Actividad Colección- 31 Días con Pokémon - Los relatos del Fran y otras yerbas...

Extensión
Extension largaColección
FranquiciaOriginal
Género
Resumen

Reto de los 31 días. ¿Lo completaré? Quién sabe.

#1
[Imagen: TYJl8zk.png]
(Cortesía de Luna)
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#2
La lección
(Día 1 - Tipo Bicho)

El pobre niño miraba con desesperación a los lados. La sala de estar seguía estando igual que antes, con unas paredes de un azul más bien intenso y los muebles de moderno diseño con colores similares continuaban estando en su lugar, al igual que los sillones y la tele. El lugar se sentía bastante acogedor y daba un aire de tranquilidad; como debería darlo cualquier casa. Sin embargo, la situación por la que estaba pasando el chico contrastaba totalmente a eso. Él no se podía mover ya que se encontraba atrapado en una de las esquinas del sitio ese, inmovilizado totalmente por una sustancia más bien pegajosa y en forma de hilos, tejidos de una manera como para que cualquier presa que cayera en esa trampa no pudiera escapar.
 
–¡Mama! ¡Hermana! ¡Yamper! ¿¡Dónde están!? –Gritaba a todo pulmón.
 
La única respuesta que recibió fue el más absoluto silencio. Lo que pudo deducir el chico, después de un tiempo de haberse despertado en esa situación sin explicación alguna, es que estaba totalmente envuelto en una telaraña, lo cual le provocó muchísimo más terror. “¿Acaso me irán a comer?” “¿Y si ya se comió a mamá, hermana y yamper?” eran los pensamientos que le pasaban por la cabeza.
 
Estuvo un rato retorciéndose sin éxito alguno, mientras seguía gritando los nombres de sus seres queridos. Y en ese entonces, el niño puede sentir que una presencia se asoma por el arco que conectaba la sala de estar con el comedor de la casa. Fijó su mirada a ese lugar y pudo notar que se trataba de un arácnido que poco a poco iba mostrándose más a la vista del joven. Se le notaba un pelaje amarillo con partes en azul, unas patas muy grandes y peludas y unos ojos bastante fríos que no tardaron en devolverle la mirada al niño. El tamaño de ese Galvantula era mucho más grande que el promedio, lo cual terminó de sumergir al chico en un estado de terror absoluto que se manifestó en movimientos muy bruscos para tratar de zafarse de la telaraña; cosa que no pudo conseguir, claramente. La araña se seguía acercando más y más al chico, hasta que empezó a subir por la trampa que la misma tejió y lentamente se fue ubicando por encima del niño. El no tardó en empezar a lagrimear mientras lo miraba con los ojos totalmente abiertos. Galvantula se terminó se posicionar al nivel de el y empezó a abrir sus fauces, a lo que el chico respondió con un grito desgarrador, creyendo que ese sería el final de todo. De repente, una voz de una mujer adulta de escuchó desde el mismo lugar por donde la criatura entró.
 
–¡Listo! ¡Ya es suficiente!
 
Galvantula obedeció la orden de aquella mujer y se bajó de la telaraña, para posteriormente ir hacia donde se ubicaba ella. El chico empezó a llorar desconsoladamente mientras la señora iba con una navaja hacia la telaraña, para empezar a cortarla y así liberar a la víctima. Él dejó de llorar y abrió los ojos, para darse cuenta que no se trataba de otra más que su mamá.
 
–¡Mamá! ¡Me salvaste!
 
–¡No te salve un cuerno! ¡Yo te puse ahí mientras dormías tu siesta plácidamente luego de asustar a tu hermana con ese juguete de Galvantula sucio que tienes! – Le respondió ella en forma de regaño. –¡Espero que así aprendas la lección, sintiendo lo mismo que le hacías sentir!
 
La mujer terminó de liberarlo totalmente y le siguió regañando por las bromas pesadas que le hacia a su hermana menor. Bajo ningún punto era el método más correcto para castigar a su hijo, pero de que fue efectivo, lo fue…
[Imagen: TYJl8zk.png]
(Cortesía de Luna)
 0  0  0  0  0  0  0  2  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#3
JAJAJA me maté de risa con ese final, posta pensé que iba a ser un final horrible de una araña asesina que se comió a toda la familia. Igual, mil veces mejor el final que escribiste, hasta me siento un poco identificado (? Limpio, cortito y divertido, me likey.
Pokémon Connection - Capítulo XVI
Hoenn está bajo amenaza... ¿Podrá un grupo de jovenes transitar la una vez pacífica región?
 0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#4
Mejor Amiga
(Día 2 - Tipo Siniestro)

Era una tarde con un cielo totalmente despejado y un sol que se hacia presente con bastante luz y calor. El parque estaba repleto de gente y pokémon muy alegres que hacían diversas actividades, tales como correr, jugar fútbol, volar la cometa, sentarse a un picnic, alguna que otra batalla, etc, todo adornado entre los varios árboles tanto pequeños y jóvenes como viejos y grandes, y un césped que pareciera que nadie lo hubiese tocado de lo bien mantenido que lo tenían sus encargados. En el centro del lugar, había una fuente enorme que dejaba caer sus aguas de manera fascinante, que dejaría totalmente boquiabierto a cualquiera que la conociese por primera vez.
 
Sentadas en una de las orillas de la fuente, se encontraban dos mejores amigas que apenas eran adolescentes. Una de ellas se llamaba Katarina -o como se referían a ella normalmente, Katy-, una chica que vestía un pantalón corto de color celeste y una remera rosada, de pelo castaño medianamente corto que llegaba hasta la altura de su mentón, con unos ojos color miel y una sonrisa delicada que expresaba mucha atención a la hora de escuchar a su mejor amiga, la cual se llamaba Sofía.
 
Sofía tenía unos ojos color verde y un cabello de casi el mismo color que su amiga, sólo que mucho más largo y algo descuidado. Medía un poco menos que ella en altura, y vestía un pantalón buzo de color negro con una remera amarilla de un Pichu que ya mostraba su uso continuo. Ella también portaba una sonrisa amable, aunque más tirando a lo simpático, aunque de todas formas, la misma estaba ausente gracias al constante habla de ella, interrumpida cada tanto por unas risas que se podían escuchar a lo lejos fácilmente.
 
Ambas jóvenes andaban pasando el día en el parque. Ellas se conocían desde muy pequeñas, y en ese entonces, solían correr a toda velocidad, como también a pasar largos minutos en los juegos que se encontraban en la plaza. Hoy en día, debido al crecimiento, los hábitos cambian y era más normal verlas charlar de varios tópicos; como chismes de otras personas, de tendencias de internet, de chicos y chicas lindos, ídolos de bandas de Kanto Pop y Johto Pop (más conocido como Kpop y Jpop, respectivamente) y un largo etcétera. O al menos así era hasta hace poco, ya que ahora Katarina simplemente se quedaba en silencio y sólo asentía o negaba con la cabeza como respuesta a todo lo que Sofía decía. En un principio, esto le preocupó un poco a ella, pero como era su mejor amiga, la aceptaría de cualquier forma. Consideraba que con sólo ser escuchada ya era más que suficiente.
 
El día pasó y la tarde ya estaba marcando su presencia con sus tonos anaranjados y un sol que cada vez se iba despidiendo en el horizonte, acompañado de un ambiente que se tornaba cada vez más fresco aunque estuviesen en pleno verano. Ambas se dieron cuenta y decidieron que era hora de que cada una volviese a sus casas.
 
–Vaya qué día tan largo ¿No? Ojalá nunca se termine estos hermosos días contigo. –Decía Sofía, acompañado de un pequeño suspiro.
 
Katy asintió con la cabeza.
 
–Katy, ya sé que los sabes pero nunca me cansaré de repetirlo: eres mi mejor amiga y nunca habrá alguien como tu. Me haces muy feliz, si no fuera por ti, no sé que haría. ¡Sería una tristeza enorme! –Reía mientras Katy seguía con el mismo gesto de antes. – En fin querida, ¡Nos vemos mañana!
 
Juntas se tomaron de las dos manos y luego se despidieron, cada una yéndose en direcciones opuestas.
 
El parque se encontraba en una zona residencial de clase media, con casas que en su mayoría eran de dos pisos y coloridas. El barrio era uno bastante tranquilo donde lo habitaban muchas familias muy diversas, desde parejas de jóvenes que vivían en su primer hogar como también padres de profesiones muy variadas con uno o dos hijos y hasta ancianos que nacieron allí y tenían pensado irse también en ese lugar. Sin dudas, era un lugar hermoso para vivir.
 
Sofía no vivía muy lejos del parque y llegar a su casa tomaba menos de diez minutos. Sin embargo, en esos diez minutos, la chica sufría un cambio de ánimo bastante notable, ya que con cada vez más cerca de su casa estaba, más triste y decaída se volvía. No había duda alguna que no le gustaba ir a su casa.
 
Al llegar a la entrada de la misma, pudo notar que no se encontraba el coche en el estacionamiento de la casa, por lo que supuso que pasaría una noche sola; cosa que no pasaba hace mucho tiempo. Sacó sus llaves de color más bien dorado y desbloqueó la cerradura de su hogar; hogar que era más grande que los otros que estaban alrededor, lo cual indicaba que las que vivían adentro eran relativamente pudientes. Abrió la puerta y entro a la interior de la casa. El mismo estaba decorado de una manera más bien “antigua”, como si fuera una casa de varias décadas pasadas, aunque no faltaban las decoraciones y los electrodomésticos modernos que toda casa tendría en estos días. Sofía simplemente subió las escaleras y se fue derecho a su cuarto.
 
Su habitación no era grande pero si espaciosa, con unas paredes bordó con unas texturas de rosas impresas en las mismas, algunos muebles un poco antiguos y una modesta cama, en la cual se tiró boca abajo. Aprovechando que no estaba su madre, hizo lo que hace un tiempo no hacía por su presencia: llorar.
 
Lloró desconsoladamente durante un buen tiempo. Llorar era algo que hacia normalmente, pero hacerlo de esa manera en su casa no se repetía muy seguido, ya que ello provocaría la furia de su madre y un mal momento. La vida de Sofía no era fácil para nada. Desde pequeña, sufrió muchos maltratos de su padre tanto físicos como verbales, los cuales su mamá también era víctima. Eventualmente el progenitor abandonó el hogar y las dejó a su suerte. La cuestión económica no era el problema, ya que la madre tenía un puesto importante en una empresa y estaban resueltos en ese sentido. Pero el problema era que su madre tampoco la quería a ella, de hecho, siempre pensó que el nacimiento de ella fue lo que provocó todo los problemas en la familia y varias veces se lo hizo saber, entre medio de maltratos parecidos a los que su padre le daba. Si la cuestión familiar no era suficiente, ella no tenía amigos casi y en la escuela sufría bastante por el bullying que le hacían constantemente. La poca -a decir verdad, la única- felicidad que ella sentía era cuando estaba con Katarina, ya que ni siquiera distrayéndose con su teléfono, leyendo libros o viendo la tele lograba estar bien.
 
Luego de estar largas horas, no pudo evitar caer en el sueño. Antes de quedarse totalmente dormida, agarró la foto de su mejor amiga que se encontraba en su mesa de cama y la abrazó con fuerza, entrando así al reino de los sueños.
 
–Gracias por todo… –Dijo en voz muy baja, antes de dormirse por completo.
 
Horas antes, a unas cuantas manzanas de distancia en dirección opuesta de donde se había ido Sofía, estaba Katarina caminando y mirando hacia los lados, revisando si había alguien cerca de ella o poder alguna presencia que estuviese observándola. Cuando se sintió segura de que nadie podría verla, se escondió y al fin pudo transformarse.
 
Se trataba de Zoroark, el pokémon de la familia de Katarina, de un pelaje totalmente negro que hacia un poco de contraste esa noche gracias a la luz de la luna. Cuando la misma se mostró plena y radiante, iluminando el cielo estrellado, el tipo siniestro subió al techo de la casa de la familia de Katarina y se quedó mirando al satélite natural por un buen tiempo, recordando las palabras que Katy le dijo antes de partir de este mundo meses atrás, algo que solía hacer todas las veces que había luna llena.
 
“Mi compañero fiel, creo que ya asumí que no estaré más aquí. Papá y mamá se pondrán muy tristes, pero se que ellos podrán, son muy fuertes. Tu también te has puesto muy fuerte, ¡Mirate como estás! Y por eso, te quiero pedir algo. Hazla feliz a Sofía. Ella no lo es, y yo soy lo único que tiene. Quiero que de alguna manera puedas hacerla feliz, que no se de cuenta de que yo no estaré más. Se que es difícil, pero confío en ti. Se que no estarás muy de acuerdo con que te tengas que pasar por alguien, pero no lo hagas tanto por mi, sino por ella. Quiero irme sabiendo que ella algún día podrá encontrar la felicidad. Te quiero mucho mi compañero fiel, eres el mejor”
 
Acto seguido, el pokémon zorro empezó a aullar a la luz de la luna. También los padres de Katarina lloraron acompañando a Zoroark; aún la herida seguía abierta como aquél día.

 

 
Años después…
 
Sofía, ya una mujer adulta, pudo superar su adolescencia pese a todo y se convirtió en un ejemplo de persona. Caracterizada por su bondad, era la maestra preferida de los niños en la primaria donde trabajaba.
 
–¡Señorita Sofía, ya terminamos los deberes!-- Decía un niño muy entusiasmado.
 
–¡Muy bien Héctor! Ha sido otro buen día en la clase. Ahora, guarden sus cosas y a disfrutar del fin de semana. Recuerden usar mucho protector chicos, y manden saludos a sus papis y mamis de mi parte!
 
–¡Si señorita! – Dijeron todos los niños en voz alta.
 
Los alumnos guardaron sus cosas y se fueron del aula. Sofía también hizo lo mismo después, para luego despedirse de sus compañeros de trabajo -los cuales también le adoraban- y luego irse del establecimiento. Ese día estaba vestida con un largo vestido amarillo y un pequeño chaleco de cuero, su cabello lo tenía un poco más largo de lo que lo tenía en su adolescencia aunque ahora mucho más brillante y cuidado. Se la notaba muy entusiasmada, y no precisamente por su trabajo, el cual disfrutaba de hacer, sino porque tenía algo importante que hacer. Se fue a la playa de estacionamiento y cogió su coche y así buscar tanto a su esposo del trabajo como a su hija de la escuela, cosa rutinaria que solía hacer todos los días. Sin embargo, esta vez no irían directo a casa, sino darían un viaje… a la ciudad donde vivía ella antes.
 
La vida de Sofía eventualmente la llevó a mudarse a otro lado, pero este día era una ocasión que ameritaba un viaje al lugar natal de ella. Pasaron horas de viaje hasta que llegaron y fueron a un lugar muy en concreto: al cementerio pokémon.
 
La tarde era como ella la recordaba en sus momentos de jóven, con ese color característico que teñía de un tono anaranjado todo lo que tocaba. Aunque esta vez no eran el césped ni los árboles del parque donde solía para sus días, sino que eran lápidas muy vistosas con descripciones de los pokémon que descansaban eternamente. Dejó a su familia en la entrada y siguió laa indicaciones que recibió de unas personas hace un tiempo. Se dirigió hacia un lugar en particular, donde se encontraba una lápida que tenía una inscripción de un pokémon zorro de pelaje oscuro. Sofía se arrodillo en frente de la misma y dejó unas flores que había comprado especialmente para este momento. Luego, le empezó a hablar a la lápida.

–Sabes Zoroark, me alegro de que por fin haya llegado este momento. Nunca te llegué a conocer, ya que mi mamá no me dejaba ir a tu casa. Pero fue hasta hace poco que me enteré de lo que hiciste por mi. ¡Seguro que fue idea de Katy! –Se reía a lo bajo. –Siempre se le ocurren esas ideas locas a ella. Pero vaya que jamás me di cuenta. Apenas lo supe cuando pude por fin ubicar a sus padres y que me contaran todo lo que pasó en realidad. En ese momento me sentí muy triste, ¿Sabes? Y también me mencionaron de tu partida. Estuve un rato pensando en todo hasta que se me encendió la lamparilla. Debió haber sido duro para ti también lidiar con su partida y encima tener hacer eso que hacías. Bastante inocente me haz agarrado para que nunca dudase de ti, pese a que era obvio que había algo raro en ti. Nunca me dí cuenta que ella había muerto… –Dijo un poco desganada mientras se le caía una lágrima –Pero tampoco me puedo enojar contigo. Me has hecho muy feliz. Si no fuera por ti, no se que hubiera sido de mi. Katarina era lo único que me mantenía a flote en momentos tan difícil, y gracias a ello pude crecer bastante. Claro, luego vino el momento donde se mudaron sin dejar rastro alguno y aparte yo me fui a vivir con mis tíos, los cuales cambiaron totalmente mi vida. Pero en fin, ahora tengo todo lo que tengo gracias a Katy y a ti, Zoroark. Ahora es tu turno de cuidarla, estén donde estén.
 
La mujer se puso de pie y se quedó mirando en silencio a la tumba de Zoroark. Un hombre de jeans con una polera y unos anteojos, acompañado de una niña pequeña que vestía una jardinera, se acercaron por detrás de ella.
 
–¡Mami! ¡Papi y yo te buscábamos! –Dijo Gloria, la hija de Sofía.
 
–Si que son impacientes.
 
–Ajá sí. –Decía George, el esposo de ella. –¿Al final todo dio resultado, amor?
 
–Sí. O creo que sí, espero que sea todo como pienso que es. Con esto cierro definitivamente este capítulo de mi vida. –Respondió ella
 
–Seguro que si, cariño. También debo agradecerles ya que gracias a ellos, eres la mujer fuerte que eres.
 
–Y a ustedes dos también. En fin, vamos a hacer algo, de paso les sigo enseñando donde nací. ¿Vamos Gloria?
 
–Si mami, ¡Vamos!
 
La familia salió del cementerio y volvió al coche, donde decidieron irse y seguir recorriendo el largo y ancho de la ciudad.
 
En el cementerio, apenas un tiempo después, se escuchó un aullido…


Mostrar
Anduve ideando esto desde hoy en el trabajo, y es muy largo para el tiempo que le dediqué xD en otro momento quizás lo revise mejor y lo vaya editando un poco, pero en sí este sería el fruto final de las ideas que tuve hoy
[Imagen: TYJl8zk.png]
(Cortesía de Luna)
 0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#5
Pokémon Dragón Único
(Día 3 - Tipo Dragón)

En su vida como domadragones, Lance nunca perdió el interés en seguir descubriendo más y más del tipo de Pokémon que ya de por sí conocía a la perfección. Por eso, desde que su puesto como Campeón de Johto fue arrebatado por una joven promesa, decidió emprender viaje a otras regiones para poder conocer otras especies de dragones y así aprender más. Todo esto lo llevó a un viaje a Alola. Si bien conocía la existencia de esta vasta región tropical, nunca pudo saber mucho más de la mima y por ende sintió mucha curiosidad.
 
El estaba en ese entonces en la isla de Mele-Mele, la cual era la más habitada de toda la región. Sus frondosos bosques eran la cuna de todo tipo de pokémon, así que pidió la ayuda de un lugareño experto en pokémon de la región para poder recorrerlos y llegar de esa forma a un lugar en específico donde, según el habitante de Alola, vivían unos pokémon dragón únicos.
 
El viaje duró unas horas hasta que por fin llegaron a su destino, en un claro que se encontraba totalmente en las profundidades del bosque. El lugareño le insistía que se sorprendería al ver un ejemplar de este misterioso Pokémon, y vaya que Lance si se sorprendió cuando al final lo terminaron avistando, pero por las razones equivocadas. El nunca hubiera pensado que este “pokémon dragón único” se trataría de una palmera que camina. Se trataba de un Exeggutor pero cinco veces más alto. Antes había visto pokémon dragón con formas que no parecían dragones a primera vista pero este sin dudas superó todas sus expectativas. Más aún cuando lo vio usar un movimiento llamado “Martillo Dragón” del cual pudo sentir la fuerza típica de un dragón. No sabía si sentirse sorprendido, reírse, llorar… pero de que le iba a dejar un recuerdo inolvidable era fijo.
 
[Imagen: TYJl8zk.png]
(Cortesía de Luna)
 0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#6
El Guardián
(Día 4 - Tipo Eléctrico)

Un chico junto a su fiel Umbreon corrían desesperados en la Senda Mahalo, tratando de buscar refugio de la violenta tormenta eléctrica. Hace muchos años que una tormenta de tal magnitud no caía sobre la región de Alola, y mucho menos en la isla Mele-Mele. Pese a que las autoridades adviriteron de que nadie saliese de sus casas por precaución a los rayos, este chico ignoró completamente aquello con tal de poder presenciar a la entidad guardiana de la isla. Sin dudas, fue un completo error.
 
Los rayos cada vez caían más cerca de ellos dos. A cualquiera los hubiese dejado paralizados del susto, pero este jóven y su pokémon no podían perder tiempo ya que cada segundo era valioso. El sendero se les tornaba eterno aunque fuese un recorrido relativamente corto, debido a la intensa lluvia que les retrasaba el paso.
 
–Maldita sea, no lo recordaba tan largo. ¡Umbreon, prepárate para usar protección! ¡Seguramente uno de esos rayos caerán cerca nuestro! –Le dijo el chico a su pokémon con un tono alto.
 
El pokémon respondió con su grito característico. Ambos siguieron corriendo a la velocidad que sus cuerpos les daba, hasta que de repente, un violento rayo cayó sobre ambos. Umbreon reaccionó para ponerse arriba de su entrenador para poder protegerlo, pero no alcanzó a usar Protección y terminó recibiendo la descarga eléctrica. El pokémon cayó debilitado al suelo, a lo que el chico se detuvo y se arrodilló en frente de su compañero, llevándoselo a sus brazos. Pensó que había sido su fin, pero pudo sentir unos pequeños pulsos que provenían de su cuello, lo cual si bien lo alivió un poco, no dejaba de estar nervioso.
 
–¡Umbreon! Demonios… saldremos de esta, ¿Sí? – Le habló el chico desesperado.
 
El chico se puso de pie cargando a su pokémon y tuvo la decisión de correr, pero siquiera antes de que pudiese tomar carrera, otro rayo se dirigió hacia ellos. Decidió cerrar los ojos pensando que sería el fin de todo, pero al instante se dio cuenta que aún seguía con vida. De hecho, el rayo estaba siendo atajado por algo. Miró hacia arriba y había una especie de caparazón de tintes amarillos que absorbía toda la descarga eléctrica del fenómeno. Nunca en su vida había visto un rayo que durase tanto, sin dudas hubiera acabado con su vida. Tampoco había visto a esa entidad que se levitaba encima suyo.
 
Una vez acabada la descarga eléctrica, el caparazón que lo protegió se abrió al instante y reveló una figura negra. Las partes de su caparazón de hecho, eran sus extremidades y en la cabeza portaba una cresta bastante grande. Sin dudas, se trataba de Tapu Koko, la entidad guardiana que el chico estuvo buscando. Sin dudas se quedó fascinado viendo al pokémon, pero su atención fue interrumpida cuando escuchó un ruido de un motor acercándose a toda velocidad. Se dio vuelta para poder verlo y se trataba de un vehículo patrullero, el cual se detuvo a unos metros del chico. De ahí dentro, salió un policía.
 
–¿Qué haces ahí chico? ¡Ven, métete al auto! ¡Volvamos al pueblo!
 
El chico asintió y corrió con su Umbreon en brazos para meterse dentro del mismo. Por lo general, no estaba permitido que los vehículos estuviesen en lugares sagrados como la Senda Mahalo, pero esta ocasión fue una excepción aprobada por el Kahuna de la isla con el fin de salvar al chico que habían avistado anteriormente. El auto partió su marcha. El chico vió por la ventana trasera del patrullero para ver si aún Tapu Koko ese encontraba ahí pero claramente ya se había ido. Lamentaba no poder haberle tomado una fotografía, pero también era consciente del riesgo que eso conllevaba y del regaño que recibiría de su madre al llegar a casa.
[Imagen: TYJl8zk.png]
(Cortesía de Luna)
 0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#7
Qué decepción
(Día 5 - Tipo Hada)

El dragón de tres cabezas seguía atacando con el mejor arsenal a su alcance. Su entrenador, entre gritos, le daba órdenes, y más órdenes, y más órdenes. Pero no había caso. Su oponente seguía en pié, como si nada hubiera pasado. Ya uno no podía saber si el que estaba más frustrado era Hydreigon o su entrenador, un domadragones recién iniciado que alardeaba de sus constantes victorias.
 
Su oponente, un pequeño profiterol rosado con patas y una lengua salida hacia afuera, se quedaba mirando con curiosidad a la bestia alada que cada vez se encontraba más cansada. Lo único que hacía -y que le ordenaba su entrenadora- era esquivar los ataques que no eran tipo dragón o si lo eran, aguantarlos sin ningún problema. Sin embargo, su entrenadora ya le pareció aburrido el asunto y decidió acabarlo de una buena vez por todas.
 
–¡Slurpuff, usa Brillo Mágico!
 
Su pokémon extendió sus pequeñas extremidades hacia los costados y se generó un brillo cegador, cuyas luces dieron de lleno al pobre de Hydreigon, el cual cayó de un solo golpe. El domadragones no se lo tomó con ninguna gracia y regresó a su compañero en la pokébola.
 
–¡Juro que me vengaré de ti! ¡Conocerás el verdadero poder de los dragones! –Le gritó a la chica, visiblemente furioso.
 
El domadragones novato se fue corriendo y tanto la chica como su Slurpuff se quedaron mirándose.
 
–Bah dejalo, al rato se le pasará. Eso si, ¡que decepción ese dragón! Déjame ver su información –Dijo la chica a su compañero.
 
Ella sacó de su bolso una pequeña pokedex. Buscó en la extensa enciclopedia y dio con la información que precisaba y le dio al botón de comenzar para escuchar la información de Hydreigon.
 
“Hydreigon, tipo Siniestro/Dragón, el pokémon voraz y forma evo…”
 
Cerró su pokedex al instante.
 
–Ups… –expresó ella en frente de su Slurpuff.
[Imagen: TYJl8zk.png]
(Cortesía de Luna)
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#8
Holaaaa, estoy de vuelta. Genial el escrito de tipo Hada, lo estaba leyendo mientras me reía como un boludo, es el que más me gustó. Después también el del Tapu, la icónica escena pero de una mirada mas "realista", supongo. Todos también, re bien escritos.
Pokémon Connection - Capítulo XVI
Hoenn está bajo amenaza... ¿Podrá un grupo de jovenes transitar la una vez pacífica región?
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#9
El Potencial - Parte 1
(Día 6 - Tipo Lucha)

Luego de un golpe devastador, el viejo pero sabio Machamp logró mandar a volar por los aires a su contrincante, un joven Lucario que lo desafió. El mismo cayó violentamente contra el suelo. Como resultado, apenas se podía mover, y cuando lo hacía, sentía mucho dolor que se expresaba con sonidos de quejidos y un sentimiento de frustración que podía ser notado por cualquiera que estuviese cerca. Momentos después, el pokémon de color azul se pudo levantar con mucha dificultad y luego mirar hacia arriba, clavando su mirada al vencedor de esa pelea, el cual le superaba por mucho en estatura.
 
–No te quiero volver a ver aquí hasta que me puedas demostrar que te lo tomas en serio. Esta pelea fue una desgracia. Largo de aquí. –Le dijo Machamp a Lucario con un tono más que fulminante
 
–¿Qué? ¡Maldito! ¡Te voy a derrotar, cueste lo que cueste! ¡Recuperaré el orgullo del Templo del Oeste! –Respondió gritando Lucario
 
Apenas terminó con su diálogo, dio media vuelta y se fue corriendo, casi en lágrimas por la derrota. El Machamp se quedó mirando hacia la entrada por donde salió Lucario. Soltó un pequeño suspiro y se dio media vuelta. Ordenó a sus estudiantes -que hacían de público en ese momento y que se encontraban bastante sorprendidos por las palabras del pokémon derrotado- a seguir con sus entrenamientos mientras el se fue hacia una cuarto que había detrás del gran salón donde entrenaban.
 
Este cuarto estaba iluminado por unas velas que emitían una luz tenue y en el centro se encontraba una alfombra roja que estaba en frente de una pequeña estatua de una deidad del lugar. Machamp se sentó de piernas cruzadas en la alfombra y relajó completamente sus cuatro enormes brazos. Apenas pasaron unos minutos y su mejor estudiante, un Bisharp joven y fuerte, entró a aquél cuarto.
 
–Maestro Machamp, ¿Se encuentra bien? Es muy raro que se venga a meditar tan rápido. –Preguntó el Bisharp, con un tono preocupado
 
–Lo siento mi alumno, es que realmente la situación me estresó. –Contestó Machamp, con un tono bastante calmo pero cansado al mismo tiempo.
 
–¿La pelea contra ese Lucario? Pero si le ganó Maestro…
 
–¡Ja ja ja! No, no, no, mi querido Bisharp. Ganar las peleas siempre me genera satisfacción, sea contra quien sea. Pero esta ocasión fue porque ese Lucario peleó por un motivo bastante errado, con el fin de sacia su sed de “venganza”. –respondió suspirando.
 
–¿Venganza? ¿Es por lo de haber partido caminos con el Maestro Alakazam, del Templo del Oeste y por ende herir el orgullo del templo, supuestamente?
 
–Exacto. Cuando lo conocí, el era un pequeño Riolu que estaba a cargo del Maestro Alakazam. El pobre era un huérfano y pasó su vida entrenando junto a su tutor y, por ende, junto a mi. Yo era una figura muy adorada por el, y me consideraba pieza fundamental del Templo del Oeste...
 
–...pero usted tuvo diferencias con el Maestro Alakazam y decidieron darse la espalda.
 
–Vaya que si sabes. –Lo miraba curioso a su discípulo –Nuestras ideas sobre como encaminar a nuestros fieles eran muy distintas. Lo que nos unía era la importancia de la disciplina, pero mi forma de expresarla va más por entrenar físicamente para batallar y así fortalecerse, y la de el va por un lado más de la meditación y la unión de la mente y cuerpo. Ambas son importantes, solo que cada uno tenemos diferentes prioridades a la hora de encarar el entrenamiento. Supongo que es lógico considerando que el es Psíquico y yo Lucha.
 
–Entiendo… ¿Ese Lucario volverá? –Preguntaba Bisharp preocupao.
 
–Lo hará. Espero que se de cuenta, con esta derrota, de que debe pelear por otra razón y no por venganza. Conociendo al Maestro Alakazam, seguramente dejó que tomase sus decisiones para que se de cuenta del error. Lucario es muy fuerte y se nota de lejos, pero le falta encaminar todo ese poder. Pensó más en el “orgullo herido del Templo” que ganarme en sí.
 
–Si que era fuerte. Pero lo has derrotado con facilidad, Maestro.
 
–Sí y no. Como dije, era fuerte, pero el no saber usar todo su potencial es la debilidad que supe explotar. Y es por eso que me frustré y terminé insultándole de ese modo, porque yo sé que el es fuerte. De todas formas, ya a esta edad estoy sintiendo una notable fatiga en mis músculos. No sé cuanto más duraré en forma… –Decía eso mientras miraba un poco apenado hacia el suelo.
 
–¿Serás capaz de recibirlo de vuelta, Maestro?
 
–Mi sueño es que pueda derrotarme antes de retirarme de los combates. Pero la próxima vez no lo recibiré yo, sino tu, mi joven.
 
–¿¡Yo, maestro!? –exclamaba sorprendido el Bisharp. –No se si seré capaz de hacerle frente…
 
–Si qué lo harás. No te mandaría si tuviese dudas sobre ti. Eres mi mejor aprendiz y quiero que si realmente ese Lucario se toma en serio los combates, tenga la capacidad de estar a tu nivel.
 
–¿Y si me gana, Maestro?
 
–Felicitaré a ambos y cumpliremos la promesa que hicimos con el Maestro Alakazam una vez. Desatar su verdadero poder… pero en fin, vuelve a la sala y sigue entrenando mi querido Bisharp, yo iré en poco.
 
–Está bien, Maestro. Entrenaré duro para luchar contra Lucario.
 
–Así se hace, mi joven Bisharp.
 
El Bisharp salió de aquel cuarto y Machamp volvió a su sesión de meditación antes de seguir entrenando a sus alumnos. Una batalla decisiva estaba por venir...
[Imagen: TYJl8zk.png]
(Cortesía de Luna)
 0  2  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#10
Moltres
(Día 7 - Tipo Fuego)

Luego de una larga travesía, ambos lograron llegar a la cima del volcán. Su ingreso al mismo estaba estrictamente prohibido; ni siquiera se podían hacer visitas guiadas, pero estos dos entrenadores pudieron burlar la seguridad y colarse sin ningún problema. La razón por la cual no se permitía la entrada no era simplemente por el volcán en sí, sino por la entidad legendaria que residía en el mismo.
 
Colocándose al borde de una formación rocosa que sobresalía un poco, por encima del lago de magma, el mayor de los dos entrenadores, un hombre calvo y excéntrico, acompañado de un joven entrenador, empezó a gritar con fuerza.
 
–¡Oh, ave legendaria de las mil llamas! ¡Mi fuego interno está más encendido que nunca! ¡Por favor, acepta y dejame batallar contigo! ¡Quiero conocer el poder del ave legendaria de las mil llamas!
 
Casi en un instantes, todo el lugar empezó a sacudirse y de lo más profundo del volcán emergió un ave cubierta de llamas. Moltres, el integrante de fuego del trío de aves legendarias, miró con furia a ese hombre que lo llamaba. Sin dudas no aceptaba su desafío, sino que lo quería fuera de su territorio. Sin perder el tiempo, el tipo fuego cargó rápidamente contra el hombre, aunque este lo pudo esquivar.
 
–¡Señor! ¡Debemos irnos, está claro que Moltres nos quiere fuera! –Expresó preocupado el joven entrenador.
 
Acompañado de su Piplup, quien emitía sonidos de preocupación, el joven se encontraba en su punto máximo de miedo y terror. De hecho, ya se estaba sintiendo así desde que pisaron el volcán y cada vez ese sentimiento fue creciendo hasta llegar a ese punto. Por el contrario, el hombre calvo estaba muy entusiasmado.
 
–¡Así que aceptas! ¡Ve, Charizard, demuestra que tu fuego es tan ardiente como el de la ave! –Expresó el mayor con bastante entusiasmo.
 
Tiró su pokébola al aire y de ella emergió un gran reptil anaranjado con alas. Charizard se mostraba igual de emocionado que su entrenador y se colocó en posición en el aire, listo para combatir.
 
–Muy bien Charizard. ¡Utiliza Tajo Aéreo!
 
Las alas del pokémon se iluminaron y fueron directos hacia Moltres, dándole de lleno. Sin embargo, Moltres se pudo recuperar al instante y sus alas empezaron a brillar también, pero se quedó en posición, como si estuviera preparando algo.
 
–Aprovechemos que está quieto. ¡Usa Cuchillada!
 
Charizard voló hacia el y le embistió con sus garras, ocasionándole daño a Moltres. Sin embargo, justo después del golpe, Moltres emitió un grito ensordecedor y voló rápidamente contra su oponente, dándole así un gran golpe y mandándolo a volar hacia al lado de donde estaba su entrenador parado. Se había tratado de Ataque Aéreo.
 
–¡Vaya que eres muy fuerte! ¡Pero no puedo perder mucho el tiempo, eres un ser bastante peligroso! ¡Vamos Charizard, enseñemos nuestro poder!
 
Era muy raro que el hombre usase ese recurso tan temprano, por lo general siempre ganaba sus batallas incluso antes de usarlo, ya que Charizard era muy fuerte. Sin embargo, se trataba de Moltres y el asunto no era ningún chiste. El entrenador se remangó la manga de su brazo izquierdo y dejó ver una pulsera con una pequeña piedra multicolor en la misma.
 
–¡Hora de superarnos! ¡Vea esto, ave legendaria de la mil llamas! ¡Mega Evolución!
 
De aquella piedra empezó a emitirse unos rayos que conectaron con Charizard, quien también tenía una piedra incrustada de color rojo y amarillo, en una especie de colgante que tenía en su cuello. El pokémon empezó a transformase en un haz de luz, para revelar así una figura similar a la de antes, sólo que un poco más grande y con sus alas más grandes y estilizadas, junto a sus brazos donde se generaron un par de pequeñas aletas y unas protuberancia muy alargada que salió de entre medio de sus orejas. La transformación estaba completa. Inmediatamente, el sol empezó a sentirse con mucha mas fuerza y eso era gracias a la habilidad de Charizard: sequía.
 
–¡Es hora de ganar, Charizard! ¡Primero, usa Danza Espada!
 
El pokémon obedeció su orden y lanzó un rugido bastante fuerte, acompañado de una luz que brilló al rededor de el. Su ataque físico había aumentado el doble. Moltres no se hizo esperar y utilizó Llama Final. Era uno de los ataques tipo fuego más fuerte que existían, y junto a la condición climática de la batalla, sin dudas era devastador incluso para un pokémon tipo fuego. Unas enormes llamas salieron de la boca del legendario y fueron directo hacia Charizard, impactando violentamente.
 
–¿¡Crees que eso nos derrotará!? ¡Envite Ígneo!
 
Charizard emergió de la explosión de llamas que había provocado Moltres y cargó, envuelto en llamas, hacia la dirección del legendario, el cual dejó aterrado a este último. El efecto secundario de Llama Final era de que perdía su tipo fuego, y eso se lo podía notar a simple vista debido a que la fuerza de las llamas de Moltres era mucho menor que antes. Debido a esto, perdió su resistencia al tipo fuego y empezó a huir para evitar ese ataque, pero el Envite Ígneo dio en su objetivo y Moltres salió volando por lo aires, cayendo, por casualidad, en esa formación rocosa por donde estaba el entrenador.
 
Moltres estaba tendido en el suelo, casi sin poder moverse. Charizard por su parte aterrizó al lado de el y volvió a su forma normal. El hombre se quedó mirando a Moltres por un buen rato hasta que el joven entrenador empezó a hablar.
 
–Señor, ¿No lo va a capturar? Usted dijo que quería domar el poder del legendario. –Preguntaba el joven, mientras Piplup emitía unos pequeños sonidos.
 
–¡Ja, ja, ja! ¡Claro que no! En esta batalla sentí el poder de el y creo que no sería apropiado quedárselo. Aparte, seguramente tiene una razón para estar donde está. ¡Es mejor no meterse con estas cosas! –Respondió mientras reía.
 
El hombre sacó de su bolsillo una baya curativa, caminó hacia donde estaba Moltres y se la dio para que la comiese. El legendario aceptó el ofrecimiento y comió con dificultad la baya, pero en un instante, recobró una buena parte de su fuerza y pudo recomponerse, voló a unos metros hacia arriba y miró fijamente al entrenador, para luego desparecer en el magma de vuelta. Sin dudas, Moltres le respetaba tanto a el como a su Charizard.
 
–¿Eso ha sido genial, no? ¡Y aún quedan Articuno y Zapdos! Ahora, mejor volvamos a casa antes de que…
 
Sin poder terminar su oración, sintió el ruido de un motor de un helicóptero que se alzaba por detrás de los dos entrenadores. Una voz se sintió escuchar desde un audífono.
 
–¡Ustedes dos, quédense ahí! ¡Quedan arrestados por violar la prohibición de estar en el volcán! –Ordenaba un oficial.
 
–Vaya, creo que tendremos un contratiempo. –Dijo riendo el hombre, mientras el joven y su Piplup suspiraban.
[Imagen: TYJl8zk.png]
(Cortesía de Luna)
 0  0  2  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#11
De vuelta lograste hacer dos escritos re piolas, Fran! El del dojo no se si se será referencia a algo pero igualmente, me gustó, tiene un aire a esas historias orientales de maestro y estudiante, quizás sacaste algo de inspiración de esas fuentes. Después el del Moltres se leyó genial, planteaste la pelea re bien, tiene muy buenas descripciones. Me gustó mucho también el final, totalmente imagino que hay gente de los gobiernos o lo que sea protegiendo a los habitats de los legendarios xD Espero leer los que vienen!
Pokémon Connection - Capítulo XVI
Hoenn está bajo amenaza... ¿Podrá un grupo de jovenes transitar la una vez pacífica región?
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#12
Se dejó caer
(Día 8 - Tipo Volador)

Pidgeot volvió frustrada de su cacería y por ende, sin comida. Ya era el tercer día seguido que le pasaba esto, y otro día más sin comer para los pobres Pidgey de su nido. ¿Cuánto tiempo más podrían durar sus crías? 
 
La respuesta no tardó en llegar y, en el atardecer, cuando pudo avistar su nido, se dio cuenta que no estaban los pichones y que la estructura del nido en sí estaba violentada. Pensando lo peor, la Pidgeot fue en una búsqueda desesperada para encontrar a sus crías, aunque esta fue totalmente en vano.
 
Ya de siendo de noche, la Pidgeot estaba totalmente resignada. No sólo que no pudo darle una comida digna a sus pichones sino que estos desaparecieron sin dejar rastro alguno. Cuando volvió a su nido, directamente lo tiró hacia el suelo en medio de la frustración y se quedó lamentándose encima de un tronco. Decidió que ya no tenía más nada por que luchar y voló hacia lo más alto posible, mientras la brillante luna la iluminaba al completo. Llegó a cierta altura y decidió no mover más las alas…
 
...y se dejó caer.
[Imagen: TYJl8zk.png]
(Cortesía de Luna)
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  2  0  0  0  0  0  0
Responder
#13
Honestamente no me esperaba un cuento de esa índole, especialmente tomando en cuenta los dos anteriores. Pero igual, creo que es bastante poderoso, te dá directo en los feels. Te da directo en los feels porque está muy bueno, recontra pude imaginar lo miserable que la mamá se estaba sintiendo y por que esencialmente dejó de volar.
Pokémon Connection - Capítulo XVI
Hoenn está bajo amenaza... ¿Podrá un grupo de jovenes transitar la una vez pacífica región?
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#14
Gengar muy malo
(Día 9 - Tipo Fantasma)

–¡Gengar malo, malo, muy malo! ¡De vuelta lo has hecho!
 
–Gengar… –Le respondió a su cuidadora
 
–¿Acaso es que no lo entiendes? ¿Es que tanta hambre tienes? –Reprochó ella
 
–Gen…
 
–¡Si que eres glotón! ¿No habíamos prometido que sólo comerías los sueños de la gente?
 
–Gen-gen-gengar! –Afirmó el Gengar
 
–¡Pero es que tu te pasas y comes algo que no deberías! ¡Los sueños pueden aparecer de vuelta pero las almas son de única vez! ¡La gente las necesita para vivir!
 
–Geeengaaar…
 
–Nada de peros. ¡Ahora te vas a tu cuarto y no jugarás con tus amigos esta noche! –Le retó su cuidadora
 
–¡Gengaaaaaaaar! –Lloró mientras iba corriendo a su habitación.
 
–Arceus santo… –Suspiró ella. –Encima es el quinto de este mes. Y lo peor es que me los trae. En fin, veré donde esconder este...

Mostrar comentario
Holi. A decir verdad, este iba a ser algo más largo y sad pero la verdad hoy no me sentía con ganas y se me ocurrió esta idea cortita. Espero ya mañana poder hacer algo más elaborado
[Imagen: TYJl8zk.png]
(Cortesía de Luna)
 0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0
Responder
#15
Super elaborado o no, todavía me hizo reír al principio y decir "oh shi-" al final jajaja Pobrecito Gengar cuando se fue llorando a su cuarto...
Pokémon Connection - Capítulo XVI
Hoenn está bajo amenaza... ¿Podrá un grupo de jovenes transitar la una vez pacífica región?
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 2 invitado(s)