Índice - Índice de Mismo Destino
#1
Índice de
Mismo Destino
 

 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder

Longfic- Índice de Mismo Destino

Extension largaLongfic
FranquiciaOriginal
GéneroAcciónSuperación
Resumen

Esta es la larga historia de 4 humanos y 4 Pokémon que viajan por el mundo en busca de maravillas y experiencias, pero jamás se habrían esperado tales giros y sorpresas.

Advertencia
#31
Capítulo 17

Ya eran 3 los que partieron en su viaje, mientras que el resto nos seguíamos reuniendo para prepararnos lo mejor que pudiésemos. Días, tardes y noches dedicando a estudiar y entrenar, estuvimos así durante semanas, aunque Eric y Tamara se distanciaban cada vez más. Y cuando transcurrió un mes después del aviso de las pruebas finales, nos enteramos de que Eric y Tamara realizaron las pruebas sin avisar a nadie. Ocurrió una semana antes del día en el que otros 3 alumnos se iban a someter a las pruebas. Según la profesora Carrasco, dijo que Eric y Tamara demostraron unos resultados excelentes en el examen teórico; pero según el profesor García, la manera de Eric de entrenar seguía siendo orgullosa y firme, aunque no de una manera que fuese tranquilizante, y que Tamara estaba colada por él, razón por la cual también se empeñó en realizar las pruebas junto a él. Eric y Tamara acabaron distanciándose mucho de todo lo que les rodeaba, y no supimos qué razones tendría, lo único que pudimos hacer fue asumir que ya no estaba y seguir con nuestra propia marcha.

Ahora quienes iban a participar en las pruebas eran Sara, Sandra y Álvaro. La primera prueba, la teórica, les salió aceptable, siendo Sandra que mejor nota sacó, y Álvaro el que menos nota obtuvo. Pero cuando íbamos a ir al laboratorio del profesor García, nuestros amigos Adrián, Alberto y Jaime dijeron que irían más tarde por un asunto al que atender. Los tres aspirantes tenían ganas de que no hubiesen más separaciones repentinas, pero también debían aceptarlo y seguir.

Al llegar al laboratorio del profesor García, nos volvió a dar la bienvenida y a llevarnos al campo de batalla. La profesora Carrasco no estaba allí, aún seguía en la escuela por alguna razón que el profesor García quiso saber por curiosidad, de modo que le hizo una llamada para averiguarlo. Solo pudimos escuchar las respuestas del profesor García: su pregunta a que no asistiera y luego un montón de "ajá", "sí" y "vale". Luego se despidió de ella y colgó, nos comunicó que iba a retrasarse por una sorpresa. Así pues, el profesor dejó las pautas para el combate, que sería solo de un 1 contra 1, aunque de todas maneras ellos solo poseían un único Pokémon cada uno, y que él mismo se encargaría de evaluar el combate. Lo que le correspondía a los aspirantes era elegir el orden para realizar la prueba práctica, y optaron por el siguiente orden: Álvaro, Sara y Sandra. Una vez decidido todo, Sara y Sandra fueron al banquillo, Álvaro y el profesor García a los puestos de entrenador, y el resto, que solo éramos Paula y yo, fuimos a las gradas.

(García vs Álvaro)

Álvaro sacó al combate a su Pikachu, y el profesor tardó un poco en decidirse hasta que sacó a Quilladin. Álvaro comenzó usando ataque rápido puesto que sabía de la poca efectividad del tipo eléctrico en el tipo planta. El profesor García le ordenó usar derribo para contraatacar, y Quilladin fue quien sacó ventaja en la colisión de movimientos. Álvaro estaba sorprendido, a lo que el profesor García le dijo que Quilladin abundaba en ataque y defensa físicas, por lo que le recomendó usar otra vía de ataque. Trató de pensar en ello, y mientras tanto, el profesor García ordenó usar látigo cepa. Álvaro dejó de pensar en una estrategia y ordenó a Pikachu que esquivara, con éxito.

Álvaro se percató de la diferencia de velocidades de ambos Pokémon, así como otra manera de atacar, y fue entonces cuando puso su idea en marcha. Primero le ordenó usar agilidad para ganar movilidad, mientras que el profesor García ordenaba que el látigo cepa de Quilladin lograse golpear a Pikachu, pero sin resultado. Álvaro le ordenó a Pikachu usar impactrueno contra Quilladin, y de un salto envuelto en electricidad se dispuso a lanzar el ataque. El profesor García reaccionó tratando de golpear de nuevo con látigo cepa, y Álvaro le ordenó a Pikachu que se moviese. Eso provocó que Pikachu se desplazara un poco en el aire, pero no lo suficiente para evitar un golpe del látigo cepa. Sin embargo, el impacto de Quilladin golpeó desde abajo y le hizo girar en el aire, convirtiendo su impactrueno en bola voltio. Álvaro aprovechó y ordenó usar su nuevo movimiento contra Quilladin, y el ataque fue directo hasta él sin posibilidad de esquivarlo, causándole un gran daño y dejándolo fuera de combate.

(Ganador: Álvaro)

El profesor García devolvió a Quilladin a su Poké Ball, y felicitó tanto a su Pokémon como a Álvaro por un gran combate. Evaluó que tuvo algo de suerte, pero que demostró una buena reacción. Ahora era el turno de la siguiente aspirante, le tocaba a Sara. Álvaro fue junto a Pikachu hasta el banquillo mientras Sara iba al puesto de entrenador. Sandra la animó mientras se levantaba, y Álvaro la animó mientras se cruzaba con ella de camino a cambiarse de lugar. Una vez reubicados, empezó el siguiente combate.

(García vs Sara)

Sara sacó a Popplio al combate, y el profesor García sacó a Dewott. Sara se mostraba temblorosa e insegura, y el profesor no lo pasó por alto e intentó ayudarla un poco. Le dijo que la presión o el miedo son normales, pero justamente por eso los humanos y los Pokémon combaten juntos, para superar esos obstáculos. Sara trató de despejarse, pero le llevaba mucho tiempo. El profesor García trató de espabilarla ordenando a su Dewott que usara concha filo. El movimiento llegó a alcanzar a Popplio y causarle daño. Sara estaba asustada, pero Popplio se volvió a posicionar.

El profesor García le dijo a Sara que su Pokémon confía plenamente en ella, al igual que ella confía en Popplio, y que incluso nosotros, sus compañeros, nos hemos estado ayudando mutuamente por confianza y seguridad. Sara aún estaba algo temblorosa, pero Sandra le gritó un consejo: que simplemente cambie de creer en riesgos a creer en posibilidades. Sara miró a su amiga Sandra, cerró los ojos y suspiró profundamente. Entonces pasó a la acción.

Sara ordenó usar acua jet, y García ordenó usar de nuevo concha filo para frenar su ataque. Al venir de frente y por la diferencia de potencial, Dewott detuvo el ataque de Popplio. Sara no se rindió y volvió a usar acua jet, pero esta vez que atacase desde otros puntos. Dewott no estaba preparado para algo así y recibió algunos golpes. Sara repitió la misma acción hasta que Dewott pudo predecir por donde atacaría. Ante eso, Sara cambió de ataque y ordenó usar voz cautivadora, y ese movimiento no podía ser bloqueado por Dewott.

Sara usó una vez más ese movimiento, pero esta vez el profesor García no dio ninguna orden y su Dewott recibió el golpe. Luego de recibirlo, le ordenó usar desquite, un movimiento que es más fuerte si ha recibido daño recientemente. Dewott fue directo hasta Popplio y le golpeó con desquite, lanzándolo por los aires. Popplio cayó al suelo y estaba muy herida, tratando de levantarse. El profesor García le preguntó a Sara si quería continuar, y a ella se le bajaron los humos y finalizó el combate.

(Ganador: García)

Pese a la derrota, el profesor García le dio una buena puntuación a Sara por su motivación y saber cuando parar, aunque también recalcó que debía cuidar su inseguridad. Sandra fue corriendo hasta Sara para ayudarla a apoyarse y a devolver a Popplio a su Poké Ball, para luego ir acompañándola hasta el banquillo. Ahora era el turno de Sandra, y estaba decidida a impresionar a Sara si eso puede darle algo de valor. Colocados ambos entrenadores, García regresó a Dewott y se prepararon para su combate.

(García vs Sandra)

Sandra sacó a Charmander, y el profesor García estuvo a punto de sacar a Monferno, pero tras el incidente de Julián, cambió de elección a Torracat. Para el inicio Sandra ordenó usar arañazo contra Torracat, pero el profesor García ordenó esquivar el movimiento y luego atacar colmillo ígneo. Aunque el daño elemental no era tan efectivo, la diferencia de potencial compensó y dañó a Charmander. Sandra no se quería rendir tan pronto y ordenó usar ascuas. El profesor García ordenó avanzar a través del ataque usando golpes furia. Las llamas de ascuas se redujeron rápidamente y Torracat alcanzó a Charmander. Aún podía hacer algo, y ordenó usar garra metal, a lo que el profesor García ordenó contratacar con doble patada, causando gran daño a Charmander. Como último intento, ordenó usar dragoaliento, pero el profesor García volvió a ordenar esquivar y luego que usara mordisco. Charmander recibió todos esos movimientos y apenas pudo hacer nada.

Sandra estaba asustada, pero el profesor García sabía lo que estaba haciendo. Él le preguntó si estaban dispuestos a seguir, y ella estaba a punto de rendirse hasta que el profesor García la interrumpió. Le dijo que comprobase bien si no podían intentar nada más. Sandra pensó en eso y se dio cuenta de un aura roja que envolvía a su Charmander, y recordó la habilidad que tienen los Pokémon iniciales. Fue entonces cuando decidió no rendirse y atacar con ascuas. Y para sorpresa de todos, no eran unas brasas como antes, sino unas llamas intensas, y fue por la habilidad mar llamas de Charmander. El movimiento alcanzó a Torracat, que al igual que el primer movimiento del combate, pese a la baja efectividad elemental, la potenciación del movimiento le hizo mella, dejándolo herido.

Sandra estaba confiada en seguir, pero entonces el profesor García dio por finalizado el combate, retirándose él mismo y otorgándole la victoria a Sandra y a Charmander.

(Ganadora: Sandra)

Sandra le preguntó al profesor por qué decidió dejarlo si aún podían. Y mientras el profesor García devolvía a Torracat a su Poké Ball con un elogio, le respondió que la prueba práctica del combate no tiene que acabar con los Pokémon fuera de combate, sino que evalúa como combatimos. Cosa que ella olvidó, pero le sentó bien que lo valorasen.

De pronto, el timbre del laboratorio sonó, había visita. No supimos de quién se trataba hasta que el profesor García dijo "Ah, ya están aquí". Fuimos a acompañarlo y era la profesora Carrasco junto a Adrián, Alberto y Jaime. No entendíamos por qué habían venido junto ahora que todo había acabado, hasta que el profesor García y la profesora Carrasco se pusieron a hablar.

—¿Y bien? ¿Cómo les ha ido? —Preguntó el profesor García.

—Pues… No han sido buenas notas… —Respondió la profesora Carrasco.

—¿Del más mejor al menos mejor?

—Tú siempre positivo con todo el mundo, ¿eh? Bueno, pues Alberto, Adrián y Jaime.

—Perfecto, ya tenemos un orden.

Resultó ser lo que esperábamos, o más bien lo que no nos esperábamos hasta ahora: ellos también iban a realizar las pruebas. Pasaron dentro hasta el campo de batalla, yo y Paula volvimos a las gradas, pero esta vez Álvaro, Sara y Sandra estaban allí pudiendo ver más combates para empaparse de la esencia que es combatir. Adrián y Jaime fueron al banquillo, Alberto y el profesor García fueron a los puestos de entrenador, y la profesora Carrasco se puso como jueza del combate. Las normas fueron las mismas que para los tres primeros: 1 contra 1 de un solo Pokémon. Ambos profesores lo confesaron, prepararon todo para que fuesen 6 alumnos los que realizaran la prueba hoy. Yo pensé que podrían dar gracias por ello, ya que eso les daba la oportunidad de acabar antes. La profesora Carrasco pidió orden en la sala, comprobó la disponibilidad de ambos entrenadores, y cuando ambos confirmaron, ella dio inicio al combate.

(García vs Alberto)

Alberto sacó a Treecko, y el profesor sacó a Grovyle. Era un duelo de la misma familia evolutiva, lo que le hizo recordar al profesor que también fue así el combate contra Eric, donde su Monferno acabó derrotado por su Chimchar. Eso significaba que Eric se estaba enfocando tanto en el combate que tuvo que evitarnos para sacar su propio potencial. Pero eso no era lo que importaba ahora, sino el combate contra Alberto.

Alberto y el profesor García ordenaron usar exactamente los mismos movimientos, los cuales tuvieron un mismo impacto: ataque rápido y absorber. E incluso trataban de atacar por sorpresa, pero también eran igual de ágiles esquivando. La cosa cambió cuando el profesor García ordenó usar corte furia, que fue muy eficaz en Treecko. El profesor García volvió a usar el mismo movimiento, pero Alberto ordenó esquivar el movimiento en el momento justo. Ambos sabían que ese movimiento se hacía más fuerte cuanto más se usaba, hasta que fallaba. Y en ese primer fallo, Alberto ordenó a Treecko usar ataque rápido contra Grovyle, pillándolo por sorpresa.

Alberto estaba serio pese a la ventaja que tenía, y finalmente, el profesor García optó por poner fin al combate, habiendo visto suficiente.

(Ganador: Alberto)

No fue hasta el fin del combate cuando Alberto cambió su expresión de seriedad y concentración a júbilo. Todos le estuvimos felicitando por como se desenvolvió en combate. Ahora era el turno de Adrián, y tanto él como Alberto cambiaron de lugar. La profesora Carrasco hizo sus pautas e inició el combate.

(García vs Adrián)

Adrián sacó a Torchic, y el profesor García sacó a Monferno. Ambos Pokémon tenían en común ser iniciales que acababan evolucionando en fuego/lucha, así que podría considerarse un combate igualado, sino fuera porque Torchic aún no podía usar ataques de tipo lucha.

Para iniciar, Adrián inició ordenando a Torchic usar nitrocarga, pero el profesor García ordenó que esquivase el movimiento, y Monferno fue rápido en esquivar. Luego le ordenó usar ultrapuño, y Adrián reaccionó para ordenarle usar detección, logrando esquivar el movimiento. Luego Adrián volvió a ordenar usar nitrocarga, y el profesor García volvió a ordenar que esquivara, pero Torchic fue lo suficientemente rápido como para rozar algunas brasas de su cuerpo por el movimiento contra Monferno. Adrián sabía lo que hacía, estuvo usando ese movimiento para potenciar la velocidad de Torchic.

El profesor García decidió que ir a la defensiva no le serviría para escapar, así que iría a ofensiva total. Le ordenó a su Monferno usar puño fuego, y cuando se acercó lo suficiente, Adrián le ordenó usar detección para esquivar. Aprovechando la sorpresa, le ordenó usar ataque rápido y luego picotazo, causando grandes daños en Monferno. Parecía que Adrián tomaba el control del combate, pero el aura roja de Monferno por su habilidad mar llamas comenzó a brillar, y el profesor García aprovechó para usar amago. Confiado, Adrián ordenó usar detección de nuevo, pero amago era capaz de superar movimientos como protección o detección, alcanzando con un golpe a Torchic. Y para rematar, el profesor García ordenó usar puño fuego. Desde tan cerca, no había manera de reaccionar a tiempo, y Torchic se llevó un buen puñetazo ardiente de Monferno, causando que cayese debilitado. La profesora Carrasco anunció el fin del combate y la victoria para el profesor García.

(Ganador: García)

Para este combate, el profesor García también le dio el visto bueno a Adrián. Le dijo que de haber jugado bien contra los ataques de Monferno, él mismo hubiera finalizado el combate. Adrián estaba molesto por cometer ese pequeño fallo, pero lo hacía con una expresión de alegría y aceptación. Raramente se ve a alguien asumir una derrota tan bien. Y finalmente, era el turno de Jaime, el cual se levantó del banquillo y se cambió de sitio con Adrián. La profesora Carrasco volvió a comprobar si estaban listos, y se le escapó un "¡Cállate, Julián!". Se puso un poco roja de la vergüenza, pero enseguida todos nos reímos, hasta Alberto dijo que hubiera deseado decirle eso en aquella vez. Cuando todos dejamos de reír, la profesora Carrasco dio inicio al combate.

(García vs Jaime)

Jaime sacó a Mudkip al combate, mientras que el profesor García sacó a Croconaw. Para sorpresa de todos, estos tres últimos combates fueron el foco de los iniciales de la región de Hoenn. El profesor García lo expresó y negó poder callárselo antes de seguir el combate. Luego fue él quien tomó la iniciativa y ordenó usar azote contra Mudkip. Jaime, en vez de dar una orden, les preguntó a Adrián y a Alberto qué debía hacer, y estos le contestaron que usara pistola agua. Luego le ordenó a Mudkip usar ese movimiento, consiguiendo frenar el avance de Croconaw.

El profesor García estaba serio y en silencio. Jaime aprovechó que no daba ninguna orden para preguntar de nuevo qué debía hacer, y sus compañeros le respondieron, primero uno que usara golpe roca, y luego otro que usara lanzarrocas. Jaime le ordenó a su Mudkip usar esos movimientos, logrando que el primero debilitase el aguante de Croconaw, y el segundo causando un daño alto y lo dejase incapacitado. Jaime se mostraba enorgullecido, y quiso terminar el combate ordenando él mismo que su Mudkip usara placaje. Pero cuando se aproximó hasta Croconaw para golpearlo, el profesor García devolvió a Croconaw a su Poké Ball.

Jaime llamó la atención que eso no era justo, a lo que respondió que no lo hizo para evitar el movimiento sino para retirarse, además de que tomó demasiada dependencia de sus compañeros. La profesora Carrasco, dolida en el alma, descalificó al profesor García y le atribuyó la victoria a Jaime.

(Ganador: ¿Jaime?)

Pese a haber perdido, el profesor García no le reconoció el aprobado a Jaime por su combate. Alberto y Adrián fueron a su lado para defenderle, alegando que aún estaba aprendiendo y que no iba contra las normas pedir ayuda externa, además de que creían que ayudándose mutuamente lograrían grandes cosas. El profesor García se enfadó y corrigió lo que creían entender, que esos no eran los vínculos que debían formarse. Lo que demostró Jaime no era estar unido a su Pokémon, sino que se limitó a combatir con ayuda.

Se prefirió no seguir con el tema y tocaba retirarse. Álvaro nos dijo a Paula y a mí que tras esto, ambos éramos los últimos en realizar las pruebas. Esa verdad nos afectó negativamente, estuvimos tanto tiempo entrenando y estudiando junto a los demás, e intentando pensar en qué más hacer para el futuro. Fue por ello que le pedimos a la profesora Carrasco y al profesor García que nos dejaran hacer las pruebas, pero por desgracia no quedaba tiempo para el examen teórico de la profesora, ni tampoco le quedaban Pokémon al profesora para el examen práctico.

Nuestros compañeros nos dieron algo de apoyo, y ánimos para cuando fuésemos a realizar nuestras pruebas. Por desgracia, ninguno de ellos se podía quedar más tiempo, ya tenían todo planeado para viajar. Estaba deprimido, pero Paula sabía cuál era la emoción correcta, la cual me transmitió a mí. Ambos esbozamos una sonrisa de conformidad y apoyamos a nuestros compañeros. Después de eso, algunos tenían que irse a su hogar para terminar de prepararse, y luego fueron más y más los que usaron la misma excusa. De modo que todos nos despedimos y nos fuimos cada uno a nuestro hogar.

Al día siguiente, nos reunimos todos en el puerto para despedirnos de nuestros compañeros que empezaron su viaje… o más bien parecía que todos ellos se despedían de nosotros al ser tan minoría. Todos tenían pensado viajar lo más lejos que pudiesen, pero hasta donde es lo que quieren descubrir. Luego, el barco hizo un llamamiento y todos tuvieron que subir a bordo. Cuando el barco hizo sonar su sirena, el barco comenzó a zarpar. Nuestros compañeros nos saludaban desde la popa del navío, mientras Paula y yo les devolvíamos el saludo.

Finalmente, el barco se alejó tanto que ya no se veían. Paula y yo nos quedamos solos, y decidimos que también era nuestro momento de realizar las pruebas. Sin embargo, alguien apareció para recomendarnos esperar un poco más. Ese alguien era el profesor García, que vino junto a la profesora Carrasco para vernos e invitarnos a su hogar, pues tenían un favor que pedirnos a nosotros en concreto.
El Gallade variocolor parte del tema.

[Imagen: ec48c9f4060544733bd5b5319618e81c7c748947_hq.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#32
Capítulo 18

Los profesores de Vucloin se reunieron con nosotros porque nos buscaban. Nos invitaron a su laboratorio de nuevo para hablar de algunas cosas y de un favor que pedirnos. Durante el camino, les pedimos que nos permitieran realizar las pruebas, aunque nos recomendaron tomarnos algo más de tiempo y asegurarnos de tenerlo todo claro. Con "tenerlo todo claro" era darnos cuenta de que no teníamos que realizar las pruebas solo por la influencia de que nuestros compañeros se hubiesen ido ya, sino de tener todo planeado para después de las pruebas.

Una vez allí, en el salón del laboratorio, el profesor García y la profesora Carrasco nos hablaron de lo que querían pedirnos, pero antes me pidieron que si podía sacar a Riolu para verlo. Les dije que había evolucionado a Lucario, pero igualmente lo saqué de su Poké Ball ante ellos.

Cuando Lucario salió de su Poké Ball, al saber donde estaba, se puso a mirar a todos los lados. Y cuando le dirigió la mirada al profesor García, este le lanzó una sonrisa de felicidad y un saludo. Lucario se emocionó y abrazó al profesor. Estaban contentos de verle y que estuviera en tan buena forma. Luego de eso, Lucario se apartó del profesor por petición suya y ambos profesores nos miraron.

Con sus manos en plegaria y pasando a una expresión de tristeza, nos rogaron que les ayudásemos a cumplir el sueño de Víctor. Ciertamente, Lucario era el Pokémon de Víctor antes de evolucionar y antes de… aquello. Es por eso por lo que querían verlo en un principio. También es cierto que Paula y yo éramos sus amigos más cercanos durante ese tiempo. Es por ello por lo que confiaban tanto en nosotros. No estábamos seguros de qué responder, pero ellos aún no habían terminado de hablar.

—Por favor, ayudadnos a cumplir el sueño de nuestro hijo —Suplicó el profesor García con un tono de tristeza—. Su sueño siempre fue viajar y conocer en persona todo tipo de información. Quisimos que siguiera con la labor de profesor Pokémon, pero él no dejaba de negarse y evitar el tema. Y por ser hijo nuestro, todos creían que era un mimado para ser una persona por encima de los demás. No pudimos causarle otra cosa que molestias.

—Pero entonces aparecisteis vosotros —elogió la profesora Carrasco con lágrimas en los ojos—. Finalmente pudo hacer muy buenos amigos, volverse un buen entrenador, y ser capaz de volver a sonreír. A pesar de que ya no esté aquí *snif* vosotros le hicisteis sentirse bien de nuevo.

Nos pusimos a recordar los tiempos que pasamos junto a Víctor, y en la importancia de su sueño. Sin embargo, aún no estábamos seguros de qué hacer exactamente. ¿Ese sueño era el mismo que teníamos nosotros? Lo dudábamos mucho.

El profesor García le pidió a la profesora Carrasco que trajera algo que perteneció a Víctor. Salió de la habitación y volvió un rato después con un diario. Nos dijeron que en él estaba todo lo que Víctor escribió desde pequeño. Tanto le gustaba investigar como a ellos que hasta también tomaba notas.

Paula y yo lo leímos juntos, estaban recogidas anécdotas suyas, de descubrimientos fascinantes y malas experiencias con las personas, tal y como nos contaron sus padres. Habían páginas en las que hablaba de nosotros, de lo bien que se sentía. Los combates que tuvimos, y hasta de lo mal que le caía Eric. Pero lo doloroso fue que la última página tenía escrito que su sueño de viajar fuera de la región se iba a cumplir, y que tenía a los mejores amigos para su viaje, el resto estaba en blanco. Paula y yo llorábamos por ello.

Víctor nos apreciaba muchísimo, y entonces decidimos aceptar su petición y ayudarles en cumplir el sueño de Víctor. Los profesores lloraban de felicidad y se ofrecieron en ayudarnos para lo que fuese. Pensamos en el viaje y en las pruebas, pero queríamos saber qué más nos haría falta. Ellos nos preguntaron con qué contábamos para el viaje, y les respondimos tras pensarlo un rato en que nos teníamos el uno al otro, así como a nuestros Pokémon. Nos preguntaron qué habilidades y recursos teníamos para viajar, y eso era lo que nos fallaba todo este tiempo, no pensamos en qué más hacer.

Nos preguntaron qué cosas nos podrían interesar de hacer, que qué se nos pasaba por la cabeza primero. Yo pensé en máquinas mientras que Paula pensó en comida, de modo que nos enseñarían a mí algo de mecánica y a Paula algo de cocina. Y lo segundo que se nos pasó por la cabeza fueron los hombres de blanco y de negro que tanto mal causaron. Yo dije justicia, y Paula dijo salud, así que también nos enseñarían a mí algo de autodefensa y a Paula algo de primeros auxilios.

Ahora sí que nos sentíamos decididos, aunque por supuesto nos faltaba prepararnos para todo. Con la ayuda de los profesores, Paula y yo estuvimos estudiando, entrenando y aprendiendo todo lo que hacía falta. Puede que no saliésemos antes de lo esperado como nuestros compañeros, pero valió la pena tomarnos nuestro tiempo e ir progresando poco a poco.

Faltaba una semana para la fecha límite de las pruebas, y los profesores nos citaron para llevarnos a un lugar especial para celebrar el poco tiempo que quedaba. Durante el trayecto se mostraban entristecidos, pero cuando nos fijábamos se cambiaban a conformes. Al llegar allí lo entendimos, nos llevaron al cementerio, hasta la tumba de Víctor. En todo este tiempo pensé que estaba desaparecido, y fui un ingenuo al no pensar en algo así. Era la primera vez que Paula y yo visitábamos su tumba, y estábamos deprimidos.

—Aquí yace el recuerdo de nuestro hijo —Relató el profesor García con seriedad—. Nunca se llegó a encontrar ninguna pista de él, pero para no olvidar su pérdida hicimos esto en su honor. Si hay algo que queráis contarle, adelante.

Estábamos decaídos, sintiendo pesar y culpa. El profesor García habló primero.

—Hijo, estoy orgulloso de que hayas luchado por lo que más has querido, por tus sueños y por tus amigos. Te prometo que siempre aprenderé nuevas cosas como quisiste tú.

Luego habló la profesora Carrasco.

—Mi vida, yo… siempre te querré. Sé que nunca dejaste de soñar, y por ello yo tampoco dejaré de soñar contigo.

Paula tomó fuerzas y habló.

—Víctor, siempre has sido alguien bueno. Estés donde estés, te prometo que seré una gran Pokémon. Ayudaré a todos con mi poder Pokémon, haré ricas comidas y curaré a los heridos.

Y finalmente, yo también hablé.

—Víctor, jamás te he olvidado. No sabía lo importante que era para ti, cuando tú también lo has sido para mí. Te juro que seré un gran entrenador, que usaré bien las máquinas y detendré a nuestros enemigos.

Con una última oración, nos fuimos de allí. El resto del día se volvió pesado, así que descansamos.

Tras eso, volvimos a prepararnos durante los últimos días hasta que finalmente llegó el momento de nuestras pruebas. Éramos los últimos, pero los más preparados y debíamos demostrarlo. Estábamos en el aula, Paula y yo separados, con el examen enfrente, disponiendo de una hora para realizarlo. La profesora Carrasco dio inicio al examen y nos pusimos a responder todo lo que pudiéramos. Aún teníamos dudas, aún estábamos agobiados, y era extraño tras tanta preparación. No era falta de estudio, sino que aún nos quedaban cargas encima: perder a nuestro amigo, que nuestros compañeros partiesen tan pronto, las dudas antes del viaje, y habernos separado en ocasiones. Confundimos esas malas experiencias con problemas del examen, pudimos resolverlas a tiempo y continuamos. Tiempo después, la profesora dio fin al examen y recogió los nuestros. Luego se puso a evaluarlos. Pasaron unos minutos hasta que nos los dio por válidos con muy buena nota (aunque no llegaron a ser perfectos).

Luego, nos acompañó hasta el laboratorio del profesor para realizar nuestra última prueba, la del combate. Para esta prueba, yo contaba con 4 Pokémon: Paula, Lucario, Froakie y Chikorita. De modo que el profesor García me propuso enfrentarme a sus 6 Pokémon. Fue algo brusco, pero Paula y nuestros otros Pokémon aceptaron. Yo y Paula fuimos al lado del aspirante, mientras que el profesor García fue al otro lado de entrenador. La profesora Carrasco se puso en el puesto de jueza y repitió las normas: un combate individual, en el que el aspirante usará 4 Pokémon y el examinador usará 6. El combate finalizará cuando los Pokémon de una de las partes no pueda continuar o se den otras circunstancias. Después de aceptar las normas y estar preparados, la profesora Carrasco dio inicio al combate.

(García vs Joaquín)

Como primer Pokémon, decidí sacar a Froakie, mientras que el profesor García sacó a Dewott. Pese al entrenamiento, Froakie y Chikorita no habían obtenido suficiente experiencia. Aun así, era el momento de darlo todo. Como primer movimiento, le ordené usar burbuja, mientras que el profesor García ordenó deshacerse de mi ataque con concha filo. Luego volvió a ordenarle usar ese movimiento para atacar a Froakie. Le ordené que esquivase, pero fue en vano y recibió el golpe.

Estaba algo preocupado, pero el profesor García me dijo que supiera bien de lo que eran capaces mis Pokémon. Entre los movimientos que conocía tampoco llegó a aprender nuevos. El profesor García dijo que todo vale si se usa con cabeza, y luego ordenó a Dewott que usara concha filo contra Froakie de nuevo. Yo no podía ordenarle que esquivase, ni tampoco serviría burbuja o destructor, solo quedaba un movimiento que al recordarlo pensé que serviría. Le ordené usar gruñido, pero el impacto del movimiento le alcanzó igualmente, solo que con menos potencia que antes.

Decidí aprovecharme de eso y le ordené a Froakie que siguiera usando gruñido contra Dewott. Eso provocaba que cada vez fuese más débil atacando. Después pasé a la ofensiva y ordené que Froakie usara destructor. El profesor García trató de defenderse usando concha filo, pero era tan débil que el ataque de Froakie superó al de Dewott. Y para rematar, le ordené usar burbuja, logrando que Dewott estuviera fuera de combate.

Tras eso, el profesor García me pidió que cambiase de Pokémon, que era suficiente para Froakie. Decidí hacerle caso y cambie a Chikorita. Estando ella en el campo de batalla, le pregunté si estaba con ganas, pero hizo mueca de ignorarme. El profesor García sacó a Quilladin al combate. Empezó él usando rodar, y le ordené a Chikorita que esquivase, pero no hizo caso y fue golpeada. El movimiento rodar seguiría hasta alcanzar el máximo de veces o hasta fallar, y Chikorita solo podría aguantar eso si esquivaba. Volví a pedirle que esquivase, pero negó hacerme caso de nuevo y la golpearon otra vez, acabando muy malherida.

No entendía por qué no me hacía caso a mí. En eso, Quilladin iba a golpear por tercera vez a Chikorita, pero esta vez quien le dio la orden de esquivar fue Paula, y Chikorita hizo caso, evitando el tercer golpe consecutivo y deteniendo el ataque de Quilladin. Su habilidad espesura estaba activada, Paula aprovechó y ordenó usar hoja afilada. El daño fue potenciado, pero Quilladin pudo soportar el ataque. El profesor García ordenó usar rodar de nuevo, y Paula le ordenó esquivar, lográndolo de milagro. Paula le ordenó a Chikorita usar hoja afilada de nuevo, haciendo mella en Quilladin. El profesor García ordenó usar rizo defensa y Paula mandó usar hoja afilada de nuevo, pero esta vez no hizo tanto daño. Después de eso, el profesor García volvió a ordenar usar rodar. Quilladin giraba rápidamente hacia Chikorita, y no iba a lograr esquivar. Entonces Paula le pidió a Chikorita que pusiera todas sus ganas en un último hoja afilada. Chikorita lanzó su ataque por última vez, pero el impacto que causó fue diferente, logrando superar las defensas de Quilladin. Logró que su movimiento fuese crítico, y consiguió derrotar a Quilladin.

Tras eso, Paula elogió a Chikorita, que fue hasta Paula para recibir su cariño, luego me miró a mí y me sacó la lengua. Chikorita apreciaba a Paula como su dueña, no a mí, eso me quedó claro. El profesor García guardó a su Quilladin y sacó a su siguiente Pokémon: Croconaw. Y yo volví a tomar las riendas de entrenador y saqué a Lucario.

El profesor García mandó usar colmillo hielo, y yo contrataqué con ataque óseo. Me equivoqué de combinaciones y Croconaw salió ganando, hasta le causó algo de congelación a Lucario. El profesor García ordenó usar pistola agua, y yo le ordené que esquivase, lográndolo a tiempo. Aprovechando el despiste, el profesor García ordenó a su Croconaw que usara triturar contra Lucario. Traté de que se defendiera con ataque óseo, pero solo me detuve en ordenar ese movimiento, no llegué a dar otra orden mejor. Lucario recibió el impacto. El profesor García me daba ánimos para seguir, que Lucario confía en mí tanto como en Víctor. Me contó que Riolu, su preevolución, evoluciona a Lucario cuando es muy feliz junto a su entrenador. Me recompuse e iba a ordenarle un ataque, hasta que un aura naranja envolvió a Lucario. Lucario se volteó a mí y me dijo algo que no entendía, a lo que Paula tradujo, que era su habilidad justiciero. Aproveché esa habilidad y le ordené usar puño incremento contra Croconaw, logrando que cayera de un golpe.

La cosa iba bien, y el profesor García, pese a ir perdiendo, no dejaba de sonreír. Luego de eso me dijo que no bajara la guardia y sacó a Monferno. Iba a ordenarle un movimiento a Lucario, pero el profesor García se adelantó y ordenó usar ultrapuño, impactando rápidamente el ataque de su Monferno en Lucario. Estaba sorprendido, y el profesor García me lo dijo, que no bajara la guardia. Él volvió a ordenar usar ultrapuño, y yo rápidamente pensé en prioridad y ordené usar puño bala. Ambos golpes chocaron en igualdad frenándose el uno al otro. El profesor García aprovechó para que usara puño fuego, y yo aproveché para que usara ataque óseo. El choque de ambos movimientos también estaba igualado, y finalmente detuvieron el impacto para atacar por otro lado, golpeándose mutuamente y causando una derrota mutua.

El profesor García devolvió a Monferno a su Poké Ball, solo le quedaban dos Pokémon que estaban en forma. Me preguntó si quería usar a Froakie o a Chikorita. Devolví a Lucario a su Poké Ball, lo elogié y luego le respondí al profesor que prefería dejarlos al margen ya que no iban a seguir luchando. Por lo tanto, saqué a mi última y mejor Pokémon, a Paula.

El profesor García suspiró profundamente diciendo que este era el final, luego sacó a Grovyle al combate. Le ordenó usar hoja aguda contra Paula, pero yo le ordené que esquivase y que usase psíquico. Paula usó su poder psíquico y levantó a Grovyle en el aire para luego estamparlo contra el suelo. Para sorpresa de todos, fue derrotado en un golpe. Tardamos un buen rato en reaccionar todos, y cuando el profesor García dejó de sorprenderse, sacó a su último Pokémon, Torracat.

Le ordenó usar colmillo ígneo, mientras que yo le ordené a Paula usar psíquico de nuevo. Al igual que con Grovyle, Torracat también acabó exactamente igual en situación y resultado. Volvimos a quedarnos asombrados ante el poder de Paula, e incluso ella sentí que eso no era normal. Un rato después, el profesor García le pidió a la profesora Carrasco que concluyese el combate. Ella iba a considerarlo injusto un potencial así, pero él le dijo que era posible y justo. La profesora Carrasco finalmente se puso de acuerdo con su marido y finalizó el combate a favor nuestro.

(Ganador: Joaquín)

Yo, Paula, y todos nuestros Pokémon nos emocionamos poco a poco y de golpe estábamos eufóricos. Aunque tres de nuestros Pokémon aún tenían secuelas. Paula se ofreció a tratarlos, pero el profesor García le impidió hacer eso y nos aconsejó que fuésemos a un centro Pokémon mientras aun quedase tiempo.

Estando allí, mientras mis Pokémon y los del profesor estaban siendo examinados, e incluida Paula para un chequeo de su potencial. Los profesores y yo estuvimos esperando en la sala principal y hablando del tema.

—Entonces, ¿hemos aprobado? —Pregunté yo.

—Pues… ha sido un combate extraño al final —Respondió el profesor García—. Pero sí, estáis aprobados.

—Gracias, profesor García.

—¡Ja, ja, ja! No hace falta que me sigas llamando "profesor". Llamadnos por García y Carrasco, por favor.

—¡Oh! De acuerdo, prof… ejem, García.

—Oye, Joaquín. ¿Cómo conociste exactamente a Paula?

Le relaté la historia de como la encontré, y derivado de ello mi pasado temor a los Pokémon y superación gracias a ella. García se llevó la mano a la barbilla y se preguntó si Paula era una Pokémon normal. Le dije que el color era diferente, pero no era esa rareza de la que hablaba, sino algo más serio. Eso me recordó a los hombres de negro y de blanco que estuvieron interesados en ella, y que llevaban años sin saber de ellos. García pensó en ello y me pidió dos cosas: que Paula no se exponga tanto a los combates, y que tuviera cuidado de que no se obsesionasen con ella. Le prometí ambas cosas, aunque recalcó que era algo serio.

Minutos después, nuestros Pokémon estaban sanos y en forma de nuevo. Hasta Paula había terminado su chequeo. Le pregunté a la enfermera Joy si le pasaba algo fuera de lo común, y me preguntó que qué más podía tener a parte de ser variocolor y hablar como los humanos, luego bromeó y dijo que no habían detectado ninguna anomalía.

Después de salir, empezaba a oscurecer. Paula y yo decidimos ir a nuestro hogar para contarles a nuestros padres todo lo sucedido y que finalmente íbamos a iniciar nuestro viaje. Los profesores por su parte iban a volver al laboratorio también para preparar cosas para nuestro viaje. Hubiésemos querido hablarlo, pero no quedó tiempo, de modo que seguimos el plan, nos despedimos, fuimos a nuestras casas, lo preparamos todo, y descansamos para el siguiente día.

A la mañana siguiente, nuestros padres se despidieron de nosotros con apoyo, amor y orgullo por empezar nuestro viaje. Tras varias muestras de cariño familiar, Paula yo nos fuimos al puerto. Allí estaba nuestro barco, y también estaban los profesores para vernos. Ellos también estaban orgullosos de que partiésemos a lugares lejanos, pero cuando nos preguntaron por dónde íbamos a empezar fue cuando nos dimos cuenta de otro fallo. Ellos se rieron y nos tranquilizaron.

—No os preocupéis, supusimos algo así. Así que os queremos entregar esto —Dijo García—. Es un mapa de la región de Kanto, consideramos que es el mejor punto de partida de todos.

—También queremos daros esto, es un huevo muy especial —Dijo Carrasco—. Lo guardábamos para Víctor, pero queremos que lo tengáis vosotros en su lugar.

—Descuiden, cuidaremos muy bien del huevo, tanto como de nosotros mismos —Alegó Paula.

—Pues decidido entonces. ¡Nos vamos a Kanto! —Exclamé yo—. Aunque… ¿Qué debemos hacer allí?

—Me gustaría que hablaseis con el profesor de la región, se llama Oak. Quiero estrechar lazos de profesores con él. ¿Me llamaréis cuando lleguéis a Kanto?

—Por supuesto.

—Entonces, buen viaje.

Con esas últimas palabras, nosotros 6 subimos al barco que no tardó en zarpar. El primer puerto en el que atracásemos debíamos de coger otro para ir a Kanto. Nuestra aventura por Kanto está por iniciar, y por Vucloin acaba de finalizar… pero un día volveremos, así que espéranos hasta que volvamos, hogar.
El Gallade variocolor parte del tema.

[Imagen: ec48c9f4060544733bd5b5319618e81c7c748947_hq.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#33
Quería hacer un comentario general de la historia, pero dado el lapso que abarca, finalmente me decidí a hacerlo de cada episodio para dejar mis impresiones puntuales. Ya tras esto, me abocaré a dar una opinión general de la historia o.o

Mostrar Citas
Prólogo
 
Corto pero intrigante, aunque al principio se me hace un tanto confuso por cómo está redactado. Lo que sí, suscita interés.

Capítulo 1

Conocemos a Joaquín, quien presumiblemente nos está narrando esta historia. Su peculiar miedo a los Pokémon es el hilo conductor de este primer episodio; a estas alturas, sólo puedo especular que alguna especie de lazo psíquico con Ralts (dada tu firma, es el primer Pokémon en el que he pensado, más al ser psíquico) motivó al pequeño a superar su miedo, afrontar al Meowth y a sus propios padres a protegerle. Se ve que su padre es un poco rápido para juzgar, pero firme, mientras que su madre es mejor en analizar las situaciones, pero algo más pasiva. A ver qué depara el futuro para todos ellos.

Capítulo 2

Vemos las primeras interacciones de Joaquín y Ralts en el hogar del primero (que ahora será de ambos), donde nos enteramos que es hembra, cosa que lleva a situaciones incómodas con el padre del chico. Dada la atención que pones a todo esto, cuando en cualquier otro caso pasaría por una ocurrencia normal, es que esto va a desembocar en algo sustancial (eso y el posible tabú que supone)
 
Cita:Era pequeño y con la piel muy clara, llevaba un peinado que le cubría los ojos, pero dejaba a la vista su boca. Tenía un cuerno saliéndole de la frente y otro más pequeño por detrás. No se le veían los pies y parecía moverse bajo una manta, además de tener un solo dedo en cada mano.
Sí, era Ralts xD
Y shiny, además :3
 
Cita:Ya que estaba en el baño mi madre le pidió a mi padre que me bañara. Yo cogí de la mano a Ralts para invitarle a bañarse conmigo, a lo que reaccionó con un tono más enrojecido en su rostro. Mi padre se enfadó conmigo por proponer una idea tan tonta, aunque luego me perdonó porque como era un niño inocente no sabía ni lo que decía, pero con eso mi madre se dio cuenta de algo, Ralts no era macho, era hembra.
Hmm... no lo critico, pero me da la sensación de que el concepto de vergüenza por ser de géneros opuestos es una cosa más de los humanos que de los Pokémon. Aunque esto podría ser un indicio de algún futuro desarrollo, así que habrá que ver o.o
 
Cita:—Preveo que podrá ayudarlo, pero te lo advierto, cabe la posibilidad de que su miedo a los Pokémon sea completamente lo contrario.

—No creo que… Bueno, yo confío en ambos.
Y esto parece encaminarlo hacia ello... supongo owo

Capítulo 3
 
Ay, lo que hace la impaciencia. Fue bonito ver el progreso de Joaquín con los Pokémon de la familia gracias a Ralts, pero las ansias de su madre llevaron a una situación incómoda con unos Pokémon salvajes que les devolvieron a su estado inicial. La pelea entre sus padres parece un indicio de que el camino no va a ser nada sencillo para estos dos... :/
 
Cita:Ralts y yo estábamos abrazados fuertemente en la cama, asustados e intentando cubrirnos mutuamente el dolor que pasamos el día de hoy. Mientras que en el cuarto de mis padres, ellos trataron de hablar sin alterarse qué podían hacer, y mutuamente decidieron dejar que fuese Ralts la única que me ayudase con los Pokémon, dejando el resto de cuidados a sí mismos.
Al menos algo sensato salió de esta discusión o.ó

Capítulo 4
 
La estimada Ralts de Joaquín adquiere un nombre, y algo más relevante aún, el inicio de la habilidad de hablar como los humanos. Aunque sus adres le dejan la labor de ayudar a su hijo con su temor a los pokémon, cada vez están más preocupados por la obsesión del chico por la Ralts. ¿A qué nos llevará esto? El tiempo lo dirá lo que ocurre con la recién bautizada Paula owo

Capítulo 5
 
Pues los padres de Joaquín no eran moco de pavo, como demostraron al defender al chico y a Paula de unos asaltantes que querían llevársela por ser shiny. No negaré que los tipos daban una vibra muy Rocket, pero claro, hablamos de Vucloin y el color negro es típico para los malhechores. El caso es que esto ha motivado al par protagónico a hacerse una promesa que seguramente será muy importante a futuro, además de mostrar el progreso de Joaquín respecto a su temor a los Pokémon.

Capítulo 6

Inicio de la escuela para Joaquín y Paula. La interacción con semejantes siempre resulta en un hecho importante para los niños, por lo que tras llamar la atención con esa maniobra para animar a los niños, la pobre Ralts resulta siendo toda una curiosidad para todos ellos. Entendible, aunque esto acaba suponiendo problemas para nuestros protagonistas, por intervención de quien ya asumo que es un niño con problemas de envidia (es la sensación que me da, podría equivocarme). Es bonito ver que, a pesar de las broncas y otras dificultades, puedan encontrar un amigo en Víctor, por lo que queda ver cómo seguirá desarrollándose todo esto o.O
 
Cita:Los niños estaban extrañados y a punto de volver a llorar, pero yo le seguí el juego y fui a su lado con una sonrisa. Por suerte bastó con ambos para empezar a atraer al resto. Paula fue muy lista al usar la misma técnica: si todos empezaron a llorar porque se encadenó una reacción, se podía usar otra cadena a partir de otra reacción, pero que fuese positiva.
Muy lista, sin duda o.o
 
Cita:De todas maneras, el día de clase acabó bien ahora que teníamos a alguien más a nuestro lado, y eso era suficiente para nosotros.
Awwww :'3

Capítulo 7
 
Y tenemos un time skip, pasando de la guardería a los primeros años de escuela. Suerte que la madre de Víctor, la nueva maestra del grupo, ha tenido el buen tino de darles lecciones de ese tipo. También ha sido un episodio de introducción de muchos personajes (al menos para que nos suenen sus nombres a futuro, porque este tipo de introducciones masivas me suelen tirar un poco para atrás). A ver qué pasa con este grupo, que también se ha mencionado a Eric como un outsider del mismo o.O
 
Cita:Con el tiempo Paula, Víctor y yo pudimos aguantar a Eric y acabar congeniando con el resto de compañeros. Aprendimos mucho en la guardería, el resto de días no eran más que actividades de aprendizaje, pero fue la estancia de Paula lo que motivó a la tutora enseñar clases de respeto y tolerancia, algo que debería enseñarse desde muy joven para cosas así.
Ciertamente, como sociedad, nos haría mucha falta algo como esto

Capítulo 8
 
Oh god, empiezan los problemas más personales para nuestros protas. Como si Eric no fuera ya suficiente con sus ansias de atención y su personalidad tan "agradable"; al menos Tamara parece lista, pero emplea mal esto para intentar lucirse por encima de Paula. Tengo mis sospechas, pero bueno, seguiré leyendo a ver qué ocurre aquí o.O
 
Cita:Acompañados por mi madre, llegamos a casa para descansar y hablarles a mis padres de como fue el primer día. Estaban contentos de haberme relacionado con más gente, y decían que ya no iba a necesitar estar tanto al lado de Paula. Me molestó ese comentario, y mi madre (quien lo dijo) se disculpó alegando que se le escapó y que no era con mala intención.
Entiendo, en cierta forma, su preocupación hmm
 
Cita:Ninguno de ellos seguía preocupado por si me obsesionaba con Paula, pues lo que querían era que me ayudase a superar mi miedo a los Pokémon, no a hacerme compañía en clase. Aún se incomodaban por ello, pero no tenían una razón justa para retirarla del colegio.
No he acabado de entender la construcción de esta parte. al menos con la introducción de ese "no a [...]". Además, un párrafo anterior da a entender que están preocupados aún, pero bueno o.ó

Capítulo 9
 
Tenemos la revelación del profesor de la región, quien también es padre de Víctor (pobre chaval, si no le toca recibir por una cosa, es por otra). Los niños siendo niños, ruidosos, molestos y curiosos, sacando de quicio al pobre chico. Suerte que tiene a Joaquín y Paula de su lado. Lamentablemente, están estos dos prospectos de abusones llevándolos al campo de batalla de la escuela. Esto no puede ser nada bueno, sobre todo con niños de esa edad (si no me he perdido, tienen 4 años ahora mismo)

Capítulo 10

Y estalló el pandemonio. Eric, Eric... y su amiguita Tamara. En fin, el combate ha estado bien (quizá un poco demasiado para chavales de 4 años, pero tampoco es para quejarse), más que nada en el factor de caracterización. La necesidad de Eric de "superar a su rival", lo cual me hace pensar que tiene un serio déficit de aprecio, fuera de Tamara, quien parece idolizarlo de algún modo. El vínculo de Joaquín y Paula se hace más fuerte y permite la evolución de ésta, permitiéndole remontar a pesar de su lamentable estado, pero por supuesto, iban a pillarlos (me habría preocupado que no, la verdad). Aunque es cierto que algunas cosas sirven de consuelo a nuestro para protagonista, con esto tendremos un cambio importante en el status quo de la historia o.o
 
Cita:Como Paula y yo no creíamos conveniente combatir sin que la profesora lo sepa, decidimos irnos, pero Eric volvió a atacarnos. Se mofó de nosotros por ser unos cobardes, y que así seguro que fracasaríamos al poco de comenzar nuestro viaje. Eso me molestó y quise enfrentarme a él, pero Paula me detuvo. Luego fue Tamara quien intervino para provocar a Paula, alegando que yo era patético por ser controlado por una Pokémon que se creía especial. Y al final Paula también se dejó provocar.
Los niños siendo niños, muy entendible o.ó
 
Cita:—Ambos Pokémon han empatado, en este combate por el que estáis castigados. —Dijo la profesora detrás de nosotros.
Touché
 
Cita:Mientras esperábamos, mi padre no dejaba de insultarme por mi descontrol y desobediencia, mientras que mi madre trataba de calmar a mi padre al mismo tiempo que me regañaba.
Uh, ciertamente su padre es MUY irascible uwu
 
Cita:No sabía si iba a ser una decisión para siempre o temporal, pero confiaba en que algún día, Paula y yo tendremos buenos combates. Apoyado en eso, no iba a preocuparme más.
El pequeñín va creciendo y madurando, al menos o.o

Capítulo 11
 
Episodio de transición, en el que podemos ver a Joaquín intentando llevar lo mejor posible el tema de ir a la escuela sin Paula. Le ha costado, pero sobrevivió (?). Ahora más en serio, el highlight ha sido la disculpa de Eric; ha sido un momento que se me ha hecho muy natural y me ha gustado: la negativa de Joaquín y su leve cambio de opinión tras escuchar lo ocurrido con el Pawniard de su "rival". Al menos, han llegado a un acuerdo... si es que Paula vuelve a la escuela. Habrá que ver o.o

Capítulo 12

Y menuda sorpresa con este episodio. Lo que iba a ser una conferencia tranquila acabó convirtiéndose en un intento de atraco del mismo grupo criminal que intentó hacerse con Paula hace un par de años (han cambiado el negro por el blanco); aún me sigue asombrando que chavalines de esa edad puedan desenvolverse así con los Pokémon, pero bueno, la situación era apremiante. Suerte que el profesor García llegó a tiempo para evitar que la cosa fuera a peor, aunque ahora Joaquín es más que consciente de que esos desalmados tienen la mira puesta en su compañera D:
 
Cita:Para un solo día que muchos esperaban, acabo dando un giro inesperado. Pero debí darme cuenta de que Paula era su objetivo, y que probablemente volverían a por ella. Prometimos hacernos más fuertes, pero lo que hicimos fue aprender conocimiento en vez de defensa. Pensé en hablarlo con Paula y con mis padres, y esperando que la próxima vez me escuchasen.
Entiendo su razonamiento, pero espero que cuando crezca se dé cuenta de que necesitará algo más, dado lo mal que suele ir enfrentar sólo a todo un grupo organizado D:

Capítulo 13
 
Tengo que decir que este episodio ha sido una apuesta arriesgada, cuyos frutos será interesante ver a futuro. Al menos, la restricción de usar a los iniciales recibidos sólo para la clase de combate (que aún pienso que es demasiado pronto para niños de esa edad) lo aliviana un poco, en cuanto a que hay un sentido de responsabilidad de parte de los adultos. Es que en verdad, por más que lo diga una autoridad de los Pokémon, se me hace complicado creer que todos los padres estarían de acuerdo con esto. No sé... al menos, lo que me deja algo más tranquilo es el cambio de actitud que Eric parece haber tenido tras todo lo ocurrido o.o
 
Cita:—Bien, debo confesar que llegué a tener mis dudas sobre lo que iba a hacer hoy a parte de mi discurso. Pero ahora que veo a estos chicos, ya no lo dudo ni un instante. Alumnos de este colegio, os voy a hacer entrega de vuestro Pokémon inicial hoy mismo.
Profesor García, tengo las mismas dudas que usted... son niños de como mucho 5 años. Entiendo que la idea inicial fuera dárselos a quienes intervinieron (que ya me parece cuestionable), pero dárselos a los demás para evitar celos y resentimientos... yo también dudaría mucho, sí. A ver qué ocurre a continuación, pero me ha sacudido mucho la suspensión de la incredulidad o.ó
 
Cita:El profesor García hizo una pausa y alegó que un Pokémon no puede poseer otro Pokémon, eso ya no se permite.
Mewtwo te entiende, Paula (?)

Capítulo 14
 
Pues no, ahora volvemos a tener un hombre de negro. No sé si realmente la ropa indica algún rango, pero todos parecen estar tras Paula y al tanto de los intentos anteriores. En todo caso... la pelea se me hizo bastante más fácil de lo que se supone que tendría que haber sido. Hablamos de un Tyranitar... y sí, los niños pueden haber entrenado (para lo que puede hacer un chaval de 5 años), pero en fin, aún puedo atribuirlo a la urgencia del momento y que el tipejo se haya confiado. Sin embargo, todo lo que siguió... me resultó un tanto soso, para ser aquel gran momento dramático que debería conmovernos. Aunque no tengamos constancia real de lo ocurrido con Víctor y Pawniard, el peso mismo de su ausencia queda eclipsada por el drama de Joaquín y Paula. Aunque es cierto que ha sido todo un choque para él tras estar inconsciente y que sus padres tomaran esa decisión injusta, cuando su pobre hijo sólo hizo lo posible para protegerse... lo entiendo, supongo que es complicado al narrar en primera persona, pero al ser una recolección de hechos del pasado, igual, creo que podría haber tenido algo más de fondo.
 
Cita:Sacó una Poké Ball, la lanzó al aire mientras decía "¡Adelante, Tyranitar!" y de ella salió un gigantesco Pokémon verde con la panza azul. Realmente imponía mucho miedo, incluso Paula temblaba, pero Víctor y Eric se reincorporaron de inmediato, y nos animaron a plantar cara.
Esto va a doler... mucho...
 
Cita:—Menos humos, mocosos —Dijo el hombre de negro mientras devolvía a Tyranitar a la Poké Ball—. La cruzada Cruz Blanca no tiene ni idea de cómo hacer las cosas. Pues toca el plan B, y esta vez no fallaré.
Pues no, no ha sido tan difícil...
Hmm... o quizá son dos organizaciones...
 
Cita:Estaba destrozado, exigí que los recuperasen. Gritaba y me agitaba armando mucho alboroto, hasta que mi padre, en un arrebato de ira, me propinó una fuerte bofetada que me lanzó contra el suelo.

—¡Cierra la boca, niñato de los cojones! —Gritó furioso mi padre—. ¡Estoy harto de tus berrinches, de tus problemas y de toda la mierda que traes! ¡Vete a tu cuarto! ¡Vete! ¡A tu! ¡Puto! ¡Cuarto! ¡¡YA!!
El padre de Joaquín cada vez está peor... o_O
 
Cita:—Estoy al tanto de lo que sucedió en el accidente, y también de la situación de cada uno. Joaquín, no fue tu culpa lo que pasó, no es a ti a quien hay que culpar; Paula, tienes al mejor compañero del mundo, vuestro lazo es de lo más fuerte; Eric, ya sé que te pasaron a Paula, pero no fue justo, ella no quiso y pertenecía a Joaquín. Lo cual me recuerda algo. (Se acerca a mí y me da una Poké Ball) Toma, te devuelvo a Froakie, es tuyo y de nadie más.
Aunque el profesor está siendo justo en su juicio, también es cierto que está caminando sobre hielo muy delgado; no creo que pueda estar ahí siempre para proteger al chico de sus padres... pero bueno, ha hecho lo que tenía que hacer.

Capítulo 15
 
La verdad es que este episodio me ha dejado una sensación similar al anterior, que hemos tenido hechos significativos que no me han causado las sensaciones que buscabas transmitir. No es que me parezca malo, pero me parece una oportunidad desaprovechada con lo que planteaste. A ver, que el encuentro con Derek y el final del episodio no estuvieron nada mal, el primero por todo el desarrollo de Paula y la confusión en sus sentimientos, pero el combate contra Scizor, con la evolución de Riolu tras aquella conversación de aura/psíquica... fue muy blanda, con lo que esa evolución en Lucario queda muy deslucida; lo mismo con la evolución de Paula, que aunque refleja el crecimiento en su relación con Joaquín y debía ser el punto álgido del la segunda mitad del episodio, creo que podría haber sido algo más explotada, dadas las sensaciones que esto debería generar en el protagonista, considerando que todo se narra desde su punto de vista... que ahora que caigo, entiendo que haya cosas que sepa porque otros se la contaran más su propia recolección de los hechos, pero la conversación de Derek... ¿cómo narices lo ha sabido? Lo entiendo como recurso de intriga, y me gusta que esté asociado con uno de esos dos grupos, pero al caer en este detalle, me ha roto la suspensión de la incredulidad o_O

Igual, el salto temporal quizá fue un poco brusco, pero algo a lo que no puedo dejar de dar vueltas es que por 8 años Joaquín y Riolu no pudieran dar solución a esa situación de poca confianza o reemplazo de Víctor... sobre todo con Paula ahí, quien es la experta en sentimientos y comunicación telepática hmm...
 
Cita:—Por eso os queremos pedir un par de favores —Dijo la profesora Carrasco—. Quisiéramos que tú, Joaquín, cuides de Riolu y Chikorita, que lo hagas por Víctor. Es lo que él hubiera querido.
Supongo que es la forma de sus padres de lidiar con la pérdida de su hijo, aunque imagina que aún esté vivo y vuelva algún día. Aunque igual, es un poco feo que quieran deshacerse así de un miembro de la familia (podrían haber exagerado de la curiosidad y alegría de Riolu al ver la ficha de Joaquín, dado lo que se comenta luego de la relación que tienen durante ocho años)
 
Cita:Con el paso de los años, yo y Paula estuvimos entrenando y estrechando lazos con los Pokémon. Pero a pesar de ello, Riolu y Chikorita no acababan de estar cómodos conmigo, ni tampoco con Paula a excepción de Chikorita que sí le agradaba.
Aunque también es factible que fuese la forma de Riolu de lidiar con su propio duelo, esperando que su nuevo humano fuera como el primero. Y hablando de esto...
 
Cita:—¡Oh! Perdona. Te presento a Derek, mi primer entrenador.
OH :3UUU
Considerando el estado en que la encontró, la debía haber abandonado y ahora la quiere de vuelta. Típico HDP :/
 
Cita:Lucía con un elegante vestido blanco, con una silueta esbelta y bella, con un precioso peinado, y un cuerno extraño en el pecho. Me sonrojé con su nueva forma, pero los constantes llamamientos de Paula me hicieron reaccionar y responder que estaba bien.

Me levantó del suelo, nos sonreímos y a la vez nos dijimos "te quiero". Juntos de la mano, volvimos a casa. Ese día fue mi cumpleaños, y por poco pierdo algo muy importante, que al final volvió siendo algo con mucho más valor. Mi relación con Paula era el mejor regalo de aquel día.
Esto está a un paso de requerir la etiqueta Pokéfilia de las advertencias del foro. No es que me moleste, pero hay a quien sí podría triggerear (que para esto las tenemos); en todo caso, es lo que ya venía anticipando desde el inicio de la historia, dado el énfasis que diste a su relación y al temor de su padre. Sólo queda ver en qué deriva todo esto o.ó

Capítulo 16
 
Capítulo dedicado a las pruebas de final de curso, con todos los chicos ya bastante mayorcitos. Me gusta la intención de las mismas, en que no son restrictivas de los que ellos quieran hacer, sino más bien indicativos de su aptitud para viajar. Ha sido refrescante ver a otros personajes en el centro de la acción, y finalmente nos ha salido otro pelmazo en Julián. Lo que sí debo decir, siendo el aficionado a los combates que soy, que los de las chicas han sido un tanto básicos y aburridos, considerando el nivel que ahora deberían tener (no parecen mucho mejores que Joaquín o Eric cuando tenían 5 años); irónicamente, el de Julián ha sido el más interesante y coherente, por el peso emocional de su abandono de Charmander y que el tipo es un pelele. En todo caso, ha sido un buen adelanto de lo que les espera a Joaquín y Paula o.o
 
Cita:Silencio y atended, puede que para vosotros sea una sorpresa, pero debo poner a prueba vuestra capacidad para el combate y comprobar vuestro grado de cualificación para emprender vuestro viaje. Aunque falléis alguna de las pruebas o ambas no habrá recuperación, seréis libres de partir igualmente a nuevos lugares o intentad mejorar por vuestra cuenta. Las enseñanzas en la Isla Quijano establecen un límite de tiempo para formar y no volver a sus alumnos dependientes de tanta guía. Los combates serán de uno o dos Pokémon, según la cantidad que queráis usar vosotros mismos. También evaluaré una cantidad determinada de alumnos cada día que esté disponible. Estudiad para el examen de la profesora Carrasco y entrenad para mi examen. En vuestras manos queda la responsabilidad de lo que seáis. Fin del mensaje.
Con esto, asumo que todas estas evaluaciones son más que nada indicadores que los estudiantes usarán para saber qué tan listos o no están para realizar sus respectivos viajes hmm... me gusta o.o
 
Cita:—¡Julián, eres un grosero! —Le replicó Laura—. Determina si estás en condiciones de viajar o no, pero aunque pases o no la prueba, puedes elegir libremente entre viajar ya o más tarde.
Y esto lo confirma xD
Ay, Julián, Julián xDD
 
Cita:Después de que se fuera, decidí ir a entrenar, pero no me atrevía a invitar a otros a combatir después de que nos empezaran a dejar de acompañar en los entrenamientos. Sí, aún pensaba en ello. Entonces, cuando me disponía a salir, recibí una llamada de Adrián y Álvaro para invitarme a combatir, y acepté. ¿Qué? Que no tomase la iniciativa de invitar no significa que vaya a rechazar las invitaciones que me ofrezcan.
Jajaja, este toque de atención al lector me ha gustado xDD
 
Cita:una muestra de vínculos entre diversos humanos y diversos Pokémon, pues la palabra "Vínculo" surgió del archipiélago Vucloin.
Anda, no había caído en que Vucloin era un anagrama de "vínculo" (lo digo en serio xD)
 
Cita:Julián sacó a su Pokémon, Charmander; y García sacó a Monferno.
Meh, el patán se quedó a mi inicial favorito xD
Edición: O quizá no, dado que otra chica también lo tiene. Igualmente, pobre bicho :S
 
Cita:Laura lo meditó poco tiempo antes de aceptar. Fue hasta Charmander, aún en el campo de batalla y lo abrazó con cariño y prometiendo cuidarle. Luego lo regresó a la Poké Ball y le pidió a Lucía que la acompañase hasta el centro Pokémon para curar a todos los Pokémon. No solo ella aceptó, sino que todos quisimos acompañar a los Pokémon heridos.
Bueno, al menos ahora está en mejores manos :S

Capítulo 17
 
Batallas y más batallas. Al menos me han gustado más que las del episodio anterior, por la variedad de resultados y el buen juicio de ambos evaluadores, dejándonos ver las fortalezas y debilidades de los compañeros de Joaquín y Paula, quienes se han quedado como los últimos (cosa que ya sabíamos, pero bien). Es comprensible que, al ser una historia narrada por Joaquín, el enfoque en sus compañeros a través de lo que vamos de fic fuera tan escueto, pues no eran sus personas más cercanas (como Víctor) o sus rivales convertidos en amigos vueltos a convertir en rivales (Eric, y en menor medida, Tamara). Que por cierto, estos últimos dos realmente se distanciaron mucho de todos... cosa comprensible, dada la actitud que habían tomado respecto a los demás; es más que probable que reaparezcan en algún momento, y no precisamente con intenciones amistosas :S

Capítulo 18
 
Y llegamos finalmente al último episodio de este volumen y, coincidentemente, el último publicado aquí (no sé cómo esté en Wattpad, que recuerdo que me lo comentaste por el canal general del Discord). Hemos tenido el favor especial que García y Carrasco querían pedir a Joaquín y Paula (que ya nos habían adelantado tras lo ocurrido con Víctor), la revelación del diario de su hijo (con un momento emotivo para quienes fueron sus amigos), la preparación para los exámenes y la realización de los mismos, así como la partida hacia Kanto. Es mucho lo que ocurrió en este episodio, así que voy a darme el tiempo de comentar cada cosa con algo más de detalle.

La primera parte, de la conversación con los padres de Víctor y la lectura del diario ha sido emotiva (aunque no tanto como podría haber sido, dado el potencial de esta escena); destaco que Lucario muestre su aprecio hacia los padres de su primer entrenador, así como la duda del par protagónico de asumir esa responsabilidad. Igualmente, creo que tomaron la decisión correcta, pues en medio de ese viaje quizá puedan descubrir lo que realmente quieren hacer. Y para acabar, lo ocurrido en el cementerio fue bonito y solemne, aquí sí que pude sentirme en la escena, porque aunque no se tenga certeza de lo ocurrido con Víctor, es obvio que su ausencia se siente, y mucho (considerando todo, puedo especular que alguna de las organizaciones hizo algo con él, sea lavarle el cerebro y usar a Pawniard o deshacerse de él; lo primero me parece más probable, como una forma de dañar psicológicamente a Joaquín y Paula)

La segunda parte son las pruebas de ambos. El examen escrito resulta ser un tanto caótico en narración (quizá para reflejar la confusión de ambos durante el mismo, no sé), pero es el examen práctico el que nos da una sorpresa con el planteamiento de García de usar todo su equipo contra los cuatro de Joaquín. Aunque los combates en sí no me han emocionado o demostrado tácticas impresionantes (curiosamente, me parece que Joaquín es apenas un poco mejor de lo que era a los 5 años), sí que ha sido una buena forma de mostrar el estado de sus vínculos con su equipo. Yendo en orden: Froakie da buenas señales, al ser su inicial, aunque me habría esperado que supiera más cosas, considerando el tiempo que llevan juntos; esto mismo se aplica a Chikorita, quien da las señales más preocupantes, al considerar a Paula su entrenadora (que lo entiendo, pero me asombra que hayan pasado todo este tiempo sin dar alguna solución a esto); por su parte, Lucario se desenvuelve muy bien, dado que sí que ha habido un avance en su relación con Joaquín (aunque ese comentario de su evolución por felicidad no me acaba de cuadrar del todo con su evolución en la batalla contra Derek... llegaron a un entendimiento, pero no sé si considerarlo lo mismo que felicidad); en cuanto a Paula... bueno, es Paula, y según dicen los profesores, es muy especial más allá de su color inusual, con lo cual entendió que a pesar de su estrategia básica, haya vencido sin sudar a los Pokémon restantes de García. Es quizá la única que ha tenido un crecimiento consistente, dada la especial atención que recibe o.o

Finalmente, la despedida y el final del viaje. No puedo evitar preguntarme si, dado lo escueto de esto (en particular la parte de sus padres), Joaquín tiene más por figuras paternas a García y Carrasco, por todo el apoyo que le han dado. Es una reflexión que me parece interesante, pues ellos sí que parecen haber tomado al chico como suyo, en cuanto al empeño que han puesto para prepararlo para todo lo que viene. Y es que no me extrañaría, pues salvo menciones (para cosas nada agradables), los padres de Joaquín dejaron de ser gravitantes a partir de cierto punto de la historia (el salto temporal de 8 años, para ser exacto). En todo caso, con el cierre del primer volumen, aún me pregunto, ¿quiénes serán los otros 3 humanos y Pokémon mencionados en el prólogo? Al estar narrado desde el punto de vista de Joaquín, obviamente es complicado saberlo, aunque sospecho de un par que ya he mencionado durante el comentario. Ya veremos o.o
 
Cita:Tras eso, Paula elogió a Chikorita, que fue hasta Paula para recibir su cariño, luego me miró a mí y me sacó la lengua. Chikorita apreciaba a Paula como su dueña, no a mí, eso me quedó claro.
Aunque lo entiendo, dado que se mencionó en su momento, como con Lucario, me extraña que tras 13 años juntos, no hayan progresado nada en este tema, lo que me hace temer que Joaquín haya sido muy negligente con el aspecto emocional de sus Pokémon, salvo Paula... :S
 
Cita:Le relaté la historia de como la encontré, y derivado de ello mi pasado temor a los Pokémon y superación gracias a ella. García se llevó la mano a la barbilla y se preguntó si Paula era una Pokémon normal. Le dije que el color era diferente, pero no era esa rareza de la que hablaba, sino algo más serio. Eso me recordó a los hombres de negro y de blanco que estuvieron interesados en ella, y que llevaban años sin saber de ellos. García pensó en ello y me pidió dos cosas: que Paula no se exponga tanto a los combates, y que tuviera cuidado de que no se obsesionasen con ella. Le prometí ambas cosas, aunque recalcó que era algo serio.
Lo cual implicaría tener a Paula casi siempre en la Poké Ball... no, me temo que o se olvidarán de esto o causará fricciones en algún momento :o
 
Cita:A la mañana siguiente, nuestros padres se despidieron de nosotros con apoyo, amor y orgullo por empezar nuestro viaje.
Esto me resulta un poco chocante por la actitud que su padre había mostrado hasta ahora. Quizá Joaquín no quiere pensar en ello, pero igualmente... me resulta extraño ni una mención al tema, ni que sea en su fuero interno o.o
 
Cita:—También queremos daros esto, es un huevo muy especial —Dijo Carrasco—. Lo guardábamos para Víctor, pero queremos que lo tengáis vosotros en su lugar.
... ¿13 años mínimo y ese huevo sigue sin eclosionar? No, en serio, me preocupa la salud de ese pobre Pokémon o.oU
 
Pues ahora toca el comentario general o.o
La historia empezó muy bien, con el temor de Joaquín hacia los Pokémon y los esfuerzos de Paula para ayudarle a superarlo, así como todo lo que vino con esto. Encuentro novedoso e ingenioso hacer que ella asistiera a la escuela y aprendiera a hablar como los humanos (parte de lo que podría indicar qué es especial sobre ella, fuera de su color), así como las relaciones que ambos van haciendo con otros personajes. Sin embargo, creo que la historia decae ya desde el episodio catorce. La desaparición de Víctor y el pokémon de Eric cambió el status quo de la historia, mas no se siente su debido impacto en la mayoría de momentos que lo ameritarían. Y la decisión de entregar los iniciales a los niños a los 5 años, teniendo 13 con ellos y ver tan escaso progreso en general me llena de extrañeza; de los 5 a los 10 lo entendería, incluso hasta los 13, que es la edad que tienen tras el segundo salto temporal importante, mas ya a los 18... no me acaba de cuadrar (y me hace sentir pena por el antiguo Charmander de Julián, que potencialmente podría haber sido maltratado por más de una década D:

Muy honestamente, tengo la sensación de que ese ahora Lucario iba a ser desde el principio para Joaquín, y que el pobre Víctor fue un plot device para hacérselo llegar sin caer demasiado en el tópico de que el protagonista se lleva todos los pokémon guay de buenas a primeras. Supongo que me quitaré esta sensación si veo algo más de él (que sospecho que será el caso). En el caso de los otros personajes, curiosamente, quienes han resaltado más aparte de los profesores han sido los que han tenido los comportamientos más desagradables (Eric, Tamara, Julián); aunque han colaborado en parte de la trama, no han sido precisamente relevantes para Joaquín, quien de momento ha sido el único en narrar la historia.

Esto me lleva a la narración de la historia. Es sencilla y se hace entender (salvo alguna excepción que ya he mencionado en las citas), siendo natural al inicio, al ser algo que Joaquín narra en una combinación de sus recuerdos y lo que haya podido escuchar de quienes también estuvieron ahí. Curiosamente, esto prácticamente se corresponde con el bajón que he notado antes tras el time skip hacia la pubertad del chico. La narración no cambia demasiado, y aunque por momentos se nota que ha crecido, no suele ser la regla general; no noto una progresión en la manera de expresar las sensaciones que le produce lo que le rodea (el uso principal de la primera persona), razón por la cual es que percibo como desaprovechadas ocasiones de los episodios finales de este arco, salvo casi todo lo relacionado a Paula. Que por cierto, no sé en qué va a acabar la progresión que esos dos han tenido juntos, pero tiene mucho subtexto romántico; y esto, en realidad, es un punto de gran interés, pues aún hay algún secreto que te estás guardando respecto a ella, pero a vista general, esto ya puede considerarse Pokéfilia (por lo que creo que merecería su respectiva advertencia, que puedes cambiar en el post del primer mensaje de este tema)

En todo caso, la historia es interesante en su planteamiento, con una región original y la intención de García respecto a lo que desea para la misma, con lo que el siguiente arco será el viaje de Joaquín y Paula por Kanto. No sé qué esperarme al respecto (en el buen sentido), dado que ambos aún tienen que descubrir qué es lo que desean hacer con sus vidas a partir de este punto, aparte del ya conocido "queremos estar juntos por siempre". Y me lleva a preguntarme, ¿qué pasará si conocen a otros que les hagan sentir deseos de un acercamiento de tipo romántico? Quizá con esto veamos realmente qué relación desean tener estos dos; sea cual sea, el resultado será interesante, cuanto menos.

En cualquier caso, a pesar de las cosas que no me acabaron de gustar o cuadrar, la historia me concita curiosidad y la seguiré leyendo en la medida de lo posible, ya que ha sido una lectura mayormente agradable (aunque admito que el padre de Joaquín no tiene mi simpatía). Ánimos con la escritura, nos vemos en el siguiente comentario ^^

Mostrar
[Imagen: anh12KW.png]

Wasureruna saigo no buki wa ai sa
♪♪
 
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  1  0  0
Responder
#34
Libro 1: Kanto
Capítulo 1

Soy Joaquín, un entrenador Pokémon que acaba de dar su primer viaje fuera de su hogar. Me acompañan mis Pokémon: Paula, una Gardevoir variocolor que conocí desde mi infancia y que aprendió a comunicarse por el idioma humano; Lucario, el Pokémon de mi amigo de la infancia, Víctor; Froakie y Chikorita, los Pokémon iniciales que nos entregó el profesor García el día que nos hicimos entrenadores; y un huevo misterioso, entregado también por el profesor García y la profesora Carrasco, del cual solo puedo apreciar su patrón blanco con motivos de figuras en dos colores.

Vamos a bordo del barco que atracamos en el puerto del Archipiélago Vucloin, mi lugar natal. Partí hacia Kanto con el objetivo de explorar y ayudar a los profesores García y Carrasco a estrechar lazos con otros profesores, compartiendo investigaciones al mismo tiempo que averiguábamos nuevos secretos. Desde que partimos, fue un día entero de viaje, y en algunas ocasiones contactaba por videollamada a casa para hablar con mis padres, o al laboratorio para hablar con los profesores. Les aliviaba vernos bien, tanto como les molestaba la lentitud del barco aun para un solo día. La ubicación de los puertos y la hora a la que salimos nos hubiera dejado por la tarde allí, pero hubo pronóstico de turbulencias que iba a retrasar el viaje, así que no era justo que se enfadaran con el transporte.

Al momento en el que el puerto de Ciudad Carmín en la región de Kanto se divisaba, avisaron por megafonía que pronto íbamos a atracar y desembarcar. Fue un giro para mí y para Paula enterarnos de que llegábamos ya, estábamos tan acomodados a mantenernos en el transporte que ver nuestro destino cerca nos volcó todos los nervios que dejamos a un lado. Respiramos profundamente para relajarnos mientras esperábamos, era lo mejor.

Cuando el barco estaba a pocos metros del puerto, nos pusimos en camino hacia la salida y las escaleras. Paula me sostenía la mano para transmitirme calma. En ese momento me sentí bien como siempre al tenerla a mi lado, pero fue la primera vez que también me sentí mal al pensar que dependía demasiado de su apoyo. Paula es mi Pokémon, y al igual que el resto de mis Pokémon son de mi equipo, a los cuales yo trataba como si fuésemos amigos. No es una manera común de valorar a los Pokémon que uno posee como hacen otros entrenadores, pero así era yo, alguien diferente a los demás.

Bajamos las escaleras que conectaban el barco con el puerto mientras seguíamos en la fila. En el momento pusimos los pies en Kanto pudimos sentir la emoción de haber hecho la primera parte del viaje, pero nos contuvimos un poco para alejarnos un poco de la gente. Algo más separados de las personas, Paula y yo nos miramos mutuamente, nos sonreímos y asentimos, liberando poco a poco y a nuestra manera lo que era llegar aquí.

El siguiente paso era llegar al centro Pokémon para contactar con los profesores y nuestros padres de nuestra llegada. Lo irónico era que el puerto y el centro Pokémon son los dos puntos de Ciudad Carmín más alejados el uno del otro. El uso del mapa fue de lo más útil, y según tengo entendido, casi nadie le sacaba partido al uso del mapa. Y así llegamos hasta el Centro Pokémon donde usamos los comunicadores. Cuando pensamos a quién avisar primero, Paula sugirió que primero fuesen nuestros padres, a lo que acepté. Marcamos el número de teléfono, nos mantuvimos a la espera, y finalmente contactamos.

—¡Hola, Joaquín! ¡Hola, Paula! —Respondía nuestra madre al otro lado del comunicador.

—Hola, mamá. Hemos llegado a Kanto —Respondí yo.

—Sí, por fin hemos empezado aquí —Respondió Paula.

—Bien, es bueno veros empezando —Dijo mi padre.

Alivio para ellos de saber el éxito de nuestro viaje, y alivio para nosotros de haberles contactado. Sin embargo, fue justo después cuando la cosa comenzó a torcerse.

—Por cierto, Joaquín —Continuó mi padre —. ¿Estás ayudando al profesor García por trabajo? O sea, ¿es con eso con lo que te vas a ganar la vida?

—No cariño, ¿pero qué cosas dices? —Dijo mi madre —. Solo es algo secundario, seguramente Joaquín esté en Kanto donde tendrá un trabajo de verdad. ¿No es así?

Paula y yo nos quedamos en silencio, y a mí me salían algunos tartamudeos. A la pregunta de mi padre respondí tembloroso que era una colaboración, y a la pregunta de mi madre respondí nervioso que no tenía pensado trabajar en Kanto. Poco a poco, las sonrisas de mis padres se desvanecieron en caras de "sorpresa de malas noticias", y luego se tornaron en caras de decepción. Mi madre comenzó a alzar la voz, replicando mis malas decisiones y mi irresponsabilidad, y cuando descansaba para hablar, mi padre tomaba el turno para discutirme que debería estar haciendo planes para "cosas hechas a mi nivel". Con la gente de alrededor mirándonos, Paula interrumpió para despedirse por los dos y cortar la llamada.

Me llevé las manos a la cara, cubriéndola y sosteniendo el peso del estrés de la situación. Paula me dio palmaditas en la espalda y frotó mientras me consolaba diciendo que todo iría bien. Casi hubiera preferido que el primer combate que librase en Kanto fuese una derrota a tener una bronca con mis padres. Paula me ayudó a calmarme antes de comenzar la segunda llamada para los profesores. Fuimos a la tienda de bebidas para pedir un Skittolate, ya que, de entre todas las bebidas, era la que más me convenía para la situación. Era la primera vez que tomaba esa bebida, y después de tanto tiempo aún no me he cansado de ella. Tras la calma y dulzor que me dio el Skittolate, no tardé más de unos segundos en recuperarme para llamar a los profesores. Al igual que con nuestros padres, llamamos, esperamos y finalmente conectamos.

—¿Sí? ¡Ah, hola chicos! —Saludó el profesor García —¿Todo bien por Kanto? Lamento que el barco tardase tanto en llegar.

—Eso no ha sido lo peor del viaje… —Susurró Paula.

—¿Decías algo, Paula?

—¡Esto! De… Decía que no pasa nada, así ha sido el trayecto.

—Bueno profesor, ¿a dónde debemos ir ahora? ¿Hay algo que buscar en Kanto? —Pregunté yo.

—En Carmín, justo donde estáis, no es donde todavía hay alguien con quien vincular lazos de profesores.

—¿Cómo que "todavía"?

—Ah, disculpad. Según gacetas del mundo, en Ciudad Carmín hay un prodigio que aspira a convertirse en profesor. Se le menciona como Señor Cerezo. Pero aún no ha obtenido el título de profesor.

—Quizás podríamos hablar con él.

—Me temo que no se me permite. Avisé de que quería contactar con los profesores de las diversas regiones del globo mediante vuestra ayuda como intermediarios.

—Es un placer ayudarle, y así podemos viajar para conocer más lugares y Pokémon.

—Bueno, y además de eso también se os retribuirá con fondos por las investigaciones. Ah, disculpad, mi esposa, la profesora Carrasco quiere hablarme. ¿Sí? ¿Qué ocurre, cariño? ¡Ah, cierto! Se hace tarde. Bien, antes de cortar os diré a dónde debéis ir. Se trata del laboratorio del profesor Oak, está en Pueblo Paleta, lo podréis ver en el mapa.

—Entendido y marcado, hacia Pueblo Paleta. Una vez allí, nos reuniremos con usted por llamada junto al profesor.

—Gracias chicos. Cualquier suceso interesante que presenciéis, informadme, quizás sea tema de investigación o conversación. ¡Hasta luego!

El profesor García colgó la llamada, y a la profesora Carrasco le dio tiempo a asomarse para saludar y despedirse. Las nuevas instrucciones estaban puestas. Y según el mapa, para ir desde Ciudad Carmín hasta Pueblo Paleta, debíamos pasar, y posiblemente parar, en Ciudad Azafrán, Ciudad Celeste, el Monte Moon, Ciudad Plateada, el Bosque Verde y Ciudad Verde. Cuando mencioné la lejanía del puerto de Carmín con el Centro Pokémon, no me quejé en absoluto; de hecho lo que hice fue valorar el mapa.

Una última cosa que hicimos antes de partir fue hacer un chequeo rápido a mis Pokémon de equipo, y al informarle a la enfermera Joy de que íbamos a salir de Ciudad Carmín, nos remarcó por las conversaciones de las llamadas que al ser de lejos debíamos tener en cuenta que íbamos a encontrarnos con entrenadores con los que combatir. Según parece, fuera de nuestro archipiélago, los combates Pokémon entre entrenadores son algo más obligatorios, o más difíciles de rechazar.

A pesar de ello, estábamos decididos a seguir. Y si pasaba algo, Paula estaba para tratar daños leves, o podíamos volver atrás para daños mayores, solo esperaba que no hiciera falta esto último si pasaba por irresponsabilidad mía. Pensar en esa posibilidad me recordó la riña de mis padres y sus críticas. Paula leyó mi corazón y el pesar que volvió, y de nuevo me consoló mientras me sonreía con seguridad. Me recompuse de inmediato para no preocuparla; y como aún era por la mañana, aún era el momento de seguir avanzando por la región de Kanto.
El Gallade variocolor parte del tema.

[Imagen: ec48c9f4060544733bd5b5319618e81c7c748947_hq.gif]
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)