Charla - Bloqueo Creativo

#1
¿Qué pasó? Ibas con una buena racha de cuatro o cinco capítulos, estás escribiendo mejor que nunca y sientes que puedes seguir así por mucho tiempo más. ¿Por qué el próximo no sale? ¿Por qué de repente no estás escribiendo aún? Porque te pasa lo mismo que nos pasa a todos, muy a menudo en realidad: te acabas de bloquear.

Ahora, no pretendo dar una solución mágica para convertirte en esa máquina de palabras que sabes está dentro de ti ni nada por el estilo. Sólo trato de compartir algo de mi experiencia personal, dar algunos tips que a mí me funcionan y, quizás, empezar una discusión sobre algo que todos solemos experimentar.


Siempre estoy escribiendo. Y cuando digo siempre me refiero a SIEMPRE. Aún así, a menudo me encuentro en una situación en la que no puedo seguir y no sé por qué. No es que no tenga tiempo o que no tenga cabeza para escribir; hablo de casos en los que debería poder escribir pero algo nos lo impide. Algo relacionado con la propia historia que tenemos entre manos.

Y sí, yo sé que la respuesta más común a un bloqueo es "espera que se te pase", "haz otra cosa hasta que vuelva la inspiración" o "no lo fuerces porque va a quedar mal". Y aunque respeto esa forma de pensar, creo que a todos nos gustaría ser constantes en lo que hacemos, más si tenemos lectores que de una u otra forma siguen nuestras historias. Y personalmente, no me siento cómodo esperando que los problemas se resuelvan solos, así que acá vienen un par de tácticas para librar esos baches que nos encontramos en el camino.

Y en mi opinión, para atacar un problema el primer paso es descubrir cuál es.

No sé cómo escribir esta escena: quieres que tus personajes hagan tal cosa, pero no sabes cómo. Si nunca has estado en un juzgado, difícilmente vas a saber cómo llevar a cabo un juicio. ¿Y si quieres narrar una fiesta de gala cuando nunca has estado en una? Por no decir que yo nunca he sido un pokémon así que no tengo puta idea de cómo funcionan las manadas de petilil... ¿o jardines? ¿Cómo se les llama a los grupos de plantas que se mueven? No tienes idea de cómo hacerlo, o qué se supone que tienes que escribir.

Busca referencias: y no estoy hablando del Capi. Tal vez nunca has estado en una guerra, pero seguro has visto muchas pelis de acción. Tal vez has tenido la suerte de nunca pisar un hospital, pero tienes la tv para darte una idea de los protocolos. No tengas miedo de usar material de referencia para darle forma a lo que estás escribiendo y, mientras lo haces, tal vez te venga una idea nueva a la cabeza.

No sé cómo conducir lo que estoy escribiendo: quieres que tus personajes tengan una conveniente conversación para hacer exposición, pero no se te ocurre cómo hacer que se pongan a hablar de ello. O tienes que moverlos de un lugar en el que llevan mucho tiempo y no se te ocurre cómo. O acabas de sembrar la semilla de un nuevo personaje misterioso que será muy importante... ¿pero cómo vas a hacerlo importante?

Sé natural: si estás escribiendo una historia, es probable que para este punto tus personajes ya tengan una personalidad más o menos definida (es una de las primeras cosas que deberías hacer, ya que estamos). Si escribes una conversación entre ambos, apégate a esas personalidades y fluirá con naturalidad. Si quieres moverlos de un lugar a otro, puedes darles hasta la más simple de las razones para que salgan de donde están. Si estás introduciendo un nuevo personaje, hazlo hacer algo que haría normalmente en el mundo que ya tienes funcionando (y si estás escribiendo en base a algo como Pokémon, es mucho más fácil aún). Desde el principio tienes algunas herramientas para indicarte cómo conducirte, y a cada paso que das en tu historia, más elementos tienes para ayudarte a hacerlo.

Y si realmente no es algo que necesariamente debas mostrar... usa una elipsis y salta esa parte, o resume esa exposición por medio de tu narración en lugar de obligar a tus pjs a hablar. Finiquita el problema en un párrafo o dos y pasa a lo siguiente.

No tengo la menor idea: felicidades, has reunido a tu grupo de héroes que van a vencer al mal, la chica tímida le ha confesado su amor al chico mientras la amiga de la infancia los observa, tu protagonista acaba de terminar su entrenamiento como recluta del Team Rocket... ¿y ahora? Probablemente sepas desde el principio hacia dónde quieres conducir tu historia, pero el camino de un lado a otro está lleno de espacios en blanco y conforme llegas a ellos, es normal que no se te ocurra qué hacer. Tal vez tu trama es tan complicada que no sabes cómo desenredarla ahora mismo, y si mueves algo en este momento podrías acabar destruyendo algo a futuro... ¿no crees? ¿Cómo vas a integrar este elemento a la historia sin que se sienta forzado?

¡Aprovecha la oportunidad!: no, no es broma. Un espacio en blanco en el que no sabes qué poner es una oportunidad perfecta para añadir un elemento nuevo, o para utilizar un elemento que te has estado guardando. El primer paso es leer de nuevo tu historia, tanto lo que ya tienes como lo que llevas planeado, y el segundo paso preguntarte "¿qué le hace falta?" Tal vez un poco de exposición o un respiro de comedia. Tal vez tienes un personaje sale muy poco y éste es el momento perfecto para traerlo de nuevo. O tal vez estás viendo un anime nuevo y hay una escena que te gustaría emular. Puede ser cualquier cosa, sólo deja volar tu imaginación y acepta las ideas de donde sea que vengan. Entonces elige lo que se ajusta más a tu historia.

No me convence: supongamos que ya sabes qué vas a escribir, cómo hacerlo y ya llevas una parte... pero de repente ya no te convence. Se siente un poco ridículo, un poco forzado... o un poco soso. Éste personaje es demasiado perfecto, y este otro es demasiado angsty. Y como que la historia se está poniendo muy edgy, y tal vez no es tan buena como creía en un principio... y se te empiezan a ir las ganas de seguir escribiendo. Creo que esta clase de bloqueo es el peor y uno de los más comunes, ya que a todos nos dan esos ataques de inseguridad respecto a lo que hacemos, o tal vez eres demasiado perfeccionista y no te conformas con hacer algo a medias, pero créeme, dejar pasar demasiado tiempo tampoco es bueno para tu historia.

Sigue intentando: aquí tienes que leerte a ti misma y a conciencia. Si hay algo que no te gusta deberías poder reconocer ese elemento y aislarlo.

Sí, esta escena se siente un poco forzada... ¿Por qué? Vamos a integrarla un poco más para que se sienta más natural.

El fanfic se está poniendo demasiado depresivo... Bueno, pues aligera el tono, hombre. Mete un poco de humor que no desentone demasiado o un par de escenas que muestren el lado bueno de los personajes.

Este personaje es demasiado perfecto: bájale un poco al powerlevel. Dale un par de defectos mundanos o que cometa un par de errores.

Este personaje es demasiado angsty: haz que le crezcan un par de bolas si hace falta.

El punto es que, si puedes reconocer que estás haciendo algo mal, es porque sabes por qué eso está mal. Remueve esa parte que no te convence y dale forma hasta que sea más como te gusta.

Unos cuantos tips más:

Consume narrativa constantemente: lee libros, ve anime, series o juega juegos. Cualquier cosa que te guste. Cada vez que consumes una historia agregas un nuevo truco a tu repertorio narrativo.

Lee fanfics: sí, pero no por la misma razón de arriba. Todos tenemos ese bichito competitivo y un poco de envidia. Leer historias de otros puede despertar esas ganas en nosotros de no quedarnos atrás, y ese deseo de divertirnos con lo que escribimos.


Planifica: entre más organizada esté tu historia, más difícil será que llegues a bloquearte. Adelanta todo lo que puedas sobre la trama, haz fichas, líneas de tiempo, resúmenes o lo que sea que te ayude a aclarar tu mente y saber qué es lo que quieres hacer.
Pide ayuda: para eso existimos los beta readers en primer lugar, pero si no quieres solicitar uno o no hay ayuda disponible, elige a cualquier persona, dale un poco de contexto y que te dé una opinión. A veces, más que la ayuda que pueda darte, lo que necesitas es escucharte a ti misma y vaciar las ideas en tu cabeza para verlas con más claridad.

Have fun: tu fanfic no es una tarea ni un enemigo. Es un reto. Un reto que te has impuesto tú mismo y al que le has dedicado horas de cariño. Se merece lo mejor de ti, que lo escribas con esmero y no que lo empieces a odiar. Tu fanfic proviene de ti, así que cuidalo como cuidas de ti mismo y siéntete orgulloso de lo que haces. Tal vez no te importan tanto lo detalles técnicos ni esperas escribir un best seller a futuro, pero eso no significa que tu esfuerzo no valga, y la satisfacción de hacerlo lo mejor que puedas nunca te va a dejar.

Yow.
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#2
Una cosa que siempre hago cuando tengo bloqueo creativo es revisar mis antiguos trabajos y darme cuente de lo que he logrado y como lo puedo mejorar, por más que el trabajo en cuestión sea deficiente en comparación a mis estándares actuales que tampoco son muy buenos que digamos xd. Me pasó un buen rato leyendo mis anteriores creaciones para así poder escribir cosas nuevas y mejores con energías renovadas.

Pero estoy consciente de que cada persona enfrenta sus propios problemas haciendo uso de sus propias maneras, y si de plano no puedes, lo mejor es tomar un pequeño descanso y consumir las cosas que te gustán y que te hayan orillado a escribir las tuyas propias. Ya sea anime, manga, libros, música, etc o incluso otros fanfics de gente a la que admires o videos en youtube.

Algún día la chispa volverá a salir si tiene que salir.

Saludos.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)