Colección- ¿Quién va a llorarme? (Historias cortas de Serena)

Extension largaColección
FranquiciaAnipoke
GéneroRomance
Resumen

Pequeñas historias que narran sucesos en la vida de Serena o que profundizan en sus pensamientos.

#1
0.
INDICE


"Sin tu jodida ayuda, siempre solo
Aunque no me entiendas cuando lloro
Ya dejó de importarme estar tan solo"

 

 0  0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#2
2.
Nacida pa' no ser normal.

Pueblo Boceto, al Norte de Kalos, podría ser el lugar más tranquilo del mundo. Fundado hace casi 200 años, hoy en día es habitado por familias pequeñas que ya han completado su ciclo productivo; usualmente jubilados o pequeños empresarios. La mayoría de estas familias tienen al menos un hijo, entre los 12 y los 16, y es imposible dar un paseo sin toparse con un puñado de fletchling revoloteando. El ruido se apaga a las 6 de la tarde y las noches son silenciosas, cálidas y relajantes; quienes han vivido un tiempo en Pueblo Boceto dicen que jamás han descansado igual en ninguna otra parte de la Región.

—Sí, claro, entiendo, entiendo —dijo Grace, intentando mantener la calma después de la tercera llamada que recibía esa noche—. Le aseguro que no volverá a pasar, seguro, segurooo.

Serena, hija suya, parecía una maquina ruidosa a la que nunca se le acaba la energía. Tenía siete años y, cuando no estaba cantando a todo pulmón en su cuarto; sacando la cabeza por ventana, gritando, saludando a cada vecino, entonces estaba afuera de casa, corriendo de casa en casa, saludando a todos y jugando con niñas mucho más grandes que ella.

—Mamá, Mamá, Mamá, Mamá, Mamáaaaa —entró Serena corriendo, saltando escalera por escalera hasta su habitación. —¡Quiero ser unas estrella Pokemon! De esas que salen en la tele, en la tele, Mamáaaa.

Tres días después la estaba convenciendo para enviarla a un campamento en Kanto, dirigido por el profesor Oak, para empezar su acercamiento a los pokemon.
 0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#3
Hello! Me llaman Kiwi. En otros lados me llaman Wiki. 

Es un gusto veros por acá, así que primero que nada, bienvenida a este pequeño sitio que llamamos Pokecueva. Espero que el tiempo que pases aquí sea uno agradable para vos. Cualquier duda que tengas me puedes preguntar a mí o a otro miembro del staff. 

Pasando a la historia que tenemos entre manos... te soy sincero, no entendí muy bien el chiste del primer drabble. Aunque lo atribuyo a que ando extremadamente denso a estas horas de la tarde.

El segundo, en cambio, me pareció adorable. Me gusta el contraste entre la introducción (dejando en claro que Pueblo Boceto es el lugar más chill del mundo) para pasar a Grace disculpándose (por lo que podemos ver, no por primera vez) por los escándalos de su hija, y la forma de conectar lo que acabó siendo su camino en la vida con algo que le causaba admiración de pequeña. Me despierta interés acerca de la clase de historias cortas que acompañen a estas dos en la colección. Pinta a que va a estar bueno seguir leyendo estas aventuras. 

Nos vemos!
[Imagen: 6zFZgO5.png]
Animus. Antrum. Unverse. Anima, Animusphere
 0  0  0  1  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#4
3. 
Lo estoy intentando.
 
Seguir una ruta es sencillo: se trata de caminar siguiendo las marcas que otros ya han trazado. No hay incertidumbre ni contratiempos.
Lo verdaderamente difícil es marcar esa ruta por primera vez. No sólo se trata de la imprevisión, sino de la seguridad del error: sin importar cuan cauteloso se sea, cuan quisquilloso con los detalles, el fracaso está asegurado. Es como una sombra larga y pesada que se extiende inevitable detrás de cada paso que sólo unos pocos valientes pueden soportar. Al final, el error está asegurado en la experimentación.

 


Como si estuviera espolvoreando polvo mágico, agitó las manos a lo largo de su vestido. Sus dedos recorrieron a toda prisa los pliegues y los botones de su vestido. Pasearon por el cuello y los hombros para asegurar los broches, por la cadera para ceñir la faja y por las piernas para estirar las arrugas de la tela. Al final, se dio una última mirada al espejo y escondió —con muchísimas cautela — las tiras de tela blanca con las que su madre lo había reparado.

No podía darse el lujo de perder; había demasiado en juego.

 


No hay resultados perfectos cuando se descubren nuevos caminos, rutas y métodos; todos los avances contribuyen. Las ciencias modernas, los torneos pokemon, las grandes ciudades y los lujos cotidianos son el conjunto de muchas vidas sacrificadas en una única dirección. La posibilidad del hoy es el legado del ayer.
 


 —Con una puntuación perfecta… ¡la ganadora es Aria! ¡Muchísimas felicidades!

Serena sintió como un frío insoportable se extendía por su pecho; creía que se derrumbaría allí mismo.
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder
#5
4.
Te veo llorar, te veo reír.
 
—Necesitas salir, Serena. No puedes seguir encerrada aquí —Ordenó Grace, pero no recibió respuesta del interior de la habitación.                                                                                                                                                                  
Hace ya varios días que su hija se había encerrado a cal y canto en su cuarto. Apenas salía para comer una —o máximo dos— veces al día y se la pasaba acurrucada en las sábanas; a veces viendo el techo, a veces llorando desconsoladamente. Después de intentarlo cuatro veces, y fallar en todas, es casi natural que se termine perdiendo el camino; y es doloroso. Pero es en esa incertidumbre que se forman los verdaderos ganadores, y era tiempo de que Serena lo aprendiera.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          
—Serena, si no me abres la puerta, habrá consecuencias —insistió Grace.                                                                                                                                                
El pasador se liberó. Su hija le parecía irreconocible. Estaba pálida, con el cabello enredado y descuidado, y con unas ojeras que le llegaban hasta los pies. Parecía enferma; gravemente enferma; pero, sobre todas las cosas, parecía triste. En sus ojos no brillaba la emoción de siempre, sino una pena inmensa.                                                               
—Cariño —musitó Grace acariciando su mejilla—, saldremos de esta, te lo prometo. Pero necesito que me ayudes; ayúdame, ¿sí?                                                                                                                                                                                  
Serena asintió. Grace la cobijó en sus brazos y la llevó de la mano a la cocina; el olor de los pokelitos y el té casi había desaparecido. Se sentaron una frente a otra en la barra; comieron la mitad de los pasteles, bebieron un par de tazas de té verde y se quedaron calladas. Entre ambas siempre había existido una comunicación silenciosa, una conexión.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   
—Amor mío —empezó Grace, viéndola a los ojos —, enfrentar el fracaso nunca es sencillo; y el camino a la cima está lleno de este. Hoy, ayer, la semana pasada, no fue tu oportunidad; pero esta llegará. No quiero que te frustres, que eches todo lo que has trabajado por la borda y que te sientas inútil. No lo eres. Pero, debes aprender a lidiar con estas emociones de otra forma.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
Silencio. Dos pokelitos más.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
—Hay un nuevo concurso —musitó Serena —, es de moda invernal; en Ciudad Fractal.                                                                                                                                                                                                                                  
—Vamos.  
 0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0  0
Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)