Longfic- Cuando lo improbable se vuelve probable

Extension largaLongfic
FranquiciaCoregames
GéneroAmistadRomance
Resumen

Pequeños momentos en donde los sucesos que menos esperas se hacen realidad. Esto es un Pandorashipping (SaturnxDawn)

#1
NOTA: Quiero aclarar algo... puede que esto sea un Pandorashipping y comprendo que no sea un ship muy conocido y/o creible, pero la historia esta hecha de tal forma para que sea una lectura agradable que no está unicamente encasillada en formar una relación romantica entre los personajes porque sí, sino que se vea como sería su relación en dado caso que tuvieran que convivir y como podría llegar a algo con el tiempo, sin llegar a empujarse a ello.
 
[Imagen: tumblr_m768kv99ct1r63dt8o1_640.jpg]
Contexto:
Este fic gira entorno a la relación de Saturn y Dawn después de la derrota del Equipo Galaxia.

Indice:
Capítulo 1: Visita inesperada
Capítulo 2: Invitación hilarante
Capítulo 3: Sorpresa tras sorpresa
Capítulo 4: Nueva costumbre
Capítulo 5: May Maple incorregible
Capítulo 6: Señales preocupantes (Dawn)
Capítulo 7: Señales preocupantes (Saturn)
Capítulo 8: Hablar de más
Capítulo 9: Ironía del destino
Capítulo 10: Entre preocupaciones y trabajo
Capítulo 11: Reencuentro
Capítulo 12: Primeros pasos
Capítulo 13: Consciencia tortuosa
Capítulo 14: Viaje de... ¿Negocios?
Capítulo 15: ¿Sustituto?
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0
Responder
#2
Nota Autor: ¡Buenas comunidad de Pokecueva! Como podrán ver soy nueva y he encontrado este lugar por medio de una recomendación de un lector, así que he decidido unirme y darme la oportunidad de compartir mis fic aquí.
Debo aclarar que soy bastante torpe en tema de foros, así que seguramente se regañada un par de veces por los moderadores ^^U, pero bueno me tocara aprender.
(Mis notas generalmente van al final, pero al ser el primer post hare una excepción ^^)


 



 
Capítulo 1 – Visita inesperada


 




Dawn nunca pensó que tomaría en consideración las palabras dichas en aquel entonces, ya que siempre las tomó como un gesto de buena voluntad y una forma de reivindicar sus malos actos, pero nunca como algo real o serio. Jamás se imaginó que terminaría donde estaba, parada a un palmo de las puertas que la separaban del que alguna vez fue su enemigo y comandante de una organización delictiva.

Tomó una respiración profunda e intentó espantar los nervios que en algún momento se asentaron en la boca de su estómago y lo revolvieron de forma desagradable. Tuvo que forzar las náuseas lejos de ella y se preguntó si en el pasado había sentido algo similar, cuando recorrio los mimos pasillos plagados de reclutas y ejecutivos mientras se encontraba completamente sola.

Era consciente que la situación actual del lugar no era ni remotamente parecía a la de aquel entonces, pero ese pensamiento no quitaba la sensación inquietante en su estomago y solo parecía aumentar su nerviosismo general. Sabía que ya no era una organización dedicada a asuntos ilícitos, sino que ahora era una institución que realizaba un trabajo honrado y que podría traer muchos beneficios a la región si llegaban a concretarse.

Dawn tenía presente que el historial de la "Nueva Galaxia" estaba manchado y que muchas personas aún dudaban de sus intensiones, pero el cambio estaba allí expandiendose de forma lenta y constante. Aun estaba asombrada del abrupto cambio en la dirección de la antigua organización a la que tuvo que enfrentarse y tampoco estaba segura de si debía o no agradecer dicho cambio.

Arrugó el ceño ante el pensamiento y miró a la nada mientras se perdía en ellos. Se preguntó si era realmente necesario que estuviera allí o si era mejor que se diera la vuelta para regresar por el camino por el que había venido. El problema estaba en que tendría que aguantar la vengüenza de haber atravesado todos aquellos corredores mientras se topaba con varias personas curiosas o ansiosas por su presencia.

Dawn intuía que su existencia debía ser una molestia para los habitantes de la organización, ya que ella fue la que arruino los planes del antiguo líder y la causante de los cambios que ahora estaban sufriendo. No era ingenua y sabía que lo más normal sería que le guardaran algún resentimiento o que intentaran tomar represalias contra su persona.

— ¿Quien no lo haría cuando estoy danzando junto al brote recien surgido? — Dawn murmuró para sí misma.

— ¿Dawn...?

Una voz masculina, mucho más profunda de lo que recordaba, sacó a Dawn de sus pensamientos

Dawn se sobresaltó y retrocedió un par de pasos de forma inconsciente mientras sus ojos buscaban al dueño. Se sorprendió al encontrar a un hombre joven parado expectante delante de ella y entre las puertas ahora abiertas.

— No sé qué estás pensando esa cabecita tuya, pero... — El hombre sonrió entre divertido y confundido — Parece interesante...

La reacción temerosa de la joven le resultó tan extraña como antinatural, así que intentó hacer memoria para buscar algún evento similar en el pesado, pero nada llegó a él. Así que terminó por atribuirlo al hecho de que ahora se encontraba en un ambiente nuevo y desconocido para ella, ya que muchas cosas habían cambiado en la orgenización y eso incluía tanto mobiliario como personal.

Lo más probable era que su malestar estuviera arraigado a un acto inconsciente, algo relacionado con mantenerse alerta y preparada por si decidían hacer algo en su contra. Saturn sabía que ese "algo" no iba a ocurrir, pero eso no significaba que ella lo supiera y eso era un tanto divertido para él.

— ¿Ocurre algo señorita Berlitz? — El hombre dejó salir un tono formal y retacado que solo usaba en reuniones — Puedo ayudarla a tomar asiento si se siente...

— ¡Saturn...! — Dawn se apresuró a interrumpirlo — Eso es espeluznante... — Expresó con disgusto y se estremeció, aunque pareció relajarse.

Saturn estalló en un pequeño ataque de risa, cuando por fin obtuvo una expresión más familiar en el rostro de Dawn y el estremecimiento de su cuerpo que venía con ello. Pero el episodio duro poco y no tardó en carraspear para disimular su arrebato.

— Me alegro ver que has vuelto, estaba a punto de preguntar quién era la chica frente a mi oficina — Saturn estaba secretamente aliviado de ver esa reacción más familiar — ¿Te importaría entrar y tomar asiento? Porque por mucho que hayamos remodelado, debes saber que el pasillo no es el mejor lugar para una conversación, aunque si quieres… — Declaró de forma burlona, antes de hacerse a un lado y dejar el camino libre para Dawn.

Dawn aprovechó la oportunidad para entrar en la oficina y detallar de forma disimulada sus cambios. Ya no estaba el característico logo en el suelo y paredes, así como mucho del antiguo mobiliario que ella recordaba. Ahora la habitación tenía una decoración más modesta y sobria, algo que la hacía parecer más una oficina real y no el centro de operaciones del Equipo Galaxia.

Volvió a perderse en sus pensamientos a medida que perdía interés en la oficina renovada y recordaba el motivo por el que estaba en dicho lugar. Se perdió tanto en sus pensamientos que no notó la mirada de extrañeza que Saturn le dedicó mientras la observaba desde su escritorio y donde esperaba que se pusiera al día con él.

Saturn tenía el presentimiento que no iban a llegar a ningún lado a ese paso, pero aún desconocia los motivos por los que la chica se encontraba allí Era cierto que siempre espero encontrarla en alguna otra ocasión, a fin de cuentas él había manifestado sus intenciones de reconstruir la organización y aunque ese encuentro nunca se dio, jamás dejo la posibilidad de que podría darse uno en el futuro.

Finalmente Saturn carraspeó de forma intensional para regresar a Dawn a la realidad y observó como la joven se apresuró en cubrir el espacio faltante para tomar asiento frente a él. A pesar de su nueva posición, Dawn evitó establecer contacto visual con Saturn y en cambio jugueteó con sus dedos por debajo de la mesa.

Saturn permaneció en silencio mientras se preguntaba por el motivo de tal actitud tan antinatural que lo hacía dudar de la identidad de la joven. Toda la posible inquietud que sintió al saber de la visita inesperada de Dawn, se perdió al encontrarse con una adolescente temerosa y extremadamente tímida, algo que diferecia mucho de la entrenadora entrometida que él recordaba.

Seguía sin dar con el motivo real de la visita y mucho menos con la respuesta al extraño comportamiento actual. Tenía claro que en su momento hizo la sugerencia de que podía visitar las instalaciones cuando quisiera, pero lo ofreció como un aval de que haría las cosas bien en esta oportunidad y que no tenía nada que ocultar o desconfiar.

En ningún momento Saturn buscó algún trato en particular o especial con la entrenadora por su ofrecimiento, sino que esperaba toparse con algo similar a la desconfianza que le profesaban las autoridades. No es que pudiera culparlos, ya que tenían razones más que suficientes para supervisar sus trabajos y proyectos de forma constante, pero era algo que por mucho que le incomodara le evitaba problemas.

— ¿Alguien te incomodo camino a la oficina? — Saturn preguntó barajeando la posibilidad de que ese fuera el motivo de la incomodidad de la joven.

Dawn se estremeció visiblemente, al escuchar la voz del varón mientras este levantaba una ceja por su reacción. Saturn seguía sin entender lo que estaba pasando, pero por la reacción que acababa de recibir parecía que acababa de dar en el clavo o bastante cerca.

Saturn entrecerró los ojos ante esto e hizo memoria del personal con que contaba en el lugar. Estaba seguro de haber limpiado la empresa desde dentro y eso involucraba a todo aquel que pudiera perjudicar la imagen que estaba tratando de levantar o que pudiera incomodar a Dawn por las acciones pasadas.

Volvió a fijarse en la joven mientras la habitación se sumergia en un incomodo silencio y esperó por alguna respuesta. El ambiente no estaba mejorando y la chica parecía más desconectada que nunca, así que bajo su atención a los papeles que tuvo que abandonar y que todavía debía atender.

— Creo que no debí venir.

Saturn parpadeó sorprendido, antes de buscar a Dawn

— Lamento molestarte, aun cuando sé que estas muy ocupado… — Dawn se incorporó de forma apresurada mientras tropezaba con sus propios pies.

Saturn dejó escapar un suspiro resignado mientras se preguntaba que había hecho él para tener que lidiar con la extraña adolescente o si era algún estado normal para la edad. Así que para cuando abrió la boca para hablar, Dawn ya tenía la mano en la manecilla de la puerta y estaba a punto de girarla para salir de la habitación.

— Dawn… — Saturn se levantó — No pongas palabras en mi boca que no he dicho... — Caminó hacía la joven — ¿Me puedes decir que está pasando?

Saturn se detuvo una vez estuvo junto a la joven y se cruzó de brazos mientras se recostaba contra el marco de la puerta. Intentó buscar alguna explicación en el rostro de Dawn, así que se sorprendio cuando lo encontró empapado en lágrimas.

Antes de que el ex-comandante pudiera reaccionar o apartarse, un par de brazos lo rodearon y una cabeza se enterró en su pecho. Esta vez fue el turno de Saturn de desconectarse ante la acción repentina y solo reaccionó al escuchar el sonido amortiguado de los sollozos de la adolescente contra él.

Saturn se había preparado para muchos escenario, pero mentiría si dijera que sabía que hacer o que debía ser lo correcto en este tipo de situación. Por lo que terminó por rodear de forma insegura y floja el cuerpo tembloroso que se presionaba contra él. No tenía confianza en lo que hacía, pero al no sentir ningún tipo de rechazo se aventuró a palmear con torpeza la espalda de Dawn.

— Erm... — Saturn intentó mover a la joven, pero esta seguía enganchada a él — Dawn... ¿Podemos ponernos comodos...? — Suspiró al ver que seguía siendo ignorado, así que se inclino y siseó —  Esperó no estés dejando tus mocos en mi traje, señorita Berlitz…

Al instante Dawn se separó mientras mantenía la vista baja para ocultar el rubor de sus mejillas y sorbia la nariz. Saturn guió a la joven a un extremo de la oficina, en donde se encontraba un pequeño juego de muebles más familiares y cómodos.

Dawn intuyó que ese debía ser un pequeño rincón de descanso o un lugar donde poder tener reuniones más privadas y personales por los suministros en él. Así que en un intentó por escapar de lo que acababa de hacer, Dawn apresuró su paso y sin dudarlo tomó asiento en el sofá más grande.

Casi al instante que tocó la superficie de aquel mueble, quedó maravillada con la suavidad y la textura del mismo que se tumbó en él, sin tomar en consideración la presencia del dueño del lugar. Saturn tuvo que morderse la lengua para no reírse y sonrió ante el acto infantil, así que no perdió tiempo y comenzó a sacar los implementos necesarios para preparar algunas bebidas.

— ¿Quieres té o café?

La pregunta de Saturn regresó a Dawn a la realidad.

— ¿Esto... es algún tipo de nueva costumbre? — Saturn preguntó divertido.

Dawn se enderesó de golpe y carraspeó en un intento de recobrar la compostura mientras recordaba el motivo de su visita. Tragó el nudo de su garganta y enfrentó al hombre que seguía esperando alguna respuesta.

— Té estaría bien… — Dawn habló en un susurro apenas audible — Y no es una costumbre…

Saturn tuvo dificultades para escuchar las palabras de Dawn, así que detuvo sus movimientos y meditó en silencio lo que había escuchado, aunque para asegurarse igualmente preguntó.

— Entonces ¿té?

El asentimiento fue todo lo que Saturn necesitó para retomar su labor.

Saturn no sabía que estaba pasando, pero parecía ser algo serio para que la chica estuviera tan desconectada y actuara de forma tan extraña. Algo la estaba afectando mucho más que haber entrado al mundo distorsión con su antiguo líder o quizás estaba padeciendo las secuelas de dicho evento.

Tenía curiosidad y quería preguntar, pero no existía la palabra confianza entre ellos o por lo menos la familiaridad para actuar de forma directa con ella.

— No pude... — Dawn susurró ganando la atención de Saturn — Perdí.

Dawn tenía la vista clavada en la mesa de té, así que no se dio cuenta de la expresión consternada en el rostro de Saturn mientras esperaba que se calentara el agua para el té. El hombre arrugó el ceño mientras saboreaba las palabras junto con la posible implicación en ellas, hasta que finalmente suspiró.

— Dawn… estas siendo muy críptica — Saturn comentó con tranquilidad mientras se fijaba como el agua comenzaba a hervir — Si quieres que te entienda deberías…

— Perdí contra la elite… — Dawn soltó un suspiro desanimado, antes de dejarse caer en el sofá — No pude derrotarlos... — Se acostó de costado y acurrucó sus piernas contra su pecho.

Saturn deseba burlarse de la adolescente, ya que esperaba un asunto mucho más importante como causa de su estado. Pero entonces recordó que hasta donde él sabía, la chica jamás había perdido y aunque no le gustara admitirlo, él ya estaba curado del fracaso y por el contrario agradecía el tener tantos en su vida, porque lo hicieron reconocer sus errores para así poder mejorar.

— A veces se gana... — Saturn ofreció una taza de té humeante a la Dawn — A veces se pierde... — Sonrió al ver su expresión sorprendida y ofendida de la joven.

Dawn observó recelosa la taza delante de ella, antes de susurrar un agradecimiento y tomarla entre sus manos. Respiró el agradable y relajante aroma, antes de darle un sorbo.

— La última vez que revise... los aspirantes tienen más oportunidades para retarlos ¿no? — Saturn comentó mientras tomaba asiento, al otro lado del sofá — Solo entrena un poco y vuelve a intentarlo... — Tomó un sorbo de su propia taza.

— Pero… esto nunca había pasado.

Saturn no pudo evitar hacer una mueca, tanto por esas palabras como por el líquido caliente que ahora quemaba su lengua.

— Es la primera vez que pierdo un encuentro… yo… no sé qué hacer… no entiendo porque perdí — Dawn apretó la taza en sus manos.

— No sé por qué me lo esperaba... — Saturn se encogió de hombros — Pero no veo nada malo en perder.

— ¿¡CÓMO PUEDES DECIR ESO!? — Dawn gritó repentinamente — ¡NO SABES LO QUE ES PERDER CUANDO TIENES TODAS LAS DE GANAR! — Se levantó de su lugar con los puños apretados mientras temblaba por el coraje y la frustración — TU NO ENTIENDES NADA…

— Allí te equivocas… — Saturn se burló con una sonrisa petulante en sus labios — No sé si lo recuerdas, pero perdí todos y cada uno de mis encuentros con un entrenador novato — Observó como la puestura de Dawn comenzó a relajarse — Aunque no solo yo perdí, sino que prácticamente una organización perdió contra ella — Se encogió de hombros — No creo que tenga que decirte que aprendí de esa pérdida ¿No? — Bajo la mirada sintiéndose avergonzado de sí mismo — Aunque en mi caso me dio la oportunidad de enmendar mis errores y pecados.

— Yo… — Dawn volvió a encogerse sobre sí misma — Lo siento... — Dejó la taza olvidada en la mesa mientras se hundía en el sofá — No quise…

Saturn se tomó un momento para meditar, antes de estirar su brazo y palmear el hombro de la joven junto a él.

— Sabes… no pasa nada — Saturn se encogió de hombros — Sé lo frustrante que es perder y más si es la primera vez — Hizo una mueca de disgusto ante el recuerdo — Pero también es bastante normal y... solo piensa que de las derrotas aprendes más que de las victorias o ¿Esta compañía no es el mejor ejemplo de ello? — Termino su té y recogió las tazas dejándolas a un lado para limpiarlas después — Si por algún casual viniste a buscar mi consejo... — Meditó momentaneamente — Solo te diré que tomes un tiempo para tranquilizarte y una vez estés calmada puedes sentarte a pensar en que fallaste, en que debes mejorar y que estrategia deberías seguir — Le dedicó una sonrisa descarada a la joven que lo miraba sorprendida — También recordar lo más importante que es nunca subestimar a tu oponente.

Saturn ignoró a Dawn mientras regresaba a su escritorio y tomaba un documento al azar para comenzar a leerlo. Otro silencio se formó, aunque este no era tan incómodo y era interrumpido por el sonido de las hojas al pasar o por el bolígrafo al raspar el papel.

— Sabes… — Saturn soltó una risilla burlona mientras volvía a fijarse en la chica que seguía petrificada en el sofá — Me sorprende que esa niña que se enfrentó sola contra una organización completa, esté tan afectada por ser derrotada por 5 inútiles que no pudieron hacer frente a dicha organización — Regresó al aburrido, pero necesario papeleo en sus manos — Pero supongo que me alivia saber que eres humano, así que aun tienes chance de mejorar ¿no?

Dawn se tomó un momento para procesar las palabras de Saturn y por primera vez sintió como su derrota no era tan horrible como ella creía. Aun le dejaba una sensación desagradable en la boca, pero ya no parecía tan abrumador y catastrófico como antes.

Una sonrisa tiró de sus labios y miró distraídamente al hombre que parecía haber cambiado con el paso de los años, aunque eso podía deberse al peso de la organización que ahora llevaba sobre sus hombros.

— Has madurado tanto... En cambio yo — Dawn suspiró con amargura mientras la vergüenza atacaba su rostro — Estoy aquí llorando como si fuera el fin del mundo por perder una simple batalla mientras que tú tuviste que empezar todo desde cero, aun teniendo a todos en tu contra y sospechando de acá paso que dabas.

— Oh, me alaga saber que le he dado esa impresión a alguien a quien respeto — Saturn admitió con una sonrisa, sin apartar los ojos del papel — Pero que mis palabras no se le suban a la cabeza señorita Berlitz — Buscó brevemente a la joven para extrañarse al no encontrarse con su expresión de enojo — Por Arceus… creo que he vuelto a perder a Dawn en algún lugar y alguien está ocupando su lugar — Rio ante el cambio instantáneo de expresión de Dawn.

— No me hagas retirar lo que dije, Saturn... — Dawn resopló y entornó los ojos ante el comportamiento juguetón de su acompañante — De verdad agradezco tus palabras y disculpa el haber venido de improvisto, cuando tienes tanto trabajo.

— Ya te dije que no pongas palabras en mi boca... — Saturn firmó un documento y lo acomodó en la nueva pila que estaba formando — Además yo mismo me ofrecí en su momento y agradezco cualquier desvió agradable que pueda presentarse en mi rutina, así que no dudes y simplemente hazlo — Señalo la puerta a ciegas — Irrumpe por esa puerta y desahógate todo lo que quieras, ya que es lo menos que puedo hacer después de…

Saturn quedó petrificado con la mano levantaba mientras sostenía el bolígrafo suspendido en el aire, cuando un par de brazos lo rodearon de nueva cuenta y lo estrecharon contra otro cuerpo. Tardó un par de segundos en procesar lo que estaba pasando, antes de soltar un suspiro y relajar su cuerpo para regresar el gesto con incomodidad.

— Muchas gracias — Dawn susurró — No sabes el bien que me hicieron tus palabras... — Soltó a Saturn y apresuró a la puerta — Entonces me retiro... Te dejó con tus papeles — Estaba a punto de salir, cuando se detuvo y se volvió de forma tímida — Erm... ¿Podría… venir de visita?

Saturn parpadeó en su dirección, aún aturdido por el gesto y extrañado por la petición. La situación se estaba volviendo hilarante y confusa, pero si algo había aprendido en el tiempo que llevaba siendo presidente era a adecuarse a los ritmos cambiantes, así que no tardó mucho en recomponerse y mirar burlón a la adolescente, ahora tímida en la puerta de su oficina.

— Eres bienvenida.

Dawn sonrió y se despidió con un gesto de su mano, antes de dejar solo a Saturn en su oficina

— ¿Qué demonio fue todo eso? — Saturn murmuró una vez estuvo seguro de su soledad.

Se llevó la mano a la cabeza y cepilló su cabello mientras tenía cuidado de no despeinarse.  Intentó comprender todo lo que acababa de suceder, ya que había esperado cualquier cosa de la joven entrenadora e incluso alguna actitud similar a la de los miembros de la liga, pero esto se salía completamente de todo posible pensamiento.

Llegó a la conclusión de que por el momento se dedicaria solo a cumplir con su palabra y la ayudaría en lo que pudiera. Eso no compensaría todos los problemas que había causado, pero por lo menos aliviaria su consciente lo suficiente para no sentir que solo estuvo desgustando a otros durante toda su vida. Soltó un suspiro, antes de volver a centrarse en los papeles que clamaban por su atención.


 



 
Fin del capítulo


 

 0  0  1  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#3
Whassup. Me dicen Kiwi.


Me alegra mucho que hayas decidido unirte. Espero que entre el montón de locuras que tenemos encuentres para leer algo que te guste y gente que a su vez disfrute tus historias, lo que, por experiencia propia, debo decir que no es difícil. Dudas, preguntas, sugerencias o peticiones las puedes compartir conmigo o con @Velvet

Y me gustaría comentar algo del fanfic pero… ya lo leí. Ahora mismo voy por el 6 pero ya te conté lo mucho que me está gustando. Pero como dice el dicho, lo breve y bueno; dos veces bueno. Lo que significa que vale la pena leer esto dos veces.

Algo que olvidé comentar antes es lo mucho que me gusta que Dawn acá no sea una pequeña arma de destrucción masiva capaz de barrer con cualquiera que se cruce en su camino. Es refrescante verla teniendo problemas y le da otra da la de profundidad a su relación con Saturn. Siendo este alguien acostumbrado a lidiar con el fracaso.


Tenemos un servidor de discord por sí te interesa verlo. Ahí estamos todo el día hablando de cualquier cosa… y a veces también de pokémon. Te dejo el enlace acá de todos modos.

https://discord.gg/Km4U4NqT
Meri no encontré un buen gif del lobito así que toma dos mapaches.
[Imagen: HQQLgVO.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#4
Antes que nada: ¡Bienvenida a la Cueva!
Nos alegra mucho recibir escritores que compartan nuestra misma pasión por Pokémon, así que espero que puedas compartir con nosotros tus trabajos y, si gustás, puedas disfrutar de los nuestros. Hay para todos los gustos, y hablando de eso, los míos no se ligan especialmente a los ships, pero vamos a darle una chance al tuyo ya que recién llegás.

Lo primero que veo es que parecés tener cierta experiencia como escritora, porque todo está narrado de manera muy solvente y tenés un buen uso del vocabulario. Realmente sabés hacer llevadera la lectura, y construís bien las pausas y momentos con cierto suspense en el que no sabemos qué clase de dinámica se desenvolverá entre Dawn y Saturn. Ella se encuentra en un lugar a priori hostil, pero algo en la actitud sobradora del Galaxy la lleva a soltar sus emociones. Resulta en un momento bastante tierno y casi fraternal, pero...

Hay un problema con esto, y cuando digo "esto" me refiero a las historias de shipping en general, y que es precisamente uno de los puntos principales por los que no suelo leerlas: no siento que haya una construcción creíble de la relación. No me malinterpretes: la escena me pareció bastante natural si hablamos de dos personas que fueron una mezcla de rivales y enemigos y que ahora comparten las mieles más amargas de la derrota. Pero hay algo en la última frase que suelta Saturn que ejemplifica muy bien mi sensación general:
 
Cita:¿Qué demonio fue todo eso? — Saturn murmuró una vez estuvo seguro de su soledad.

Es decir... El fic no me deja claro de dónde sale realmente el impulso de Dawn por ir a verlo; habiendo conocido a tantos otros entrenadores a los que también humilló a lo largo de su viaje. Como si lo único que llevase a Dawn hasta las puertas de su oficina en tu fic no fuera otra cosa que el hecho de que es un fic "Pandorashipping" y que está obligada por una fuerza superior a sentir esa conexión y atracción por el tipo malo. ¿Será que entre peliazules se entienden mejor?

Así que es más o menos la sensación que me da leyendo casi todas las historias donde dos personajes de juegos que nada tienen que ver con el amor romántico (aunque en tu historia no es que haya mucho de eso, sino más bien una conexión entre dos entrenadores derrotados) se lanzan a los brazos del otro o experimentan emociones súper intensas que no parecieran tener un origen del todo claro que las justifique completamente.

Más allá de eso, fue una lectura agradable y me entusiasmó mucho ver que tenemos una escritora con potencial de sobra para compartir con nosotros más de sus escritos. ¡Animo con eso!

¡Ah! Y si te ineresa, podés hacer un thread de bienvenida en el subforo correspondiente así te hacemos una fiesta entre todos. (?)
O bien compartir tu ficha así conocemos más de tus gustos pokemonísticos.
[Imagen: 7h3LGNS.png]

Pokémon No More

Sobre el plagio:
"Tenemos un protagonista con nombre japonés que curiosamente tiene cuatro sílabas"
                                                                                                                                        —Velvet
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#5
Primero que nada, considérate bienvenida al foro. Sé que tal vez es algo redundante decirlo ahora, pero las cortesías nunca dejarán de tener valor.

Ahora, en lo que concierne a la historia, debo decir que tengo bastantes incógnitas. ¿Cómo es que Saturn está ahora en una empresa sin que lo hayan arrestado? ¿O es que lo arrestaron y llegó a su posición después de salir? ¿Y más ahora, por qué es que Dawn recurre a él como socio de negocios y como amigo? No me preocupan tanto las cuestiones porque seguramente se responderán solas con el tiempo, pero la premisa deja mucho por especular, cosa bastante bien lograda.
Descansa. Hasta que nos volvamos a ver...
[Imagen: SwCanxx.png]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#6
 



Capítulo 2 – Invitación hilarante


 




— ¿Estas segura que no estas enferma?.

Dawn entornó los ojos, al escuchar la pregunta del dueño de la oficina

— Porque no sé en qué demonios estás pensando para hacerme tal… sugerencia… — Saturn suspiró mientras se masajeaba la fuente de la nariz — Dawn fui tu enemigo ¿recuerdas?

— Solo te estoy pidiendo que vayas a ver un concurso — Dawn se cruzó de brazos y resopló — No es como que te esté pidiendo algo de otro mundo.

Dawn observó recelosa como el hombre frente a ella, seguía enfrascado en los papeles de su escritorio y la ignoraba de forma descarada.

— Ni siquiera te pido que me animes. Además… — Dawn arrancó sin dudarlo el folio de las manos de Saturn — Necesitas dejar el trabajo de lado y tomar un descanso — Frunció los labios mientras enfrentaba el ceño arrugado del varón — También consulte con tu secretaria y no tienes ninguna reunión importante ese día — Dawn dejó de fruncir los labios, al no notar cambio alguno en la expresión de Saturn — Por Arceus… ¿Me vas a hacer rogar?

Una pequeña batalla de miradas se dio entre ambos, pero Dawn tuvo que ceder con amargura. Saturn recuperó el material robado y retomó su labor mientras se hacía el desentendido de la Dawn que se alejaba resoplando y dando grandes zancadas.

Para este punto Dawn no sabía si sentirse aliviada o preocupada de que Saturn no hubiera cambiado tanto como pensaba en un inicio, ya que de cierta forma hacía más fáciles y cómodas las interacciones con él. Pero también le hacía recordar el tiempo en el que eran enemigo, así como lo terco e infantil que podía llegar a ser el ex-comandante.

No podía negar que había madurado en algunos aspectos, aunque estaba ligado al hecho de que ahora dirigía una organización, pero en algún momento del mes llegaron a un cierto grado de confianza en el que comenzó a manifestar algunos vestigios de su antiguio comportamiento. A pesar de ello y por extraño que parezca, Dawn encontraba tranquilidad al estar junto al varón.

Por lo que tomó literalmente sus palabras y empezó a visitarlo con bastante frecuencia. Al principio dudó de su decisión y casi esperó que Saturn la pateara del lugar, pero el hombre cumplió con su palabra y toleró su presencia.

Llevaban más de un mes de este modo, viniendo  de forma casi diaria a la compañía y siempre en momentos que sabía que Saturn podría atenderla. La mayor parte de ese tiempo la pasaba en la oficina del ex-comandante que permaneció abierta para ella después de la cuarta o quinta visita, otras paseaba por las instalaciones e interactuaba con los empleados que no parecían tan ocupados.

En ese momento Dawn recordó que algunos días, Saturn no estaba tan libre como pensaba o terminaba por surgir un imprevisto que interrumpía su encuentro y era en esas ocasiones que se disculpaba repetidas veces, siempre asegurando que la compensaría por el desplante. Una sonrisa siniestra tiró de los labios de Dawn, al darse cuenta del cúmulo de compensaciones que tenía en sus manos mientras pensaba como chantajear al hombre que se estremeció bajo su mirada.

Saturn arrugó el ceño al sentir la mirada de Dawn sobre él, así que suspiró y apartó el documento con el que estaba trabajando por precaución, antes de buscar a su invitado. Se preguntó en que momento la chica se hizo tan presente a su alrededor, pero la verdad es que fuera de sus actos infantiles, ella era como un sopló de aire fresco en el abrumador y asfixiante ambiente empresarial en el que estaba metido.

Había días en los que extrañaba su vida como comandante del Equipo Galaxia, ya que en ese tiempo tenía ciertas libertades que venían con no hacer las cosas legalmente, pero no tardaba mucho en recordarse que eso ya no podía ser más. Así que por muy agotador que fuera el trabajo, los resultados eran mucho más gratificantes y productivos que los que tenía en aquel entonces.

— No quería llegar a esto, pero no me dejas otra opción — Dawn declaró con una sonrisa maliciosa y las manos en la cadera.

Saturn levantó una ceja y observó interesado a la chica que tenía las rodillas apoyadas en el reposabrazos del sofá para poder asomarse por encima del espaldar. Recordó sus pensamientos anteriores y una pequeña sonrisa divertida tiró de sus labios mientras se preguntaba que estaba planeando.

— Si mal no recuerdo… — Dawn se derramó por el sofá de forma dramática — Alguien me dijo que compensaría todas esas veces que me dejo abandona y sola en esta fría oficina — Buscó al varón con la esperanza de ver alguna reacción, pero este seguía con igual que cuando empezó su drama — ¿No crees que podría ser un buen momento para pagar?

Dawn se negaba a abandonar su pose, a pesar de que Saturn no mostraba ningún tipo de reacción y la sala había caído en un silencio inquietante. Finalmente el hombre arrugó el ceño y parpadeó un par de veces, algo que hizo que la sonrisa de Dawn cayera y frunciera los labios.

— ¿Me estas chantajeando? — Saturn preguntó incrédulo, después de procesar las palabras de Dawn — ¿Tú chantajeándome…? — No pudo evitar que una risilla saliera de su boca — Interesante… ¿Quién te enseño?

— ¿¡En serio!? — Dawn gimió y se desplomó en el sofá — Idiota… no se ni para que me molesto

Otro silencio llenó la sala mientras Dawn aprovechaba la repentina calma para acomodarse en el sofá y pensar en algún método para convencer al varón. Barajeó la idea de robar el mueble y agenciarlo para ella. Si el plan no funcionaba por lo menos saldría ganando algo, pero entonces se quedaría sin excusa creible para ir a la oficina.

Ella siempre justífico sus visitas con el dichoso mueble y aunque era cierto que disfrutaba hundirse en el mullido sofá, esa no era la razón real de sus visitas. Un suspiro la sacó de sus pensamientos, pero no se dignó a buscar la fuente, sino que en cambio esperó que el hombre hablara.

— No me malinterpretes, Dawn — Saturn se recargó se su escritorio mientras se llevaba una mano a la cien y comenzaba a masajearla — No es que no quiera ir a animarte en el concurso…

— Ver el concurso.

Saturn entonó los ojos, ante la correción de Dawn.

— Está bien, lo que sea… — Saturn resopló — No es que no quiera "ver el concurso" es solo que… — Vaciló — Tú conoces la imagen que aún tengo para el ojo público y si repentinamente parezco en un concurso en el que participas — Arrugó el ceño disgustado por lo que estaba a punto de decir — Lo tomaran como que estoy planeando algo o que te estoy vigilando o que intentó acosarte de alguna forma…

— O que entre nosotros no hay ninguna rencilla, piénsalo — Dawn soltó una risilla — La opinión de las personas podría mejorar si se dan cuenta que nos llevamos bien y que los asuntos pasados fueron perdonados ¿no? — Se asomó por el espaldar del sofá para ver la expresión incrédula del ex-comandante.

— Ja… — Saturn rio sin humor — Como si esos… tipejos tuvieran esas ideas — Tuvo que morderse la lengua para no insultar — Ellos solo buscan que las noticias se vendan más y que mejor forma que desprestigiar a alguien que intenta salir del fondo o que tiene un pasado cuestionable — Sonrió con malicia y no perdió detalle de cómo Dawn se estremeció bajo su mirada — En el mejor de los casos revivirán los hechos del pasado y me los echaran en cara — Dejó escapar un suspiro y retomó su labor olvidada con los folios en su escritorio — En el peor atacaran tu imagen o tu credibilidad como "salvadora"

Dawn parpadeó confundida mientras procesaba las palabras que acababa de escuchar. Relajó su expresión y soltó una risilla poco disimulada que llamó la atención del varón, al darse cuenta de lo que estaba pasando. Saturn observó como Dawn se levantaba del sofá y caminaba hasta la puerta en donde se detuvo.

Dawn le dedicó una gran sonrisa, al desconcertado presidente que no pudo más que arrugar el ceño en su dirección. Por fin había descubierto el motivo de sus constantes negativas a todas y cada una de sus invitaciones.

— Saturn estoy un poco decepcionada — A pesar de sus palabras Dawn no abandonó su sonrisa — Si tanto te preocupa lo que los demás piensen de mi... — Se encogió de hombros — Lamento informarte que jamás me ha interesado los pensamientos de terceros sobre mí. Solo quiero que mi amigo este allí para apoyarme, porque somos amigos ¿no?

Dawn rio de forma descara ante la expresión aturdida de Saturn que parecía debatirse entre perder o tomar color. Tomó la carencia del mordaz cometario habitual como una victoria y sonrió triunfal al hombre derrotado frente a ella.

— Te veo el viernes a las 10.

Dawn no le dio tiempo a Saturn de responder, ya que salió de la oficina y cerró la puerta detrás de sí.

Saturn tardó un par de minutos en procesar lo ocurrido, antes de soltar un gemido y dejar caer la cabeza contra la madera de su escritorio mientras evitaba cuidadosamente los papeles. Sabía que su cara estaba caliente, pero no reconocía con exactitud el motivo o no quería creer que las palabras de una adolescente eran la causa de su vergüenza.


 




Saturn se encontraba recostado contra la pared con los brazos cruzados y la vista perdida en el suelo mientras hacía todo lo posible por ignorar las miradas que se posaban en su persona. Había sido forzado a abandonar su traje, después de ser sermoneado por su secretaria.

Ahora llevaba una vestimenta más casual e informal, aunque el hecho le resultaba tan extraño e incómodo que cada tanto se ajustaba las prendas a su cuerpo mientras se fijaba en las personas a su alrededor. Había pasado demasiado tiempo desde la última vez que ocupó indumentaria casual, así que no lograba hacerse a la idea de estar presentable, sin usar un traje más formal.

Saturn notó como su compañero Pokémon lo miraba con una sonrisa burlona, al limite de su visión. Enfrentó a su compañera de años y entrecerró los ojos al leer sus burlas ocultas.

— No estoy escuchando tus comentarios — Saturn resopló mientras se afincaba más contra la pared.

Toxicroak croó algo similar a una risa, antes de que la atención de ambos se digiriera al pasillo y a la persona que venía trotando por él.

— ¡Por Arceus! — Dawn declaró sin disimular su emoción ni disminuir la velocidad — ¡Viniste! — Gritó antes de detenerse junto al presidente — ¿Qué tal me veo?.
Giró sobre sí misma — Y quiero una opinión masculina, al respecto — Agregó de forma tardía, cuando dejó de girar y observó de reojo a Saturn — Sin sarcasmos, por favor.

Dawn solo rio de la expresión ofendida y enojada de Saturn, antes de que este carraspear y la escudriñara con la mirada. Se estremeció bajo el peso de la mirada seria y evaluativa que le dedicó, sin poder evitar que sus mejillas se calentaran, aunque este hecho lo logró disimular gracias al maquillaje que cubría su rostro.

Saturn evaluó el kimono blanco con detalles azules en el dobladillo y mangas; el obi y la pequeña capa ambos de color rojo. No tuvo que pensar mucho para atar cabos y entender que la chica ejemplificaba a un Pokémon, el cual probablemente era su acto principal.

— Supongo que… — Saturn se encogió de hombros — ¿está bien...?

Dawn hizo un puchero y Toxicroak hizo una mueca desaprobatoria mientras sacudia la cabeza decepcionada de su entrenador. Obviamente ninguna estaba contenta con su comentario, así que Saturn suspiró e intentó de enmendarlo.

— ¡Nunca… he presenciado estos concursos! — Saturn se excusó — Así que no sé muy bien cómo va, pero si me preguntas como aficionado… — Se mordió el labio mientras se debatia si hablar o no — Te sienta... bien e intuyó que intentas parecer un Froslass, así que... me gustaría admitir que lo has logrado bastante bien. Agregare que… sorprendentemente bien — Susurró lo último mientras se cruzaba de brazos y evitaba el contacto visual

Dawn parpadeó mientras sus mejillas se calentaba y un sonrisa emocionaba comenzaba a crecer en sus labios. Observó al hombre tenso y nervioso que parecía que había encontrado algo interesante que ver al lado opuesto.

— Eso está mucho mejor.

Saturn se relajó y buscó la mirada de Dawn

— Mira que te cuesta horrores soltar las cosas, tonto — Dawn abrazó a Saturn, antes de que pudiera quejarse por sus palabras — Realmente agradezco que estés aquí.

Saturn aún no se acostumbraba a las demostraciones de afecto repentinas y cambiantes de la adolescente, así que permaneció tenso entre los brazos de la chica hasta que lo soltó. Dawn soltó un jadeo sorprendio, cuando sintió al Pokémon anfibio de Saturn tirar su Kimono y ofrecerle un croo como saludo.

— Oh mi… Hola Toxicroak — Dawn saludó — Tanto tiempo sin verte — Acarició la cabeza algo viscosa del Pokémon — Debes estar muy aburrida con este hombre que te tiene todo el tiempo encerrada — Rio al escuchar el resoplido ofendido del dueño por detrás de ella.

— ¡Oye! No es tan malo… en comparación a como vivíamos antes — Saturn murmuró incómodo.

Dawn logró captar el murmullo, más no hizo comentarios al respecto, ya que no quería arruinar el ambiente que había entre ellos. Siempre que tocaba ese tema, Saturn se portaba esquivó y terminaba por caer en un comportamiento extraño e incómodo.

— Te llevare al mejor asiento.

Antes de que Saturn pudiera detenerla u objetar, Dawn se aferró a su brazo y comenzó a tirar de él al interior del estadio.

— Ya que eres primerizo... me encargare de que disfrutes del espectáculo de principio a fin, no te arrepentirás — Dawn declaró mientras arrastraba a un Saturn horrorizado.

Dawn ignoró las miradas interrogantes de los demás participantes y personal del evento, incluso cuando Saturn intentaba zafarse de su agarre. Finalmente el hombre se rindió y adecuó su ritmo para por lo menos no parecer forzado por una adolescente.

— Definitivamente... estas arruinando tu imagen pública — Saturn susurró mientras miraba su mano aún capturada e ignoraba a Toxicroak que se burlaba cerca de él.

 



Fin del capítulo


 




Mostrar Respuesta a comentarios ^^
 
Wiking : Gracias por darte el paseo de nuevo por mi historia y espero la vuelvas a disfrutar. Así como gracias por invitarme a este lugar. En cuanto al detalle de que Dawn no es un arma de destrucción masiva, me basó en el hecho de que la subestiman y que esa sea su carta de triunfo. Esto es algo que no pasa en la liga, ya que se supone que si llegaste allí es por algo y la elite "defiende" un titulo de peso, aparte de que también tendría el asunto del Equipo Galaxia en sus hombros.

Tambien tengo que aclarar que de todos los juegos de Pokémon que jugue, el de esta generación fue el único que no pude pasar la liga a la primera, así que podría decirse que esta Dawn es mi PJ de esa round.


Tommy: Bueno... ya te he respondido por privado, pero hare un pequeño resumen de mi respuesta. Primero que nada te vuelvo a agradecer por pasarte por mi historia, aunque no sea del género que usualmente lees.

Ahora bien el tema de ¿por qué demonios Dawn elige a Saturn de todo el mundo que humillo? Es simple... en esta historia me baso en el coregame en donde Saturn es el unico comandante que no participa en el meollo de Charon (aun cuando es su abuelo) también es el único que se queda y da la cara por la organización, así como insunua que hara algo al respecto para solucionarlo. Cabe recalcar que también es el unico comandante que no sabía los planes reales de Cyrus (esto se mantiene en todas las líneas anime/manga/game/origin) y al que no llevan al Pilar Lanza o como se llame xD

Así que en el caso de que él logrará sacar a flote la organización, sería el mejor ejemplo para Dawn de un fracaso que se supero contra todo pronostico.


Nemuresu: Buenas y bienvenida a este historia ^^ Aprovecho para agradecerte y responderte esas incognitas.

Pasa algo similar con la pregunta de Tommy, esto esta ambientado en el juego y creo que es fácil notar que la policia es una reverenda inutil ^^. Así que digamos que lo dejaron trabajar bajo supervisión tanto de los inutiles (policia) y de la liga (los otros inutiles cuando interesa) Esto tambien se ve aquí...
Cita:
Saturn no buscaba ningún trato particular o especial de la entrenadora por su ofrecimiento, sino que esperaba una desconfianza similar a la que le profesaban las autoridades que constantemente supervisaban sus trabajos o proyectos. Así que para evitarse problemas él mismo había limpiado la empresa desde el fondo y se ocupó de sacar a cualquiera que pudiera presentar una amenaza para sus objetivos actuales.
La segunda incognita creo que se responde con lo anterior, ahora la tercera... la responde en parte al inicio Dawn y la otra parte con la aclaración que le hice a tommy.
Cita:
Dawn nunca pensó que consideraría las palabras dichas en aquel momento, ya que siempre las tomó como un gesto de buena voluntad y una reivindicación a sus malos actos, pero nunca algo para tomar en serio. Jamás se imaginó verse donde estaba, parada a un palmo de las puertas dobles que la separaban del que alguna vez fue su enemigo y comandante de una organización delictiva.
Con esto Dawn hace alución al comentario que te dice Saturn cuando lo visitas en la sede del Equipo Galaxia, en donde esta arrepentino de las cosas que hicieron y la insinuación que hara algo para arreglarlo.
 0  0  1  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#7
Desde hace rato que no he leído algo tan kawai en mi vida y es que estos dos capítulos se me fueron volando porque la interacción entre estos dos personajes son supertiernas y e hacen sonrojas que los lindas que son. Me encanta esta Dawn. Es carismatica, tierna, adorable, pero no es la chica perfecta sino que también comete errores y tiene una mala tolerancia al fracaso como cualquier adolescente que ha sido genial durante gran parte de su vida. Saturn más de lo mismo. Él cumple el rol de ser el tipo amargado que se deja arrastrar por la chica kawai y aun así no se queda atrás en cuanto a personalidad; es sarcástico y consciente de lo que aspira que es que pese a su pasado quiere enmendar sus errores trabajando de manera honrada. Y es que no necesitas una prosa complicada para llevarnos de la mano en este relato. Los dos personajes se complementan perfectamente como en otras historias que funcionan porque nos llegan al alma, pero tú has sabido darle tu toque personal a esta. A veces es necesario, al menos para mí, leer más historias como la tuya.

Estaré esperando fervientemente el siguiente capítulo.

Saludos.
[Imagen: g325fpf.png]
Los Fan Arts usados en esta edicion son propiedad de sus respectivos autores
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#8
Ok, esto es definitivamente muy tierno. Me produce sensaciones parecidas a las que me producía ver Bokura ga Ita... antes de irse a la mierda en los momentos depresivos (que ocupan el 80% de la historia). Sigo sin ver del todo a Dawn ahí, pero como se trata de un avatar de videojuego sin personalidad definida, me parece adecuado que la manejes de modo tal que sea sorprendente ver cómo se comporta acá. La forma en la que trata a Saturn es caaasi abusiva, por lo lanzada que está resultando, pero en realidad se nota que un poco lo hace para ablandar al tipo duro, mientras que él se endurece para no manchar la reputación intachable de la entrenadora.

Pero, sí, tengo que reiterar que me sorprendió ver a Dawn tan encaradora luego de lo mortificada que estuvo en el primer capítulo. Igual me gusta más ese tipo de actitud en una chica que la de mosquita muerta toda shy que nunca dice ni hace nada para avanzar.

Ah, y no puedo cerrar el comentario sin irme al carajo, pero...
 
Cita:Oh mi… Hola Toxicroak — Dawn saludó — Tanto tiempo sin verte — Acarició la cabeza algo viscosa del Pokémon — Debes estar muy aburrida con este hombre que te tiene todo el tiempo encerrada — Rio al escuchar el resoplido ofendido del dueño por detrás de ella.

Toda esta parte podría volverse horriblemente cómica si interpretamos que "Toxicroak" es el pito de Saturn. ¡¿Qué?! No puedo ser el único que lo haya pensado de esa forma. Doc seguro que lo hizo también. xD!!
[Imagen: 7h3LGNS.png]

Pokémon No More

Sobre el plagio:
"Tenemos un protagonista con nombre japonés que curiosamente tiene cuatro sílabas"
                                                                                                                                        —Velvet
 0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#9



Capítulo 3 – Sorpresa tras sorpresa

 




Dawn recibió la caja de regalo con la boca abierta, sin poder creerlo lo estaba pasando ni ser capaz de apartar la mirada del rostro burlón de Saturn. Ella estaba segura que en ningún momento le había informado al hombre de cuándo era su cumpleaños, pero aquí estaba entregandole un presente apenas cruzó la puerta de su oficina.
 
— Cuidado tragas un Kricketot, niña — Saturn se burló divertido de la reacción de Dawn — Por cierto... Feliz cumpleaños ¿Cuántos son...?

Saturn ya sabía la respuesta, pero quería aprovechar la situación en la que tenía indudable ventaja.
 
— 17 — Dawn susurró demasiado aturdida para prestar atención a Saturn y su expresión.
 
Después de casi tres meses de tratar a diario con la chica, Saturn había decidio que debía tener aunque sea un gesto con ella, así que estuvo preguntando entre los conocidos de la adolescente. Quería agradecer a Dawn todos los detalles que había tenído con él, pero aún no se sentía con la suficiente confianza para hacerlo de forma tan abierta, por lo que cuando descubrió que su cumpleaños se acercaba se vio con la excusa perfecta.
 
— No debiste… digo… Uhm.

La sonrisa de Saturn solo creció al escuchar la voz temblorosa y balbuceante de Dawn.

— Gracias Saturn, no pensé… — Dawn no pudo evitar sonreír mientras inspeccionaba el regalo y jugueteaba con el lazo.
 
— No voy a cuestionar tus gustos, pero el presente está dentro de la caja — Saturn señaló — Me hubieras avisado que eso era lo que te interesaba y buscaba una mejor envoltura... — Se encogió de hombros mientras regresaba a su asiento.
 
Saturn no logró llegar muy lejos, ya que Dawn lo intersectó y abrazó por la espalda. El hombre se petrificó por un par de segundos, hasta que su cerebro procesó lo que estaba pasando y su cuerpo decidió consederle la gracia del movimiento, así que se dio la vuelta y regresó el gesto.

El movimiento aún era algo torpe y rídigo para ser natural, pero había aprendido que la chica aprecia el contacto al interacturar y el hecho de regrasarlo ya era más que suficiente para ella, así fuera en un gesto tosco o sutil. Pero eso también le hizo darse cuenta que sus días con la adolescente estaban llenos de pequeños roces inocentes y cariñosos por parte de la joven, a pesar de sus formas al hablar.
 
— ¡Muy bien! — Saturn regresó a sus sentidos y carraspeó — Suficiente contacto físico por hoy — Apartó a Dawn y sonrió al ver el puchero en su rostro.
 
— Uy, sí — Dawn se quejó — Cuidado te pego los gérmenes de adolescente Sr. Presidente — Se cruzó de brazos y miró de reojo al varón que tomaba su lugar de trabajo
 
— Oh… esperó exista una vacuna para eso, porque estoy seguro que ya me los pegaste... — Saturn rio de buena gana, al escuchar a Dawn resoplar.
 
Dawn se alejó dando zancadas, hasta que llegó al sofá en donde se dejó caer sin ningún tipo de cuidado. Saturn sacudió la cabeza con desaprobación, al escuchar el sonido amortiguado conocido, pero no hizo comentarios al respecto y en cambio permitió a la chica estar.

Por su parte, Dawn se mantuvo en silencio por un par de minutos mientras jugaba con el lazo que ataba el regalo, antes de tirar de él y deshacerse de la envoltura para por fin observar el obsequio oculto.
 
— En serio… — Dawn habló de repente — Gracias por el regalo... no tenías que hacerlo.
 
Saturn dejó los papeles para fijarse en Dawn mientras esta inspeccionaba el interior del paquete por fin abierto con una pequeña sonrisa. No pudo evitar también sonreír, antes de negar y volver a los documentos en su mesa.
 
— Espero te guste... — Saturn susurró para sí mismo.


 




Saturn estaba tan concentrado en los documentos en sus manos que no se dio cuenta en qué momento Dawn se posicionó a su lado, hasta que sintió algo húmedo en su mejillas. Su primera reacción petrificarse, soltar papel y bolígrafo, antes de salir disparado al lado opuesto para mirar a su atacante furtivo mientras se cubría la mejilla afectada.
 
— Esa expresión no tiene precio — Dawn retrocedió un par de pasos para admirar la expresión horrorizada de Saturn — Por Arceus, necesito comenzar a traer una cámara — Comenzó a reír con fuerza.
 
Saturn sintió el calor subir por su rostro mientras recuperaba la compostura y volvía a su lugar en el escritorio. Ignoró lo mejor que pudo a la chica que seguía riendo junto a él mientras ordenaba los folios y comprobaba que no hubiera hecho ningún desastre en su arrebato.
 
— Por cierto… — Dawn tuvo que tomar un par de respiraciones para calmarse — Lucas me acaba de llamar… parece que planearon una fiesta para mí en el resort y quería saber si…
 
— Ah sí, eso… — Saturn tosió — Supongo que no tengo opción para negarme ¿no?
 
— En realidad… — Dawn estaba sorprendida, ya que esperaba más oposición al respecto — Estas en día laboral y no quisiera molestar…
 
— Dawn ¿qué te he dicho acerca de hacerme repetir las cosas o de poner palabras que no he dicho en mi boca? — Saturn advirtió, antes de sonreír y alborotar el cabello de Dawn — ¿Crees que no me iba a desocupar para tu cumpleaños? No me iba a arriesgar a dejarte torturarme por ello — Arrugó el ceño y resopló — No quiero poner aprueba mi limitada paciencia de nuevo.
 
Saturn se levantó y acomodó su traje mientras ignoraba la mirada ilusionada de Dawn y caminaba por la habitación. Ambos salieron de la oficina y se despidieron de la secretaria, antes de tomar el ascensor y descender hasta la primera planta.

Dawn fue la primera en atravesar el vestíbulo mientras Saturn terminaba de despedirse de sus empleados y ambos se reunieron en el pequeño jardín frente al edificio para detenerse en lo alto de las escaleras que lo separaban de Veilstone. Dawn liberó a su Salamance, ya que necesitaba cruzar el océano si quería llegar al resort y ese mismo pensamiento le hizo darse cuenta de un detalle, cuando recordó que no viajaba sola.
 
— Uhm… ¿Saturn vas a…? — Dawn se tragó sus palabras, cuando vio a un inmenso Crobat estirar sus cuatro alas.
 
Saturn acarició la cabeza del Pokémon murciélago que soltó un chillido estridente mientras se apoyaba en el toque de su entrenador.
 
— ¿Mmm…? — Saturn miró confundido a Dawn — ¿Creías que no tenía transporte? — Se burló — ¿Eso quiere decir que te has olvidado de este chico?
 
— Yo… — Dawn frunció los labios, pero sus ojos no abandonaron al Pokémon hasta que su cerebro proceso lo que ocurría — Por Arceus... ¿Es tu Golbat? — Parpadeó sorprendida, antes de sonreí radiante — ¡Felicidades! No sabía que lograste evolucionar a tu Golbat — Vitoreó feliz.
 
El Crobat de Saturn observó curioso a la entrenadora, pero apenas la reconoció, revoloteó entusiasmado en su dirección. Saturn reaccionó con la suficiente rapidez para detener a su Crobat y evitar que aplastara a la adolescente que había sido empujada contra su Salamance por el impacto del emocionado murciélago.
 
— Wow… — Dawn parpadeó aturdida.
 
— Disculpa… — Saturn terminó de empujar a Crobat — Aún no es muy consciente de su nuevo tamaño y... peso — Suspiró apenado.
 
— Estoy bien — Dawn se apresuró a excusar — No pasa nada es normal — Se acercó y palmeó la cabeza del arrepentido Crobat — Tranquilo... también estoy feliz de verte — Sonrió — Además Saki tuvo el mismo problema — Señaló al Salamance que resopló indignado.
 
Dawn dejó a los Pokémon para mirar su Pokégear y hacer una mueca al ver la hora. La acción no pasó desapercibida por el varón que imito la acción, solo para entornar los ojos y cruzarse de brazsos.
 
— Deberíamos apurarnos o Barry pensara que nos ha pasado algo y…

Antes de que Dawn lograra terminar de hablar, su Pokégear comenzó a sonar y ambos hicieron una mueca.
 
—Pero que chico tan paranoico… — Saturn resopló mientras Dawn soltaba una risilla.
 
— Es un buen amigo... como tú.

Dawn ignoró el chasquido de Saturn mientras contestaba su Pokégear

— Hola, Barry… si ya vamos en camino… No digas esas cosas o me voy a enojar… Eso espero, te veré allá.
 
Dawn guardó su Pokégear y sin perder más tiempo se montó en el lomo de su Salamance. Disimuladamente observó a Saturn emprender vuelo con su Crobat y esperarla en la altura, antes de que ambos comenzaran su vuelo hacía la isla cercana.


 




Dawn agradeció todas y cada una felicitaciones que recibió de sus conocidos en el trascurso de la velada mientras caminaba por el gran salón del resort y buscaba entre los invitados. Finalmente sus ojos captaron a la persona de su interés y apenas tuvo al varón a su alcance, lo tomó por la bufanda que rodeaba su cuello y los llevó a un lugar más privado.
 
— Aw… — Lucas tomó una respiración profunda, cuando su cuello fue liberado — Dawn ¿Me quieres matar? — Se frotó el cuello adolorido, aún con lágrimas en los ojos.
 
— ¿Tú fuiste el que le dijo a Saturn cuando era mi cumpleaños? — Dawn le dedicó una mirada acusadora al joven mientras se ponía las manos en la cadera.

Lucas parpadeó confundido y se rascó la barbilla sin comprender, pero cuando vio que la chica levantaba un puño se apresuró a contestar.
 
— ¡SI! — Lucas cerró los ojos y sacudió las manos frente a la chica — Pero yo no fui a él — Suspiró aliviado al ver como Dawn bajaba la mano y lo observaba interrogante — Saturn de repente vino a mí y me preguntó — Arrugó el ceño — La verdad fue un poco... espeluznante.
 
— ¿Saturn… te pregunto? — Dawn parpadeó asombrada, antes de buscar al varón mayor.
 
Lo encontró en el balcón del resort, algo apartado del resto y disfrutando de las vistas que la ubicación le brindaba del mar.
 
— Si… — Lucas observó con sospecha a su amiga — Es más… me sorprendió que aceptara venir acá, cuando lo sugerí por educación… — Entrecerró los ojos, cuando Dawn giró interesada — Aunque su excusa fue muy extraña… dijo que si no lo hacía tú ibas a estar encima de él… — Quedó pasmado, cuando Dawn estalló en un ataque de risa — ¿Todo bien…? Porque creo que me estoy pidiendo de algo muy importante... Dawn.
 
Dawn paró de golpe de reír y en cambio tosió para disimular mientras evitaba la mirada del joven. Ella no había dicho nada a sus amigos y familia sobre sus constantes visitas a la compañía redimida.
 
— Si todo bien — Dawn sonrió de forma tensa — Solo que hemos tenido tiempo para… ¿tratarnos mejor?
 
— Ahora que yo he explicado mi parte.

Dawn se estremeció e intento evitar los ojos de Lucas

— ¿Me puedes explicar que está pasando? — Lucas tomó la muñeca de Dawn, antes de que se escapara — ¿Desde cuándo ustedes dos se están "tratando mejor"? — Soltó en un susurro exasperado — ¡Por Arceus! ¡Dawn viniste junto al que fue el comandante del Equipo Galaxia! los mismos que intentaron destruir el universo ¿Lo recuerdas? — De repente estalló aún susurrando.
 
— No entenderías — Dawn suspiró desanimada mientras sacudía la cabeza de un lado a otro — Pero él ha cambiado... el mejor ejemplo es como está gestionando la Nueva Galaxia.
 
— Sabes muy bien que esa respuesta no me convence ni me es suficiente — Lucas miró receloso a Dawn que volvió a evitar el contacto visual — Pero ya que es tu cumpleaños lo dejare pasar, pero recuerda… — Se inclinó y susurró — Aún me debes una explicación.

Lucas tomó a Dawn de los hombro y la forzó a girarse antes de señalar en una dirección

— Por ahora salva a tu "amigo" de tu madre.
 
Las palabras tardaron en registrarse en el cerebro de Dawn mientras observaba como su madre iba a paso firme hacía el ex-comandante, quien pareció tensarse ante la presencia de la mujer y su aparente encuentro. Dawn no perdió tiempo y se apresuró en alcanzar a su madre, así que solo se pudo encoger al escuchar el último comentario de su amigo.
 
— ¡Por cierto, bonito broche! ¿Es un regalo? — Luca sonrió divertido mientras veía a su amiga intentar hacer razonar a su madre.
 
Sus ojos se quedaron con Saturn y como este parecía intentar mantener una postura sumisa ante la mirada obviamente rabiosa de la mujer mayor.

 




Fin del capítulo


 




Mostrar Respuesta a comentarios ^^
 

 
@DoctorSpring  Gracias por leer mi historia y me alegra que te este gustando. Como he dicho... la idea es que esta historia sea agradable y no parezca algo tan forzado ni oscuro como generalmente plantean a este shipping... ^^
 
@Tommy  Te sere sincera... aun me rio de tu comentario y después de ver los capítulos que me faltan por subir... creo que vas a encontrar uno que otro más...
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#10
Mostrar Comentarios del capítulo 1
Holi. ¿Cómo andamio? (Juego de palabras malo, lo sé. Ignóralo).

Como de seguro los demás ya hicieron, abro este comentario dándote con mucho gusto la bienvenida a la Cueva. Somos pocos y es un lugar pequeño, pero el corazón es grande, así que esperamos que te sientas a gusto aquí y que te quedes.

Me hice un poco de tiempo libre para leer el primer capítulo de tu fic, y la verdad es que me resultó enternecedor. Para serte honesta, no había leído antes un relato de este ship, por lo que la experiencia fue prácticamente nueva para mí. Si bien reconozco que no soy muy fan de él, me agradó el setting que escogiste para contar la historia, puesto que es eficaz.

De momento puedo decirte que me encanta tu forma de escribir. Dejando de lado algunas faltas de ortografía y ciertas comas que están colocadas en los lugares equivocados, me gusta cómo sabes y consigues expresar y transmitir a la perfección los sentimientos y conflictos internos tanto de Saturn como los de Dawn, así como también el amplio vocabulario que tienes, algo que siempre busco y que me gusta en un escritor (o escritora en este caso). Ciertamente sabes mantener la inmersión y generar un clima, lo que te suma muchos puntos.

Ya si nos vamos al primer capítulo en sí, me pareció correcto como introducción. La idea de un Saturn reformado y tratando de hacer lo posible por que la organización sirva de verdad al bienestar de Sinnoh después de lo ocurrido en el clímax de Platino (o al menos creo que es después del clímax de Platino, ya que mencionas el Mundo Distorsión, que no está disponible en Diamante y Perla) tiene mucho jugo y da para mucho, especialmente si justo en el camino halla el amor. Aunque me resulta un poco curioso que Dawn viniese a verlo justo a él solo porque perdió contra el Alto Mando, cuando bien podría haber ido a hablar con su madre, con Serbal/Rowan o con Barry, con quien tiene mayor afinidad por obvias razones, lo que me hace sentir que falta un poco de contexto con respecto a la relación entre la entrenadora y el ex-villano. Aunque también se puede argumentar que ya tiene un crush con él inconscientemente, solo que aún no se ha dado cuenta de ello. Y como plus está el hecho de que Saturn la reconforte señalándole lo obvio, siendo gentil pero sin perder el orgullo que le caracteriza en los juegos, haciendo que se sienta en personaje.

Seguiré leyendo muy pronto los capítulos restantes, pero ya te aviso que te has ganado una lectora más.

PD: no sé si los chicos ya te lo dijeron (aún me falta leer las respuestas que te dejaron), pero tenemos un server en Discord por si te quieres pasar por allí algún día para que te conozcamos mejor (no es obligatorio, obviamente). ¡Mucha suerte con tu fic y, valga la redundancia, bienvenida seas!
[Imagen: nDb2mjH.png]
   Pokémon Ragnarok
Dos entidades que nunca debieron ser despertadas de su eterno sueño volverán a encontrarse por última vez.
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#11
Bueno, ya al día con el tercer capítulo, y por el momento sigue en líneas generales la estela de sus predecesores, así que mi comentario no debería ser muy diferente.

Creo que, sin embargo, acá empiezo a ver un poco qué es lo que me choca tanto de la actitud dominante de Dawn y la repentina calidez del villano buscando redención, y es que hay como un claro segmento de tus capítulos donde su interacción y comportamiento no me trasladan al pokemundo en el que viven. I mean, no significa que tengan que vivir revolcándose en el pasto buscando Caterpie (aunque si lo hicieran Dawn posiblemente encontraría un Metapod en Saturn rápidamente e.e okno), pero sí que el setting de la oficina del nuevo presidente galáctico no me parece muy interesante. Entiendo igual que lo pongas como espacio íntimo para que los dos puedan tratarse como les plazca espontáneamente... y porque el sillón aparentemente es el objeto más deseado por Dawn en todo el mundo -Saturn, le tendrías que haber regalado uno de esos para su cumple xD-, pero es solo una apreciación personal, quizás por estar habituado a leer otro tipo de historias en general.

En realidad que casi todos los capítulos pasen entre esas cuatro paredes le da un aire bien de sitcom a la historia, con las idas y venidas de los proyectos de tortolitos con Dawn claramente acosando al pobre diablo mientras intenta organizar su papeleo y ser un trabajador honesto. ¡Pero es que no puede serlo si tiene a una menor de edad saltándole encima a cada rato! Encima interrumpe su trabajo dándole un beso de imprevisto y tiene el tupé de decirle luego que no quiere molestarlo mientras está ocupado. xD!

Pero bueno, todo eso se compensa con la segunda mitad, donde por fin los vemos interactuar un poco más con sus pokémon, y tienen bastante sentido: Salamence me choca con Dawn, aunque me parece perfecto para esta Dawn de tu historia. Lo mismo con Crobat: siempre cumple perfectamente el rol de metáfora de la evolución humana del tipo malo, ejemplificando en su manera de evolucionar cuánto se ablandó su corazón luego de los crímenes cometidos. Medio como Silver, medio como... ¿Cyrus? Ese psicópata también tenía uno, ¿no? Oh well, al menos habrá sido bueno con su murciélago.

El final me pareció medio repentino, pero imagino que vas a desarrollar en el siguiente cap cómo Saturn es juzgado por la mamá de Dawn después de las que le hicieron pasar los suyos a su hija. A ver qué sale de eso.

Dos cositas:

1) Veo que usás mucho el "OoooO" para separar segmentos de los capítulos, lo cual está bien, pero puede interrumpir un poco la cadencia en la narrativa si pasamos de una acción o diálogo a otra y aparece alguien gritando "¡OOOOH!" de la nada. Por eso mismo el foro te da la opción, si querés, de meter los comandos de línea horizontal para fungir como separadores. Si querés probarlo, lo vas a encontrar justo a la izquierda del comando para introducir imágenes.

2) Mi referencia favorita del capítulo retratando el mental breakdown de... Dawn. xD
 
Cita:— ¡Por Arceus! Dawn viniste junto al que fue el comandante del Equipo Galaxia, los que intentaron hundir la región ¿Lo recuerdas? — De repente estalló aun susurrando.
 
No entenderías — Dawn suspiró desanimada mientras sacudía la cabeza de un lado a otro

[Imagen: W6xSjeb.png]
[Imagen: 7h3LGNS.png]

Pokémon No More

Sobre el plagio:
"Tenemos un protagonista con nombre japonés que curiosamente tiene cuatro sílabas"
                                                                                                                                        —Velvet
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#12
 



Capítulo 4 – Nueva costumbre

 




Saturn sentía como el estrés comenzaba a hacer mella en su cuerpo y mente, después de tener una semana llena de inconvenientes y momentos frustrantes. El nuevo proyecto de expansión energética en colaboración con el reformado Equipo Magma estaba presentando muchas complicaciones y estas comenzaban a pasarle factura a ambos, ya que estaban más iracundos y sensibles de lo normal.

El único problema del proyecto y el que más le estaba causado dolores de cabeza, se encontraban en el terreno impenetrable que le daba a la Montaña Stark su nombre. Esa roca dura solo dificultaba los trabajos e impedía que llegaran a la fuente de energía. Estaban en un punto en el que se quedaban sin soluciones factibles para aplicar y eso era algo a considerar si tenía en cuenta que el mismísimo Maxie ayudaba con el asunto.

Que un ecologista conocido por su extremismo estuviera refunfuñando con frecuencia y maldiciendo el terreno, debía que ser algo a tener muy presente. También era cierto que este campo no era su fuerte, a pesar de haber tomado un tiempo para empaparse de los temas referentes al mismo y no ser una carga, sino una ayuda para el experto en geología, pero la roca resultó ser un adversario formidable.

Saturn dejó que un suspiro cansado se escapara de sus labios y se llevó la mano a la frente para masajearse mientras sentía el comienzo de un dolor palpitante. Debía darse prisa y alistarse para partir de forma urgente a la isla en donde se encontraba la montaña, antes de que Maxie decidiera que la mejor solución para atravesar el suelo duro era dejar que la naturaleza lo hiciera y eso involucraba hacer erupcionar el volcán.

Ese era el único inconveniente de trabajar con el ecologista y le hacía preguntarse como es que aun no se había metido en problemas con sus "sutiles" soluciones. El zumbido de su Pokégear sacó a Saturn de sus pensamientos e hizo que detuviera sus acciones, antes de dedicarle una mirada de profundo resentimiento y desprecio al aparato.

Saturn estaba renuente a tomar la llamada, pero se recordó que todavía necesitaba estar al tanto de todo y que debía hacer razonar al ecologista si decidia perder la cabeza. Por lo que agarró el aparto y contestó con brusquedad.

— ¿Alguna novedad que notificar…? Apenas han pasado cinco minutos señor Asher — Saturn no esperó respuesta y simplemente continuó — Estoy alistándome para ir en este momento, aunque si encontró alguna solución milagrosa que no amerite encender ese volcán... Soy todo oído — Siseó al final.

Saturn se extrañó de no recibir de inmediato ningún arrebato o respuesta por parte del otro hombre mientras sus ojos se posaban en el otro aparato que descansaba en la encimera de su comedor, justo en el lugar donde reposaba su mano. Su cerebro aletargado tardó en procesar lo que acababa de hacer y palideció cuando logró hacerlo.

El Pokégear en la encimera era el designado para trabajo y eso significaba que el que estaba en su oído; y por el que estaba recibiendo una llamada, era el suyo de usó personal. En su interior rezó a cuanto Pokémon legendario conocía para que la persona que estuviera del otro lado de la línea no fuera la que él creía, pero Saturn conocía su suerte y lo más probable es que sus temores fueran ciertos.
 
— Uhm… ¿Saturn…?

Saturn maldijo su suerte en silencio

— ¿Llamó en mal momento? — Se podía sentir el nerviosismo en la voz de Dawn, al otro lado de la línea.

Ya estaba acostumbrando en gran medida a su mala suerte, pero comenzaba a pensar que en algún momento de su vida fue maldecido por un Mismagius, porque las manchas de los muchos malentendidos que surgieron a lo largo eran dificiles de borrar. Finalmente aceptó su destino y dejó escapar un suspiro cansado, antes de tomarse un momento para ordenar sus pensamientos revueltos mientras seguía escuchando los movimientos inquietos por el auricular.

— Lamento mucho haberte respondido así — Saturn se disculpó con Dawn, apenas logró estabilizar sus pensamientos — Sé que no es excusa, pero hemos estado teniendo algunos inconvenientes con el nuevo proyecto y… he confundido el Pokégear que contestaba — Rio sin ánimos mientras sentía su propia vergüenza acentuars en su rostro — Aunque es mi culpa por no revisar el remitente — Admitió

Saturn casi siente la necesidad de reirse de la situación, ya que en el pasado jamás se hubiera disculpado o dado razones a sus acciones con nadie que no fuera Cyrus, pero después de todas las cosas que ocurrieron se había convertido en un mal necesario. Todavía le resultaba denigrante e incomodo, pero debía recordarse que ya no era un comandante orgulloso, sino una persona más en este mundo.

— Pero bueno son cosas que no vienen al caso… — Saturn carraspeó decidido a cambiar el tema — Así que... ¿Cómo has estado...? Ha sido un tiempo desde tu última visita… Incluso estaba algo preocupado — Dejó salir lo último en voz baja.

Saturn se mordió la lengua y se preguntó si quedaba algo de su antiguo orgullo en él, pero ya era demasiado tarde para retirar las palabras y aunque no le gustara admitirlo eran verdad. Había extrañado a la mocosa que constantemente revoloteaba y molestaba a su alrededor, a pesar de que esta aviso con antelación su ausencia.

Esas últimas dos semanas que pasó sin tenerla cerca lo afectaron más de lo que le gustaría admitir y contribuyeron al cúmulo de estres que cargaba sobre sus hombros. Nunca esperó que esos casi ocho meses de "amistad" pudieran calar tan profundo en él y que la chica terminaria por ocupar un lugar especial en su rutina diaria, uno con suficiente relevancia como para hacerlo pasar por episodios vergonzosos, en donde olvidaba la usencia de la adolescente a su alrededor.

— ¿Tú? ¿Preocupado por mí? — Dawn se burló — ¿Estoy hablando realmente con Saturn o llame a un número equivocado?

Saturn resopló en fingido enojo mientras Dawn parecía divertirse con su pequeño "desliz".

— A decir verdad... — Saturn sonrió con malicia — Casi pienso que huiste para buscar otra organización a la cual trincar sus planes malévolos — Su sonrisa se suavizó al escuchar la risilla del otro lado de la línea — ¿Quizás si te equivocaste de número y estabas buscando al líder de esa organización?

— No digas tonterías — Dawn respiró con pesadez para parar su risa — Oye… ¿De verdad podemos hablar o estas muy ocupado?.

Saturn entornó los ojos, ante la voz vacilante y nada característica de la joven.

— Si es así… puedo llamar en otro momento, no hay problema.

Saturn no tenía ni fuerzas ni ánimos para tratar con una adolescente deprimida, así que dejo escapar un suspiro cansado y tomó el Pokégear laboral para revisarlo. Buscó alguna llamada reciente y leyó el aviso de Maxie sobre su transporte mientras calculaba el tiempo que le tomaría ir al helipuerto y el que tardaría en llegar el helicóptero por él.

— Como siento que te conozco lo suficiente para inferir que te enojaras y me retaras si no te digo... — Saturn comentó en tono casual y apresurado mientras ignoraba la queja del otro lado de la línea — Debo hacer un vuelo urgente a Montaña Stark, pero... aún tengo tiempo suficiente, antes de que vengan por mí — Concluyó para después agregar en tono déspota fingido — Así que como me siento amable... te dare unos minutos de mi precioso tiempo para hablar, ya que de lo contrario deberás hacer una cita previa con mi secretaria y esperar tu turno como todos los demás.

Parte del estrés de Saturn se disolvió, al escuchar la risa burbujeante de Dawn. Se permitió relajar su expresión y sonreír mientras cerraba los ojos para concentrarse en el sonido.

— ¡No hagas eso! ¡Es aterrador! — Dawn se quejó en voz ahogada aun por la risa

— Oh bueno… Definitivamente extrañaba eso — Saturn tarareó en voz baja — Creo que de verdad me voy a sentir traicionado, si me dices que fuiste a buscar otra organización a la que arruinar sus planes.

Las palabras de Saturn tomaron por sorpresa a Dawn que dejó de reír y comenzó a balbucear algo incoherente. No iba a admitir el doble sentido de su comentario, pero si se deleitaria de la voz nerviosa y confusa del otro lado del aparato.

— Uhm… yo… este…

Saturn no pudo evitar soltar una carcajada.

— ¡OYE! No te burles ¡TONTO!

Saturn tuvo que luchar contra la tentación de seguir molestando a Dawn, cuando vio que el tiempo estaba en su contra. No quería provocar la ira del ecologista y mucho menos darle motivos para dar inicio a su sugerencia extremista, así que decidió dejar el asunto para otro momento o quizás para más tarde, cuando todo estuviera más tranquilo o milagrosamente solucionado.

— Está bien... Mis más sinceras disculpas... — Saturn arrastró las palabras para escuchar el resoplido de Dawn, ante su disculpa nada creible — Mocosa... sé que soy alguien muy generoso, pero el Sr. Asher ha estado bajo la misma presión y parece que no se lo está tomando este asunto mucho mejor que yo, así que no exageremos y no me hagas tentar suerte con él.

El silencio cayó momentáneamente sobre ambos, antes de que se escuchara un suspiro de Dawn.

— Lo sé, pero... ¿Cuándo aprenderás a decir bien las cosas y dejar de aparentar que aun sigues siendo el malo?

Saturn no pudo evitar sonreír, al darse cuenta que la chica lo había entendido.

— Solo quería informarte que… voy a ir de nuevo contra la elite. Solo…

La información entró mucho más lento en el cerebro de Saturn de lo que le hubiera gustado, pero cuando logró procesar las palabras no pudo más que sentirse avergonzado. Había olvidado por completo el motivo inicial de todo el asunto general con la adolescente y ahora que lo mencionaba ni siquiera se había puesto a pensar en el progreso que estuvo realizando en todo ese tiempo.

— Creo... — Saturn arrugó el ceño y carraspeó — Que ya hemos tenido esta conversación y como dije en su momento... Estas más preparada para esto — Escuchó como Dawn quería objetar, pero no la dejó — Eres el entrenador más fuerte y valiente que conozco. Estoy seguro que te ira muy bien y más ahora que sabes que no debes subestimar a tus oponentes — Rio con malicia — Mocosa entrometida... Recuerda que nadie te pudo detener en aquel entonces y barriste el piso con todos nosotros, con una organización delictiva completa, así que... ¿Quien te detendra ahora de hacer lo mismo con todos ellos? — Se encogió de hombros — Son muchos menos miembros a los cuales humillar.

Saturn aprovechó el silencio que se formó para continuar acomodando los documentos que debía llevar, cuando escuchó un murmullo ahogado y una respiración entre cortada. Se detuvo en seco y analizó alarmado el sonido, ya que en ningún momento su intención fue la de hacer llorar a la joven.

— ¿Dawn? ¿Estás bien…? — Saturn miró receloso el reloj — No estoy en posición de sugerirlo, pero si quieres…

Era muy consciente que estaba muy cerca de su límite y el tiempo parecía no querer darle tregua, pero tampoco podía dejar que la adolescente entrentara a la elite de la región en ese estado. Sabía que no necesariamente tenía que ser el causante de este momento sensible, ya que había descubierto que la muchacha era tan llorona como terca, pero si lo había llamado a él de todas las personas.

— ¡No! ¡Ni se te ocurra! — Dawn se apresuró mientras sorbía su nariz — Estoy bien, solo… — Suspiró — Gracias Saturn… yo, no te defraudare... La próxima vez que escuches de mí, será junto a la noticia que vencí a la liga.

Saturn resopló divertido de la declaración y de la voz ligeramente nasal mientras se preguntaba que tenía que ver él allí.

— La verdad solo quería escuchar tu voz, antes de enfrentar a Aaron.

— ¿A quién? — Saturn sintió como el calor subía por su cara — En serio… que pocas ganas tienes de mantener tu imagen pública limpia, mocosa.

Saturn no perdió la esperanza de que Dawn hubiera tenido la decencia de ir a un lugar privado para llamar, porque de lo contrario ahora el hombre tenía material para usar en su contra y eso lo molestaba de sobre manera. Era cierto que las cosas con la liga y las autoridades de Sinnoh se habían calmado, pero aún se mostraban un tanto desconfiados y más con su reciente alianza con el Equipo Magma, aunque ya no era la vigilia obscena de antes.

— Saturn...

La voz de Dawn sacó al nombrado de sus pensamientos

— A mí no me da vergüenza decir que soy tu amiga.

Saturn sonrió ante esa declaración y se recordó que casi todas sus interacciones terminaban en una discusión por alguna cosa tonta, aunque siempre llegaban a una solución que ameritaba que él cediera a la caprichosa joven. No es como si le afectara realmente el hecho, puesto que siempre eran cosas triviales y el rostro triunfante de la joven ahora le resultaba más entretenido que frustrante.

Eso le hizo darse cuenta que hace tiempo que había dejado de parecerle desagradable Dawn y estaba hasta un poco agradecido que hubiera tenido la suficiente valentia para detenerlos, aunque aún no lograba entender como es que ella se veía como una constante molestia.

— Creo que a mí tampoco — Saturn se sorprendió de sus propias palabras y chasqueó la lengua al escuchar el jadeo sorprendido del otro lado — Sabes que… mantenme informado. Estaré en la montaña Stark y eso es solo un vuelo rápido para estar en la liga por si necesitas un hombro sobre el cual llorar.

Saturn arrugó el ceño y miró de reojo a su Toxicroak que se burlaba por detrás de él

— ¡Ya verás que lo lograre! ¡No voy a ir a ti llorando! — Dawn declaró con voz firme.

Repente una voz chillona y muy conocida, al igual que desagradable para Saturn, se escuchó al fondo.

— Uhm… Barry quiere tener una última batalla conmigo, así que debo cortar.

Saturn entornó los ojos, al confirmarse su persección auditiva.

— Hablamos después, Saturn. Suerte en el trabajo y esperó buenas noticias sobre ese proyecto.

— Por favor patea el trasero de ese rubio ruidoso y de toda esa liga de estirados molestos.

Dawn rio ante el comentario y ambos cortaron la llamada.

Saturn dejó salir un suspiro mientras redirigía sus pasos para tomar sus Pokéball y engancharlas en su cinturón. Ignoró a su Toxicroak que todavía rodaba por el suelo demasiado divertida por lo que había oído y pasó por su lado dispuesto a dejarla atrás, aunque este apenas lo vio irse no dudó en ponerse al día con su entrenador.

— Oh… pensé que solo te ibas a seguir revolcando — Saturn siseó al Pokémon que solo soltó un resoplido burlón — No sé por qué aun te tengo conmigo — Se quejó.

 




Saturn descendió del helicóptero para ser recibido por Maxie y un puñado de miembros de ambos equipos. El hombre mayor lo escaneó con la mirada, antes de darse la vuelta y comenzar a guiarlo en silencio por los pasajes de la nueva instalación en la isla.

Era irónico que el motivo que conecto a ambos hombres fuera su pasado delictivo, pero le había servido a Maxie para dar uso a sus conocimientos y a Saturn para conocer una fuente de energía bastante interesante. Ahora que la Nueva Galaxia se estaba tomando en serio el asunto energético, su prioridad era encontrar formas de generar energía renovable y que causaran el menor daño ecológico posible, así que el mejor representante para tal tema era el Sr. Maxie Asher, incluso si sus antiguos métodos no fueron los mejores.

La Central Termoeléctrica que ambos estaban levantando en Sinnoh, era apenas el primer paso de muchos planes que querían desarrollar en las dos regiones, pero primero necesitaban superar el terreno duro de la montaña y hacerlo colaborar con la causa. Estaba seguro que si demoraban un poco más en el asunto o no daban con ninguna solución posible, el Sr. Asher realmente reactivaria el volcán solo para ver si de esa forma lograban penetrar el suelo y llegar por fin a la lava.

— ¿Es cierto que hoy se enfrenta a la liga?

La repentina pregunta descolocó a Saturn, quién parpadeó confundido en dirección del hombre de cabello rojo

— Señorita Maple me informó que hoy estaría visitando las instalaciones de la liga de Sinnoh para apoyar a la señorita Berlitz — Maxie agregó para aclarar a su desconcertado colega.

— Ah… eso — Saturn aún estaba sorprendido por el repentino interrogatorio — Así parece… — Frunció los labios — Su error fue confiarse y subestimar a su oponente, así que dudó que lo vuelta a repetir — Se encogió de hombros — ¿Iremos directamente al campo?

El cambio de tema no pasó desapercibido para Maxie, pero dejó al otro hombre estar y en cambio asintió en respuesta.

— Si… — Maxie suspiró con pesar — Aparentemente es lo mejor compartir ideas, ya que estando en el mismo terreno podemos observar mejor el problema y... quizas dar con una solución... — Entrecerró los ojos — También es más fácil hacerse entender de ese modo...

Saturn no pudo evitar que una sonrisa maliciosa tirara de sus labios mientras miraba a Maxie que solo le regresó una mirada aguda y un rostro serio.

— Déjame adivinar…— Saturn tarareó e ignoró el resoplido de su socio — ¿Esto es una sugerencia de la señorita Maple? — Detalló como el ojo de Maxie tembló ante dicha declaración.

Se creó un silencio entre ambos, antes de que el ecologista suspirara.

— De la señorita Maple y Archie… — Maxie soltó con cierta renuencia.

Saturn dejó su burla, al escuchar el nombre del otro ecologista de Hoenn con quien aún no había tenido oportunidad de conversar. El líder del Equipo Aqua era tan conocido como su homólogo de Magma, pero aun no estaba tan seguro si con él también podría trabajar como lo estaba haciendo con con el Sr. Asher.

Aunque esto era un tema muy independiente, ya que pudiera o no trabajar con él todavía planeaba expandir sus horizantos en todas las direcciones que le fueran posibles. Quería hacer posible el sueño por el que se había unido al Equipo Galaxia, solo que ahora no tenía pensado destruir el universo para hacer uno mejor.

— Como sea… — Saturn sacudió la mano para restar importancia al asunto y aliviar la tensión de su socio — Empecemos de una vez con esto ¿Dónde me cambio? — Se señaló a sí mismo — Porque dudó que me vayas a dejar bajar así

Conocía suficiente al hombre para saber que no era opción ir en traje a una inspección en el campo, así que en cambio vestía con un atuendo que le recordaba sus tiempos en el Equipo Galaxia, ya que había comprado esa ropa de forma inconsciente por el mismo motivo. Su subconsciente aún le costaba asimilar que habían caido hace casí tres años y que él llevaba todo ese tiempo trabajando duro en limpiar el nombre de la organización, tal y como Cyrus se lo había pedido.

Sacudió la cabeza y espantó los pensamientos innecesarios, antes de buscar al líder ecologista.

— Debería haber unos monos térmicos en los casilleros de la tercera habitación — Maxie señaló vagamente, antes de agregar — En realidad no creo que vaya a ser necesario, pero es mejor estar prevenidos sobre cualquier cosa y lo que sea que se oculte detrás de la piedra.

El hombre se señaló a sí mismo y su atuendo, uno muy similar a los antiguos uniformes de su organización.

— Veo… — Saturn miró de reojo a su socio, al notar por fin su vestimenta — Siento que estoy siendo reclutado por el Equipo Magma — Declaró en broma mientras se ponía al día.

— Hubieras sido una adquisición interesante en mis filas — Maxie admitió con una pequeña sonrisa para sorpresa de Saturn — Aunque ahora eres algo similar… — Agregó mientras volvía a su expresión seria y comenzaba a revisar los folios en sus manos — Entonces... te espero por allá — Se dio medio vuelta y comenzó a alejarse.

Saturn entró en la habitación indicada e hizo una mueca al ver el traje rojo y negro en sus manos. Dejó escapar un suspiro derrotado, antes de comenzar a vestirse y una vez listo, siguió a Maxie a las profundidades de la montaña, aunque se tomó unos segundos para revisar su Pokégear por si algún mensaje o llamada se le había pasado.

 




Fin del capítulo


 




Mostrar Respuesta a comentarios ^^

 
@Tommy Antes que nada... gracias por continuar leyendo y lo siento, pero este capítulo no es el que esperabas quizas más adelante veas algo de eso... por ahora no.

Oh... bueno enrealidad pongo las "OoooooO" porque es visiblemente más comodo para mí al separar que usar la separación estandar (que no veo en según que casos) y como paso de buscar alguna cosa con adornitos lo pongo así, pero si me das alguna sugerecnia la podría tomar con gusto y si me funciona la puedo aplicar ^^

En cuanto a la referencia... ¿Me creerias si te digo que ni pendiente? Yo solo imaginó como gesticulan mis personajes al hablar y trató de ponerlo en palabras... si salen referencias es mi subconsciente trabajando.

PD: Dawn usa el mueble como excusa para justificar su invasión en la oficina, así que obviamente no se lo iba a regalar. Saturn no es que se ablando... sino piensa que tan aburrido debe ser pasar de la vida agitada de ser el Comandante General de una organización delictiva al jefe empresarial de una compañia honrada.

 0  0  1  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#13
Y hasta acá llegué… a partir de ahora es territorio desconocido. 

Como ya te había comentado antes, la relación se va desarrollando de forma linda y me agrada la idea de verlo como algo no necesariamente romántico, o al menos algo que nace más de la familiaridad que de la atracción. Dunno, es bonito como la base, imo, es lo que piensan el uno del otro y lo que se va forjando a partir de ello.

De todas formas, me quedo esperando al siguiente

Ah, sobre las separaciones, es poniendo un
entre dos párrafos, y se separa:


​​​​​​


Así. En caso de que prefieras separarlo de esta manera. Si no,
haz lo que tú quieras.
Meri no encontré un buen gif del lobito así que toma dos mapaches.
[Imagen: HQQLgVO.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#14
Holas. Yo creo que nunca te di la bienvenida propiamente dicha al foro porque para las cordialidades y para rescatar a gente de las profundidades de fanfiction.net, también conocido como Mordor, también conocido como el quinto círculo del infierno donde la gente es demasiado vaga hasta para dejar un comentario diciendo "conti plis", esta el Kiwi. o Kiwi/Kiwing/Maze/Mazinger como se llame ahora porque se cambia unas 950 veces el nombre por mes.
 
Yo soy básicamente la que no hace nada y después se lee 25000 palabras en una noche y deja reviews largas e insufribles con subtonalidades barderas. La policía mala del grupo, vamos. Así que en este hermosillo comentarillo, vamos a estar analizando la llegada al foro de nuestra nueva participante Kat. Me puedo poner a hablar de la historia, pero voy a dejar que este comentario esté más enfocado a las cosas aburridas del foro. Podría comentarte básicamente lo mismo que te viene diciendo el resto (resumen: que los personajes me parecen super naturales, que a pesar de ser un crack de acá a la luna las interacciones no parecen fuera de lugar, que cada uno esté haciendo su cosa, lo cual no relega el romance a fluff fangirlero y nada más, y que la narrativa es sencilla y muy placentera de leer), y mandar la historia a volar hasta los próximos 4-5 capítulos, pero quien quiere leer eso oootra vez.
 
O por lo menos, eso es lo que me imagino que te habrán dicho los comentarios porque no los leí para no spoilearme la vida. Pero generalmente apuntamos todos para el mismo lado a menos que sea algo muy controversial, y esta historia es demasiado tranquila para tener algo que traiga problemas. Vamos a lo que me compete.
 
Desde el 14 de mayo hasta hoy, 25 si contamos que todavía no pasó el día a la hora en la que estoy escribiendo esto, llevás exactamente 11 días desde que publicaste el post inicial de tu primera historia, que es esta. También está la segunda, y vamos a ir a eso en un segundo.
Pa resumir: Improbable-probable = IP / Entre Entrenadores = EE.
 
Publicaste el 14 con un doble post inicial de IP, el 17 con un doble post inicial de EE más un capítulo de IP, el 19 con uno de cada uno, y el 24 con uno de cada uno de vuelta. Lo que nos deja con la espectacular cantidad de 7 capítulos en 11 días. Entiendo perfectamente que querés apurar los capítulos viejos que escribiste hace 5 meses, que a vos no te importan y que lo que querés hacer es ponerte al día lo antes posible para poder publicar todo en tándem y estar feliz de la vida. Tampoco hay una regla en el foro que diga que no podes republicar todos los capítulos que quieras en un mes. Pero te voy a dejar un consejo, haciendo uso de lo que tenés escrito abajo de tu nombre en este foro.
 
Paciencia. PA-CIEN-CIA.
 
Estás publicando dos historias en un foro en el que sos nueva. Un foro en el que somos pocos pero en el que nos esforzamos para leernos entre todos - o al menos algunos de nosotros. El mensaje que estás dando con el ritmo de publicación acereladísimo, y esto te va a servir para el futuro, es que todos estos capítulos no te importan. No te importa lo que dicen, porque lo escribiste hace mucho, y no te importa lo que te comenten sobre ellos, porque la historia ya avanzó irremediablemente hasta los capítulos 12 y 16 respectivamente. No te importa dumpear en el foro 23k+37k = 60.000 PALABRAS de las dos historias combinadas en un mes, porque lo que importa es que los que lean se pongan al día.
 
Así que primer consejo: NO TE APURES. Vos escribiste todo esto durante el lapso de 5 meses: no intentes dumpearlo en 30 días y decir "pues ya está, todos al corriente". Para todo el que te lea a partir de ahora, está leyendo una historia desde cero. Mi recomendación es que te limites a un capítulo por semana, para que a la gente le de tiempo de leer capítulo por capítulo, digerir la historia, comentarla y ponerse al día. Y sí, me imagino que estás pensando "AH UNO POR SEMANA ESTAS LOCA ME VOY A TIRAR +4 MESES PARA ESO" - sí. Te tiraste 5 meses para escribirlos, respetá los tiempos de lectura de la gente y tratá de armonizarlos a tu ritmo de escritura. 
 
Vamos al segundo consejo, incluso más crucial que el otro: NO COPYPASTEES. Me tomé la  molestia de agarrar los capítulos de FF.net, ya que el Kiwi no paraba de hablar sobre vos y lo criminal que era que no tuvieras comentarios con lo bien que escribís, y me topé con algo que me puso los pelos de punta.
 
TODO. ESTÁ. COPYPASTEADO. Cada error de ortografía, cada punto que falta, cada raya de diálogo mal puesta. Todo fue copiado y pegado en absolutamente un segundo, sin darle un momento de pensamiento, y lo más agravante de todo, sin prestarle la más mínima atención a la redacción. Aproveché ya que estaba en FF y vi los comentarios, donde te mencionaron que había cosas que les faltaba revisión. La gente ve esas cosas, y en este foro más que nunca. Lo único que pienso cuando veo la forma descarada en la que copiaste y pegaste cada capítulo desde FF sin siquiera darle una revisada, es como vas a pretender que alguien la vea con cariño si ni siquiera la autora misma le presta la debida atención.

Es increíble el nivel de Ctrl+C + Ctrl+V que has hecho, que hasta las razones de edición están todas copiadas y pegadas una y otra vez. “mil y una para corregir ortografía y dramática xD”, copiado ad infinitum. Al menos decidiste hacerle caso a los que te dijeron que quites las
 

OooooooooooooooooooooO
 
Que parece que esto fuera una cancha de fútbol y que claramente derivan de FF (porque ahí TAMBIEN están), causadas porque esa página horrible no tiene ni una función de edición de texto, ni barra divisoria, ni absolutamente nada.
 

Pensé en un momento en darte el beneficio de la duda. “A lo mejor no es vaga, a lo mejor simplemente tiene errores comunes que se le pasan, incluso con una releída”. Desde el principio me hacía ruido el hecho de que en IP desde la primera frase que diga la protagonista ya le falta un punto, y que en EE el TÍTULO DEL PRIMER CAPITULO ya está mal escrito. 5 palabras, y dos están mal escritas.
 

Entonces se me ocurrió, ya que estábamos con la paranoia de que estás republicando a las apuradas y sin prestarle atención, que a lo mejor en la publicación inicial, así como en la revisión de marzo que hiciste en FF.net, simplemente te habías limitado a pasar el autocorrector de palabras de Word y a volar, como si Word fuera una IA superpoderosa que es capaz de corregir todo con un botón. Spoilers: Si fuera tan espectacular, las editoriales de libros no existirían.
 

Y vaya por dios, que sorpresa me llevé! Word detectó CERO ERRORES en el primer capítulo, y dos palabras subrayadas nada más: Dawn y Saturn. ¿Cómo puede ser, a pesar de que la historia está completamente plagada de errores por todos lados? Me di cuenta desde el primer párrafo, en el que está “enserio” escrito todo junto, que esto no estaba corregido ni revisado por una persona, y tampoco por una persona con faltas de ortografía. Porque “enserio” es una palabra que si existe. Y como Word no es todopoderoso, no es capaz de entender que quisiste poner “en (ESPACIO) serio”. “El comenzó de todo” está mal escrito, pero como la palabra “comenzó” sí existe, a Word no le importa.
 

Lo que me lleva de vuelta a mi punto. Es insultante desde el punto de vista del lector tener que leer algo corregido automáticamente por el corrector de Word, porque lo único que deja a entender es que ni a la autora le dieron ganas de releer SU PROPIA HISTORIA, NI UNA SOLA VEZ, para revisar los errores.
 

Por los errores de tildes por todos lados, también me imagino que escribís estos capítulos desde el teléfono, porque la enorme cantidad de auto-correcciones de palabras metiendo tildes donde no van esta por las nubes. Errores que alguien como vos, que escribe con tanta soltura, JAMÁS pasaría por alto si prestara atención a lo que escribió.
 

Así que consejo tres: Un poco de cariño a tu propia historia. Una, UNA sola leída lenta de tu parte es más que suficiente como para encontrar todas las palabras mal escritas, las frases sin puntuación, las palabras incompletas y las correcciones sin sentido de Word.
 

La palabra clave es PACIENCIA. Lee con paciencia, corregí con paciencia, publicá con paciencia y escribí con paciencia. Nada de copiar y pegar, nada de autocorregir, y nada de publicación masiva: esto no es Burger King donde los fics tienen que salir lo más rápido posible.  La mejor forma de que mejores en tu hobby es prestando atención a lo que hacés, revisando tu trabajo y tratándolo con cariño. No trates de cortar las esquinas y ahorrar tiempo, porque querer hacer las cosas demasiado rápido siempre termina haciendo que tengas que volver a corregir todos los errores que hiciste por querer hacerlo a las apuradas.
 

Así que tenés dos opciones:
 

Opción 1: tomate tu tiempo, revisá con tus propios ojos y editá con tranquilidad los 7 capítulos que llevas publicados este foro – así como los que siguen - y aprovechá el hecho de que bajaste el ritmo para mejorar sobre tu propio trabajo y que esto sea una lectura placentera, una invitación para todo el que quiera leerla. Esto te va a venir espectacular en la revisión, así que te lo recomiendo. Se lee en 10 minutos y se aprende para siempre.
 

Opción 2: no me hagas caso y seguí copypasteando capítulos que fueron corregidos por un bot. En serio, no hay regla que diga que te puedo cerrar la historia por estar mal escrita, ni por copiar y pegarla, ni por publicarla a las apuradas. Es una decisión completamente tuya si querés tratar a tu historia con cariño y tener consideración por la gente que te lee.
 
Y eso es todo. Iba a leer EE esta noche, pero decidí que a lo mejor lo dejo más adelante - confío en que la autora cambie de parecer, corrija lo que lleva publicado y deje la historia más beia antes del próximo capítulo.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#15
Primero que nada... Lamento si mi actitud pudo incomodarlos de alguna manera y les aseguro que esa no fue mi intensión, solo que tengo un modo de pensar un tanto extraño, así que tiendo a olvidar muchas otras cosas.

Dicho esto agradezco a @Velvet por su comentario y el haberme señalado mis errores. No estoy ni ofendida ni indignada ni nada por el estilo con sus palabras, porque yo soy consciente de tengo mucho que mejorar y que la perfección es imposible para mí, pero si nadie me dice que es ese algo errado... creanme que nunca lo descubrire por mí misma (de manera inconsciente descarto, así que si para mí esta bien, esta bien y no veo errores) Hay muchas más cosas que se aprenden escribiendo historias que haciendo cualquier otro tipo de escritura o lectura y por eso ando en lo que ando. Así que la invito a seguirme señalando mis errores y ayudandome a mejorar mi escritura (aunque intenta no decirmelo en la madrugada porque dormi 2 horas con mi cerebro repasando fic a distancia ^^U)

Dicho esto dare continuación a este fic con el capítulo 5.
 
Mostrar Advertencia sobre el capítulo
La siguiente shipping es literalmente un chivo expiatorio para la historia, porque necesitaba de una pareja que hiciera que la unión Saturn/Dawn no fuera tan extraña en el universo de este fic. Con esto quiero decir que no tendrán un fondo o por lo menos yo no se lo creé, así que disfruten de los momentos improbables ^^



 



 
Capítulo 5 – May Maple incorregible







Dawn estaba nerviosa e incomoda mientras era guiada por las nuevas instalaciones en Montaña Stark. Podía ver a los empleados de la Nueva Galaxia y Equipo Magma pululando a su alrededor; y eso solo aumentaba su ansiedad.

No pudo evitar rememorar cuando era más joven e irrumpió en las bases del Equipo Galaxia, pero tuvo que sacudir el recuerdo y regresar al presente. Ninguno de los dos equipos desempeñaba la misma labor que en el pasado, ahora ambos trabajan activamente para limpiar su nombre y mejorar la calidad de vida de región.

Dawn se tranquilizó con ese pensamiento, antes de responder a otro saludo que llegó a ella y a su acompañante. Esto le hizo recordar que no estaba sola, así que miró de reojo a su guía y acompañante que mantenía una sonrisa sinistra en sus fracciones.

— May ¿Estás segura que podemos estar aquí...? — Dawn preguntó por enésima vez — Siento que estamos siendo algo... entrometidas al respecto — Se encogió mientras miraba preocupada a su alrededor y las personas que parecían muy ocupadas en sus labores.
 
La nombrada soltó un resoplido, antes de detener sus pasos y encarar a Dawn con las manos en la cadera. La campeona de Hoenn entrecerró los ojos y observó como su amiga comenzaba a retorcerse en su lugar mientras evitaba establecer contacto visual.

— Dawn está será la última vez que lo repita... — May soltó un suspiro y se masajeó la cien — Nadie nos dirá nada, recuerda que soy la campeona y el Equipo Magma aún está bajo mi supervisión — Se encogió de hombros y relajó su expresión — Además... si tienen algún problema con que estemos aquí, yo los pondre en su lugar — Codeó a la otra mujer — Parece mentira que tú de todas las personas tenga problemas con "inmiscuirse" en sitios como este.

— ¡Era muy joven para medir la gravedad de mis acciones! — Dawn se apresuró a excusarse y miró contrariada a su amiga — Solo... esta bien, no preguntare más — Levantó las manos y dejó que una timida sonrisa tirara de sus labios, al ver la expresión triunfal de May — Pobre del Sr. Asher...

May frunció los labios ante el comentario y se dio la vuelta para ocultar el rubor que comenzaba a teñir sus mejillas. Tomó la muñeca de Dawn y sin decir nada, retomó su avance por los pasillos. Dawn tuvo que morderse la lengua para no seguir molestando a su amiga y en cambio aprovechó el momento para detallar mejor el lugar.

Con todos los preparativos para su enfrentamiento con la liga, no había tenido tiempo para hablar con Saturn y menos de enterarse de nada de lo que ocurria en la montaña. Aunque también era cierto que jamás le preguntó o pidió razones sobre sus negocios, porque pensaba que ya tenía suficiente con la liga y autoridades encima de él para que ella se uniera a la comitiva.

Lo único que manejaba era que llevaba tiempo planeando esto junto con el Sr. Asher y que era un asunto reciente que estuviera saliendo a flote, pero las cosas no parecían ir muy bien por lo que escuchó en su llamada con Saturn. Dawn tropezó con la espalda de May, cuando esta se detuvo abruptamente y al buscar el motivo, se encontró con uno de los comandantes del Sr. Asher.

Tabitha sacudio la cabeza con expresión desaprobatoria mientras se cruzaba de brazos y enfrentaba a May.
 
— ¡May Mapple! ¿¡Cuántas veces tengo que decirte que debes usar el uniforme reglamentario!? — Tabitha regañó e ignoró el chasquido de la campeona — A todo esto — Señaló a Dawn — ¿¡Por qué estas arrastrando a la Señorita Berlitz en esta imprudencia!?

— Aw... Por favor — May se quejó y desvió la mirada — No seas tan dramático, Tabitha. Estamos dentro de las instalaciones, así que no es como que pudiera pasar...
 
— ¡Estamos dentro de un cajón de metal en el interior de una montaña con magma escondido! — Tabitha interrumpió exasperado — Todos aquí somos conscientes del peligro que eso implica y por eso es que hay reglas — Siseó mientras señalaba un cartel cercano con los indicativos de precaución a seguir — En las instalaciones externas le puedo pasar la falta del equipo reglamentario, pero a partir de aquí — Señaló el suelo a sus pies — Las cosas son diferentes y las reglas no deben romperse.

Tabitha y May intercambiaron miradas silenciosas mientras permanecia inquieta entre ambos.
 
— Eres demasiado gruñón por eso... — May refunfuñó.
 
— ¡May…! — Dawn se interpusó entre su amiga y el hombre enojado — No empiecen una discusión por algo como esto... — Reprochó avergonzada — Disculpanos Sr. Tabitha... no tenía idea que debíamos ponernos uniformes...

— No tiene que disculparse Señorita Berlitz — Tabitha se rascó la nuca — No estoy enojado con usted, ya que es la primera vez que pisa estas instalaciones y no conoce las reglas, pero May... — Entrecerró los ojos en dirección de la nombrada — Las conoce perfectamente y solo que le gusta romperlas para llamar la atención del líder para hacer que la rete.

Dawn y May ampliaron los ojos ante dicha declaración, aunque la primera tuvo que luchar por sofocar una carcajada mientras que la segunda se limitó a ocultar su rostro avergonzado detrás de sus manos.
 
— Yo... — May destapó su rostro y pisó con fuerza el piso — ¡Yo no hago eso!

— Lo que digas... — Tabitha entornó los ojos.
 
— Disculpa Sr. Tabitha... ¿Dónde nos cambiamos? — Dawn se apresuró a intervenir.

El hombre parpadeó momentáneamente, antes de señalar a un pasillo cercano.
 
— En la última puerta de aquel pasillo — Tabitha meditó en silencio mientras observaba a las mujer alejarse y después los papeles en sus manos — ¡May! — Llamó haciendo que la mujer se detuviera — ¿Puedes entregarle estos documentos al líder? Él y el Sr. Huygens están en la zona expuesta del sótano — Se acercó y le entregó los documentos a la mujer.

Dawn se quedó quieta y proceso las palabras de Tabitha mientras lo miraba alejarse, antes de perderse entre los pasillos. El hombre no había mencionado el nombre de Saturn en su declaración, así que existia la posibilidad de que ya no estuviera en las instalaciones y eso solo aumentaba su incomodidad.

May refunfuñaba mientras acomodaba los documentos, cuando fue tomada por los hombros y sacudida por una desesperada Dawn. Detuvo el repentino ataque y como pudo, agarró con fuerza las muñecas de su amiga sin perder ninguno de los papeles en el proceso.

— ¿¡Qué pasa!? — May preguntó entre enojada y preocupada — ¿Dawn?

— ¡May! — Dawn llamó alarmada — Sr. Asher esta ocupado con los Huygens ¿No es esa una familia de reconocidos científicos? — Preguntó inquieta mientras miraba a su desconcertada amiga — Tabitha no dijo nada de Saturn, así que puede que se haya ido y...

— Erm... Dawn — May interrumpió a la nerviosa joven — Querida... ¿No sabías que Saturn es un Huygens? — Rio al ver la expresión de desconcerto de Dawn — ¡Oh por Arceus! Ese estupido... — Sofocó su risa y carraspeó para recuperar la compostura — Pensé que lo sabías — Suavizo su mirada — Incluso el científico que ayudaba al Equipo Galaxia, ese tal Charon, es su abuelo.
 
Dawn sintió como su rostro se calentaba y bajó la mirada avergonzada.
 
— Yo no sabía… — Dawn susurró en un hilo de voz — Solo… nunca pregunte... no quise volver a comportarme como una entrometida como antes… y...

May rodeó con un brazo los hombros de Dawn y la forzó a seguir caminando a la habitación que les había indicado Tabitha.

— Entiendo, entiendo — May tarareó — Será mejor que nos cámbienos, antes de que Maxie y Tabitha se pongan insoportables con sus sermoneos — Hizo una mueca de disgusto — Créeme que no quieres un sermón de esos dos — Se inclinó un poco para observar el rostro aun avergonzando de su amiga — Y tranquila... después hablaremos de lo desconsiderado que fue Saturn al no decirte su apellido.
 
Dawn solo asintió a las palabras de la campeona de Hoenn, aún demasiado avergonzada para hablar y perdiendose la sonrisa maliciosa que comenzaba a tirar de los labios de la mujer mayor.


 




Dawn frotó sus dedos en la tela del mono térmico del Equipo Magma mientras seguia de cerca a May. En algún punto habían abandonado las instalaciones  modernas para entrar a un panorama más natural y rudimentario.

Ahora entendía las advertencias de Tabitha, ya que estaban caminando sobre la roca desnuda e incluso con los trajes podía sentir el calor saliendo de ella. Todos en esta parte de la instalación tenían la misma vestimenta y esto hacía que no lograra distinguir a nadie en concreto, aunque para May no parecía ser ese el caso.

— Hola Jill, Cain — May saludó a dos reclutas que le regresaron el saludo.

— ¿Como los reconoces? — Dawn preguntó alarmada y suspiró ante el encogimiento de hombros de su amiga — Oye... ¿estas segura que podemos estar aqui? — Arrugó el ceño — Parecen... estar muy ocupado y solo estamos... estorbando.

Dawn había dejado de caminar, pero se vio forzada a seguir avanzando.

— Nada de eso señorita — May agarró a Dawn por el brazo mientras la guía por el terreno irregular — Te recuerdo que fuiste la que dijiste que querías decirle en persona y vas a hablar con él en persona — Se detuvo y tomó el rostro de Dawn para forzarla a mirar un punto concreto — Allí lo tienes, así que aprovecha que aún no se han dado cuenta de nuestra presencia.
 
Dawn parpadeó a su amiga, antes de fijarse en el grupo señalado e intentar identificar a alguien en él. Seguía sin lograr reconocer a nadie, pero los dos inmensos Pokémon junto a dos individuos concretos le dieron una pequeña pista y algo de confianza.

Ignoró la risilla de May mientras se alejaba por el terreno irregular y se acercaba a sus dos objetivos. Sus pasos cuidadosos se conviertieron en una pequeña carrera, cuando las voces conocidas comenzaron a distinguirse y le dieron la seguridad que necesitaba para avanzar sin temor.

El Camperupt y el Rhyperior habían detectado su presencia, pero permanecieron indiferentes y no alertaron a sus dueños del aparente asecho. Esto le dio la oportunidad a Dawn de acercarse lo suficiente para extender sus brazos y encaramarse en la espalda de uno de los desprevenidos hombres.

Sintió como el cuerpo de su cautivo se tensaba bajo se agarre, así como la conversación se cortaba de golpe para dejar salir un jadeo ahogado y extraño. Buscó al otro hombre y rezó por no haberse equivocado en su elección, aunque el cuerpo esbelto entre sus brazos debía ser prueba suficiente para confirmar que había acercado.

Dawn observó alivada el rostro pasmado y cohibido de Maxie junto a ella, así que le sonrió a modo de disculpa mientras este tosía para intentar disimular y recomponerse. Maxie agradeció no haber sido el objetivo de tal acto, al tiempo que dejaba escapar un suspiro y miraba con cierta pena a su socio aún petrificado.

Maxie negó con la cabeza al escuchar la risa distante de May y aprovechó el momento para revisar su Pokénav. Esta vez fue su turno de petrificarse y sentir un escalofrío recorrer su columna, al percatarse de la hora y de la pesada mirada de la campeona que ahora taladraba su nuca.

— Creo que es momento de tomar un descanso, Sr. Huygens — Maxie declaró mientras dejaba caer su mano en el hombro de Saturn y lo sacaba de su aturdimiento — Nos hemos emocionado... y no medimos el tiempo que llevamos aquí...
 
Maxie no esperó respuesta, solo se dio media vuelta y se alejó para darle privacidad a la pareja. Le dedicó una mirada de reproche a May a medida que se acercaba y esta se la devolvia con la misma intensidad.

— May... te recuerdo que no estoy tan joven para estas cosas y que este no es un lugar para jugar — Maxie regañó una vez se detuvo junto a May con su Camerupt — Además... creo que Saturn acaba de envejecer un par de años...

May parpadeó, antes de reír por la última declaración.

— Oh bueno... se lo merece — May se encogió de hombros para desconcierto de Maxie — Por cierto... — Sonrió con malicia — También estoy feliz de verte, Sr. Adicto al trabajo — Se burló, antes de que su sonrisa cayera y se volviera un ceño arrugado — Dejame adivinar... — Siseó — No has comido nada todavía ¿Verdad?

— Comí antes de venir aqui... — Maxie evitó el contacto visual y regresó a su Pokémon — Por favor... solo fueron un par de horas... — Se excusó.
 
— Un par de horas en las que secuestraste a Saturn y lo forzaste a pasar por lo mismo — May acusó mientras pisaba el suelo con insistencia — No le pegues costumbres extrañas a Saturn — Suspiró con cansanció, antes de darse la vuelta y comenzar su camino de regreso junto con el líder del Equipo Magma.

— ¿Esos papeles son para mí? — Maxie preguntó al ver los folios en las manos de la mujer.

— Después de que comas algo veré si son o no para ti — May entrecerró los ojos en dirección de Maxie.


 




A pesar del intento de Maxie por sacarlo de su estado, Saturn tardó un par de segundos en reconocer los brazos que lo envolvían y lograr que su cuerpo se relajara. Estaba avergonzado por su reacción exagerada, pero quién podía culparlo de no estar preparado para un asalto tan repentino.

Ya no era el comandante de una organización con fines dudosos y se suponía que esas costumbres habían sido dejadas atrás junto con ese pasado. Soltó un suspiro mientras tomaba las manos que descansaban en su abdomen y las separó lo suficiente para poder darse la vuelta.

Saturn enfrentó a su atacante con el ceño arrugado y los ojos entrecerrados, aunque no logró establecer contacto visual directo con Dawn y solo dislumbro su cabellera azul. Pudo sentir como el agarre de Dawn sobre él se intensificada, así que ladeó la cabeza extrañado por la acción restrictiva de la chica.

— Sabes... creo que mi corazón hubiera preferido una llamada — Saturn habló entre broma y reproche — Aun siento mi pulso temblar... — Comentó mientras rodeaba a la joven con un brazo aún tembloroso.

Saturn se inquietó al no recibir respuesta e intentó de nueva cuenta buscar el rostro de Dawn, sin tener mucho existo o eso creyo.
 
— Solo... — Dawn habló contra la tela gruesa — Quería decírtelo en persona…
 
— Agradezco el gesto — Saturn desvió la mirada — Pero mantengo mi postura... y mi necesidad de mantenerme alejado de un posible infarto — Resopló mientras palmeaba la espalda de Dawn — Ahora dime… Ya que no veo lágrimas… — Dejó de hablar, al ver por fin el rostro de Dawn y visualizar las lágrimas que recorrían sus mejillas — ¿¡Por Arceus!? ¿¡Ahora qué paso!? — Preguntó alarmado, antes de suspirar y adoptar una expresión siniestra — Dime quién fue para encargame personalmente de ese...

Saturn dejó de hablar, cuando escuchó la risa burbujeante de Dawn y sonrió al recordar su conversación de hace un par de horas por el Pokégear. Permitió que la chica riera con libertad mientras el la admiraba en silencio y aceptaba el hecho de que era más agradable escucharla, sin la interferencia del comunicador.
 
— No, por favor no — Dawn intentó enjuagarse las lágrimas y ahogar el resto de su risa — No tienes que hacer eso... no necesito que vuelvas a caer en eso — Levantó las manos y sonrió radiante — ¡Gané! ¡Saturn! ¡Yo gane! — Vitoreó — ¡Vencí a la liga!

— Felicidades — Saturn observó divertido a la chica que había comenzado a brincar frente a él — ¿Ahora debería referirme a ti como la campeona Berlitz? — Se burló.

Saturn esperó la típica reacción de Dawn por su comentario, pero en cambio esta se mostró visiblemente alarmada y avergonzada. Esto lo descolocó, pero no logró preguntar qué pasaba, ya que Dawn lo interrumpio apenas abrió la boca para hablar.
 
— ¡Ni se te ocurra hacer eso! — Dawn habló con los puños apretados — En realidad... — Bajó la mirada —  Rechace el puesto de campeón, así que no es necesario que te refieras a mí con ese título — Se encogió de hombros y balanceó su peso sobre sus pies — No me malinterpretes — Buscó la mirada de Saturn — Pero después de interactuar con May... me he dado cuenta que no soy para el puesto y que solo quería superar ese episodio...

— Definitivamente nunca te voy a entender — Saturn suspiró cansado — Aunque creo que ya me estoy acostumbrando... — Alborotó el cabello de Dawn y sonrió, cuando esta alejó su mano de un manotazo — Me alegra saber que ya eres consciente de las reponsabilidades que implica ser alguien con poder — Se burló.

Dawn le dedicó una mirada afilada al hombre mientras intentaba arreglar su cabello y refunfuñaba su hábito de tratarla como una niña. Entonces recordó ese detalle que la hizo pasar vergüenza frente a May y el calor volvió a subir por su rostro, aunque este era más por ira que por cualquier otro sentimiento.

— ¿Por qué nunca me dijiste que eras un Huygens? — Dawn encaró a Saturn con el ceño arrugado y los brazos cruzados —  ¡Ocho meses! y no sabía tu apellido… es… ¿Cómo me puedo llamar tu amiga sino sé ni cómo te llamas? — Susurró dolida.
 
— ¿Hubiera hecho alguna diferencia?

La pregunta tomó por sorpresa a Dawn y observó como Saturn se encogia de hombros.

— El conocer o no mi apellido no justifica las cosas que hice ni quien soy — Saturn dejó que una pequeña sonrisa tirara de sus labios — En todo caso… desde mucho antes de unirme al Equipo Galaxia, ya había sido dejado por mi familia y vivía apartado de ellos con mi abuelo, así que no es como que sienta gran significado o parte de dicho apellido.
 
Saturn dejó escapar un suspiro, cuando Dawn bajó la mirada y comenzó a moverse incomoda en su lugar. No necesitaba ser un genio para saber que estaba pensando la chica y que arrepentia por haber tocado el tema.

Dawn se estremeció al sentir la mano de Saturn posarse en su hombro, antes de que este comenzara a empujarla con suavidad. Dejó que el varón la guiara de regreso por el camino irregular mientras revisaba su Pokégear y hacía una mueca horrorizada.

Rio al escuchar las maldiciones que el varón soltó entre diente contra su socio y la roca dura.
 
— En fin... — Saturn suspiró con cansancio — ¿Has comido? — Guardó su Pokégear y regresó a su Rhyperior — Porque creo que no he almorzado ni cenado… y no te preocupes porque yo invitó.
 
— Eso pasa cuando se juntan dos adictos al trabajo — Dawn ignoró el resoplido de Saturn.
 
— Te estas juntando mucho con la señorita Maple — Saturn habló entre dientes — Yo no soy un adicto al trabajo como el Sr. Asher.
 
— Claro... por eso no has almorzado ni cenado y hasta dudó que hayas desayunado algo decente — Dawn entornó los ojos, al ver al varón encogerse — Entonces... no se te a pegado ninguna mala maña del Sr. Asher ¿eh? — Acusó divertida.

Será mejor que nos demos prisa, antes de que cambie de opinión — Saturn siseó mientras apuraba el paso e intentaba dejar atrás a la sonriente joven.


 



 
Fin del capítulo


 




Aclaración final: Huygens es el apellido de uno de los muchos astrónomos que estudiaron el planeta Saturn, más concretamente sus aros y su satélite Titán. Al ser un apellido no tan conocido y guardar relación con la temática de su nombre, decidí usarlo.
 
Mostrar Respuestas a comentarios ^^
@Wiking Yo no creo que las relaciones tengan que nacer necesariamente de un sentimiento romantico inicial, sino como todo tienen que ser o seguir un proceso de interacción y entendimiento entre ambas partes, más en un caso como sería el de este shipping en particular.

@Velvet Esperó ahora este mucho mejor y no sea un simple copiar/pegar. Por lo que agradecería si pudieras indicarme más errores, porque la verdad me gustaría hacerme con ellos y correguirlos a inconsciencia, ya que de otro modo los seguire cometiendo ^^U
 
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)