Colección- 31 días con Pokémon (Los Relatos del Elfo)

Extension largaColección
FranquiciaOriginal
Género
Resumen

Diferentes relatos para el desafío de los 31 días con pokémon.

#1
[Imagen: giphy.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#2
Holi mis niñes, me sumo oficialmente al reto de los 31 días con pokémon. Son libres de comentar y apedrearme. Besos


La Exuvia
 
 
     Caía un aguacero en aquella alejada zona montañosa, era época de lluvias, pero no se veía algo así en mucho tiempo. Las rocas abundaban y la vegetación, aunque no mucha, era suficiente para alimentar a las criaturas que rondaban el área. La tierra no demoró en convertirse en lodo, incluso algunos terrenos cedieron, ocasionando peligrosos derrumbes, afortunadamente nadie ni nada se encontraba cerca, nadie que estuviese vivo.
 
     Las raudas gotas no sólo caían sobre la tierra, las rocas o las plantas, una criatura yacía ahí, sepulcral, impasible, inmóvil, inaudible y enigmática. Su piel de un dorado opaco parecía una coraza que se convertía en rígidas alas de tiro corto en su espalda, su vientre era gris y su mirada hacia el infinito era inerte, no expresaba nada, como si no hubiese alma en su interior. Pero ahí estaba, levitando a varios centímetros del suelo, recibiendo el agua que nada le hacía aparte de empaparla.
 
     Diferentes pensamientos abordaban de vez en cuando su mente, recuerdos acerca de la tierra húmeda que alguna vez tocó la frágil piel que ya no poseía, una tierra que lo resguardó de iracundos depredadores de los cielos y lo protegió de la dañina luz solar. Aquel ser no sabía de dónde venían aquellos recuerdo, pero ahí estaban. Como un torbellino de imágenes que sólo iban y venían, abordaban su cabeza agresivamente, aunque sin efecto alguno, pues no era capaz de sentir emociones, las había olvidado, las había dejado en su anterior vida y eso si lo recordaba a la perfección.
 
     Un desagradable calor interno recorrió todo su cuerpo aquella vez, sintió que se partía, que algo emergía de su interior y lo dejaba atrás. No entendía qué ocurría, todo el mundo se le dio vueltas y en un abrir y cerrar de ojos, se sintió lleno de un vacío inacabable y agudo. Ya no había nada en él.
 
     Observó cómo el suelo se alejaba unos centímetros bajo él hasta lograr mirar hacia adelante, su aspecto había cambiado, aunque nunca supo sobre aquel detalle, ni siquiera sabía cómo era antes de aquella extraña vivencia. Ahora ostentaba una incompleta aureola blanca sobre su cabeza, y en su espalda, entre sus nuevas rígidas alas, se podía observar un misterioso agujero sin fondo aparente, el principio de su vacío interior, un vacío físico y emocional que lo acompañaría el resto de su existencia más no de su vida, porque ya no se sentía vivo, ya no sentía.
 
     Lo pudo observar por unos instantes antes de verlo marcharse, moviendo sus alas que poco a poco desaparecieron en el aire gracias a la rapidez de su aleteo, no sabía quién era, pero parecía levitar con movimientos rápidos, su piel era amarilla y negra. Aquella criatura lo contempló por unos instantes, como si se despidiese. Luego se marchó, nunca más supo de él ni por qué apareció en ese instante cuando todo murió.
 
     Sus pensamientos lo llevaron nuevamente a la realidad, no podía sentir la lluvia mojándolo, de haber sentido algo, hubiese sentido frustración por todo lo que le sucedía, era como una agonía que no podía sentir, que no podía experimentar. Desde la ladera de la pequeña montaña donde se encontraba, mantuvo su mirada fija en un horizonte inexistente más allá de la vegetación y las rocas, sin moverse y sin respirar, no lo necesitaba. Ya no había nada que hacer, sólo le quedaba una opción, existir sin estar vivo, ocupar un espacio en el mundo y convertirse en uno de los mayores misterios.
[Imagen: giphy.gif]
 0  0  0  0  3  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#3
Genial descripción del pobre destino de Shedinja, me gustó mucho como describiste todo el proceso así también como un Shedinja se sentiría luego de evolucionar. Espero los escritos siguientes.
Pokémon Connection - Capítulo XI
¿Como se manejará un grupo de jóvenes en una Hoenn cada vez más peligrosa?
 0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#4
Que historia tan interesante. Me gustó la narracción, muy adecuada para lo que cuentas.

Saludos.
[Imagen: FsUUXVs.png]
 0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#5
Holi, les traigo el segundo día. Un beso para @Lawl. y @DoctorSpring y gracias por darse el tiempo de leer.

El Cerbero
 
 
     La noche había caído hace varias horas sobre Azafrán, ni una sola alma transitaba las avenidas y, a pesar del valeroso intento de las luminarias por ahuyentarlas, las sombras eran soberanas en los callejones, donde en lo oculto encontraban su inigualable regocijo. Pero aquello no era lo más oscuro de la ciudad.
 
     Cerca del límite noroeste de la urbe se encontraba una gran mansión, en el sector más acaudalado de la metrópoli. Su diseño era tristemente hermoso y ostentaba envidiosamente una serie de lujos para alimentar la avaricia sin fondo de su ambiciosa dueña de cabellos canos. Aquel sitio gozaba de un buen cuidado césped en su jardín, la piscina del patio trasero tenía el agua tan cristalina como el aire mismo y la pulcritud de los muebles de exterior estaba intacta, un lugar acogedor a simple vista que había sido testigo de elegantes fiestas de la alta sociedad exclusiva. Un escenario fino y bello que contrastaba inquietantemente con lo que rondaba el lugar por las noches, vivía ahí hace varios años y no tenía intenciones de irse.
 
      Alguna vez recorrió los prados del campo cuando fue un simple cachorro travieso, fue parte de una importante jauría en los confines de alguna remota ciudad lejana, hasta que un olor curioso que ya había olvidado lo alejó del grupo. No supo por cuanto tiempo estuvo encerrado, pero así vivió, olvidando a sus compañeros de juego y las carreras hasta el atardecer. Fue entrenando severa y estrictamente en cautiverio junto a una modesta jauría hasta su siniestra transformación, aquel día se transformó en el líder.
 
     Un aparentemente iluso ladrón se atrevió a saltar la muralla cubierta por enredaderas, por el costado izquierdo de la casona, no había mucha luz en aquella parte de la propiedad. Los canes de pelaje oscuro advirtieron el ruido y corrieron tras previa orden de su superior, como una sombra incandescente entre la noche que se movía por los rincones de la mansión, calentando al aire a su alrededor para anunciar su temible llegada.
 
     El sujeto notó el extraño calor que lo sofocó repentinamente, estaba sudando y no se había percatado, deseó beber agua. Volteó instintivamente para cerciorarse de que no hubiese alguien intentando emboscarlo, pero se llevó una desagradable sorpresa. La pequeña jauría de infernales canes lo observaban, no tenía idea qué especie eran, pero ahí estaban, cumpliendo con su deber de guardianes. Cada uno de ellos le mostraba los furiosos colmillos al desafortunado ladrón, pero sólo se limitaron a amenazarlo con su intimidante presencia, como si esperasen las órdenes de alguien más, o algo más.
 
     Entre los perros guardines se abrió paso el más terrible de todos ellos, caminando como si viniese recién saliendo de la peor pesadilla jamás tenida por un paciente psiquiátrico, su tamaño era notoriamente más grande, en vez de orejas tenía unos cuernos blancos y su cola terminaba en una punta de flecha. El interior de su hocico incandescente parecía ser la entrada al mismísimo infierno, el ladrón ya casi podía escuchar las voces de las almas en pena que rogaban por algo de piedad y misericordia entre tanta tortura. Su mirada brillaba entre la penumbra que se extendía entre sus súbditos como un solo ser viviente.
 
     El sujeto sólo atinó a correr en la dirección en la que iba desde un principio. La infernal criatura de los cuernos dio la orden, los perros no demoraron en seguir a su líder, parecían una sombra en llamas salida de la parte más profunda del averno, a la siga de un alma desdichada que ansiaban devorar una y otra vez por la eternidad.
 
     Lo persiguieron rodeando la parte trasera de la casona, ya casi lo alcanzaban, ya casi tenían a su presa, hace mucho que no sentían ese placentero éxtasis de conducir a algún alma perdida hacia a su juicio final a través de sus llamas. No obstante, vieron cómo el ladrón abría una cápsula bicolor para dejar salir a un felino que no lograron ver con detalle, pero aquello no les molestó, ahora tenían otra víctima a la que perseguir y devorar en sus fauces de muerte.
 
     Inesperadamente, una serie de monedas los golpearon en sus rostros, algunas alcanzaron a brillar ante la tenue luz de la decoración del exterior. En cuestión de segundos la última de ellas tocó el suelo, pero en ese mismo lapsus de tiempo el sujeto había desaparecido de su vista, no pudieron seguir su rastro, pues el inconfundible olor a miedo que había expelido el hombre desde que lo sorprendieron llegaba hasta ahí.
 
     Por primera vez había fallado en su deber y era una experiencia inaceptable, tanto para él como para la jauría que comandaba. El infernal ser estalló en una abrazadora cólera cuyo rugido remeció la atmósfera cercana, algunos de sus súbditos se espantaron ante la explosiva ira, alejándose varios metros de su líder. Sintió cómo su interior ardió más que nunca, hasta expulsar una poderosa llamarada que iluminó todo el lugar, extinguiendo el cielo nocturno por unos instantes. Las puertas hacia lo más profundo del hades se habían abierto y nada bueno podría salir de ahí.
[Imagen: giphy.gif]
 0  0  0  0  2  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#6
Genial. Totalmente pensé que al final los Houndoom iban a hacerlo pelota al ladrón. Me encantó la manera de describir la ferocidad que sentían los guardianes, se notaba como esa violencia interna se mezclaba con el entrenamiento, llegando a explotar hacia el final. Sus propias características físicas también están de diez. Nunca le di mucha bola a este poké y su línea pero después de esto creo que me cambiaste totalmente la opinión.
Pokémon Connection - Capítulo XI
¿Como se manejará un grupo de jóvenes en una Hoenn cada vez más peligrosa?
 0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#7
Holi. @Lawl. creo que si lo hubiese atrapado hubiese sido un final muy obvio, pero no podía dejar que lo atrapasen, este relato está directamente relacionado con mi elfoverso, y ese sujeto es importante, pero la conexión será obvia en mucho tiempo más. Quería retratar a Houndoom de una manera siniestra y maligna, me alegra haber cambiado tu percepción sobre él. Besos

 
La Hidra
 
 
 
     Más allá de las arboledas nubladas del norte de la región Teselia, se encontraba un apacible poblado rural, con casas de madera de roble y pino. Era habitado por gente modesta y de vida sencilla, que se abastecía agradecidamente de los cultivos y del río que bordeaba la pequeña localidad.
 
     Era una villa sin muchas emociones, la conmoción no era costumbre en aquel lugar, pero los rumores se esparcían en un abrir y cerrar de ojos, y había uno en particular que estremecía a los más ancianos del pueblo. Se hablaba de una criatura sumamente peligrosa que habitaba en una montaña solitaria hacia sur, del otro lado del bosque eternamente nublado. Nadie vivo la había visto y los más viejos sólo recordaban un suceso de cuando fueron pequeños. Alguna vez dos hombres se habían atrevido a explorar más allá, hacia donde nadie los llamó, pero sólo uno de ellos volvió, advirtiendo sobre una terrible bestia con cabezas en vez de manos. Con el paso del tiempo, muchos llegaron a pensar que sólo se trataba de un cuento para que los niños no se adentrasen en el bosque.
 
     La noche cayó después de una jornada de intensas labores, era época de siembra de bayas aranja, las más apreciadas por los pobladores, por lo que se habían quedado hasta tarde para completar sus tareas. Pasaron las horas y las lámparas de la ciudad ya se habían apagado en su totalidad, todos descansando en la umbra inalterable, con sus hogares únicamente iluminados por la brillante Luna llena que los observaba desde el cielo estrellado, majestuosa y única.
 
     Un poderoso estruendo irrumpió la tranquilidad del poblado, todos sus habitantes despertaron de su reparador sueño para salir a los pasajes de tierra que conectaban sus humildes construcciones, algunas casas se estaban incendiando y el fuego se esparcía rápidamente hacia otras moradas. Nadie entendía qué y por qué los atacaban, eran gente de vida pacífica, no habían ofendido a nadie. Todo había sido muy repentino y no encontraban explicación para tal caos, hasta que vieron tres poderosos rayos de luces que saltaban entre las tonalidades amarillas y anaranjadas surcar el cielo nocturno, impactando en diferentes sectores del pueblo y causando violentas explosiones que arrasaron con varios hogares a su paso.
 
     En medio del pánico, algunos pobladores lograron divisar una extraña criatura flotante que avanzaba tétricamente por los cielos nocturnos cual monstruo de película de terror, iluminado por la Luna y las llamas de la destrucción que devoraban el lugar. Poseía seis alas delgadas que movía ligeramente para permanecer en el aire y no sólo su boca expulsaba rayos de desbordado poder, sus manos parecían tener vida propia, apuntando antojadizamente hacia cualquier destino y barriendo con cualquier cosa que se interpusiese.
 
     Aquellos que lo vieron sintieron un escalofríos recorrer todo su cuerpo, hasta quedar paralizados por el incomparable terror. Los que pudieron moverse arrancaron hacia el río, creyendo que ahí estarían a salvo del fuego, otros se adentraron a los bosques colindantes. Aquel ser continuó con su destrucción, tan intimidante, tan siniestro y sin provocación alguna, sus movimientos eran erráticos e impredecibles, lo que lo hacía más peligroso, y el aire que lo acompañaba era tan asfixiantemente aterrador y maligno, que parecía que sus intenciones no sólo recaían en causar destrucción y pánico, sino también en infundir el miedo hasta calar en lo más hondo de los desdichados seres y hacerlos perecer ante su maquiavélico poder.
 
     En pocos minutos había devastado violentamente todo el pueblo que nada le había hecho, reduciéndolo a cenizas, casas en llamas y gente sumida en la agonía del llanto y la pérdida. Por sobre el mar de iracundas llamas, la agresiva criatura se alzó entre la desgracia de la muerte imprevista, orgulloso de su destructivo poder y con su sed de violencia saciada, sus tres cabezas rugieron y reclamaron aquel territorio como suyo.
[Imagen: giphy.gif]
 0  0  0  0  2  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#8
Sobre el relato anterior, es verdad, me habia olvidado de la conexión que tiene esta colección! Sobre el de hoy, me gustó mucho el sentido de debilidad y hasta cierto punto inutilidad de los pobladores frente a la bestia que seria un descontrolado Hydreigob que solo quiere difundir caos y satisfacer su ansia de destruir. Genial.
Pokémon Connection - Capítulo XI
¿Como se manejará un grupo de jóvenes en una Hoenn cada vez más peligrosa?
 0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#9
Holi. @Lawl. Sinceramente me encantó describir a Hydreigon, nunca había escrito sobre él, y fue interesante relatar sobre su carácter destructivo y agresivo. Besos.

El Poltergeist
 
 
     Era una mansión sumamente hermosa, de altos ventanales, murallas de una tonalidad beige, tan altas como un árbol vigoroso, y un enorme jardín de casi un kilómetro de largo. Su estilo arquitectónico no era propio de la región en que se había construido, pero lo más peculiar de aquella casona, era la zona en que había sido edificada, pues se encontraba en la zona más al norte de un espeso bosque, cerca de su salida que conectaba con las cercanías de Ciudad Vetusta. No estaba muy claro, pero los gustos peculiares de su dueño lo habían llevado a tomar aquella decisión, abogaba por tranquilidad para él y su hija de ocho años, aunque entre los criados se especulaba sobre su soberbia y arrogancia.
 
     Por dentro, la maravillosa construcción mantenía todas las características lujosas de las mansiones y hoteles de la región de proveniencia de su adinerado dueño. Un estilo clásico, elegante y sofisticado, con un aire a veces asfixiantemente perfumado de rosas. Ninguna pared tapizada sentía la ausencia de los siempre opulentos cuadros, los muebles estaban tallados hasta el más mínimo rincón y los candelabros eran de armazón dorado como el oro.
 
     Pasaron los días y los sucesos extraños típicos de una casona alejada de la civilización no se hicieron esperar. Los criados hablaban sobre aparatos eléctricos que se volvían locos, uno de ellos incluso relataba sobre problemas serios con el frigorífico, que la mayor parte del tiempo estaba abierto, bajando la temperatura a toda la cocina, como si lanzase un viento helado. En un momento el caos fue tal que el dueño mandó a cambiar todos los aparatos eléctricos que funcionasen con un motor en su interior, atribuyendo los problemas nada más que a desperfectos técnicos.
 
     Durante un día soleado, la hija del dueño salió a dar un paseo matutino por el jardín, se sentía hastiada por aquel aroma que su padre tanto insistía en tener en el interior de su hogar, pero el aburrimiento era mayor, había perdido su robot de juguete hace varios días, en medio de toda esa conmoción de aparatos locos que se movían solos, y no le gustaba jugar con muñecas, a pesar de tener una colección considerable de ellas. En el jardín parecía estar todo normal, hasta que sintió un ruido cerca de ella que la sacó de sus pensamientos que buscaban entretención, sólo pudo ver la cortadora de césped.
 
     La niña se acercó sin cautela, mientras la máquina seguía rugiendo sin explicación aparente. Miró hacia todos lados y no parecía que alguno de los jardineros estuviese por el lugar, se aproximó aún más y encontró algo que no esperaba ver, su robot de juguete estaba sentado sobre el césped, apoyado sobre la cortadora. Ella lo tomó y, para su sorpresa, una extraña criatura emergió del motor de la máquina, la niña llegó a caer de la impresión. Aquel ser poseía un cuerpo simple y anaranjado, no tenía brazos ni piernas, estaba cubierto por electricidad y levitaba. No parecía tener un carácter agresivo, sólo travieso.
 
     El pokémon y la niña se hicieron rápidamente amigos, en su calidad de fantasma, la criatura podía manipular y mover varios objetos, además de meterse en aparatos eléctricos, con los que parecía tener mayor afinidad. Gozaron de realizar bromas durante semanas, a quien sea que estuviese cerca, no sólo a los criados, sino que también a invitados del padre de la niña, como socios comerciales importantes e inclusive científicos. Aunque siempre procurando no delatar la presencia del pokémon, el único que llegó a saber sobre él fue el mayordomo personal de la niña, lo había visto en una ocasión que entró sin avisar a su cuarto, ambos quedaron quietos, la niña pensó que advertiría a su padre en aquella ocasión, pero el buen hombre no lo hizo.
 
     En su felicidad, muchas anécdotas pudieron vivir, en una ocasión la niña se lanzó insensatamente sobre el pokémon, no supo por qué lo hizo ni por qué le había parecido buena idea hacerlo, estaba rodeado por electricidad. Lo último que sintió fue una descargar el´ctrica recorrer su cuerpo. Para cuando despertó se hallaba acostada en su recámara, en el segundo piso, y no vio a su amigo por ningún lugar, en su desesperación comenzó a correr, gritando su nombre por todo el camino, se alejó tanto que sin percatarse llegó al vertedero en las afueras de Vetusta. Ahí encontró su robot de juguete, lo recogió y éste parpadeó las luces de sus ojos. No logró discernir cómo llegó el pokémon ahí, pero la niña supo que serían amigos por siempre.
 
     La amistad continuó con su curso y en un día festivo, la niña y el pokémon correteaban por la casa sin miedo a ser vistos, los criados estaban de día libre, con excepción del mayordomo de la niña, y su padre estaba ocupado con un científico que lo había visitado, pues tenía especial interés en averiguar cosas sobre un pokémon mítico del mar. Corrieron por toda la casa, tan felices y libres, hasta que llegaron a la sala de estar, ahí se toparon con un hombre mayor de baja estatura, su cabello lila estaba peinado hacia atrás, tenía anteojos de media luna y una mirada de pocos amigos, pero ambiciosa. Era el científico que su padre había invitado.
 
     El pokémon se escondió en el interior de un ventilador cercano que comenzó a lanzar viento fresco, el hombre notó que aquel aparato estaba desenchufado, pero decidió permanecer callado ante tal interesante escena. La niña se retiró de la habitación al momento que su padre entró, no se sintió cómoda con aquel sujeto.
 
     La noche cayó sobre el bosque y la mansión, todo parecía tan tranquilo como de costumbre, el mayordomo cerró las puertas, mientras que el dueño del lugar estaba en su oficina terminando unos asuntos de último momento. La niña ya estaba costada durmiendo y el pokémon descansaba en el interior del televisor de la recámara de ésta, haciéndolo chicharrear de vez en cuando.
 
     Un extraño ruido advirtió al electrificado fantasma, un hombre había entrado en la habitación de la niña, el pokémon se le abalanzó para defenderla, pero no la quería a ella. Con unos guantes de hule tomó al pokémon para obligarlo a entrar en una pokéball, en medio del forcejeo, varias chispas salieron volando en diferentes direcciones. El lugar se comenzó a incendiar, las llamas se esparcieron en pocos segundos por toda la mansión. El dueño del lugar vio cómo el techo de su oficina se desmoronaba ante la salida de enfrente de la entrada, no tuvo más remedio que salir por una ventana hacia el patio trasero. Hizo todo lo posible por entrar para rescatar a su hija, pero ante la desesperación y sus llantos, el hombre sólo pudo ver cómo las flamas consumían el interior de su mansión, con su hija y el mayordomo en ella.
 
     Con sus anteojos de media luna, el científico observó por última vez la casona en llamas, luego se marchó con su premio. El pokémon sólo pudo pensar en su amiga.
[Imagen: giphy.gif]
 0  0  0  0  1  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1
Responder
#10
Buenas historias.

Estoy entre la del siniestro y la del eléctrico como historia favorita, aunque la segunda haya estado sad :,v.

Saludos.
[Imagen: FsUUXVs.png]
 0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#11
No me esperaba sin duda un final de esos, me imagino que super conecta con tu universo. Estaba leyendo re tranqui como la pobrecita y el rotom se hacían amigos y luego todo me pegó bien de sorpresa :( Igualmente, genial escrito, muy bien narrado como todos los demás!
Pokémon Connection - Capítulo XI
¿Como se manejará un grupo de jóvenes en una Hoenn cada vez más peligrosa?
 0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#12
Holi. @DoctorSpring y @Lawl. Creo que si puede conectar con el elfoverso, aunque no tengo nada planeado alrededor de esa historia, sólo vi la oportunidad de hacerlo y lo hice, pero creo que la usaré en el futuro. Besos para todes.

El Ogro
 
 
     Al noroeste de la región de Galar se encontraba un pintoresco poblado de mágica vivencia, era dueño de un estilo arquitectónico digno del más grande cuento de hadas, lo más interesante eran las setas luminiscentes que otorgaban una mística inigualable a la localidad.
 
     Pueblo Plié era un lugar reciente dentro de la región, algunas personas con propósitos de colonizar más sectores de Galar decidieron ir más allá y adentrarse en el Bosque Lumirinto, una foresta llena de árboles tan espesos que su interior no poseía más luces que las setas brillantes que compartía con zonas aledañas. Ahora llevaban alrededor de 5 años viviendo en aquella zona. Pero en su momento, la llegada no fue fácil, muchas personas y pokémon se extraviaron en el camino y nunca más supieron de ellos. Muchos hablaban de duendes malignos que jugaban bromas para que la gente se perdiese en los confines del bosque, pero nadie sabía algo concreto al respecto.
 
     Como todo proceso natural de la civilización, el terreno comenzó a volverse insuficiente para la ambición de las personas, los árboles comenzaron a caer para ceder más espacio al poblado, ocasionando una disminución considerable en el área del bosque. Con los únicos que no pudieron fue con los de tamaño kilométrico, unas verdaderas monstruosidades de árboles.
 
     Era alrededor de las tres de la tarde y el sol ya se estaba poniendo, era una zona que no veía mucha luz de día, pero las setas de diferentes tamaños proporcionaban la luz suficiente para que los pobladores continuaran con sus quehaceres. La mayoría del pueblo estaba concentrando sus fuerzas en acabar con el camino que atravesaría el bosque, para recuperar la conexión con el resto de la región, pero un rugido que caló sus huesos los alertó.
 
     Ante tal grito de furia, los habitantes de Plié no tuvieron más remedio que huir y dejar lo que llevaban del camino a medio hacer. Nadie sabía qué había sido eso. Al día siguiente volvieron al lugar con varios pokémon, pero el camino había sido destrozado, sólo había quedado la tierra tratada para darle forma. Las personas regresaron a sus hogares con desánimo y preocupación, la única conexión con el resto de Galar era el Bosque Lumirinto y no podían acceder a él. Pasaron las horas y las cosas empeoraron.
 
     Un pequeño ejército de duendecillos arribó en el poblado, todos provenientes de la mágica foresta, eran de aspecto magenta y nariz puntiaguda, de cuerpo delgado y cara traviesa, entre ellos, varios de mayor tamaño con cabello negro los dirigían, con una mirada aún más maliciosa. Se adentraron en las moradas causando caos y confusión, no atacaron a nadie en particular, su único propósito era causar desmanes y destrozos por doquier. Algunos aldeanos les lanzaron piedras para ahuyentarlos, pero los más grandes extendían su cabello para defenderse. No pudieron hacer nada contra ellos, sólo un grito desgarrador como el que habían escuchado el día anterior los pudo detener de su malévolo actuar.
 
     Repentinamente, el aire pareció más sofocante que antes, más denso y pesado. Las personas, todas juntas en un sector del poblado, lograron ver cómo los duendecillos le abrían paso a una criatura del tamaño de una mujer adulta, su aspecto era intimidante e inquietante, pues su cabello cubría todo su cuerpo emulando ser fibras musculares expuestas, sus colmillo salían de su boca grotescamente. Aquel ser, que parecía el monstruo a vencer de un cuento de hadas, lanzó un potente rugido de ira mezclada con dolor, una rabia que contuvo, pues su intención no era hacer daño, sino mostrarle a las personas quiénes eran los verdaderos monstruos en aquel lugar.
[Imagen: giphy.gif]
 0  0  0  0  0  2  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#13
Por más que uno intente evitarlo, la naturaleza siempre va a hacerse notar cuando nosotros no estamos pasando de la raya y creo que eso puede conceptualizarse de muy buena manera en el mundo pokémon. Para mi claramente logró dar esa impresión. Nunca pensé que iba a venir de la mando de esa línea evolutiva pero hace todo el sentido por su carácter y la ferocidad de Grimmsnarl. Muy bueno!
Pokémon Connection - Capítulo XI
¿Como se manejará un grupo de jóvenes en una Hoenn cada vez más peligrosa?
 0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#14
Bien, aquí viene mis opiniones de cada uno de los capítulos. A partir del sexto. Cada capítulo tendrá una opinión propia. Oh debí haberlo hecho antes. Bueno a lo nuestro.

No.1:

Como pasas de un saltamontes lleno de vida a ser un cascarón vacío (literalmente) de tu antiguo ser. Se que así es su evolución pero, ver como esa mitad llena de energía se va y tu solo. Te quedas viendo a la nada.

Aparte de que el hoyo en tu espalda. Si alguien lo ve. Adiós a tu alma. Esto refleja como un evento nos puede cambiar para siempre.

No.2:

Pasas de ser un perrito muy tierno (Houndour) a convertirte en un monstruo. (Houndoom) en este caso, una piedra de procedencia desconocida.

Si hubieran atrapado al ladrón y su Meowth. Esta historia pasaría automaticamente a la parte de explicitos terminados. Pero fue muy buen fic.

No.3:

Vives tranquilo apartado del mundo con tu esposa, hijos y tus vecinos. Y de la nada un dragón destruye tu casa y tu ciudad. Sin piedad ni remordimiento.

Al inicio pensé, ¿Es King (Rey) Gidorah? Pero es Hydreigon. Me sorprende que no fuera controlado por otra persona.

No.4:

La amistad, en este caso de un travieso (a pesar de no tener genero) Rotom y una inocente niña rica pero amable.

Ah no un cientifico hijo de &%€# decide robarlo y en el proceso. Quema la casa con ella adentro y se va sin sentir remordimiento.

Disculpa por la groseria. Pero ver esto me dan ganar de matarlo. Cuándo pueda crear una idea para meterlo a el en una historia. Lo haré. Con tu autorización previa claro.

No.5:

Si no respetas a la naturaleza, esta cobrará venganza.

Una mezcla entre los pitufos y un ser desconocido tratando de espantar a los colonos del bosque Lumirinto. Y refleja el camino de auto destrucción de nuestra especie.

Veredicto:

Todas son buenas. Usas la descripción de los pokémons en su ambiente natural. Combinado con las métricas de un poema. Al menos lo veo de esa forma. Espero tus siguientes fics.

PikaSwag PikaSwag
 0  0  0  0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#15
Holi. @Lawl. la idea de humanos destruyendo el medio ambiente se me ocurrió en el momento de escribir, me costó hacer el tipo hada, pero creo que genera un buen contraste. @Heartless creo que no los había visto con toques de poema, pero creo que mi subconsciente lo intenta de esta manera, últimamente he tenido ganas de escribir poemas o canciones. No tengo problemas para que escribas sobre ese científico, será como el fanfic del fanfic, no lo tengo planeado, pero lo tengo pensado como parte del elfoverso.
Un beso para todes.

El Panda
 
 
     En una zona boscosa entre ciudad Luminalia y pueblo Vánitas, mucho más allá del famoso parque de patinaje, tres pequeñas criaturas con apariencia de oso correteaban por el lugar, su pelaje era principalmente blanco en su cabeza y negro en el resto del cuerpo, poseían una mirada infantilmente desafiante y conservaban una hoja de bambú en su boca.
 
     Era una vista apacible para quien los cuidaba, también era un oso, pero con un aspecto más intimidante gracias a su serio semblante y su enrome tamaño. Ostentaba la misma gama de colores, su pelaje posterior se extendía como una capa y tenía una varilla en su boca. Una escena bastante grata, digna de una postal o un cuadro, muchos investigadores pokémon darían mucho dinero por estar ahí, pero también algunas personas de dudosa procedencia.
 
     A varios metros de distancia unos hombres de aspecto tosco se apuraron en avanzar, habían detectado a semejante bestia hace algunos días, por lo que tuvieron que planear detenidamente sus movimientos. Dejaron la camioneta a pocos metros para aproximarse cautelosamente con mallas y unas pokéball en mano, estaban listos y decididos para lograr su reprochable cometido, conocían a una anciana que pagaría mucho dinero por al menos un ejemplar.
 
     Se acercaron silenciosamente, observaron a los pequeños osos jugando, pero no vieron al más grande, lo que era aún mejor. Capturaron a las tres criaturas, fue un trabajo sencillo, aquellos hombres de mala vida ya podían sentir el dinero en sus manos. Se dispusieron a regresar al auto antes de que volviese el enorme oso, pero uno de ellos fue lanzado lejos gracias al golpe de un oscuro brazo, sintiendo un fuerte dolor en su estómago. El otro hombre recibió un golpe en todo su rostro, quedando noqueado en pocos segundos.
 
    La enorme criatura dejó salir toda su cólera a través de un potente rugido que inundó cada rincón de la arboleda, varias aves salieron volando de sus nidos por la repentina impresión. Registró la bolsa del cazador que se encontraba en el suelo, esperando encontrar algún rastro de sus bebés, pero no había nada. Con su mirada buscó al que había lanzado lejos, pero no lo encontró.
 
     Apenas logró moverse y esconderse entre los árboles para desplazarse lentamente hacia la camioneta, sentía un dolor intenso en su interior, al menos tendría dos costillas fracturadas. Por un momento se impresionó de lo que era capaz de hacer por dinero, no sólo traficar con pokémon, sino también exponerse a sí mismo y dejar botado a su compañero, después de eso, claramente nunca más trabajarían juntos.
 
     Alcanzó a llegar a la camioneta, pero una vez dentro de ella, un poderoso rugido en la retaguardia lo alertó del arribo de la bestia iracunda. Encendió el vehículo para comenzar a andar, observó por el espejo retrovisor, pero no pudo verlo. Lo único que sintió después de eso fue un poderoso golpe proveniente desde el techo de la camioneta, luego ya no recordó más.
 
     El enorme oso arrancó la puerta del vehículo de una sola vez, hizo a un lado al hombre y trajinó el interior hasta dar con las pokéballs que contenían a sus bebés, las tomó y se las llevó a lo profundo de la foresta, esperando poder averiguar cómo liberarlos. Esos hombres nunca más intentarían meterse con una bestia más grande que ellos.
[Imagen: giphy.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: Heartless, 1 invitado(s)