión gender-bender de Firo Vulcano, pero sin la backstory y la meta que vuelven al prota del fic de Ramen interesante.

También hubieron unas cuantas oraciones que me causaron bastante conflicto, y son las siguientes:
 
Cita:—¡Pero a mí no me importan las reglas de esta estirada secundaria, y justamente hoy, íbamos a hacer enfrentamientos libres individuales! —Anastasia volteó hacia sus alumna —. ¡Chicas, vamos a entrenar!

«¿¡Contrincantes!?» pensó la glameow.

¿Por qué piensa en esa palabra? Anastasia no usó en ningún momento la palabra "contrincantes". Tendría más sentido si en efecto lo hubiese hecho, haciendo que de forma lógica Laura estuviese repitiendo para sí misma lo que oyó.
 
Cita:La hembra de tipo eléctrico tenía razón. Debía atacar de alguna manera sino quería acabar mal.  Miró hacia atrás y vio el muñeco del machop. En cuanto Elektra volvió a aplacar

Aplacar significa cuando una o uno se tranquiliza, o cuando algo pierde fuerza o intensidad. En todo caso habrás querido decir "En cuanto Elektra volvió a atacar".

Comentarios quisquillosos aparte, me gusta la idea de que Laura tenga problemas para llevar una dieta liviana y saludable, lo que significa que heredó la tendencia de su madre a engordar. Espero que se vuelva a abordar más adelante y que no se deje de lado, porque sería interesante ver a la gata tratando de no ser como su madre, con quien se nota no se lleva casi nunca bien.

A ver si pronto puedo seguir con el capítulo 3. Nos estamos leyendo en otra ocasión, Doc.

 
[Imagen: nDb2mjH.png]
   Pokémon Ragnarok
Dos entidades que nunca debieron ser despertadas de su eterno sueño volverán a encontrarse por última vez.
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
Capítulo 30: ليلة صيف بلا نوم (Una Noche de Verano Sin Dormir [1/2])
a
 
Después de cometer un error tras otro, comenzaba a darse cuenta de que esos pequeños momentos de depresión, luego de haberlo echado todo a perder, eran cada vez más cortos. Al parecer, ya estaba resignada a ser un fracaso. Se escondió dentro del baño porque el ambiente en esa maldita habitación era demasiado agobiante. Esas miradas sobre su cuerpo recordándole que era una inútil eran bastante para aguantar. Mojó su cara en el lavabo. No sabía si era para camuflar sus lágrimas o quería quitarse la pesadumbre de sus emociones. Menos mal que era un domingo por la tarde donde ningún estudiante estaba en la escuela y tenía el baño de hembras para ella sola. No quería que ni mamá Larissa ni mamá Claudia la vieran así. Al escuchar unos pasos mullidos acercándose al baño, pensó en esconderse en uno de los cubículos o salir de manera disimulada sin darle la cara a cualquiera que fuera esa chica, pero ninguno de esos planes pudo hacerse realidad cuando esos ojos de mapache se encontraron con sus ojos llorosos. Ahora que lo recordaba, no había agradecido a Beatriz que hubiese arreglado sus errores. 

—Gracias, Beatriz… —dijo Michelle con una voz ahogada.

—¡Dejemos las cosas claras, princesita! —exclamó la zizagoon digiriéndose a uno de los lavabos diseñados para su tamaño—. ¡En primer lugar, si estoy aquí no es por ti, sino porque el señor Excalibur me mandó a preguntarte si estas bien o no! ¡En segundo lugar, si le salvé el culo a Laura es que no voy a permitir que nadie le ponga una mano encima a esa traidora si no soy yo!

—Oh, entiendo. Es un poco… raro que protejas lo mismo que vas a destruir después.
La mapache parpadeó.

—Tampoco es como si quisiera matarla. Solo quiero romperle los huesos. Bueno, a lo que vine ¿Estás bien?

Michelle sonrió.

—Podría estar peor.
 
I/I
 
Al despertarse a esa hora cuando faltaban pocas horas para volverse a dormir, sintió entumecido su cuerpo y unas lagrimas cayendo de sus ojos. Al menos las pesadillas no la despertaron esa vez, sino que solo tuvo un sueño intranquilo lleno de visiones borrosas. Desde ahora tendría que acostumbrarse a pasar el día con menos energía de la necesaria. Después de todo, era una psíquica. Lo único que necesitaba era olvidarse de sus propios pensamientos de somnolencia. La parte superior de la litera estaba vacía. Su hermana debió haberse despertado antes. Obligó a su propio llanto a no escaparse de sus ojos. En ese momento, notó que su estomago era una caverna vacía con bastante eco. Esperaba que María podría prepararle una comida que valiera por tres. Antes de que saliera de la habitación, su mirada vagó hasta el libro sobre la mesa de noche. El libro Sagrado de Silem, que estaba abierto boca abajo, aparecía ante su vista como un arcanine agazapándose entre la maleza. No entendía porque no lo prendió en llamas desde el anterior día. La respuesta era que quería saber más. Era una maldita masoquista a la que le encantaba andar hurgando en sus traumas cual religioso que no dejaba de darse latigazos en la espalda. Esas hojas estaban susurrándole que volviera a pasar su mirada sobre ellas, pese a que le hicieran daño. La única forma de deshacerse de ese impulso era que ese libro desapareciera de la existencia. Usando su telequinesis, agarró la funda de una de sus almohadas y escondió el tomo adentro. Era un escondite estúpido porque sabía dónde encontrarlo, pero al menos era temporal. Iba a quemarlo en cuanto tuviera la mínima oportunidad.

Antes de buscar esa chance, era la hora una cena temprana. Apenas saliendo de su habitación, notó que su hermana tampoco estaba en el pasillo del segundo piso, ni en la sala, ni en el comedor, ni en la cocina y ni en la biblioteca. La mera ausencia de Denisse no le dejaba estar tranquila. Apagó el aire acondicionado porque no dejaba de sudar frío y abrió la puerta principal para que el calor de una antenoche de verano hiciese su mejor esfuerzo por consolarla. Además de la sirvienta de la familia Flower, estaba sola en esa gran casa. Mamá debió hacer salido con sus amigas al darse cuenta de que sus hijas estarían todo el día durmiendo. La televisión había mostrado lo inútil que era para distraerla y sentía que cualquier cosa que comiera iba a terminar vomitándola. Ansiaba que su hermana llegara para darle ordenes porque el hecho de no tener nada que hacer le causaba una especie de síndrome de abstinencia. Lo único que podría saciar ese deseo era leer ese libro maldito, porque eso era, un libro maldito que se hacía pasar por uno sagrado. No controlo una pulgada de su cuerpo hasta que estaba en la cama con el libro entre sus patas. No sabía si mirar en los preceptos o en las leyendas. Era el típico caso de “elige tu propio veneno”.  Después de pensarlo un poco, eligió el segundo. Uno que decía, sin medias tintas, lo siguiente.

“Si encuentras a un creyente del gran genio, incluso en tierra hereje, deberás mostrarle respeto según la jerarquía en la que se encuentren”.

—Menuda patraña… —murmuró Zaira moviendo sus patas de arriba abajo como si estuviera leyendo su diario—. Quemaré este maldito libro de una vez.

Alguien abrió la puerta. Escondió el libro debajo de la almohada. Era Denisse.

—Bienvenida de vuelta, hermana —dijo la meowstic sentándose en el borde de la cama.

—¿Ya despertaste? —preguntó Denisse colocándose a su lado.

—Desde hace rato.

—Te ves aburrida. El siguiente sicario apareció, quizás puede servir para distraerte.

Ordenes que seguir. Zaira sonrió.

—Cuéntamelo todo.
 
II/I
 
No le importaba llamar la atención por usar una prenda tan exótica como el burka en un pueblo tan caluroso. Le gustaba que esos herejes se den cuenta de que, entre ellos, estaba una creyente del gran genio, aunque fueran tan ignorantes como para haber oído del único legendario verdadero. Aun si por obvias razones salía poco de esa habitación de azotea que llamaba casa, no había necesidad de prestar tanta atención para notar que la sociedad occidental estaba condenada. Jóvenes pokémon besándose en público, hembras mucho menores que ella meneándole la cola a cualquier macho desubicado; mostrándose a ellos sin más ropa que sus pelajes o sus escamas. Si no fuera porque sería bastante no cabría duda de que le darían ganas de vomitar. En la región de Silem, serían obedientes y no se saldrían del lugar que les correspondía. Abandonó la presión que ejercía en la pluma con su mano dominante, haciéndola rodar hasta caer en el suelo de cemento. Ese pequeño piso era el único lugar donde dejaba sus ropas de siempre en el armario. Los ojos de los machos nunca verían esa piel gris, esas caderas que eran delgadas por naturaleza, esos voluptuosos bultos rosados y esa protuberancia en su cabeza. Lo único que llegaba a mostrar eran los dorsos de sus manos, a veces por mero descuido o por necesidad alsostener la bolsa del mandado. De todos modos, ante los ojos de los herejes, el alfabeto silam no significaba nada, como no significó nada para esa gata hasta que fue demasiado tarde. Sus pensamientos fueron destruidos por el golpe de un mazo cuando alguien tocó esa destartalada puerta. A través de la pared, miró el aura del visitante y su contorno le bastó para saber que tenía que vestirse.

—ejdfkdkfdkfdfkdfkdfjkdf —dijo el heliolisk. 

No entendía ibérico, pero tampoco lo necesitaba. Le dio un dinero que tenía preparado de antemano, el cual la salamandra recibió de mala gana, arrancándole los billetes de las manos. Cuando pensaba que su casero iba a irse, volvió a extenderle la mano. No eran necesarias más explicaciones. Los dos sabían que una extranjera, sobre todo con ese tipo de costumbres, lo tenía dificil para buscar un lugar donde vivir en un sitio como Villa Celebi. A cada rato le pedía un aumento porque los dos sabían que no podía negarse. Mostró la palma de u su mano, indicándole que espere un rato y no tardó en salir con otro fajo de pokés que el tipo aceptó de buen humor. Suponía que estaba sorprendido de que la torchic de los huevos de oro no dejara de dar por más que le apretaba la tripa para que pusiera más. Las serpientes recorriendo su espalda le decían que en cualquier momento podría estallarle la cabeza a semejante usurero. Ella les insistía en que iba a guardar sus balas. Además, no iba a matar a pokémon que no tuviera que matar. Más temprano había plantado el cactus en la tierra de la casualidad. Más temprano que tarde le saldrían las espinas. Espinas que acabarían clavadas en los cuerpos de esas adolescentes indecentes. Cuando matara a esas tres, frustrando sus intentos de rescatar a su amiguita, apagaría su as y volvería a esperar a que la gata viniera por ella. No hay peor ánimo para pelear que la furia por haber perdido a alguien. 
Lo sabía por experiencia.
 
I/II
 
La verdad era que no había mucho que contar. Al parecer, mientras estaba dormida, un pokémon desconocido atacó tanto a Michelle como a Laura en medio de Plaza Celebi. Las dos andaban paseando cuando esa criatura extraña apareció. Ahí dejo incapacitada a la glameow mediante un as, sin que Michelle pudiera hacer nada. Al mismo tiempo que escuchaban ciertos detalles de la boca de la brionne, estaban sentadas en el jardín trasero de la casa Flower, ante una de esas lindas mesas de madera para exteriores. A pesar de que la temperatura del pueblo es bastante agradable, el ambiente dentro de sus emociones estaba cerca de los grados bajo cero. Era normal que no estuvieran como en un picnic de muchachas de campo, eso sería ignorar la grave situación en la que se encontraban. Aun así, captaba algo más. Sus orejas temblaban por las sensaciones que flotaban en el aire. No le faltaban ganas de mirar el aura de Michi que sentía que estaba más nerviosa que de costumbre. Desde hace rato que era consciente de que la señorita Granat era una muchacha que los nervios le hacían sudar más de la cuenta, cosa que también sabía su amiga y por eso trataba de disimularlo retirándose el sudor del rostro y secándose las aletas en la falda. Ese segundo tic era involuntario. Si no interrumpía el relato de la subordinada de su hermana, era por mera educación, además de que existía la posibilidad de que solo estuviera exagerando. Después de todo, era normal que le preocupara Lauri. Ella también estaba preocupada pese a que intentaba controlarlo.

—Eso fue lo que pasó, Deni… —murmuró Michelle justo en el momento en que María se acercaba con su taza de té—. Gracias.

—¿Ustedes no quieren nada, señoritas?

—Yo quisiera… —comenzó a decir Zaira.

—¡No, ya puedes irte! —dijo Denisse moviendo su pata, luego le miró—. ¿Qué opinas, Zai?

—Es confuso… —dijo la meowstic—. Creo que no nos está contando las cosas bien ¿Estás segura de que no viste como era?

Michelle movió su cabeza de un lado a otro.

—Llevaba algo morado encima…estaba disfrazada, creo.

«¿Algo morado encima?» pensó Zaira «¿Podría ser…»

—No, no es posible. Debe ser otra cosa.


—¿Qué pasa, Zai? —preguntó Michelle dando un sorbo.

—¿Era una especie de sábana?

—No lo sé, no lo vi bien…. El señor Excalibur pudo reconocer el aura de la sicaria —continuó Michelle provocando que su corazón latiera más rápido—. ¿No puedes hacer lo mismo que hiciste cuando rastreaste a… mi maestra?

—No rastreé a Anastasia. Rastree al fantasma que la había secuestrado.  No sé si pueda hacer lo mismo con los vivos.

—Además, esa habilidad de rastreo es una gran carga para Zaira y gasta mucha energía —recordó Denisse—. No podemos arriesgarnos a dejar a una de nosotras fuera de combate.

—Si es una hembra… una sábana azul encima de su cuerpo. ¿Lo cubría todo?

—No lo sé…

Estaba perdiendo la paciencia. No recibía más que respuestas vagas. La única manera en la que podría tranquilizarse era leer ese libro que aventó dentro de una funda. Si no fuera porque sentía el tacto de la pata de su hermana en su espalda, estuviera corriendo adentro de la casa para perdersee en esas páginas llenas de placer y dolor. Si ese toque hubiera sido un poco más abajo, como por la zona lumbar, le causaría una sensación opuesta a lo que quería Denisse que sintiera. El mero hecho de pensar en eso le hacía recordar algo que no quería recordar. Michelle quería dar otro sorbo a su taza cuando escapó de sus aletas por culpa Zaira que la agarró con su telequinesis y se acabó el té que contenía de un trago. Soltó una exclamación de dolor por lo caliente que estaba ese líquido, dejando caer el recipiente que lo contenía. Al caer encima del césped, la taza de porcelana quedó intacta. Era un alivio; mamá se pondría triste si perdiera una pieza de su valiosa vajilla. Las dos chicas le miraron con la cabeza ladeada por ese extraño campamiento que, de alguna forma, le hizo sentir mejor. Ese ojo que nadie podía ver, se abrió. El aura de Michi era morada. Eso significaba que estaba tanto enojada como triste. Aparte, era capaz de detectar que esa luz que rodeaba a cada ser vivo apenas era visible en caso, lo que quería decir que retraía sus emociones para no causar sospechas. No había casi rastro del verde que denotaba la ansiedad o el miedo, o sea, en pocas palabras, estaba mintiéndoles a propósito. Ocultaba información que no quería decirles.

—¿Por qué me mientes? —dijo Zaira.

Aunque su expresión no cambió ni una pulgada, su voz connotaba enfado. Michelle vaciló. Denisse solo miraba sin expresión alguna.

—¿Viste mi aura? —preguntó la brionne agarrando el aire porque su taza ya no estaba, luego miró a la casa y alzó la voz—. ¿Me puedes dar más té, por favor?

—¡Enseguida, señorita Granat! —dijo María cargando una tetera de la misma vajilla consigo y dirigiéndose a la mesa.

—Una pausa demasiado conveniente —suspiró Zai apagando su ojo espiritual.

—Estamos discutiendo sobre el último tomo de Amor Confitado que salió la semana pasada —dijo Denisse a su sirvienta—.  ¿Lo has leído, María?

—No soy muy aficionada a esos hobbies, señorita Flower. Una disculpa…

Las dos hermanas se miraron.

—Es obvio que Sakura le estaba ocultando información a Kabano-kun —dijo Zaira usando el ardid que le otorgaron—. Una pareja es como un equipo y un equipo no puede funcionar si una de las partes miente, ¿no estás de acuerdo?

—Sakura no estaba mintiendo… solo estaba muy nerviosa.  Ah, con dos de azúcar por favor.

—Sakura debería saber que no puede engañar a un psíquico.

—Kabano no usaría sus poderes para invadir la privacidad de otros.

—Entonces, dime, hablemos de otra serie —dijo la psíquica cambiando de tema —. ¿Cómo es que esas serpientes aparecieron en el cuerpo de Akane? ¿Tuvieron que tocarlo para que aparecieran?

—No lo sé… creo que lo van a revelar hasta el siguiente tomo —Michelle se levantó, luego sonrió en señal de disculpa—. Oh, me tengo que ir. Olvidé mi medicna en la casa.

—¡María! ¡Ve a casa de Michelle por su medicina! —dijo Denisse.

—En seguida, señorita Flower.

—¡No, no es necesario que vayas! ¡Los tenía en el bolsillo! —dijo Michi mostrando unas pastillas—. ¡Soy una despistada, discúlpame! ¡De todas maneras, mi madre se preocupa por mí si tardo demasiado en llegar a casa!

—Te acompaño —dijo Zaira levantándose y sonrió de la manera más adorable posible—. Así tus mamás sabrán que estuviste con nosotras y no se preocuparán.

—¡Muchas gracias, Zaira, pero no es necesario! ¡Tengo visita y mi mamá Claudia dice que es de mala educación hacerle esos desaires! —agarró la taza para dar otro sorbo a la manzanilla—. ¡Muchas gracias por el té, adiós!

—Espera…

Deni le dio otro toquecito.

—Esta bien, nos vemos mañana. Cuídate.

—¡Igualmente!

Las dos hermanas se quedaron solas en la mesa mientras miraban salir a la brionne.

—María, puedes irte.

—Con permiso, señorita Flower.

En cuanto la sirvienta volvió a entrar a la casa, Zaira y Denisse soltaron una carcajada.

—¿Qué hiciste, hermana?

—¡Nada grave, Zai! —dijo la eevee sacando unas piezas de plástico de debajo de su banco—. ¡Lo desarmé y le eché el localizador del medidor de cardiaco en el té mientras no miraba!

—¿Cómo hiciste que no se diera cuenta?

—Es bastante pequeño. Bueno, en condiciones personales, el localizador duraría unas ocho horas dentro del cuerpo. Michelle tiene intestino corto y la digestión dura mucho menos. Lo bueno es que lo cubrí con miel y eso nos da más tiempo.

—¿Tiempo para qué?

—¿No te has dado cuenta? —dijo Denisse cambiando su expresión a una mas sería—. No me creo que a estas alturas Michi se haya puesto tan nerviosa como para no recordar nada. Conociéndola, estoy segura de que nisiquiera vio cuando atacaron a Laura y por eso no nos pudo decir ni siquiera la mitad de lo que pasó.

—Eso también lo pensé… pero está el detalle de la cosa morada…

—Se lo habrá contado Beatriz o quizás haya mentido. Si es lo primero, es probable que esa mapache haya salvado a Laura. Después de todo, su As es perfecto para ello. Una brionne promedio pesa unos diecisiete kilogramos y medio, pero Michelle es más pequeña y ha estado perdiendo peso por su enfermedad, quizás podríamos dejarlo en… doce kilogramos. Por otro lado, pese a que las glameow son ligeras, Laura gana masa corporal porque esta preparándose para su evolución. Y eso que no contamos con que la morfología de una foca no sirve para cargar peso, sobre todo en tierra. Además, pese a lo que dije antes, Michi es bastante nerviosa y el estrés de tener que lidiar con una Lauri que no puede caminar por sí misma la haría tener peor coordinación. Si juntamos todo eso… Michelle debería estar igual o peor que Laura.

—¡Oh! —exclamó Zaira con sus ojos brillando.

—Estoy un poco confundida —dijo Denisse bebiéndose el té que dejo Michelle atrás por mera manía—. Por un lado, Michelle es una imbécil por abandonar a una subordinada, pero por otro, entonces no tendríamos su ayuda…—la eevee sacudió su cabeza—. No, Michelle es una imbécil, seguro que piensa enfrentar a la sicaria sola para compensar su error y si todo sale bien, lo hará esta misma noche. Bueno, Zai, ¿puedes aguantar una noche sin dormir? ¿Pese a que mañana tenemos que levantarnos temprano para la escuela?

Zai sonrió.

—No te preocupes, hermana. He estado durmiendo todo el día.
 
II/II
 
El olor de la sopa de bayas entraba dentro de sus fosas nasales. La expectativa de una comida caliente tranquilizaba a cualquiera, sobre todo si tenías un montón de serpientes recorriendo tu cuerpo. Era una sensación de cosquilleo a la que tuvo que acostumbrarse con los años. La azotea en la que vivía estaba en la plaza. Si era difícil que la aceptaran en el pueblo, menos probabilidades tendría dentro de uno de esos violentos barrios ni tampoco le interesaba vivir entre animales. Después de todo, si no estaba en su región natal, disfrutando de la protección de un macho que estuviera encima de ella, era por situaciones fuera de su control. Situaciones que desearía que nunca hubieran pasado. Dentro de una reflexión causada por un momento cotidiano, el pomo de la puerta rodo por el suelo hasta sus pies. Un par de fornidos machoke entraron a su departamento a la fuerza y se dirigieron hacia ella a un paso pesado.  La primera reacción que tuvo fue buscar cualquier cosa para cubrirse. Aunque quizás debería preocuparse más por su integridad física, lo único que le importaba era el destino de su alma. Antes de que pudiera arrancar las cortinas de la ventana, uno de los matones le agarró del cuello y la golpeó contra la pared. El otro matón soltó una carcajada mientras cerraba la puerta con discreción.

—¡Oskslsksldksdlsdk! —exclamó el primero—. Dskoddlksdlksdkls.

—Ssasasasda —respondió el segundo mostrando todos los dientes en su risa—. ¡Ssdsdsda!

Sin apretar ni demasiado fuerte ni demasiado débil, ese macho la apresaba mientras su cómplice buscaba en la pequeña habitación. Era obvio porqué estaban aquí. Ese maldito hereje tuvo la idea de que, si su inquilina era capaz de darle cada aumento que pedía, debía tener mucho dinero guardado en algún lado de ese cuchitril. Si no, no veía otra explicación de que alguien decidiera asaltar un piso tan miserable como ese. Las serpientes le recordaron que esperaban órdenes, pero no, no iba a hacer una matanza indiscriminada que pudiera lastimar a Hoopa o malgastar ninguno de sus seis tiros. El pequeño piso no era demasiado grande por lo que encontraron el cajón en el que guardaba el dinero. Eran unos cuantos fajos de billetes grandes porque ganaba por trabajo menos dinero del que gastaba. A cada ocasión que intentaba zafarse, ese tipo se encargaba de decirle que él mandaba, lo que era verdad en todos los casos. No es que le importara el dinero, iba a recibir más cuando acabara con el encargo que estaba haciendo y tenía de sobra para vivir con sobriedad, sino que no podía evitar recordar que esos ojos asquerosos miraban cosas que no debían ver. La mirada del gran genio estaba juzgándole por ese pecado mortal. Un puñetazo en el vientre la mareó por un instante y cayó de rodillas. Los matones se fueron, cargando el cajón entero entre los dos. Al menos tuvieron la consideración de calcular el tiempo de su ataque para que la sopa estuviera lista al terminar. Se echó el agua hirviendo encima por su cuerpo. Su piel gris se tornó colorada en menos de un segundo como si alguien hubiera dejado caer una gota de pintura sobre el cemento y rezó unos cuantos salmos antes de comerse las bayas del suelo mientras lamía el caldo con la lengua. Al acabar, se hizo una ducha con el agua más fría posible, no tanto para aguantar el dolor que merecía, sino que se sentía sucia.

—Oh, gran genio —dijo la medicham secando su piel—. Tu fiel sirviente, Ruzalia, te suplica que le perdones. Aunque ya tienes muchas cosas que perdonarme…

Aunque no era una falta imperdonable, uno de los preceptos de la religión del gran genio era aceptar tu destino. Un precepto que era enseñado por la parábola de la fundación de la ciudad de Mardak. No importaba que tan cruel o que tantos golpes recibieras de la suerte, lo único que podías hacer era aceptarlo, albergando la esperanza que las cosas mejores o rezando para que Hoopa decida compadecerse de ti. Si hubiera aceptado lo que le deparaba la vida, no estaría en esta tierra hereje o no estaría en ninguna parte a excepción de con su creador. Acomodó la puerta del cuarto de azotea lo mejor que pudo antes de echarse a dormir, buscando la posición donde sus quemaduras le recordaran más su penitencia. Cuando el sueño venció al dolor, comenzó a soñar con la ciudad en la que vivía antes de volverse miembro de Las Sombras de la Noche. Una ciudad desértica como el resto de la región de Silem. Unos edificios de arenisca con grabados que recordaban a tiempos pasados. La gran ciudad de Mardak. Una ciudad de la que tuvo que escapar por su terquedad de desobedecer al dios que tenía que obedecer. Antes de que el sueño se fundiese en la oscuridad y se volviese un descanso profundo, pensó en que ni mil ollas de agua hirviendo  serían suficiente para mantener al gran genio satisfecho.
 
III/II
 
Algunos pensarían que cierta señorita de Candelor estaba demasiado tranquila para estar caminando por los barrios bajos a las dos de la madrugada. En primer lugar, era una mentira. Aunque a simple vista andaba como una muchacha en el campo, por dentro no podía estar más nerviosa. Al menos ese interrogatorio le sirvió para darse cuenta de que trataba de secarse el sudor de las aletas en la falda cada vez que estaba ansiosa, pero no le sirvió para dejar de hacerlo, solo que con un poco más de disimulo. En segundo lugar, una vez que una sabía lo que tenía que hacer y pensaba en ciertos momentos de su vida como si esta fuera una lista de tareas que ibas a marcar con una palomita al lado, comenzabas a centrarse. Sus amigas tenían razón; sabía más de lo que quería decirles. La sicaria era una creyente de la religión del gran genio. Debido a que Beatriz era una chica bastante grosera y tosca, costó un poco sacar algo claro de sus descripciones intercaladas con insultos. Esa sábana azul que cubría su cuerpo, junto a la información de que era una hembra, le bastó para unir los puntos que necesitaba. Atravesaba Plaza Celebi con una mirada de pocos amigos que era perfecta para esconder sus inseguridades. Un diggersby borracho dormía en uno de los bancos de metal de la plazoleta, por la que se iba a los demás barrios de Villa Celebi. Esperaba no tener que entrar en ninguno de ellos, pero también estaba dispuesta a hacerlo. Además del señor en situación precaria, no había nadie más. Si en North Marine Star solo había uno que otro creyente de la religión del gran genio, estaba segura de que en Villa Celebi esa cifra era menor y una pokémon diferente como ella llamaría la atención.

—Por lo que me dijo Beatriz, debe ser una pokémon bípeda —murmuró Michelle sin detenerse—. ¿Quizás un machoke o un machamp? No, debe ser alguien más delgada. 

Aún estaba murmurando dentro de sí cuando encontró la entrada de un bar. A través de la puerta de madera desvencijada, escuchaba los ecos de los lamentos de un instrumento de cuerda que sufría una agonía cuya única cura sería la muerte. Al lado de la entrada, un letrero despintado anunciaba “Las Flores de Noelia”. Era un nombre bastante “chick” para un local de mala muerte. En las películas, ese tipo de lugares eran idóneos para conseguir información y esperaba que no funcionara demasiado diferente en la vida real. No es que fuera una de esas chicas mimadas a la que les daba sarpullido ante cualquier incomodidad, pero todavía tenía instinto de supervivencia. Abandonando esos pensamientos innecesarios, entró. Un chirrido echó por tierra sus esfuerzos de ser sutil. Al menos, como era de esperar de criaturas que bebían en la madrugada de un domingo, la mayoría de respetables comensales estaban dormidos o muy borrachos para darse cuenta de que existían. Un raticate gordinflón tocaba, o más bien, torturaba un violín en el escenario. Antes de que pudiera perder la esperanza de que alguien estuviera en el mundo de los vivos, se encontró con los ojos de una chica cansada, pero cuerda, detrás de la barra. 

Se sentó en uno de los taburetes. 

—Ya sabía yo que estos desvelos me iban a hacer mal —dijo una bellossom con los parpados cansados—. Ando alucinando….

—No soy una alucinación… —dijo la brionne sonrojada.

—¿Cuántos años tienes? —preguntó la bartender.

Michelle frunció el ceño.

—¿Acaso eso importa?

La tipo planta soltó una risilla.

—Eso mismo les decía a los machos en mis buenos tiempos, pero de una manera… un poco más encantadora —volteó a otro lado mientras suspiraba—. Ahorita ya me ando marchitando, pero siempre hay uno que otro que esta muy desesperado para… en fin —volvió a mirarle—. Me llamo Noelia, mucho gusto. Siempre es refrescante ver entrar a alguien que no sea un borracho acá.

—Yo soy… Michelle.

—Mira, Michelle. Tienes suerte de que no sea sábado o viernes porque no me sales viva de acá. Si a veces a mi me cuesta alejar a babosos, no hay ni esperanzas contigo.

—¡No soy una damisela en apuros! ¡Sé defenderme!

—Eso dicen todas las hembras que conozco y casi ninguna acabó bien. Ya sabes…

—No, no sé.

—Ni quieres saberlo. Ojalá yo no lo hubiera sabido… pero bueno, ¿Quieres un trago?

—¡No, no gracias!

—¡Anda, no seas una agarrada! —dijo Noelia escarbando debajo de la barra; sacó una botella de un vodka cristalino—. Solo por ser tú no te voy a dar la misma mierda que le doy a estos tipos. No quiero enterarme luego de que estas en el hospital por mi culpa.

A pesar de su insistencia, dos vasos con hielo fueron servidos frente a ella. Dio unos traguitos por cortesía.

—Necesito que me digas algo sobre cierta hembra que debería vivir por aquí —dijo la brionne disimulando una mueca de desagrado.

—Quienes me preguntan eso suelen ser machos desesperados, pero no creo que sea tu caso. Anda, dime y yo te contesto, si es que sé algo.

—Estoy buscando a una chica que siempre va tapada de pies a cabeza con una sábana azul. No sé si conozca sobre la religión del gran genio….

—He escuchado de alguien así, aunque no sé si es una hembra.

—¿Al menos sabes si es alguien bípedo?

—Uno me dijo que se parecía a una lampara así que supongo que sí. Algunos hasta dicen que es una fantasma.

—Los fantasmas no son así —dijo Michelle con una seguridad surrealista. 

—Sean aranjas o zidras… hay algunos que la vieron entrar en uno de los locales de la plaza y otros la vieron mirando desde el tejado. Da un poco de miedo…

—¿Sabes cual es? —preguntó la brionne dando un trago más.

—Pregunta por el señor Liskton. Es dueño de una ferretería de acá cerca.

—Lo intentaré. Muchas gracias.

—¡Eh, espera! —dijo Noelia deteniéndole antes de que saliera por la puerta—. ¿Te puedo preguntar para que quieres ver a esa criatura? De hembra a hembra. 
Michelle sonrió, más nerviosa de lo que le gustaría.

—Unas cuentas pendientes.
 
II/III
 
Durante una noche tormentosa, como eran todas sus noches, abrió sus ojos y volvió a la consciencia en medio de la madrugada. No era por las quemaduras que empezaban por uno de sus hombros y bajaban por su espalda en forma de una mancha rosácea que tenía un pésimo aspecto, sino que una punzada en su mente le hizo despertarse por mero instinto. Al mirar su dorso, con la palabra “absorber” en silam, hizo un gesto con la otra mano que sería similar a cambiar la página de un libro y cambió a يشاهد (observar). En ese mismo dorso apareció una especie de pantalla que mostraba lo que miraba una de sus serpientes. Antes de irse a dormir, debió haber gastado una de sus balas en una posición de vigilancia. Asomado desde un contenedor al lado de la puerta trasera de la ferretería donde vivía, apareció la visión de dos chicas, que eran bastante similares a las fotos que le fueron dejadas por ese pokémon desconocido. Una eevee y una meowstic que estaban tan arregladas que no cabía duda de que eran quienes creía que eran. En sus respectivos portes, era capaz de ver que eran muchachas de clase alta, a diferencia de esa desparramada glameow con la que tuvo que lidiar el otro día. Aun así, aunque la hereje se vista de seda, hereje se queda. De cierta manera le alegraba, porque no tendría que asesinar a unas creyentes del gran genio. Los ojos amarillos de esa gata miraron a esa cámara espiritual y en ese momento deshizo a la serpiente por mero instinto. Aun le quedaban cinco balas así que no le dolía en lo absoluto. Ella podría acabar su trabajo con menos de esas. 

Así funcionaba su As; Bagdad. Usando el comando تمتص (absorber), podía tocar a cualquier pokémon para usarlo de huésped y en ese momento tendría el mismo número de serpientes arrastrándose por su espalda que las que chupan el aura de su víctima. Aunque dependía de muchos factores, el máximo de serpientes que podía aguantar un ser vivo sin morirse eran siete, lo que le daba seis balas. Cuando gastara todas, esa gata despertaría y no le convendría en ese momento. Cada serpiente solo recibía una orden antes de desaparecer. En pocas palabras, era munición que necesitaba usar de manera sabia. Aparte de los comandos “Absorber” y “Observar”, contaba con la posibilidad de enroscarlas en cualquier sitio. A esas alturas, el dolor le ayudaba a concentrarse más que a distraerse. Un tanto empapada por el sudor, se levantó de la cama. No le molestaba mostrarse desnuda ante otras hembras, pero por ahora no quería ser vista por cierto macho al que iba a darle una visita. Se puso el burka. Otra punzada le hizo volver a revisar el dorso de su mano. Apareció la imagen de una brionne que estaba dispuesta a entrar a la ferretería. Uno de sus objetivos. Le preparaban un ataque por dos flancos distintos. Era verdad lo que dijo Cerati de estas chicas; herejes o no, no podía subestimarlas. Aunque quizás lo que más le preocupaba era que una de ellas pudiera ver el aura y ese pañuelo… no, debían ser imaginaciones suyas.
 
I/III
 
Durante unos momentos pensaron que el localizador estaba perdido, pero más tarde que temprano, tanto Michelle como las dos hermanas comenzaron a moverse. Debido a que el alumbrado público no era el mejor en Villa Celebi, la única farola que había en la plaza no dejaba de parpadear y eso ayudaba que las dos chicas observaran la zona desde la oscuridad, solo siendo un poco iluminadas por la pantalla del celular de Denisse. La razón por la que el radar servía en ese tipo de lugares era porque el GPS funcionaba por las señales de los satélites en el cielo y los pandilleros no habían dominado todavía el vandalismo intergaláctico. Mientras la brionne salía de ese bar en el que se metió, pensaban en lo raro que era que una muchacha bien como ella entrara a esos antros de mala muerte. Al parecer estaban en lo cierto: tenían mucha menos información de la que querían. Apenas sabían esa característica vaga de la cosa morada que esperaba que no significara lo que pensaba. Demasiado tenía como para toparse con una hembra que practicaba esa religión. Aun así, si era lo que creía, la peculiaridad de una pokémon con burka debería ser suficiente para encontrar a la sicaria. La señorita Granat caminó hacia un borracho en un banco que le era demasiado familiar.

—Oye, Zai, ¿ese no es el mecánico? —preguntó Denisse en voz baja.

Zaira asintió.

—Sí, es el padre de esa braixen. Esa carrera es lo primero que hicimos juntas…

—Fue divertido por una vez —dijo Deni con cierta gracia. —, pero prefiero no seguir juntándome con esos tipos si no va beneficiarme en nada.

—¿Para qué va a hablar con ese mecánico?

—Espero que sea lo que estoy pensando…

—Señor, señor —dijo la tipo agua dándole toquecitos a esa bola de sebo—. Señor…

El diggersby abrió los ojos.

—Está interrogando a un borracho… —observó Zaira mientras Denisse estaba aguantándose la risa.

—¿Qué pasa? ¿Por qué despiertas a Charlie? Los pokémon no despiertan a Charlie, Charlie los despierta a ellos.

—¿Conoce a un tal señor Liskton? Debería tener una ferretería por acá cerca.

—Espera… —dijo Zai—. Ese tal señor Liskton me suena…

—¿Lo conoces? —preguntó Deni.

—Era un heliolisk, pero no recuerdo donde esta su local. Acompañaba a Asunción a comprar unas cosas en su ferretería.

—Una ferretería, ¿eh? Bueno, no creo que Michi lo descubra nada en claro de ese…

—Ah, sí, sí, Liskton es uno de los amigos del gran Charlie. Nunca podría olvidarlo porque Charile no olvida a sus amigos, sus amigos olvidan a Charlie.

—Oh —murmuró la eevee decepcionada.

—Eso no le deja en buen lugar, señor…. —comentó Michelle por encima.

—Como sea, Charlie conoce donde compra sus herramientas—el grasoso conejo se levantó—. Ayuda a Charlie a levantarse y juntos iremos a buscarla.

Un poco dudosa por obvias razones, Michelle caminó alrededor de ese mecánico, buscando el mejor ángulo para levantarlo. Si tenía problemas para cargar a una gata que tampoco pesaba demasiado, Zaira no podía imaginar que tendría que hacer su amiga para levantar a esa bola de grasa recubierta de pelo. Sospechaba que ni siquiera las cuatro juntas podrían realizar tal hazaña. Mientras tanto, trataba de recordar en cuál de los locales estaba esa dichosa ferretería. La arquitectura de Plaza Celebi era un gran desastre y los edificios de por ahí estaban inmersos en una anarquía que era un insulto a la planificación urbana. Además, por esas épocas, antes de conocer a Denisse, vivía un poco en piloto automático porque no tenía una verdadera razón de ser y por lo mismo no prestaba atención a su entorno. Si no moría era por suponer que algún beneficio debía tener seguir respirando. Charlie lanzó un grito, devolviéndolas a la realidad. Al no poder encontrar una manera factible de cargar a ese semejante mastodonte, Michelle optó por una opción más diplomática de echarle agua en la cara. El problema era que la antigua miembro del club de la lucha no dominaba esa habilidad y el dolor del agua hirviendo despertó al borracho más que el propio chapuzón.

—¡Lo siento, lo siento! —exclamó la chica mientras Charlie caía del banco, dándose de bruces contra el suelo.

—¡Ay! El agua no debería mojar a Charlie, sino que Charlie siempre debe mojar al agua….

—¿Puede levantarse? —dijo Michelle al mismo tiempo que le ofrecía la aleta, muy a su pesar.

—Sí… el taller donde compra Charlie sus herramientas debe estar cerca.

—¿Ya recordaste donde esta, Zai? —preguntó Denisse a su oído.

—No tengo la menor idea, solo sé que está en la plaza.

—Deberíamos seguirlos e intentar entrar primero.

—Si salimos a la plaza nos va ver, somos los únicas que estamos aquí.

—Y si uso el placaje eléctrico para moverme, voy a hacer mucho ruido…. oye, tengo una idea. 

Después de acercarse a una de las paredes del callejón, sacó sus esferas de metal y usando su psicoquinesia, las acomodó para crear una estrecha escalera. Las puntas de las patas de su hermana cambiaron a una forma un poco más alargada y amarillenta. Estaba usando Earth, Wind and Fire para usar el Jolteon Mode en una parte especifica de su morfología. Con sus almohadillas electrificadas, comenzó a subir por esos improvisados escalones como si tuviera el poder de cambiar la dirección de la gravedad. No tenía suficientes esferas para conseguir la longitud deseada y tuvo que construir un trecho al momento. Cuando Denisse estaba en el tejado, desactivó su habilidad y convirtió sus extremidades en las de un espeon para saltar de edificio a edificio. Al haber dominado su As de manera más precisa y con ayuda de ciertas modificaciones en el aparato que transformaba su ADN, el poder cambiar su anatomía más específicamente le permitía dosificar la energía que usaba. A la vez que avanzaba, le hacía señales a ella para que se moviera en silencio. Señales que Zaira podía ver con claridad gracias a su buena visión. Se movía por los callejones, abriendo su tercer ojo de vez en cuando para ubicar a la pareja gracias al contorno de sus auras.  A lo mejor estaba arriesgándose bastante metiéndose en callejones que no conocía ni por asomo, pero confiaba en que cualquier problema que se topara lo podría solucionar. Ahora que recordaba, por fortuna, esa local tenia una puerta trasera que se veía detrás del vendedor, la que encontró con facilidad al lado de un basurero. Cuando volvió a buscar a quienes perseguía, vio algo raro. Adentro de ese contenedor metálico, que estaba hasta arriba de bolsas de basura, captó una especie de halo de luz morado que desapareció cuando Zaira lo notó por el rabillo del ojo. Alguien se escondía ahí y no era posible que lo siguiera haciendo porque lo debería poder seguir viendo a través del metal verduzco. Existían dos posibilidades; o se lo imaginó o quien sea que fuera se habría teletransportado a otro lado. Si era la segunda, era bastante probable que ya estuviera enterada la sicaria de que estaban ahí. Agarró una de las esferas y golpeó una esquina del tejado. Estaba el riesgo de que Michelle se diese cuenta de que algo le seguía, pero quizás podían caer en uno peor si no avisaba a su hermana. Denisse aterrizó a su lado y aunque estaba convertida en una espeon cuando cayó, recibió una mirada de reproche de parte de una eevee.

—¿¡Que te pasa, Zai!? ¡Nos van a descubrir!

—Hermana, es posible que la sicaria ya nos haya visto.

—¿Qué?

—Vi una luz…bueno, esa es la puerta trasera de la ferretería. Podemos entrar por ahí o quedarnos atrás para asegurarnos de que no escape mientras Michelle se encarga.

—Cualquier opción está bien —dijo Deni ladeando la cabeza— Tampoco quiero robarle la presa a Michi, pero… ¿Sabes qué? ¡Hay que robársela por mentirosa!

—Sí, vamos.

La puerta no se movió. El pomo ni siquiera giró un centímetro. 

—¿Por qué no abres la puerta, Zai? 

—No se mueve. 

—Déjame ver.

Nada. 

—¡Vamos a la puerta delantera!
 
III/II
 
Ese edificio donde debería estar la sicaria no tenía nada de especial. Uno de los locales de los muchos que había en Villa Celebi. Encima de la puerta, estaba un letrero de metal contrachapado que mostraban las palabras “Fereteria” pintadas con unos manchurrones blancos. Era fácil de notar que habían sido repintadas varias veces para que el importante mensaje no acabara perdiéndose.  Al lado, veía un buzón, hecho del mismo material que la señal que estaba colgada en la fachada. Era hora de atacar. Aprovechando sus nervios, activó la principal habilidad de Famous Blue Raincoat; convirtió su sudor en una armadura medieval hecha de hielo que cubría todo su cuerpo. Si bien solo los estúpidos entraban por la puerta delantera, no encontraba otra forma de acceder así que tenía que confiar en que el sigilo le ayudaría a pasar desapercibida. El pomo de la puerta no estaba asegurado y pudo entrar sin esfuerzo, lo que la hizo comenzar a sospechar. Detrás de un mostrador rudimentario, estaba un tablero con varias herramientas que el dueño del negocio necesitaba vender pese a lo oxidadas que estaban y una puerta de metal que debía dar a un almacén. Ese polvo que flotaba en el aire hacía que le dieran ganas de estornudar. En una esquina, había una lampara cubierta con una manta azul marino. Antes de que pudiera reaccionar, ese mueble cobró vida propia y corrió hacia ella sosteniendo un martillo en una de sus manos. En el último momento, lanzó un chorro de agua que le impulsó para atrás, siendo el objetivo del ataque la pared de atras. Ahora que tenía la oportunidad de prestar más atención, veía apenas la figura de unos ojos detrás de esa rejilla negra. Esa noche no había dormido nada buscando información sobre esa prenda. Esa rejilla le permitía ver a las hembras unos cuantos metros por delante, sin ningún tipo de visión periférica. Si aprovechaba esa imperfección, podría ganar y golpearle en el costado. Su aleta trasera también estaba cubierta por una fina capa de hielo que le permitía moverse con más libertad. Dio un giro digno de una patinadora profesional o al menos ese es el ademán que hizo para engañar a su atacante. El martillo golpeó en su peto, lo que, como esperaba, no hizo ninguna grieta. Le dio un gancho lateral en la mandíbula, tan potente que escuchó como quebraban sus huesos. La hembra cayó en el suelo con un sonido sordo.

—Espera… ¿gané?

Había sido tan fácil que no se lo creía. Le levantó el burka para verle el rostro a la sicaria. En efecto, había sido demasiado fácil. Sus ojos se toparon con los de un desesperado heliolisk. Unas gotas gordas de sudor bajaban por su cara mientras una fuerza invisible apretaba su cuello. Una lampara estaba atada encima de su cabeza. Ese señor estaba siendo estrangulado frente a ella por algo que ni siquiera podía ver. Le bajo otra vez el burka porque le ponían nerviosos esos ojos saltones. Al desaparecer esa fachada de justiciera, un golpe en la puerta le hizo voltearse y por mero instinto respondió al puñetazo que venía sobre ella con otro puñetazo. Un crujido vino acompañado de un inmenso dolor en su aleta izquierda que acabó sacudiéndose de lado a lado como si se hubiera desinflado. Los pedazos de armadura que cubrían su extremidad cayeron para después derretirse. Antes de que siquiera su cerebro captara quien era su atacante, dio un giro para escapar del alcance de quien estuvo a punto de matarla y en ese momento, la vio. Una pokémon de piel gris con una quemadura que cubría gran parte de su hombro y que le miraba con un porte encorvado, a la defensiva. Era de esas hembras que caminaban sobre la fina línea (nunca mejor dicho) entre ser esbeltas o estar famélicas. Sus costillas se le resaltaban en el vientre. Unas ojeras apenas visibles decoraban unos ojos de cervatilla asustada. Si ese golpe no le hubiera dejado la aleta rota, añadiría que era bastante adorable y si no fuera porque volteó, ese puñetazo podría haberla atravesado de lado a lado.

—¡Tú eres la sicaria! ¿¡Te parece bien haber involucrado a un inocente!?

La sicaria no respondió, sino que le atacó con la palma abierta sin que pudiera reaccionar, golpeándole en el peto de la armadura y la armadura se rompió en miles de pedazos sin que eso causase que Michelle retrocediera. Era como si la energía del golpe fuera dirigida de una manera específica. La medicham combinó el palmeo con un gancho alto dirigido a su nariz. Afortunadamente, pudo desviarle la mano con la aleta derecha antes de que golpe llegara a su destino e intentó agarrar un poco de distancia para pensar en un contraataque, sin que la sicaria le diera mucha oportunidad. Denisse había tenido razón aquella vez. Si no había logrado evitar el Palmeo, era porque estaba demasiado acostumbrada a empezar con la izquierda ¿A lo mejor lo había hecho a propósito para incapacitarla de esa manera? Con el margen de apenas dos segundos, esquivó un martillazo que le destrozaría la nuca si le hubiera dado. El señor Liskton estaba recuperado, con el velo cubriendo sus ojos y dispuesto a dar la batalla por su controladora quien apretaba el puño para preparar otro ataque. Pese a ser rápida, notaba que sus puños estaban telegrafiados, o, en otras palabras, apuntaba de forma bastante notoria antes de atacar. La cuestión no era adivinar donde iba a golpear sino como iba a evitarlo y con una extremidad menos era más difícil de lo que una podría pensar. El siguiente era un golpe lateral en la sien. Ahora que podía manipular que forma adoptaba el agua al congelarse alrededor de su cuerpo, tuvo la idea de crear una pequeña bola de pinchos. Ese cambio agarró desprevenido a la sicaria, que, pese a que pudo destrozarla, su mano se resintió cuando las espinas de hielo se la rasgaron. 

Aunque sentía ganas de alegrarse por esa pequeña victoria, la sicaria quiso demostrarle que eso solo había sido un descuido y que tenía un as bajo la manga. Apuntó su palma herida al señor Liskton, que estaba sacudiéndose en un mismo sitio como resistiéndose del control mental, y con el gesto de cambiar de foto mientras estabas en la galería de tu celular, apretó esa cuerda invisible que rodeaba el cuello del heliolisk. La salamandra gruñó, corriendo hacia ella a la vez que apretaba su martillo. La medicham iba por detrás. La sicaria planeaba usar a su rehén de escudo. La ferretería no era demasiado grande por lo que el espacio en el que peleaban era un poco pequeño. Ya no tenía ni la armadura ni su aleta trasera congelada, lo que significaba menos movilidad. Sin más tiempo para seguir pensando, recordó una técnica que no había usado desde hace rato, usando su aleta trasera como resorte para saltar encima de la medicham. Una habilidad que no usaba demasiado porque desgastaba un poco sus músculos. Cuando su sombra cubrió la cara de la sicaria, juntó sus aletas para formar un martillo con la intención de estrellarla contra el suelo. En un segundo, su enemiga pudo reaccionar, usando a Liskton de escalón y dando un salto para estar a su altura. Ya era demasiado tarde para cambiar de ataque. Vio como una cuerda invisible apretaba los músculos de una de esas delgadas piernas que iba directa a su cara; una patada de salto alto. En un movimiento desesperado, Michelle le lanzó un chorro de agua caliente, que solo agregó más quemaduras a su cuerpo sin hacerla inmutar. Un presentimiento le decía que no iba a sobrevivir a esa patada. De pronto, apuntó su nariz al techo y la presión de otro escaldar involuntario la bajó al suelo en el momento exacto en el que sintió como el pie de la medicham cortaba el aire a unos centímetros. Sintió un dolor en su espalda cuando chocó contra el piso de madera, pero menos del que sentiría si le reventaran la cabeza. Unos segundos después, la medicham también cayó, golpeándose en su hombro quemado.

—Te tengo —dijo Michelle congelando su aleta buena—. ¡Libera al señor Liskton y pelea conmigo! ¡No metas a inocentes en esto!
 
II/IV
 
A la primera serpiente le ordenó que vigilara la puerta trasera de la ferretería. A la segunda serpiente le indicó que apretara el cuello del señor Liskton, que, aunque a simple vista pareciera que lo controlaba, solo estaba actuando por mera desesperación de sentirse asfixiado por algo que no podía comprender ni podía ver. A la tercera y a la cuarta las uso para bloquear la puerta trasera y delantera, esta última mientras la niña intentaba lidiar con el heliolisk. Ahora, que había usado las serpientes que le quedaban en tratar de darle el golpe final a su objetivo, estaba rodeada por esa mocosa que le gritaba cosas que ni entendía ni le interesaba entender. En cuanto Ruzalia se levantó tan rápido como pudo, esa chica, que debía llamarse Michelle si sus datos no le fallaban, corrió hacia ella para tratar de golpearla o al menos eso es lo que pensó. Agarró a su casero por el cuello y apretó el velo que cubrían sus ojos al mismo tiempo que le seguía gritando en su lengua hereje. Sabía lo que pretendía. Obligarla a cometer otro pecado mortal frente a los ojos del gran genio. Esa muchacha, que sabía esos detalles sobre su cultura, estaba tan nerviosa que no pensaba en la posibilidad de que hablaran idiomas diferentes. Una parte de ella sentía lastima por no poder comunicarse. Entendía, más o menos, que amenazaba con descubrirle la vista si se acercaba. Si fuera otra pokémon, podría matar a Liskton para deshacerse del problema, pero le había jurado al gran genio que no haría más matanzas innecesarias. Aunque claro, su objetivo desconocía ese dato. Abrió la mano para apuntar su palma al cuello de su rehén, apretando más su cuello. Otro de los pecados mortales por el gran genio era obedecer a los herejes. La chica tembló y volvió a gritarle, haciéndole sonreír un poco. 

«No tiene ni idea de lo que esta haciendo ni que es lo que amenaza al cuello del casero. Aun así, estamos en un punto muerto por mi incompetencia. Lo único que me queda es la serpiente que mantiene a Laura en el séptimo sueño y todavía no me conviene deshacer mi As sobre ella. No quiero que aparezcan visitas repentinas. La única manera que tengo de obtener más munición es tocar al menos por tres segundos a cualquier ser vivo. Quizás deba retirarme, pero eso puede provocar que le quite el velo y ya sería pecado si me ve la espalda desnuda»

Un punto muerto. Si no fuera por esa distracción de antes, podría haber atravesado de lado a lado a su objetivo con un solo golpe y destrozado su corazón, pese a la armadura. Usando el comando برغي في (enroscar), haciendo que una serpiente apretara los músculos de su brazo, hubiera sido posible asesinarla mientras estaba ocupada. Ahora que lo pensaba, el sonido de la puerta que ocasionó que fallara en acertar el golpe, debió haber sido causado por alguien más. O sea, las otras chicas estaban afuera de la ferretería, quizás buscando su oportunidad para entrar y ayudar a Michelle. Quizás podría usar eso a su favor, causar una conmoción o… ese pañuelo. Ese maldito pañuelo que llevaba esa meowstic le daba malos recuerdos. Era imposible que fuera el mismo que aparecía en sus pesadillas más oscuras, pero estaba segura de que era del mismo tipo; un shemagh. Era una especie de bufanda para el desierto, que te protegía del sol o de las tormentas de arena. Claro, existían diferencias entre el calor de la costa y el calor de las dunas. Era raro ver ese tipo de prendas en la playa, más en alguien tan joven. Además, Zaira (o Zira) significaba floreciente o luminosa en silam. Sí, existía la posibilidad de que esa mocosa tuviera un sentido de la moda raro y que a su madre le gustaban los nombres extranjeros, pero tenía que intentarlo. Alzó las manos y comenzó a gritar en el idioma que solo ella sabía, porque no necesitaba saber ninguno más.
 
 
Aunque eran las altas horas de la madrugada, no podía dormir y escapó de casa sin siquiera haber pensado a donde ir. Sus patas acabaron en la pequeña habitación donde escondieron a la gata traidora, que seguía durmiendo sin miedo a nada ¿Cuál era el plan de esa sicaria, dejando al futuro objetivo de sus palizas de esa manera? En realidad, lo sabía. Quería matar a las otras chicas primero para darle una razón a Laura para pelear, pese a que no tuviera ninguna oportunidad de ganar. Así era de hipócrita; abandonaba a sus amigas a la primera de cambio para irse con otro grupito al que prometerle lo mismo, al que seguramente abandonara si encuentra otra oportunidad. Desenvolvió un caramelo de dos colores y se lo llevó a la boca, chupándolo para tranquilizarse. Esa era la única manera en la que podía calmar sus nervios.
 

Mostrar Dices que mal casada, que mal herida. Eso no cambia nada, fruta prohibida
Actualización del indice de personajes: Sección de Las Sombras de la Noche: Séptimo sicario

Uff, me tardé un poco más, pero creo que valió la pena. Muchas gracias por su paciencia. Ahora, los comentarios:

Nemu: Usted va primero, señor Nemu, como siempre. Yo creo que estas chicas ya se pasaron el juego de la mala suerte. Muchas gracias por seguir leyendo.

@Nemuresu 

Meri: Confusión. Supongo que es mejor que el comentario donde me forreaste, así que lo voy a tomar como bueno. Sí, la historia cambió tanto que hasta he pensado en dejarla para comenzar de nuevo, pero ya prefiero seguirle como esta. Entiendo la razón por la que te parece repetitivo, pero me parece que he estado aprovechando esta checklist para desarrollar a los personajes desde distintos ángulos. Después de este arco, solo queda dos más con esta formulación y pienso darles un giro de tuerca para que no se sientan repetitivos. A la vez, entiendo que dices que no deberían querer matar a los sicarios, pero supongo que se les fue de las manos. Aunque pensándolo de manera fría, ¿Cuál es la otra posibilidad? ¿Encerrarlos en una cárcel de la que podrán salir fácilmente con sus habilidades? Igual tampoco estoy diciendo que lo hayan pensado de manera racional, solo es una pequeña reflexión. Es fácil ver lo incongruente de estas acciones si lo ves de manera racional, pero son adolescentes y la racionalidad como que no les va. Igual voy a intentar evitar estas formulaciones en el tercer arco. Y Sí, era mi intención hacer un pueblo entero. 

Espero que tengas paciencia para seguir leyendo y muchas gracias por la que has tenido hasta ahora.

@Velvet 

Kiwi: Me alegro de que te haya gustado, pero a la vez me dejas con ese sentimiento de que tengo que mantener las expectativas. Desde hace rato que pensaba en este arco y lo quiero hacer lo mejor posible. Sobre si preguntas sobre si Deni es psicópata y la ablande o si era así de blanda del inicio, más bien es lo segundo, además de que le cuesta mostrar emociones porque para ella es un signo de debilidad. 

Pero bueno, gracias, de verdad.

@Wirserker 

Tommy: Gracias por seguir arriesgando tus valiosas neuronas. La verdad es que tampoco tenía pensado dar risa con esa comedia slapstick.  Me alegro de que te esté gustando el rumbo que lleva la historia y sí, los párrafos son una mala costumbre. Pero me causa gracia. 

@Tommy 

Luna. Luna lunera, luna velera. En primer lugar, muchas gracias por comentar mi fic y bienvenida a esta locura. Voy a responder uno a uno tus puntos.

1) La razón por la que no insistí en eso es que la historia no va mucho por ahí y no quería desviarme demasiado, pero si veremos mucho los contrastes entre Villa Celebi y North Marine Star más adelante. Si tu queja es más sobre el protagonismo de Laura, más adelante lo tendrá. No te preocupes.

2) Sobre lo de la especie de King, sí, me confundí unas cuantas veces, tienes razón. Sobre la conclusión de la trama. En el segundo capítulo se dice que escaparon de ahí y sobre olvidarlo con tranquilidad, creo que subestimas a las dos protagonistas. Laura es una pokémon que esta acostumbrada a lidiar con diferentes cosas por ser de los barrios bajos y Denisse le cuesta sentir empatía al menos que ese pokémon este muy unido a ella. Lo de la violación, la verdad tienes razón. En ese momento me parecía una buena forma de empezar, pero no lo haría de nuevo. Sobre Lady, si use tanto el color morado como rosa es porque sus ojos en su versión shiny tienen un intermedio de esos colores y de que puede derrotar a King, creo que va con lo que dices en el punto tres. Sí, Lady es una sylveon, pero en mi universo, eso no significa que necesariamente sabe pelear. Es una niña mimada que vive en una parte del pueblo que es segura, no se va molestar en aprender movimientos fuertes ni da por el estilo. Yo soy un adulto y no sabría defenderme de alguien así porque simplemente no me he entrenado para pelear ni sé pelear. Es eso mismo, pero en pokémon. Además, como tú dices, King es grande y pesado y por eso mismo tiene más fuerza física que ella. No podía escapar porque no sabía ningún ataque. Además, King no habría mostrado sus verdaderos colores hasta que fuera demasiado tarde. Sobre lo de King, sí, es un imbécil que se cree protegido por sus tradiciones.

3) Tienes razón, pero sencillamente me da igual. Así es como me gusta escribir las historias y es una peculiaridad que vas a tener que aceptar un poco. Aun así, intento aprovechar características de los pokés para que la historia sea entretenida. 

4) Otra vez subestimando a mis personajes. Laura no es una niña cualquiera. Ella puede aguantar eso y más. Lo que sí que tienes razón es que es raro que siga a Denisse. Eso tiene un motivo que se lee entre líneas; es demasiado leal para su bien. Sigue leyendo.

Ahora, visto esto, no creas que estoy enojado ni nada por el estilo. Me encantó tu comentario.

Sobre el segundo capítulo, tienes razón, quería poner placar de placaje, pero soy imbécil y me confundí. Lady sigue tratando mal a las dos chicas porque es así de orgullosa e hija de puta, además de que su modo de olvidar ese enfrentamiento es estar como si nada y seguir siendo así. Nunca he mencionado directamente porque no llamaron la policía, pero básicamente es para no hacer un escándalo. Y sí, en mi lógica pensé que el caso de Elektra era diferente porque es beca deportiva, la que tiene otras implicaciones que la beca académica. Es un poco flojo así que mea culpa. Sobre los personajes; Elektra y Sansa están hechas así, pero es a propósito porque no quería que esos personajes destacasen demasiado y sí, Anastasia es una mala maestra a posta para que la situación fuese ridícula y surreal ya que la propia existencia del club de la pelea lo era. Ni siquiera es un arte marcial especifico, solo dense la madre y ya está. 

@Lunarium 

Eso sería todo por ahora. Muchas gracias a todo por leer, no merezco que nadie lea esta mezcla de moe y depresión. 

Saludanza.



[Imagen: g325fpf.png]
Los Fan Arts usados en esta edicion son propiedad de sus respectivos autores
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
Hoy me levanté a las 9 de la mañana y lo primero que pensé es “vamos a sacrificar la mañana del viernes a los dioses de la cueva para que me den buena suerte. Anoté a 6 personas que tenía ganas de leer hoy. Vos sos el primero.
 

Este es el primer comentario que te dejo después de la releída que le pegué la otra vez, y madre mía Willy que se nota la diferencia. Y madre mía que me voy a triggerear cuando exactamente 207 palabras después ya leí “ZIZAGOON” y me empecé a clavar las uñas en las manos.
 

Vamos al capítulo. Para nada me esperaba que de golpe esto se transformara en Sherlock Holmes en sus aventuras por Arabia, pero de alguna forma el mini-arco de la 7ma es eso. Me quedé un poco a medias con el ambiente prostibulario pero man que si se me hizo interesante. Te doy un millón de puntos a favor por haber traducido en la historia las palabras en árabe o lo que carajo sea ese idioma. Estoy sentada en la compu (CON 6 GRADOS ASI QUE DAME LAS GRACIAS ahre), pero no sabes lo molesto que habría sido si hubiera estado en el teléfono y hubiera tenido que andar copiando y pegando cada palabrita en árabe para moverla en el traductor porque el escritor es demasiado cool para poner lo que significa al lado. Tal y como lo hiciste acá, te quedó perfecto.
 

Todo el cap funcionó como una especie de novela de misterio, por eso lo de Sherlock Holmes: el libro medio grimorio raro, la Brionne investigando, la antagonista emparejada con todo el ambiente extranjero, y el punto más alto del capítulo y que me pareció brillante, la escena del té. Impresionante como manejaste el doble sentido de la escena, preocupándote no solamente por el contexto, sino por el punto de vista de cada uno de los personajes al frente de la conversación para que una no lo entienda pero las otras sí, a la vez que permitías que el lector entendiera perfectamente lo que estaba queriendo decir. Una escena que con solamente pensar como la armarías en la cabeza, te imaginás que va a ser una confusión total y que no vas a entender nada, pero que de alguna forma la lograste de una manera muy sencilla. Sumale a eso a Denisse siendo fucking Sherlock Holmes haciéndole que se trague un microchip o lo que era para que le funcione como GPS y la verdad es que me quedé más que sorprendida con todo lo que lograste en una sola escena.
 

No sé cuantas palabras tiene este capítulo, me imagino que 7-8 o algo así restando los comentarios y el contador de palabras del foro haciendo estupideces, pero se me pasó volando. A lo mejor también tiene que ver con el hecho de que la última vez que me pasé por esta historia me leí como 13 capítulos o algo así y casi se me derrite el cerebro.
 

Me quedo esperando la segunda parte.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task