Análisis - El protagonista no puede morir.

#1
También conocida como la dicotomía del personaje actor.
O popularmente usada en la jerga weeb: PLOT ARMOR.

 
Ahí está, tu protagonista bonito y gordito como un pingüino de Madagascar. Ese que llevas guiando de la mano desde hace 40 capítulos, al que le diste su personalidad, sus amigos, sus enemigos, sus convicciones, su misión, todo muy lindo. Pero tu historia necesitaba conflicto, y de ahí nació un villano. Un antagonista que no necesariamente tiene que ser la otra cara de la moneda y la razón de su enfrentamiento, pero simplemente se trata de que uno se interpone en el camino del otro.
 
Esta es la base de las historias que giran alrededor de un protagonista. Un héroe. O como tengas ganas de llamarlo. Existen historias que se centran en el dramón político, que eluden este problema haciendo que la historia principal pueda avanzar sin estar atada a ningún personaje. Pero en la realidad, la mayoría de los relatos de ficción giran en torno a (generalmente) un personaje. El personaje principal.

En la realidad, la "plot armor" siempre ha sido un término usado por la gente que no tiene la menor idea de cómo funciona una historia y equivocadamente se toma todo lo que lee en sentido literal. "El personaje principal obviamente se va a salvar porque SINO LA HISTORIA SE ACABA, duh!". Una historia no puede depender en que el lector piense si el protagonista se va a morir para emocionar. El valor literario de la acción nunca va a ser de importancia comparado con lo que significa para los personajes y la temática de la historia.
 
Frodo termina envenenado y atado en la telaraña de una araña gigante que está a punto de comérselo. "¡OH NO! ¡Se va a morir!"
James Bond termina con un láser que va dirigido directamente hacia sus pelotas, a punto de cortarlo por la mitad. "¡OH NO! ¡Lo van a matar!"
Harry Potter es transportado a un cementerio, donde tiene que enfrentarse solo al pelado que mató a su familia. "¡OH NO! ¡Lo van a matar!"

La duda nunca debe ser si se va a morir.
La pregunta tiene que estar en cómo se va a salvar.

Después está el clásico momento en el que al protagonista SÍ lo matan. Pero por supuesto, resulta que era una ilusión. O un sueño. O una fantasía en estado de coma con resultados sexuales. Y no es que esté diciendo que matar a un protagonista sea imposible de lograr. Pero en la parábola de una historia, con el punto medio de la misma siendo el clímax, el momento más alto, es cuando existe la menor posibilidad de que maten al protagonista.

En Cántico por Leibowitz, el falso protagonista muere antes de que la historia comience, y el verdadero justo antes del final, causando que los otros protagonistas lo remplacen hasta el desenlace. En Crónica de una Muerte Anunciada, el protagonista esta muerto al principio de la historia. En Psicosis, Janet Leigh, que en apariencia parece ser la protagonista, es asesinada casi al principio de la historia. En Alien, la protagonista se mata. Al final.
Uno de los ejemplos más notables donde la muerte del protagonista no se produce ni al principio ni llegando al final es en Los Pilares de la Tierra, donde el protagonista muere pisoteado por el caballo del antagonista justo en medio de la historia en lo que se considera una de las muertes más injustas y exasperantes de la literatura, con la historia continuando a través de otros miembros de su familia - principalmente a través de su hijo que toma su lugar como protagonista.
 
El bendito problema del protagonista siendo incapaz de morir hasta el desenlace trae a colación muchas preguntas sobre el significado de la narrativa. No es necesario que un villano MATE a un protagonista para acabar con él. La forma más usada siempre ha sido atacando a las cosas que trata de proteger. El protagonista no puede morir, y por eso la única alternativa es que sufra. Y ahí es cuando entran los personajes secundarios.
Cuántas veces se ha visto como al protagonista de un relato de acción le secuestran o directamente le matan a la familia. Y en protagonistas vulnerables, cuántas veces se ha visto cómo los personajes mueren intentando protegerlo una y otra vez.

Hasta que el protagonista decide que ya tuvo suficiente, y es él quien decide proteger a los demás.
El protagonista no sabe que a un nivel meta-narrativo, todos los personajes que mueren cuidándolo mueren en vano. Porque el protagonista, una vez más, no puede morir hasta el final. Y acá es donde entramos en una inversión de los roles. Si el villano no quiere que el protagonista muera, ¿cuál es el conflicto?

La dicotomía del personaje actor se desvanece. El conflicto deja de centrarse en torno al peligro del personaje principal, pasando al de los secundarios que se han convertido en el objetivo principal del antagonista. Personajes secundarios que SÍ pueden morir sin que la historia se caiga a pedazos. Si aquello que el protagonista desea proteger con su plot armor no está alcanzada por dicha plot armor, el problema encuentra su solución. La necesidad de que el lector suspenda su incredulidad en pos de una mejor inmersión es innecesaria cuando la historia reconoce dentro de su misma narrativa que el protagonista no va a morir.
 
La imprudencia. El sacrificio. El riesgo. Lanzarse de cabeza al peligro se convierte en la herramienta primordial.
¿Pero de qué sirve tener una armadura irrompible, cuando ésta es incapaz de cuidar a nadie más que a uno mismo?
Y de qué sirve intentar atacar a una pared de concreto hasta tirarla abajo, cuando sortearla es todo lo que hace falta para ganar.
[Imagen: iBRKG73.png]
 0  0  0  0  0  0  2  0  0  0  0  0  0
Responder
#2
Es cierto... hay muchos relatos e historias que beben de este argumento, aunque muy pocos te lo plantean como una realidad/cualidad del protagonista y lo muestran solo en momentos justos en los que la situación parece empujarlos a una muerte aparentemente segura...

Porque el protagonista/héroe tiene una especie de bendición que lo protege, llamese el poder del guión o la protección del autor a su querido MC, ya que es obvio que los autores tendemos a encariñarnos con nuestras creaciones y más con las que hacemos brillan solo con su existencia.

Esa necesidad de hacer al héroe/protagonista intocable para sus enemigos, es el argumento más mata trama que existe en el mundo de literatura y más si esto no es planteado desde el inicio, sino mostrado a lo largo del relato y en los momentos de "supuesta dificultad".

¿Qué posible desarrollo puede tener un personaje así...? uno que realmente no pasa ninguna dificultad y que supera todos los problemas con una especie de teatro pantallero para simular una batalla, que obviamente va a ganar.

Pues la respuesta es sencilla... matamos a otro personaje, menos importante para nosotros y por ende que no tiene bendición de protección, pero con cierto grado de empatía con nuestro MC y así hacemos que nuestra creación invensible se desarrolle. Esas perdidas aparentemente insignificantes, tienen un peso en la consciencia/psiquis de nuestro personaje y lo ayudan a mejorar en algún aspecto de su... protegida existencia.

Supongo que podría verse como la unica forma que estos "seres inmortales" logren aprender algo y mejorar como personajes, a fin de cuentas entra en el otro argumento de "tengo que vengar la muerte de fulanito" y ese se convierte en la convicción del MC para ir contra el villano de turno.

Aquí entramos en la otra cuestión planteada... los villanos, en estos casos, ¿realmente quieren dañar al prota?

Particularmente siento que los villanos en este tipo de historias son los guías del héroe, quienes se encargan de hacer que ese personaje se desarrolle y crezca para llegar a lo que es, al momento en el que se da la batalla final. Llegando al punto que da la sensación de querer ser acabado por el MC o incluso ser la contraparte, ese que en vez de tener la bendición divina (autor) tiene una maldición que lo hace incapaz de hacer algo distinto a lo que hace o lo fuerza a seguir su rol de malo descerebrado hasta su muerte.

Porque... hay que ser sinceros... parece extraño e ilógico que aún conociendo que tu enemigo es "intocable/nmortal/inmatable" todavía busques dañarlo de alguna forma. Que sí... el malo maloso busca hacer sufrir a todos y más al que le toca la moral, pero ¿eso no es un acto suicida desde el inicio?

Así que antes de pensar "lo van a matar/se va a morir" hay que pensar... "¿Cómo lo sacaran de esta?/¿quien intervendra para que deje de pretender no poder?" Chespin
 0  0  0  0  0  0  0  0  1  1  0  0  0
Responder
#3
Cita:¿Qué posible desarrollo puede tener un personaje así...? uno que realmente no pasa ninguna dificultad y que supera todos los problemas con una especie de teatro pantallero para simular una batalla, que obviamente va a ganar.

Convengamos que tampoco podés darle un desarrollo al personaje si lo matás de entrada. Su arco tiene que ir progresando hasta que complete su objetivo o hasta que fracase y muera en el camino, o ambas cosas.
Eso sin recurrir a flashbacks o a la gran YuYu Hakusho donde muere al principio y esa muerte es un catalizador para un montón de cosas del personaje durante su propia introducción al lector/espectador, pero que a fines prácticos no funciona como una muerte que lo saque de la historia, sino todo lo contrario.

Lo divertido, como bien explica Meri, es ver cómo hacés sobrellevar al protagonista los problemas y peligros a los que se enfrenta. Cómo hacés que el lector ignore la plot armor o, incluso sabiendo que no va a morir, se entretenga y sorprenda viendo cómo podés ponerlo en jaque y arrinconarlo. Si al protagonista no lo matás, pero le matás todo lo que es importante para él, sus sueños y ambiciones y seres queridos, entonces estás matando su target como personaje y lo desarmás totalmente.

Si bien es cierto que es importante forjar un vínculo emocional y empático con el personaje principal (incluso aunque el tipo sea despreciable y lo quieras ver pagar por sus actos, como Walter White o Humbert Humbert), lo más importante es estrechar esos lazos con la historia del personaje. El viaje siempre va a ser más atractivo que el destino. In fact, el destino puede ser casi anecdótico en muchas historias, salvo algunas como La Insoportable Levedad del Ser que para mí fue medio meh toda la historia pero al final me resignificó todo y me partió en mil pedazos, mostrando cómo reaccionan los protagonistas a una muerte puntual que no te ves venir nunca porque no influye en la historia central (es alto libro, no les quiero spoilear si no lo leyeron).

No ignoremos que hablamos de personajes y no de personas, y que la muerte tiene un significado completamente distinto para el lector en el marco de una ficción que en el de un suceso trágico de la vida misma. La muerte del protagonista a un nivel literario es estructuralmente otra forma de contarnos el cuento y de ponerle punto final a su arco narrativo.

Igual me chupa un huevo porque siempre existirán las esferas del dragón. ¡No te rindas, Goku!
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  2
Responder
#4
Cuando estaba leyendo esto no pude sino pensar en Dragon Quest. Que es una de las historias más... ¿clichés? podría decirse respecto al arco del héroe. 
Y luego viene Dragon Quest V.

El juego tienen una película que es bastante buena en Netflix, aunque cambia el final y ciertas otras cosas. Pero en fin...

Siguiendo, DQV le da un buen giro a eso del "personaje invencible", "el personaje destinado a salvar el mundo". Juegas DQV con la mentalidad de que eres el héroe y todo depende de ti y la narrativa mucho te hace creer eso. Incluso, si no mal recuerdo, el padre del protagonista se pasa la vida buscando al "héroe legendario" y cuando fallece, tu haces varias hazañas que hacen que casi todo el mundo crea que eres el tan afamado héroe legendario y como jugador realmente no le das muchas vueltas porque durante 4 juegos anteriores así fue. 

Y entonces te casas y tienes hijos. Y pasa algo que uno creería que nunca le pasaría al héroe. 

Secuestran a tu esposa después de dar a luz. Vas a rescatarla, dejando a tus hijos a cargo de tu tío. 

Y te convierten, a ti y a tu esposa, en piedra. 

En cualquier otro juego, eso sería el fin. El héroe legendario fue vencido y bien podría estar muerto; pero a Dragon Quest no le gustan los finales tristes, por lo que la historia sigue. 
¿Cómo sigue? 

Y aquí te lanza un twist. Tú no eres el héroe legendario, tu hijo lo es. Tu hijo es el personaje más poderoso del juego, pudiendo equiparse la armadura o armas legendarias. Tu, si bien tuviste grandes hazañas, obviamente no se puede comprar al poder bruto de tu hijo. Es tu hijo junto a sus acompañantes quienes te liberan de la piedra, pero para ese punto, el protagonista realmente pasa sobre los hombros de tu hijo, tu sólo estás ahí para guiarlo, porque aún es un niño y apoyarlo, pero ya el destino del mundo no depende de ti, sino de él. 

No es un twits nuevo, pero sin duda DQV lo hace de tan buena manera que te deja satisfecho. Te hace sentir que los méritos de tu avatar fueron méritos realmente suyos, que se los ganó por su esfuerzo y no por algún plot armor. El avatar incluso tiene ese período de "muerte" por el que su manto pasa al verdadero héroe de las leyendas, pero aún así, no te dejan tan de lado y te pasas a convertir en su mentor y guía, porque aunque no tengas los ultra super poderes, tienes experiencia. 

Siento que el plot armor en libros o juegos más actuales es simplemente manejado de la forma más aburrida y sencilla posible por el hecho de querer evitarse problemas y consecuencias más allá. ¿Para que crear conflictos que le supongan salir del pensamiento preestablecido de cajón cuando simplemente puede romper esos muros de papel maché y dar algo de acción barata? ¿Para qué molestarse en dañarlo o hacerle pagar las consecuencias de sus acciones cuando es más fácil darle mejor unos cuántos rasguños, una batalla perdida y ya está?

Poniendo como ejemplo la última de James Bond... no voy a negar que me divertí viéndola en el cine (no soy tan crítico con las películas como con juegos o demás otros medios), re-analizandola, literal James tiene un plot armor que se ve de aquí hasta china. Y luego se lo quitan al final para más dramatismo; pero, para no caer en spoilers, todos los conflictos por los que pasa James (personales) se resuelven con un par de promesas y palabras bonitas, sin llevar el hecho más allá y sin realmente sentir que James tiene consecuencias a pesar de sus acciones anteriores. Eso hasta el final; sin mencionar que en todos su enfrenamientos siempre sale victorioso, siempre tiene un plan, siempre es el más perrón aquí. A lo mucho puede tener moretones y rasguños, pero nada realmente grave que le impida pensar de otra manera. 

Y Ok... JB ya es un icono clásico de las películas de acción, pero él y casi todos los demás repiten la misma fórmula. Una y otra vez; que Ok... dichas películas no están hechas para tener tramas profundas (según) y son mero blockbuster pero así como DQ es un cuento clásico de aventura, puede tener sus subversiones y inventarse cosas para al menos variar de cuando en cuando la fórmula. 

De libros no sabría que poner... al menos no reciente, pero podré de ejemplo a una protagonista de un libro juvenil (usualmente los nuevos autores juveniles también pecan mucho de esto). Karou, de Humo y Hueso. 

Acá es un caso curioso, empieza muy bien, pero luego el final del primer libro lo arruina, porque te dicen que la niña es la reencarnación del interés amoroso de uno de los ángeles ejecutores que quiere acabar con las quimeras. En el segundo libro tratan de arreglarlo, porque ahí el protagonista es Akiva, un poco y Karou pasa mucho a segundo plano para ponerse al servicio de la resistencia. Pero a mitad del libro, cuándo matan al entonces antagonista del lado quimérico (Thiago), no hay consecuencias. Se inventan una mafufada para cubrirlo, pero incluso se menciona que Thiago no es Thiago pero la chica pasa impune. Incluso cuando se reúne con Akiva, a pesar de que las quimeras odian a los ángeles, después de algunas palabras lindas entre ambos, de repente las quimeras aceptan colaborar con Akiva y sus hermanos. 

El final del segundo libro es mejor, porque entre tanta basura al menos te dicen que el comandante Angelical (el verdadero malo maloso) entró a la tierra y obviamente los humanos se pusieron a sus pies por la religión. 

Peroooo el tercer libro viene a cagarse en todo y literalmente es un plot armor andante porque a la autora se le ocurrió que contar una historia de amor es mucho más importante que terminar bien con el conflicto bélico que armó en dos libros anteriores. Y sí, lo soluciona también con el poder del amor porque sí; para acabarla de joder, el tercer libro termina de la forma más ambigua posible, dejando como que un final donde al parecer habría más conflicto pero dando por terminada la saga y con la chica y su ángel casándose o en unión o lo que sea. 

Es... la salida fácil e inmediata.  Es sencillo de aplicar sin tener que romperte mucho la cabeza, está a la mano... y si al final decides que un solo aspecto de tu obra debe imperar sobre otro, a pesar de que eso cambiaría todo lo que has establecido, pues ¿por que no?

Dejando mi cantaleta de lado, siento que un buen protagonista es aquel que sí tiene consecuencias, que sufre por sus actos, pero a pesar de todo se repone. Que crece, pero que crece a consciencia y no porque el autor dijo que ahora tiene que madurar por que sí. Que piensa como resolver las cosas sin tener que irse inmediatamente a las piñas; vaya, un MC que tiene pinceladas de ser humano en vez de un simple protagonista shonen glorificado con su talk no jutsu.
[Imagen: EoTbvLf.png]
[Imagen: rdHpyS1.png]
 0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  1  0  0
Responder
#5
Me toca ser Captain Contrarian... bueno, no, pero me encanta citar cosas owo
 
(11 Dec 2021
10:35 AM)
Velvet escribió:
La duda nunca debe ser si se va a morir.
La pregunta tiene que estar en cómo se va a salvar.
Nuestro "amigo" GRRRRRRRRRRRR Martin decidió mandarnos a la mierda en cuanto esto. Sí, está dentro del grupo "drama político", pero también es que aprovecha para mostrarte qué pasa con ese mundo conforme vas matando uno a uno (o de plumazo) a las figuras que lo han mantenido estable. Por supuesto, en su caso está que no le faltan "protagonistas" para dar el POV de la situación y cargárselos cuando ya hayan cumplido su cometido (o se le antoje al condenado gordo). Pero mayormente concuerdo, en pos de no mandar a tomar vientos todo el desarrollo hecho (a menos que tengas algo en mente, pero que sea beneficioso para lo que escribes)
 
Cita:Pero en la parábola de una historia, con el punto medio de la misma siendo el clímax, el momento más alto, es cuando existe la menor posibilidad de que maten al protagonista.
Suele ser la expectativa general... pero la posibilidad existe igualmente, así que depende de qué tanto nos quiera joder el autor. Porque no pocas veces el antagonista o villano gana owo
 
Cita:Uno de los ejemplos más notables donde la muerte del protagonista no se produce ni al principio ni llegando al final es en Los Pilares de la Tierra, donde el protagonista muere pisoteado por el caballo del antagonista justo en medio de la historia en lo que se considera una de las muertes más injustas y exasperantes de la literatura, con la historia continuando a través de otros miembros de su familia - principalmente a través de su hijo que toma su lugar como protagonista.
Ouch. Pero tomando en consideración lo dicho por Gold, son cosas que pasan. Que sí, que es un gut punch para el lector, pero estas cosas pueden pasar, porque sí, son libros, son creaciones ficticias, pero para los personajes es su propio mundo... y creo que esto es lo que los hace sentir más vivos, aun si siguen reglas implícitas en cuanto a análisis literario hmm
 
Cita:No es necesario que un villano MATE a un protagonista para acabar con él. La forma más usada siempre ha sido atacando a las cosas que trata de proteger. El protagonista no puede morir, y por eso la única alternativa es que sufra. Y ahí es cuando entran los personajes secundarios.
De acuerdo con esto, aunque un autor con suficiente maña sabrá disfrazar esto de modo que no sea tan metaliterario. Es parte de lo que digo, de sentir una historia viva, en la que realmente te puedas sumergir sin depender tanto de la suspensión voluntaria de la incredulidad o.o
 
Cita:El protagonista no sabe que a un nivel meta-narrativo, todos los personajes que mueren cuidándolo mueren en vano. Porque el protagonista, una vez más, no puede morir hasta el final. Y acá es donde entramos en una inversión de los roles. Si el villano no quiere que el protagonista muera, ¿cuál es el conflicto?
Dejando de lado todo lo dicho anteriormente (posibilidad de mortalidad y credibilidad del mundo), aunque el villano no quiera que el protagonista muera, el conflicto aún puede existir. Es decir, el conflicto no lleva necesariamente a querer acabar con el otro. ¿Y si acaso quiere someterlo? ¿Corromperlo? ¿Le hace falta para sus planes? Pueden haber mil y un razones coherentes para que el villano no mate al héroe. ¿Alguien recuerda a Anakin Skywalker? El héroe que acaba convirtiéndose en ejecutor de nuestro "apreciado" Palpatine (por citar el primer ejemplo que me ha venido a la mente); por supuesto, ya sabemos cómo acabó esto, pero dentro de su propio mundo, es plausible, ¿no te parece?
 
Cita:La imprudencia. El sacrificio. El riesgo. Lanzarse de cabeza al peligro se convierte en la herramienta primordial.
Si va con el carácter del personaje. Si no, estás abusando de los elementos metaliterarios y corres el riesgo no de romper la cuarta pared, sino de hacer a los personajes conscientes de que son efectivamente seres ficticios desde nuestro punto de vista owo
 
Cita:¿Pero de qué sirve tener una armadura irrompible, cuando ésta es incapaz de cuidar a nadie más que a uno mismo?
Y de qué sirve intentar atacar a una pared de concreto hasta tirarla abajo, cuando sortearla es todo lo que hace falta para ganar.
El drama del héroe... el inicio del camino oscuro para muchos, sin darse cuenta que al dejarse llevar por esto, están dejando de lado precisamente esa protección. Pero sí, el principio de "pégale donde más duele" prevalece owo
 
(11 Dec 2021
11:54 AM)
Katsurane escribió:
¿Qué posible desarrollo puede tener un personaje así...? uno que realmente no pasa ninguna dificultad y que supera todos los problemas con una especie de teatro pantallero para simular una batalla, que obviamente va a ganar.
Se le suele llamar "ego trip" o un relato en que el autor o autora se pone en el papel de protagonista para dar rienda suelta a sus deseos en ese mundo, los que siente que no podría lograr de otro modo. Que incluso esto se puede hacer bien, pero como todo, la enorme mayoría suelen ser babosadas sin ningún valor literario o de entretenimiento :/
 
Cita:Particularmente siento que los villanos en este tipo de historias son los guías del héroe, quienes se encargan de hacer que ese personaje se desarrolle y crezca para llegar a lo que es, al momento en el que se da la batalla final. Llegando al punto que da la sensación de querer ser acabado por el MC o incluso ser la contraparte, ese que en vez de tener la bendición divina (autor) tiene una maldición que lo hace incapaz de hacer algo distinto a lo que hace o lo fuerza a seguir su rol de malo descerebrado hasta su muerte.
Es posible, sí. Y no es que falten ejemplos de villanos que hacen todo esto precisamente para que alguien venga a acabar con su tormento eterno. Pero hay que tener cuidado, porque si tienen conciencia de todo esto, es eso, estamos desvaneciendo la cuarta pared :o
 
Cita:Porque... hay que ser sinceros... parece extraño e ilógico que aún conociendo que tu enemigo es "intocable/nmortal/inmatable" todavía busques dañarlo de alguna forma. Que sí... el malo maloso busca hacer sufrir a todos y más al que le toca la moral, pero ¿eso no es un acto suicida desde el inicio?
Katsu, te estás yendo demasiado a lo metaliterario. Si el villano es consciente de esto, es que ya sabe de algún modo que también es un personaje ficticio. Ahora me has hecho pensar en "The Last Action Hero" (el gran Charles Dance), cuando el villano cruza la barrera entre mundos para llegar al nuestro, y lo primero que hace es matar a alguien y comprobar que, en nuestro mundo, nadie da una mierda por un asesinato, cuando en su mundo ya tendría a la policía o incluso al héroe encima, de manera casi mágica xD
 
(11 Dec 2021
12:22 PM)
Tommy escribió:
Lo divertido, como bien explica Meri, es ver cómo hacés sobrellevar al protagonista los problemas y peligros a los que se enfrenta. Cómo hacés que el lector ignore la plot armor o, incluso sabiendo que no va a morir, se entretenga y sorprenda viendo cómo podés ponerlo en jaque y arrinconarlo. Si al protagonista no lo matás, pero le matás todo lo que es importante para él, sus sueños y ambiciones y seres queridos, entonces estás matando su target como personaje y lo desarmás totalmente.
Completamente de acuerdo. A fin de cuentas, leemos para entreternos, disfrutar, viajar a otros mundos junto a los personajes. Esto es mucho más importante que preocuparse por tecnicismos que restan a la diversión que ganas con esta actividad owo
 
Cita: 
El viaje siempre va a ser más atractivo que el destino.
Un sentimiento que comparto
 
Cita:No ignoremos que hablamos de personajes y no de personas, y que la muerte tiene un significado completamente distinto para el lector en el marco de una ficción que en el de un suceso trágico de la vida misma. La muerte del protagonista a un nivel literario es estructuralmente otra forma de contarnos el cuento y de ponerle punto final a su arco narrativo.
Y al mismo tiempo, se siente demasiado frío y poco creíble si sólo lo vemos así, por lo que mencionaba de la inmersión a través de hacer una historia viva. Pero no quita razón a lo que dices, es sencillamente otro aspecto a considerar o.o

Mostrar
[Imagen: anh12KW.png]

Wasureruna saigo no buki wa ai sa
♪♪
 
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  1
Responder
#6
Che, igual yo solo mencioné la trascendencia de la muerte a nivel narrativo ante los ojos del lector y del autor. Claro que hay un impacto emocional, pero a fines prácticos para una muerte que sucede en el marco de una historia ficcional, la pérdida del personaje no tiene nada que ver con la de una persona en este plano. Me refiero a que, si yo muriera mañana, no va a haber un "para qué" de eso (salvo que me suicide o que sea un talibán que se quiera inmolar para cometer un atentado terrorista o algo así), pero un autor sí debe hacerse todas esas preguntas antes de matar a un protagonista o a cualquier personaje relevante en su historia. Incluso si no son personajes muy relevantes que hagan un cambio trascendental en la historia, sus muertes tienen un significado, ya sea para resaltar la crueldad de un asesino o un tirano que le resta valor a la vida, o para reflejar la escala de destrucción que maneja una pelea a lo Dragon Ball o una guerra.

Todas las muertes que ejemplifica Luna, con Mufasa y Snape y compañía bailando la konga en el más allá, tienen un clarísimo propósito narrativo independientemente del impacto emocional que deje en el lector o espectador. Un buen autor tiene que establecer conexiones emocionales entre sus lectores y sus personajes si quiere que sus historias importen y trasciendan, más allá de que los maten o los dejen vivir y cumplir felices sus sueños. Pero, a mi gusto, la muerte siempre tiene que tener un sentido más importante que crear mero impacto emocional y sensibilería por el cariño que se le tomó al personaje.
 
Cita:Sí, aunque también se le puede dar desarrollo incluso después de haberlo matado y sin necesidad de resucitarlo, profundizando en cosas que hizo antes de morir y que no se vieron, ya sea que se trate del protagonista, del antagonista o de las dos cosas. Un ejemplo de esto lo vemos con el Emperador en Star Wars, que muere en las trilogía original y luego George Lucas expande su personaje en las precuelas, revelándonos su nombre real, el cómo llegó al puesto de emperador, con qué fin y por qué.

Eso no cuenta como un desarrollo post mortem, porque estás recurriendo a flashbacks, precuelas, etc. Es decir, formas de revivir al personaje para hablarnos de su pasado.

En todo caso podríamos hablar de una especie de desarrollo retrospectivo si nadie lo revive y nos expandís su historia a través de sus amigos reunidos en el funeral hablando de lo que hizo en vida, descubriendo anécdotas desconocidas y proezas o crímenes que haya cometido en su juventud. Pero, con todo, el personaje como tal ya tuvo su arco y ya cumplió o no sus objetivos.

Otro ejemplo que puede escapar a esa regla, si nos ponemos muy retorcidos y puntillosos, podría ser L en Death Note, cuya muerte no implicó que su plan fracase, aunque a todas luces haya perdido en el versus directo contra Kira. Fue gracias a sus avances y su legado que el pelotudo de Light se terminó deschavando solo en un brote psicótico. Pero, de nuevo, su muerte es el punto final a su propio desarrollo como personaje. Que se anticipaba a todo y era brillante ya lo sabíamos desde antes de su muerte, así que tampoco se agrega nada nuevo con sus infames sucesores (aunque Matt tenía toda la onda y Mello hasta por ahí).
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#7
Normalmente me pondría a llevarle la contra a todos por tecnicismos (se me da bien), y mientras escribía esto tuve que borrar como quinientas palabras sobre Canción de Hielo y Fuego y su abuso del plot armor que solo íbamos a entender Lt. Dan y yo. Así que mejor hablo desde mi perspectiva.

Para empezar quiero aventurar algo, y es que, como lectores, no se supone que entremos a una historia con la intención de hacerla pedazos ni se supone que los personajes sean conscientes de que forman parte de una narrativa. Cuando un personaje se sacrifica por el héroe, no se supone que pensemos que fue en vano porque "el prota es inmortal de todos modos". En realidad se trata de lo contrario: para que el prota pueda seguir vivo, alguien más tiene que hacer el sacrificio. Cuando un villano ataca repetidamente a un héroe y falla en matarlo, no se supone que lo llamemos idiota por no saber que forma parte de una historia y su enemigo es invencible. Ni se supone que debamos juzgar negativamente una historia por seguir las pautas de lo que dicha historia pretende ser.

El autor escribe de buena fe una historia para entretener y transmitir algo. Queda en el lector leerla de buena fe, aceptarla por lo que quiere ser y juzgarla cuando no cumpla con las expectativas impuestas por el autor, no por las exigencias del lector. Así, viendo, digamos, el anime de Pokémon, como lector de buena fe, aceptas que no vas a ver mutilaciones o romance juvenil aunque en nuestra realidad sea lo lógico cuando pones juntos a chicos y chicas o les dejas jugar con monstruos con poderes. Y en una historia sobre el viaje del héroe, en la que está muy marcado el protagonista, aceptamos que se va a quedar en la historia hasta el final, sin importar lo que pase en medio. 

¿No puedes disfrutar una historia aceptando estos términos? Entonces deberías saltar a otra historia. 

Creo que el verdadero problema no es que el prota sobreviva hasta el final, sino cuando lo hace sobreviviendo a situaciones que por ningún motivo debería, o cuando el autor intenta construir tensión donde no la hay. 

Por ahí Meri sugiere que el problema de la tensión se puede resolver amenazando a los seres queridos del protagonista en lugar de al protagonista. Esa es una opción. Otra, a mi parecer, es poner la tensión en los objetivos del prota o del villano. 

Tomemos Rwby, por ejemplo. Esa serie que era buenísima hasta que dejó de serlo. Sabemos que las cuatro protagonistas no pueden morir, no hay tensión en ello. Pero la tensión la puedes hallar en otras cosas: en la tercera temporada, los malos se infiltran en la escuela con la intención de tomar a la persona Mcguffin. Viendo las dos primeras temporadas, piensas: "ah, pero claro que los van a detener, como siempre, y van a salvar el día". Y LOL no. Les matan a varios amigos, destruyen su hogar y las cuatro se ven forzadas a separarse. Y a partir de entonces la pregunta deja de ser, cada vez que se enfrentan a los malos, si las protas van a morir o no. Pasa a ser si van a salvar X ciudad, o si van a lograr X alianza, o si el tablero de juego va a volver a sacudirse y el malo impone su reino de terror. Porque sabes que, aunque las protas no vayan a morir, aún pueden perder. Y lo que pierden en el camino importa tanto para ellas como para ti en la gran escala.

O tomemos de ejemplo las películas de superhéroes. Sabemos que, al final, Spiderman va a derrotar al malo. Sabemos que la chica, sea Mary Jeane, Gwen o Michelle, va a dejar al rival romántico de turno y se va a quedar con Peter. ¿Dónde está la tensión entonces? En saber si Andrew Garfield y Toby Maguire aparecen y se confirma el multiverso o no.

Así, si el autor y el lector aceptan ambos que el protagonista no corre peligro de muerte, hace falta que el autor le ofrezca algo más al lector. Una razón por la que esa escena de Harry en el cementerio se justifique. Para que veamos a Voldy interactuar con los mortifagos. Para que la muerte de Cedric nos pegue. Para tener la escena de la mano de Petter. Para que salgan los fantasmas, para tirar foreshadowing de las varitas. Para que Harry VEA a Voldy directamente y los recuerdos de esa noche lo persigan durante la siguiente peli, tanto Voldemort como Cedric. 

Así, si nos topamos con una de estas situaciones de vida o muerte en la que parece que el prota va a morir y se salva, creo que la pregunta pertinente es: ¿qué me ofrece esta escena además de una falsa preocupación por su vida? 


En Yugioh, por ejemplo: en todas las series se sigue un patrón que me toca las bolas: el prota puede jugar contra el campeón del mundo o el matón del colegio: sus puntos SIEMPRE van a caer abajo de 500 y SIEMPRE va a ganar con su monstruo favorito o una variación de este. Vale, sé que no les gusta Yugi pero tenía que sacarlo de mi pecho.

¿Realmente se puede matar al protagonista en el climax y que funcione? Yo me supongo que sí. Uno de mis autores me lo ha hecho al menos dos veces. En Invisible de Paul Auster, justo cuando se viene el encuentro final entre el protagonista y el narrador, el protagonista muere y queda en el narrador terminar de armar las piezas con otros personajes. En Leviatán, el protagonista está muerto desde el principio, vuelve a morir a la mitad y el resto de la historia es la vida de otros. Vamos a un ejemplo más weeb y accesible para todos en Hellsing. El protagonista, Alucard; muere JUSTO en el maldito climax y queda fuera de toda la resolución, mientras sus aliados se encargan de matar al villano final y el rival definitivo de Alucard se muere solo. Y aunque revive en las últimas dos páginas, para esas alturas ya pasaron 30 años y el conflicto se resolvió sin él. De hecho, Hellsing es un buen ejemplo de que no necesitas tensión sobre el protagonista. Alucard muestra cero preocupación por nadie y nunca quita esa sonrisa de loco de la cara. Ningún oponente puede matarlo y aún así tienes una historia bastante divertida porque es simplemente cool ver a un vampiro overpower matando vampiros, católicos y gente menos cool. 

Supongo que al final se trata de cómo usas tus herramientas, las buenas y las malas. De cómo puedes distraer a tu lector del hecho de que está leyendo algo fabricado para dejarse sumergir en la historia y, si lo haces bien, que suelte un suspiro de alivio cuando el protagonista escapa de la muerte. 

Igual quería citar a Tom y Dan sobre el tema de que el viaje importa más que el destino y ahí creo que... depende de cada historia. Un final de mierda te puede arruinar una buena historia y ahí tenemos de ejemplo Game of Thrones. Un buen final te puede hacer valorar una historia meh y ahí un ejemplo podría ser Katanagatari. Creo que depende mucho de la clase de historia que se cuenta y de qué tanta importancia tienen el desarrollo de los personajes y sus circunstancias. Tomando a tres autores de acá: Katsu, Tommy y Meri con sus fanfics Gerby, Downed y #FuckMay, puedo decir que en Gerby el final importa y mucho, así como las revelaciones. Que en Crowned el final es interesante, pero que el atractivo principal está en el camino y que en Improbable el final carece de importancia porque lo único que importa es la relación naciente entre la pareja principal. Pero eso igual ya es salirse del tema.
[Imagen: 6zFZgO5.png]
Animus. Antrum. Unverse. Anima, Animusphere
 0  0  0  0  0  1  1  0  0  0  1  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)
task