Charla - Anécdotas Pokémon

#1
Buena parte del éxito de los juegos de Pokémon es que están diseñados de tal forma que puedas sentir, mientras los juegas, que estás viviendo tu propio viaje, con tu propio equipo y tus propias aventuras. Con sus más y sus menos, es algo que logra a partir de cada nueva entrega, y al final nos deja con experiencias propias que podemos recordar con algo de nostalgia personal..

Así que vamos a hablar un poco de esas anécdotas guardadas en el baúl. Tal vez una captura graciosa o una batalla contra el campeón que terminó con un resultado épico, o cualquier cosa que haya ocurrido en tu viaje que quieras compartir.



Un Kiwi en Ciudad Iris


Soul Silver fue un juego que disfruté mucho en su momento (aunque tuvo sus momentos de tortura), y aún al día de hoy, recuerdo con algo de afecto. En aquella ocasión recuerdo que tomé como mi inicial a Cyndaquill, y además ya tenía al infaltable y poderosísimo Zubat, además de un Oddish y ese pequeño huevo que me obligaron a cargar y que no estaría arriba del nivel 5 por aquel momento.

Llegué al gimnasio de Ciudad Iris, avanzando con mis tres pokémon importantes mientras me caía cada vez que daba dos pasos y volvía a empezar, y aunque los psíquicos con sus gastly no suponían muchos problemas, las cosas cambiaron cuando llegué con Morty. Sus gastly yprimer haunter no vivieron más de dos turnos, pero Gengar tocó el campo y procedió a dormir y masacrar, en ese preciso orden, a cada miembro de mi equipo con su Bola Sombra. Quilava, Golbat y Oddish sucumbieron uno a uno, y llegados a ese punto solo mandé a Togepi a morir para volver al Centro Pokémon e intentarlo de nuevo. Mi sorpresa vino Gengar lo durmió con Hipnosis y luego trató de matarlo con Golpe Bajo y me di cuenta de que... no tenía forma de hacerle daño, y Togepi, además de Metrónomo, conocía ese curioso movimiento llamado Paranormal.

Los siguientes fueron los treinta minutos más bizarros que haya tenido en una partida hasta ese entonces. Luego de spammear a conciencia Metrónomo para acabar con los PP de Golpe Bajo, empecé a lanzar Paranomal, Paranormal y más Paranormal. Hacía casi nada de daño por la obvia diferencia de nivel, el Gengar tenía una baya de esas que curan y luego Morty le tiró una Hiperpoción a su fantasma, pero ese daño acumulativo acabó derribando a Gengar a largo plazo, y decidí conservar al pequeño Togepi en mi equipo por haberse lucido como un pro.

Claro que a Morty aún le quedaba un Haunter que tenía Maldición y GG. De vuelta al CP.

¿Qué hay de ti? ¿Hay alguna anécdota que quieras compartir?
[Imagen: JCEDJoJ.png]
1
Responder
#2
Yo tengo una... un tanto agridulce.

Situación: en el hospital. Tendría entonces 11 o 12 años y estaba con el Pokémon Blanco mientras mi madre estaba con mi última abuela (y su madre) que estaba ingresada. Yo la esperaba fuera y estaba explorando la Gruta Superación pensando que habría un legendario o algo (jajaja) cuando, de repente, uno de los chopocientos Graveler salió shiny. Era mi primerita vez así que procedí a capturarlo.

Dos o tres días después mi abuela murió. La semana siguiente también murió una tía mía.

Moraleja: nunca te encuentres un shiny mientras un familiar cercano esté en el hospital muriéndose.

El juego lo borré poco después, btw. Era una flashcard, quería meter otra cosa y no cabía así que ahí murió ese Graveler maldito.
Hic sunt dracones

[Imagen: coURMrK.gif] 
Mostrar Valora

2
1
Responder
#3
Pokemon Gold y Puzzle challenge fueron juegos que me volvieron un usuario del mercadillo negro de mi primaria. 

Contexto, La cucapah era una primaria de nueva creación, eramos pocos (máximo 15 por salón de clases, divididos en 6 grados mas un aprox de 20 niños por grupo en 3 grados de preescolar). Yo estaba en 4to grado cuando salio el juego, la fiebre de pokemon estaba a todo lo que daba y en esos días, a los niños mas pequeños no los dejaban tener consolas (pero a mis padres les valía madre). 

Anecdota. En los recreos, solía traer el GBC porque siempre fuí muy antisocial durante mi educación básica. Solía traer el Pokemon Gold y el Pokemon puzzle challenge a la escuela y me ponía a jugarlos, escondida en la parte trasera de la escuela por que si me cachaban los profes me lo podían quitar. Se corrío la voz de que traía juegos de pokemon conmigo y mis compañeros comenzaron a juntarse a mis alrededores como moscas a la miel para verme jugar mis pinche juegos.

Fue cuando un día un enano de 2do me pidió el juego cuando me vió batallando con Whitney, pero como no se lo quería prestar, le dije que le dejaba pelear con whitney, pero con la condición de que me diera 20 pesos mexicanos... mi sorpresa fue que sacó el billete de su bolsillo. Me quedé pendeja por un rato, pero le acepté el billete. 

De ahí era cosa de eso, se me juntaba gente para pedirme el GBC prestado por 20 pesos por nivel del Puzzle challenge o por batalla en el Pkmn G. Obviamente tuvimos que hacerlo discreto, los profes nos cachaban con la consola y adiosito hasta que llegaran mis padres :x. Como estaba ahí todo el tiempo, nunca se les ocurrió robarme la consola.

Algunos puntos graciosos de esto; mis tres clientes de 2do nunca pasaron del gimnasio de Morty, y dos de mis clientes de 5to se enajenaron tanto con el puzzle challenge que llegaron a darme 100 pesos mexicanos para que se los soltara por el resto del recreo durante 3 días seguidos (estos dos fulanos eran los riquillos de la escuela, asi que xD). 

Lo mejor de esto, con la plata recabada me compré el Advance al año siguiente xD
Master Weasel. Es esa sombra extraña que te sigue en la cueva 
1
Responder
#4
Fue hace mucho tiempo: Cuando los colores eran en blanco y negro (Además de gris, mucho gris) 

Recuerdo que llegué a la final de la Liga de Kanto. Y debía ser la primera vez que vencí a Lance ya que me sorprendió mucho ver al rival como adversario final. No recuerdo demasiado bien como transcurrió el combate pero la final perfectamente. Mi Venusaur contra su Charizard, la batalla se alargó mucho y finalmente ambos nos quedamos sin PP en los movimientos y tuvimos que recurrir a Combate/Struggle, que recordemos que tiene daño de retroceso. Finalmente le conseguí ganar con la vida en lo mínimo.  

Cuando luego más tarde fui a por Mewtwo y mi querido pokémon inicial que había realizado esa "hazaña" le sacaba diez niveles me sentí muy orgulloso  [Imagen: pikaowo.png]
Responder
#5
Bueno, he contado esta anécdota antes, pero igual vale la pena volverla a mencionar.

En XY, el post-juego me parecía tan poco interesante que de plano no me molesté en completarlo (y hasta el día de hoy, incluso conociendo bien al personaje de Emma, sigue sin interesarme el terminarlo). Así que dediqué varias horas a jugar con otros pokémon.

Era Día de San Valentín en una de esas ocasiones, y por alguna razón, decidí que era buena idea dejar propina en uno de esos puestos vacíos en Kalos (no recuerdo bien donde). Mágicamente, aparecieron tres pokémon shiny alrededor del día, todas hembras curiosamente: Skorupi (que evolucioné en Drapion), Noctowl y Gligar (que más tarde se volvió un Gliscor).

No sé si realmente las propinas tienen alguna ventaja (creo que nadie resolvió ese misterio), o si simplemente tuve mucha suerte aquel día.

Algo similar me pasó en ORAS, cuando estaba consiguiendo Escamas Corazón. Era también cerca de San Valentín, y curiosamente apareció un Luvdisc shiny. Supongo que simplemente abusé del DexNav lo suficiente para garantizar su aparición.
Responder
#6
Creo que es la única vez que me ha pasado algo así. Estaba jugando a Pokémon Negro y me encontraba en la batalla final contra Ghechis. Yo estaba muy ilusionada con mi Reshiram (me parecía y me sigue pareciendo un pokémon precioso, de hecho escogí la versión Negro porque aparecía él en la portada xd) así que le usé en el combate. Todo iba genial, me iba cargando a su equipo y parecía que no tardaría en ganar. La victoria estaba tan cerca...

Hasta que llegó el maldito de Hydreigon y su pulso dragón.

Un ataque y mi querido Reshi pasó a mejor vida. Como comprenderéis me quedé en shock no, lo siguiente. Saqué a mi pokémon más poderoso, Serperior, y ya os imagináis el resultado. Recuerdo que estuve un buen rato sacando de forma muy random a pokémon de mi equipo para poder revivir a Reshiram y tener una oportunidad de hacerle daño (no tenía más pokémon que tuvieran un movimiento cuyo tipo fuera eficaz contra él) pero nada, Hydreigon era más rápido y siempre le derrotaba antes de que pudiera atacar. Pasados varios turnos me rendí, dejé de revivir a Reshi y saqué a otro pokémon para que sucumbiera ante el todo poderoso pulso dragón.

Pero no lo hizo.

Por primera vez desde que salió a escena, Hydreigon no usó pulso dragón. No recuerdo qué movimiento usó, solo el asombro de que no se trataba de pulso dragón. Pensé que se trataría de algo puntual pero no, por alguna extraña razón ya no lo utilizaba.

Y fue entonces cuando caí.

Se había quedado sin PP.

Sintiendo una gran alegría reviví a mi Reshiram y le saqué para que le diera una buena paliza. Cuando acabé el combate no me lo podía creer, había ganado porque el tipo se había quedado sin puntos de poder. Y pensar que ya me había rendido... A día de hoy sigo teniendo pesadillas con ese Hydreigon.
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task