Drabble- Arroró

ExtensiónDrabble
FranquiciaCoregames
GéneroFantasíaPoesía
Resumen

Poesía densa y erratica. La guardiana del bosque salía de su lecho.

#1
Arroró

Hacia el ocaso era cuando en una noche de domingo, Misdreavus, la guardiana del bosque, se levantó de su lecho. Aprisa partió la espectro de su castillo hacia el sur, do la floresta.

Viajar en domingo, se decía, era de mal augurio. Pero aquella encantadora ánima, de corazón ardiente, estaba llena de avidez y malos deseos. Parte de sus haberes conistían en unas túnicas bordadas, tres diademas, nueve broches antiguos, dos ojos de arañas, lágrimas de conejo, manzanas doradas y una saya de tela rica y sedosa.

Entre coloquios se extravió por sendas de hierba mora, cerca del campanario. Fijamente la miraron unos ojos, aguardando la matanza. Aunque la bruja aguardó detrás de un roble y allí permaneció, cantando su dulce nana. El cálido aliento de los roedores y los aullidos de los Houndoom por comida cercana acompañaban con afabilidad su canto.

Algo resplandeció entonces…

En una hondonada vio a un joven ligeramente ataviado en seda púrpura con fajas de plata y rubí en los dos largos pliegues que caían de sus hombros fornidos, como un balón cada uno.

Brazaletes y anillos se iluminaron cuando éste se arrimó a la olla atendida por el fuego, donde la guardiana fabricaba algunas pócimas. Misdreavus se escondió, trastabillando: la espectro lo abrazó tiernamente con su gelida manta y lo llevó junto al calor, contemplándolo, sin pronunciar una palabra. Más leños se apilaron solos bajo la olla.

Asombrada, compartió con él la comida. Lo llevó luego en silencio hasta un arroyo cercano; Misdreavus hundió sus manos con las de él en el agua, bebió, secó su boca y lo siguió.

Miró hacia atrás - el fuego se había desvanecido. La sorpresa volvió a detenerla. Estaban a orillas de un lago – un bote de cobre se hamacaba amarrado a un islote. El joven lo atrajo hacia la costa con un cabo y el crujir de un trinquete, señaló, sonrió y lo guió hasta las gradas sumergidas de aquella casa en el bosque. Misdreavus vio allí hermosas camas, pero ni una sola alma.

Ella, a pesar de su terrible apariencia, era ahora una mujer, agraciada y de grandes dotes.

Sin una palabra, se desnudaron como marido y mujer.

Sin una palabra, ella se acostó entre él y el follaje.

Dos veces en la noche se despertaron.

A la mañana siguiente la espectro habló:

 "Eres mi esposo ahora, pero no puedes quedarte...
Vuelve a casa, y espera a que envíe mis duendes terrenales"

 "¿Cómo podré irme solo, en la sinfín de la arboleda? "

 "Estarás sano y salvo,
y abrigado por el arrorró del bosque"

Esposa volvió entonces a su lecho, por los aires.

Todo lo ocurrido había durado menos de un minuto.

A la mañana siguiente, al oír aquel lejano canturreo en lo profundo del bosque, huyó casi por inercia. Escapóse ya convencido de que aquellas ocasiones no eran más que un cruel juego etéreo y onírico; y lloró.

Atormentado por difuminadas e distantes imágenes hubo estado durante aquellos siete años, cuales contaba con el cadencioso caer de sus lágrimas. El ludir del viento contra los arroyos emulaban un melodioso y familiar bramido, más los cálidos ramales en donde condolía sus llantos, parecían acobijarlo con el agarre de sus raíces.

Siglos anduvo sin siquiera pronunciar su nombre, ni tampoco resolvíase a rememorar su imagen ante el rocío lacustre; y fue sino hasta este día otoñal cuando, con un ventarrón, un vástago cayó del otro lado de la ventana, con sus ramas manchando con rebeldía el verde del césped. De pronto, recordó a la espectro, gélidamente tendida, tarareando su dulce nana.

 Do Abril acaece, con sus dulces rebaños,
Y la sequía de Marzo, en licor de arrope,
Los ángeles vestidos de Velartes cantaños,
Oyen el dulce aliento que tu sueño acoge.
2
1
Responder
#2
Vaya, qué triste que no acaben juntos, y la nana del final refuerza el efecto. Este relato en particular se me hizo muy elocuente; logra transmitir muy bien una sensación de añoranza entre los dos mientras se vaga por el bosque.
[Imagen: JCEDJoJ.png]
1
Responder
#3
No sé que más decir a lo que dijo el amigo de arriba. Y cómo siempre... sufro al leerlo pero lo hago porque seguramente se encuentra algo muy hermoso en esta historia -y el resto de las que publicas-. Ya me formaré como un buen lector :c
1
Responder
#4
Triste. Esforzarse por olvidar a alguien y que falle llega a ser deprimente.
Responder
#5
Una historia muy bonita y bien narrada.

Saludos.
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task