Actividad - Dale a tus personajes una crisis existencial

#1
Buenas

Nuestros personajes, como todos, tienen pensamientos de ducha o momentos en donde la música se va y solo están siendo acompañados por si mismos. Estos son los instantes donde surgen las preguntas que están fuera de cualquier método científico y depende de cada uno lo que va a responder. Por cierto, me piratee tres preguntas del Quetzal para hacer este mini cuestionario. Sean creativos con sus respuestas y escriban desde la perspectiva de sus personajes.

1-¿Qué es la muerte?
2-¿Qué es el paso del tiempo?
3-¿Qué es el amor?
4-¿Por qué veniste a este mundo?
5-¿Quién eres tú?
6-¿Quiénes son los demás?
7-¿Como te gustaría que te recuerden?


Es probable que haga otro después y sea mejor. Tengan este por de mientras. Pueden responder de más de dos personajes para hacerlos dialogar y hacer esto más interesante.

La decisión es de ustedes.
[Imagen: g325fpf.png]
Los Fan Arts usados en esta edicion son propiedad de sus respectivos autores
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#2
Mostrar Disclaimer: la caracterización de uno de los personajes es experimental y podría cambiar conforme escriba más y más sobre ella owo
Dos personas bajaban las escaleras que conducían a esa improvisada sala de entrevistas, con una pequeña mesa en medio de dos butacas sobre la que vieron una grabadora de sonido en funcionamiento.

 —¿Me recuerdas por qué estamos haciendo esto? —preguntó la chica del par, de cabello carmesí corto y ojos que parecían estar hechos de hielo, de lo claros que eran.
—Es para ayudar a un tal Doc con su estudio sociológico, o eso me dijo Akari —respondió el chico, trigueño y de vivaces ojos café.
—Entonces debería haber venido ella, ¿no te parece? —cuestionó la pelirroja, justo antes de sentarse en una de las butacas.
—Quizá, pero oye, esto podría ser interesante —insistió él, haciendo lo propio en la otra y tomando un papel al lado del aparato que registraba conversación—. La primera pregunta... ¿qué es para ti la muerte, Kurenai? —inquirió, con interés por lo que tendría que decir la aludida; nunca habían tenido una conversación así de profunda.

Ésta entornó los ojos al escuchar aquello, tras lo cual esbozó una sonrisa irónica. «Menuda pregunta para empezar la sesión», parecía decir su mirada.

—Es otra parte de la vida, nada más; si vives, es inevitable que vayas a morir algún día —contestó con semblante tranquilo, tomándose el tema mucho mejor que la primera vez que tuvo que sufrir aquello—; ¿y tú, Danot? —inquirió, abocándose del todo a la labor que les habían encargado.
—No mucho más de lo que ya has dicho —terció, escueto, al tener la misma opinión.

Antes de que Danot pudiese leer la siguiente pregunta, Kurenai le arrebató el papel de las manos con una sonrisa traviesa; quería hacer de aquello al menos un poco más ameno.

—¿Qué es para ti el paso del tiempo? —interrogó, no pudiendo evitar alzar una ceja al leer el resto de preguntas; quien las hubiese redactado debía haber visto demasiadas series sobre el existencialismo.
—La vida misma, aquello que debemos aprovechar al máximo a cada momento —respondió Danot con seguridad, incluso algo entusiasmado.
—¿No te parece un poco excesivo? Quiero decir, no siempre podemos estar al cien por cien —cuestionó ella, extrañada ante ese arrebato.
—¿Porque no todos somos como Akari? —preguntó, tras lo cual ambos rieron al pensar en que la energía de su amiga común parecía ilimitada—. Me refiero a estar consciente de todo lo que haces, incluso si es tomarte un momento para descansar o reflexionar, esto —aclaró, entendiendo la confusión.
—Porque es algo inexorable, nuestro bien más preciado —añadió Kurenai, no queriendo sonar demasiado dramática—; en serio, espero que esto que estamos haciendo sirva de algo, o será contravenir todo lo que acabamos de decir —rió un poco con esas últimas palabras.

Danot fue un poco más delicado para recuperar el listado, con lo que se dispuso a leer lo siguiente.

—Oh, esta es buena, muy buena; ¿qué es el amor? —preguntó con tono irónico, causando un leve sonrojo en su compañera, pues sabía bien qué iba a responder.
—L-la cosa más bonita del mundo, si sabes encontrarlo, claro —fue la respuesta que dio, justo antes de apartar la mirada por saber que otros escucharían lo que acababa de decir—; ¿y tú qué? —inquirió, casi increpándole con la mirada la vergüenza que le había hecho pasar.
—Algo precioso de compartir, sin duda, sobre todo si es con alguien que puede ayudarte a cumplir tus sueños —contestó categóricamente, teniendo claras sus prioridades.
—Y dicen que la fría y desapasionada soy yo —retrucó Kurenai, si bien no podía negar que él tenía un punto con ello—; ¿fue para esto que viniste al mundo? —interrogó, recordando las preguntas restantes del papel que su interlocutor sostenía.

El chico se dio un momento para hilvanar una buena respuesta. No era algo que se hubiese cuestionado demasiado.

—Para hacer lo posible para alcanzar la felicidad, ya que no creo en predestinaciones ni cosas escritas en piedra —expresó, al sentir que ese era realmente el sentido de la vida.
—Y parte de esa felicidad está en conocer a gente con quienes podamos formar lazos profundos y duraderos; de no haber nacido, nos habríamos perdido esto —acotó, dedicándole una mirada de aprecio, la cual el chico correspondió.
—Siguiente... ¿quién eres? —Danot no pudo evitar alzar una ceja al formular esta pregunta, quizá la más abstracta de todas las que habían contestado hasta este momento.

Ambos se dieron un momento para pensar bien en sus respuestas. No era una pregunta para precisamente sencilla.

—Tu amiga, tu rival, el "Hada de Hielo" de Kissaki... ¿me dejo algo? —preguntó con tono jocoso, a lo que Danot hizo rodar los ojos—. Bueno, soy quien soy... una chica del norte que apunta a ser tan buena entrenadora como me sea posible —añadió, mucho más seria.
—No hay una sola respuesta a esto, dado que somos seres dinámicos; hoy eres esto que dices, pero dentro de unos cuantos años quizá sea distinto —acotó el chico, sin ninguna intención de tomárselo a broma.
—Dentro de unos años quizá sea la entrenadora más reconocida del país —le picó ella, al ser el objetivo su común.
—O la segunda o tercera —replicó Danot, al no querer quedarse atrás.
—Entonces, debo entender que para ti, los demás son quienes quedarán detrás de ti si logras convertirte en el campeón nacional, ¿o me equivoco? —inquirió, bastante más seria de lo que su sonrisa retadora sugería.
—Supongo... aunque también son posibles nuevas amistades, o quizá infelices que no dudarían en pisotear a otros para lograr sus objetivos... los demás son posibilidades infinitas para nuestras propias vidas —expresó el chico con seriedad, recordando a buena parte de la gente que había conocido durante su viaje.
—Je, no puedo discutir esto —convino Kurenai, tras lo cual se levantó para estirarse, cansada ya de estar sentada.

Danot no tardó en imitarla, habiendo perdido la noción del tiempo que habían pasado en ese lugar. Finalmente, una pregunta más y podrían dar el favor por hecho.

—Veo que se han dejado lo mejor para el final —dijo con una sonrisa irónica, pasándose la mano libre por el cabello—; ¿cómo quieres que te recuerden? —preguntó con genuino interés.
—Pues... como una entrenadora sobresaliente, una excelente amiga y una mejor amante —replicó la pelirroja, poniendo especial énfasis en esa última palabra mientras dedicaba una mirada pícara al chico; éste ladeó la mirada, bastante apenado, incapaz de recriminarle nada porque sabía que lo decía muy en serio.
—Coincido mayormente contigo, aunque preferiría mantener mis asuntos de cama en privado —remarcó, sabiendo que ya no había marcha atrás.

Sin decir más, Kurenai le dio un par de toques en el pecho con el índice y una sonrisa traviesa, tras lo cual se dispuso a marcharse, al haber cumplido ya aquello para lo que habían venido. Danot suspiró y dejó el papel donde lo había encontrado, tras lo cual no tardó en seguir a la pelirroja. A fin de cuentas, el tiempo era su recurso más valioso y aún tenía muchas cosas por lograr antes de sentirse completamente satisfecho con los resultados de su viaje.
Starlight Traveler

Wasureruna saigo no buki wa ai sa
♪♪
 0  0  1  1  0  0  0  0  0  1  0  0  0
Responder
#3
—Hey, chicaaaa~ adivina, adivina.
—¿Qué vas a pedirme esta vez? ¿Me vas a mandar otro de tus sucios trabajos? ¿Vas a ponerme la comidilla de otro One-Shot donde acabo fatal? O… ¡o tal vez por fin me vas a llamar para-!
—No te hagas tantas ilusiones. Bueno, háztelas; pero no lo esperes pronto.
 
La persona a la que la directora hablaba se le inflaron los mofletes con suma irritación. Llevaba diciendo eso desde hace casi dos años y aún no se veía actuando en algo grande. ¿Cuándo iba a llegar ese momento?
 
—¿Entonces qué? ¿Qué me vas a pedir?—preguntó ya con indiferencia, pues nada más le entusiasmaba.
—¿Recuerdas ese momento que fuiste a entrevistar a Gin y parte del elenco de RppC?
—No… no me dirás que vaya a volver ahí, ¿verdad?—dijo, ya temiendo otra tarea denigrante para su estado de salud mental.
—Nah. De hecho ni te vas a mover de aquí.—Entonces, la directora que se ocultaba entre las sombras le tendió un folio bien pautado, con siete preguntas en el papel—. Quiero que llames a varios del elenco y preguntes estas siete preguntas. ¿Podrás hacerlo?
—Oh. ¿No tengo que hacer ningún cambio dependiendo de la persona?
—¡Nop! ¡Son siempre las mismas!
—Oh. Bueno. Parece fácil—dijo confiada—. ¿Pero no va a ser un poco aburrido preguntar las mismas preguntas a todo el mundo, por eso…?
—Eh, algo haremos—encogió de hombros—. ¡Ahora ve, corre, que vamos a empezar dentro de NÁ!
—¿¡Qué!? ¡AAAAH, PERO DÉJAME PREPARARME, PEDAZO DE-!
 
Mostrar ”Sugerencia de OST”

 
AVIAN PRODUCTIONS S.I PRESENTA

(ノ◕ヮ◕)*:・゚✧ Dale a tus personajes una crisis existencial ✧・゚:* \(◕ヮ◕\)

Presentado por Dinara Kapplekoi ft. Bituin con la colaboración de DoctorSpring.
 
 
—¡Muy buenas tardes a todos! Soy vuestra encantadora presentadora, reportera favorita y futura nominada a los premios Oscar a la mejor actriz, ¡Dinara Kapplekoi! Hoy estrenamos este pequeño espacio de 15 minutos donde preguntaremos siete preguntas existenciales a diferentes personajes pertenecientes a nuestra sucursal. Hoy nos honra tener en este plató a uno de los personajes más populares y carismáticos de Las Batallas Perdidas: ¡Bituin Ty… ty…! Tfyghlu… ¿pero qué apellido lovecraftniano es ese?—se permitió decir, pues la invitada todavía no ha entrado—. ¡Bueno! ¡Que pase la invitada!
 
La cámara hacía zoom out desde la puerta izquierda, por donde la pirata hacía gala de su desgarbada gabardina.
 
—¡Arrrr, marineros! ¡Ya llegó la capitana, yar-ha-ha-há!—venía saludando a todo el público de las gradas, chuleando hasta que se sentó en la butaca contraria a la presentadora—. Puta, qué cómodo es esto.
—Jeje, me alegro que la butaca sea confortable… porque las preguntas que te voy a hacer quizá no lo sean tanto. ¿Estás preparada? Porque lo de “crisis existencial” no es ninguna broma, te advierto.
—Pffft, me gustaría verte intentando dármela—decía toda confiada, sonriendo de oreja a oreja. La presentadora no entendió por qué decidió dar ese galante ahora mismo.
—Eeen fin… vamos allá. Primera pregunta…
—¡Hey! ¿Ya? Pensaba que ibas a dar un resumen de mi biografía o algo, o sea, ¿qué mierda de programa es ese que no da a conocer sus personajes? ¡Pfft, ni siquiera dijiste mi apellido!
 
El público se carcajeaba. La presentadora se sentía abochornada por esas críticas. Poco le gustaba que le dejaran en evidencia las faltas de esta entrevista.
 
—Venga, va, no tenemos todo el día. ¡Primera pregunta!
 
 
1-¿Qué es la muerte?
 
—¿Qué es eso? ¿Eso se come?—bromeó la dragona, riéndose como una descosida—. Va, va, no pongas esta cara. Sé lo que es. Es cuando un ser vivo deja de estar… bueno, vivo. Y su cuerpo se une con la tierra, que servirá de sustento para otra generación de vida… ah, ¿no es poético? No entiendo cómo la niña puede temerla tanto, siendo parte del ciclo.
—Bueno… supongo que está la cuestión de la consciencia y… el ser… ¿supongo?—respondió la presentadora.
—Hm. La verdad, ahora tengo curiosidad por saber qué se siente al estar muerto. Bueno, ¿acaso me enteraré si estoy muerta, acaso?
 
Miraba su mano, planteándose ir a un viaje del cual inocentemente pensaba que había retorno.
 
—Podría comprobarlo ahora mismo.
—¡BITUIN, NO!
 
[Imagen: ?u=https%3A%2F%2Fcmgcreate-1.imgix.net%2...f=1&nofb=1]

2-¿Qué es el paso del tiempo?
 
—¿Hay gente que piensa en eso?—ladeó la cabeza sin entender nada—. Menudo dolor de cabeza tienen que teneeeer… de hecho, no, te voy a confiar un secretillo. No tengo 17 como puse en el papel.
—¿Pu… pusiste 17? ¿No tienes…?—repetía la cámara, desconcertada.
—Nop. Tengo como 1448.
—¿Qué?—preguntó la cámara, atónita.
—Yep. Pero 850 los pasé encerrada en una estrella.
—¿Qué?—repitió.
—Ahora, no te pienses que fue una tortura; el calorcito era agradable y todo… bueno, las primeras décadas escocían horrores; luego ya ni se sentían.
—¿Q u é?—volvió a repetir la cámara.
—Creo que se fue paliando a medida que me fui calmando. Estaba que ardía. LITERAL Y FIGURATIVAMENTE. Claro que mi cabreo y mis llamas en un mar de fuego solo son unas ascuas, jajajaja.
—¿Q U É?—y seguía preguntando, aún sin creerse que estuviera contando eso como si fuera la cosa más normal del mundo.
—El caso es, el tiempo solo lo sientes cuando estás pendiente del pasado o del futuro… y no estás dentro de un sol. Parte de esas 85 décadas fueron como un sueño vacío. Los años no me matarán; pero tampoco soy ajena al… paso del tiempo, como le llamáis los jóvenes de hoy en día. Desde que durante ese sueño, se disipó lo que una vez fui. Y para bien.
—Pero no te he preguntado lo que te ha hecho… te he preguntado lo que es…—dijo la presentadora masajeándose las sienes.
—Oh. Pero qué demonios, pues van a ser los años que pasan, ¿qué otra cosa va a ser?—La pirata estalló en una estruendosa risa, sin ahondarse en cosas muy profundas.
—Tengo muchas preguntas ahora mismo… pero mejor pasamos a la que tengo aquí delante.

3-¿Qué es el amor?
 
—El que junta a uno con otro desde luego no—respondió tajante a la pregunta.
—¿Y entonces cuál es?
—Um… pues no lo sé, ¿tú lo sabes?
—¿Y a mí me lo preguntas…?—la presentadora se quedaba mirando el suelo, un poco herida por la pregunta.
—Whoops, ¿te he tocado alguna llaga, bucanera? ¿Necesitas que te preste un trago para olvidar?
—¿Tienes chocolate…?—preguntó un poco apenada.
—Nah, solo tengo ron.
—No me sirve.
—Bueno, tú te lo pierdes—procedió entonces a dar un trago a su botella. En medio del plató. Desvergonzada como ella sola.

4-¿Por qué veniste a este mundo?
 
—Una autora muy sassy me trajo para que le ayudara a salvar el mundo. Si, por eso estoy aquí.
—No, no, no en ese sentido, Bituin. Se refiere a una cuestión más… um… filosófica.
—¿Pero qué filosofía ni qué boquerones en vinagre? Yo he venido del mundo de Neopia a aquí. ¿Qué cuestión hay ahí?
—Vale. Lo preguntaré de otro modo entonces—suspiró—. ¿Por qué naciste?
—Porque un Draik grandote muy travieso y muy malvado pensó que destrozar las entrañas a un hada de la luz con su enorme navaja le daría mucho placer. Y así fue.
 
La presentadora dejó en su cara una tremenda mueca de asco. Le acababa de dar una imagen gráfica e indeseada que hasta le sumó un trauma más en su larga lista. Algo que desde luego no deseaba.
 
—¡TU RAZÓN DE EXISTIR, IDIOTA!
—¡Ooooooooooh, eeeeeesoooo! Pues…
 
Se quedó pensando. Gradualmente, la media sonrisa que tenía Bituin se fue degradando a una más seria.
 
—¿Sabes? No todo en la naturaleza tiene que tener sentido. ¿O acaso insinúas que todo tiene que tener una razón, o una causa o cumplir una función vital para ganar derecho a pisar en esta tierra, ah?
—Em.
—Claaaaro, nadie puede ser nada si no es útil para todos. ¿Crees que la vida tiene que ser todo cooperación y ser regido por tu supuesta función? Que triste es ser tú.
—¡No dije eso en ningún momento, solo estoy preguntando lo que preguntan aquí! Au.
—Ah. Mil perdones entonces—Se disculpó.—Y no te extrañes tanto, que tu padre también es un dragón. De hecho, ¿sabes cómo se sintió tu madre al hacerlo con una bestia demoníaca con dos muergos? Tengo curiosidad.
—¿C… cómo demonios sabes eso…? Espera, TE LO HA CONTADO KIMI, ¿¡VERDAD!?
—¿Quién percebes es esa?—preguntó Bituin con el ceño fruncido.
—Ah. Ya. Que ella ya no usa ese nombre. Vale.

5-¿Quién eres tú?
 
—Bituin.
—Yo me rindo.

6-¿Quiénes son los demás?
 
—La puta sociedad.
—…
—Has dicho los demás, no uno en concreto.

7-¿Como te gustaría que te recuerden?
 
—Como lo que soy ahora.
—Eh… ¿como una pirata dragona idiota y bruta que no dudaría en humillar a la presentadora de este plató?
—Lo de idiota y bruta sobra, niña. Pero desde luego no quiero que me recuerden por lo que fui. Quiero que me recuerden por aquella que redescubrió el mundo y llegó a tener mil y una aventuras por los mares de Neopia y más allá. Quiero que mi nombre albergue proezas y leyendas que me bien me reputen; como una maestra que guió a los más grandes héroes. Y como podréis ver ahora, estoy trabajando muy duro en ello.
—Sí señor, a eso lo llamo tener ambición—asintió, satisfecha con la respuesta—. ¡Y esa fue la última pregunta! ¿Hay algo más que quieras decir?
—¿Ya? Pffft, ¿se supone que eso me iba a dar crisis existenciales? ¡Jaj!
—Bueno… tengo entendido que aún andas un poco acomplejada por tus orígenes, quiero decir…
—Jejeje… buen intento, pero eso lo he superado desde hace unos años ya.
—Hmpf. Ya veremos cuánto tardas en volverte otra vez a eso, lumbreras. Que conociendo a la directora… seguro que vuelve a sacar la idea del cajón. Le encaaaanta esos tropos, ¿sabes?
—A ti te encanta meter cizaña a la dire, ¿no?—dijo cruzando de brazos—. A saber qué demonios has hecho para que te tenga tanta manía.
—Oh, no sabes cuánto he tenido que sufrir…
—¡Hey! ¡Son las dos de la madrugada ya y quiero dormir! ¿Podríais cerrarlo ya?—gritó la directora entre el público, desde lejos.
—En fin. ¡Bueno, eso ha sido todo por hoy! Si quieren seguir gozando de este programa, no se olviden suscribirse a nuestro canal de Youtube y darle like a este vídeo. ¡Nos vemos en la próxima!
 
La grabación se detiene.


¡Lee Ranger por Casualidad TODAY y recibirás un peluche de Kyumbreon de regalo!
No, no lo vas a recibir.
(Just click on the banner, cmon. Kudos to Luna for the banner.)
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  2  0  0  1
Responder
#4
Mostrar Make no mistake, I'm math
—No estoy seguro de que sea la persona adecuada para responder estas preguntas. No soy un filósofo, ni me dedico a reflexionar sobre esa clase de cosas. Pero está bien. Que mis respuestas no te decepcionen.

El hombre dejó caer su peso sobre la silla de madera y se quitó el sombrero para revelar un rostro de facciones huesudas. Algunas canas salpicaban su cabello lavanda y su barba recortada con esmero, pero sin gusto. El uniforme deslavado le ajustaba de forma extraña, como si hubiera llevado las mismas prendas tanto tiempo cómo debían lucir. Incluso la "R" rosada sobre la tela gris parecía triste. Sin embargo, en sus ojos aún brillaba un destello de buen humor.

—¿Empezamos?


1-¿Qué es la muerte?

—¿Andamos melancólicos? La muerte es la muerte. Te apagas y ya. —sus ojos vagaron por la habitación, como recordando algo que hacía tiempo trataba de olvidar—. En la organización hacíamos cosas horribles a los pokémon. A algunos les cortábamos las partes que podían venderse. A otros los pintábamos con toxinas para hacerlos pasar por pokémon raros, y a los que teníamos en cautiverio, bueno; las condiciones eran horribles. Algunos morían porque se contagiaban enfermedades unos a otros. También había pokémon que se ponían violentos por el estrés y se atacaban entre sí. No me enorgullezco de eso. Pero el trabajo también era riesgoso para nosotros, y no eran pocos los reclutas que acababan en el momento y lugar equivocados. Y el Jefe... el Jefe era brutal. Para él, no había lugar para desperdicios o para dejar evidencias. Reclutas y pokémon tenían el mismo destino... no es una sorpresa que tantos pokémon enfermaran con la comida, ¿verdad?

—Creía que éramos eso nada más. Carne. Carne en un lado u otro de la mesa, y si estabas en el equivocado, mala suerte para ti. O al menos así fue hasta que ese niño destruyó nuestra organización. ¿Sabes? En su equipo llevaba un Crobat. Nosotros les dábamos Zubat a los reclutas porque son fáciles de criar y no importa si mueren porque siempre tendremos más. Pero el de este chico se convirtió en un Crobat; uno lo bastante fuerte para patearle el trasero a mis Koffing. Cuando le pregunté qué era eso, me dijo que un día lo había atrapado en el Túnel de Roca y que desde entonces estaban juntos. ¿Puedes creerlo? Esa cosa era un Zubat. Ni siquiera sabía que hubiera algo más allá de Golbat. Porque, claro; los nuestros morían. Los nuestros nunca vivieron para volverse Crobat, y nuestros reclutas no vivían para volverse más fuertes. Solo carne.

—Eso es la muerte: la muerte es un desperdicio. Algo que convierte a cualquiera con potencial en nada más que carne.

2-¿Qué es el paso del tiempo?

—Es una superposición de etapas en la que futuro, pasado y presente se superponen, y en el que la premisa de causa y efecto se pone del revés, convirtiendo el efecto en causa y la causa en efecto, en un fenómeno incomprensible para nuestras limitadas mentes... ¿qué? Con gente como Cyrus o la profesora se te pega algo.


3-¿Qué es el amor?

—¿Parezco alguien que sabe lo que es el amor? No lo sé. Supongo que amor es cuando aprendes de robótica para que ese niño que no habla con nadie se sienta menos solo. Supongo que amor es dejar que los zubats te ataquen solo para poner a todos a salvo con tus poderes. Supongo que amor es quemarte las manos aprendiendo a cocinar, picarte con agujas aprendiendo a coser porque nadie más lo hará. Supongo que amor es aprender a llorar en silencio para que los niños no se asusten, aún si eres apenas un poco mayor que ellos. Sí... amor debe ser cuando estás dispuesta a recorrer el espacio-tiempo para que un montón de desconocidos vuelvan a sus hogares.

4-¿Por qué veniste a este mundo?

—Porque me perdí a mitad del camino y acabé en este viaje con gente mejor que yo. Tal vez estoy aquí para echarles una mano.

5-¿Quién eres tú?

—Un criminal. Un ladrón, secuestrador, estafador y contrabandista. Y también soy el tío Petrel: niñera de tiempo completo.


6-¿Quiénes son los demás?

—Pues los demás son los demás, ¿No? Que ellos decidan, ya te dije que no soy filósofo.

7-¿Como te gustaría que te recuerden?

—Quisiera que, cuando Cyrus sea un hombre, recuerde que le dije que debe proteger a las mujeres. Quisiera que Sabrina recuerde que no debe pelear, y que puede hacer amigos en los lugares más extraños. Me gustaría que Steven me recuerde con una cerveza en la mano, y que al menos le cause una sonrisa cuando los tiempos sean oscuros. Que Maggy recuerde que siempre habrá alguien dispuesta a ayudarla, incluso si no sabemos como. Y Fennel... quisiera que recuerde que hice todo lo que pude. Que a este viejo criminal le enseñó que puede ser algo más que una vida desperdiciada.

Se levantó de la silla al tiempo que emitía un largo bostezo y estiraba los brazos.

—Fue divertido, pero aún no está lista la cena. Nos vemos.
[Imagen: lJSXFvs.jpg]
 0  0  2  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0
Responder
#5
Mostrar No se que tan bien haya salido esto
Una mujer de cabello rosa y ojos marrones se reajustó los auriculares y anteojos,  mientras leía una última vez las hojas del guión de que debía interpretar para la sección del día, antes de que sus ojos dejaran las notas para fijarse en el par de invitados al otro lado de la mesa. Una pequeña chica de cabello y ojos marrones, que parecía estar demasiado entusiasmada, ya que sus ojos no paraban de moverse de un lado a otro del set, al tiempo que estudia minuciosamente cada rincón, algo que no compartía con su compañero de cabello azul y ojos miel, quien tenía los brazos cruzados sobre su pecho y miraba un punto vació en la pared lateral.
 
La mujer tuvo que reprimir una risa al ver cómo la pequeña le dio un codazo en el costado al mayor, antes de susurrar algunas palabras que hicieron que este soltará un suspiro y cambiará su actitud por una más dispuesta. Dejó a la pareja para mirar al director y asistentes, que le hacía señas por detrás del cristal cercano para confirmar el inicio de todo, así que regresó el gesto y solo un par de segundos después la luz roja se encendió para dar comienzo al programa.
 
— Muy buenas sean mis queridos radios escuchas, aquí su queridísima locutora, DJ Mary, en un día más de Entrevistas Pokémon, aquí en la 4.5 de la Torre de Radio de Ciudad Trigal — La pelirosa habló con tanto entusiasmo, que parecía que estuviera hablando directamente con su público — Como sabrán y hemos estado anunciando durante la semana, hoy toca un programa especial, una entrevista un tanto peculiar a dos personajes del elenco de “Entre entrenadores” — Volvió a fijarse en la pareja — Por lo que ahora en el set nos encontramos con nada más y nada menos, que los dos protagonistas de esta historia. Demos la bienvenida a Lyra Soul y Galen Archaic
 
— Muchas gracias por la invitación al programa, Mary. De verdad es un placer estar aquí — Lyra se apresuró a contestar mientras rebotaba en su asiento por la emoción — Desde siempre he sido muy fan y no tienes ni idea de la ilusión que me hace estar aquí en este momento, yo… — La emoción se apagó para dar paso a un sentimiento muy diferente, que le apretó la garganta — Yo… nunca pensé que llegaría… que llegaría a estar en este lugar y…
 
Mary le dedicó una mirada comprensiva a la chica, que luchaba por mantener sus lágrimas para sí misma, mientras Galen le daba suaves palmadas en la espalda.
 
— Concuerdo con mi compañera — Galen habló con voz tranquila mientras continuaba consolando de forma sutil a su emocional a acompañante — Es un placer estar aquí y estoy más que agradecido por hacer sido invitado.
 
Mary estuvo a punto de refutar las palabras del muchacho, ya que había visto su anterior actitud, pero decidió morderse la lengua y continuar con el guión. Pasó el papel en sus manos y volvió a fijarse en sus interlocutores.
 
— Me alegra saber eso y esperó que mantengan ese pensamiento, porque cómo bien sabrán este día la entrevista tiene una temática que ha sido fuertemente pedida por el público — Mary le dedicó una sonrisa al par, que hizo que Lyra se estremeciera de la emoción y Galen levantara una ceja — Así que prepárense porque las siguientes preguntas les causaran problemas existenciales — Bajó la vista a los papeles en sus manos, una vez más, antes de carraspear — Quiero que tengan presente que ambos tienen que contestar las preguntas, así que… ¿Podemos comenzar…?
 
— Ilumíname — Galen respondió con un encogimiento de hombros, mientras Lyra asentía con entusiasmo contenido — Lyra… te recuerdo que no pueden verte — Sonrió al ver cómo el rostro de la nombrada se calentaba y se encogía en su asiento.
 
— Sí, estoy… lista para las preguntas — Lyra habló con voz acuosa y baja.
 
Mary sonrió satisfecha con las respuestas y golpeó con suavidad los papeles sobre la mesa, antes de soltar la primera pregunta.
 
— ¿Qué es la muerte? — Mary se mordió la lengua para no reír y mantener su expresión profesional ante las expresiones consternadas de sus interlocutores — Recuerden… son preguntas que les causaran problemas existenciales…
 
Galen miró brevemente a Lyra en busca de alguna intensión de responder a la pregunta, pero al ver cómo esta permanecía en un estado consternado, decidió tomar la iniciativa por una vez.
 
— Es el final para muchos, la paz para otros y el comienzo para algunos pocos — Galen que había estado mirando el micrófono al responder, levantó la vista para encontrarse con la mirada estupefacta de ambas féminas — ¿Qué…? ¿Algo mal con mi respuesta…? — Sonrió divertido por las expresiones — En algún momento entenderán, aunque conozco a alguien que sabría dar una mejor respuesta a esa pregunta… a fin de cuentas tiene experiencia en el tema.
 
Mary quería preguntar a qué se refería, pero tuvo que desviar su atención del varón a la chica a su lado, ya que parecía dispuesta a dar una respuesta, después de la extraña de su acompañante.
 
— Para mí es lo contrario a la vida y podría decirse que la extinción de la misma — Lyra bajó la mirada y jugó con sus dedos por debajo de la mesa — Pero al mismo tiempo es una experiencia por la que todos estamos obligados a pasar.
 
Galen parpadeó no esperando esa respuesta de la niña, que ahora se mostraba menos entusiasmada y más nerviosa. Por lo que aprovechó el momento para aplastar el gorro que descansaba sobre su cabeza, hasta que este le bloqueó la vista.
 
Lyra soltó un resoplido, al tiempo que arreglaba su gorro y reajustaba los auriculares debajo del mismo. Mary que los había estado viendo asintió sin mucha seguridad, antes de volver a su faceta profesional y sonreír al par.
 
— Muy bien… vamos con otra pregunta — Mary pasó el papel y jugó con él sus dedos, antes de preguntar — ¿Qué es el paso del tiempo para ustedes?
 
— ¿Dialga…? — Galen rio en el momento que Lyra volvió a codear su costado — ¿Qué…? Esa no sería la respuesta para un nativo de Sinnoh — Sonrió al intento de expresión enojada de Lyra y a la risa de Mary — Está bien… para mí es el período en el que se ven reflejados los resultados de nuestras acciones y decisiones…
 
Mary asintió en respuesta, antes de pasar a Lyra.
 
— Pienso en algo similar… que es el conjunto de todas esas acciones que hacemos — Lyra frunció los labios — Pero porque estas pueden fluctuar de la misma forma que lo hace el tiempo…
 
Galen volvió a mirar sorprendido a Lyra.
 
— ¿Desde cuándo te volviste tan filosófica…? — Galen preguntó a su acompañante, que le sacó la lengua de forma juguetona — ¿Me has estado engañando todo este tiempo…?
 
— No podías ser el único — Lyra se cruzó de brazos y desvió la mira a la ventana en donde se encontraba el resto del personal.
 
— Es justo — Galen admitió sin ánimos
 
Mary miró preocupada el intercambio, así que se apresuró en buscar la siguiente pregunta.
 
— Esta pregunta quizás les incomode un poco — Mary comentó para llamar la atención de sus interlocutores — ¿Podrían decirme qué es el amor…?
 
— Yo… la verdad no creo que el amor se pueda resumir en una sola expresión, ya que hay muchas formas de amor — Lyra tomó la iniciativa mientras fruncía los labios y se llevaba una mano a la barbilla en gesto pensativo — Aunque si tengo que describirlo… — Dejó su antigua expresión para sonreír a Mary — Creo que es cuando piensas en alguien y esa simple acción hace que tu corazón se sienta cálido, mientras te das cuenta que quieres verlo sonreír, que sea feliz, que esté siempre bien y que confié en ti — Su sonrisa se apagó y bajó la mirada — Aunque algunas veces esto puede ser un sentimiento completamente unilateral — Levantó la mirada y buscó a su acompañante, solo para parpadear confundida.
 
Galen tenía el ceño arrugado y parecía sumamente disgustado, una expresión que contrastaba con tu anterior actitud.
 
— Es un obstáculo y una carga peligrosa — Galen ignoró la mirada sorprendida de sus dos interlocutoras y mantuvo la vista clavada en la mesa — Es un apegó que solo trae desgracia, porque… para algunos es su fortaleza y al mismo tiempo su debilidad.
 
Lyra miró inquieta a Galen sin estar muy segura que decir, hasta que escuchó el carraspeo de Mary, quien sacudió la cabeza de un lado a otro mientras le dedicaba una pequeña sonrisa.
 
— Veo que estamos llegando a profundidades un tanto sensibles, así que ahora les preguntare — Mary pasó la hoja y sonrió, antes de enfrentar la expresión preocupada de Lyra y la ceñuda de Galen — ¿Creen que puedan decir el por qué viniste a este mundo…?
 
— Realmente no lo sé… — Galen tomó la iniciativa de nuevo y rio sin gracia, aunque la falsa diversión duro poco en su rostro — En algún momento pensé mi objetivo en esta vida era la de ayudar a otros y detener a los que hacían mal, pero llegados a este punto… — Su voz se apagó y soltó un suspiro lleno de cansancio — Siento que existo para hacer las cosas que nadie está dispuesto a hacer…
 
Lyra que continuaba mirando con preocupación a Galen, tomó la mano del mismo y sonrió, cuando este la buscó con la mirada.
 
— Yo… — Lyra sintió que el calor subía por su rostro ante lo que estaba a punto de decir — Desde siempre he creído que vine a este mundo para cumplir un trabajo especial, uno que solo yo puedo hacer — Su sonrisa cayó de forma abrupta y su agarre sobre la mano de Galen se aflojó — Aunque todavía no sé con exactitud cuál es, pero sé que tengo algo muy importante que hacer… por muy pequeño que sea o parezca.
 
Galen soltó otro suspiro y regresó el apretón en la mano de Lyra, antes de susurrarle un agradecimiento lejos del alcance del micrófono. Mary sonrió ante el intercambio y pasó el papel en sus manos para darle un rápido vistazo, antes de volver a fijarse en sus invitados.
 
— Ya que hemos planteado el motivo de su existencia… — Mary habló con extraña picardía — Es momento de que se autopregunten ¿Quién eres…?
 
Lyra parpadeó momentáneamente confundida por la pregunta, antes de buscar la respuesta en Galen, quien parecía haber vuelto en sí, ya que le dedicó una pequeña sonrisa.
 
— Tú eres la que está filosófica hoy, así que te cedo los honores — La sonrisa de Galen se ensanchó, al ver el puchero que esta le dedicó — Bueno… si no quieres responderé yo… — Dejó de mirar a la pequeña para fijarse en Mary — Solo soy uno de los reacios — Contestó con simpleza y rio a la cara de consternación de Lyra — ¿Qué…? No estoy mintiendo… no del todo. Además que tú no quería responder, así que me tome la labor.
 
Lyra soltó un suspiro y bajó la mirada mientras pensaba en una respuesta, antes de levantar la vista para acercarse al micrófono.
 
— Yo… a pesar de mi respuesta anterior — Lyra habló con vacilación — Sé que solo soy una entrenadora más, una con bajas expectativas en la vida — Se encogió de hombros —Pero todavía quiero conocer muchos Pokémon, hacerme amiga de ellos, conocer muchas personas y explorar el mundo, así que si para lograrlo debo ser una entrenadora, que así sea.
 
— Parece que nuestra Lyra, sí está filosófica hoy — Mary comentó con una sonrisa complacida.
 
Lyra que sintió que su cara quemaba ante aquella declaración, usó sus manos como escudo mientras se encogía en su asiento y soltaba un quejido bajo.
 
— ¡No se burlen! — Lyra se quejó — Solo estoy respondiendo como creo.
 
— ¿Quién se está burlando? — Galen preguntó sin disimular su sonrisa burlona, que fue recibida por los ojos entrecerrados de Lyra.
 
— Muy bien… ya que planteamos la duda de lo que son en este mundo — Mary pasó la hoja para leer la siguiente pregunta — Ahora le toca a los demás… ¿Quiénes son los demás para ustedes?
 
Lyra salió de su estado avergonzado para extender la mano hacia el frente y mirar suplicante a Mary, que rio de la acción de la joven, quien parecía haber olvidado que nadie podía ver sus gestos.
 
— Un mundo de posibilidades — Lyra le dedicó una sonrisa de complicidad a su acompañante, que levantó una ceja confundido — Cada uno puede significar algo diferente para mí, ya sea un amigo, enemigo o lo que sea. Lo importante es cuanto su existencia te pueda influenciar
 
— Eso es maravilloso, Lyra — Mary por una vez intervino incapaz de sentirse ajena a la sonrisa radiante de la pequeña — ¿Y para ti, Galen?
 
— No calificados, desafortunados o desgraciados  — Galen cerró los ojos y contó con los dedos, antes de encogerse de hombros — Es por un tema que me reservo, pero así siento al resto…
 
Lyra quería preguntar qué lugar ocupaba, pero se vio interrumpida por la voz de Mary.
 
— Han sido respuestas muy interesantes e inesperadas las que hemos recibido de ustedes dos, pero lamentablemente nos encontramos en la última pregunta de esta entrevista — Mary se disculpó de forma silenciosa con Lyra mientras señalaba el tiempo que estaba por acabarse —  Y la pregunta sería… ¿Cómo te gustaría que te recuerden?
 
Galen guardó silencio y arrugó el ceño, mientras bajaba la mirada y pensaba en la respuesta. De repente suavizó su expresión para ser reemplazada por una llena de tristeza.
 
— ¿Realmente es necesario ser recordado…? ¿Es algo importante…? — Galen preguntó sin mirar a nadie en particular, antes de suspirar — Pero si pudiera decidirlo… me gustaría que me recuerden como el entrenador que alguna vez fui y no en quien me convertí.
 
Lyra miró con tristeza y se tomó un momento para pensar en sus palabras, antes de tomar una respiración profunda y mirar a Mary.
 
— Apreciaría mucho si fuera recordada como una chica que lucho por salir de su zona de confort — Lyra dejó que una pequeña sonrisa tirara de sus labios — Alguien se aventuró a cumplir sus sueños, a pesar de que todos se oponían a ello, aunque ninguno tuviera mala intención al hacerlo — Parpadeó varias veces, sintiendo como las lágrimas se acumulaban en sus ojos — Como alguien que intentó superar sus miedos y…
 
Para ese punto, Galen había acercado su asiento lo suficiente para Lyra se apoyara en él y pudiera comenzar a llorar con libertad. Solo pudo dedicarle una disculpa silenciosa a Mary, quien asintió en forma comprensiva.
 
— Parece que Lyra se ha puesto un poco sentimental, pero creo que su respuesta ha sido más que suficiente para darnos una idea de sus pensamientos — Mary junto sus manos e hizo una leve inclinación ante ambos — Solo me queda agradecerles por habernos dado parte de su tiempo y tomarse la molestia de responder estás preguntas, que seguramente no fueron nada fáciles de responder — Soltó un suspiro bajo — Entonces es momento de despedir a nuestros invitados y desearles un buen viaje en su historia — Les hizo un gesto para indicarles que no era necesario que respondieran — Aquí su locutora, DJ Mary, también se despide y los invita a una próxima entrega de Entrevistas Pokémon, aquí en la 4.5 de la Torre de Radio de Ciudad Trigal. Hasta la próxima.
 
Con mucho cariño en cada comentario, en especial si hablamos de Gloria
[Imagen: 0OOlYSM.gif]
Y de Ash no hablemos por favor No
 0  0  2  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#6
Mostrar Lean Compromise o si no se spoilearán
Damian había despertado en un lugar muy raro. No parecía estar en algún tipo de cárcel, tampoco donde sea que el Equipo Anarquía lo había puesto desde que lo sedaron. El cuarto era demasiado limpio para venir de alguna organización de su mundo, parecía salido de una película.
—¿Dónde estoy?
—Bienvenido, Damian —una voz sobrenatural contestó desde una bocina—. Haré esto rápido: te encuentras en una simulación fuera de los eventos que están tomando lugar en tu mundo. No queremos nada más que obtener algunas respuestas de ti.
—Denme una buena razón para hacerlo.
—Si las contestas, volverás a tu mundo, y por ende, podrás salvar a tus amigos del Equipo Anarquía. Te garantizamos que no vamos a usar la información que nos proveas de manera ilícita.
—¿Cómo puedo confiar en ustedes?
—Bien, te diré cómo: nunca vas a salir de aquí si no contestas. Te quedarás pudriéndote aquí si no contestas. Tú quieres salvar a Charlotte y a sus amigos, así que es mejor que lo hagas.
De no ser porque realmente no quería tener más molestias consigo de las que ya llevaba, se hubiera rehusado a contestar.
—Bien, empieza.
1-¿Qué es la muerte?
—¿Qué es? Bueno, lo más obvio es que es el final de la vida para alguien. Si lo que quieres es saber si creo en alguna clase de destino a partir de ahí, puedo decir con seguridad que no tengo certeza de ninguno de esos destinos. Hay gente que se vuelve fantasmas, otras que van a algún lado, pero hay algo muy claro, y es que nadie sabe a dónde van cuando mueren. Los que se quedan aquí entienden muy bien lo que les pasa y no necesitan explicar mucho de su situación, los que van a otro mundo, tu respuesta es tan buena como la mía, podría ser que no hay ningún otro lado, podría ser que vuelves al mismo lugar que antes, o podrías terminar en un tormento eterno o una paz eterna. He pasado por tantas cosas como entrenador para saber que ninguna respuesta es certera.
2-¿Qué es el paso del tiempo?
—Es ese curso natural que hace que todo cambie. Podemos ser iguales en nuestra esencia, pero en la naturaleza siempre hay cambios físicos. Hacen que la vida parezca una apuesta siempre, nunca sabes si lo que has logrado en vida es un desperdicio o un logro hasta que lo reflexionas. Además, ¿qué hay de divertido si fueras un niño para siempre, o un adulto, o un anciano? Sinceramente hablando, lo veo como una cobardía.
3-¿Qué es el amor?
—Es en esencia, esa emoción que permite la unión y el aprecio hacia los demás. Ese es su significado intrínseco. Como entrenador, sé bien que la gente le da más valor del que realmente tiene. Sí, sin amor y respeto, no esperes ser exitoso con tu equipo, pero tampoco creas que el amor por sí solo puede volver fuerte a cualquier pokémon, un buen entrenador debe entender que tanto la fuerza natural como la de la unión deben funcionar en conjunto, quien no entiende ello nunca llegará lejos.
4-¿Por qué veniste a este mundo?
—Todo mundo nace de un padre y una madre. Algunos nacieron de un deseo por criar a alguien, otros por errores. Yo no tengo ni idea de por qué nací, sigo pensando en que solo soy el hijo de otro entrenador irresponsable, como el promedio.
Supongo que es mejor hablar de eso ya que estoy ahí: Odio a esos tipos, no sé si son los más odiados en mi top, debería pensar en ello, pero ciertamente les tengo un desprecio enorme. Son gente estúpida, del tipo que no conoce sus límites. Ser entrenador no te da licencia para embarazar a una mujer y dejarla con la responsabilidad de tus hijos, y tus metas no deberían comprometer la integridad de otros. Eso es lo que esa gente no entiende, una cosa es que te importe ser exitoso, otra es que no tengas una pizca de vergüenza para ver que estás estancándote y no aprendes de tus errores.
Me dan un asco total.
5-¿Quién eres tú?
—No tengo ni idea de lo que soy ahora. Debería decir: "Yo soy yo", pero no... solo la gente que ha logrado hacer paz consigo misma tiene derecho a usar frase. Aún no creo haber conseguido esa paz. Mi orgullo me hace pensar que ya no soy un debilucho, pero está esa incertidumbre: ¿qué pasa si vuelvo a fallar? ¿Qué pasa si realmente estoy destinado a ser débil? No sé qué pasará entonces, pero ese futuro me preocupa.
6-¿Quiénes son los demás?
—Los demás son personas, algunas buenas, alguna malas, gente que conozco y gente que no conozco. Sé más específico.
7-¿Como te gustaría que te recuerden?
—R= Lo que quiero ahora es ser reconocido por lo bueno que he hecho por la gente que me importa. Estoy harto de no ser valorado. Pero claro, eso implica que quizás tenga razón, por todo lo que importa, puedo equivocarme.
Esas habían sido preguntas incómodas, pero esperaba sacar algo de lo que ellos hacían. No había escuchado a la voz hablar más, hasta que eventualmente decidió hacerlo.
—Bien, Damian, has contestado apropiadamente. Serás devuelto a tu mundo en unos instantes.
Poco después de que hablara, un gas extraño empezó a surgir en la habitación. Él se quiso cubrir la boca para que no le pudiera afectar, pero de nada le sirvió. Respiró ese aire y cayó inconsciente, sin saber a dónde iba a parar después de ello.
Dicen que tu lugar en el Infierno cambia con tu dinero.
Lástima que regalé mi último cambio...
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)