Actividad Longfic- Mesa para 31

Extensión
Extension largaLongfic
FranquiciaCrossover
GéneroAventuraComedia
Resumen
#1
Ja ja ja
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#2
1: ¿Qué bicho te picó?
Spinarak


—Vaya —dijo el Ajota mientras degustaba el té de Laia como un animal—. Así que Meri trabaja a medio tiempo en un café.

—¡No es lo que parece! —dijo la forra—. ¡Tengo mis razones!

—Ejem, ¿camarera? —dijo el distinguido Kiwi usando un monóculo en su ojo izquierdo—. Éste té está frío y tiene un insecto. Saque esta bazofia de mi vista.

—Esa araña es tu mascota, pelotudo.

—¡Oh, no! ¡Tony!

Mientras Kiwi daba RCP a su ahora moribundo único amigo, Laia reprendió a Meri.

—No puedes tratar así a los clientes, Meri-chan.

—¡Pero!

—Ah, ah, sin peros. No ahora que las ventas están bajando.

—¿En serio? ¿Por qué?

Laia comenzó a contarnos acerca de cómo el Café Mix estaba perdiendo clientes a causa del establecimiento de enfrente: el Bar de Oranguru. Aunque Laia estaba bien con algo de competencia justa, estaba segura de que el éxito de ese simio estafador infraevolucionado (palabras suyas, no mías) se debía a que vendía alcohol y sustancias ilícitas a menores.

—A este ritmo vamos a tener que cerrar, y Meri se quedará sin empleo.

—Tal vez podemos hacer algo —dijo el Ajota—. Para incrementar las ventas.

—Yo ya sugerí que vayamos a quemar ese bar edgy —dijo Meri—. Pero Laia no me deja.

—Ya te dije que no, Meri. Hay cámaras de seguridad.

—Pues nos robamos las cámaras querida.

—Eso no va a funcionar —dijo Kiwi—. Esto es un fanfic, y en los fanfics los buenos ganan. No podemos hacer trampa, tenemos que ganar por las buenas.

—Bien, salame. ¿Cuál es tu brillante idea?

—Pues tenemos que ofrecer mejor comida, no esta bazofia.

Meri me apunta con su barra de hierro varita mágica que es also una pistola. Laia le pone una mano en el hombro para detenerla.

—Te escuchamos Kiwi —dice con paciencia—. ¿Cuál es tu idea?

—¡Esto!

¡Tarán! Kiwi saca la lengua y muestra un pequeño Spinarak cubierto de babas.

—Mátate —dice Meri alzando la varita—. O mejor te mato yo.

—Sé que parece una araña normal, pero es mucho más que eso. Tony tiene el poder de viajar entre las dimensiones. Podemos usarla para buscar a través de todos los fanfics los mejores ingredientes para preparar los mejores platos. Y no su bazofia.

—Pues no suena tan mal… —dice Ajota.

—Podríamos intentarlo —dice Laia.

—¿Querés dejar de decir bazofia?

—Ño. ¡Vamos, Tony!

La pequeña araña lanzó su telaraña y eso abrió un portal en la pared que comunicaba a otra dimensión. Nuestros héroes y Ajota saltaron a través del vacío para comenzar una nueva aventura.
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  2  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#3
Anda, el reto va a ser un spin off de un revival de un fic meta con referencias a otros fics metas! Ni en los mejores cafés caninos tienen de esos (?) :lemeriemoticonquenotenemosaqui:
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0
Responder
#4
2: El Siniestro Flan del Ajota
Zoroark

Inspi: @Velvet 

Íbamos por una de las calles principales de una gran ciudad. Sé que no es el mejor lugar para buscar pokémon raros, pero hacíamos lo que podíamos.

—Según esto nos falta un ingrediente —dijo Meri—: pelo de pokémon tipo siniestro.

—Ya no sé si quiero comer en ese restaurante —dijo Kiwi.

—¡Callate!

—Oigan, miren —dijo el Ajota—. Esa chica de allá parece entrenadora.

Tenía razón. Era una chica pelirroja con pantalones cortos que tenía pinta de entrenadora.

—¿Cómo nos acercamos? —pregunta el Ajota—. Somos pokémon parlantes y…

—Va a ser complicado —digo yo—. Como no tenga un Mega Gyarados tampoco nos va a servir de mucho, busquemos a alguien más…

Ese era el mejor plan, así que dimos media vuelta para seguir la búsqueda. Excepto Meri, que ya estaba frente a ella.

—Che colorada tsundere, tenés pokémon siniestros?

La colo la miró con desdén y suspiró.

—Largo de aquí enana.

—¿A quién le decís enana? Recordá a quien le debés la vida.

—¿Ah, sí? —en sus ojos llameaban la ira y las ansias de matar—. ¿Entonces a ti te hago responsable por todo lo que ha pasado?

—¡Kiwi, esto no está funcionando!

Bueno, evidentemente hacen falta mis dotes de negociación. Tengo que separarlas antes de que maten a Meri…

—¡Ay!

Misty emite un grito bastante agudo que casi suena como un aullido. Detrás de ella está el Ajota con una de sus pinzas en el trasero de la chica.

—Oh, no. Finalmente llegó a su límite.

—La abstinencia lo ha convertido en un violador…

—¿Qué? —niega con la cabeza—. ¡No es nada de eso!

Tira con fuerza y retira su pinza con un mechón de pelos negros en la mano. La ilusión de Misty se rompe y da lugar a una Zoroark con lágrimas en la ojos y las mejillas rojas.

—¡LOS VOY A MATAR!

Mientras huíamos por nuestras vidas, le hicimos la única pregunta pertinente.

—Oye, el Ajota, ¿cómo sabías que no era Misty?

—La verdad… no lo sabía…

—Euughh
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  0  0  1  0  1  2  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#5
Que buenas las referencias y que conveniente que el pinche Kiwi tenga una araña que pueda realizar viajes interdimensionales, pero se llama Tony, así que se lo perdonó. Me gusta que canonicamente Ajota le tocó el culo a Misty

Bien ahí.
[Imagen: FsUUXVs.png]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#6
Man qué interesante se ve esta colección. ¿Viajes por todos los fics? Yo digo sí, todo gracias a Tony best boi. El primero fue gracioso y algo... ¿turbio? Bueh, fue AJ siendo AJ. No sé qué clase de receta van a hacer para necesitar un pelo de un pokémon de tipo siniestro pero oye, yo no soy cocinera, no voy a ponerme a juzgar. A ver adónde les lleva el siguiente portal.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#7
3: Drogon

Inspi: @Fafnir


—El siguiente ingrediente es…

—Escamas de dragón —dijo el Ajota. ¿Dónde vamos a conseguir eso?

Por esta vez no fuimos a ningún mundo. Tony andaba ocupado en otro fanfic o algo así. Eso sólo nos dejaba una opción.

Fuimos camino al Puente hacia la Vida Real; un puente que comunica a nuestro propio mundo a las afueras de la ciudad en el que podemos comportarnos como personas normales. No es sorpresa que haya sido destruido años atrás por los propios habitantes de Cuevalandia, pero ese no es el punto: a quien buscábamos era a un viejo amigo que vivía debajo del mismo, en una caja de cartón.

—¡Hola Doc!

El Perro Alien lavaba sus listones a la orilla del río, pero tan pronto nos escuchó, huyó hacia el interior de su casa

—Oh, vamos, venimos en paz.

—¡Largo!

—Che, ¿no habíamos matado a Doc como dos veces? —dice Meri.

—La primera fue cuando lo traicionaste durante la invasión zombi —dije yo—. La segunda fue cuando nos atacó en venganza durante el examen final y tuve que usar mi power up secreto.

—Ah, tenés razón. Pasaron un montón de cosas en ese examen que nadie vio.

—¡Vamos Doc, sólo queremos hablar!

—¡Y yo sólo quiero que dejen mi propiedad!

Teníamos un problema: Doc nos odiaba tanto que no iba a cooperar con nosotros. Sólo había alguien en quién podíamos confiar.

—¿Doc? —se acercó el Ajota—. Soy yo, tu amigo el Ajota, ¿me recuerdas?

—¡Lárgate!

—Oye, sé que nos odias, y con buenas razones, pero sólo quiero decirte que los únicos responsables son Kiwi y Meri. Yo soy tu amigo.

Un solitario lazo de carne se asomó a través de la caja.

—De… ¿De verdad?

—Claro, tuvimos buenos momentos. ¿Recuerdas el momento rapero?

—Bueno, un poco… —admitió—. Se te ha prendido el foco.

—Pero por supuesto… y no salgas de tu puesto.

Mientras el Ajota lo distraía, Meri y yo avanzamos con sigilo hacia la parte de atrás del puente donde había una enorme manta cubriendo algo.

—Y aquí está, el último proyecto de Doc y Morde: El Mordezord.

Retiramos la manta. Había un gigantesco robot-zombi-dragón de tres cabezas medio podrido.

—Bueno, tomemos algunas escamas.

—Estoy vivo, ustedes dos.

—Vale, ¿nos prestas algunas escamas?

—No(?)

En su estado, seguramente podíamos vencerlo incluso sin poder ups, pero algo en mi interior decía que no estaba bien: tal vez podíamos arreglar las cosas.

—Mira. Sé que tienes muchos motivos para odiarnos, especialmente a Meri.

—Oye!

—Pero si sirve de algo, sé que no nos odias tanto.

—La verdad sí los odio mucho.

—Bueno, sí… pero estoy seguro de que hay algo que odias más.

—Por su culpa perdimos el laboratorio y ahora soy un robot gigante en proceso de putrefacción con dos cabezas que no me hacen caso.

—Jaja C mamó —dijo la cabecita izquierda.

—¡Es lo único que sabe decir! —se quejó Morde—. Y la otra ni siquiera hace memes.

—Vamos, regresa amigo dragón. Todo es peor desde que te fuiste —Le dije.

—¿En serio, como qué?

—Como eso.

Meri señaló hacia donde estaban el Ajota y Doc, con gorras, gafas de sol y joyería costosa

—Tan lista como chica nudista que baila en la pista…

—YO YO YO YO YO



—Empacaré mis cosas —dijo el dragón—. Pero vámonos antes de que nos vean.

—Suena justo. Siempre quise tener mi propio Megazord.

Y así nos alejamos con nuestro nuevo compañero en dirección a la puesta de sol.

—¿Podemos hacer posturas como los Power Rangers?

—¿Podemos, Meri?

—No mientras yo esté presente.

—Awwwww.
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#8
Nada mejor que el rap para unir a dos amigos enfrentados, nuestro server puede dar fe de ello.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#9
[font]El rap une corazones, es como en la vida real, pero sin la parte de los negros (?)[/font]
[Imagen: FsUUXVs.png]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#10
4: Sueñan los androides…
(Mareep)

Inspi: @PKMNfanSakura

Era una bella mañana de finales de noviembre cuando nuestra encantadora, única, defensora de los inocentes, protectora de los débiles, pero sobretodo, buena chica Lira paseaba alegremente por la ruta 42 con sus pokémon. El sol brillaba, los pidgeys cantaban, Totodile jugaba al Parchís con Mareep y Togepi y lo único que podía mejorar su día era encontrarse con algún pokémon raro para capturar y, siguiendo la lógica de esta historia, eso fue justo lo que pasó:

—¿Qué dices, Totodile? —preguntó a su pokémon inicial y más fiel amigo, que estaba un poco molesto por haber perdido la partida pero no lo suficiente como para que fuera importante— ¿Que has visto un pokémon?

El lagartijo señaló con su hocico de forma muy adorable hacia allá, donde estaba una pokémon que Lira nunca había visto antes: era amarilla y de postura bífida, tenía ojos rojos y muy grandes llenos de brillitos. Tenía dos bracitos y su cabello terminaba en una boca de grandes dientes, pero como en esta historia no se permite nada violento, estaba cubierta por un gran moño de color rosa.

—Maw —dijo la pokémon.

—Awwww qué cosa tan adorable —suspiró la entrenadora mientras sacaba sutilmente una Pokéball de su bolsillo.

—Maw.

—Mira, voy a tratar de capturarte, ¿está bien? Vamos Totodile, Pistola Agua.

Totodile se puso de pie y estuvo a punto de disparar, pero la lindura extrema de la pokémon le impidió atacar. Lira se mordió el labio (con cuidado para no lastimarse). La batalla no iba a ser fácil.

—Tal vez debamos intentar otra cosa… ¡Ya sé! Podemos ser súper mejores amigas!

—¿Maw?

—Vamos, Totodile, cantemos una canción para nuestra nueva amiga.


Mientras movía su cabeza al ritmo de la música, Togepi notó que su buena amiga Mareep parecía un poco más alta. Tal vez debido a que ese escorpión rosa la estaba cargando sobre sus hombros bajo la supervisión de un fantasma.

—Oye, ¿de verdad necesitamos un Mareep para esta receta?

—La verdad, cualquier carne de cordero basta. Pero esta parecía fácil de robar.

Interrumpieron su charla los gritos de desesperación de su compañera, perseguida por aquella humana diabólicamente bienintencionada.

—¡KIWI, AJOTA, AIUUUDA!

La oveja empezó a agitarse en los brazos del Ajota.

—Dime que tienes un plan de respaldo.

—Claro que sí. ¡Corre!

Escaparon en dirección contraria a la depredadora que perseguía a su amiga, quien se quedaba sin aliento debido a sus patitas cortas.

—¡Esperen! ¡Ayúdenme!

—¡Ven aquí, pequeña! —dijo el monstruo con corazones en sus ojos—. ¡Vamos a ser amigas!

—Bee —dijo la ovejita, asustada.

—Kiwi —dijo el Ajota, agotado—. No creo que resista mucho.

—¡Pero Laia quiere cordero!

Podríamos hablar de la épica batalla que hubo después, del regaño que recibieron de Laia por no llevar la cena o de la paliza que recibieron de Meri por usarla de carnada. Pero esos son temas que no nos interesan.
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  1  0  0  0  2  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#11
Lol, la historia estuvo bien y tuvo la dosis justa de familyfriendlismo pero que quisieran comerse a Mareep... ¡Es demasiado turbio! ¿Es que nadie piensa en los niños? ¡Exijo un cambio de guión en el que todos acaben haciéndose amigos cantando sobre la magia de la amistad alrededor de una fogata bajo una noche estrellada!

Fuera joda, me hizo gracia ver todas las censuras y a Meri siendo perseguida por Lira, pensé que en cualquier momento sacaría su arma y le daría de putazos para llevarse a Mareep pero nop. Eso demuestra la fuerza que da el poder del amor y lo terrorífico que puede llegar a ser, no subestimen a la chica de las coletas y sus siempre buenas intenciones.
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#12
5: Apasión-hada
(Gardevoir)

Inspi: @Nemuresu


Era una noche como cualquier otra en la ciudad de Lover's Pool, y nuestro héroe enmascarado favorito Defensor de los inocentes, Protector de los débiles y sobretodo, buen chico Damian Kane, lidiaba con sus problemas de relaciones tóxicas, abuso intrafamiliar y fracaso profesional de la forma más sana y madura posible: vistiéndose de ninja y golpeando ladrones en la cara.

Esa noche hacia frustrado exitosamente un robo a una joyería. Desafortunadamente, tras acabar con los criminales, se dio cuenta de que era la misma joyería en la que compró aquel collar a su ex novia en el pasado, de modo que ahora estaba sentado con la mirada perdida, reflexionando sobre su fracaso.

Todo mientras Meri y el Ajota se llevaban las joyas que los ladrones humanos no pudieron robar.

Del otro lado de la tienda, una Gardevoir estaba sentada en el suelo con expresión triste. La burbuja de gas que conocemos como Kiwi se acercó flotando hacia ella.

—Hola.

—Hola…

—¿Estás cuidando este lugar?

—Sí…

—Y no se supone que deberías… no sé, ¿detenernos?

—Hagan lo que quieran —suspiró—. No estoy de ánimos.

—Oh, vamos, ¿qué pasa?

—Nada, es sólo que… —volvió a suspirar mientras miraba a su entrenador—. No pasa nada.

—Mira… ¿qué tal si damos una vuelta?

Durante la próxima hora, Kiwi escuchó una tras otra sus quejas sobre cómo su maestro les causaba tantas preocupaciones.

—Y nos hizo pasar por toda esta locura de arriesgar su vida como superhéroe, y digo "está bien, lo que sea para que se sienta mejor, ¿y sabes qué hizo? ¡Adivina qué hizo el infeliz!

—Ni la menor idea.

—¡Va y salva a su ex a la primera oportunidad! Esa… esa pequeña zorra…

—Debe ser frustrante.

—Y ahora va por ahí coqueteando con la princesita esa, como si yo no estuviera aquí.

—Te entiendo. Te entiendo a la perfección.

—Es sólo que… quisiera que supiera que estoy ahí. Qué haría lo que fuera por él.

—No debes esforzarte tanto por alguien que no te valora. Así sólo te haces daño.

—Para ti es fácil decirlo.

—Escucha, necesitas cambiar de ambiente. Mis amigos y yo tenemos un lugar en el equipo, si tú quieres… puedes venir conmigo.

—¿De verdad?

—Por supuesto —dijo Kiwi, tomando sus manos y mirándola a los ojos—. Nunca te dejaré sola…

Y antes de que pudiera pasar algo más, fueron interrumpidos por una poderosa aura asesina.

—Kiwi —dijo Meri con voz lovecraftniana—. ¿Qué hacés mientras nosotros huimos del rarito enmascarado?

—¡Puedo explicarlo! —La barra de hierro se alzaba peligrosamente sobre su cabeza—. La última receta dice que necesitamos polvo de hada.

—¡No esa clase de polvo, Gil!

—Pues de acuerdo a esta guía —dijo el Ajota con una revista en las manos—. Son del mismo grupo huevo.

—Let me see…

Y antes de que el lemon o el gore nos obliguen a mover este fanfic, será mejor bajar las cortinas por ahora.
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  0  0  0  1  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#13
Que buenas referencias, carnal, sobre todo me gustó como parodiaste el fic de la Saku.

Pero una pregunta me aqueja... ¿como chingados Kiwi agarró a la gardevoir de las manos si no tiene manos?
[Imagen: FsUUXVs.png]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#14
6: Barrera Cultural
(Machop)

Inspi: @Lawl.


—Estamos perdidos.

—No estamos perdidos.

Nuestros héroes, para variar, se encontraban perdidos en su búsqueda de nuevos ingredientes.

—¿Ves? Hasta el narrador lo dice.

—¡Que no estamos perdidos!

—Tal vez debemos pedir indicaciones —sugirió el Ajota.

—Un hombre de verdad nunca pide indicaciones. ¡Muere en el camino equivocado! —dijo Kiwi.

—Pues morite entonces. Mirá, allá hay alguien —dijo Meri.

Caminaron hacia donde un Machop practicaba movimientos de artes marciales, quien se detuvo para saludar

—Che boludo que hacés

Oh no…

—Estamos perdidos y necesitamos llegar a la ciudad —dijo el Ajota.

—No se hagan drama, acá cerquita pasa un bondi pibe de esos de los blancos.

—Techo —dijo Kiwi.

—¿Qué techo?

—Órale, sin albur.

—¡Kiwi!

—Él empezó.

Kiwi y el Machop se miraron fijamente. Era obvio que no se caían bien.

—Bueno basta. Gracias por la dirección y disculpá las las.molestias

—Ta gueno ya —dijo Kiwi y se dio la vuelta.

—No te hagas drama, nomás que se rescate un poco el pendejito —Dijo el Machop.

—Y sigues wey, un día de estos te van a dar en tu madre.

—No, Kiwi, pará, eso no significa un insulto —dijo Meri.

—No me quieras ver la cara de pendejo.

—Pero es que la tenés gil —dijo el Machap

—¿Ves? Al chile ese wey ya me agarró de bajada.

Molesto, Kiwi empujó al Machop y este luego lo empujó a él.

—Ora sí, ¿No que muy salsa? Cuando quieras nos rifamos un tiro.

—Che, bajá un cambio que te re cago a trompadas.

—Si para eso me gustabas pinche narizón.

—Pero no tiene nariz —señaló Ajota mientras los dos rivales hacían círculos.

—Che, no sé si se entienden o no se entienden.


—Re chamuyero el boludazo este.

—Con chamoy y con miguelito, ¡déjese venir! ¡Aguacate!

—¡Palta!

Se lanzaron uno contra otro en un torbellino de puños, patadas y ataques físicamente posibles para una burbuja de gas.

—Ajota, ve a separarlos.

—Pero me dan miedo…

—No seas cagón, tu pueblo conquistó a los suyos.

Mientras tanto, la pelea entre ambos llegaba a su punto crítico.

—¡Patada del guaso! —dijo Machop.

—¡Golpe Ñero! —Dijo Kiwi.

—¡Cabezazo del tío cojonudo! —dijo el Ajota, antes de ser interceptado por un ataque doble.

—¡CERRÁ EL ORTO!
—SÁQUESE A LA VERGA!

—¡Vais a flipar, cabrones!

Y mientras Meri observaba la pelea a la distancia, una chica con los ojos cerrados se le acercó.

—¿Qué hacés tan solita nena? ¿Estás perdida?

—Maw.

—Vení con nosotros a almorzar.

Y así, ambas se fueron tomadas de las manos mientras los hombres resolvían sus diferencias internacionales. Como debe ser.
[Imagen: EdovJGiXkAYqwp4.jpg]
 0  0  0  0  0  0  1  3  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0
Responder
#15
JAJAJAJA Chabón, no pensé que lo que estabamos hablando se iba a transformar en zarpado relato, me cagué de risa. Literal lo que necesitaba despues del laburo, fue genial. Habrás usado el tan famoso diccionário de modismos (? Pero de verdad, muy bueno, re disfruté leerlo, pibe
Pokémon Connection - Capítulo XIII
¿Como se manejará un grupo de jóvenes en una Hoenn cada vez más peligrosa?
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)